Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64 (18915 ptos) | Premio de la crítica
#1

Y la veo navegar en su barquito de papel, con la mirada risueña, con el alma cautiva y en espera de, a puerto, llegar. Y me pregunto, vagabundo en sueños, a quién pudiera Ella en su barquito llevar... Iría con Ella aun sin dinero, aun sin nada... Sólo con el alma que me vive en alta-mar. ¿Y qué podrían ver mis ojos más allá de las tierras que desconozco? No me importa tanto lo que he de ver, sino ir con Ella, a su lado, disfrutando de nuestro querer.

“No hay sirena ni ondina que iguale tu belleza. En tus ojos, en tu boca, en tu alma de fuego he encontrado la llama que me provoca. No soy Capitán, mi gusto por naufragar en aguas de sal me ha vuelto un Tritón más que sólo ser un presuntuoso que cree a las olas gobernar. Deja las cañas de pescar. Vinimos a admirar la belleza del mar. A empaparnos del viento que nos gusta abrazar. Ven, acompáñame a nadar.”

Hace más de 1 año Compartir:

0

2
#2

Ella todo lo quiere atrapar con artilugios de toda una Diosa aferrada al fuego de la belicosidad. Niega con ligeras sonrisas traviesas su naturaleza de amante de Marte... ¡Oh, bella dulzura la que se esconde en su contra-parte! ¿Se ha escondido o se ha apenado? Tal vez, es mucho lo que le he dado.

“¿Por qué habrías de cubrirte si desnuda me gustas?, pues me transformas en el agua que hierve en tus formas.”

Verla hacer piruetas en el aire me hace sonreír. En mi garganta se agolpa el sentimiento que, en risas, gusta de fluir.

“Nademos entre las olas. Dejemos al agua, a nuestros cuerpos, acariciar. Olvidarás que cargabas con hilos, pues el mar te los robará.”

Ella juega con el agua, no sabe que, en mis manos, el agua juega con Ella.

“En las aguas de mi mar no hay peligros, mientras no seas tú el peligro.”

Y es, en mi mano izquierda, que se alza el mar en una pequeña esfera que aparenta ser cristal... La muestro ante sus ojos, la quiero cautivar. Pero, Ella yace perdida entre corales y estrellas de mar. Sus ojos se hallan hipnotizados ante la belleza de lo que, para mí, es amar. ¿Qué más pudiera mostrarle? ¿Qué más, si lo único que tengo es el mar? Y se mira en mis ojos... Tal vez, ahí, Ella pueda nadar. Una vez en mis ojos y ya no hay manera de escapar.

“Es mi prisión, tu caricia. Es tu cadena, mi mar.”

Hace más de 1 año

0

2
#3

Le hablé al oído… Susurré en su oreja esos sentimientos suaves, cálidos y tiernos que le regalaba a mis dedos al roce de su piel. Miré en sus ojos… Pinte en sus pupilas la belleza del viento que, en su transparencia, fluía como caricia candorosa en sus mejillas. Tomé sus manos… Enarbolé con sortijas de diamantes sus dedos, los envolví en besos para hacerla enrojecer de candente timidez. Y suspiré… Aún más que Ella. Me cautivé como si tuviera en mis brazos a una estrella. Y sonreí… Por saberme Todo de Ella.

Hace más de 1 año

0

2
#4

Pintaría estrellas entre sus nubes, pero... ¿Cómo podría comparar la tenue luz de éstas por la sagrada llama que Ella guarda en su pecho? Dibujaría un caminito de puros cometas, pero... ¿Cómo podría no seguir la magnifica senda que Ella ha trazado para Mí? ¿Pintar su cielo? ¿Cómo? Ella es el mismo cielo... Entero... Iluminado... Glorioso... Majestuoso... Perfecto.

Hace más de 1 año

0

2