SARACEN
Rango15 Nivel 74 (34492 ptos) | Estrella de la editorial
#1

En la inmensidad de sus pensamientos, se alojaba el recuerdo de un niño que nunca tuvo el placer de conocer. Aquel niño tenia su mismo nombre, su mismo rostro infantil, se encontraba perdido en los recuerdos de una vida que ya nunca volvería.

Hace más de 1 año Compartir:

7

24
dess
Rango12 Nivel 55
hace más de 1 año

Interesante inicio.

1234
Rango11 Nivel 51
hace más de 1 año

Ofú, Saraqué!

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 1 año

Oh! Gracias por el cumplido Mr Flaneta, es un gusto volver a saber de usted. @Flaneta

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 1 año

Amiga @SARACEN todos tenemos recuerdos alojados en la mente de cuando fuimos chicos. Incluso muchas veces no fuimos concientes de lo que fuimos viviendo. Lo malo es que nunca podemos volver hacia atras. Genial.


#2

Los sueños eran parte de un mundo totalmente diferente para ella y cada noche antes de dormir buscaba aquel que más se acercaba a los recuerdos de su niñez. Un sueño donde el cielo era el mar, las nubes algodón de azúcar, las personas simples sombras y ella era el recuerdo de una mujer olvidada entre las sombras, engañada por la dulzura y ahogada por un mar de sentimientos que la hacían humana.

lupoxz6
Rango13 Nivel 63
hace más de 1 año

MMM buena caja, sencilla y a su vez atrapante

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 1 año

Amiga @SARACEN los años pasan, cuando nos damos cuenta queremos recordar aquellos sueños en los que se confundian el cielo y el mar, las nubes del cielo eran algodon de azucar y las personas igual que una simples sombras engañada con dulzura y ahogada por un mar de sentimientos. Todo esto la hacía una humana, nada mas. Genial.


#3

Una vela encendida alumbraba en aquella oscura pero cálida habitación, la joven mujer se encontraba sentada justo en la punta de aquella mesa tallada del más fino mármol, iluminada apenas por aquella luz. La mesa era tan inmensamente larga que contaba con doce asientos vacíos que ella no sabía quien las ocuparía o si alguna vez alguien las ocupo. Sintió que aquel lugar no le pertenecía, que entre sus memorias de vidas pasadas la agonía de la soledad nunca le fue tan cálida y tan desoladora al mismo tiempo, sentada en aquel lugar en penumbras... en lo más profundo de sus recuerdos, en lo mas profundo de su herido corazón.

Romahou
Rango18 Nivel 88
hace más de 1 año

Hay tantos tipos de soledades

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 1 año

A veces cálidos, fríos, los que te hunden, los que te rompen, los que te ayudan, sin duda hay muchas para enumeras @Romahou

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 1 año

Amiga la luz de la vela, la soledad, calida y desoladora al mismo tiempo. Muy bueno.


#4

De fondo sonaba las notas de un melancólico piano, Nocturne in C-sharp Minor de Frédéric Chopin, mientras el decrepito hombre de barba blanca bajaba las escaleras de aquella mansión solitaria, intentando que cada paso que diera fuera en compás con aquella triste melodía. Sorprendido, al final de los escalones se encontró mirándose a si mismo frente a un espejo de cuerpo completo. En aquel reflejo aparecía un hombre joven, el hombre que alguna vez fue. Entonces la canción termino y el espejo se rompió en miles de pedazos y con el todos sus memorias desaparecieron. Todo lo que era él, todo lo que amaba desapareció... Después de todo el ya estaba muerto.

1234
Rango11 Nivel 51
hace más de 1 año

Esta lectura parece incompatible con el ruido de donde de Sálvame. Volveré en otra ocasión.

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 1 año

Nos vemos entonces en otra ocasión Mr Flaneta.

1234
Rango11 Nivel 51
hace más de 1 año

dónde=fondo

1234
Rango11 Nivel 51
hace más de 1 año

Aunque no deja de estar interesante, prefiero el enigma de la Chica Girasol. El fotograma supo capturar la poética de la difunta reclamando a Ra su alma.

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 1 año

Quizás en unos dias tenga la cabeza de un hermoso antílope pegado a mi cuerpo Mr Flaneta, este atento porque quizás sea la ultima vez que observe el cielo de Ra.

1234
Rango11 Nivel 51
hace más de 1 año

Atrévase y la descenderá un par de niveles en el Flanetobarómetro.

SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 1 año

Cuanta maldad en su verde corazón Mr Flaneta jajaja

HernanACalvo
Rango13 Nivel 64
hace más de 1 año

Amiga @SARACEN en muy pocas palabras estas describiendo una musica, un hombre, una vida, que en realidad no interesa porque ya estaba muerto.


#5

El camino se encontraba desierto, el viento soplaba con calma, el cielo se teñía de un color otoño por las tardes y aquella niña seguía caminando con rumbo fijo al atardecer frente a sus vacíos ojos. Sosteniendo un globo amarillo con una de sus manos que flotaba sobre ella, con aquel vestido floreado de los años 40, ella ya no sonría quizás incluso ya no sentía.
¿Cuanto tiempo habrá pasado desde que persigue al atardecer? ¿Minutos, horas, días, siglos?
En aquel lugar ya no existe los recuerdos, ni el futuro, solo la voluntad de una inocente en seguir buscando algo que ya nunca encontrara... Una vida que se le fue de sus pequeñas manos.

Hace más de 1 año

0

8
#6

Alguien la perseguía en aquel eterno y estrecho pasillo en penumbras que parecía nunca acabar. Sentía que las paredes se estrechaban cada vez más, que el sonido de aquellos pasos siguiéndola eran cada vez más fuertes, retumbando en sus delicados y sangrantes oídos. Ella no tenia voz para gritar y pedir auxilio, tampoco tenia lágrimas que derramar por el terror que sentía. Aquella mujer solo corría, no entendía muy bien porque lo hacía, pero quizás seria el hecho de que por algún motivo sentía que si se detenía, el paso de sus recuerdos la alcanzarían y aquello para ella significaba la muerte. Ya que aquellos recuerdos solo traerían miseria a su vida. Ella alguna vez fue humana, por ello estaba condenada a ser perseguida por sus más oscuras memorias, aquellas teñidas de rojo, las que nunca se olvidan.

Hace más de 1 año

1

6
Chica_Purpura
Rango14 Nivel 66
hace más de 1 año

Hermoso y trágico, un deleite al leer.


#7

La leyenda cuenta que la luna bajó una fría y desolada noche a los bosques de los recuerdos, donde existía la anciana mujer de cabellos de plata, ella era tan vieja como la misma luna, por eso ella misma bajo a despedirla de su vida terrenal.
En el cielo la luna se tiño de negro por tres días cuando ella murió, nadó en recuerdos por las noches, sufrió en silencio contando cometas, lloró estrellas por los viejos tiempos, aquellas que contaban historias donde aparecía una joven mujer de cabellos de plata, una que alguna vez amo.
La vieja anciana quedo en el pasado, en las memorias de un abismo casi como un agujero negro. Ya nadie en la tierra la recordó, pero la luna cada año viste de negro y cuando el vacío de sus recuerdos la abruman, el negro se tiñe de rojo y las noches se vuelven más oscuras.

Hace más de 1 año

0

4
#8

El hombre de cabellos canosos y bastón de madera caminaba en silencio por las calles oscuras y frías de esa noche de enero. A su lado la sombra de un pasado lo acompañaba, por la silueta oscura de aquella sombra se podía ver la forma de un ostentoso vestido acampanado y una melena larga que bailaba con el viento.
El hombre era acompañado por sus recuerdos más preciados, caminando rumbo a un futuro donde ella solo vivía en sus recuerdos.
La vida en la tierra se había vuelto una simple rutina sin la mujer en su vida, morir no era una opción para el hombre canoso. Él le tenia miedo a la muerte pero extrañaba con locura a la mujer hecha sombra a su lado.
Cuanto tiempo pasaría para que las memorias de aquel pasado lo dejaran. Ahora solo le queda recordarla, verla solo en sus recuerdos, sentir caricias de otras pensando en ella, extrañarla hasta el sufrimiento... Y alguna vez poder olvidarla.

Hace más de 1 año

0

3
#9

El joven Antonio, la esperanza y orgullo de la noble familia Noailles se encontraba en un húmedo, mal oliente y vacío callejón sin salida. Sosteniendo la herida de su costado con la poca fuerza que le quedaba, intentando con casi nada de esperanzas evitar desangrarse y morir en aquel horrible lugar.
Tirado en aquel frío suelo apenas cubierto con su camisa blanca manchada de su propia sangre y sus pantalones elegantes también manchados, era todo lo que le quedaba, el maleante que solo minutos atrás lo había perpetrado, se había llevado casi todo, sus carísimos zapatos, su abrigo de piel, los dos anillos de oro pertenecientes a su familia y su cartera del más fino cuero con todo su dinero. ¿Que esperanza le quedaba?
Muriendo solo en aquel lugar, sin nada más que sus pesares, el dolor que sentía y el consuelo de sus recuerdos, de como poco a poco la vida se alejaba de su cuerpo, en su mente solo podía pensar en el pasado, porque él sabía que ya no tenia futuro.
- Esto es lo que nos queda, la muerte, el olvido y las memorias de un pasado donde existía un futuro.- susurro para si el joven Antonio.- No somos nada, pero para la muerte lo somos todo.

Hace más de 1 año

0

2