Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46 (4630 ptos) | Fichaje editorial
#1

Todo comenzó como un juego. Junto a sus amigas, Mía buscaba obtener el mayor placer de cada encuentro sexual. Eran jóvenes, hermosas y osadas; seguras de sí mismas. Habían desarrollado un método infalible, aunque, después de todo ¿quién podía resistirse a sus encantos?
El club nocturno al que eran asiduas cambió de dueño . Con el nuevo arribó una mafia especializada en prostitución “de guante blanco”: jóvenes hermosas para satisfacer caprichos de clientes exigentes y muy adinerados. Los operativos de las chicas llamaron su atención y les ofrecieron trabajo. Del grupo de siete chicas, sólo tres aceptaron. Mía fue la primera en dar un paso adelante. Siempre había sido una mujer decidida, sin nada que perder y eso la hacía peligrosa.
Su alma estaba rota desde la muerte trágica de sus padres, cuando tenía tan sólo nueve años. Despertar a la feminidad a través de varios hogares de acogida, con figuras masculinas abusadoras, que no les importaba el sufrimiento de una niña, marcó para siempre su carácter. Despreciaba a los hombres. En el fondo, su furia era un mar de dolor.

Hace más de 1 año Compartir:

1

9
HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 1 año

Amigo @Miguel_Ruiz cuando escribes, escribes y vas para adelante como Mia a la que se le murieron los padres a los nueve años y luego fue pasando de casa en casa donde fue abusada. Tomo gran odio a los hombres, es logico.


#2

El tiempo fue avanzando. Había amasado una pequeña fortuna. Era la mejor en su oficio y la más costosa. Dominaba de tal manera la situación que nunca tuvo problemas. Era la señora y se encargaba de que todas lo supieran.

Eddie por su parte, había sido criado como el niño mimado de la familia más poderosa de la ciudad y porqué no, del país. Claro que su fortuna no era del todo limpia. Drogas, armas, movimiento de influencias. Si había un problema, ellos lo solucionaban, de una manera o de otra. Fue así que su padre adquirió el club donde trabajaba Mía. No era bien visto que un hombre prestigioso como él administrara un club de ese tipo, aún cuando los amigos y clientes de sus negocios, lo frecuentaran seguido. Así que decidió que era hora de que su hijo se hiciera cargo de un negocio y aprendiera responsabilidad.
Lo primero que hizo Eddie cuando tomó posesión del club fue pasar revista a las chicas que trabajaban en él. Quedó impactado por la belleza seductora de Mía y pidió verla en su oficina.
—¡Quítate la ropa y sube al escritorio! —ordenó a la mujer que no daba crédito a ese recibimiento. —No me hagas esperar, no tengo todo el día.
—No sea insolente, no soy su mercancía. Trabajo aquí, pero eso no quiere decir que usted sea mi dueño.
—¿Qué dijiste? Si pido algo, eso se cumple. Si yo quiero que vivas, seguirás respirando, si quiero que mueras amanecerás en un cajón ¿queda claro? Ahora desnúdate de una vez –dijo mientras se bajaba los pantalones con una visible erección.
Mía se dió vuelta y se dirigió a la puerta sin decir una palabra. Eddie la tomó por los brazos y la lanzó violentamente contra el escritorio. Levantó su pollera y rasgó su ropa interior. Mía intentó darse vuelta y defenderse, pero el peso del hombre estaba sobre su cuerpo. Le tomó ambas manos y las sostuvo con su mano izquierda, como una atadura de hierro. Con su mano derecha tomó su miembro y la penetró con violencia. Mía trató de gritar pero fue silenciada por un duro golpe de puño detrás de su oreja que la dejó semiinconsciente. Todo pasó tan rápido que no pudo hacer uso de su experiencia con matones. Además, siempre que tenía problemas con algún cliente, los encargados de seguridad la asistían a ella. En este caso era inútil: ellos respondían al nuevo patrón.
La violación culminó con unos golpes más, para dejar en claro que cuando el dueño pedía algo, eso se hacía sin resistencia.

Hace más de 1 año

1

4
HernanACalvo
Rango14 Nivel 65
hace más de 1 año

Amigo @Miguel_Ruiz te sigo leyendo y al parecer el nuevo dueño de boliche era un tipo aspero, Mia intento resistirse, él le pego unos golpes y al final la penetró. Parece que le gusta que todos hagan lo obedezcan. Veamos como reaacciona Mía.


#3

Volvió a su dormitorio. Se dejó caer en la cama y rompió a llorar amargamente. Nunca había sido humillada, insultada, ultrajada de tal manera. Todos los abusos que sufrió de pequeña no llegaban ni a la tercera parte de lo que había vivido esa noche. Pasó de ser la mujer fatal a ser el objeto, el juguete sexual que nunca admitió que fuera. Se sentía como una basura, un trozo de carne que podía ser comido o tirado a la basura, tanto daba. Lloró y lloró. En las lágrimas se drenaba no sólo esa noche, sino todas las noches de sufrimiento, incluso las de placer. Ahora lo sabía: se despreciaba por causa de lo que otros hicieron de ella. Pero… Estaba ya muy lejos, no encontraba solución, no había luz al final del túnel. Sólo quedaba una salida y era hacia abajo, hundirse hasta el hueso. Sabía que esa no había sido la última vez, sólo tenía que esperar.

En una pequeña ciudad del norte, con los primeros rayos de la mañana, estaciona un auto en la puerta del motel que está al costado de la ruta 55. Una hermosa mujer se registra en el mostrador. Pide un cuarto, el desayuno y se retira. En la televisión las noticias nacionales decían: “El hijo mayor de un conocido empresario, dueño del imperio del sur, como es conocido, fue encontrado muerto en su oficina, desnudo y mutilado. El asesino se llevó las partes del hombre, cortó sus manos y las colocó en otras zonas del cuerpo. Los ojos fueron removidos. La escena era de película de terror. Se sospecha de algún tipo de ritual satánico o culto similar, dada la precisión y premeditación del hecho. Toda la sociedad está consternada por lo sucedido. La policía investiga el círculo íntimo de la familia. No se descarta ningún sospechoso. Ampliaremos la información”.

Hace más de 1 año

2

3
rmonascal
Rango13 Nivel 60
hace más de 1 año

¡Wow! Que estilo de narración tan atrapante. En apenas unos pocos párrafos, la protagonista ya se pinta como un personaje que importa, con contexto y problemas propios. Muy bueno. Espero lo que continúe.

Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

Muchas gracias. En un principio terminaba allí la historia. Esto fue un ejercicio para un taller de escritura. Pero lo cierto es que me parece que tengo mi propia versión de Lisbeth Salander, jaja. Tal vez continúe ahondando en los detalles, avanzando y retrocediendo en la historia.
Me alegra tu comentario, @rmonascal, gracias.