SaKirchen
Rango3 Nivel 11 (119 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1

Cada mañana que nacía, iba precedida por el mismo patrón de conducta: trabajo, lágrimas, sueño, gritos, insomnio, ducha… café. Tan monótono como destructivo. No obstante, las jornadas se sucedían sin tener esto en cuenta, y ya estaba tocando el fin de mi primera semana desde mi regreso… Tampoco fue fácil.
Qué extravagante era la variable tiempo, nunca parecía transcurrir igual, siendo fugaz en los momentos felices y de frecuencia flemática en los amargos.
Mis días se sucedían sin treguas ni prórrogas, a pesar de que había ocasiones —cuando la memoria traicionaba la voluntad—, en donde el segundero se estancaba y el palpitar de mis sienes era visible, similar al latido del pulgar tras un martillazo.

Hace casi 2 años Compartir:

0

0