Fernando_N_Carmona
Rango4 Nivel 17 (319 ptos) | Promesa literaria
#1

Nunca había creído que lo sueños podían volverse realidad, ni mucho menos que su realidad podía volverse un sueño. Y así fue hasta que bruscamente se despertó, como tantas noches atrás lo había hecho; sudoroso, agitado y un tanto desorientado. Luego de un par de horas y más de una vuelta en la cama, logró que el sueño lo venciera de nuevo. A la mañana siguiente, el ejercicio de la rutina diaria, lo distrajo del sueño que aquella noche lo había despertado de forma precipitosa. Ese sueño que cíclicamente lo perseguía, en un bucle casi infinito. Al finalizar el día, regresó a su casa y continuó con su búsqueda, la que minuciosa e incansablemente realizaba desde hace varios meses, cuando el sueño se tornó más reiterado por las noches. El sueño lo abordó y sobre el escritorio sucumbió ante el mismo. Esta vez sin preludio, se encontró de nuevo en esa tienda. La misma tienda que se encontraba frente a la misma parada, aquella parada que rezaba el número cuatro del “Camino de Ronda”. En la misma esquina la parroquia y decenas de personas saliendo de la misa de las seis.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

12

35
ladyv
Rango6 Nivel 25
hace alrededor de 4 años

Muchos adverbios y mucho "sueño" (para mi, bah). Estas buscando algún efecto (que, obvio, es super válido), o sea: es a propósito? bruscamente, nuevamente, precipitosamente, incansablemente... Exitos!!!!

Amapola
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

Me gusta la historia, Suerte!!!

Fernando_N_Carmona
Rango4 Nivel 17
hace alrededor de 4 años

Éxitos para todos con sus historias!!! Y disculpen si no es de su agrado, es imposible gustar a todos!

Fernando_N_Carmona
Rango4 Nivel 17
hace alrededor de 4 años

Gracias Amapola! Leí tu escrito y tengo que decir que me gusta mucho tu forma de escribir!!! Éxitos...

DarkAndLostSoul
Rango6 Nivel 25
hace alrededor de 4 años

Muy bueno! Tal vez deberías cuidar el uso de la palabra "misma" en el final. Se repite mucho y llega a incomodar. Todo lo demás, muy bien escrito. Suerte!

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

Me atrae la historia @Fernando_N_Carmona. Si me permites un consejo, separa en más párrafos para hacer más dinámico tu texto. También tienes alguna que otra tilde perdida. El jurado de SttoryBox no dejará pasar este tipo de detalles. Por lo demás, espero la continuación. Tienes mi voto. Suerte!

Jupyter
Rango12 Nivel 57
hace casi 4 años

Me gusta lo profundo que es! Cuenta con mi voto! Espero verte por mi historia "nunca" y votes si te gusto^^

JF21
Rango4 Nivel 16
hace casi 4 años

Me gusta mucha suerte espero seguir leyéndote... saludos

Fernando_N_Carmona
Rango4 Nivel 17
hace casi 4 años

´Gracias a todos por sus visitas y sus consejos! Ya esta acá la segunda caja.

Fernando_N_Carmona
Rango4 Nivel 17
hace casi 4 años

Gracias a todos recién hoy he podido corregir las reiteraciones; no he tenido mucho tiempo para revisiones, solo he ido subiendo lo que podía y de la forma en que podía. Gracias a todos y desde ya discúlpenme si el texto no esta a la altura. Suerte a todos.


#2

Nunca había podido percatarse de que se encontraba en el sueño, salvo aquella vez; en sus manos un libro y una rosa, se acercó a la parada, posó su mirada sobre el reloj y al levantarla se encontró con el protector de pantalla de su ordenador, esta vez ni siquiera había podido prolongar su estadía en dicho mundo, un mundo que se le antojaba familiar, puesto que era ni más ni menos que el barrio de “La Chana”, barrio donde antaño había habitado y recorrido sus calles y paisajes. Apagó el ordenador y paso previo por el refrigerador, se fue a dormir, esperando nuevamente encontrarse en aquel barrio. Esta vez no hubo suerte ya que la próxima parada no fue más que un sueño, que a los fines de esta historia, no perderé tiempo en mencionarlo. El despertador sonó y aquel sueño insulso llegó a su fin. El resplandor del sol, que se colaba por las persianas de su ventana, delataba un hermoso día que aún estaba en ciernes. Lavó su cara y como quien se ve obligado a correr, desayunó velozmente. Una vez en la calle se colocó sus auriculares y se fundió con el gris y frío cemento del Distrito Federal.

En su cabeza cientos de pensamientos se estorbaban con su selección musical, pero cada vez que recordaba la parada, la parroquia, el libro y la rosa, misteriosamente esbozaba una leve sonrisa y un suspiro, con aires de desesperación. Durante el transcurso del día miraba el reloj cientos de miles de veces, esperando que se dictaran las seis para salir de la monotonía y volver a lo que para ese entonces era su único anhelo, continuar con su búsqueda y por fin descifrar que significaba aquel sueño cada vez más torturante.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

! Muy buen relato ! . ! Ojalá pases de ronda ! . ! Suerte ! .

CERNUDA
Rango7 Nivel 30
hace casi 4 años

Creo que está algo mejor esta parte. AL final el jurado decidirá por un relato completo, creo que deberías revisar la primera caja, por alguna tilde y para mi gusto usas demasiados -mente. Suerte

AdanNajera
Rango6 Nivel 29
hace casi 4 años

Excelente me ha agradado tu relato.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

Seguiste el consejo que te di en la primera caja @Fernando_N_Carmona. Espero poder leer la siguiente caja! Tienes mi voto! Mucha suerte!


#3

Nunca había llegado a verse en una situación como esta; pero de vez en cuando y con cierta obsesión, podemos decir que la vida y el destino se empecinan y ensañan en conseguir algo, sea cual sea el precio a cobrar. En este caso, las personas que lo conocían, lo notaban distante, como ausente. Francamente ese es el precio que se paga, en muchas ocasiones, al llevar una doble vida. El recurrente sueño y su imperiosa búsqueda, de lo que el escondía, lo habían privado de todo lo que fuera ajeno a ella. Transcurrieron noches enteras, se sucedieron los días, y no había un ápice de luz en el camino.

Parecía estar destinado a perecer en este bucle laberíntico, cada vez que se disponía a proseguir y pasar página, allí se encontraba otra vez en aquella parada. Consultó especialistas en la materia, los cuales lo tildaron de persona obsesiva con conflictos irresolutos. En cierta medida dicha sentencia no era una falacia en su totalidad, ya que se encontraba obsesionado con la búsqueda y su mayor conflicto sin resolver residía en el saber que sucedía en esa perpetua espera a la que periódicamente se veía obligado a afrontar noche tras noche.

Pero una noche, al igual que tantas otras, se encontró en la parada una vez más; las personas salían de la misa, el padre los bendecía y saludaba mientras el redoble de las campanas se hacía escuchar. En su mano la misma rosa y el libro, el cual en esta ocasión mostraba claramente su título “El código Da Vinci”3 de Dan Brown. Trato de no mirar el reloj, pero dicho acto era inevitable, el mismo indicaba las seis y cinco minutos. Un autobús se aproximaba, el número veintidós que llevaba al parque García Lorca, el mismo paró. Él esperaba que de allí bajaría la persona que durante tantas noches había esperado; para su desilusión solo descendió una parejita de ancianos acompañados con la que parecía ser su nieta, al mirar por encima de sus hombros el sueño se desvaneció. Al despertar inmediatamente intentó relacionar todos los datos y hechos acontecidos después de horas y horas de analizar y sacar conjeturas. Concluyó que se encontraba en un domingo veintitrés de abril, durante alguno de los dos años en que vivió en España. La exactitud en cuanto a la fecha la determino debido a que el veintitrés de abril de dos mil seis, en Saint Jordi, una celebración catalana que consiste en regalar una rosa y un libro a la persona querida. Determino que se encontraba en domingo y que el año era dos mil seis, después de realizar una exhaustiva búsqueda en calendarios vencidos. Se encontraba enormemente emocionado ya que al fin había logrado despejar parte de la incógnita, después de casi seis meses y medio. La cuestión aún por resolver era el porqué del libro, enigma que lo perturbaría durante semanas.

Llegado el verano, las noches se tornaban eternas y calurosas, los sueños ya no se reproducían con tanta frecuencia y poco a poco todo volvía a la normalidad. Una tarde regresando del trabajo sobre las seis, mientras Sabina le relataba al oído una de sus historias, resolvió el porqué en su sueño portaba el libro de Dan Brown. El Leitmotiv, se debía a que este libro era bestseller en aquel entonces y se encontraba agotado en todas las librerías del país. Esa misma noche, ahondando aún más en saber cuál era el hilo conector que anexaba dicho libro con su sueño, reparó en que por aquel entonces este ejemplar, era codiciado por una compañera de la secundaria, Nuestra señora de la Consolación en Granada. Todo cerraba por fin la búsqueda había finalizado, su alegría se asemejaba como a quien encuentra algo que daba por perdido o como a quien logra descifrar un complejo e intrincado laberinto. Solo restaba recordar el nombre de la compañera y punto final a este calvario que había soportado por meses.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

! Espectacular relato ! . ! Me encantó ! . ! Suerte ! ...

Writer_22
Rango6 Nivel 28
hace casi 4 años

hola @Fernando_N_Carmona discúlpame por favor: llegué por aquí buscando reportar a alguien que usa comentarios #spam para conseguir votos. Perdona si te molesto, pero prometo leer tu historia en un rato. Saludos.