Anny_W
Rango4 Nivel 16 (264 ptos) | Promesa literaria
#1

Y se aferró aun más a él, aspirando el aroma de ese hombre, que si bien era el causante de sus más grandes penas y de su sufrimiento, era él único que en ese minuto podía calmarla, él único que entendía sus sentimientos, ideas y deseos, la única persona en completa sintonia con su alma.
Pero aún pesaba en su conciencia el encontrarse en el piso, arrastrándose entre su sangre para huir de él, aunque ahora lo ocultara, preguntándose ¿por qué nadie la había detenido a tiempo?

Hace más de 1 año Compartir:

3

8
fcaoz
Rango4 Nivel 19
hace 7 meses

Me gusta tu forma de narrar. La única pega y solo es para mejorar, sintonía lleva tilde. Seguiré tus siguientes publicaciones.

Anny_W
Rango4 Nivel 16
hace 7 meses

Gracias, esta parte es algo vieja no recierdo si la escribí en computadora o si hice varias revisiones antes, lo siento ^u^'

fcaoz
Rango4 Nivel 19
hace 7 meses

Yo acabo de comenzar con mucha ilusión, espero poder aprender mucho aquí y conocer gente interesante que me aporte mucho.


#2

Y ahora mismo gritaba, los gritos de su alma desgarrada con mentiras de quienes más confiaba. Y todos esos sentimientos tan poderosos la apresaban, la hundían y la lastimaban, los sentimientos eran lacerantes y su piel se quemaba, su alma se hacía girones y deseaba que aunque se comieran su corazón estando viva, no llegaran a ese sentimiento, no llegaran a su amor y lo destruyeran, deseaba morir y ser enterrada con ese sentimiento, deseaba que el dolor cesara, pero no lo haría jamás.
Y gritaba y lloraba como los niños impotentes en las guerras, solos, desolados, abandonados y asesinados.
Gritaba mientras los cristales a su alrededor temblaban al paso de su llanto y lamentaban su pena, quebrándoce, resquebrajándose, creando una sinfonía de puro dolor, un huracán de penas y en el ojo de la tormenta se encontraba ella rompiendolo todo cual monstruo que había empezado a ser gracias a la traición y el egoísmo, se rompían los cristales de las fotos y con estos las propias fotos de tiempos felices, mientras su dolor salia a sollozos por su garganta y a chorros por su nariz y oídos y luego…. Silencio.
En silencio se limpió los restos del desastre provocado, en silencio puso ropa de todo tipo en una maleta, en silencio siguió oyendo pronunciar a ese hombre cada palabra hiriente hacia su amante, con recelo envidió cada sentimiento que él emitía y se pregunto porque siempre la abandonaba ¿a caso no me amas lo suficiente? ¿No fue eso lo que dijiste? Y decidió abandonar el lugar, sin tener a donde ir, el único lugar en ese universo en el que se había sentido en su hogar por una vez, donde era feliz a pesar del frío y la oscuridad, donde quería criar a los hijos que ya no conocería, donde perdió su humanidad.

Hace más de 1 año

0

0
#3

Y lo dejo atrás todo, adolorida, con el sentimiento de traición punzante en su pecho apuñalandola a cada paso, obligándose a no pensar en el futuro, en el dolor, en el rostro de ese hombre ni en que cada cosa en el mundo le recordaba al amor por el que luchó en vano, pues finalmente lo había perdido “tal vez no pelee lo suficiente porque siempre creí que se iria” pero, ¿por que he de tachar de insuficiente mi amor si es él quien no ha sabido amarme?
Mientras pensaba en su insuficiencia recordaba cada palabra “y nos besamos y nos tocamos…” y cada línea dolía como la primera vez.
Quería irse a dormir, estaba tan cansada de esa vida y de despreciar a casi todos sus congéneres, que prefería mantenerse en silencio de cada decisión tomada en grupo, prefería ser indiferente hasta para quienes alguna vez fueron su mayor tesoro y ahora que había perdido todo lo que le importaba, quería mantenerse en total mutismo, dejar de comer y, dejar de pensar y sentir, dejarse morir de hambre hasta que sus restos fueran enterrados en la tierra sagrada de la la que nunca debieron salir, pero no podía…. Ya no era solo su vida, se tenia que mantener viva para seguir dando paso a la vida dentro de ella, aunque nunca volviera a dormir tranquila.

Hace más de 1 año

0

0
#4

¿Y con quién te desquitas? ¿de quién te quejas? Cuando te odias tanto a ti misma que tienes que aguantar las ganas de provocarte dolor, de hacerte daño, de destrozarte las uñas, la cara, romperte los dedos y hacerte cortes frenéticamente, a más rápido más profundos mientras la sangre corre y el dolor se esparce por tu cuerpo y te destroza la mente. Cuando tuviste que aguantarte las lágrimas una hora para que no se te corriera el maquillaje y no parecieras una patética niña llorona, para no molestar a los demás y provocar más daño, aguantarlas y removerte incomoda en el asiento, apretando las uñas contra tus palmas, enrojeciéndolas, y apretando los dientes hasta que te duelan, para tratar de no mordértelas como signo de desesperación y arruinarlo todo mucho más, reprochándote mentalmente por ser tan inútil y estúpida que no puedes recordar un simple detalle y esperando ya los reproches ajenos que no se hacen esperar y pronto te inundan los oídos de tus propios errores como si no conocieras ya cual es el maldito problema, dividiéndose en dos opiniones; “debiste de” o “no valía la pena” y saber en el fondo que no puedes complacer ninguna de las exigencias de las personas a tu alrededor, no servir para eso, yo, no sé cumplir expectativas, en ocasiones ni siquiera las propias. Dicen que, si quieres ser feliz, no debes vivir cumpliendo las expectativas de otros, pero ¿y qué hay de cuando eres una decepción hasta para ti misma? Y cada esfuerzo previo no valió la pena, cada cosa que prevés para no arruinarlo no importa, porque al final tropiezas y te estampas de cara en el fracaso, contras tu propio sabotaje y te hundes, de nuevo, como cada día, un poco más.

Hace más de 1 año

0

0
#5

Escribo estas cartas sin destinatario al encontrarme sumida en la miseria, que ya no se si es propia o ajena.
Ha sido duro, definitivamente, una semana, no, un año, terrible, ha sido como un torbellino arrazando con todo, que juega conmigo y me mece como un sube y baja que juega inocentemente con mis sentimientos.
Sin embargo de todo esto, hay un hecho innegable que llevo rehuyendo unos meses o quizá hasta un año, porque el hecho de mencionarlo de cualquier forma significa aceptar que realmente pasa, que existe, que es una realidad, probablemente visible para todo el mundo.
Se ha acabado, esto, lo nuestro, se ha acabado, no ahora, no recientemente , para ser honesta no podría dar una fecha aproximada de cuando acabó, porque fue agonizando despacio, como un enfermo terminal al que no se le permite una muerte piadosa o pacífica, sino que se le deja solo, agonizante, sufriendo hasta que, aceptando su destino, respira su último aliento. Creo incluso que esto se parece más a una muerte orquestada, tras una larga tortura, que te hace desear nunca haberte metido en este asunto.
Ha sido así hace meses, sin embargo me quedo aquí, no esperando ni deseando un final sino simplemente aguantando por razones más profundas, sin el valor de irme, ya sin la fuerza ni la voluntad para hacerlo, una tortura asumida, aceptada voluntariamente por amor, un amor tan adictivo como destructivo, que te consume y te carcome por dentro, bajo tu piel arde y crepita el fulgor de un amor desesperado, mas fuerte que la propia voluntad, o las ganas de vivir que te arranca al final, arde como un bosque envuelto en llamas que arrazando toda la vida a su paso que con el tiempo se ha apagado, se ha extinguido y que sólo intento reavivar en vano, pues al apagarse la lla de mi amor, se extingue con ella mi vida...
Y esto es lo que queda para nosotros, los que hemos amado con pasión y dolor.
El beso y el abrazo frios de la muerte.

#6

Quiero morir, cada día lo deseo más, con más fuerza y violencia en mi interior, no creo que tenga caso continuar, no creo que tenga un futuro, un lugar en el mundo o una razón de ser, me duele mucho, seguir respirando es martirizante.
Intento aferrarme a la única razón por la que me quiero quedar, una razón que ni siquiera es personal, no es mi futuro si no el de alguien más, trato de aferrarme a esto para continuar, pero en el fondo ya no quiero, y es egoísta y cobarde y no quiero lastimar a nadie, pero ya no quiero seguir soportandolo, pienso que si me fuera luego de unos meses todo estaría bien o quien sabe, quizá una sola persona en el mundo lo lamentaría para siempre, aunque a veces creo que hasta él podría continuar con su vida como si yo nunca hubiera estado ahí.
Es horrible, estar vivo a la fuerza, porque tu ya no tienes motivaciones, solo obligaciones.
Soy muy inutil y todo en absoluto me sale mal, hasta lo que se supone que sé hacer, solo estoy ahí soportandolo, sintiéndome vacía casi todo el tiempo, sintiendo que le fallo a quien me importa, que no soy suficiente y que lo más seguro es que jamás lo seré, pero me mata lentamente el seguir teniendo esperanza y el seguir tratando y fallando, viendo como todo el mundo se cansa de mi.
Temiendo que cualquier cosa me lastime, aguantando las ganas de romper en llanto todo el tiempo.
Tratando de continuar arrastrandome a una meta que ni siquiera se para que cumplir.
Ahora mismo creo que mi única razón para quedarme es darle una familia a la persona que amo, pero no tengo más, no hay nada que me haga sentir mejor, es como si en si mismo ya estuviera muerta y todo lo que me rodea se me fuera de las manos.
Siempre estuve sola y supongo que después de encontrar a alguien que te importa tanto, tienes como peor temor perderlo y estar nuevamente absolutamente sola, siento que por más que me esfuerce jamas seré suficiente y me temo que tarde o temprano se cansará.
Y la única razón por la que escribo esto es porque no quiero ir por una navaja y hacerme daño, me sentiría como una traidora y sería como volver a los peores momentos.

#7

A veces, solo me recuesto a llorarte, a llorarle a todo lo que no pude tener y a todo lo que no pude ser.
A veces solo miro tus fotografías para poder memorizar tu rostro, como si no lo tuviera ya bien grabado en mi interior.
Paso las noches sin poder dormir esperando un amor que nunca llegará.

#8

Una mañana simplemente me acosté a preguntarme, ¿por qué siempre "el amor verdadero" rompe todos los hechizos en los cuentos? Cualquier tipo de echizo, sin importar su magnitud o su fuerza, lo puede romper un beso de amor verdadero, o el protagonista maldecido tiene que encontrar el amor en una aventura para poder desencantarse de la pena que lo aqueja.
Yo conocí un príncipe, uno justo como son en los cuentos, gallardo, valiente, un guerrero inato, un completo caballero, atractivo para cualquiera, tan educado y culto, una maravilla que solo existe en los cuentos más fantasiosos, sin embargo era real, un hombre de carne y hueso con muchísimas virtudes y una sarta de defectos, y como las princesas aquejadas en los cuentos, pesaba sobre sus hombros una maldición poderosa, más que cualquiera de la que hubiera oído o hubiera conocido nunca, alguna vez cuando niño una poderosa bruja lo maldijo con la desgracia eterna y cuando era un hermoso joven, un hada buena, enamorada de él, pero sin poder estar a su lado, acabó por ponerle una maldición, él no amaría a nadie mas que a esa muchacha que fue su primer amor y tras maldecirlo y romperle el corazón, le abandonó, quizá, no era tan buena después de todo.
Y aquí nuestro héroe inicia una incansable búsqueda durante siglos y diferentes vidas buscando a esa muchacha una y otra vez, buscando a su primer amor, a la causante de su incapacidad de sentir amor hacia cualquier otra mujer.
Aquí viene la parte del cuento donde el conoce a una joven especial, única, diferente de las demás, se enamoran y se aman tanto y con tanta fuerza, que el hechizo se rompe, sin embargo, el no la conoció, no encontró a esa joven especial, me encontró a mi... Y al igual que a las otras mujeres que le habían amado, sacrifique todo por su bien, por amor hacia el, y el solo tomo mi amor, mi vida, mi espíritu doblegado por su mirada y los absorbio hasta dejar nada más que un corazón roto más y una persona eternamente dedicada a amarle.
Él, incapaz de corresponder ese amor, continúa su camino buscando a la mujer que lo hechizó, errando y dejando más corazones azorados y otros, desafortunados como el mio, yacen ya sin vida a sus pies, quizá el amor verdadero no es suficiente, quizá el único amor que el puede sentir es ese que no es correspondido y que no recuperará.