Welper
Rango10 Nivel 47 (5091 ptos) | Fichaje editorial

Día 12

Cerca de la callé del centro de la ciudad, aún lado del puesto de
hot dogs, enfrente del edificio de la floreria estába yo, en el quinto piso, sentado, frente a ella, mí loquera, me gustaba llamarla así porque le daba un poco de estilo, tenía poco que había empezado la terapia, llegué con una increíble historia de que mi padre me golpeaba, mientras relataba estos relatos no podía desviar la mirada y no, notar las piernas bien torneadas que tenía mí Psicóloga, una falda de satin negra ajustada, blusa blanca con un delicado listón negro que formaban un moño, esos labios rojos y su cabello suelto castaño eran la combinación perfecta para mí recuperación querer iniciar.

-¿Cómo estuvo tú primera noche sólo?- jugeteaba con su lápiz al preguntarme-

-Un poco mal, tuve la sensación de que mí pene tenía ojos, boca, colmillos y me pedía a gritos que lo sacará a jugar-

-¿Tu pene has dicho?-

-Si-

Sus ojos se clavaron un ligero instante entre mi parte baja, apartó de inmediato la mirada pero era tarde, supe desde el primer día que la conocí que no tenía experiencia para dar terapia.

Hace más de 2 años Compartir:

4

19
Ariohon
Rango3 Nivel 13
hace más de 2 años

O.o paciente 1, psicólogo 0

Chriz
Rango7 Nivel 30
hace más de 2 años

Jajaja me gusto

Vivian_G
Rango6 Nivel 27
hace más de 2 años

Me encanta, sobre todo la última frase!


#2

Día 0

La vida para mí era un tanto cuadrada, las mismas personas, el mismo caminó a casa, la señora de a lado quejandose porque salías en boxer a recoger el periódico, los pajaros comenzando a silvar antes de que saliera el sol, mi secretaría siempre usando escotes pronunciados para seducirme y molestarse al no lograrlo, los pacientes reprogramados en horarios que se acoplen a ellos, colocando una caja de pañuelos por si lloraban, poniendo estratégicamente detras de ellos un reloj pequeño para tener noción del tiempo, a mís treinta años sentía que todo era un laberinto sin salida, carecía de color esta vida mía, incluso yo mismo me sorprendí usando ciertos trajes por día, el azul para los miércoles, el negro para el viernes, hoy que es martes un color café me venía bien, necesitaba un poco de drama en mi vida, fue entonces cuándo en una de las sesiones con uno de mis pacientes sucedió lo menos esperado, algo dijo que llamó mi atención, este tipo solo tenía dos citas ya conmigo

-Decidí cambiar de psicólogo porque mi anterior psicóloga puso una orden de restricción en mi contra, pero le juro que yo creí que compartía los mismo sentimientos que yo profesaba por ella-

-¿Quizás ella hizo alguna señal que le diera esperanzas?-

-Si, todo el tiempo-

Hablaba solo de su anterior terapeuta, asegurando que ella lo amaba pero que le gustaba llevar siempre la contraria por ello se alejo de ella, al escuchar dos veces seguidas de esta colega me despertó la curiosidad de ir a verla, saber , ¿quién era esa psicóloga que tenía como lunático a mi paciente?, por lo que tenía entendido era nueva en este gremio, sin experiencia alguna, sin saber los peligros de esta profesión, creyendo que las personas pueden cambiar con amor, despertó mi curiosidad, quería conocerla y jugar un poco con ella.

Hace más de 2 años

2

9
SARACEN
Rango15 Nivel 74
hace más de 2 años

Me encanta!!! Espero la sigas!

Welper
Rango10 Nivel 47
hace más de 2 años

@SARACEN eso haré, como siempre que linda y me agrada que te guste lo que escribo


#3

Día 28

-¿Sólo esto soy para ti?- decía mí paciente mientras se vestía-

-¿Qué quieres ser para mi?-

-Algo mas que solo la chica que ves una vez por semana y la coges cerca de la ventana- estaba enojada-

-¿Y como puedes cambiar eso?-

Terminaba de subirse el cierre de su vestido, evitó mirarme desde que respondí su pregunta con otra, sabía que ella quería más, no solo una hora de caricias calientes a puerta cerrada, tomé asiento nuevamente en mi sillón, ella por su lado se quedó de pié frente a mí, enfurecida, histérica, llena de conflictos por mi comportamiento

-¿Me amas?- sus ojos estaban vidriosos, realmente quería ser amada por la persona que sabía sus mas oscuros secretos, para mí solo estaba haciendo transferencia-

-Depende, ¿qué sea para ti amar y que sea para mi sentir amor por ti?-

-Que sea lo primero en lo que pienses al despertar en las mañanas y lo último al irte a dormir-

La tomé entré mis brazos, apretando su cabeza contra mi pecho, acariciendo su espalda, ella me sujetó con todas sus fuerzas, no quería dejarme ir de su vida ahora que me había encontrado, una mujer sumamente coedependiente

-¿ Le gustaría que la amara?-

-Si-

-Tal ves la ame mañana, quizás en unas horas o meses, pero en estos momentos estoy seguro de querer estar cerca de ti arrebatandote la ropa y disfrutarte por escasos 60 minutos-

Comenzamos a besarnos, ella era una mujer que necesitaba amor, comprensión, alguien que la hiciera sentirse deseada y bella, yo por mí lado estaba algo fastidiado del tráfico de la mañana así que era justo lo que necesitaba para liberar el estrés.

Hace más de 2 años

1

8

#4

Dia 01

-La noche llegaba siempre para mi maldita pena, algunas veces con una luna llena, la cual me gustaba contemplar y pensar si era de queso chedar, si el conejo de la luna no estaba harto de comer solo queso y hace las zanahorias a un lado-

-¿Te gusta pensar en cosas así?- decía mi psicóloga con una pequeña sonrisa en los labios-

-Me gusta pensar si el sombrerero tomó por siempre el té, si las nubes blancas son y eso las hace racistas, si los chocolates negros tiene una batalla interminable con los chocolates blancos-

-¿Te divierte todos esos pensamientos verdad?-

-No lo llamaría diversión pero si me entretiene dejar volar mi imaginación con cosas que para algunos resultan absurdas-

Mi departamento estaba vacío, solo tenía lo necesario, una cama, una lámpara, estufa, microondas, una tualla, un cepillo de dientes y claro todo el lugar infestado de libros ñ, libros u mas libros pero no tenía cortines ya que no lo consideraba necesario porque vivía en el doceabo piso, lo que si tenía eran estrellas fluorescentes en el techo, al apagar las luces, estas brillaban, creó que si lo pensaba era lo único que necesitaba, mi oscuridad, mis libros y a mi mismo, era todo lo que me llenaba de felicidad.

Hace más de 2 años

0

7
#5

Día 79

-¿La amabas?-

Estába frente a su tumba, una noche antes tomó las navajas del afeitador y cortó sus muñecas, estaba sola en casa, lo había preparado todo para su suicidio, dejando una carta en la cual mencionaba que fue rechazada cuándo quiso vivir junto con el hombre a quién amaba, el funeral había terminado, eran pocas las personas que quedaban, a mi costado su hermana, quién sabía de nuestra aventura

-No, no la amaba- la miré muy seguro de mí-

-¿Entonces que haces aquí?- gritó molesta, estaba enojada por la muerte de su hermana, por el hecho de que ella murió de amor por mi o al menos eso narraba la carta-

-Tampoco es un delito no haberla amado-

-No pero es un délito lo que has hecho con ella, ¿ estoy segura de que la policía te hundira y quitará tu cédula en cuanto sepan que te acostabas con tu paciente?-

-Puede que sea así pero ella nunca dijo nada, ahora esta muerta y solo dejo una carta sin remitente, interesante cuestión, ¿ no lo creees?-

Se dio media vuelta y se marchó, sabía que la batalla estaba pérdida, si su hermana jamás dijo nada era difícil demostrar algo que carecía de fundamentos, así que me quedé ahí, prendí un cigarro, había perdido a una amante excepcional, algo inestable pero bueno, eso no le restaba puntos de lo maravillosa que era en la alcohoba, extrañaría los jueves a las 6:30 cuando tenía cita conmigo ó inclusive esas noches de domingos en la noche en el hotel de paso, no era de mis favoritas pero era muy fogosa, temeraria al tomar la iniciativa.

Me marche después de unos minutos, ¿ la extrañaría?, no, quizás fornicaba con ella pero nunca me interese en mezclar algún tipo de sentimiento mas allá de la de un Psicólogo por su paciente, se que esto se salía de las normas de ética pero a veces cuando ya nada te sorprende, necesitas un poco de vértigo en esta monotonía llamada vida.

Al siguiente día me tocaba sesión con mi terapeuta, una chica que no sabía de que hablaba y como manejar los asuntos, me gustaba jugar con ella, inventando sueños donde el personaje principal era mi pene.

-Era la época dorada, me disponía de ir al teatro pero ninguna peluca le quedaba a mi pito, lo hacía ver muy viejo o muy niño, enseguida me dijo que ya no iría conmigo, entonces se desprendió de mí, poniendose a leer un libro-

-¿Tu pene usaba peluca?-

-Así es-

Sabía lo que pensaba, esté sujetó solo piensa en el acto carnal, este tipo esta frustrado y desvía todo hacía su falo, muchas cosas sabia y pensaba ella, lo único que no pasaba por su cabeza es que estaba teniendo como paciente a un Psicólogo.

Hace más de 2 años

1

6
NOVACHEK
Rango11 Nivel 52
hace alrededor de 2 años

Dos cosas. Triste por la muerte de la chica y después. Me dio risa cuando dijiste si tenía una peluca en el pene jajajajaja. Buena historia


#6

Día 100

-Mireme aquí, dejando de ser lentamente lo que alguna ves fui, ese hombre experto en ser el amo del juego ya no era perfecto, huir y jugar con los demás parecía que había llegado a su final- estaba mirando por la ventana dandole la espalda a mí Psicóloga-

-¿Estas enamorado?-

-Definamos amor-

-¿Qué es para ti él amor Diego?-

-Pensar que aun cuando tiene miles de defectos de los cuales no creó ser jamás tolerante ni mucho menos desviar la miranda y no notar sus imperfecciones físicas al igual de su ignoracia, como falta de cultura, lo paso por alto porque me parece una criatura sumamente cautivadora-

Ella llegó a mi consultorio como el restó de las demás, con un vestido suelto de tirante color azul cielo, cabello negro corto, rellenita pero con figura, pecosa la chica lo cual le daba cierta singularidad, estába ahí porque la habían mandado del trabajo, tenía solo quince años, había sufrido un aborto espontáneo, estaba deprimida, pero para mi solo era una carnada para rellenar el hoyo que la chica que se había suicidado habia dejado, estaba fija la meta, ella sería la siguiente en mi lista, pero no era idiota no le diría a nadie que era mi paciente.

-Definiendo todo ello, para ti, ¿ eso es amor?-

-Si hacemos aún lado la ridícula figura de cupido con su pañal lanzando flechas, si creó que estoy enamorado y me siento asustado-

-¿Ella te ama?- buena pregunta, ¿ me amaba o solo era su salvavidas para sobrevivir al duelo?-

-¿Qué contrariedad no?, definir el que yo ame a alguien es algo sumamente desafiante pero ahora que pregunta eso, siento que pierdo el tornillo que mantiene mi cerebro activó-

Nunca he dudado de que alguien pueda enamorarse de mi, o al menos manipularla y hacerla sentir eso pero Claudia a pesar de ser solo una niña me había cubierto con su telaraña.

Hace más de 2 años

0

6
#7

Día 13

Al llegar a mi hogar, siempre que revisaba los mensajes de la contestadora no los escuchaba y los borraba, al igual que los mensajes del celular como correos, era de la idea que si alguien quería verte vendría a buscarte hasta donde estas, no solo mandar indicios de textos mal escritos o carecientes de sentido.

Solía tirarme en cama mirando las estrellas brillastes de goma pegadas en el techo, el silencio era de mis cosas favoritas, esa paz de solo tener tus pensamientos de compañía me llenaba lo suficiente para concluir mí día, sin embargo no conté con la visita de mí pequeña hermana, siempre que llegaba recorría el departamento con su tacones altos de aguja, mirando minuciosamente cada rincón, lo cual me molestaba un poco

-Nada cambia en este lugar- recorría con sus dedos los pocos muebles que tenia pero nunca encontraba ni un misero rastro de polvo-

-Al igual que tu querida-

Me dio un beso en la mejilla, sentandose de inmediato en mi colchón, me senté en el suelo justo enfrente de ella, estaba listo para el interrogatorio, pues cada que mi hermana me visitaba era por la sencilla razón que mí familia quería saber sobre su paradero, dado que yo me aleje completamente de ellos, con la única que tenía contacto era con mi dulce hermanita, quien apesar de ser toda una proncesita de cuento la amaba bastante por haber sido mi compañera de juegos

-¿Cómo has estado?- dije mientras le quitaba los tacones para darle un masaje en los pies-

- No me quejó, en el trabajo me va bastante bien, aunque mamá y papá me han preguntado mucho por ti-

-Oh Dios, la curiosidad de mis progenitores siempre sera insaciable-

-Qué puedo decirte, odian la idea de ser despreciados por su primogénito, ¿ hasta cuando seguirás con este juego?- detuvo el masaje y con sus manos tomo mi barbilla para miranos directente a los ojos-

-Tú sabes las razones por las cuales no hablo mas con ellos-

-Es verdad-

Sonrió para mi, dandome un tierno beso en los labios, a lo cual la tome de la cintura, recordándola en la cama, comencé a introducir mi lengua en su boca, besandola apasionadamente pero ella me aparto y se levanto rápidamente

- No- fue todo lo que dijo y se marcho-

A veces el amor es algo extraño, se nace y se dice a quien es correcto amar y a quien no, incluso inponiendote la forma de sentir este sentimiento, aun cuando el amor que yo sentía por mi pequeña hermana no era bien visto y eso la alejaba de mi, no evitaba las ganas de querer seguir amandola de esta forma.

Hace más de 2 años

0

5
#8

Día 82

Me asignaron el caso de una niña de quince años llamada Claudia, quién había sufrido un abortó espontáneo, lo cual le ocasionó un cuadro de depresión, llegó a las dos de la tarde, muy puntual, con un vestido suelto de tirantes azul cielo, acompañado de unos tenis blancos, sentándose en el sofá, tomando uno de los cojines para abrazarlo con fuerza, no menciono nada y por lo visto no tenía pensado decir ni una sola palabra, por lo cual tuve que iniciar la conversación.

-¿Cómo estas Claudia?-

-¿Cómo esta usted-

Interesante evasión para evitar decir lo que sentía en estos momentos, cosa que comprendía ya que la pérdida de su bebé fue hace solo una semana.

-Me encuentro bien, me alegra que preguntaras- le sonreí gustoso-

-Lo dudo- tenía un semblante serio cuando me lo dijo-

-¿Porqué lo crees asi?-

-Por la sencilla razón que sus ojos estan llorosos aun cuando trató de limpiar perfectamente las lágrimas con los pañuelos desechables que están en su bote de basura, lo cual deduzco que no tiene mucho tiempo que paso porque el aroma del papel sigue en el aire, además de que tiene una pelota de goma en la mano, la cual apretó fuertemente ya que aun tiene la marca, ¿ qué le preocupa?-

Quedé atónito ante la observación que hizo esa niña que comparada conmigo solo era una mocosa para llegar a esa conclusión , me levanté de la silla, acercandome a la ventana para ver el paisaje de la ciudad, quería calmarme pero traté que no lo notará, que no se percatara que me había puesto nervioso, debía ser cuidadoso con cada uno de mís movimientos o de lo contrario me pondría en una situación difícil, debía voltearle la jugada.

-Bueno a veces la soledad te consume tanto que sientes que te ahogas , aún cuando tratas de fingir ante los demás que no pasa nada, llega el momento en que te quiebras-

-¿Qué hizo que se quebrara?-

-No poder ser lo que los demás esperan, ser y actuar como me place, pues entendí que en esta vida solo debo darle gustó a una sola persona , solamente a mí-

-Es cansado traer una máscara con sonrisa, aún cuando por dentro sientes que estas roto- voltee a verla, tomando asiento junto a ella-

-¿Te sientes rota?-

-Siento que todas mís piezas estan regadas por todos lados y por mas que trató no logró pegarlas- me miraba con unos ojos llenos de dolor-

-¿Quieres unirlas o quieres seguir rota?-

-Por ahora quiero seguir rota-

Quizás era solo una niña pero compartíamos algo en ese momento, ambos queríamos seguir rotos, seguir con este vacío aún cuando alguien intentará llenarlo , ¿porqué?, porque era lo único que conociamos, donde no había sorpresas ni mucho menos engaños, quizás nos asustaba arreglarnos y ver que no habría mas excusas para negarnos a ser felices.

Hace más de 2 años

0

5
#9

Día 15

-¿Porqué huiste?- hablaba por teléfono con mi hermana por lo sucedido hace unos días-

-No es normal lo que sucede entre nosotros- se escuchaba un poco nostálgica-

-Me amas y te amo, ¿ qué mas necesitas para quitar ese molesto sentimiento de culpa?-

-Solo quiero pensar que esas noches nunca sucedieron- tenía la ligera sensación que estaba a punto de llorar-

-Solo cierra tus ojos por favor-

-No, no quiero, se lo que pretendes con esto- colgo de inmediato-

La relación que tenía con mi hermana era difícil desde el momento en que rompimos esos vínculos interpuestos por la sociedad moralista, donde las reglas no permitían que hermanos se amaran como dos amantes, nuestro romance fue doloroso, lleno de penas y dolencias, aún cuando intenté rescatar lo que podía pero nunca fue suficiente, cuando se ama a alguien pero esa otra persona no te ama la relación esta destinada al fracaso, fue entonces cuando me aleje de todo, para olvidarla, ella fue mí primer amor y claro el mas importante, el mas doloroso, el que inició todo mi martirio hoy en día, la razón por la que me niego a volver a amar, porque no hay nadie que se le compare a mi pequeña hermana.

Hace más de 2 años

0

5
#10

Día 05

-¿ Quién esa mujer de la que siempre hablas con tanto amor?- estaba frente a mí Psicóloga mirándola directamente a los ojos mientras ella me preguntaba esto-

-La primera mujer en mí vida, la criatura más exquisita que el mundo hubiera podido imaginar tener, una mujer que con su sola sonrisa puede volver el invierno en una brillante primavera, la chica que experimento por primera vez lo que era hacer el amor conmigo, ambos inexpertos pero llenos de sueños he inocentes promesas, la primera mujer que ame-

-¿Aún la amas?-

-Nunca he dejado de amarla- brotaba una pequeña lágrima en mi pupila, derramandose sobre mi mejilla izquierdad-

-Es la primera vez que te veo llorar Diego- acercó la caja de pañuelos desechables para mí-

-Supongo que a veces es bueno sacar las pocas lágrimas que quedan, cuando se creyó haber derramado todas con anterioridad-

-¿Le lloraste demasiado en el pasado?-

-Llore noches enteras sin parar, pase noches en vela hasta ver la luz del sol y saber que otro día mas había pasado, borre todas sus fotografías junto con sus mensajes, la elimine de mí vida pero las pocas ocasiones que la veo quiero volver a intimar con ella, quiero recordar lo que era ser un joven idiota enamorado pero ella solo me rechaza y el hombre que soy ahora vuelve a sentirse sólo-

-¿Aún tienes contactó con ella?-

-Claro, es mí hermana, como borrarla por completo de mi vida- seque mi lágrima y le sonreí-

Al escuchar que esta mujer era mi hermana mi psicóloga guardo un largó silencio incómodo, mirándome algo sorprendía.

-Bromeó, solo quería romper el gran cuadro de depresión que estaba creando- soltamos ambos una risita, pero pude notar que se sintió aliviada al escuchar que solo se trato de una broma pesada-

Volví a mí casa, llegando miré la fotografía que tenía con mi bella hermanita, cuando eramos tan jóvenes aún, tan llenos de energía, sin haber sido lastimados, creyendo que nadie podría lastimarnos y que nuestro amor sobrevivirá toda tempestad, pero miranos hoy, tú comprometida y yo un mujeriego con distimia, añorando tu recuerdo en silencio, cerrando los ojos para traer aquellas escenas donde solo nos bastaba con amarnos para abrirlos al final y encontrarme sólo, preguntándome siempre

Hace más de 2 años

0

4
#11

Día 24

Ese día llovía mucho, todos con sus paraguas corriendo para no mojarse, los taxis tenían mucho trabajo en esas ocasiones, el tráfico era terrible, todos querían llegar a casa, yo me quedé en el consultorio soll, mi asistente ya se había ido y ya no tenia mas pacientes, veía por la ventana como los truenos en el cielo aparecían por miserables segundos, percibía el olor a tierra mojada, a gente mojada, fue ahí cuando a la distancia la vi, mirandome bajo su paraguas rojo, mi bella hermana, fue entonces cuando sonó mi celular y era ella quien llamaba, sin dejar de mirarme.

-Pareces tonto mirando con tus aires de superioridad a los que nos mojamos-

-Supongo que si creen que soy superior es porque lo soy- la miraba fijante desde la lejanía-

-¿Estás sólo?-

-Si- colgo y comenzó a caminar para mi consultorio-

Al llegar, dejo su paraguas y comenzó a desnudarse, mientras caminaba por mi consultorio dejaba sus prendas por todas lados hasta que finalmente quedo sin nada puesto.

-¿Te quitaras la ropa?-

-¿ Quieres que me la quite?-

-Si-

Me desnude al igual que ella, se acercó lentamente y me abrazó con fuerza como yo lo hice también

-¿Pensaba que estaba mal esto para ti?- le daba un dulce beso en la frente al momento de decirlo-

-Y sigue estando mal, pero si ya estoy condenada creo que al menos quiero estar contigo lo suficiente-

¿Codenada?, ¿ estaba mal amarnos así?, solo porque ante la sociedad es mal visto que ames a tu hermana como a una mujer y ella te ame como a un hombre, ¿ quién decidió a quienes debemos amar y a quienes no?, ella es una mujer y yo un hombre, fin de la historia, no debía verse con malos ojos, solo debía verse a dos personas que se amaban pero odiaban ocultarlo porque compartían la misma sangre.

Hace alrededor de 2 años

0

4
#12

Día 90

Claudia llego un día en la noche a mí hogar, me había marcado por teléfono para que la recibiera, ya que se sentia muy mal, desolada y triste, empezaba a tener pesadillas todas las noches y fue entonces cuando empezaron estas visitas nocturnas, solo se quedaba conmigo en mi cama, acostada a mi lado, mirandome fijamente y yo a ella

-Soñe que mi vientre estaba hinchado, no podía verme los pies de tan grande que estaba, pero cuando quería ir al baño se empezaba a desimflamar, entonces cuando me levantaba y veía el escusado estaba una gran cantidad de bebés ahí regados, llorando porque los había abortado, no aguantaba el llanto y le jalaba a la palanca para que desaparecieran- me miraba fijamente sin parpadear-

-¿Te sentiste bien al jalas la palanca?-

-Si-

-¿Porqué?-

-Me gustaba ver como se iban girando según la corriente del agua y porque dejaban de llorar al fin-

-Entonces podriamos decir, ¿ qué eso te dio tranquilidad?-

-Si-

Me sonrió y le sonreí, cuando ella venía por las noches a dormir conmigo nunca pasó algo sexual, solo eran conversaciones sobre sueños, sobre la vida, lo que nos lastimaba o lo que amabamos, poco a poco me di cuenta que con Claudia baje la guardia y la deje entrar en mí vida.

Hace alrededor de 2 años

0

4
#13

Día 34

Recuerdo aquella noche, estába bajo las sábanas recibiendo un buen sexo oral de parte de mí querida paciente, era una mujer muy tonta para expresar sus ideas pero tenía una lengua hábil, mí mano sujetaba su caballera, sólo podía sentir el roce en todo mí pene, tan húmedo, tan vivo, tan feroz que podía sentir como quería solo gritar

-Voy a venirme- le dije y justo en ese momento eyacule en su boca-

-Delicioso- se chupaba los dedos mientras se tragaba todo mi semen-

La ponía boca abajo y levantaba un poco su cadera, empecé a penetrarla rápido y duro al mismo tiempo, todos mís músculos se concentraban en ese momento, en ese trasero que tenía como paisaje, fue entonces cuando llegaba a la gloria y gemia como un animal descontrolado

-Te amo- me abrazaba y ponía su cabeza en mi pecho-

-Amor, palabra difícil de entender- me levantaba y miraba por el enorme ventanal que tenía-

-¿Me amas?- decía con temor-

-No, no siento amor, solo deseó-

Comenzó a llorar, me acerqué a ella, tomé con mí dedo una de sus lágrimas y la lami

-Pedir que te ame sería algo difícil para mí-

-Quisiera vivir contigo, no haría ruido, no te estorbaria, solo quiero estar a tu lado Diego-

-El problema es que me gusta vivir solo-

Tomé mi ropa, me vestí, tome mís llaves, me dirigí a la puerta y antes de salir la miré

-Cuando regresé no quiero que estes más aquí-

Solo esas palabras dije y me marché, dejándola destrozada con su mal de amores.

Hace alrededor de 2 años

1

3
NOVACHEK
Rango11 Nivel 52
hace alrededor de 2 años

Es muy frío el hombre llamado Diego


#14

Día 80

-Si como es por la falta de atención que me pones- decía la mujer llorando, mirando a su esposo con recelo, mientras que él solo se mostraba hartó de ella-

-Trabajo, estudio, tu no haces nada mas que comer, ¿ quién tendría ganas de tocar a una mujer como tú?- evitaba mirarla a toda costa, mientras que ella lloraba mucho mas sin consuelo-

-Ve como me agrede, yo solo velo por su bien estar y el no lo agradece-

Eran una pareja que acudía conmigo desde hace apenas 3 semanas, él se quejaba porque ell se volvió una mujer descuidada, desde su físico como aseo, decía que se la pasaba espiandolo y que no hacía más que estar sobre él, mientras que ella explicaba como dedicó su juventud entera a su bien estar, al cuidado de él, que solo queria verlo feliz, ambos seguían reprochandose cosas, intentando ganar puntos positivos para que me inclinara mas pir un lado, al mirarlos solo me venia una pregunta

-Comprendo los puntos de vista de cada uno, solo quisiera hacer una pregunta, ¿ qué es lo que los mantiene unidos todavía?-

¿Porqué seguir juntos?, si eran peleas constantes, el ser humano se complicaba tanto exponiendo excusas para permanecer en ciertas situaciones, cuando en realidad es tan sencillo marcharte y comenzar desde cero, cuando es tan sencillo vivir aislado, solitario, sin preocupaciones o miedos, ¿porqué perder energía amando a alguien?, al final de cuentas el desenlace llegará algún día, entonces volveras al punto de partida, la soledad, buscando nuevamente a alguien con quien estar, veo estas personas y solo pienso, ¿ tanto necesitan ser amadas?, incluso ayer fui a un funeral de una paciente que se suicidó porque no pude amarla, el amor te lleva a hacer grandes estupideces, creo que paso de ser un estúpido.

-No lose- dijo él con voz baja-

-No lose- dijo ella secandose las lagrimas-

-Se ha terminado el tiempo lamentablemente, continuaremos la siguiente semana-

Amor, el sentimiento mas maravilloso pero destructivo que puede haber, todos deseando ser amados o enamorarse y cuando finalmente pasa no saben mantenerlo, pareciera una condena o una mala broma ejercida por un niño que juega a ser Dios, divirtiéndose, viendo como se destruyen unos a otros en nombre del amor.

Hace alrededor de 2 años

0

3
#15

Día 17

-Era una competencia de poesía erótica, mí pene era uno de los finalistas, estaba preparado para barrer con todos los demás pitos de esa noche, la velada prometía ser mágica, entre el público estaba su amor platónico, mejor conocido como vaginis la que nunca ha sido tocada, sabía que si ganaba le aseguraba entrar a aquella cueva inexplorable, solo debía triunfar, recitar el mejor de los poemas, estaba nervioso, yo le daba ánimo , era un galán y no lo digo por el tamaño o el grosor si no porque tenía el don de la palabra para enamorar cuanta vagina deseara- jugaba con un lápiz mientras contaba todo eso a mí psicóloga-

-¿Solo sueñas con tu pene?, a lo que me refiero, ¿ en tus sueños tu miembro es un ser viviente con consciencia propia?- escribía es sus notas disimuladamente-

-¿Y que acaso mí pene no es un ser viviente?-

-Bueno, es solo una parte de ti, con una función al igual que los demás órganos-

-Yo difiero de usted en ese argumentó, mí pene es el único que se pone felíz y lo externa cuando le gusta alguien al igual que lo expresa cuando le desagrada alguien, es él unico que me da placer inimaginable, además de que se mueve muy bien, no me imaginó mí corazón brincando cuando vea una linda chica en la calle o mi higado apagandose cuando una mujer fea me hable-

Se quedó en silencio y empezó a anotar en su libreta, la miré fijamente al darse cuenta se sonrojo

-¿Porqué se sonroja?- le dije seriamente-

-No lo estoy-

Fue ahí cuando supe que estaba pérdida y había caído en la carnada.

Hace alrededor de 2 años

0

3
#16

Día 18

La miré fijamente, ella sabía lo que estába por suceder lo cual la acomplejaba bastante, se levantó rápidamente de su asiento y miró por su ventana, intentando calmarse de lo excitada que estaba, caminé directo a ella, la tomé de la cintura, lo cual ella no puso resistencia alguna, comencé a bajar las manos hasta su trasero, lamiendo su cuello con delicadeza, percibí el aroma de su cabello, solo él silencio rodeaba aquella escena erótica, donde la seudo psicóloga no contuvo mas ese papel y dejo escapar su libido, volteó a verme, mirandome directamente a los ojos, basándome apasionadamente, sus labios expresaban la infinita pasión que la contenía y sus piernas temblaban, deseosa de lo que estaba por pasar en esas cuatro paredes

-Tomame- susurró en mi oído-

Tomé su mano y la meto dentro de mí pantalón para que sintiera como estaba erecto por ella, se hinco para bajar la cremallera y comenzar a chupar , la sujete del cabello con fuerza, estaba mirando al techo todo complacido de lo que mi terapeuta estaba efectuando ahí abajo, sintiéndome glorioso por el hecho de que una mujer dejo a un lado su ética personal solo para dejar que su lado humano ganará, no paso mucho tiempo para que logrará eyacular todo en su boca, me subí el pantalón y el cierre, ella se levantó y me abrazó con fuerza, la hice a un lado

-¿Qué sucede?- me miraba desconcertada-

-La hora se y terminado, la veo en la siguiente sección-

Me marché y la dejé ahí sintiéndose la mujer mas miserable y usada de ese momento.

Hace alrededor de 2 años

0

2
#17

Día 204

Ahí estaba yo, sentado en el piso de la cocina, sudoroso, con el rostro lleno de rasguños, cansado, agotado, temeroso y asustado, Claudia tirada en el suelo bañanda en sangre, el cuchillo aún lado de ella, comenzaba a esparcirse el líquido rojo por toda la habitación, manchando el mosaico.

-¿Qué has hecho Diego?- me dije en voz baja, apunto de caer en llanto-

Existen amores que trascienden, dejándote algún cambió positivo en tu vida, algunos otros son frustrados y dolorosos, de ese sufrir que te impide vivir pero no es lo suficientemente despiadado para dejarte morir, es solo una herida que va creciendo conforme van pasado los días, en mí caso fue solo un amor enfermizo, de esos que corrompen tu alma y todo lo que alguna vez fuiste, dejando de ser aquél hombre independiente, ese hombre que no le molestaba la soledad y podía vivir solo con sus pensamientos, Claudia me hizo adicto a ella, a su precensia, a sus caricias, a sus besos, a su cuerpo, a sus palabras, su aroma, su forma de mirar la vida.

y en este mundo no existe algo peor que ser adicto a alguien que no te ama...

Hace alrededor de 2 años

1

2
NOVACHEK
Rango11 Nivel 52
hace más de 1 año

Y en este mundo no existe algo peor que ser adicto a alguien que no te ama...

😞😟😔


#18

Día 93

Ahí estaba yo, junto a Claudia, ambos desnudos sobre el piso, estabamos cansados después de haber fornicado , lo que me gustaba de ella era que no hablaba, no le pedía abrazarla ni me molestaba con preguntas tontas después de haber tenido sexo, era perfecta, solía mirarla, contemplando su cuerpo desnudó, esos lunares en su espalda que le hacían parecer aun mas sexy de lo que ya la creía.

-¿Porqué el cielo es azul?- preguntó de repente-

-¿De qué color preferirías que fuera?- la miraba detenidamente-

- No lose- me miraba con esos ojos que poco a poco me estaban hechizando-

-¿Porqué los penes no pueden hablar?-

-Creó que por que sería tedioso para las mujeres tener que escuchar al pene después de que nuestro hombre se queda dormido- sonreia al decirme esto-

-Puede ser-

Estar junto a ella me transformaba de ser un hombre solitario a poco a poco ser un hombre enamorado, me estaba enamorando de ella, sin darme cuenta, solo sucedió, comenzaba a extrañarla cuando no estaba junto a mí, apoyaba escuchar su voz, su risa, que sus ojos me miraran por un momento solo a mi, que su piel extinguiera lentamente mis ansias, sus besos fueran lo que me diera un poco de luz en mí petrificado corazón.

Fantaseaba tanto con ella, cuando me percataba solo su nombre estaba en mi mente, Claudia maravilloso nombre que le dio sentido a mi triste vida.

- Tengo hambre- se levantó y se fue a la cocina- tarareaba una canción mientras preparaba algo, me puse el pantalón, sentandome junto a la ventana, entonces a lo lejos la vi, mi hermana me miraba, fue cuando sonó mi celular.

-Hola-

-Hola- contesté nervioso, no quería que Claudia viera a mi hermana-

-Me sentí sola y quise venir a verte- me sonreía, mirandome a lo lejos, mientras que yo no podía moverme, no podía actuar ante tal situación-

Hace alrededor de 2 años

0

2
#19

Día 25

Ambos bajo las sábanas, desnudos, mí dulce hermana dormía mientras yo la admiraba, extrañaba aquellos vienos tiempos cuando ambos despertabamos juntos, cuando eramos jóvenes y creíamos que estarías siempre juntos y que el amor que nos teníamos era lo único que necesitaríamos para poder sobrevivir, que equivocados estabamos.

-Diego- me miró con dulzura, besándome con ternura, colocando su cabeza sobre mí pecho-

Estabamos en silencio, suspirando, temerosos de salir de la cama por la sencilla razón de que en cuanto nos levantaramos tendríamos que regresar a nuestra realidad, la cruda realidad de ser hermanos, dos hermanos que desde que tienen memoria se amaron.

-No quiero levantarme- me decia con un tono melancólico-

-No lo hagamos aún- la abracé más fuerte-

Nos quedamos en callados, no había nada que decirnos, todo lo habíamos dicho años atrás, ahora solo estabamos disfrutandonos, presenciando el momento, nuestra calidez, nuestro aliento y olor, solo nos quedaba esto, pequeñas dosis de amor, dosis que tomábamos ligeramente porque no queríamos ahogarnos como en esos tiempos de antaño cuando creíamos que seríamos felices pero entendimos con el tiempo que nadie tiene un final feliz, solo momentos, instantes, destellos.

-¿Nunca te enamorarás?- dijo ella acariciándo mí pecho-

-Estoy enamorado-

-¿De quién?- se levantó rápidamente asustada-

-De ti- la abracé fuertemente y ella a mí-

Pronto pasaron las horas, la vi alejarse , observadola por la ventana, ella al alejarse me miró, ambos nos sonreímos y lentamente desapareció de mí vista nuevamente.

NOVACHEK
Rango11 Nivel 52
hace 7 meses

Hace mucho que no te veía, nuevamente bienvenida @Welper tanto tiempo sin leer tus cajas!! Valla sorpresa al entrar aquí.


#20

Día 93

Terminó la llamada y se dirigió a mí departamento, corrí de inmediato, tomando a Claudia y su ropa, encerrandola en el clóset, antes de cerrar ella me miró desconcertada.

-No hables, no digas nada, ni un sonido quiero que salga de este clóset, ¿ me entiendes?- quizás miró el gran enojo en mís ojos que solo agacho la cabeza-

-Si- fue todo y cerre la puerta, al mismo instante que abrí la otra para que pasara mí hermana-

Ella pasó, dejando su bolso sobre la cama, camino unos segundos por el lugar, hasta llegar a la ventana.

-Cuando estoy aquí me siento tranquila y puedo ser yo misma- volteó a verme, sonriéndome como suele hacerlo siempre-

-Y yo amo que estés aquí- caminó directo a mí, abrazandome con fuerza-

-Vamosnos Diego, lejos tan lejos que nadie nos conozca y seamos libres- me abrazaba con mas fuerza aún-

-¿Qué?- la separé de mí un poco desconcertado-

-Ya no quiero estar más tiempo en esta ciudad donde tengo que fingir que no te amo, que no me importa que salgas y tengas sexo con otras, quiero dejar de vestirme , maquillarme para otra persona, quiero ponerme hermosa todas las mañanas solamente para ti mi amado Diego- lloraba desconsolada-

La abracé con fuerza, comenzando a llorar junto con ella también, sintiendo su impotencia, su amargura de no poder estar a mí lado como se debe estar con alguien cuando este te ama de igual manera, finalmente se había quebrado mí dulce hermana, había llegado al límite.

-Entonces vamonos- me miró con amor-

-¿De verdad?- y yo la miré con amor tambien-

-Puede que no sea hoy mismo pero te prometo que no iremos pronto-

Se quitó la ropa y comenzamos a besarnos apasionamente, sabiendo que era el final de una relación tormentosa y llena de penas.