Marc
Rango5 Nivel 20 (442 ptos) | Escritor en ciernes
#1

En las más abstractas vivencias que hay en mis sueños, surge el más profundo deseo de alcanzar la sabiduría. Con la obstinación de conocer el futuro, crece en mí las ansias de estremecerme y asombrarme con los ambientes y mensajes que claman que mis dones aumenten y sólo así aprehenderé la iluminación.

Chica_Purpura
Rango13 Nivel 60
hace 9 días

Me ha encantado, ¿Continúa? Porque tiene muy buen tinte de historia larga.

teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 4 días

Me atrapaste con este inicio. Me gustó.

Veamos como continúa.

Nosebundo
Rango7 Nivel 30
hace 4 días

A veces tengo la sensación de que siempre estoy viendo los mismos errores: Sobrecargado e innecesariamente barroco. La primera parte está escrita como si la historia de la literatura se hubiera congelado en el siglo XIX. No sé, no me ha gustado. Nota aparte de todo: si los sueños son el sujeto habría que vigilar la concordancia de género. Final de la nota aparte de todo.

Salud

Marc
Rango5 Nivel 20
hace 3 días

Agradezco tu apreciación @Nosebundo Pero tengo la sensación de que Nisiquiera la entendiste, así que tu criterio de evaluación pierde valor y concordancia

Nosebundo
Rango7 Nivel 30
hace 3 días

Ahí llevas tu propina en puntos... No voy a volver a comentar ningún 'relato' tuyo porque no sabes gestionar las malas críticas. No sabes.

Marc
Rango5 Nivel 20
hace 3 días

Procesa bien un relato en tu mente, luego comentas. Porque no sabes proceder a evaluar un simple texto. Que triste @Nosebundo

Nosebundo
Rango7 Nivel 30
hace 3 días

Ah, ¿vienes por más limosna en forma de puntito? ¡Toma!

PS ese qué lleva tilde.

Marc
Rango5 Nivel 20
hace 3 días

Gracias por los puntos @Nosebundo (No es sarcasmo). Me disculpo por no haber valorado tu crítica, aunque no estaba de acuerdo. Lejos de eso me hubiera gustado explicártelo y tal vez así estaríamos de acuerdo al menos en algo. No tengo nada en contra tuya y creo tu tampoco. Espero que la aceptes amigo.
PD: No soy conflictivo, soy más bien pacífico.

Nosebundo
Rango7 Nivel 30
hace 3 días

Las acepto. Sin ningún problema.


#2

Siempre irrumpe en mi mente el recuerdo de haberlos perdido. La culpa asola mis pensamientos. Retumban los gritos en lo más profundo de la esencia de mi consciencia. Con tanta pesadumbre mi universo se ensombrece cada vez más. Ahora solo he hallado en los sueños el umbral de mis fantasías.
En este nuevo sueño me encuentro en un sendero oscuro, y puedo oír un zumbido que me anticipa a una voz grave y temible que me dice:
- Tú eres Sombra, por el silencio que evocas. Puedo amarrarte en mis manos y mostrarte que tanto estás triste.
Entonces fluyen en mis dedos gotas de sangre y alcanzo a ver un espectro, y con mi voz temblorosa le respondo:
- Muéstrame que tan lejos puedes ver en mí.
Y entonces siento en mi cuerpo la sensación de placer cuando me toca con delicadeza los hombros y antes de que pueda decir algo, acerca su boca en mi oído izquierdo y me dice:
- Te proveeré de dones. Pestañea lentamente, te estaré esperando…
Y cuando al fin puedo abrir mis ojos, veo la inmensidad del cielo.


#3

Instintivamente percibí que era un sueño sobre otro sueño. En esa vasta nubosidad, no podía divisar nada. La densa neblina me rodeaba totalmente. Estaba tendida sobre un pastizal verdinegro. Podía palpar con mis manos la tersa superficie que estimulaba en mí el bravío deseo de alcanzar el cielo. Y súbitamente cayeron gotas de agua que rápidamente opacaron mis ojos, pero no me importaba. Pude sentir el ardor de que algo se avecinaba. Con un repetido parpadeo pude ver que se revelaba progresivamente las ramas de un árbol. Antes de que pueda incorporarme escuché un quejido que estremeció mi alma y al mismo tiempo sentí un dolor punzante en los muslos. Era una herida que sangraba sin cesar. No podía levantarme, sólo me quedaba reptar. Ese sombrío lamento me llamaba. Provenía de una sima y sin importar el suplicio me arrastré. Cuanto más me aproximaba, más me lastimaba y más se definía ese gemido. Dejaba atrás el rastro de sangre que mis muslos echaban empañando el pastizal. Ya podía alcanzar el Borde del precipicio, pero mis ojos empezaban a desvanecerse.

imdanygodoy
Rango14 Nivel 69
hace 5 días

El precipicio... El abismo... Que dulce castigo.


#4

En mis pensamientos los susurros del aire eran como voces que me nombraban. Con cada centímetro que recorría mi cuerpo se entumecía. Mis ojos desistían con fuerza. Pero en mi mente se prolongaba el anhelo de que si pudiera ver, podría por fin desfallecer.