Miguel_Ruiz
Rango7 Nivel 30 (1445 ptos) | Autor novel
#1

Deberíamos adorar a la muerte.
Ella nos regala cosas que la vida no puede.
Claro que desde un punto egoísta no se puede disfrutar sus dádivas.
Nada como un buen epitafio para darle sentido a la vida.

Hace 5 días Compartir:

3

9
teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 4 días

Me encantó. Esta es la clase de escritos que me gustan mucho.


#2

Si alguien sonríe, es bueno.
Si por el contrario es muy serio, debe ser malo.
Si es tímido, es un perdedor.
Si extrovertido, un ganador, alguien en quien confiar y acercarse a compartir.
Si un político dice algo en un informativo, debe ser la verdad, al igual que sus promesas electorales.
Si alguien cuestiona el estándar establecido es automáticamente eliminado por la opinión pública.
Así pueden seguir los estereotipos.
Es tal la superficialidad con la que nos relacionamos que podemos llegar a morir en manos de un sociópata o perdernos el amor de nuestra vida porque no tuvo el coraje de expresar sus sentimientos.
Nada es lo que parece...

teff_pg
Rango15 Nivel 72
hace 4 días

Tienes razón. Los prejuicios, a mí parecer, son el cáncer de esta sociedad.

Miguel_Ruiz
Rango7 Nivel 30
hace 4 días

@teff_pg entre otros, sí. Uno de los más jodidos es ese, junto o como derivado del profundo miedo que implica conocerse y conocer al otro. Besos.


#3

¿Quién tiene hoy la capacidad para definir lo correcto de lo errado?

#4

Siento curiosidad de saber ¿qué dirá mi epitafio?
¿Será acorde con la vida que llevo o un invento para ensalzar alguna característica inventada por alguien bienintencionado?
Tal vez mi Parca amiga lo sepa y me lo susurre en algún sueño...


#5

Ser honesto es una gran virtud.
Al menos lo era hace un tiempo atrás.
Hoy parece que cuanto más logres para tí mismo, aún atropellando a los demás basado en la máxima "el fin justifica los medios", mejor persona eres.
Cuánto más te esfuerces en llevar adelante tu vida tratando de que todos ganen, te arriesgas a morir en manos de la opinión pública. Es decir, que pases a ser un paria en una sociedad enferma. Que dentro de las células virósicas, seas como un glóbulo blanco: una peligrosa entidad que amenaza con desestabilizar el orden, la zona de confort.
Después de todo, nos hemos acostumbrado a que el mal da frutos y el bien es para los débiles.
Aún así hay quien persiste en moral, ética, valores. Aún cuando éstas cosas metafísicas, intangibles, cambien con las modas y las ideologías. Sabiendo que detrás de las mutaciones temporales existen inmarcesibles, esperando que las tomes, las hagas tuyas y las defiendas con tu acción y no con tu palabra.
Dura tarea. Titánica si se me permite. Mas tan vital, tan necesaria para la supervivencia.
En este mundo en el cual debemos elegir la distpopía en la que nos gustaría vivir, estamos llamados (por nosotros mismos) a escribir las nuevas utopías, a caminar con paso firme hacia ese horizonte que asoma en el centro de nuestro pecho, mientras intentamos pasar desapercibidos por el detector de espontaneidad, de originalidad, de autenticidad.

Vive, aún cuando todo a tu rededor muera. Este es el más excelso acto de rebeldía moderna.