avedesaturno
Rango6 Nivel 29 (1329 ptos) | Novelista en prácticas

Enero, 01.

Explosión:
Bajando por las lineas de tu silueta
me encuentro con la sorpresa de que
nunca me había dado cuenta lo profundo
que podía respirar, ni de cuantos sabores
podía degustar al mismo tiempo.
Sabor.
Viendo el color canela de almendras
frente a mi, me di cuenta
de cuan extasiante es comer tus aromas,
oler tus colores, tu fragancia.
Ojos color café, nuestra fuente de vida.
Cayendo a piezas frente a ti, te venero;
velo por nuestros encuentros para poder así
consumir y saciar los deseos que me invaden
al recordar el calor de la pasión que se produce
en el viento de invierno cuando encerrados
en la habitación las paredes sudan
mientras hacemos el amor.
Calor.
Intensidad,
Piel.
Deseo.
Fuego, Rojo.
Cerezas.
Sudor, fluidos, amor.
Manifestación.
Vida, placer.
Color y control.
Ritual sagrado de adoración.
Cuerpos;
respondiendo al hambre del deseo, encontrando
todo lo necesario en cada uno,
complemento, un sustento.
Olor que emana el desborde de la pasión.
Tu cuerpo, hogar sagrado venerado
por un escritor entregado en alma
y letras a tu acaramelada magnificencia.

Hace casi 2 años Compartir:

4

25
Roger
Rango10 Nivel 49
hace casi 2 años

Me encanta, tiene muchas imágenes de palmo a palmo que me hace pensar. Buen uso de palabras. Hermosas metáforas entre dos personas <3

akamatsutusut
Rango7 Nivel 33
hace casi 2 años

Va aumentando la intensidad en cada linea, ¡Bravo! Lo mejor que he leído hoy. Te ganaste la estatuilla a la pasión.


#2

Enero, 02

Ciao Amore

Los pensamientos se enredaban en la madrugada con las estrellas para perderse y morir con el paso del sol. ¿Que estabas haciendo? Te esperaba... No me preguntes por qué, simplemente te esperaba para brindarte el paraíso y no llegabas. Me conducía por la ciudad de mi mente, vagando por las veredas del pensamiento para llegar a la laguna de mi alma, esperando el mañana que en ese momento no llegaba. Clamé por ti, en mi paraíso que cada vez se iba haciendo más oscuro, en una isla desierta esperando que tú, náufrago llegaras a mi orilla para hacerme compañía porque te adoraba desde antes de conocerte, pero el día jamás llegaba. Me debilitaba, perdía el conocimiento queriendo nadar en aguas profundas, buscaba ahogarme en mis sueños, enredar mi cuello en las lineas del tiempo para dejar de ver como el cielo llovía lavando el dolor de mi rostro. Mi noción del tiempo se estancó, solo visualizaba las nubes en busca de señales de vida, de tu presencia.

¿Por qué?
¿Cuando ibas a llegar?

Mi alma dejando pasar un poco de luz por las rendijas que se cerraban poco a poco sin ninguna esperanza, ya en un momento había perdido las fuerzas y la idea de que vendrías, el daño que habían causado en mis los demonios de máscaras blancas no tenían reparo, a través de mi poros brotaba un fétido olor, mi interior se oscurecía. El mañana no llegaba y aún así me quedaba viendo la playa esperando tu llegada. Dije adiós a la vida, ya me decía que nunca me encontrarías, era el último día de respirar, de visualizar, de sentir... Mi cuerpo se estaba dejando arrastrar por las olas para perderme y hundirme como una piedra que cae desde lo más alto al agua, dejarme llevar por las corrientes y en las profundidades perder todo el color, desvanecerme y me tomaste por los pies, me arrastraste por la arena, me recogiste y reviviste, lloraste porque me encontraste perdido, roto, pálido y sin casi vida, me diste luz y fuego desde que llegaste, me trajiste de nuevo a vivir, a sentir, a florecer, renacer entre las cenizas que jamás se barrieron, decoraste mi interior, diste sentido y pertenencia, luz, fuego y aire.

El mañana llegó.

Esperaba por ti, sin casi vida en las orillas del mar, donde mis pies se desgataban por el agua y me consumía vivo, entristecido. Me arrullaste en tu fuerte pecho, me contaste historias para dormir y descansar, revitalizar mi existencia, mi manera de ver la vida, toda la perspectiva.

Me atrapaste en las lineas del día muriendo de sobredosis de lágrimas, para limpiar mi interior y quedarte siempre, con luz para mí. Tú.

Prometí enseñarte todo el mundo a través de mis ojos como muestra de amor. Estaba aterrado de que no llegaras, pero lo hiciste y curaste mi alma con un ungüento hecho de tiempo, paciencia y muchos besos. Desde entonces las estrellas hacen su mejor show para nosotros en las noches, celebrando de la manera más pura que somos los afortunados.

Je t'aime, merci. Ti amerò per sempre, il mio cielo azzurro.

Raqm.


#3

Enero, 03.

Tsunami.

Mis rodillas se quiebran mientras oro y pido fuertemente desde lo más alto para no ser aniquilado y desvanecido a través de mi caída en la nube nueve. Mi boca se abre para dejar salir gritos ahogados que mi garganta aprisiona, mi espalda da la cara a todo lo que he sido en el pasado, un mundo en fuego. Sin libros, ni maestros, ni reyes, dioses, vendas o ataduras me lanzo sin pensarlo acompañado de un grupo de ángeles que lloran a mi alrededor sin poder alcanzarme, rogando por este saco que es no es más que un humilde pecador. Corazón abierto, aguas turbias que me reciben y me arropan sin dejarme respirar llevándome consigo a lo profundo donde suenan los tambores del abismo al abrirse las puertas para tragarme y escupirme nuevamente en rayos y relámpagos, donde el agua se transforma en fuego ardiente y mi mente magullada y maltratada busca la mejor vía para llevarme contigo en la dulce cama de tu pecho y sin hallarla me sigo ahogando con los pulmones llenos de escamas, como una virgen en el momento de revelación; el miedo me consume, me sigue arrastrando hasta lo más profundo y sin hacerme saber por qué. ¿Por qué merezco el castigo? ¿Por qué las aguas juegan conmigo?
No soy un muñeco, soy más que piel y huesos, no soy el saco que el tsunami azul destruye a su paso sin interesarle lo más mínimo. Es posible, como una pequeña gota de agua se transforma y me hace arrepentirme del dolor que causo, de los nudos que sigo apretando, perdón al cielo, perdón a los tambores que hacen sangrar mis oídos cuando no estas. Pierdo el timón, mi barco hundido, yo perdido y tú, soñando a mi lado sin saber que soy una tormenta que me arrastra y me hace perder la calma solo mostrando mi dolor por las pequeñas ventanas del corazón.

#4

Enero, 04.

Luz

Solo un saco de diminutos huesos que fue creciendo en medio de una fiesta llena de espuma, con colores espesos que difícilmente dejaban caminar a la pequeña criatura que acudía a sus rodillas para encontrarse, con su cabeza entre ellas llorando en medio de la tormenta, el más pequeño de la fiesta fue creciendo viendo la lluvia de papelillos o bien conocido como confeti cayendo al piso viendo en cada una de las partículas de papel un recuerdo, vacíos y llenos, colores y escalas de grises. Bebió del mismo vaso que todos para poder adaptarse a la realidad y congeladas paredes absorbentes del pensamiento, modelos a seguir que caían en el sucio piso, llegó a abrazar la suciedad, la inmundicia que todos conocían.

Muchos vasos de papel los aplasto con sus manos y pinto sus ojos de miles de colores para encontrar caminos diferentes, sin explicaciones conocía a cualquier persona en su entorno buscando compañía para saciar sus ansias de soledad, tropezando con todo a su paso, siendo empujando por la mayoría de los invitados y muchos gigantes cuya mitad del cuerpo desaparecía con la mirada al techo. Vomitando sus maravillosos zapatos y pensando que para salir de la fiesta solo debía buscar la salida, un escape escondido entre los colores y ojos brillantes alrededor. Mezclándose entre los desconocidos con latidos fuertes en medio de la oscuridad experimento deseos por conectarse con los entes presentes para así buscar un aliado perfecto y escapar sin ningún arrepentimiento.

Golpes, deslices, moretones sin explicación hasta que cayó en el sucio piso lleno de confeti. Con la mirada al techo veía las luces parpadeando a un ritmo exageradamente rápido, un parpadeo mareador que fue interrumpido por una sombra extraordinaria, no una sombre oscura, sino una sombra de luz, despertó en él la maravillosa idea de poder esconderse en tal hermosa claridad hasta que todo terminara y estuviese en oscuridad total; para su sorpresa era otro saco de huesos y carne, los dos hijos del tiempo y la búsqueda de escape, decidieron conectarse para hallar la solución inmediata y silenciar los gritos de desesperación y desparecer el olor fétido de las lágrimas, pisando los recuerdos guardados en el confeti siguieron corriendo sin dar marcha atrás pasando a través de cada uno de los presentes, esfumandolos como el humo del cigarro en el aire al atravesar sus cuerpos con la mayor velocidad posible, de la mano, juntos, el frío coloreaba los labios, paralizaba los huesos y la única solución siendo esta el descubrimiento de la salida, fue juntar sus cuerpos para radiar la luz más prometedora y brillante en la habitación sin puertas ni ventanas, la iluminación incinero incluso hasta las paredes siendo ellos el fósforo en la habitación resistentes al calor observando las cenizas caer en forma de papelillos, siendo el nuevo confeti lleno de satisfacción por encontrar la salida al unir sus cuerpos.

Incinerados los malos recuerdos y deshecho las paredes, los dos comenzaron a esparcir y reírse de como las cenizas eran el nuevo confeti. Sin arrepentimientos los dos bailaron creando la fiesta más pasional de toda la vida, con un nueva visión del mundo, prometiendo unir sus cuerpos y estallar de luz, un secreto descubierto, seres intocables, a las tinieblas no les quedo de otra que esperar el primer canto de un llanto para hacerlo suyo hasta que encuentre la salida junto a otro cuerpo que requiera luz y amor. Cada día irradian luz, iluminan al mundo, dos almas encontradas en las calles de una casa en ruinas, un alma que rescato a otra que escribe y relata las deliciosas sensaciones vividas a carne vida, por pasión, felicidad y amor.

#5

Enero, 05.

Gritos

Inhalo,
grito y
exhalo.

Dueños de la oscuridad y claridad.
Solo me he detenido a pensar en
el momento divino.
El frío se arrastra por la habitación
sube por mis piernas
humo y cenizas
te veo en el centro de las paredes
hermoso y paciente
me llamas con la mente
apareces a mi lado
yo aquí, tu allá.
Exhalo,
soy habitante en un corazón
habitante eterno que estará aquí dibujando el sol
con un dedo.
Llévame pues ya que estas aquí,
bautizame utilizando tu toque
glorioso y caliente.
Tengo
tu cuerpo, aparece y desaparece
me besa, me toca, cambia de sitio
te veo, te toco y pregunto
hechicero, juegas con mi mente
cómo estas en dos sitios diferentes
tu aquí, yo allá.
Madrugadas, sin dormir
me saco las sábanas y pido tu cuerpo
para mantenerme caliente, lejos de lo malo.
Nacimos con caminos destinados
corriendo como la sangre en las venas,
sabes lo que necesito para estar bien y yo
gritaré tu nombre
toda la noche si es necesario
hasta que estés aquí.
Gritaré tu nombre, porque eres...
Gritaré tu nombre, porque sientes...
Gritaré tu nombre, porque necesito...
Gritaré tu nombre, haciendo el amor...
Gritaré, tu nombre al ver tu ojos...
Gritaré, tus ojos brillosos al tocarte...
Gritaré, al tocarte con mis labios...
Gritaré, mis labios ardiendo en tu piel...
Gritaré, tu nombre...
Gritaré tu nombre, una y otra vez.

#6

Enero, 06.

Duerme

Duerme, cierra tus ojos
Inhala y descansa,
yo estoy aquí, velo por ti
te veo dormir, tus sueños
todos se proyectan en el techo para mi.
Yo estoy aquí en tu pecho
vigilando que nada dañe tu descanso,
me quedo acostado contigo,
cantando en susurro,
escribiendo mi nombre
en tu pecho con mis dedos,
agradeciendo infinitamente
ser tuyo.

#7

Enero, 07.

Imperfecto.

¿Cómo decir que no a tus ojos? Unas ventanas hermosas que me dan la visión perfecta de tu alma. ¿Cómo no amarte si tu bailas conmigo en el ojo de la tormenta? Creamos una canción que nos arrulla en los momentos de lejanía, la cual esta sincronizada en la piel ya que, en cada centímetro de ella siento tu calor. Fue ese beso delante de mil espejos que selló sagradamente nuestra unión. Aún nos sentimos niños incluso cuando en la cama somos adultos intercambiando más que besos cortos y suaves. Mi respiración se acelera cuando sostienes mi mano, mi saliva desaparece y me hace atropellar las palabras, espero que algún día pueda hablarte sin equivocarme y sin sentirme un desastre. Tu magia me desconcentra y me hace enloquecer. Tal vez no tengo todo lo que deseas, pero mejoraré porque mi futuro esta en ti, me ahogaré en una botella de perfume para ser fragante, me lanzaré en paracaídas para ser aventurero, me quedaré contando las estrellas para decirte con exactitud cuantas existen, viajaré a través de la luz para traerte la más pura; léeme cuando te digo que no importa que tan imperfecto sea, tengo que cuidar a un ángel y haré que todas mis imperfecciones sean perfectas para ti. Seguiré tu linea, la linea del alma, por ti.

#8

Enero 08.

Secreto

Tengo un secreto.
Aunque no lo entiendas
no puedo relevarlo
mis ojos tratan de ocultarlo,
es un acertijo del corazón
porque siempre quiero darte lo mejor.
Romper las pequeñas cosas y las barreras
para darte un pedazo de cielo
que signifique que todo esta bien
y así es.

Prometo que en 13 días
aunque nadie lo entienda
bajaré el cielo para regalartelo.
No importa las miradas, esto es lo mio.
Tú, y aunque no lo entiendas o pienses
que soy maníaco, encenderé
todas las estrellas en tus manos para
guiarte en lo oscuro.
Prometo que un coro de ángeles
sonará y en tus manos tendrás
una luz infinita que te recordará
que la vida aún tiene color
que hay un concepto detrás
de las cosas pesadas, aunque
nadie las veas y no las entiendan.

Una flauta sonará a través de mi
para romper todos los nudos de la mente
y hacerte volar conmigo, con la cabeza
llena de aire y sonidos puros.
Sin darte cuenta, te prometo
que tendrá sentido otra vez.
Yo, prometo que...
que todo estará bien.

#9

Enero, 09.

Mente

Eres una fotografía
la más nítida
la más estética
la más profunda
que da vueltas en mi cabeza.
No sales de mi pensar
Tu hermosura es
increíble, eres un monumento
agua viva que corre, un río,
un parajillo, nubes,
un paraíso.
Eres mi pasión, con los
colores más vivo, más resaltantes.
Una fotografía tomada por el lente
que te capta como te ama.
Una fotografía tomada
por mi mente.

#10

Enero, 10.

Ventana

No quiero perder una pieza de mi
no quiero ser un incomprendido en tu vida.
Sin dañarte quiero abrazarte,
sin romperte quiero besarte.
No quiero volver la discusión un hábito.
No quiero sacar mi cabeza con el corazón
a través de la ventana para enviarte palabras
que viajen con la brisa y te acaricien
mientras me alejo. No quiero sacar mi cabeza
a través de la ventana con el corazón roto
para que escuches del viento
el sonido de mi voz pronunciando
que te amo... que te amo.

#11

Enero, 11.

Soledad y Cello.

El sol ardiente besando mi piel a las tres.
Uno, dos, tres lágrimas de arrepentimiento corriendo en mi piel.
Música vintage retumbando en mi mente.
Tus colores desvaneciéndose.
Miedo penetrando el corazón, haciéndolo prisionero.
Soledad que me da la mano en el camino.
Soledad que canta la melodía del océano,
soledad que me trae tu recuerdo, eterno.
Eterno el amor que te tengo,
eterno los besos que quiero posar en tu cuerpo.
Tiempo que pasa velozmente, y tu nada que sales de mi mente.
Te amo, ardiente poderoso sentimiento.
Te amo, mi cielo azul.
Te amo, mon chérie.
Te amo, en todos los idiomas.
Te amo, con todo el porvenir.
Quédate, que te deseo.
Quédate, eres un sueño.
Siempre a mi lado.
Toca, para mi el Cello.
Deja siempre en mi, tu sello.

#12

Enero, 12.

Demonios.

No lo entiendo.
Pequeñas cosas que se vuelven gigante
y todos los demonios que vienen a verme llorar
me dicen que nada es real, que todo se vendrá abajo
por minutos les creo, pero en la otra cara de los segundos
sé que todo tendrá sentido otra vez.

#13

Enero, 13.

Protagonista.

Calor de tus ojos,
calor de tu piel,
fuego de tu mente,
luz del alma,
Luz, más hermosa que la aurora boreal,
más brillante que el sol.
Me sostienes,
me abrazas,
me alimentas,
me mimas como un niño.
Adoración, a ti.
Adoración a tu existencia,
a tu amor, nuestro amor.
Eres el candelabro que
ilumina mi mesa.
Eres el foco central en
el espectáculo de mi vida.
Veo rondar y escucho cantar
tu imagen en mi habitación,
eres real, eres amor.
El protagonista de mi corazón.

#14

Enero, 14.

No hay miedo.

Ambos tenemos conocimiento del azul oscuro de las paredes
y la hermosa canción de cuna de la luna. Ambos sabemos los secretos que la noche escoge contarnos a diario pues somos sus guiadores. La luna es más que una circunferencia plateada que nos aporta la luz y su hermosa cara para admirarla y a veces ignoramos su llamado, porque no hay nada más precioso y gratificante que nuestros ojos comunicándose. Somos un vórtice que nos transporta a través de los colores del torbellino y nos abduce en un sueño profundo en el cual no hay miedo, pues nos sostenemos fuerte contra la piel. ¿Me amas cierto?

Hay tantos rayos y centellas detrás de nuestra existencia, sin nosotros poder hacer más que ver y tranquilizarnos desnudos delante del desastre, sin perder el refugio. Tarareando dulces melodías para distraer la mente y concentrar nuestros corazones en su tarea más importante, amar al otro en todo momento. No importa que el mundo se este cayendo, no importa que las nubes amenacen, en cualquier época y guerra, nos amaremos sin preocuparnos del entorno, sin dejar de tararear ni de respirar. Alejaremos todo mal haciendo nuestros cuerpos sudar por la fricción al hacer el amor.

Nos amamos demasiado, vivimos por amor y amamos vivir por ello.

#15

Enero, 15.

Verano.

Voy profundo y más profundo en mi sentimiento, debí haber sentido que te encontraría, hubiese apresurado toda la vida para encontrar y despintar mis días de negros, siempre te esperé escuchando Lana del Rey, es todo lo que escucho. Eres lo que esperaba y necesitaba, fuera de las criticas de la sociedad, me pusiste en el sendero correcto, me sacaste de todos los lugares horribles y oscuros. Ahora, son mis días más brillantes, un día de playa con tu calor veraniego, las olas me abrazan, me acurrucan y me cantas tu dulce canción de cuna.

#16

Enero, 16.

Dolor.

Estoy tan enojado que mi respiración se convierte en fuego quemando a su paso a todas las almas cercanas y por conocer. Todas las paredes se destruyen, me encierro como un armadillo. Quiero incendiar todas las cosas que tengo a mi al rededor, todos los recuerdos, todas las lágrimas evaporarlas en el aire, quiero arder hasta que de mí queden cenizas. Quiero golpear a todos en la cara hasta verlos sangrar y con su sangre hacerme tatuajes en la piel que representen mi dolor. Me quemo, mi mente se destruye, la poca estabilidad emocional que tenía, no esta. Corre fuego por las venas y me deshidrato, me consumo, mi dolor es más grande que mi existencia. Pensé que iba a ser un final feliz, pensé que volvería mi sangre tinta para escribir por ti.

El día más oscuro.

#17

Enero, 17.

Sin comentarios.

Sin palabras me quedo viendo la ventana
cantando tu canción favorita.
Esperando que vengas a verme
para que mis besos ardan en tu piel y
amarnos con pasión y fuego.
Vernos, comernos.
Sin comentarios.

#18

Enero, 18.

Tinta.

Me siento agotado y sin tinta,
mi mente quiere buscar un rincón cómodo para soñar.
Hoy estoy harto de los payasos de circos,
hoy estoy harto de formar parte de ellos.
De haber estado en su sombra todo este tiempo.
Cansancio en el cuerpo, mi alma deprimida.
Y sin tinta no puedo continuar este día.

#19

Enero, 19.

Por favor.

Espero realmente que podamos resistir a todo, que nuestra piel aguante el aguacero y los ardientes fuegos que se avecinan, que nuestros cuerpos sean nuestro propio refugio de amor, que nada dañe y que el Universo conspire a nuestro favor.

#20

Lamento que hayas llegado hasta aquí y hayas perdido tu tiempo en un simple caminante que va arrojando letras por toda la vía. No vale nada de lo que he posteado, he perdido todo en mi mundo y escribir no ha sido la excepción. Me dedicaré a seguir caminando y perderme entre los arboles. Me he declarado perdido.

Gracias Sttorybox.