Lariza_41
Rango7 Nivel 31 (1584 ptos) | Autor novel
#1

Una mujer perfectamente bella y feliz, o por lo menos eso aparenta con sus cuarenta y tantos encima y un misterioso secreto sobre la muerte de su amada hija. Que sera lo que Lucia esconde tras las cortina de su casa, que oscuros secretos pronto serán revelados. Las sospechas sobre un supuesto crimen o tan ves un inesperado suicidio pronto saldrán a la luz y todo lo que conocemos cambiara inesperadamente.

Hace más de 1 año Compartir:

0

18
#2

Lucia, una profesora de literatura en la universidad de Nueva York, camina hacia el anfiteatro para dictar su clase de las 15:30 hs. Con su mano derecha sostiene una carpeta transparente que contiene los últimos exámenes del segundo año de abogacía. En su mano izquierda el portafolios negro y una campera color mostaza.
-Profe, profe..
-Señorita que sucede.
-Tengo una pregunta respecto a mi examen.
-Señorita usted sabe bien que no puedo responder fuera del horario de clases, la espero el martes a las 9:00 hs en las clases de consulta.
Lucia se aleja sin mas que decir, ya es tarde y debe cruzar todo el campus universitario para llegar al pabellón de abogacía. Apura el paso pero nuevamente es detenida, esta ves por su colega, una joven profesora de matemáticas que le pregunta la hora. La platica es corta y Lucia sigue su camino, todavía tiene mucho que recorrer y no puede perder mas tiempo.

Hace más de 1 año

0

9
#3

El aula 305 del segundo piso. Siempre un caos. Un aula de 125 alumnos, casi todos del genero femenino, grupos muy divididos. Al fondo izquierda, los irresponsables. Al fondo derecha, los dormilones. Centro izquierda los responsables y atentos. Centro derecha los charlatanes. Por ultimo las dos filas del frente ocupadas por los alumnos mas estudiosos, esos que se adelantan a lo que el profesor va a decir.
Como todo curso universitario antes de que el profesor llegue es un desorden. Pero este no es el caso, cada ves que Lucia estaba por entrar a dictar clases no volaba ni una sola mosca y las respiraciones eras cortas y temerosas.
Una profesora terrorífica, a la que cualquier alumno le teme y cualquier profesional recuerda.
Lucia entra en el aula y solo dice tres palabras:
-Saquen dos hojas.
Todos los alumnos se miran pero obedecen sin mostrar resistencia. Las consignas son claras, cinco itens.
1- Derecho laboral
2-Derecho penal
3- Derechos constitucionales
4- Dar tres ejemplos de derechos civiles
5- Definición y clasificación de derechos humanos.
-Tienen 95 minutos, comiencen.
La profesora toma un libro de su portafolios y comienza a leer. Un cuchicheo en el fondo del salón y Lucia se levanta de su silla. Comienza a caminar entre los bancos de los alumnos, solo se escucha en sonido de sus tacones chocando contra las baldosas.
-Yo tomare esto Mariano, y entrégame tu examen.
El chico saca de debajo del banco una pequeña hoja con definiciones escritas en ella, entrega todo y se retira. Junto a el mas de la mitad de sus compañeros se levantan y se van. Solo faltan 20 minutos.
Quedan pocos en el salón, solo los mas aplicados. Lucia comienza a retirar los exámenes cuando el horario se cumple, los alumnos solo se retiran.
-Mañana a las 9:00 publicare las notas.

Hace más de 1 año

0

8
#4

Esa noche, luego de cenar Lucia comienza a corregir los exámenes, como de costumbre muchos de ellos estaban desaprobados, tirar respuesta al lazar no era un buen método.
-Micaela, sinceramente mi única alumna que vale la pena, la única que estudia, la única que entrega los trabajos en tiempo y forma y también la única que levanta la mano para responder. Me hace acordar tanto a mi hijita Sabrina, que seria de ella si hubiese llegado a la universidad, tal vez estuviese estudiando arquitectura, o veterinaria, o profesorado de algo como su mama, le gustaba mucho La ley y el orden, tal vez le gustaría haber estudiado abogacía o algo por el estilo.
Lucia deja de corregir cuando sus ojos se llenan de lagrimas. Va a la cocina y se prepara una taza de te, ya no queda de limón, solo de manzanilla. Toma su taza, recostada en su sillón de lectura mirando la foto de Sabrina que se encuentra sobre la mesita ratona.
-Ya pasaron 5 años desde tu fallecimiento y me duele como si hubiese sido hoy.
Con la costumbre de hablar sola, la profesora continua dialogando por unos minutos mas, termina su taza de te y se va a la cama.

Hace más de 1 año

0

8
#5

A sonar el despertador Lucia salta de la cama y se dirige al baño, lava sus dientes, su cara y se maquilla. De nuevo en el dormitorio escoge su ropa para ir a trabajar, la elección de hoy es simple un pantalón negro y una camisa fucsia, zapatos negros. Mientras rellena nuevamente su maletín, una pava silva desde la cocina anunciando que el agua que contiene ya esta lista para el te.
Sobre la mesa con mantel rojo se encuentra una taza blanca, junto a ella tres galletas de agua, un frasco de mermelada de durazno y la pastilla recomendada por el psiquiatra. Lucia desayuna rápidamente, toma su saco y se dirige a la puerta. Gira la llave y jala la puerta, detrás de ella se encuentran dos hombres uniformados. En sus bolsillos derechos, bordado con hilo dorado se lee: "Oficial Frank y Oficial Maquensi".
Son las 7:25 y Lucia no puede perder tiempo o llegara tarde al trabajo, ella piensa que sera un corta platica pero no es así.
-¿Usted es la señora Lucia Pecut?.
-Si oficial, ¿En que puedo ayudarlos?
-Debe acompañarnos a la estación tenemos unas preguntas para usted sobre la muerte de su hija.
-Oficial, estoy muy apurada, llego tarde a mi trabajo, otro día con mucho gusto voy.
-Señora, usted vendrá con nosotros con su voluntad o por la fuerza.
Lucia se enfurece, pero no se resiste, sube al patrullero y acompaña a la policía hasta la estación.
Esta vez, las notas de los exámenes no serán entregadas a tiempo.

Hace más de 1 año

0

8
#6

Del maletín de Lucia se escapa una melodía, su celular esta sonando.
-Señor oficial, ¿Puedo atender el llamado?
-Es preferible que no señora.
Próximamente, el celular suena tres veces mas.
Al llegar a la estación, una joven policía de ojos azules, abre la puerta. La misma guía a Lucia hasta una habitación, cerrada, con cortinas plegadizas y una gran mesa de caoba. Detrás de ella, un hombre entra, alto y flaco, vestido de traje y con una carpeta apoyada en su brazo.
-Buen día, Soy el detective Ponce, hemos reabierto el caso de su hija y han surgido nuevas preguntas. Pensamos que el suicidio de su hija, no fue un suicidio en realidad, pensamos que tal vez puede haber sido un asesinato, un asesinato casi perfecto. Mire le explicare.Hace cinco años usted llamo a la policía a las 3:22 de la madrugada. Cuando la policía llego a su casa Sabrina estaba tirada en el pasillo, como si estuviese dormida, no había nada que pareciera extraño. Su hija había ingerido una gran cantidad de medicamentos lo que le provoco su muerte. Usted nos dijo que cuando llego de trabajar la encontró en ese estado e inmediatamente nos llamo.
-Así es, no entiendo que preguntas tienen.
-Tranquila ahora se lo explicare.

Hace más de 1 año

0

7
#7

-Vera señora, Usted siempre llega a su casa cerca de las 20:00 hs. Pero extrañamente esa noche llego casi seis horas mas tarde.
-Si, y les aclare que había tenido una cena con una ex colega que hacia mucho que no veía.
-Así es, su compañera nos verifico su historia. Pero el día de ayer, una persona nos dijo que la vio entrar a usted a su casa cerca de las 22:30 hs. Un detalle que usted no nos menciono y este testigo no se atrevió a darnos este dato por miedo. Es este el motivo por el cual decidimos reabrir el caso.
A Lucia se le cambia completamente la cara, no muestra intriga, ni esperanza por encontrar al supuesto culpable. El detective sospecha.
-Señora, puede retirarse pero debe saber que la volveremos a llamar.
Lucia se levanta y sale del establecimiento sin omitir palabra. Camina hasta la esquina y levanta la mano haciéndole la parada a un taxi. Abre la puerta, se sube, indica la dirección de su casa y no dice mas nada.
-¿Esta fresca la mañana, no?
El taxista no obtiene respuesta. Giro a la derecha, a la izquierda, dos cuadras, tres y cuatro. Frena, una casa con escaleras de mármol, una enorme puerta de roble oscuro y un candelabro que cuelga de la entrada, de lejos se ve que es una casa de una persona adinerada. ¿Adinerada?, pero si Lucia solo era una profesora universitaria, pero esa información era desconocida para el taxista.
-Son $15.
Lucia paga y se baja, camina hacia la puerta con la lleve en su mano, entra. Mientras camina por el pasillo deja caer su maleta y solo con un suspiro se arroja en la cama.
Su mirada es fría, muerta, misteriosa. Nadie sospecha nada. Pero Lucia sospecha de si misma.

Hace más de 1 año

0

7
#8

Cae la tarde y el cielo se torna naranja, Lucia despierta de un profundo sueño, no sabe donde esta hasta que entra en razón, piensa que se quedo dormida y que todo fue un sueño.
Atontada, aturdida se levanta y va hacia la ventana, cierra las persianas y las cortinas. Nuevamente suena el celular. No atiende, pero logra visualizar la pantalla, 15 son las llamadas perdidas, la mayoría de ella de su supervisora. Marca su numero y llama.
Tu... Tu... Tu..., nada, nadie responde.
Pasan las horas y el hambre aparece, tocan el timbre y es un delivery de pizza. Lucia solo come una pequeña porción.
Llama nuevamente pero nadie contesta. Otra vez, una taza esta vez de café,luego otra y otra mas, una medida de coñac que cual café de multiplica después de la ultima. ¿que sera lo que Lucia esta pensando, por que motivo no logra dormir, que es eso que tanto la atormenta?

Hace más de 1 año

0

7
#9

Otro día, otra vez la misma rutina. Levantarse, prepararse ir a trabajar. Una vez en la universidad Lucia va al salón correspondiente y comienza a tomar asistencia: Angud, Atel, Aculponti... Es interrumpida por el director del establecimiento.
-Profesora, necesito hablar con usted, vaya a mi oficina cuando termine esta clase.
-Como ordene señor.
Lucia estaba aterrada, seguía con la mirada la aguja del rejos que colgaba sobre el pizarron. Su contucta era impecable, su puntualidad perfecta, salvo por el día anterior. ¿Que seria lo que quería el director?

Hace más de 1 año

0

7
#10

Lucía se encuentra fentre la puerta, su corazon late cada vez más rápido y no se anima a tocar. Pasan unos segundos y por fin consigue calmarse. Toc, toc.
-Adelante.
-Buenos dias señor, que necesita decirme?
-Veras Lucía, me entere que la policía fue a tu casa, tu sabes que los miembros de esta institución no se les permite tener problemas con la ley de manera que si es asi, quedaras expulsada de tu cargo.
-Lo se, y no tiene nada de que preocuparse...

Hace más de 1 año

0

6
#11

Nuevamente en casa Lucia solo piensa en todo lo sucedido en los últimos años. Cualquiera estaría feliz por que reabrieran un homicidio pero por que Lucia no. Algo oculta. Otra taza de te, y un recuerdo repentino, la profesora corre a su cuarto y saca una caja de su cómoda, al abrirla comienzan a caer las lagrimas. Fotos y recortes de diarios sobre un asesinato no resuelto, escarpines de bebe y una medalla con el nombre de Sabrina. En eso tocan la puerta, los oficiales de nuevo y esta ves con una orden de rastreo.
-No pueden pasar.
-Señora, con su sin su consentimiento, entraremos.
Uno de ellos corre a Lucia con el brazo abriéndose camino para entrar. El otro pide permiso. Comienzan a abrir cajones y a correr muebles todo buscando una pista que puede haberse extraviado, en eso uno de los oficiales entra a la habitación y ve la caja sobre la cama.
-¿Señora, que es esto?
-Es una caja donde guardo recuerdos de mi hija
Al oficial no le convence y empieza a sacar las cosas de la caja. Lucia entra en pánico.
-Señora, no se asuste solo son fotos, ¿verdad?
-Si. Con temor Lucia responde.
El oficial saca una foto y la mira, saca otra y la mira, casa un recorte y lee el titular: "Muerta en casa, no hay testigos". Al final nota una pequeña cinta negra que sobresale del fondo de la caja de madera. Al tirar de ella se habré un doble fondo y dentro de este una pequeña daga de plata, en el mango una piedra azul zafiro. En ella dos cosas extrañan al oficial primero porque la daga estaba escondida, y segundo porque la daga tiene restos de sangre seca.

Hace más de 1 año

0

5
#12

El oficial sale de la habitación, camina hasta la mitad del pasillo y le hace señas a su compañero, este se encuentra revisando una biblioteca. Se acerca.
-Llama a los forenses, quiero que investiguen todo de nuevo, que saquen las alfombras si es necesario. Y envía esto a patología.
-Si señor.
Lucia se sienta en el sillón, mira al oficial y comienza a temblar. No puede dejar sus manos quietas, revolea sus ojos de aquí para aya. En eso la pava comienza a silbar. Lucia se para y sirve el te...
-¿Quiere una taza oficial?
-Señora, no es momento de tomar el te. Deje de jugar, ¿Usted no se da cuenta la gravedad de la situación?
- Se que eso parece raro, pero puedo explicarlo. Mire...
-No diga nada. Interrumpe el oficial. Todo puede ser usado en su contra, espere a su abogado.
En eso tocan la puerta. Tres forenses y la enfermera de patología. Sin mas comienzan a investigar. Nina se coloca los guantes, toma la daga, la mete en una bolsa y se retira.
-Mañana estarán los resultados del ADN oficial.
Llamado por una mano en alto, el oficial Frank se dirige hacia el patio de la vivienda. Un forense, Carlos Luois, a encontrado cabellos en un pequeño cobertizo de madera. Cada vez mas sospechas caen sobre Lucia, mientras esta no deja de dar vueltas al rededor de la mesa tomando su taza de te.
-Señora, la llevare a la comisaria, están encontrando evidencia y usted no puede estar aquí. Acompáñeme.
Por primera vez, Lucia no dice nada, toma su campera y se sube al auto. Al llegar a destino, lo único que dice es: "Quiero hablar con mi abogado"
Por supuesto que estaba en todo su derecho pero el oficial Frank sospecha, si Lucia no tenia nada que esconder, se veía tranquila y supuesta mentedecía la verdad, por que tenia tanta prisa de hablar con su abogado?

Hace alrededor de 1 año

0

5
#13

Como todas las mañanas de Junio, el frió y la neblina se apoderan de la ciudad. Lucia se encuentra en una celda, a pasado la noche en la comisaria, tapada con una manta deshilachada y polvorienta, acostada en una cama sin almohada y con los ojos tan abiertos como el paquete de galletas que el oficial Frank trae junto al café.
-Tome, debe comer algo.
-Gracias. ¿Mi abogado ya llego?
El oficial se dirige hacia la puerta de la celda, se voltea y mueve la cabeza en señal de "No". Cierra la puerta y se dirige hacia las oficinas. Sobre su escritorio dos expedientes, toma asiento y comienza a leerlos cuando tocan el a la puerta.
-¿Quien es?
-Soy Nina jefe, ¿Puedo pasar?
-Adelante.
Nina se acerca, su cara muestra sorpresa, algo de preocupación e intriga. Al entregar el informe sus manos sudan.
-Adelantame algo Nina, hoy tengo mucho trabajo.
-Pues, no se por donde empezar. La sangre de la daga, es sangre humana pero no pertenece a Sabrina, tiene un similitud pero no es del todo compatible. El cabello encontrado en el patio trasero si es de la joven, pero esta en perfecto estado como si hubiese sido cortado recientemente.
-Este caso cada vez es mas raro, y su abogado no llega. Necesito su declaración con urgencia, esperaremos unas horas mas y si el abogado no aparece tomaremos igual su testimonio.

Hace alrededor de 1 año

0

5
#14

-Bien Lucia, tu abogado no llega y necesito tu declaración. Vamos a comenzar.
La cara de la profesora paso a ser tan blanca como las hojas del cuaderno que el oficial Franck tenia en sus manos. Sus pies no dejaban de moverse y sus manos comenzaron nuevamente a sudar.
-Quiero que me diga lo que hizo ese día y lo que vio al llegar a casa.
- Mmm... Cuando desperté Sabrina aun dormía. Me vestí y fui a la cocina, puse la pava para el desayuno y acomode la mesa. Cuando el agua estuvo lista prepare dos tazas de te, una de tilo para mi y una de manzanilla para mi hija. Después fui a despertarla...
-¿Hablaron algo durante el desayuno, algo relevante?
-No, solo que ese día ambas volveríamos tarde.
-Continué.
-Cerca de las 7:40 salimos de la casa, yo hacia el trabajo y Sabrina hacia la casa de una compañera con la que luego irían a la universidad. Me ofrecí a llevarla pero ella no quiso. Estuve todo el día en la universidad, hasta la tarde que volví a casa, me cambie y fui a cenar con una amiga. Cuando volví vi a mi hija en el pasillo tirada y llame a la policía.
-¿No hablaron en todo el día?
-Pues, ella me llamo al rededor de las 15:00hs y me dijo que había salido antes de clases, que llamaba para avisarme, pero solo eso.
-¿Le dijo donde estaría?
-Me dijo que iría a tomar algo y luego a casa para bañarse y estudiar, solo eso.
-¿Pero cuando usted llego, ella no estaba?
-No.
-Perfecto.
-¿Ya puedo irme?
-Jajaja Por supuesto que no, sin su abogado usted no puede ir a ningún lado y su abogado aun no nos contesta el teléfono.

Hace alrededor de 1 año

0

4