YosoyCurtis
Rango9 Nivel 40 (3186 ptos) | Escritor autopublicado
#1

Siempre que estamos juntos ella se queja del amor, siempre me habla de sus amores fallidos y dice que definitivamente el amor no le llega, se cuestiona la razón por la que optamos por amores imposibles.
Yo la escucho con atención, asiento y le doy la razón.
Lo que ella no sabe es que cada que me nombra a otra persona de la que cree podría enamorarse, yo me muero de celos. No sabe que la miro atentamente y el corazón me late más fuerte porque quisiera tenerla muy cerquita, sin embargo me conformo con tocar gentilmente su hombro.
Ella continua hablando de la persona con la que salió, dice que aunque le trata bien hay cosas que no le gustan del todo, siento un leve alivio, como que la presión del pecho baja un poco. Le digo que se ve linda con gafas y ella sonrie, quiero que sepa que también puedo tratarla bien, soy un rival digno.
Puedo notar entonces cierto nerviosismo en ella, mueve el pie inquieta. Sutilmente acerco mi pierna de forma que roce la suya un poco, ella no se aleja.
Yo puedo ser todo lo que ella quiere, es sólo que ella aún no lo sabe. Haré que se dé cuenta.

Hace 4 meses Compartir:

1

22

#2

Lo primero será demostrarle que puedo hacerla sentir como nadie mas puede. La he estado estudiando y sé que le gustan los pequeños detalles, la amabilidad, las pequeñas atenciones como darle tu abrigo cuando hace frio o cargar su bolso.
Es un poco insegura algunas veces, pero le gustan los cumplidos, creo que podría empezar por decirle que tiene una sonrisa muy bonita, o más bien, que su sonrisa me gusta mucho.
Lo segundo será el contacto físico bien administrado. No puedo lanzarme a besarla (aunque de verdad lo desee) porque podría incomodarla. Debo acercarme poco a poco, viendo como reacciona. No se aparta cuando la toco sutilmente, eso me da vía libre para intentar algo más, como acariciar su brazo o incluso, acomodar su cabello detrás de la oreja.

#3

No ha respondido a mis mensajes en toda la tarde, no he podido evitar mirar le teléfono a cada minuto. Si hubiese respondido probablemente no le devolvería el mensaje tan rápido, la haría esperar un poco, sin embargo podría dejar de mirar el teléfono con la tranquilidad de que ya me escribió.
Siento desesperación. Tengo algo urgente que mostrarle. He encontrado a la persona con la que sale y que dice "estar muy interesado en ella" en una página de citas. ¿Qué hacía yo en esa página? Es irrelevante. Sólo quiero que vea que él no es tan sincero como ella cree.
Finalmente responde. Tengo la evidencia pero primero le pregunto si sigue hablando con el sujeto para estar seguro, le digo que quiero contarle algo. Su respuesta hace que me duela el estómago y me baje un escalofrío por toda la columna vertebral. No sólo siguen hablando, están juntos en ese momento.
Otro habría pensado que ese era el momento perfecto para dañarles la cita, pero por más que yo odie al sujeto, soy una persona leal. Quiero ganarme su cariño pero no así, no atacando a mi oponente por la espalda. Le digo que no es nada importante, que se divierta y que luego le contaré. Tal vez no le diga nada, inventaré una excusa cualquiera y guardaré el secreto.

#4

¡Pero que imbecil he sido!
Debí haber seguido el plan, lento pero seguro. Pero no lo hice, anoche bebí y el alcohol me hizo sentir valiente, de repente no me da miedo hablar y siento que puedo decir y hacer lo que sea, como por ejemplo tomar mi telefono y escribirle que creo que en serio me gusta.

#5

Bueno, si algo es seguro es que la dejé pensando en mí, no exactamente como quisiera pero pensando en mí al fin y al cabo. Podrían pasar dos cosas, que me compare constantemente con el sujeto o que sencillamente piense como loca la razón por la cual no se dió cuenta antes y como pasó tantas señales por alto.
No respondió bien pero tampoco mal, sencillamente la tomé por sorpresa, no sabía que responderme, así que le pido que no diga nada, que no espero que esto cambie algo, sencillamente quería que ella lo supiera, lo que haga con esa información es su desición.
Yo por mi parte no he podido dejar de pensar en ella ni un instante, se que ella no me buscará, tengo que ser yo quién vuelva a buscarle, sin embargo aunque tomo el teléfono, no soy capaz. Tal vez lo más prudente ahora es que espere, que deje que ella digiera la noticia, considero que dos días es lo más prudente. Después de eso le escribiré como si nada, hablaré de temas vanales, si ella toca el tema hablaremos de ello, de otra forma, haré como si esto nunca hubiese ocurrido.

#6

Quiero escribirle pero no se como empezar. Finalmente y sintiéndo un vacio en el estómago mientras lo hago, le envío un simple "Hola!".
Se me hacen eternos los dos minutos que ella tarda en responder. Tengo nervios de como va a reaccionar, de lo que me podría decir. Sin embargo la conversación empieza a fluir como siempre, sin embargo hay algo diferente, ella responde con más amabilidad de la usual.
"Mi Dani" Nunca me había dicho así, pero me encanta. Parece que después de todo, mi declaración no salió tan mal.

#7

Han pasado varios días y hablamos a diario. La semana pasada la invité a comer y ella accedió feliz aunque fue algo de último momento. Después de comer le sugerí ir a mi casa, temía que fuera muy pronto o que ella dijera que no, pero aceptó sin problema alguno.
Nos sentamos en mi cama a ver una película, hablamos y reímos mucho, por momentos nos callábamos para prestar atención a la trama pero volviamos a hablar y a reir. Mientras me cuenta cosas de su vida, se recoge el pelo.
Ese momento... ella sentada ahí, iluminada apenas por la luz de la pantalla de mi computador en el que vemos la película, el cabello despeinado que lejos de hacerla lucir mal la hace lucir hermosa... sólo quiero una cosa; besarla.
Pero no puedo, algo me paraliza, el corazón me late a mil. La invitó a ir a la azotea, la luna brilla hermosa en el cielo, estamos solo los dos, es el momento perfecto pero de nuevo esos malditos nervios se apoderan de mí y no lo consigo.
Esa noche no fue, pero lo será pronto. Faltan diez días para San Valentín. Mi objetivo es que de hoy hasta ese día logre besarla. Luego de eso ya veremos.


#8

Mi mejor amiga me mira mientras tomo mi teléfono, suelta una pequeña risa y entonces me dice:
-Es ella ¿cierto?
Yo sonrio y me sonrojo
-¿Cómo lo sabes?- pregunto curioso.
-Esa sonrisa, sólo sonries así cuando te escribe ella.

#9

Yo me consideraba un experto en las chicas. Tras varios fracasos, errores y una que otra decepción, fui desarrollando técnicas y estrategias, dependiendo de la personalidad de la chica sabía que hacer o que decir, sabía cuanto esperar para llamarla después de una cita, como mantener el interés, cuando hacerme el difícil o fingir que ni me importaba de forma que fuera ella quién me buscara a mí. Con cada persona iba perfeccionando mi técnica, agregaba o quitaba cosas, observaba el comportamiento de las parejas y aprendía a decifrar el lenguaje corporal para saber si estaba logrando mi cometido.
Los pies, nunca mienten. Si en una cita la chica apuntaba con sus pies a la puerta, sabía que algo estaba haciendo mal, clara señal de que se quería ir. Pies y brazos cruzados, aún no tiene la suficiente confianza en mí porque no está del todo abierta. Piernas y pies separados, voy muy bien.
Así analizaba a las chicas, me encantaba ver como todo iba funcionando según mi plan, cuando me aburría o la chica no respondía a mis intentos, simplemente me alejaba. Nunca me daba el lujo de sentir nada más que simple atracción, así irme era sencillo, pasaba a la siguiente chica y ya está.
Entonces la conocí y me dí cuenta que para ella tendría que crear todo un manual nuevo porque no encajaba en ninguna de mis categorías.

NOVACHEK
Rango8 Nivel 36
hace 3 meses

Voy aprendiendo con esto. Seguiré leyendo y espero las siguientes partes. 👍😊♞


#10

Ella empezó a actuar un poco diferente conmigo, sus respuestas eran cortas, no trataba de hacer conversación como antes, ahora simplemente respondía cualquier cosa, le contaba una historia larga y respondía con un simple "jajaja".
Por otro lado publicaba en sus redes mensajes de amor, sin embargo la descripción no encajaba conmigo y poco después me enteré de que había besado al sujeto.
Mis intentos por recuperar su atención resultan inutiles, deje de escribirle y ella no me buscó, le respondí cortante y ella ni siquiera se dignó a responder.
Ella en realidad me gusta pero yo también tengo orgullo y tengo un límite, aunque estoy acostumbrado a ganar, también sé aceptar cuando perdí.
He tomado la desición de dejar de insistir. Me siento triste y decepcionado, y entonces recuerdo por qué no me permito sentir mas allá de lo estrictamente necesario.
Vuelvo a descargar mi app de citas, al poco tiempo tengo varias notificaciones de chicas que quieren salir conmigo, sin embargo no dejo de compararlas y ninguna parece suficiente.
Sé que detrás de mi busqueda constante de chicas está solamente un vacio muy grande y una necesidad de cariño inmensa. Alguién con quien llenar mi soledad y olvidar la frustración de saber que no logro mantener a ninguna persona mucho tiempo en mi vida, abrí mi corazón con Ella y sencillamente eligió a alguién más.


#11

En los últimos días he hablado con bastantes personas, nada especial hasta que encuentro a una chica increíble, las conversaciones fluyen sin necesidad de esforzarme, hablamos hasta la madrugada. Ella es mayor que yo por seis años, tal vez por eso se me hace tan interesante.
Hablando con esta chica consigo distraer mi atención y no pensar en Ella. Por momentos pienso que con esta nueva chica podría intentar algo porque hay mucha química, sin embargo al tercer día de hablar, como a las tres de la madrugada me habla de "su pareja" y todo se derrumba. ¿Qué hacía en una página de citas entonces? ¿Hacer amigos?
Me molesto un poco pero bueno, ella podría ser una buena amiga.
Entonces vuelvo a pensar en Ella una vez más. Hace algunos días que no hablamos y la extraño. Abro su foto y sonrio un poco. Cierro la foto y abro la aplicación de citas, le pido el número a una nueva chica y el juego empieza una vez más.

#12

Su nombre es Hanna. A diferencia de muchas chicas, ella me escribe primero. Abro su perfil para ver sus fotos. Es linda, tiene una belleza diferente diría yo, en las fotos sale sin maquillaje pero aún así veo que tiene lindas facciones.
Empezamos a hablar, es el tipo de chica con la que no puedes establcer una conversación por chat porque casi no responde los mensajes. Aún así me da su número y después de hablar un poco me invita a ir a cine. Usualmente debo tomar yo la iniciativa pero en este caso ella toma las riendas y se siente bien. Eso me gusta.
Llego al cine cinco minutos antes de lo acordado. Como siempre, me he puesto colonia, las chicas aman que huelas bien. La clave del look para la primera cita es usar ropa que te haga ver bien sin ser demasiado formal, debes verte casual y bien arreglado, la clave de la elegancia está en la talla correcta. No importa lo que uses siempre y cuando lo sepas combinar y te quede perfecto.
Me fijo que mis zapatos estén limpios, reviso si tengo buen aliento y me siento a esperar. Recibo su llamada, ella ya había llegado. Entonces la veo sentada en la entrada del cine, sonrio y me dirijo hacia ella.
A diferencia del chat, en persona es muy buena conversadora. Es muy interesante, inmediatamente me atrapa. Es una película de terror así que tengo la excusa perfecta para hacerme cerca de ella. Recuesto mi cabeza en su hombro, ella me acaricia el cabello y luego pone su mano en mi pierna y empieza a jugar con las hebras sueltas de mi jean roto.
Salimos de la película, quiero invitarla a tomar algo pero lamentablemente ambos tenemos que irnos. Nos despedimos con un abrazo, yo sonrio y la veo alejarse entre la gente.

#13

Hanna es como una canción en inglés, me gusta pero no la entiendo.
Me invitó a su casa a ver una película. Aunque parezca sospechoso en realidad eso fue lo único que hicimos, ver una película y charlar.
Yo no quiero forzar las cosas, aún tengo el corazón un poquito roto así que no tomo la iniciativa de hacer algo más y sólo lo dejo fluir. Ambos estamos acostados en su cama viendo la película, pausándola ocasionalmente para hacer un comentario o reir por alguna cosa.
Ella me pide que la mire, acaba de notar que tengo los ojos casi amarillos. Es un color inusual, no siempre lo notan porque usualmente llevo lentes, sin embargo ella se da cuenta cuando voltea a verme. Yo sonrio para mis adentros porque me doy cuenta de que ella me ha estado mirando.
Ella recibe una llamada, se tiene que ir. Ambos salimos, ella me dice que volveremos a vernos para terminar la película, también me dice que tengo que enseñarle a tocar guitarra, que es otro plan que tenemos que hacer, además de ir a jugar tenis, ya que a ambos nos gusta.
Cualquiera pensaría que todo marchaba genial, eso pensé yo, sin embargo le escribo al otro día, apenas responde, varias horas despues. Yo respondo, tratando de entablar conversación. Vuelve y sucede lo mismo, ella no responde. En la noche me escribe "Hola!!" y creo que por fin podremos hablar, sin embargo sigo esperando su respuesta. Han pasado como 8 horas.
Mujeres... ¿Algún día llegaré a entenderlas?