Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 63 (18711 ptos) | Premio de la crítica

No tienes que estar roto para ser escritor, con respirar es suficiente.

Hace 9 meses Compartir:

6

39
alvarezxd1
Rango10 Nivel 45
hace 9 meses

Respira, transpira, inspira. La vida en plenitud ya es una muy buena historia, que se pierde si no es contada.

Nubis
Rango12 Nivel 56
hace 9 meses

Pero quebrarse ayuda para sustraer cual huevo la sustancia que nos hace únicos como artistas.

alvarezxd1
Rango10 Nivel 45
hace 9 meses

@Nubis es cuestión de perspectivas, hay a quienes el quebranto no les deja ni la más mínima motivación, como estamos, también, quienes sabemos aprovechar el dolor para crear un poco de arte. Simplemente hay que respirar.

1234
Rango11 Nivel 51
hace 9 meses

Respirar bajo el agua, si no sería muy fácil.

SilLaGringa
Rango3 Nivel 12
hace 8 meses

Respirar con letras... es el aire sentido del alma que algunos la plasmamos en letras escritas... para mi no es solo el quebranto... es la brisa que emana del espiritu...


#2

Ve y ama.

Ve y perece en otro ser.


#3

Amante del dolor, de la sangre, de la oquedad que se reduce a ceniza… Amante de la lujuria, del calor, de la semilla y la miel que el ser trasmina… Amante de la locura, de la enajenación, de la pasión sin límite y la inspiración creadora que la mente emulsiona… ¡Amante, sí, amante de lo que no se toca, de lo que se huele con el alma incolora, de lo que seduce con la emoción trazada en un lienzo enmarañado de vírgenes musas, del flagelo, de la horca, del castigo y de la liberación que al cuerpo acalora! ¡Amante de todo lo que hace estallar las vísceras imaginarias, de los huecos llenos de mierda y de la vastedad que brilla con la Luz Redentora del Creador! ¡Amante del cielo y del infierno! ¡Amante de la creación y de la destrucción! ¡Ángel y demonio! ¡Amante de mi propio Dios!

Nubis
Rango12 Nivel 56
hace 9 meses

Pura pasión. Bravo.

1234
Rango11 Nivel 51
hace 9 meses

Pssss... Bian!

rmonascal
Rango12 Nivel 58
hace 7 meses

¡Éste me encantó! Buenísimo.


#4

He aprendido que no todo se debe decir en público, que hay sentimientos y emociones que deben guardarse en el papel y bajo llave.

He aprendido que la libertad de expresión tiene un límite y que ése empieza en la consideración del dolor ajeno.

He aprendido que no todo lo que se siente debe llevarse a la acción, que hay que tener precaución y, sobre todo, responsabilidad.

He aprendido que la libertad no es pasar sobre la integridad de los demás, sino ser y hacer lo que se es desde la compasión, la empatía y el amor.

He aprendido que, para amar, no es necesario gritarlo. Basta con ser consciente de que se lleva dentro de uno mismo y que, al actuar en la vida, ese amor va sembrando semillas de fraternidad y solidaridad en los que me rodean.

He aprendido que escribir es más que una vía de desahogo para las emociones y las sensaciones. Es una gama extensa de colores que da la oportunidad a quien toma la pluma de encontrarse con partes de sí que desconocía. Va más allá del arte que supone la literatura; nos lleva de la mano a lo más profundo de nuestra psique, nos revuelca en imposibles que, al plasmarlos en la hoja, se transcriben en posibles al grado de hacerlos palpables en los ojos de quienes leen.

He aprendido que necesito del mundo, de la vida y de todo lo que desconozco para escribir, y que no he venido solo a este planeta, así como tampoco existo separado del Universo. Todo tiene una razón de ser, y yo con ella.

1234
Rango11 Nivel 51
hace 9 meses

Esto es una argucia, comienza pequeñito y caja caja lo va estirando.

enamoradadelaluna
Rango12 Nivel 58
hace 8 meses

Este es precioso @EsuEmmanuel. La existencia es perfección y sentido, aunque no lo logremos ver, porque es demasiado grande.


#5

Nunca me desnudé ante tus ojos como lo sentía, realmente, en mis entrañas. Me escondí tras los cristales de tus ojos, bajo la luz de tus pestañas… Supuse que me habías reconocido en el blanco barniz que destilabas al tocarme con tus labios mis partes más sagradas. Me rendí, muchas veces, frente a tus deseos… Dejé que me tomaras como se toma a un caballero que ha perdido la armadura por ser el que se ha enamorado primero. Me dejé dibujar por tus dedos y tus uñas me hicieron agujeros, para luego llenarlos de tu simiente. Me escurriste por las falanges, por todos mis hemisferios, por los canales que me inventaste al robarme el aliento… Me flagelaste, me latigueaste, me doblegaste y me castigaste con esa saña ardorosa que te hacía temblar los dientes. Me enterraste al matarme y me resucitaste al vaciarme… Y, mientras me vertía en un llanto de blanca sal, me mirabas con lascivia; de ésa que sólo la lujuria puede paliar. Nos revolcamos como dos locos, como enajenados sin una mota de razón, nos volvimos eco vivo de nuestro palpitante corazón… Me tomaste, te bebí… Me abriste, te comí… Y, así, ahorcado por tus manos duras, me deshice en espasmos de luces oscuras. No, no me desnudé… Lo sabes y lo sé.

#6

Hoy decidí llorarte a ti, por todo eso que me dejaste inoculado en el alma; el matiz perfecto de la inocencia y la pureza más castas. Si, hoy decidí llorarte a ti, por esa locura que me hiciste beber, por esa pasión que no podía comprender, pero que me deshacía en millones de chispas cristalinas que sólo vibraban por ti. Si, llámame como quieras, al final… fueron tus palabras las que me hicieron recapacitar, las que me llevaron de la mano a la puerta que marcaría nuestro final. Hoy decidí llorarte a ti… Quizás tú ya me has borrado de tu mente llena de realidades, mientras aquí –en el centro de mi bélica esencia– yaces latiendo como lo que nunca pensé vivir. Y por ahí, tal vez, me sientas en una sonrisa, en una caricia, en un beso cualquiera… En un abrazo, en un saludo de mano, en una mirada que te cruce y te haga callar… En una gota de agua o en la copa de vino que has de tomar… En una canción –de ésas que te encanta escuchar– o en el silencio que no soportas abrazar.

#7

A veces, se siente de más. Otras veces, nada se siente. Y, sin embargo, escribo como si todo y como si siempre.


#8

Que los poetas tomen sus plumas y se entinten las manos de dolor, este hombre que aquí escribe es sólo un soñador. No busca el aprecio, ni tampoco va con la intención. Este hombre tiene una meta, y no es llamar la atención; es sólo un pensador, un enajenado a la palabra. Escribe y escribe, en sus manos hay luz… Se aferra a la letra y al sentido que le atormenta. Suspira silencio. Acaricia el corazón. No ha perdido el sentido. Sin embargo, mira al reloj. Sabe que el tiempo lo está comiendo… Sabe que, pronto, habrá de decir “adiós”. Y lo que dice, lo que escribe y piensa, lo siente profundamente en su interior. Lo goza, lo ríe, lo llora… Lo hace Amor. Describe sus pasiones, descifra sus dolores, abraza su tristeza, besa su nobleza… Agradece por la letra, el arte y su color. Es Él. Soy Yo. Somos Uno en Dos. Y se va, pues caminará en el cielo; en ese azul en el que arderá cuando llegué el momento que sabe llegará.

#9

Mientras sea el ego el que gobierne al escritor, el arte de la literatura será mierda.


#10

A veces, sólo a veces, me cuesta creer que somos egos errantes en busca de admiración.

#11

He estado cantándole al oído a ese personaje que yace de pie ante el espejo. Sé que me escucha, aunque aparente hacerse el muerto.

"¿Quién soy Yo que no me busco? ¿Quién eres Tú que no te encuentro? ¿Estaré mirando para afuera en lugar de adentro? ¿Qué tengo en la cabeza? ¡Palabras simples, palabras huecas, palabras llanas e imperfectas!"

#12

Sigo dándole vueltas al mundo
y el mundo sigue alejándose de mí.

#13

Quien se priva de soñar se priva de dormir, y viceversa.

PBIEDMA
Rango9 Nivel 42
hace 8 meses

se puede soñar despierto y dormir en sueño. Me gusta tu manera de escribir, posees el don de saber transmitir. @Esu_Emmanuel

Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 63
hace 8 meses

Mi gratitud por tus palabras y por tu lectura, =)


#14

En la diferencia está la similitud.

#15

Lo sentido no es pensado ni lo pensado es sentido.


#16

¿De dónde es que brota este sentimiento terso y perenne que me colma el pecho de una nostalgia que me endulza el ser? Lo ignoro, sinceramente, no lo sé. Pero, me gusta, pues, me enciende las ganas de sentir. No, no es nostalgia... Es un sentimiento que acaricia tan suavemente, tan tersamente, que en lo único que pienso es en llorar; mas es un llanto que no duele y que ni siquiera se alcanza a asomar por entre los ojos, sólo acaricia, acaricia y acaricia.

#17

Se fueron quedando los que pensaron irse.
Fue, al pensar que se iban, que no pudieron irse.

#18

Olvida y ríe.
Perdona y ríe.
Ama y ríe.

Reír
es el abrazo
del alma
a su propio
corazón.

#19

Él camina bajo las ramas de ese árbol adormecido por el sol que le ha secado las hojas y le ha absorbido la savia que lo hacía latir. Él mira hacia las hojas; las analiza en silencio, mientras lleva las manos al tronco seco y duro que le invita a sentir. Desliza las manos por la rugosa formación de esa superficie, y le duele la piel.

El árbol late como si volviese a nacer.

¿Es esto la vida, es así el placer?
¿Es que, acaso, para conocer el gozo, hay que pasar por la desdicha que causa el dolor?

GoldBirds_19
Rango11 Nivel 54
hace 8 meses

Se desprenden las palabras meciéndose al caer, dibujando una espiral por la que penetra un cálido rayo de sol y al otro lado... yo


#20

Miremos hacia el cielo, llevemos los ojos al sol. Ardamos en su fuego, calcinemos los deseos que nos hacen quebrarnos la razón.

#21

Dime, ¿qué se siente estar arriba?
Dime, ¿qué se siente no caer?
Dime, ¿qué se siente aguantar las ganas locas de morir de placer?
Dime, ¿qué has sido al olvidarte?
Dime, ¿qué has sido al recordarte?
Dime, ¿qué es lo que te hace hervir la sangre?

#22

Hay una voz, una voz que me grita en el centro del pecho, una voz que parece lacerar el deseo de mis manos por moverse sobre el teclado, pero, al mismo tiempo, las obliga a contar algo… Y no entiendo qué, no comprendo qué es lo que quiere decir a través de mí. Me ha estado doliendo desde que abrí los ojos; se ha hecho un hueco en mi corazón y me ha estado martilleando con un silencio agrío el alma. Me está costando trabajo expresar lo que quiere que diga, y es que se me cierra la garganta, mientras la mente se me nubla y los ojos se me pierden en cuestiones que me infunden temor. Y sé –soy consciente– de que esto que traigo no es mío, lo he estado negando desde que no tengo por qué estar triste o angustiado y, no obstante, así me siento. Es un ahogo, un nudo en la garganta, un apretón en el pecho y un pozo de agua en los ojos que he contenido dentro de mí porque no le hallo motivo; no hay bases para que me esté sintiendo tan agobiado, y me pregunto… ¿Qué puede ser?, ¿qué es lo que me ha tenido en vilo todo el día?, ¿qué debo escribir?, ¿qué quiere comunicar ese ente que me está tomando como su catalizador o herramienta para hacerlo presente? A veces no soporto sentir tanto; estar abierto a tantas energías es un suplicio que se traduce a desolación, pues, no hay manera de expresar lo que se está sintiendo sin que te vean como a un loco, y es que ni uno mismo lo entiende; se sale de toda lógica, de toda prueba de razón. Es algo tan intuitivo que raya en lo improbable, ya que no hay manera de demostrarlo o de hacerlo entender. ¿Y qué hacer?, sólo resta dejarse asfixiar por esas emociones desconocidas y ajenas que te encuentran deambulando por la vida.

rmonascal
Rango12 Nivel 58
hace 7 meses

Seguramente muchos podemos identificarnos con esto. Después de todo, los mundos que narramos no nos pertenecen. No somos más que vías de comunicación entre mundos que desean ser descubiertos y personajes que añoran ser conocidos. ¡Excelentes cajas, @Esu_Emmanuel! Tienes un gran don para transmitir tus emociones.

Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 63
hace 7 meses

Agradezco tus comentarios y tu atención, de verdad. 🙏

GoldBirds_19
Rango11 Nivel 54
hace 7 meses

Reconduces las palabras y mi caos encuentra algo de orden


#23

La sinceridad es como la baba que va dejando atrás el caracol, puede ser ciertamente disgustante, mas también, hermosamente gratificante. A veces puede ser una caricia… Otras, un rasguño. A veces puede ser un deseo… Otras, un simple antojo.

#24

Entregarse al silencio es observar a la mente danzar, mientras abrazarse a él es mirar el blanco lienzo colmarse de colores; de tinturas, de nubes y espesuras que no has de tocar. Y el mutismo se transforma en melodía que sólo la mente sabe escuchar… Y la música silente te hace bailar, te colma los poros de vida, y un poquito de calamidad.

#25

Amo el precipicio gélido, mas ardiente, que me obsequia la nostalgia de la soledad. Es en la voz del cuervo en el lamento del viento en la palidez de la luna y en la frialdad de la noche donde soy. Puedo ser cómplice de la misma oscuridad como fiel sirviente de la más luminosa claridad. Estoy aquí, ahí y allá. No niego lo que me gusta, y acepto mi obsesión por la quimérica frialdad.