LuquitasG
Rango6 Nivel 27 (1096 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Capitulo 1: "La noche del desenlace"

Hola, si ya sé, un "Hola" es una forma básica de empezar un relato, un recurso muy quemado, hasta los adolescentes en las redes usan el "Hola" para empezar una publicación. Pero la realidad es que yo no soy un escritor, no soy un poeta consagrado, soy un chico común que quiere contarles una historia.
Se me hace difícil dilucidar por donde puedo empezar. Quizás pueda empezar por contarles cómo y donde estoy al momento que estoy escribiendo esto.
Bien, pues, estoy en el living de mi casa, que no es mi casa, saben a que me refiero, ensima de mi sofá, viendo como la botella de vodka que está en la mesa ratona en frente mío está completamente vacía, al igual que el vaso que está a su lado, el cenicero por lo contrario está lleno, y con un cigarrillo encendido en una de sus caladitas. Del otro lado, esperando, casi mirándome y rogando que lo use, un revólver, calibre 38 con una sola bala, ¿Ruleta rusa? No, ésta vez esa bala tiene un nombre escrito. ¿El mío, el de él? Eso está por verse. Al fin y al cabo, se que si él muere, tal vez yo también.

Hace más de 1 año Compartir:

3

21
unaromantica20
Rango3 Nivel 13
hace más de 1 año

Me da miedo e intriga saber como continua 😱😖😖

LuquitasG
Rango6 Nivel 27
hace más de 1 año

Va un capítulo por noche, en horas sabrás que pasa en el siguiente.

Mauricio
Rango5 Nivel 20
hace más de 1 año

Me representa. Muy bueno e intrigante. Saludos.


#2

Capítulo 2: ¿Quién soy Yo?

Éste es el instante donde empezarán a preguntarse ¿Quién es él? O ¿Quién soy yo?. Bueno para responder la primer pregunta primero debo explicarles lo segundo.
Para definir quien soy en éste momento debo remontar ésta historia 5 años atrás, cuando aún cursaba cuarto año de la secundario, o preparatoria como se conoce internacionalmente. No era el chico popular, no era el galán del curso, más bien era el que se quedaba leyendo cómics o escuchando música debajo de un árbol mientras los demás jugaban fútbol, o hablaban de sexo, moda o fiestas, lo típico a esa edad. Lo bueno es que a pesar de no encajar en la clase, nunca sufrí de Bullyng o como se le diga a eso. Era un ente, nadie me registraba, ni para bien ni para mal, nadie excepto Andy, mi mejor amigo, el chico con el que prácticamente crecí, nuestros padres eran amigos, y él había nacido sólo unos días después que yo. Así que desde que tengo memoria que éramos inseparables, hasta tercer año de la prepa, cuando culminó ese año, él tomo otros rumbos, cambió de ciudad, de escuela, de compañeros. Creo que fue la primera vez que me sentí sólo en la vida, muy sólo. Durante todo el cuarto año de cursado no logré mimetizarme con nadie de mi clase, ni de la escuela. Nadie. Básicamente era como si yo no existiera para el resto, algo que no me molestaba hasta entonces, me empezó a pesar cuando la única persona que si me registraba se fue.
Ahí en ese momento exacto de mi vida, fue cuando él apareció, sumiso, agazapado, detrás de mi espejo, y dentro de mi cabeza.

Hace más de 1 año

1

8

#3

Capítulo 3: ¿Quién es él?

La primer a vez que lo vi, o lo sentí, fue muy raro. Corría casi la mitad del año escolar después de que Andy se fuera del colegio, y casi no recibía Noticias de él, me sentía raro, sólo, como con una sensación de abandono terrible, vivía con mis dos hermanos más chicos, mi hermana 3 años menor y mi hermanito 10 años menor que Yo, pero no me daban mucha importancia. Tampoco me registraban mucho, así que necesitaba alguien con quien compartir mi ambigua vida. Un día se me ocurrió la estúpida idea de crearme un compañero imaginario, con 15 años, parece raro, pero me sentía muy mal, así que empecé a hablarle a mi espejo, a mi reflejo, hasta le puse nombre "David". Al principio me hablaba y me contestaba yo mismo. Pero un día de la nada, quizás por mala pasada de mi ya retorcida Psiquis, mi propio reflejo me contestó, así de la nada, sin que yo emitiera palabra, o al menos eso sentí.
Fue raro, por que ya no sentía como si estuviera viendo mi reflejo, si no que lo veia como alguien más, era completamente distinto, David había cobrado vida y ahora el me hablaba sin que dependiera de mi. ¿Como era? Simple, tenía mi aspecto físico, pero si mirada, es tal vez la mirada más cínica que conocí en mi vida, sus ojos miraban fijamente, pero sin mirarte, como si vieran un horizonte en tus pupilas y no sacaran la vista de ahí.
Me asusté la primera vez que me hablo: - Hola, ¿Quieren un consejo hoy?.
Pero luego me acostumbré a él, tal vez por que era parte de mi era que me conocí a tanto y por eso me gustaba hablar con él.
Luego de un tiempo ya no necesitaba un espejo para verlo del otro lado. Podía aparecer en cualquier parte, en mi psiquis, sin que nadie más lo viera, a hablarme.

Hace más de 1 año

0

8
#4

Capitulo 4: Mendigando Amistad.

Después de terminar el año escolar acompañado solamente por los consejos de David, y sin la amistad esencial de Andy, comencé las vacaciones, quizás por primera vez, agobiado de mi propia rutina, de mi forma de vida. Pero todo tomo un nuevo color cuando me entere de que Andy había vuelto a pasar sus vacaciones al pueblo, y como era de esperar para mi, un día toco la puerta de mi casa de nuevo después de tanto tiempo, y tuvimos una larga charla durante todo el día, y poco a poco los días de amistad con el regresaron, lo que hizo que David dejara de atormentarme durante ese lapso de tiempo.
Terminando el verano, después de los grandiosos y divertidos días con Andy, tome una decisión, no estaba dispuesto a dejar que mi gran amigo se alejara de nuevo, ni mucho menos tener que volver a recurrir a David para no sentirme solo, así que decidí seguir los pasos de Andy e ir en busca de una nueva vida, de nuevos compañeros, de una nueva rutina y de un nuevo lugar, incluso tal vez pensaba en dar un cambio a mi mismo.
Mis padres a pesar de que les sorprendió esta decisión, me apoyaron y así empezó un nuevo capitulo en esta historia, aunque no resulto como esperaba.
resulta que Andy ya no era el mismo, al menos no conmigo, el Andy que yo conocía y el que paso ese ultimo verano conmigo haba sido solo una fachada, quizás fueron sus nuevas amistades o su nueva vida, o no se que, pero su personalidad había cambiado rotundamente. Ya no me daba la atención que solía darme, muy por el contrario, la mayoría de las veces desistía de mi, incluso ni siquiera me presento a sus amigos, lo que dificulto mas mi intención de relacionarme con gente nueva.
Fue así que con el pasar del tiempo volví a mi estado anterior, solo que esta vez, lejos de casa, lejos de mi vida, lejos de alguien que me protegiera. No estaba dispuesto a decirles a mis padres que me arrepentía de la decisión, soy muy orgulloso para eso. Resistí hasta donde pude, pero ya estaba regresando a mi estado de soledad y ya no estaba dispuesto a mendigarle mas amistad a nadie. Cualquiera en este momento pensaría que volví a recurrir a David, si es que aun seguía en mi psiquis.
Pero no, en ese preciso momento, justo cuando estaba considerando hacer justamente lo que acabo de mencionarles, apareció alguien, alguien que se convertiría en uno de los puntos claves de esta historia, y se presento en mi vida de una manera poco convencional y muy, absolutamente muy inesperada.

Hace más de 1 año

0

6
#5

Capítulo 5: ¿Me conoces?

Como ya les conté hacía unos meses que Andy ya ni aparecía por mi vida, y no era una buena idea volver a recurrir a David, así que ahora había tomado las riendas de las redes sociales y había comenzado a crear vínculos virtuales, Facebook, Twitter, My Space, WhatsApp, Instagram aún no existía por cierto. Pero todo me resultaba aburrido y monótono, eran conversaciones con mucho contenido, si, pero eran personas que nunca iba a ver en mi vida por que estaban a miles de kilómetros, así que eso me frustraba.
Así pasaron los siguientes meses, hasta que un dia, casi una semana antes de que finalizara el año escolar, recibí un directo pero extraño mensaje, extraño por quien era quien lleno mi bandeja de entrada con ese mensaje.
"Hola, me conoces?".
Claro que conocía a esa persona, no muy bien pero la conocía, y me parecía raro y a la vez sorprendente que de tantas personas en una red social así se haya decidido justamente a iniciar una conversación conmigo, sobre todo por el hecho de que nunca nadie iniciaba conversaciones conmigo, por lo general era yo quien las iniciaba.
Después de una mezcla de emociones y preguntas retóricas dentro de mi, contesté: "Claro que te conozco" y lo siguiente que dije era lo que, como veran, hacia aún más raro esto: "Sos Mery, amiga de mi hermana, o bueno no se, te he visto con ella un par de veces así que supongo que son amigas". Recibí una respuesta inmediata así: "Correcto", y lo siguiente fue una conversación en la que me di cuenta por lo profundo de las preguntas que había algo que le interesaba de mi, después de un par de horas la conversación se transformó en una especie de guerra de cumplidos por ver quien halagaba más al otro.
Con el pasar de los días las conversaciones eran más largas y profundas, y no podía creerlo, la amiga de mi hermana se había convertido en mi nueva mejor amiga y yo en su mejor amigo, hasta ese momento virtual. Pero eso estaba a punto de cambiar cuando luego de finalizado el año escolar, volví a casa de mis padres y Mery decidió acordar, después de haberlo prometido tantas veces, en juntarnos a ver una peli y charlar por primera vez cara a cara.
Les suena a historia de amor verdad, bueno, tal vez están en lo cierto, o tal vez no. Al fin y al cabo, las apariencias engañan.

Hace más de 1 año

0

6
#6

Capitulo 6: "Una película de Western"

Después de terminadas las clases, volví a casa esperando la gran invitación de Mery a su casa, o la propuesta de venir a la mía. No paso mucho tiempo que un viernes a la tarde llego un mensaje diciendo: "Mañana a las cuatro de la tarde te espero en casa, a propósito, me gustan las películas de Western". Ahora deberían de entender por que me parecía una chica tan atractiva, mas allá de su aspecto físico, que era de envidiar, su personalidad era única, ¿a que chica de 14 años le gustan las películas del viejo oeste?, exacto, habría que hurgar mucho dentro de la sociedad para encontrar una chica así.
Llegado el día y la hora de la reunión, fui entusiasmado y nervioso a su casa. Me recibió con una sonrisa, un beso en la mejilla y me invito a pasar. recuerdo como si fuera hoy la película que vimos, "El tren de las 3:10 a Yuma", la recuerdo por que a partir de ahí se convirtió en mi película favorita por las sensaciones que tengo cada vez que la veo.
Al contrario de lo que deben estar pensando, no hubo beso, no hubo apretón de manos ni caricias amorosas, nada, eramos amigos hasta entonces, y tratábamos de que la cosa siguiera así, sin embargo no podíamos evitar vernos y darnos cuenta de que nos atraíamos mutuamente.
Cuando regrese a mi casa, mi hermana estaba esperándome, como bien dice el dicho: "Pueblo chico, infierno grande", el chisme de que andábamos en "Algo" con Mery se propago casi a la velocidad de la luz, por lo que mi hermana quería que le contara todo.
Le dije la verdad, y ella dijo asumió que era cierto, sin embargo dijo: "Se que le gustas a Mery, desde hace tiempo, y por lo visto ella te gusta tambien, así que si esto los hace felices yo diría que lo disfruten".
Las palabras de mi hermana me aliviaron, ya que por el contrario yo pensaba que iba a encontrarla muy enojada por quitarle a su amiga. Después de eso los días de películas y charlas con Mery progresaron, hasta el momento culmine donde una amistad pasa a ser algo mas, como en cualquier historia de amorío. Solo que como ya era costumbre en mi vida, de una manera muy poco convencional.

Hace más de 1 año

0

5
#7

Capitulo 7: "Una visita inesperada"

Después de unas cuantas películas de vaqueros y pochoclos en nuestros estómagos, al fin llegó el momento en que después de una larga mirada profunda, un silencio casi incomodo y una tensión en cada parte de mi cuerpo, Mery y yo nos besamos, no era mi primer beso, de hecho ya había perdido la cuenta, después de todo mis ex compañeras de curso me habían instruido bastante bien después de iniciar la secundaria, pero aun así, se sintió como si fuera la primera vez que besaba a alguien, al menos fue la primera vez que sentí que ademas de atracción, en ese beso había amor, o algo parecido.
Iniciamos un noviazgo, secreto, a escondidas, clandestino, ¿Por que? muy simple, ella tenia 14 años, y yo casi 18, y aunque sus actitudes y pensamientos la hacían parecer incluso mayor que yo, si sus padres se enteraban, ella no tendría vida social por los próximos 5 años y a mi, bueno, tal vez me hubieran colgado en la plaza del pueblo. Asi que debíamos mantenernos a escondidas de todo el mundo, solo un selecto grupo de personas sabia de lo nuestro, mi hermana, su prima, que era una persona en la que ella confiaba mucho, y una amiga, que era básicamente quien funcionaba como la dueña del albergue.
Después de un par de meses, llegaron de nuevo las clases, así que con Mery solo podíamos vernos un par de veces al mes, pero aun así, nuestra historia era genial, tambien todo estaba empezando a tomar un nuevo color por que mis compañeros empezaban a interactuar conmigo, ya era el segundo año que compartía con ellos y tambien el ultimo, así que por alguna razón esta vez ya no pasaba desapercibido.
Mi personalidad sufrió otro gran cambio, estaba lleno de entusiasmo, de proyectos, de sueños de vida.
En un par de meses había planeado donde iba a ir a la universidad, sabia que era lo que quería estudiar, y ya me había imaginado un estándar de vida para mi futuro.
Pero, una tarde, después de haber quedado incomunicado del mundo, ya que necesitaba estudiar para un examen importante y no quería que nada me distrajera, en el silencio rotundo de la habitación en la que me encontraba, se oyó una voz que rompió mi concentración: "Hola Lucas, tanto tiempo sin hablar". Volteé esperando encontrarme a algún amigo que no veía hace tiempo, a un ex compañero o simplemente a algún familiar lejano, pero no, dentro de mi sabia quien era, si, era David. No podía creer que solo haya bastado con que me quedara solo unas horas para el vuelva a aparecer, en ese momento tambien comprendí que en realidad nunca se había ido, que seguía ahí, esperando el momento para salir de nuevo a la luz.
"-Hacia mucho tiempo que no te veía amigo, llegue a pensar que me habías abandonado, ahora parece que tienen quien suplante mi lugar ¿No?", su tono de voz era distinto, sonaba amigable, pero a la vez muy pero muy perturbador, como si fuera un psicópata hablando, para que entiendan, solo imagínense o recuerden le mejor escena del Joker interpretado por Heath Ledger, bueno, así sonaba David ese día.
Solo volví a fijar la vista en mi libro y lo ignore, trate de calmarme, me conscientice de que era solo una mala jugada de mi psiquis, y deje que se fuera, parecía que hubiera funcionado, por un momento, pero luego les juro que deseé nunca haber hecho eso.

Hace más de 1 año

0

5
#8

Capitulo 8: "Celos"

Habían pasado unos cuantos días desde aquella aparición inesperada de David, y todo parecía marchar normal.
se acercaba el fin de semana y Mery ya había planeado un fin de semana juntos como era de costumbre, pero ese Viernes recibí una invitación que no acostumbraba a recibir. Mis compañeros por primera vez me invitaron a una fiesta, era el cumpleaños de uno de ellos, a decir verdad yo no lo registraba, pero parece que hacía una gran fiesta y el curso estaba invitado, y mis compañeros más allegados, incluso Andy querían que yo fuera.
Así que le pregunté a Mery si no había problema en posponer lo nuestro una semana, al fin y al cabo no había fin de semana que no pasara con ella y ésta era una razón especial, a lo que ella aceptó y dijo que no había ningún inconveniente.
La fiesta era el Sábado por la noche, por lo que el Viernes a la tarde me quedaba totalmente libre, por miedo a quedarme solo en el departamento y que a David se le ocurriera aparecer de nuevo, les comenté a un par de compañeros si querían ir a pasar la tarde a casa. Se sorprendieron por la invitación, como ya les comenté, era raro que me relacionara con alguien, los chicos debían ir a entrenar con el equipo de Basquet del colegio, así que un par de chicas aceptaron ir, Katy y Jess, eran muy divertidas, y les gustaba charlar mas que comer supongo, por que no tenían problema en entablar largas charlas con cualquier persona, aún si fuese recién conocido.
Esa tarde la pasé genial, Katy y Jess me habían caído genial, estaban completamente locas, pero eran muy buenas personas.
Al llegar la noche me parecía raro que Mery no había dado señales de vida, justo antes de entrar a ducharme recibí un mensaje suyo acompañado de una captura de una foto que yo había publicado hacía un par de horas: - "¿Así que ahora tenés amiguitas?, No me comentaste nada de ésto".
Era quizás la primera vez que vi a Mery actuar como una niña de 14 años, celosa, caprichosa, orgullosa, y me parecía muy extraño por que ella no era así.
Esa noche terminamos discutiendo, así que me fuí a la cama muy bajoneado, pero conversaba por chat con Katy y Jess para no dejar mi mente dispersa, ya saben por qué.
De todas formas, antes de que el sueño tocara mi puerta, en un pestaneo fugaz hacía los pies de la cama, lo vi, David estaba de regreso:
- Hola, Lucas, me extrañaste, no fuiste muy amable la última vez conmigo, pareciera que ya no quieres verme.- Dijo con su ya distinguido tono perturbador.
Decidí enfrentarlo y hacerle frente, al fin y al cabo, solo era producto de mi retorcida psiquis, ¿Que podía pasar?.

- David, no quiero que sigas atormentándome, solo eres un reflejo de mi subconsciente, así que solo vete y déjame en paz.- Le dije molesto.

- No, ésta vez no voy a irme, no al menos hasta que te hagas un hombre y le pongas los puntos a esa maldita perra-

-¿Hablas de Mery?- Le pregunté, sorprendido por su actitud.

-Si, sabes bien que si, quien se cree que es para venir a creer que tiene control sobre tu vida, sos dueño de hacer lo que quieras, o es su defecto de hacer lo que yo te diga.- Dijo él sonriendo de forma psicótica.

- Hablaré con ella, es solo una adolescente, no la culpo.

- No solo hables, ponla en su lugar, y de paso luego de eso, deberías intentar llevarte a Jess a la cama, esa chica está muy deseable, y parece que hoy le caíste más que bien ¿No?.- Dijo y luego se acercó a la puerta de mi habitación.

- Estás loco, no voy a hacerle eso a Mery, será mejor que te vayas.

-Solo me iré por ahora, espero que cuando vuelva dejes de ser un debilucho marica y te comportes como un verdadero hombre.- Luego de eso desapareció como de costumbre.

Me fui a dormir y mi cabeza era una montaña rusa de sentimientos, sensaciones y pensamientos. Lo que nunca imaginé era lo que me encontraría la mañana siguiente.

Hace más de 1 año

0

4
#9

Capitulo 9: "Dentro de mi"

A la mañana siguiente, después del abrumador encuentro con David, hice lo que hacía todas las mañanas apenas despertaba, revisar mi celular. Para mi asombro tenía 40 mensajes de Mery y 4 llamadas perdidas suyas, todas diciéndome: "No podes decirme ésto".
Para entender que pasaba tuve que leer toda la conversación y vaya sorpresa, a la 4:00 AM, cuando yo dormía alguien uso mi celular y le dijo todo eso a ella, la conversación no es muy digna de ser repetida, solo se puede decir que solo alguien con mucho odio es capaz de decir todo lo que estaba ahí.
No me llevó mucho tiempo darme cuenta de quien había sido, era claro que David tenia que ver con ésto, y también estaba mas que claro que si el era producto de mi psiquis, estaba dentro de mi y ahora había aprendido a usar mi cuerpo como su carruaje en las horas en las que yo dormía. En medicina a una situación así se la llamaría trastorno de personalidad disociativa.
La cosa ahora era como le decía a Mery que no había sido el que habló con ella esa noche, busque la forma que busque para explicarle la situación hubiera pensado que estaba loco. Así que no me quedo otra que decirle que estaba enojado, y no pensé lo que decía, acto siguiente pedí disculpas.
Durante ese día no recibí noticias de Mery, lo que no me afectó mucho, ya que gran parte del día la pasé con mis compañeros preparando todo la fiesta de ese día a la noche.
Y entre risas, charlas, y tragos el mal momento se me olvidó.
Aunque sentía la presencia de David dentro de mí, y la certeza de que solo era cuestión de tiempo para que resurgiera, y tomara el control de mis actos.
Esa tarde, entre todas esas charlas, tragos y juegos, sentí que Jess se estaba centrando en mi mas de lo normal, la noté muy cercana, y por momentos en los que cruzabamos miradas notaba cierta atracción, pero por ese día lo dejé pasar, solo por ese día.

Hace más de 1 año

0

4
#10

Capitulo 10: “La Fiesta”

Sábado por la noche, 23:00 hs, alguien como yo normalmente un día así a esa hora estaría leyendo comics de Marvel, jugando algún tipo de videojuego que todavía no haya probado o viendo un documental sobre alienígenas en la edad de piedra. Pero esa noche no, era diferente, se sentía como una sensación de que tal vez no iba a olvidar esa noche tan fácil. No era la primera vez que iba a una fiesta, ni mucho menos, pero si tal vez iba a ser la primera fiesta donde yo encontrara sentido de pertenencia en algún grupo de personas.
A eso de la medianoche, ya cuando estaba listo, esperando a que llegara el momento adecuado para salir a vivir la noche de una manera poco convencional en mí, estaba fumando algo, no describiré que era, si, era raro, pero conocía al mundo, y nunca estaba de más recurrir a ciertas prácticas para relajar la mente, sobre todo si hay otro tipo acechando en tu cabeza, amenazando con tomar el control de tus actos. Bien, justo antes de terminar mi cigarro, llegó un mensaje a mi celular, para mi sorpresa era Andy, quería que fuera a casa de un par de amigos suyos a pasar el rato hasta el momento de la fiesta. No dudé un segundo y emprendí el camino.
Al llegar Andy me recibió como en los viejos tiempos, un cálido abrazo de amigo, un apretón de manos, y una palmada en la espalda invitándome a pasar. Dentro estaban esperando Jonh y Jake, dos chicos con los que él en poco tiempo había logrado entablar grandes lazos de amistad, ellos también me invitaron a pasar muy cómodamente.
Esa noche, en ese momento comprendí muchas cosas, esos dos chicos eran geniales, divertidos, extrovertidos, populares, por lo que ya no culpaba a Andy por lograr lazos de amistad más fuertes con ellos que los que alguna vez tuvo conmigo, ya que, si me comparaba, yo solo era un despojo de miseria humana, malhumorado, renegado, aburrido y aislado del mundo. También comprendí que, aunque Andy había cambiado, me seguía viendo como un gran amigo en algún punto, que era yo quien veía fantasmas, o me maquinaba con que todo estaba en contra mío, o bueno alguien me lo hacía ver así y no hace falta que aclare quién era.
Después de varios tragos, risas y juegos de play station, decidimos que ya era hora de dirigirnos hacía el lugar de la fiesta. Un lugar alejado del ejido urbano de la ciudad, una especie de salón rodeado de corrales, básicamente el lugar perfecto para una fiesta entre adolescentes sin supervisión de ningún adulto.
Dentro de la fiesta me sentí a gusto también, sentí que de una vez por todas había encontrado sentido de pertenencia en un grupo amplio de personas, compañeros y amigos. Y lo más importante, Andy, el Andy de antes, seguía ahí.
Solo una cosa me preocupaba, y era que pasaría si por alguna razón me pasaba de copas, y en ese estado David tomaba el control.
Durante la fiesta Jess estuvo casi acosándome toda la noche, pero me gustaba que lo hiciera, creo que sentía cierta atracción hasta ese momento difícil de comprender. Por otro lado ya acercándome a las 3:00 AM recibía los últimos mensajes de Mery diciendo que ya era tarde y debía irse a dormir, por lo que nos deseamos buenas noches como era habitual y no volví a chequear mi celular el resto de la noche, esa vez ya no lo necesitaba.
Llegando el amanecer la fiesta se disipaba y cada cual volvía a su casa, Andy me acompaño hasta donde él dormiría esa noche y se quedó ahí, yo seguí mi camino a casa solo hasta recibir un llamado, era Jess, diciéndome que estaba regresando sola y aburrida a su casa, y que aún no quería entrar: - “Tal vez aún te quede café de ayer a la tarde”. Supe interpretar su indirecta, así que la esperé y la invité un café a casa.
Dos adolescentes solos, de madrugada, después de una fiesta, creo que no hace falta describir que pasó ¿Verdad?, y si me lo preguntan, si lo disfruté. Sabía que no era amor, era solo atracción, pero lo disfruté. A decir verdad, Mery no estaba a la altura de una situación así, por su edad, era comprensible para mí, pero a esa edad la abstinencia prolongada de momentos lujuriosos es propensa a caer en cualquier tipo de tentación.
Luego de todo eso me quedé esperando conciliar el sueño, pensando como haría para que Mery no se enterara de esto, y también pensando en lo raro que era que hasta entonces David no diera señales. Tal vez era porque había hecho lo que quería, llevarme a esa chica sexy y lujuriosa a la cama, y quizás por eso no tuvo de necesidad de venir a atormentarme.
O tal vez no, tal vez me apresuré en pensar que no tendría noticias de él esa noche. Porque a la mañana siguiente después de la gran noche que había pasado, el mundo volvió a ser lo que era, y con él David regresó.

Hace más de 1 año

0

4
#11

Capítulo 11: "Resaca compartida."

Eran las 11:30 AM y yo despertaba después de tal vez una de las mejores noches que viví, Jess ya no estaba a mi lado ni tampoco en la ducha, así que intuí que se había ido. En mi celular estaban los cotidianos mensajes de buenos días de Mery y un par de mensajes de Andy y el grupo hablando sobre la noche, nada fuera de lo normal.
Iba a tomar una ducha para quitarme el olor a cigarrillo y alcohol del cuerpo, y cuando entré al baño, miré el espejo, y lo vi.
- Veo que la pasaste bien anoche, te dije que ibas a disfrutarlo- dijo ya con su inconfundible psicopatía.
- Bueno, estuvo mejor de lo que pensaba.- Le contesté ya siguiendo la conversación por que no me quedaba otra.
- Ahora es hora de jugar, Mery está esperando a que llegue el finde que viene, y creo que ya es tiempo de que haya algo de acción entre ustedes.- Dijo eso y se retiró con actitud de estar conforme pero no satisfecho.
Mi día siguió normalmente, chats con Mery, Andy vino a visitarme de nuevo y hablar sobre la gran noche que habíamos pasado, y fué con un pariente suyo, Josh, un chico un par de años menor que nosotros, de pocas palabras hasta el momento, pero que me cayó bien, además era de donde Mery, y conocía la historia, así que me ofreció alojamiento en caso de que deseara pasar más tiempo visitando ese otro pueblo sin tener que recorrer 15 km todos los días para volver a casa. Además prometió presentarme a un par de amigos así cada vez que fuera no me sentiría como sapo de otro pozo y pudiera hacer sociales con personas diferentes a las de siempre.
Luego de charlas y cervezas, decidieron irse, aproveché el tiempo que me quedé libre para llamar a Mery y hablar un poco con ella. Es extraño el sexto sentido que a veces las chicas tienen para las cosas, pero a medida que iba hablando sentía que sospechaba que la noche anterior había pasado algo que no era de su agrado, sin embargo traté de usar explicaciones y frases rebuscadas para eludir sus abrumadoras preguntas casi acosadoras:

- Y además de estar con tus amigos, ¿hiciste algo mas?- Dijo en tono de interrogación pero acusación a la vez.

- Nada más, solo un par de tazas de café con una amiga, no creo que empieces de nuevo con tus celos, al fin y al cabo, eres tu la que dice a todo el mundo que no somos novios, solo amigos.- Dije intentando que la situación incomoda terminara antes de que saliera de mi boca algo que lo complicara todo.

Pareciera que funcionó por que nos despedimos y todo quedó normal.
Ese mismo día también había tenido resaca, no muy grave, pero si algo de dolor de cabeza y estómago, y las cervezas de la tarde lo habían empeorado, sin embargo no era nada que un buen café no pudiera solucionar. Pero por alguna razón dentro de mi, tal vez el deseo de David que seguía despierto, quería compartir esa taza de café con mi anfitriona de la noche anterior.
Así que llamé a Jess:

- Hola Jess, que te parece si compartimos resacas y la cura para la misma y vienes a casa a tomar una café.

No hizo falta insistir, a los diez minutos estaba en la puesta de casa. Charlamos un rato mientras las tazas se vaciaban, y ella insinuó que la había pasado genial la noche anterior, también me contó que les habías dicho a sus padres que esa noche dormiría en lo de una amiga para mañana ir temprano al colegio y terminar un trabajo grupal, por lo que en la mochila llevaba el uniforme y las carpetas para pasar de ahí directo al colegio.
No me costó mucho entender la indirecta, pero ya me parecía demasiado hacerle algo así a la persona a la que le prometí no engañarla.
Pero Jess no me dejó mucho tiempo para razonar, ya que apenas terminé de juntas la última taza de café, se lanzó encima mio como un león sobre una gacela.
En ese momento no sabía por que, si era hormonal, si era solo deseo, o que era, pero sabía que lo que estaba haciendo no estaba bien, pero me gustaba, y a la vez de a momentos David aparecía en mi subconsciente a animarme a seguir con lo que hacía.

Vaya suerte la mía, al menos esa noche, que justo en el momento en que los juegos físicos lujuriosos estaban en su ápice, suena el celular, en la pantalla el nombre ya decía que se avecinaba un conflicto muy grande, era Mery, y no iba a parar de llamar hasta que no atendiera.
¿Piensan que no podía ser peor?, se equivocan. En ese momento justo, detrás de la mesa de luz donde el celular sonaba, vi la cara de David, y sabía que lo que venía no iba a ser agradable, su mirada lo decía todo.

Hace más de 1 año

0

2
#12

Capitulo 12: "Malas Decisiones".

Pasaron un par de meses desde aquella situación en la que tuve que decidir a quien escoger, o mejor dicho, con quien quedarme. No voy a detallarles mucho, solo que escogí a quien me había acompañado mas tiempo, por lo que mi relación con Mery siguió, ya un poco más deteriorada, pero siguió. Por otra parte Jess entendió que había sido solo un aventura pasajera y todo siguió normal. En cuanto a David, no quedó muy conforme con mi decisión, así que por los siguientes meses me atormentó como nunca.
Corría el fin mi último año de preparatoria, y mi vida había tomado un rumbo muy diferente, durante los meses que David hacía de mi psiquis un agujero oscuro del cual era dificil salir, pasé de ser el chico tranquilo a ser el más problemático de la clases, mis notas se fueron al tacho, la convivencia con mis amigos se hacía insoportable, y cada tanto tenía razonamientos completamente psicópatas, creo que durante ese tiempo me la pasaba más en el gabinete psicológico que en el aula tomando clases.
Todo ésto por supuesto hizo que me sumergiera en el agujero más negro y profundo que cualquier otro que haya visto en mi mente, y apareció la asesina de mi psiquis, la "Depresión".
Era lógico, en muy poco tiempo vi como mis sueños, la vida que había planeado, mi deseada carrera universitaria y todos esos planes que tanto deseaba llevar a cabo se iban a la basura, incluso tambien mi relación con Mery se estaba yendo al demonio.
Había aprendido a usar una estrategia que David me recomendaba a usar, cada vez que Mery se enojaba conmigo o amenazaba con cortar la relación, yo amenazaba con acabar con mi vida, sabía que estaba mal, pero ya estaba tan retorcido psicologicamente que no me daba cuenta de lo que eso causaba en la psiquis de una chica de 14 años, no solo me martirizaba a mi con esas actitudes, también a ella, pero no me daba cuenta de eso, estaba desesperado, cegado por los malditos manejos de ese ser oscuro que vivía dentro de mí.
Estaba llegando al final del año escolar y acabé por tomar la primer mala decisión que tomé en mi vida, la primera de muchas que empezaron por hundir mis ambiciones, decidí dejar de cursar ese año, cancelar mi viaje de estudio con mis compañeros, cancelar el egreso, básicamente cancelar todo lo que hoy me arrepiento de no haber vivido.
Por primera vez en mi vida me sentí miserable, sin salida, acorralado, despojado de mis sueños y ambiciones.
Mi vida estaba colapsada, y David lo disfrutaba, Mery hasta entonces además de mi familia era una de las personas que seguía conmigo, pero mis actitudes y palabras dirigidas por David con el único objetivo de lastimar la estaban matando anímicamnete, así que un día, cuando menos lo esperaba, ella acabó con la relación.
Y a partir de ahí empezó lo peor de mi historia, todo esto fue el principio del final.

Hace más de 1 año

0

3
#13

Capitulo 13: "La Suma de todo."

En todo el remolino emocional en el que estaba metido, el desequilibrio mental que sufría era difícil de superar ya.
Pero dentro de todo ese calvario pude hacer tal vez una de las pocas cosas que me ayudarían a comprender que era lo que pasaba y como combatirlo. Entender por que David seguía ahí y de donde había surgido.
Así que en mi mente regresé a mi niñez e hice un recorrido por todos las personas y sus palabras dirigidas a mi, y como habían afectado mi cabeza.
Empecé por recordar los consejos de mi padre sobre ser un hombre, aprender a defenderse, no llorar, imponer respeto, cuando era niño.
Luego en mi adolescencia recuerdo ver a mi familia incitándome a vivir un futuro que no me convencía, desde mi abuela diciendo que me convierta en abogado, juez u contador por que eso era lo único con lo que podría vivir, hasta escuchar a mi papá decir que la música, los poemas y el arte nunca iban a darme de comer.
Unos años mas tarde en mi juventud mis compañeros llenando mi cabeza de estupideces como que al que no le gustaba el fútbol o el deporte no era un hombre, que para hacerse respetar se necesita la violencia. , y muchas otras cosas.
Con todo eso comprendí algo muy clave dentro de mi, todas esas cosas, todo eso que yo creí que solo había ignorado, quedó guardado en lo más profundo de mi subconsciente, y de ahí, justamente de esas ideas, surgió David, todas sus ideas, sus insinuaciones, sus palabras, todo eso era producto de esas malditas ideas que había estado escuchando de bocas ajenas, y ahora se habían personificado en el maldito torturador de mi psiquis.
Habiendo entendido ésto supe que tal vez, solo tal vez, tenía una oportunidad de exiliarlo de mí cabeza para siempre, solo tenía que encontrar el momento justo y antes de intentarlo primero debía vencer todos esos fantasmas que todos esos torturantes consejos habían creado.
Lo difícil era entender que era lo que yo realmente quería, para así enfocarme en eso e ir saltando todos esos obstáculos, pero con todo ese terremoto en mis ideas, era muy difícil darme cuenta de lo que deseaba en realidad.

Hace más de 1 año

0

1
#14

Capítulo 14: "De nuevo al inicio"

Han pasado meses desde que descubrí como se había generado el fenómeno "David" dentro de mi cabeza, desde estonces hice todo lo posible por erradicarlo de ahí.
Lo primero que se me ocurrió fue enfrentarlo y averiguar qué buscaba en mí, pero no funcionó.
Lo siguiente que hice fue intentar hacer todas las cosas a las que David me invitaba. Hice deporte, jugué fútbol, inicié la carrera de contabilidad, hice amigos nuevos e intenté alejarme por un tiempo de la vida que llevaba.
Funcionó un par de semanas, pero luego, cuando creí que lo tenía todo resuelto, todo volvió a suceder, y cada vez era peor, el fenómeno "David" se acrecentaba más y más en mi psiquis.
Así que ahora aquí estoy, cómo les conté que estaba cuando empecé a contarles ésto.
¿Lo recuerdan? ¿Recuerdan dónde estoy?, Seguramente a ustedes les llevará tiempo leer todo ésto, quizás días, quizás meses, o quizás solo horas.
La realidad es que a mí solo me llevó un par de horas escribir ésto, quizás mis últimas horas.
¿Recuerdan ese revolver encima de mi mesa ratona? Si, ese que contiene solo una bala.
Bueno, ya sé cómo usarlo, ya se a que me arriesgo, pero es la única manera. David debe desaparecer, así eso también haga que yo desaparezca, pero es la única manera.
Quizás por esas cosas del destino, logre matar a David y yo logre vivir para escribir un final más feliz en ésta historia. Pero por ahora éste es mi final, lamento quizás no sea el que esoeraban, pero al fin y al cabo, es un final, y no solo de una historia.