enamoradadelaluna
Rango12 Nivel 59 (13936 ptos) | Ensayista de éxito
#1
    Partes:
  • #2

Si lograras perderte en un pedazo de terruño
donde el rugir del viento de los carnavales anduviera lejos
y ya sin caretas los hombres corrieran por la vida
¡qué vida entonces! sin los carnavales.
Estaría disfrazado el niño de niño
el herrero de herrero,
el poeta de vida,
y la palabra de justicia.
Si la humanidad se coleccionara en bolsitas de colores
que se colgaran del cuello
y se regalara una flor de estación por cada día
y los reyes fueran la risa y la alegría
y la felicidad el acta de nacimiento
¡Qué vida entonces, sin los carnavales!

Hace casi 2 años Compartir:

2

17
voz_sin_vos
Rango12 Nivel 59
hace 8 meses

Nunca me gustaron los carnavales, no le veo sentido ni gracia alguna pero este escrito me hace sentirlos cerca, gracias


#2

RAMBLA EN CARNAVAL
Dos gotas golpean el parabrisas, aceras dálmata…
Minutos…
El cielo sigue aún teñido de celeste aunque unas vagas pinceladas lo rayen de gris.
Las gotas de agua explotan contra el pavimento en una asincronía sonora.
El aire es bochornoso en la rambla y desfilan sombrillas en mayas a lo ancho de las cebras…
Un desfile de un miércoles de carnaval por la tarde de animales de azúcar, pero sin plumas. Tiemblan ante el miedo de disolverse en el llanto sin aviso, en el que ha estallado el manto de la bóveda. Corren, son las presas más absurdas que ha concebido la naturaleza.
Una fila de carcasas de armadillo coloreadas posa perpendicular al desfile y aguarda con la paciencia con la que un niño espera un caramelo, al borde de lanzarse sobre él (o sobre ellos).
Todos temen derretirse bajo el agua, y lo único que derrite es el calor (unos 30º C).
En un miércoles de carnaval por la tarde, lo que divierte son los tristes y torpes calamares tostados al sol.

Carlos_59
Rango14 Nivel 68
hace 8 meses

Inmensa fotografía plasman tus letras descriptivas. La rambla luce airosa carnaval y gotas rotas...

@enamoradadelaluna enamorado estoy de tus palabras escritas, pues la sensibilidad con que recitas alegra mi alma marchita...

Un saludo, amiga.