Submarino
Rango7 Nivel 30 (1561 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

Gustavo Frontol sabía que cualquier persona que intentase entrar a su casa, percibiría un olor a putrefacción. Fue entonces cuando tomó la decisión de construir una pequeña cerca hecha de alambre de púas. Colocó un letrero viejo con letras torcidas que decía: “Prohibido estacionarse. Conserve su distancia”. Ese mismo día al terminarlo, entró a su casa y abrió el refrigerador, bebió una lata de Heideken; se desajusto un poco más la corbata y se recostó en el sofá. Tenía un aspecto cansado, su frente resaltaba exageradamente la calvicie; miro el reloj, escupió en el suelo y empezó a quejarse de si mismo por el ladrido de sus perros.
Con algo de enojo salió y empezó a maldecirlos. April y Victoria observaron al hombre, mientras caminaban por alado de la cerca. Victoria frunció las cejas y movió la boca con indiferencia, intentando decir algo, pero prefirió seguir observando.

—Es un tipo algo extraño —contestó April al darse cuenta del gesto de su amiga. Ésta, guardó silencio sin decir ninguna palabra.

La tarde había transcurrido y el cielo tenía una tonalidad grisácea, dentro de la casa de G...

Hace casi 2 años Compartir:

1

6
Nubis
Rango12 Nivel 57
hace casi 2 años

Buena narración.


#2

La tarde había transcurrido y el cielo tenía una tonalidad grisácea, dentro de la casa de Gustavo, había un pasillo largo y oscuro, la última habitación se encontraba bajando unas pequeñas escaleras de madera, ésta, emanaba una débil luz amarillenta que poseía una sensación enfermiza, el olor fétido, retenía una gran parte de moscas y larvas. Había frascos con texturas extrañas, líquidos viscosos, y una que otra bolsa plástica guindada.

Victoria palideció un poco mientras April untaba mantequilla en un par de sánduches.
—¿Te ha sucedido algo? —dijo April. —No te ha venido bien ver el señor Frontol ¿verdad?.
Ella, preocupada, miro disimuladamente sus manos.
—Creo haberlo visto en la cafetería donde siempre me citaba con Rodrigo, pero en realidad no estoy segura.
— ¡Mmmm!… Ya veo —asintió April—, pero dime: ¿Cómo vas con lo de Rodrigo…? Sigues en planes de viajar, te noto melancólica Victoria.
—Por ahora no tiene caso hablar de ello, ya lo arreglaré después, te parece si mañana juntamos allí, ya sabes, ese lugar, la cafetería. No me vendría nada mal que me acompañaras uno que otro día a charlar.
April dejó el plato sobre la mesa y abrazó a su amiga.
— Se parece a él verdad, no tienes que sentirte sola, puedes quedarte a dormir si lo deseas.
— ¡Ah, no! —, sonrió un poco Victoria, intentando no soltar el llanto— ¡Qué va, como crees!… ¡No , no, se parece en nada!… —murmuró.
—Lo digo de broma, el señor Frontol es un hombre extraño, muchas personas me han dicho rumores sobre él, es mejor que no te acerques a esa casa.
—¡Dejémoslo! —articuló, levantándose de la mesa Victoria
—Bueno sabe…
—Tengo que irme April, ya es muy tarde, nos vemos mañana…
Victoria recogió sus cosas y salió sin decir más. Las calles estaban solitarias, el viento erizaba todo lo que estuviera a su pas...

Romahou
Rango18 Nivel 89
hace casi 2 años

No sigue?

Está intenso y perturbador.