Norash
Rango5 Nivel 23 (630 ptos) | Escritor en ciernes
#1

Catalina estaba tirada en su cama, sin hacer nada. Los párpados le empezaban a pesar. Se estiró un poco, con tal de ganarle al sueño, pero no fue eso la que la despertó por completo, sino un mensaje proveniente de su celular nuevo. El que había esperado semanas para tenerlo.

+52 37284822: Catalina, estoy afuera de tu casa.

Catalina: ¡¿Quién eres?!

La chica ojeo por la ventana para ver si ese desconocido decía la verdad. Pero ni rastros, la calle andaba desierta, como siempre.

+52 37284822: Deja tus bromas para otro día Cat. Abre la puerta.

Catalina: Ey, no sé quien eres. Pero no estás afuera de mi casa, deja de mentir. ¡Y de hablarme!

Esa persona la ponía de mal humor a la pelirroja.

+52 37284822: Escúchame, iré a comprar jugo, y en cuanto vuelva quiero verte en la plaza.

Catalina: ¡No te conozco!

+52 37284822: Soy tu novio niñita ¿O acaso ya te arrepentiste?

La mente de Catalina dió un vuelco. ¿Ella? ¿Con novio?

Catalina: ¿Qué?

+52 37284822: Te veo en la plaza, necesito hablar urgentemente contigo.

Hace más de 1 año Compartir:

0

5
#2

La pelirroja dudó, y claro como no dudar. Pero algo le decía que tenía que dirigirse a la plaza. Con un poco de temor claro ¡Y si era un violador que la estaba engañando!

+52 37284822: ¿Dónde estás Cat?

Ella mi entendía porque ese extraño la llamaba Cat, como si la conociese perfectamente.

Catalina: Si... Estoy en la sección de juegos.

+52 37284822: No te veo. Así que estamos jugando a las escondidas.

Catalina: Ni siquiera sé tú nombre, ni tu cara.

+52 37284822: Me pones de mal humor, niñita. Empecemos de nuevo; soy Alec tu novio, tu confidente, lo que quieras llamarme.

Catalina: Ajá, ¿Quizás me dio dió un colapso mental y perdí la memoria? ¿No?

Alec: Claro... Como en tus historias clichés.

Catalina: ¡¿Cómo sabes que escribo?! Ni mi mamá lo sabe.

Alec: Tu misma me lo dijiste. Y tuve que soportar horas escuchándote. ¿Estas en los columpios?

Catalina: En el arenero, al costado ¿no me ves?

Alec: Nop.

A la pelirroja le llegó una foto mandada por Alec, donde estaba el arenero vacío, se mostraba la hora correcta. Pero no el año. 3012

Hace más de 1 año

0

1
#3

Catalina: Okey... Estoy te va a parecer raro, pero yo estoy en el arenero. ¿Y por qué tú celular marca ese año extraño?

Alec: ¿Es una broma no?

Catalina, para no quedar como una tonta, también le mandó una foto donde aparecía ella en el lugar que afirmaba estar.

Catalina: Algo raro pasa... Si es que dices la verdad, pues estamos en el 2017 y parece como si estuviéramos en diferentes lugares.

Alec: Ya ví la foto. ¿Enserio es 2017 en dónde estás?

Catalina: Si...

Alec: Entonces si no eres mi novia ¿quién eres?

Catalina: Eso yo debería preguntarte. Tu fuiste el que me habló primero.

Alec: Mundos paralelos.

Catalina: ¿¡Qué!?

Alec: Estamos en el mismo lugar, pero no nos vemos. Y tú te llamas Catalina Catalina Maximoff ¿no?

Catalina: Soy la única en la ciudad con ese apellido ridículo.

Alec: Estoy shockeado. Mi verdadera novia está acercándose mientras tú me escribes.

Catalina: ¿eh?

Catalina sintió como el pecho se le oprimía, le empezaba a caer bien ese chico. Pero si era de otro mundo, como el decía, jamás se verían.

Por lo menos su otro yo podia estar con él ¿no?

Hace más de 1 año

0

2
#4

—Al día siguiente—

Catalina empezaba a oír golpes fuertes al costado de su casa. Como, según ella, no tenía otra cosa que hacer quiso hablar con Alec.

Catalina: Ey, chico de otro mundo ¿Estas ahí?

Alec: Sep.

Catalina: ¿Qué pasó con tu novia?

Alec: No le dije nada de nosotros, total ¿eres ella no?

Catalina: Cuentale

Alec: No me creería.

Catalina: Yo si te creería y somos la misma persona, tu mismo lo dijiste.

Alec: Es diferente.

Catalina: Ajá

Este último mensaje no llegó a enviarse. Es más, su celular se apagó de golpe y cuando lo prendió de nuevo, la conversación había desaparecido. Quiso tirar el aparato por la ventana, pero el miedo a ser castigada la detuvieron.

Otro ruido al costado.

Ya estaba harta de los nuevos vecinos, era su primer día y hacían mucho alboroto. Salió al balcón para ver lo que hacían y vio a un chico. Que a sus ojos era lindo. Pero la vergüenza le ganaba como para hablarle.

Más tarde descubriría que ese albino se llamaba Alec.

Alec Brais, próximo novio y futuro esposo.

Hace más de 1 año

1

1
Alita_Contreras
Rango6 Nivel 29
hace 11 meses

¡Buena! puedes pasarte por mi historia también si gustas