SoyMagdaly
Rango12 Nivel 56 (10648 ptos) | Ensayista de éxito

Hace tiempo atrás, estaban una pareja de matrimonio discutiendo en su pequeña casa, ella bastante enojada le gritó que lo dejaría y que se iría con otro buen amante que había conocido tiempo atrás, y que se llevaría a su hijo, él al escuchar eso entre los gritos de la mujer, la vió y sus lágrimas rodaron por sus mejillas, sintiendo como crujia su corazón al romperse en mil pedazos, posiblemente sin curación, y vió a su pequeño hijo que lloraba desconsolado por ver a sus padres discutiendo.

Hace más de 1 año Compartir:

0

20
#2

Él trató de tranquilizarse para que su hijo ya no llorara más.

—¡Me iré yo! —Le dijo el hombre—. Te dejaré las propiedades, el dinero y todo lo que tengo, Y lo haré para que vivas felíz con tu nuevo amor y para ver a mi pequeño aunque sea de vez en cuando, porque seguramente si te vas no lo vea más, porque no tengo idea para dónde te piensas ir.

—¡No! No quiero nada que venga de ti, mucho menos esta pocilga del demonio, me iré, y me iré muy lejos, para no verte más la cara.

En ese instante los ojos del hombre se humedecieron de lágrimas y recorrieron sus mejillas muy lentamente.

Hace más de 1 año

0

7
#3

—Por favor amor mío, no te vayas, te prometo que buscaré rápidamente dónde irme y te dejaré tranquila, pero por favor no te lleves a mi bebé, yo quiero verlo crecer, darle mi protección y mi amor incondicional. —Le dijo el esposo desdichado y se arrodilló ante ella haciendola sentir más engrandecida y poderosa de lo que ya se sentía desde tiempo atrás.

—Eso no me hará cambiar de opinión, y lo sabes, porque cuando yo digo algo lo cumplo.

Hace más de 1 año

0

7
#4

Ella empacó todo lo que se llevaría, a él sólo le quedó una pequeña sabana que su pequeño hijo escondió bajo una pequeña cama que quedaría para que lo cubriera en sus noches frías y de inmensa soledad.

La noche llegó y abarcó los cuerpos de los tres despidiéndose, dándose el último abrazo de despedida, pero ella siempre despampanante y dejando herido al ya moribundo hombre.

—Me voy, y es para siempre, llevo suficiente dinero como para ya no verte nunca la cara, me voy felíz porque encontre a alguien que me ama.

—Te felicito por ello, pero tengo algo último que decirte.

—Dilo de una vez. —Dijo ella esperando que él le suplicara para que se quedara.

Hace más de 1 año

0

7
#5

—Nunca quiero ver arrepentimientos de ninguna clase, y ten por seguro que mi hijo entrará por esa puerta algún día en busca de su papá, y se la abriré porque aunque se vaya sigue siendo mi hijo, por otro lado, tú pegas un pie fuera de mi casa, dejarás de ser mi mujer, y nunca más podrás entrar.

Ella dió una carcajada, burlándose del pobre hombre.

—Perfecto, gracias por aclararme eso, yo nunca te buscaré, de eso estoy más que segura.

Hace más de 1 año

0

7
#6

Ella partió con una sonrisa de satisfacción por haber dejado a su marido sin nada y sin nadie, sólo, con la inmensa soledad que lo acompañaría siempre, ella felíz con el corazón completamente indestructible viajando con rumbo a su felicidad total, a la nueva vida con su espectacular amante. Sin pensar en lo más mínimo en el pequeño, que llevaba como un pequeño trofeo de victoria por dejar sin nada a su marido, lo miraba como que fuera un objeto más de tantos que llevaba.

Mientras el esposo observaba como se perdía en la nada aquel último suspiro de su humilde y muy sincero corazón, no podía resistir aquel dolor inmenso que sentía en ese momento, callendo de rodillas sobre la mojada grama, sintió como la madrugada estaba abrazandolo, consolando su sufrimiento, que había acabado con su vida completamente.

Hace más de 1 año

2

7
Ivan_Soul
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

Cuánto egoísmo y maldad por parte de la mujer. Pero sospecho que la historia dará un giro con el paso del tiempo. El karma siempre hace lo suyo.

SoyMagdaly
Rango12 Nivel 56
hace más de 1 año

Así es, el tiempo lo dirá todo @Ivan_Soul
Gracias por leer y por tu comentario 😊


#7

—Morí en éste preciso momento. —Le susurró al cielo que lo observaba desde lo alto muy triste al verlo sufrir.

Su madre salió en ese momento de aquel pequeño cuarto que la esposa le había hecho para mantenerla alejada de su hijo, porque según ella recibía muchos malos consejos de parte de ella.

—No temas hijo, este mal acontecimiento pronto se pasará, mientras tanto mantente fuerte, hazlo por tu pequeño hijo, hazlo, porque sé que pronto lo volverás a ver.

Las palabras de aquella humilde señora eran tan ciertas como los abrazos de la fría madrugada. Ella le ayudó a levantarse y lo llevó adentro, pero no pudo contener las lágrimas viendo la casa de su hijo totalmente vacía, no habitaba en ella ni un solo suspiro.

Hace más de 1 año

0

7
#8

—Iré a mi cuarto a prepararte una taza de té. —Le dijo con voz entrecortada.

Él sólo acentuó con la cabeza, por que la verdad, no tenía fuerzas para hablar. Ella salió y fué a su pequeño cuarto, tratando siempre de no demostrar su tristeza delante de su hijo para ayudarlo a que se mantenga fuerte, ante la situación, pero sus lágrimas salían despavoridas de sus ojos mientras preparaba la taza de té.

Él aún sentado sobre el piso de aquella casa totalmente vacía, se tomó la taza de té, ella lo cubrió con la única sabana que había y le ayudó a acostarse en la pequeña cama.

—Tú eres fuerte, y mañana será un nuevo día, y sabrás que hacer, mientras tanto descansa.

Ella se fué a dormir a su cuarto, dejándolo nuevamente sólo, él no pudo dormir esa madrugada, ni las otras que se aproximaron, la tristeza estaba acabando completamente con su vida.

Hace más de 1 año

0

7
#9

Empezó a salir con sus amigos, para tratar de aplacar un poco su soledad, pero éstos le introdujeron los malos vicios, empezó a ingerir licor todas las noches después de salir de su trabajo, porque no le gustaba llegar a su casa sin una gota de licor, porque siempre lo invadía la soledad y sus lágrimas empapaban su rostro al ver su casa tan solitaria y vacía, y con el licor, sentía que se anestesiaba su corazón y sus sentimientos, y ya no sentía nada, su cuerpo y su mente sólo necesitaban dormir y nada más.

Su madre permanecía despierta hasta altas horas de la noche esperando que él apareciera, y cuándo lo hacía no alcanzaban las palabras de la humilde señora tratando de consejarlo, más in embargo él no escuchaba, y ya no le interesaba nada.

Hace más de 1 año

2

7
Ivan_Soul
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

La tristeza lo está consumiendo y usa vías de escape que sólo resultaran autodestructivas.


#10

Esa era su rutina siempre.

Un día como cualquier otro, se levantó muy temprano, se quedó sentado unos minutos en la orilla de su cama, viendo al piso, pensando en la soledad que lo acompañaba, se levantó y se dirigió a darse una ducha, quitando la suciedad de su cuerpo, y se quedó bastante rato, bajo la regadera, observando como se colaba el agua a través de los agujeros de la ducha, ya no tenía sus pensamientos ni sentimientos, no podía sentir nada, y no le interesaba sentir más.
Derrepente, tocaban la puerta con mucha insistencia, él rápido apagó la regadera, se colocó la toalla en su cintura y salió a abrir la puerta.

—Perdona por venir a interrumpir hijo, te traje una tasa de café.

Él la vió, sin una gota de sentimiento y sin sonreír.

—¿Puedo pasar? Te la dejaré por allí.

—No mamá, dame la taza, ¿o acaso no te das cuenta que no tengo dónde ponerla?

La humilde señora lo vió, bastante triste por el comportamiento de su hijo amado, y le entregó la taza de café, retirándose enseguida.
Él dejo la taza en el piso, a un lado de la cama, se vistió, y ya se dirigía a la puerta para salir e irse, pero recordó el café que con tanto amor su madre le había preparado, regresó y se la tomó de un sólo sorbo, y se detuvo a apreciar aquél rico sabor, sus pensamientos volaron en ese momento, recordando rápidamente cuando su esposa se levantaba muy temprano, a preparar desayuno exclusivamente para él, recordó la sonrisa de aquella hermosa mujer, sentada sobre la silla de la mesa, compartiendo una taza de café con él, mientras disfrutaban mutuamente de la compañía, con sus corazones llenos de amor.

Hace más de 1 año

0

7
#11

Pero regresó a su realidad, sin más que recordar, observó con tanta tristeza la taza vacía, la volvió a dejar sobre el piso y se fué a su trabajo.

Su madre, fué al mercado a comprar lo que haría de comer para su hijo, siempre tratando de que no se sienta tan sólo, y así, aplacar un poco la soledad que con él vivía. Preparó su mejor guisado, para cuándo él volviera del trabajo, sin embargo él compró comida juntamente con sus amigos y amigas, ya que se sentía bien con la compañía de ellos, por ello, prefirió quedarse hasta tarde, hasta que su cuerpo aguantará.

Cayó la noche, y él sabía exactamente que la hora de embriagarse se estaba acercando, ordenó bien su area de trabajo, se despidió de sus amigos y se fué en busca de un bar, donde ahogar sus penas y malos momentos.

Hace más de 1 año

2

7
Ivan_Soul
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

@SoyMagdaly la historia se va desarrollando muy bien, me gusta mucho.
Sólo unos detalles: "Más sin embargo", es una redundancia. Basta con que escribas "Sin embargo" y la oración se entiende perfectamente.
Creo que se te fue una letra de más es "Embriagarse".
Espero no te incomoden mis correcciones, las hago para que no entorpezcan tan bello escrito :)

SoyMagdaly
Rango12 Nivel 56
hace más de 1 año

Muchísimas gracias por las correcciones @Ivan_Soul me servirán de mucho. Tomaré en cuenta lo que me has dicho, porque la verdad no me había dado cuenta de mi gran error 😁😊👏
Gracias por seguir leyendo 😊


#12

Aquel hombre triste, moribundo y desdichado, no había consumido lo suficiente como para apagar sus penas y sus problemas, porque se le había terminando el dinero, antes de lograr su cometido. Y se marchó del lugar, no sabía que hacer, ni mucho menos a dónde ir, porque estaba consciente que a su casa no iría, no quería ir a ver su casa desolada, y sentirse solo nuevamente. Empezó a caminar paulatinamente en la calle totalmente vacía, con las manos entre los bolsillos de su pantalón, viendo al piso, recordando la mirada enamorada de su hermosa esposa, sus labios y de como pasaban las noches abrazados en su cama, tan cómoda, dándose besos y sonriendo, sintiendo sus corazones palpitar a un solo ritmo.
A lo lejos se escuchaba una discusión muy fuertemente, haciéndole volver a su realidad rápidamente, él se detuvo unos segundos, y alzó la mirada para percatarse de quiénes se trataban, pero estaban muy lejos y no lograba distinguir nada, así que decidió apresurar el paso, para ver más de cerca.

Hace más de 1 año

0

7
#13

Se acercó tan apresuradamente, que no se percató que uno de los sujetos tenía un arma de fuego en su mano derecha, apuntando al otro tipo que estaba arrodillado en el piso suplicando por su vida, él se detuvo, y en ese momento sintió miedo, un frío enorme que recorría su cuerpo, quiso retroceder pero sintió por un momento su cuerpo totalmente pesado, no podía pegar un paso, vió con tanto pánico a los dos hombres, logrando moverse, pero cuando quisó correr el hombre le gritó que no se moviera, escuchando tres disparos a sus espaldas, él totalmente asustado, cerro los ojos, suspiro, y corrió hasta que sus piernas no pudieron más, el hombre le gritaba a lo lejos con mucha ira que se detuviera, pero él no le hizo caso y continuó corriendo, hasta que se detuvo en una esquina, totalmente cansado, cayéndose arrodillado.

—Dios mío, porfavor, ayudame, si salgo de esta, te prometo que ya no saldré más, te lo juro Dios mío.

Hace más de 1 año

0

5
#14

Volteó a ver si el sujeto lo venía siguiendo, y se dio cuenta que éste se había perdido en la nada, sintió un inmenso alivio, y como su corazón se invadió de felicidad profunda, se levantó y continuó caminando, ahora con rumbo a su casa, porque sabía que allí estaría protegido.

En la lejanía vió a su madre, sentada sobre una silla en el mojado pasto, recibiendo el sereno de la fría madrugada, nadie con ella, sólo la inmensa soledad que la acompañaba, esperando que regrese su hijo. Al ver esa triste escena, se le conmovió el corazón y se vió en ella, tan sólos y tristes, sus lágrimas salieron tran rápido que él sólo se detuvo a limpiar sus ojos, y se apresuró a llegar.

—Ya vine madre. —Le dijo el hombre.

Ella al verlo se levanto rápido y lo abrazó, él sintió como el amor de su madre tras pasaba su corazón, y curaba su cuerpo.

—Me alegra que hayas llegado hijo, ya estoy más tranquila. Entra a dormir, que yo también haré lo mismo. Mañana hablamos.

Los dos entraron, y él sólo alcanzó a cerrar la puerta y no pudo resistir más, cayó sobre el piso de su casa, llorando desconsoladamente, no podía creer que Dios lo había librado de la muerte y que su madre lo esperara después de que la había tratado mal. Se dió cuenta que tenía razón para seguir adelante, seguir con su vida como lo hacía antes de haber conocido a la mujer que destruyó su corazón.

Hace más de 1 año

2

5
Ivan_Soul
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

@SoyMagdaly esta caja en particular me conmovió demasiado. Qué bello talento tienes.

SoyMagdaly
Rango12 Nivel 56
hace más de 1 año

Muchísimas gracias por seguir leyendo y en especial por comentar tan bellas palabras @Ivan_Soul 😊


#15

Se quedó tirado en el piso pensando en todo lo que estaba haciendo con su vida, sin beneficio ni productividad, no podía continuar de esa manera así que decidió salir adelante con su vida, pensó en darle un giro total y desde esa noche todo cambió dentro y fuera de él, compró todo lo que necesitaría para ver su casa llena de nuevo y pasó a su mamá a vivir con él, la atendía como se merecía porque por ella etaba haciendo todo, ella al ver tan cambiado a su hijo no cabía su corazón en su pecho de la tremenda felicidad que sentía.

Tiempo después tocaron a su puerta, él sin pensar la abrió y vió a su ex esposa y a su pequeño parados en la puerta, al verlos se le movió el corazón y los pensamientos de nuevo, sintió ganas de llorar y de gritar pero se contuvo, no podía creer aquella escena quedándose paralizado un largo momento.

—¡Papi! —Le dijo aquel hermoso niño con una inmensa sonrisa en sus labios, y sus ojos brillaban de la felicidad que sentía al ver a su papá de nuevo.

El se arrodilló paulatinamente sobre el piso, sosteniendose de la puerta, y se abrazaron tan profunda y largamente, no pudo contener más y las lágrimas del tan lastimado hombre empesaron a salir como cascadas.

—Me alegra verte de nuevo hijo. —Le dijo con voz entrecortada, y muy herida.

—¿Y acaso no nos dejarás pasar? —Exclamó la mujer interrumpiendo aquella magnífica y triste escena.

Él soltó muy cuidadosamente al pequeño, y se paró penetrandole una fria mirada, pero a la misma vez sentía mucho amor al verla de nuevo, con unas inmensas ganas de sostenerla entre sus brazos y besarla, al igual que ella que continuaba viéndolo sin moverse viéndolo directamente a los ojos.

Hace más de 1 año

2

5
Ivan_Soul
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

No puede ser hasta donde llega un amor targiversado.


#16

—Por respeto a mi hijo. —Le dijo viéndola directamente a los ojos—. Pasen adelante, esta es tu casa hijo. —Le dijo levantando su brazo para que entrarán a su pequeña casa. 

Ellos entraron pero los ojos de la mujer estaban viendo para todos lados posibles, como si buscaba algo que había dejado cuando se marchó, en ese momento salió aquella humilde señora muy sonriente de su cocina, sin imaginar que volvería a ver a la mujer que le había destruido el corazón a su hijo.

—Por lo que veo están muy felices. —Dijo la mujer viendo a la humilde señora. 

—Así es. —Contestó ella acercándose al pequeño—. Desde que te fuiste todo cambió para bien por aquí.

Ella la vio tan fríamente sin saber que decir en su defensa, la señora tomó de la mano al pequeño y se lo llevó a la cocina diciéndole que tenía una deliciosa comida preparada exclusivamente para él, el pequeño estaba tan contento de haber vuelto que se notaba en su sonrisa y su mirada.

Hace más de 1 año

0

5
#17

—¿Vienes de paseo? —Le preguntó el hombre sentándose en el sofá.

—En realidad vengo hablar contigo. —Le respondió viéndolo y sentándose de igual manera en el sofa que estaba enfrente de él.

—Habla entonces.

—Verás, con mi pareja estamos sumamente enamorados, y vivimos inmensamente felices.

—¡¿Enserio?! —Dijo el sarcasticamente y con una fría mirada—. Me alegro que hayas encontrado quien te haga felíz.

—Gracias, estoy muy felíz, y me casare en un par de meses, sólo que hay un pequeño problema.

—¿Cuál problema? —Preguntó él sumamente intrigado.

—Es sobre nuestro pequeño, él no quiere mantenerlo, me dijo que al único que le corresponde es a ti porque tu eres su padre y tienes que velar por él.

Aquellas palabras le lastimaron tanto que sintió como si fueran agujas clavandose en su corazón, pero a la misma vez se sintió felíz por saber que tendría a su hijo de vuelta con él, y que ahora sí su felicidad estaría completa.

—No sabía que para ti, nuestro hijo era un problema. Veo que no tienes sentimientos ni mucho menos corazón.

—No, no, no, yo no estoy diciendo que él es un problem...

—¿Entonces? —Le preguntó él interrumpiendola.

—Sólo estoy diciendo que mi futuro esposo tiene razón, eres tú quién tiene que cuidar de él ahora, porque tú eres el hombre.

Hace más de 1 año

0

3
#18

La tranquila platica se volvió una pequeña discusión, era evidente que no podían estar ni un sólo minuto juntos, él le continuó reprochando lo que había dicho, pero ella no se quedaba callada. Hasta que él tomó conciencia de lo que estaba haciendo y repentinamente se calmó.

—Esta bien, esta bien, él se quedará conmigo, no te preocupes por él, que estara con su papá y con su abuela que lo amamos incansablemente.

—Pero hay una condición. —Dijo ella con sus ojos llorosos.

—¿Cuál?

—Lo voy a venir a ver cuando yo quiera, porque la verdad ni tú ni nadie me puede prohibir eso.

—Puedes venir cuando tú quieras, es tu hijo y yo quiero que él mire a su mamá de vez en cuando.

—Gracias, de verdad inmensas gracias. —Dijo ella con voz entrecortada y con una pequeñas lágrimas brotando de sus ojos, no se podía negar que sentía un poco de melancolía por lo que estaba haciendo. Él se levantó del sillón y sacó un pañuelo que tenía en el bolsillo de su pantalón y se lo dio, ella secó sus lágrimas lentamente, tratando de retomar fuerzas para irse.

Hace más de 1 año

0

3
#19

Él fue en busca de su hijo para que se despidiera de su mamá, y ella no pudo contener las lágrimas, lloró abrazando y besando a su hijo.

—Siempre te vendré a ver mi pequeño. —Le susurró al niño.

Él ya no podía resistir más, no podía ser fuerte ante terrible situación, pero se contuvo, permaneció callado, observando.

Y se marchó de nuevo, posiblemente para siempre, se marchó en busca de su felicidad sin darse cuenta de que su felicidad la estaba dejando en aquella pequeña casa, junto con su hijo y el hombre que la había amado toda una vida, la estaba desechando por alguien que seguramente no la valoraria, ni la amaría nunca, y que cuando llegara el día en que se diera cuanta, ya sería demasiado tarde, él permaneció parado en la puerta cargando a su pequeño, viendo como se desaparecía en la nada aquella hermosa mujer que algún día fue el amor de su vida, y aunque lo seguirá siendo, no podrá estar con ella nunca más.

FIN.

Hace más de 1 año

2

3