PlumChickens_33
Rango5 Nivel 20 (444 ptos) | Escritor en ciernes
#1

La cueva de niños
Había una cueva muy extraña en tierras lejanas. Podríamos llamarla la cueva del destino. Cuando un niño entraba a la cueva y además cruzaba más allá de un portal de rocas, la cueva podía leer su mente y organizar una sola variable para que su más grande anhelo se cumpliera. Un día, un niño que entró jugando con sus amigos no paraba de pensar “Ojalá todos fueran felices, excepto yo”. Cuando salió de la cueva su deseo se había cumplido. Su mejor amigo, a su lado, le tomó su mano y le dijo con las mejillas sonrosadas y un brillo inefable en los ojos “Creo y confío plenamente en tí, te admiro, te amo”. Ese preciso instante, ese niño fue feliz. Pero al haber sentido esa felicidad, él supo que su vida estaba completa y que desde ese moento en adelante su destino sería hacer feliz a los demás. El deseo se cumplió a medias, porque aunque la felicidad del niño dependía en cierta forma de la de los demás, él sentía, sabía que todos podían alcanzar la felicidad, y eso lo hacía feliz.

Hace más de 2 años Compartir:

0

1