Eli_J
Rango6 Nivel 29 (1291 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Nunca había oído a alguien decir que Ryan Wyatt fuese alguien guapo, inteligente, amable o similar. Siempre consideró que el chico que vive en la casa de al lado, la gran casa de los Wyatt, era un gran tonto, sólo bastaba con oír su nombre y esa rara rima en el. Era alguien, que a la edad de 12 años, andaba en su skate junto al hijo menor de los Dumbs; ambos chicos de familia adinerada y que por desgracia estudiaban con ella, Helena Mosetti.
Por ese motivo, cuando Jean Potsy mencionó en su décimo quinto cumpleaños las palabras "guapo" y "Ryan" en una misma oración, las cuales además fueron secundadas por el resto de las chicas, sólo pudo pensar en un niño de 13 años que alzaba el dedo medio a las espaldas de su padrastro, aunque eso ocurrió ya hace dos años, en el día del padre.
Luego de sopesarlo durante un par de días decidió, mientras caminaba a su casa, crear una lista en la cual les demostraría a todas sus amigas el porqué Ryan Wyatt era un gran tonto, lo que ella no sabía es que el susodicho la observaba desde el pórtico anterior. Sólo que con ideas muy diferentes a las de ella.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

13

71
Otniel_Garcia
Rango7 Nivel 33
hace alrededor de 4 años

Me gusta mucho tu narrativa... Tiene muy buen comienzo.
Te dejo mi voto.

Y te invito a leer mis relatos.

El Cuidador siniestro.

El llamado.

Saludos y mucha suerte!!

BlueEnchanters_87
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

Me fascinó, debes continuarla, enserio. Te dejo mi voto

Bulsarami
Rango7 Nivel 33
hace alrededor de 4 años

Lo prometido es deuda, te doy mi apoyo, me gusto tu relato, te estaré leyendo, gracias por el comentario y ¡Mucha suerte!

sinesand01
Rango10 Nivel 49
hace alrededor de 4 años

Me gustó muchísimo, espero poder verte en la segunda ronda y leer lo que le sigue. Te dejo totalmente mi voto. Si quieres pásate por mi perfil y lee el que yo tengo para el concurso a ver si te gusta. Mucha suerte y éxito, un saludo. :*

lus20
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 4 años

Está muy interesante el giro de la historia :). Sospecho que es una historia de amor o quizás me equivoco. Tienes mi voto. Visita mi historia y deja tu opinión.

valu_97
Rango8 Nivel 37
hace alrededor de 4 años

Muy buena tu narrativa, felicidades...!!, espero seguir leyendote, te dejo mi voto. si deseas pasate a leer un amor como el nuestro en mi cajon. Un abrazo y mucha suerte.

valu_97
Rango8 Nivel 37
hace alrededor de 4 años

Muy buena tu narrativa, felicidades...!!, espero seguir leyendote, te dejo mi voto. si deseas pasate a leer un amor como el nuestro en mi cajon. Un abrazo y mucha suerte.

Robot_Pensativo
Rango10 Nivel 45
hace alrededor de 4 años

Jojo, esto va para largo. Voy por palomitas.

SilverCats_44
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

muy bueno me encanta tu narrativa, para mi deberias ser la ganadora

IvoryVixens_67
Rango1 Nivel 0
hace alrededor de 4 años

Que espectacular, te deseo toda la suerte del mundo.... te dejo mi voto


#2

Nunca había comprendido el motivo por el cual su vecina, Helena Mosetti, le detestaba, o por lo menos, eso aparentaba ser. Puede ser que todo iniciase cuando decapitó a Mister Shuffle, el osito de ella, o cuando salpicó con un charco su libro favorito al andar en skate, quizá fue el día en que se conocieron y la confundió con un niño… En definitiva era un lerdo en aquella época, ya que nadie, absolutamente nadie podría confundir a Helena con un varón, y vaya él que si lo sabía, a fines, debía verla todos los días.
Ya no tiene claro en qué momento dejó de ver a Mosetti, la insufrible, y empezó a ver a Helena, quien lo odiaba.
Nunca han sido cercanos. Nunca han entablado una conversación. Nunca. Hasta ése día.
Todo era una vil mierda, ya lo había comprendido con sólo 12 años, cuando descubrió el verdadero motivo por el cual sus padres se separaron. Una infidelidad. Ese día sintió odio. Odio por sí mismo. Por culpar al antiguo mejor amigo de su padre, su padrastro, de que la familia acabase. Sintió odio por su padrastro, James Wyatt, por ser tan perfecto, por ser lo ideal para su madre y sus hermanos, por tratarle bien aun cuando no lo merecía. Odió a su madre, por ocultarle todo para no dañar la imagen de su padre, Darrel O’Donell.
Desde ese día se volvió sólo Ryan Wyatt. Nunca más trató de corregir su apellido. Nunca más volvió a tratarle mal. Aunque, claro, la última vez que hiso ese símbolo a James ella lo vio.
Ella le miró con una expresión indescifrable y le pregunto muy calmada:
-¿Estás bien, Wyatt?
No, no lo estaba, no lo sabía y esa niña solo le parecía rara. ¿La mejor solución? Sacarle la lengua y salir huyendo luego de gritar “NO”.
No, no era el mejor inicio para nada, pero desde aquel día se percató de la pura existencia de Mosetti “La insufrible”.
Parecían estar en una competencia constante, aunque ella no lo supiera, al parecer. ¿Él era el mejor en basketball? Ella lo era en hockey ¿Él era el mejor en su clase de inglés? Ella era un prodigio en italiano y francés.
Era un grano en el trasero de su orgullo, uno de cabellos negros, ojos grises junto a una piel pálida. Estúpida niña.
Gracias a la mala acción que debió cometer en alguna de sus vidas anteriores — ¡Viva el karma! —, siempre era ella quien lo encontraba en sus peores momentos. Se fracturó una pierna, cayó en el charco de la esquina, se cayó del skate, le han bajado sus shorts y demás. Todo lo vio, incluido su patético calzoncillo de osos azules.
La suerte le abandonaba en cuanto ella aparecía. Insufrible.
Sólo hablaban para debatir en clases o demostrar en qué se equivocó el otro.
Hasta los 15 años se atormentó. Luego llegó un mayor interés. Chicas. Un buen motivo para dejar atrás a su contrincante.
Junto a su mejor amigo, Andrew Dumbs, y un par de amigos, decidieron explorar el mundo los besuqueos esporádicos.
Andrew las prefiere pelirrojas, Jack a las castañas, Dick a las pecosas, Jaden a las rubias, Bill a las exóticas, George a los hombres y Ryan siempre buscaba chichas de cabello negro o tez pálida.
Ryan era quien menos duraba con las chicas ¿el motivo? Nunca eran lo suficientemente interesantes.

Hace alrededor de 4 años

8

25
Sixto_GS
Rango10 Nivel 48
hace alrededor de 4 años

Qué bien: un poco de ligereza en la temática. Una comedia "teen" en toda regla (las veo por culpa de mi novia, ya sabes, bla bla). Me anoto.
(Pssss. Se te escapó un "hase" por ahí en vez de "hace", no se lo diremos a nadie)

Eli_J
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

@Sixto_GS Es como lo has descrito, ligero y teen, aunque no era necesario que culpases a tu novia. Me has tenido revisando unos 15 minutos antes de darme de cuenta que no había ningún "hase", eres un ente del mal 😭
Aún así, gracias por tu comentario.

Sixto_GS
Rango10 Nivel 48
hace alrededor de 4 años

@Eli_J ¿traería ese "hase" arrastrado de otro texto en mi mala memoria? Probablemente. Estoy mayor. Fallado mío.

Sixto_GS
Rango10 Nivel 48
hace alrededor de 4 años

"Fallazo" quería ser.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Eli_J me encanta como nos estás preparando para un encuentro entre Helena y Ryan. Espero poder leer cómo puede hacer su posible romance! Tienes mi like. Mucha suerte!

Eli_J
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

@HJPilgrim realmente aprecio mucho tu opinión. Espero no decepcionarte con su "desafortunado" encuentro. Y ya te di una pista. ¡Gracias! Mucha suerte en tu historia

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace alrededor de 4 años

@Eli_J Ahora me dejaste con más intriga! Aaaah!


#3

A nadie, bajo ninguna circunstancia, le agrada Miss Trelapney Sheppard, la encargada de la clase de ética y ciudadanía, y ese día en específico se volvió la villana de Ryan y Helena.
Toda marchaba con el habitual toque soporífero en la clase cuando lo anunció:
—Como bien sabrán, jóvenes, hay que realizar una labor dirigida a la comunidad para poder pasar mi materia, por lo cual he decidido que trabajaran en grupos de cuatro estudiantes en centros de salud.—al notar cómo los alumnos se miraban planeando con sus amigos, agregó:—Yo elegiré los grupos.
Y así, sin grado de anestesia alguno, cae la sentencia.
El grupo #7 se encuentra conformado por: Andrew Dumbs, Colerie Liberts, Ryan Wyatt y Helena Mosseti.
El disgusto no se hizo esperar, Colerie aclamaba que deseaba estar en un grupo con sus amigas snob, Helena sólo agradecía haber quedado con Andrew, que en los últimos años se había ganado su aprecio. Andrew actuaba como si retozara entre flores, a lo cual Ryan se encontraba en aparente calma mientras imploraba a los dioses paciencia para sobrevivir a tres semanas junto Mosseti.
Se les designó el centro de protección contra las ITS, ubicada en el Tokkery Park.
Sólo debían colgar carteles y estar sentados tras la vitrina, o por lo menos eso creían.
Pasaron los días y llegó el día. Todos se fueron preparados como si un tropel del ejército se tratase y marcharon como los condenados que no eran al centro "Cuida y perdura" del gobierno estatal.
Colerie tenía el atuendo ideal como para ir de escapada a las 3am a Juice Duts, la discoteca más cercana. Andrew al parecer iba de picnic, puesto que llevaba incluso la cesta llena de comida. Ryan aparentaba haber salido recientemente de su casa de veraneo gracias a sus pantalones ajados y su cabello con pintas de levantarse hace poco de la cama. Mientras Helena iba con cálido vestido de verano, el cual su madre le ha obligado a usar.
Sí, sólo es un día cualquiera.

Hace alrededor de 4 años

5

22
lus20
Rango5 Nivel 20
hace alrededor de 4 años

Me gustó, está interesante. Quiero saber si se van a enamorar o que.

Sixto_GS
Rango10 Nivel 48
hace alrededor de 4 años

Ya puedes tener un examen o algo importante el lunes. Me ha sabido a poco está caja, muy cortita.
Un saludo!

Eli_J
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

@Sixto_GS Me has descubierto! Me encuentro en una racha un tanto complicada. Con sólo decirte que me ha caido una escalera hace unos días y debo presentar tres pruebas, el proyecto de grado y demás para el lunes. No he tenido tiempo para escribir como Merlín manda. Te aseguro que en la siguiente caja todo será recompensado.

Eli_J
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

@faviodegradable Realmente aprecio mucho tu opinión. Ya voy a leer tu historia!

Eli_J
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 4 años

@lus20 Espero que el siguiente desenlace te agrade... trataré de añadir comedia!


#4

¿Qué podía ser peor que atender un centro de salud dirigido para jóvenes hormonados y despreocupados?
Exacto, tratar de remediarlos. De ahí la caja que tenían justo en frente.
¿Qué debía hacer ahora el grupo #7?
Repartir condones como si se tratasen de golosinas.
Hubiesen tardado un poco más en elegir quienes los repartieran, pero luego de que Ryan tomase un envoltorio, lo abriese e inflase su contenido, para molestia de Helena, fue decidido entre risas que bajo ninguna circunstancia el podía estar a cargo de la repartición y ya que Mosetti era la única capaz de darle un "NO" rotundo se quedaría con él para vigilarlo.
Y así marcharon Colerie junto a Andrew a la plaza mientras Helene y Ryan quedaban a cargo del sitio.
Todo esto mientras Helena ya tenía el motivo número uno por el cual nunca enamorarse de Ryan Wyatt: Era un cerdo con algún tipo de fetiche por el lubricante.

Hace alrededor de 4 años

0

19
#5

¿Qué podía ser peor para Ryan que inflar un condón debido a un reto? Haber sido descubierto por su mejor amigo y su vecina. Última vez que realizaba un reto con Colerie.
Mientras Andrew y su retadora se destornillaban de la risa, Helena sólo podía ver sus labios llenos de lubricante industrial con una mueca de asco.
Sí, no era su mejor día.
Su día no mejoró cuando el par de risas se marcharon a la plaza con el fin de repartir los condones.
Tampoco mejoró cuando una chica de rostro puntiagudo y nariz aguileña se acercó. La cual al ver que sería Mosetti quien la atendería por ser la más cercana al estandarte, puso su mayor cara de desprecio y dijo:
—Oh no, chica quédate en tu sitio o ve a la trastienda, mejor, quiero me atienda el chico guapo.
Helena marchó echando humo por la orejas luego de lanzar el harapo con el que hace tan solo un momento limpiaba la vitrina que los separa de la chica lanzada, como le llamó ella mentalmente.
—¿En qué te puedo ayudar?— dijo de manera atorada mientras evitaba ver deliberadamente su gran escote.
—¿Yo? Quiero uno de esos —señaló con su rosácea manicura a una caja rebosante de envoltorios plateados.
Rápidamente se volteó, dio 8 pasos y tomó uno de la caja. Luego lo pensó detenidamente y tomó 3 más.
—¡Vaya! Muy inteligente, pero ¿sabes? también estoy buscando con quien usarlos—agregó con una sonrisa lasciva.
Apenas oyó esas palabras se atoró, y podría asegurar que algo se cayó en las trastienda.
—Eh, va-vaya. Gracias, creo, pero — miró hacia abajo, lo cual cree que ella confundió y pensó que miraba su gran escote, ya que sonrió.
—No creo que a tu amiguita le importe quedarse a cargo— siguió, de manera enternecedora.
Repentinamente se oyó como caían unas cajas del fondo y ve salir a Helena de la trastienda. La cual, caminó apaciblemente hasta llegar llegar a la vitrina y empujó, mientras miraba con asco, al joven Wyatt.
—Disculpe, hmm—dudó mientras miraba de arriba a abajo a la castaña—señorita, aunque dudo que eso sea, este es un sitio de prevención—mencionó resaltando cada sílaba como si de un niño pequeño se tratase—, es decir, se evita. No es un sitio de propagación, así que toma lo que necesitas y marchate—añadió mientras le tendía una envoltura azul.
—Perra— murmuró la joven que miró con desprecio a Mosetti, tomó el envoltorio y se marchó.
Al ver que su retirada, Ryan trató de explicarse:
—Moset—le interrumpió.
—Lo pinché— ante la mirada atónita del joven, lo repitió: — lo pinché, le hice un agujerito con una jeringa que encontré atrás. Y no, no me arrepiento. Así que si vas a seguirla ten en cuenta eso.
—¿Por qué crees que la seguiría?
—No te vi rechazando la carne de primera— ironizó.
—¿Por qué crees que seguiría a alguien como ella?
—Porque ese es uno de los motivos, eres un idiota sin estándar alguno— gritó. Y así, marchó al pasillo que conectaba la cabina cerrada con el resto del resto del centro.
—¿Qué diablos eres tú, Helena?— susurró—lo pinchó— recordó y empezó a reír.
¡Que los dioses lo salven de la furia de un Mosetti!

Hace alrededor de 4 años

0

18
#6

Motivo #3 contra Ryan Wyatt: No has terminado de cruzar la puerta cuando ya se encuentra en un coqueteo intenso con alguien.
Idiota, idiota y mil veces idiota.
Todo el día había marchado de manera correcta y tenía que llegar aquella castaña con sus vistosas pechugas para arruinarlo. Justo cuando empezaba a agradarle Ryan luego de unas tantas conversaciones triviales.
Siempre que se percataba, él estaba rodeado de chicas así, muy vistosas, muy abiertas.
Estúpido. Ya no sabe en qué momento empezó a darse de cuenta de sus movimientos, pero sí que se arrepiente de haberlo hecho.
¿La solución infantil de la semana?
Ignorar.
Él podía atender la cabina mientras ella hacía el inventario y revisaba las nuevas campañas, y el resto seguía repartiendo las golosinas, como les llama Andrew.
No importan las veces que la llame, ella sencillamente lo ignora olímpicamente, como si ese hubiese sido su motivación en la vida.
Ryan cada vez estaba más molesto, él no había hecho nada, fue la lambiscona que ni conocía.
Le gustaban sus conversaciones triviales y su manera de ver las cosas. Extrañaba eso, la extrañaba a ella.

Hace alrededor de 4 años

0

16
#7

Motivo #4 contra Ryan Wyatt: es pésimo en tratar de solucionar las cosas.
Durante toda la semana lo ha intentado, y se le da fatal. Ella lo sabe, él lo sabe, Andrew lo sabe, Colerie igual y hasta los señores de la esquina también.
Ya nadie los soporta, ni siquiera los chicos que acuden diariamente al centro por condones gratis.
¿La solución infantil del día? Encerrarlos.
¿Quienes lo harán? Todos. Hasta los señores Thompson de la esquina.
Y así, Helena quedó encerrada en la bodega por hacer el inventario y Ryan quedó en igualdad de condiciones por ir en busca de una caja para abastecer la cabina.
Sólo le tomaron 5 minutos de silencio a Ryan para armarse de valor.
—¿Por qué no me hablas?
Ella le miró como si de un insecto se tratase y dijo:
—Eres un idiota.
—¿Por no decirle a una chica que preferiría mantener relaciones con Mr. Shuffle antes que con ellas?
—¡Tu mataste a Shuffle! No lo metas en esto.
—¿Perdón por preferir a un oso de peluche más sano que la tú-sabes-qué de esa chica?
—¡Ni siquiera sabes su nombre!
—¡Por supuesto que no! Eran un par de pechugas andantes que se me ofrecieron—gritó— y no planeaba aceptar—agregó al percatarse que ella iba rechistar.
Ella solo le contempló a los ojos durante un instante y añadió:
—Bien. Te creo.
—¿Sólo eso bastaba para que me perdonases por no haberla rechazado directamente?— preguntó incrédulo.
—No, pero te conozco mejor de lo que crees, y sé que cuando mientes crispas el lado derecho de tu boca.
—¿Qué?
—Soy buena observando ¿okay?
La miró durante un par de de segundos y agregó:
—Eres rara.
—Me los has dicho antes.
—Alto, dejame terminar. Eres una rara de primera— Helena hizo una mueca—, pero me agradas Mosetti, no. Me agradas Helena— y al final sonrieron.

Hace alrededor de 4 años

0

16
#8

— Y dime, ¿ya la besaste?— preguntó Andrew.
—¿Qué?
—Vamos, estuvieron encerrados como una hora en la bodega, salieron sonrientes y ahora se llevan mejor que un secuestrador y una víctima con estocolmo.
—Vuelvo a repetir ¿qué?— ante la mirada cansina de su amigo, añadió— no la besé, sólo hablé con Helena y aclaramos el asunto.
—¿Helena? Amigo, estás jodido— canturreó.
Y de esa manera se siembra la duda en un Wyatt.
Sólo bastó con que en el último día del grupo #7 en el centro de salud un chico de unos 18 años se le acercase a Helena para desatar sus dudas ¿Qué le importaba si el pobre diablo hablaba con Helena? ¿Qué le importaba si bailaban? ¿Qué importaba si se iban tras la arboleda? Alto. Si le importaba, y por eso motivo los siguió.
Ella ha estado bebiendo el "cóctel de solo frutas" que prepara Colerie, y alcohol precisamente no le faltaba.
Al encontrarlos junto al naranjo, observó cómo el chico intentaba sin eficacia el besarla, a lo que nuestra damisela en apuros respondió con una poco placentera patada en la entrepierna.
Toma esa. Por bruto.
El pelmazo huyó por lo cual el no-príncipe de esta historia quedó sin damisela que rescatar. Plan B: acercamiento.
—¿Qué rayos pensabas al beber tanto y luego venir hasta acá?— gritó.
Mala idea.
—¡No es de tu maldita incumbencia! Yo no te importo.
La adrenalina es tanta que se acerc a ella velozmente y la toma del brazo.
—¿Qué te hace creer que no me importas? Estoy acá por ti. Sigo en esta rara situación por ti. Claro que me importas, Helena.
—Eres un gran idiotas ¿sabes? ¡Alejate!
—Hoy no, Helena.
Y así, público, es como Ryan se inclina para besarla, lo cual por poco ella casi esquiva, pero ¿qué más da? ella también estaba ahí por él.
—Siempre te he buscado en todas partes. Siempre busco a alguien. Alguien como tú, pero eres única. Incluso acepté el ridiculo reto de Colerie para negarlo, y mírame aquí.
—Sigo pensando que eres un idiota. Y ahora que recuerdo, besaste un condón—añadió entre risas.
—Solo lo inflé.
Solo podían sonreír, y como no, caerse en un pequeño charco y empezar a pelear con barro.
Por supuesto que Colerie se esperaba ese resultado, de otra manera no estaría escondida tras otro árbol junto a Andrew observando la escena. Esas fotos sí que valdría oro.
Razón #5 para no estar con Ryan Wyatt:
Es de Helena Mosetti.
Siempre lo fue.

Hace alrededor de 4 años

1

15