Kicye
Rango8 Nivel 37 (2767 ptos) | Poeta maldito
#1
    Partes:
  • #2

Se podría decir que soy normal, quiero creerlo así, aunque nunca pueda experimentar sentimientos, nunca tendré a quien proteger, quien me valla a querer, quien sea mi amiga, incluso a esa que todos quieren, yo nunca…moriré.
Me llamo Kassia, tengo 18 años. A mis padres no los recuerdo, cada día estoy en un lugar diferente. Toda mi vida me he hecho preguntas; preguntas que nadie responde. Pienso en ¿por qué soy así?, ¿por qué estoy sola?, ¿cuál es mi propósito?, ¿quién soy? O más importante ¿qué soy?
Si alguna vez has pensado y sentido que no vales nada, te aseguro que no se compara a mis días. Yo no solo no valgo nada, yo soy la razón por el cual las demás personas se hacen miserables. Durante mucho tiempo he tenido presente que mis recuerdos han sido borrados, mis sentimientos removidos y mis pensamientos rediseñados para nunca sentir afinidad o cariño por la vida; odiarme a mí y solo mí ese es mi propósito, el único por el cual llegué a este mundo. Este escenario oscuro, frío, sin una pizca de amabilidad.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

5

26
RedQueen
Rango7 Nivel 30
hace alrededor de 4 años

Me ha gustado mucho tu relato. Consigues expresar los sentimientos ala perfección.

Si puedes, pásate por mi Lo que no ves, y me cuentas que te parece :)

FATIMA
Rango7 Nivel 34
hace alrededor de 4 años

maravilloso, un muy buen esrito.. te invito a que pases por mis historias y les des like.. muchísima suerte

JoseAngelDB
Rango9 Nivel 40
hace alrededor de 4 años

Simplemente muy genial:)


#2

Mi propósito era ser infeliz, infeliz en todos los sentidos; para que así -en contra mi voluntad- el mundo, este podrido mundo, pueda ser feliz.
Nací como todo ser humano o al menos eso he pensado todos estos años. Me he criado sola, no sé si debe decirlo de esta forma, pero he aprendido a valerme por mi misma. No necesito de ningún ser de este planeta para aprender algo de valor para mi vida. Todo lo necesario para subsistir lo he conseguido con facilidad, es algo extraño ya que mi vida es una maldita pesadilla.
Las personas siempre me ven de manera extraña, me evaden - ya me he acostumbrado -, para mí es algo rutinario. Lo más extraño de mis días es que amanezco siempre en lugares distintos. Son muy pocas las veces que permanezco en un lugar. La idea más clara que tengo de este hecho es que yo debo tener imanes de desgracias. A cada cuidad o pueblo donde aparezco, mueren personas; sería más feliz si fueran los adultos que me desprecian y me miran con cara de odio, pero los que mueren siempre son niños, a veces adolecentes, pero no recuerdo haberles hecho algo. Otro hecho sumamente extraño es que todos los que mueren tienen la misma muerte, sus cuerpos aparecen en un lugar muy concurrido, cerca de lugares concurridos; por ejemplo la sala de sus casas. Pero todos mueren de una manera afín, la persona queda abrazada por un profundo sueño, algunos lo consideran una epidemia derivada de alguna enfermedad extraña, y quien la contrae queda en coma, al despertar escupen su propia sangre hasta morir - ahogados con la misma -. Al revisar el cuerpo se ve que las víctimas no tienen corazón literalmente. Esta es la maldición que me acompaña.
Al pensar en todos esos niños muertos pienso en cuándo yo lo era. Cuando era bebé supongo que alguien cuidaba de mí. Un bebe aunque es el ser más puro en el mundo, no nace con la fuerza física para valerse por sí mismo; si fuera de esa manera quizás, el mundo, vería todo de forma inocente o pura. Quizás la pureza es demasiado para que el ser humano pueda llegar a entenderla.

Hace alrededor de 4 años

2

4