SYX
Rango6 Nivel 29 (1343 ptos) | Novelista en prácticas
#1
    Partes:
  • #2

Mientras algunos sufren el sol,
otros la sombra, 
Unos huyen a la ciudad, otros a la eremita

Hace más de 2 años Compartir:

3

12
teff_pg
Rango16 Nivel 77
hace más de 2 años

¡Fantástico! Me encantó, cada día me sorprendes con algo nuevo ;)

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace 8 meses

Evocador en lo oscuro. Con reminiscencias cósmicas...


#2

Bien te conozco en la forma del Tejo,
 ¡Árbol triste y maligno!
Que adora habitar Entre los cráneos y ataúdes,
Epitafios y gusanos:Donde rápidos fantasmas y sombras visionarias,
  Enterrados en la ruina de las cosas que fueron; Allí yace sepultado el muerto más ilustre. 
¡Escuchad, el viento se alza!
¡Escuchad cómo aulla!
 Creo que nunca escuché un sonido tan triste: 
Puertas que crujen, ventanas agitadas,
 Y el pájaro hediondo de la noche,
 Estafado en las espinas, gritando en los pasos sombríos
 Su ronda negra y rígida, colgando Con los fragmentos de escudos y armas andrajosas,
 Enviando atrás sus sonidos, cargando el aire pesado De los nichos bajos,
las Mansiones de los muertos.
 Despertados de sus sueños, las duras y severas filas De espantosos espectros se movilizan,
 Sonrisa horrible, obstinadamente malhumorados,
Pasan y vuelven a pasar, veloces como el paso de la noche.
 ¡Otra vez los chillidos del búho!
¡Canto sin gracia!
No escucharé más, pues hace que la sangre fluya helada.
 Alrededor del túmulo, una fila de venerables olmos Enseñan un espectáculo desigual,
 Azotados por los rudos vientos; algunos Desgarran sus grietas,
Sus troncos añejos,
 Otros pierden vigor en sus copas, tanto Que ni dos cuervos pueden habitar el mismo árbol.
 Cosas extrañas, afirman los vecinos, han pasado aquí;
 Gritos salvajes han brotado de las fosas huecas;
 Los muertos han venido, han caminado por aquí;
Y la gran campana ha sonado: sorda, intacta.
 (Tales historias se aclaman en la vigilia, Cuando se acerca la encantada hora de la noche)
A menudo, en la oscuridad, he visto en el camposanto,
 A través de la luz nocturna que se filtra por los árboles,
 Al muchacho de la escuela, con sus libros en la mano,
 Silbando fuerte para mantener el ánimo,
 Apenas inclinándose sobre las largas piedras planas,
 (Con el musgo creciendo apretado, con ortigas bordadas) 
Que hablan de las virtudes de quien yace debajo.
Repentinamente él comienza, y escucha, o cree que escucha; 
El sonido de algo murmurando en sus talones;
 Rápido huye, sin atreverse a una mirada atrás,
 Hasta que, sin aliento, alcanza a sus compañeros,
 Que se reúnen para oír la maravillosa historia De aquella horrible aparición, alta y pavorosa,
 Que camina en la quietud de la noche, o se alza Sobre alguna nueva tumba abierta; y huye (¡cosa asombrosa!) Con la melodía evanescente del gallo.
Allí yace sepultado el muerto más ilustre. 
¡Escuchad, el viento se alza! ¡Escuchad cómo aulla!
 Escuchad a ese buho haciendo de las sullas!
Escuchadme a mi, El rey de la Tumba!

Hace más de 2 años

0

4