lesvenezuela
Rango9 Nivel 40 (3188 ptos) | Escritor autopublicado
#1

Cuando ellas se conocieron, no hubo chispas, ni mariposas, nada, eran totalmente distintas, perseguían objetivos distintos, lo único que las unía era Andrés el único amigo en común que tenían.
Eidymar era una mujer muy atractiva, inteligente, bastante bonita, graduada en comercio internacional y futura heredera de uno de los emporios comerciales más grande de Oriente.
Por el contrario, Susana era de origen humilde, huérfana de padre y madre, hija única, lo único que le dejaron sus padres fue la casa donde vivía con una tía, todo lo que había conseguido fue a base de esfuerzo y dedicación, se graduó en administración de empresas gracias a una beca que consiguió en una de las universidades más prestigiosas del país, lo que la obligo por así decirlo, a refinarse, podía pasar perfectamente por una señorita de sociedad.
Fue allí donde conoció a Eidymar y Andrés, con Eidymar no eran buenas amigas, simplemente conocidas, pero si quería mucho a Andrés.

Continuará...

Hace 23 días Compartir:

2

16

#2

Eidymar era caprichosa, acostumbrada a tener lo mejor, abiertamente gay y mujeriega. No tenía relaciones estables ni le gustaba el compromiso.
Susana sin embargo, era una romántica empedernida, idealista, creía firmemente en el matrimonio, en el príncipe azul que llegara y la rescatara de su lucha diaria, eso siempre la llevo a que los hombres se aprovecharan de ella, que la utilizaran a pesar de ser tan exitosa profesionalmente, era muy crédula y excesivamente ingenua en lo personal.

Sin saberlo el destino de estas dos mujeres se cruzaría inesperadamente y sin duda ninguna podía predecir lo que les esperaba.

Los hilos de sus destinos ya se estaban entretejiendo y sería Andrés, el causante de todo.
Debido a la ingenuidad de Susana, ella se enamoro por así decirlo, de su jefe, estaba convencida de que él, la amaba, así que cuando quedo embarazada fue de verdad una alegría inmensa, estaba dichosa, pero cuanta no sería su desilusión, cuando el "hombre de su vida" le dijo que abortara, que no quería tener más hijos pues el tipo le salió casado y con hijos, se sintió morir, no lo podía creer, una vez más había sido burlada, ahora su futuro inmediato lo veía negro y sin salida con un hijo por venir y sin saber qué hacer, pero la cadena de infortunios no paraba ahí, debido a que el tipo era su jefe le perjudico enormemente su reputación, le invento falsos testimonios, tanto así que fue despedida por según incumplir con sus deberes y el tipo no paro allí donde Susana quería trabajar, las referencias de él no eran las mejores, en fin, sin trabajo, embarazada y con su reputación hecha añicos no sabía qué hacer, a donde ir, todo se le había juntado. Su vida de repente se había convertido en un infierno.
Por otro lado Eidymar no la estaba pasando muy bien que digamos, su vida licenciosa le estaba trayendo problemas con su padre, cansado y a la vez, preocupado por su patrimonio, le dio un ultimátum no estaba dispuesto a que la empresa que había luchado por años se viniera abajo por la falta de compromiso de Eidymar, así que la cito en casa y le puso las cartas sobre la mesa.

Continuará...

#3

Papá: Hija, estoy preocupado por la vida que llevas
Eidymar: Pero papá no te preocupes, no he descuidado tus negocios
Papá: Eso lo sé, pero lo que me preocupa es que cuando yo muera mis empresas queden a la deriva. Tú si bien eres una excelente profesional, tu vida personal entorpece que nuestros socios e inversionistas te vean con buenos ojos y me temo que no permitirán que asumas la presidencia después de mi muerte
Eidymar : Papá ¿qué me quieres decir?
Papá: Eidymar desafortunadamente para ti, estoy a punto de retirarme y la junta no te quiere como mi reemplazo. Y para eso a puesto ciertas condiciones que por lo que veo, tú no estás dispuesta a cumplir
Eidymar : ¡Pero soy tu hija! ¡No me pueden hacer eso¡
Papá: Si pueden y yo lo permito, tu vida personal es un desastre y no me refiero a que seas lesbiana, me refiero a que en la compañía saben de tus múltiples conquistas, tu promiscuidad, tu falta de compromiso, bien sabes, que para nosotros, la familia es primero y la junta a puesto como condición que para asumir la presidencia debes estar casada.
Eidymar: ¿¡Qué!? Casada papá pero... - su padre la interrumpió siguió diciéndole los condicionamientos de la junta.
Papá: Si casada y no solo eso, que deberás como mínimo permanecer casada tres años.
Eidymar: Papá la junta no puede hacerme esto, tú tampoco, no pueden obligarme a esto. Papá la junta sabe que soy gay ¿qué esperan?
Papá: Te lo dije, esperan que muestres estabilidad y compromiso y solo casada, podrás demostrarlo y que seas gay o no, no les importa lo gays también se casan, Así que hija tú decides.

Continuará...


#4

Eidymar : No me parece justo, no pueden condicionar mi vida de esta manera, no me casaré, no nací para tener compromisos de esa índole. Y se dispuso a marcharse cuando su padre le dijo – lo siento, pero es así y tienes tres meses para decidir qué hacer, pues ese es el tiempo que me queda para retirarme, si quieres asumir la presidencia, tendrás que casarte sino la junta nombrara a un presidente interino.
Se fue hecha una furia, no podía creer que su padre le hiciera esto. La sola idea de casarse la trastornaba, no quería unir su vida a otra persona, le gustaba su libertad, pero también su vida profesional. No quería que las empresas de su padre pasaran a manos de un desconocido, el trabajo de su vida, adoraba a su padre y entendía del porque lo hacía, pero casarse, sería cambiar por completo su estilo de vida y además con quien...

Así que las cosas no se veían nada bien para ninguna de las dos, ambas fueron a hablar con Andrés de sus problemas, el que las quería tanto solo les dijo que ya pensaría algo, que encontraría una solución, ellas solo debían tranquilizarse.
Pero Susana, lejos de tranquilizarse, estaba más preocupada, los días iban pasando y sus ahorros se estaba agotando, tanto era el estrés que le sobrevino una amenaza de aborto, el médico le dijo - debe guardar reposo y tranquilizarse o perderá a su hijo.
La angustia se apodero de ella, no quería perder a su bebe, debía descansar y esperar las cosas se iban a solucionar.

Continuará...

#5

Y no estaba lejos de ser así, Andrés las llamo a ambas les tenía una propuesta que si la aceptaban podían matar dos pájaros de un solo tiro. Ambas intrigadas se dirigieron a su casa, cuando llegaron se sentaron y Andrés les soltó su idea:
Andrés: Se que ambas tienen problemas serios y creo que esta es la mejor solución que se me pudo ocurrir y que si la aceptan podría beneficiar a ambas
-Así qué ahí les va, Eidymar , tú necesitas casarte y tu Susana necesitas estabilidad para ti y para tu hijo, así que por qué no se casan las dos, así tu, Eidymar asumirías la presidencia de la empresa familiar, y tu, Susana necesitas la estabilidad que la posición económica de Eidymar puede brindarte, será una especie de contrato de trabajo entre ambas, una sociedad que beneficiara sus intereses.
Cuando termino de hablar, las dos quedaron como en shock y fue Susana la primera en hablar.
Susana: Cómo se te ocurre, no soy homosexual, cómo me propones semejante cosa. Se que no estoy pasando por mi mejor momento pero esto es exagerado.
Después fue Eidymar la que intervino:
Eidymar: Estás demente, cómo se te ocurre y además con ella, apenas si la conozco
Andrés intentando calmar los ánimos empezó a defender su propuesta: - Cálmense las dos y escúchenme. Esta, si bien es una propuesta un poco salida de lo normal, es su mejor opción, Eidymar si no te casas tu empresa pasara a ser dirigida por un extraño y tu Susana si sigues buscando trabajo terminaras perdiendo tu bebe, ambas sabían que el tenia razón, pero no se imaginaban, que aunque no les gustara, tenían que tomar la decisión y casarse era la única que tenían.

Continuará...

#6

- Andrés prosiguió con su defensa - además sería un matrimonio por conveniencia, tu Eidymar asumirías la obligación como esposa de Susana y por ende su hijo sería legalmente tu hijo. Serían esposas para el resto del mundo, se comportarían como tal delante de todos, aunque a solas no sería así, tu Susana si bien serías su esposa, no serías su mujer con todo lo que ello implica, además, Piénsenlo y decidan porque como yo lo veo no tienen otra opción.
Ambas se marcharon de su casa confundidas sin saber que hacer aunque en el fondo lo sabían. Susana siempre soñó casarse, pero no bajo estas condiciones, conocía a Eidymar, sabía que era una mujeriega empedernida y ya había sufrido mucho con hombres infieles como para que ahora se convierta en el hazme reír de todos por culpa de Eidymar, si aceptaba iba a poner sus condiciones.
Por otra parte, la idea le desagradaba mucho a Eidymar, no sólo tener que casarse si no también asumir la "paternidad" de un niño que no era suyo ni tampoco quería. Pero dejar su empresa en manos de un desconocido le resultaba peor que casarse, así que decidió llamar a Susana y ponerse de acuerdo, la citó en un restaurante bonito, acogedor. Cuando la vio llegar notó por primera vez que realmente era hermosa, pero se concentró en el asunto, se saludaron fríamente.

Continuará...

#7

Eidymar : Se que la idea de casarte te parece un absurdo, pero sabes que es lo mejor para ambas, así que si tu quieres cásate conmigo y asumiré las responsabilidad tuya y de tu hijo, por los próximos tres años y aún después de eso, ya que el niño sería legalmente mío y mis responsabilidades para con él, serían de por vida y contigo después del divorcio. Podemos llegar a un acuerdo, ya que como dijo Andrés sería como un contrato de trabajo.
Calló esperando una respuesta, Susana la escuchaba atentamente y comenzó a hablar y a exponer sus dudas Susana: Si, es cierto, porque siempre soñé casarme, pero no bajo estas condiciones, si estoy dispuesta a casarme contigo por el bien de mi hijo es lo mejor, pero quisiera dejar claro unas cosas, se que tu eres una mujeriega empedernida, que andas de fiesta en fiesta, pedirte fidelidad sería imposible, pero tampoco quiero ser la pobre esposa a la que engañas, así que te pido respeto, que si vas estar con la una y la otra, que no sea en el círculo donde nos vamos a desenvolver ni en tu trabajo, lo que no quiero es encontrarme con una de tus conquistas y me tengan lástima. Yo haré lo mismo contigo, te respetaré y te daré el lugar que como mi esposa te mereces, sabes bien que no soy gay, no sé cómo comportarme, así que eso será un problema para las dos.
Eidymar la escuchaba atenta y afirmó: - No te preocupes, te respetaré, seré discreta, pero tú también lo serás, no quiero que me pongas el cuerno con hombres, intentaremos llevar una buena convivencia. No será fácil, pero no quiero que el trabajo de toda una vida vaya a dar a manos de un desconocido, así que pongámonos de acuerdo, aquí y ahora sobre nuestro matrimonio.

Continuará...

#8

Susana: - Está bien - comentó y preguntó: ¿Cuándo será el matrimonio y dónde?
A lo que Eidymar contesto: - Primero debo presentarte a mi padre y anunciarle nuestra boda, también pedir tu mano, me imagino que a tu tía, no será fácil para ti dar un giro tan inesperado en tu vida, así que si estás de acuerdo pretendo hacer ambas cosas el mismo día, también escoge tú la fecha para la boda.
Planearon todo ese mismo día, Susana sería la encargada de todo con referente al matrimonio. Se casarían el 27 de septiembre, Susana escogió esa fecha por ser la misma, en que sus padres se casaron, acordaron vivir en casa de Eidymar y acordaron también que el viernes de esa misma semana darían la noticia a su padre y a la tía de Susana. Ya se estaban despidiendo cuando Eidymar preguntó a Susana,
Eidymar: ¿Cuál es tu piedra favorita? - Se extraño con la pregunta, pero igual contestó:
Susana: La esmeralda ¿Por qué?
Eidymar: Lo sabrás el viernes - y se marcharon, cada una por su camino. Le dieron la noticia Andrés que sería el único que sabría qué su matrimonio era una farsa...

Llego el día de la petición de mano. Eidymar escogió un restaurante bonito, acogedor y discreto. Llegaron ella y su padre primero, mientras esperaban, su padre le pregunto de por qué tanta formalidad y elegancia, pues ella estaba seria, Elegante y distinguida no pasaba desapercibida. –Ya lo sabrás - contesto
No pasó mucho tiempo cuando apareció Susana y su tía, que estaba muy intrigada con el asunto, se sentó a la mesa. Eidymar pudo notar que Susana estaba preciosa no se iba a casar con una mujer poco agraciada.

Continuará...

#9

Eidymar: Papá te presento a Susana Torrealba, mi novia
Papá: - Mucho gusto señorita, debes ser importante para mi hija, pues nunca me había presentado a una de sus novias - dijo el padre de Eidymar mientras estrechaba su mano. Susana hizo gala de su educación e hizo lo propio con su tía
Susana: Tía te presento a Eidymar Tholunoi, mi novia - la tía quedo sorprendida y sólo atino a decir - Mucho gusto, señorita.
Comenzaron a cenar, cuando llego la hora Eidymar se dirigió a la tía de Susana y su padre:
Eidymar: Papa, señora, los invite a cenar aquí para pedirle la mano de su sobrina, ya que he decidido hacer caso a mi padre y sentar cabeza.
Dicho esto, saco un anillo precioso con una incrustación de esmeralda con oro blanco, era de verdad lindo, prosiguió y esta vez se dirigió a Susana,
Eidymar: Susy, aquí delante de las personas que más queremos ¿te quieres casar conmigo? Ya que eres la única mujer con quien me quiero casar - y esto no lo decía por compromiso, de verdad, sólo se iba casar una vez así, que decidió que sería con todas la de la ley, pues no repetiría la experiencia.
Por su parte Susana le parecía increíble lo que estaba pasando siempre soñó con algo así, sonreía pues era exactamente así, sin más, una petición de mano tan simple, pero a la vez, tan profunda. Salió de sus pensamientos y contesto, Susana: Si, acepto, siempre soñé con esto - no mentía, era cierto
El padre y la tía estaban muy sorprendidos, pero a la vez, contentos.

Continuará...

#10

Eidymar: Papá te presento a Susana Torrealba, mi novia
Papá: - Mucho gusto señorita, debes ser importante para mi hija, pues nunca me había presentado a una de sus novias - dijo el padre de Eidymar mientras estrechaba su mano. Susana hizo gala de su educación e hizo lo propio con su tía
Susana: Tía te presento a Eidymar Tholunoi, mi novia - la tía quedo sorprendida y sólo atino a decir - Mucho gusto, señorita.
Comenzaron a cenar, cuando llego la hora Eidymar se dirigió a la tía de Susana y su padre:
Eidymar: Papa, señora, los invite a cenar aquí para pedirle la mano de su sobrina, ya que he decidido hacer caso a mi padre y sentar cabeza.
Dicho esto, saco un anillo precioso con una incrustación de esmeralda con oro blanco, era de verdad lindo, prosiguió y esta vez se dirigió a Susana,
Eidymar: Susy, aquí delante de las personas que más queremos ¿te quieres casar conmigo? Ya que eres la única mujer con quien me quiero casar - y esto no lo decía por compromiso, de verdad, sólo se iba casar una vez así, que decidió que sería con todas la de la ley, pues no repetiría la experiencia.
Por su parte Susana le parecía increíble lo que estaba pasando siempre soñó con algo así, sonreía pues era exactamente así, sin más, una petición de mano tan simple, pero a la vez, tan profunda. Salió de sus pensamientos y contesto, Susana: Si, acepto, siempre soñé con esto - no mentía, era cierto
El padre y la tía estaban muy sorprendidos, pero a la vez, contentos.

Continuará...

#11

Acordamos también que nuestra vida íntima sería muy privada y reservada, si ella quiere tener novia que lo deberá hacer discretamente y yo haré lo mismo, sólo vamos estar casadas tres años, después de eso, inventaremos algo para justificar nuestra separación, también acordamos que ella estaría siempre en la vida del niño, participaría en su educación y en la toma de decisiones importantes, el acuerdo también establece que tendrá después de la separación derecho a ver al niño o niña todos los fines de semana y le pasará una pensión a él y a mi de por vida.
Andrés: Vaya que meticulosas, me he dado cuenta que están muy metidas en esto de la boda.
Susana: Si, es cierto, acordamos que si nos íbamos a casar, fueran las condiciones que fueran, lo íbamos hacer cómo se debe. Eidymar me dijo que sólo se iba a casar una vez y quería recordar con cariño la única vez que sentó cabeza.
Después de esto, se despidió, tenía aún muchas cosas que hacer, el tiempo corría y la boda sería en menos de 15 días, tenía muchas cosas pendientes, tan metida estaba en el asunto, que olvido la recomendación del doctor y tuvo que ir al médico pues estaba sangrado. El mismo le volvió a advertir - tendrá que guardar reposo, o perderá a su hijo, su embarazo es de cuidado, si no quiere perder a su hijo bájele a su ritmo.

Continuará...

#12

Salió preocupada, así que llamo a Eidymar y quedaron de verse. Cuando la vio, la notó demacrada, podían decir lo que fuera, pero nunca que era una indolente o desconsiderada, si algo tenía era esa facultad para darse cuenta de las cosas sin que se las dijeran.
Eidymar: Hola ¿Qué Pasa? ¿Cuál es la urgencia?
Susana: Mira sé que esto es precipitado, pero no voy a seguir los preparativos de la boda, encárgate tu.
Eidymar: ¿Por qué? Tú estabas llevando todo de maravilla
Susana: No puedo - lo dijo casi llorando - el médico me dijo que debía guardar reposo, que si no iba a perder a mi hijo y yo no quiero eso, quiero estar quieta Y tranquila hasta el matrimonio, por favor hazte cargo.
Eidymar: Esta bien, dime que hace falta y guarda reposo, yo tampoco quiero que pierdas al niño, se cuán importante es para ti, Andrés me ha contado que a pesar de que su padre te pidió que abortaras, tu no quisiste y eso lo admiro en una persona capaz de afrontar las consecuencias de sus actos, así que no te preocupes, yo termino con los preparativos.
Susana no se esperaba tanta consideración por parte de Eidymar, la verdad, era que nadie le había dicho que la admiraba, se dio cuenta que quizá la imagen que se había formado de ella estaba un tanto equivocada. Le dio los pormenores de lo que hacía falta y se marchó a su casa.

Llego el esperado día, estaban los invitados, no eran muchos pues ambas no querían mucha gente, sólo las personas importantes para ellas. Susana estaba muy nerviosa, estaba a punto de arrepentirse, su conciencia la estaba acusando, no quería casarse así, en eso llego Andrés.

Continuará...

#13

Empezó la marcha nupcial, Eidymar estaba vestida con un sastre blanco, sobria y elegante, esperándola al final del pasillo, ella llevaba un vestido color ocre entallado, su embarazo no se notaba, por el contrario. Eidymar pudo ver su hermosa figura, pensando al menos es linda, eso hará más fácil estos tres años. La ceremonia continuó hasta el momento en que el juez dijo – Puedes besar a la novia – Eidymar se acercó, besó sus labios de manera sencilla, pues comprendía que no era fácil para Susana, así que la beso rápido, pero con energía para no levantar sospechas. Susana por el contrario, no pudo ocultar su nerviosismo, no se esperaba tal sencillez en el beso, esperaba que Eidymar la besará apasionadamente, pero se equivocó una vez más con ella y más cuando le dice al oído,
Eidymar: No te preocupes, de aquí en adelante, te besaré en la mejilla para que no te incomodes.

Continuará...

#14

No pudo menos que sonreír y decirle,
Susana: Gracias por tu comprensión.
La fiesta estuvo muy amena y divertida, ambas la disfrutaron. Llegó la hora de despedirse, el padre de Eidymar les regalo un viaje a Tahití de luna de miel, Susana estaba encantada siempre quiso ir y Eidymar era experta buceando, así que le venía de maravilla. Fueron dos semanas de ensueño para ambas, no convivieron mucho, ambas hicieron planes por separado, se vieron poco ni siquiera habitación compartieron; eso sí, se tomaron fotos juntas y las enviaron a los amigos. Llegó el día de su regreso, su padre y suegro las esperaba en el aeropuerto.
Eidymar se dio cuenta que su padre estaba extraño y le preguntó
Eidymar: Papá ¿Qué pasa?
Papa: Nena, la junta quiere que te reúnas mañana con ellos parece que desconfían de la premura de tu matrimonio.
Eidymar: ¿Por?
Papá: Investigaron a Susana y parece ser que no salió muy bien de su último empleo, su jefe no da buenas referencias de ella, creen que es una caza fortuna Lo siento Susana, no dudo de ti, pero explícame que fue lo que te paso, por qué te despidieron.
Susana no podía creer lo que estaba oyendo, se lleno de coraje e ira, que iba a contestar a su suegro, tenía que decir todo, no sabía qué hacer.
Susana: Señor – empezó - fui despedida de mi antiguo empleo por falsos rumores de mi jefe, no quise acostarme con él y le ofendió mucho, invento faltas a mi trabajo, cosa que nunca fueron ciertas, cuando Salí, intente buscar trabajo y el con sus referencias lo entorpecía, eso fue lo que paso, no es más.

Continuará...

#15

Eidymar se dio cuenta que el tema la lastimaba así que intervino.
Eidymar: Ya déjala, mañana yo me reúno con la junta y aclaró lo sucedido, llévanos a casa, Susana está algo indispuesta.
Cuando llegaron a casa de Eidymar, Susana aún seguía muy contrariada, así que ella intento animarla,
Eidymar: Vamos, no te preocupes, yo me encargo, no pasará de allí.
Susana: No es eso, me molesta haber sido tan idiota con él, cómo pudo hacerme esto.
Eidymar: Si no es indiscreción ¿Es el papá de tu hijo?
Susana: Si, para mi desgracia.
Eidymar: No te afanes, piensa que no te mereció nunca y que a tu hijo no le va ser falta un hombre, así que vamos y te enseño tu casa.
La casa era bonita con estilo y minimalista, muy acogedora, grande y bonita; tenía piscina y los espacios estaban bien distribuidos. Le gustaba, así que le dijo a Eidymar,
Susana: Tienes muy buen gusto, tu casa es preciosa
Eidymar: Gracias, pero de aquí en adelante, también es tu casa, tu eres mi esposa y aunque no en todos los sentidos, mi papá me enseño que uno debe asumir las responsabilidades y tu eres mi responsabilidad y tu hijo también. Eso no se lo esperaba, la tenía por irresponsable e intrascendente Susana descubría poco a poco, a una persona diferente a la que decía conocer, así que sólo atino a decir,
Susana: De verdad, creo que no te conozco, ya tendré tiempo para hacerlo.
Eidymar extrañada solo dijo: ¿Eso es bueno o malo?
Susana: Me creerías si te dijera que ni yo misma sé...

Continuará...

#16

Las cosas seguían su curso, el padre de Eidymar se retiró y ella asumió como presidenta. Aún no habían dicho lo del embarazo de Susana, así que eso, era una tarea pendiente, la verdad, no sabían cómo lo iba a tomar, pospusieron el anuncio a hasta encontrar el momento preciso.
Eidymar seguía su vida normal de conquista en conquista, pero con absoluta discreción y Susana pendiente de su embarazo con el matrimonio recupero su credibilidad y pudo conseguir un empleo, la verdad, ellas no convivían mucho y se veían muy poco, pero una vez más el destino les jugaba una mala pasada, el papa de Eidymar sufrió un accidente, lo que lo dejo gravemente herido, obligándolo a pasar su convalecencia en casa de Eidymar, de nuevo tendrían que reorganizarse y decirle lo del embarazo de una vez, hablaban de eso,
Eidymar: Mira Susy se que será difícil, pero con mi padre aquí, tendremos que compartir cuarto y no sólo eso sino cariñitos.
Susana: Eso lo sé, pero me va a costar trabajo y además tu y yo tendremos que hacer vida de pareja, no sólo dormir juntas, con tu padre aquí hay que cenar, desayunar; establecer una rutina, además cuando le vamos a decir lo del embarazo, ya sé me nota y no pasará desapercibido para él.
Eidymar: Susy por qué me miras así, qué dije.

Continuará...

#17

Susana se la quedo viendo raro, a nadie le permitía llamarla Susy Sólo su padre, la llamaba así, pero por alguna extraña razón que Eidymar la llamase así, no le incomodaba ni le molestaba.
Susana: No nada – respondió – ¿Qué decías?
Eidymar: Estás en las nubes, cuando lo traiga para acá, yo le digo si no te molesta claro.
Susana: ¿Y qué le vamos a decir?
Eidymar: Que fue por inseminación artificial y que no le dijimos nada hasta que resultará, ¿te parece?
Susana: No sé, tantas mentiras se nos van a salir de control Eidy - eso último se le salió-
Eidymar: No te afanes, todo saldrá bien, chao, me voy a buscar a papá.
El señor Tholunoi estaba un poco contrariado, la noticia del embarazo de Susana lo tomaba por sorpresa y no era, que no quisiera nietos, pero lo consideraba precipitado.
Cuando llego a la casa, saludo con cariño a Susana, felicitándola por el embarazo. Pero también pregunto de verdad le parecía sospechoso:
Sr Tholunoi: ¿Dime hija, por qué decidieron tener hijos tan rápido, no tienen ni dos meses de casadas?
La pregunta las tomo no por sorpresa, pero si algo nerviosas, A lo que Eidymar se apresuró a contestar:
Eidymar: Quién te entiende papá, pero mira Susy y yo, decidimos tenerlo ahora y disfrutarlo mucho, además sólo será uno. Susy está feliz y eso a mí me alegra, además vas a tener un bebe a quién consentir.
Sr Tholunoi: No niego que la noticia me hace feliz, pues será mi heredero, pero pensé que necesitarían tiempo para formar su relación de pareja, que sé yo congeniar, pelear, lo que hacen las parejas.
Eidymar: Si, si es cierto, pero queremos que nuestro hijo vea crecer a sus madres en la relación, que vea cuanto lo queremos y en cuanto, a lo de las peleas, me creerás que no hemos peleado papá.
¡Si, no habían peleado, pero cómo si no convivían!.

Continuará...

#18

Ellas pensaban que iba a ser fácil, sus vidas, su relación daría un vuelco, los problemas estaban a la vuelta de la esquina, ellas eran distintas, pero a la vez, iguales.
Eidymar acostumbrada a hacer lo que le daba la gana, encontraría su freno en Susana. Y ésta se encontraría con una persona que le revolvería la vida y se la pondría patas para arriba. La primera noche en la misma habitación, juntas, pero separadas Eidymar durmió en un sofá cama y Susana en la cama y la primera discusión.
Eidymar: ¿Puedes apagar la luz?
Susana: Te puedes esperar, acostumbro a leer antes de dormir.
Eidymar: ¿Y a mi qué? NE- SE-CI- TO dormir y la luz me molesta.
Susana: Ahora que termine el capítulo la apago.
Eidymar le da la espalda pensando que muchacha tan impertinente y grosera. Por su parte, Susana para sí, decía que caprichosa. Los roces habían empezado y no pararían allí. Susana era una maniática del orden mientras Eidymar no; así como compartían habitación, pero no cama Eidymar dejaba todo tirado, ropa, zapatos en fin lo que pudiera dejar mal puesto ella lo dejaba, en cambio Susana, su parte del cuarto era una tacita de plata y el baño ni se diga. Por Dios cuando Eidymar salía y ella entraba. A ella le parecía que acaba de haber un bombardeo, que desorden, tarros, toallas, ropa interior. Susana perdía la paciencia con facilidad y Eidymar fresca, de verdad, eso no le preocupaba. La verdad, el orden, era lo que menos le importaba. El Sr. Tholunoi se divertía viéndolas pelear hasta por el espacio en el closet y le decía a Eloísa.
Sr. Tholunoi: No, qué no peleaban, qué territoriales son...

Continuará...

Hace alrededor de 8 horas

0

0