JulianCangrejo
Rango10 Nivel 45 (4520 ptos) | Fichaje editorial
#1

NO SON BUENAS NOTICIAS

¿A dónde se fueron tus monstruos,
que tanta falta te hacen?
Indeleble, aturdida,
siempre callas y te tragas las mentiras y los tiempos.
Y te atragantas.
No esperabas un final feliz, y así de absurdo podría sonar,
no siempre fuiste la del espejo.

Quéjate de lo que eres ahora,
porque es cuando funciona.

Hace casi 2 años Compartir:

2

22

#2

LA VIDA SOBRIA

Amigos, mírenme,
estoy bailando sobre mis monstruosidades,
estoy disfrutando de los espejos rotos que me culpan.

Mi cabeza es un tambor de evidencia
que retumba y retumba fuerte,
cuyo silencio es solo cuando estoy en calma.

Amigos,
estoy muriendo por dentro,
me quemo por porciones,
mi sangre se evapora dentro de mi piel,
que destila y cala fuerte los huesos,
haciendo de mí solamente ansiedad.

Mis pasados son fantasmas, mis futuros son angustias,
soy la suma de lo que soy y lo que fui.
Nada seré.

Amigos, no desfallezcan sus rezos,
recuerden que mi sufrimiento es culpa mía,
no raspen sus rodillas, pero sí su garganta
hasta que la saliva derramen sangre.
Solo así sabre que la culpa es compartida,
que el lodo lo tiene alguien más,
y descansaré de las quejas que me tientan la sombra.

Hace más de 1 año

1

4

#3

PERFIL SUTIL

Había olvidado la fuerza de mis pasos,
que tanto el camino se crezca y surque
no hay cimiento que soporte mi trajinar firme.

No lo recordaba,
la fuerza de mi lápiz atraviesa corazones.

Yo soy la potencia viva,
yo soy quien importa aquí,
yo soy quien vale, yo soy el poeta,
y mi tinta es mi sangre, y mis palabras es la historia,
mis caminos son la verdad, y de seguirme ganarás.

Yo soy el poeta,
yo tengo en mí la libertad y el silencio,
y puedo crear mundos con mi mano,
puedo controlar mentes con mis versos,
puedo endulzar labios con mis desquicios,
puedo dominar al mundo con audacia.

Que no existo, que no respiro,
que no como ni duermo,
no necesito nada,
mi alma es pura y atraviesa muros.

¡Dejen de hablar entre ustedes!
¡No usen más la voz!
Vengan, que conmigo serán poderosos.


#4

LA CUERDA NEGRA

¡Permiso que viene el Diablo!
¡He dicho permiso que viene el Diablo!

Manos frías sobre mi espalda, como una espada,
la lengua voraz, deliciosa,
un pantalón de diez mil candados,

permiso,

Se abren olas en los mares,
crujen las piedras en la playa, arde la arena,
sale humo por las palmeras
y una lluvia de cadáveres de palomas decoran el firmamento.

Un tridente, tan brillante,
quema a la vista, quema a los pies,
y venimos los ángeles, nuestro señor de frente,
venimos tras él.

Permiso.

Unos cantan baladas tenebrosas, otros
van pintando el cielo carmesí,
reímos y robamos, destruimos y culpamos,
y resuenan los violines, los gatos tristes,
con sus bigotes chillones, que revientan con el arco,
decoran los oídos con torrente sangre.

Permiso...

Permiso, que ya el mundo es nuestro,
tapetes sobre las piernas, Señor,
permítame lavarle las piernas,
le beso el cuerpo entero, permiso,
le beso sus manos, me excito con ellas,
Señor, me excito con ellas,
tan agradables, acogedoras, tan humanas,
grandes nubes diligentes que me acarician y me arde.

Señor,

Yo quiero ser suyo, quiero,
quiero seguirlo, verle y besar sus manos,
permiso, yo iré primero,
reconóscame que soy yo el de la Tierra,
el que no recibieron.
Reconóscame,
sepa que en sus manos, Señor, me siento bien.

Permiso, que ahí vengo yo.

Pureza, en mis nubes cargo mis pecados,
me acompañan a donde vaya.
Los bato, los elevo, véanlos, en la nube gris.
Y esa cuerda fue mi destino, ya negra por el tiempo.

¡Ah, Señor! Sus manos, reconóscame,
Permiso, seremos los dos.
Permiso.

IndigoDolphins_73
Rango11 Nivel 51
hace 3 meses

Potente, intenso, un río de lava que me acoge en lugar de arrasarme, me envuelve y me incorpora a su ardiente materia. Eso es lo que me han provocado tus versos @JulianCangrejo .
"...un pantalón de diez mil candados." Este en particular, brutal.


#5

AGUA

No hay esfuerzos en mi rezo,
mis cejas no expresan sentimiento alguno,
no soy ni fui,
algo en mí se quema.

He tenido todo el sexo que el destino me ha dado,
bajo el valle de las sombras,
descubro el siniestro mar de esperma que espera por mí,
donde me sumerjo y grito al aire, queriendo
romper los cristales del lago que se ha congelado.

Con un leve golpeteo, los cristales de esta caja se quieren romper,
golpe tras golpe, como quien indaga si hay alguien;
por un tubo sobresalen mis voces infantiles,
mi cabello rubio, mis ojos cafés,
mi piel blanca como tiza, y mis lágrimas.

¡Qué frío! —como mil cuchillas—,
qué áspero es el viento aquí afuera.
Ustedes no merecen saber de mí y aún así les pertenezco,
estoy atado a ustedes con un lazo inquebrantable
que ni el mismo Dios puede romperlo.

Deposito mi cuerpo al tiempo, ahora puedo morir sin desearlo,
ahora me hieren con facilidad y mi única protección son los que odio.
¿Quién puede quebrarme, si mis alas me fueron arrebatadas?
Castigo divino del buen hombre de arriba,
y mis pies se congelan con la tierra sobre mi cuerpo.


#6

EL ALMA

Desdeñosa por las montañas,
el alma se arrastra con los ganados sobre las dumas de pasto,
consintiendo la niebla y arrullando los rayos de sol.
No deja sombra ni huella, nadie la ve,
no hace ruido, no espanta a nadie.
Es el alma que flota y se estrella con las flores,
besando los pétalos y excitando los pistilos,

Naufraga en el barro de la trocha, que se sacude infame
por la lluvia de la madrugada.

Hace unas horas la luna estuvo por aquí y la olvidó.

Las hojas secas son historias que no se pueden contar,
y el alma pasa por ellas y se roba esas historias.

¡Qué trayecto más largo! las huellas de los transeúntes, alma,
sus huellas guían al mal.
Toma otro rumbo, no te ensañes en ser como ellos.
Ya viste que la sombra no es propia de ti, no la crees,
huye todo lo que puedas.


#7

RETROSPECTIVA (LAPSUS)

La piel se me cae a pedazos,
estoy sin pelo y sin uñas,
he perdido las huellas de mis dedos,
he borrado la memoria de mi ser.

Un lapsus, diría el destino,
un lapsus.
Que me genera grietas en el cráneo
y que cala por mi columna para destrozar lentamente mis vertebras;
para dilatar mis pupilas y hacer añicos mis párpados.

Un lapsus...

Y aún así alzo mis manos al tiempo
y zambullo mis pies en el pavimento caliente de mis enemigos.
Yo quisiera ver como se quema mi cuerpo
pero he perdido mis ojos ya, cegado para siempre,
segado hasta el alma,
de mí se han borrado las huellas.

Sufro porque soy mortal
y las perdiciones viven en mí como la brujería en el mundo.
Un lapsus, rayos del cielo,
atraviesan mi cuerpo ligero, destrozan mis vísceras,
¡Ah! destrozan mis vísceras,
¡Ah! y sale cal de mi boca,
revienta mis tímpanos, el sufrimiento,
¡Ah!
Y en la tierra se hablará mi nombre.

#8

LAS CADENAS VESPERTINAS

El fogón está encendido,
déjame poner la olla sobre la lata,
batiré con el molinillo muy bien el chocolate.
Sacaré espuma, lograré su sabor perfecto,
haré que el viento de la madrugada se asome
y zarandee a unas cuantas palmeras
que vigilan mi casa en derredor.

Ya se siente el olor,
ya se encandila el cielo.
Unos tímidos rayos reconocen el tejado de zinc,
pero son más densas las nubes.

¡Qué es de nosotros sin estas paredes de bahareque
que nos protege del sol y amilana al frío!
Válgame Dios, sino es por mi madrugada,
que me despiertan los pájaros con sus cantos
y con los pasos de los caballos sobre el barro seco.

—Soy una hoja que cae, soy la tentación;
sin más remedio, soy la tranquilidad estancada.
Aquí me siento bien, con los míos y lo mío.
Es que aún no es mi tiempo, aún no he recorrido todos los ríos del mundo.
Desde muy lejos percibí que mi destino era otro,
y no he cambiado de rumbo,
solo he tomado otras decisiones.

—Como los rayos que arañan mi cara,
como la brisa que arranca mis vestiduras,
como las hojas que golpean mi carne,
como el rocío que ahoga mis pies,
como las aves que me ensordecen...

Solo es un espacio frío que he creado,
para estar en paz con lo que tengo y debo,
no le debo nada a la creación,
pero el Creador me debe mucho.
Ya se me pasará estos hálitos de arrogancia,
y sin embargo espero tranquilo,
como espero un café recostado en la hamaca,
mi irreverente destino me aguarda
y no retiene segundos para el triunfo.

#9

EXPLOTAR

Mi cabeza es una maseta de miseria
y llegué al mundo sin conocer mi rumbo ni nada.
Los besos me resbalan porque mi piel es de cristal.
No tengo ecos en mi memoria y siempre llego tarde
para presenciar el atardecer.

Los pájaros me odian porque los uso para mis versos,
no conozco la nieve, finjo siempre estar bien para evitar preguntas.
y no sé cómo será el canto del mar.

Mi cuerpo cuenta historias por sí solo,
puedo impactar al mundo con mi mirada
y mis pasos son el pasado de un futuro que no fue.
Estoy lleno de promesas incumplidas y de sueños que
nunca se darán.

Mis venas se tiñen de azul,
mi cabello clama ondas,
soy tan hombre como mujer
y tan mujer como hombre
no soy nada y tengo todo,
y mi alma está intacta
procurando siempre permitirme una historia más
para coleccionarla y no mostrarla a nadie.

#10

DE PAPEL

Soy de papel frágil,
tanto que volar me lastima.
Estoy guardado en una caja
en medio de recuerdos,
agujas e hilo.
Mi ser huele a neftalina
y recibo la visita de cucarachas
en la noche,
que me olfatean, me mastican
y se van.

Mi piel demarca dobladas
—miles de cicatrices—,
y algunas letras borradas
en el doblez de mis esquinas.

Yo mismo me rompo,
sobre mí han caído lágrimas,
he debelado historias,
he fructuado sentimientos
y he permitido a la razón distorsionarse
ser distinta a la de siempre.

Padesco de angustia de saber,
aunque plena de conocimiento,
que puedo morir en cualquier momento.
Al igual que los recuerdos
perduraré para siempre
y nadie sabrá de mí,
porque estoy guardado
en esta cárcel de cristal
que silencia mis quejidos
y hace que todo mi ser muera cada día,
resguardándome al olvido.

#11

LA CANCIÓN

Me espiaban desde arriba,
se acercaba, grises, cargadas de recuerdos,
cubrían toda luz,
tocaban mi alma en cada zumbido supremo
y acariciaban mis sentimientos
con cada gota resbaladiza
que se escapada de su regazo.

Una lluvia de recuerdos
empapaba mi rostro ansioso y azul,
mis manos, dos pañuelitos blancos,
que se cansaban de sobar la seda preciosa
y mis ojos nublados, insípidos,
ya no estaban seguros de la realidad
o la fantasía.

¡La vid! carnada en asecho,
una estrellita sobre la cama,
una manzana que ha sido atravesada
por una flecha indiferente.

No, no puedo decaer en la pena,
no puedo dejar húmeda mi cama
por el hielo que se va deshaciendo.
¡No! nubes carroñeras,
por qué se burlan de mí,
si es mi alma la que me agazapo a ustedes,
canción eterna de las gotas contra el vidrio,
pena misteriosa convertida en amor.

#12

GLOBOTERRÁQUEO

Veo a las fieras morder mi cuerpo
esnsangrentado y doliente, junto al mar,
cabalgando, silente, recogiendo tierra con la ropa,
cuando una estrella pasa por el cielo
generando derivas vagas en el pensar soñoliento.
Mis venas son azules, mi piel es blanca,
mis ojos son de cal y mis huesos de papel,
mi pecho semiabierto es una lata precisa
que tamborea con el suelo repercutiendo eco,
mi corazón no es más mi corazón,
es la comida de las fieras que vienen a acabar conmigo,
mientras la noche se cresta en horizonte,
como una sombría pintura que obstruye mis sentimientos
y entonces no siento más,
ya han gritado mi nombre sobre la arena,
y al detenerse el desfile, sobran mis víceras
y mis ánimos de enfermarme algún día, por fin.

#13

TRANSPARENTE

Yo digo que los tiempos son de viento
y que cada hoja que lleva es un lamento en la lejanía,
inquieta
como una mosca atrapada en un frasco de cristal.

Y si en otoño las hojas no caen es una anomalía
igual a lo que se lee en la palma de la mano.

Es cruzar el ardiente mar,
quemando la piel a fragmentos de segundo
aún lejos de la orilla.
Y no morir.

Sabrá la arena borrar las marcas indelebles
hasta no sentirlas, con la soledad,
con la pesada neblina que se roba la luz.

#14

ACORAZADO

Mi alma es una galería de cicatrices
que se vierte de colores y momentos,
como una cascada,
agrietada por el tiempo y las desdichas.

Es una incubadora de venas y sueños
que flota cuando duermo
y tropieza cuando caigo al amor.

Es una burbuja repleta de sonidos
y de todas las canciones que he escuchado en la vida,
es un escenario de luces
que se ablanda con la indolente lluvia
o con una lágrima helada de una fecha o un recuerdo,
de una mirada
inundada en la laguna verde de la esperanza.

#15

LUZ TIRANO

Narraré la crónica de una esperanza,
naciendo en gotas de luz en su caja de cristal,
con sus alas y sus vientos,
sus dientecillos de plata que todo sanarán.
Más fresco que la lluvia,
incalculable sed
y no muero en el intento de amarle.

¡Suplico piedad por mí!
si ya me supo desfallecer en su belleza,
y las cadenas fueron rotas a su nacer,
igual que una profecía pagana
de cuando reyes y cívicos tenían sus distancias,
y aún cuando se sepa
una pequeña estrella romperá el cielo
para que el mundo se reconozca por fin.

Es así que las pequeñas luces nos hieren
y su benevolencia es eterna y hermosa.
Vale más adorarle siempre
y no darse por vencido antes de tiempo,
antes que las trompetas suenen al fin.


#16

TELA BLANCA

Yo, como tú,
como la sombra que te acompaña,
la sangre azul, el espejo.
Yo te siento y te replico,
respiro la fragancia de tu rastro.

Soy la tierra
enganchada a cada grieta
que tus manos guardan,
entre las huellas digitales
y los cayos que hablan de ti.

No te miro por mirarte,
te siento,
y tu carne es la música.
Conozco tus colores y tu llanto.
Sé de ti como el viento,
como la anatomía perfecta.
Y aún estás corriendo.

Sé de ti, sé de ti,
un puente de murmullos,
un eco sordo, vacío,
y el abismo por el que suelo caer.

Mucho sé de ti y de mí nada,
nada de mí, todo de ti.

IndigoDolphins_73
Rango11 Nivel 51
hace 3 meses

Cada vez que leo cosas como estas cajas, me pregunto qué clase de procesos estarán pasando las personas que los escriben. Me los imagino dolorosos y lo lamento y al mismo tiempo entiendo, adivino o confío en la belleza que sale de ellos. Un fin hermoso en sí mismo.
Gracias @JulianCangrejo