Eithan
Rango6 Nivel 28 (1146 ptos) | Novelista en prácticas

Coge una ráfaga de viento entre los dedos, la jala hacia el suelo y hace un leve movimiento al frente, una fuerte bocanada de aire embiste a su oponente lanzándolo lejos.
Ishel, joven, fuerte, bonita, toda una adonis juvenil. Realmente es la chica con la que todos quisieran estar, tan segura de sí misma, y con una magnifica fascinación por la lectura.
Sin duda una adolescente normal, pero al final ¿Qué significa normal?, ella no se considera para nada como alguien normal, porque las personas “normales” para ella son las más aburridas.
Se pasan la vida siendo como los demás esperan que sean, pero para ella eso no era importante, para ella, eso estaba mal, no era más que un truco de los humanos para mantener a todos bajo control.
Si, ella podía usar libremente el terminó humano, ya que personas como ella coexistían con la raza humana, aquellos que sabían de su existencia les llamaban Banshee.

Hace 9 meses Compartir:

0

17
#2

Una Banshee es ciertamente una perteneciente al mundo de los humanos, sin embargo tienen una habilidad si así quieren llamarlo, tienen una cercanía con la muerte, otros llegan a llamarlos heraldos de la muerte, pero esto no es todo, todos sus sentidos están evolucionados, con los oídos y vista pueden interactuar con personas que están muertas, por supuesto su voz también, pero esta tiene una ayuda extra, su voz, o más bien, las ondas sonoras que pueden generar son lo suficientemente fuertes como para romper un vidrio blindado, toman el aire a su alrededor y lo unen a su voz, dando con sus brazos la dirección que ellos quieran.
Ishel es una de ellos, y definitivamente es buena en ello, aprendió de una manera peculiar, y esto le permitió llevar sus habilidades al máximo.
Comencemos entonces con su historia.

#3

La escuela era sin duda uno de sus lugares favoritos, le encantaba, aun mas cuando podía compartir tiempo con sus amigas, peor no era el tipo de chica que solo le importaba divertirse, a ella realmente le gustaba ir, aprender cosas nuevas y lo que más le parecía era leer, sin duda podría ser considerada como un modelo a seguir.
Aunque toda persona tiene un secreto, y si aún no lo tiene, en algún momento lo tendrá. Y su momento llego.
Sentada, inmersa en sus pensamientos, no se había percatado de que alguien más la estaba observando, solo tomo unos minutos para que su observador se acercara.
-Hola, ¿estas esperando para la clase de física?- sonaba tonto, estaban en el edificio de computación, se notaba que era una simple excusa, sin embargo algo llamo su atención.
-No, espero a unos amigos.- respondió Ishel tratando de sonar amable.
-Oh, ya veo- le dice el chico.- me llamo Aiden por cierto.
-Ishel- respondió al mismo tiempo, no sabía porque estaba hablando con él, pero en definitiva, algo en él llamaba su atención.
-Aún no lo sabes ¿Cierto?- le dijo dejándola un poco perpleja.
-¿Saber qué?- respondió con clara duda en su voz.
-Acompáñame, hay cosas que no puedo mostrarte aquí.- Esto empezó a asustarla, pero por algún motivo no se alejó, algo le decía que debía continuar ahí.
-¿Cómo podría confiar en ti?- Le dice con un claro nudo en su garganta, sus manos temblaban.
La tomo de la cara y la hizo alzar la vista hasta sus ojos, estos se iluminaron de un color amarillo, y sintió que sus propios ojos cambiaron también, no sabía porque pero sentía que con eso podía confiar en él y en menos de lo que pensaba estaba siguiéndolo.

#4

Están ahora en la parte más alejada, no hay nadie a su alrededor, esto comienza a asustarla un poco, pero no quiere irse, aunque ciertamente hay algo que no acaba de comprender.
-¿Qué fue eso? ¿Quién eres realmente?
-¡Quien somos!-corrige Aiden- Banshees.
-¿De qué hablas? ¿Qué es Banshe?
-Banshee, es lo que somos, antes de explicarte permíteme demostrarlo.- Pone sus manos en contorno a su boca, lo que sea que iba a decir lo pausa- Tapa tus oídos.
Ishel no sabe porque pero lo hace, a lo que Aiden regresa a su posición y grita, un grito realmente fuerte, hace que ella pierda un poco el equilibrio.
-¡¡Lilith!!- fue lo que grito Aiden.
Ishel destapa sus oídos al ver que había parado. Y para su sorpresa hay un circulo en el suelo, y en él esta dibujado una estrella de 7 picos en color rojo, y sin más comienza a brillar, el brillo es tanto que tiene que entre cerrar los ojos, y al hacerlo se da cuenta que está apareciendo alguien… o algo ahí dentro, cuando empieza a tomar forma se da cuenta que es el cuerpo de una mujer y que de ella sale una cola con un final puntiagudo, esto la asusta y hace que retroceda un poco, Aiden al notar esto se pone frente a ella obstruyendo la vista de la mujer dentro del círculo, quien comienza a golpear furiosamente al aire y parece pelear con una pared invisible.
-Ella es Lilith, una de los demonios mayores- Habla Aiden por primera vez, debería estar afónico por la forma en que grito, piensa ella, pero le sorprende lo que dice, no sabe que decir, y aunque lo supiera no podría decirlo.- Escucha, los Banshees somos conocidos como heraldos de la muerte, por supuesto no podemos decidir quien muere, ni nos llevamos las almas y esas cosas que siempre han dicho- suena estúpido lo que dice pero no puede hablar… o moverse- mira nosotros podemos predecir la muerte de alguien, y podríamos provocarla si no somos cuidadosos, la forma en que se podría decir que invoque a Lilith fue con mi voz, es uno de los instrumentos que tenemos para nuestra defensa, bien ya que no dices nada, aparentemente por el shock, permíteme continuar, el titulo de heraldo de la muerte no es solo por saber quién va a morir, sino también porque podemos hacer una conexión entre el mundo de los vivos y los muertos, Lilith pertenece al mundo de los muertos nosotros podemos elegir a quien llamar, pero no a quien escuchar o ver, hay mucho en todas partes, estos ojos- le muestra sus ojos amarillos de nuevo- son la prueba de que somos diferentes, tú los tienes, y con ellos puedes ver lo que yo veo.
Fue demasiada información, sus ojos se sienten pesados, está perdiendo el conocimiento.

#5

-Oye, despierta- siente un leve estrujamiento- es grosero dormir mientras alguien habla.
Comienza a despertar, lo primero que ve ante ella es al mismo chico de su sueño, voltea alrededor y está todo como lo recuerda, incluyendo la mujer en el círculo.
Grita, grita muy fuerte, no era un sueño, no es un sueño, siente como todo el suelo se mueve y se detiene. El suelo deja de moverse.
Ve a Aiden y se da cuenta que está tapándose los oídos, cuando libera sus manos dice:
-¿Ya fue suficiente?, escucha, fue mi culpa por decirlo todo seguido, ahora déjame mostrarte algo genial.
Se acerca al círculo donde la mujer lucha para liberarse de las paredes invisibles que ha estado golpeando, cuando Aiden llega alza los brazos, hace un movimiento con sus dedos como tomando un poco de aire y extrañamente parece como que está jalando de él, lo pone frente a él sin soltarlo… o lo que sea que esté haciendo, se ve que hace una respiración onda y comienza a gritar, esta vez Ishel soporta el grito, tal vez sea porque está dirigido a otra parte, pero ve que la mujer está en cuclillas, y se ve que está sufriendo.
-Basta- comienza a decir Ishel.-Basta- repite, pero parece no oírla, por alguna razón imita sus movimientos y grita- ¡¡Basta!!
Y con esto manda contra la pared a Aiden, logro ver una onda de su grito que se dirigía a él, ella lo lanzo. Sin saber porque se acerca y le pregunta si está bien.
-Lo estoy- se levanta- creo que ya estas despertando.
Ishel no entiende a que se refiere, pero quiere saberlo, sin duda están pasando cosas que no entiende, pero lo quiere saber.
-Quiero que me expliques que está pasando, porque estas lastimando a esa mujer y porque está aquí, si es verdad lo que me dices ella no debería estar aquí, como la hayas traído regrésala.
-Si eso es lo que quieres- Hace lo mismo con sus manos alrededor de su boca y grita el nombre de Lilith, el círculo se ilumina de nuevo y la mujer empieza a desaparecer.
-Ahora bien, vamos a explicarte esto, te necesito.

#6

Mira hacia abajo y ve a la persona que estaba buscando correr, desde el punto más alto de un edificio de cuatro pisos se lanza y dando una vuelta en el aire aterriza sin problemas, se posa frente al objetivo y hace el mismo movimiento que aprendió con sus manos, grita lo más que puede y lanza al objetivo contra el círculo mágico que se creó, uno más.
Comienza a temblar de nuevo, se tira en el suelo y comienza a llorar, siente pasos acercándose, pero no les toma importancia, sabe quién es.
-Te lo dije, ya no son humanos, están muertos, la mayoría de ellos espera paciente por este día y aquellos como el de hace rato solo intentan dañar a los humanos, somos protectores, no asesinos, no lo olvides.
Desde que se lo dijo a intentado controlarse, después de todo nació para esto ¿No?, entonces ¿Porque es tan difícil hacerlo?
-Si- es lo único que Ishel se atreve a decir.
Las semanas anteriores pasaron muy rápido, apenas y podía creer la manera en que era capaz de moverse, y el hecho de que a pensar que se mantenía realmente muy poco tiempo dormida lograba seguir en la escuela y con sus amigos de la misma manera de siempre, ciertamente se sentía incomoda por tener que mentirles, pero no quería involucrarlos en eso.
Ayudaba realmente que ella viviera sola desde hace tiempo, así podía salir en las tardes a hacer lo que según Aiden tenía que hacer, al principio lo creyó innecesario, e incluso algo cruel, pero cuando vio lo que los demonios (que así era como se les denominaba a aquellas almas que decían quedarse para dañar a las personas que seguían vivas) hacían no pudo evitar atacar al primero que vio.
Después de eso para tranquilizarla Aiden le conto un poco más, las almas que estaban dispuestas a irse eran denominados ángeles y aquellas almas que no querían irse, pero solo por algo que debieron hacer en vida o para cuidar a alguien les llamaban ángeles caídos, con esta información Ishel decidió que aunque no le gustaba este mundo, sentía que de esta manera podría ayudar a los demás y decido permitir que Aiden le enseñara, sin embargo, algo más estaba despertando en ella.

#7

El último círculo mágico se cierra e Ishel de nuevo comienza a desplomarse en el suelo, pero esta vez Aiden la sostiene.
-Has progresado, 5 tu sola, aunque debo admitir que la has tenido fácil, no te has topado con ningún demonio mayor.
Esta vez sus lágrimas no salían, tal vez después de todo comenzaba a acostumbrarse, pero esto la incomodaba aún más.
-Hablas y hablas de demonios mayores pero no he visto ninguno, tal vez solo sea un cuento de hadas.
-Lo dice la chica que tiene pocas semanas en el mundo oculto y no ha visto más que simples almas.
-Eso es porque no hay nada más.
-No lo has visto aun, dime, ¿Has intentado usar tus ojos?
-Por supuesto.
-No me refiero a esos-Aiden ilumina de amarillo sus ojos-sino, a estos.
-No creo que cambie nada
-¿Estas segura de ello?
Esto despertó un interés mayor en Ishel, ciertamente una vez intento usar sus ojos de esa forma, pero no funciono. Lo único que logro ver fueron auras distintas alrededor de las personas.
-Vamos al parque, hay una niña que espero que conozcas-le dice Aiden y comienza a andar.
Ishel lo sigue aunque realmente duda que puedan ver a alguien, es prácticamente media noche, a esa hora nadie está fuera de casa, excepto ella y Aiden tal vez.
Para su sorpresa, había una niña, escasos 6 años, cabello rubio y tez blanca, Ishel sintió el instinto de acercarse a ella, pero por algún motivo no lo hizo, si había algo que Aiden le quería mostrar, tendría que verlo primero.
Hizo un esfuerzo y comenzó a tornar sus ojos amarillos, la niña empezaba a cambiar ante su visión, se veía un poco más alta y comenzó a ver bello por todo su cuerpo, lo más inquietante, ojos color avellana brillaban en toda su cara.
-Te has dado cuenta ¿cierto?-le irrumpe Aiden- No es una niña normal, dijiste que parecía un cuento de hadas, pues déjame decirte que todos esos cuentos son verdad.
Todo el control que Ishel había tenido se esfumo, comenzó a hacer los movimientos que estuvo practicando, pero esta vez no salió ningún sonido, Aiden se posó frente a ella y con movimiento de sus dedos parecía tomar algo frente a su boca.
-Calma, no todos son malos, solo quería mostrarte que todo existe.
Ishel empezó a tomar varias bocanadas intentando recuperar el aliento.
-¿Qué fue eso que hiciste?-logro decir con dificultad.
-Tome tu voz, el grito no es lo único que podemos hacer, permíteme mostrarte más.
Para Ishel era difícil confiar en alguien, y más ahora, pero por alguna razón confiaba en Aiden.

#8

Cierra los ojos y respira hondo, sabe que no hay forma en que se le pueda escapar, realmente se siente emocionada por ello, pero como siempre no puede evitar el pensar que en algún momento fue una persona, y le hace querer saber qué fue lo que lo hizo querer hacer todo lo que hizo.
Una de las nuevas habilidades era el control del espacio, cualquier Banshee bien entrenado podría tener la facilidad de controlar su entorno, era como se conoce la telequinesis, se necesitaba de mucha concentración y control, sus ondas cerebrales al ser más elevadas les permitían ejercer la fuerza requerida para mover o mantener inmóvil los objetos.
Le tardo seis meses el dominarlo, pero no se rindió, todo ese tiempo estuvo entrenando hasta lograrlo, era increíble la manera en que lograba hacerlo, incluso Aiden se lo decía, para ser tan novata no estaba nada mal.
Ahora se sentía sola, después del entrenamiento Aiden simplemente desapareció, le dijo que iría a una nueva misión, al principio Ishel no entendía a lo que se refería, pedro después de rato ya no supo más de él, no lo encontraba en ningún lado, había desaparecido.
La razón por la que lo buscaba era más que por un entrenamiento, en el tiempo que tenia de conocerlo comenzó a tomarle aprecio, tanto que le daba miedo ya que literalmente le conto todo de ella, algo que tenía tiempo que no hacía más que con su mejor amiga, había algo en el que le hacía tenerle toda la confianza y además de eso, despertó realmente su interés.
Pero, ahora no era tiempo de pensar en eso, si no detenía a esa alma la ciudad corría un grave peligro.
Estas almas no podían matar directamente, pero si podían poseer o convencer a los humanos de matarse ellos mismos, o de matar a alguien más.
Esta alma en particular tenía un amplio historial, había causado 3 suicidas y alrededor de 100 homicidios, dos de ellos en masacre.
Cierra los ojos de nuevo e incrementa la fuerza con la que mantenía el lugar cerrado, era una bodega, bastante húmeda como para ser abandonada desde hace 6 años, al parecer ha sido el escondite de esta alma.

#9

Abre los ojos, pero no los de siempre, si no esos ojos amarillos que le permiten ver lo que otros no pueden.
Y lo visualiza, detrás de una pila de botes, totalmente inmóvil. Se acerca sigilosamente y en un instante el alma estaba frente a ella, era el alma de una mujer, aproximadamente en los 30, esto la sorprende y la hace titubear, el alma no pierde tiempo y antes de que pueda reaccionar la toma del cuello y la lanza.
Ishel se levanta con dificultad y no logra respirar bien, le tomara tiempo recuperar el aliento necesario, comienza su marcha para atacar y el alma comienza a elevarse buscando una salida en el techo, Ishel sabe que es inútil.
Se lanza de arriba de un bote de basura al suelo y antes de caer lanza un grito, este la eleva en el aire y sobre pasa la altura del alma, en el aire hace el movimiento de siempre y comienza a gritar, el alma comienza a cambiar de forma, aparece una cola y alas, definitivamente era ya un ángel caído. Pero ya no importaba, el círculo mágico producido por Ishel aparece y arrastra el alma hacia el interior.

#10

Es cierto, entre más amplía su campo de batalla mayores son los retos, y entre mayor es el reto más le interesa buscar en otras partes, tiene prácticamente un año en este mundo pero ha empezado a buscar en otras partes que no son precisamente su ciudad, trata de ir a todos los campamentos posibles y busca la manera de siempre estar viajando, todo por buscar erradicar a los ángeles caídos, aunque hasta ahora no se ha topado al mayor reto, un demonio.
Ella en verdad quería encontrarse con uno de ellos ya que eran los que más le molestaban pues si un ángel caído podía hacer todo eso no quería ni imaginar que podría hacer un demonio.
Le daba miedo, ya que también estos eran más fuertes y podrían representar un mayor problema, más ahora que Aiden había desaparecido. Pero estaba segura que si salía de su ciudad podría encontrar alguno. Su mayor objetivo era Las Vegas, ya que según lo que le había contado Aiden era el lugar con más codicia en el mundo y por lo tanto la mayoría de los demonios llegaban a ser almas que como humanos habían tenido problemas de desfalcos y cosas por el estilo, y por lo tanto buscaban venganza y para conseguirlo manipulaban a cuantas personas querían.
En cierta forma quería llegar a las vegas lo más pronto posible, pero quería tener un poco más de entrenamiento, así que decidió ir a París, la ciudad del amor, pero también del desamor, según lo que le había contado Aiden era probable encontrar algún demonio por ese sitio.
Sin más, logro convencer a su escuela de ponerla como estudiante de intercambio, así no tendría que despertar sospechas.
En menos de lo que esperaba, ya estaba viajando, tenía poco tiempo para entrenar, estaba aprendiendo una nueva táctica de combate cuerpo a cuerpo, ya que como el habían mencionado, no siempre el grito es suficiente.
Un nuevo arte que estaba aprendiendo era el Kempo, ya que consideraba que sus piernas podrían ser de gran ayuda en una batalla, sobre todo al darse cuenta que también con ellas podía dirigir su grito.
Es algo que Aiden no le enseño, y ella tampoco se lo mostró, pero esto era más importante de lo que pensaba.

#11

No pudo esperar más que a esa misma noche para actuar, deicidio que si los ataques físicos funcionaban con los demonios podría usar algún arma hecha por los humanos, sin embargo, comprar un arma no sería tan sencillo para una adolescente, así que decidió ir a un lugar de Cosplays donde tenían ciertas armas de “Fantasía”, lo único que no podría ser muy llamativo ara las intenciones que tenía fue una hoz, ya que si llevaba alguna catana no se vería tanto como como un cosplay, sobre todo sin llevar un disfraz.
Era como manejarla, ya que todo el peso estaba en la punta y lograba equilibrarse sobre ella para girar e intentar algún tipo de patada. Aunque no le gustaba la idea, es decir, según lo que le habían dicho de las Banshee eran heraldos de la muerte, y con una hoz no se veía muy bien, pero al final de todo nadie la vería así que estaba bien.
Las calles estaban desiertas por la zona que escogió, le pareció algo extraño ya que era la torre Eifel, todo el mundo iba solo para estar ahí, pero se encontraba totalmente sola, o bueno, abajo.
Alzo la vista al escuchar algunos pasos, y en efecto, como lo temía, alguien estaba sobre la torre, a punto de saltar. Utilizo la hoz para engancharse de los barrotes y comenzar a impulsarse, era más ágil de lo que ella pensaba, pero la adrenalina no le permitía notarlo.
Estando a unos escasos metros la persona salto, instintivamente ella también lo hizo en cuanto el cuerpo paso a su altura, lo toma de la cintura, con cierta dificultad, logra sostenerlo y se acomoda para gritar y amortiguar la caída. Estando en tierra sin pensarlo dos veces se desploma en el suelo, la persona a punto de suicidarse era una mujer, y estaba embarazada.
Escucho una risa ensordecedora y giro, sus ojos de un amarillo totalmente brillante divisaron algo que ella jamás había visto, una figura totalmente demoníaca.
Piel rojiza, bello por doquier, una mirada profunda de ojos rojos brillantes, una altura impensable para ella, le dio miedo por un instante, de no ser por el grito ahogado que dio la mujer que recién salía del trance, se hubiese echado a correr.
Volteo a ver a la mujer y noto como tiernamente abrazaba su barriga mientras lloraba e intentaba “tranquilizar” a un bebé que aún no nacía, aunque a quien trataba de tranquilizar era a ella misma.
Esto despertó el coraje de Ishel, y sin pensarlo de nuevo se lanzó a con el demonio.

#12

Comenzó a escalar hasta el lugar donde se encontraba el demonio, sentía una gran presión en el pecho cada que se acercaba un poco más, pero era tanto el coraje que tenía ahora que nada podía detenerla.
Llego a la altura del demonio y con un movimiento improvisado giro la hoz y ataco, el demonio tomo la hoz y lanzo por los aires a Ishel, ella la utilizo para sostenerse y no caer. Logro mantener el equilibrio y respiro hondo, comenzó a gritar pero el demonio deshizo el círculo mágico que esta había creado.
-Cómo puedes intentar enfrentar a Azazel, estúpida Banshee.- Su voz era bastante ronca e intimidante, tanto que la hizo retroceder un paso- Ni siquiera 100 de ustedes podrían contra mí.
Esto dejo a Ishel totalmente atónita, ella no conocía mucho de estos demonios, pero según lo que Aiden le había dicho todas las leyendas era ciertas, y si lo son este es un demonio mayor.
-No me importa quien seas o lo fuerte que puedas parecer, no te tengo miedo, si lo hiciera no tendría sentido que me hubiesen dado este poder… no lo acepto, no acepto lo que ustedes hacen, esa mujer realmente quería vivir, ¿Qué derecho tienes tu a decidir por ella?
-¡Insolente!- es el único gruñido que sale de la boca de Azazel, después de esto se lanza contra Ishel.
Ella salta para esquivarlo y continua maniobrando con la hoz para zafarse de él, comienza a ascender un poco más para buscar algún tipo de ventaja. Cuando está más alto aparece el demonio encima de ella y la lanza al suelo.
Gira su cuerpo e intenta lanzar un grito para hacer más leve la caída, pero no puede, Azazel esta abajo haciendo con sus manos la mímica de estar tomando su voz, “¡Maldición!” piensa, y lo único que se le ocurre es usar la hoz, gira en el aire y logra poner la punta de la hoz en el suelo, usa la altura para logra equilibrarse y lograr sostenerse lejos el suelo pero el demonio intenta golpearla, en un auto impulso por los mismos giros que hacía para mantenerse lejos del suelo lanza una patada directa contra el puño de Azazel, con el impacto se lanza una gran bocanada de aire que envía a los dos lejos.
Cuando recuera el equilibrio nota que el impacto hizo daño a Azazel así que decide que debe aplicar lo que ha estado estudiando, corre directo a él y esquiva un golpe que le intenta dar en la cara, se lanza hacia atrás y suelta la hoz, se para de manos y hace un giro para que tenga un poco más de impulso el golpe, golpea sus costillas y se siente la ráfaga de aire lanzándolo hacia atrás, antes de que Azazel logre detenerse un inmenso círculo mágico aparece tras de él, logra aferrarse al suelo para no ser arrastrado, pero el circulo comienza extenderse a una forma esférica cubriendo todo el cuerpo del demonio, Ishel respira y se tumba en el suelo, no sabe cómo lo hizo, pero lo logro…

#13

Ahora estando en paz en su casa se pone a pensar en lo ocurrido, ese último circulo fue bastante extraño, y no había escuchado a nadie más hablar sobre eso, incluso estuvo investigando un poco sobre los Banshee y no encontró nada parecido a ello, lo único suficientemente raro que encontró fue información de un antiguo Banshee que logro figurar un círculo mágico con sus dedos después de quedarse sin voz, pero esto definitivamente era diferente.
El círculo de ese hombre era igual a los que ella había visto… Ahora se lamentaba de no haberlo comentado con Aiden…Claro, Aiden, lo había olvidado por completo, si lograba localizarlo podría preguntarle a él si sabía algo sobre esto.
El problema era saber cómo encontrarlo, ya que había perdido su rastro por completo, decidió hacer algo que él le había enseñado, entrar en un trance para buscar personas, esto lo hacían solo para localizar a algún ángel caído, pero no era muy común ya que tenía un riesgo, podría no volver.
A esas alturas eso ya no le importaba, estaba demasiado asustada como para siquiera querer esperar algunos días.
La forma más sencilla era ponerse en completa calma, sin pensar viendo la luz de una vela, así que fue lo que hizo, colocó todo lo necesario y comenzó a buscar, tomo un suéter que Aiden había olvidado y se concentró solo en ello. El inicio fue raro al igual que cuando lo intento por primera vez, comenzó a ver distintos lugares, uno tras otro sin la pausa suficiente como para identificarlos, Nueva York se posa frente a ella, después se enfoca un casino, casi irreconocible Aiden se posa frente a una mesa de apuestas, la imagen se corta y todo se vuelve oscuro, tiene que salir del trance o se quedara, tiene que hacer algo, una brecha… No logra salir de la manera tradicional, la desesperación la invade, su pecho arde y solo piensa en una cosa, gritar.
Por la desesperación lo deja salir, cierra los ojos mientras grita y al abrirlos estaba de nuevo ante la vela en la misma habitación, al parecer el grito la ayudo, pero esto no hizo otra cosa que asustarla aún más, así que se decidió su meta, Nueva York.

#14

El vuelo a comenzado, pero cada vez se siente más intranquila, el que este casi completamente vacío, es raro, pensó que habría un poco más de gente.
Además de ello siente la presencia de un alma, es raro que sienta algo así en un avión, pero no puede ser, ¿Porque estaría un alma ahí?
No hay mucha oportunidad de escape para ellos, a menos que no quiera escapar. Con esa sensación comenzó a buscar la fuente de su presentimiento, y al comenzar a avanzar noto que los pocos pasajeros estaban dormidos… o más bien, inconscientes. Algo definitivamente estaba pasando ahí.
Se acerca a la cabina del piloto, y la puerta se cierra tras ella, es una trampa. Al ver el asiento se da cuenta de que no hay nadie, y el avión va en piloto automático, quien sea que haya planeado esto, definitivamente va a por ella.
En los parlantes se escucha una voz, bastante cruda como la de Azazel, pero esta era diferente… parecía la de una mujer.
-Así que tú fuiste quien confino a Azazel- la voz la hizo estremecerse, “no puede estar pasando esto”, pensó- Bueno, me presento, me llaman Morrigan, y soy la diosa de las Hadas, y ahora, mi niña, conocerás el infierno.
Se escucha un gran estruendo, y para cuando se da cuenta de lo que pasaba todo el avión estaba sin energía, comenzaba a perder altura, y la gravedad le hacía perder el equilibrio.
Después de esto comenzó a escuchar gruñidos de la cabina siguiente, así que tomo impulso y se dirigió haya, cuando llego no pudo evitar el pensar en regresarse, alrededor de 10 demonios menores estaban listos para atacar, pero no podía irse, había personas ahí, no podía simplemente abandonarlas.
Alzo los brazos y tomo todo el aire que pudo para el ataque, comenzó a gritar pero no tuvo efecto, los demonios esquivaron el círculo que se había abierto, así que supo que tenía que enfrentarlos primero cuerpo a cuerpo.
Se lanzó y derribo a un demonio que estaba por los pasillos, y decidió acercarse a su asiento, realmente le sería de ayuda su oz.
Otro demonio se abalanzó sobre ella y lo esquivo, salto entre los asientos y llego a su lugar, cuando tomo su oz sintió que algo se acercaba, así que giro y con la punta de la oz mando a volar a otro demonio.
Recupera el equilibrio y comienza a luchar, salta sobre otro demonio con la oz alzada pero a mitad del aterrizaje decide girar bruscamente en el aire, el demonio había tomado a una persona para defenderse, y por suerte solo choca contra ellos sin dañar a la persona.
Ese hecho la molesto aún más así que se le ocurrió la idea de que si podía hacer que sus piernas dirigieran el grito y formar un gran círculo mágico lo usaría.
Lo más que podía hacer era esquivar a los demonios para preparar el mejor momento y para ella, eso sería reuniéndolos a todos en alguna parte.
Y entonces se dirigió a la cabina del conductor, lo cual le recordó la peor parte, estaban cayendo, decidió centrarse primero en detener a la amenaza que tenia de frente, escuchaba como se iban acomodando todos alrededor de la puerta de la cabina.
Y aquí la señal, uno de los demonios se proponía a tirar la puerta. Ella se colocó en una parte del techo de la cabina, de modo que la puerta no fuera a golpearla, en cuanto escucho el crujido de la puerta al caer se lanzó y grito con todas sus fuerzas mientras golpeaba con sus piernas a uno de los demonios, por el grito los demás comenzaron a retroceder y se formó el mismo circulo que vio cuando se enfrentó a Azazel, y esta vez comenzó a jalar a los demonios dentro de él haciendo los mismos giros que la vez pasada.
Regreso la energía e Ishel corrió hasta la cabina, el avión estaba a punto de chocar en una carretera, así que ella solo pudo poner el aterrizaje forzado, lo cual ocasiono que el impacto fuera menor al colocar las llantas sobre la carretera e intentar elevar de nuevo el avión, sin embargo, choco contra varios árboles antes de poder detenerse.

#15

Va hasta la otra cabina, parece que no están heridos, pero ahora tiene que sacarlos de ahí.
Comienza a acumularse humo, así que supone que se está generando un incendio, tiene que apresurarse, toma a la primer persona, pero esta comienza a parecer muy pesada, después siente que no puede moverse, comienza a tener sueño, y pierde el equilibrio, así que comienza a caer… y finalmente pierde el conocimiento.
Despierta en un lugar muy caloroso, se escucha una brisa golpear contra algún tipo de lámina, abre los ojos y descubre que es, está en una tipo bodega hecha de lámina, está bastante obscuro pero con un tono rojizo inquietante.
-Parece que has despertado- escucha la voz ronca del avión, Morrigan, si mal no recuerda.- lo has hecho muy bien querida- siente alguna especie de mano acercándose a ella y comienza a levantarse, una uña cerca de su garganta la hace girarse hasta ver la cara del demonio, a diferencia de Azazel este demonio tenía un encanto hermoso, sin duda aun tenia ojos rojos, pero su piel era suave y de color azul, parecía una cara humana a no ser por el color y algún tipo de aletas que sobresalían de donde deberían ir sus orejas.
-¿Qué es lo que quieres?- responde Ishel, tiene miedo, mucho miedo, pero por alguna razón no quiere huir.
-Solo quiero un poco más de diversión- responde, abre la boca y pasa una lengua puntiaguda y totalmente roja por unos dientes que parecen de un tiburón, esta vez logra hacer a Ishel estremecerse.
Quita su uña de la garganta de Ishel y retrocede, alza sus manos, ahora puede verla claramente, es muy hermosa, con buenos atributos, de no ser un demonio podría verse como toda una modelo. Sin embargo un ruido extraño le hace desviar su atención, desde una de las pocas ventanas que tenía este sitio comienzan a entrar algún tipo de criaturas, un poco similares a Morrigan, pero un poco más pequeñas, con alas y algún tipo de antenas en su frente.
No necesitó mucha información para saber lo que eran, hadas. Y venían al ataque, se giró para evitar que una de las hadas la alcanzara con una espada y se impulsó con los pies para ponerse de pie, decidió enfrentar a una de las hadas con el objetivo de desarmarla, así que espero a que fuera una al ataque, y así fue, una hada con una lanza se acercó, Ishel desvió el ataque y tomo una parte de la lanza, lanzo un grito y mando a volar al hada dentro de un círculo mágico.
Ahora podría defenderse, estaba acostumbrada a la oz, pero esto podría servir, tomo impulso y comenzó el contraataque.

#16

-¿Ya tuviste suficiente diversión?- dice Ishel tras expulsar hasta la última hada, voltea a ver a Morrigan a los ojos y se estremece ante la expresión, claramente está molesta.
-Te crees muy lista niña, no abuses de tu suerte, puedes ser que hayas podido contra Azazel, pero no me subestimes.
Extrañamente, ella le causaba más escalofríos que Azazel, pero no sentía ya la necesidad de retroceder.
-¿Qué paso con los demás pasajeros? ¿Qué les hiciste?- le hervía la sangre, no le importaba todo el miedo que esta le causaba aun sabiendo que era más fuerte que todo lo que había enfrentado hasta ahora.
-Tienes agallas, pero no te permito que me hables así- levanta los brazos y una enorme ráfaga de aire manda a volar a Ishel.- ellos están en el lugar que estaban destinados, o eso creo- comienza a reír, su risa es tenebrosa, hace que Ishel se estremezca aún más, pero solo por coraje, entendía a lo que se refería.
-Maldita- grita Ishel y se lanza contra ella, nota que va a recibir otro ataque como el anterior y usa la lanza para levantarse en el aire, pero esto no detiene a Morrigan que la ataca mientras cae, Ishel toma impulso en sus manos y comienza a gritar, ambas ráfagas chocan mandando a ambas a volar.
En cuanto Ishel recupera el equilibrio toma dos espadas que dejaron atrás las hadas a las que acababa de enfrentarse, empuña una en cada mano y se dirige a Morrigan, cuando llega a ella lanza un ataque con la mano derecha y Morrigan lo detiene con la mano desnuda, sin recibir daño alguno, Ishel lanza otro ataque con la mano izquierda y pasa lo mismo.
Recibe un ataque en el abdomen por un pie descalzo, pero con una intensidad que la lanza al otro lado de la habitación. Ishel se da cuenta que no bromeaba, realmente es más fuerte, pero no puede retroceder, de solo pensar en las personas que iban en el avión el coraje se apodera de ella, comienza a atacar de nuevo sin resultado alguno.
-¿Es todo lo que tienes?, Esperaba más de alguien tan habladora-dice Morrigan riendo, la lanza contra el piso.
“Que frustrante” pensaba Ishel, empezaba a desesperarle el hecho de ser tan impotente contra ella, las lágrimas comienzan salirle, no puede parar, su cuerpo tiembla, comienza a sentir una fuerte sensación de querer gritar.
Alza los brazos y golpea el piso lo más fuerte que puede, no resiste más y grita. El suelo se quiebra, donde golpeo y un gran circulo se forma por toda la habitación.
-Maldita- es lo último que grita Morrigan antes de desaparecer.

Sale de la bodega en la que se encontraba y se lleva una gran sorpresa, esta en una tipo isla donde apenas es el tamaño suficiente para la bodega, no se ve ningún bote ni nada que pueda servirle para irse de ahí, nada excepto…
Ishel alza la cabeza, hay un helicóptero sobre volando en la isla, ve algo caer y al escuchar un gran estruendo tapa sus oídos, sabe lo que esto significa, pero no sabe si sentirse aliviada o asustada, el cuerpo cae frente a ella de pie y la mira directo a los ojos.
-¿Me extrañaste?- Le dice Aiden y ya sea por costumbre o porque no podía más Ishel se desploma en sus brazos y pierde el conocimiento.

#17

-¿Cuándo dejaras esa costumbre de desmayarte cada que estoy contigo?-Ishel abre los ojos y escucha a Aiden, por un momento creyó que había sido un sueño, pero al parecer no, era real.
-¿Cómo me encontraste?- fue lo primero que se le vino a la mente.
-Sí, no fue nada el haberte sacado de esa isla, no tienes por qué agradecer- aún tenía el mismo sentido del humor de siempre.
-Estabas en Nueva York- No le iba a permitir que jugara con ella.
-Sí, olvidaste que los rastreos sin las medidas adecuadas pueden advertir al rastreado, cuando te busque vi a un gran demonio, pero creo que no hay mucho de lo que deba preocuparme, cuando llegue ya no estaba. ¿Quieres explicarme que paso?
-¿Te desapareces sin más llegas y me pides explicaciones? Yo debería pedirte explicaciones- Ishel comenzó a molestarse-¿Por qué rayos te fuiste?
-No me necesitabas, o eso creí, escucha tenía a más personas a las que enseñar, pero aún hay más cosas que tengo que aprender de ti.
-¿Aprender de mí? ¿De qué estás hablando?
-No puedes decirme que no has notado que tienes algo diferente, has derrotado a dos demonios mayores, ¿No te parece extraño?
-¿Cómo sabes que fueron dos?
-He estado siguiendo tus pasos, ¿Pensabas que te dejaría sin más?
-Bueno…
-Escucha, no sé exactamente lo que pasa contigo, pero definitivamente eres especial, necesito saber más.
-¿Y cómo piensas hacerlo?
-Necesito hacer pruebas, si solo me dejaras…
-¿Qué tipo de pruebas?
-Escucha no será nada complicado, lo prometo.-Algo en Ishel le decía que algo iba mal, tenía que escapar de ahí, algo era diferente ahora, se veía demasiada ansiedad en los ojos de Aiden, pero ¿Cómo escapar? Están a varios metros de altura, sobre volando edificios… “Eso es” pensó.
Alzo los brazos y lanzo a Aiden al otro extremo del helicóptero, abrió la puerta y se lanzó, a punto de llegar sobre un edifico soltó un grito para amortiguar la caída, apenas se puso en pie comenzó a correr, escucho el grito de Aiden, iba a por ella, tenía que escapar.
No recuerda exactamente en qué momento lo perdió, pero agradece haberlo hecho, ahora tiene que tomar precauciones para que no la encuentre, no sabe porque pero esta vez sabía que no podía confiar en él, algo andaba muy mal… Ishel realmente creía que Aiden podría ayudarla, pero algo había cambiado, algo en su comportamiento era diferente, la forma en que la miraba, no era el mismo de antes…
Pero, si no era Aiden quien le ayudara, ¿Quién más podría hacerlo?, no conocía algún otro Banshee o alguna otra criatura que pudiese ayudarle. Esto le hizo pensarlo por algún momento, si no recibía la ayuda de él no la encontraría en ninguna otra parte.
Dejo los preparativos anti rastreo y decidió explorar un poco el lugar en el que estaba, necesitaba tener un plan en caso de que no le guste el plan de Aiden. De cualquier manera, aunque él le causara más miedo que los demonios, tenía que enfrentarlo.

#18

-Tardaste más de lo que pensaba- dijo ella sin voltear. Estaba sentada a mitad de un bosque, aun desconocía exactamente el lugar en el que se encontraba.
-Y tú eres mejor de lo que yo creí- dijo el sin perder su tono característico.
Saca una bolsa de tela de su chaqueta y por instinto Ishel se pone de pie y voltea para enfrentarlo.
Aiden se lo lanza y ella ve como se abre en el aíre y comienza a expandirse un polvo, por instinto trata de protegerse con las manos, pero el polvo se detiene lanzando un destello de llamas amarillas que explota en el aíre.
-¿Qué demonios significo eso?- dice ella muy molesta.
-Que no tendré que hacer más pruebas, realmente nunca había visto algo así.
-¿De qué estás hablando?
-Eres un raro caso, es cierto eres una Banshee, pero también tienes todas las habilidades de un mago, eres realmente única.
Estaba igual de confundida que cuando se enteró que era una Banshee… Pero por alguna razón ya no tenía miedo.
Lo siguiente que paso fue que descubrió que estaban en España y que ahora aprendería a usar magia. Llego al punto de dejar las preguntas, solo dejo que Aiden y su instinto se encargaran de todo….

#19

Desde aquel incidente muchos subordinados de Morrigan han estado atacándolos a ambos, desde almas errantes, hasta demonios de alto nivel.
Esa tarde no era diferente de las demás, estaban entrenando durante la noche en un privado que solo Aiden sabía como había conseguido, Ishel dejo de hacer preguntas desde hacía bastante tiempo.
Cuando un circulo rojo se empezó a marcar a su alrededor, saltaron por instinto y uno de los demonios menores apareció, “Ariel” fue lo que escucho Ishel de lo que Aiden estaba diciendo, supuso que le estaba tratando de explicar quien era el demonio, pero Ishel lo recordaba, era un demonio que podía manipular el viento.
Ella estaba ya algo cansada de todos estos demonios así que intento acabar pronto. Alzo una mano y pronuncio algo de lo que acababa de aprender “molendinum ad ventum” , de la mano comenzó a formarse un circulo de color azul, tenia algunos caracteres que ella aun no comprendía en el contorno y en medio de este se formaba la estrella de 7 picos, cerro los ojos y dejo que el ataque siguiera solo su rumbo.
El demonio desprendió unas alas desde su espalda y repelió el ataque, fue a con Ishel y ella con dificultad lo esquivo, noto al rededor que se habían hecho algunos cortes en los arboles y por inercia volteo a con Aiden, este solo la veía y después de un rato le dijo:
-No puedes usar magia de aire contra un demonio de viento.
-Ya lo note- dijo un poco desesperada, no es que no lo haya pensado antes, pero es uno de los pocos hechizos que controla casi en su totalidad a pesar de tener poco de conocerlos.
Decidió no desistir, así que respiro hondo y se preparo para el siguiente ataque, alzo su brazo y pronunció “flumen ignis” y esta vez decidió ver lo que pasaría, un torbellino constante de fuego salio de su palma donde yacía un circulo mágico de color rojo, este fue directo al demonio que intento evadirlo, pero esta vez el fuego solo se expandió y siguió su camino, llego al demonio y comenzó a envolverlo, se escucho el chillido y comenzó a surgir el vapor negro que indicaba que comenzaba desaparecer y después de un rato ya no había rastro alguno del demonio.
-Alguna vez deberías dejarme hacer algo- le dice Aiden riendo
“Cierra la boca” pensó ella.

#20

En verdad todo se le hacía más sencillo ahora que podía utilizar magia, pero seguía sin gustarle la idea... no podía creer que hace algún tiempo no era más que una humana y de pronto tenía tanto poder, simplemente no lograba asimilarlo del todo, incluso aunque ya conocía a cada una de las criaturas mitológicas, seguía sin creer en ellas, incluso aunque ella podía controlar los cuatro elementos no creía en los magos. No entendía porque ella tenía que ser así, que era lo que la hacía especial, porque solo ella y nadie más en su familia lo había sido antes.
Esto lo sabía gracias a Aiden, quien estuvo investigando sus orígenes para saber por qué ella era tan especial. Pero no habían encontrado nada, nadie en su familia había presentado algún tipo de relación con lo sobrenatural.
Por ello era más raro que ella además de los poderes de Banshee tuviera las cualidades de un mago.
Y sobre todo era extraño que siempre destacara en cada una de las pruebas que le ponían como si siempre lo hubiese sabido y controlado.
Esto causaba cierto miedo en ella, pero había llegado a un punto en que ya no le importaba esto, ya estaba cansada de ver todas las injusticias que existían sin que las personas normales pudieran notarlo, le daba rabia el pensar que hasta hace algún tiempo ella también vivía engañada.
Y además, en cierto modo la hacía sentir mejor, ayudar a las demás personas sin que ellos se enteraran, salvar sus vidas... Estaba cansada, desconcertada, asustada, pero a pesar de eso, sabía una cosa: no quería dejar de hacerlo.

Pero no solo en la tierra y en el mundo de los subterráneos se habla de Ishel.
Morrigan y Azazel se encargaban por su parte de difundir la información, para menos de una semana todo el inframundo sabía de la existencia de Ishel.
Los demonios mayores se preparaban para la caza, y a los demonios menores les emocionaba el pensar que si podían acabar con ella conseguirían el respeto de todos los demonios, la vista entera estaba sobre ella, corría un peligro del que no se imaginaba.
Sin embargo, así como con los demonios, los ángeles estaban enterándose de su existencia y del peligro que correría, así que una infantería comandada por el arcángel Miguel iría a su custodia, preparados para la batalla.
Ella no se podía imaginar el gran peso que estaba sobre sus hombros.

#21

-Agnes… Agnes… Agnes…
Ishel despierta de un golpe, cuando se da cuenta está sentada en la cama, bañada en sudor y bastante exaltada, con dificultad para respirar.
Gira para ver la hora, las 2 de la mañana, apenas unas horas de cuando dejo de entrenar, se pone de pie y se dirige a tomar agua, en el pasillo a la cocina comienza a sentirse mareada, todo a su alrededor da vueltas, trata de apoyarse pero no encuentra la pared, todo comienza a verse lejano, su respiración se agita y comienza a escuchar de nuevo lo que escucho en lo que creía era su sueño.
-Agnes… Agnes
Las palabras retumban en su cabeza, cada vez son más fuertes y en distintos tonos, más repetitivos y más desesperados, comienza a perder su visión, sus ojos se tornan amarillos totalmente iluminados, trata de jalar una bocanada de aire y sin poder resistirlo comienza a gritar.
Se siente la casa temblar, millones de vidrios se escuchan por doquier, cosas cayendo y gritos distintos en su entorno, gritos más humanos.
-Ishel… Ishel…
Cuando recupera el conocimiento está en los brazos de Aiden, no sabe qué fue lo que paso pero está tranquila de estar con él, comienza a reponerse y ve el desastre a su alrededor, paredes resquebrajadas, vidrios y distintos objetos por el suelo, ventas hechas añicos.
-¿Qué es lo que paso?- dice apenas puede.
-A muerto un ángel- le responde Aiden

#22

-¿A qué te refieres con que ha muerto un ángel?
-¿No te escuchaste acaso? Estabas hablando de Agnes, ella era un ángel, y al parecer tu poder es tan grande que puedes predecir la muerte.
Ishel estaba más desconcertada que nunca- Tú me dijiste que eso no era posible, que lo único que podíamos saber es donde había muerto alguien, no saber si alguien iba a morir.
-Pues al parecer tu puedes- Aiden comenzaba a recoger todo y sacaba algunas maletas de otra habitación- Hay que irnos.
-¿Por qué? ¿Ahora qué pasa?
-Eres más poderosa de lo que pensaba, no podemos estar mucho tiempo en un solo lugar, has derrotado a la reino del infierno, un ángel ha muerto, definitivamente vienen por ti.
-¿De qué hablas? Morrigan no volverá.
-Ella no pero si sus demonios, hay una infinidad de demonios que estarán dispuestos a cazarte si saben todo lo que puedes hacer, deja de hacer preguntas y vámonos.
Abrió la puerta y un destello de luz lo lanzo de vuelta al interior, la luz era tan brillante que era difícil ver algo alrededor.

#23

Apenas se acostumbraron a la luz escucharon una voz.
-Abran los ojos- les decía una voz suave, tranquila, acogedora.
Ishel estuvo a punto de decir que estaban abiertos, cuando Aiden le tomo la mano, sabía a lo que se refería. Sus ojos se tornaron de un amarillo brillante.
Ante ellos era la figura más hermosa que ella jamás hubiera visto, unas facciones realmente increíbles, un tono blanco casi irreal, y detrás de la figura, unas inmensas alas blancas brillando.
-Me presento- dijo la voz, no podía estar segura de que fuera la figura ante ella porque no la vio mover los labios- Soy Miguel, y se me ha conferido el guiarlos a partir de ahora.
Ishel quería hablar pero las palabras no salían, así que quien habló fue Aiden.
-A que se refiere, oh gran Miguel.
A Ishel le sorprendía el respeto con el que le hablaba, nunca lo había escuchado tan formal, tan recto, tan... asustado.
-Supongo que ya imaginan lo que se avecina, una de los nuestros ha caído y es probable que más lo hagamos, tenemos todas nuestras esperanzas en ustedes.
-¿A que se refiere con uno de los suyos?¿Esperanzas de que?¿En quienes?- la bomba de preguntas salió de boca de Ishel antes de que pudiera controlarlo.
-Permitanme explicarles, o más especifico a ti Ishel- la figura giro para encararla- nosotros somos a los que llaman ángeles, somos entes de luz que vivimos gracias a las esperanzas, sueños y anhelos de los humanos, y como tales estamos encargados de protegerlos, soy al que llaman el Arcángel Miguel, y por el poder que poseo se me ha conferido el ayudarles a enfrentar lo que se avecina, nuestras esperanzas están en tu poder, Ishel, y en todo lo que Aiden pueda enseñarte.

#24

Para Ishel todo esto estaba saliendose de control, ahora no entendía porque comenzaría una nueva guerra y porque ella podía detenerla, eran demasiadas cosas para asimilarlas en un solo día.
Pero estaban siendo seguidos por un arcángel que por fortuna tomo una apariencia humana, ya que sería problemático que lo llegaran a ver. Aunque realmente capta muchas miradas, ya que es bastante atractivo para la vista.
Incluso ella misma se ha encontrado viéndolo más de una vez, pero se justifica con el hecho de que ella sabe lo que es y no logra entender porque esta ahí. Esto no era del todo mentira, pero en el fondo ella comprendía perfectamente a todas aquellas mujeres que lo veían asombradas.
Sin embargo no podía olvidar todo lo que su presencia significaba y el peligro al que estaba siendo llevada. Tenía miedo por la forma en que en tan solo dos años su vida ha cambiado tan drásticamente, de ser una adolescente normal a tener en sus manos la única forma de detener una rebelión.
La llamaba así debido a que según lo que el arcángel le había explicado los demonios planean pelar nuevamente contra el cielo y esta vez parecía que tenían un plan que llevaban siglos organizando.
Le parecía realmente increíble que Morrigan fuera una de las principales en el plan y que siendo tan fuerte dentro de los de su especie ella haya logrado vencerle.
Quedo tan inmersa en sus pensamientos que no noto lo que pasaba a su alrededor, un simple vistazo y noto que ni Aiden ni el arcángel estaban cerca y además de ello la observaban tres, por lo que pudo notar, vampiros.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#25

Buscó las rutas de escape más fáciles, pero no vio ninguna que no pudiera levantar sospechas, y si realmente estaban ahí por ella, harían cualquier cosa por capturarla, así que para evitar que alguien más fuese lastimado camino con calma a un callejón aparentemente solo, de reojo alcanzo a ver que en efecto la seguían.
Se detuvo para darles la cara y escucho un leve sonido detrás suyo, era una respiración… había alguien ahí, fijo su mirada en los vampiros y podía sentir su exaltación, estaban comenzando a estar hambrientos y por la situación entendió que en lugares como ese es donde regularmente se alimentan, quería saber a quien tenía que salvar, pero no quería quitar la vista de los vampiros, ambos eran muy similares físicamente, sin embargo uno de los dos parecía más ansioso que el otro, por lo que de dujo era nuevo en ese mundo. Una nausea de pensar en cómo estaba convertido en vampiro la inundo, pero no la hizo perder la compostura, noto que comenzaría el ataque, el vampiro no podía resistir más. Saco de su bolsa trasera la Oz e hizo que se extendiera de tamaño normal, noto que ahora el otro vampiro también iba al ataque, así que tenía que actuar rápido, el primero salto sobre unos botes de basura para esquivarla, pero ella tomo impulso con su Oz y después con la pared para fulminarlo de una patada, lo detuvo y escucho como la respiración de la persona escondida aumentaba, se giró a encarar al otro vampiro pero no podía verlo, escucho un sonido sobre ella y al girar noto que el vampiro había saltado y estaba por encima ahora, apenas y pudo esquivarlo, maniobro con la Oz y tomo el aire suficiente para decir:
-A quien quieren es a mí, no tienen que dañar a nadie más.
El vampiro consiente asintió y tomo a su compañero, le hizo una indicación a Ishel para que lo siguiera y lo hizo.

#26

Llegaron a un viejo edificio, de no ser por saber que ahí era un refugio de vampiros creería que ésta a punto de desplomarse. Sigue al vampiro al interior y es más oscuro cada vez, va adaptando su vista para estar siempre alerta y manteniendo los oídos muy abiertos para cualquier cosa.
Escucha sonidos de forcejeos y se anima a preguntar.
- ¿Tienen a Aiden y a…- lo dudo por un momento -Miguel?
- ¿Te refieres a tus amigos? Si, están aquí, fue más fácil tomarlos a ellos.
Ahora ya sabía que podía hacer, levanto sus manos y grito lanzando a ambos vampiros lejos. Escucho otro grito, debía ser el de Aiden, se dirigió al lugar del que provenía y vio que había alrededor de 20 o 30 vampiros sobre él.
Tomo impulso, saco su Oz y comenzaron el ataque, llego hasta Aiden y se pusieron espalda con espalda protegiendo a Miguel, sin embargo, los vampiros no acababan, entre más atacaran aparecían más.
Sintió que el Arcángel se levantaba y escucho:
-Suficiente- Se iluminó la habitación y sus alas se extendieron, todos los vampiros quedaron inconscientes.
- ¿Cómo hiciste eso? -Pregunto Aiden.
- Es el poder de un ángel, ninguna criatura puede estar en nuestra presencia.