YellowProphets_19
Rango9 Nivel 44 (4131 ptos) | Escritor autopublicado
#1

Siempre tuve claro lo que quería pero también lo que no.
Tu no representabas nada para mi y supongo que eso era normal luego de descubrir lo hipócrita que eras, la envidia que te embargaba y lo mucho que luchabas por quitarme lo que mas quería. Pero jugabas con bandera blanca y no parabas de decirme que yo seria siempre tu amor imposible. Entonces decidí jugar tu juego, no solo para quitarte la mascara de buena persona que cargabas sino también para demostrarte que era capaz de luchar por la persona que amaba; Era capaz de demostrarte que en esta ocasión no te llevarías a mi mundo, que esta vez eso me pertenecía solo a mi.
Lo que sucediera con tu mente al terminar el juego, no me importaba en lo absoluto. Solamente te enseñaría a no meterte mas conmigo y a que aceptaras de una vez por todas que jamás serias como yo. Aunque me odiaras, algo había de cierto en que te hacia débil y estaba dispuesta a usarlo a mi favor.

Hace más de 2 años Compartir:

0

8
#2

Tenias un noviecito del que constantemente te quejabas, era un idiota al igual que tú. Pero ¿que se podía esperar? Supongo que cada que él te hacia enojar, tú me recordabas y entonces me mandabas aquellos "siempre seras mi amor imposible".
Esperemos que él también supiera que la mujer de la que él se burló sin siquiera conocerla, era la misma persona que si se lo proponía de verás, podía confundirte a muerte y quizá - ¿por qué no - hacer que lo dejaras.
Recuerdo los tiempos en los que me llamabas por teléfono. Ya fuera para decirme que me extrañabas, que te gustaba como se escuchaba mi voz al teléfono o para leerme aquella casi interminable carta en la que le profesabas amor eterno a tu ex, al mismo tiempo que me decías que si me tuvieras cerca me besarías.
También recuerdo aquel beso que me diste " por accidente" y del que siempre quise olvidarme a pesar de que en su momento me haya quedado sin saber que demonios hacer.
Luego llegaste a casa y me dijiste que aquel acto era el peor que habías podido cometer. Aunque mucho tiempo después dijiste que en realidad te había gustado y que en algún momento de tu vida, habías fantaseado con hacerlo con una mujer.
Sabias fingir muy bien con cada cosa que decías. Tan bien que en ocasiones dejabas pensando que era lo que pretendías exactamente.
Nunca lo entendí, pero tiempo después descubrí que nunca me importó entenderte si con mucho trabajo apenas y lograba entenderme a mi.

Hace más de 2 años

2

3
utopia_factica
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

noooo , que fuerte sentirme así de identificada, ( yo sería la que tiene ese noviecito) necesito que esto siga.!

YellowProphets_19
Rango9 Nivel 44
hace más de 2 años

Me alegra que te guste y espero poder continuarla n.n muchas gracias por comentar y por seguirme también.


#3

No esperarás que diga cosas buenas de ti ¿Oh sí? Por qué si eso fuera, estaríamos perdiendo nuestro jodido tiempo o mas bien, yo estaría perdiendo el mio.
Tu fuiste quien se acercó a mi en el instituto. Quien me buscó con insistencia para tener una amistad pero ¿que pasó cuando supiste que necesitaba conocer a otra chica.
Ese gusto con el que no supe que hacer desde la primera vez. Supongo que lo recuerdas.
Siendo mi mejor amiga, prometiste ayudarme a conocerla y sí, lo lograste.
Sin embargo vamos a retroceder un poco en la historia, hasta ese primer día de instituto. Solo vayamos por un momento.
La platica se inició gracias a ti y entonces conocimos mucho una de la otra cuando nos contamos acerca de nuestros primeros amores que no entraban en la categoría de "platónicos" pero sí en la de "patanes".
Aquel primer día recuerdo haber pensado que tenia suerte de encontrarte. Pero el tiempo que me ayudaste a mantener ese pensamiento fue relativamente corto.
Nos volvimos inseparables e inclusive dejaste al grupito de amigas idiotas que tenías, por mi. Íbamos a todos lados juntas y comíamos la misma cosa todos los recesos.
Caminabamos de la mano porque era mas seguro por si alguna de las dos perdía el equilibrio.
¿En que momento lo perdimos? ¿Cuando carajo empezaste a transformarte en esa hiena que tanto odio me iba a ocasionar? Al punto de tener que escribirle solo para enterrar la historia o para que sea mas fácil sacarte de mi vida de una vez por todas.

Hace más de 2 años

0

2
#4

Supongo que una mujer de tu naturaleza, tendrá mas que podredumbre dentro. Y sí, hablo de esos deseos reprimidos que nunca tuviste el valor de cumplir por tu miedo al que dirán. Aunque ahora que lo pienso, doy las gracias por nunca haberme mezclado contigo en un terreno como ese.
Al principio decías estar teniendo fantasías eróticas con la misma mujer que llegó a gustarme. Sin embargo, vino el momento en el que no podía si quiera abrazarte porque provocaba tus nervios y el enrojecimiento de tu rostro.
Aunque ahora tal vez me envidies o me odies, en aquella etapa me deseaste tanto que te fue necesario huir de mi.
A pesar de que fui descubriendo como te sentías cuando estabas a mi lado, la verdad es que nunca me interesó de verdad despertar ese lado tuyo que en el momento estaba quemándose por mi.
La única ocasión en la que fuiste parte de mis fantasías - y eso por falta de una mujer que en verdad me llenara el gusto - lo siguiente que pensé después de decirte todo eso fue que debía estar perdiendo la cabeza.
Y es que eras religiosa pero tu trato al prójimo daba asco y con tal de quedar bien con los demás, echabas sentimientos tuyos a la espalda de otros ¿verdad?
Pensando de manera lógica, siempre has sido bisexual pero te asusta tanto tu naturaleza que prefieres disfrazar tus deseos con emociones que te convierten en la persona mas nauseabunda del planeta.
Me confesaste que tu primer novio tenía demasiadas cosas que te recordaban a mi.
¿Lo ves? Tu primer amor fui yo de manera indiscutible.
Te gustaba provocarme y entraba a jugar contigo pero siempre sabiendo que al día siguiente le dirías a todo el mundo que tu no habías hecho nada, que la que te había calentado era la otra persona.
Que a ti no te gustaban las mujeres y blah, blah, blah.
Un tiempo estuviste de acuerdo en formar parte de una novela lesbica.
Lo unico que me complace es que jamás serás feliz si basas tu vida en una maraña de mentiras solo por quedar bien con los demás.

Hace más de 2 años

1

2
utopia_factica
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

me gusta mucho como esta yendo todo!vivir un amor negado por el miedo ,muuy interesante, @YellowProphets_19, te invito a que pases por mi perfil y leas "definirse el limitarse" espero tu opinion! besoss!


#5

Tendré que dejar en claro una vez más, que no me gustabas para nada. No obstante si quería llevar a cabo mi venganza con la maestría con la que la había planeado, tenia que hacer ese gran esfuerzo para invadirte no solo en el ámbito sentimental sino también en el físico.
Espero que ahora sepas lo difícil que fue para mi llevar a cabo una acción de esa índole con una mujer como tu.
Recuerdo que alguna ocasión cuando creí que eras mi amiga, te pedí el favor de abrocharme el brassiere. Cosa que por supuesto aceptaste.
Pero esta accion no era tan sencilla como abrochar una prenda interior, era mas bien desabrochar, revelar, intentar y conseguir.
Me hubiera gustado tener a la mano un poco de alcohol para darme valor pero el único sitio en el que tenia oportunidad de lo que quería, era un maldito colegio. Dicho esto, al menos deberías agradecer que mis esfuerzos fueran mayores - estoy segura - a los de tu ridículo novio.
Si no quería que nadie fuera testigo de un acontecimiento tal, el único sitio casi seguro era el baño de chicas. Así que sí, te lo haría ahí. En ese espacio reducido en el que tendrías que morderte los labios para no gemir como la perra que - me constaba - eras.
Siendo que no eras una chica delgada, era mas que obvio que el proceso llevaría su lucha. Pero bueno, todo se vale cuando se trata de acabar a alguien que en cierto modo - o tal vez en todos los modos - quiso acabar conmigo.
No merecías otra cosa que no fuera el infierno. Y este placer seria solo el comienzo del fuego que continuaría hasta volverte cenizas desde dentro.
Resignada ya a mi tarea, tuve que conducirte al baño del colegio con la misma naturalidad de otros días.
El estomago se me revolvía ahora, cada vez que te sujetabas a mi brazo izquierdo.
Haciendo tiempo sin saber de modo exacto el por qué, planté ambas manos en el mármol frío entre el que yacían enterrados los lavabos y me miré al espejo dándome valor en silencio, teniendo que reprimir una harcada mientras tu te acomodabas el pelo, encerrada por un segundo en tu mundo.
Decidí en poco tiempo que era momento de dejar los rollos de indecisión, así que hablé.
-¿Podrias ayudarme de nuevo? La verdad es que...me aprieta un poco el sostén.
Seguido de mis palabras lancé una pequeña sonrisa de incomodidad.
Esta vez no podía cometer ningún error.
-Sí, entra - respondiste indicándome uno de los sanitarios.
Una vez adentro te di la espalda, quedando de cara a la puerta y dije algo gracioso solo para no te percataras del sonido del pestillo al ser corrido para asegurar la puerta.
"Corrido estuvo el seguro y corrida tenías que estar tu, cuando saliéramos de aquel odioso sitio".

Hace más de 2 años

0

0
#6

Levanté un poco la blusa del uniforme escolar para que pudieras cumplir con el favor que te había pedido. Viste las rojas marcas que la prenda había dejado a lo largo de mi espalda e hiciste un comentario sobre como era que había aguantado tanto tiempo llevándolo así. Aunque para ser sincera, en ese momento estaba poniendo mas atención a mis pensamientos que a lo que estabas diciendo, pero entonces encontré la manera de poner la situación a mi favor.
-El tuyo también parece apretar - dije con toda la amabilidad que fue posible hacer salir en mi tono de voz.
-¿Parece? Realmente no lo está.
-¿Estas segura?
-Claro.
-Entonces ¿puedes dejarme mirar que marca usas para comprar esos la próxima vez?
Tu expresión cambio, parecías intuir algo. Pero entonces agregué:
-Digo esto solo porque se ve realmente bien por la parte delantera, ya sabes, la playera deja que se marquen los contornos un poco.
-Esta bien, puedes mirar la etiqueta si quieres, porque siendo honesta nunca me fijo en la marca de lo que adquiero. Solo pruebo algo y si me gusta continuo usándolo.
Entonces cambié tu sitio, cuidando que quedaras de cara a la pared, mientras que yo me coloqué ligeramente de costado para bloquear cualquier intento que hicieras por abrir la puerta en cuanto te dieras cuenta de lo que pasaba.
Te levantaste la blusa con inocencia y por supuesto que miré la marca de tu brassiere. De hecho la leí para ambas en voz alta. Lo único que cambió la acción, fue el momento en el que pasé uno de mis brazos con suavidad sobre tu hombro antes de dejar a mi mano acariciar tu pecho bajo la tela.
En cuanto te percataste de mis intenciones, desmesuraste los ojos.
-¿Que estas haciendo?
-Lo siento - dije - tienes un bonito seno y no pude evitar tocarlo.
Al mismo tiempo que te respondí aquello, hice que mis dedos jugaran con tu pezón.
-Deja de hacer eso por favor.
Acerqué mis labios a tu oído y hablé con firmeza.
-¿No te gusta? Porque a tu cuerpo parece que sí.
-No - contestaste.
Pero tu respiración estaba ya alterada.
Te solté sin ponerme a pensar y te ordené con el tono mas frió posible, que te fueras.
Lo hiciste y después de volver al salón, te mantuviste mirándome de reojo de vez en vez.
Estaba harta de ti y cuando pediste que te soltara, no me resistí porque para mi también era una tortura estar ahí.
En aquel momento no me importó un carajo el plan que tenía y lo hecho, hecho estaba. Así que si todo fracasaba, no era solo culpa tuya.
Ya saliendo de clases, me detesté por haber dejado pasar la oportunidad de oro de arruinarte la vida pero ¿que mas daba?
Tampoco era como que nunca fallara en nada.
Mi vida era mas bien, un cumulo de errores...fatales errores.
Y como prueba, estabas tu.

Hace más de 2 años

0

0
#7

Una vez que finalizaron las clases, volví a casa con el amargo sabor en la boca, en la vida, en el alma, de haber cometido un error.
Sí. La clase de error por el que quisieras regresar el tiempo para frenarte a ti misma y no cometer aquella estupidez, pero el tiempo no podía volver atrás y las cosas que pasaron no podían desaparecer. Quizá eso era lo que mas me enfurecía, o eso, o el hecho de haberte dado herramientas para hablar de mi con aquellas amigas tontas con las que volverías con la intención de "limpiar el historial" de tu vida.
Me llevé toda la noche pensando en como hacer lo mismo con la mía.
Pero yo no tenía manera de dar vuelta atrás y no empezaría a comportarme como todas las mujeres hipócritas del colegio ; No me convertiría en aquello que tanto aborrecía.
Lo que fuera que me esperara al día siguiente en ese aula, iba a soportarlo hasta el final. Y claro que - si era necesario - explicaría con detalle como fue que tu lo empezaste todo.
Como te sentabas a un costado mio, era imposible no notar tu presencia pero como ya lo esperaba, te convertiste en una chica para la que yo había dejado de existir, y eso de cierta manera, era lo mejor que podía pasar.
Estaba resuelta a resolver los conflictos de personalidad que me habían atacado esos días.
Ni siquiera yo lograba entender aun como era que una chica había llegado a cambiar mi vida de la noche a la mañana y cuando hablamos de esto, sabes que no me refiero precisamente a ti. Sino a aquella otra mujer que se robó la atención de mis ojos en un solo instante cuando pasó frente a mi.
Si me hubieran dado a escoger en aquel entonces, por supuesto hubiera decidido no cambiar parcialmente mis gustos. Hubiera preferido que jamás me gustara una mujer.
Pero yo tampoco tuve tiempo de elegir. Sin embargo tú...quizás sí.
No lo sé.
Dejaste de lado mi amistad y empezaste a ignorarme, pero ¿sabes que? Aprendí demasiado rápido a darme cuenta del por qué me hacías un favor al largarte de mi vida.
Como dije eras una hiena y esa observación no tiene en lo absoluto que ver con que me hubieras rechazado. Simplemente me encuentro diciendo la clase de persona que eres y seguirás siendo sin tanto rodeo.
Me importaba un comino lo que los demás pudieran pensar de mi pero si tan resuelta estabas a olvidarme ¿ por qué te empecinaste tanto en buscarme hasta en mis redes?, todas y cada una.
¿Por qué seguiste buscándome?

Hace más de 2 años

0

0