Cristian_Draper
Rango6 Nivel 25 (839 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

Recientemente estuve en Lima, y al regresar hacia mi ciudad natal, después de bajarme del Aeropuerto El Dorado (Bogotá), subió en uno de los buses municipales un hombre de aspecto benévolo y gentil, aproximadamente de unos cincuenta y cinco años, y se sentó a mi lado. Estuvimos conversando durante todo el trayecto, me contó sobre su fascinación por la música y el folclor latinoamericano, encontré que era un hombre inteligente y de amplios estudios. Nuestra conversación fluyó con normalidad hasta cuando un hombre enfrente de nosotros contestó su celular:

- Aló, sí gracias, me fue bien, sí pero bueno, ser el primero entre cinco personas no es que sea la gran cosa.

Los ojos de mi compañero de viaje se habían conmovido de tal manera que pensé que el hombre que estaba al frente de nosotros se trataba de algún conocido, o que le recordaba quizás a alguna etapa de su juventud. Pensé que aquel extraño había despertado en él un sentimiento de nostalgia que yo no podía llegar a entender.

Hace 4 meses Compartir:

0

3
#2

Luego su rostro volvió a la normalidad y se tornó pensativo, como si estuviera recapitulando toda su vida en un solo minuto. Se volvió hacia mí y me dijo:
- Bueno, ser el primero entre cinco personas hubiera bastado para mi amigo Agustín.
Aunque faltaba solo una estación para llegar a mi casa, decidí no despedirme y con un gesto hacerle entender a mi compañero de viaje que estaba dispuesto a escuchar más.

- Permítame contarle acerca de mi amigo Agustín; déjeme que le comparta algo que hasta el día de hoy no he podido olvidar, escúcheme bien y prometa no interrumpirme mientras le narro lo vivido.
Le dije que no lo haría, y empezó a relatarme la extraña historia.