Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46 (4652 ptos) | Fichaje editorial
#1
    Partes:
  • #2

—Hace frío, ¿podrías encender un fuego?
—No.
—¡Por favor! Estás parado delante de la estufa, tienes leña al lado, no es tan difícil.
—No hay madera fina, ni piñas para encender. Así las astillas gruesas no encenderán nunca.
—Ve a buscar, por favor.
—¿Afuera?
—Claro.
—No, hace mucho más frío afuera. ¡Mira toda esa nieve! ¿Acaso irías tú?
—Muy gracioso —dije, haciendo una mueca y bajando la mirada a mis ataduras.
—¡Oh! Es cierto que no puedes moverte de la silla. ¡Qué pena! Has sido una mala persona.
—¡Por favor! No puedes tenerme aquí para siempre, piensa en tu abuela.
—¡Deja a tu madre fuera de esto!
Tomó el hacha que colgaba sobre la chimenea y se aproximó a mí con furia. Sus ojos destellaban con los rayos del sol que entraban rectos por la ventana del fondo. La sombra que proyectaba en la pared abarcaba toda la estufa, coincidiendo su cabeza con los cuernos del acle disecado. La imagen era terrible.

Hace más de 1 año Compartir:

1

9
OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace más de 1 año

¡Dios mio! fantástica escena. Y bonita y elegante forma de presentar a un hijo y a su padre o madre.


#2

—¡Por favor, no me lastimes!
—No te preocupes. No tengo intensión de hacerte sufrir. Esto lo hago por tu bien. Algún día, estoy seguro que lo entenderás, mi amor.
»¿Te suena familiar? Verás, he pensado mucho durante estos años de aislamiento. He tenido tiempo de planificar cada detalle: los calvos cubiertos por la nieve en el camino, tu dificultad para agacharte sumada a la negación de cambiar una rueda, la luz en la ventana para denotar vida en la única cabaña en kilómetros a la redonda, la falta de señal en los teléfonos.
»Me has enseñado bien, mejor de lo que crees. Todos esos años de sufrimiento, de entrenamiento, de trabajo de campo en lugares inhóspitos, justo como éste, camino de la casa de tus padres.
—¡Son tus abuelos! —dije con tono autoritario—, ten más respeto. Sólo logré enfadarlo aún más. Empuñó el hacha con fuerza, su antebrazo lo denotaba, giró dándome la espalda y agachó la cabeza mientras asía el otro extremo con su mano derecha. Comenzó a hablar suave y pausado, entre dientes.
—Te dije que no metieras a tus padres en esto. Ellos no fueron ni una tercera parte de lo que tú fuiste, monstruo. Sí, eso eres. No mereces seguir viviendo, no tienes derecho a arruinarle la vida a nadie más. Esto termina aquí, ahora.
—¡No, espera! Tu hermana está a salvo, está con tu padre en el apartamento, él la está entrenando.
»Tal vez no debí mencionar a Roberto; tal vez no debí presionarlo; tal vez fue mala idea tratar de intimidarlo… ¿Qué hice mal? ¿Por qué reaccionaba de esa manera, esto era lo mejor que le podía pasar a una persona? ¿Quién despreciaría convertirse en el mejor en su trabajo? Tal vez sí lo fuera; tal vez el entrenamiento sí funcionó; tal vez esta fuera…
»En ese momento vi el reflejo del sol en el filo de su hacha.

Hace más de 1 año

2

6
OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace más de 1 año

Está claramente incompleto. Si lo continúas (cosa que te animo a hacer), etiquétame escribiendo mi nombre con una arroba adelante, en un comentario en la historia. así: @Miguel_Ruiz pero con mi nombre. Gracias Miguel y sigue escribiendo, se te da bien.

Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

Muchas gracias por tus palabras @OmDuArt. E un principio este ejercicio culminaba allí. Fue parte de los ejercicios de Sttorychat. Aunque concuerdo que la historia podría dar casi para una novela policíaca y de espías. Tal vez algún día me inspire y continúe esta y otras que tienen potencial.
Gracias de nuevo.