FrankSheridan
Rango7 Nivel 30 (1435 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

A veces, siento que lo único que me reconforta es oler tu cuello.

Dejar reposar mi cabeza en el hueco entre tu garganta y tu hombro.

Estrecharme en ti y adaptarme a la forma de tu pecho, acompasando mi respiración a la velocidad de la tuya.

Y deslizar mis dedos, excitantes, por la amplitud de tu espalda, abrazando tu temor.

Después, delimitar con mis labios la linde entre tu mejilla y tu barba, tiernamente descuidada después de estos días.

Y luego, bajar, sin que me lo impidas, a los botones superiores de tu camisa para abrirlos y acariciar el espeso camino que conduce hasta más allá de tu abdomen.

Éste es un vaivén de subidas y bajadas que te delata nervioso y rebosante de angustia. Tu vientre curtido segrega sudor.

Hace más de 1 año Compartir:

0

2
#2

No importa. Chilla, grita, retuércete mientras desando tus piernas con tus bóxers apretados. Al pasar, el vello de tus muslos se yergue y eso me da poder.

Aunque estás flácido, a mí siempre me resultas apetecible; es grande incluso en reposo, puedes jactarte de ello. Pero déjame disfrutar a mí primero, sólo una parada para lamer una de esas venas en relieve; deliciosa ramificación.

Y cuando tus calzoncillos tocan el suelo, yo vuelvo a la altura de tu cuello. Te contemplo durante unos segundos que, seguramente, para ti serán eternos, porque vuelves a estar desnudo, amordazado y atado de pies y manos a una silla. Y lloras.

Entonces, una vez más pienso que sólo estás acostumbrándote. Que lo único que me reconforta es oler tu miedo. Y que secuestrarte y retenerte es lo mejor que nos ha podido pasar.

¿No crees?

Hace más de 1 año

2

1
Sarym
Rango16 Nivel 75
hace más de 1 año

Bien detallado y en naturaleza enfermizo, me encantó.