G_Rurba
Rango15 Nivel 73 (32275 ptos) | Estrella de la editorial
#1
    Partes:
  • #2

A Ad. le salen aún chispas por los ojos cada vez que recuerda que cuando estaba en tratamiento y la freían a la parrilla un par de veces por semana, su familia, con ánimo de rebajarle las tareas cotidianas de la casa, rejuntaron un puñado de billetes y trescientos kilos de amor para comprarle un robot de cocina. “Joder, ¿es que para regalarme un trasto de estos os han tenido que decir que me voy a morir? ¡Pues vaya!”

Hace más de 1 año Compartir:

2

7

#2

Mientras la enfermera empujaba el carrito de medicinas y el páncreas tocado se desgranaba por efecto de una maldita tuneladora, a A. desde la cama del hospital siempre se le escapaba el sarcasmo delante de sus hijos, tras la visita del doctor, diciéndoles: “¡Eh, no pongáis esa cara que no me pienso morir, que tengo mucha guerra que daros todavía!”.

A Ant. le cuesta subir la calle que le lleva a casa de su hija, Laura, a las doce y media que es cuando llegan las niñas del colegio y necesita que le echen un cable porque José está trabajando fuera del país. Aparca su maltrecho trasero momentáneamente en uno de los bancos a escasos doscientos metros y enciende un pitillo que con aire señorial ha sacado de su abrigo y prendido fuego con su Dupont dorado. Tras recuperar el resuello y llegar al tercero le recibe su hija con una sonrisa de ilusión, quien esta mañana se ha sentido guapa, se ha maquillado para su padre y cubierto la cabeza con un hermoso pañuelo rosa. “Estás guapísima”. “¡Papá, has vuelto a fumar!”.

A Ai. el loqui de su profe y los entusiastas de sus padres le montaron un huerto urbano en la colcha de su cama porque era primavera y como no podía salir al exterior le bastaba que la vida y sus colores vinieran a abrazarla junto a la almohada para entender la clase de ciencias naturales, pues ya no podía permitírsele la más mínima infección procedente del exterior. Una vez construido lo miraba desde el marco de su ventana, tan lejos, tan cerca, tan lleno de vida.

Ni Ad., ni A., ni Ant., ni Ai., ni Laura, oyeron a Donne o a Wordsworth, sin embargo, desde el recuerdo, leo y acaricio el esplendor en sus gestos agradeciendo todo cuanto me enseñaron.

Hace más de 1 año

4

5
Nubis
Rango12 Nivel 57
hace más de 1 año

Genial.

Sevenfor
Rango11 Nivel 52
hace más de 1 año

Resplandor que traspasa montañas y llega directo entre letras. Solo decir que me ha encantado y que lo que de verdad destaca en esas abreviaturas es la simbología, el nexo de unión que ya advertías en el título: "puño, corazón y viento" tanto de esas A como del resto de letras que están para acompañarlas.

MrsCastle
Rango4 Nivel 16
hace más de 1 año

Mi madre falleció de cáncer pero la visión que le das tú con esa pincelada de humor ayuda a verlo de otra forma. Una vez más, felicidades. Eres un genio.

Charlies27
Rango13 Nivel 61
hace 9 meses

Chapó, @G_Rurba, felicidades por esta pequeña joya.
Llevaba mucho tiempo sin leerte, me ha dado mucha alegría ver que hay historias tuyas que no había leído.
Un saludo!