SoyMagdaly
Rango6 Nivel 26 (901 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Es un joven de unos 25 años aproximadamente, tiene los ojos más hermosos del mundo, de color miel, que con cada mirada sientes que te hipnotiza el corazón y te quema el alma, su sonrisa es como si estuviera contandote una historia infinita, sus labios los más carnosos, con unas curvas exquisitas, un corazón tan lleno de bondad y lleno de Amor que estremesería a cualquier persona con tan sólo verlo.
Tiene altas expectativas de superación, inteligente, trabajador y su mayor sueño es ser un gran empresario.

-suena su celular-
-Dígame padre, ¿que pasa?
-ven de inmediato a casa hijo, tengo una buena noticia que darte.

Se dirige a casa, en bicicleta, dónde lo espera su familia reunida, papá, mamá, hermanos, para darle la magnífica noticia que va a cambiarles la vida para siempre.

Mientras va corriendo su bicicleta, pasan por su mente muchas cosas, ¿Qué pasará? ¿Qué noticia tiene su familia para darle? ¿Por qué lo llamó con tanta urgencia su padre? ¿Pasará algo grave?

Hace 16 días Compartir:

8

29
SoyMagdaly
Rango6 Nivel 26
hace 15 días

Gracias por la bienvenida @voz_sin_vos continuaré escribiendo, espero que te gusten. Saludos!

Marc
Rango5 Nivel 20
hace 7 días

Te interesa escribir una novela?

Marc
Rango5 Nivel 20
hace 6 días

Eso es normal, ya verás que tu imaginación se Expandirá aún más


#2

Llegó Santiago a su pequeña casa que lo había visto crecer, tan humilde y tan acogedora. Se bajó de la bicicleta y entró, pero sintió como las miradas de su familia se le hacía tan penetrantes, tan misteriosas y tan felices a la vez, nadie decía nada, sólo lo veían.

-¿Pasa algo?
Dijo muy asustado, pensando que talvez su familia tenía algún problema.

-Nada grave hijo, tenemos una buena noticia que darte. Siéntate.
Dijo su mamá con una sonrisa inmensa.

-Entonces, no se deberían de quedar callados, cuénteme madre.

-mira hijo, nos trajeron éste documento dónde dice que te contratan para que trabajes en una empresa, muy poderosa por cierto.

-¿Enserio? Dijo Santiago tomando el documento para verlo.

En el sobre se encontraban anotados todos los datos, especialmente el nombre del dueño, por quien debía preguntar cuando llegara. Adentro del sobre se encontraba un documento donde especificaba todo lo relativo al trabajo que debía desempeñar y que si aceptaba debía firmar y llevar el documento hasta la empresa.

Sólo que, había algo que no le parecía a Santiago...

#3

No se puede negar que siente mucha felicidad en su corazón, trata de sonreír, pero irse a otra ciudad y dejar sola a su familia le hace no querer tomar la única oportunidad de su vida.

Todos se miran, muy tristes y consternados porque él no dice ni una sola palabra, su mamá le dice que es conveniente que lo acepté, que no piense en ellos, que ya es tiempo de que piense en sus sueños y que ésta es la única oportunidad que tiene para cumplirlos, él sólo la mira, se levanta y sale de su casa, se sube a su bicicleta y se va, sin rumbo, sus ideas no estan claras, se siente confundido, es evidente que siente miedo.

Ya anocheciendo vuelve a casa, entra y ya muy convencido llama a sus padres y hermanos de nuevo, y les dice que tomará la oportunidad de trabajar en la empresa, porque ese siempre a sido su sueño, de ser un ejecutivo, todos se asombran, se nota en las sonrisas de sus rostros y en el brillo de sus ojos la felicidad inmensa que sienten por la buena decisión que ha tomado Santiago.

-¿Cuándo te irás? Pregunta su hermana Silvia.
-Mañana mismo.
Responde Santiago con una sonrisa que hace notar la felicidad que siente, dirigiéndose a su habitación, con la compañía de su mamá para preparar juntos la maleta de ropa que llevará para su viaje.

Su mamá por su parte tiene sentimientos encontrados, se siente felíz pero a la vez triste sólo de pensar que su hijo se marchará lejos y no sabe si lo volverá a ver, pero, sólo lo piensa, permanece callada empacando todo, pero Santiago se da cuenta de las lágrimas que brotan de los ojos color miel de su mamá y que mojan sus mejillas, a él se le parte el corazón y sin decir palabras se acerca y la abraza muy fuertemente.

Después de un largo silencio...

-Si usted me pide ahora mismo que no me vaya, yo me quedaré aquí madre. 
Con un nudo en la garganta y con unas pequeñas lágrimas brotando de sus bellos ojos.

#4

-Estoy llorando de felicidad hijo, no me hagas caso.
Secándose sus ojos y mejillas con las muñecas de sus manos.

Terminan de empacar y su mamá se retira de la habitación, con sus ojos llorosos y sus labios pálidos, dándole un beso en la mejilla y deseándole buenas noches.

Él se acuesta en la cama viendo al techo pensando en todo y en nada a la vez, quedándose dormido poco a poco mientras pasan las horas y mientras entra una brisa helada por las aberturas de la pequeña ventana que se encuentra a costado de él.

Al otro día muy temprano, ya listo para emprender el viaje, entre besos, abrazos y lágrimas se despide de su familia, y se va.

Llega al aeropuerto, y se dirige a comprar el boleto, pero siente que su corazón se detiene, y que la vida se le escapa rápidamente, respira, siente miedo, porque nunca en su vida a viajado y porque nunca en su vida pensó que cumpliría su sueño.

El avión aterrizó a eso de las 10 de la noche en la ciudad, él rápidamente toma su maleta, baja, busca un taxi y se va en busca de un hotel dónde pueda pasar la noche...

#5

Mientras llueve afuera, el entra al cuarto de hotel, deja caer su maleta al suelo, se dirige a la cama y se deja caer de espalda sobre ella, da un lento y profundo suspiro, sus lágrimas empiezan a mojar sus ojos y resbalan mojando su hermoso cabello, piensa en su familia, especialmente en su madre que ha quedado con el corazón roto en su pequeña casa.

Son aproximadamente las 6 AM, suena su celular, es la alarma, se levanta no con mucho entusiasmo, se da una ducha, se coloca su mejor traje según él Y se marcha.
Una vez en la empresa, entra por una enorme puerta de vidrio, está sumamente helado de los nervios que siente, se entre corta su respiración, y se le detienen sus ideas cuando derrepente tocan su hombro derecho, hablándole con voz muy gruesa y varonil.

-¿Le puedo ayudar en algo?.  

Es un hombre bien vestido, con traje elegante color negro, zapatos negros bien lustrados que incluso se pueden utilizar como espejos,  bien peinado, y con una mirada muy profunda que incluso Santiago se siente tan poca cosa.

-Tengo una cita de trabajo con el jefe de ésta empresa. Responde tímidamente.

El hombre lo mira, con ceño fruncido de pies a cabeza. Como pensando "pobre hombre" pero sin imaginarse que él es mucho más inteligente y que puede llegar a ser como ellos en la empresa.

#6

Él le da el documento que le habían llevado hasta su casa, el hombre mientras lo lee cambia su semblante y amablemente lo lleva hasta la oficina del jefe, que se encuentra a tantos pisos de alto.
Salen del ascensor y una vez allí, mientras caminan, Santiago fija sus ojos en una hermosa chica, que está sentada de piernas cruzadas en la silla de un escritorio, hablando por teléfono. Tiene puesto un vestido color rojo pegado a su escultural cuerpo, de tez blanca, cabello rojizo, que llega hasta su reducida y muy atractiva sintura, ojos grises, cuya mirada es tan seductora que acelera cualquier corazón.
Se están acercando y él no puede apartar la vista de ella.

-¿Les puedo ayudar en algo?

Prengunta la hermosa chica, con voz suave y dulce, que parece una hermosa melodía para los oídos de cualquier persona. Mientras ve tan fascinantemente a Santiago, acaricia su cabello con la mano izquierda, mordiendo su labio inferior tan sutil y rápidamente. Se nota la chispa y conexión entre ambos, que hasta el ambiente se torna un poco misterioso y todo se ve tan lento, como que el tiempo se va deteniendo, con cada latido del corazón.

#7

-Lorena, él se llama Santiago y viene a hablar de negocios con el jefe, le podrías decir por favor que él está aquí.

-Con mucho gusto le avisaré.

-Gracias.

La chica se levanta de la silla del escritorio, se acomoda su vestido, e ingresa a la oficina del jefe. Mientras tanto el hombre se despide de Santiago y le dice que espere allí hasta que la secretaria le indique cuándo puede entrar, y se va.
Él muy nervioso se queda parado a un lado del escritorio esperando que salga la hermosa chica de ojos grises y de espectacular cuerpo, que a él le ha encantado muchísimo. Ensayando como hablarle y de como saludar al jefe cuando entre a la oficina. "Hola jefe" "Hola jefe ¿Cómo está? ¿Está bien?" "Hola jefe, gracias por contratarme".

-Santi, pasa adelante, el jefe te está esperando.

-Gracias, compermiso.

Toma un poco de aire, sujeta bien el sobre con los documentos que tiene en la mano, y muy nervioso entra a la oficina.

-¡Bienvenido Santiago!

Le dice el jefe, un hombre de aproximadamente 50 años, ya se le ven algunas canas entre su cabello negro, muy guapo y muy bien vestido, de traje azul marino, reloj de oro en su mano derecha, con voz fuerte y muy felíz al verlo entrar, parandose de la silla de su escritorio, alzando sus brazos para abrazarlo, que pareciera que ya lo conoce de mucho antes. Santiago muy sorprendido de la reacción del jefe al verlo, sonríe y le corresponde al abrazo.

-Toma asiento Santiago.
-Gracias.
-¿Qué tal el viaje? ¿Todo bien?
-Si, Un poco cansado, pero todo bien. Quedé maravillado con todo lo hermoso que tiene este país.
-Si verdad, es bastante maravilloso, pero te entiendo, así estuve yo cuando salí de mi país por primera vez. Pero muchacho, dime, ¿Qué quieres de tomar? ¿Café? ¿Whisky? ¿Agua?
-Un café está bien.
-(hablando por teléfono) Lorena, quiero dos tazas de café a mi oficina, por favor, y también dile a John que venga.
-Yo sé que tú estás entusiasmado por el trabajo, asi que te explicaré un poco la temática, recibiras asesoría por aproximadamente 3 meses, depende, si aprendes rápido, entonces finalmente comenzaras a laborar aquí, como uno de nosotros. ¿Te parece bien?
-Si, perfecto, me parece muy bien, le aseguro que aprenderé rápido.

#8

Tocando la puerta, entra John, un hombre alto, bien vestido, de ojos y cabello negro, no muy amigable. Los saluda y se sienta en una de las sillas que se encuentran enfrente del escritorio del jefe, al lado de Santiago. El jefe le va explicando que John va a ser su asesor, él le enseñará a cerca del funcionamiento de la empresa, que cada mes le va a pasar un informe de su avance, y que si él autoriza que está listo, entonces, puede laborar en la empresa.

El jefe le ordena a John que espere a Santiago afuera, porque quiere platicar unas cosas con él. John se retira de la oficina y se encuentra en la puerta con la hermosa secretaria que trae las tazas de café, recién hechas, se entrelazan unas miradas, y sonríen, parece que hay algo más que sólo unas simples miradas. Entra la secretaria y el jefe le dice que coloque las tazas de café sobre la mesa del escritorio y que se retire de inmediato, ella le sonríe a Santiago y entre miradas de coqueteo, se retira de la oficina, cerrando la puerta, Santiago alcanza una de las tazas de café y empieza a tomarla poco a poco, mientras observa al jefe que está leyendo los documentos que ha llevado Santiago. Termina de leerlos y empieza a tomar su taza de café, y habla con él.

-Y, ¿Dónde te estás quedando?
-En un hotel señor.
-Bien, sé que vienes de muy lejos así que te ayudaré, mientras estés recibiendo asesoría, por el momento quiero que tomes este dinero (sacando un fajo de dinero de la gaveta de su escritorio) y que compres los mejores trajes, zapatos, relojes, celular, billeteras, calcetines y todo lo que necesites para vestirte, y sobre todo el mejor apartamento en ésta ciudad, no quiero que te falte nada.

Muy asustado mira al jefe y mira el fajo de dinero que está sobre el escritorio, siente que tal vez le está jugando una broma de mal gusto, pero se da cuenta que es la realidad.

#9

-No señor, yo no puedo tomar ese dinero, ni siquiera he trabajado un solo día en ésta empresa. No puedo. (Parandose de la silla).
-No lo tomes a mal, mira, siéntate, si vas a trabajar aquí tienes que estar bien vestido y presentable, además no te estoy regalando el dinero, porque con tu trabajo lo devolverás.
Tómalo, ¿o acaso no quieres trabajar?

Nunca en su vida a visto tanto dinero junto, se cuentiona a sí mismo y no sabe que contestar. Pero rápidamente piensa en su familia, ellos necesitan dinero, y él les puede enviar un poco de ese fajo. Piensa en que ellos se pondrán muy felices en recibir, tan pronto, dinero de él.

-Bien señor, quiero trabajar, tengo que ayudar a mi familia. Y por eso lo acepto.

-Muy bien muchacho, has tomado la mejor decisión de tu vida. (Dándole el dinero). Guardalo muy bien, y ve a buscar a John para que empiece la asesoría. Él te indicará que hacer.

Santiago toma el dinero, se despide de su jefe y sale, siente que su corazón se sale de la felicidad que siente. John está sentado en una de las sillas de recepción, cuando lo mira salir, se dirige a él.

-¿Estás listo?

Le dice, tocandole el hombro derecho.

-Sí, lo estoy.

John lleva a Santiago a la parte baja, y le va explicando a cerca de como funciona todo por allí, él está entusiamado y va plasmando todo en su cerebro, es evidente que es muy inteligente y va a ir aprendiendo todo, conforme vayan pasando los días.

#10

Un mes después...

Llega John a la recepción de la oficina del jefe, lleva el documento del avance de Santiago durante un mes de asesoría, La Secreria está atendiendo una llamada de uno de los grandes ejecutivos de la empresa para una cita que tendrá hoy por la tarde con el jefe, hablarán asuntos de suma importancia. Mientras John la observa detenidamente, la secretaria cuelga el teléfono, centra su mirada en él y entablan una conversación.

-¿Dónde nos veremos hoy Lorenita de mi vida?
-No sé donde tendras pensado llevarme.

Termina de decir eso y se para de su silla, se inclina sobre su escritorio para susurrar al oído de él.

-Aunque tengo un lugar que te va a encantar, te espero hoy a las 9 de la noche en mi apartamento, quiero que lleves el mejor vino.

Él sonríe, se moja los labios y la besa, enseguida se apartan y ella sonríe, limpiando el lipstick rojo con su dedo pulgar que ha quedado penetrado en los labios de John. Él le dice que llegará puntual, porque esta noche al igual que las otras no se la perderá.
Sale el jefe de su oficina, la secretaria rápidamente se sienta y John se dirige a saludarlo.

-Buenos días jefe. Podemos pasar a su oficina, porfavor.
-Claro John, vamos. ¿Traes el documento del avance de Santiago?
-Así es jefe.

#11

Entran a la oficina, John le entrega el documento, explicándole que Santiago a sido una persona muy responsable y sobre todo va aprendiendo muy rápido, no tiene ninguna sola queja sobre él. El jefe se alegra por la buena noticia que él le ha dado y también lo felicita por la buena asesoría. John se despide de él y sale en busca de Santiago para empezar el segundo mes de asesoría.

Son las 3:00 PM. Cuando llega el segundo al mando, uno de los grandes ejecutivos, Rafael, para hablar asuntos de mucha importancia con el jefe, la secretaria enseguida lo lleva hasta la oficina, él entra y se salundan, el jefe le ordena a la secretaria que les prepare unas tazas de café, y que se las lleve enseguida, ella enseguida se retira.

-¿Cómo has estado Rafael?
-Bien, ¿Y tu que tal Michael? ¿Listo para dar un nuevo rumbo a tu vida?
-(suspirando) Aún no estoy listo, tengo que dejar todo preparado para cuando me retire de la empresa, el que ocupe mi cargo no encuentre ningún desperfecto. Pero aún así estoy triste por dejarla, porque ha sido mi segunda casa, la que me ha sustentado todos estos años.
-Te entiendo Michael, pero ya es tiempo. ¿Ya sabes a quién vas a dejar en tu reemplazo?

Ellos están tan agusto conversando sobre el tema del reemplazo, la puerta esta entreabierta y la secretaria está escuchando todo, con las tazas de café en sus manos.

-Así es, ya tengo al indicado, está recibiendo asesoría en estos momentos.
-¿Estás seguro que va saber dominar todo esto?
-Estoy sumamente seguro, él es muy inteligente, y va a saber manejarlo. Además, ¿no te acuerdas que así llegué a ésta empresa, como un aprendiz?.
-Sí lo recuerdo.

La secretaria interrumpe la conversación entrando, sirve las tazas de café y sale de la oficina, pero siente enojo, rabia, ira porque ella tenía pensado que John se quedaría con ese cargo y no un desconocido que apenas acaba de llegar. La secretaria se muerde las uñas, mira hacía todos lados, se nota el despero que siente por no saber si decirle a John lo que escuchó o quedarse callada. Después de unos minutos el empresario se retira. Ella decide decirle a John cuando él llegue a su apartamente en la noche.

#12

John llega a la cita como de costumbre, se baja de su automóvil, toca el timbre del apartamento, ella rápido abre la puerta invitandolo a pasar, pero no se ve tan arreglada, ni mucho menos felíz, como él esperaba verla.

Ella con cara de preocupación y de enojo al mismo tiempo, tronando sus dedos, le dice que tiene una mala noticia que darle, él asustado, pensando que cuál será esa mala noticia, coloca la botella de vino sobre la mesa de sala y se sienta en un sillón, ella desesperada camina dando vueltas alredor de el, dándose unos pequeños golpes con su mano empuñada sobre su pecho.

-Bueno, ya Lorena, dime que te pasa.

Le dice John anojado al verla tan desesperada, la invita a sentarse para que le explique bien lo que está pasando, ella se sienta.

-En la reunión que organizó el empresario Rafael con el jefe hablaron que él dejará la empresa, dejará su cargo.
-¿De qué estás hablando Lorena, no entiendo?
-¡El jefe dejará la empresa! No entiendes. Y dejará a un remplazo en su cargo, para que maneje todo.

Él se alegra, la mira directamente diciéndole que es una maravillosa noticia.

-¿Sabes lo que quiere decir eso Lorena? Es mi oportunidad para subir de puesto, tomaré ese cargo, tendrémos mucho dinero, como siempre hemos querido. (Riéndose).

Ella empieza a llorar, sujetandose del cabello, se levanta del sillón y le grita callando su discurso.

-No es como lo dices, nada de eso sucederá.
-Bien mi Amor, el jefe me nombrará a mí, yo lo sé. ¿Sabes por qué? Yo le he ayudado en varias ocasiones, además yo llevo más tiempo en la empresa.

Él se acerca y la sujeta de los hombros, le dice que no sea dramática, que piense en grande, ella nuevamente lo calla diciéndole que está tarde escuchó cuando ellos hablaban y el jefe únicamente nombró a Santiago para ese cargo.

#13

John siente que el mundo cae sobre él, siente impotencia, pero, a la vez siente mucha rabia, porque pensaba que por ser amigo del jefe y por estar trabajando muchos años en la empresa, se quedaría con ese cargo. Se sienta sobre el sillón nuevamente, coloca sus manos en su rostro y grita por la ira que siente.

La secretaria llora, pero llora porque se le vinieron abajo sus sueños de tener mucho dinero, portar joyas, celurares de lujo, vestidos de diseñador, zapatillas de todos los estilos. Pero ella sabe claramente que tiene que hacer algo al respecto, y la ambición la lleva a armar un plan en su mente que seguramente sólo ella saldrá beneficiada. Se sienta a la par de él diciéndole que tienen que pensar en algo que les pueda ayudar, él pensando, le dice que sí, que puede hacer que Santiago pierda todo en un momento, porque en sus manos está su asesoría y en reportar su avance al jefe. Ella sonríe, lo abraza y le dice que ella lo apoya en todo lo que haga, pero en su mirada se nota que piensa en algo y no es precisamente en apoyarlo.

#14

Santiago llega muy temprano a la empresa, al igual que la secretaria que ya está parada en la entrada, como esperando a alguien.

-Buenos días.
Dice Santiago muy humildemente, con una sonrisa en su rostro.

-Hola Santi, ¿estás bien?
-Si, ¿y usted?
-Hay pero no me trates de "usted" me haces sentir muy señora. Dime Lorena o Lore, como tú desees.
-(Sonriendo) Perdón Lorena, no quise ofenderla.

Santiago ve llegar al jefe y enseguida se acerca a saludarlo. Conversan mientras caminan hacía dentro, el jefe saluda a la secretaria, y entran.

Las labores empiezan como normalmente en la empresa, pero John no ha llegado a trabajar, Santiago mientras lo espera, se dirige a su oficina a redactar unos documentos que habían quedado pendientes.

Cae la noche y John nunca aparece. Él sale de la oficina en busca del jefe para reportarle, pero en el pasillo se encuentra con uno de sus compañeros.

-¿Ya Estás enterado de la noticia? (Dice muy asustado).
-¿Sobre qué?
-Encontraron a John en un callejón de la ciudad.
-¿Qué hacía allí?
-Nadie sabe, lo único que se sabe es que lo encontraron sin vida, completamente desfigurado.

Santiago se pone pálido, como si la sangre ya no pasara por sus venas, siente unos enormes escalofríos correr por su cuerpo, su mente se congela por unos minutos.

-¿Te sientes bien Santiago?
-ha, sí, ¿ya le avisaron al jefe?
-Sí, en éstos momentos estará por salir, tiene que ir a reconocer el cadáver.

(Suspira) no puede creer lo que está pasando, no sabe si llorar o gritar, porque para él John a sido muy buen amigo durante estos días, camina hacía el baño, pero se detiene en una de las paredes, permanece en silencio, preguntándose ¿Cómo fué? ¿Quién pudo haberlo asesinado? ¿A qué ciudad vine a parar?

#15

Repentinamente sujetan su hombro derecho, él se asustado voltea a ver de quién se trata, se da cuenta que es la secretaria que está con su rostro mojado de tanto que ha derramado lágrimas, él la abraza muy fuertemente y le susurra al oído que no está sola, que él está allí para apoyarla. Sin saber que esas palabras salidas de su boca serán el principio de su tormento.
Ella sólo llora desesperadamente, él la toma del rostro y trata de secar sus lágrima con un pañuelo que carga en la bolsa de su saco, diciendo que porfavor ya no lloré, ella lo mira directamente a los ojos y se avalanza sobre él dándole un beso en los labios.
Asustado, la retira rápidamente.

-¿Qué es lo que haces?
-Perdóname, enserio, no fue mi intención. Te aseguro que no volvera a pasar. No sé que me pasó, yo no soy así. (Golpeando su frente contra la pared).
-No, no, está bien, ya no te golpees. (Abrazandola).

Después de un momento Santiago se despide de ella, pero le dice que cualquier cosa que necesite puede llamar a su celular, (diciéndole su número) ella rápido anota el número en su celular y él se va en busca del jefe, Pero cuándo llega él ya se ha ido.
Santiago se va a su apartamento, una vez allí, se prepara un té, se desviste, se pone su pijama y se mete a su cama, él trata de dormir pero la desesperación no lo deja, se sienta tomando uno de sus libro que está sobre la mesita de noche,

suena su celular.
(Es un número desconocido).

-Aló.
-...
-¿Con quién hablo?
-... (Cuelgan).

Santiago mira su celular asustado, al saber que nadie le ha contestado decide apagarlo y lo vuelve a colocar en la mesita de noche.


#16

Después de una semana, que ya han enterrado el cuerpo de John, todo sigue igual en la empresa, o al menos eso se hace creer, Santiago tiene una cita con el jefe y no sabe si lo despedirá o que pasará con él.

-Buenos días jefe.
-Buenos días muchacho sientate. Te cite para que hablemos, y arreglemos las cosas bien.
-Dígame jefe.
-Por el momento estarás aquí, tomando el cargo de John.
-¿Está seguro? Porque yo apenas acabo de llegar, siento que no me corresponde.
-Pon en práctica lo que él te enseñó durante un mes. Es lo único que tengo para ofrecerte.
-Está bien jefe, yo tomaré ese cargo.

Él se retira, tiene el corazón partido en mil pedazos y sus pensamientos confundidos, mientras va camindo para su oficina se pregunta.

-¿Qué haré? Yo no me siento competente para ese cargo.

Ya entrando a su oficina recibe nuevamente la llamada del número desconocido.

-¿De quién será este maldito número? (Dice Santiago en voz baja).

Contesta la llamada pero nunca le responden. Pensando en quién puede estar molestando, rápido recuerda que él le ha dado su número a la secretaria.

-Cómo no lo pensé antes. Ahora tendré que regresar.

Tocan la puerta.
-Hola Santi.
-Hola Lorena, justamente estaba por ir a verte.
-¿A sí? ¿Y eso como para qué?
-Es que veras, he estado recibiendo llamadas y nadie contesta, y yo te he dado mi número, pensé que posiblemente tú seas.
-(riéndose). No Santi, como crees. Mejor anota mi número para que te des cuenta cuando te llame.
-Ok.

Anota el número y la secretaria lo invita a cenar cuando salgan del trabajo, argumentando que se siente sola y que necesita que alguien la acompañe, él acepta, pero le dice que no tiene automóvil para ir, ella riendo le dice que lo llevará. Se retira de la oficina y Santiago se queda ordenando unos documentos que están sobre su escritorio.

#17

En el restaurante, ella le cuenta sobre como conoció a John, mientras él permanece en silencio escuchando lo que dice.

-"La verdad conocí a John en una fiesta, él se portó como un caballero conmigo, y al instante nos hicimos muy buenos amigos, me ayudó con mi carrera, estuvo allí cuando más lo necesité. (Llorando). Me ayudó con el trabajo de secretaria en la empresa, él habló con el jefe, y éste aceptó ayudarme"

-tranquila Lorena, ahora tienes mi apoyo. Te cuidaré y lo haré por John.
-Gracias Santi, no sabes lo bien que me haces sentir.
-De nada, puedes contar conmigo para lo que sea.

Ella limpia sus ojos, le dice a Santiago que la espere que sólo irá al tocador. Él se queda sentado, tomando el último trago de vino que está en su copa. Después de un momento ella vuelve, pagan y se retiran.

-Santi, me das la dirección de tu apartamento para ir a dejarte.
-Claro. (Diciendo su dirección).

Se dirigen a la dirección del apartamento y la secretaria empieza a llorar mientras conduce, él le dice que estacione el automóvil.

-No estés así Lorena.
-Talvez fue mala idea abrir viejas heridas.
-Lo mismo pienso, si quieres vamos a mi apartamento, te tomas un té y ya más tranquila te vas a tu apartamento.
-Me parece buena idea. (Limpiando sus mejillas con sus manos y sonriendo).

Hace alrededor de 23 horas

0

1