Julenazpi
Rango4 Nivel 18 (337 ptos) | Promesa literaria
#1

Nunca había imaginado que mi madre podría llorar de esa forma, se lamentaba y reclamaba al cielo ante aquel cuerpo inmóvil, ensangrentado y aún caliente. En la vida la había escuchado decir tantos improperios, bajando a la tierra a toda la corte celestial, despotricando por lo sucedido. Herida en el alma como si un pedazo de ella se hubiera escapado en dos segundos. Yo la veía desde atrás, intentaba calmarla, no sabía porque lloraba ¿quién era aquel que estaba en el frío asfalto? le grito, ¡no me escucha! -Grito con toda mi fuerza- . Mamá ¿qué pasa? ¿Dónde estamos?

No puedo hacer nada, algo me impide moverme, siento sirenas que llegan desde lejos, parecen ser los de la policía nacional, detrás llega alguna ambulancia. Veo que mi madre voltea a ver ¿quiénes vienen al auxilio? Por su movimiento se descubre la cara de aquel cadáver. No puede ser, se parece a mí, me siento confundido. No recuerdo nada, intento recapitular, de lo último que me acuerdo es de aquella voz ronca gritándome que dejara de llorar. La gelidez de la pistola en la sien y el estridente ruido de una detonación.

Hace casi 4 años Compartir:

21

46
osgonso
Rango11 Nivel 54
hace casi 4 años

Lástima la falta de rigor ortográfico por partes, porque el relato 700 a concurso se trata de un participante que (gracias a Caracas) nos da una propuesta muy atractiva.

Amapola
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

Interesante!! Suerte!!

akisse
Rango9 Nivel 41
hace casi 4 años

vaya,se me ha erizado la piel, muy bueno, suerte, te espero en mi MUNDO DE CRISTAL

Yuma
Rango10 Nivel 46
hace casi 4 años

Genial, chapa tu like, requiero su apoyo también, pase por MECHAS LARGAS.

Yuma
Rango10 Nivel 46
hace casi 4 años

Genial, chapa tu like, requiero su apoyo también, pase por MECHAS LARGAS.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

@Julenazpi, apunta a un relato muy interesante. Siguiendo los consejos de nuestros compañeros, puede quedar un trabajo redondo. Espero que nos podamos encontrar en una siguiente ronda. Suerte!

Julenazpi
Rango4 Nivel 18
hace casi 4 años

Gracias @osgonso @Charlie_GTP y @HJPilgrim. La verdad que soy nuevo en este tipo de cosas, sé que tengo mucho que pulir, me gustaría que sigan dándome este tipo de consejos.Muchas gracias

Julenazpi
Rango4 Nivel 18
hace casi 4 años

Muchísimas gracias @Tsuki yo también soy caraqueño, solo que lamentablemente vivo en el extranjero. En verdad te agradezco que me ayudes.

sinesand01
Rango10 Nivel 49
hace casi 4 años

Me gustó muchísimo, espero poder verte en la segunda ronda y leer lo que le sigue. Te dejo totalmente mi voto. Si quieres pásate por mi perfil y lee el que yo tengo para el concurso a ver si te gusta. Mucha suerte y éxito, un saludo. :*

Soy también de Venezuela, y me agrada encontrar este tema acá. Quisiera volver a leerte para ver cómo lo continúas. Tienes que pulirlo ortográficamente, pero me gusta la sensación que tienes como propuesta. Suerte. :)

Yuma
Rango10 Nivel 46
hace casi 4 años

Genial, un relato singular, te dejo mi voto, visíteme a MECHAS LARGAS

Illam
Rango5 Nivel 20
hace casi 4 años

Excelente pasate por mi historia, El profeta: un niño con un gran don

Kicye
Rango8 Nivel 37
hace casi 4 años

Continúa así, el relato es bueno. Si deseas te invto un poco de patatas con manzana. Pasate por mi perfil. Me gustaría contar con tu comentario y corazón. Si lo merezco, claro.

Marufalt
Rango6 Nivel 28
hace casi 4 años

Crudo y real, como la vida de todo caraqueño

yabasmar
Rango5 Nivel 23
hace casi 4 años

yo soy de caracas y de verdad fue impresionante leer esto , suerte

Jupyter
Rango12 Nivel 57
hace casi 4 años

Me gusta lo profundo que es! Cuenta con mi voto! Espero verte por mi historia "nunca" y votes si te gusto, lo espero;D

JM18
Rango8 Nivel 37
hace casi 4 años

Caracas, nuestra eterna ciudad de la furia... te dejo mi voto!


#2

Aquella mañana salí de mi casa, para ir al colegio, igual que todos los días. Esperé el autobús, subí y luego del rutinario viaje, llegue. El día se presentó bastante tranquilo, clases normales con los compañeros con quienes compartí durante lo que duró mi bachiller.

Me cuesta recordarlo, pero después de salir de clases, haciendo el mismo camino que de la ida, llegue a la puerta del edificio donde hacía unos meses nos habíamos mudado luego de la separación de mis padres. En cuanto me dispuse a sacar las llaves para abrir la puerta, una camioneta creo memorar de color negra frena bruscamente en frente de mí, alarmado intenté apresurarme a sacar las llaves, pero no las conseguía. Dos hombres se me acercaron por detrás y al ver mi intento de correr, un tercero me apareció de frente. Bruscamente me metieron en la camioneta y a toda velocidad salimos de la calle.
Me taparon los ojos, amarraron las manos y me pusieron una mordaza. Me quitaron el teléfono y la cartera que tenía en los bolsillos, el bolso lo dejé tirado en la calle luego del intento de forcejear con ellos. Mientras seguíamos rodando, me era inevitable llorar y pensar en lo que me podría pasar. De repente uno de ellos que va de copiloto le dice al que me acompaña en la parte de atrás, dale un coñazo a ese carajito pa´ que deje de llorar. Hasta ahí recuerdo el tiempo que duramos en el carro.

Recuerdo despertar en una colchoneta en una habitación vacía, de paredes de bloque y sin ninguna ventana, una pequeña luz que guindaba del techo agarrada por sus propios cables a la viga que sostenía el techo de zinc. Me toco la cabeza y siento el gran dolor del golpe que me hizo perder la conciencia. Hace calor, mucho calor, eso me indica que todavía es de día y que el sol abrasa el techo. Escucho voces al otro lado de la puerta, parece que discuten, se insultan con gravedad, al parecer uno se acobardó, le gritan: Estas cagado maricon. Este menor nos va a dar la plata que necesitamos para pagarle al viejo de la vega.

Escucho como se abre la puerta. Entran dos de los tres hombres. Me ven, uno de ellos saca la pistola y me la pone en la sien, el frío del arma me estremece mi cuerpo, uno de ellos me dice:

-Mira panita ya hablamos con tu vieja, dice que ella no tiene esos tres millones de bolívares que le pedimos para que tú salgas vivo de esta. Le dimos hasta pasado mañana para que reúna esa plata, que hable con tu papá que sabemos que si la tiene.
Se levantan, se van y vuelven a cerrar la puerta con la cadena

Ardua tarea le encomiendan a mi madre, yo nunca he visto tal cantidad de dinero, ni la he escuchado nombrar. De paso, difícil va a ser hablar con mi padre pues no se ven desde aquel día en que él se fue de casa, para irse con otra, que nunca hemos conocido. La temática legal del divorcio la resolvieron los abogados, ellos más nunca se vieron. Él quedó en enviar una cantidad de dinero mensual para mantener mis gastos, dinero que nunca llegó. Desde ese momento estábamos solos mi mamá y yo, ella trabajaba de sol a sol en el hospital José María Vargas de Caracas, con el sueldo apenas llegaba para vivir los dos, por eso los sábados trabajaba en Clínicas Caracas ofreciendo consulta privada. Pero tampoco vivíamos como reyes. Mi abuela nos ayudó bastante a salir adelante luego de que mi padre nos abandonara.

Pasan minutos eternos, horas inacabables bajo el horrendo calor. Vuelven a entrar, al parecer recibieron noticias, gracias a un contacto dentro de la policía, de que mi padre había denunciado mi secuestro. Me dicen:

-Ahora sí que se jodieron panita, vamos a pedir más plata a ver quién es el más arrecho aquí. Ya puedes rezar para que tu papá tenga buena venta en el negocio. Vas a hablar con él y le vas a decir lo siguiente: Papá estoy bien, déjate de tonterías con la policía y empieza a reunir la plata que ya no son tres sino cuatro millones.

Uno de ellos marca el número, le dice aquí está tu carajito y me pasa el teléfono, como puedo le digo lo que me dijo el hombre, el solo pregunta si estoy bien, no sé si me entiende lo que le digo. Me quitan el teléfono y le dicen: ya sabe, tienen hasta el sábado para darnos la plata, nosotros los llamamos y ustedes quédense tranquilos con los pacos.

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace casi 4 años

Genial el realismo que transmites sumado al suspenso de un secuestro. Soy de Venezuela también de Ciudad Bolívar. Espero la tercera parte, apúrate que el tiempo corre.


#3

Llegó la noche y con ella el fresco frío de la noche caraqueña, se distinguía una música a lo lejos, perecía ser bachata. Me duele la garganta de tan reseca que la tenía, hace ya unas horas que no bebo ni como nada. Los secuestradores no han entrado hace rato, sé que uno vigila en la puerta pues se ve la sombra por la rendija entre esta y el suelo, pero no ha habido movimiento en unas horas.

Veo a mi alrededor, intento meticulosamente fijarme en cada rincón de a habitación, para conseguir alguna vía de escape. Pero parece que todo está hecho para que sea imposible escaparse. Pienso en intentar ahuecar el techo, pero a la vez considero que esto haría mucho ruido y que inmediatamente entrarían los hombres. Doy por fallido mi intento y me vuelvo a recostar en la colchoneta. Me vuelve el sabor amargo de la sed invasiva en la boca y el gigantesco dolor del golpe en la cabeza. Intento calmarme y dormir un poco, pero ¿quién es capaz de dormirse en una situación así?

Vuelvo a escuchar el sonido de la cadena de la puerta e inmediatamente me incorporo del suelo. Traen algo de agua y una arepa. Me la dan para comer, aunque me bebo en dos sorbos todo el agua y rechazo lo otro pues ¿cómo voy a tener hambre? con el susto que tengo encima. Es impresionante lo rápido que corre el pensamiento cuando te encuentras dentro de un momento así, piensas en todo y en todos, cada cosa que ha pasado en tu vida, que por corta que sea es tuya y de nadie más. Todas las personas que han formado parte de ella, para lo bueno y para lo malo. Pensamientos fugaces pasan por la cabeza, resúmenes de las mejores cosas y tragos amargos por las no tan buenas.

En mi silencio ellos me miran con indiferencia y uno de ellos me reclama por no haber comido, pero el otro le dice que me deje tranquilo. Este último no había aparecido hasta ahora y parece ser buena gente. Memoro lo que dice mi madre siempre que pasamos por un barrio peligroso:

-En estos sitios vive gente tan normal como tú y como yo, ellos también sufren a diario por la inseguridad y muchas veces la sufren más que uno. Y muchos de los malandros que viven en estos barrios hubiesen vivido una vida distinta si se les hubiese dado oportunidades para desarrollarse.

Me siguen mirando, parece que están a la espera de algún otro. Cuchichean entre ellos mientras yo sigo sentado en el suelo. En ese momento entra uno de los que anteriormente me había gritado, no viene con buena cara. Dice haber hablado con mis padres, solo han logrado reunir tres millones trecientos mil bolívares.

Se me arruga la cara, me duele en el alma la noticia, sé que el esfuerzo que hacen mis padres es monumental, pienso que mi madre no se merece lo que le está pasando. Ella, que estudió diez años para ejercer como médico, por pura vocación para ayudar al resto. Sí, ella que pudiendo trabajar en las clínicas privadas más caras de Venezuela, sigue en el hospital con un sueldo de risa, todo por vocación. Me enseñó a ser fuerte y a luchar por aquello que quiero, a darlo todo por las personas que amas y por las cosas que amas. Ella, que me dio la vida y no solo eso, me enseñó a vivirla.

Ranacien
Rango9 Nivel 41
hace casi 4 años

Me gustó el realismo con el que describes, todas las situaciones similares que se viven en Caracas y el resto del país. Soy de Maracaibo, y puedo asegurar que es tan peligrosa como la capital. Hay unos cuantos detalles de puntuación, pero aún así, vale la pena leerlo. Sigue así!!! Te invito a leer: La primera cena. Por lo pronto: Viva Venezuela!

Julenazpi
Rango4 Nivel 18
hace casi 4 años

Muchísimas gracias @Ranacien. Como dices Vive Venezuela, pero viva libre. Libre de escacacez, de inseguridad y de incompetencia.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace casi 4 años

! Muy bueno el texto ! . Eso sí, ten cuidado con los errores de puntuación y ortografía. Le quitan brillo al texto .