Rober_9
Rango6 Nivel 29 (1376 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Nunca había ocurrido antes que un rey tuviera dos herederos legítimos; no hasta que nacimos Caddaham y yo.
Según las costumbres de Ònndur, el primogénito es quien debe suceder en el trono a su padre, ya sea hombre o mujer. Pero, ¿qué hacer cuando son dos primogénitos? En la historia del reino se han dado casos de hijos bastardos que reivindican sus derechos, lores que pretenden la corona de un rey sin descendencia o el legado de antiguas dinastías que intentan derrocar al nuevo linaje real. Mas jamás se había tenido que dirimir la sucesión entre dos gemelos.
La indecisión y la pérdida de la reina llevaron a mi excelentísimo padre a la locura poco antes de mi decimocuarto cumpleaños. A pesar de mis esfuerzos por recordarlo como el hombre fuerte y apuesto que fue, cada vez que pienso en él solo veo al anciano febril y demacrado en que se convirtió.
Antes de morir, dispuso que mi hermano y yo partiéramos al Templo de Udgha, para que a través de sus sacerdotes se manifestara la voluntad de los dioses.
Pero los dioses se equivocaron, y mi reino se sumió en la más cruel de las guerras.

Hace más de 4 años Compartir:

21

67
HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

Asentaste las bases para un gran relato épico @Rober_9! Me gustó. Te dejo mi like. Te invito a pasar por: El sueño de una noche de otoño y Sólo un vaso de cerveza más. Mucha suerte!

JF21
Rango4 Nivel 16
hace más de 4 años

se lee interesante, un like para ti... estoy en el concurso mi historia por si quieres leerla UN TRAGO AMARGO... SALUDOS. @Rober_9

TeenageWriter_03
Rango5 Nivel 23
hace más de 4 años

Impresionante, he quedado fascinada! @Rober_9 te dejo mi corazón, espero puedas pasar por mi historia ¡Es mi primera vez! Suerte, espero que continúes.

TeenageWriter_03
Rango5 Nivel 23
hace más de 4 años

Impresionante, he quedado fascinada! @Rober_9 te dejo mi corazón, espero puedas pasar por mi historia ¡Es mi primera vez! Suerte, espero que continúes.

Nebulity
Rango6 Nivel 28
hace más de 4 años

Esta historia épica tiene muy buena pinta. Espero que consigas pasar a la siguiente ronda. Y si no es así, no dejes de escribir el resto del relato, me gustaría saber cómo acaba.
Gracias por el like y bienvenido.

Pitty_SinrosEtro
Rango12 Nivel 56
hace más de 4 años

Inicio muy potente. Adoro la fantasía épica. Suerte

rame
Rango9 Nivel 43
hace más de 4 años

me encanta! tienes mi voto! si gustas pasate por Se lo habia demostrado :)

OrangeCastle
Rango6 Nivel 25
hace más de 4 años

¡Vaya! Quiero saber como terminará todo! Tienes mi voto! Y gracias por el que me diste a mi =)
¡Suerte!

DreamxAlchemist
Rango13 Nivel 64
hace más de 4 años

Vaya, es curioso porque en ningún momento planteas que los dos hermanos vivan esa rivalidad en carne propia, me pregunto qué rumbo tomará este relato. Buen inicio @Rober_9 :)

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Paciencia, @DreamxAlchemist Dentro de poco, con suerte, habrá más de esta historia, llena de sorpresas e intrigas :p Gracias a ti y a todos por los apoyos! Espero veros en la siguiente ronda.

VioletFoes_80
Rango4 Nivel 18
hace más de 4 años

me gusta. y me intriga la idea de "conto épico". Suerte!

faviodegradable
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

muy buen lenguaje para meternos entre castillos y caballeros medievales! tienes mi like, pasa por la gran pausa y apoyame si es de tu gusto!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Espero no defraudar con la continuación, @WriterFancy Yo también vi que el concurso necesitaba más fantasía y menos "teailoviu". Gracias a todos por vuestros likes!

PAK
Rango8 Nivel 39
hace más de 4 años

Historia de caballeros...bien como la mia...

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 4 años

quiero seguir leyendo...suerte!!!

Kicye
Rango8 Nivel 37
hace más de 4 años

Continúa así, el relato es bueno. Si deseas te invto un poco de patatas con manzana. Pasate por mi perfil. Me gustaría contar con tu comentario y corazón. Si lo merezco, claro.

yls9007
Rango9 Nivel 43
hace más de 4 años

Hola! te dejo mi voto esperando pases a las siguientes rondas ^^, espero contar con tu voto también! Mucha suerte! :) y a seguir echándole ganas!

the_one_eyed
Rango15 Nivel 70
hace más de 4 años

Una disputa, me recuerda a un pasaje de mi gran saga no publicada, dos hermanas pelean por el trono (en mi caso, claro). Ahí te dejo mi like, buen inicio. :)


#2

El camino a Udgha, con sus más de 135 leguas a caballo, fue un auténtico placer comparado con las pruebas a las que nos sometimos en el templo. Puesto que los sacerdotes, encerrados durante días en su humeante Sala de la Iluminación, no conseguían vislumbrar respuesta alguna, decidieron que los dioses requerían una muestra de nuestras aptitudes y habilidades.
Caddaham siempre había destacado por su maestría con las armas, mientras que yo elegí desde bien pronto el camino de la ciencia. No quiero decir con eso que mi hermano fuera un lelo ni yo no supiera por dónde agarrar una espada; pero nadie es experto en todo.
Nos hicieron enfrentarnos entre nosotros, tanto en combates cuerpo a cuerpo como en pruebas matemáticas y cuestiones de historia y filosofía. La congoja empezó a atenazar a nuestros ebrios sacerdotes cuando vieron que ninguno superaba claramente al otro. Sin embargo, yo sabía que Caddaham sería el elegido. Un rey fuerte, decidido y diestro, que haría enorgullecer a toda nuestra patria.
—Algo me dice que pronto te tendré que jurar lealtad —le dije a mi hermano en nuestra cámara, tras una larga jornada de pruebas.
—¡Más quisieras! No me cargues con el peso de la corona tan pronto. El reino está en paz; necesita un soberano tan erudito como lo eres tú, Edmund. Pero descuida: te serviré con fidelidad.
—Así lo haré yo cuando te proclamen rey, querido hermano. No lo dudes.
Conversamos durante un rato, pero el cansancio colgaba de nuestros párpados como el plomo y Caddaham no tardó en sumirse en un sueño profundo. Yo conseguí aguantar unos minutos más. Pensaba en mi padre, en las miles de cosas que habría querido que me contara antes de caer enfermo. Con su imagen inicié mi viaje por el país de los durmientes.
En lo que tarda un suspiro, aparecí en una tierra de niebla y oscuridad. Estaba envuelto en una batalla. Sombras con armadura ensangrentada luchaban unas contra otras a mi alrededor. Sonaban cuernos y tambores, gritos aguerridos y gemidos de agonía. Poco a poco el campo se fue despejando y solamente una silueta se quedó plantada, de espaldas, a pocos metros de mí. Oí cómo pronunciaba mi nombre con una voz fantasmagórica. Con el corazón acelerado, me acerqué a ella. Se giró de repente y caí de espaldas cuando vi el rostro demacrado de mi padre, con el pelo totalmente blanco, boca sin dientes y cuencas sin ojos. “Ponte en pie”, me ordenó. Titubeé, pero obedecí. Con manos esqueléticas, se quitó la corona de espinas que llevaba incrustada en la frente y me la colocó en la cabeza. “Con el tiempo, esta corona te hará sangrar. Pero es tu destino. Nadie escapa a su destino.”
Desperté sobresaltado.
Mi hermano todavía yacía plácidamente en el camastro de al lado. Me sequé el sudor y anduve por la habitación intentando tranquilizarme. Volví a acostarme y cerré los ojos para intentar dormirme de nuevo, aunque sin éxito.
A la mañana siguiente comprendí que por muy tarde que llegue ese día que tanto temes, siempre acaba llegando demasiado pronto. Cuando estábamos preparados para otro arduo día de trabajo, el sacerdote mayor del templo nos citó en la Sala de las Imágenes. Según parecía, los dioses finalmente se habían pronunciado a través de los estupefacientes que inundaban la Sala de la Iluminación, y ya, por fin, había llegado el día de nombrar un rey.
Nos descalzamos antes de cruzar el umbral, como era norma. Lentamente, avanzamos hacia el interior de la estancia, cuadrada en la pared de entrada y semicircular al fondo. Los cinco sacerdotes estaban colocados en sendos pedestales, frente a las tallas de mármol de los dioses. Solo la hoguera del centro y dos antorchas colgadas en las paredes laterales combatían la oscuridad imperante en la sala.
Los nervios hicieron presa de mí hasta el punto de que mis piernas vagamente me sostenían en pie. Caddaham pareció percatarse, ya que me agarró la mano y me susurró:
—Pase lo que pase, nunca olvides que te quiero.
Yo también lo quería, aunque mis labios no pudieran articular las palabras.
Pero, por desgracia, el amor fraternal no comanda nuestros destinos.
Mi destino era ser rey. Y para ello, tenía que asesinar a mi hermano.

PAK
Rango8 Nivel 39
hace más de 4 años

tomada la decisión,me gusta y seguiré atento...

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Muchas gracias, @Charlie_GTP Me alegra ver que el tuyo sí está donde merece! He visto un par de relatos cuya idea base se asemeja a la tuya, pero ni de lejos está tan bien estructurado ni guarda la intriga con tanto recelo.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

@Rober_9 yo soy un amante de la fantasía. Tengo mi novela épica en la Europa del Medievo y tengo bosquejada otra en un mundo netamente fantástico. Y me encanta tu idea y como la estás llevando. Concuerdo con @Charlie_GTP Rober_9 que esto es también desafortunadamente un concurso de popularidad en el que se necesita mucho tiempo para ir de relato en relato para obtener reciprocidad en los votos. En lo que en mí dependa, tendrás mi voto y mi promoción. Pagaría por leerte! Muchísima suerte compañero!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

En cuanto las clases del máster me dejen algo más de tiempo, me leeré esos que mencionas y más, porque la verdad es que solo he leído el que llevas a concurso y me encanta. Muchas gracias a los dos. Me siento de lo más afortunado por contar con vosotros nada más haberme estrenado en este portal. Un abrazo!

Paula_Treides
Rango12 Nivel 58
hace más de 4 años

Como dice @Charlie_GTP la mecánica del concurso maltrata muchos relatos, y el tuyo Rober_9 es uno de ellos, tendría que estar más arriba.
Me gusta tu forma de narrar y como llevas la historia, sólo ese nexo causal a principios de una oración "Puesto que..." no termina de cuadrarme.
Saludos.

the_one_eyed
Rango15 Nivel 70
hace más de 4 años

Joder, mi heroína también está convencida de que tiene que asesinar a su hermana para ser la auténtica heredera del reino a la muerte de su padre. Interesante, buen relato, me gusta. A ver cómo sigue, yo ya sé cómo termina la mía. :)

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

@PAULATREIDES ahora que lo leo y releo a mí también me suena algo raro. Sobre todo en voz alta xD! Pero buscando y rebuscando por internet (WordReference, DRAE, etc.) no veo que sea erróneo. Simplemente "suena mal". Intentaré evitar esas disonancias para las próximas partes. Muchas gracias por ese apunte y por tu apoyo.

Pitty_SinrosEtro
Rango12 Nivel 56
hace más de 4 años

Como amante de la fantasía desde la tierna infancia, no puedo más que felicitarte por tu relato. Me parece maravilloso, creo que has estructurado de maravilla a los personajes y has intentado huir en todo momento del hermano listo y el hermano fuerte. Una pregunta de un amante de lo épico. ¿Habrá algo de magia en tu relato? Mis más sinceras felicitaciones. Necesitamos más fantasía made in spain. Suerte @Rober_9

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

@Pitty_SinrosEtro en principio no tengo pensado incluir magia, aunque no lo descarto ;) Aunque lo que sí puedo asegurar es que aún habrá más intriga y sorpresas, si todo va bien. Gracias por tu felicitación :)

CarBel1994
Rango12 Nivel 56
hace más de 4 años

Muy buen relato. La verdad, es que todos los «conflictos» en realezas de mundos fantásticos me pierden.

Tienes mis votos.

@Rober_9

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 4 años

uaooo!!! me encanta...hay hermosas y significativas imágenes, me encanta lo del viaje al país de los durmientes y la transferencia que hace el padre del destino del dolor...estaré muy atenta a como sigue la evolución de la historia por los símbolos que contiene, suerte!!!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Muchas gracias a ambos @leo1 @CarBel1994 Espero no defraudaros! Me pasaré por vuestros relatos en cuanto pueda :)

MayFierro
Rango7 Nivel 33
hace más de 4 años

Esperaba esta parte con muchas ansias... Lastima que muy poca gente lo lee, me encantaría que avanzaras de ronda, es una buena historia... Mucha suerte, si deseas pásate por mi historia UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD.. Suerte

DarkAndLostSoul
Rango6 Nivel 25
hace más de 4 años

¡Demasiado bueno! Me fascina la trama y ese gancho que pusiste al final se clavó en toda mi curiosidad. ¡Espero leerte en la final!

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 4 años

Excelente relato. Te felicito con sinceridad, me gustaría darte más votos. Sigue adelante.!!!!!!!!1

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Gracias a los dioses sigo en la lucha! En gran parte gracias a ti, @Charlie_GTP y a @HJPilgrim Ya tengo la tercera caja en el horno. Estoy deseando leer cómo continúan vuestras historias. Qué largo se va a hacer el fin de semana!

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

Qué buena noticia @Rober_9! Tengo muchas expectativas compañero! Sí, este finde será largo!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

@HJPilgrim @Charlie_GTP ya tenéis la tercera parte disponible. He dejado la mayor parte de sorpresas en el tintero para la ronda final, en caso de que pase! No obstante, espero que os guste! :)


#3

Noté el sudor correr por los dedos de Caddaham. A pesar de su semblante templado y la firmeza de su voz, a él también lo corroía la ansiedad por dentro.
Los siervos de los dioses comenzaron su murmullo invocador. Entre los cánticos monódicos y graves del coro, el sacerdote mayor arrancó con el rezo habitual:
—Nos presentamos ante ustedes, los más grandes, para suplicaros vuestra bendición. —Cada frase era repetida por el coro.— Mrkai, dios padre, otórganos tu sabiduría. —“Y vuestra paciencia”, pensé para mis adentros.— Ilga, diosa madre, danos tu amor y calor. Elail, diosa de las artes, muéstranos la belleza de las cosas. —“Acabad ya con esto, por favor.”— Mrlär, dios de la guerra, mantennos en paz. Vorgkai, dios de la muerte, concédenos otro amanecer. Dioses del cielo, señores nuestros, guardadnos bajo vuestro manto en este día y en todos los días por llegar.
Mi hermano y yo nos soltamos de la mano, nos dejamos caer sobre nuestras rodillas y apoyamos la frente en el suelo mientras susurramos la última frase del rezo. Nos volvimos a levantar y nos quedamos en silencio.
—En efecto el dios padre nos ha otorgado al fin su don —volvió a decir el sacerdote mayor—. Difícil ha sido la decisión, ya que nuestro bienamado rey Heinrich el Magnífico, que ahora descansa en paz, engendró dos dignos sucesores al trono de nuestro glorioso reino. Mas una corona debe reposar sobre una cabeza. Y hoy, por fin, tendremos un nuevo rey.
Otro momento de silencio. Nada quebrantaba su poder, ni los pájaros, ni los grillos, ni siquiera el fuego de las antorchas chisporroteaba algo de sonido en aquella sala. La tensión podía cortarse con el filo de un puñal. Los dioses aguardaban la respuesta que ya habían concedido. Los dioses escuchaban.
—Príncipe Caddaham. —“Llegó la hora.” Empecé a relajarme al escuchar el nombre de mi querido hermano.— Sin duda tenéis la fuerza y la destreza de Mrlär. Sois un digno soldado de Ònndur. —“Sí, en verdad lo es. El más valeroso y recio de los reyes.”— Habéis mostrado tener las aptitudes innatas de todo hombre con sangre real.
“Algo que yo no tengo, a pesar de mis regios ancestros; pero da igual. En breves, comenzará el largo y próspero reinado de Caddaham el Fuerte, Caddaham el Valiente, Caddaham el Audaz…”
—Sin embargo, los dioses tienen otros planes para vos, señor mío.
“Caddaham el… Espera, ¿cómo?”
—Vuestra misión es otra.
“¿De qué habla este viejo ebrio y demente?”
—Debéis velar por las leyes de nuestro reino y hacerlas valer, como siempre habéis hecho. Pero no como rey.
“¿No como rey? Entonces, ¿quién…?”
—Príncipe Edmund.
“No.”
—En nombre de los dioses, y de vuestro difunto padre, Heinrich III de Ònndur…
“Debe haber un error… No podéis…”
—… yo os proclamo rey.
“Lo ha dicho.”
—¡Larga vida al rey Edmund!

David_Casado
Rango10 Nivel 49
hace más de 4 años

A mi también me gusta tu relato y conincido con la opinión de @Charlie_GTP, el texto está bien narrado y sin duda se merece una mayor puntuación; pero quizá para ello haría falta que te dejaras ver por otros relatos y nos dejaras tu opinión. ¡Suerte! @Rober_9

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 4 años

Seguiré a la expectativa del desarrollo de la historia, tan hermosamente contada. Al leer esta parte me viene a la mente ese dicho que "Dios escribe con líneas torcidas" y yo diría que por el ende el destino también...así que es muy interesante esos vestigios aparentemente contradictorios que indicas en la elección del nuevo rey... a dónde vamos a parar con esta historia? que desde el comienzo va por el camino de la excelencia...felicitaciones!!!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

No te creas que no lo he pensado, @Charlie_GTP De hecho, pensé en incluirla en un universo ficticio que estoy creando para mi primera trilogía. Llevo dos años con ella ya. Quería que este relato hubiera sido una especie de cuento-precuela. Lo malo es que en esa saga los nombres son completamente inventados; aquí he usado nombres anglosajones (para los personajes, para los lugares y los dioses sí los he inventado). De momento veré qué éxito alcanza en este concurso, y ya me plantearé profundizar más en ella. Muchas gracias por los ánimos! :D

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

@David_Casado el problema es que ahora mismo estoy volcado en los estudios de máster y en la búsqueda de trabajo. A duras penas saco tiempo para subir mis textos. Aun así, no dudes que intentaré leer más relatos de los participantes, y por supuesto, los tuyos. Gracias, y suerte a ti también!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

@leo1 aún quedan muuuuuuchas sorpresas. En estas tres rondas he querido dejar mucha miel en vuestros labios. Tengo en la cabeza demasiados giros inesperados que espero sean de vuestro agrado. Espero verte en la final y saber cómo acaba también tu historia :)

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

@Rober_9 me sorprende la calidad de los textos que estoy leyendo. Hay muchos que los querría leer hechos novelas. Y amigo mío, el tuyo es otro de los que desearía tener en mi biblioteca. Creaste un mundo vivo que quiero leer entre mis manos. Ver en una serie o una película. Sinceramente un trabajo genial. Ahora, espero una cuarta caja que va tardar mucho en llegar! Enhorabuena! Mucha suerte!

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 4 años

Es difícil atender el concurso cuando se está ocupado. Pero también me agrego a la lista de opiniones positivas sobre tu historia, es muy buena y ENTRETENIDO. Ojalá puedas darte a conocer más, es parte de la dinámica, al hacerlo otros te verán y sabrán que existe y no tendrán más remedio que reconocer el talento. Bueno ojalá tengas la habilidad de sacar un tiempo en tus estudios.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

! Sensacional relato fantástico ! . ! Me encantó ! ...

CarBel1994
Rango12 Nivel 56
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 No tengo más que palabras de admiración para este relato. ¿Tú sabes cuánto me gustan las historias de reyes? Y este está muy bien narrado.

Es una pena que tu puntuación no sea más alta, ya que te la merecerías.

¿Este es el final o habrá más?

Saludos.

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Hay más, mucho más! @CarBel1994 la historia no ha hecho más que comenzar.

Nebulity
Rango6 Nivel 28
hace alrededor de 4 años

Genial. Sabes cómo mantener la tensión al tiempo que narras de manera fluida. Imposible no querer saber más. Un placer leer a un escritor de fantasía.

Charlies27
Rango13 Nivel 62
hace alrededor de 4 años

@Rober_9, tu historia es buenísima, bien narrada, atrae mucho. Enhorabuena y suerte!

MayFierro
Rango7 Nivel 33
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 me alegro que la ultima palabra la tengan el jurado y no los votos... Tu historia vale más de lo reflejado, me encanta...

Bulsarami
Rango7 Nivel 33
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 Coincido como no tienes idea con los comentarios de Charlie, vale decir que llegue hasta ti por él y en enhorabuena, es infinito el talento que se ve en este concurso y da mucho que desear que no tengas mas votos. Como explicarte que tu relato no solo me ha gustado, sino también, me has atrapado. Desde pequeña jugaba juegos de video, es mas, uno de ellos aún es mi favorito, y disfrutaba ver mas que la jugabilidad, el desarrollo de la historia de la expansión en turno, busco mucho este tipo de historias y las bien construidas las aplaudo. La tuya es bellísima, creas atmosfera. ambiente y el propósito no es nada trillado. Veo que planeas llegar alto, y que bueno seria que pudieras realizar la trilogía que mencionas. Mantenme al tanto si planeas hacerlo, que yo seria una de las mas ensimismadas en comprarlo. ¡Muchísima suerte!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Me has dejado sin palabras, @Bulsarami Nunca pensé que pudiera enganchar con mis historias a tanta gente. Me animáis muchísimo a seguir adelante con todos mis proyectos, y así lo haré. Gracias de corazón! Un saludo :)

Savel
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 4 años

Muy bueno...Like

Jhusun
Rango6 Nivel 27
hace alrededor de 4 años

Me sumo al criterio de los que aplauden tu historia, ya tienes mis votos. Ese más o menos es mi género. Saludos

CyanPeople_33
Rango5 Nivel 22
hace alrededor de 4 años

Disfruto mucho las historias fantásticas y me gustó mucho la tuya. Ya voté por ti.


#4

Ocho días con sus ocho noches pasé con la mirada perdida y los oídos sordos. Solo una frase retumbaba en el intenso silencio de mi consciencia: “yo os proclamo rey”. Al noveno alba comprendí que no había sido ninguna pesadilla; los tumultos en las calles, las trompetas y las galas que dispusieron en mi alcoba me hicieron ver que realmente había llegado el día de mi coronación. El día en que se cumpliría mi destino.
Me calcé las botas y me quedé sentado sobre mi camastro. Me llevé las manos a la cabeza y suspiré profundamente. No estaba preparado para eso; nunca lo había estado. Yo no debía ser rey. Mi hermano tenía que haber sido el sucesor, no yo. ¿Por qué los dioses me castigaban de esa manera? De repente, alguien tocó en la puerta y la abrió.
—¿Puedo pasar?
Era Caddaham.
—Adelante, hermano. Me alegro de verte.
Entró en la estancia y cerró tras de sí. Caminó hasta mí y se sentó a mi lado.
—No tienes pinta de alguien a quien están a punto de nombrar rey.
“No tengo pinta de rey, directamente”, pensé para mis adentros. Mi hermano continuó:
—¿Qué te pasa, Ed? —me preguntó con ternura. Siempre me llamaba Ed cuando se ponía condescendiente.
—¿Qué me va a pasar, Caddaham? —Mi tono fue más huraño del que hubiera querido, pero en ese momento ser cortés no era lo que más me preocupaba, precisamente. —Nadie hubiera apostado por mí cuando partimos hacia Udgha. Estoy seguro de que ni siquiera padre…
—Padre no supo decidir cuál de los dos debíamos ser su sucesor —sentenció Caddaham—. Y si ni tan noble y juicioso señor pudo hacerlo, solamente los dioses podían. Y los dioses te han elegido a ti, Ed.
—Sabes tan bien como yo que los dioses no han tenido nada que ver en esto.
—¡No blasfemes! —me espetó—. Los dioses están detrás de todas nuestras acciones y decisiones; inclusive las de los vejestorios del templo. —Esa última frase me hizo reír levemente. Mi querido gemelo siempre sabía cómo sacarme una sonrisa aun en las situaciones más difíciles. Sin embargo, volví a bajar la cabeza, afligido.
—No sé, hermano…
Nada, ni siquiera sus amables palabras, me sacaban del pozo de mi escepticismo. No podía creer que yo fuera a ser mejor rey que Caddaham.
De hecho, no fui el único que lo pensó.

Hace alrededor de 4 años

4

19
leo1
Rango12 Nivel 57
hace alrededor de 4 años

Felicitaciones!!! una historia que me cautiva y que sigue gestando todavía su momento cumbre, sigo atenta para lo que viene, saludos!!!

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 vamos, que cuento los días, horas y minutos para tu siguiente caja! Mucha suerte genio!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

@HJPilgrim no hace falta que esperes más. Hoy mismo subo la siguiente caja ;)

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace alrededor de 4 años

Realmente buenas estas cuatro primeras cajas que me ha dado tiempo a leer, en cuanto pueda paso por las demás. Nuevo micro, pasa si quieres a leerlo.


#5

No cumplí ni seis meses de reinado en paz. Los lores del sur, que apestaban a belicismo desde cientos de leguas, se negaron a jurarme lealtad. Me acusaron de usurpador, de haber sobornado a los corruptos sacerdotes del templo de Udgha, de “principito débil y carente de liderazgo” e, incluso, de sodomita. En una reunión secreta redactaron un documento en el que admitían como su único soberano al rey Caddaham, a pesar de que mi hermano fue el primero en postrarse ante mí —mis insistencias en que no era necesario que lo hiciera no sirvieron de mucho. Confiaba en él, pero temía que estas nuevas le trajeran algún desvelo.
Solamente había en palacio otra persona en la que confiara plenamente además de Caddaham: Theodore, el mayordomo real. Un viejo amigo de mi padre y de nuestra familia; tanto, que hasta fue el encargado de nuestra educación. Pasé toda mi infancia junto a él, ensimismado con sus lecciones. Era especialmente erudito en alquimia, y su laboratorio era para mí más sagrado que el mismísimo templo de Udgha.
Contar con él en este trance fue un gran consuelo.
—¿Me habíais llamado, majestad?
—Pasa, Theodore, querido amigo. Pasa. —Me levanté de mi asiento y dejé la pluma sobre la mesa de mi despacho. Me acerqué hasta a él y le di un abrazo. Yo le trataba como a un igual, pero debido a su férreo sentido del deber, se obligaba a tratarme de usted. Le serví una copa de aguardiente y le invité a sentarse conmigo.— ¿Qué tal te encuentras hoy?
—Bien, mi señor. El reclamo de Vorgkai me ha dado una tregua de más de tres semanas.
Reclamo de Vorgkai, la más siniestra de las enfermedades. El mayor temor del Hombre. Una enfermedad que aparece sin previo aviso, sin contagio ni lesión. Unos dolores internos, a veces con fiebres y vómitos, tan intensos como si el mismísimo dios de la muerte te estuviera convocando. Desde que nacemos somos conscientes de que nuestra existencia es un reloj de arena que se va consumiendo lentamente; pero saber que son tan pocos los granos de vida que le quedan a mi estimado Theodore me destroza el alma. Cada vez que me enfrento a la realidad de que se muere, no dejo de pensar en mis queridos años de niñez, cuando me dejaba jugar con sus cacharros alquímicos y me enseñaba a preparar pociones, las risas que nos echábamos cuando me maquillaba con unos ungüentos que mutaban mis rasgos faciales o las aventuras que teníamos cuando salíamos a los bosques en busca de criaturas extrañas.
—¿Todavía no has dado con ningún remedio? —le pregunté, pesaroso.
—Lo cierto es que solo encuentro remedios paliativos. Además, mediante unas gotas de este líquido —se sacó un frasco del bolsillo de la capa y me lo dio—, he conseguido prolongar la vida a los que la padecemos. Rara vez se sobrepasa la treintena, ¡y miradme! Casi alcanzo los sesenta, y pocos días me vencen las fiebres y los dolores. Así que estoy centrando mis experimentos en la búsqueda de otros curativos para poder luchar contra mayor número de males posible antes de partir en mi último viaje.
—Tú siempre tan gentil y desinteresado, mi querido amigo —afirmé con desánimo—. Cuéntame, pues. ¿Cómo van esos experimentos?
—¡Estupendamente, majestad! —contestó con ímpetu. Siempre se entusiasmaba cuando le hablaba de sus prácticas de laboratorio, sobre todo cuando daban sus frutos—. Hace poco conseguí una poción a partir de escaras de viruela que, precisamente, evita la aparición de dicha enfermedad en individuos sanos. Solo falta comprobar unos últimos detalles para que pueda dar a conocer este descubrimiento.
—Si alguien es capaz de erradicar la viruela de mi reino, ése eres tú, mi querido Theodore —le congratulé.
—Todo sea por la prosperidad de nuestra gente y para gloria de vuestra majestad.
Levanté mi copa para brindar a su salud. Bebimos y desvié la conversación hacia el tema que nos atañía.
—Y bien. ¿Qué sabemos del frente? —pregunté con reservas, esperando una respuesta nefasta.
—Ninguna buena nueva puede llegar de la guerra —dijo con mesura—. Mas sí os digo que nuestros hombres han tomado Mutlenn y capturado a su señor. En la franja oriental no hay movimientos por ahora, pero nuestras fuerzas están alerta.
Las noticias aplacaron mis nervios, aunque no evitaron mi abatimiento al pensar en lo que realmente me oprimía el corazón.
—¿Cuántas bajas…? —me atreví a preguntar.
Theodore se encogió en su silla, y tras una pausa, dijo con voz queda:
—Majestad… Mutlenn no es una plaza fácil. Estaban bien pertrechados, y…
—¿Cuántas bajas, Theodore? —le corté, tajante.
—800 caídos y más de 1.200 heridos —contestó sin titubeos—. Los médicos afirman que la mayoría no pasarán de esta noche.
Dejé la mirada perdida, quizá durante más rato del que puedo recordar. En una única batalla, mis bajas se contaban por cientos. De hecho, unas horas después superarían el millar. En ese momento recordé el sueño que tuve la noche previa a mi nombramiento como heredero. “Esta corona te hará sangrar”, me había advertido mi difunto padre. Pero nunca imaginé que la primera gota de sangre que surcara mi frente provendría de mi pueblo.
—Que se haga un informe de las familias que quedan huérfanas —hablé al fin, aunque todavía con los ojos clavados en el vacío—. A las que no tuvieran más ingresos que el salario del soldado finado, la corona velará por su sustento. Los que puedan mantenerse, recibirán 900 denares en compensación por la pérdida.
“Aunque no se pueda compensar en absoluto.”
—Sois generoso, majestad —dijo Theodore—. Transmitiré vuestras órdenes sin demora.
Se levantó de su silla, hizo una leve reverencia con la cabeza y se volvió hacia la puerta; pero antes de que pudiera salir, le frené diciendo:
—Una cosa más, Theodore.
—¿Majestad? —Se volvió hacia mí.
—Mañana mismo partiremos al frente.
Esta nueva le pilló desprevenido. Nadie esperaba que Edmund el Prudente partiera a la guerra.
—Pero, ¿señor…? —empezó a decir mi mayordomo.
—Es decisión tomada, Theodore. Un rey debe estar junto a sus hombres en el campo de batalla. Convoca a mis caballeros. Y avisa a Caddaham.

Hace alrededor de 4 años

3

13
HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 Majestad, no nos deje sin su orden! Comparta con sus humildes servidores otro capítulo más! Macho, quiero libro de esto! Hay muchas posibilidades! Te lo llevo repitiendo desde que iniciaste! Quiero tu novela!

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Pues conforme la voy desarrollando no te creas que no me dan ganas de ampliarlo, @HJPilgrim Pero por ahora, os dejo un nuevo capítulo! Espero que lo disfrutéis tanto como yo al escribirlo.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 ni lo dudes! Tómate esto como un prólogo de ocho cajas y ve pensando en el resto! :D


#6

Tal vez esa última orden fue el peor error que cometí en mi primer año como rey de Ònndur. Cuanto más nos acercábamos a las líneas enemigas, mayor distancia parecía separarnos a mi hermano y a mí. Poco a poco las discusiones, que hasta ese momento no habían pasado de nuestras trifulcas infantiles por ver quién había ganado en tal juego, o quién había hecho trampas en tal otro, empezaban a delatar las ideas tan contrarias que teníamos Caddaham y yo sobre cómo proceder. Aunque sabía que él era más versado en estrategia y táctica militar, por lo que muchas veces requería su consejo, me desesperaba su afán de crear conflictos donde todavía reinaba la calma o imponer severos castigos a aquellos a los que habíamos logrado someter.
—Si no ejecutáis a lord Crowly, seremos débiles a ojos de nuestros enemigos —me insistía Caddaham en una de nuestras reuniones en el campamento.
—Y si lo hacemos una vez nos ha jurado obediencia, nos crearemos más enemigos —le respondía yo—. ¿No te das cuenta, hermano, de que le he dado mi palabra? La palabra de un rey lo es todo o nada, dependiendo de sus acciones posteriores.
—Mandad como un rey y no necesitaréis palabras.
—Mide las tuyas, Caddaham —le advertí—. Ni se te ocurra cuestionar mi mando. Eres mi principal consejero, no mi titiritero. Recuérdalo.
Me lanzó una mirada fría, que le mantuve lo más firme que pude. Tras unos instantes, que me parecieron eternos, soltó un bufido y salió disparado de la tienda. Theodore me miró y salió tras sus pasos. En los últimos días era común verlos pasar tiempo juntos. También mi hermano había aprendido con sus lecciones, aunque no mostraba tanto interés como yo. Sin embargo, el carismático mayordomo sabía cómo hacer que una fiera se mostrara manso hasta con su presa. Con Caddaham era bien sencillo: le persuadía con forjarle una pieza de armadura por cada propiedad de los metales que pudiera memorizar. En menos de dos semanas, ya tenía todo el equipamiento completo de un caballero de justas.
La guerra nos seguía siendo favorable, y por suerte, las pérdidas habían menguado considerablemente. Estando presente en las filas de la soldadesca, podía transmitir antes mis órdenes y antes se evitaban carnicerías indeseadas. Los castillos y fortalezas se acababan rindiendo más fácilmente y con menos bajas mediante las negociaciones que lideraba, aunque costara más tiempo; algo a lo que mi impaciente gemelo no estaba acostumbrado.
Empezaba a estar harto de que Caddaham cuestionara mis métodos. Y tal vez pequé de orgulloso, ya que hubo un día en que se salió con la suya; aunque no del todo.
—¿Quieres que entremos en combate, hermano? —le pregunté con irritación—. Muy bien. Mandad mensaje a lord Fenneston. —El traidor que comandaba esta revuelta.— Decidle que la batalla se realizará en los campos de Sunland, en tres días. Yo encabezaré la vanguardia.
—Pero, ¿qué estás diciendo, Edmund? —me dijo Caddaham con impertinencia.
—Majestad, permitidme que os sugiera… —empezó a decir Theodore con nerviosismo.
—No os lo permito. —Estaba irascible; más tarde lamenté esa reacción con mi mayordomo. — Y estoy diciendo, Caddaham, que lucharé en la batalla. Para que te enteres de que yo soy el rey, y yo dirijo a mis hombres. Tú estarás en retaguardia.
—¡¿Retaguardia?! —explotó Caddaham.
—Retaguardia —sentencié sin vacilación—. Pero tranquilo, que si tus dudas sobre mi gallardía no son infundadas, no estarás mucho tiempo sin entrar en acción. Aunque te puedo asegurar, querido hermano, que mejor que te acomodes en la silla de tu caballo; porque volveré victorioso.
Esta vez no dejé que fuera él quien me hiciera un desplante, por lo que me adelanté y salí raudo de la tienda, seguido por dos de mis guardias.
La noche previa a la batalla estaba tan nervioso que no podía conciliar el sueño. Me asemejaba a un león enjaulado, dando vueltas de un lado para otro. Aunque, a diferencia de un león que busca salir y rugir, con las zarpas preparadas, a mí me atemorizaba la idea de batallar. Me obligaba a ser fuerte, pero era consciente de que, para empezar, tenía que marcarme otros propósitos más sencillos; por ejemplo, controlar los temblores y retener la orina en la vejiga cuando sonaran los gritos de guerra al otro lado de tierra de nadie.
Una voz me sobresaltó en mi soledad. La voz de Theodore.
—¿Me permitís pasar, majestad?
—Claro, Theodore. —No me penquietque mi mayordomo notara mi nerviosismo. Aun así me esforcé por que, al menos, no me temblara la voz.— ¿Quieres tomar algo?
—Gracias, majestad. Pero no tengo apetito ni sed.
Le invité a sentarse conmigo. Confiaba en que nuestra charla no se dilatara en exceso, porque no aguantaba quieto ni dos minutos. Únicamente mi rodilla izquierda descargaba la tensión que me producía.
—Me gustaría pedirte disculpas por lo de antes —le dije.
—No tenéis por qué, majestad. Son momentos difíciles para todos.
—Eso no me exculpa de mis malos actos para con nadie. Y menos contigo.
Theodore se revolvió en su asiento, como si le picara algo. Le solía ocurrir cuando tenía que admitir que me había equivocado y no le salían las palabras. Y, como de costumbre, resolvía ese entuerto cambiando de tema.
—¿Estáis completamente seguro de lo que vais a hacer, majestad? —me preguntó.
—No me queda otra alternativa —le dije en un suspiro—. Ha llegado el momento de poner a prueba a mi hermano. Ambos sabemos que es necesario si realmente debo seguir siendo rey.

Hace alrededor de 4 años

3

12
HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 y bueno... Esto se me queda muy corto... Ya puedes estar pensando en no comer, no estudiar, no bañarte, no dormir con tal de terminar esto ASAP! Mira que busco en qué universidad estás y aviso al decano que te suspenda si no la terminas ya!!

Paula_Treides
Rango12 Nivel 58
hace alrededor de 4 años

Ya queda menos, ánimo.
Saludos.

leo1
Rango12 Nivel 57
hace alrededor de 4 años

Estoy impaciente por leer el resto, maravilloso!!!


#7

Con resignación, veo cómo mi hermano, el rey Edmund, se lanza a la carga. Mientras, yo debo quedarme cumpliendo sus órdenes, tan atrás de donde realmente tendría que estar que mi rabia crece en mi interior de la misma forma que la gangrena se expande por un cuerpo mutilado. ¿Por qué no es capaz de admitir que está equivocado? Ni con todo el amor que siento por él puedo apoyarle en esta campaña. Su reinado debe ser ejemplar; y para ello, hay que acabar con esta guerra cuanto antes. Pero, ¿cómo piensa finalizarla con tanto politiqueo y tan poca mano dura? Para colmo, hoy me hace caso, pero dejándome de lado. Se ve que solamente depara duros castigos para quienes siempre le hemos sido fieles. Para quienes somos de su sangre.
—Un buen día para hacerse con el trono, ¿no creéis, alteza?
Esa frase me pilla desprevenido.
—¿De qué hablas, Theodore? —le respondo.
—Sabéis perfectamente de lo que hablo —continúa él—. Tanto vos como yo, en lo más profundo de nuestros corazones, sabemos que Edmund no será capaz de sobrevivir a una batalla así. Pronto lamentaremos la caída de nuestro querido soberano; pero su majestad se lo ha buscado.
Coincido con él en que si alguna desgracia ocurriese hoy, sería única y exclusivamente responsabilidad de mi hermano. Pero no puedo permitir que se le falte al respeto de esa manera.
—El mero hecho de pensar eso es traición. Así que callad. El rey regresará con la victoria.
—Con la fortuna de los dioses, así lo hará. La pregunta es, ¿cómo regresará?
—Conteneos, Theodore —le reprocho. Ya estoy bastante irritado como para que el mayordomo conspire a mi alrededor.
—Os pido disculpas, alteza. —Lo dice, pero sé que no lo piensa; pues antes de apartarse de mi lado añade:— Pero estad preparado para lo que vendrá.
Como una profecía, las palabras de Theodore se tornan realidad; pues esa misma tarde, nuestras tropas proclaman la victoria, pero Edmund no regresa triunfante, sino sobre en una camilla. Malherido, pero con vida.
—¿Qué le ha ocurrido? —pregunto a los porteadores.
—Cayó de su montura en un envite, alteza. Se vio rodeado por varios enemigos. Los contuvo con maestría, pero cuando llegamos en su auxilio ya había recibido múltiples heridas. Lo apartamos del campo de batalla y lo protegimos con nuestra vida.
Observo a mi gemelo. Toda su sobreveste está impregnada con su sangre y la de sus adversarios.
—Llevadle al puesto de curación, ¡aprisa! —ordeno a viva voz.
En este momento me quedo paralizado. Tengo la mente bloqueada. Miro en derredor y doy con el semblante de Theodore, que me dedica una rápida sonrisa. Una sonrisa que nunca antes le había visto.
Mantenemos el campamento varias jornadas, esperando la recuperación de Edmund. Sus heridas empiezan a cicatrizar, pero sus fiebres le obligan a estar postrado en cama constantemente. Le visito a menudo, aunque siempre lo hallo dormido. Hoy, tras un nuevo intento, me paso por la jaula improvisada de Thomas Fenneston; quien, a petición de mi hermano, mantenemos cautivo a la espera de que el rey pueda juzgarle por sus crímenes.
—Es un honor recibiros en mis aposentos, majestad —me dice con sorna. Veo que a pesar de su lamentable estado no ceja en sus provocaciones.
—Tratadme de alteza, lord Fenneston —le exijo—. Mi hermano es el rey, y os ha vencido.
—Vuestro hermano jamás será mi rey.
—Que no lo consideréis como tal no quita que no lo sea —le recuerdo.
—Decid lo que os plaza —me espeta—, pues para eso sois mi único y verdadero señor.
Desde que estalló la guerra soy consciente de que nuestros enemigos en realidad querrían ser mis aliados. Pero una cosa es conocer las nuevas desde la lejanía y otra hablar cara a cara con el líder de una revuelta que, aun sin mi consentimiento, lleva mi nombre por bandera.
—Solo hay un rey de Ónndur, y ése es…
—Vos. Ése sois vos, majestad —ataja rápidamente, esbozando un gesto pérfido.
No aguanto ni un minuto más esta conversación. Me alejo inmediatamente de esta celda infesta y me acomodo en mi tienda. Antes de que pueda remediarlo, me refugio en mis sueños.
Sin embargo, Theodore me despierta en mitad de la noche.
—Alteza. Alteza, por favor.
—¿Qué ocurre, Theodore? ¿Qué hora es? —pregunto, desorientado.
—Pasada la medianoche, alteza. —Su voz denota nerviosismo.— Es el momento.
—¿Momento? —El sueño todavía me tiene aturdido; pero aunque no fuera así, no lograría comprender qué requiere el mayordomo real de mí.— ¿Qué momento?
Theodore suspira con cierta exasperación.
—El momento de que heredéis vuestra corona.
Eso me elimina por completo el aplomo al que la soñolencia me tenía esposado.
—¿Dónde está Edmund? ¿Qué le ha pasado? —Me incorporo rápidamente y comienzo a vestirme.
—Todavía nada, alteza. Pero pronto se reunirá con vuestro bienamado padre.
—¿A qué te refieres, Theodore? —pregunto, perplejo—. Se suponía que mi hermano estaba mejorando.
—Y lo está, alteza —me confiesa—. Sin embargo, nadie lo sabe. Nadie, salvo lord Fenneston, vos y yo. Tenemos que aprovechar la ocasión, o Edmund volverá a ceñirse la corona.
¿Lord Fenneston? ¿Aprovechar la ocasión?
Un momento…
—Estáis hablando de asesinar al rey… ¡Sois un traidor!
—¿En serio creéis que lo soy? Por los dioses, Caddaham. Reaccionad. —Es la primera vez que escucho a mi antiguo maestro hablar así.— Vuestro hermano se recupera, sí. Pero, ¿y el reino? ¿Creéis que la proeza de Edmund puso fin a esta guerra? Podemos encarcelar o ejecutar a Thomas Fenneston, pero todavía existen nobles con poder para seguir adelante con esta contienda durante muchos años. Si vos accedéis a la corona tras la fatídica muerte de nuestro soberano, nadie os reprocharía vuestro derecho. ¿No lo veis? Seríais jurado por todos los lores y la paz volvería a reinar en nuestro país.
—Seguís siendo un traidor.
—Un traidor para el rey, pero nunca para el reino. ¿A quién servís vos, alteza? ¿A Edmund o a Ònndur?
Nunca imaginé que llegaría a vivir esta situación; mucho menos que el siempre amable y fiel Theodore me sumergiera en ella. El amor o el deber, la lealtad o la paz. ¿Qué elegir? La solución sería más sencilla si, por lo menos, supiera que no hay posibilidad de que Edmund se recuperase. Pero no es así. Estamos hablando de un regicidio; en mi caso, además, de un fratricidio, de aprovechar la debilidad de mi hermano para acabar con su vida. Una vida que, por otro lado, podría valer miles de vidas.
—Theodore, no puedo… —empiezo a decir.
—Alteza, podéis y debéis —sentencia—. El trono siempre debió ser vuestro.
—Los dioses decidieron que fuera Edmund.
—Los dioses decidieron que Edmund debía gobernar un reino en paz. Pero primero debía probar su liderazgo en la guerra, y no lo ha hecho. Vos sois el rey que Ònndur necesita. Sois tan sabio como vuestro hermano, pero mucho más fuerte que él.
Poco a poco se van derrumbando mis defensas. La balanza se decanta por mi responsabilidad para con el reino. Empiezo a comprender la postura de Theodore; yo también rezo a los dioses cada día por la paz. ¿Y si son ellos los que me ofrendan la posibilidad de conseguirla? ¿Y si todo esto no ha sido más que una prueba que debo superar?
En cualquier caso, me convenzo de que lo mejor es ceder a sus pretensiones.
Solo queda una cosa por aclarar.
—¿Cómo podemos hacerlo, Theodore?
—No os preocupéis por eso —me contesta—. La alquimia siempre tiene una solución para todo.
—¿Veneno?
—Remedio, Caddaham. Mis pociones siempre son remedios. Tengo una para aquellos que ya están sentenciados. Yo mismo habré de tomarla, quieran los dioses que no sea pronto.
—Pero, ¿sufrirá? —Ya que debo matar a mi gemelo, por lo menos que abandone este mundo sin dolor.
—Os aseguro que no, alteza. Su corazón se apagará mientras duerme y su espíritu se liberará del cuerpo sin sufrimiento.
Mi alma llora desconsoladamente, pero su plan y su justificación me convencen.
—De acuerdo, Theodore.
—Acompañadme —me pide, guiándome con el brazo—. Vuestro hermano está despierto. Es la hora de su medicina. Imagino que querréis despediros de él.
El camino de mi tienda a la de Edmund se me hace largo y pesado. Conforme avanzo hacia donde reposa el rey, mi pesar plasma sobre mí una nueva huella como las que mis pies dejan sobre el barro. Los guardias de mi hermano nos permiten el paso; uno de ellos me saluda casi imperceptiblemente con la cabeza. Igual son imaginaciones mías, pero empiezo a pensar que están al tanto de todo.
Theodore aparta la cortina para que entre yo primero. Mi hermano sigue tumbado en la misma posición que estaba los días que venía a visitarlo. Su piel ha recuperado casi por completo su color normal, y cuando me mira se refleja la alegría en su rostro.
—Hola, Caddaham. Qué bueno es volver a verte.
—Hola, Ed. ¿Cómo te encuentras?
—Mejor, gracias. Las medicinas de nuestro querido Theodore siempre son un seguro de vida.
Esas palabras me petrifican. La culpabilidad se abre camino en mi interior, pero mis labios consiguen frenar lo que mi corazón querría decirle. Cuanto antes acabemos con esto, mejor.
—Precisamente le traemos otra dosis, majestad —interviene Theodore—. Como sabía que vuestro hermano se había preocupado tanto por vos, le he invitado a venir conmigo hoy.
—Habéis hecho bien, amigo mío. La presencia de Caddaham siempre es reconfortante.
No lo aguanto más.
—Anda, Ed, no te pongas sentimental. —Me obligo a contener las lágrimas.— He venido solo a saludarte. No tenías otro momento para despertarte que en mitad de la noche; tú siempre tan oportuno. —Se ríe, y eso me cercena el alma todavía más.— Pronto estaremos a todas horas juntos. Tómate la medicina y descansa.
Le tiendo el cuenco con la pócima de Theodore. Conforme bebe su contenido, noto cómo otro nudo se me cierra en el estómago.
Me doy la vuelta, presto para largarme de allí. Pero antes de salir me llegan tres palabras que me acompañarán hasta el último de mis días.
—Te quiero, Caddaham.

Hace alrededor de 4 años

1

11
leo1
Rango12 Nivel 57
hace alrededor de 4 años

Ufff!!! menudo dilema y debate de principios fundamentales en conflicto que has planteado: el amor, la lealtad, la paz...cuál más importante, qué es lo correcto...pues quiero saber como terminará esto...


#8

Pocas horas después, un guardia me avisa de la muerte de Edmund.
Tal y como dijo Theodore, mi hermano dejó este mundo sin sufrimiento. Su respiración y su corazón se fueron relajando conjuntamente hasta apagarse por completo. Estando frente a él, le observo fijamente con un pesar inconmensurable. Su tez todavía mantiene el color miel. Más que muerto, parece estar sumido en un profundo sueño; lo cual no hace sino aumentar mi congoja cuando recuerdo que no volverá a despertar, ni a hablar ni a reír.
He perdido a mi hermano.
No. He matado a mi hermano.
Me esfuerzo por pensar que he hecho lo correcto, que un buen rey debe tomar este tipo de decisiones por el bien de su gente. Con el descanso de Edmund, la paz se asentará en todo Ònndur. Eso es lo que importa.
—Tendrá un funeral digno del rey que fue —comento a los presentes en la tienda—. Debemos trasladarlo a Starsforge.
—Alteza, el cuerpo no aguantará tan largo viaje —dice Theodore, eludiendo mi propuesta—. No haríais favor alguno a vuestro hermano exhibiendo sus restos descompuestos en plena capital del reino.
—¿Y qué propones, Theodore?
—Lo mejor sería despedirle aquí, delante de sus hombres. Que tenga un funeral de soldado, envuelto en el sudario blanco de un guerrero caído. De ese modo, Sunland se convertirá en un lugar de peregrinación para honrar la memoria de vuestro hermano.
Recapacito y asiento. Dadas las circunstancias, es la mejor opción. Seguro que Edmund habría hecho lo mismo en mi lugar.
—Sea pues.
Durante los tres días de duelo, cinco sacerdotes se encierran junto a su cadáver para velarle. Como es la norma, no me dejan visitarle hasta que no esté cubierto por la mortaja funeraria. Eso significa que no volveré a ver su cara nunca más.
Mientras tanto, yo empiezo a asumir mis primeras responsabilidades como rey. Es primordial acabar con esta guerra cuanto antes.
—He observado mucho revuelo últimamente en vuestro campamento —me dice lord Fenneston cuando lo traen ante mi presencia—. ¿Todo está dispuesto para mi juicio? Estoy seguro de que Edmund el Dócil ya tiene preparado uno de sus perdones reales para mí.
—No os consiento que habléis así de mi hermano —le espeto—. Y menos ahora que ya no está entre nosotros.
Thomas Fenneston cambia el gesto y me lanza una mirada de sorpresa.
—¿El usurpador ha muerto?
—¡No fue ningún usurpador! —Escuchar ese calificativo, aunque no vaya dirigido a mí, me crispa los nervios.— Y sí, el ilustre rey Edmund falleció hace tres días. El revuelo se debe a los preparativos de su funeral.
—¿Por qué me habéis llamado pues? No esperaréis que rece por su alma.
—Lo que espero de vos es la paz.
Durante toda la mañana delibero con él. Por suerte, todavía parece dispuesto a jurarme como rey. Esperemos que el resto de nobles siga con la misma idea. Por si acaso, decido enviar a lord Fenneston para persuadirlos y evitar una nueva rebelión; algo a lo que él accede gustosamente.
—Bien. Nos reuniremos en Starsforge dentro de veinte días —sentencio—. Una vez firmada la paz, me juraréis vasallaje durante mi acto de coronación.
—Allí estaremos, majestad. Os lo garantizo.
Unas horas más tarde, lord Fenneston abandona el campamento a toda prisa y yo me preparo para el funeral de Edmund.
Mi hermano es uno más entre los cuerpos que hoy serán enterrados. A pesar de no ser una ceremonia real, se le brinda una despedida digna. Acabados los rezos, los soldados y su rey son sepultados bajo los campos de Sunland, donde combatieron con valentía y murieron en pos de la defensa de Ònndur.¬
Cuando regreso a mi tienda, sé que va a ser una noche muy larga puesto que no me veo capaz de conciliar el sueño. Y en efecto, veo el sol alzarse del mismo modo que lo vi desvanecerse en el ocaso.
Mientras el ejército levanta el campamento, Theodore viene hasta mi tienda. Le acompaña alguien a quien quiere que conozca: un muchacho joven, aunque de apariencia envejecida por deformidades y verrugas. Lo único bello de su rostro son sus ojos, que destacan como dos diamantes en una mina de carbón.
—Os presento a William, majestad. —Extiende el brazo para indicar al chico que se aproxime.— No os dará mucha conversación, ya que perdió la facultad del habla cuando su padre murió; pero os será leal como nadie. Yo mismo lo adopté hace unos meses y le he enseñado todo cuanto sé. Es muy inteligente y atento. Contad con él para cualquier cosa. Incluso sé que os servirá fielmente cuando yo ya no pueda hacerlo.
—Bienvenido a la corte, William. —El muchacho inclina levemente la cabeza.— Aunque a ti, Theodore, no te permito esa actitud tan derrotista. Quiero contar contigo por muchos años.
—Os prometo que intentaré mantener vivo este viejo saco de huesos el mayor tiempo posible, majestad.¬¬¬¬¬
Desde que mantuvimos esa conversación, no he vuelto a hablar con mi mayordomo. El reclamo de Vorgkai le produjo un nuevo ataque al final de la segunda jornada de camino, por lo que tuvimos que desviarnos para acomodarlo en el castillo de Rihram. Lleva ya tres días encerrado en su alcoba, descansando. Los médicos me aseguran que es mejor que no reciba visitas, y si esa calma lo mantiene con vida, no seré yo quien la perturbe.
William, en cambio, está a todas horas conmigo. Tal y como me aseguró mi antiguo maestro, es un chico muy dispuesto. Siempre se preocupa por que mis comidas lleguen calientes a mi mesa y que a mi copa nunca le falte vino. Las cartas que escribo las hace viajar sin demora y, a pesar de su silencio algo inquietante, me entretiene con trucos de magia y malabares.
Tras una semana en Rihram, mi fiel mayordomo todavía necesita reposo. De hecho, yo mismo empiezo a enfermar en este castillo tan poco acogedor. Nada preocupante, solo unos picores en la garganta que me hacen toser de vez en cuando. Sin embargo, a falta de ocho días para mi cita con los nobles del sur, decido enviar un emisario para que tal reunión se celebre aquí. No quiero arriesgarme a que el viaje empeore nuestro estado de salud.
Cuando termino de dar la orden, empieza un nuevo ataque de tos. Me encuentro solo en mis aposentos y el carraspeo no cesa. Bebo más vino, pero solo consigue irritarme más la garganta. De repente, contemplo horrorizado el pañuelo con el que me cubro la boca: está moteado con sangre. Con mi sangre. Se me empieza a nublar la vista y, tras perder el equilibrio, caigo al suelo. Intento pedir auxilio, pero no consigo gritar.
Gracias a los dioses, oigo unos pasos que se acercan por el pasillo. El pomo de la puerta gira y una silueta se recorta en la penumbra de la estancia.
Es William.
—Will… William. Ayuda… ayúdame, por favor.
El muchacho avanza hasta mi lado y se inclina sobre mí.
—Decidme, majestad —me susurra—. ¿Qué sentís ahora que os han traicionado?
¿Traicionado? ¿Quién me ha traicionado? Algo dentro de mí me da la respuesta.
—Esto… esto es cosa de Theodore, ¿verdad? Él te envía… —William se ríe por lo bajo.— Cómo… cómo pude pensar que era… de fiar. Traicionó a mi hermano… Y ahora me traiciona… me traiciona a mí. ¡Quiere quedarse… con la corona para sí!
—Theodore nunca me traicionó, Caddaham.
Esas palabras me paralizan más que el veneno que circula por mis venas.
—¿Ed… Edmund?
—Me alegro de verte, hermano.
No puede ser. No puede estar vivo. Es imposible. ¡Le vi morir! ¡Yo mismo le maté!
—¿Cómo… cómo has…?
—¿Cómo he regresado de entre los muertos? Fácil. No uniéndome a ellos.
—Pero… La poción… Yo…
—El brebaje con el que pensabas matarme no era más que trago de falsamuerte. Te acuerdas de sus efectos, ¿verdad? Tú también estuviste en aquella lección, hace años, en el laboratorio de Theodore.
Aparto momentáneamente la ansiedad de mi mente y rebusco en mis recuerdos. Consigo acordarme de un día en el que le dimos de beber una poción a una comadreja. Su corazón se paró y el vaivén de su respiración cesó en su vientre, pero volvió a la vida pocas horas después.
—De seguro que también recuerdas esta otra pócima. —Observo con dificultad que mi hermano sostiene un pequeño frasco con un líquido oscuro.— Esencia de luminara, la flor más venenosa de todo Ònndur; esencia que tú, querido hermano, has estado bebiéndote con cada copa de vino que vaciabas.
Esto no puede estar pasando. Debo estar inmerso en otra de esas pesadillas que no dejan de atormentarme. Es imposible que…
—Caddaham, ¿cómo pudiste hacerlo? —me dice Edmund, interrumpiendo mis pensamientos—. Tú, que me llamaste blasfemo cuando dudé de la voluntad de los dioses, osaste contradecir sus designios de la forma más ególatra y vil posible.
—Hermano… Por favor… —intento suplicarle.
—Tenéis mi perdón, si eso os place. Pero la vida ya no puedo devolvérosla. Estáis tan sentenciado como ese traidor de Fenneston y sus secuaces. Quienes, por cierto, tendrán su merecido castigo en cuanto atraviesen los muros de este castillo.
El frío comienza a atenazarme. Me ahogo con mi propia sangre, que ahora también mana de mi nariz. Mis fuerzas me abandonan. Vorgkai ya está aquí para recoger mi espíritu maldito.
Con la última luz que mis ojos son capaces de captar, consigo vislumbrar cómo mi hermano se incorpora, camina lentamente hasta la puerta y, antes de abandonarme a una muerte oscura y solitaria, se despide diciendo:
—Los dioses se equivocaron al elegirme a mí. Pero, quiera o no, es mi destino. Nadie escapa a su destino.

Hace alrededor de 4 años

12

9
Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

@Charlie_GTP @HJPilgrim aquí termina esta historia. Espero que el final esté a la altura de vuestras expectativas. Un saludo, compañeros!

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 no te voy a repetir lo que ya te dije siempre. Es un placer tenerte como compañero de ruta y de pluma! Gracias por compartir el inicio de esta aventura! Espero su continuación (y si hay que pagar, lo hago gustoso)! Muchísima suerte!

FuchsiaChimeras_75
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

Que buena historia!!!! Que "giro"tan inesperado al final!!
....toda una sorpresa. Me ha encantado..... Enhorabuena!!!...., chapeau!!!! :)

Aferjim
Rango7 Nivel 31
hace alrededor de 4 años

Felicidades @Rober_9 este es otro relato que no vi y no pude opinar, somos muchos. Enhorabuena.

sinesand01
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 4 años

¡Eh, felicidades! Qué bueno que compartas estar entre los 4 finalistas. :D Anímate a seguir escribiendo siempre. Un saludo y un abrazo de felicitación. :3

LumilagroSinLuna
Rango6 Nivel 26
hace alrededor de 4 años

Gracias por esta fantasía y felicitaciones amigo...!

casandra
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 4 años

Uff qué buena tu historia, no la había leído todavía, no me esperaba ese giro al final, me ha encantado!! Un merecido éxito!! Enhorabuena!!!

leo1
Rango12 Nivel 57
hace alrededor de 4 años

Felicitaciones!!! una gran historia.

Rober_9
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

Muchísimas gracias a todos! Aunque contento (más de lo que me cabe en el cuerpo), me apena no encontrar entre los finalistas a mi buen compañero @HJPilgrim Sabes que para mí eres uno de los mejores, diga lo que diga el jurado. Gracias de nuevo, muchísimas gracias a todos, y enhorabuena tanto a los que compartimos puestos de finalista como al ganador. Un saludo a todos!

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Rober_9 gracias amigo mío. La preselección de 25 quedó por parte del equipo de SttoryBox, no del jurado. Ellos leyeron lo que les pasaron. No sabré qué parámetro usaron, pero ya fue. Es tu momento y me alegro que hayan valorado tal y como se merecía tu obra. Fue una buena noticia encontrarte a ti y a @Charlie_GTP entre los elegidos, junto con los otros compañeros que también tenían grandes trabajos.