FrankSheridan
Rango7 Nivel 30 (1435 ptos) | Autor novel
#1

Nos habíamos despertado con el sol calentándonos las mejillas a través de la cortina de la habitación; la manera perfecta para un frío domingo de invierno. Sin embargo, sólo yo seguía en la cama, aprovechándome de la situación, abrazado por la colcha y sometido a una modorra casi pueril.
—Por Dios, Hugo, los platos siguen en el fregadero… —la oí refunfuñar desde la cocina. En mi somnolencia, aunque clara, su voz sonaba plastificada, como si me hablara desde el interior de una botella—. Me prometiste fregarlos antes de acostarte.
Inconsciente, emití un par de susurros contra la almohada a modo de disculpa que no trascendieron de allí.
—Hugo —insistió entonces desde la puerta, haciéndome espabilar de un respingo—, ¿me has escuchado? —me froté los ojos y desperecé con un par de sonoros bostezos—. Al menos podías haberlos metido en el lavavajillas, ¿no?
La miré con la visión aún desenfocada, y cuando se hizo nítida me detuve a contemplarla unos segundos. Estaba enfadada. Enfadada y preciosa. Tan preciosa como al principio; como cuando la trajeron a casa y la saqué de la caja.

Hace más de 1 año Compartir:

2

5