Maricelys
Rango6 Nivel 27 (1022 ptos) | Novelista en prácticas

En el mundo de la publicidad y en K.B & Asociados, Jacob Black es conocido como "La Bestia". Sus compañeros de trabajo le temen y odian por igual; sobre todo su nueva asistente: Renesmee, a quien atormenta diariamente. Lo que ella no sabe es que el maltrato de su jefe es solo una fachada, y que de una manera inesperada para ambos está ligado a su pasado.

Hace 3 meses Compartir:

2

17
#2

Prefacio:
-Es una niña - murmuró el doctor con una sonrisa bajo el cubre bocas y con mucho cuidado le entregó la pequeña bebé a una de las enfermeras que lo
asistían en el parto.
-Una niña? - preguntó la adolescente llorosa
y sudorosa. Levantó la cabeza tratando de mirar a su bebe con la mirada perdida-. Quiero verla - débilmente levantó los brazos. El doctor
miró a su colega detrás de la chica y el asintió. El doctor asintió a su vez a la enfermera que estaba limpiando a la pequeña criatura recién
nacida.
-Lo siento mucho, Isabella... pero... la bebé no... respira. Están tratando de... Nació sin vida.
-Que?No! Yo... Edward... Donde esta Edward? Quiero ver a Edward... Edward,
salva a Renesmee... -balbuceó la joven madre, mientras una de las
enfermeras colocaba un sedante en su intravenosa.
-Estas seguro de esto, Carlisle? - cuestionó el doctor que había traído al mundo a la pequeña que comenzó a llorar.
-No voy a dejar que la vida de mi hijo y la de Isabella se arruine por un estúpido error, como lo es esa niña. Si alguno de ustedes habla, pueden irse olvidando de volver a trabajar en cualquier otro hospital de este
país, lo que les pagué no fueron cinco centavos - masculló el jefe del hospital quitándose de manera despectiva el gorro que cubría su cabello
rubio y el cubre bocas.El pediatra y el ginecólogo, así como las enfermeras se miraron nerviosos y culpables. Habían aceptado un buen
cheque y una garantía de que si algún día había recorte de personal, todos ellos estarían a salvo.El doctor Carlisle Cullen se acercó en silencio a su nieta, la sostuvo en sus brazos unos segundos.
-Esto no es personal Renesmee, pero quiero demasiado a mi hijo como para que le arruines la vida - la criaturita continuó durmiendo en su manta
calientita sin saber que su propia sangre la había arrebatado de los brazos de su madre.El doctor le entregó la niña a una enfermera y ella le sonrió débilmente tras el cubrebocas. Le tenia miedo a su jefe. Si era capaz de arruinarle la vida a su hijo y su novia, seria capaz de arruinarle la vida también a ella, una enfermera de quirofano que tenia
tres semanas trabajando en el hospital.Renesmee fue llevada al los cuneros bajo el apellido de Dwyer y fue cuidada como a cualquier otra bebe del lugar; mientras, su abuelo Carlisle y su abuelo Charlie,
llenaban los formularios para darla en adopción.
-Me siento mal haciéndole esto a mi hija, Carlisle - masculló Charlie Swan, el padre de Isabella.
-Que prefieres, Charlie: que Edward e Isabella terminen la preparatoria, vayan a una universidad y tengan un buen trabajo, una buena vida... o
les damos a la niña, dejan la preparatoria, Edward consigue un trabajo
mediocre y mal pagado, llega a casa todas las noches donde la niña llora
y llora sin parar. El y tu hija discuten, incluso llegan a los golpes, Edward se va y abandona a tu hija y a Renesmee...
-Ya basta, de acuerdo! Pero que va a pasar con la niña?
-Con un poco de suerte la adoptara una buena familia que cuidara de ella.
-Y si no? - Charlie preguntó con un nudo en la garganta.
-Me da igual, ese ya no es nuestro problema - el doctor se encogió de hombros y firmó los papeles dado por terminado el asunto.La pesadilla que habían vivido durante los últimos meses estaba por
terminar; su hijo iba a llevar la vida que tan meticulosamente le había planeado lejos de esa chiquilla llamada Isabella Swan. Afortunadamente
el padre de la chica tampoco había estado contento con la relación de su estudiosa hija con el playboy de Edward Cullen y se había puesto en contacto con el doctor para solucionar juntos el problema en el que se habían metido sus retoños. Como no podían obligar a la adolescente que se hiciera un aborto, decidieron esperar hasta que naciera el bebe y por
fin deshacerse de el por medios menos riesgosos y legales.
-La madre de Isabella se llamaba Renee, verdad? - murmuró Carlisle dándole un ultimo vistazo a los documentos,
-Si, Renee Dwyer.
-Bien, según estos documentos fue ella quien la dio en adopción.Charlie suspiró y se preguntó que es lo que su difunta esposa pensaría sobre lo que le estaba haciendo a su hija. Ella se hubiera opuesto rotundamente, habría apoyado a Isabella y hubiera cuidado a la bebé mientras la chica terminaba la preparatoria.
-Y si los chicos algún día se les ocurre... investigar? - murmuró Charlie con preocupación girando una y
otra vez su anillo de matrimonio, que no se había quitado a pesar de que Renee había muerto tres años atrás.
-Nos atendremos a la historia, siempre. Renesmee nació muerta. La bebé nació muerta, los doctores hicieron resucitación, pero la bebé nació muerta. No tenia pulso, no respiraba. Nació muerta y no se pudo hacer nada. Yo estuve ahí, la bebé nació muerta.Charlie se estremeció al ver lo
convincente que era Carlisle -su rostro se había transformado de arrogante a casi agonizante por el falso dolor de saber que la bebé había nacido sin vida-, y por el dolor que le causaría a su hija el
escuchar esas palabras. Pero era mejor un poco de dolor durante un tiempo, a una vida miserable y una niña de por medio.
-Ellos investigaran y se encontraran con una acta de defunción con el nombre de Carlie Cullen
-Swan -susurró el doctor llenando dichos papeles-, solo eso. Ese es el nombre con el que Isabella ha parloteado los últimos días: Renesmee Carlie Cullen-Swan. Usé Renesmee para los de adopción y
Carlie para los de defunción. Ni Edward ni Isabella buscaran a una Renesmee en Servicios Sociales, como ya dije, les diremos que nació
muerta, tal y como lo dice aquí - señaló los documentos.
-Solo espero que estemos haciendo lo correcto.
-Claro que lo estamos haciendo, Charlie. Es lo mejor para los chicos.
-Y a todo esto, donde esta Edward?
-Hice que su amigo Emmett se lo llevara con el a la destilería que tiene su familia. El chico me llama cada hora para decirme que Edward sigue de "catador".
-Y que pasara cuando deje de beber y se de cuenta de que se perdió el parto?Carlisle se encogió de hombros.
-Y tu mujer? Ella que dijo?
-La "distraje " con la remodelación de la casa, ya sabes que ella ama ese tipo de tonterías.
Charlie negó con la cabeza y reprobó aun mas todo aquello, pero dio gracias por que su hija ya no estaría ligada a esa gente. Solo lamento no ver crecer a su nieta.

#3

Capítulo 1
-Señorita Dwyer!-gritó su jefe y la voz resonó por todo el piso veinticinco.Un escalofrío nació en la nuca de Renesmee,el cual le bajó por la columna
para alojarse en su corazón y se le hizo un nudo en el estomago. Una reacción a la cual aun no se había acostumbrado luego de tres meses trabajando con... La Bestia.Con las piernas temblorosas se levantó de la silla frente al escritorio, el cual estaba inundado de
informes y archivos de los cuales tenia que hacer un resumen y presentarlos a su jefe al final del día.Eran las cuatro de la tarde, no había comido en todo el día y solo había podido ir al baño cuando su jefe estaba en una tele conferencia.Antes de tocar y abrir la puerta de cerezo con la placa de Gerente de Ventas miró a su alrededor, las demás secretarias y asistentes del piso la agencia de publicidad K.B & Asociados, la miraron con compasión. Tal vez seria
la ultima vez que la vieran con vida.
Si, señor Black? - murmuró asomando la cabeza y una cascada de rizos de una tonalidad cobriza,resbaló por su hombro izquierdo.Evitó mirarlo directamente a los ojos. Fijó la mirada en la ventana de piso a techo que estaba tras Jacob Black, su jefe, la cual le daba una buena vista de Manhattan.
-Donde esta el informe que le pedí de la campaña de Brandon Couture de la década pasada? - preguntó con voz autoritaria, dominante, grave, ronca y tosca.
-Es..estoy en eso, señor Black - tartamudeó Renesmee, evitando a toda costa mirarlo a la cara.Sabia que si sus ojos color chocolate se cruzaban con aquella gélida mirada que provenía de unos ojos tan negros como la noche, se echaría a llorar.
-Esta en eso?! Los pedí para hoy, señorita Dwyer. No para mañana.
-Pero, la jornada aun no termina y yo...
-Necesito esos informes para hace una hora! - Jacob Black, vestido con un caro y elegante traje Armani color azul marino, viéndose civilizado, hizo un
acto poco civilizado: le dio un puñetazo a su escritorio de cedro, haciendo que la madera se astillara un poco.
-Señor, si señor - murmuró asustada cerrando la puerta y corrió de nuevo a su escritorio y comenzó a teclear frenéticamente sobre los diseños de Alice Brandon y sus campanas de publicidad.Renesmee en realidad no tenia ni idea de por que su jefe le pidió dicho trabajo, quienes le deberían de hacer
el resumen de tan importante cuenta era el equipo encargado. Ellos sabían que buscar y que incluir en el resumen, por lo que Bree Tanner la jefa del equipo Brandon se acercó a Renesmee.
-Has comido ya? - escuchó la suave voz de la chica de cabello corto y negro.Renesmee levantó la mirada y negó con la cabeza.
-Si te comes esta ensalada te doy este resumen - Bree sonrió, ofreciéndole un contenedor de plástico trasparente con la etiqueta de la cafetería
del edificio con una mano. En la otra cargaba una gruesa carpeta blanca.
-No puedo aceptarlo, si el señor Black me ve comiendo... -Renesmee negó con la cabeza y comiéndose con los ojos la ensalada de lechuga, manzana, nueces y queso.
-Come - Bree, elegantemente vestida con ropa de la marca Brandon, le extendió de nuevo el pequeño contenedor cuadrado.
-Dame primero el resumen y después como - Renesmee alargó el brazo hacia la carpeta blanca, con una débil sonrisa.Bree puso los ojos en blanco y le dejo ambas cosas en el escritorio.
-Mas te vale que no te encuentre casi desmayada en el baño como la semana pasada, y la anterior a esa... y la anterior a esa, todo por no haber
comido, niña.
-No es que no quiera comer... no me dejan -replicó
hojeando el resumen de Brandon Couture y se dio cuenta de que el de ella estaba muy, pero muy inferior al que le llevaron
-. No puedo comer si el no me dice que vaya a comer. No me puedo levantar, no me puedo ir a
casa hasta que el no se haya ido, tampoco.
-Renesmee deberías renunciar. Tienes que renunciar. Black te trata como la mierda. Y no
solo a ti, sino a todas su asistentes anteriores. Desde que estoy aquí, tu eres la que ha durado mas con el. Todas se van en cuanto reciben su
primer cheque...
-Yo no puedo renunciar, tengo deudas estudiantiles. Necesito el trabajo Bree. Si renuncio no tendré para
pagar la renta, si no pago la renta me quedo sin casa. No tengo a ningún lugar a donde ir, no tengo familia - la chica se encogió de hombros y trató de deshacer el nudo de su garganta, al recordar de pronto que era
diez de septiembre.Era su cumpleaños. Veintidós años atrás había nacido en algún hospital de Nueva York y a las horas de nacida fue entregada al Departamento de Servicios Sociales, con un nombre extraño que estaba segura que lo hicieron como broma.
-Busca otro trabajo y luego renuncias - sugirió la chica de cabello negro, sacándola de sus tristes pensamientos.
-Como?Todo el día estoy aquí. No tengo idea de como conseguí este trabajo. En Recursos Humanos dijeron que de todos los currículos que el señor Black
leyó, eligió el mio.
-Ha de haber visto tu inocente carita y dijo: aquí esta otra... no te ofendas... otra idiota a la cual le puedo joder la vida.Renesmee sonrió sin alegría, cerrando la carpeta blanca.
-Ademas,si duro al menos seis meses trabajando con Jacob Black, se vera increíble en mi currículo. Todos en esto de la publicidad saben como es el, consigue las cuentas por que las consigue y tiene estas magnificas ideas y... -suspiró encogiéndose de hombros-. Tendré un mejor trabajo si
saben que trabajé para el y duré tanto tiempo. Seis meses con el, sera como seis años de experiencia en mi expediente.
-Tienes razón - Bree sonrió y en verdad deseó que Renesmee durara tanto tiempo con La Bestia, pero al mismo tiempo quiso sacar a la chica de ese lugar en un segundo.No soportaba ver como La Bestia la maltrataba.
-Le daré esto al señor Black -Renesmee se levantó de su asiento-. Muchas gracias. No sabes lo que esto significa para mi, Bree.
-No es nada, somos amigas - la chica movió su mano, restandole importancia.
"Amigas"- Renesmee repitió la palabra en su fuero interno y le gustó como sonó.Nunca antes había tenido una amiga. Nunca. Siempre había sido la rara
vestida con harapos que entraba y salia de diferentes escuelas al menos cada seis meses.
-De todas maneras, gracias - sonrió ampliamente
abrazando la carpeta blanca y se sintió sumamente extraña. Los músculos de sus mejillas no estaban acostumbrados a estirarse tanto.
-Suerte - Bree se alejó, cuando la vio tocar la puerta de Jacob Black con sus nudillos.
-Señor Black, aquí esta el resumen de Brandon Couture - le dejó la carpeta sobre el escritorio con una sonrisita que apenas le curvaba la comisura
de sus labios rojos y carnosos.
-Y que quiere que haga con eso? -
preguntó Jacob sin despegar los ojos de la computadora, mientras tecleaba un correo electrónico al Gerente de Marketing.
-Ah... yo... Us-usted me pidió un... un resumen de las ca-campañas de la ul-ultima...
-Es tartamuda, señorita Dwyer?
-No - la chica se sonrojó.
-Ah,mire que bien -replicó con sarcasmo-. Una pregunta mas... Que rayos esta haciendo aquí en mi oficina, cuando le debió de haber llevado ese
resumen a Bree Tanner, la encargada de la cuenta Brandon? Ella lo necesita con urgencia.Renesmee entrecerró los ojos y respiro profundo."Bree?!
Maldito imbécil, Bree, no necesita esto! Lo que voy a hacer es meterle
este resumen en donde nunca le ha dado la luz del sol! Maldito infeliz,
mal nacido. Váyase al infierno!"
-Lo llevare enseguida señor - murmuró con voz suave y dio media vuelta.Estaba furiosa, nunca había estado mas furiosa en su vida.Estuvo
sumamente tentada a cerrar la puerta de su jefe con un sonoro portazo y gritarle que se fuera a la mierda. En su lugar cerró muy cuidadosamente y dio largas y fuertes zancadas en sus zapatos Moschino de segunda mano, hasta la oficina de Bree al otro lado del piso veinticinco. Tocó a la puerta y entró cuando Bree le dio el pase.
-Señorita Tanner, el señor Black me pidió de manera muy amable, que le trajera el resumen
de la publicidad de Brandon Couture. Se que usted lo necesita con urgencia - Renesmee dejó caer la carpeta blanca en el escritorio,
ocasionando un secoplop y Bree la vio con los ojos muy abiertos.
-Que?!
-Lo que oíste. La Bestia de Black me dijo que tu lo necesitas - soltó la chica sin poderse contener. Jamas en esos tres meses había llamado a su jefe con el apodo que le tenían en la empresa.Siempre se había dirigido o hablado de el con respeto, pero esa tarde estaba que echaba chispas.
-Ese maldito mal nacido! Yo para que diablos lo quiero?! En serio, Renesmee, renuncia! Te esta jodiendo a propósito.
-Lo bueno es que es viernes, los viernes se va temprano - la chica sonrió de lado y se marchó de la oficina de su amiga. Si no estaba en su escritorio La Bestia se podía enojar.Después de Renesmee terminó de comerse la ensalada que Bree le llevo, comenzó a hacer planes para esa noche. Nunca celebraba su cumpleaños, no tenia con quien celebrarlo. Así que estaba pensando entrar a ese local de repostería fina que estaba a una calle de la estación del metro, se compraría una rebanada
de pastel de chocolate y se la llevaría a casa. Se comería su pequeño pedazo de pastel antes de dormirse. El sábado tenia que ir a la
lavandería y el domingo al super. Seria un buen fin de semana. Tenia ganas de darse un baño en una gran tina, pero su ratonera apenas si tenia ducha, mucho menos una tina de baño. Tal vez si sacaba un pequeño pellizquito de sus ahorros podía comprarse una botella de vino tinto barato y beberla hasta quedarse dormida... Si eso haría esa noche: se
compraría su rebanada de pastel de chocolate y una botella de vino de la licorería que estaba en la esquina de su edificio.

Continurá.......

#4

Capítulo 1(Continuación)
Si, seria un buen fin de semana.
-Señorita Dwyer! - aquel familiar estremecimiento de nuevo la tomó desprevenida.Como era su costumbre, saltó de su asiento y corrió a la puerta del señor Black.
-Si, señor Black? - asomó la cabeza.
-Me quedare hasta tarde redactando el nuevo contrato de la destilería McCarty - ese me quedare sonaba a "se tendrá que quedar usted también."
-Se quedara? Pero... ayer redacté ese nuevo contrato... Yo...
-Obviamente no lo hizo bien -replicó Jacob con burla-. Es un asco, ese contrato. No lo hizo bien - repitió.Claro que lo hice bien! Transcribí todo lo que me dicto durante dos horas! Mi mano se acalambró y tuve que continuar con el dolor! - le gritó con
todas sus fuerzas... en su fuero interno.La Bestia se dignó a mirarla.
-Tráigame café.Renesmee asintió, convirtiendo sus manos pequeñas y blancas en puños furibundos.Bree
tenia razón, debía renunciar. El que en toda su niñez la hubieran tratado como si fuera un ser humano de segunda, el que sus padres no la hubieran querido y abandonado, no significaba que ella no se quisiera.
Tenia que darse a respetar, tenia que cuidarse. En ese empleo su salud corría peligro, no comía, hacia corajes, se develaba, se levantaba temprano. Tal y como Bree lo había dicho mas temprano: había estado a punto de desmayarse en varias ocasiones por falta de sueño y comida. Cada vez se le veía mas pálida y había adelgazado un par de tallas desde
que trabajaba para Jacob Black.Se sentía como Anne Hathaway en The Devil Wears Prada y La Bestia era Meryl Streep. Incluso Black llegaba, le aventaba su maletín y su saco en el escritorio como Miranda
Priestly a Andrea Sachs!.Para las seis de la tarde, la
oficina ya estaba vacía. Era viernes y todos sin excepción salían puntualmente a las cinco y se iban a la hora feliz. Renesmee siempre era invitada y solo dos escasas ocasiones había ido, solo por que su jefe
no había estado en la ciudad.Triste, miró a su alrededor y continuó revisando el correó de su jefe, esperando a que a el se le diera la gana y la llamara para redactar el nuevo contrato de la destilería McCarty.Sigilosamente se alejó de su escritorio y fue
al baño. Al salir del cubículo se lavó las manos mirándose detenidamente en el espejo y vio que no aparentaba veintidós años. Se veía... rara. Se veía mucho mayor y al mismo tiempo se veía muy joven. Su piel blanca era suave, sin imperfecciones, sin arrugas ni cicatrices; pero bajo sus ojos yacían unas ojeras color malva que su insignificante y barato
maquillaje de farmacia no cubrían. Las ojeras la hacían lucir vieja.
-Feliz cumpleaños, Renesmee - se dijo a si misma, tal y como se lo decía desde que cumplió cinco años.Las
lagrimas salieron de sus ojos y no pudo evitar que de sus labios saliera un sollozo, que hizo eco en las paredes de frío azulejo blanco.Inútilmente trató de contener sus lagrimas, pero ese en definitiva era el peor cumpleaños de su corta y triste vida y todo por culpa de La Bestia. Sofocó los sollozos con sus pequeñas manos blancas, preguntándose como
otras miles de veces por que sus padres no la quisieron.
-Señorita Dwayer! - escuchó la voz de La Bestia.Estaba buscándola. Había abandonado su lugar de trabajo sin su consentimiento.Tomó
un puñado de papel higiénico y secó las lagrimas de su rostro. Corriendo hacia su escritorio trató de alizar su cabello, al pasar por su mesa tomó la tableta electrónica de la compañia y entró sin anunciarse a la oficina de su jefe.
-Lo siento, señor Black - se apresuró a pararse detrás de una de las sillas frente al escritorio de
su jefe y se preparó para recibir instrucciones absurdas, como cada vez que se ha quedado hasta tarde.
-Donde estaba, señorita Dwyer?
-Jacob preguntó con su masculina y enfadada voz sin despegar los ojos del contrato McCarty, que según el era un asco.
-En-en el baño - contestó ella, con voz ronca por el nuevo y creciente nudo en la garganta.Jacob
alejó sus ojos de la computadora y miró su caro y elegante Omega y vio que eran las siete menos cuarto. Alzó la vista hacia el rostro de su
asistente y notó sus ojos hinchados y enrojecidos.Cuando Renesmee
se dio cuenta de que Jacob la miraba, supo que vería que había estado llorando. No sabia que reacción tendría su jefe, tal vez se burlaría de ella, le diría débil, inútil... Se imaginó cualquier escenario
humillante que su cabeza pudo pensar. Pero lo que nunca imaginó fue la verdadera reacción de La Bestia.
-Has llorado. Estas bien? -con el rostro alarmado, Jacob se levantó de inmediato, rodeó el escritorio
hasta quedar frente a ella y tomó su rostro entre sus enormes y cálidas manos
-. Por que lloraste? Yo te hice llorar, verdad? Mierda!-Renesmee lo vio con los ojos redondos como platos e intentó alejarse de el."Quien es ese y que ha hecho con La Bestia?!" - se preguntó aterrada y de nuevo trató de alejarse de el, sin conseguirlo.
-No era mi intención, solo quiero... No llores, por favor -murmuró su jefe con voz suave quitandole la tablet de las manos y la coloco en el
escritorio
-. Gritame, insúltame, incluso golpeame, pero no llores.
-No lloré... po-por usted - mintió.
-Entonces?- Jacob trató de buscar en sus ojos de chocolate el por que había llorado su asistente, pero solo encontró miedo
-. Me tienes miedo, Renesmee?-La chica se estremeció al escucharlo decir su nombre con una extraña cadencia, que jamas había escuchado antes.
-No me temas -soltó el delicado rostro de la chica para tomar sus manos y besarlas-. Yo no te haré daño, lo prometo.
Se acercó aun mas a ella y besó su frente. Ella trató de alejarse, pero el cuerpo no le respondió. No estaba acostumbrada a las muestras de cariño por que no tenia a nadie y el cielo sabia que jamas imaginó que las recibiría de La Bestia.
-No me tengas miedo. No te haré daño - susurró Jacob Black, besando las húmedas mejillas de Renesmee.El corazón de Renesmee dio un brinco y en su cabeza sonaron alarmas.La chica dio un paso hacia atrás, temerosa de las acciones de su jefe. El
estaba demasiado cerca, podía sentir el calor que irradiaba de su gran cuerpo masculino, podía olerlo y no le gustó aquel extraño instinto de acercarse mas a el. Era contacto directo con otro humano, tenia años sin estar así de cerca de otro ser humano. Podía alargar su mano y tocarlo,realmente tocarlo. Quería hacerlo, iba a hacerlo.
"No! Es La Bestia! Que estas loca?!" - se dijo retrocediendo otro paso alejándose de aquel atractivo calor que emanaba del cuerpo de Jacob Black.
-Por favor, déjeme ir - susurró soltando las manos de La Bestia.
-No te vayas - Jacob posó sus labios en los de Renesmee cerrando los ojos.En cambió ella no los cerró, se quedó mirándolo aterrada, tratando de
alejarse de el, pero el la envolvió con sus fuertes brazos apretándola estrechamente a su pecho.Renesmee continuó luchando por alejarse
de el hasta que poco a poco fue cediendo y abrió sus labios para profundizar el beso. El ser tocada, abrazada y besada por otro ser humano, era adictivo y demasiado bueno como para dejarlo ir.Jacob
reclamó su boca explorando con su lengua hasta el ultimo rincón, saboreandola, disfrutando el tenerla por fin entre sus brazos. Sonrió para sus adentros cuando ella le respondió el beso dejándose llevar al
rodear su cuello con los brazos atrayendolo aun mas hacia ella, entregándose a el sin dudarlo. Pensó que le resultaría mas difícil comenzar a cortejar a su pequeña asistente, después de como la había
tratado o mas bien maltratado durante tres meses.La había contratado solamente por que le había parecido atractiva, no tenia experiencia
dentro de la publicidad pero había obtenido media beca en la NYU y se graduó con un excelente promedio, eso hablaba bien de ella. Pensaba que
Renesmee renunciaría a las dos semanas, la recomendaría en alguna otra compañía y se olvidaría de ella. Pero la chica no renunció y al pasar de
los días aquella atracción que sentía por ella se fue convirtiendo en algo mas fuerte, la quería para el; sin embargo comenzó a tratarla como
si fuera escoria. Incluso la trataba peor que a sus anteriores asistentes, solo para no lanzarse sobre ella como lo estaba haciendo en ese instante.
-Aun te quieres ir? - preguntó La Bestia con la voz
agitada, abandonando los labios de Renesmee solo para trasladarse a su
garganta.
-Si - musitó la chica inclinando la cabeza hacia atrás para darle un mejor acceso a su cuello.En
el instante en que respondió, Jacob la soltó y fue como si la hubieran despertado abruptamente de un increíble sueño. Renesmee trastabilló hacia atrás casi perdiendo el equilibrio, La Bestia la había tenido
sobre las puntas de sus pies.
-Lo siento, señorita Dwyer... Yo... -Jacob se aclaró la garganta-. Puede irse.
La Bestia se alejó de ella después de señalar la puerta cerrada de su oficina y se sentó de nuevo tras su escritorio.Con las mejillas rojas por el calor del momento y la vergüenza de haber besado a su jefe, asintió y caminó lentamente hasta la puerta.
-Feliz cumpleaños, Renesmee - murmuró Jacob antes de que su asistente cerrara la puerta.Inesperadas lagrimas inundaron de nuevo los ojos de la chica; era la primera vez que escuchaba esas palabras provenientes de otra persona que no fuera ella

Maricelys
Rango6 Nivel 27
hace 3 meses

Que les pareció el primer capítulo? Siganme y veran cada semana actualizaciones de esta historia. Besos xxoxoxox


#5

Capítulo 2
Renesmee abrió las cinco cerraduras de su pequeño departamento. Como cada noche había tomado tres trenes para llegar a Queens, caminó por las sucias
calles en sus Converse viejos de botín, entró a su feo edificio y subió las escaleras hasta el tercer piso. Su departamento era pequeño, ella lo llamaba la ratonera. Justo al entrar estaba una pequeña sala y al final de la estancia estaba la cocina; al lado izquierdo de la puerta se encontraba la habitación y dentro de ella estaba el baño. Eso era todo.Caminó hacia su dormitorio, lanzó su bolso al piso y se dejó caer en la cama. Los labios aun le ardían, no estaba acostumbrados a besar ni a recibir besos apasionados de un atractivo hombre moreno de casi dos metros."Atractivo?" - Se preguntó Renesmee.-"Oh
si, La Bestia era atractiva como el infierno", cosa que no había notado hasta esa noche entre sus brazos. La actitud de Jacob Black no la dejaban ver lo atractivo que era. Tenia unos penetrantes ojos negros, altos pómulos, nariz recta, un mentón fuerte, labios gruesos y cálidos, hombros anchos, pecho hinchado y duro, piernas largas... Parecía un dios andante y ella jamas lo había notado hasta esa noche.Renesmee
dio un brinco cuando azotaron la puerta tres veces. Atontada y mal humorada, se levantó de la cama y maldijo el no tener una mirilla. No tenia ni idea de quien estuviera tocando a su puerta. Tal vez era su
vecina de al lado que la vio llegar y le llevaba la correspondencia como la semana pasada. Puso la gruesa cadena plateada y abrió las cinco cerraduras.Abrió la puerta solo unos centímetros y casi le dio un infarto al ver a La Bestia frente a ella.
-Puedo pasar? - preguntó con una sonrisa que Renesmee jamas había visto.Nunca en los tres meses lo había visto sonreír. Tenia una bella y amplia
sonrisa que le hacia lucir sus blancos y perfectos dientes."Como es que nunca lo vi?" - se preguntó la chica y le cerró la puerta en la cara.Con dedos temblorosos quitó la cadena mirando alrededor, su ratonera estaba bien para ella, pero no como para tener invitados inesperados de sonrisas encantadoras.Al abrir la puerta Jacob entró como si fuera su casa y le dio un beso en la mejilla.
-Supuse que no comiste... por eso te traje un filete de mi restaurante favorito, pastel de chocolate de La Suiza y vino tinto - murmuró La Bestia dejando un montón de bolsas sobre la barra de la diminuta cocina.La chica miró a La Bestia desenvolverse en su cocina como si conociera el lugar; lo vio buscar platos, tenedores, cuchillos... Cuando por fin
reacciono, cerró la puerta y los cinco cerrojos.
-Lávate las manos, mientras yo sirvo la cena - le ordenó como si le estuviera pidiendo algo en la oficina.Acostumbrada a obedecer a ese tono de voz, Renesmee corrió a su baño a lavarse las manos, se miró en el espejo y peinó sus rizos en una alta cola de caballo. Aun traía puesto el pantalón negro de vestir, blusa lila de botones y suéter negro de cuello en V, todo comprado en tiendas de descuento y de segunda mano.Cuando llegó a la sala, Jacob ya
tenia todo en su mesita de centro. Tenia un gran bistec en un plato blanco, acompañado con verduras en juliana y papas a la francesa y vino tinto servido en copas de cristal que Jacob había llevado, Renesmee no tenia copas.
-Ven, siéntate -la chica obedeció en un instante. Se
sentó junto a el y en silencio observó a La Bestia cortar la carne por ella
-. Abre -murmuró con una sonrisa sosteniendo el tenedor frente a su boca.
-Por que haces esto? - preguntó Renesmee alejándose del apetitoso bocado.
-Por que quiero hacerlo. Ahora, abre.-La chica lo miro con el ceño fruncido pero aceptó que su jefe le diera de comer hasta que el plato estuvo limpio, bebiendo de vez en cuando un pequeño sorbo de aquel fino vino que La Bestia le había llevado.Divertida,Renesmee vio como Jacob contrastaba con su decrepito apartamento. El
llevaba su traje Armani azul marino, camisa de seda azul cielo y corbata de gruesas rayas diagonales con dichos colores; lucia encantador, limpio, sexy, perfecto. En cambio su departamento era de paredes
blancas, bueno en su momento fueron blancas, muebles viejos que con esfuerzos había comprado en un mercado de pulgas; el pequeño librero de
apenas un metro de altura tenia algunos libros de literatura y guías turísticas de lugares que algún día muy, muy lejano -si tenia un poco de
suerte- llegaría a visitar. Sobre dicho mueble estaba la anticuada televisión y no tenia cable, mucho menos internet y computadora. Renesmee era pobre, lo sabia mas que de sobra; siempre lo había sido y
pensaba que siempre lo seria.Una vez que Jacob terminó de comer, se alejó de ella con una sonrisa y llevó los platos sucios a la cocina.De espaldas a Renesmee, La Bestia sacó una caja blanca y pesada de una bolsa negra con el logotipo de La Suiza en dorado. Con una sonrisa abrió la caja y vio el pastel que había comprado; camino alrededor de la
barra y le sonrió ampliamente.
-Hora del pastel de cumpleaños -murmuró encendiendo una velita rosa al centro del pastel de chocolate-.Ven, pide un deseo, Renesmee.
La chica se levantó del sillón sin despegar los ojos del pastel, era el mismo pastel que ella había pensado
en comprar solo una rebanada, la cual ni se acordó camino a casa por solo pensar en los labios de Jacob Black. Cerró los ojos para pedir un deseo, pero no tenia idea de que pedir, nunca había tenido un pastel de cumpleaños, nunca había pedido un deseo al apagar las velas. Abrió los ojos de nuevo y miró al hombre que tenia frente a ella, al otro lado de
la barra de la cocina."Jacob Black, deseo a Jacob Black" - pidió con todas sus fuerzas al soplar la velita

#6

Capítulo 3
-Hola?
-La besé! La besé y ella me besó, pero se fue. La asusté y se fue. La hice llorar, ella lloró por mi culpa! Mi culpa! Va a renunciar, la voy a perder! - Jacob casi se ahogaba en su desolación, apretando el teléfono.
-Wow!Que? Espera. Tranquilo, respira y cuéntame desde el principio, Jake - pidió el pediatra Edward Cullen reclinándose en el sillón de su consultorio, sabia que esa llamada iba para largo.Siempre que su
antiguo compañero de universidad llamaba, era para contarle de su triste e inexistente historia de amor con su nueva secretaria.
-Mi asistente, Edward, ella... -Jacob suspiró y pegó la frente en su escritorio-. Hoy es cumpleaños de Nessie, estuve atento todo el día por si escuchaba alguna felicitación, o que le cantaran Feliz Cumpleaños en la sala de descanso como a los demás en su cumpleaños, pero no. Nadie la
felicito, creo que es mi culpa que no tenga amigos en la oficina.
-Si,eso ya lo sabia - replicó Edward, recordando todas las veces en que
Jacob le había descrito con lujo de detalle lo que le hacia a su pobre nueva asistente, a quien La Bestia había apodado con el nombre de la gatita blanca que tenia de contrabando en el dormitorio la universidad.
-Si,bueno... Al ver que no hacia planes con nadie de festejar su cumpleaños, le dije que me quedaría a redactar de nuevo el contrato de la destilería... Por cierto, gracias de nuevo por ponerme en contacto
con Emmett McCarty cuando buscaba una nueva agencia de publicidad... En fin -Jacob suspiró-, le dije a la chica que teníamos que quedarnos de nuevo, pero solo por que quería pasar su cumpleaños juntos...
Edward soltó una carcajada.
-No te rías! El caso es que pediría comida china o una pizza, mientras estuviéramos aquí y después me ofrecería a llevarla a su casa... Pero
ella... La hice llorar -la voz de Jacob se quebró-. Ella lloró por como la trato, pero es la única forma de alejarme de ella... Pero ya no quiero estar lejos de ella, Edward. La quiero, la quiero para mi. Quiero
cuidarla, quiero... -suspiró avergonzado por el rumbo en que se estaban desviando sus caritativos pensamientos-. Pero no solo quiero cuidarla,
quiero hacerle tantas cosas a ese pequeño y bien formado cuerpo. Quiero esa boquita rechoncha y roja en mi... tu sabes"donde". Quiero morder sus labios, arrancarle la ropa y poseerla sobre el escri...
-De acuerdo, creo que ya entendí! -lo interrumpió Edward-. No quiero oír mas detalles de lo que le quieres hacer a esa pobre niña.
-Ese es otro de los problemas Ed, es una niña. Podría ser su padre. A penas cumplió veintidós, yo tenia dieciséis cuando ella nació - Jacob despegó
la frente de su escritorio.
-Tenias la edad de Isabella cuando Carlie nació... hoy hace veintidós años - susurró Edward con un nudo en la garganta.
-Lo siento, Ed. No lo recordé y yo aquí contándote mis estúpidos problemas amorosos como si fuera un adolescente.
-No te preocupes, me ayuda a distraerme -Edward se aclaró la garganta para deshacer el nudo que había en ella-. Regresando a tu asistente... Sabes
donde vive?
-Si, en Queens. Por que?
-Ve a su casa, llévale de cenar, llévale un pastel, lo que sea. Es hora de que te pongas bien los pantalones y reclames a tu mujer... - gruñó el pediatra levantando el puño derecho.Esto no lo vio La Bestia, pero pudo imaginarlo.Ambos hombres se quedaron en silencio un momento y soltaron a reír hasta las lagrimas.
-Quien eres tu y que has hecho con Edward?
-Quise hablar en tu idioma cavernicola -murmuró con una sonrisa y sus ojos se iluminaron al ver entrar a una guapa castaña que le frunció el ceño al
verlo al teléfono
-. Es Jake.
-A quien le dices mi nombre?
-Hola Jake! - saludó una voz femenina a lo lejos.
-Hey, Bells! Te dejo, ya llego tu mujer, ahora reclamala - fue turno de La Bestia de gruñir.Ambos hombres se rieron de nuevo.
-Te doy un... consejo y... -Edward no pudo terminar la frase, Isabella se hincó frente a el bajando el cierre de sus pantalones- y... todavía te
burlas... - comenzó a respirar agitadamente.
-Le llevare comida y un pastel, pero no pienso... reclamarla como mía. Al menos... no se, me conformo con ser su amigo.
-Ya me tienes a mi Jake -gritó Isabella al otro lado del teléfono desabotonando la camisa de Edward.
-Estoy en altavoz?-Bella te puso en... altavoz - la voz se le distorsionó cuando sintió las manos Bella en su miembro recorriendolo a su antojo.
-Ah, de acuerdo. Si, eres mi amiga, Bells, pero de que me sirves si estas al otro lado del país?
-Me siento traicionada - respondió la mujer antes de besar al doctor, mientras continuaba recorriendo su gruesa longitud arriba ya bajo sin tregua alguna.
-Si, lo que sea. Ya voy a colgar tengo una mujer
que reclamar y estoy seguro de que ustedes van a follar, si es que no lo están haciendo ya.
Isabella y Edward se miraron sorprendidos de que Jacob supiera que estaban haciendo.La Bestia cortó la llamada y llamó a Sam para pedirle el auto, apagó la lampara que reposaba sobre su escritorio, tomó su celular y su saco que colgaba del respaldo de su amplio sillón de cuero negro.Mientras
bajaba por el ascensor llamo al restaurante Victoria's para pedir la cena que le llevaría a Renesmee. Al salir del edificio se dirigió de inmediato al BMW plateado que lo esperaba en la acera.
-Sam, llévame a La Suiza, después iremos a Victoria's y de ahí me llevaras a Queens - ordenó a su chófer/guardaespaldas/amigo en cuanto se subió al
auto.
-Como ordene, su majestad -se burló su amigo poniendo el auto en marcha-. Espera, que vas a hacer en Queens?-Jacob titubeó. No sabia que responderle. No podía decirle: "iré a acosar a mi secretaria con la esperanza de redimirme con ella y que me acepte."
-Algo... - murmuró al fin con seriedad tratando de no delatarse.Sam entrecerró los ojos al mirarlo por el espejo retrovisor. Jacob se veía nervioso, ansioso y en sus labios se veía una pequeña sonrisa que
desconcertó a su amigo."Jacob esta sonriendo?!"Sin
volver a cruzar una palabra, Sam llevó a su jefe a La Suiza, a través del ventanal de piso a techo de la fina repostería lo vio pedir un enorme pastel de chocolate y pagarlo con una gran sonrisa."Quien demonios es ese?" - se preguntó Sam al ver a su amigo y jefe sonreír de esa manera. Jacob tenia un par de años usando una careta de inconformidad y dolor -lo
entendía, su padre había muerto- y desde hace tres meses esa careta se había transformado a un mal humor constante. Y ahora, ahí estaba, sonriendo. De la noche a la mañana había cambiado radicalmente. Mas bien de la mañana cuando lo dejó en la oficina a la noche que lo recogió. En doce horas Jacob había cambiado. Por que? A que se debía? A quien iba a
ir a ver en Queens? Una chica? Un chico? Quien vivía en Queens que ambos conocieran? Mas bien, Jacob conocía a alguien en Queens? En
Queens?!Jacob subió al auto plateado con la bolsa negra de La Suiza.
-Ahora vamos a Victoria's - ordenó acomodando la bolsa con mucho cuidado en el asiento.
-A Victoria's sera - replicó Sam tragándose todas sus preguntas.Jacob de nuevo se bajó solo del auto y unos diez minutos después regresó con un montón de bolsas blancas, de las cuales salia un olor exquisito que le abrió el apetito al chófer.
-Aquí esta tu cena - Jacob le puso una bolsa blanca en el asiento delantero junto a Sam.
-Vaya... gracias! -Sam casi metió el rostro en la bolsa e inhalo profundamente-. Que es?
-La especialidad del chef. Ahora llévame a Queens, entre mas rápido me lleves, mas rápido podrás comer.-Sam sonrió ampliamente y condujo el auto casi rebasando el limite de velocidad, siempre y cuando el trafico lo dejara. Una vez que tomaron el
puente y llegaron a Queens, Sam le pidió la dirección a donde se dirigían y los ojos casi se le salen. Era la peor zona. Que rayos iban a
hacer ahí?!
-Estas seguro? Esa zona esta llena de...
-Lo se, créeme y me enfada el saber que ella esta en un constante peligro, pero en cuanto pueda lo solucionare."Con que ella, eh?"La chica debería de valer mucho, muchísimo la pena como para que Jake
se estuviera arriesgando de esa manera y llevándole cena y pastel. Sam se moría por saber quien era, necesitaba saberlo desesperadamente para
hacerle un monumento y llamar al Papa para que la santificaran.Con los vidrios tintados arriba y los seguros de las puertas bien puestos, Sam y Jacob recorrieron las calles de Queens hasta llegar a la calle de la desconocida chica a la que Sam estaba desesperado por conocer. El edificio en el que se detuvieron era feo y viejo con fachada de ladrillo
rojo y escaleras de emergencia oxidadas como fachada.
-Estas seguro? - preguntó Sam, viendo a los tres jóvenes de color que holgazaneaban en las escaleras de la entrada.
-Si,como dije: en cuanto pueda lo solucionaré. Si no he bajado en cinco minutos puedes irte - Jacob volvió a sonreír ampliamente bajando las bolsas de comida y el pastel.
-De acuerdo, lo que sea que necesites me llamas y estaré aquí - murmuró Sam antes de que su jefe se
despidiera y cerrara la puerta.Incomodo, vio como Jacob caminaba en dirección a los chicos de color con aspecto de pandilleros. Después de que subió las escaleras entró por una de las puertas dobles con
vidrio y se quedó mirándolo hasta que lo perdió de vista cuando dobló a la derecha subiendo las escaleras.Con el corazón a toda marcha
Jacob tocó a la puerta del departamento 3C, tanto por que estaba a punto de ver a Renesmee y por que tenia miedo de estar ahí afuera en el peligro. Sabia mas que de sobra que en el segundo piso fabricaban
metanfetaminas, y en el tercero otro tipo vendía marihuana; lo sabia por que hacia semanas que había investigado donde vivía Renesmee.

Continuará.....

#7

Capítulo 3 (Continuación)

Pronto aquellos peligros dejaron de importarle al escuchar cada ruido que la chica hacia al otro lado de la puerta. Con diversión y algo de alivio vio las cinco cerraduras que tenia la puerta de su asistente.Renesmee abrió la puerta de golpe hasta que se detuvo gracias a una gruesa cadena plateada."Chica lista"-pensó Jacob de inmediato. Pero después de eso casi no pudo pensar, ahí
estaba ella, mirándolo con sus hermosos ojos color chocolate. Se veía sorprendida y algo asustada. Trató de tranquilizarla esbozando una amplia sonrisa, que sabia perfectamente que derretiría hasta los corazones mas fríos; durante su adolescencia y primeros años de universidad había sido un Don Juan, chica que veía, chica que tenia.
Hasta que conoció a Renesmee. Había algo en ella que lo frenaba, tal vez seria que era demasiado joven para el, pero eso ahora no importaba. La quería para el e iba a hacer lo que fuera para tenerla y no dejarla ir.
-Puedo pasar? - preguntó con su gran sonrisainstalada en el rostro, claro que lo iba a dejar pasar. Nadie se le resistía.Pero el corazón le dio un vuelco y su confianza se fue a un pozo cuando ella
le cerró la puerta en la cara. Segundos después ella volvió a abrir la puerta pero sin la cadena.
Si!,De reojo vio el interior del departamento."Wow! Que pequeño lugar!"- pensó con horror. Definitivamente tenia que sacar a la chica de ahí.
Ella merecía vivir en un palacio, o al menos en un bello edificio moderno como en el que el vivía.Hora de poner en practica aquellos encantos que casi tenia olvidados.Al entrar como si fuera su casa le dio un beso en la mejilla sonrojada de Renesmee; era lo mas adorable que el alguna vez hubiera visto.
-Supuse que no comiste... por eso te traje un filete de mi restaurante favorito, pastel de chocolate de La Suiza y vino tinto - murmuró dejando el montón de bolsas que llevaba sobre la barra de la diminuta cocina. Jacob tomó posesión del lugar, era pequeño y era obvio de donde estaba todo. Busco platos y cubiertos, sintiendo la mirada de su asistente en su
espalda. Quería voltear y decirle que cerrara la puerta, pero se regodeó al saber que ella no le quitaba la mirada de encima.Cuando por
fin reacciono la chica, cerró la puerta con todo y los cinco cerrojos y la cadena, sintió que le quitaron un gran peso de encima.-Lávate las manos, mientras yo sirvo la cena - le ordenó como si le estuviera
pidiendo algo en la oficina. Le encantaba verla parpadear, revoloteando sus largas pestañas negras y que le obedeciera un segundo después.

#8

Capítulo 4
Renesmee despertó sola en su cama, abrazando una almohada. Estaba sola. Jacob Black, La Bestia, no estaba junto a ella. El no había dormido junto a ella, abrazados en esa diminuta cama. Solo había sido un sueño. Jacob no la había besado. Jacob no había ido a su decrepito departamento, con
comida lujosa y cara y un delicioso pastel de chocolate. Solo había sido
un sueño. Al darse cuenta de que estaba sola tal y como lo había estado
toda su vida, se echó a llorar escondiendo su rostro en la almohada.”Por que nadie me quiere?” - se preguntó-. “Soy tan poca cosa?”
-Despierta dormilona, te hice el desayuno. Quieres que te lo traiga a la cama? - susurró una cálida voz en su oído derecho-. Vamos, se enfría tu desayuno- La Bestia, le dio una nalgada juguetona y se alejó de ella. Renesmee estaba congelada, no había respirado desde que lo sintió a su espalda. La Bestia... estaba ahí! El había dormido junto a ella, abrazados en esa diminuta cama. No había sido un sueño. Jacob la había besado. Jacob había ido a su decrepito departamento, con comida lujosa y cara y un delicioso pastel de chocolate. No había sido un sueño. Era la realidad. Una sonrisa nació en sus carnosos labios y siguió sonriendo hasta que le dolieron las mejillas. Perezosamente se levantó de la cama y vio que llevaba puesto su pantalón gris de algodón y la enorme y nada halagadora camiseta de la NYU. Cuando llegó al baño, se miró en el espejo y vio que su cabello era un desastre. Vagamente recordaba como Jacob le
quitaba la goma, mientras ella se dejaba envolver en los brazos de
Morfeo y los de Jacob. Después de hacerse de nuevo una coleta, se lavó
la cara y los dientes. La Bestia estaba en su departamento y el era algo
así como un semi dios y ella era una simple mortal que acababa de
despertar. No podía ducharse y arreglarse, el quería que ya fuera a
desayunar. Y ella también lo quería; quería verlo, tocarlo, abrazarlo
para saber si era real o producto de un sueño tal y como lo pensó al
despertar. Tímidamente hizo su aparición en la cocina y de
inmediato notó que el se había duchado y cambiado la ropa. Llevaba
puesto unos jeans azul oscuro y una camisa polo colar gris y tenis
Converse.Se veía alcanzable... y comestible.
-Hola! Dormiste bien? - le preguntó La Bestia cuando cerró la puerta del refrigerador con la cadera. Renesmee solo pudo asentir, tenía la vista clavada en el bufete que tenia frente a ella, en la barra de la cocina. Ven siéntate, no se que te gusta, así que hice huevos, panqueques, también serví fruta he hice jugo de naranja -la ayudó a sentarse en uno de los banquillos frente a la barra-. Te hice café, se que tomas café en las mañanas, he visto tu termo de Betty Boop en tu escritorio – La Bestia
sonrió ampliamente, poniéndole una servilleta de tela en el regazo, y
Renesmee se pregunto de donde la había sacado.
-Te fuiste - susurró ella mirando la ropa de La Bestia, mientras el le servia jugo de naranja.
-No te enojes... pero mandé traer ropa y unas cosas... Y... usé tu ducha
-Renesmee casi se ahoga con el café.
-Temí que al regresar no me abrirías la puerta de nuevo- La chica solo lo miró sin decir una sola palabra, la imagen mental de Jacob desnudo en su ducha estaba echando raíces. Se maldijo por no haber despertado para poder espiarlo.
-Debes comer bien, Renesmee. Estas muy flaca -murmuró sirviendole una cantidad descomunal de comida, que la chica no tenia idea de donde había sacado, ya casi no había nada en la alacena ni en el refrigerador. Al día
siguiente le tocaba ir al súper.
-No estabas así cuando entraste a trabajar. No importa, yo me encargare de alimentarte bien, ya que es mi culpa que estés así.
Renesmee ni se esforzó por negarlo, era la absoluta verdad.La
Bestia desayunó junto a ella en un silencio cómodo. De vez en cuando la
tomaba de la mano y depositaba un pequeño beso en el dorso suave y
pálido.La chica no supo ni como, pero se terminó toda su comida, incluso antes que La Bestia.
-Te molesta que me haya quedado? - susurró Jacob terminando de desayunar.Renesmee negó con la cabeza y se levantó para recoger los platos sucios.
-No te preocupes por eso, yo limpio la cocina, mientras tu ve a ducharte y cuando salgas vemos que hacer.
-Es sábado, los sábados voy a lavar - susurró sonrojándose.
-Lavar que? - preguntó Jacob intrigado, inclinando la cabeza.
-Mi ropa - que mas podía lavar?
-No tienes lavadora?
-Si, esta sobre mi cama, no la viste? - la chica contuvo el aliento. Como pudo haberle dicho algo así? Jacob entrecerró los ojos disgustado por su propia estupidez, pero Renesmee tomó su gesto como si se hubiera enfada con ella por su chiste.
-Lo siento, no era mi intención. Yo... - se disculpó la chica rápidamente.
-Ve a ducharte y después saldremos.
Una hora después La Bestia y Renesmee salían del feo edificio donde vivía
la chica, con costal de ropa sucia y cestos de plástico en mano. El
había insistido en cargar el mismo el costal y que ella solo cargara las
canastillas donde pondría la ropa limpia y doblada, así como los
detergentes.
-Donde dices que lavas la ropa? - preguntó La Bestia caminando junto a ella calle arriba.
-Esta justo a la vuelta - respondió la chica sintiéndose sumamente cohibida, incluso aun mas que la noche anterior. En silencio entraron al local de paredes color celeste y atestado de juegos de lavadoras y secadoras blancas alrededor de las paredes. Jacob
recorrió el lugar con la mirada y no le gustó el aspecto que tenían las
personas, que por cierto ni los miraron a ellos. Vio como Renesmee se
acercó a la caja y cambió un billete de diez dolares por cuartos de
dolar con la mujer latina tras un vidrio antibalas y reja de hierro
forjado. Eligió un juego vació y comenzó a sacar del costal la ropa
catalogada como blanca, metió la ropa en la lavadora y la cerró,
depositó una tapita de suavizante y una copita de detergente en polvo en
los espacios correspondientes, después metió unas cuantas monedas en la
hendidura correcta y el agua comenzó a llenar la lavadora.Jacob la miró sorprendido.
-Como es que sabes hacer todo eso? - la pregunta escapó de sus labios. Renesmee se encogió de hombros y comenzó el mismo proceso en el juego de
lavadora-secadora de enseguida, pero con la ropa de color.
-Nunca ha lavado la ropa? - preguntó la chica en un susurro.
-La verdad es que no. Pero si se cocinar... Bueno, de acuerdo, solo se preparar el desayuno.
Ambos se sonrieron y las mejillas de Renesmee se colorearon, luego se dirigió a una de las sillas de plástico azul rey alineadas frente a los
aparatos que estaba utilizando. Jacob se sentó enseguida de ella
colocando las canastillas en su regazo. La chica se mordió el labio y
suspiró audiblemente armándose de valor, se giró en su asiento y lo
confrontó.
-Por que esta haciendo esto, señor Black? Tiene una
clase de... trastorno? Es... es que he estado pensando y no lo
entiendo... apenas ayer a esta hora me estaba gritoneando y ahora...-Bajó la mirada con las mejillas al rojo vivo.
-Se que te debo una explicación... Al principio no era nada personal, a
todas mis asistentes las he tratado de igual manera... -hizo un gesto
con la mano restandole importancia-, pero contigo se me ha ido la mano y
te diré por que. Te elegí a ti para ser mi asistente, por que vi tu
fotografía en el currículo... y... me gustaste. Solo por eso te
contraté, serias algo bonito que ver en la oficina. Ese fue mi primer
error.-Renesmee lo vio con los ojos muy abiertos, mientras La Bestia le hablaba al suelo.-Pensé que renunciarías a las dos semanas como las demás, te haría una buena carta de recomendación. En realidad esperaba que renunciaras, incluso deseaba que lo hicieras por que no eras solamente algo bonito que ver.
-Quería hablarte y prácticamente lanzarme sobre ti como lo hice ayer en
la noche en la oficina -ambos se ruborizaron ante el recuerdo-. Pero no
podía, no debía. Así que comencé a tratarte incluso peor, para no tomar
tu carita entre mis manos y besarte. Quiero estar contigo, Renesmee...
-Jacob levantó la vista y clavo sus ojos en los de la chica que lo
miraba paralizada-. Dame una oportunidad para demostrarte que no soy una
bestia. Quiero cuidarte. Si tu no quieres estar conmigo... al menos
déjame ser tu amigo. Aceptaré cualquier cosa que me des, pero si
quieres... si quieres renunciar ahora que sabes mis sentimientos, te
dejare ir. Pero por favor dame una oportunidad, pídeme lo que tu
quieras. Solo dame una oportunidad - Jacob tomó las suaves y pequeñas
manos de su asistente, suplicándole con la mirada. La chica tragó saliva y parpadeó tratando de desaparecer las lagrimas de sus ojos. Era
lo mas bonito que alguien le había dicho en su vida, pero en realidad
no le creía una sola de esas palabras. Retiró sus manos de las de La
Bestia, odiándose por las siguientes palabras que saldrían de su boca.
-No estoy interesada, señor Black.-Jacob sintió como su corazón se rompía en mil pedazos.
-Lo entiendo - se obligó a murmurar lo mas serenamente que pudo.
-Es que... es que se que esto es una prueba o un juego para usted y la verdad no tengo ni el tiempo ni las ganas para esto.-Lo que en realidad quiso decirle fue: “no quiero salir lastimada y menos por usted.”
-No es una prueba, tampoco es un juego, Renesmee. Se que te sera difícil de creer lo que te dije, pero te juro que es la verdad. No tienes idea de
cuanto me afectas, del enorme esfuerzo que hago para no... para no
besarte justo en este mismo instante. Dame una oportunidad, solo una. Es todo lo que te pido, al menos déjame ser tu amigo. Te lo suplico,
Renesmee - desesperado, Jacob tomo las manos de la chica y las besó con reverencia.Luego, dejo los canastillos en el suelo para tomar la
cara de Renesmee entre sus manos y besarla. Ella se resistió como la
noche anterior, pero en el instante en que sus labios rozaron los de La
Bestia supo que estaba perdida y le daría cualquier cosa que el le
pidiera.

Continuará...

#9

Capítulo 4 (Continuación)
-Por favor, solo... Dame este fin de semana, Renesmee - pegó su frente a la de ella.
-Debo meter la ropa a la secadora - la chica se alejó de su jefe y se acercó a las maquinas, dándole la espalda a Jacob Black. Sacó cada prenda húmeda la sacudió y la metió a la secadora correspondiente, una por una hasta que las dos lavadoras estuvieron vacías. Metió unas
monedas en los compartimientos adecuados y una pequeña toallita
suavizante con aroma floral en cada secadora antes de cerrar las
puertillas y programar el tiempo de secado. Con todo su ser trató de
calmarse y no arrojarse a los brazos de La Bestia, el hombre si que
sabia besar. No es que Renesmee tuviera toda la experiencia del mundo en
materia de besos, solo había besado a tres hombres en su vida
incluyendo a Jacob Black.Haciendo su tarea dándole la espalda a
La Bestia, le sirvió para controlar su respiración y trató de olvidar
que el hombre mas atractivo que jamas hubiera visto había pasado la
noche en su cama y en este momento la estaba observando.
Tal vez, solo tal vez, Jacob era sincero. Tal vez si quería algo serio con ella, después de todo el había ido a su casa con una espectacular cena y un delicioso pastel de chocolate, no se había quejado sobre la pequeñez de su cama. Si Jacob quería que fueran amigos, lo serian... por ahora.
Jacob vio fascinado como la chica se desenvolvía frente a las maquinas, se preguntaba si algún día ella le ensenaría como lavar la ropa.
Renesmee se giró para verlo, pero no cruzaron palabra. Cada minuto que pasaba La Bestia sentía que moría un poco. Quería a Renesmee con el, quería que ella correspondiera de alguna forma sus sentimientos, o que al menos fueran amigos. Con eso le bastaba, pero no era lo suficiente.”Por algo se empieza, Jacob” - se dijo tratando de animarse a si mismo.
-Es en serio... eso de ser mi amigo? - preguntó ella acercándose a el
lentamente, casi con miedo. El corazón le latía rápidamente y sus
mejillas estaban sonrojadas.”Recuerda, solo amigos, Renesmee. Se prudente.”
-Por supuesto -Jacob se puso de pie y la tomo de la mano-. Cualquier cosa que me des, la tomare- Renesmee asintió desviando la mirada. Ella
no quería ser amiga de La Bestia, ella quería que la besara como la
noche anterior, no como el beso de hacia unos momentos. Quería perderse
en esos brazos fuertes, quería que su pecho se fundiera con el de Jacob.
Pero se dijo que fuera con cautela, tenia miedo.
Cuando alguien en la vida la había querido? Cuando alguien había querido estar a su
lado de esa manera? Cuando alguien le había rogado por una migaja? Ese
era “su” papel. Era ella la que siempre había querido algo. Era
ella la que siempre había querido estar al lado de alguien. Ella era la
que siempre rogaba por migajas.
-Te juro que seré el mejor amigo del mundo - sin poder resistirlo la atrajo hacia el para envolverla en un gran abrazo de oso.Los amigos se pueden abrazar de ese modo, no?.Los brazos de Renesmee le envolvieron la cintura, hundiendo el rostro en su pecho se llenó del aroma de La Bestia, era un aroma limpio y varonil. Ella nunca había olido nada igual, por que nunca había estado así de cerca de otra persona. No se separaron hasta hasta que las secadoras comenzaron a pillar, la ropa ya estaba lista.
-Tengo que sacar la ropa de la secadora, sino se arrugara - a regañadientes, Jacob la liberó.En silencio, la chica sacó su ropa de la secadora y la metió a los canastos para dirigirse a una de las mesas que estaban acomodadas a intervalos de las sillas, sacudió cada pieza y luego la dobló con cuidado y la colocó en los canastillos de nuevo.
-Ya que somos amigos -Jacob comenzó a sacar una blusa de la segunda secadora-te ayudare.
Renesmee lo miró levantando una ceja.
-De acuerdo-Lo miró unos instantes, preguntándose seriamente si Jacob tenia un trastorno de personalidad múltiple.La
Bestia era un inútil en la oficina, ni siquiera podía servirse café,
así que tan solo unos segundos después supo que no era buena idea que la
ayudara. Solo lo dejó sacar la ropa y sacudirla, pero no doblarla. No
después de como vio sus doblados, la blusa había quedado hecha bola,
totalmente arrugada.
Sip, La Bestia era un inútil en quehaceres
domésticos, pero era un tanto adorable verlo hacer el esfuerzo. Se
estaba esforzando por ella.
Por ella!-Esa es toda tu ropa? - cuestionó La Bestia viendo el interior vacío de las secadoras.
-Si, por que?
-No es que... pensé que... tu... Donde esta el resto de tu ropa?-Era muy poca ropa, unos cuantos pantalones, blusas y pijamas.
-En el armario - respondió Renesmee en forma de pregunta. Esa semana había repetido unas cuantas piezas, cambiando solo los accesorios y zapatos.
-Me refiero a... -se acerco a ella- a tu ropa interior. No la lavaste? No usas?
Jacob se moría por ver la ropa interior de su pequeña asistente, aunque no fuera puesta en ella. Su imaginación se encargaría de ello.Renesmee lo miró aturdida sin saber que responderle. Que derecho le daba preguntarle semejante cosa?!
-No, yo... yo no... - parpadeó repetidamente, revoloteando sus largas
pestañas tal y como le gustaba a La Bestia cada vez que le gritaba y la
ponía nerviosa.
-No usas?! - su tono se tornó conspiratorio.
-Que? No!-Con diversión, vio como Renesmee abría tanto los ojos que parecía que se le iba a salir y el sonrojo de sus mejillas se extendía hasta su cuello.
-No estoy en contra de ello, al contrario - La Bestia la miró de arriba abajo.
-No veas! - la chica se cubrió el cuerpo con sus brazos como si estuviera desnuda.
-Que voy a ver? Traes jeans y blusa. No soy Superman, o sea, no tengo visión de rayos x.-La chica bajó sus brazos avergonzada y aun mas roja.
-Lo que quise decir, señor Black, fue que... No lavo aquí esas prendas,
además no tengo por qué decirle ese tipo de cosas... es un asunto
privado.
-Para empezar, Renesmee, dime Jacob. Somos amigos, no?
Los amigos se dicen por su nombre de pila o incluso por apodos. En
segundo... uso boxers briefs - le guiñó el ojo y tomó uno de los
canastillos con la ropa limpia y se dirigió a la puerta del local,
dejando a Renesmee con la boca abierta y sin aliento.
Hacerle bromas a su nueva “amiga”iba a ser muy divertido.

***********
Que creen sigo escribiendo???


#10

Capitulo 5
La noche no podía haberle resultado mejor a Jacob, le había dado de comer
en la boca a Renesmee. La vio cerrar sus carnosos labios alrededor del
tenedor y deseó poder ser aquel simple cubierto. Quería ser el quien
entrara y saliera de esa boquita roja que lo enloquecía y que docenas de
veces había imaginado sobre su cuerpo, recorriendolo lentamente desde
sus labios hasta su entrepierna endurecida.
Paciencia, Jake. Ya llegara ese momento. Espero.
Mientras el comía miró a su alrededor, el lugar era pequeño y feo, pero no sucio. Todo estaba ordenado, sus muebles viejos estaban limpios y
relativamente cuidados. Renesmee se merecía algo mejor. Se preguntó como
es que los padres de Renesmee le permitían vivir en aquel vecindario,
rodeada de peligros. Definitivamente el la sacaría de ahí quisiera ella o
no; preferiblemente el la llevaría a su departamento, pero dudaba que
ella aceptara. Necesitaba llevar las cosas con calma para hacerlas bien,
pero no tenia mucha paciencia, la quería con el pero a la voz de ya.
También le compraría ropa nueva y fina, de preferencia de Brandon
Couture. Sus diseños eran simples, elegantes, femeninos y se verían
increíbles en el cuerpo de Renesmee. Si, definitivamente la vestiría de
Brandon Couture, le pediría a la misma Alice que le eligiera todo un
guardarropa a la chica en cuanto la sacara de ese lugar.
El se encargaría de todo, el la cuidaría y le daría lo que ella le pidiera.”Que dices Renesmee? Que me quieres a mi en tu cama? Por supuesto! Quieres mi corazón? Te lo doy en una bandeja de plata, es tuyo! Quieres ir de viaje? A donde iremos? Quieres la luna? La tendrás mañana a tus pies, cariño! Te doy lo que tu quieras, solo dame una oportunidad de redimirme y veras que no soy una bestia como los últimos tres meses.”
Tal vez una bestia en celo, pero eso se lo demostraría después. Tenia un
ligero presentimiento de que la chica no era muy experta en el
dormitorio; no importaba, el le enseñaría a jugar y la encaminaría en el
camino correcto. Su camino. A Jacob le gustaba jugar y no veía la hora
de comenzar a jugar con su pequeña asistente. No le gustaba nada
perverso, como azotar con látigos o amordazarla, tampoco le gustaba
compartir o invitar a alguien mas, solo eran pequeñas fantasías normales
de macho viril... Fantasías con Renesmee, específicamente, se
sorprendió imaginando cientos de escenarios con la chica frente al
espejo de las puertas de su armario.
”Frente al espejo?” -se pregunto Jacob-. Sip, definitivamente frente al espejo, contra el espejo, viéndose de frente en el espejo en el lavamanos del baño... El dosel de su cama también seria perfecto para unas cosillas que estaba planeando, pero sobre todo el sofá de cuero de su oficina, el
escritorio, la silla del escritorio, la puerta...”Paciencia, Jake. Paciencia.”Después comer una gran rebanada de pastel de chocolate, el cual Renesmee amó y expresó su amor con pequeños gemidos, la chica comenzó a adormilarse a su lado mientras veían a Craig Ferguson leyendo sus “Tweets” y burlándose de ellos con Geoff.
-Vamos, pequeña, es tarde. Vamos a llevarte a la cama - Renesmee asintió levantándose perezosamente.Caminó
hasta su habitación con Jacob siguiéndole los talones, pero ella le
cerró la puerta en la cara sin decirle una sola palabra. Jacob se rió de
su estupidez y arrogancia. Creía que ella lo invitaría a quedarse, que
equivocado. Que se creía? Pero después de esperarla en la sala por cinco
minutos, ella abrió la puerta, pero no lo llamó y la luz de su
habitación estaba apagada. Jacob lo tomó como una invitación silenciosa.
O al menos eso esperaba.
Dejó su corbata junto al su saco en la sala y caminó muy despacio hasta la oscura habitación, se quitó los
zapatos antes de meterse a la cama para dormir junto a Renesmee. Solo
eso, dormir. Renesmee se acercó a el, acurrucándose en su pecho y a los
pocos minutos su respiración se acompasó hasta hacerse lenta y
constante. Solo iban a dormir en esa diminuta cama y Jacob estaba mas
que feliz.
-Por el amor de Dios, Jacob! Sabes que puta hora es en Seattle?! - le gritó Bella al otro lado del teléfono.Eras las siete de la mañana en Nueva York, cuatro de la madrugada en Seattle, Washington.Edward se removió a su lado y su mano derecha aterrizó en el estomago de su mujer, sacandole el aire.
-Lo se, lo se. Lo siento -se disculpó Jacob pasando la mano por su cara sin afeitar-, es solo que... estoy en su casa. Pase la noche con Nessie,
ella durmió en mis brazos, Bella.
-Y eso que? Siempre duermes con tu pequeña gatita - estaba tan adormilada que no recordaba que la nueva Nessie era la asistente de Jacob, no su gatita blanca.
-Que? No! Nessie mi difunta gatita blanca no! Gracias por recordarmela, asesina!-Al escucharlo llamarla de nuevo asesina, Bella dio un respingo.
-Que yo no la maté, Jacob! Esa gatita ya estaba muy vieja y lo sabes. Era de tu madre y te la regaló cuando fuiste a la universidad para que no
estuvieras solo. El que se haya muerto cuando la dejaste bajo mi
cuidado, cuando te fuiste a revolcar con esa rubia oxigenada en Cabo San
Lucas, no significa que yo la haya matado.
-Como sea, el caso es que estoy en casa de Nessie, la chica que es mi asistente. Pasé la noche con ella, no hicimos nada solo... solo dormimos. Estoy esperando a Sam con una maleta, no pienso salir de este lugar hasta el lunes por la mañana si es posible - murmuró un sonriente Jacob husmeando en el casi vació refrigerador de Renesmee.
-Jake, es genial que hayas avanzado un poco y no trates a esa pobre chica como la basura cuando en realidad solo la quieres en tu cama, pero eso no justifica que me hayas despertado A LAS CUATRO DE LA MADRUGADA! - le gritó antes de cortar la
llamada.
-Auch! -Jacob se metió el dedo indice al oído derecho
sacudiéndolo, Bella le había gritado cuando menos se lo esperaba-. Perra
- masculló enfadado.Luego de dejar el celular sobre la barra que
dividía la sala de la cocina, buscó lápiz y papel para hacer una lista
de lo que debería comprar para el desayuno que le prepararía a Renesmee.
En realidad enviaría a Sam por las compras en cuanto llegara con su
maleta, la cual contenía dos pares de jeans, camisas polo, sus cómodos
Converse, ropa interior, jabón de baño, una afelpada toalla, la
rasuradora, loción y desodorante. Solo esperaba que Nessie no lo sacara a
patadas con todo y maleta.Mientras que Sam había ido a surtir la
lista que Jacob le dio, La Bestia aprovechó para ducharse en el baño de
la chica que aun dormía en la pequeña cama. Sonrió al salir del baño y
aun verla dormida profundamente, tan profundamente que ni escuchó a Sam
llegar de nuevo y ayudarle a Jacob con el desayuno.Pasar la
mañana con Renesmee lavando la ropa, había sido una de las experiencias
mas fascinantes que Jacob hubiera tenido. Y que decir de sus avances!
Primero se le había declarado, luego se le rompió el corazón cuando ella
lo rechazó y después casi quiso cantar y bailar de alegría cuando la
chica accedió a que fueran amigos.
El no quería ser solamente amigo de Renesmee, quería ser su todo. Durante la noche había comenzado a
hacer planes para ellos; en cuanto le fuera posible sacaría a la chica
de ese feo edificio y la metería en un nuevo y bonito departamento, de
preferencia en el mismo edificio donde el vivía. Le haría regalos,
pasarían uno que otro fin de semana en Vermont, la llevaría a lujosos y
acogedores restaurantes, donde cenarían a la luz de las velas; se
disfrazarían para Halloween, de preferencia vestir a Renesmee de gatita
traviesa o de conejita de Playboy; celebrarían Acción de Gracias
comiendo el pavo que ellos mismos prepararían; luego vendrían las
festividades de diciembre, tal vez las pasarían en Londres o París, tal
vez España, Renesmee adoraría España. En la víspera de año nuevo, Jacob
se arrodillaría y le presentaría a Renesmee un anillo de diamantes, de
hecho ya sabia cual le daría.
Jacob se detuvo un momento en la puerta del edificio de Renesmee, se preguntó por que solo con esa
pequeña chica se había imaginado todo aquello. Que tenia Renesmee Dwyer
que lo estaba queriendo hacer sentar cabeza? Tal vez era por que quería
algo como lo que tenían sus mejores amigos, Edward e Isabella Cullen
-excepto todo aquel drama y sufrimiento que vivieron en la
adolescencia-. Tal vez seria por que quería proteger y cuidar a Renesmee
a como diera lugar y el era el hombre mas indicado para hacerlo; la
podía proteger física y económicamente.
Jacob suspiró y la siguió hasta las escaleras en el edificio de la chica, con la ropa limpia y doblada en el canastillo que había tomado, La Bestia iba pendiente de cada movimiento que hacia el trasero de Renesmee al subir las escaleras frente a el.
En cuanto entraron al departamento ella se dirigió a
su habitación a guardar su ropa y Jacob se acomodó en el sofá frente al
televisor, sintiéndose como en su casa -excepto que el departamento de
Renesmee era del tamaño de su habitación-. Tomó el control remoto y
comenzó a cambiar los canales, con la boca abierta vio que solo tenia
los canales básicos; no tenia cable ni satelite.”Pobre Renesmee! Que es lo que ve en la televisión?!”- se preguntó con horror. En su departamento el tenia televisión por
satélite, tenia una gran televisión en la sala y una mas pequeña en su
habitación. Tenia computadora y el internet mas veloz; la chica ni
siquiera tenia computadora, no se veía por ninguna parte. No sabia que
la Renesmee la había empeñado al salir de la universidad en junio, para
poder pagar el deposito del departamento y el primer mes del alquiler.

Continuará......

#11

Capítulo 5 (Continuación)

Con timidez, Renesmee regresó a la sala y se sentó a su lado, había visto como Jacob le había dado tres vueltas a los canales y no encontró nada de su agrado.
-No tengo muchos canales, lo siento.-Jacob apagó el televisor y abandonó el control remoto en la mesilla de centro donde habían cenado.
-No te preocupes, no pensaba prestarle mucha atención.-Era verdad, la chica a su lado era mas interesante y quería saber todo sobre ella, empezando por ese nombre suyo tan peculiar.
-Que es lo que significa tu nombre? - cuestionó girando su cuerpo completamente para tomarle la mano y juguetear con sus dedos.
-No lo se.
-Nunca se lo preguntaste a tus padres? - La Bestia comenzó a trazar las lineas en la pálida palma de la chica.
-Yo... yo no tengo padres - respondió en un suspiro.
-Murieron? - la pena que tiñó la voz de Jacob sorprendió a Renesmee, pues no sabia que Sarah y Billy Black habían fallecido.
-No lo se. Nunca los conocí. Fui dada en adopción el día en que nací.-La chica habló tan bajo, que por un momento La Bestia imaginó la respuesta.
-Tu... Te adoptaron?
-No, viví en un orfanato hasta los ocho años y a partir de ahí fui pasando de casa de acogida en casa de acogida, por todo el estado de Nueva York y New Jersey. Nunca me adoptaron. Lo mas que duré en un hogar fueron seis meses.-El corazón de Jacob se encogió en su pecho hasta que se convirtió en una pasita. La infancia de Renesmee había sido muy
diferente a la suya, mientras que Jacob había crecido en un hogar lleno
de amor y comodidades de una familia de clase media, ella había vivido
en casas de acogida y tenia el presentimiento de que no fue bonito.
-Nunca has buscado a tu familia?
-Para eso se necesita dinero, cosa que no tengo. Pero... para que? Para que buscar a las personas que me abandonaron? -se encogió de hombros-. Si ellos no me quisieron, yo tampoco los quiero a ellos

#12

Capítulo 6

-Entonces quien es K.B y los demás asociados?
-Es la ultima letra de mi apellido y mi nombre. No es muy creativo, pero es mejor que J.B Jacob Black. K.B nadie lo relaciona conmigo. Todos saben
que soy socio de la compañía y que yo soy el enlace con el “exentrico”socio mayoritario y los otros dos socios que nada tienen que ver con la publicidad, por que solo le prestaron el dinero a K.B. y a mi, cosa que no es real. El hacerme pasar como un 'subordinado' mas, digamosle así, me ayuda a enterarme de cosas... interesantes y mezclarme con los demás sin saber que yo soy su jefe... su único jefe.
Renesmee se quedó callada unos instantes frunciendo ligeramente los labios como si estuviera esperando un beso, cosa que distraía enormemente a La Bestia. Pero el sabia que esa pequeña mueca la hacia cuando estaba pensando y analizando.
-Entonces... eres algo así como un “Undercover Boss” permanente? - preguntó Renesmee con burla y admiración raramente mezclados.
-Si, podría decirse - Jacob se rió con suavidad.
-Vaya...Espera...! A donde vas cuando dices que tienes que una junta con los dueños y no vas a la oficina en todo el día... si tu eres el dueño?
-Ah... yo... este... -Jacob se rascó la nuca, un tanto incomodo. Estaba a
punto de revelar un secreto vergonzoso-. Yo voy a un... este... un...
spa.
Renesmee contuvo la respiración, jamas, jamas, jamas, imaginó esa respuesta.
-A un... un spa...? Uno de esos lugares con... faciales, masajes y...?
-Y baños de lodo? Si. También me hago manicura y pedicura.
Renesmee apretó los labios para evitar reírse de su jefe y ahora mejor amigo, pero no pudo evitarlo. No cuando La Bestia comenzó a hacerle cosquillas.
-Anda, ríete! Ríete, malvada! - dijo entre risas aun haciéndole cosquillas.
-No! Detente! Harás que me haga pis! - Jacob la soltó de inmediato, pero al verla correr al baño soltó una carcajada.Se rió hasta que le dolió el estomago y cuando menos lo pensó un cojín le pegó en la cabeza.Una
semana había pasado ya desde que Renesmee y Jacob habían pasado el fin
de semana en su pequeño departamento en Queens; habían ido a lavar la
ropa de la chica y al día siguiente habían ido a hacer el super. Jacob
tenia años sin entrar a un supermercado a hacer la compra. Hasta que
había cumplido los doce años dejó de ir con su madre y su hermana, por
que el ya era muy “cool”como para juntarse con su madre y su hermanita.El
lunes en la oficina La Bestia le había gritoneado todo el día a su
nueva amiga -para guardar las apariencias-, pero la dejó salir temprano,
a las cinco de la tarde junto con el resto de la oficina, como si fuera
una empleada mas.
El martes la dejó salir a comer con Bree y de nuevo salió temprano, ah y le gritó durante todo el día.El miércoles Jacob tenia su reunión con el socio mayoritario de K.B & Asociados, cosa que ahora ella sabia que era mentira.El jueves Renesmee vio a La Bestia muy tranquila y relajada y con la piel aun mejor que la suya, y el por que le había dado un ataque de risa, ahora que lo sabia de su propia boca.El viernes antes de salir de
la oficina, Jacob le dio instrucciones a Renesmee de bajarse en la
primera estación del primer tren que ella tomaba normalmente y la
recogió una calle después. Por fin Sam pudo conocer a la causante del
cambio de humor de su jefe y casi le agradeció de rodillas.Tal y
como la semana anterior Jacob pasaría el fin de semana en el
departamento de su asistente. Era sábado, ya habían ido a lavar y
estaban esperando la pizza que pidieron a un pequeño restaurante
italiano que se encontraba a unas calles; la cual se terminaron entre
ambos viendo una vieja película en blanco y negro en uno de los pocos
canales que tenia Renesmee. Luego comieron helado de chocolate directo
del envase de cartón.El chocolate de la ultima cucharada se quedó
en el labio inferior de Renesmee y Jacob estuvo realmente tentado a
limpiarlo con la lengua, pero en lugar de eso lo limpio con el pulgar
haciendo que su asistente contuviera el aliento.”Es ahora o nunca Jacob, tómala, es tuya.”
Toda la semana había sentido que moriría si la relación que tenia con
Renesmee se quedaba atascada en la amistad. El no quería ser solo su
amigo, quería ser su novio, su amante, quería ser su todo y si no daba
en ese instante un paso... no lo haría nunca.Jacob inclinó el
rostro para besarla con timidez y tal vez ser rechazado, así que nunca
esperó que Renesmee lo atrajera hacia ella jalándolo del cuello con
tanta fuerza que sus frentes de dieron un buen golpe. Pero a ninguno le
importó, se besaron casi con salvajismo enredando sus lenguas,
deslizando sus manos por el cuerpo del otro, calentándose a fuego lento
hasta que ninguno de los dos pudo respirar. Un pequeño gemido salió de
la garganta de la chica, lo cual hizo gruñir a La Bestia.
”Esto va muy rápido, Renesmee. Detente. Detenlo!” - se dijo Renesmee bastante acalorada y un tanto confusa.Lo empujó suavemente por los hombros, se alejaron jadeantes y Jacob con la entrepierna dura y adolorida. Estaba pensando seriamente en desnudar a
Renesmee y dejar que ella lo desnudara, sentarla en su regazo y
profundizarse en ella y no dejarla ir hasta el Día del Juicio Final.
Pero su asistente se separó de el con las mejillas enrojecidas, se llevó
el recipiente vació de helado y lo echó a la basura, lavó las cucharas,
las secó y fue a sentarse de nuevo junto a La Bestia.Necesitaba enfriarse y el agua fría que le mojó las manos fue un poco de ayuda.Jacob estaba pensando en pedirle disculpas por haberla atacado de ese modo, cuando en realidad “ ella”lo había atacado a “el”. Pero no soportaba el silencio de Renesmee, así que decidió hablar.
-Lo-lo siento mucho, Renesmee... Se que dijimos que seriamos amigos, solo eso -tomó la mano de la chica y la acarició con suavidad-. Lo siento mucho, me dejé llevar. En verdad lo sien...
-Yo no - replicó Renesmee, en un acto de valentía, pero sin levantar la mirada. El corazón de La Bestia palpitó emocionado y contuvo las ganas de
abrazarla, besarla, desnudarla y amarla hasta la muerte, en cambio le
besó la mano.
-Prometo ser mas cuidadoso - susurró tomando el suave y delicado mentón de Renesmee para poder besarla.
-No soy de cristal - contestó ella del mismo modo.
”Pero que te pasa hoy, Renesmee?! Primero lo atacas y casi te lo comes entero en un beso y ahora le dices eso?! Contrólate! Que te ocurre? No eres una adolescente! Podrás ser virgen, pero no te dominan las hormonas, nunca lo han hecho.”
La Bestia inclinó la cabeza sobre el rostro de Renesmee y le dio un beso en la mejilla derecha, luego en la izquierda, en la frente, en la mandíbula, por fin besó sus labios que aun sabían a chocolate.
Renesmee se ordenó a si misma quedarse quieta y no arrojarse de nuevo al cuerpo de La Bestia. Jacob abrió sus labios con la lengua y se hundió en su boca con un suave gemido, que recorrió el cuerpo de la chica hasta alojarse entre sus muslos. Ella se alejó un segundo para calmarse, y al segundo siguiente mandó todo al diablo.La sesión de besos en el sofá continuó como si fueran dos adolescentes de preparatoria. Las manos de ambos volvieron a recorrerse enteros sobre la ropa, sus lenguas danzaron con lujuria, sus corazones latían al unisono...
Jacob se alejó de ella antes de cometer una locura cuando sus manos ya estaban sobre los senos de Renesmee bajo la blusa.
-Lo siento, fui muy rápido verdad? - cuestionó Jacob avergonzado.La chica negó con la cabeza, pasando su lengua por los labios hinchados.
Siestaban yendo un poco rápido, pero ella quería mas. Lo quería todo de
Jacob Black, después de todo el era su deseo de cumpleaños.
-No teestoy rechazando ni mucho menos, Renesmee, pero creo que seria prudenteque sigamos viendo la televisión antes de que comenta una tontería - susurró La Bestia recorriendo el labio inferior de la chica con el pulgar.
”Como puede ser mas sensato que yo?” -se cuestionó la chica-. “Sera
por que yo casi acabo de salir de la adolescencia y el no? Oh Dios,
pero que estoy haciendo?! El es mi jefe y me lleva por dieciséis años!
Que importa! Nunca he tenido nada y ahora el es mio... Y lo mejor, el
quiere ser mio!”
Pasaron el resto de la tarde hablando, conociéndose, viendo sin ver la televisión, hasta que Renesmee vio la hora y aplaudió como si fuera una niña pequeña, tomó el control remoto y puso el canal NBC justo a tiempo para ver el sketch inicial donde se burlaban de los políticos estadounidenses como cada semana.
-Te importaría que lo veamos? “Saturday Night Live” es algo así como mi placer culposo y hoy es un nuevo episodio - murmuró la chica subiendo un poco mas el volumen.
-Claro que no me importa, también a mi me gusta ese programa -La Bestia la atrajo hacia el para que se acurrucaran juntos y reírse durante hora y
media-. Es mejor que SNL sea tu placer culposo y no la porquería de “Honey Boo Boo” o “Toddlers and Tiaras.”
Renesmee soltó a reír.-Honey Boo que y quien?
-Es mejor que ni sepas de que hablo. Es solo gente horrible que mete a sus hijas a concursos de belleza, las maquillan y has obligan a hacer un
acto frente a los jueces. Quien hace eso con sus hijos? Y quienes soy
esos jueces como para juzgar la belleza de una bebé o de una niñita.
Todos los bebés son lindos. Te juro que ese programa me enoja y me da
asco.
-Pues entonces no lo veas - susurró Renesmee encantada con lo que Jacob acababa de decir sobre los bebés.
-No lo veo, sino que una vez vi que hablaban mucho de eso programas de
mierda y hasta Tom Hanks hizo una parodia de ello en Jimmy Kimmel.
-Oh! Ese programa si lo vi, fue después de los Oscar de hace... no se... pero si lo vi, fue gracioso.
Jacob sonrió ampliamente, a su Nessie le gustaban los mismos programas que a el. De hecho tenían bastantes cosas en común.

Continuará....

#13

Capitulo 6 (Continuación)
Ambos eran huérfanos, los padres de Jacob habían muerto y los de Renesmee no la quisieron; ahora se tenían el uno al otro para cuidarse. Ademas, los dos amaban la pizza,el helado de chocolate, Saturday Night Live, Jimmy Kimmel, Craig
Ferguson, la primavera y el otoño -no les gustaba el calor excesivo ni
el crudo invierno-, le gustaba dar paseos por las zonas seguras de
Central Park, el pastel de chocolate, las películas de vampiros, hombres
lobo y zombies, a los dos les gustaba Black Keys y Muse, y nunca se
habían embriagado en la universidad hasta el punto de no saber que
hicieron la noche anterior... cosa que Renesmee no creyó del todo.Y
lo mas vergonzoso que tenían en común... leían romances eróticos, algo
que Jacob alegó que era mas elegante que ver pornografía, aunque era en
varias ocasiones bastante cursi, pero no tenia los diálogos acartonados y
estúpidos de las películas pornográficas. Ademas cuando tenia trece
años, Billy lo había encontrado viendo una película “ porno”y le dio un discurso que lo marco.
-Esas chicas son las hijas de alguien, Jake. Son la hermana, la amiga de
alguien, incluso la madre de alguien. En ocasiones ni siquiera lo hacen
por voluntad propia, son obligadas a hacer esas películas.-Jacob pensó en su hermana, en su madre, en las demás chicas de la escuela y sintió asco de si mismo.
-Las mujeres son algo bello y delicado -había dicho su padre-. No son un
objeto sexual. Debes amarlas, respetarlas, quererlas, consentirlas,
escucharlas, no tomarlas, poseerlas y usarlas, como en esa película que
estabas viendo.Luego Renesmee admitió que ella nunca había visto
una película pornográfica y Jacob se dijo a si mismo que tendría que
buscar la mejor película y algún día la vería con la inocente chica que
tenia a su lado, aunque eso iba en contra de lo que su padre le había
enseñado, pero había algo atractivo en ese pensamiento. Tal vez una
recreación.Otra pequeña fantasía que añadir a la lista de perversiones.Oh
si, el la pervertiría y moldearía su gusto, ya imaginaba a Renesmee
desnuda sobre su enorme cama, con los brazos y piernas extendidas como
si estuviera siendo ofrecida en sacrificio, dispuesta a cualquier cosa
que el quisiera.Jacob meneó la cabeza tratando de deshacerse de
las imágenes eróticas que estaba recreando con la chica de ojos color
chocolate que tenia a su lado, y puso atención al monologo que estaba
dando la estrella anfitriona del Saturday Night Live.
Cuando el programa acabó Renesmee y Jacob de nuevo se estaban besando, el la tomó en brazos y en unas cuantas zancadas ya habían llegado a la cama de la chica, donde aprovechó para acostarse sobre ella con todo su peso.Renesmee se sentía abrumada, acalorada, deseada, necesitada, cada beso de Jacob
Black le hacia olvidar todos sus años de soledad, todas aquella noches
en que deseaba tener a alguien a su lado, alguien que la quisiera, que
la cuidara... Pero aunque estaba disfrutando de lo lindo las atenciones
que La Bestia le estaba haciendo a su cuello, sus labios, sus caderas,
su trasero... aquello iba muy rápido. Estaba asustada, tenia miedo, ella
quería complacerlo y para hacerlo tendría que decirle la verdad...
-Jacob... Jacob... podrías... detenerte por favor - susurró con las mejillas rojas.
-Te lastimé? - La Bestia se alzó sobre ella apoyando las manos en el colchón.
-No, es que... yo no... nunca... Yo... -respiró profundo-. Nunca he hecho
esto con nadie - susurró encogiéndose, lista para que La Bestia se
burlara de ella y la rechazara.Cosa que era lo ultimo que Jacob Black haría.En su cabeza rezonaron las palabras que la chica bajo su cuerpo le acababa de pronunciar “Nunca he hecho esto con nadie.” ”Con nadie.”Con nadie.””Con nadie.”Renesmee era virgen y el ahora era su novio -no, no lo era- y su esposo en unos cuantos meses -tal vez-. Aquello era aun mejor de lo que había pensado. La estúpida novela erótica-romántica que había terminado la noche anterior le sirvió de inspiración: velas por doquier, rosas, le pondría un velo a su cama sobre el dorsel de maciza madera. Seria la noche perfecta para ambos, seria la primeva vez de “ambos”. Jacob tenia casi tres años de abstinencia y ahora supo el por que del declive de su -muy antigua- vida sexual: Renesmee.
La estaba esperando a ella.”En verdad tengo que dejar de leer esas porquerías” - se dijo a si mismo, mientras Renesmee esperaba sus burlas.
-Eso es... increíble -susurró bajando el rostro para besarla en las
mejillas-. No te preocupes, soy una persona paciente, lo creas o no.
Los enormes y asustados ojos de la chica debajo de el lo miraron sin entender.
-No te presionare, Nessie - la besó en los labios pero ella no le respondió.
-Nessie? Soy Renesmee - replicó ofendida.
-Lo se, pero es un... sobrenombre que te tengo. No te ofendas, pero Nessie era una gatita que solía tener en la universidad y a la cual quería mucho. Ella representaba lo que había dejado en Seattle para ir a
Darthmouth, Nessie era mi familia, representaba el amor de mis padres
lejos de casa, me hacia compañía cuando estaba solo, me consolaba cuando
estaba triste. Lloré mucho cuando murió, durante años ella fue mi todo.
No en un sentido raro, no soy zoofilico, tal vez seré medio pedofilo
dada la gran cantidad de años que te llevo.
Renesmee lo miró con la boca abierta y se recordó a si misma cerrarla. Jamas hubiera imaginado a Jacob "La Bestia" Black fuera un hombre cariñoso, amante de los animales, un hombre que amaba a su familia y le quisiera poner el nombre de su gatita que representaba cosas tan lindas para el.
-Nessie... me gusta - susurró al fin rodeandole el cuello con los brazos.
Jacob respiró aliviado.
-Si tuvieras los ojos verdes diría que eres su reencarnación o algo así. Tepareces a ella, era tan blanca como tu, al principio me tenia un miedo
terrible y después no podía separarse de mi... espero que te suceda
igual -Jacob le dedicó una sonrisa boba y el corazón de Renesmee
tembló-. Ella también se dormía en mi pecho como tu lo hiciste la semana
anterior y que espero que lo sigas haciendo.Nessie se sintió
halagada al ser comparada con la antigua mascota de La Bestia en lugar
de sentirse ofendida, lo cual le preocupó bastante.Esa noche
Nessie se durmió sobre el cuerpo de Jacob, no solo sobre su pecho sino
sobre todo su cuerpo, era el colchón mas cómodo y calientito en el que
hubiera dormido nunca.
A la mañana siguiente La Bestia hizo de nuevo el desayuno y lo llevó a la cama de Nessie y ahí comieron juntos.
Después fueron al supermercado y al caer la tarde siguieron hablando,
hablando y hablando...

********
Que creen de Nessie y Jacob?
Comentes y voten!!!

#14

Capítulo 7
-Odio tener que dejarte aquí, Nessie - susurró Jacob en el oído de su asistente.El
BMW de Jacob estaba aparcado en un estacionamiento publico de tres
pisos frente a la estación del metro. Estaban cómodamente sentados en el
asiento trasero, Sam estaba fuera del auto esperando a que la pareja
empalagosamente acaramelada terminara de despedirse.Era lunes por
la mañana, Jacob vestía el traje gris que había llevado a casa de Renesmee desde el viernes.
Sam los había recogido fuera del departamento de la chica y condujo hasta la ultima
estación del metro que la chica tomaba para llegar al trabajo.
-No podemos llegar juntos, Jake - susurró Nessie acomodando la corbata azul rey de su jefe/novio.
-Lo se, eso lo hemos hablamos, pero... No quiero que tomes el metro, es peligroso y mas para alguien como tu.
-No es peligroso... bueno siempre y cuando uno sepa cuidarse. Ademas
siempre llevo gas pimienta a la mano y desde que mi maestra de Economía
del Hogar de mi ultimo año de preparatoria nos inscribió a ambas en
clases de defensa personal... bueno... se dar uno que otro golpe.
-Me asegurare de no cruzarme en tu camino cuando estés enojada - bromeó La
Bestia antes de robarle otro beso a la dueña de los labios mas suaves
que el alguna vez hubiera probado.
-Espera, que quisiste decir con "alguien como tu".
-Pequeña, bonita y adorable - Renesmee torció el gesto, pero amo la descripción.
-Debo irme, sino llegare tarde al trabajo y mi jefe es muy estricto - Nessie
tomó sus cosas y abrió la puerta trasera izquierda con la intensión de
salir del auto, pero La Bestia la retuvo.
-No te tomes como algo personal mis gritos de esta semana, de acuerdo? Me mataría verte llorar de nuevo por mi culpa.
-No te preocupes, ya estoy acostumbrada a que me grites, lo hiciste la semana pasada -Nessie se encogió de hombros-. El llanto de mi cumpleaños fue por eso... por que era mi cumpleaños, me habías gritado, estaba
sola en la oficina un viernes por la noche... Todo se junto... Hace mucho aprendí que de nada sirve llorar, esa noche fue una excepción - mintió completamente. Pero no quería que Jacob la viera como una
debilucha.
-Hasta el viernes, mi Nessie - susurró antes de besarla por ultima vez en la semana.
-Hasta el viernes, Jake.
-Buenos días - saludó Renesmee el martes por la mañana a los que se encontraban en el pequeño cuarto de descanso con las cafeteras, en K.B & Asociados.
Se dirigió a la cafetera exclusiva de su jefe, en sus manos llevaba con bote de café tostado comenzó a prepararle el café a La bestia, como cada mañana.
-Por que solo tu jefe bebe esa "exquicites" y nosotros tenemos que beber esta porquería? - Seth Clearwater se acercó a ella mirando con repulsión su taza de café.
-Por que el es... El así lo quiere -estuvo a punto de decir el dueño-. Pero es bienvenido de traer su propio café, señor Clearwater, no hay ninguna norma que lo impida.
-Ya te he dicho que me llames Seth, Ren.-Renesmee se estremeció, odiaba que Seth -gerente de finanzas- le dijera Ren.
-Lo se, señor Clearwater - respondió esperando el café de La Bestia.
-Vendrás este viernes a la fiesta de cumpleaños de Claire? - preguntó Seth acercándose mas a Renesmee.
-No se quien es Claire. Pero dígale feliz cumpleaños por mi.
-Oh vamos, alguna vez te diviertes, Ren? - Seth apoyó la cadera derecha en la encimera."Si, los fines de semana en mi departamento junto a Jacob Black" - pensó Nessie, pero prefirió quedarse callada.
-Hola,Renesmee! -saludó muy contenta Bree entrando a la sala de descanso-. Necesito que vayas a mi oficina después de que le lleves el café a tu jefe -le guiñó el ojo con complicidad.Renesmee se había
acostumbrado a darse una vueltecita por la oficina de su amiga, mientras
su jefe estaba ocupado bebiendo su café. Ya no le tenia miedo a La
Bestia... bueno ya no tanto.Seth sonrió en dirección a Bree, con
la intención de hacerle el rutinario comentario con connotaciones
sexuales, pero Bree se le adelantó:
-En tus sueños, Clearwater.-Renesmee ahogó una sonrisa, pero luego le dio pena la cara decepcionada de Seth;
no era un secreto que Seth estaba loco por su amiga. Sirvió el café de La Bestia en su usual taza azul marino que parecía que habían sacado de "Central Perk" de la serie "Friends",
y vio que que había preparado mas café del habitual, tal vez por la
distracción de Seth. Se le había olvidado cuantas cucharadas llevaba y
puso una extra.
-Señor Clearwater -murmuró en su dirección-, seria tan amable de vaciar la cafetera del señor Black por mi.Seth
se giró con la intención de decirle que ese era su trabajo no el suyo,
pero vio como ella le sonrió y al ver lo que sobraba de café calculó que
el liquido sobrante era para una taza regular.Seth lanzó su café
a la tarja y lo enjuagó con agua, con una gran sonrisa se acercó a la
cafetera de Jacob y en cuanto saboreó el café se sintió como de siete
años y estuviera cometiendo una travesura. A partir de ese instante se
olvidó de Bree.
-Su café, señor Black - murmuró Renesmee dejando la taza al lado izquierdo de Jacob, como lo había hecho durante mas de
tres meses.Como era costumbre La Bestia ni le dio las gracias, pero esa mañana algo pequeño se rompió en Renesmee. Sabia que ella y Jacob debían de fingir en la oficina. El debía de seguir tratándola como antes, no podía cambiar de la noche a la mañana, pero tenia que ser tan indiferente con ella a puertas cerradas? Que no se sentía como ella
cada vez que estaban solos?
Renesmee sentía que el corazón le iba a explotar cada vez que lo veía, cada vez que entraba a su oficina. Ya no
se sentía nerviosa, sino emocionada, feliz... enamorada.Que el no se sentía de la misma manera? Al parecer no, por que Renesmee se marchó a su escritorio sin haber conseguido siquiera una mirada de su
novio secreto.Triste, se fue a la oficina de Bree y la escuchó hablar pestes de La Bestia quien la tarde anterior en una junta, la había hecho quedar en ridículo y rechazó la campaña de primavera-verano de Brandon Couture, y le había pedido una nueva para el próximo lunes cuando se reunirían con Alice Brandon en su taller.Nessie no
sabia si iría a la junta con Jacob, ella nunca iba con el a ese tipo de reuniones, pero el domingo por la tarde le había dicho que la llevaría, que quería que conociera a Alice.El miércoles Nessie de sentó frente a la computadora después de llevarle el café a La Bestia y comenzó con su trabajo matutino rutinario: revisar el correo electrónico
de su jefe, revisar los boletines y memorandos de los demás departamentos, enviando respuestas esquematizadas, reenviandole a su efe documentos importantes, contestando el teléfono.
-Oficina de Jacob Black - murmuró al teléfono antes del medio día.
-Hola, buenos días. Soy Edward Cullen, puedo hablar con Jake?
-Un momento, señor Cullen.
-Doctor. Doctor Cullen.
-Un momento, Doctor - Nessie oprimió un pequeño botón rojo en el teléfono y marco 114, la linea directa a Jacob.
Edward se preguntó por que diablos había corregido a Nessie. Por que había restregado su titulo de esa manera, cuando nunca lo había hecho?
-Señor Black, tengo en la linea al Doctor Cullen.
-Pásamelo, pásamelo, pásamelo.-Renesmee se alejó el teléfono del oído y lo miró extrañada. Cuando en la vida
Jacob había estado tan emocionado por una llamada telefónica?Nessie oprimió de nuevo el botón rojo.
-Doctor Cullen, lo comunico con el señor Black - oprimió el enlace esperando escuchar a Jacob al otro lado de la linea antes de colgar.
-Gracias, Nessie.-Al escuchar como el Doctor Cullen se despedía de ella, ahogó un grito.El... el sabia? Quien era ese Doctor Cullen y por que sabia quien era ella?
-Le dijiste Nessie a Nessie? - cuestionó Jacob.
-Como querías que le dijera?
-No se... aun no le he dicho que tu y Bella saben de ella, mucho menos que todos la llamamos Nessie. Y por que me llamas a la oficina y no al celular?
-Mi batería murió. Y como vas con ella, Jake?-La Bestia suspiró antes de contestar.
-Me es muy difícil, Ed. Es una maldita tentación! Quedamos en que
seguiríamos tratando igual que antes, que solo de viernes por la tarde a lunes por la mañana seriamos novios... Pero es tan difícil! Veo como me mira con sus enormes ojos tristes y lo único que pienso es en besarla y
abrazarla.
-Si, claro. Solo besarla y abrazarla - se burló Edward en su consultorio, acomodando los juguetes de la sala de espera
mientras llegaban sus pacientes pequeños y adorables.
-Si... ese es otro problema, Ed. Nessie... ella... Ella es virgen.

Continuará....

#15

Capítulo 7 (Continuación)
-Que?!
-Lo que oyes... ella es virgen
.-No creo que lo siga siendo la próxima semana o si?
-Tiene que. Tengo que controlarme. Todos los días en cuanto llego al departamento lo primero que hago es darme una ducha helada. No fría, helada. El lunes tuve que ponerme una bolsa de papas congeladas.Edward soltó una carcajada.
-Deja de burlarte! Como si tu no lo hubieras hecho antes.
-Claro, pero tenia dieciocho años y estaba esperando a Bella. Tu tienes al alcance de tu mano al amor de tu vida. Tómala!
-Primero quiero llevarla con un doctor y hacerme unos análisis para que vea que no tengo nada.
-Vaya, Jake. Eso es muy maduro y responsable de tu parte - murmuró Edward sin rastro de burla.
-Voy a cuidarla de pies a cabeza, Ed. De casualidad no conoces a ninguna doctora eficiente y discreta aquí en Nueva York?
-Solo conozco al Doctor Rhys.
-Doctor? No. Tiene que ser doctora.
-Vaya con tus celos, cavernicola - Edward se sentó frente a su escritorio y
comenzó a teclear en su computadora buscando en sus contactos.
-No es solo por eso grandisimo idiota! Nessie es virgen, crees que se va a sentir cómoda con un doctor?
-Aaah.
-Aaah - Jacob imitó a su amigo.
-Perdón, mis pacientes aun no necesitan de esas cosas y a veces se me pasan ciertos detalles.
-Ni cuenta!
-Vas a seguir burlándote de mi o quieres el nombre de una doctora? - espetó Edward alejando la vista de la computadora.
-Esta bien.
-Mas tarde le llamare al doctor Rhys y le preguntaré, a mas tardar mañana ya te tendré un nombre y con un poco de suerte... incluso una cita.
-Gracias, Ed.
-De nada.
-Y como esta Bella? Ya me perdono por haberla despertado la semana pasada?
-Creo que ya.
-Bien.
-Creo que iremos para Navidad.
-A donde? Aquí? A Nueva York?
-Sipi - respondió Edward de manera infantil entrando en su papel de pediatra accesible, amigo de sus pacientes.
-"Sipi"? - se burló Jacob.
-Si, sipi y que?!
-No nada, nada... Eso es genial, Ed! Ni piensen en quedarse en un hotel.
Nessie puede quedarse conmigo y ustedes en su departamento.
-En Queens?! - gritó Edward casi con horror.
-No, imbécil! Ahí no. En el departamento que le acabo de conseguir en mi edificio.
El jueves, Jacob le había dicho a Renesmee por la mañana que se quedaría
después del trabajo y que encargara comida para ambos. Nessie se
emocionó y comenzó a fantasear con La Bestia y con lo que harían al
estar los dos solos en la oficina como antes. Solo que esta vez seria
muy diferente, esta vez Nessie tal vez podría sentarse junto a el,
distraerlo un poquito del trabajo robandole un beso o dos. Jacob
lanzaría los documentos del escritorio para sentarla a ella sobre el
mueble y besarla hasta robarle el aliento. La Bestia subiría sus grandes
y fuertes manos por sus muslos hasta subirle la falda color grafito
hasta la cintura, le arrancaría las panties de manera salvaje y la
poseería por primera vez.Nessie no se negaría, al contrario, se vio a ella misma rogándole por mas.Pero
sus pequeñas fantasías -pequeñas comparadas con las que Jacob se estaba
imaginando en ese mismo momento- se hicieron añicos cuando llego una
hermosa chica de lustroso cabello negro, piel dorada y unas pestañas
kilometricas que enmarcaban sus hermosos ojos negros. Era alta y
delgada, parecía una hermosa y exótica "Angel" de Victoria's Secret.
-Vengo a ver a Jacob - le dijo a Nessie con una hermosa voz que complementaba
con su apariencia, pero había algo calculador en sus ojos.Así nada mas, sin un "buenos días" o un "hola".
-Tiene cita con el señor Black? - preguntó Renesmee con amabilidad, dirigiendo
su mirada a la pantalla de la computadora para ver si el nombre de la chica estaba entre las citas ya programadas.
-Yo no necesito una cita para ver a Jacob - exclamó la morena con superioridad.El estomago de Renesmee se hizo nudo. Algo le dijo que la recién llegada tenia algo que ver con La Bestia.Claro! Era lógico, dos personas tan hermosas como la morena y Jacob debían pertenecer juntas.
-Me puede decir su nombre para anunciarla con el señor Black - pidió Nessie
tomando le teléfono respirando profundamente tratando de calmar
aquellos celos asesinos que la estaban invadiendo.
-Renesmee donde diablos están los documentos que me trajo ayer...? -se interrumpió La
Bestia a media frase, cuando vio a la mujer frente al escritorio de Renesmee-. Rachel...! Que estas haciendo aquí?
-Un año sin vernos y esta es la manera de recibirme, Jake? - Rachel levantó una perfecta
ceja depilada y sonrió sin mostrar los dientes."Rachel. Se llama Rachel! Todo en esta mujer es malditamente perfecto?! "- se preguntó Renesmee, maldiciendo su propio extraño y retorcido nombre.Pero
se alegró un poquito al ver la expresión atónita y de pocos amigos de
La Bestia, pero esa alegría le duró muy poco. Jacob y Rachel corrieron
el uno hacia el otro y se fundieron en un estrecho e intimo abrazo. Se
les veía tan felices y sonrientes, tan perfectos el uno para el otro que
Renesmee tuvo que tragarse las lagrimas y por poco el vomito.Sus entrañas se revolvieron muertas de celos. Un año. Jacob tenia un año sin ver "al amor de su vida" y ahora se habían reencontrado justo frente a Renesmee, la estúpida y patética sustituta de aquella diosa de piel dorada.
-Señorita Dwyer no me pase llamadas, no quiero interrupciones de ninguna clase
-ordenó con su típica voz autoritaria-. Entendido?
"Señorita Dwyer?"Volvía a ser la señorita Dwyer? Desde que Jacob había pasado aquel
primer fin de semana junto a Renesmee, había comenzado a llamarla por su
nombre en la oficina. Ahora volvía a ser "señorita Dwyer". Tal
vez por eso, era señorita y Rachel era el amor de su vida, la cual se
había entregado a el un millón de veces sin negarse, sin detenerlo
cuando las cosas estaban casi llegando al punto sin retorno,
-Si, señor Black - logró susurrar mientras veía como La Bestia le sonreía a Rachel y la encaminaba hasta su oficina.Renesmee escuchó como le puso el seguro a la puerta y no pudo hacer nada mas que
correr hacia el baño y vomitar en el primer inodoro que vio.

#16

Capítulo 8
-Así que esa es Renesmee - murmuró Rachel, sentándose junto a Jacob en el sofá de cuero negro.
-Si. Es ella.
-Es muy bonita.
-Que estas haciendo aquí, Rachel?
-Me dices por teléfono que has conocido a la "indicada"y
pretendes que me quede en casa con los brazos cruzados? No, señor!
Empaqué mi maleta, tomé el primer vuelo que encontré y aquí estoy.
-Solo por eso viniste? - Jacob enarcó una ceja, tal y como ella lo había hecho frente a Renesmee.
-No -Rachel suspiró-. Paul me pidió matrimonio.
-Y?
-Le dije que lo pensaría.
-Por que hiciste eso?
-Por que necesito saber tu opinión - Rachel tomó de la mano a La Bestia.
-Ahora necesitas mi opinión? -exclamó enfadado soltándose de la suave mano de
la chica
- Hace un año te largaste con Paul a Phoenix sin pedir mi
opinión y ahora estas aquí pidiéndola?
-Jacob estoy asustada, no se que hacer. Eres mi hermano, eres la única familia que tengo...
-Eso fue exactamente lo que yo te dije cuando me dejaste solo y no te
importó. Me dijiste que ya estábamos grandecitos para estar atados el
uno al otro y ahora si quieres mi maldita opinión?
-No te enojes! Te necesito, necesito a mi hermano mayor. Siento mucho si te hice daño,
pero quiero tu consejo, tu ayuda, tu opinión. Te necesito, Jacob.La Bestia resopló.
-Para que quieres mi opinión?
-Por que no estoy segura. Tengo miedo, es un paso muy grande. No se si estoy lista para casarme.
-Rachel! -Jacob gritó desesperado levantándose del sofá, alejándose de ella
-Te mudaste al otro lado del país, por el! Dejaste tu trabajo, tu hogar, a
tu única familia por seguirlo cuando le dieron su "trabajo sonado" -entrecomilló las palabras con desprecio-, y ahora tienes dudas? Después de un año? Uno no sigue a alguien dejándolo todo si no esta seguro de
que es el indicado y quiera pasar su vida con el. Eres muy absurda!
-Dejaras todo por Renesmee? Así como lo hice yo?
-Por supuesto! - respondió sin dudarlo.
-Entonces por que sigues tan enojado conmigo por haberme marchado a Phoenix?
-Por que me llamaste desde el aeropuerto, Rach! Del puto aeropuerto! No me
diste tiempo de asimilarlo, de acostumbrarme, de hacerme a la idea de
que no te vería a diario - la voz de La Bestia se quebró.La partida de su hermana a semanas antes del primer aniversario de la muerte de su padre lo dejó destrozado. Solo.
-Lo siento - se disculpó su hermana menor en un pequeño susurro.
-Somos lo único que queda de nuestra familia, Rachel... Se que no es lo mismo
pero el que te fueras de la noche a la mañana se sentó como la muerte de
nuestros padres. Un día el doctor le dijo a mamá que tenia cáncer y al
mes ella ya no estaba. Y lo mismo con papá ... un infarto, cinco horas
en el hospital a penas lo suficiente para decirle adiós... -la voz de
Jacob se quebró en varias ocasiones-. Eras todo lo que me quedaba...
Sabias que por tu culpa me he desquitado con todas las personas a mi
alrededor? Sabes como me llaman a mis espaldas? "La Bestia"... Tienes idea de como he tratado a Nessie desde que la conocí? Soy como ellos me describen, el maldito "Beast": gruñón, solitario, anhelando lo que no puedo tener, destruyendo todo a mi paso, encerrado en mi propio mundo.-Pero al menos ya tienes a "Belle"- bromeó Rachel señalando hacia la puerta, limpiándose las lagrimas cuidadosamente para no arruinar su maquillaje.El
simple hecho de que Rachel mencionara a Nessie de esa manera, lo hizo
sonreí, lo cual ayudó a deshacer el enorme nudo que tenia en la garganta
y desaparecer un poco el dolor en el pecho.
-Ya que estas aquí, quiero que la conozcas.
-Si capturó la atención de mi hermano mayor, lo suficiente como para querer que la conozca, créeme que ya me cae bien.Jacob tomó su Blackberry y revisó que llevara su billetera. Se acercó a su
hermana menor con una sonrisa, emocionado por lo que le deparaba en las
próximas horas.
Nessie conocería a su hermana, y deseó con todas sus fuerzas que sus padres estuvieran vivos para que la conocieran también.
-Me gusta tu nueva apariencia, te ves realmente hermosa, Rach - le pasó el brazo por los hombros.
-Gracias - bajo la piel acaramelada de sus mejillas, Rachel se ruborizó.
Llegando a Phoenix se había hecho un cambio de imagen para entonar con Paul y su
nuevo puesto como Vicepresidente Regional de la compañía para que la
cual trabajaba.
-Señorita Dwyer, iremos a comer al restaurante Victoria's - le anunció Jacob a Renesmee al salir de su oficina.El
brazo de La Bestia aun seguía sobre los hombros de Rachel, cosa que
captaron los ojos de Nessie y sintió como se le revolvió de nuevo el
estomago, lleno de celos.Jacob la miró por un segundo y luego se alejó de su escritorio, entre risas con su hermana."A Victoria's?" - Se preguntó Renesmee con un lápiz entre las manos, el cual apretó tan fuerte que se rompió por la mitad-. "A nuestro restaurante?"
Renesmee consideraba a Victoria's como el restaurante de ella y La Bestia, ya
que la primera vez que comió con Jacob en su departamento en Queens, el
había llevado la cena del ese establecimiento.La ira y los celos
irracionales se apoderaron de la chica. Quería lanzar los papeles de su
escritorio, tomar el monitor de alta tecnología y lanzarlo por los aires
hasta que se estrellara en una pared. Quería destrozar la oficina de
Jacob Black, quería golpear a Jacob Black hasta quedarse sin aliento.Nessie nunca había sido una persona violenta, pero desde que había comenzado "algo"con Jacob, todas aquellas emociones que nunca habían florecido estaban en la superficie y la dominaban por completo.
Primero sus hormonas se habían desatado, haciéndola presa de su propia y
desbordada lujuria. Quería arrancarle la ropa a La Bestia incluso con
los dientes, acariciarlo, besarlo, jalarle el cabello mientras mordía
sus labios, quería desnudarlo por completo y cubrir cada superficie de
su cuerpo bien formado -gracias al gimnasio en el en el primer piso de
su edificio- con sus labios y su lengua.
Ahora, los celos, la furia y la ira irracional se apoderaron de ella con tal fuerza, que no se reconocía a si misma.No
recordaba como había llegado al baño hasta que se vio en el espejo y
vio a una mujer totalmente enloquecida. Parecía Medusa. Sus blancos
dientes estaban fuertemente apretados, sus labios hacían una extraña
mueca, temblaba de pies a cabeza haciendo que sus rizos de cobre
rebotaran ligeramente, las palmas de las manos están a punto de sangrar
si no desenterraba las uñas."El es mio! El es mio... Por que se fue con ella? Por que ha estado en mi casa diciéndome todas esas tonterías? Por que...?"No
el no es mio. Nunca lo ha sido, nunca lo será. Nunca has tenido nada,
Renesmee. Como fuiste tan estúpida al pensar que alguien como el lo
seria?"

Continuará.....

#17

Capitulo 8 (Continuación)

Si Jacob creía que ella era estúpida, estaba muy, pero que muy equivocado.Cual
era el beneficio de salir con el jefe como en los libros eróticos que
ella leía? No tenia sexo secreto en la oficina, Jacob no la llevaba de
vacaciones en el jet de la compañía, no había tenido un sustancioso
aumento de sueldo... Jacob solo había jugado con ella, la había usado...
No tanto por que no habían tenido sexo, pero ella haría lo mismo. Se
aprovecharía de ser la "amante" del jefe.Salio del baño, caminó
hasta la oficina de La Bestia y sacó del escritorio una pequeña tarjeta
azul marino metálico con un lirio blanco al centro. Se alejó del lugar
con paso seguro y se encaminó a la oficina de Bree, entró sin siquiera
saludar a la secretaria de su amiga y mucho menos anunciarse. Pero a
Bree no le importó.
-Hola, Renesmee! Me dijeron que tu jefe salió
con una chica espectacular, así que supongo que tu tendrás oportunidad
para que salgamos a comer, no? - Bree regresó la vista a su computadora.
-Claro. Te importaría que hoy no fuéramos al Deli de siempre? - preguntó
tratando de sonar segura sentándose en una de las cómodas sillas frente
al escritorio de la chica de cabello negro.
-Por supuesto! Que quieres? Mexicana? China? Tailandesa?
-Que te parece si vamos al White Lily? - murmuró Renesmee armándose de valor.
-Al White Lily? -Bree levantó la vista de la modelo que posaba en su
pantalla con un hermoso vestido de Brandon Couture-. No es por ofender
ni nada, pero... ese restaurante esta un poco fuera de mi presupuesto - "ni que decir del tuyo", se ahorró de decir.
-Eso ya lo se, pero... Prométeme que no le dirás a nadie, Bree.
-Lo prometo - Bree hizo una X sobre su corazón.
-Tengo esto - como si de una niña traviesa se tratase, colocó la tarjeta con el lirio frente a su rostro y sonrió.
-De donde la sacaste?! - Bree se levantó de su asiento y tomo la tarjeta.
-El señor Black la dejó sobre mi escritorio desde el otro día y no había tenido el valor de usarla - mintió por completo.
-Te dio la tarjeta para que fueras?
-No! La dejó como toda la basura que me deja sobre el escritorio. Supongo que quería que la guardara.
-Chica mala! Vamos! - Bree tomó su bolso para darse una "manita de gato" White
Lily era un lugar exclusivo al cual solo se entraba con reservación con
muchos meses de anticipación o en su defecto con una tarjeta de
miembro. Se localizaba en Rockefeller Center en el piso 30 de uno de los
edificios. Jacob era miembro desde que había fundado la compañía diez
años atrás, con Alice Brandon como su único cliente; se hizo en miembro
del club cuando Alice debutó en la Semana de la Moda y se convirtió en
la sensación y ambos fueron recomendados por Anna Wintour en White Lily.La
Bestia también se habia convertido en casamentero de la pequeña
diseñadora al presentarla con Jasper Hale, el hermano gemelo de Rosalie
Hale, esposa de Emmett McCarty, el nuevo dueño de la destilería McCarty.Bree vio la ropa de Renesmee así como la suya y de inmediato se dio cuenta de que no estaban vestidas para la ocasión.
-Toma Renesmee, ponte esto. Es de tu talla. De hecho pensaba regalártelo como regalo atrasado de cumpleaños.De
un pequeño armario Bree sacó un vestido azul índigo, sin mangas y con
un delicado fruncido en la cintura sobre el lado izquierdo. Luego buscó
entre las cajas de zapatos que tenia en una esquina de su oficina y
encontró unos zapatos de tacón y despuntados del mismo color. Tarareando
rebuscó entre una caja de plástico y encontró unos pendientes, un
brazalete y un bolso de mano.
-Vamos, cámbiate! - la animó Bree.
-Pero esto de donde lo sacaste?
-Es una de las ventajas de trabajar en una agencia de publicidad y ser la
jefe de equipo de una cuenta Brandon. Puedo quedarme con cualquier cosa
que usemos en las sesiones. Cuando vi este, me gritó: "Renesmee!" Te gusta?
-Es... hermoso! - Nessie paso la punta de los dedos por la suave tela del vestido.
-Entonces que esperas?!
Bree se encaminó a la puerta y le puso el seguro; cada una se cambió de ropa
en una esquina alejada, dándose la espalda. Luego Bree tomó el cabello
de su amiga y le hizo una coleta bajo la oreja derecha y le colocó un
pequeño broche con imitación de zafiros y diamantes, para que coordinara
con su atuendo.
-Consideraremos esto como tu comida de cumpleaños
y mi venganza por lo que me hizo La Bestia esta semana - murmuró Bree
poniéndose los zapatos negros despuntados que combinaba con el patrón de
flores negras de su vestido rosa pálido, también de Brandon Couture.
-Genial! -Renesmee sonrió, sin saberlo su amiga ayudaría en su pequeña "venganza"-. Llamaré al White Lily y diré que iré yo en representación de Jacob a una comida de negocios.
Para eso era para lo único que Jacob utilizaba su membresia, sus clientes
potenciales se impresionaban al ver el lugar y las vistas de Manhattan
desde el lugar; su encanto y sus buenas ideas no dejaban mas remedio que
firmar con el.Renesmee y Bree caminaron hasta la esquina y
llamaron un taxi, fueron afortunadas al conseguir uno de inmediato; su
elegante ropa de Brandon Couture había tenido mucho que ver.Cuando llegaron al piso 30 fueron recibidas como si fueran de la realeza, "el Maître"las
llevó hasta su mesa: justo en la ventana y ambas sonrieron encantadas.
Dos camareros las atendieron, les pusieron la suave servilleta de lino
sobre sus regazos y les entregaron un menú con cubiertas de cuero blanco
y un lirio en azul estampado en la portada. Sus martinis llegaron
mientras ellas todavía comentaban el menú. Ambas se decidieron por el
pescado blanco con verduras en vino blanco, una botella de vino blanco
de Chile. De postre pidieron pastel de terciopelo rojo y mientras
revisaban unos documentos que tomaron al azar de la oficina de Bree, se
tomaron otro martini. Se suponía que habían ido a concretar un negocio y
si alguien preguntaba que estaban haciendo ahí, ellas dirían que
estaban tratando cerrar un negocio. Bree fingiría ser el cliente y
Renesmee seria la nueva agente publicitaria de K.B & Asociados.
Pasaron una tarde increíble, Bree le contó a Renesmee sobre su novio, Diego, quien era "sous chef "en
Victoria's. Renesmee tragó saliva al escuchar el restaurante. Bree
prometió llevar a su amiga al restaurante para que conociera a su novio e
irse de fiesta cualquier fin de semana.Cuando llegaron a K.B. Renesmee se cambió de ropa en la oficina de Bree y caminó de regreso a su escritorio.
-Traes chaleco antibalas, Ren? - le preguntó Seth tomándola del brazo antes de que la chica llegara a su destino.
-Que? - parpadeó tres veces, confundida.
-Por que estoy seguro de que La Bestia te va a dar un tiro.
-Que? - preguntó de nuevo sintiendo un escalofrío que le recorrió la columna.
-Fue un gusto conocerte, Ren - Seth le dio un beso en la mejilla y se alejó de ella lo antes posible.Cada
paso que dio Renesmee le tomo una eternidad, ademas no ayudaban las
miradas de sus compañeros de trabajo. La miraban con tanta lastima que
ella pensó que estaban a punto de llorar.La puerta de La Bestia
estaba abierta y en cuanto la vio caminar a su escritorio, gritó con todas sus fuerzas:

-SEÑORITA DWYER!

#18

Capítulo 9
La Bestia miró su elegante reloj por quinta vez en quince minutos.
-Donde esta Nessie? - gruñó en voz baja mirando hacia la puerta del atestado restaurante.
-Por que no la llamas a su celular? - preguntó Rachel con voz suave, tratando de calmarlo.
-Por que no tiene.
-Nessie no tienen celular? - la hermana de Jacob preguntó con incredulidad.
-No.
-Entonces por que no le has regalado uno, grandisimo imbécil?
-Por que he estado ocupado con lo del departamento.
-Cual departamento? - cuestionó Rachel antes de tomar de su cosmopolitan.
-El que le conseguí a Ness el lunes y que están remodelando.
-Le compraste un departamento? - la hermana de Jacob casi se ahoga con su bebida.
-No, solo se lo voy a rentar. No veo el caso de comprarle uno si pienso llevarla al mio en poco tiempo.Rachel frunció el ceño.
-No te ofendas ni nada, Jake. Pero...
-Nessie no es una caza-fortunas, así que ahórrate el sermón
- La Bestia miró de nuevo su reloj.
-No! Eso no es lo que te iba a decir. Lo que iba a decir, es que... no crees que vas muy apresurado?
-Te dije que te ahorraras el sermón, Rach!
-Deja de interrumpirme! Renesmee es muy joven, acaba de salir de la
universidad. En realidad tu y ella no tienen nada. Solo has ido a su
departamento dos fines de semana. No le has dicho:"Renesmee, quieres salir conmigo?" Y después de unas cuantas citas: "Renesmee, quieres ser mi novia?"
Y ya como un año después preguntarle si quiere vivir contigo y tal vez
seis meses mas tarde proponerle matrimonio. Pero tu ya tienes planeado
proponerle matrimonio en diciembre. Jacob es muy apresurado. Déjala
vivir un poco.
-Quiero cuidarla, Rachel. Voy a hacerlo y ni tu y ni siquiera la misma Renesmee me lo van a impedir... Donde esta Nessie?!Miró de nuevo hacia la puerta mientras un camarero se acercó a ellos para tomar su orden.Rachel
pidió Ensalada César y Jacob salmón ahumado y para Nessie un jugoso
filete bien cocido con verduras en juliana y un plato de papas a la
francesa extra para que lo compartieran entre los tres. Era una
tradición de los Black que había comenzado desde que Jacob y Rachel
estaban pequeños. No importaba a que restaurante fueran a comer los
cuatro, o incluso si Sarah y Billy iban a cenar o comer solos siempre
pedían papas a la francesa.
En cuanto el mesero se marcho con su orden Jacob sacó su celular.
-Sam, podrías ir a la oficina y ver por que Renesmee no ha llegado. Si aun
esta ahí tráela de inmediato, lo quiera ella o no - masculló enfadado.
Sam Uley entró a K.B & Asociados y se dirigió directamente a la oficina
de Jacob, donde esperaba encontrar a Renesmee... Por el bien de ambos.
Pero su escritorio estaba solo y la oficina de Jacob vacía. Se dirigió a
uno de los pocos empleados que se había quedado a la hora de la comida.
-Disculpa, has visto a Renesmee Dwyer?
-A la asistente del señor Black? -respondió con una pregunta el nuevo
interno, mientras limpiaba sus lentes con la corbata floja que colgaba
sin elegancia del cuello de su arrugada camisa
- Si, salió a comer con Bree Tanner. Pero se veía diferente a como la vi antes, llevaba puesto
un vestido oscuro en lugar de lo que sea que llevara por la mañana -
comentó sin interés alguno.
-Se fue con Bree? A donde?-El chico se encogió de hombros.Sam
sacó su celular para informar a su jefe que su novia estaba
desaparecida de momento, pero en lugar de alarmarlo prefirió seguir
investigando. Si no confirmaba la información al menos otras tres veces,
quien pagaría los platos rotos seria el.
-Disculpa, busco a Renesmee Dwyer - le dijo Sam a la chica tras el escritorio frente a la puerta que decía Bree Tanner.
-Ella y mi jefa se fueron a comer - respondió medio enfadada.
-No sabes a donde fueron?
-Siempre se van al Deli de la esquina, pero no creo que hoy fueran a ese lugar.
Ellas se encerraron unos minutos y cuando salieron se habían cambiado
completamente de ropa.
-Gracias - con el ceño fruncido, Sam giró
sobre sus talones y casi corriendo se dirigió hasta el vestíbulo frente a
los ascensores, llamando a Jacob.
-Jake, ella no esta aquí. Me dicen que se cambio de ropa y que se fue a comer con Bree Tanner.
-QUE?! - el corazón de Jacob se hundió.
-La secretaria de Bree dijo que siempre van al Deli de la esquina, pero al
cambiarse de ropa... no se... tal vez fueron a un lugar mas elegante.
Como a Victoria's por ejemplo. Aun no esta ahí?
-Claro que ella no esta aquí! - La Bestia guiñó mirando a su alrededor una vez mas y Sam tragó saliva.
-Quieres que la busque en los restaurantes elegantes de la zona? - ofreció Sam
con voz calmada, tratando de tranquilizar a su jefe.
-Mantenme informado.-Jacob miró a su hermana.
-Ella no esta en la oficina y al parecer ella no viene hacia acá.
-Por que? Que le hiciste Jacob?
-Yo? Nada!
-Estas seguro? Por que cuando llegué ella lucia... pálida.
-Es su color natural - Jacob se aflojó el nudo de la corbata.
-No, ella... ella no lucia bien. Parecía enferma, como si estuviera a punto de vomitar o algo.
-Pues al parecer no esta enferma y nos dejo plantados por ir a comer con Bree.
-Tal vez ya tenia planes - Rachel miró a su hermano.Realmente
lo vio y lo que observó la dejó desconcertada. Jacob lucia enojado,
asustado, triste, desilusionado, preocupado; en menos de cinco minutos
parecía que había envejecido.
-Jake...
-Que? - masculló antes de darle un largo trago a su helada agua mineral.
-En verdad la quieres, no?
-Si.
-Crees que algo malo le paso?
-No lo se, siempre le digo que la ciudad no es segura. Por que eso la
llevare a vivir a mi edificio, para poder cuidarla. Pero ahora me dices
que lucia enferma y no esta aquí - La Bestia comenzó a respirar
aceleradamente como si no hubiera estado respirando por un rato.
-Jake, ella esta bien. Tranquilo. Comamos y después te vas a la oficina y la esperas.Rachel meneó la cabeza al ver que Jacob volvía a girar la cabeza en busca de Renesmee.Los
hermanos Black se tomaron su tiempo en Victoria's, con la esperanza de
que Renesmee por fin llegara. Jacob recibía llamadas de Sam cada cinco
minutos para decirle que nadie la habíavisto en los restaurantes
cercanos, así que cuando La Bestia llegó a la oficina estaba realmente
cabreado gritando el nombre de Renesmee desde que cruzó las puertas de
cristal que daban la bienvenida a K.B & Asociados. Todos los
empleados lo escucharon gritar y se estremecieron. Algo feo se
avecinaba.Respondieron casi temblando a su interrogatorio.
-Donde esta Renesmee?!
-Han visto a la señorita Dwyer?!
-Quien la ha visto?!-Todos contestaron con un: -No se. -No la he visto
Enfadado,se metió a su oficina y paseó por ella como un león enjaulado tratando
de averiguar por que Renesmee los había dejado plantados a el y a su
hermana en Victoria's. El le había dicho: "iremos a Victoria's." "Iremos." Osease los tres. Entonces por que ella no fue? Por que prefirió irse con Bree a Dios sabe donde y con otra ropa?Se
sentó tras su enorme escritorio contemplando el regalo que había
elegido Rachel para Nessie, preguntándose si Renesmee y Bree eran
amantes? Acaso lo estaban utilizando?La Bestia escuchó risas
femeninas y saltó de su silla hasta la puerta, esperando ver a Nessie
sentada en su escritorio. No había nadie aun.Decidió dejar la
puerta abierta para ver cuando ella llegara. Pero no la vio llegando
desde la entrada, sino de la oficina de Bree y con su atuendo de la
mañana. Falda gris y blusa rosa... En su rostro había una gran sonrisa y
para colmo de males, Seth Clearwater la interceptó tomándola del brazo
con una intimidad que el no había visto antes en ellos... "Que demonios?!" Y lo peor: el la besó en la mejilla.Nadie. La. Toca. Ella. Es. Mía.Las entrañas de La Bestia se retorcieron llenas de celos y su visión se
tornó rojiza, mientras Renesmee se tambaleaba hacia adelante caminando
hacia el. La respiración de Jacob se aceleró y sus nudillos se tornaron
blancos por apretar los puños con una fuerza casi sobrehumana.
ELLA ES MÍA!
-SEÑORITA DWYER! - su grito se escuchó por todo el piso veinticinco.Vio como Renesmee y el resto de el personal se encogieron del susto.La mirada de Nessie se cruzó con la suya y vio terror puro en sus ojos color chocolate.Renesmee
caminó hacia el con las piernas temblorosas y el corazón en la boca, La
Bestia lucia tal y como Seth le había dicho: como si le fuera a dar un
tiro. Caminó apresuradamente hacia la oficina de Jacob, con ganas de
vomitar de nuevo, pero no como horas antes que estaba muerta de celos.
-Cierre la puerta, señorita Dwyer - la voz de La Bestia sonó sombría en un tono muy bajo.Nessie
dio media vuelta para cerrar la puerta y vio como Bree corría hacia
ella con el rostro angustiado. Renesmee negó con la cabeza ligeramente
antes de que la gruesa madera se interpusiera entre ellas.
-Me puedes decir a donde coño fuiste? - la voz de Jacob seguía escalofriantemente baja.La miró desde su silla tras el escritorio, donde tenia los codos apoyados a ambos lados de una cajita negra con un lazo blanco.Renesmee
respiró profundamente y sacó de su bolso la tarjeta de membresia de
White Lily, la cual minutos antes había pasado sin problema alguno por
el escaner. Había sonreído ampliamente al imaginar la cara de Jacob
cuando le llegara la cuenta.
-Fui a White Lily, invité a Bree - como si de una delicada pieza de cristal se tratase, Renesmee dejó la tarjeta frente a Jacob
-Por que demonios fuiste a White Lily si yo y mi hermana te estábamos esperando para comer en Victoria's?Ese
tono calmado y profundo con el que La Bestia estaba hablando asustaba
aun mas a Nessie, que cuando le gritaba antes de que comenzaran una
relación. Pero tenia que ser valiente, tenia que ser fuerte. Había
sobrevivido veintidós años sola, que eran unos cuantos minutos
enfrentándose a la ira de La Bestia.
-Por que querías que...? - Renesmee jadeó al darse cuenta de las palabras de Jacob."Su hermana?!" "Era su hermana!" "Esa Rachel era Rachel la hermana de Jacob?"

Continuará......

#19

Capítulo 9 (Continuación)

Pero si lucia completamente diferente! Eran dos chicas completamente
distintas. En las fotografías que Jacob le había mostrado, Rachel era
bonita, vestía ropa normal, lucia tierna. La Rachel que Ness conoció la
había visto con superioridad, lucia como una supermodelo. Era alta,
elegante, vestía ropa de diseñador. Pero en ese mismo instante logró ver
el enorme parecido que los celos no la habían dejado notar.Rachel y Jacob tenían los mismos ojos, la misma piel dorada y sedosa, esa hermosa y blanca sonrisa que derrite corazones.Rachel era su jodida hermana! "Gracias Dios! Gracias. Gracias. Gracias."
Nessie respiró profundo y decidió hacerse la desentendida. Era mejor opción
que dejarse en evidencia y decir que hasta había vomitado de los celos y
la furia.
-Por que querías que fuera a comer con tu hermana? - murmuró con suavidad.
-Por que quiero que se conozcan! Ella y tu... Espera... tomaste mi tarjeta de White Lily?
-Lo siento - Nessie se encogió esperando los gritos.
-Por que? - la voz calmada de Jacob en serio le estaba poniendo los pelos de punta.Lo prefería gritándole que esa nueva actitud.
-Por que... tu te fuiste con tu hermana ignorándome y fue la única forma que se me ocurrió de hacerte... enojar - prefirió el "enojar", que el "hacerte daño" o "vengarme".
-Yo no te ignoré, Renesmee! -La Bestia se puso de pie para rodear el escritorio-. Te dije:"Señorita Dwyer, iremos a comer al restaurante Victoria's." Iremos. Me refería a los tres.
-Y como se supone que yo iba a saber eso?! -Nessie estalló-. Me hubieras dicho, "Renesmee iremos a comer a Victoria's te veremos ahí."
Con lo que me dijiste me diste a entender que solo tu y Rachel irían! -respiró profundo. Era un alivio y en cierto modo una gran alegría saber que Jacob había visto a su hermana-. Ademas solo me viste un segundo,
ni siquiera una sonrisa o una mirada que me diera a entender que yo
también tenia que ir. Y no se han visto en un año. Creo que fue mejor
que yo no fuera con ustedes, tenían que ponerse al día.
Bien hecho, Ness! En su fuero interno se dio unas palmaditas en la espalda.Jacob la atrajo hacia sus brazos y besó su frente, pensando en que su Nessie era un amor.
-Sabes que estas metida en un gran problema, verdad? - le preguntó La Bestia
rodeando su pequeña cintura con los brazos y en un segundo los pies de
Nessie estuvieron a treinta centímetros del suelo, pero a solo tres de
los labios de Jacob.
-Siento robar tu tarjeta - Nessie apenas si pudo susurrar, su mirada estaba clavada en los labios de La Bestia.Nunca antes había deseado tanto que Jacob la besara como en ese instante, ahora sabia que el era suyo y que ninguna "Angel"de Victoria's Secrets se lo iba a quitar.
Como si Jacob adivinara sus pensamientos pegó sus labios a los de Renesmee y hundió su lengua en su dulce y húmeda boca.Renesmee no se dio cuenta a que hora La Bestia la sentó sobre su escritorio y
comenzó a subir sus manos por sus muslos hasta que sintió la tela del
pantalón de Jacob entre ellos. Y aun así... no lo detuvo. Esa sesión de
besos desenfrenados se parecía mucho a lo que ella había pensando por la
mañana antes de que Rachel llegara.Pero los besos fueron interrumpidos por el celular zumbante de Jacob sobre el escritorio y bajo la espalda de Renesmee.Nessie
soltó unas risitas, el aparato le había dado cosquillas; la mente de La
Bestia se fue por un lado mas oscuro, imaginado como seria tener a
Renesmee atada en su cama mientras que el pasaba "otro" aparato vibrante por lugares estratégicos. Solo que en esa ocasión lo que saldría de los labios de Nessie no serian risas.
-Es Rachel, estaba preocupada por ti -murmuró Jacob aun sobre Nessie respondiendo la llamada -Rachel.
-Ya la encontraste? Esta bien?
-Si ya llegó, fue a comer con Bree. Como no tiene celular no me pudo decir que prefería que tu y yo nos pusiéramos al día.
-Bueno eso esta por resolverse. No fuiste muy duro con ella verdad? "No fui duro, pero ya lo estoy" - pensó Jacob bajando la mirada para ver a Nessie sobre su escritorio
como se había imaginado cientos de veces, con la molesta diferencia de
que seguían vestidos de pies a cabeza.
-No. Claro que no, Rach!
-Escucha,acabo de cambiar mi boleto de avión, saldré hasta el domingo al medio
día. Estaba pensando en que podríamos cenar hoy los tres y mañana me
llevaré a Ness a comer y pasar el rato. Así que necesito que le des
libre el resto de la tarde. Luego cenaremos en tu departamento, creo que
es justo que Renesmee duerma en tu casa este fin de semana.
-Claro jefa, como usted ordene - La bestia se burló.
-Cállate Jake o le contare de tu obsesión por Star Wars, también de tus idas a
cierto lugar privado y exclusivo, y que su mayor clientela son mujeres
estresadas... "Mujeres" , Jake - lo amenazó Rachel.
-Para tu información, ella ya sabe eso.
-Que?! En serio le dijiste? Lo de Star Wars y el... el spa?
-Claro, por que he de mentirle o de ocultarle algo sobre mi.
-Vaya... Jake... En serio, quien es esa chica y que ha hecho contigo?
-Ya te lo dije. Es la indicada.-La Bestia cortó abruptamente la llamada y continuó besando a Renesmee hasta que ninguno de los dos pudo continuar respirando.
Sam condujo hasta Queens escuchando a Jacob dándole un pequeño curso a
Nessie de como usar el nuevo iphone, que Rachel había escogido. Incluso
ella le eligió una cubierta del panorama nocturno de Manhattan, con los
edificios iluminados contrastado con el cielo morado profundo y la luna
plateada.Luego se tomaron varias fotografías en el auto y al llegar al departamento Nessie empacó una pequeña maleta.
-Nessie,mete lo que vas a usar mañana solamente - murmuró Jacob acostado a sus
anchas en la cama diminuta de su novia, mientras la fotografiaba frente
al armario.
-Pero si dices que me quedaré en tu casa el resto del fin de semana, tengo que llevarme otra ropa.
-Haga lo que le digo, señorita Dwyer - Jacob la miró un momento desviando la vista del celular.
-Usted que se piensa, señor Black? Que voy a andar por la vida sin ropa? - al
instante en que terminó de hablar se dio cuenta de lo que dijo y enrojeció hasta el cuello.
En cambio Jacob pensó en decirle: "Oh por supuesto que si".
-Mete tu pijama y la ropa con la que no podrías salir del departamento si tuvieras que salvarlo del fuego.
-Del fuego? - Nessie giró hacia el y varios flashes la cegaron.
-Hágame caso, señorita Dwyer - La Bestia se rió de la expresión de Nessie en
las fotografías, parecía un venadito encandilado por los faros de un
auto
-Deja de decirme así.
-Por que? Te excita que te diga de esa forma?
-Jacob!-Enrojecida hasta el cuello, Renesmee sacó su ropa mas bonita, que había comprado
nueva y que nunca se había puesto, pues al día siguiente iría a comer
con su cuñada. Esa ropa si la salvaría del fuego. "Cuñada."
Amó decir la palabra en su fuero interno y sacó su blusa gris claro de
manga corta, con un delicado holan en el pecho y un lazo negro en la
cintura; pantalón gris oscuro de perneras amplias; un abrigo ligero
color turquesa de grandes botones blancos y unos altos zapatos de tacón
color gris. Cuando vio en TJ Maxx que el abrigo y los zapatos tenían un
75% de descuento por ser prendas fuera de temporada, los había comprado
sin importale nada.
Se merecía un regalo de graduación, después de todo.Así que puso su ropa sobre la cama y después se dirigió al baño y metió todo en un nesecer cuando Jacob la interrumpió.
-Todo eso ya lo tengo en mi casa, Ness.
-Pero...
-Te compré el mismo jabón, cepillo de dientes, shampoo de rizos... Todo lo que tienes en tu baño ya esta en el mio esperándote.
Renesmee iba a decir algo, como: "Estas loco?" "En que estas pensando?!" Pero se quedo callada y después de unos segundos le agradeció el gesto.
Así que en la maleta de Nessie solo contenía: ropa interior, su ropa bonita
y su pijama, que consistía en un pantalón negro de algodón y su
camiseta enorme de la NYU, y una camiseta idéntica mas pequeña que si
era de su talla como el articulo que había "rescatado" del fuego.Todo
se quedó atrás, sus alacenas casi vacías, sus muebles viejos, su ropa
comprada en tiendas de segunda mano, sus libros... Todo.Todo se quedó ahí

*****
Que creen de Jacob "The Beast" Black??? Comenten!!!!

#20

Capítulo 10
El BMW de Jacob entró al estacionamiento subterráneo del edificio y Sam se
tomó muy en serio su papel de chófer. Al salir de auto abotonó su saco
negro y abrió la puerta trasera izquierda ayudando a Nessie a salir. Una
vez que La Bestia se reunió con Renesmee, Sam abrió la puerta del
portaequipaje y sacó la pequeña maleta. Jacob la tomó de la mano y los
tres se dirigieron en silencio al ascensor.Sam no duró mucho tiempo con ellos, se bajó en el piso seis despidiéndose con un simple: "Buenas noches".
Nessie iba nerviosa, el edificio donde vivía Jacob era lujoso, elegante,
moderno. La clase de edificios que tiene portero, cámaras de seguridad,
ascensor en el estacionamiento y otros tres ascensores para los
inquilinos que entraban por la puerta principal. Ningún extraño entraba
sin ser anunciado o un pase de visita. No se comparaba en nada al
edificio en el que vivía ella y se preguntaba seriamente por que diablos
Jacob accedió ir al suyo. Tal vez Jacob en verdad quería algo serio con
ella, no cualquiera va a Queens viviendo en un edificio de Manhattan.
El ascensor se detuvo en el piso 30, de los 37 que tenia el edificio.Jacob
tomó de la mano a Nessie sintiéndose emocionado, ella dormiría en su
cama como lo había imaginado tantas veces. Pero solo eso harían,
dormir... Bueno no solo dormirían, bien podían tener una larga sesión de
besuqueo y un poco de manoseo como lo habían hecho en Queens.Caminaron
en silencio por el largo y amplio pasillo hasta el departamento 30E.
Jacob sacó las llaves y abrió su departamento, sostuvo la puerta abierta
para Nessie y soltó el aire que estaba sosteniendo cuando ella cruzó el
umbral.Sintiéndose un tanto mezquino, cerró la puerta a sus
espaldas, pensando que no dejaría salir a esa pequeña princesa de la
torre. Seria como el dragón tatuado en su espalda y pecho. Si por el
fuera, la tendría encerrada en ese lugar para siempre.La Bestia
encendió las luces y Nessie parpadeo acostumbrándose a ellas. Un pequeño
jadeo salió de sus labios al ver el departamento de Jacob Black. No era
lo que ella esperaba. Creía que entraría a un departamento de hombre
solitario y adinerado, con muebles modernos de lineas simples y
elegantes, aparatos de alta tecnología que lucirían futuristas en
combinación con el lugar que los rodeaba, con colores oscuros y neutros,
como negros y grises combinados con blanco. Pero no. Lo que encontró
fue... un hogar.El departamento de La Bestia era un lugar
acogedor decorado con colores cálidos. Las paredes beige contrastaban
con los colores cálidos que había en los sillones y cortinas. Todo era
de tonos tierra, verde oscuro, café, chocolate, ladrillo. Todo
armonizaba con las maderas de los pisos de un rico color caramelo. Nada
era frío, todo era cálido y acogedor.Renesmee realmente no conocía a Jacob Black.Avanzó
tentativamente hasta llegar a uno de los sillones de la sala y sonrió
ampliamente a ver una chimenea hecha de grandes piedras de los colores
que la rodeaban. Parecia mas bien una cabaña de una familia en medio de
algún bosque, que un departamento de soltero en Manhattan. Sobre la
chimenea había una fotografía de la familia Black, Jacob y Rachel lucían
muy jóvenes y reían junto a sus padres. Los cuatro estaban sentados
sobre un mantel de cuadros, y a su alrededor había comida, platos,
bebidas. La foto la tomaron en la despedida de Jacob antes de que se
fuera a Darthmouth.Jacob tuvo que utilizar todo su autocontrol
para no cargar a Renesmee sobre su hombro, caminar hasta su habitación y
lanzarla a la cama para destrozarle la ropa y poseerla como un salvaje,
hasta que alguno de los dos se desmayara. En su lugar dejó la maleta de
Nessie en el suelo y avanzó tras de ella, observándola mirar su hogar.
Muy pronto el hogar de ambos. Si algo no le gustaba a su Nessie el lo
cambiaría sin dudarlo, así que le preguntó:
-Que dices? Que te parece?
-Es hermoso - susurró.
-Si?
-Claro,es... cálido, es... espacioso y acogedor al mismo tiempo... y la vista.
Dios! La vista! - Renesmee casi corrió hacia las ventanas.Los
rascacielos se alzaban sobre ellos de manera impresionante y hacia abajo
solo podía ver manchitas amarillas que eran los taxis, que resaltaban
entre los demás autos.Algo cálido se extendió por el pecho de
Jacob y sonrió ampliamente sintiéndose en los cuernos de la luna. A su
Nessie le gustaba su hogar, el lugar que se había ganado a base de
esfuerzo y trabajo, el lugar que el se moría por compartir con ella.
-Quieres conocer el resto?Nessie se dio la vuelta mordiéndose el labio para evitar que viera su sonrisa de niña boba.
Era el lugar mas hermoso que hubiera visto que no estuviera en alguna
revista. Se preguntó seriamente como es que Jacob había soportado estar
encerrado en su departamento en Queens, el cual cabía solo en la sala.La Bestia extendió su mano y Nessie depositó la suya sin dudarlo.La llevó por un estrecho pasillo al final de la sala y entraron a un
comedor para seis personas. Tenia los mismos colores de la sala: paredes
beige, maderas acarameladas. Al final del comedor había una puerta
blanca de vaivén que daba a la cocina, la cual contaba con
electrodomésticos cromados y anaqueles, paredes y muebles blancos. A
Nessie le pareció extraño ver colores claros en la cocina, pero sus
pensamientos se dispersaron al ver la sonrisa de Jacob mientras le
señalaba todo.
-En verdad cocinas aquí? - Nessie no se abstuvo de
preguntar. Era demasiada cocina para alguien que decía que solo sabia
cocinar el desayuno.
-Muy poco, Emily es la que cocina, tambien limpia y mantiene las cosas bajo control - Renesmee casi exclama un "Aw", al ver como La Bestia se sonrojaba.
-Quien es Emily?
-La prometida de Sam. Ambos trabajan para mi.
-Sam es tu chófer y Emily es su prometida? - preguntó con una sonrisa.
-Si, por que?
-Nada, es solo que es... muy "Fifty"...
Jacob sonrió ampliamente entendiendo el chiste.Salieron por otra puerta en la cocina para recorrer un pasillo que los llevó a las habitaciones.
-Este es mi estudio -La Bestia abrió una puerta blanca y encendió las luces.
Los mismos colores cálidos le dieron la bienvenida-.Y este es mi cuarto
de juegos... - señalo la puerta frente a su estudio.
-Un cuarto de juegos o un "cuarto de juegos"?
-Que cabecita tan mas sucia tiene, señorita Dwyer - la abrazó por la espalda
empujándola suavemente con su pecho para entrar al cuarto de juegos-. Yo si tengo un XBox..
La Bestia encendió las luces y Nessie casi chilló.
-Tienes una mesa de pool...! Y dardos! Y... Dios! Robaste esa pantalla del estadio de los Dallas Cowboys?-Jacob soltó unas risitas.
Tenia una enorme pantalla que casi cubría una pared, si no fuera por las
bocinas a los costados del televisor, en la pared mas alejada de la
puerta. A unos metros de la pantalla tenia amplias butacas de cuero
color ladrillo. Tras los asientos estaba la mesa de billar y un blanco
de dardos, asi como unas maquinas vintage de videojuegos entre ellos Mrs
Pacman. En una esquina estaba el bar, en la pared había letreros
luminosos de cervezas a los costados de la repisa llena de copas de
todas formas y tamaños, así como las botellas de diferentes licores.
También tenia una mesa para jugar cartas.
-Podrías cobrar por entrar aquí. Por que tienes un bar en tu casa?
-Es mas seguro y divertido que un bar -La Bestia habló con los labios
pegados a la sien de Nessie-. Sam viene a ver partidos conmigo, o a
jugar cuando estamos aburridos o se pelea con Emily -soltó una risitas
aun pegado a la espalda de Renesmee-, invitamos a mas amigos y todo es
seguro, nadie se mete en problemas. Las paredes son a prueba de sonido
para no molestar a los vecinos.La mandíbula de Renesmee seguía en el suelo.
-Ven -La Bestia apagó las luces y se dirigieron a una habitación de tonos grises y verdes-. Es la habitación de huéspedes.No se entretuvieron mucho en el lugar, estaban a punto de entrar a la habitación de Jacob.En
lugar de encontrar los mismos colores característicos de la casa,
entraron a una enorme habitación -el departamento entero de Nessie cabía
en el- de color turquesa con chocolate. Justo a la derecha de la puerta
había una pared de espejos que era el armario de La Bestia, la cama
dominaba casi toda la estancia con sus imponentes y masculinas columnas
de madera color chocolate y cobertor turquesa?. Frente a la cama había
un sistema de entretenimiento con pantalla de plasma -muchísimo mas
pequeña que la del cuarto de juegos- y un sistema de sonido. A la
derecha de la televisión había una puerta hacia el baño privado de la
habitación y para finalizar... la pared frente a los espejos, a la
derecha de la cama estaban las ventanas de piso a techo flanqueadas por
cortinas turquesa y chocolate intercaladas.
-Wow - articuló Nessie con los labios, pero La Bestia no se dio cuenta.Jacob
estaba muy ocupado desvistiendo a Nessie y atándola a su cama con lo
mas cercano que encontró: su corbata y la poseyó de manera salvaje,
primitiva y sudorosa, mientras ella le pedía que no se detuviera y
murmuraba su nombre una y otra vez. Los pensamientos de Nessie no estaba
muy distantes de los de La Bestia.Jacob parpadeó volviendo a la realidad y se aclaró la garganta antes de hablar.
-Iré por tu maleta.-Cuando regresó abrió la puerta de espejo de la esquina, la mas cercana a la puerta.
-Este espacio es tuyo, aquí esta la ropa que Alice dijo que te serviría para este fin de semana. Es un vestido -Jacob sacó el vestido color coral y se lo mostró para luego colgarlo de donde lo tomó-. Dos pares de jeans y tres suéteres. Uno es un cardigan, un suéter en cuello V y el otro es uno de cuello alto. Alice dijo que estos zapatos van con todo.
La Bestia le quitó la tapa a una caja de zapatos negra con letras doradas en cursiva que rezaba ABC -Alice Brandon Couture- y Nessie vio el interior. Unos zapatos de tacón de diez centímetros en color beige la saludaron desde el interior.

Continuará....

#21

Capítulo 10(Continuación)
-Si, claro. Son color "nude" - murmuró Nessie sintiéndose mareada. Todo aquello era demasiado.Jacob frunció el ceño al escuchar el nombre del color.
-Claro. Entonces... te gusta?
-Espera. Que Alice? Alice como... Alice Brandon?
-Si.
-Alice Brandon? Alice eligió ropa para mi? -preguntó con incredulidad y Jacob asintió-. Alice? Alice Brandon? Como Alice Brandon Couture?-Jacob asintió de nuevo.
-Alice Brandon... ella sabe de mi y... eligió ropa para mi - ya no fue una pregunta.
-Si.
-Como?
-Somos muy buenos amigos.
-Claro ella fue tu primer cliente, pero... Alice...? - Renesmee sentía que de un momento a otro se desmayaría.
-Si no te gusta la ropa hago unas llamadas y...
-Estas bromeando? -Nessie quiso correr y abrazar su nueva ropa-. Es perfecta.
Los suéteresson mis colores favoritos. Rojo, morado y... y turquesa.Se sonrojó al decir turquesa, ya que estaba rodeada de ese color.Jacob solo se limitó a sonreír y decir:
-Lo se.
Nessie casi se cae de espaldas al ver el baño de La Bestia. Las paredes
estaban cubiertas de azulejo turquesa y la cerámica era blanca. Tenia
una tina enorme, la ducha tenia puertas de vidrio opaco, tenia dos
lavamanos bajo un espejo de pared a pared.
-Eres un poquito narcisista no lo crees? - murmuró viendo a Jacob a través del reflejo.
-Por que lo dices?
-Todos los espejos que tienes - con una mano temblorosa señaló lo obvio.Jacob se encogió de hombros.
-Los espejos ya estaban cuando yo me mude. Los antiguos dueños eran los
narcisistas, supongo... Pero ahora me serán de gran utilidad.
Renesmee no supo a que se refería con ese comentario dicho en voz baja. Pero La
Bestia si que lo sabia. En su cabeza Nessie estaba apoyada contra el
lavamanos mientras el la tomaba por detrás, ordenandole que se mirara,
que los mirara en el reflejo del espejo.
-Si quieres darte un baño... todo lo que usas ya esta aquí - Jacob abrió una de las repisas
blancas y le mostró las botellas de shampoo y acondicionador, jabón,
esponjas, maquillajes y demás productos femeninos que había comprado
para ella.
-Claro. A que hora llega Rachel
-Estará aquí a las ocho.-Eran las seis cuarenta y cinco.
-De acuerdo - Nessie se acercó y le dio un besito en la comisura de los labios.En
cuanto La Bestia salió del cuarto de baño reacomodó su entrepierna
endurecida y sumamente adolorida. Tenia que hacer algo para evitar
entrar al baño y tomar a Renesmee en ese mismo instante.Llamar a Bella o Edward. Eso realmente lo enfriaría.Sacó su celular del bolsillo de sus pantalones y marcó de inmediato a Edward.-Hey, Jake! - respondió el doctor al segundo timbrazo.
-Hola, Ed. Ella esta aquí - susurró sentándose a los pies de la cama.
-Que? Quien?
-Nessie. La traje a casa. Y que crees? No la voy a dejar ir.-Edward se quedó en silencio unos momentos.
-Te das cuenta de que me acabas hacer cómplice de secuestro?
-Tu y tus estupideces! No la voy a dejar regresar a Queens, ella no merece vivir ahí. No la voy a dejar que regrese a ese lugar.
-Y como se supone que harás eso sin retenerla contra su voluntad, genio?
-No me conoces? Soy un encanto!-Ambos hombres se rieron.
-Si,claro - Edward sonrió al recordar como le tenia celos a Jacob cuando lo
conoció, a pesar de que Bella y el vivían juntos. Pero pronto se dio
cuenta de que ser atento, caballeroso y amable era parte de Jake. No era
que estuviera tratando de quitarle a Bella.Cuando vio que sus celos eran injustificados, se dio cuenta de que Jacob Black era genial y se convirtieron en mejores amigos.
-Donde esta Nessie ahora?
-Se estaba bañando... en mi baño... en toda su gloriosa desnudez. Dios, como quisiera entrar y ayudarla a tallarse la espalda.
-Y por que no lo haces?
-No lo hemos hablado aun. A demás cierta persona me prometió el numero de una ginecologa y aun no tiene cita.
-Ups! -Edward sonrió sintiéndose culpable-. Lo siento, lo siento. Nessie
tiene cita para el martes en la tarde. Te enviare un texto con la
información. No supe si querías que todo fuera secreto o algo, así que
la cita esta bajo el nombre de Nessie Black.
-Espero que esa estúpida boca torcida tuya sea profeta.
-Un día te dije, me voy a casar con Bella... y me case con ella. Cuando te
fuiste de fiesta un díaantes de un examen final y te dije que ibas a
pasar... pasaste... así que... Si, algún día sera Nessie Black y si
eliges a alguien que no sea yo como tu padrino Nessie te va a dejar al
año de casados y te va a dejar en la calle.-Jacob se rió de las
estupideces que Edward decía, pero el no se quedaba atrás. Necesitaban a
Bella en la conversación para hablar como gente normal.Con todo
el dolor de su corazón, Jacob salió de la habitación sabiendo que solo
una puerta los separaba a Nessie y su lindo cuerpecito desnudo y se
dirigió a la cocina para sacar del refrigerador la comida que le había
dejado Emily esa mañana. Era lasaña, así que la metió en el horno por
unos cuantos minutos, después sacó dos botellas de vino tinto y las
abrió para dejar respirar el vino.Nessie se miró en el espejo del
baño mientras se maquillaba. Aun se sentía nerviosa y un tanto
cohibida, pero tenia un extraño sentimiento en su pecho. Pensó que así
era como se sentía la gente cuando llegaba a su hogar después de un
largo tiempo de ausencia.
Hogar?Si, definitivamente ese era el sentimiento. Se sentía como si hubiera llegado a su hogar, un lugar
seguro donde se sentía cómoda y amada. Tomó una liga para domar sus
risos y que luciera el suéter morado de cuello alto. Salió del baño para
tomar los zapatos "nude" que la esperaban junto a la cama, se
miró en los espejos y pensó que se vería realmente linda. No quería
verse tan simple junto a Rachel, sabia que era la hermana de Jacob, pero
aun así no quiso verse como la simple Renesmee, sino como la hermosa
mujer que La Bestia veía en ella.Cuando salió de la habitación no
supo por donde salir, había dos pasillos uno daba hacia la cocina y
otro hacia la sala. Por que había tantos "pasadisos"? Prefirió
girar hacia la izquierda y recordó que era el camino a la cocina. Cuando
llegó al lugar su estomago gruñó. Olía de maravilla y la vista era sin
igual. La Bestia llevaba puesto un delantal y manoplas para no quemarse
al sacar la lasaña del horno. En un impulso corrió hacia el cuando dejó
la comida sobre la encimera y lo abrazó por la espalda.
-Hey! No te oí llegar.
-Huele bien!
-Y tu hueles mejor - La Bestia se dio media vuelta en sus brazos y plantó un beso tronado en sus labios.
-Gracias. Por todo... no por como huelo. Es... -un suspiro entrecortado por el
creciente nudo en su garganta salió de sus labios.La Bestia envolvió sus brazos en la cintura de Nessie y la levantó del suelo como lo había hecho en la oficina.
-No tienes idea de cuantas cosas quiero darte, regalarte, obsequiarte. A
cuantos lugares quiero llevarte y mostrarte. Y lo que si te aseguro que
no tienes idea, es de cuantas cosas quiero hacerte - la voz de Jacob fue
bajando hasta que se convirtió en un susurro ronco, que se filtró por
el cuerpo de Nessie hasta alojarse entre sus piernas.Estuvo a punto de decirle: "muéstrame de una vez". Pero el timbre sonó, Rachel ya había llegado.
Nessie se sorprendió cuando Rachel le dio un abrazo y besó sus mejillas.
-Me presentare correctamente, soy Rachel, hermana de Jacob. Espero que no te haya regañado por haber escapado.
-No, no lo hizo.
-Bien, por que sino le iba a dar unas buenas patadas.
-Ah... - Nessie no supo decir si Rachel bromeaba o no. Lucia muy seria.Entre
parloteos de Rachel sobre Phoenix y su prometido se dirigieron hacia el
comedor, las chicas se sentaron mientras esperaban que Jacob les
sirviera.
-Es cierto que dejas que Jacob te gritonee todo el día? - preguntó horrorizada la hermana de La Bestia.
-No es que lo deje, sino que asi es el.
-Pero ya son novios!
-Lo se... bueno, no lo se. El no me ha dicho las palabras tal cual - Nessie se encogió de hombros.
-No te molesta que el te diga "Nessie"? Es decir, si sabes que Nessie era una gatita blanca, verdad?
-Si, lo se. Y me parece lindo - Renesmee se encogió de hombros con una sonrisa tímida.Jacob
llegó con la lasaña y repartió sendas porciones, luego sirvió el vino
tinto en las copas y brindaron por la reunión familiar. Ninguno se había
dado cuenta de cuanta hambre tenían hasta que terminaron de comer y
soltaron a reir por que ninguno había hablado casi nada.Después se trasladaron a la sala y comieron helado de chocolate con crema batida encima y mas chocolate derretido y cerezas.
-Esto no es bueno para mi dieta, pero es increíble! - exclamó Rachel
limpiando los restos del helado con el dedo indice para después llevarlo
a su boca-. Así que Nessie... es cierto que Jacob te contó sobre el
spa? - dejó el bowl vacío sobre la mesa de centro.
-Sip - se sonrojó.
-Hasta se hizo pis de la risa - comentó Jacob tratando de no reírse, explotando una cereza en su boca.
-Por que tu me hiciste cosquillas! - Nessie le dio un ligero codazo en las costillas.
-También sabes de cierta obsesión que tiene... con... una franquicia galáctica?
-SobreStar Wars? Claro! Amo a Chewacca. Me parece un osito de peluche. Pero
si soy sincera... soy del Lado Oscuro. Me encanta cada vez que sale
Darth Vader con todo el esplandor de su maldad y su canción. Que villano
no quiere tener su propio soundtrack?.El rostro de Rachel se
transformó de petulante por querer dejar en ridículo a su hermano frente
a su chica, a incrédulo por que dicha chica también amaba Star Wars.
-Me estas diciendo que también eres una de esa "raritas"?
-También soy "Treki".-Rachel contuvo el aliento.
-Jacob pero esta niña ni mandada a hacer! Es como si... como si la hubieran hecho para ti, con especificaciones detalladas. Como si fuera una de esas muñecas inflables que ordenas a tu gusto. Estas segura que no dices que eres una nerd solo para agradarle a mi hermano?

Continurá...

#22

Capítulo 10 (Continuación)

-Rachel, de hecho ella fue la que me pregunto: "Star Wars o Star Trek?" Yo le respondí que me gustaban ambas pero prefería Star Wars.
-Ugh! En serio, ella parece mandada a hacer. A mi no me gustan esas cosas,
gracias al cielo que Paul se deshizo de sus comics y juguetitos antes de
irse a Phoenix. No entiendo que ven en esas cosas y en los super
héroes.
-Son figuras de acción, no son juguetitos - replicó Nessie sonriendo.
-Por Dios santo! Tu tambien corriges eso?! En serio Jake, de donde la sacaste?-Jacob sonrió ampliamente pasando su brazo izquierdo sobre los hombros de Nessie.
-No se, pero en este momento la amo aun mas.-Renesmee se quedó inmóvil al escucharlo decir aquellas palabras y Rachel se dio cuenta.Que acaso su hermano era un cavernicola? No se le dice a una chica que la ama de esa forma! Tenia que hablar con el.
Me ama? Jacob me ama? Nessie no sabia que decir, que hacer. Debía decirle "yo también te amo?" O quedarse callada? Pero si no le decía nada tal vez el lo tomaría a mal.
-Disculpen, tengo que ir al baño - Nessie se alejó dejando solos a los hermanos Black.Corrió hacia la habitación y se sentó en la cama con la cabeza entre las rodillas.Jacob
Black la amaba. Y ella a el también, eso era obvio. Pero tenia miedo,
nunca nadie la había amado empezando por sus padres. Y si Jacob la
lastimaba? Sabia que no iba a sobrevivir sin el. Jacob Black se había
convertido en el centro de su universo, ya ni siquiera recordaba como
era la vida antes de conocerlo, antes de que el entrara en su vida
primero como jefe y después como novio. Ademas no quería recordar como
era su vida sin el, era muy doloroso regresar a aquellos recuerdos
llenos de soledad.
-Eres idiota o te haces, Jake? - Rachel se levantó de su asiento y le dio un zape a La Bestia.
-Que? Ahora que hice?
-A caso le has dicho a Nessie que la amas?
-Supongo que ella ya lo sabe - susurró bajando la mirada a los restos de helado que se derretían en su plato hondo.
-En verdad eres imbécil! Acabas de decir: "en este momento la amo aun mas"
y ella se quedó congelada. Tienes que decirle las cosas bien y de
frente. No asumas cosas, si sigues asi solo te traerás problemas.La
Bestia se quedó pensando un momento y concedió que su hermana tenia la
razón. Su falta de comunicación había hecho que Nessie no fuera a comer
con el y Rachel. Nessie no podía ser adivina, por mas cómoda y
emocionada que se sintiera en casa de Jacob el tenia que decirle las
cosas directamente. El estar enamorado de ella lo convertía medio
estúpido y pensaba que ella estaba en la misma sintonia que el y deducía
todo como lo hacia en el trabajo, pero era por eso: era su trabajo
saber que es lo que quería su jefe. Pero la oficina era una cosa y su
relación otra completamente distinta.
Cuando se fue Rachel, Jacob y Nessie se dirigieron a la habitación y mientras se ponían la pijama
hablaron sobre los planes que tenían ambas chicas para el viernes y el
fin de semana. Nessie se cambió en el baño y Jacob en la habitación. En
un acto de valentía, Nessie prefirió no ponerse el pantalón de la pijama
y solo dormir con su camiseta enorme de la NYU, lo cual hace que Jacob
casi muera cuando vio sus largas piernas.Sin decir una palabra
mas, ambos se dirigieron a la cama, Nessie en el lado izquierdo y La
Bestia en el derecho. El silencio continuo mientras miraban el techo de
la habitación casi a oscuras, a excepción de la lamparita de noche del
lado de Jacob.
-Nessie -La Bestia se aclaró la garganta-. Me preguntaba si... si quieres ser mi novia.Renesmee frunció el ceño, preguntándose si Jacob había bebido demasiado en la cena.
-Ah... yo... yo creí que ya lo eramos - susurró sintiendo que sus mejillas comenzaban a arder.
-En serio? Si lo creías? - Jacob giró para estar sobre su costado izquierdo apoyando la cabeza en su mano para mirarla.
-Pues... si. No lo somos?
-Claro,es solo que Rachel me dijo que... -La Bestia suspiró-. Olvidémonos de
Rachel. Ahora que sabemos que oficialmente eres mi novia... que te
parece si me das un besito?-La Bestia rodó sobre si mismo para estar sobre Nessie sosteniéndose en los codos.
-Un besito? - "solo un besito?"
-Si, un besito.-Renesmee enredó sus brazos en el cuello de La Bestia.
-De acuerdo.-"Si, claro. Un besito" - se dijo Jacob antes de atacar a Renesmee.Realmente
la atacó. Sus manos estaban por todas partes, las piernas de Nessie,
sus muslos, sus caderas, su cintura, sus senos, su espalda, su trasero.
Mientras, su lengua asaltaba su boca y su cuello con besos hambrientos y
mordiscos suaves
-Jake - susurró ella enredando sus dedos en el
corto cabello negro de La Bestia, al igual que enroscaba sus piernas
torno a su cintura.
Solo el algodón de la ropa interior de ambos
los separaban, pero era suficiente y Jacob aprovechó al máximo esa
cercanía restregando su entrepierna endurecida en la suya suave y
húmeda.
Siguió moviendo las caderas contra ella de la misma manera
en que su lengua se movía, ganándose todo tipo de gemidos y
murmuraciones provenientes de la temblorosa chica bajo su cuerpo.
-Jacob... Por favor...
-Renesmee, te amo tanto - continuó restregándose contra ella deseando estar dentro
de ella. Deseando poder demostrarle físicamente cuando la amaba y
adoraba.
El corazón de Nessie amenazaba con salirse de su pecho,
perforando sus costillas mientras sentía a Jacob sobre ella, haciéndola
sentir mas acalorada que nunca. Sentía claramente como la sangre corría
por sus venas, y como todo el amor que sentía por Jacob se convertía en
lujuria y se alojaba entre sus piernas, en el exacto lugar donde La
Bestia seguía acariciando con su miembro. Todo se desdibujó a su
alrededor, se olvidó del lugar donde estaba y todo su mundo se redujo al
hombre que tenia sobre ella tratando de hacerla estallar en llamas.
Ella necesitaba sentir a Jacob contra ella, sentir su piel ardiendo bajo la
punta de sus dedos y sin darse cuenta sus deseos se habían concedido; la
camiseta blanca de Jacob había desaparecido dejándolo solo en boxers
briefs negros, tal y como el le había dicho que usaba aquel primer
sábado. Pero la visión de Jacob semi desnudo no fue lo que la dejó sin
aliento, sino el tatuaje de dragón que se enroscaba en su espalda y
pecho. En lugar de asustarse por el tamaño y forma del tatuaje se
humedeció aun mas. Dejó que La Bestia la desnudara dejándola solo en sus
pequeñas panties moradas.
Jacob contuvo el aliento devorándola con la mirada antes de besar sus senos con adoración.
-Eres tan hermosa - susurró antes de atrapar el sonrosado pezón derecho en su
boca y chuparlo con fuerza, pellizcando entre el pulgar y el indice el
izquierdo-. Sabes tan, pero tan dulce.
Renesmee creía que de un momento a otro enloquecería si La Bestia no hacia algo para calmar su
calor, el dolor y las palpitaciones entre sus muslos. Necesitaba calmar a
su alborotado corazón, necesitaba encontrar la liberación de todo aquel
revoltijo de sentimientos que sentía.Jadeo y gimió cuando sintió como La Bestia se abría camino en ella con un largo y cálido dedo.
-Jake...
-Mierda! Tan hermosa, tan húmeda para mi y solo para mi -exclamó Jacob en su
oído con la respiración agitada, encontrando con el pulgar aquel pequeño
punto que haría que su hermosa Nessie sucumbiera ante sus deseos,
enterrando su dedo suavemente en ella una y otra vez-. Termina en mi
mano, preciosa. Déjame sentir como terminas para mi, por mi. Déjame
sentirlo... Quiero verte.
La observó fascinado mientras Renesmee se deshacía bajo su cuerpo, gimiendo y susurrando su nombre, con los
ojos cerrados... obedeciendo su orden, aferrándose a su espalda tatuada
enterrando las uñas, apretando aun mas sus suaves muslos torno a el.Jacob
metió el dedo en su boca mientras Renesmee lo veía con los ojos
abiertos, luciendo asustada pero increíblemente hermosa y saciada.
-Deliciosa - susurró dándole un pequeño beso en sus labios entre abiertos que jadeaban en busca de aire.Cuando
Nessie recuperó el aliento La Bestia volvió a besarla. Pero fue un beso
diferente. Fue suave, lento, tierno, lleno de adoración.Aquella
era la experiencia mas increíble y erótica que Jacob alguna vez hubiera
experimentado. Y estaba seguro que vendrían muchísimas mas. Eso solo era el inicio.

********
Y solo será el inicio, ni se imaginan la cantidad de cosas que Jacob tiene que enseñarle a Nessie...
Comenten!!!!!!

#23

Capítulo 11
Renesmee despertó sintiéndose desorientada y acalorada. Un momento estaba en un
lugar desconocido, desnuda y en brazos de La Bestia y al siguiente
estaba en la habitación de Jacob, desnuda y en sus brazos; pero no de la
manera en que ella estaba soñando. Miró hacia arriba y se encontró con
un dragón de alguna leyenda medieval que la miraba fijamente. La bestia
mítica no la intimidó ni le dio miedo, al contrario, pensó que tenia
unos ojos tristes... tal y como los de Jacob. Con el dedo índice
izquierdo comenzó a trazar la tinta bajo sus dedos y sintió como la
respiración de La Bestia cambió de acompasada y suave a irregular y
rápida.
En un parpadeo Jacob ya estaba sobre Renesmee tomando sus manos y colocándolas sobre su cabeza.
-Buenos días, Nessie - ronroneó contra el sensible punto debajo de su oreja izquierda.
-Buenos días - Renesmee se retorció bajo su fuerte y ancho pecho.Ambos estaban como la noche anterior: solo en boxers y panties de algodón. Sus pechos se rozaban, estaban piel contra piel.Los labios de Jacob recorrían el cuello y pecho de la chica, dando pequeños mordiscos y succionando sin dejar marcas.Nessie
fue quien buscó friccionar su entrepierna contra la de Jacob, lo cual
hizo que el se estremeciera y envistiera contra ella con demasiada
fuerza, como si ya estuviera dentro de Renesmee.Los labios de
Jacob rozaron los de la chica antes de morder su labio inferior, pero
ella se alejó de el girando el rostro encontrándose con su reflejo en
los espejos del armario y jadeó al ver la escena.
-Te gusta? -susurró Jacob en su oído antes de ver su imagen en el espejo también.La
Bestia estaba sobre Renesmee, entre sus piernas aun moviendo las
caderas contra ella, con sus manos juntas sobre la cabeza de la chica.
Los muslos de Nessie ocultaban a la vista la ropa interior de Jacob
dando la ilusión de estar desnudo en todo su esplendor. Sus músculos se
flexionaban bajo su piel acaramelada con cada movimiento que hacia.
Lucia grande, poderoso, varonil, sensual... En contraste, Nessie lucia
pequeña, desvalida, su cuerpo lucia muy pálido en comparación con la
piel de Jacob, su pecho desnudo subía y bajaba, sus labios rojos
entreabiertos se veían aun mas hinchados por los besos de la noche
anterior.Jacob buscó los labios de Renesmee, pero ella giró el rostro de nuevo y lo miró avergonzada a través de sus largas pestañas.
-Por que no quieres que te bese? - la voz de La Bestia sonó sumamente herida.
-Aun no me cepillo los dientes - contestó la chica en un susurro.Una fuerte carcajada provino de La Bestia y ella puso mala cara.
-No te burles.
-No me burlo, es que eres demasiado adorable para tu propio bien - antes de que la chica pudiera replicar Jacob saqueó su boca.Hundió su lengua en la boca de Nessie, quien lo aceptó sin dudar.Cuando
Jacob liberó sus manos para acariciarla y adorar sus senos con las
manos, las de Renesmee se deslizaron por su cabello negro, por su
cuello, su espalda, hasta meter las manos bajo su boxer negro y apretar
aquel trasero con el que había fantaseado morder la semana pasada. La
Bestia levantó las caderas para dejar que la chica lo desnudara por
completo, quería tener sus manos a su alrededor.Un jadeo de parte
de Renesmee interrumpió el beso, pues sus manos comenzaron a acariciar
la dureza cubierta de seda de La Bestia. Ella se mordió el labio cuando
se le hizo agua la boca al sentir humedad en la punta del miembro que
deseaba tener dentro de su cuerpo de todas las maneras humanamente
posibles.Jacob tragó saliva al ver como Nessie deslizaba el pulgar con el que había recogido esa pequeña gota, dentro de su boca.
-Debemos parar, Renesmee - se alejó de ella arrodillándose entre sus piernas.
-Por que? Yo lo quiero. Yo te amo - la chica se incorporó en la cama tomándolo por las caderas.
-Y yo también a ti te amo, Nessie. Pero debemos parar. Es lo mas seguro.
-Por que? Es... es por que soy virgen? - los ojos se le llenaron de lagrimas
y el corazón de La Bestia se encogió al verla así de esa manera.En cambio su miembro palpitó dolorosamente, necesitaba sentirla a su alrededor, apretada, húmeda, palpitante.
-No es por eso, preciosa -tomó su rostro entre sus manos-. No quiero que
sea así tu primera vez, conmigo en un estado en que puedo perder el
control y hacerte daño, No quiero que sea así... Quiero que nuestra
primera vez sea... diferente. Especial.
-Pero ya lo es, Jake. Yo te amo. Lo deseo. Por favor.
-Tienes cita con una ginecóloga el martes por la tarde. Y yo tengo cita con mi
doctor se mismo día por la mañana. Quiero que veas que estoy sano y tu
tomando las pastillas o inyectándote. Lo que sea que la doctora Malcom
le parezca mejor.-Renesmee hizo una mueca. Ella no quería esperar,
quería a La Bestia dentro de ella en ese mismo instante, quería
besarlo, abrazarlo, adorarlo. Decirle cuanto lo amaba cuando el
estuviera dentro de ella. No quería esperar hasta la otra semana para
hacerlo. Necesitaba a Jacob ya. Quería besar aquel dragón de ojos
tristes y hacerlo feliz. Quería sentir todo el peso del cuerpo de La
Bestia sobre el suyo y ver como se ondulaban sus cuerpos unidos y
sudorosos en aquel espejo.
-Podemos usar preservativo - sus mejillas enrojecieron al darse cuenta de lo lastimera que sonaba su voz.Jacob casi se da un golpe en la frente con la palma de su mano.Condones! Claro! Pero que imbécil... Pero por algo no había comprado, quería
sentir a Nessie. Quería que la primera vez de ambos fuera perfecta y
para que lo fuera quería sentir a Renesmee. Realmente sentirla, hundirse
en ella sin ninguna barrera, por muy delgada que fuera. Seria la
primera vez que tendría sexo sin protección, por que era la primera vez
que estaba con una virgen.Su pequeña y preciosa virgen.
-Lo se, pero... no tengo condones - murmuró muy bajito.
-Que?! - que hombre no tiene condones?
-No tengo condones aquí.
-Pero, por que? - Nessie parpadeo confundida. No entendía.En la universidad todos traían preservativos en sus billeteras. Era casi un requisito universitario.
-Tengo aproximadamente tres años sin... sin... esto - Jacob señaló su cuerpo arrodillado y desnudo y el de Nessie.
-Que?
-Tengo mucho tiempo sin novia o sin salir con alguien. No había deseado a nadie desde que te vi, Renesmee - Jacob se sonrojó.El corazón de Nessie latió aun mas fuerte que hacia unos minutos.
-Yo tampoco - pasó sus dedos por el tatuaje, esperando que con eso Jacob cediera.No
era una mentira, pero tampoco la verdad. Cuando lo pidió como deseo de
cumpleaños fue cuando comenzó a verlo diferente, no en cuanto lo
conoció.Ahora tenía unas ansias locas de besar cada centímetro de
su cuerpo fornido y esculpido, quería pasarle la lengua desde sus
carnosos y besables labios hasta la punta de ese grueso y largo miembro
que había tenido entre sus manos hacia unos minutos. Quería tenerlo
dentro de ella, de la forma y manera en que el quisiera, como lo
quisiera, cuando lo quisiera.Pero las palabras de La Bestia la decepcionaron:
-Si ya hemos esperado tanto, que importa unos cuantos días más - murmuro acariciando su mejilla con el pulgar.Los hombros de Renesmee se hundieron.
-Me iré a duchar - Nessie se levantó luchando con todas sus fuerzas por no echarse a llorar.
-Nessie - Jacob la tomó de la mano, pero ella logró sacar sus dedos de su enorme mano.La
primera ducha fría de Renesmee fue brutal. Su cuerpo sobre calentado
por las hormonas así como por la furia recibió el impacto del agua fría,
protestando por tal crueldad con fuertes sacudidas causadas por los
escalofríos.Lo que su piel necesitaba eran las caricias expertas de La Bestia, no una incesante lluvia de agua fría.
Una vez que se calmó giró la lujosa llave de agua caliente hasta que el
agua salió tibia. Después de que se lavara el cabello, se dispuso a
lavar su cuerpo, pero unas manos enjabonadas comenzaron a tallar su
espalda.
-No te enojes conmigo, Ness. Yo te amo. Quiero hacer las
cosas bien - los labios de La Bestia se presionaron contra la unión de
su cuello y hombro.-No respondió ante las palabras de Jacob y
luchó contra las lágrimas, mientras las manos de La Bestia se deslizaban
por sus caderas y trasero.
-Lo se... -se aclaró la garganta
tratando de deshacer el nudo que había en ella-. Pero es que… me han
rechazado toda mi vida. Mis padres; las familias que visitaban a los
orfanatos y que me veían, me ilusionaban y al final se llevaban a un
bebe en lugar de a mi... En las escuelas a las que asistí... era el
hazme reír por mi ropa vieja y sucia... La única vez que me he sentido
querida es contigo... No tienes idea de como es eso, sentir finalmente
el calor de otro ser humano al ser abrazada... Y el que me hayas... el
que me hayas rechazado... - su voz se quebró constantemente.
-Nessie, no - Jacob la giró en sus brazos para que lo enfrentara-. No te rechace por eso, créeme. Mírame.
Nessie bajo la mirada y sonrió entre lágrimas al ver la evidencia de que Jacob
la deseaba y quería estar con ella. Aquello le hizo crecer el ego de
manera sorprendente.Alguien como Jacob Black, la deseaba... A ella, solo a ella.
-No te rechazo de esa forma. Simplemente quiero que tu primera vez sea especial.
-Lo será, Jacob. Lo será por que será contigo - depositó su pequeña y pálida mano en su mejilla.
-Yo también te amo, Renesmee -bajó el rostro para besarla en la boca-. No
podemos esperar al menos hasta el fin de semana? Se que estoy pidiendo
mucho, créeme, amor mío. No he dejado de pensar en tenerte entre mis
brazos desde hace meses. Solo hay que esperar unos días. Si?-Nessie hizo un puchero.
Ella no quería esperar! Que acaso no lo entendía? Que no se sentía como
ella? Borren eso, lo sabia perfectamente, lo sentía contra su estomago

Continuará....

#24

Capítulo 11 (Continuación)
-Esperaré -murmuró la chica con un suspiro. Se sentía como un rufián que se quería aprovechar de una chica virgen.Por que Jacob no se aprovechaba de ella de una buena vez?
-Esperaré - murmuró de nuevo aun bajo el agua calientita de la ducha, en los brazos de La Bestia.
-Te lo compensaré, te lo prometo -Jacob volvió a besarla y bajo sus labios
hasta el oído de Nessie-. Y créeme que es mejor que me contenga, por que
una vez que liberes a la bestia... no habrá quien la vuelva a enjaular
de nuevo. Pero mientras... creo que te puedo tener contenta con otras
cosas de mi repertorio.
Jacob bañó a Renesmee con cuidado y ternura... Poniendo demasiado empeño en su sexo. Sus largos dedos la
acariciaron con la maestría y delicadeza de la noche anterior.Nessie
no sabía de donde le salió tanta valentía cuando tomó el jabón y lo
comenzó a pasar por todo el cuerpo de La Bestia. Solo que ella lo hacia
con ímpetu y un tanto de diversión. Jamás había visto a un hombre
completamente desnudo y estaba fascinada con la vista. La punta de sus
dedos recorrieron el contorno del abdomen esculpido de La Bestia, sus
palmas se plantaron en sus pectorales decorados con aquel dragón que en
palabras de Jacob se había tatuado durante su etapa rebelde y
desenfrenada después de la muerte de su madre.Pero después sus
manos viajaron hacia el sur tomándolo con ambas. Sus mejillas
enrojecieron y su corazón latía desenfrenado en su pecho. La Bestia
capturó sus labios mientras sus dedos volvían a hundirse en ella.
-Lo estoy haciendo bien? - susurró la chica con las mejillas al rojo vivo.
-Lo haces perfecto, cielo - Jacob gruñó disfrutando del toque inocente y totalmente erótico de su preciosa virgen.
Continuaron con su ducha sensual, hasta que con un gemido tembloroso ambos
encontraron su liberación. Sus pechos subían y bajaban, sus corazones
latían casi al unísono y sus lenguas continuaban enredándose.
-No soy tan malo en esto o si? - cuestionó La Bestia con diversión lavándola de nuevo.Renesmee
negó con la cabeza mordiendo su labio. Aquello era bueno, pero según
sus libros eróticos no era tan bueno como lo que ella anhelaba más. Pero
al menos ya había tenido dos orgasmos y le había dado uno a Jacob.Ella
lo quería hacer feliz, hacerlo tan feliz como ella lo era a su lado y
creía que con sexo lo conseguiría. No sabía que La Bestia ya lo era con
el simple hecho de tenerla en su vida.La pareja desayunó en la
cocina ya vestidos de pies a cabeza, leyeron el periódico e hicieron
planes para la noche lo quisiera Rachel o no. La hermana de Jacob tenía
planeado acaparar a su cuñada.La Bestia tuvo que dejar ir a
Nessie en el metro mientras el viajaba en su BMW, cosa que no le gustó
por nada del mundo. Pero al menos solo viajaría durante una estación,
solo tomaría un tren en lugar de tres.Como cada mañana Renesmee
preparó el café de su jefe y lo llevó hasta el escritorio de su jefe,
como siempre el ni la miró, pero cuando dio media vuelta para marcharse
con tristeza a su escritorio Jacob le dio una nalgada que le hizo dar un
gritillo.
-Ah!
Al voltear a mirarlo, Jacob revisaba unos documentos luchando con una sonrisa de oreja a oreja que estaba por
escapar de sus labios.Nessie caminó hacia la puerta sobándose la nalga derecha y escuchó como Jacob soltó unas risitas.Cuando la chica se sentó en su escritorio y abrió su cuenta de correo de la
compañía vio que tenía la bandeja de entrada saturada. Todos eran correos de sus compañeros de K.B & Asociados.

Te despidió La Bestia? Es cierto que te golpeó? Por que estaba tan enfadado tu jefe? Que le hiciste ayer a tu jefe? Le dijiste que es un verdadero imbécil? Es verdad que se enojó contigo por que te fuiste a comer con Bree y el no te había dado permiso? Quien es la espectacular morena con la que se fue La Bestia? Todos
los correos tenían preguntas similares y Renesmee se sintió sumamente
enfadada. Tanto por la actitud de La Bestia el día anterior, así como
por lo metiches que eran sus compañeros de trabajo, entre ellos Bree y
Seth, quienes le había enviado siete correos entre ambos.Borró todos esos correos, no sabia si contarle a Jacob sobre ellos o no...Ah,Jacob! Una expresión boba se instaló en su rostro al recordar sus
caricias tan íntimas, tan sutiles y placenteras. Sus besos apasionados y
profundos. La ducha había sido increíble...
-Hey! Estas viva! - exclamó Bree sacándola de su ensoñación.
-Si, lo estoy - replicó en voz baja volviendo su mirada a la pantalla de la computadora.
-De que iban todos los gritos de tu jefe? -Bree se sentó frente a Renesmee
en el escritorio-. Espero no haberte metido en problemas graves. Es por
que te fuiste a comer conmigo que se enojó?
-No lo se. Cuando entré me dijo los McCarty vendrán a la ciudad... que voy a asistir a la
reunión con Alice Brandon del lunes. Estaba enfadado, pero no continuó
gritándome -se encogió de hombros-. Pero voy a tener que hacerla de
niñera de su hermana esta tarde.Nessie estaba sumamente
sorprendida. De donde le salían aquellas medias verdades? Como podía
decir mentiras sin tartamudear ni enrojecer?
Tal vez era una buena mentirosa, solo que nunca había puesto a prueba tal habilidad por no
haber tenido a nadie a quien mentirle.
-Que?!
-Oye... me ofreció paga extra -mas mentiras-. Necesito el dinero -eso no era mentira.
-Niñera?
-Rachel, la chica que vino ayer, es hermana del señor Black y me pidió que la acompañe a donde ella quiera.
-Todavía te esclaviza en la oficina y ahora quiere que seas la esclava de su hermana?!
-Necesito el dinero, Bree. Además no es tan malo, ella es... se ve que es buena persona.
Bree entrecerró los ojos.
-No me gusta, Renesmee. Si necesitas el dinero... pídemelo a mí.
-No! Claro que no!
-Renesmee...
-No, Bree.
-No seas orgullosa, me lo pagas cuando puedas.
-No.
-Renesmee.
-Bree.-Se desafiaron en un duelo de miradas hasta que ambas soltaron a reír.
-Entonces no iremos a comer de nuevo? - Bree preguntó con el labio inferior sobresaliéndole en un pequeño puchero.
-Nop.
-Demonios.
Bueno... de todas formas tengo que seguir con lo de la nueva campaña de
ABC. Pienso llevar las que La Bestia rechazó, crees que me despida si
lo hago?
-Creo que es Alice quien debería de decidir cual de tus dos trabajos quiere.Bree asintió y luego sonrió.
-Tienes razón. Te imaginas como se pondrá La Bestia al ver que llevé el trabajo
que menospreció y que Alice elija ese? Será el mejor día de mi vida
-Bree saltó del escritorio y aplaudió emocionada imaginando la reunión
del próximo lunes-. Me retiro, tengo trabajo que hacer.
La mañana paso con rapidez y normalidad, excepto por las miradas que todos le
dirigían a Renesmee. Unas eran interrogativas, otras admiradas, otras
ceñudas.Cuando dio la una de la tarde, La Bestia gritó el nombre
de su novia, cuando entró a la oficina fue atacada a besos y empujada
contra el sofá de cuero. La sesión de besos se descontrolo y Renesmee
terminó sentada en el regazo de Jacob jalando su cabello negro entre sus
puños y jadeando un "por favor" cada vez que se restregaba contra su dureza.
-Rachel te esta esperando en el BMW con Sam al volante -murmuró La Bestia
quitando a su novia de su regazo-. Rachel tiene lo necesario, ve y
diviértete, pero no mucho.Nessie hizo un puchero. No quería ir. No quería alejarse de Jacob.
Así que prefirió besarlo de nuevo y hasta lo mordió en el cuello luego de desatarle la corbata y casi arrancarle la camisa.Cuando Renesmee salió del edificio Rachel la abrazó tomándola desprevenida.
-Nos vamos a divertir y consentir. Tengo cita en un salón de belleza para
ambas, nos cortaremos el cabello, nos harán las uñas de los pies y
manos. Después iremos a comer y a pasear por Central Park, venden
helados increíbles. Te van a encantar.Jacob leyó el mensaje de su novia poniendo el video juego en pausa."No traigo llave. Me abres?" La Bestia se maldijo y saltó de la butaca de su cuarto de juegos, se
dirigió a la puerta corriendo y al abrirla se encontró con aquella dulce
chica de ojos color chocolate, quien sin dudarlo saltó a sus brazos.
No se habían visto en unas horas y se habían extrañado a morir.
-Nunca en la vida te vuelvo a dejar ir con Rachel - exclamó La Bestia cerrando la puerta.
-Quiere que mañana vayamos de compras.
-No, claro que no.
-Yo tampoco quiero.-Jacob hundió sus manos en los rizos de Renesmee y los sintió diferentes, más suaves, más sedosos.
-Que te hicieron en el pelo?
-Me lo lavaron con un shampoo del salón de belleza y lo peinaron diferente - replicó Nessie con una sonrisa.
-Me gusta. Se ve lindo.
-Gracias,lo pagaste tu - se sonrojó al recordar como Rachel hizo alarde de traer la tarjeta de crédito de su hermano e insistió en comprarle al menos
dos botellas del shampoo de rizos que vendían en establecimiento.También le compró cremas corporales con olor a vainilla y un hermoso arcoíris de esmaltes.Luego
de cenar pizza, Jacob enseñó a Renesmee a jugar Pacman y después de dos horas Nessie por fin pudo escribir sus iníciales en el juego quedando
en el decimo lugar de la tabla de puntuación.La Bestia se duchó
mientras Nessie elegía su atuendo del día siguiente. Optó por ponerse de nuevo jeans con su suéter rojo de cachemira en cuello V, para que
combinara con su esmalte rojo tanto de pies como de manos.El
domingo se pondría el vestido color coral con el cárdigan turquesa, así
como lo había visto en una revista mientras le hacían la pedicura, junto
a Rachel.Esa noche solo hubo sesión de besuqueo sin llegar a
más, La Bestia no se sentía con demasiado control como para continuar acariciando a Nessie de esa manera. Así que a la hora de dormir solo se
abrazaron y besaron antes de quedarse dormidos.Pero las manos de
Jacob no pudieron quedarse quietas al despertar.

Continuará...

#25

Capítulo 11 (Continuación)

Lo único que podía
pensar era en Renesmee y solo en ella. El lo cálida y pequeña que se
siente en sus brazos, en como le corresponde los besos, en como se
enredan sus dados en su cabello, en los pequeños gemidos que salen de su
boca cuando esta excitada y apunto de terminar.Aquellos sonidos eran tiernos y excitantes.La
Bestia no veía la hora cuando Nessie comenzara a gritar su nombre,
cuando por fin estuviera dentro de ella marcándola de manera intima y
sutil con su semilla. Semilla que en algunos años daría frutos.Jacob quería formar una famila, quería ser padre y quien mejor para ser la madre de sus hijos que Renesmee Dwyer.Pero
por ahora solo seria diversión, conocerse, amarse… Y que mejor manera
de divertirse, conocerse y amarse que explorando el cuerpo de Nessie que
con sus labios y lengua.Renesmee estaba en alguna isla desierta y
exótica, las olas de un increíble color azul llevaban fina espuma hasta
la arena blanca de la playa, el sol bañaba su cuerpo pálido y lo besaba
con su calor. Sentía a Jacob muy cerca de ella, podía olerlo pero no
podía verlo. Sabia que el estaba cerca, cada célula de su cuerpo era
consciente de su presencia.El calor entre sus piernas comenzó a
aumentar hasta subir por su abdomen, sus costillas, su corazón… pero
también se extendió hacia abajo por sus piernas hasta llegar a la punta
de los dedos de sus pies.El orgasmo arrasó con ella haciéndola
girar y gemir, hasta que su propia voz la despertó, sacándola de la isla
desierta para encontrarse con la cabeza de La Bestia entre sus piernas
dándose un festín.
-Jacob! - gritó conmocionada ante tal escena, tratando de alejarse de el.
Pero Jacob continuó bebiendo de su dulce elixir como si lo necesitara para
vivir y sin soltar sus caderas con sus fuertes manos, para que no se
alejara de el.
-Jacob, no hagas eso! - Nessie continuó forcejeando.
-No te gusta? -los labios de La Bestia así como su mandíbula sin afeitar
brillaban con su humedad-. A mi me parece que estoy haciendo un buen
trabajo - le guiñó un ojo antes de volver a bajar la cabeza.
-No! No hagas eso!
-Por que no? - La Bestia hizo un puchero
-Por que… no lo se… Yo…
-Tu que preciosa? - Jacob gateó en la cama sobre ella, hasta que sus ojos estuvieran a la misma altura.Aquello
ojos negros brillaban con lujuria, deseo y perversión. Nessie no
balbuceó nada más, sus orbes color chocolate se perdieron en los de La
Bestia y en un impulso rodeó su cuello y lo atrajo hacia ella. Sus
lenguas se enredaron con familiaridad y Renesmee se probó a si misma en
la boca de Jacob.Se preguntó seriamente por que aquello no le
daba asco, como le había dado al leer aquella misma escena decenas de
veces en sus libros de romance erótico.Y en tales libros siempre
se devuelve el favor, así que con una maniobra Jacob quedó de espaldas
con Renesmee sobre el. Ella aprovechó su desconcierto y un segundo
después La Bestia estaba sin ropa y sus manos hundidas en los rizos
despeinados de Nessie, sintiendo que había muerto e ido al cielo.

********
Hola no me pude aguantar y subí dos capítulos.espero que les guste.
Comenten!!!!!

#26

Capítulo 12
-Bienvenida a casa, Nessie - La Bestia quitó un pañuelo de seda de los ojos de su
novia para que viera el lugar donde se encontraban.Un jadeo proveniente de la chica fue un indicativo para Jacob de que lo que veía jamas se lo hubiera imaginado.Estaban
en un departamento mucho mas chico que el de La Bestia, pero no por eso
menos hermoso y hogareño; al igual que su casa las paredes eran beige
pero los sillones y las cortinas tenían tonalidades pastel en lugar de
tierra.Parecía una casa de muñecas, hecha especialmente para su muñeca de rizos de cobre.
Jacob le dio a una muda Renesmee el recorrido por sala, la cocina, el
comedor, el pequeño estudio y las dos habitaciones que eran una replica a
escala del departamento de Jacob Black. Incluso tenia un pequeño cuarto
de juegos con consolas y aparatos de alta tecnología, no tenia mesa de
billar y maquinas de videojuegos de los 80's, por falta de espacio. Pero
aquello no era un impedimento para que no tuviera lo mejor de lo mejor.Entre
mas alto el piso del edificio, mas grandes eran los departamentos. El
nuevo departamento de Nessie estaba en el piso quince.Renesmee
observó todo sin poder creerlo, aquello había sido decorado a su gusto.
De haber tenido dinero ese habría sido el departamento que hubiera
rentado. Tenia todo lo que el suyo en Queens no tenia...
Su nuevo dormitorio era de paredes purpuras con los muebles, techo y puertas
blancas. El baño era lila con blanco, era mas pequeño que el de Jacob
pues tenia que estar proporcionado al departamento; pero como todos los
cuartos de baño del edificio el de Nessie también tenia una tina de baño
amplia donde se había imaginado dándose un relajante baño junto a
Jacob."No, espera, yo ya tengo casa."
-Pero... yo ya tengo casa. Vivo en Queens - fue lo único que pudo salir de los labios
de Nessie, luego de recorrer su nuevo hogar y desplomarse en la cama
idéntica a la de Jacob solo que pintada de blanco, que dominaba la
estancia.
La nueva habitación de Nessie también tenia espejos en
las puertas de los armarios -por orden de Jacob- y sonrió al ver su
reflejo. Esa mañana había visto en el espejo como La Bestia volvía a
bajar en ella y había sido alucinante.
-No, tu ya no vives ahí, cielo - Jacob se sentó junto a ella.
-Si.
-No.
-Jacob...
-Crees que voy a permitir que sigas viviendo ahí?
-Lo siento si para ti es rebajarse demasiado... - por que ella estaba tan a la defensiva?
-Nessie, tu vecina hacia drogas! Ese "met lab" puede explotar en cualquier momento.
"Whoa! Pero que es lo que esta diciendo?!"
-Que vecina?
-La señora Day y su hijo.
-La señora Day? No!-.La señora Day era una mujer encantadora que en ocasiones le había dado galletas recién hechas."Las galletas habían tenido droga? Oh Dios!"
-Y el vecino del piso de abajo vende drogas. No voy a permitir que algo malo te ocurra.
-Pero...
-Nada de peros, señorita Dwyer.Uy, La Bestia se había puesto en plan... La Bestia y cuando adoptaba ese tono en la oficina...Nessie asintió y apoyó su cabeza en el hombro de Jacob."Estoy siendo una tonta, el lugar es hermoso! Por que lo estoy rechazando?! Ah, si... la renta."
-Este lugar es muy bonito, pero no creo que sea capaz de pag...
-En verdad piensas que tu vas a pagar el alquiler. Quien cree que soy, señorita Dwyer? - Jacob sonó sumamente ofendido.
-Me confundes, Jake.
-En que forma...?
-No lo se... - no la confundía. Era la expresión equivocada.Jacob
le fascinaba y cada detalle que tenia con ella hacia que se enamorara
aun mas de el. Pero su dignidad no le dejaba aceptar semejante regalo.
Un departamento!.Nessie siempre había estado sola, todo lo que tenia lo había conseguido con sangre... literalmente.Había
tenido un sin fin de trabajos temporales desde que entro a la
universidad, la familia de acogida con la que vivió sus últimos meses de
preparatoria no le permitía trabajar y si la dejaban el dinero seria
para ellos, no para ella. Así que en cuanto pudo hacerlo, trabajó y
estudió y cuando el dinero no era suficiente vendía su sangre.Así
que ahora que tenia a alguien a su lado que quería cuidarla,
protegerla, amarla y adorarla... se sentía extraña. Pero sabia que tenia
que acostumbrarse, por que sino sus desplantes en lugar de
agradecimientos terminarían por cansar a La Bestia.
-Gracias por el departamento, es hermoso. Me encanta! - le dio un besito en la mejilla.
-Quería que vivieras conmigo, pero pensé que dirías que es muy pronto. Así que
aquí vivirás en la semana y los fines de semana subirás o yo bajare y
pasaremos tiempo juntos.
-Pero... y mi ropa?
-Ah! -Jacob sonrió ampliamente-Tuve la ayuda de una pequeña duende.
La Bestia se levantó de la cama y acercó a las puertas de espejo que
cubrían una pared entera y las corrió una, por una dejando a la vista
coloridas prendas con las etiquetas puestas. Todo estaba ordenado por
colores, era un hermoso arcoiris de Alice Brandon Couture.
-Todo es de tu talla. Esto de aquí es otoño-invierno, Alice escogió prendas de
todas sus colecciones y según ella son las que mas se adecuan a tu
figura de reloj de arena, lo que sea que eso signifique. Esto de aquí es
primavera-verano, también son piezas de todas sus colecciones, ella
dijo que son piezas clásicas que nunca pasan de moda.Las puertas
corredizas del lado izquierdo era otoño-invierno, había prendas gruesas y
abrigadoras como pantalones, faldas, blusas, suéteres, abrigos,
bufandas, gorritos, botas, zapatos, bolsos. El lado derecho era era
primavera-verano con prendas ligeras, frescas y coloridas, que incluían:
jeans, shorts, "capris" , faldas, blusas,"fedoras", zapatos y sandalias. También le había enviado los accesorios ideales para combinarlos con la ropa.
Renesmee no se había movido de la cama. Sentía que si se movía se despertaría de un sueño.
-Alice...?- la voz de Nessie se quebró al saber de nuevo que la afamada y
talentosa diseñadora sabia de ella y le había escogido ropa.
-Esta ansiosa por conocerte. Es una de mis amigas mas antiguas - Jacob sonrió
al recordar la expresión de Alice cuando le dijo que estaba enamorado y
solicitaba sus servicios de diseñadora de imagen.
-Quiere conocerme? - A Nessie le empezó a dar vueltas la cabeza.Todo era demasiado y estaba pasando muy rápido.
-Claro, al igual que Edward e Isabella Cullen."Cullen?"
Donde había escuchado ese nombre?"Ah, ya! El doctor presumido? El era amigo de Jacob?"
-Como el doctor Cullen?
-Si,"Edward e Isabella Cullen"
- Nessie dijo para si sus nombres. Sus nombres sonaban hermosos,
románticos. Como los personajes de alguna novela de Jane Austin.
-Me gustan sus nombres... suenan muy... -soltó de repente-. No se, como si fueran los protagonistas de algún romance épico de Austin. El conde Edward y la condesa Isabella - Nessie sonrió con las mejillas
enrojecidas. Dicho aquello en voz alta le sonaba estúpido.Jacob sonrió ampliamente al ver su sonrojo.
-Su historia es muy triste - murmuró La Bestia cerrando las puertas.
-Por que?
-No me corresponde a mi decírtelo por que es "su"
historia, pero ellos saben casi todo de ti -Jacob envolvió la cintura
de Nessie con su brazo cuando se sentó de nuevo a su lado-. Les he
llamado con crisis existenciales desde que te conozco así que... si
algún día serán tus amigos también, creo que es justo de que tu también lo sepas.
Nessie no dijo nada, solo pensó en lo que le decía su novio. Sus amigos ahora serian sus amigos.
-Edward era el clásico chico popular y mujeriego de la preparatoria, estaba en
su ultimo año. Bella era la chica estudiosa de segundo año. Edward la
vio en una fiesta, se acercó a ella con plan de "ligarsela" pero
ella lo rechazó. Nadie rechazaba a Edward Cullen, nadie. Eso hirió su
ego y como buen macho egoísta, egocéntrico y estúpido, decidió que iba a tener a Bella a como diera lugar. Pero en el proceso de conquista
realmente se enamoró de ella y ella de el. Ya sabes como es el amor
adolescente... Pero Bella quedó embarazada, Edward quería casarse con ella, pero los padres de ambos dijeron que no. Que primero naciera la bebe... -Jacob suspiró, lamentando la triste historia de sus amigos-. No se que ocurrió realmente... pero cuando Bella iba a dar a luz Edward no estaba ahí... y para empeorar las cosas... la niña nació muerta.Nessie contuvo el aliento.
-Eso los destrozó, obviamente. Bella fue internada en una clínica
psiquiátrica... ahí la ayudaron a recuperarse del golpe tan duro de
perder a las dos personas que mas amaba... Edward... el desapareció.
Nadie supo donde estaba, su padre lo había enviado a Europa para que se olvidara de la chica y la bebe. Edward le siguió la corriente a su padrey regresó un año después luciendo diferente, si le decían el nombre de Bella fingía que no sabia ni quien era, pero no era así. El tenia un plan y con ayuda de la mejor amiga de Bella, Angela, y su novio Ben, Bella y Edward pudieron estar en contacto. En ese año Bella había regresado a la escuela y se enviaba notas con Edward por medio de sus amigos. Charlie, el padre de Bella ni sospechaba, al igual que Carlisle el padre de Ed. Bella fue aceptada en Dartmouth y Edward también, el había esperado hasta que ella se decidiera por una universidad y decirle a su padre que ya quería comenzar a estudiar. Conocí a Bella en orientación, lucia tan... como tu. Pequeña, triste, sola, perdida. Ella había dejado de recibir cartas de Ed durante todo el verano. La ultima carta solo decía: "recuerda que te amo". Y fue después de que ella le dijo que entraría a Dartmouth con una beca completa.Nessie estaba muy quieta, escuchando la historia de los amigos de Jacob, sin saber que era la historia de sus padres. Ellos habían sufrido su ausencia incluso aun mas que ella. Nessie sabia que sus padres existían en alguna parte del mundo y de niña fantaseaba que ellos la encontraban;pero ellos tenían toda una vida creyéndola muerta, llorándole, sintiéndose miserables pero refugiándose el uno en el otro por que sabían perfectamente que ellos no eran los culpables de su sufrimiento

#27

Capitulo 12 (Continuaciòn)
Siempre habían creído que era el destino el que no los había dejado ser
padres, sin saber que su propia familia se había encargado de destrozar la vida de los tres. La vida Edward, Bella y Renesmee. Carlie, para ellos.
-Después de orientación -continuó La Bestia-, Bella y yo
íbamos caminando por el campus conociéndonos, hablando de nuestras vidas aquí en Nueva York, lo que queríamos estudiar. Bueno, mas bien era yo el que hablaba, ella solo escuchaba y sonreía con timidez. En susurros me dijo en que dormitorio viviría y para nuestra sorpresa vivíamos en el mismo dormitorio mixto. Estábamos tratando de ponernos de acuerdo sobre que comer, ya que ella había comenzado a hablar realmente y alguien gritó su nombre a todo pulmón, interrumpiéndonos. Bella se paralizó a medio camino, la respiración se le aceleró y buscó con la mirada entre todos aquellos estudiantes que nos rodeaban, hasta que vio a Edward.Jacob sonrió ante el recuerdo, el había sido testigo del rencuentro de los protagonistas de una triste historia de amor verdadera.
-Soltó su mochila, dejándola caer al suelo junto a mis pies y salió corriendo empujando a todas las personas que se interponían en su camino, hasta que se estampó en los brazos de un tipo flacucho de cabello rojizo. No supe que hacer, mas que acercarme poco a poco con sus cosas y cuando llegué a ellos, estaban en el pasto llorando en los brazos del otro, dándole todo un espectáculo a todos los que los veían. Al principio pensé que eran unos cursis por llorar de esa manera en su reencuentro, pero después supe la verdad, tenían exactamente dos años sin verse. Su
niña había nacido y muerto el 10 de septiembre en Nueva York, habían
estado destrozados por tal perdida a una edad muy temprana y lo peor es que habían pasado por eso solos, alejados. Edward no pudo estar con ella ni en el parto ni cuando se la llevaron enloquecida a la clínica.
-Es muy injusto -murmuró Nessie entre lagrimas-. Ellos le lloraban a una niña que amaban y que perdieron el mismo día que a mi me rechazaban.Sus sollozos y lagrimas por alguien a quien no conocía en persona le sorprendieron. Pero ella no sabia que estaba profundamente ligada a ellos y a su triste tragedia juvenil. Aquel relato también era "su" historia.
-Lo se, me ha pasado por la cabeza varias veces. Pero tanto ellos como tu, tienen su final feliz - La Bestia besó las lagrimas de Nessie.Nessie
tenia su final feliz al lado de Jacob Black y eso le hizo que el
corazón se le hinchara; si Edward e Isabella Cullen lo habían tenido
después de una cosa tan horrible como la muerte de su bebé, ella también
lo tendría. Los tres se lo merecían, pero no estaban juntos, entre
ellos sabían de su existencia, pero no como deberían y tal vez nunca lo
harían.
-Siguen juntos - susurró Nessie tratando de imaginar a los amigos de Jacob.Esperaba
que el tuviera alguna fotografía, quería conocerlos y saber mas de
ellos desesperadamente. Los imaginaba hermosos, personas cálidas y
amables. Esperaba que Edward fuera mas amable cuando la conociera y no
le dijera: "Dime doctor Cullen, no me llames Edward."
Pero eso seria lo ultimo que Edward Cullen le diría si la llegara a conocer.
-Si.Ninguno de sus padres sabían que ellos estaban en Dartmouth viviendo
juntos -contestó La Bestia, apretando sus brazos aun mas torno a
Nessie-. Nunca se lo mencionaron a nadie, pues sabían que aunque ya
fueran mayores de edad los separarían de nuevo, nunca aprobaron esa
relacion. Así que Bella estudió Psicología Infantil y ahora trabaja en
Servicios Infantiles en Seattle y Edward es pediatra, tiene su propio
consultorio y también es voluntario en clínicas comunitarias. Trabajan
con niños tratando de darles su amor a otros niños, amor que no le
pudieron dar a su Carlie.
El corazón de Nessie se estrujó."Pobre conde y condesa Cullen."
-Solo Angela, Ben y yo fuimos invitados a su boda -La Bestia sonrió al
recordar haber sido el padrino de la boda, en unos meses seria el turno
de Edward-. Sus padres no se enteraron de que se habían casado hasta el
día de la graduación y les avisaron que se irían a Seattle y que no
querían volver a verlos. Les habían impedido estar juntos después de tan
horrible tragedia y era algo que nunca les perdonarían.
-Es justo.
-Si, pero... es difícil no tener padres. Ellos los tienen y yo no...
-Lo se. Te entiendo perfectamente - Renesmee se acurrucó en el cuerpo cálido de La Bestia, sintiéndose reconfortada.
-Pero ahora te tengo a ti. Mi final feliz -Jacob deshizo el nudo en su garganta atrayendo a Nessie a sus labios.
-Y yo a ti - dijo Nessie en un suspiró cuando se separó de el para tomar aire.
Alice Brandon miró las fotografías de la campaña que había rechazado Jacob y
después volvió a mirar las nuevas... por enecima vez.
La Bestia había apretado fuertemente los puños al ver que Bree Tanner lo había
desobedecido, discretamente Nessie lo tomó del brazo y el simple roce de
sus dedos lo hizo calmarse... y excitarse.
-Esta me gusta, esta no. Esta si, esta también. Esta me gusta... pero el vestido verde se
pierde con el fondo verde, es un verde diferente pero aun así... tal vez
puedan cambiarlo en la computadora o algo. Esta... aun no se si la odio
o la amo. Esta definitivamente la odio, la modelo esta casi dándole la
espalda a la cámara haciendo que el adorno al frente del vestido no se
vea, pero me gusta la toma.. si tan solo esta toma la hubieran hecho con
el vestido morado... luciría increíble. Esta... el modelo no me gusta,
córtenla para que solo salga la chica... Y esta... ah, esta... la quiero
ver en la contraportada de Vogue... es mi favorita.La ira de La Bestia aumentó. Alice había escogido la mitad de las que el había rechazado, no le parecían a la altura de "ABC",
pero Alice en esta ocasión era la jefa, pero lo que mas le molestó fue
la cara de Bree. La chica se regodeaba del éxito de su campaña
rechazada.Nessie estaba dividida, no sabia si estar contenta y emocionada por Bree, o ponerse del lado de Jacob.
-Creo que eso es todo por hoy -Alice sonrió ampliamente-. Estoy ansiosa por ver los spots publicitarios del perfume.
-Estoy en ello, Alice - Bree sonrió aun complacida y le guiñó el ojo a Renesmee.Nessie estaba contenta por el triunfo de su amiga y sabia perfectamente como contentar a su bestia al llegar a casa.
"Mi bestia? Si, el es mi bestia."
-Renesmee?
-Que? - volteó asustada, no había estado escuchando desde que comenzó a pensar en Jacob.
-Te pregunté que si te llevo a tu casa - repitió Bree.
-Yo la necesito aquí todavía, Bree. Váyase - la autoritaria voz de Jacob le dio muy mala espina a Bree.
-Estarás bien? - le susurró a su amiga.
-Si, claro. No te preocupes.Bree asintió no muy segura, pero se marchó.Una
vez que Alice, Jacob y Renesmee estuvieron solos en su taller, la
pequeña diseñadora de corto cabello negro, casi saltó a los brazos de la
novia de su amigo.
-Me encanta tenerte aquí! Es increíble que al
fin te conozca! Y mira ese vestido! Me encanta que lo hayas combinado
con ese suéter y el cinturón sobre el... "très chic!"
-Gracias, señorita Brandon.-Alice
soltó una carcajada y La Bestia sonrió al ver a su amiga y a su novia
sonriéndose la una a la otra. Nessie se había ganado a su hermana y a su
amiga y no tenia duda de que Bella y Edward también la amarían, pero
eso seria por razones distintas.
-Dime Alice, Nessie.-Renesmee contuvo el aliento cuando la diseñadora la llamó así.
-Jacob por que no vas y te pierdes por ahí entre las telas - Alice movió su
mano despectivamente llevándose del brazo a Nessie y se encerraron en su
oficina dejando a La Bestia con la palabra en la boca.
-Siéntate,te gusta el te helado? -preguntó Alice con una sonrisa señalando una
enorme jarra de cristal cortado con rodajas de limón y cubitos de hielo
flotando en la superficie-. A mi me encanta.
-Si, gracias. Un vaso seria genial.Mientras
la diseñadora servia los vasos, Nessie curioseaba entre los nuevos
bosquejos que estaban esparcidos en las mesas. Tocó las muestras de tela
y por fin se sentó en un amplio sofá viejo pero cómodo, color violeta
apoyado contra una de las paredes de ladrillo.El taller de Alice
estaba ubicado un enorme loft en SoHo, que la diseñadora había mandado
dividir. La esquina interior derecha era su oficina y la esquina
interior izquierda era su pequeño departamento, el resto era su taller,
el cual tenia telas por doquier, mesas con maquinas de coser y mesas de
diseño.
-Ahora si. Dime -Alice habló ofreciéndole un vaso alto que
casi se desbordaba de te helado-, tus intenciones son serias con mi
amigo?
Para ser una mujer muy pequeña de menos de uno cincuenta de
altura y vestida con una blusa floral color algodón de azúcar, lucia
intimidante y severa. Nessie estuvo a punto de reírse, pero no lo hizo.
-Si, son muy serias - decidió seguirle el juego.Ambas mujeres bebieron casi la mitad del vaso de te helado antes de volver a hablar.
-Que tan serias?
-Lo amo. Lo es... todo para mi -eso no era juego para nada-. No recuerdo mi
vida antes de el y no quiero imaginarla sin el. Tal vez te suene
cursi... pero el es mi final feliz - Nessie se sonrojo al decirlo en voz
alta y a alguien externo a su cuento de hadas.Alice asintió aun muy seria, luego sonrió.
-Te mentiría si te dijera que no lo se. Se les ve en los ojos, en como se
mueven, como se miran... Jacob ha sufrido mucho, primero con la partida
de su madre, después la de su padre y para rematar la de Rachel
marchándose al otro lado del país. Bella y Edward también están lejos,
ellos son como sus hermanos, pero siempre hablan por teléfono y yo estoy
en la ciudad. No es lo mismo tener muy buenos amigos que son cercanos a
tener a tu familia contigo. Así que te quiero dar las gracias y pedirte
que no lo lastimes.

#28

Capítulo 12 (Continuación)
-Es lo mismo que yo quiero, no lo voy a
lastimar, pero también quiero que el no me lastime. No podría...
soportarlo - Renesmee sintio que se ahogaba de tan solo imaginarse de
nuevo sola, sin Jacob.Sin su bestia.
-No lo hará. El te ama y jamas, jamas te hará daño. Va a preferir cortarse un brazo que
hacerte daño - sentencio Alice antes de cambiar el tema y preguntarle
por su nuevo guardarropa.Ambas dejaron a un lado el tema de Jacob
y se sumergieron en una larga y amena conversación sobre moda.
Mientras, La Bestia deambulaba por el taller de Alice hablando con
Emmett McCarty sobre su próxima visita a Nueva York.

#29

Capìtulo 13
Renesmee le frunció el ceño al agua del inodoro coloreada de rojo.
-Gracias por nada, naturaleza humana - refunfuñó buscando el paquetito de
plástico decorado con alegres tonos femeninos en los armarios de su baño
nuevo.Luego de un largo baño en su tina, se puso su camiseta de la NYU, corrió a su cama para rebotar cuando cayera sobre esta.Nessie
jamas había brincado en una cama y ahora que tenia una de buen tamaño y
maciza brincaba en ella cada vez que tenia oportunidad.Tomó su celular y vio que tenia un mensaje de La Bestia.
"Dulces sueños, Nessie. Soñaras conmigo?"La chica sonrió y pronto sus dedos escribieron una respuesta.
"Dulces sueños para ti también, Jake. Si, soñaré contigo como cada noche."
Pd: recuerda que mañana tienes una junta con el equipo McCarty para ver los
avances que tienen con la campaña de las festividades de diciembre.
"Que mata pasiones, señorita Dwyer..."
"Jajajajaja No quiero que la olvides! Es una junta importante. Quiero que tengas
éxito. Se cuanto querías esa cuenta... Me gritaste sobre ello en mis
primeras dos semanas ;)"
"Ah, señorita Dwyer, no le gritaba precisamente por ello. No sabia como deshacerme de la
frustración que me causabas. Te tenia al alcance de mi mano, lo único
que quería hacer es... Mejor no entro en detalles sino no podre dormir
bocabajo sin hacerle un hueco al colchón para buscar espacio..."
"Señor Black! Como se atreve!Que diría Recursos Humanos si sabe que me acosa sexualmente?!
"Yo?! Yo la acoso sexualmente, señorita Dwyer?! Usted me acosa a mi. Me coquetea constantemente desde que llegó
a la oficina, con ese batir de pestañas incesante, como se muerde el
labio mientras me mira con lascivia desnudando mi inocente cuerpo."
La carcajada de Renesmee retumbó por todo su departamento vacío.
"Inocente cuerpo?! Si, claro!Su cuerpo entero esta hecho para pecar, mi querido señor Black.Si
no fuera por que todas en la oficina le tienen miedo, ya lo hubieran
encerrado en el cuarto de las copiadoras y violado entre todas... incluyéndome.No se haga que no sabe el efecto que tiene."
"En verdad te gusto?"
Aunque era un mensaje de texto, Nessie pudo imaginar el tono suave y tímido en la voz de La Bestia en esa pequeña pregunta.Como no le iba a gustar su novio! Era como si lo hubieran sacado de alguno
de sus libros de romance erótico, que habían aparecido en la pequeña
biblioteca que contenía una computadora de escritorio y una nueva laptop
y una tableta electrónica, que descubrió la noche del domingo envueltas
en papel de regalo.Jacob era su propia fantasía andante. Alto,
oscuro y peligroso. Un adonis de piel de caramelo, abundante y sedoso
cabello negro, rasgos intrigantes que no lo hacían necesariamente guapo
sino increíblemente atractivo y sexy. Un par de ojos negros que parecían
que veían mas allá de lo físico, un cuerpo que hacia que Nessie por
primera vez en su vida fantaseara... pero sobre todo... un corazón que
la amaba a ella y solo a ella.
"No me gustas, Jacob.Te amo. No imagino mi vida sin ti."
Nessie esperaba una respuesta similar a la suya. Esperaba un "yo también te amo, te deseo, te necesito..." Lo
que fuera. Pero ninguna respuesta llegó durante cinco minutos, su
corazón se encogió y dejo el celular en la mesita de noche antes de
hacerse bolita en la enorme cama.Estaba a punto de tomar de nuevo
el celular y escribirle a Jacob si había dicho algo mal o disculparse
por sonar tan cursi y algo acosadora o psicópata, cuando sintió unos
brazos cálidos que la rodeaban por la espalda.Un grito desgarrador salió de su garganta.
-Que?! - Jacob se alejo de ella asustado.
-Que demo...? Que susto me diste! - Nessie se dio la vuelta en la cama y comenzó a golpear el pecho de Jacob.
-Auch! Oye! Por que me pegas? - las manos de La Bestia envolvieron las muñecas de Nessie, tratando de calmarla.
-Como entraste?! Nunca vuelvas a asustarme de esa manera! Dios! Creo que el corazón se me quiere salir del pecho.
-Tengo llave!-Jacob se rió de la expresión de Renesmee. Lucia indignada. Parpadeaba
constantemente como lo hacia en la oficina cada vez que estaba nerviosa o
asustada. Estaba aun mas pálida y respiraba con dificultad.Sus labios estaban entreabiertos y La Bestia no pudo evitar bajar el rostro y besarla. Como si eso fuera nuevo.Nessie al principio se resistió e intentó alejarse, pero el sabor de Jacob era
su adicción. Pronto se liberó de las manos de La Bestia y enredó sus
dedos en el cabello negro del hombre sobre ella.
-Yo tampoco imagino mi vida sin ti, Renesmee -musitó Jacob entre besos y jadeos-. No
puedo ni quiero esperar mas... Traje esto - le mostró a Nessie un par
de preservativos y una vez mas la chica maldijo y envió al infierno a la
naturaleza.
-Yo tampoco, pero... No puedo.
-Que? - La niebla de lujuria se desvaneció en la habitación por la negativa dicha en un susurro.
-Por que no? - La Bestia sonaba herida.Nunca lo habían rechazado y jamas espero escuchar un no por parte de Renesmee, quien incluso le había rogado la semana pasada.
-Esta noche me llegó el periodo - las mejillas de la chica enrojecieron y
sentía como el rubor se extendía por su cuello y orejas.Un sollozo fingido salió de la garganta de Jacob y escondió el rostro en la maraña de cabello en el cuello de su novia.
-Lo siento.
-No lo sientas... Soy yo quien lo siente, Ness. Debí haber sucumbido a tu
lujuriosa, lasciva y malsana seducción de la semana pasada - bromeó La
Bestia olisqueando los rizos de color cobre, luego pasó la lengua por el
aun acelerado pulso de la chica.
-Yo no... si tienes razón - Nessie se rió cuando Jacob comenzó a hacerle cosquillas.Jacob
vio como Renesmee salia sonrojada del consultorio de la doctora Malcom,
con un papelito rosa arrugado entre su puno derecho. Se levantó de un
salto y la rodeó con los brazos para dirigirse a la salida.La cuenta de la consulta le llegaría después.
-Como te fue?
-Bien - susurró Nessie con la cabeza gacha.
-Fue incomodo?
-Algo, pero la doctora es muy agradable y simpática.Cuando
llegaron al ascensor Jacob se debatía si preguntar o no por cual método
anticonceptivo habían elegido, pero las siguientes palabras de Nessie
le ahorraron el bochorno.
-Tengo que tomar las pastillas todos los días a la misma hora sin excepción, cuando termine mi periodo -apretó
aun mas la prescripción que traía en la mano-. Llegare mañana a la
farmacia después del trabajo.
-Si, claro - La Bestia se aclaró la garganta mientras en su fuero interno se regañaba por estar tan nervioso.Ya
no era un adolescente, ademas había hablado de ese tipo de cosas con
las chicas con las que había tenido sexo o una relación. Siempre había
utilizado preservativo, pero nunca estaba de mas preguntar si ellas
también se estaban cuidando.
Por que con Nessie se sentía como un adolescente? Por que cada vez que sus miradas se cruzaban sentía que el
corazón le iba a explotar y las estúpidas mariposas le inundaban el
estomago.Era estúpido sentirse de esa manera, pero lo hacia y no
veía cuando esa sensación se fuera a ir. Y para ser honestos, le
encantaba.La semana pasó sin pena ni gloria.Nessie
fue a comer el miércoles, jueves y viernes con Bree, quien aun no cabía
de felicidad de que a Alice Brandon le hubiera gustado las fotografías
que La Bestia rechazó. Y para empeorar las cosas todo K&B lo sabia y
estaban pensando hacer una fiesta."Que exagerados, por favor. Solo son unas fotografías con gente bonita usando ropa bonita- pensó Renesmee harta ya de tema.Pero
ni Bree ni Nessie estaban siendo objetivas. Ambas se había graduado en
Publicidad y Relaciones Publicas, pero la primera estaba cegada por su
éxito con Alice, engrandeciendo su trabajo y la segunda... estaba un
poco enfadada por que no dejaba de restregárselo a medio mundo, dejando a
su novio por los suelos.Así que Nessie rechazó la invitación de
Bree a comer para el fin de semana y en cambio aceptó la invitación de
Alice para pasar con ella todo el sábado y el domingo. En palabras
Alice, era de vital importancia que Nessie estuviera con ella esos días.-Me
gusta que tu y Alice se hayan caído tan bien, pero... todo el fin de
semana? - Jacob se cruzó de brazos en el umbral de la habitación de
Nessie, mientras la veía empacar su pijama, maquillaje y cepillo de
dientes.Según Alice, ella le proporcionaría el vestuario.-Necesito
amigas, Jake. Nunca he tenido. Y que mejor que ser amiga de Alice, ella
es increíble. Me agrada mucho. Ya que tu hermana no esta en la ciudad,
al menos tendré a Alice.Renesmee estaba que estallaba de emoción, tenia amigas! Amigas en plural. Si, solo eran Bree, Rachel y Alice, pero eran amigas."Amigas! Tengo amigas!"
-Pensé que yo era tu amigo - La Bestia se enfurruño.
-Y lo eres... Pero... quiero ir con Alice - Nessie hizo un puchero.Era
la primera pijamada de Renesmee y estaba emocionada. Bueno, era la
primera si no contaba que hasta que se graduó de la universidad tuvo que
compartir su habitación; primero en las casas de acogida sobrepobladas
de niños y niñas huérfanas como ella y después con las chicas de los
dormitorios.
-Y Bree? - preguntó Jacob ya extrañando a Nessie y eso que aun no se iba.
-En estos días Bree no me agrada mucho. Me gustaría que superara el hecho de que a Alice le gustaron unas cuantas "fotitos"que
tu rechazaste. Soy mezquina desear que no hubiera tenido éxito? - se
detuvo a medio camino del armario con un par de bragas de algodón en las
manos.

Continuarà....

#30

Capìtulo 13 (Continuaciòn)
-No. Yo también deseo eso. A mi no me parecían a la altura de lo que es "ABC", pero Alice las eligió, ella es el cliente - La Bestia se encogió de hombros.
-Si, lo se.-Renesmee
torció el gesto y cuando dio media vuelta vio como Jacob husmeaba entre
la gaveta abierta del armario, donde tenia su ropa interior.
-Se le perdió algo, señor Black? - cuestionó con las manos en las caderas.
-Si. Estas - sacó unas panties de algodón negro y las llevó a su nariz.La
imagen perturbó a Nessie, pero decidió ignorar a su novio, el auto que
Alice le enviaría pronto estaría ahí. Era casi medio día del sábado y no
regresaría hasta al día siguiente por la tarde.Luego de una
larga despedida llena de manoseos y palabras subidas de tono por parte
de La Bestia, Nessie salió de su departamento y subió al ascensor
tratando de recuperar el aliento. Al pasar por la recepción del edificio
se despidió con la mano y una enorme sonrisa del guardia y del portero
quienes le hicieron una pequeña reverencia como cada vez que la veían.
-Nessie! - Alice saltó de un reluciente Porsche amarillo que estaba estacionado
no junto a la acera, sino sobre la acera de manera arbitraria.Renesmee no esperaba que ella misma fuera a recogerla, habían quedado en que el chófer de la diseñadora lo haría.Alice
vestía unos zapatos planos de color plata viejo de su mas reciente
colección, unos jeans ajustados rojos y un bluson blanco. Para ser una
diseñadora afamada y conocida al rededor del mundo, vestía muy sencilla,
con ropa simple y normal; sacada de su imaginación, claro. Pero no
vestía de manera estrafalaria como la mayoría de los diseñadores de su
edad que vivían en Nueva York.Alice tenia buen gusto.
-Hola, Alic... - el aire escapó de los pulmones de Renesmee al ser abrazada de
manera asfixiante por la pequeña mujer de corto cabello azabache.
-No tienes idea lo feliz que me hizo que aceptaras mi invitación - la
diseñadora tomo del brazo a su nueva maniquí y en unos cuantos pasos
llegaron al Porsche.
-Y a mi que me hayas invitado.
-Nos vamos a divertir, ya lo veras.Al llegar al taller de Alice, en el cual solo estaba su asistente, Charlotte, Alice desnudó a Renesmee.
-No te inquietes, no tienes nada que no hayamos visto antes, solo quiero
tomar tus medidas exactas - murmuró Alice con una sonrisa tomando su
cinta métrica de su mesa de trabajo.Charlotte apuntó cada
centímetro, cada pulgada del cuerpo de Nessie en su ipad y pronto
apareció el cuerpo exacto de la chica en la aplicación.
-A partir de ahí comenzare a diseñar la ropa y veré si te queda bien o no.
Necesito que vengas una vez al mes para hacerte mas medidas y saber si
subiste o bajaste de peso.
-Y para que necesitas eso? - cuestionó Renesmee extendiendo los brazos como le señaló Alice, pero aun se sentía cohibida.
-Para la nueva colección, tontita. Estoy tomando medidas de chicas normales y
basar mis diseños en base a ellas. Yo mejor que nadie se que las chicas
normales no medimos 1.80 como las modelos de las pasarelas. Lo que uno
diseña para ellas, mujeres altas y delgadas, no le queda bien a la mujer
promedio, bajita y con cuervas. Así que lanzaré una nueva linea de ropa
llamada "Your ABC"que tendrá tallas basadas en mujeres normales. Jacob me consiguió ese contrato con Target.
-En serio? - eso Nessie no lo sabia.Por que no se lo había dicho? O mas bien por que Nessie no había visto esa documentación?
-Unos colegas y también asesores me dijeron que me estaba rebajando -continuó
hablando Alice mientras seguía tomando las medidas de su mas reciente
amiga/maniquí-, pero las masas necesitan urgentemente vestir bien, a la
moda y sobretodo a un precio accesible y no solo eso... sino con telas
de calidad.
-Creo que te tardaste mucho tiempo en lanzar esa linea. Lo que no hubiera dado por comprar algo de tu marca hace unos meses...-Lo se, Jake me lo dijo. Eso fue lo que me animó a hacer esto. No pienses
que soy elitista, pero no había conocido a alguien... bueno...
-Pobre? - murmuró Nessie, sin avergonzarse de donde venia.
-Bueno... si. Yo no soy rica tampoco y mi familia no me quiso apoyar con mi sueño
de ser diseñadora y tuve que hacerme un camino yo sola hasta que me
encontré con un chico que también buscaba su primera oportunidad, pero
el en la publicidad. Jacob fue mi ángel guardián y me consiguió todo lo
que me prometió. Por el estoy donde estoy. Si sabes que el invirtió en
ABC, verdad?
-No - otra cosa que Nessie no sabia de Jacob y Alice.Que mas cosas no sabia?
-El es el dueño del 30% de ABC.
-De verdad?"Wow, esas son palabras mayores!"
-Claro!
Nessie se quedó semidesnuda sobre la plataforma en la que la había subido
Alice, preguntándose si Jacob y Alice habían tenido una relación. Sabia
perfectamente que Jacob estuvo desde el inicio de la compañía de Alice,
pero pensaba que solo como su publicista, como amigos. Pero quien
invierte en un negocio así, a ciegas, sin obtener algo a cambio?.Ella
era un ejemplo, tenia una relación con Jacob y el la había sacado de
Queens y metido en un departamento hermoso y le había regalado ropa,
celular, computadora. Solo le faltaba un auto y joyas, cosa que ni
necesitaba.Así que si Jacob invirtió en ABC sin saber si tendría
éxito o no, arriesgando su dinero... algo debía de haber obtenido a
cambio. Alice podría ser una cosita diminuta pero era muy bonita... Al
parecer ese era el tipo de Jacob: chiquitas y bonitas.
Como Alice, como Renesmee.Nessie
necesitaba saberlo, necesitaba saber si tendría que proteger lo suyo
con uñas y dientes. Al fin tenia a alguien y no iba a permitir que se lo
quitaran. No importaba contra quien tenia que pelear, si contra una
desconocida novia a quien aun no conocía o contra Alice, la ex novia que
ahora quería ser "su amiga".Y que rayos ocurre con eso?
Alice había sido novia de La Bestia y ahora quería ser amiga de Nessie?
Era para medir a la competencia?La cabeza de Nessie era un caos.Cuando Charlotte se disculpó para atender una llamada en la oficina de Alice, Renesmee se armó de valor.
-Alice... tu y Jake se... se conocen de hace... diez años... un poco mas un poco menos...
-Si -la diseñadora le tendió una bata negra de seda-. No quiero que te
vistas aun, tengo un montón de ropa que quiero que te pruebes - murmuró
con una gran sonrisa.
-Gracias.-Mientras Nessie se cerraba la bata, preguntó:-Tu y Jacob fueron novios?
Alice contuvo el aliento...

#31

Capitulo 14
-Iiiiuuuukkkk! Iuk. Iuk. Iuk!
Alice hizo gestos de asco, se estremeció con repulsión y volvió a decir "Iuk" muchas veces mas.
-Por que lo preguntas? Iuk! - la diseñadora se tembló de pies a cabeza.
-No lo se... Yo supuse... Yo pensé que... - Renesmee retorció entre sus
manos el cinturón de la bata negra de seda, comenzando a sonrojarse.
-Ugh! -Alice se estremeció de nuevo como si hubiera encontrado una cucaracha en su tina de baño.El solo imaginarse con Jacob en una situación romántica, le ponía los pelos de punta.
-Lo veo como mi hermano mayor! Nunca lo he visto como otra cosa mas que
como amigo. Su tipo no me va -murmuró Alice tratando de aguantar la
risa, Nessie estaba celosa y la diseñadora estaba mas que encantada.
Nessie amaba a su amigo-. Te imaginas como me he de ver a su lado? Como
si fuera su hija! Mide uno noventa y yo con esfuerzos si llego al uno
con cincuenta! Mi novio, por cierto tengo novio -masculló ofendida-,
mide uno ochenta, y es rubio. Mi tipo son los rubios atléticos, no
morenos musculosos. Bueno, no sabia que tenia un tipo hasta que Jacob me
presentó con Jasper Hale, el gemelo de Rosalie McCarty, esposa de...
-Emmett McCarty. Si, se quienes son. Pero yo no lo sabia. No sabia que Jacob te
había presentado con el, nunca lo vi en plan de casamentero - se
defendió Nessie con la cara colorada.Pero en su interior sentía un gran alivio. Alice y Jacob solo eran amigos, casi hermanos, nada mas.Alice
suspiró al pensar en su novio, quien estaba planeando dejar Tennessee
para irse a vivir a Nueva York, para estar cerca de la diseñadora. Solo
tenia que encontrar a un nuevo publicista para la destilería de su
cuñado y en cuestión de horas ya estaría en la Gran Manzana.Renesmee
y Alice no volvieron a tocar el tema de Jacob, en cambio Nessie tuvo
que medirse toda la ropa que la diseñadora le ponía en frente y caminar
sobre una pequeña pasarela blanca, como si fueran niñas jugando a ser la
diseñadora y la modelo. Luego, comieron sushi junto a Charlotte y
hablaron de trivialidades, así como de La Semana de la Moda en París,
que se llevó a cabo en julio; las celebridades quienes acudían a Alice
para que les hiciera vestidos para las alfombras rojas de la próxima
temporada de premios, que inicia en Enero con los "People's Choice Awards" y termina con los "Oscares".
Tenían que ir con mucha anticipación para que Alice se inspirara,
diseñara, confeccionara y entregara las piezas únicas, diseñadas en
torno a la estrella hollywoodense.Después de que Charlotte se
marchó cuando su prometido Peter llegó por ella, Alice y Nessie se
fueron al departamento de la diseñadora, instalado en la parte trasera
del taller y vieron un maratón de "The Carrie Diaries".
Al irse a la habitación, Nessie eligió el lado derecho de la cama King Size, vistiendo su playera de la NYU.Cuando
dejaron de reírse de una modelo que se cayó en la pasarela en Londres
en uno de los desfiles de Alice, ambas miraron el techo iluminado por
las farolas de la calle.
-Conocí a Jake en la fiesta de navidad de la compañía de publicidad del papá de mi mejor amiga de preparatoria.
El estaba solo en una mesa, girando y girando y girando la base de una
copa de champan sin probar. Lucia tan... triste. Melancólico -la voz de
Alice se oscureció ante el recuerdo-. Me senté junto a el y tuvimos un
click inmediato, así es el. Jake siempre parece una cosa y cuando lo
conoces es otra totalmente distinta."Dímelo a mi" - pensó Nessie con diversión. Primero lo había conocido como La Bestia y ahora parecía mas bien un lindo cachorrito juguetón.-Entre
platicas sobre el por que estábamos ahí, me enteré que el quería dejar
de trabajar para esa firma y tener su propia empresa -continuó Alice-.
Tenia una buena cantidad de dinero ahorrado y había solicitado un
préstamo en el banco, pero aun no tenia el valor de iniciar su propia
empresa por que sabia que ninguno de sus clientes en la compañía lo
seguiría.Ambas chicas estaban muy quietas bajo las suaves sabanas de algodón egipcio, una hablaba y la otra escuchaba.
-Yo le platiqué acerca de mi sueño de ser diseñadora y que mi familia no me
apoyaba, querían que estudiara algo serio para que tuviera un futuro.
Yo ya tenia cientos de diseños, sabia las telas, las texturas... Desde
niña me gustaba eso. Entre bromas le dije que cuando fuera una
diseñadora famosa lo contrataría a el para que el se encargara de toda
la publicidad y relaciones publicas de mi marca. Ahí fue cuando nos
dimos cuenta de que podríamos ser socios. Nos reunimos varias veces en
una pequeña cafetería cerca de mi escuela, para hablar de negocios.
Jacob me prestó su dinero para que hiciera mi primera colección y aun
así le sobró para su empresa. Yo había hecho ajustes en los gastos, no
quería defraudarlo. Si fallaba no quería que se quedara sin dinero...
Cuando menos nos dimos cuenta yo estaba debutando en La Semana de la
Moda de Nueva York, mis diseños salían en las paginas de Vogue y tenia
tras de mi montones de nuevos inversionistas, eran mujeres ricas que
querían que diseñara para ellas un vestido para X ocasión.Alice
sonrió al recordar lo aplausos y la ovación de pie de la mismísima Anna
Wintour. Nunca había sido tan feliz, hasta la primera vez que Jasper la
beso por primera vez.
-Me hice famosa, las celebridades comenzaron
a buscarme, continué presentándome en desfiles alrededor del mundo y en
cuestión de tres años Alice Brandon Couture era marca internacional y
con las ganancias que tuve inmediatas le pagué a Jacob su dinero. El
cual sirvió para que invirtiera mas en K.B. El había Iniciado en
pequeño, claro, solo yo era su cliente, pero cuando me convertí en
internacional, la firma tuvo una gran demanda, todos querían el toque
mágico de Jacob -ambas chicas sonrieron por el éxito del hombre que
amaban-. Hemos sido amigos desde entonces. Conocí a su padre, no tuve el
gusto de conocer a su madre, ella había muerto cerca de esas fechas
años atrás, por eso estaba solo y triste en aquella fiesta de navidad.
Hemos sido amigos desde entonces y estuve ahí con el cuando su padre
murió hace un par de años, cuando Rachel se fue, también estuve. Ahora
es tu turno de estar ahí para el, gracias a ti ya no estará solo -la
diseñadora se acercó poco a poco a su nueva amiga y apoyo la cabeza en
su hombro-. Así que no te preocupes por mi, tu hombre esta a salvo de
mis garrar... Miau! - Alice movió sus manos como si fueran las garras de
un felino y ambas chicas estallaron en risas.
-Perdón por haber creído que tu y el... Ya sabes...
-No te preocupes. Ademas se que Jacob tiene problemas comunicativos. Es una
persona asombrosa, es guapo, exitoso, buen amigo, sabe escuchar, es
inteligente, cariñoso, amoroso, fiel, leal, incondicional... pero algún
error de fabrica tenia que tener. Asume cosas. Piensa que con unas
cuantas palabras clave uno va a adivinar lo que quiere decir realmente.
-Se a lo que te refieres. La semana pasada que vino Rachel... Oh Dios, voy a
sonar como una total lunática -a pesar de que estaban a oscuras,
Renesmee se cubrió el rostro con las manos, muerta de vergüenza. Era una
novia celosa-. Bueno, Rachel llegó a la oficina y no se presentó
conmigo y como se había hecho una especie de "Extreme Makeover",
claro que no la reconocí! Pensé que ella y Jake tenían algo o que fueron
algo... En verdad pensé que Jacob... había estado jugando conmigo,
burlándose... -Nessie se aclaró la garganta-. Cuando salieron de la
oficina muy sonrientes y abrazados... fue obvio para mi que tenían algo.
Y para colmo, me dijo: "Iremos a Victoria's." Eso para mi, fue
mi jefe avisándome que se iría a comer con la chica que estaba abrazando
y si se ofrecía algo yo sabia donde estaba.
-Claro, yo hubiera pensado lo mismo - murmuró Alice, dándole la razón a Nessie.
-Pues como el jefe no estaba yo me fui a comer con Bree -Renesmee le sonrió
al techo ante el recuerdo de su travesura-. Cuando llegué estaba hecho
una furia por que lo había dejado plantado y a su hermana. Como diablos
se supone que yo iba a saber que... Uno: esa era Rachel. Dos: que quería
que fuera a comer con ellos.Alice soltó una carcajada.
-Si,varias veces me hizo lo mismo. Me decía una cosa que era totalmente
otra. Así como cuando uno lo conoce. Yo pensaba que era un chico tímido y
triste y me resulto ser todo un hombre de negocios que si es necesario
masacrara a toda la ciudad con tal de conseguir lo que el quiere. Y tu,
conociste a La Bestia que resulta ser un "Osito Cariñosito".Ambas se rieron de nuevo.
-Pobre Jake, le han de estar ardiendo las orejas - balbuceó Nessie entre mas risas.Cuando
dejaron de reír las dos suspiraron felices. Eso era lo que ambas
necesitaban. Alice necesitaba un descanso y una amiga con la cual hablar
tonterías, hablar cualquier cosa que no tenga que ver con patrones,
telas y modelos que comen algodones mojados en jugo de naranja para no
engordar. Necesitaba una amiga real, una que no la buscara por quien
era, sino por lo que era. Y Renesmee necesitaba una amiga. Punto.Nunca
había podido ser una niña normal que jugara, se divirtiera, una niña
que se refugiara en sus padres cuando había tormenta y los rayos y
truenos las asustaban. Tampoco había podido ser una adolescente, nunca
había ido a un baile escolar, nunca había tenido una cita, nunca había
tenido una amiga que la invitara a su casa para hacer una pijamada y
hablar de chicos.Así que Alice y Nessie era exactamente lo que la otra necesitaba.
-Aaahh! -gritó Nessie asustando a Alice-. Eso duele!
-Lo siento, lo siento - murmuró la apenada y asustada la chica que había depilado la entrepierna de Renesmee.

Continuarà...

#32

Capìtulo 14 (Continuaciòn)
-Nessie, lo siento. Lo siento, yo no... Lo siento - la giró cuidadosamente para poder acurrucarla en su pecho.
-No vuelvas a hacerlo, no me gusta. No me gusta... Ellos lo hacían, no me
gusta. No lo hagas... Ellos lo hacían, no lo hagas. No lo hagas -
balbuceó la chica una y otra vez, mientras las manos de su novio le
frotaban la espalda a modo de consuelo.
-Lo siento, Nessie. Lo siento. Lo lamento, perdóname, por favor. Lo siento. No sabia, lo siento."Ellos? Quienes son ellos?"Quien la asustaba de niña para que ahora se comportara así cada vez que Jacob la asustaba? Que le hacían?.El
microondas pilló alertándolos que el primer paquete de palomitas estaba
hecho y Renesmee se separó de Jacob limpiando su rostro con el dorso de
su mano.
-Perdón, no se que... Yo, no se que fue lo...
-No te disculpes, Ness. Yo...
-No - Renesmee suspiró alejándose de el. Sacó el paquete de palomitas y lo
sacudió un poco antes de abrirlo y vaciar el contenido en un bowl-.
Quieres palomitas? Voy a ver Once Upon A Time... - sonrió ampliamente.
-Claro,Snow White! - Jacob la miro atentamente poner el segundo paquete de
palomitas en el microondas y sacar una cerveza del refrigerador para
Jacob.El episodio había terminado tan pronto como había iniciado.
Nessie dejó de llorar como si hubiera estando actuando, pero no lo
había hecho. Jacob la había sentido temblar entre sus brazos, estaba
realmente asustada.Quería preguntarle le hicieron "ellos"?
Por que odiaba que le dieran un susto juguetón? Pero en cambio se quedó
callado y se acercó a ella poco a poco para besarla. No hizo ningún
movimiento brusco. Dejó la cerveza en la encimera y con suma delicadeza
tomó su rostro libre de lagrimas entre sus enormes manos y unió sus
labios suave y lentamente. Besó sus mejillas, sus parpados, su frente y
de nuevo bajó a sus labios. Sus manos abandonaron su rostro y sus brazos
se enroscaron en su cintura.
-Te extrañé - susurró contra sus risos de canela.
-Y yo a ti, osito.
-"Osito"? - Jacob se alejó de ella y la miró con una sonrisa.
-Tu me diste un sobrenombre, creo que yo también te debo de dar uno.
-Pero osito? No me parezco a un osito, soy lampiño del pecho.
-Lo cual agradezco enormemente - Nessie pasó sus manos por el fuerte pecho y
amplio pecho de su novio, cubierto por un suave y delgado suéter verde
oscuro en cuello V.
-Entonces por que osito? Por que mejor no se... Lobo, quizás.
-No, osito.
-Osito.
-Si, osito.
-Pero, por que?-Renesmee se encogió de hombros.
-Me parece adecuado. Pareces como un oso feroz pero en realidad eres como
un osito de peluche. Tierno, adorable y abrazable - Nessie se acurrucó
de nuevo en el pecho de Jacob sintiéndose segura, protegida y amada.
-Bueno, entonces seré tu "osito Teddy". Seré lo que tu quieras que sea, Nessie - le dio un beso en la frente.Estuvieron
abrazados en silencio en medio de la cocina, mientras el paquete de
palomitas giraba y giraba dentro del microondas, rodeándolos del
apetitoso olor a mantequilla.

#33

Capítulo 15
-No, no me gusta.
La habitación entera dejó de respirar al segundo en que Rosalie McCarty pronunció esas palabras.
Oh no! -pensó Renesmee angustiada-. Jacob perderá la cuenta. No puede perderla, es muy importante para la firma.
-No? - Jasper Hale, su hermano gemelo la miró con el ceño fruncido. La campaña presentada por Leah Clearwater le había parecido creativa y divertida. El spot televisivo era elegante y moderno, con personas atractivas pasándola bien.
Se sabia de inmediato que era un anuncio para el legendario Whiskey McCarty, se veía el estatus social de las personas que lo consumían en la publicidad hecha por K.B. & Asociados.
-No - respondió Rosalie alejando su lustroso cabello rubio de su hombro derecho.
Nessie miró a La Bestia y supo que el volcán estaba a punto de explotar. Ninguno en la sala de juntas sabia el por que del rechazo de la sra McCarty, las fotografías para la publicidad en revistas eran excelentes, el spot televisivo también... Por que lo había rechazado?
Jacob no sabia si gritar o ponerse a llorar. Había luchado tanto por estar en el radar de la destilería McCarty y cuando casi se había dado por vencido se enteró de que Edward había sido amigo de Emmett en su juventud. Así que sintiéndose un miserable por abusar de su amistad con el doctor Cullen, le pidió a su amigo que moviera los hilos para que los McCarty se reunieran con el. Y ahora, ahí estaba Barbie McCarty rechazando la campaña que el mismo había ideado y supervisado muy de cerca, que por cierto no era esa, pero aun así. Quien se creía ella? Ciertamente solo tenia voz y voto por ser la esposa del nuevo CEO de McCarty Distillery.
Nessie tenia que hacer algo, no podría con su conciencia si no ayudaba a Jacob, ademas... ella era su asistente! Y no por nada había sido la segunda de su clase en Publicidad y Relaciones Publicas de la NYU.
-Escena navideña, tres generaciones reunidas en la sala en diferentes espacios del lugar disfrutando de la compañía, de la cena y de las pequeñas bromas familiares. La segunda generación, el padre, en sus mediados cuarenta tiene una copa de whisky McCarty en su mano y los hielos tintinean contra el cristal y sonríe con cariño al ver el liquido ambarino. Su mirada se dirige a su hijo riendo junto a sus primos y su novia, y el también tiene una copa como su padre. Luego, su mirada se dirige a la primera generación, su padre. El patriarca esta sentado frente al fuego hablando con sus nietos mas jóvenes que lo miran y escuchan con atención sentados en la gruesa alfombra de color claro, el también tiene una copa en sus manos. Su hijo recuerda su primer trago con su padre en su casa de verano, hablando de chicas. Luego recuerda cuando le robaba sus preciadas botellas para ir a la fogata en el lago, con sus amigos de universidad, donde conoció a su esposa. La imagen regresa de nuevo al presente, a la fiesta navideña con la familia y mira a su esposa riendo con los demás familiares, ella gira el rostro y cuando sus miradas se encuentran, ambos se sonríen y levantan sus whiskys a modo de brindis... La imagen se amplia de nuevo y se vuelve borrosa cuando enfoca directamente a los botellas del licor en una charola con vasos con hielo... Whisky McCarty... Tradición familiar...
Nessie dejó de hablar, pues todos la miraban, unos con el ceño fruncido y otros con la boca abierta. Se había osado a hablar sin el permiso de La Bestia.
-Quien es ella? - Rosalie dejó de mirarla, para dirigirse a Jacob quien aun miraba duramente a Renesmee
-Ah... -La Bestia se aclaro la garganta-. Ella... ella es mi...
-Nessie Dwyer. Asistente del señor Black - respondió Nessie sintiéndose valiente. Por que? No tenia ni la mas mínima idea.
Rosalie la miró de nuevo con una expresión inescrutable y luego sonrió deslumbrando a medio mundo.
-La quiero. Quiero que ella se encargue -señaló a la chica que estaba sentada en la cabecera de la reluciente mesa ovalada, frente a Jacob. Ese era su lugar en las reuniones, presente, pero lejos de todo-. Eso es exactamente lo que quiero -Rosalie continuó sonriendo-. Nuestro whisky no es la novedad como esos vodkas que están de moda. Si tuviéramos vodka en la destilería, lo que laseñora Clearwater nos acaba de mostrar seria perfecto. Pero el whisky es tradición, es... La quiero a ella, Black.
Leah estaba que echaba chispas. Quien era esa rubiecita como para rechazarla así? Y por que esa mocosa inútil abrió la boca y La Bestia aun no explota?
El equipo entero de Leah esperaba que de un momento a otro Jacob se levantara de su asiento y como mínimo tomar a Renesmee del brazo y echarla a la calle por haberse atrevido a hablar sin su permiso. Eso era la ultimo que quería hacer Jacob... excepto lo de tomarla del brazo y arrastrarla fuera de la sala de juntas, pero para llevarla a su oficina y poseerla sobre su escritorio como tantas y tantas veces había imaginado. Su novia era hermosa, inteligente y probablemente había salvado el día.
Nessie por supuesto que no estaba pensado eso. Luego de que la adrenalina y el valor que había invadido su cuerpo por unos segundos, instándola a hablar, ahora la estaba abandonado y pensaba igual que Leah y su equipo.
La Bestia se la iba a comer viva -y de no de buena manera, como en la mañana que de nuevo despertó con la cabeza de La Bestia entre sus piernas- por haberse atrevido a hablar tratando de salvar la cuenta McCarty.
-Señora McCarty... yo solo soy... asistente del señor Black... yo no debí de haber... - Nessie balbuceó con la boca seca.
-Dime Rosalie o Rose - la rubia sonrió ampliamente dirigiendo toda su atención a la chica.
Jacob aun no salia de su trance y Jasper miraba a Nessie muy atento. Así que esa era Nessie... Alice no había dejado de hablar de ella. Nessie esto, Nessie aquello... Nessie lo otro.
-Ah... yo... solo soy asistente, aun no puedo... no.
-No importa, me agrada tu idea. Mi esposo llega el miércoles, nos vemos aquí el viernes a la misma hora - ordenó Rosalie poniéndose de pie junto con su hermano, luciendo una amplia y hermosa sonrisa, vestida de pies a cabeza de Alice Brandon Couture, como Renesmee.
-Claro... señora McCarty -murmuró Jacob poniéndose de pie junto con ellos-. La señorita Dwyer tendrá todo listo para el viernes - su voz no tenia emoción alguna.
Nessie tragó saliva y sintió que se iba a desmayar.
Rosalie y Jasper se despidieron con un asentimiento de cabeza y Renesmee casi salió corriendo tras ellos para evitar quedarse sola con Jacob en la sala de juntas.
Sabia a donde dirigirse inmediatamente a pedir ayuda, así que cuando supo que sus nuevos clientes no la veían, echó a correr a toda prisa y entró a la oficina de Bree sin anunciarse, sin saludar, asustando a su amiga por supuesto.
-Oh Dios. Oh Dios. Oh Dios, que he hecho? Que he hecho? - murmuró una y otra vez inclinándose hasta posar sus manos en las rodillas.
-Que ocurre? Renesmee, estas muy... muy pálida. Mas de lo normal, siéntate cielo - Bree se levantó de su asiento alarmada, para ayudar a su joven amiga a sentarse-. Que ocurre? Respira. Inhala, exhala. Eso es...
-El señor Black estaba perdiendo la cuenta McCarty por culpa de la hermana de Seth... Rosalie odió el resultado final... ella estaba enfadada... Yo comencé a hablar y no pude parar hasta que la señora McCarty dijo me quiere a mi. Ella... me dio la cuenta... a mi... Y... el no dijo nada, solo se quedó callado y después dijo que yo tendría todo listo para el viernes a esta hora. Yo! Que rayos voy a hacer? Se supone que debí de haber entrado como interna, luego como asistente del miembro de algún grupo encargado de una cuenta... luego como miembro del grupo... y en... no se tal vez diez años ser la jefa, encargarme de una cuenta... ser... Oh Dios, que hice? - apoyó sus codos en las rodillas para esconder su rostro en las manos, deseando desaparecer.
Bree tuvo trabajo para entender las palabras que salían a borbotones de la boca de Renesmee, una vez que entendió lo único que pudo decir fue:
-Sigues aquí? Es decir... La Bestia no te abofeteó por atreverte a hablar sin su permiso en la junta?
-No, el no me golpearía... - Nessie dio un respingo, mirando a su amiga como si estuviera loca.
Tal vez solo me azote como ya me ha amenazado varias veces...
-Pero... el estuvo de acuerdo con que te encargues de la cuenta. Dios, eres su favorita! -Bree sonrió tomando la mano de Renesmee-. El no te odia, al menos ya no... El no te dijo que te callaras y tomaras tus cosas de inmediato! El... wow, el te dio la cuenta McCarty! A ti! A su asistente! Eso es increíble, es genial! Ya no tendrás que trabajar para el, seras jefa de grupo, estarás encargada de la cuenta y con suerte de paso despida a Leah y esperemos que también al baboso de su hermano y tendrás una oficina y...
-No, calla! Calla, Bree. Yo no quiero eso... No...
-Por que no? En estos cortos meses te lo has ganado! Mereces ser ascendida, Renesmee...
-Nessie, ahora soy Nessie, aparentemente.
-Nessie?! Que rayos en Nessie?
-Es... una abreviación de mi nombre -mintió-, tu sabes que tardaste un mes en decirlo correctamente y no quise avergonzar a la sra McCarty corrigiéndola al decir mal mi nombre y yo... le dije que mi nombre era Nessie Dwyer.
-Nessie Dwyer... suena bien - Bree sonrió-. Bien, Nessie, si quieres yo puedo ayudarte con la cuenta. Ahora estoy bastante desocupada con lo de ABC. Puedo prestarte a mi equipo si quieres.
-De verdad? - de pronto el pánico se esfumó. Eso era lo que mas temía, hacer todo el trabajo ella sola por no tener un equipo, y quedar en ridículo frente a todos y Jacob odiándola por perder una cuenta tan importante.
-Por supuesto! Para que son las amigas? Ven, vamos con mi chico genio y el te hará el storyboard.
.
La Bestia irrumpió en el estudio mientras Renesmee le explicaba detalladamente el comercial en que estaba pensando para el whisky al alto rubio de cabello ondulado y denso, de anchos hombros y muy guapo, pero que por alguna extraña razón todos le llamaban Fred el Freaky -incluso el novio de Bree lo llamaba así.

Continuarà..

#34

Capitulo 15 (Continuaciòn)

-Nessie Dwyer... suena bien - Bree sonrió-. Bien, Nessie, si quieres yo puedo ayudarte con la cuenta. Ahora estoy bastante desocupada con lo de ABC. Puedo prestarte a mi equipo si quieres.
-De verdad? - de pronto el pánico se esfumó. Eso era lo que mas temía, hacer todo el trabajo ella sola por no tener un equipo, y quedar en ridículo frente a todos y Jacob odiándola por perder una cuenta tan importante.
-Por supuesto! Para que son las amigas? Ven, vamos con mi chico genio y el te hará el storyboard.
La Bestia irrumpió en el estudio mientras Renesmee le explicaba detalladamente el comercial en que estaba pensando para el whisky al alto rubio de cabello ondulado y denso, de anchos hombros y muy guapo, pero que por alguna extraña razón todos le llamaban Fred el Freaky -incluso el novio de Bree lo llamaba así.
-Señorita Dwyer... - los ojos negros Jacob miraron directamente a los de su novia, sin revelar ninguna emoción y ella tragó saliva.
-Regreso mas tarde, Fred.
Fred asintió haciendo que su cabello rubio se moviera hacia adelante cubriendo sus ojos verdes; en ese momento Nessie supo por que le decían así. Era muy serio, muy callado, a penas si había dicho: entiendo y de acuerdo. Pero no por eso era un raro, tal vez solo era tímido... y si, incomodaba un poco estar sola con el en su estudio, pero sus dibujos eran excelentes y era muy cotizado. No por nada Jacob le pagaba una pequeña fortuna para que continuara en K.B. y no se fuera con la competencia.
Renesmee siguió a su jefe bajo las miradas inquisitivas de todo el piso veinticinco, ya era noticia mundial el que Renesmee le hubiera quitado la cuenta McCarty a Leah. Se preguntaban que castigo les impondría La Bestia tanto a Leah, por haber fallado en tan importante y codiciada cuenta que le había entregado en bandeja de plata, y a Renesmee por haberse osado a hablar en la junta yrobarle el mandado a la hermana de Seth Clearwater.
En silencio, Renesmee entró a la oficina de su jefe y tembló al escuchar como cerraba la puerta de golpe, pero en lugar de recibir un regaño, unos brazos la estrecharon por la espalda.
-Felicidades, señorita Dwyer - susurró La Bestia besando el cuello de su novia, restregando la parte frontal de su cuerpo contra la espalda de ella.
Nessie dio un suspiro de alivio.
-Lo siento tanto, yo no sabia que hacer... la señora McCarty estaba enfadada...
-Rose - le recordó Jacob en un susurro, apretando aun mas sus brazos en la estrecha cintura de su novia.
-Cierto, Rose estaba enfadada, odió cada segundo del spot y la publicidad impresa... No quería que perdieras la cuenta y no se... algo en mi se activó y comencé a hablar y hablar y no pude parar y yo... Dios, todos dicen que le robé a Leah la cuenta...
-Es verdad...
Renesmee dio un respingo ante la confirmación de Jacob.
-Pero no fue mi intención! Yo creí que Rose diría que quería que Leah hiciera el trabajo de nuevo, no que yo lo hiciera... No se que hacer, no tengo equipo... no tengo recursos, no tengo experiencia... Voy a fallar y por querer ayudarte te voy a hacer perder la cuenta y yo...
-Shh... shh -La Bestia giró en sus brazos a Nessie y depositó pequeños y tiernos besos en todo su rostro-. Yo te voy a ayudar en todo lo que necesites y por lo que vi en los rápidos rayones de Fred ustedes dos se van a entender muy bien, pero no quiero que se entiendan taaan bien, de acuerdo?
Con una sonrisa, Nessie asintió.
-Ya llamé a la agencia de talentos y están esperando ordenes tuyas para hacer el casting, también hablé con Jasper y le informé que solo tendremos los storyboards y los actores para el comercial, te parece bien?
Espera un minuto... ese trabajo era de Renesmee, ella hacia eso por Jacob... Eso quería decir que ahora el era su asistente?
Nessie sonrió ampliamente.
-Gracias, gracias... Creo que me iba a dar un infarto si ellos querían del comercial terminado para el viernes... - abrazó a Jacob por la cintura, escondiendo el rostro en su pecho, deleitándose con el olor limpio y varonil de su loción.
-Saliste corriendo y no pude hablar contigo, quise darte tu espacio y tiempo para procesar el hecho de que me salvaste el trasero. Estaba pasmado, congelado y sumamente enojado con Leah... Como pudo haber hecho eso? En la junta del otro día todo parecía bien, lo que presentó hoy fue otra cosa, fue como ver un vídeo musical combinado con Jersey Shore... Fue una porquería... Claro que tiene hasta las cinco de la tarde para recoger la mierda de su oficina y usted señorita, se mudara mañana a ella.
-Que?! - Nessie se alejó bruscamente de su novio.
-Eres la mas reciente estrella de K.B.
Renesmee bufó.
-Por favor, todavía falta ver la reacción de Emmett y Rosalie al ver lo que les voy a presentar. Que lo mas probable es que me mirara como miró a Leah y me diga que odia todo.
-Claro que no!
Jacob le dio un besó en la frente e inmediatamente después se comunicaron con la agencia de talentos para el casting del día siguiente.
.
Renesmee se rehusó a tomar la oficina de Leah y le prohibió terminantemente a Jacob anunciar que seria la nueva Directora de Cuenta de K.B & Asociados hasta ver el resultado final del proyecto y tener la aprobación final del producto de los McCarty. Así que continuó trabajando en su escritorio frente a la oficina de La Bestia, cuando no estaba corriendo de arriba para abajo por toda la empresa en un par de Alice Brandon Couture.
En menos tiempo del que Nessie pensó estaba frente a Rosalie y Emmett McCarty y Jasper Hale presentándoles su propuesta junto con su improvisado equipo de trabajo.
-Eso... es exactamente de lo que estaba hablando - Rosalie casi ronroneó.
Renesmee sintió como las rodillas le temblaban al ver la sonrisa de Rose.
Emmett extendió la mano para tomar el storyboard mas cercano a el. Era una toma abierta de la gran familia en la sala con la chimenea encendida y el árbol de navidad en la esquina.
-Nos ha estado espiando, señorita Dwyer? - su lindo rostro estaba muy serio.
-Disculpe, señor McCarty? - sus largas pestañas negras revolotearon sobre sus ojos, parpadeando rápida y repetidamente como cada vez que esta nerviosa.
Pronto, los pantalones de Jacob comenzaron a apretarse y agradeció al cielo estar sentado y que la parte inferior de su cuerpo estuviera escondida bajo la gruesa mesa de reluciente madera negra.
-Es como... si... Esto es mi vida, la vida de mi familia. Mira al chico de cabello negro sosteniendo la copa con una mano y la mano de su novia rubia en la otra. Mira al padre y al abuelo... es como estar viendo a mi padre y a mi abuelo. Es como estar en una de nuestras reuniones navideñas de cuando era joven... -miró a Rosalie y después a Jasper-. Es... wow, señorita Dwyer... es excelente - al sonreír dos encantadores hoyuelos se marcaron en las mejillas del señor McCarty, cosa que le pareció adorable a Renesmee.
Si no estuviera loca y perdidamente enamorada de Jacob, trabajar junto a Emmett le seria un problema ya que estuviera un enorme enamoramiento de adolescente con el.
-Esto es exactamente lo que buscábamos y por lo que accedimos a firmar con K.B -Rosalie sonrió de nuevo en dirección a Renesmee-. No quiero trabajar con nadie mas en esta agencia mas que con Nessie, señor Black. Espero que no le importe - agregó desdeñosamente.
Auch. Eso quería decir que estaba despidiendo a Jacob y no quería tener nada que ver con el? Si, definitivamente si. Rosalie solo había accedido a trabajar con Jacob y su agencia por que un viejo amigo de su marido -el doctor Edward Cullen- lo había recomendado ampliamente cuando los McCarty buscaban una nueva agencia de publicidad.
Durante la siguiente media hora estuvieron eligiendo a los actores que llamarían a casting la próxima semana y discutiendo las posibles locaciones para el comercial que seria lanzado a principios de diciembre.
Cuando todos abandonaron la sala de conferencias al acabar la reunión, Jacob y Nessie se quedaron a solas.
-Señorita Dwyer, si me permite... quiero invitarla a cenar hoy a White Lilly, para festejar su asenso. Que le parece? - preguntó quitando delicadamente de sus manos, los papeles que estaba recogiendo de la mesa.
El corazón de Renesmee se desbocó como nunca antes, Jacob la miraba como si fuera un ciego que ve por primera vez el sol. Como si fuera la mujer mas hermosa que hubiera visto nunca, como si la amara de tal manera que moriría por ella si fuera necesario. La veía como si no pudiera vivir sin ella.
La chica tragó saliva tratando de deshacer el creciente nudo en su garganta. Se sentía realmente amada, sentía que por fin tenia un lugar en el mundo y ese lugar era junto a La Bestia.
Sonrió levemente y dio un suspiro.
-Acepto su amable invitación, señor Black. Me encantaría ir a cenar con usted...
-Perfecto -La Bestia besó el dorso de su mano derecha-. Paso por usted a las siete

#35

Capìtulo 16
Rojo? No, muy... promiscuo.
Negro? No, muy Femme Fatale.
Blanco? Demasiado virginal.
Rosa? No, muy tierno y juvenil.
Azul? Si, azul podría ser.
Renesmee estaba buscando entre la lencería de encaje y seda que había venido con su nuevo guardarropa y que no había usado, para estrenarla con Jacob. Así que había abierto el cajón lleno bragas y sostenes delicados, finos y suaves como la mantequilla para tratar de elegir el conjunto mas adecuado. Se deshizo de su bata rosa de Victoria's Secret y se puso las bragas azul rey, el sostén y liguero del mismo color. Tomó un par de pantimedias color natural hasta medio muslo y se sentó en la cama para ponérselas lenta y cuidadosamente como lo hacían las actrices en las viejas películas en blanco y negro; luego colocó los ganchitos del liguero de manera correcta como venia en el tutorial que encontró en internet.
Por que cuando en la vida ella se había puesto esas cosas?
Medio desnuda caminó de nuevo hacia el armario de pared a pared y buscó que ponerse. Un vestido gris le llamaba la atención, pero le parecía muy simple como para ir a White Lilly y aun mas para ir de noche a una cena de celebración, por lo que descartó el vestido gris. El vestido rosa satinado era de cóctel, el vestido floreado era como para una fiesta de jardín, uno de los azules lucia muy de graduación... Miró los vestidos elegantes una y otra vez y torció el gesto. Tendiendo tanta ropa no tenia nada que ponerse, se había convertido en una típica newyorkina ahora que tenia mas de lo que necesitaba. Se había convertido en una chica codiciosa.
Por ultimo, decidió abrir una de las largas bolsas que contenía los mas nuevos vestidos que Alice le había dado y contempló un hermoso vestido del color de su lencería, solo que le tendría que quitar los tirantes al sostén, ya que el vestido ganador era straple con escote en forma de corazón. Era de mas de elegante, pero cuando tendría la oportunidad de ponérselo?
-Oh, que demonios! - con cuidado descolgó el vestido con pedrería en el cinturón y se lo puso con el mismo cuidado.
Casi le da tortícolis tratando de cerrar el ziper a su espalda, pero una vez puesto suspiró al ver su reflejo. Era un hermoso vestido y amaba como se veía en azul. O mas bien era el vestido que la hacia lucir hermosa y con una figura envidiable ya que la misma Alice le había ajustado el vestido a sus medidas correctas. Ahora que era casi sobrealimentada por Jacob, había obtenido unas lindas curvas en los lugares correctos, pero si no dejaba de comer como lo hacia últimamente tendría curvas de mas.
En el peinador buscó todos sus accesorios azules, pendientes, anillos, y collar y escogió las imitaciones de zafiro y diamantes. Recogió la mitad derecha de sus rizos y colocó un broche con las mismas gemas de imitación en forma tres lindas florecillas.
Se miró de nuevo en el espejo del armario preguntándose si no seria demasiado azul cuando eligió unos zapatos altos de punta del color del vestido con una hebilla de diamantes falsos y un bolso de mano también azul.
-Parezco un pitufo - murmuró para si.
El vestido, el bolso y los zapatos eran de Alice Brandon Couture Etiqueta Dorada, por lo que se tomó una foto frente al espejo y se la envió a Alice con el titulo: Parezco pitufo? Voy al White Lilly con Jake... Que me quito? Que me pongo?
Segundos después le llegó la respuesta:
A: Quítate el vestido y acuéstate en la cama y espera a Jake ;p
R: Alice, hablo en serio! Necesito tu ayuda :'(
A: Esta bien. Si es demasiado azul, pero necesitas color, eres muy pálida. El azul resalta el color de tus mejillas y el de tus lindos ojos color chocolate. Quítate el labial rosa y ponte el rojo y ponte otras dos capas de máscara.
R: En serio?
A: Hazme caso! Para eso me enviaste un msj, no? Haz lo que te digo y luego me envías otra foto.
Nessie corrió hacia el peinador y con un pañuelo desechable se quitó el labial rosa y lo cambió por el rojo fuego indeleble. Era la cosa mas increíble que se le pudo ocurrir a la industria de cosméticos, labial rojo a prueba de manchas.
Se miró en el espejo y luego al reloj, Jacob estaría en su puerta en cinco minutos!
Le envió la nueva fotografía a Alice y ella le replicó:
A: Mete la mano izquierda en el sostén, toma bubie derecha, levantala y acomodala hacia el centro de tu pecho para que sobresalga mas, luego has lo mismo con la otra y tus senos se verán fantásticos. Hazlo y envía otra foto!
Renesmee le frunció el ceño al celular, pero la obedeció y el resultado fue alucinante.
-Parezco de una talla mas grande - murmuró Nessie sonriendo y saltando ligeramente para que sus senos rebotaran.
Le envió de nuevo una fotografía a Alice.
A: Hola, chicas! Donde habían estado escondidas! ;) Raaw!
R: Jajajajajajaja Grax! Nos vemos! :*
A: Por cierto hablé con Rosalie, y ella y Emmett están muy entusiasmados en trabajar contigo. Felicidades!
R: Gracias. Pero me estoy muriendo de nervios, es la primera vez que lo hago.
A: Solo abre las piernas y sube las caderas. Estarás bien! ;)
R: QUEEEEEEEEE?! DE QUE ESTAS HABLANDO?! Yo hablo sobre la campaña, Alice!
A: Aaahh... Jejejeje ok... Bye!
R: Ash! Gracias de todos modos...
El timbre sonó en ese momento y Nessie dio un brinco. El que Alice le haya recordado el sexo le hizo sudar las manos. Era cierto, era su primera vez. Iba a perder la virginidad esa noche. No lo había hablado con Jacob, pero estaba cansada de esperar y gracias al cielo es estúpido periodo se había ido hacia una semana, pero no había podido estar con Jacob por mas de cinco minutos; llegaba exhausta al apartamento por haber trabajado apresuradamente en la campaña McCarty.
Nerviosamente Nessie se puso unas gotitas de perfume en las muñecas y cuello y le sonrió al espejo para cerciorarse de no haber manchado sus dientes de carmín. Apagó las luces de su habitación y caminó hacia la puerta dándose un pequeño discurso para darse ánimos.
Solo abre las piernas y sube las caderas... Bien, eso lo podría hacer...
Sin pensarlo abrió la puerta de golpe y casi se desmaya. La Bestia sonreía ampliamente recorriendo su cuerpo con la mirada, vestía un elegante traje negro Tom Ford de dos botones y solapa delgada y una corbata del mismo color del vestido de Renesmee.
-Señorita Dwyer.
-Señor Black.
-Lista para irnos?
-Por supuesto.
Nessie sentía como le temblaban las rodillas, el corazón le martillaba las costillas y tenia el estomago hecho nudo.
Jacob le ofreció el brazo izquierdo a su novia y una vez que ella cerró su nuevo hogar lo tomó sin dudarlo.
-Estas... Ni siquiera hay palabras para describir como te vez esta noche, solo puedo decirte que me arrepiento de ir a White Lilly, por que quiero quedarme en ese departamento contigo para siempre.
La chica no pudo hacer nada mas que asentir y darle las gracias en un susurro.
Renesmee maldijo a Alice por haberle hecho recordar lo que haría con Jacob al regresar del restaurante.
.
-Por que tu corbata es del mismo color que mi vestido? - preguntó Nessie con curiosidad cuando subían hacia el piso 30 del White Lily tomados del brazo.
Un ligero rubor apareció en las mejillas de La Bestia.
-Esteee... Alice me envió un mensaje diciendo que me pusiera una corbata azul rey, yo traíauna gris plata y... De que te ríes?
-Eres adorable cuando te pones nervioso - Nessie se puso de puntitas para darle un beso en la mejilla.
-Y tu eres adorable todo el tiempo.
Los espejos dorados que eran las puertas del ascensor se abrieron y fueron recibidos por el Maêtre que ya los esperaba para llevarlos a su mesa reservada. Renesmee se sonrojó violentamente al ver la fascinación y admiración de las miradas de los hombres que sin pudor o vergüenza la observaban abiertamente, a pesar de verla acompañada por semejante espécimen masculino.
-Su mesa, señor y señora Black - el Maêtre señaló una mesa junto a la pared de vidrio tras una discreta y elegante mampara.
Por estar embelesada con la vista, Renesmee no reparó en el nombre que les dieron, ni cuando les dieron el menú dejo de ver la impresionante vista, solo el toque de Jacob pudo sacarla de su pequeño trance.
Los habían sentado en una mesa cuadrada sentados uno en cada lado de la mesa, para darle la espalda a la mampara y tener el esplendor de la vista frente a ellos.
Jacob depositó un beso en la palma derecha de Nessie y ella lo miró con adoración.
-Es un lugar muy hermoso, Jake.
-No tanto como tu.
-O tu sonrojandote... Eso es adorable.
-Oh Nessie, Nessie... -La Bestia meneo la cabeza-. Me muero por demostrarte que no soy nada tierno - la mirada suave de Jacob se había tornado en perversa y traviesa.
Renesmee se armó de valor y acercándose al oído de La Bestia.
-Por que no ordenamos nuestra cena para regresar mas pronto a casa?
.
.
.
La Bestia abrió los ojos hasta casi salirsele de sus órbitas al ver a Nessie en liguero y sin bragas. Era una hermosa visión de suave piel blanca, expuesta solo para el. Atacó nuevamente su boca y descendió sus besos hasta arrodillarse frente a ella para saborearla levemente y despojarla de sus zapatos.
-Acuéstate - susurró con suavidad después de arrancar el cubrecama y la sabana.
El contraste de las suaves sabanas limpias color chocolate con la pálida piel de Renesmee era increíble y no veía la hora de reclamarla como suya.
Cosa con la que Nessie no podría estar mas de acuerdo. Así que en lugar de quedarse acostada esperando a que La Bestia terminara de desvestirse frente a ella en un lento striptease, se arrodilló en la cama dirigiendo sus manos al cinturón. No se sentia nerviosa, estaba ansiosa, casi desesperada, Jacob la había estado provocando durante toda la cena diciéndole cosas tanto románticas y tiernas como sucias al oído. Cubrió sus labios con Crème brûlée y con la lengua los limpió, incluso la envió al baño a quitarse las bragas; el hecho de saber que no llevaba bragas era estimulante.
Una vez desnudos por completo -Nessie aun con las medias y el liguero puesto-, La Bestia cubrió de besos el cuerpo de Renesmee, quien temblaba de deseo.

Continuarà....

#36

Capìtulo 16 (Continuaciòn)

Los nervios previos a la velada, habían desaparecido, pues no había nada mejor que saber que estaba siendo adorada con ternura y devoción por la persona que ella amaba. No tenia por que estar nerviosa, era Jacob con quien iba a estar, era a Jacob a quien amaba y deseaba entregarle su cuerpo como lo había hecho con su corazón. No tenia por que estar nerviosa, confiaba en el ciegamente, el no le haría daño, el la cuidaría.
Los labios de Jacob ascendieron por su estomago metiendo la lengua en su ombligo, mordiendo sus senos, succionando la piel de su garganta, hasta llegar a los labios de la chica que lo besó como si le estuviera entregando su alma.
El lento y apasionado beso terminó abruptamente por el jadeo de Renesmee al sentir como La Bestia la tomaba su virginidad. No hubo dolor, solo cierta incomodidad; Jacob se había encargado de que ella estuviera lista enloqueciendola con su lengua, provocandole dos orgasmos previos.
El corazón de la Bestia latía igual o incluso mas rápido que el de la chica. Estaba emocionado, nervioso, feliz, cuando cruzó la barrera que lo separaban de la felicidad absoluta, no pudo evitar que de sus labios saliera:
-Mía.
El suave y sudoroso cuerpo de Nessie se estremeció al escucharlo, el frágil caparazón que cubría su corazón se hizo pedazos dejándolo expuesto. El pecho le dolía de tantas y tantas emociones. Sus ojos se llenaron de lagrimas. Era de alguien, alguien la amaba, alguien la quería, alguien la deseaba, por fin había encontrado su lugar en el mundo... y no podría haber encontrado un mejor lugar.
-Estas bien? - susurró Jacob mirándola a los ojos.
-Si... solo... -un sollozo la interrumpió-. Te amo demasiado... y duele. Mi corazón duele de tanto... -las lagrimas rodaban por sus sienes mojando la almohada-. Siento que no puedo respirar... Eso no es normal. Siento que si no te digo cuanto te amo realmente voy a morir. Y me asusta lo que siento por ti, por que se que si por alguna u otra razón nos separamos... voy a morir.
Jacob suspiró de alivio, si la había lastimado tendrían que parar y el cielo sabia que el moriría si pasaba otra noche de bolas azules.
-No sabes cuanto me alegra oírlo -La Bestia bajó el rostro para borrar las lagrimas de Nessie, pero estas le seguían mas-. Pensé que estaba loco por sentirme así, por necesitarte mas que al aire, a la comida. Pienso que soy un pervertido de primera por tener toda clase de fantasías por toda mi oficina y el apartamento y tener erecciones en los lugares y momentos menos apropiados. Si no te he visto en una hora siento que me falta algo. Dios, Renesmee... te amo tanto que me asusta.
Jacob escondió el rostro en el cuello de Renesmee, pasando sus manos por su espalda apretándola aun mas contra el. Se sentía avergonzado de haber revelado aquellos sentimientos como si fuera un adolescente.
La chica jadeó al sentir como La Bestia se hundía mas en ella. No había parte de sus cuerpos que no se estuviera tocando, pues Nessie estaba aferrada a el, enroscada a Jacob con brazos y piernas, como si quisiera nunca dejarlo ir..
Sin decir una palabra mas, pues todo ya había sido dicho ya, La Bestia salió lentamente del cuerpo de Nessie y volvió a entrar con una lentitud delirante que rayaba en lo tierno, pero eso no era lo que el quería. El quería poseerla de manera muy diferente y entregarle su alma en el proceso. Tenia que calmarse, tenia que hacerlo por que sino ahora si dañaría a Renesmee y de paso toda aquella celestial experiencia terminaría muy pronto, dejando su ego por los suelos. Así que después de unas cuantas suaves envestidas, se detuvo sin salir de ella.
-No... no te detengas - Nessie necesitaba que Jacob se moviera, necesitaba sentirse deseada, a parte de que estar en los brazos de Jacob era como haber ido al cielo y ella estaba a punto de tocar las nubes.
-Sus deseos son ordenes - gruñó La Bestia deslizándose fuera de ella.
Cuando volvió a entrar lo hizo despacio, lento, disfrutando de nuevo de la casi dolorosa fricción que le provocaba el estrecho centro de la mujer que amaba. Los jadeos y una que otra palabra sucia mezclada con declaraciones eternas de amor razonaban en la penumbra de la habitación, escasamente iluminada por las luces de Nueva York que entraban por las cortinas abiertas.
De nueva cuenta, Jacob luchaba contra el instinto de tomarla con fuerza y de una manera casi primitiva, siempre había imaginado tomarla de esa manera, estúpidamente ignorando por completo que Nessie era virgen. Ahora que estaba en su cama solo podía recordar todas aquellas oscuras fantasías con ella. Inconscientemente fue acelerando el ritmo hasta que sintió las uñas de Renesmee enterrándose en su espalda, asqueado consigo mismo se detuvo por completo.
-No! Por que te detienes de nuevo? Hice algo mal? - lloriqueó la chica, había estado tan, pero tan cerca.
-No, yo estaba... Te lastime... yo...
-No. Por que lo dices...? No te detengas - suplicó.
-Estas segura?
-Tu... tu quieres detenerte? - seria la cosa mas espantosa que podría pasarle si Jacob se detenía.
-No! - exclamó La Bestia.
-Entonces no lo hagas...
Esas fueron las ultimas palabras coherentes que pronunciaron antes de que Jacob continuara y se perdieran el uno en el otro.
Jacob apretó sus brazos torno a Renesmee abrazándola tan fuerte que le estaba haciendo daño, pero ella no dijo nada. Eso era lo que quería, complacer a Jacob, que la abrazara, que la tomara, que la hiciera suya, que la hiciera sentir amada como nunca antes se había sentido. A cambio de todo lo que Jacob le había dado tanto material como emocional, ella le pagaría con su devoción y con su amor incondicional.

*******
Que creen ??? Les gustò????Comenten y voten!!!!!!

#37

Capìtulo 17
Jacob a penas si pudo dormir esa noche. Se limitó a contemplar el rostro de Renesmee mientras ella dormía usando su pecho como almohada y abrazándolo por la cintura. Revivió una y otra vez la noche, desde que Nessie abrió la puerta hasta que ambos se perdieron en las sensaciones tan abrumadoras que era el placer mezclado con el amor. Eso nunca le había pasado a Jacob. Si había tenido sexo un millón de veces, pero nunca había sido como lo fue con Renesmee. Y lo mejor, lo habían hechos sin preservativo y la experiencia había sido aun mejor. Había estado preocupado toda la cena, preguntándose como le haría para no hacerle daño, pero todo había sucedido con naturalidad. Sus cuerpos parecían conocerse de años, sabían como trabajar unidos. Parecía que sus dedos conocían de memoria el cuerpo de Nessie y aun así se sentía todo tan nuevo, como si nunca antes la hubiera tocado.
Un leve y adorable gruñido lo alertó de que Nessie estaba despertando, en lugar de despertarla completamente de su manera favorita -bajando en ella- esperó a que ella abriera los ojos por su cuenta; de esa forma podía verla dormir unos segundos mas.
Renesmee se movió ligeramente sobre su pecho y el creyó que se había vuelto a dormir hasta que sintió como posaba los labios en su pecho -justo sobre su corazón- lentamente levantó la mirada y sus ojos de chocolate se encontraron con los suyos de onix.
Una pequeña y avergonzada sonrisa se posó en sus labios antes de hablar.
-Hola.
El corazón de La Bestia dio un brinco, era como si hubiera despertado de golpe, era como si hubiera estado esperando que el haber conocido a Nessie fuera un sueño y ahora el sueño le hablaba.
-Hola - se forzó a hablar antes de robarle el aliento con un beso suave y húmedo.
No esperaba que Renesmee le devolviera el beso de esa manera, siempre ponía escusas sobre aun no haberse cepillado los dientes, pero no esa mañana. No, Nessie enredó su dedos en el cabello negro de La Bestia, lo atrajo hacia ella dándole la bienvenida con las piernas abiertas para colocarlo entre ellas. Jacob gimió al sentir como la chica bajo su cuerpo se restregaba contra el invitándolo a algo mas que un simple beso de buenos días.
-Dios, Renesmee... me estas enloqueciendo... - murmuró La Bestia antes de tomar de nuevo a Nessie.
Una hora mas tarde, después de haber recuperado el aliento, Jacob se levantó de la cama cuando Renesmee se quedó dormida de nuevo y se dirigió a la cocina para prepararle el desayuno. No hizo nada muy elaborado pues quería regresar lo mas pronto a la cama con la chica que se había entregado a el sin temor y sin medida.
Mientras el pan se tostaba y el café estaba listo, La Bestia cocinaba media docena de huevos revueltos con mantequilla, para ambos. En un gran plato azul colocó los huevos recién hechos, cortó las cuatro rebanadas de pan en triángulos y los colocó en un plato mas pequeño junto a la mermelada de fresa y durazno que ya esperaban en la charola. Sirvió dos tazas de café con leche y azúcar, así como dos vasos altos de jugo de naranja y colocó dos juegos de cubiertos, y con una sonrisa se dirigió a su habitación.
-Nessie, despierta -canturreó en su oído cuando dejó la charola en el suelo alfombrado a un lado de la cama-. Si despiertas te daré de comer en la boca.
-Mmm.
-Te traje el desayuno, despierta preciosa.
-No quiero, estoy soñando contigo.
Jacob sonrió.
-Pero yo estoy aquí...
-Mmm... esta bien - Nessie se giró dedicándole una sonrisa boba.
Desayunaron en la cama uno muy cerca de otro y casi en silencio, pues tenían mucha hambre luego de las actividades físicas de la noche anterior y la mañana. Se dieron uno que otro beso para quitar las migajas en la comisura de sus labios, se sonrieron con complicidad y se adoraron con la mirada.
Vivían en su propia burbuja hecha de amor y lujuria.
-Que quieres hacer hoy? - cuestionó Jacob posando su brazo derecho sobre los desnudos hombros de Renesmee.
-No lo se... Podemos quedarnos aquí? - una esperanzada mirada hizo que a Jacob le recorriera un escalofrío.
Haría todo por complacer a su preciosa virgen, incluso si ella le hubiera dicho: saltemos de un bongee, el lo hubiera hecho. Pero gracias al cielo eso no era lo que el le había pedido.
-Por supuesto. Empezaremos por darnos un baño, tallaré tu espalda, claro. Te pondrás una camiseta mía y... - dejó sus planes a la mitad, pues Nessie ya se había desenredado de la sabana y caminaba desnuda rumbo al baño.
El resto de fin de semana estuvo lleno de comida ordenada, ropa cómoda y quitafacil, lecciones de lujuria enseñadas por el entrenador Osito. Cuando Renesmee estaba un tanto nerviosa, pues Jacob la quería arriba, le susurró al oído:
-No tienes por que estar nerviosa. Sólo soy yo, conmigo puedes dejarte ir -sus grandes manos acariciaron las suaves curvas de las caderas redondeadas de la chica-. Solo has lo que te diga tu deseo, Ness. No harás nada malo.
Renesmee se mordió el labio inferior para evitar gemir. Jacob solo le estaba hablando en susurros y ella estaba a punto de terminar.
La tarde del domingo vieron America's Funniest Home Videos seguido de Once Upon A Time y Revenge, comiendo chocolates y lanzandole las envolturas a la televisión cuando algo no le gustaba a Nessie; ya fuera que The Evil Queen truncara los planes de Snow White y Prince Charming o a Emily Thorne/Amanda Clark no le salían los planes contra los Grayson como lo había hablado con Nolan en el capitulo anterior.
-Déjame ver si entendí -exclamó Jacob-, Emily en realidad se llama Amanda y Amanda en realidad es Emily...
-Si.
-Se conocieron en el reformatorio, Amanda se cambió de nombre para que no la reconocieran cuando regresara por venganza a The Hamptons. Ahora que es Emily es novia de Daniel Grayson, pero en realidad ama a Aiden, pero su gran amor es el tipo del bar, que ahora es novio de Amanda?
-Aja.
Jacob pasó sus dedos por la frente, tratando de entender todo el enredo de Revenge.
-Tienes que verlo desde el principio para que lo entiendas Jake -Renesmee le palmeó la rodilla izquierda-. La venganza de Emily no es solo por que si, los Grayson acusaron a su papá de haber sido participe de un ataque terrorista cuando ella era pequeña, Nolan la ayuda por que el papá de Emily creyó en el y su compañía e invirtió en ella, por eso Emily es rica ahora. Victoria era amante de el papá de Emily y por eso Charlotte es su hermana.
Jacob la miró como si le hubiera crecido otra cabeza.
-Tienes Netflix! Vela desde un principio! Como yo no tengo cable ni satelite... bueno no tenia hasta ahora, esa serie era lo mejor de lo mejor. Bueno aun lo es para mi - se encogió de hombros avergonzada. Era una gran fanática, incluso era participe en foros de la serie, así como de OUAT.
-La veré, no te preocupes -la besó en la frente-, necesito ponerme al corriente para poder tener debates contigo. Hablando de debates... que me dices de este libro -La Bestia tomó su Kindle-, pagina 50.
Renesmee lo miró con sospecha, tomó entre sus manos el libro electrónico y pasó hasta la pagina indicada. Leyó atentamente y en silencio y fue pasando avidamente pagina por pagina hasta el final del capitulo.
-Tu... tu quieres... a-atarme?
.
El lunes por la mañana Renesmee subió al ascensor junto con Bree y algunos otros compañeros de K.B. & Asociados, dijo muy poco de su fin de semana, solo que había pasado ambos días en la cama. Ellos pensaron que descansando, no que lo pasó desnuda al lado de La Bestia. El ascensor se detuvo en el piso veinticinco y Nessie caminó hacia su escritorio como cada mañana. Pero antes de sentarse por completo, Jacob la tomó justo por encima del codo y casi la arrastró por todo el piso frente a todos sus compañeros hasta que estuvieron frente a la antigua oficina de Leah Clearwater.
-Bienvenida a su nueva oficina, señorita Dwyer - abrió la cerradura con una llave y se la entregó a Renesmee.
Nessie abrió la puerta encontrándose con una oficina totalmente remodelada. El color amarillo vomito de las paredes había desaparecido bajo dos capas de pintura acrílica color lavanda, armonizada con fotografías en blanco y negro de París, Londres, San Francisco, Moscú y Tokio.
-No, pero yo...
-No me rechaces este regalo frente a todos, Ness - susurró Jacob en tono suplicante.
Había mandado redecorar la oficina desde que despidió a Leah, el personal contratado solo trabajaban en las noches y este fin de semana habían terminado por fin, instalando un gran y hermoso escritorio de cerezo a juego con el librero y la mesita de café frente al sillón de dos plazas color magenta. Era una muestra de amor sin ser obvia para los demás. Cada jefe de cuenta tenia su oficina y estaba decorada a su gusto, así que Nessie no seria la excepción.
Pero a ella aun le abrumaban todas las muestras de amor tan extravagantes de La Bestia, su escritorio era mas que suficiente, no necesitaba aquella amplia y hermosa oficina nueva con su nombre en la puerta.
-No lo rechazo, pero... me parece que eres un poco derrochador en cuanto a mi se refiere.
-Solo di gracias, señor Black, sonríe... y después veremos en que forma me lo puedes pagar.
-Gracias, señor Black - sonrió tímidamente tomando las llaves.
-De nada - sin sonreír u otra palabra mas, Jacob giró sobre sus talones y con una sola gélida mirada dirigida a el personal que los veía atentamente, basto para que cobraran vida e intentaran parecer ocupados, contestando teléfonos que no habían sonado y escribiendo en computadoras aun apagadas.
Renesmee se instaló en la oficina y descubrió que todos los archivos y trabajo que tenia en la computadora de su escritorio de asistente ya se encontraban en la nueva. Se tomó unos instantes para procesar que ahora tenia una oficina y era perfecta, y que su nombre estaba escrito en la puerta.

Continuarà....

#38

Capìtulo 17 (Continuaciòn)
A a las diez de la mañana le llegó un enorme arreglo de veintidós rosas blancas y treinta y ocho rosas rojas. No tenían tarjeta pero sabia que eran de Jacob. Era la primera vez que le daban flores y eran las flores mas hermosas que había visto; las rosas blancas apenas estaban floreciendo y se veían delicadas, en cambio las rosas rojas estaban totalmente abiertas y lucían exuberantes y llamativas. La chica pensó que las rosas casi parecían simbólicas, sin embargo lo eran para Jacob. Las rosas los representaban, las rosas blancas eran Nessie y el las rojas. La pureza e inocencia en contraste con la experiencia y la lujuria.
El sabia que eran demasiado cursis, pero no le importó.
-Wow! Quien te envió esto? - preguntó Bree al entrar a la oficina de Nessie para irse a comer juntas.
-No lo se, no tienen tarjeta - Nessie dejó de escribir en la computadora para ver como su amiga admiraba las hermosas rosas.
-Te las envió La Bestia?
-Que?! - la voz de Renesmee subió.
Bree los había descubierto!
-Piénsalo, el te promovió, el despidió a Leah para darte a ti la cuenta. Mira esta oficina! Yo digo que le gustas - Bree se asintió a si misma y luego volvió a acariciar las rosas.
-No! Como crees?
-Bueno, esa es mi teoría. En serio, piénsalo, Nessie -Bree se sentó en una de las cómodas sillas frente al escritorio de su amiga-. A ti y solo a ti te trataba como la mierda, bueno, a todos, pero mas a ti. Te hacia que te quedaras hasta tarde y no te dejaba ni comer ni ir al baño. Luego un día... decidió que ya no iba a luchar contra sus sentimientos y pensó que dejándote ir a comer conmigo cuando se te daba la gana te demostraba que no le eras indiferente. Luego no dijo una sola palabra cuando hablaste sin su permiso y para rematar... mira donde estas! Eras la nueva encargada de cuenta! Y nada mas y nada menos que estas a cargo de la cuenta McCarty! La Bestia moría por esa cuenta! Y te la dio a ti! Y mira esta oficina! - repitió extendiendo los brazos, señalando el entorno.
-También le dio a Leah tanto la oficina como la cuenta -replicó Nessie-. Yo solo soy un reemplazo conveniente.
-Si, pero le dio la cuenta a Leah por que ella solía ser increíble! Era la super estrella de K.B., por ella es que esta aquí el imbécil de Seth. La Bestia no sabe como comenzar a cortejarte y lo hace de esta forma -Renesmee comenzó a preocuparse al ver que Bree hablaba en serio-. Es como The Beauty and The Beast, en lugar de regalarte una enorme biblioteca, te dio una oficina con vista - Bree sonrió soñadoramente, era una romántica empedernida desde que habíaconocido a Diego.
Desde que había encontrado al amor de su vida, quería que todo el mundo tuviera uno, empezando por su pequeña y solitaria amiga.
-Ya hay que irnos a comer, Bree. Estas delirando - Nessie tomó sus cosas tratando de no temblar, pues Bree no estaba divagando. Era la verdad.
.
Durante la semana La Bestia y Nessie casi no se vieron en la oficina -arruinando los planes de Jacob de tener sexo en su oficina yestrenar la de Renesmee-, ella estaba muy ocupada con la organización de la campaña McCarty. Todo el martes y miércoles por la mañana había estado presente en los castings de los modelos/actores secundarios del comercial, el miércoles por la tarde se había reunido con la empresa cinematográfica que filmaría el comercial y con la gente que estaba buscando las locaciones, el jueves cerró el contrato con un prestigioso fotógrafo para la publicidad impresa y el viernes se reunió con Alice para coordinar el vestuario que usarían los actores y de paso el del resto del mes de Renesmee.
Entre todo ese trabajo, Nessie se dio tiempo para elegir al nuevo asistente de Jacob y le dio un pequeño curso.
-El café del señor Black tiene que estar en su escritorio a mas tardar a las ocho treinta, le gusta con una cucharada de azúcar y un poco de leche. El café lo tienes en el escritorio bajo llave, es muy caro. El café que se esta tomando desde la semana pasada es de Colombia, solamente tu puedes usar esta cafetera para hacerle el café a el -Nessie señaló la sofisticada que era el anhelo del resto de la compañía-. Tu café lo puedes hacer en aquella, como el resto de nosotros. Pon solo la cantidad de agua necesaria para la taza del señor Black, no mas.
El chico asintió anotando todo lo que Nessie le decía.
Jacob le preguntó a Renesmee por que había elegido de entre todos los candidatos a su anterior puesto a un chico, por lo que ella respondió:
-La ultima vez que tuviste una asistente mujer te la llevaste a la cama, así que mejor prevengo - no había ni rastro de broma en su tono, pero claro que lo era.
-No... no confías en mi? - preguntó herido.
-Si, pero no en las chicas ansiosas que me preguntaron si estabas casado.
-Quien te preguntó eso? - Jacob se sorprendido, dejando el tenedor en el plato.
-La dudosa rubia que traía las tetas de fuera - refunfuñó la chica y Jacob casi se ahoga con el trago que le había dado a su copa de vino.
Estaban cenando en el apartamento de Jacob, la cena la había preparado Emily, como todos los días. Cosa que aun le parecía muy extraña a Renesmee. Llegaba a casa y tenia comida esperándola en el horno, el lugar estaba limpio y la ropa sucia ya estaba lavada, planchada o almidonada en el armario.
-Espera, dijiste tetas?! - La Bestia nunca la había escuchado decir ninguna palabra incorrecta, altisonante o sucia.
En cambio a el si se le soltaba la lengua cada vez que la tenia entre sus brazos, cosa que no había pasado desde el lunes por la mañana, Nessie estaba muy cansada cuando llegaba a casa.
-Si, por que no eran senos. Senos es algo natural, tetas son esas cosas horribles implantadas. No es que tenga nada en contra con los implantes, de hecho a mi me vendrían bien unos, pero no una talla doble D.
-Para empezar, Renesmee, estoy muy contento con tu talla. Nada de que te vendría bien ni que nada - replicó Jacob tomando otro ravioli con su tenedor.
-Son muy pequeñas -Nessie bajó la mirada a sus senos que casi escapaban del generoso escote del vestido que se había puesto para cenar-. Bueno ahora no se ven tan pequeñas por el Push Up - rebotó ligeramente en su asiento para que sus senos brincaran.
La Bestia había dejado de escuchar en cuanto Nessie bajó la mirada a sus senos, pues Jacob le había prestado toda su atención a lasnenas que le saludaban desde el otro lado de la mesa.
-De acuerdo, suficiente - Jacob se levantó de su asiento limpiando sus labios con la servilleta de lino.
Casi corrió a la cocina y tomó el Hershey's liquido, fue de nuevo a la cocina apagó las velas de un soplido y tomó la mano de Nessie, todo en menos de diez segundos.
Lo siguiente que supo Renesmee es que estaba a horcajadas, con Jacob enterrado profundamente en ella y lamiendo el chocolate de sus senos.

#39

Capítulo 18
Nessie se estiró en la cama sintiendo dolor en lugares extraños. La Bestia había hecho con ella lo que quiso la noche anterior, no es que ella se estuviera quejando, pero estaba hecha polvo. Necesitaba alejarse un poco de el, necesitaba un poco de control, de cordura, no todo podía ser sexo, sexo y mas sexo... Esta bien, increíble sexo... Pero necesitaba un respiro y un descanso para sumallugado y saciado cuerpo.
No se habían visto en toda la semana y ese viernes habían desquitado los días perdidos, de nuevo, no es que ella se estuviera quejando, pero tenia... miedo. Estaba muy apegada a Jacob, toda su vida había estado sola y ahora que tenia a alguien se había pegado a el como una pequeña sanguijuela, todo giraba torno a el. No quería que Jacob se hartara muy pronto de ella, necesitaba un poco de espacio y le daría La Bestia también un poco de eso.
Así que cuando su celular sonó luego de una larga ducha y Bree la invitó de compras aceptó de inmediato, ganándose una mala mirada y luego un puchero de La Bestia.
-Yo quería pasar todo el día aquí en la cama contigo, Ness.
-Lo se, pero... dame un... respiro y unas horas para... -Renesmee se aclaró la garganta y se removió incomoda sentada poniéndose los zapatos-. Dame unas horas para... ya sabes... duele...
La mejillas de la chica se sonrojaron.
-Te lastimé? - Jacob, quien aun se encontraba desnudo en la cama se acercó a ella.
-No, solo que... creo que anoche fue demasiado.
Claro que había sido demasiado, en cierto punto pensó que enloquecería. Sabia que La Bestia era bueno, pero no tanto. Y ella ciertamente no había pensado que supiera hacer todas aquellas cosas tan pero tan bien y que ella fuera una alumna tan ávida de aprender y... tan... flexible.
-Bueno, eso no es mi culpa -La Bestia murmuró besandole los hombros-. Es tuya, completamente. Tienes un lindo cuerpecito que me tienta y no dejabas de decir que no parara, que no me detuviera.
Sonrojada hasta lo imposible, Renesmee se levantó de la cama.
-No te vayas - Jacob trató de tomarla de la mano, pero esta se escurrió entre sus dedos.
-Bree... Bree me esta esperando, ademas tengo estas lindas tarjetas de regalo que me diste la semana pasada - sonrió metiendo tarjeta por tarjeta a su cartera ABC, las cuales eran deMacy's, Barneys, Berdorf Goodman, Nordstrom, Saks Fifth Avenue y por supuesto La Perla y Agent Provocateur.
Entre todas las tarjetas sumaban mas de quince mil dolares.
-Esta bien, comprate algo lindo y sexy... De preferencia mas ligueros. Tengo grabado a fuego esa noche, Ness - la voz de Jacob bajó causándole escalofríos a su novia.
Ella también recordaba esa noche. Su primera vez. La Bestia no le había quitado el liguero y las medias, sus grandes y fuertes manos recorrieron sus piernas cubiertas por las suaves medias de seda cuando el había estado dentro, profundamente enterrado en su suave y estrecho centro.
Renesmee solo asintió, tomó su bolso y le dio un rápido beso. Si La Bestia seguía hablando ella misma se arrancaría la ropa y no saldría de esa cama hasta el Día del Juicio Final.
.
Las chicas antes de irse de compras desayunaron en un lindo restaurante, donde se pusieron al día con los chismes de la oficina; una vez alimentadas se dirigieron a Macys y Barney's. Se tomaron un descanso en Starbucks y en cuanto le dieron el ultimo trago a su moca frapuchino se dirigieron de nuevo a su vital misión de comprar en tiendas lindas llenas de cosas aun mas lindas.
Bree se sorprendió por la cantidad de tarjetas de regalo y la suma de dinero que contenía cada una, Renesmee le inventó que cuando trabajaba para Jacob el le decía que se deshiciera de ellas, por que el no las usaría, pero ella había sido una empleada mala al quedárselas. La explicación falsa llenó de orgullo a Bree, ella hubiera hecho exactamente lo mismo.
-Esto esta lindo. No te parece que es lindo, Nessie? - Bree le mostró un vestido vaporoso rosa pálido.
Lindo se había convertido en la palabra favorita del día.
-Si, es muy lindo, pero ya viene el otoño, donde lo usarías? Lo tendrías guardado en tu armario hasta la primavera y tal vez en ese entonces no te guste.
-Cierto. Solo seria dinero a la basura. Mejor me compro las botas que vimos hace rato. Te acuerdas? Las que tienen una hebillita a los costados...
-Te enojarías si las compro en color caramelo? - preguntó Nessie con una sonrisa tímida, pues a ella también le había gustado las botas, pero no sabia si estaba permitido copiarle a Bree.
-Estas bromeando? Compralas en todos los colores que tengan. Aprovecha esas nenas - por nenas se refería a la tarjeta de regalo de Nordstrom.
Compraron zapatos, blusas, faldas, pantalones, jeans, brazaletes, pendientes, anillos... En Saks, Nessie le compró a Jacob unas cuantas corbatas de colores que el no tenia; claro, a escondidas de Bree.
En Agent Provocateur, Renesmee compró el encargo de Jacob: ligueros. También compró lindas pijamas de seda, tanto como de pantalón o short y blusa, como camisolas y batas a juego.
Le parecía que se estaba convirtiendo en una chica materialista y codiciosa, se había comprado mas ropa. Ella ya tenia mucha en casa, tenia ropa en el apartamento de La Bestia y en el suyo, para que quería mas? Pero nunca había tenido nada y ahora que podía permitírselo, lo quería todo. Desde que Alice le había dado todo un guardarropa no había repetido prenda ni una sola vez, como lo hacia anteriormente. Ni siquiera había repetido ropa interior ni zapatos!
Así que... por que había comprado mas? Tal vez, por que ella misma lo había elegido, tal vez por el hecho de que era emocionante y divertido escoger ella misma la ropa y ademas... había ido de compras con una amiga! Cuando en la vida había hecho eso?
Las chicas con las que había compartido dormitorio en la universidad, solo habían sido eso: compañeras de habitación. Nunca había compartido el dormitorio con una chica de su carrera, así que ellas ya tenían su circulo y nunca incluían a Nessie, por que siempre rechazaba sus ofertas por falta de dinero. Cuando la invitaban ella rechazaba por que tampoco quería ser una mantenida. Así que siempre estaba sola en su dormitorio haciendo las tareas y trabajos que le encargaban los profesores, estudiando y haciendo créditos extras para mantener la media beca y cuando no estaba estudiando, trabajaba. Se sentía sola, muy, muy sola, nunca lo negó, pero al menos tenia a la maestra Carmen y su esposo Eleazar, ellos le habían ayudado a entrar a la universidad, la habían ayudado a llenar las solicitudes, pero luego ellos murieron en un horrible accidente de trafico, un año antes de graduarse y ahora si estaba completamente sola.
-Nessie! Tierra llamando a Nessie! - Bree sacudió una bragas de encaje transparente en la cara de Renesmee, sacándola de sus pensamientos.
Extrañaba a la maestra Carmen.
-Lo siento, yo... lo siento - la chica sonrió a modo de disculpa.
-De acuerdo. Mira te decía que cual crees que le guste mas a Diego, estas rojas o estas negras? - Bree le mostró las dos bragas.
-Mmm... las negras. Son mas bonitas, son sexys sin ser vulgares y combinan con tu cabello.
-Negras serán! - Bree tomó las bragas y se dirigió al área de sostenes donde escogió varios de encaje con push up.
Ambas chicas preferían el push up que el relleno para sus hombres, ya que al estar desnudas se perdía el efecto; ademas en la oficina si Bree traía un poco mas de escote Seth se lanzaría sobre ella, aunque últimamente sus ojos no habían estado en ella sino en Nessie, solo que con ella era mas discreto.
.
Renesmee llegó a su apartamento con una gran sonrisa, dejó todas sus compras junto al armario con el gran espejo y entre todas ellas busco lo que le había comprado a Jacob y unos cuantos conjuntos de fina lencería. También había comprado linda ropa interior de algodón con florecitas, nubecitas y unas hasta con caritas felices. No siempre se vestiría como una femme fatale, ciertamente no podía usar una diminuta tanga en esos días especiales del mes.
La chica entró al hogar de La Bestia y lo encontró en el cuarto de juegos viendo un partido de fútbol americano, gritándole a la enorme pantalla con cerveza en mano.
-Hola! - Nessie se dejó caer en su regazo, sorprendiéndolo.
No la había escuchado llegar.
-Hey! - antes de decir otra palabra se besaron como si no se hubieran visto en años, en lugar de horas.
La Bestia hábilmente movió a Nessie para sentarla a horcajadas, enredó sus manos en sus suaves rizos mientras mordía ligeramente su cuello pálido.
-Quiero marcarte, Renesmee - sus palabras salieron como un gruñido salvaje.
Quería morderla y que sus dientes se quedaran para siempre marcados en su piel, pero la piel de Nessie era suave y perfecta y el no quería arruinarla. Seria una lastima arruinarla como un salvaje sin control.
Renesmee sintió como los dientes de Jacob pasaban por su piel, disparando su ritmo cardíaco. No podía tener sexo todavía, aun le temblaban las piernas y se sentía hinchada y muy, muy sensible.
-Te-te compré... -respiró profundamente, tratando de calmase-. Te compré algo.
-En serio?
-Espero que te gusten, la otra noche noté que no tienes corbatas de este color -se levantó del regazo de Jacob para acercarse a las bolsas que había dejado en la puerta del cuarto de juegos-. Si no te gustan, dímelo, no hay problema... y te traigo un color que si te guste.
Nessie sacó una caja naranja de Hermès y se la entregó a su novio quien la aceptó con una sonrisa, luego saco otras mas. Se sentó en la butaca a la derecha de Jacob y esperó a que el abriera su regalo.
El corazón de La Bestia se detuvo un instante y comenzó a sentirse suave y calientito por dentro. Nessie, su Nessie le había comprado algo, había pensado en el en su maratón de compras, había estado en sus pensamientos.

Continuarà.....

#40

Capìtulo 18 (Continuaciòn)
Aun sintiéndose en las nubes, abrió la caja de la prestigiosa marca y una corbata y un pañuelo de seda color chocolate lo miraban desde el interior. Era el color de los ojos de Renesmee, era de un cálido color chocolate que no imaginó combinado en ninguno de sus trajes hechos a la medida. La corbata seria estrenada en las muñecas de Renesmee y el pañuelo en sus ojos.
El lo sabia, se sentía enfermo y retorcido, pero ella era la culpable, como le había dicho esa mañana. Ella tenia la culpa por ser tan irresistible para el y causarle todas aquellas sucias fantasías.
-Que dices? Te gusta?
-Es perfecta - Jacob sonrió ampliamente derritiendo a la chica por completo.
Amaba esa sonrisa, era amplia, cálida y perfecta gracias a la ortodoncia que Jacob odió en la adolescencia, pero que luego fue bautizada como el Imán de Chicas, pero ahora solo quería atraer a una sola chica y esta lo miraba como si fuera a saltarle encima de un momento a otro.
Aquello le alegraba, le gustaba saber que no era el único maníaco que solo pensaba en sexo. Su pequeña virgen no era inmune a la lujuria y pasión que siempre los rodeaba.
-También te com... -Nessie se aclaró la garganta, pues había sonado ronca y seductora-. También te compré estas - le entregó las otras cajas.
La primera tenia una corbata y pañuelo a juego color turquesa, la segunda el contenido era rojo sangre y la ultima, purpura.
-Tengo una camisa lila que jamas me he puesto, crees que quede bien? - preguntó Jacob acariciando la ultima corbata.
-Definitivamente, quedaría bien con un traje azul marino o gris, en cualquier tonalidad de gris.
-Me encantaron, son hermosas, pero... solo compraste cosas para mi? Donde esta lo que compraste tu?
-Ahí esta una parte - señaló a su espalda con el pulgar-, pensé que tal vez que gustaría verlas... en mi.
Jacob supo por el sonrojo de Renesmee que las bolsas que aun yacían en la puerta era lencería, por lo que no le tomó mas de diez segundos tomar sus regalos, a Nessie y la lencería de Agent Provocateur y dirigirse al dormitorio, para tener su propio desfile con su propia Angel.
El lunes en la oficina Jacob se reunió con Seth para hablar del nuevo presupuesto de la campaña McCarty, así como para presentarle los balances trimestrales.
-Extraño a Renesmee - murmuró Seth con un triste suspiro, sobre los balances que le estaba mostrando a Jacob para su próximajunta con el dueño de K.B. & Asociados.
-Que?
-La chica que era tu asistente. La extraño ver todas las mañanas preparándote el café y al frente, en su escritorio. Es una lastima que ahora la tengas encerrada en una oficina.
La Bestia arrugó ligeramente las hojas haciendo un esfuerzo sobrehumano para no ahorcar a su CFO.
-Que no estabas interesado en Bree? - preguntó lo primero que le vino a la cabeza, pues necesitaba distraerse, ademas Nessie le había contado sobre el acoso de Seth hacia su amiga.
-Si, pero ella no me hace caso y creo que tiene novio. Y Renesmee es mas bonita, amable y lo mejor... soltera!. Y ya viste la falda que trae hoy? -claro que la había visto, el la había elegido esa mañana-. Cuando se sentó en la cafetería a tomarse un café con Bree, cruzó la pierna y se le vio el liguero por la abertura lateral. Liguero! Quien en estos días usa liguero? Es la cosa mas sexy que he visto - Seth pasó la lengua por sus labios imaginando que lo hacia en los muslos de Renesmee.
-Ella es gay, Seth - Jacob soltó de golpe en un bajo gruñido.
No iba a soportar mas tiempo a Seth hablando así de su mujer. Por que Nessie era suya, solo suya.
-Que?!
Jacob se aclaró la garganta sintiéndose muy, pero que muy mezquino, mal amigo con Seth y mal novio con Nessie. La estaba difamando.
-Que a Renesmee no le vas a interesar, si te le insinúas, como creo que ya los has hecho. Ella te va a ignorar.
-Como sabes que ella es gay? - Seth se aflojo la corbata, era el o hacia mucho calor en la oficina de La Bestia?
-Uno sabe esas cosas, Seth - por supuesto que no. Al menos el no.
-Bueno, yo no se. Como es que se sabe?
-Le has coqueteado? - La Bestia esperaba una respuesta negativa.
-No mucho, no tanto como a Bree.
Jacob respiró profundamente. Necesitaba mantener la calma, ademas se estaba divirtiendo al ver como Seth se deshacía frente a el, así que decidió divertirse un poco mas.
-Por que crees que ninguna de las dos les halaga tus intentos?
-Espera... Que me estas queriendo decir?
-Con quien va a comer Bree todos los días? A quien acudió Renesmee por ayuda cuando la promoví?
Seth se quedó callado, frunciendo el ceño como si La Bestia le estuviera hablando en francés, materia que reprobó año tras año en la preparatoria.
Jacob se sentía... sucio. Seth Clearwater no era su mejor amigo en el mundo, pero si cercano a el, pero era demasiado coqueto. Sabia por Renesmee que el molestaba todo el día, todos los días a Bree, ahora había puesto sus ojos en Nessie y no quería que el la hiciera sentir incomoda con sus coqueteos. De acuerdo, era por que hervía de celos por que Seth se estuviera interesando en su mujer. Renesmee era suya.
El día en que Nessie los dejó plantados a el y a Rachel, vio como Seth había besado a la chica en la mejilla y había enloquecido. Ella le explicó después que había sido una especie de despedida, pues su CFO creía que la despedirían. Pero ahora sus sospechas eran ciertas.
-Aun no unes los puntos, Seth? - murmuró metiendo los balances en la carpeta que se llevaría a casa para revisar con detenimiento, por que el era el dueño.
-Ellas... ellas están... juntas? - la voz de Seth casi se quebró.
.
-Hola, terroncito de azúcar! - exclamó Bree el martes por la mañana entregándole a Nessie una taza de café.
-Gra... Terroncito de azúcar?
-Que no lo sabes?
-Saber que?
-Ayer te lo pasaste encerrada todo el día en la oficina y no te enteraste - Bree le ofreció una galleta haciéndole ojitos.
Nessie le frunció el ceño a su amiga, por que le estaba...coqueteando?
-Enterarme de que? Y por que estas toda... cariñosa...? Y por que la gente nos ve raro? - susurró, sintiendo como le comenzaban a arder las mejillas.
Desde que entró al edificio y se encontró con varios compañeros, notó como la miraban, pensó que solo lo hacían por la ropa. En comparación a su nueva ropa, con la otra lucia andrajosa.
-Caramelito, están esperando a que lo hagamos contra el refrigerador - contestó Bree con un tonito exasperado. Como si no estuviera viendo lo evidente.
-QUE?! Por que? - Renesmee casi deja caer su taza de café.
-Por que el imbécil de Seth dijo que estamos saliendo.
-Whoa, que?!
-Si, como lo oyes. Así que no lo niegues, por que nos seguirá hostigando como antes - Bree comenzó a hablar en susurros casi arrinconando a su amiga, para que nadie las escuchara.
-A mi no me hostiga.
-No, pero te ve de una manera espeluznante - Bree le dio otra galleta a Nessie.
-En serio? Nunca lo he notado.
-Por que siempre estas en las nubes pensando cosas sucias con tu jefe.
-Que?! Eso... eso no es cierto!
Eso no podía estar pasando. Algo le había puesto Jacob en el desayuno, no espera, ella no desayunó con el, se habían saltado el desayuno para hacerlo sobre la encimera de la cocina.
Entonces eso estaba pasando? La gente creía que Bree y ella erannovias y Bree sabia que pensaba cosas sucias con Jacob?
-No te hagas, las dos sabemos que esta de muy buen ver, otra cosa es su actitud. Es una bestia, no por nada le decimos así - Bree tomo otra galletita para remojarla en su cafe.
Nessie se ruborizó por las palabras de su amiga y casi le da un manotazo cuando comenzó a juguetear con sus rizos como suele hacerlo Jacob, pero se abstuvo de hacerlo pues Seth había entrado a la estancia por su usual taza de café matutina. Cuando las vio en la esquina de la pequeña cafetería de la empresa, se detuvo como si se hubiera topado con un cristal, luego desvió la mirada y se dirigió directamente a la cafetera sin hacer contacto visual con nadie. Con su taza de café en mano se marchó sin decirles una palabra.
-Pobrecito, has matado todas sus ilusiones, Bree.
-Bah! A mi que me importa, te tengo a ti - Bree tomó a suamante del brazo y salieron del lugar para dirigirse a sus respectivas oficinas bajo las miradas de sus compañeros.

#41

Capítulo 19
Mas tarde ese martes, Jacob le llamó a Renesmee a su oficina, para ciertas actividades extracurriculares.
-Señorita Dwyer, podría venir a mi oficina con cualquier documento sobre la campaña McCarty que tenga a la mano, por favor - pidió en tono amable y bajo.
-Que?
-Que vengas!
-Para que?
-Vas a venir o no?
Nessie miró el teléfono al alejarlo de su oído, preguntándose que quería Jacob con cualquier documento...
Oh!
-En seguida voy, señor Black!
-Por cierto -la voz de La Bestia se tornó conspiradora-, no traigas bragas.
-Que? - la chica preguntó en jadeo, mientras todo debajo de su ombligo se contrajo.
-Ya me escuchó, señorita Dwyer - ambos terminaron la llamada, luego de unas cuantas pesadas respiraciones.
Renesmee reunió un montón de papeles al azar con las manos temblorosas y los metió en una carpeta, se levantó de su asiento y revisó que su puerta estuviera cerrada con llave para poder subirse la falda, desenganchar el liguero y quitarse las bragas color canela.
Al salir de su oficina se apresuró para llegar a la de La Bestia, siempre y cuando teniendo cuidado de que nadie le notara que no llevaba bragas. Pero era imposible que alguien lo notara, la falda color tabaco era amplia y de tejido grueso, pues el otoño se estaba acercando y las mañanas eran frías cuando salia del apartamento. La falda era conservadora, pero la blusa estampada con colores tierra tenia un escote profundo en cuello V, sexy y de buen gusto. Por supuesto, todo era de ABC.
-Tu jefe me llamó - le murmuró Nessie al nuevo asistente de Jacob, Colin.
El chico apenas tenia veinte años, y lucia muy joven, pero era al menos tan eficiente como lo había sido Renesmee. Lo había elegido por su inteligencia y eficacia, no por ser hombre como le había dicho a Jacob. De acuerdo, el que fuera hombre había influido un 60% en la decisión de elegirlo.
-Claro, deja te anuncio - exclamó el chico con una sonrisa triste.
Todos los hombres de K.B. & Asociados estaban de luto por lahomosexualidad de Bree y Renesmee, pero al mismo tiempo pensaban que era sexy. Dos chicas lindas como ellas, juntas, era la fantasía de cada hombre.
Nessie escuchó como La Bestia le gritaba a Colin, diciéndole que Renesmee no necesitaba ser anunciada, ella podía entrar cuando quisiera.
-Puedes entrar - el chico saltó de la silla para abrirle la puerta a Nessie, como ella solía hacerlo.
-Gracias, Colin.
Renesmee cerró la puerta con seguro, mientras Jacob la recorría entera con la mirada levantándose de su escritorio.
-Señorita Dwyer, venga aquí por favor.
Nessie casi corrió hacia sus brazos cuando dejó la carpeta en la mesita de café frente al sofá de cuero. La Bestia gruñó cuando sus labios se encontraron y con facilidad la levantó por la cintura para sentarla sobre el escritorio que ya estaba vació, listo para las actividades laborales clandestinas.
-Mmm... señorita Dwyer - gimió contra los labios de Nessie al hundir un largo dedo en su húmedo y estrecho interior.
-Señor Black - susurró la chica siguiéndole el juego del jefe y la secretaria, que nunca pudieron concretar por el repentino asenso de Renesmee.
Jacob fue descendiendo los labios por su suave cuello y la piel expuesta por el escote, mientras sus manos abrían bruscamente las rodillas de Nessie. Un segundo después estaba arrodillado frente a ella escondiendo juguetonamente la cabeza entre los pliegues de la falda, jugando al peekaboo.
Renesmee trató de ahogar las risas mordiéndose los labios, hasta que soltó el aire del golpe al sentir la lengua de Jacob explorando en su centro hasta que encontró el delicado y sensible brote. Dejó caer la cabeza hacia atrás apoyando las manos en el escritorio, perdiéndose en lo que le hacia La Bestia bajo la falda, deleitándose con cada movimiento que hacia esa lengua traviesa que la enloquecía hasta la muerte.
Nessie se sentía poderosa, era ella la que estaba en un pedestal, siendo adorada por el hombre mas atractivo, fuerte y grande que había conocido y el estaba arrodillado frente a ella. Ese encuentro de alguna forma era mas excitante que en casa, tal vez era por la clandestinidad. Estaban en la oficina de Jacob, separados solo por una puerta del medio centenar de personas que ignoraban por completo la relación que ellos tenían y que pensaban que ella era homosexual.
-Dios, Jake... Hubiera dejado la puerta abierta para que... el... -Nessie se quedó sin aliento al sentir los dientes de Jacob, rozando su sensible carne- estúpido de Seth... como lo llama Bree... Oh, Dios... me estas follando con la lengua...! Nos viera...
-Mmm hum... Espera -Jacob salió de su escondite, sobresaltado-, que quieres que Seth nos vea?!
-No que nos vea, sino para que vea que no soy gay. No se por que inventó eso de que Bree y yo somos novias. Todo el mundo cree eso!
Jacob se rió limpiando sus labios con la lengua.
-El no lo inventó, yo se lo dije ayer.
-QUE?! Por que?! - Nessie se bajó la falda sintiéndose demasiado expuesta.
-Por que el me expresó sus... intensiones contigo.
-Y por eso decidiste que era mejor arruinar mi reputación? - Renesmee alzó la voz, totalmente incrédula.
-Ness, no es para tanto -La Bestia se puso de pie-, yo solo quería que Seth retrocediera.
-Pero, por que?! Es que no me crees lo suficientemente capaz como para decirle yo misma que retrocediera? No me crees capaz de hacerlo entender que no estoy interesada en el?!
-Ness...
-Ademas el esta loco por Bree!
-No, ya no. Ella siempre lo rechaza y el me dijo todas estas cosas sobre ti que me hicieron enojar y yo...
-Y creíste que yo encantada me lanzaría a tus brazos agradecida, o que? -Renesmee se cruzó de brazos enfurruñada, luciendo totalmente adorable para La Bestia-. Pensaste que por que a ti no te dije que retrocedieras, tampoco lo haría con el?
-Que? No! - Jacob parpadeó incrédulo. Eso jamas, pero jamas le había cruzado por la cabeza.
Renesmee si le había dicho que no estaba interesada el día en que fueron a lavar su ropa, luego quedaron de ser amigos pero lo que sentían el uno por el otro era demasiado fuerte como para solo tener una amistad.
-Entonces?
-Estaba celoso, de acuerdo?! -Jacob gruñó frustrado. Por que Ness no entendía que lo había hecho por que la amaba?-. Estaba tan celoso escuchándolo decir que te extrañaba, lo linda que eres y lo amable...
-Entonces prefieres que mis compañeros de trabajo hablen mal de mi? - Nessie saltó del escritorio, lista para dar un puñetazo o dos.
Nunca había estado tan enfadada en su vida. Había estado frustrada por su pobreza y hubo una época en la que odiaba a sus padres por haberla abandonado, pero ahora que tenia a Jacob todos aquellos sentimientos negativos habían pasado a un segundo plano... Hasta que el la hizo enfadar.
-No! Ademas tu me has dicho lo incomoda que Bree se siente con cada comentario morboso y las miradas que le da Seth. No quería eso para ti! Piensas que me voy a sentir bien o que no voy a desollar vivo a Seth si tu algún día vienes y me dices que ahora es a ti a quien acosa?
-Pues entonces le hubieras dicho la verdad! Le hubieras dicho que retrocediera por que estoy contigo... O le hubieras dicho que tienes ya varias quejas en su contra sobre acoso y no decir que soy gay y que Bree es mi novia!
Jacob soltó unas risitas involuntarias.
-Crees que es gracioso?!
-No, no, por supuesto que no - La Bestia se aclaró la garganta.
-Sabes lo horrible que se siente que hablen de ti a tus espaldas? Que digan cosas que no son ciertas? Que especulen, que inventen chismes sobre ti?
-De hecho si. Me llaman La Bestia, no? Crees que no duele aun que sea un poco que me vean de esa forma? - Jacob jamas lo había admitido ni a si mismo, hasta ahora.
-Por que tu te lo has ganado, Jacob! Como me tratabas? Como tratas al resto de la empresa? Como te robas clientes de otras compañías...
-Solo estoy haciendo mi trabajo, Renesmee.
-Lo se y te respeto y admiro por eso, lo creas o no... Pero ahora la gente dice que soy gay! No hay nada de malo en ello, al contrario, apoyo totalmente a la comunidad homosexual, es ridículo que no tengan los mismos derechos que los heterosexuales, pero no es motivo de chismes! Amaba trabajar aquí Jacob, ahora lo has arruinado - Renesmee se alejó de La Bestia con lagrimas en los ojos, tomó la carpeta que había dejado sobre la mesita de café y salió de la oficina dando un sonoro portazo asustando a todo el piso veinticinco.
Todos habían escuchado la discusión a medias, se escuchaban las voces alteradas pero no en si lo que decían. Nunca nadie le había levantado la voz a La Bestia y vivía para contarlo y ahí estaba Renesmee, furiosa y humillada y aun con su trabajo.
.
-Que hiciste que?! - le gritaron Bella y Edward a Jacob al teléfono en altavoz, ocasionando que a La Bestia casi le explotara el tímpano.
-Lo se. Pero lo hice con buenas intenciones...
Edward y Bella soltaron a reír.
-Esa niña te ha hecho mas idiota - exclamó Edward limpiándose las lagrimas de la risa.
Jacob les había contado con lujo de detalles los últimos días junto a Nessie, culminando en su reciente homosexualidad y relación lesbica con Bree.
-Si Rosalie se entera, te va a colgar de un lugar que creo que vas a necesitar después para tener hijos -canturreó Bella, divertida-. Adora a Nessie!
-No, calla! Ella no tiene por que enterarse, esto es asunto entre Nessie y yo. Lo se, tenemos unos cuantos problemas de comunicación, ademas... noto como ella quiere alejarse un poco de mi... Creen que me vaya a dejar?
-Jacob, Bella y yo hemos peleado cientos de veces...
-Es cierto - acordó Bella.
-Pero eso no quiere decir que nos vayamos a separar, hemos cometido errores y hemos querido asesinarnos el uno al otro tipo Sr y Sra Smith...
-Oye! - Bella le dio un zape a su esposo.
-Y ella ya sabes... me golpea y azota todo el tiempo - continuó Edward, pero Bella lo interrumpió de nuevo.
-Eso es por que tienes un lindo traserito.
-De acuerdo voy a colgar, iré a ver si Ness ya esta en su apartamento, después de nuestra discusión ella salió de la oficina con Bree, obviamente causando mas habladurías.

Continuarà...

#42

Capìtulo 19 (Continuaciòn)
-Habladurías que tu iniciaste, por supuesto - murmuró Edward divertido.
Jacob siempre los divertía a el y a Bella con sus diverti-sexy-aventuras con Nessie. Su amigo actuaba como un adolescente con su primera novia, parecía que estaban viendo una comedia romántica.
-Si, lo se, lo se. Hablamos luego - Jacob cortó la llamada y justo cuando salia de su apartamento para bajar al de Nessie le llegó un correo de ella.
Querías que fuera gay, bueno aquí esta...
La Bestia abrió el archivo adjunto al mensaje y los ojos casi se le salen. Bree tenia la cabeza entre los senos de Nessie para poder tomar con sus labios el caballito de tequila que había entre ellos. Estaban rodeadas de un montón de hombres que aplaudían y las veían llenos de lujuria.
-Pero que demonios...?!
Su celular vibró de nuevo y otra fotografía llegó, ahora era Nessie la que tenia la cabeza en los senos de Bree. Luego llegó otra fotografía de ambas chicas bailando sobre una mesa con botella de cerveza en mano. Durante los siguientes cinco minutos una lluvia de imágenes subidas de tono entre ambas chicas le fueron llegado a La Bestia, hasta que pudo enviarle un mensaje, totalmente colérico.
DONDE DIABLOS ESTAS, RENESMEE?!
DIME DONDE ESTAS PARA IR POR TI!
RENESMEE CONTESTA MIS MALDITOS MENSAJES!
TE JURO QUE SI NO ME CONTESTAS...
Las puertas del ascensor se abrieron dejando a Jacob a medio escribir su amenaza, y vio como Renesmee salia de el tambaleándose.
-Thu! Maldito infelizzz, manipulalor y mandon... - lo señaló con su dedo indice.
-Estas completamente ebria, Renesmee - a pesar de que La Bestia casi temblaba de coraje, se apresuró a ayudarla a caminar derecha hasta su apartamento.
-No me toquesh! -se revolvió entre sus brazos, sin lograr escaparse de ellos-. No! No tenesh ningún diresho! La gente comothu... la gente como thu... -Nessie levantó la vista y miró a Jacob mientras abría la puerta de su apartamento.
En medio de la niebla de su cabeza debido al tequila, notó lo atractivo que lucia La Bestia con los puños de la camisa doblados hasta los codos y la camisa abierta hasta el segundo botón, sin corbata.
Sintiéndose fuerte y poderosa lo lanzó contra la pared cuando entraron al apartamento y lo atacó a besos con sabor a tequila, y se las arregló para escalar el cuerpo de La Bestia y enroscar sus brazos en su cuello y sus piernas en su cintura.
Era un pequeño pulpo aferrándose al arrecife, arrecife que estaba un poco asustado a decir verdad.
-Auch! -Jacob se quejó cuando Renesmee le jaló el cabello con demasiada brusquedad y así poder morder su manzana de Adán-. Ness... que estas... Nessie bájate, estas ebria y necesito...
-Cierra la boca! -Renesmee se bajó del cuerpo de La Bestia pero no lo iba a soltar, necesitaba hacer algo-. Ven - Nessie lo tomó del antebrazo para poder jalarlo y casi lanzarlo al sofá de la sala y se sentó a horcajadas sobre el.
-Ness, contrólate, pero que... Esta bien... - no pudo refutar nada mas cuando vio como la chica ebria en su regazo comenzaba a desnudarse como si la ropa le quemara.
-Ahora le voy a demoshtraaar que no soy gay, sheñor Black.
-Renesmee yo no...
-Cállate! -Nessie le cruzó el rostro con una sonora bofetada-. Esto es para que aprenda a respetarme, sheñor insolenteh - le dio otra bofetada en la otra mejilla.
Jacob no dijo nada mas, asustado, excitado, confundido, sorprendido, solo se sobó ambas mejillas por que le ardían. Nessie tenia la mano pesada. Fascinado vio a Renesmee hacerle unStriptease, bajando la falda por sus caderas sacudiéndolas ligeramente y quedando en liguero, bragas, sostén y zapatos de tacón alto color dorado viejo.
-No bailo si no hay un billete en mi... - la chica ni pudo terminar su frase pues Jacob saltó del sofá para ir a su habitación por su cartera.
Desesperado buscó en los cajones el dinero que tenia guardado para emergencias, pero a medio camino se detuvo. No debería de estar cuidando a Ness, dándole un baño y un café cargado? Nah! Ella estaría bien un rato mas.
Así que se acomodó en el sofá viendo como Nessie bailaba de allá para acá, contoneando torpemente sus caderas, bailando sin música y con los ojos cerrados.
-Espera - Jacob la detuvo tomándola de la mano y rebuscó en su celular en la lista de canciones, hasta que encontró Porn Star Dancing de My Darkest Days*-. Listo, sigue bailando.
En serio, no debería de estar dándole café cargado en lugar de ponerle una canción provocativa y poniéndole billetes en el liguero?
La Bestia ignoró a su conciencia y continuó viendo el cuerpo semi desnudo de Nessie, quien ahora estaba acercándose a el con una mirada depredadora. Lucia hermosa y salvaje, no se veía tierna e inocente como siempre; su cabello estaba revuelto, sus ojos brillaban con maldad y por supuesto... estaba en lencería suave y provocativa.
Nessie posó sus rodillas en el asiento del sofá, colocando sus manos en el respaldo para sostenerse y contonearse sobre La Bestia al ritmo de la provocativa cancion, quien estaba encantado en aquella jaula hecha por el cuerpo de su novia ebria. El trató de besar los senos que se bamboleaban en su cara, pero Renesmee le dio otra bofetada.
-Se ve, no se toca - gruñó jalándolo del cabello.
-Aaah...! De acuerdo, de acuerdo - cuando levantó las manos definitivamente, Ness por fin soltó su cabello.
Pero en lugar de seguir bailando lo besó como si su vida dependiera de ello, restregando su entrepierna en la dureza de La Bestia, quien olvidó la regla de se ve, no se toca cuando comenzó aamasar el trasero de la chica. Por supuesto que recibió otro golpe, pero a el no le importó, puso otro billete en ambas copas del sostén, otro en las cuatro ligas y otro en las panties.
Todo iba bien, muy bien, demasiado bien... hasta que la striperprivada salió corriendo al baño y por puro milagro vomitó en el inodoro

#43

Capítulo 20
Capítulo 20

Los lentes oscuros casi cubrían por completo la cara de Renesmee cuando entró al ascensor para dirigirse a K.B. & Asociados, la mañana siguiente, después del desafortunado final de su carrera como bailarina exótica. Cuando el cubo de metal comenzó a ascender como de costumbre, Nessie se apretó el puente de la nariz con el indice y el pulgar, subiendo ligeramente sus lentes.

No lo vuelvo a hacer - se dijo a si misma una y otra vez mientras las lociones y perfumes de las personas a su alrededor le revolvían en estomago.

Al entrar a K.B. lo hizo despacio y aun con los lentes de sol. Unos de los internos se cruzó en su camino y ella lo tomó de la camisa bruscamente.

-Café, en mi oficina... ahora - el ser novia de La Bestia le estaba afectando. Ella nunca le hablaba así a nadie.

-Si, señora! - el chico salió corriendo hacia la cafetería.

Renesmee miró a su alrededor y vio a Bree salir de su oficina con una pinta parecida a la de ella.

-Nessie!

-No grites!

Bree la siguió hasta su oficina y vio como Ness se dejaba caer en el sofá, recordando lo que La Bestia le había contado de el día anterior.

Fotografías indecentes, su comportamiento agresivo, el baile en ropa interior, el vomito, el llanto sobre los billetes en el baño...

Aun no sabia como es que Jacob todavía era su novio. Recordó la manera en que se encargó de ella por la noche; mientras ella se tomaba un enorme vaso con agua La Bestia llenó la tina de baño y una vez desnuda y dentro del agua tibia el le llevo café cargado, sin leche y sin azúcar. Como si de un bebé se tratase el la baño con cuidado y la secó con una toalla pachoncita, le puso bragas de algodón y su camiseta de la NYU, la tomó en brazos para llevarla a la cama y continuó cuidándola toda la noche, tomando su cabello entre sus enormes manos mientras ella vomitaba. Esa mañana le había llevado una bebida de un color y sabor espantoso para la resaca, pero aun así la cabeza le giraba y palpitaba mientras Bree parloteaba sobre la tarde anterior.

-Diego dijo que eres muy divertida. Tenia muchas ganas de conocerte, dice que uno de sus compañeros en Victoria's esta soltero y que si tu quieres puede arreglarles una cita a ciegas...

-Diego? - Nessie subió los lentes a su cabeza girando el rostro para ver a su amiga desparramada en una de las sillas frente al escritorio.

-Señorita Dwyer - el internó toco a la puerta y le dejó a Nessie una taza de café en la mesita frente a ella.

-Gracias - con cuidado, la chica se incorporó y tomó la taza entre sus manos temblorosas mientras Bree le respondía.

-Mi novio... Diego... Recuerdas que ayer nos encontramos con el en el bar de la novena... El que tomó las fotos para tu ininteligible plan... Ese Diego.

-Ah... Oh Dios, el tomo las fotos, cierto? Oh Dios. Oh Dios! -Renesmee dejó la ahora taza vacía y se cubrió el rostro con las manos-. Que ha de pensar de mi?! Oh Dios!

-No te preocupes, ya te dije lo que el piensa de ti. Si no le hubieras agradado no estuviera pensando emparejarte con uno de sus amigos...

Renesmee dio un respingo.

-Gracias, pero no gracias. Así estoy bien.

Como era de esperarse la resaca de Bree y Renesmee fue el tema del día. Que era ese lugar, una de las mejores agencias de publicidad del país o Gossip Girl?

Al medio día Nessie recibió una llamada que no la dejó nada contenta. Rosalie llamaba desde Tennessee.

-Hola Nessie! Ayer me comuniqué con la empresa que filmara el comercial y los que buscaron las locaciones y les dije que Emmett y yo decidimos que mejor filmaran el comercial en la propiedad. Osease aquí, en lugar del norte de Nueva York.

Renesmee se quedó callada procesando poco a poco lo que Rosalie le acababa de decir.

-Pero... Pero el comercial se filmara este fin de semana, ya todo esta arreglado... Todo ya esta contratado, todo esta listo... - Renesmee tartamudeó asustada. Su primera campaña aun no salia a la luz y ya era un desastre. Lo había sido desde un principio, desde aquella junta donde rodaron cabezas... y tal vez la suya seria la próxima.

-Lo se, pero lo queremos filmado aquí... - insistió Rosalie

-Y por que...? Es decir... Rosalie, el presupuesto que se gastó con la campaña que fue rechazada, mas el dinero de esta... ahora cancelando la filmación en Nueva York...

-El dinero no es problema, Nessie. Avísale al equipo, a ti te quiero mañana aquí... Besos!

El estomago de Renesmee se revolvió aun mas y salió corriendo a la oficina de Jacob. Necesitaba que el le ayudara, era su primer campaña y ahora todo estaba mal.

Por supuesto que La Bestia no iba a dejar que Nessie entrara en pánico y mucho menos que su primera campaña fracasara, así que llamó al equipo de Renesmee a la sala de juntas y en menos de una hora ya todo estaba organizado. El equipo de filmación, el equipo de Renesmee, Alice, Jacob y Renesmee viajarían a Tennessee; estos dos últimos viajarían ese mismo día por la tarde. Alice no tenia nada que ver, puesto que ya había elegido junto con Nessie el vestuario que se usaría en el comercial del Whiskey McCarty, pero la locación había sido cambiada y Alice "tenia" que coordinar todo de acuerdo con el entorno.

-Lo que en verdad quieres es ir a ver a Jasper - le dijo Nessie por el altavoz mientras recogía de su oficina todos los documentos relacionados con la campaña.

-Si, claro, regañame, como tu tienes a tu novio a unos cuantos pasos... Pero yo... -la diseñadora sollozó falsamente-, yo estoy solita aquí... extrañando a Jass... y haciendo millones para laEnergizer.

Haciendo millones para la Energizer? - se preguntó Renesmee deteniéndose de guardar los documentos en una carpeta, hasta que entendió el comentario.

-Iiiiiiiiiuuuuuuuukkkkkkkkkk! Alice!

Alice soltó a reír.

-Que? Es normal, soy una mujer con necesidades y mucha imaginación...

-Solo... solo cierra la boca... Aun tengo que ir a empacar. Nos vemos en Tennessee! - cortó la comunicación.
Nessie tomo sus cosas y cerró la oficina con llave. Mientras caminaba hacia la oficina de Jacob, Bree la alcanzó.
-Mucha suerte - le dio un abrazo.
-Gracias.
-Chicas -Seth se acercó a ellas con una mirada lasciva-, no es por interrumpir su... linda despedida. Pero están distrayendo al personal con su espectáculo.
Las chicas giraron lentamente para fulminar a Seth Clearwater con la mirada.
La ira del día anterior que surgió en Renesmee en la oficina de Jacob, volvió a nacer. Había perdonado a La Bestia luego de sus atenciones y cuidados la noche anterior, pero quien realmente había tenido la culpa era nada mas y nada menos que Seth Clearwater. El había sido el chismoso pervertido que le contó a todo el personal aquella difamación.

-Mire... señor Clearwater, Bree es mi amiga. Solo eso! Ella tiene novio, yo tengo novio! Solo dejamos que el rumor de que eramos pareja se extendiera, para que usted NOS DEJARA EN PAZ! No me importa que usted sea el CFO, que sea amigo del señor Black, pero este acoso hacia nosotras tiene que PARAR! Este es un lugar de trabajo con un ambiente amigable y seguro, pero se esta perdiendo con sus constantes miradas inapropiadas y palabras groseras de carácter sexual. Así que eso de que Bree y yo somos novias, es solo una mentira para que usted retrocediera, pero aun así no lo hace. Tiene que parar o pondré una demanda real por acoso con el dueño, la próxima semana que el señor Black vaya a su junta!

El piso veinticinco estaba en silencio total, todos miraban desde las puertas de sus oficinas, por encima de sus cubículos o por los pasillos, según donde hubieran estado cuando los gritos de Renesmee comenzaron. Seth estaba rojo de vergüenza, Bree con la boca abierta y Nessie con los puños apretados. La Bestia estaba parado en el umbral de su oficina.

-Ustedes tres... mi oficina, ahora!

Los tres se estremecieron y se sintieron como si el director de la escuela los hubiera atrapado diciendo cosas de el.

El silencio aun prevalecía cuando los tres caminaron hacia Jacob, quien los esperaba en la puerta, la cual cerró con un sonoro golpe.
-Me pueden explicar que demonios esta pasando? - La Bestia se cruzó de brazos frente a ellos, sin moverse.
Lucia imponente como siempre, pero en esta ocasión parecía realmente aterrador con el ceño fruncido, los gruesos brazos cruzados, el traje gris oscuro con camisa gris pálido y corbata Hermès color turquesa.
Seth tragó saliva y se removió inquieto a un lado de las chicas.
-Yo... señor Black -Renesmee pasó la lengua por sus labios secos. No sabia si Jacob se enojaría con ella de verdad. Respiró profundamente armándose de valor, tenia que interpretar el papel de empleada asustada-. Hace tiempo... me di cuenta de como el señor Clearwater le hacia comentarios a mi compañera Bree, comentarios... de doble sentido. Ella siempre lo ignoraba, pero el... el persistía y la miraba... como si... de una manera no apropiada para un lugar de trabajo. Luego Bree me comentó que ahora esas miradas estaban dirigidas a mi, pero nunca las noté... Ahora hay un rumor en la oficina de que Bree y yo somos pareja y ahora resulta que... bueno... hacen comentarios ofensivos a nuestras espaldas y nos ven como si fuera un... pecado estar juntas. Cosa que no es verdad, no sabemos quien inició el rumor, pero no lo desmentimos para que el señor Clearwater nos dejara en paz, pero hace unos momentos mientras me despedía de Bree... el nos miró... bueno... El nos hace sentir incomodas, señor Black.
Nessie bajó la mirada y Bree asintió, mientras Seth se aflojaba la corbata.
-Quieren presentar una queja formal contra el señor Clearwater? - preguntó La Bestia en tono serio, fulminando a Seth con la mirada.
-Solo queremos que nos deje en paz y que no haga lo mismo con otra compañera -respondió Bree-. Pero... con nosotras solo eran comentarios y miradas... No quiero ni pensar en lo que le hará a alguien mas.
-Yo no haré...! - comenzó a hablar Seth por primera vez, pero Jacob lo interrumpió con un movimiento de su mano.

#44

Capítulo 20(Continuación)
-Seth, ya tenia una queja en tu contra -no era del todo cierto, pero el tomaría las platicas de alcoba con Nessie como una queja-, esta es la segunda, una tercera y no solo estas despedido, sino que llamare a todas las agencias del estado y les diré el motivo de tu despido para que no te contraten.

-Pero, Jake...

-Nada de peros, Seth. Y soy señor Black, para ti.

-Estoy enamorado de ella! Nunca me notó hasta que comencé a...

Bree lo miró indignada.

-Bonita manera de conquistar, Seth.

-Lo siento, en verdad lo lamento Bree, Renesmee. Es solo que... En verdad lo siento -Seth agachó la cabeza metiendo sus manos en los bolsillos de su pantalón-. Recogeré mis cosas de la oficina.

Nessie miró a Jacob y le suplicó con la mirada que lo detuviera. No era necesario que Seth se fuera, solo que retrocediera, que no las mirara ni les hablara. Ellas nada tenían que ver con el, el presupuesto de las campañas se hablaba con el cliente y Jacob, y después el hablaba con Seth quien era el el CFO y las aprobaba o rechazaba de acuerdo con el indice de ganancias.

-No es necesario que te vayas aun, Seth. Si tengo una queja mas, estas fuera. Pero si aun quieres irte, dame dos semanas de notificación para conseguir quien ocupe tu puesto. Bree, regrese a trabajar y quiero que tenga la confianza de venir a mi oficina si ocurre otro incidente. Renesmee, quédese para hablar sobre la campaña McCarty.

Seth miró a las chicas antes de salir como si fuera un cachorrito arrepentido.

-Me cuentas todo sobre Tenneessee - le susurró Bree a Nessie al darle un abrazo rápido como despedida.

Cuando Renesmee se quedó sola con Jacob, esperaba un fuerte regaño, pero solo recibió un fuerte abrazo y un beso en la coronilla.

-Estas bien?

-Si.

-Si te tomaste el jugo que mandé traer para ti?

-Si, gracias, estaba muy rico - de hecho Nessie casi lloriqueó cuando se lo acabó. Era un jugo natural con naranja, piña, apio, manzana, zanahoria, miel y un toquesito de picante, que se tomó con un par de aspirinas.

Con eso por fin, dejó de sentirse mareada, incluso le aplacó los nervios por el cambio de locación, lo que no sabia era que el toquecito de picante no era precisamente unas gotitas de Tabasco, sino de ron y tequila. Era la bebida que Edward le preparaba a Bella en la universidad después de una fiesta en día de clases.

-Cuando quieras, me parece que me faltó un ingrediente... No pude localizar a Edward ni a Bella para preguntarles.

-Por que a ellos? - Nessie inclinó la cabeza para verlo.

-Por que Edward la inventó... o la descubrió no se en donde. Es para quitar la resaca - los labios de La Bestia recorrieron su frente con pequeños besos.

-Oh... No los conozco pero en serio me agradan.

-A ellos también les agradas. De hecho vendrán en diciembre. Espero que no te moleste que les haya ofrecido tu apartamento para que se hospeden y tu te quedas en en mio.

-En serio vendrán?! -los ojos de Renesmee brillaron de alegría-. Comenzare a buscar recetas para el pavo y el jamón! Mi maestra Carmen, la de Economía del Hogar, inyectaba el pavo con licor, decía que el ron y el tequila ablanda la carne y no queda reseco. Aun recuerdo los sandwishes de pavo que me llevaba a la escuela.

Nessie sonrió con nostalgia y apoyó la cabeza en el pecho de La Bestia, quien deposito besitos en su cabello rizado.

Nunca se cansaba de besarla a menor oportunidad posible.

-Le diré a Bella que te envié su receta para el jamón entonces, tu ya tienes la del pavo.

-Eso seria genial... o mejor que me ayude a cocinarlo, mientras tu y Edward envuelven nuestros regalos.

Jacob sonrió abiertamente imaginado perfectamente la escena, su Nessie cocinando con su mejor amiga, riendo, platicando, compartiendo historias, mientras el le mostraría a Edward en secreto el anillo de compromiso de Nessie que le daría la mañana de navidad.

-Eso suena como un plan - murmuró Jacob, sintiendo como el calor invadía su pecho.

.

.

Nessie enterró las uñas en el sillón de cuero de su vuelo de primera clase hacia Nashville. El avión estaba despegando y lo único que ella quería era lanzarse por la salida de emergencia que la asistente de vuelo había señalado antes de despegar.
Era la primera vez que viajaba en avión y estaba dándole todo un espectáculo a La Bestia.
Genial.

-Tranquila, cielo, aquí estoy - La Bestia despegó uno a uno sus dedos del cuero color crema y tomó su mano entre las suyas para acariciarla suavemente.

Pero ni esa caricia pudo evitar que Renesmee respirara agitadamente con los ojos cerrados, hasta que el capitán dio la orden de que podían quitarse los cinturones de seguridad y casi se subió al regazo de Jacob. Entre risas, La Bestia paso su mano izquierda por la espalda se Nessie y con la derecha sostenía las de ella.

-Esta noche dormiremos y si quieres mañana por la mañana vamos a The Parthenon y después del medio día tomamos carretera y en menos de una hora estaremos en la propiedad de los McCarty. Te parece bien? - susurró Jacob contra la frente de Renesmee.

-Como tu quieras, pero lo que mas quiero en este momento es bajar del avión.

Jacob continuó calmando a Renesmee hasta que la sintió relajarse entre sus brazos.

-Jake...

-Si?

-En serio me perdonaste por lo de ayer? - la chica subió la mirada para verlo entre sus pestañas.

-No hay nada que perdonar, cielo. Estabas en tu total derecho de enfadarte... O debería decir: diresho.

-No me lo recuerdes - Nessie escondió el rostro en el pecho de La Bestia, totalmente sonrojada.

Después de un aterrizaje en Nashville lleno de Oh Dios llenos de temor por parte de Renesmee, el auto que los esperaba en el aeropuerto los llevó al hotel, donde Nessie tardó en entender cada palabra que le decían con el peculiar acento sureño.

El botones les mostró la suite de dos habitaciones -para guardar las apariencias-, y Nessie se perdió en la suave cadencia del acento del chico rubio.

-Por que Rosalie y Emmett no hablan como la recepcionista, el concierge y el botones...? Es decir... yo... no es que... - se trabó tratando de explicarse, mientras trataba de acomodar el itinerario del siguiente día en su laptop.

Jacob se rió por lo adorable que lucia nerviosa, en pijama y sin maquillaje. Habían tomado un baño juntos y cenado frente a sus respectivas computadoras.

-Bueno, Emmett fue enviado a internados y colegios en el norte del país durante toda su vida, estudio la preparatoria con Edward y Bella en Nueva York. En Yale conoció a Rosalie, quien es hija de un banquero de Rochester, así que por eso ninguno de los dos tiene acento sureño.

-Oooohhhh! - Nessie alargó la palabra como si fuera una chiquilla traviesa.

-Entonces que quieres hacer mañana por la mañana? Quieres que vayamos a The Parthenon, al acuario, al zoo o a Dollywood?

Renesmee soltó una carcajada.

-De que te ríes?

-De nada - Renesmee no podía ni siquiera imaginarse a La Bestia en Dollywood.

Jacob miró a Nessie mientras ella alejaba su laptop para poder reírse de la imagen mental que de la nada surgió en ella, Jacob Black vestido como Dolly Parton. El no tenia idea de que se reía, pero no había imagen mas perfecta para el. Su Nessie en su pijama de pantalón rosa, camiseta blanca con alitas de Ángel de Victoria's Secrets estampadas, sin maquillaje, sus rizos hechos un revoltijo y riéndose a carcajadas.

Si Renesmee hubiera nacido en el sur antes de la Guerra Cilvil, ella hubiera sido toda una Belleza Sureña por la cual se pelearían a duelo por el honor de tener su mano... Y La Bestia hubiera matado a todo el que se pusiera en su camino... o aun mejor... se la hubiera robado y huido con ella.

#45

Capítulo 21
Capítulo 21

Un orgulloso Emmett McCarty lideró el recorrido privado por la hacienda y la destilería, exclusivo para sus invitados Renesmee y Jacob, en compañía de Rosalie, Alice y Jasper. Explicó con detalle cada procedimiento del whiskey, del bourbon, del Rye Whiskey (Whisky de centeno) y del Corn Whisky (Whisky de Maíz). Les mostró los barriles hechos de madera de roble, la cual era carbonizada a fuego directo.

Como buen anfitrión les ofreció de cada whiskey en pequeños vasos; Renesmee probó cada uno disfrutando enormemente del sabor, del olor de cada trago que le fue ofrecido. Pero lo mejor fue, que Jacob le sostuvo la mano durante todo el recorrido; al principio Rosalie frunció el ceño al verlos juntos, pero Alice se acercó a ella y después de unas cuantas palabras la espectacular rubia sonrió y ordenó a una de las sirvientas cambiar el equipaje de Jacob a la habitación de la chica.

Los McCarty les mostraron a La Bestia y a Nessie la laguna que estaba dentro de su propiedad, para la filmación del comercial, al igual que el interior de la hacienda donde se llevaría a cabo la fiesta de navidad.

Al final de la tarde el equipo encargado del set y el director llegaron para comenzar a decorar la fiesta de navidad y organizar lo necesario. Nessie estuvo todo el tiempo con ellos y Rosalie no se le despegó un la mañana arribaron los actores y maquilladores y estilistas.

Alice, Rosalie y Nessie no pararon en todo el día. Eligieron el vestuario de la fiesta de navidad, así como el de los actores delflashback, le mostraron las locaciones al director, revisaron cada detalle, cada rincón de la sala decorada para la cena de navidad.

Poco antes de la media noche se dio por terminada la sesión fotográfica navideña, con el Whiskey como protagonista; ya habían filmado la fiesta y el equipo se encargo de desmontar todo. Al día siguiente continuaron con las escenas del flashback; filmaron en el estudio de Emmett y en el jardín, después de las siete de la tarde comenzó la filmación en la laguna para la escena de la fogata y sesión fotográfica.

Para el sábado por la tarde ya todo estaba terminado y en la propiedad no había rastros de que un comercial de gran presupuesto fue filmado, Renesmee sintió que le quitaron un gran peso de encima. Todo había salido perfecto, los actores no estaban molestos por el cambio de locación, al contrario estaban encantados por los alrededores tan claros, tan limpios. Todo era belleza autentica alrededor, todo era puro y sin contaminación.

-Por que no vamos a Nashville a divertirnos un poco? - sugirió Rosalie mientras tomaban te helado en el jardín trasero.

Rosalie, Alice y Renesmee estaban sentadas en la mesa bajo una sombrilla, mientras Emmett, Jasper y Jacob jugaban pasándose la pelota de fútbol americano hablando del juego de la semana pasada, así como sus pronósticos y planes para el Super Bowl, a pesar de que estaban a meses de tal evento.

-Si! Vayamos a un bar de música country! - exclamó Alice aplaudiendo, causadole risas a Nessie.

-Yo no se bailar - exclamó la chica.

-Jacob puede enseñarte - canturreó Alice, moviendo las cejas sugestivamente.

-Disculpa que me meta en eso, pero... como esta eso de que el señor Black... es decir Jacob y tu... - Rosalie gesticuló sin sentido alguno con las manos.

-Ah... pues... el me gritaba y me trataba como a los demás... incluso peor, el me dijo que tenia que redactar de nuevo su contrato con la compañía y... era mi cumpleaños. Ese día no aguanté mas y lloré en el baño, cuando regresé el vio que había llorado y me besó - Nessie se encogió de hombros sonriendo al recordar aquel primer beso.

-Que eso no es acoso laboral? - cuestionó Rosalie totalmente indignada.

-El me dejó ir y cuando por fin llegué a casa el llegó con comida y pastel... cuando me dijo que pidiera un deseo al apagar las velas... lo pedí a el como deseo - Nessie se sonrojó al decir aquello por primera ve en voz alta. Ni siquiera a Jacob le había confesado su deseo de cumpleaños.

-Aww! - Alice se llevó las manos al pecho.

En cambio Rosalie frunció el ceño.

-No es un poco viejo para ti?

-Yo no lo veo viejo - replicó Nessie a la defensiva.

-El se esta aprovechando de ti, cielo. El es el gran jefe y señor que le gusta tener a las chicas como tu en la palma de su mano, para poderlas manejar a su antojo - murmuró Rosalie enfadada.

Odiaba a las personas como La Bestia, posesivos, celosos, controladores. En la preparatoria y primer año de universidad -antes de conocer a Emmett- tuvo un novio mayor que ella, controlaba cada movimiento, cada cosa que hacia, incluso como vestía.

-El no es así! - exclamaron Alice y Nessie al unísono.

-Lo siento, pero es así como lo veo. O me vas a decir que no te controla?

-No! El... el cuida de mi -Nessie bajó la mirada a sus manos colocadas en su regazo-. El me cuida, el me quiere y yo a el.

-Pues yo lo veo de esa manera - insistió Rosalie.

-Si me controlara como dices no me dejara ni siquiera salir a comer con Bree, no me dejaría... - Renesmee cerró la boca y se puso a pensar.

Jacob era un novio controlador?

La había sacado de su casa sin preguntarle y la metió en un apartamento hermoso. Sam los lleva y recoge del trabajo. En ocasiones el elige su ropa para ir al trabajo. Pero la deja ir de compras con Bree, la deja ir a comer con Bree, la dejó ir un fin de semana con Alice, no se enojó con ella por haber llegado ebria a la casa el martes por la noche. Veían los programas y películas que ella quería, comían lo que ella quería. Nunca la forzaba a tener sexo... Y había inventado eso de que era gay, pero para cuidarla... verdad? El cuidaba de ella y a cambió ella le daba su amor, por que era lo único que tenia para darle.

Si eso era un novio controlador, no se quejaba. Al contrario, deseaba que todas las chicas del mundo tuvieran un novio igual.

-Yo soy feliz, Rosalie -Renesmee levantó la mirada-. Cosa que no sabia siquiera que era hasta que lo conocí a el -se aclaró el nudo en su garganta antes de continuar-. No se como lo vean las personas, pero te aseguro que no es como estas pensando.

Alice asintió con vehemencia.

-Perdón - Rosalie solo se encogió de hombros.

No había quedado contenta con la respuesta de Nessie, pero si la chica era feliz, quien era ella para meterse en su vida.

-Lo que me parece raro es que no pienses que soy una caza fortunas. Ese seria mas bien lo que las personas en K.B pensaran si se enteraran de lo mio con Jacob. Pensaran que lo utilicé para poder ascender en la empresa.

-Pero fue por mi que te promovieron! Yo te pedí como la encargada del proyecto, no tendrían por que pensar mal de ti - exclamó Rosalie.

-Si, pero Jacob no me corrió a patadas por haber interrumpido la junta ese día, tuve mi oficina a la semana siguiente... La gente ya piensa mal de mi. Bueno no se que han de pensar ahora estos días que estuve fuera, pero mi ultimo chisme era que soy lesbiana, que soy novia de Bree.

Rosalie que estaba bebiendo de su te helado, casi le escupe en la cara a Alice.

-Que?! - preguntaron ambas. Sus ojos estaban muy abiertos y hasta habían dejado de respirar.

-Es que hay un chico en la empresa que casi acosa a Bree y al parecer el cambio de objetivo y le dijo a Jacob que ahora estaba interesado en mi y... Jacob le dijo que Bree y yo eramos novias para que nos dejara en paz. Pero el muy chismoso de Seth le contó a todos en K.B y el miércoles ella y yo nos despedimos con un abrazo... el llegó y dijo que distraíamos al personal con nuestras muestras publicas de amor y... exploté - Nessie se encogió de hombros son una sonrisa traviesa.

Recordó a Seth completamente asustado.

-Ves lo que te digo?! El te controla! Que no te creyó capaz de defenderte de el tal Seth? - exclamó Rosalie, enfadada.

-No es controlador. Y no creas que no tuvimos una gran discusión por ello. Le grité y lo... ejem... dejé... ya sabes... -Nessie se sonrojó y Alice casi se ahogó con su te helado al entender como habían dejado a su amigo-. Luego, me fui a emborrachar con Bree y le envié unos correos donde le escribí que ahí tenia, quería que fuera gay...

Rosalie miró a Renesmee sorprendida y admirada.

-Bien, creo que en verdad puedes defenderte. Entonces... Nashville?

.

.

.

.

.

-Ven, vamos a bailar - Jacob levantó a Renesmee de la silla siguiendo a Rosalie y Emmett a la pista de baile del enormegranero que era el bar de música country.

Emmett le había prestado un sombrero de vaquero a La Bestia. Los tres hombres lucían como todos unos caballeros sureños, junto a sus bellezas sureñas. Alice había vestido a las chicas con unos suaves y femeninos vestidos de campo que había traído con el vestuario del comercial y que no fueron utilizados, botas vaqueras y chaquetas cortas de denim, pues la noche era fresca.

Tomaron carretera en la Hummer negra de Emmett con destino aHowdy! el nuevo bar de moda con música en vivo donde servían exclusivamente solo productos de McCarty Distillery.

#46

Capítulo 21(Continuación)
Cuando Nessie vio a La Bestia por primera vez en su atuendo vaquero -jeans, botas, camisa a cuadros y sombrero- lo primero que quiso hacer era saltarle encima, pero había demasiados ojos sobre ellos. Su segundo pensamiento fue: conseguirle a Jacob un sombrero de vaquero de vuelta en Nueva York.

Ahora en la pista de baile, sin saber que hacer con sus pies solo lo miró apenada.

-No se bailar este tipo de música - murmuró con las mejillas enrojecidas.

-Es fácil, es como hemos bailado en casa. Yo te guió - ofreció Jacob con una sonrisa.

El ala del sombrero negro que Emmett le prestó escondía sus ojos, haciéndolo lucir peligroso. Nessie sintió que de un momento a otro se derretiría y se convertiría en un charco frente a el. Tal vez deberían de mudarse al sur y vivir en un rancho, para verlo siempre vestido de esa manera. Con sus trajes hecho a la medida La Bestia lucia imponente, desafiante, elegante y muy atractivo, pero vestido de vaquero... Nessie volvió a enamorarse de el. Era una fantasía sucia y pecaminosa andante.

La chica se dejó envolver en sus brazos, posando su mano izquierda sobre su ancho hombro y la derecha perdiéndose entre la de Jacob y se dejó guiar por el, sorprendiéndola que supiera como bailar aquella música. En casa habían bailado una que otra vez mientras Michael Bublé les cantaba desde el increíble sistema de sonido que Jacob tenia en su apartamento, habían sido canciones suaves y lentas, nada como aquellas melodías acompañadas por banjo y voces rasposas y cálidas como el whiskey McCarty.

-Donde aprendiste a bailar tan bien? - preguntó Nessie perdiéndose en las profundas y oscuras llanuras de los ojos de La Bestia.

-Mamá amaba bailar, papá estaba muy ocupado con su trabajo y nos arrastró a mi y a Rachel a clases de baile de salón. Nos ensenaron a bailar todo tipo de música - Jacob se encogió de hombros.

No le gustaba hablar mucho de sus padres, no por que fuera doloroso recordarlos, sino como una cortesía hacia Nessie; ella no había tenido padres y no quería restregárselo en la cara.

A ella en realidad no le importaba, quería saber mas sobre Billy y Sarah. Pero en lugar de preguntar mas sobre ellos preguntó:

-También sabes bailar zamba?

La Bestia no hizo mas que reír y dar otra vuelta en la pista junto a las demás parejas, hasta que se tropezaron con Alice y Jasper.

-Mujer, eres pequeña pero pisas como un elefante! - se quejó Jasper sobando su pie cubierto con la bota. Habló con su raro acento que era la mezcla de neoyorkino con sureño, el cual había enamorado a Alice por completo.

Pero en ese momento el rubio no era su persona favorita en el mundo.

-Me estas diciendo gorda? - la diseñadora posó las manos en sus caderas.

-No! Solo te estoy diciendo que pisas recio - recio era una palabra sureña que Nessie supuso que significaba fuerte.

-Es lo mismo! - se quejó Alice.

Jacob retomó el ritmo para alejarse de la rara pareja que se estaba peleando a media pista de baile, por los pisotones que ella daba.

-Quieres otro trago? - preguntó Jacob cuando la canción acabó, dirigiéndose hacia la atestada barra.

-Me quiere emborrachar de nuevo, señor Black? Por que si mal no recuerdo... la ultima vez que tomé unas copas de mas terminé haciendo un baile exótico, que no termino nada bien.

-Que te hace pensar que esta vez terminara así? -Jacob bajó su mano de la cintura de la chica hasta su trasero y dio un ligero apretón-. No dejare que te embriagues tanto, solo lo suficiente para deshinibirte - habló cerca de su oído, causándole escalofríos a la chica.

-Y que pasa si ya estoy... deshinibida?

Jacob la miró un momento antes de responder.

-Entonces sugiero que tomemos un trago y después busquemos un lugar privado.

Al llegar a la barra uno de los cantineros los atendió de inmediato, pues sabían que eran invitados del señor y la señora McCarty. Jacob tomó los dos pequeños vasos llenos de whiskey y le entregó uno a Renesmee.

-Por que brindamos? - murmuró la chica sobre el ruido de la música de Tim McGraw.

-Por nosotros!

El calor que sintió Nessie en su pecho poco tenia que ver con la bebida, todo se debía al hombre que tenia frente a ella. El calor se trasladó de su pecho a su entrepierna y no protestó cuando La Bestia la tomó de la mano y pasando de Emmett y Rosalie quienes hablaban animadamente con el dueño de Howdy!, salieron por la puerta trasera al callejón.

Pasaron los contenedores de basura y se adentraron aun mas en la oscuridad hasta que Jacob encontró un lugar seguro, sin testigos y sin cámaras de seguridad, totalmente oscuro.

No pasó un minuto cuando La Bestia ya tenia la ropa interior de Nessie en el bolsillo de sus jeans y enterrado en ella profundamente.

#47

Capítulo 22
Capítulo 22

-Dios, que rayos es esto? - murmuró Renesmee, sacando un sobre blanco con letras rojas de un paquete urgente de la UPS.

Desató los cordones color sangre para abrir el sobre y un montón de pétalos negros salieron junto con el contenido.

Un escalofrió la recorrió.
Quien enviaría un paquete así?
Solo tenia su nombre al reverso con letras delicadas y elaboradas con tinta roja... Esperaba que fuera tinta roja.

Pero al abrir el contenido dio un suspiro de alivio y soltó unas risitas.

Era la invitación de Alice para su Masquerade Ball; halloween estaba a la vuelta de la esquina y ella tenia planeando la fiesta desde el primero de noviembre del año anterior. No solo seria una elaborada y majestuosa fiesta de mascaras, sino que era para una buena causa.

Bree irrumpió en la oficina de Nessie cuando ella recogía los pétalos negros de su escritorio.

-Dime que a ti también te llegó una invitación al baile!

-Sip. No sabia que rayos era hasta que lo abrí... Alice es una loca, es decir... pétalos negros? De donde sacó rosas negras? - Renesmee negó con la cabeza, tratando de maginar a Alice decidiendo que quería algo tan tétrico en sus invitaciones como tinta roja y pétalos negros.

-No lo se, pero es genial! Le llamé a Diego para que pida esa noche en el restaurante, lo malo es que no se que ponerme...

Las chicas salieron de la oficina hablando sobre la fiesta de Alice, irían a comer como siempre, Nessie esperaba que no le volviera a preguntar sobre Nashville como las ultimas semanas. Ya no recordaba cuantas veces le había contado todo una y otra vez, claro que había omitido la parte donde ella y La Bestia habían compartido habitación y que habían tenido sexo salvaje en la vía publica. Pero si le había dicho sobre el lugar, la hospitalidad de los señores McCarty y como Jasper Hale había terminado cojeando por culpa de los pisotones de la pequeña diseñadora, la filmación y sesiones fotográficas del whiskey.

Nessie había estado trabajando con Rosalie vía Skype ideando la próxima campaña para San Valentin, Mardi Gras y San Patricio. Se enviaban múltiples correos diarios hablando tanto de las ideas que surgían entre ambas, así como chismes de famosos, libros, películas, vídeos de animales graciosos y adorables que circulaban en la web.

Su nueva y rubia amiga le habló sobre Edward y Bella, pues Emmett había ido a la preparatoria con ellos. Una que otra vez habían ido a la destilería y así como Nessie y La Bestia ellos también se habían hospedado en la hacienda. Al principio Rosalie no se llevaba muy bien con Bella, pero luego de enterarse de su triste y trágica historia de adolescente algo dentro de ella cambió. No solo era lastima lo que sentía por Isabella, sino una tristeza que las unía. Rosalie había perdido un bebé al año de casada con Emmett y jamas pudo volver a tener hijos, la bebé de Bella había muerto al nacer.

-Quieres que vayamos de compras este fin de semana y busquemos un vestido bonito para el Masquerade Ball? - preguntó Bree sobre su taco de carne asada.

Cada semana Bree y Renesmee iban a tres restaurantes diferentes de la zona, cada día descubrían uno nuevo y se atrevían a probar cosas que antes no habían probado.

Pulpo era una de las cosas que jamas volverían a comer.

-Rosalie aun no me confirma si vendrá o no este fin de semana... Lo siento - mintió Nessie, pues ese fin de semana lo pasaría en SoHo con Alice.

-De acuerdo, pero esa excursión de compras no tiene que pasar de esta semana, por que necesitamos esos lindos vestidos para el baile. También necesitamos los antifaces y mascaras.

-Si, lo se - murmuró Nessie sin darle mas importancia.

Pues sabia que Alice ya le tenia todo esperándola en su estudio.

.

Y así fue, el sábado por la mañana cuando Sam dejó a Nessie en el estudio de Alice, la diseñadora le cubrió los ojos nada mas entró.

-No quiero que veas el vestido hasta que lo veas puesto en ti. Es... muy tu. Es elegante, es clásico y hermoso, claro, por que yo lo hice. Es de mi colección otoño-invierno del próximo año. La cual va a debutar en la semana de la moda de Nueva York la próxima primavera. Tu primero que nadie usara este vestido - parloteó la diseñadora, mientas Nessie se desvestía con los ojos cubiertos, parada sobre la tarima redonda.

Charlotte sacó del armario mas cercano un hermoso y clásico vestido blanco corte sirena. Hasta ahí llegó lo clásico, pues a partir de las rodillas tenia plumas rojo sangre; el vestido no tenia escote alguno al frente, pero la espalda estaba al descubierto casi llegando al trasero.

Renesmee se apoyó en Alice para introducirse en el vestido y entre la pequeña chica y Charlotte lo subieron por su cuerpo y la guiaron para que metiera los brazos en las pequeñas mangas blancas.

-Se siente muy suave - susurró Nessie acariciando la tela a ciegas.

-Lo se, solo escogí lo mejor de lo mejor -respondió Alice viendo que el vestido le quedaba como un guante a su amiga-. Siéntate quiero recogerte el cabello, quiero que lo veas tal y como lucirá en el baile.

Charlotte sonrió guiando Nessie hasta una silla y casi se rió cuando la chica estiró los brazos tratando de encontrar a ciegas una amenaza a su paso.

Entre las dos retorcieron sus risos mientras Alice parloteaba sobre Jasper y la posibilidad de que Emmett y Rosalie vinieran.

-Si vienen o no, yo ya le tengo un vestido negro vaporoso y medio transparente con aplicaciones de metal. Es muy Rosalie. A Jass ya le tengo su traje con una corbata verde limón como mi vestido. Charlotte ya tiene el suyo, por supuesto.

Alice le había hecho un vestido a sus amigas totalmente inspirado en ellas y de ahí había partido el diseño de su nueva colección.

-Hablando de vestidos... -susurró Nessie-. Bree me invitó hoy a comprar uno, pero le dije una pequeña mentira, por que creo que ella se sentirá... no se... Ustedes se conocen desde hace mucho y no... nunca... Ustedes no son amigas como tu yo... No se... es decir.

-Quieres un vestido para Bree? - adivinó Alice de inmediato.

-Te lo pagaré!

Alice soltó una alegre carcajada.

-Claro que no tontita. Solo escoge uno y se lo envío. No se como no se me había ocurrido antes. Ahora si, levántate y camina con cuidado.

Las chicas de nuevo guiaron a Nessie pero en esa ocasión hasta los tres espejos enormes y le quitaron la venda.

Renesmee se quedó sin aliento.

-Alice es... es...

-Lo se! - la diseñadora se encogió de hombros con una sonrisilla petulante.

-Aquí esta tu mascara - Charlotte le puso el antifaz a Nessie.

-Alice, no se no como... esto es... - los ojos de Nessie se llenaron de lagrimas.

Hasta hace unos meses estaba sola, completamente. No tenia amigos, no tenia familia, no tenia nada y ahora lo tenia todo. Incluso iría a su primer baile. Nunca había ido a un baile escolar, nunca había tenido una cita como tal. Vivía, pero no tenia vida, solo era otro cheque para sus familia de acogida. A nadie le importaba la niña flacucha y pálida en harapos. Los chicos en su escuela solo se burlaban de ella, siendo que ellos tampoco tenían mucho, pero tenían un hogar al cual llegar. Renesmee no tenia nada, no tenia a nadie.

Ahora era muy diferente. Tenia todo cuanto una vez había deseado, pero aun faltaba algo...

Sus padres.

Pero en realidad tenia todo para ser feliz y de alguna forma ella misma se estaba impidiendo se feliz por completo. Tenia un hogar, amigos, tenia a Jacob. Pero estaba rodeada de mentiras y secretos.

-No, por que lloras? - Alice se acercó a ella y la estrecho en sus pequeños brazos.

-Es que... Yo no... no... Nunca... - sollozó abrazando a su amiga.

-Shh... Ya, cielo. Ya paso, ya paso... Ahora estas aquí - susurró la diseñadora pasando su delicada mano por la espalda desnuda de su amiga.

Alice sabia a lo que se refería. Jacob le había contado a grandes rasgos, pero Nessie había llenado los huecos en varias conversaciones. La diseñadora por eso había elegido a la fundaciónHevenly Love como la destinataria del dinero recaudado en elMasquerade Ball; la fundación le daba hogar a niños como Renesmee y niños de las calles. Ella había investigado varias fundaciones, y todas tenían donaciones sustanciales que se perdíany nunca llegaban los beneficios a manos de los niños.

Hevenly Love era diferente, era una fundación que con muy poco hacia mucho. Los voluntarios hacían un gran trabajo, los chicos que tenían bajo su cuidado vivían bien, tenían buenas calificaciones en la escuela, estaban limpios, vivían felices. Pero necesitaban aun muchas cosas, cada vez les llegaban mas niños y no tenían suficiente espacio para ellos, sin embargo no por mucho. Pues Alice ya había recibido varios y sustanciosos cheques por anticipado.
Nessie bajó de del BMW plateado con las manos llenas de bolsas blancas que contenían las cajitas de la comida china. Sam había ido por ella a SoHo y de camino llegaron por comida para los cuatro, Sam, Emily, Renesmee y Jacob, había un partido muy importante que los chicos habían estado esperando toda la semana.

Renesmee corrió bajo la lluvia y saludó con una sonrisa al portero y al guardia al entrar al vestíbulo, mientras Sam daba la vuelta al edificio para entrar al estacionamiento subterráneo.

-Detengan el ascensor! - gritó corriendo para alcanzarlo.

Una mano grande y morena detuvo las puertas para ayudar a la vecina cargada de bolsas.

-Gracias! - exclamó la chica al entrar con una sonrisa, la cual se desvaneció unos momentos cuando se dio cuenta de sus ocupantes.

-Nessie!

-Bree - murmuró sin aliento.

-Que haces aquí? - preguntó su amiga con una sonrisa.

-Yo... yo vi-vivo aquí. Y tu?

Oh no, Bree va a saber todo!

-Diego vive aquí.

#48

Capítulo 22 (Continuación)
Renesmee miró por primera vez al novio de su amiga, este le sonrió abiertamente. El chef estaba divertido con la reacción de Nessie, pues se veía casi temerosa, pero el lo confundió con la pena que aun embargaba a la chica cada vez que lo veía. El había tomado aquellas escandalosas e imprudentes fotografías que fueron a llegar a la bandeja de entrada de La Bestia.
-Espera, vives aquí? Es este edificio? - cuestionó Diego.
-Ah... si - susurró Nessie bajando la mirada.
-Nunca te he visto en las juntas de vecinos el tercer lunes de cada mes - murmuró Diego inclinando la cabeza.
-Con razón aguantabas toda la mierda de La Bestia! -Bree golpeó levemente la palma de la mano contra su frente-. Y con razón te quedas hasta tarde trabajando en tus nuevas cuentas, este lugar... es decir... Wow... Es... bastante... bueno tu sabes - la chica de cabello negro sonrió a modo de disculpa.
Todos sabían que era un edificio moderno, elegante y caro.
Nessie se sonrojó. Pues ella no era quien pagaba el alquiler, y tampoco se quedaba a trabajar hasta tarde casi diario, sino que se quedaba en la oficina para tener sexo con Jacob en cualquier posible superficie en las oficinas de ambos.
-Este es nuestro piso - exclamó Diego cuando el ascensor se detuvo en el piso diez.
-Yo todavía subo - señaló Nessie hacia arriba con el pulgar.

-Llámame - Bree hizo un teléfono con la mano con la ayuda de su pulgar y menique, al salir del ascensor.

Nessie apretó el botón de piso treinta con el corazón a toda marcha.

Pero por que estaba tan nerviosa? No había pasado nada, Bree no sabia que Jacob también vivía en el edificio, sino lo hubiera mencionado. Ademas que ella supiera Jacob nunca iba a las juntas de vecinos, pero Sam y Emily si y con que ellos fueran y mantuvieran informados a Jacob y a Nessie con los pequeños cambios o avisos, era mas que suficiente.

En resumen, ni Bree ni Diego sabían que Jacob vivía en el piso treinta y Nessie en el quince, pero sabia que su amiga haría preguntas. Era muy inteligente y muy perspicaz, y no quitaba el dedo del renglón diciendo que La Bestia se quería meter en las pequeñas y delicadas bragas de encaje de Nessie.

Al llegar al piso treinta, Jacob recibió a Renesmee fuera del ascensor.

-Hey! -la envolvió en un abrazo estrangulador-. No vuelvo a dejarte ir con Alice. Por que te tienes que ir todo el bendito fin de semana? Te necesito aquí conmigo - La Bestia la levantó del suelo y la meció como si fuera una muñeca.

Renesmee agradeció que Jacob no le estuviera viendo el rostro, pues sonreía como una boba encantada por que el la hubiera extrañado tanto o mas que ella.

-Conseguí un vestido muy lindo, eso debe de contar al menos, no?

-Bueno... si y no. Pero eso no justifica todo un fin de semana - exclamó Jacob dejándola sobre sus pies.

-Cuando subía... me encontré con Bree y Diego, el vive en este edificio, lo sabias?

-No -La Bestia frunció el ceño-. Te preocupa que lo sepan?

-Es que aun no le he dicho nada a Bree. No se como hacerlo - respondió Nessie mientras se encaminaban al apartamento 30E.

-A que te refieres?

-Es que ella es mi amiga y siento que se va a sentir traicionada por no haberle dicho... No se. Pero ella insiste en que te invite a salir, por que piensa que te gusto. Y en parte es tu culpa, cada vez que te veo en la oficina parece que me lo estuvieras haciendo en tu sucia y linda cabecita.

-Es por que lo hago -Jacob con todo el descaro le sobó el trasero a su novia mientras atravesaban el umbral del apartamento-. No te preocupes, si le cuentas como están las cosas, ella lo entenderá. Siempre y cuando ella sea tu amiga, ella lo entenderá. Ya lo veras.

Nessie asintió pensativa y sonrió abiertamente cuando vio a Emily salir de la cocina con un enorme bowl de palomitas.

Mientras los tres se acomodaban en las butacas frente a la pantalla gigante del cuarto de juegos, Sam entró al lugar con las pizzas. Pronto estuvieron comiendo y gritándole a la televisión.

Mas tarde, por la noche, después de que Nessie se dio una ducha en su apartamento, su celular sonó. Era la Bestia. No sabia que querría, pues ya se habían dicho buenas noches.

La chica se sentó en su cama para ponerse crema en las manos como cada noche y contestar la llamada..

-Hola?

-Hola... es... es Nessie...? Nessie Dwyer?

-Si - respondió la chica extrañada, pues Jacob sonaba nervioso, y hablaba como si no la conociera.

-Hola... Soy Jacob... Jacob Black de tu clase de Ciencias Sociales.

Que?

Oh! El va a... a... va a...! Tranquila, tranquila.

-Hola, Jacob.

-Hola. Me preguntaba si... si... Tienes una cita para.. para el baile del próximo sábado?

Me va a invitar como si fuera un baile escolar! Aaah!

-No, por que?

-Es queee... Quieres ir al baile... conmigo?

El corazón de Renesmee se aceleró, tanto por la invitación como por que era su primer baile. Era obvio que iría con Jacob, pero el sabia que era su primer baile y el quiso invitarla como si fueran adolescentes. Por que en cierto nivel lo eran, solo eran un par de adolescentes enamorados y con las hormonas desatadas.

Jacob se puso nervioso de verdad y no solo como había fingido en la llamada, Renesmee aun no contestaba su pregunta. Pensaba ir al baile de mascaras, pero... sin el?

-Nessie?

-Si! Si quiero ir al baile... contigo.

Jacob sonrió.

-Gracias. Paso por ti el sábado a las siete.

-De acuerdo. Espera... como sabes donde vivo?

-Tengo mis métodos. Te veo el sábado.

.

-Nessie! - Bree entró a la oficina de Renesmee el martes por la mañana y casi saltaba de emoción.

-Hey, Bree.

-Alice me envió un vestido para la Masquerade! Es hermoso!

Renesmee sonrió, su vestido había llegado el día anterior tambien.

-A mi también me envió uno -respondió Nessie con una sonrisa-. Es blanco con rojo.

-El mio es rojo, blanco y negro. Es largo y en la etiqueta dice Alice Brandon Couture Haute Couture.

-Es de su colección inédita de otoño-invierno de próximo año - añadió Renesmee con una sonrisa.

Aun recordaba como lucia en el vestido y no podía esperar a que La Bestia la viera el sábado.

-Lo se! Solo nosotras y tal vez ella, traeremos diseños exclusivos que cuando se vean en la pasarela ya habrá fotografías de nosotras con esos vestidos puestos. Alice es increíble, no te parece?

-Si ella es genial.

Las chicas continuaron hablando sobre sus vestidos y luego vino de nuevo el interrogatorio sobre el apartamento de Nessie. La chica no quería hablar, no quería decirle mas mentiras, pero no sabia que es lo que pensaría su amiga de la verdad. Se prometió que pronto se lo diría, pero por ahora le pondría excusas.

-Vivo ahí desde hace unos meses, ya te lo dije. Es un lugar muy lindo y me gasto cada centavo de mi cheque pero lo vale - abrió un documento en blanco de su computadora y tecleó cosas al azar tratando de parecer ocupada.

-Diego tiene viviendo ahí un par de años, pero el vive en el piso diez y tu... tu todavía subiste - insistió Bree.

-Solo un par de pisos - mentira.

-Mmm... Nos vemos en la comida, hoy nos toca sushi - murmuró Bree dirigiéndose a la puerta.

-Si, claro.

Durante la semana, no volvieron a hablar sobre el edificio o el apartamento, Bree entendió la indirecta.

.

La mandíbula de La Bestia casi tocó el piso cuando Nessie abrió la puerta de su hogar. Su largo vestido blanco la hacia lucir alta y estilizada, era una ilusión óptica gracias a la forma del vestido y los altos zapatos rojos. Su cabello estaba peinado en una elaborada cola de caballo que Emily le hizo, parecida a como la peinaron Alice y Charlotte, para que pudiera lucir el escote en la espalda. Su antifaz rojo con dorado estaba en su lugar ocultando su rostro.
Jacob estuvo a punto de sobar su pecho, justo donde su corazón trataba de salirse. Su preciosa virgen se veía hermosa y no pudo evitar imaginarla de novia frente al altar con aquel hermoso vestido blanco, pero Nessie se dio media vuelta muy despacio para mostrarle el escote en la espalda.
Sip, eso no era apropiado para una iglesia.
-Entonces? -susurró Renesmee sobre su hombro con una mirada seductora-. Te gusta?
Terminó de girar frente a el un tanto temerosa, pues La Bestia no hablaba, solo estaba ahí, de pie frente a ella en su elegante fracnegro con chaleco rojo sangre y su sencillo y discreto antifaz negro con detalles dorados.
-Hermosa - logró contestar luego de que pudo salir de la fantasía en la que ya le había quitado el vestido a Nessie, la tenia en su cama y con el antifaz puesto.
Jacob casi no habló en el trayecto al gran evento de su amiga, al cual ya le había hecho una muy generosa donación en nombre suyo y su cita. La Bestia se sentía nervioso, sabia que ese seria el primer evento oficial al cual Nessie y el irían como pareja. Habría prensa en el lugar y aunque llevaran sus rostros cubiertos en las publicaciones aparecerían sus nombres. Alice era una diseñadora reconocida a nivel mundial y ahora el mundo sabría que el y Nessie estaban juntos.
Estaba bien por el, mas que bien, pero y Nessie?
Renesmee lo miró a través de su antifaz y le sonrió tímidamente.
-Por que estas tan serio? Ocurre algo?
Jacob negó con la cabeza.
-Si no quieres ir... podemos...
-No, claro que no, es solo que...

#49

Capítulo 22(Continuación)
-Que? Dime... Hice... hice algo mal? - las inseguridades de Nessie volvieron a atacarla.

Había vivido en un mundo donde siempre le hacían creer que ella había hecho algo mal, que estaba equivocada y trabajar pasa La Bestia no ayudó mucho.

-No, claro que no. Es solo que, hoy se sabrá que estamos juntos, sabes que habrá prensa y...

-No es para tanto, Jake. No somos el Presidente y Olivia Pope. Si se enteran que se enteren. Si Bree y Diego nos ven, pues que nos vean -la chica se encogió de hombros-. Ya tenia planeado decirle. Que me importa que todo el mundo se entere, no perjudicamos a nadie, somos dos adultos sin compromisos ni ataduras. En la oficina que digan lo que se les de la gana, no me importa, tu y yo sabemos la verdad

Jacob miró su delicado rostro escasamente iluminado por las luces de la calle que pasaban a su lado como borrones.

-Por que decidiste que ya no hay que escondernos? - preguntó con suavidad tomando su mano a través de asiento de la limusina.

-Por que decidí ser verdaderamente feliz. Me lo merezco, si eso me hace egoísta, que así sea - Renesmee se quitó el cinturón de seguridad para acercarse a Jacob, quien ya estaba apretando el botón para que la división subiera.

-Que así sea - susurró Jacob acariciando su suave y blanca garganta con el pulgar y la acercaba hacia el para besarla.

-A partir de ahora seré egoísta, mimada, posesiva y un poco hedonista - susurró Nessie contra los apetitosos labios de La Bestia.

-Pide lo que quieras y te lo daré, es tuyo - gruñó Jacob contra su cuello y odiando que aquel bello vestido blanco fuera tan largo y estrecho.

No podría ni siquiera tocarla sin que el vestido se arruinara. Bien, eso podría esperar unas horas, ya había pospuesto demasiado una de sus sucias fantasías y esa noche se cumpliría. Si Nessie quería ser una hedonista, quien era el para impedírselo; al fin y al cabo el seria el mas beneficiado.

#50

Capítulo 23

Renesmee se adelantó en la alfombra roja del evento, para que a Jacob lo fotografiaran. El era una celebridad de la publicidad y era bien sabido que era el mejor amigo de la anfitriona, así que todos gritaban su nombre para que girara hacia su cámara en las escalinatas de la Biblioteca Publica e Nueva York. Alice salió de en medio de la nada y cuando menos se lo esperó Nessie, estaba posando junto a Alice en la misma alfombra. Era un hermoso milagro que su cara estuviera escondida tras el antifaz, pues la chica estaba muerta de vergüenza.

-Alice, eso fue horrible - se quejó Renesmee en el gran vestíbulo de la Biblioteca.

-Fue divertido, necesitaba que lucieras tu vestido. Quiero que todo el mundo se entere que hoy llevas algo muy exclusivo - la diseñadora sonrió abiertamente casi dividiendo su delicado y fino rostro en dos.

Nessie suspiró, que caso tenia ya que se enojara o emberrinchara. Era hora de disfrutar de la fiesta y del lugar.

-Gracias de nuevo por el vestido, Alice - Renesmee le dio un pequeño abrazo a su amiga y pronto fueron atacada a flashasos por los fotógrafos de Page Six del New York Post y Vogue que eran los únicos invitados al interior del evento.

Alice obligó a Nessie a que posara de nuevo con ella mientras Jacob hablaba con un par de hombres justo en la entrada, pero pronto se les unió a las chicas en la mini sesión fotográfica.

-El es Jacob y Nessie Black -les dijo Alice a los dos fotógrafos cuando se alejó de sus amigos-. Nessie se escribe N-E-S-S-I-E.

Jacob miró a Renesmee con una sonrisa.

-Me permite, senorita Dwyer? - le ofreció su brazo derecho y ella lo tomó con una sonrisa.

Caminaron junto a los demás invitados hasta la puerta principal donde dos bufones pedían las entradas al evento y en el segundo que cruzaron la puerta, se vieron envueltos en la opulenta y misteriosa decoración. Todo era rojo, morado, negro y dorado. Un enorme candelabro de cristal colgaba justo sobre la pista de baile cuadriculada en blanco y negro y mas allá la banda en vivo tocaba una dulce melodía de Frank Sinatra.

La Biblioteca estaba irreconocible.

Todos los invitados vestían de gala y mascaras y antifaces que cubrían sus rostros. El ambiente daba la ilusión de que cualquier cosa podía suceder entre las sombras y con las identidades incógnitas. O eso es lo que pensaba La Bestia, ya que mientras su novia admiraba su entrono sintiéndose dentro de un cuento de hadas, el buscaba lugares donde poder esconderse con su cita.

Pronto tuvieron una copa de Cristal en su mano y degustando los bocadillos y canapes que circulaban en las charolas de plata que los meseros con mascaras de ángeles y demonios les ofrecían.

Alice los presentó con infinidad de personas, entre ellos las personas mas ricas de Manhattan y del país, y por supuesto celebridades y supermercado. No hubo mujer que no admirara el vestido de Renesmee. La Bestia dejó que ella y Alice revolotearan por el lugar llenas de sonrisas y risas, mientras el hablaba con conocidos dentro de la publicidad y demás personas que se acercaban a el en busca de una cita para hablar de negocios. Pero luego de media hora decidió que esa noche no quería hablar de negocios, había asistido a la fiesta con una hermosa mujer y no iba a desaprovechar la velada alejado de ella. Así que caminó hacia ella quien tomaba una copa junto a una llamativa Alice en su vestido vaporoso verde limón.

-Te importa si te la robo un momento, Alice? - murmuró La Bestia sin dejar de ver a Renesmee.

Nessie tomó la mano que Jacob le ofrecía y se fue con el sin deciradiós a la diseñadora y las modelos que la rodeaban y se lo comían con los ojos.

Ambos entraron a la pista de baile integrándose a las demás parejas que ahora bailaban bajo el hechizo de Harry Connick Jr.

La Bestia no podía dejar de mirar a Nessie, su preciosa virgen ahora toda una femme fatale en aquel vestido blanco sin espalda. El no podía dejar de tocarla, de mirarla, de perderse en aquellas hermosas piscinas de chocolate que eran sus ojos.

Y Renesmee no estaba mejor que el, no le importaba ya el vestido, el lugar, las personas o la causa que estaban apoyando esa noche en la Masquerade, solo le importaba el hombre que la tenia en sus brazos.

-Te amo, Renesmee - susurró La Bestia contra los labios antes de darle un pequeño beso.

-Yo también te amo - replicó la chica acercándose un poco mas a el, enroscando su brazo izquierdo en el cuello de Jacob y apretando mas su mano.

Bailaron un par de par de piezas mas, sin despegarse el uno del otro. Renesmee se sentía tranquila, segura y feliz en sus brazos, pero en cambio Jacob no tenia pensamientos tan puros. El quería irse ya de la fiesta y tomar derechos sobre ese pequeño y suave cuerpo que se restregaba contra el, pero se conformaba con eso, por ahora, y con pasear su mano sugestivamente por su piel desnuda de la espalda.

La banda tomó un descanso y DJ tomó posesión de la pista de baile, esa fue una indicación para Jacob de salir de ahí. No quería hacer el ridículo bailando ese tipo de música frente a sus clientes y clientes potenciales.

-Iré al cuarto de niñas - murmuró Nessie tratando de alejarse de Jacob cuando salieron de la pista cuadriculada.

-Ya llegó Jasper iré a saludarlo - susurró La Bestia contra el cuello de Nessie antes de darle un beso en la comisura de los labios en y su mano para dirigirse hacia el gemelo Hale.

Renesmee caminó sin ver entre la elegante multitud llena de mascaras, hasta que se topó con un vistoso y muy conocido vestido negro con blanco y rojo.

-Perdón.

-Lo siento.

Murmuraron ambas chicas al mismo tiempo.

-Nessie?!

-Bree!

Se dieron un abrazo rápido.

-Te ves hermosa, le dije a Alice que ese vestido te quedaría genial! - exclamó Nessie aplaudiendo y dando brinquitos, como Alice suele hacerlo.

Se les estaban pegando las mañas de su amiga diseñadora.

-Tu... tu lo elegiste? - exclamó Bree atónita.

-Sip.

-Y por que no me lo habías dicho?

-Por que era una sorpresa. Dime que te gustó.

No le gustaba, lo amaba.

-Por supuesto! Pero cuando lo elegiste?

Las chicas estaban rodeadas de personas tomando champan y divirtiéndose, y ellas platicaban como si estuvieran en alguna de sus comidas de la semana, sin importarles si le tapaban el paso a los meseros o a los invitados que tenían que rodear toda una mesa para entrar a la pista.

-No te enojes, pero fue el fin de semana pasado, por eso rechacé tu invitación de compras. Alice quiso que te diéramos una sorpresa, nuestra amiga se merecía una - ere una pequeña mentira blanca.
Nessie le sonrió a Bree y esta la abrazó de nuevo.

-No tengo palabras, Ness. El vestido es hermoso, cuando Diego me vio casi se le salen los ojos. El vestido es hermoso. Y mira el tuyo!

Renesmee se dio la vuelta como lo había hecho con La Bestia cuando fue a recogerla.

-Te ves increíble... Es-espera... Tu... tu estabas bailando... -Bree ahogó un grito-. Eras tu! Tu estabas bailando con La Bestia!

Nessie contuvo el aliento y miró a su amiga horrorizada tras su antifaz.

-Tu... el... ustedes estaban... -Bree gesticuló sin sentido hacia Renesmee, la pista de baile y la barra donde ahora estaban riendo Jasper, Diego y Jacob-. Viniste con el como su cita?

Nessie asintió.

-Eso no se veía como una primera cita, Renesmee - Bree se cruzó de brazos y la miró consospecha.
Renesmee bajó la mirada y negó.
-Están saliendo?
La chica asintió como respuesta y la mandíbula de Bree cayó al piso.
-De-desde cuando?
-Mi cumpleaños - Renesmee susurró totalmente avergonzada.
De esa manera no era como quería decirle a su amiga que estaba saliendo -casi viviendo- con La Bestia.
-Desde tu cumpleaños?! - gritó la chica de cabello negro.
-Por favor no te enojes conmigo! -Nessie levantó las manos en un intento de suavizar las cosas, y de disculparse-. Yo quería decírtelo, pero tenia miedo... Yo... - los ojos de la chica se llenaron de lagrimas.
-Por que no me lo dijiste, Renesmee?! -estalló Bree-. Tu estabas saliendo con Jacob Black y yo hablando horrores de el día tras día! Debiste habérmelo dicho! -la sacudió ligeramente-. No... que? Que dijiste? Tenias miedo, de que?
-De que pensaras mal de mi, te juro que no fue así...
-Cielo, de que hablas? - Bree tomó a su amiga del codo y la acercó mas a ella, alejándose, ahora si, de las personas que las rodeaban.
-No quería que pensaras mal de mi, yo lo amo y el a mi. No me estoy aprovechando de el ni el de mi. No es así. No estoy con el para beneficiarme...
-Nessie, yo jamas pensaría eso de ti! Yo te conozco... bueno no tanto, por que resulta que no me di cuenta de que eras novia de La Bestia. Oh por Dios! -Bree posó las manos en sus mejillas, tipo Mi Pobre Angelito-. Eres novia de La Bestia! Yo tenia razón! Yo te dije que se veía que se quería meter en tus bragas y tu hacerle cosas sucias en su oficina. Era nada mas que la verdad!
-Bree - Nessie no sabia si ponerse a llorar o reírse.
-Espero que no le hayas dicho todo lo que he hablado de el, por que en verdad me gusta mi trabajo. Trabajar con Alice es increíble...
-Bree, yo jamas le diría algo que me has dicho en confidencia de amigas -Renesmee negó con vehemencia-. Y te juro que quería decírtelo, pero no así. No sabia como, eres mi primer amiga de verdad y lo menos que quería hacer era traicionar tu confianza.
-Renesmee Dwyer! -Bree la atrajo en un abrazo asfixiante-. No soy nadie para juzgarte.

#51

Capítulo 23 (Continuación)
Si La Bestia te hace feliz, sigue con el. No tienes por que sentirte mal. No traicionaste mi confianza, soy tu amiga, no tu juez.

Bree rompió el abrazo y la tomó por los hombros.

-En ocasiones se me olvida lo joven que eres. Regresa a esa pista y sigue bailando con tu Beast, Belle.

Nessie se rió por su nuevo sobrenombre.

-De hecho iba al baño cuando me tropecé contigo.

-Vamos, yo también lo estaba buscando. Ya me hago pis.

Cuando las chicas por fin salieron del baño de damas abarrotado de las socialites de moda del Upper East, Bree enganchó su brazo con el de su hermosa amiga.

-De acuerdo, ahora dime... es bueno? - le murmuró en tono conspiratorio.

-Si, el ha sido muy bueno conmigo. Intentamos ser amigos primero, pero no...

-No! A eso no es lo que me refiero, Nessie -Bree soltó una carcajada-. Al dormitorio, es a lo que me refiero.

-Oh! Ah... Yo... - la chica solo pudo asentir.

-Yo quería detalles, pero mejor no, en realidad no quiero saber que tipo de perversiones hace el socio-casi-jefe de K.B.

-Nessie! Aaahh! - Rosalie llamó la atención de la mitad de los asistentes a la velada con sus gritos e interrumpiendo lo que Nessie iba a decir.

Renesmee y Bree giraron en redondo para ver una visión en negro y dorado. Rosalie llevaba un antifaz negro con plumas en la parte superior, todos a su paso se hacían a un lado y casi le hacían una reverencia. Se veía hermosa en toda su altura y largo cabello dorado que ondeaba tras de ella con cada paso que daba. Cuando llegó a Nessie le dio un abrazo casi estrangulador. Todos esa noche le habían dado ese tipo de abrazos.

-Mírate! Luces hermosa!

-Gracias, Rose. Tu también, luces increíble. Eso no es novedad... -murmuró la chica para si-. Te presento a Bree Tanner, ella es la encargada de la cuenta Brandon. Bree ella es Rosalie McCarty.

Las chicas se dieron la mano y comenzaron a hablar de sus vestidos diseñados por Alice, a quien le comenzaron a arder las orejas y supo el porque. Sus tres maniquíes estaban juntas admirando sus obras. Pronto encontró al fotógrafo de la Vogue y se dirigió a ellas para otra sesión fotográfica. Mientras tomaban las fotografías Alice presumió de sus amigas y de los vestidos que había diseñado pensando en ellas. La sensación por supuesto fue el vestido sin espalda de Renesmee.
-Espera aquí - susurró La Bestia contra los labios de Nessie.

El apartamento de Jacob estaba casi a oscuras, solo las diminutas lamparitas de ambientación del pasillo estaban encendidas. Renesmee esperaba a Jacob quien se había metido a la sala de juegos; se apoyaba en un pie y luego otro, pues estaba realmente cansada. Su primer baile había sido eso, todo un baile en forma. Se había divertido con sus amigas, bailado con ellas, bailado con Jacob. Tuvieron una cena deliciosa en compañía de todos ellos y bailado un poco mas.

Ahora a las casi tres de la madrugada, se estaba quedando dormida de pie esperando a La Bestia, que hacia sabrá Dios que.

Cuando la puerta se abrió Jacob la tomó de la mano y pronto la tuvo en sus brazos comiéndosela a besos y por fin desnudandola.

-Esa espalda, esa piel... -gruñó La Bestia dándole la vuelta para besar su espalda-, me ha vuelto loco toda la noche.

Le quito el vestido blanco con plumas rojas y con cuidado lo dejó sobre una de las butacas que estaban frente a la pantalla gigante, sin querer estar un segundo mas alejado de ella la atacó contra la mesa de billar donde había preparado todo. Con el corazón a toda marcha dejó que Nessie lo desvistiera con las manos temblorosas, amaba ver como su preciosa virgen se convertía en una mujer seductora cuando estaba con el, cuando estaban juntos, solos. De sus ojos de chocolate desaparecía toda aquella dulzura e inocencia que lo había hechizado y solo podía ver la lujuria. A Jacob le gustaba demasiado saber que esa lujuria era causada por el. Amaba saber que dentro de su preciosa virgen había una mujer apasionada que se entregaba a el sin dudarlo y disfrutaba del placer que el le daba.

Nessie estaba ansiosa por tenerlo, toda la noche cuando bailaron podía sentirlo a través de la fina tela del vestido. Solo podía imaginar el momento en el que por fin la tomara.

-Lo haremos sobre la mesa de billar? - preguntó con una sonrisa traviesa al ver la manta sobre suaves cojines que cubrían la dura superficie de la mesa de billar.

-No, pero tu si - Renesmee se tambaleó sobre sus altos zapatos rojos, cuando Jacob casi la arrojó a la mesa ahora acolchonada para que cayera sobre su estomago.

La chica se quedó sin aliento y sintió como La Bestia le ataba los tobillos a las patas de la mesa, dejándola expuesta y a su merced cuando le destrozó la pequeña tanga de encaje blanco transparente.
-Jacob!

-Lo siento -se disculpó con burla-. Eran muy caras? Luego te compro otras - murmuró oliendo la delicada prenda y rodeando la mesa.

A Nessie le conmocionaba cada vez que hacia ese acto tan salvaje y primitivo; el que el oliera sus bragas húmedas le parecía algo desagradable, atroz y a la vez excitante y vergonzoso. Pues Jacob se daba cuenta de cuanto lo deseaba.

La Bestia tomó su mano derecha y la jaló hasta que ella tuvo el torso sobre la mesa y le ató la mano a otra franja de seda con dificultad, pues ella se negaba.

-Jacob, no! No! - jaló la mano de entra las suyas tratando de escapar.

-No confías en mi? - preguntó herido.

Nessie lo miró y sus pestañas revolotearon cuando parpadeó nerviosa. Si confiaba en el, pero estar así de expuesta e indefensa era otra cosa. El ya le había dicho que quería atarla, pero el pasaje que leyó de un libro que el le mostró era distinto, era en la cama y no tan expuesta.

-Nessie... No confías en mi? - preguntó de nuevo.

-Si, pero... - Renesmee se mordió el interior de la mejilla.

Jacob lucia herido.

-No te haré daño, cielo. Tampoco haré nada de lo que tu no quieras y mucho menos algo para lo que no estas preparada físicamente. Es solo... un juego.

Nessie desvió la mirada, avergonzada. Sabia mas que de sobra que Jacob jamas la dañaría.

-Confías en mi? - preguntó de nuevo. Si Nessie le respondía que no, le rompería el corazón pero la desataría de inmediato.

-Si - respondió ella muy bajito y estiró la mano derecha para que la atara.

Pero antes de hacerlo, Jacob besó su palma.

Pronto estuvo completamente atada y expuesta para el. Y aunque ella lo quisiera negar aquello le gustaba y Jacob se dio cuenta de ello.

-Amo el color de tu piel y como hace constaste con la mía -susurró La Bestia besando, lamiendo y mordiendo la piel de su espalda-. Tu piel es mi canto de sirena. Me llama, me atrae y caigo sin remedio.

Renesmee gimió cuando sintió como la provocaba con la punta bulbosa de su miembro endurecido y cuando encontró el pequeño brote lo acarició con el.

-Te gusta? - gruñó en su oído, sintiéndola temblar bajo su cuerpo.

A el si que le gustaba, una de sus fantasías por fin podía ser tachada de su lista mental. La visión de su pequeña virgen desnuda, con los altos zapatos rojos, atada sobre su mesa de billar y con su blanca piel brillando de sudor bajo las luces color ámbar, era imperdible. Era mejor a como lo había imaginado, por que era real.

Nessie temblaba de pies a cabeza, La Bestia solo la estaba atormentando, ella lo necesitaba dentro. Necesitaba tocarlo, abrazarlo, besarlo, acariciarlo, enterrar sus manos en su cabello negro y sedoso, mirar sus ojos negros y abrazadores. Atada como estaba no podía hacer nada, no podía enroscar sus piernas torno a su cintura o subirlas a sus hombros. No podía hacer nada, mas que quejarse, gemir y sollozar pues comenzó a llorar cuando sintió que estaba cerca y el se lo negó.

-Quiero disfrutar de esto, Renesmee - susurró pasando sus grandes manos desde su cuello hasta su lindo y redondo trasero una y otra vez.

-Por favor...

-Me gusta cuando me ruegas, nena. Tu sacas lo peor y mejor de mi. Sabes que te consiento en todo... pero hoy no. Hoy eres para mi, por que eres mía. Me perteneces.

-Por favor... - rogó de nuevo tratando de desatarse, pero La Bestia había sido Boy Scout y sabia como hacer nudos.

Lo único que Nessie estaba haciendo era sacar el lado oscuro y retorcido de Jacob. Y hasta que el quiso cedió a sus suplicas y cuando lo hizo ella el dio la bienvenida con un orgasmo el cual el hizo que continuara con sus duras embestidas.

La Bestia le dio una nalgada para que se estuviera quieta y notó como la blanca piel de su trasero se tornaba rosa.

-Ah, por fin le encontré el atractivo a esto - murmuró Jacob borracho de placer y sobando su nalga con la marca de su mano.

Se inclinó de nuevo sobre su cuerpo y mordisqueo de nuevo su suave y blanca espalda, perdiéndose en ella, amándola como el lo quería, tomándola como el lo deseaba...

-Desatame, desatame! - gritó Renesmee cuando el salió de su dolorido y exhausto cuerpo.

Asustado y por fin saciado, Jacob desató sus pies y manos.

Esperaba que Nessie soltara a llorar, debió de haberle dado una palabra de seguridad para detenerse cuando ella la dijera, o detenerse cuando ella se lo rogó -cosa que no había ocurrido- pero en cambio de recibir lagrimas y acusaciones, ella se lanzó a sus brazos pidiendo y rogando que la besara.

-Odio no poder tocarte, Jacob -sollozó enterrando sus uñas en la ancha espalda de La Bestia-. Lo odio, es lo peor que me puedes hacer, impedirme que te toque, de que vea, que te bese - murmuró entre beso y beso y con la cara cubierta de lagrimas.
Renesmee necesitaba tocarlo para saber que La Bestia era real y no un producto de su imaginación. Necesitaba creerle a sus sentidos, necesitaba saber que el era de carne y hueso y que era suyo de verdad.

Jacob suspiró con alivio tomándola entre sus brazos, caminó con ella pegada a su cuello como una pequeña vampira hasta que llegaron a la habitación y comenzaron de nuevo.

#52

Capítulo 24

Cuando Renesmee despertó la mañana siguiente, se quejó aun adormilada. La luz del sol del medio día se filtraba entre las cortinas a medio correr. La ciudad estaba despierta por completo, el trafico estaba congestionado por culpa de los turistas y los neoyorquinos, los puestos de comida tenia una larga fila, los artistas callejeros hacían lo que fuera que ellos llamaran arte frente al espectador que quisiera darles un poco de atención... Todo era ruido y vida, pero no en el dormitorio de La Bestia.

-Me duele todo - susurró la chica acurrucándose mas contra el cálido cuerpo de Jacob.

-Es tu culpa - murmuró Jacob antes de besarla en la coronilla.

-Siempre dices lo mismo. Yo no fui quien se ató solita a la mesa de billar.

-Pero lo hice por tu culpa - insistió el, abriendo los ojos, despertándose por completo.

Jacob tenia hambre y necesitaba descargar su vejiga como todas las mañanas, pero prefería morir de hambre que alejarse de la chica desnuda a la que le había hecho el amor casi toda la noche.

-Deja de decir que fue mi culpa. Como es que es mi bendita culpa? - refunfuñó Nessie, desperesandose.

-En serio lo preguntas, Ness? Te has visto en el espejo? Te viste anoche con ese vestido? Si por mi fuera haría todo el día todos los días, lo que hicimos anoche - la mano derecha de Jacob abandonó la cintura desnuda de Nessie y se posó en su trasero, lo que ocasionó que ella diera un respingo.

Su piel aun tenia la marca de la palma de La Bestia, pues la noche anterior le había dado una buena nalgada, encontrándole por fin el gusto a los azotes.

-Me duele todo - repitió Nessie.

-En serio?

La chica asintió alejándose de Jacob para acurrucarse contra su almohada fresca, el se movió a sus espaldas y la cubrió con su cuerpo hundiendo la cara en el cuello y los alborotados risos color cobre.

-Donde te duele? Aquí? -depositó un besito bajo su oreja izquierda-. Aquí? O aquí?

Un camino de besitos cubrió la columna de Renesmee hasta que Jacob llegó a la marca de su mano en la nalga derecha de Nessie. Subió de nuevo y se encontró con la tierna mirada de ella, quien lo veía sobre su hombro.

-Mejor?

Nessie asintió mordiéndose el labio ligeramente, para evitar que le brotaran las lagrimas.

Con detalles tiernos como esos, o con actos salvajes como la posesión de su indefenso cuerpo sobre la mesa de billar, hacían que su corazón se detuviera. Amaba a Jacob Black y el la amaba a ella. Cada día se preguntaba si todo aquello era real y al comprobarlo le agradecía al cielo. Agradecía tener a alguien a quien amar y que ese alguien la dejara hacerlo; por que no había nada peor que tener amor y nadie para recibirlo.

-Que quieres que hagamos primero? Ducha y luego desayuno o desayuno y luego ducha? - preguntó Jacob entre besito y besito que ahora depositaba en la clavícula de Nessie.

-Tengo hambre, pero necesito una ducha - replicó con voz melosa acariciando el cabello negro y despeinado de La Besita.

El sonrió delineando las manchas blancas y secas que salpicaban los muslos de la chica.

-Bien, te haré el desayuno mientras tu te duchas, te parece bien?

Nessie asintió.

La Bestia besó sus labios antes de dirigirse al baño donde se lavó y puso un par de pantalones negros de ejercicio. Cuando salió se encontró con Nessie en toda su gloriosa desnudez, quien le sonrió antes de entrar para ducharse.

Renesmee prefirió un darse un baño rápido en la tina, ya que las piernas le temblaban. Lavó su cuerpo con cuidado con la esponja y su cabello enredado con los ojos cerrados y una sonrisa, recordando la pasada velada. Mientras secaba su cuerpo con una mullida toalla y aun recordaba paso a paso desde que entró al cuarto de juegos -ahora convertido en un cuarto de juegos- se miró de reojo en el gran espejo sobre los dos lavamanos y ahogó un grito.

Su espalda estaba decorada con grandes marcas oscurecidas y su en trasero estaba claramente marcada la mano de La Bestia; en su estomago también tenia marcas y en sus senos.

Parecía un dalmata.

Se acercó al espejo y se miró desde todos los ángulos, trató de verse las marcas ella misma pero parecía cachorro tratando de alcanzar su rabo.

Ni siquiera se molestó en vestirse, solo con la toalla anudada a su cintura salió de la habitación dando fuertes zancadas hasta llegar a la cocina.

-Me puedes explicar que rayos es esto?! - gritó enfrentándose a Jacob quien en un principio sonrió al verla desnuda, pero su expresión cambió a alarmada.

Nessie no lucia nada feliz por su pequeña travesura. Había hecho cada marca a conciencia, sobretodo las mordidas de la espalda.

-Que demonios, Jacob?! Y esto... esto es tu mano? - la chica removió la toalla dando la vuelta para mostrarle su pequeño trasero marcado como si fuera una res.

La Bestia apretó los labios y abrió los ojos desmesuradamente, no sabia si reírse, disculparse o tomar a Nessie contra la barra de la cocina o el refrigerador. La primera y la ultima opcion eran tentadoras. Renesmee lucia adorable, toda enojada, chorreante y desnuda, con la cara roja y los mechones de cabello goteando en sus hombros.

-Estoy esperando, Jacob.

-Que quieres que te diga? -se encogió de hombros volviendo a su tarea de prepararle el desayuno-. Que me disculpe? De acuerdo, lo siento. Que me arrepienta? Eso si no. Ademas, yo aquí tengo uno -se señaló una marca en la unión de su cuello y hombro derecho-. Aquí tengo otro y aquí y otro aquí - señaló su pecho, su estomago y su muslo izquierdo sobre la tela negra-. Y aquí tengo otro - se bajó los pantalones y le mostró su ingle-. Disfruté cada vez que tu boca succionaba mi piel y otras cosas, así como disfruté haciendo las tuyas. Lo de la mano marcada... lo siento... pero también me gustó y se que a ti también por que lo sentí - la voz de La Bestia parecía de caramelo derretido.

Era baja, suave y ronca, era el tono que adopta cuando esta profundamente enterrado en ella, creyendo haber muerto e ido al cielo.

Nessie boqueó como pececito fuera del agua. Abrió y cerró la boca para decir o refutar algo, pero no pudo. La Bestia no mentía. Así que optó por ponerse la toalla de nuevo, pero esta vez alrededor de su pecho agarrándose a ella fuertemente. De pronto estaba avergonzada de estar solo vistiendo una toalla.

-Lo siento. Siento como actué, pero... nunca... tu no me habías hecho... marcas y... me asusté... Son muchas.

Sus mejillas enrojecieron y Jacob vio en sus ojos la vergüenza, la pureza y la ingenuidad que lo encendían aun mas que cuando ella se transformaba en una fierecilla que lo seducía. Se acercó a ella y la tomó por el mentón para darle un beso en sus mejillas sonrojadas.

-Te amo.

-Y yo a ti.

-Siento haber profanado de esa manera tu piel... Pero es que es tan bonita, te lo dije ayer, es mi canto de sirena. No quería hacerte enfadar, Nessie.

-Solo estaba sorprendida, es todo. Pero ahora recuerdo esto - levantó sus mano para tocar una de las marcas que habían hecho no solo sus labios, sino sus dientes en el pecho de La Bestia.

-Entonces... estamos bien?

Ella asintió abrazándolo por la cintura, inhalando el olor de su piel bronceada que aun olía deliciosamente a ella y a sexo.

-Ve a vestirte, el desayuno estará listo en un momento.

La chica asintió y se alejó de el con renuencia, pero no sin antes pararse de puntitas para besarlo fugazmente.

Mientras desayunaban, Nessie le contó a La Bestia como se había enterado Bree sobre ellos y cual fue su reacción.

-Te dije que si en verdad era tu amiga lo entendería - Jacob palmeó ligeramente su mano.

-Lo se.

-Que quieres hacer hoy, Ness? - preguntó dejando por terminada la conversación sobre Bree.

La Bestia tenia muy en claro sus planes, los cuales incluían cero ropa, cualquier superficie disponible, Nessie húmeda y dispuesta. Pero esos no eran los planes de la chica, ella solo quería dormir todo el día y despertar para comer.

-Dormir, hoy solo quiero dormir - respondió luego de su ultimo bocado del desayuno.

La respuesta desanimó a Jacob.

-Oh. Bien, de acuerdo - se puso de pie para recoger los platos y metió todo en el lavavajillas, mientras Nessie se desperezaba poniéndose de pie.

Jacob regresó junto con ella a la habitación y la vio subirse a la cama en su camiseta de la NYU y su trasero al aire, era toda una lastima que por primera vez no estuvieran en sintonia. Nessie se acurrucó en el lado derecho de la cama, abrazando su almohada y estiró la mano hacia Jacob quien aun la observaba desde la puerta.

-Primero me daré una ducha y después te acompaño - murmuró acercándose a ella para darle un beso.

Se dio una ducha fría que fue de gran ayuda, ya que cuando por fin acompañó a Nessie en la cama la atrajo a su cuerpo y se durmió al instante.

Por la tarde mientras comían pizza en la cama, ya descansados y frescos, vieron a The Evil Queen y compañía trazar planes para rescatar a Henry de las garras de Peter Pan y escapar de Neverland.

-Nunca pensé decirlo, pero odio a Peter Pan -masculló Jacob con la boca llena de comida y Nessie casi escupió el trago de 7Up-. Que?

-Nada, solo que eres adorable.

-Yo no soy adorable, si hay alguien adorable en esta habitación, esa eres tu.

Compartieron un pequeño beso sabor a peperoni y continuaron viendo la televisión, donde minutos mas tarde se sumergieron en las intrigas de Victoria y planes de Emily/Amanda contra los Grayson.

La Bestia no podía pedir nada mas, durante años había ansiado secretamente este tipo de vida, una donde todo fuera fácil y ligero. Una chica que lo amara y disfrutara de su compañía. Una chica que le sorprendiera a pesar de creer que la conocía por completo, una chica que no quisiera nada mas que su amor y no el prestigio o los beneficios que le daría estar con el, cosa que pudo comprobar en Nessie la mañana siguiente. Pero de alguna manera le rompió el corazón. El le quería dar todo y lo que era mas fácil de darle ella lo rechazaba.

#53

Capítulo 24 (Continuación)
Renesmee frunció el ceño cuando Seth Clearwater le cedió la entrada al ascensor y le hizo una pequeña reverencia libre de burla o sarcasmo, el lunes por la mañana. Las puertas metálicas se cerraron dejando a Seth en el lobby y a Nessie dentro del atestado elevador. En cada piso se fueron bajando elegantes personas como cada mañana para dirigirse a sus respectivas empresas, al llegar al piso veinticinco sus compañeros le cedieron de nuevo el lugar y fue recibida por el interno que se había convertido en sus asistente.

-Señora, aquí tiene su café - Benjamin le ofreció su taza morada con una R lila que Bree le había regalado para que combinara con su oficina.

-Gracias? - Nessie tomó entre sus manos el café, totalmente extrañada y dejó que el guapo y moreno chico le quitara el bolso de sus manos.

Benjamin nunca había hecho eso de recibirla con un café y una sonrisa. Si era amable y muy trabajador, pero se limitaba a ayudarla con cosas relacionadas al trabajo; ella solita siempre iba por su café y ciertamente el no la llamaba señora. Le decía Nessie.

Caminó hacia las puertas de cristal con letras doradas que decían K.B & Asociados y la chica de recepción, Maggie, se levantó de un brinco con una sonrisa.

-Buenos días, señora - saludó con cortesía y respeto, en lugar de su típico: Hola, Renesmee!

Nessie caminó entre sus compañeros con su taza de café en las manos y Benjamin pegado a ella como su sombra, leyéndole los mensajes que tenia de varios clientes que querían trabajar con ella y de sus clientes nuevos dándole felicitaciones.

Felicitaciones?

Al entrar a su oficina se refugió lejos de las miradas que le habían dado, las cuales variaban desde la envidia, la ira y la compasión. Guardó su bolso ABC en el cajón inferior del escritorio después de sacar su celular. Encendió la computadora y luego de entrar a su correo -tanto personal como de la empresa- vio que su bandeja de entrada estaba inundada de correos de Alice, Bree y Rosalie y la mayoría contenía archivos adjuntos. Solo eran fotografías de ellas en la fiesta tomadas por el Page Six y ellas mismas, pero el ultimo correo de Alice contenía el articulo completo de la Masquerade publicado en el Post el dia anterior y Nessie soltó un grito al ver su nombre bajo una hermosa fotografía de ella y La Bestia.

Nessie Black? Quien les dijo ese nombre?! Por eso le habían estado diciendo señora y no Nessie. Por eso ahora la trataban con tanto respeto y le daban miradas raras. Tan bien que había estado las semanas pasadas cuando regresó de Nashville y ya nadie hablaba de su relación lesbica con Bree.

Quien les daría ese nombre a los fotógrafos? Alice? Jacob?

Jacob!

Sabría el de eso?

Que diría el?

No, Jacob no les habría dado ese nombre, solamente se le podría haber ocurrido a Alice.

Nessie iba a matar a su amiga y lanzar el cadáver al Hudson. Pero lo que mas importaba en ese momento era la opinión de Jacob. Esperaba que no pensara que ella había dado ese nombre para presionarlo o algo así. El cielo sabia que ella jamas haría eso, no podía permitirse esa clase de pensamientos. No podía hacerse castillos en el aire solo para verlos caer en picada y sin paracaídas hasta que se estrellasen en el suelo.

Pero... y si fue Jacob quien les dio ese nombre? Y si el le estaba dando un pequeño aviso de sus intenciones? No, no podía pensar en eso ahora. Lo que mas importaba ahora es que ella no quería su apellido, no quería que los relacionaran de esa manera o tuvieran una idea equivocada respecto a su relación y su trabajo.

Su cabeza era un verdadero lío y su corazón golpeaba su caja torácica en un ritmo alarmante.

Imprimió el articulo, lo metió en una carpeta y salió corriendo de su oficina a la de La Bestia y entró sin anunciarse. Jacob estaba al teléfono recibiendo reproches y felicitaciones por parte de Bella y Edward.

-Te casaste con Nessie y no nos lo dijiste? - gritó Bella cuando Jacob contestó su celular.

-Que?! No, aun no -pero pronto. Espera, que?-. Quien dijo eso?

-New York Post - respondió Edward enfurruñado.

Como siempre el matrimonio Cullen tenia el altavoz.

Entre quejas de los Bella y Edward y respuestas negativas respecto a su matrimonio con Nessie e incluso un compromiso secreto, Jacob encontró en internet el articulo que ella ya llevaba en la mano cuando entró pálida como un fantasma.

-Nessie Black?! Ahora soy Nessie Black? Pasé de decirle a Bree que estamos juntos a estar casados en dos días?

-Chicos, les llamo mas tarde - murmuró Jacob.

-Dile a Nessie que... - gritó Bella, pero La Bestia corto la llamada y se apresuró a tomar a Nessie entre sus brazos, pues parecía que se iba a desmayar.

Por que estaba tan enojada? Solo era un typo de el periódico, no era la gran cosa. O si? Bueno al parecer para Nessie, Edward y Bella lo era, pero aun así le molestaba que ella se lo hubiera tomado de esa manera.

-Es tan malo que la gente piense que estamos casados? - preguntó un poco dolido, sentándose en el sofá con ella en su regazo.

-No es eso, Jacob. No lo entiendes -Nessie sacudió la carpeta ocasionando que las hojas salieran volando sobre la mesita de café-. Por esa misma razón no quería que supieran que estamos juntos. Quiero hacer mi propio nombre, quiero que las personas quieran trabajar conmigo por mi y lo que hago, no por ser la novia de, la esposa de... Nunca he tenido nada y quería tener esto. Ser alguien. No así... - sintió que le quitaron un gran peso de encima al decir eso en voz alta. Por alguna razón era un gran secreto para ella, pero no lo había dicho antes para no herirlo.

El corazón de Nessie continuaba corriendo acelerado en su pecho.

Por que Jacob estaba tan calmado? Ah, si por que el era Jacob Black y ahora tenia una esposa trofeo.

No, La Bestia no era mezquino.

-Lo entiendo -dijo después de minutos de silencio donde había analizado las palabras de Ness que salieron a borbotones de su boca-. Pero... en serio no quieres ser algún día la señora Black?

Nessie lo miró con el ceño fruncido, aun enojada y bajándose de su regazo para sentarse a su lado.

Por que nadie la entendía? Por que Jacob no lo entendía? A el le gustaría ser el chico pobre y huérfano y de pronto ser solo catalogado como el esposo de? El no había luchado por tener algo como lo había hecho ella. Renesmee no pensaba ser la asistente de uno de los dueños -en realidad el único dueño- y meses después ser encargada de cuenta, ella seria asistente de uno de los encargados de cuenta y en un par de años tener una cuenta pequeña y mas adelante tener una cuenta grande como la que ahora tenia con los McCarty. Pero había pasado a ser asistente, encargada de cuenta, novia de Bree y esposa de La Bestia en un parpadeo.

-Ness? - Jacob la miró como perrito atropellado.

#54

Capítulo 24 (Continuación)
Ella se había quedado callada sin responder a su pregunta, perdida en sus pensamientos. Ademas no quería atraer a la mala suerte imaginándose casada con Jacob. Nessie vivía el día a día, sin pensar en el futuro, no quería imaginarse toda una vida junto a el y al final quedarse con las manos vacías, como había vivido siempre.

-Renesmee, no me ves de esa manera en tu vida? - preguntó Jacob, tratando de que ella no notara el nudo en su garganta.

-No pienso en esas cosas para no hacerme ilusiones, Jacob - respondió con sinceridad después de un suspiro lleno de rendición.

Ahí va otro secreto.

-Ilusiones? No serian ilusiones, Ness.

-Tu no entiendes - la chica se mordió el labio para no llorar.

Se sentía desnuda y mas vulnerable que nunca. Una cosa era contarle su pasado, su vida en el orfanato y en las casas de acogida, pero otra revelarle como se sentía realmente.

-Entonces explícame. Por que te molesta el que...

-No aquí, Jake. Solo... no - la chica hizo todo lo posible para no llorar al verse en la fotografía de ella vestida de blanco con rojo, muy sonriente junto a Jacob, ambos con el antifaz. La mano de La Bestia se curvaba torno a su cadera derecha atraiéndola hacia el de manera posesiva, el también sonreía. La noche había sido perfecta. Era fácil imaginar que el vestido blanco era su traje de novia.

No!

Borró el pensamiento de inmediato.

-Ness...

Renesmee suspiró.

-Jacob te amo, te amo al grado en que pienso en ti cuando estoy a tu lado y me obsesiono con cada palabra que dices, con cada gesto. Amo que me ames, que me desees, que me cuides y protejas. Amo... amo todo de ti. Y si, algún día quisiera ser la señora Black mas que nada en este mundo. Lo deseo mas de lo que alguna vez llegué a desear que mis padres vinieran por cuando vivía en el orfanato o en una casa de acogida, eso lo deseé mucho tiempo, con todo mi corazón y jamas ocurrió -inesperadas lagrimas se desbordaron de sus ojos de chocolate-. Por eso no pienso en ti en una rodilla frente a mi pidiéndome que me case contigo -un sollozo escapó de sus labios sin su permiso-, ni pienso en algún día llevar tu nombre, por que se que si lo hago... jamas sucederá. Lo se.

Ahí esta, ya lo dije.

Como nunca lo había hecho, Jacob maldijo a los padres de Renesmee, los maldijo por haberla roto de esa manera. No solo le habían negado una familia y amor en sus primeros años, sino que su ausencia aun estaba al acecho en su presente y nublaban su visión de un futuro junto a el. El que la hayan abandonado la había roto de una manera que el ni siquiera podía imaginar. No quería saber como seria vivir como ella, temerosa de que sus sueños se hicieran añicos e incluso temerosa de siquiera tenerlos para no romperse aun mas cuando no se hicieran realidad.

Maldijo una y otra ves a los padres de Renesmee. Por que la habían abandonado? Por que se habían negado el privilegio de tener a esa hermosa niña en sus vidas, verla crecer, convertirse en una hermosa mujer.

En ese instante se prometió hacerla feliz, compensar el amor que sus padres no le quisieron dar con el suyo. Su nueva misión en la vida no era tener la mejor agencia de publicidad del país, sino hacer a Renesmee Dwyer la mujer mas feliz que alguna vez hubiera pisado el planeta

#55

Capítulo 25

Ni Jacob ni Nessie desmintieron los rumores que circulaban por K.B & Asociados. Todos se preguntaban cuando es que La Bestia se había casado con su asistente; si habían firmado un acuerdo pre nupcial; si se habían casado por que ella estaba embarazada; si lo habían hecho para ocultar la homosexualidad de Jacob; si ella lo había embrujado y cuando menos se dio cuenta ella ya lo tenia amarrado; no sabían si los maltratos de La Bestia a su asistente eran una absurda cortina de humo para despistarlos sobre su romance; y la mas popular, por supuesto, era que Nessie era una caza fortunas. Punto.

La pequeña perra había sido muy astuta, siempre con su fachada de ingenua e indefensa era lo que había captado la atención de Jacob, lo envolvió entre sus finas y peligrosas telarañas hasta que lo tuvo comiendo en la palma de su mano, el muy idiota. El le entregó en bandeja de plata una cuenta importante que era demasiado grande para ella, deshaciéndose de Leah Clearwater y de paso se había metido en el bolsillo a los McCarty, sino es que en su cama como lo había hecho con La Bestia. Pronto ella estaría al mando, adueñándose de la empresa en un costoso y publicitado divorcio.

Si, la pequeña perra había sido muy astuta.

Renesmee hizo caso omiso de los cuchicheos que la rodeaban cuando caminaba por la empresa y le pidió a Bree que no le contara ninguno mas, lo único que quería hacer era enfocarse en su trabajo para así poderles callar la boca. No podía creer que sus compañeros de trabajo pensaran así de ella, que la tuvieran en el concepto de perra caza fortunas. Ella sabia que iba haber habladurías, pero no a ese grado.

La Bestia por su parte se dedicó a enfurruñarse cuando encontraba a alguien cuchicheando y sonreír como un idiota cuando miraba a su nueva y flamanteesposa, quien le había prohibido decirle algo a sus empleados, ya que aquello resultaría contraproducente.

Ahora que era oficial que estaban juntos, no se escondían. Llegaban juntos a la oficina entre risas por la mas reciente aventura sexual que en ocasiones incluía comida, caramelos, bondage y largas sesiones frente al espejo del armario. Ademas, Nessie se había vengado por la mesa de billar y la mano marcada en su trasero.

Jacob le enviaba flores casi todos los días y cuando un hermoso y discreto arreglo de rosas blancas no llegaba, la sacaba de la oficina -tomados del brazo frente a todos- y se iban a comer a Victoria's, donde Diego los recibía como si fueran de su familia. Victoria, la dueña del restaurante rondaba la mesa de los dos tortolitos cada vez que podía, solo para comerse a La Bestia con los ojos usando la excusa de ser una buena anfitriona preocupada por la comodidad de sus comensales. Nessie se enojaba por supuesto, pero el ignoraba a la servicial mujer dedicando su atención completamente a la chica celosa que se sentaba a su lado.

Pero aunque el lo quisiera negar, amaba ver celosa a Renesmee.

Alice por supuesto había recibido su merecido, Nessie le dio la ley del hielo, pero no había nada que se pudiera hacer. El New York Post no podía publicar una disculpa solo para el beneficio de Renesmee, ademas era muy difícil seguir enojada con la diseñadora y la ley del hielo solo duró una semana.

Cabe mencionar que a Rosalie tampoco le cayó muy en gracia la travesura de su futura cuñada; no quería que Nessie se casara con La Bestia siendo tan joven. Ademas la rubia creía que Nessie merecía a alguien mejor que uncuarentón, rabo verde y asalta-cunas.

.

A mediados de noviembre una fuerte nevada cayó sobre Nueva York durante la madrugada, dejando a Nessie y a Jacob encerrados en sus respectivos apartamentos. En el minuto en que Jacob se levantó y vio la pesada cortina blanca que caía desde el cielo, tomó su celular y envió un correo a sus empleados suspendiendo el día, pero que si les era posible trabajaran desde casa. Lo ultimo que quería era que sus empleados corrieran peligro por las inclemencias del tiempo; si las clases en todos los niveles escolares en la ciudad habían sido suspendidas el también suspendería labores. Ademas, el quería pasar el día entero en cama con Nessie a su lado, así que se vistió con lo primero que vio, tomó sus cosas, y subió al ascensor para bajar hasta el apartamento 15J. El aparato le dio un buen susto, ya que se sacudió unos instantes se detuvo por un minuto y reanudó su marcha descendente en medio de un traqueteo inquietante. Una vez en el piso 15 las puertas se abrieron y el salió disparado como una bala antes de que aquel cacharro le hiciera otra mala pasada.

Con mucho cuidado abrió la puerta del apartamento de Nessie usando su copia de la llave y en la mesita de la entrada dejó su maletín y se quitó sus botas de motociclista para no hacer ruido. Cuando entró a la habitación de Nessie la encontró profundamente dormida con el celular en la mano izquierda.

Se veía total y completamente adorable. Sus pestañas negras parecían pequeños abanicos desplegados que contrastaban con su blanca piel y sus mejillas rosas, sus labios rojos estaban entreabiertos, su pecho subía y bajaba en una suave cadencia la cual se alteró cuando sintió un cálido cuerpo desnudo que se enroscaba torno a su cuerpo.

-Shh, shh. Vuelve a dormir - susurró La Bestia atrayendola a su pecho.

-Jake... mi jefe me acaba de dar el día libre... quieres que hagamos cositas? - murmuró mas dormida que despierta, causándole gracia a Jacob.

-Ese fue el motivo principal de la suspensión de labores, Ness.

Renesmee soltó una risita y segundos mas tarde ya estaba roncando ligeramente en brazos de La Bestia.
-Estas bromeando?!

-No.

-Es en serio?!

-Si.

-AAAHHHH!

Renesmee saltó a los brazos de La Bestia enroscando sus piernas en la cintura y sus manos torno a su cuello, hasta casi asfixiarlo. En sus manos traía dos boletos para el episodio de Acción de Gracias para Saturday Night Live, donde el anfitrión seria nada mas y nada menos que Hayden Christensen y el invitado musical Black Keys.

-Como... como conseguiste los boletos? - preguntó Nessie sudorosa y jadeante, pues durante una hora le había agradecido a La Bestia su regalo.

-Tengo mis contactos - respondió misteriosamente.

Sus contactos habían sido Alice, pues le había diseñado un vestido a la esposa de Lorne Michaels para el Met Gala dos años seguidos, Lorne no dudo en darle los boletos para el show del penúltimo sábado de noviembre y un pase especial para la After Party donde estaría el elenco regular así como los invitados de la noche.

La chica no sabia que ponerse, por lo que acudió a su estilista de cabecera, quien ni tarda ni perezosa la vistió de pies a cabeza, botas altas negras, pantalón negro de lana, blusa de cuello alto y sin mangas color gris con hilos entretejidos color plata y un abrigo blanco.

-No te quites el abrigo en el programa por que el set es frío, tiene que serlo por todas las luces que tiene, una vez que estés en la fiesta de lo puedes quitar - la instruyó Alice mientras Nessie se ponía de nuevo su ropa.

.

.

Ahora que Jacob y Renesmee estaban en una relación publica, no había evento o lugar al que no fueran juntos y fuera publicado en los blogs de la ciudad y de publicidad. Su fotografía siempre tenia al pie de pagina Jacob y Nessie Black. Así que su fotografía en el after party de SNL apareció en el periódico y en internet con dichos nombres.

El lunes siguiente, Rachel le llamó a Nessie, -no a Jacob a Nessie-, para saber si podían pasar ella y Paul acción de gracias en Nueva York, ya que no podrían hacerlo para navidad, pues irían con la familia de su prometido a pasar las fiestas de diciembre.

Así que Renesmee salió temprano de la oficina el martes para ir con Emily y Sam al supermercado y comprar un pavo mas grande, pues el que tenían no iba a ser suficiente ya que Bree, Diego y Alice se habían unido a la celebración el día anterior. Y por unido, se habla de autoinvitado. Pero Nessie estaba que estallaba de felicidad cuando el siguiente miércoles despues del trabajo Jacob, Diego, Emily y ella comenzaron con los preparativos. El pavo ya estaba descongelado y entre los cuatro embadurnaron el ave de mantequilla sobre y bajo la piel, lo inyectaron con enormes jeringas para dicho propósito con la receta secreta de el chef la cual contenía jugo de naranja, mantequilla derretida, hierbas de olor, especies, tequila y cerveza. El alcohol ablandaría la carne y lo dejaría jugoso y no seco.

Diego les dio instrucciones a las chicas para el pavo, antes de irse a Victoria's.

-Pónganlo en el horno a las siete de la mañana si es posible, a la temperatura que ya les programé. Tienen que cuidarlo y bañarlo cada media hora con el jugo que vaya desprendiendo. Estaré aquí a eso del medio día para hacer el resto de la comida - murmuró despidiéndose de Nessie con un abrazo y un beso en la mejilla.

Diego y Jacob se dieron un abrazo a medias dándose palmadas en la espalda hablando del partido que verían antes de la cena.

Emily y Renesmee arreglaron el apartamento de Jacob con decoraciones alusivas a la fecha, la mesa del comedor tenia adornos dorados, naranjas, rojos y verde, así como un centro de mesa con manzanas y canela. Jacob y Sam, claro habían sido enviados al cuarto de juegos a que vieran la televisión o hicieran cualquier cosa para que no estorbaran, pero cuando Emily y Sam se marcharon La Bestia tomó a Nessie sobre su hombro como un hombre de las cavernas.

-Sabias que luces realmente ardiente cocinando? - preguntó Jacob desvistiendo a Renesmee sobre su cama, mientras ella no ponía resistencia.

-No luzco ardiente - replicó con una sonrisa avergonzada.

-Claro que si, bueno en realidad luces ardiente haciendo cualquier cosa...

Nessie puso los ojos en blanco levantando las caderas para que le pudiera quitar los pantalones y las bragas de un tirón, para quedar total y completamente desnuda ante la mirada hambrienta de La Bestia.

#56

Capítulo 25 (Continuación)
-Siempre dices cosas así - murmuró la chica hincándose en la cama para desvestir a Jacob, pero el la detuvo tomándola gentilmente de las muñecas y ella hizo un puchero.

-Es por que es la verdad. Ven - la bajó de la cama y se alejó de ella para buscar algo en las repisas blancas del baño y cuando regresó ya no traía camisa.

Al verlo caminar hacia ella semi desnudo Renesmee se mordió el labio inferior, no de manera sensual o coqueta, sino como una niña que esta a punto de comerse un galón entero de nieve de chocolate sin que nadie la reprenda.

La Bestia no sabia como decirle lo que quería de ella, su escenario estaba como el lo había imaginado, la habitación estaba casi a oscuras, a excepción por la lamparita de noche, las cortinas cubrían las ventanas en su totalidad. Estaban en su propia burbuja como siempre, solo existían ellos, era su zona segura.

-Pon las rodillas en el suelo - dijo casi en un susurro.

Arrodíllate y de rodillas le pareció demasiado brusco y denigrante, pero al ver que Nessie ni siquiera parpadeó antes sus palabras y lo obedeció al instante, le dijo que ella no se ofendería ni negaría.

Del bolsillo derecho de sus pantalones color grafito sacó el labial rojo que había comprado desde hacia tiempo -el indeleble que ella usaba no serviría para lo que el tenia en mente-, con la esperanza de realizar algún día su fantasía y tacharla de su lista mental.

Renesmee lo miró expectante deleitándose con la magnifica vista de La Bestia semi desnudo frente a ella, en una posición de adoración. Cuando lo vio quitarle la tapa al labial rojo fuego ella de inmediato imaginó lo que el se proponía. Casi con diversión dejó que Jacob pintara sus labios con cuidado y lentamente, obviamente disfrutando del momento. Disfrutando el preludio del show principal.

La Bestia se alejó unos pasos de ella con sus largos pies descalzos para admirar su trabajo, mientras Nessie presionó sus labios juntos y con el dedo indice se quitó el exceso del maquillaje sobre el corazón del labio superior. Jacob sonrió con la respiración agitada acercándose de nuevo a ella y dejó que sus manitas tiernas le abrieran el pantalón.

La chica sentía que sus mejillas ardían, su corazón palpitaba a un ritmo desenfrenado, el familiar y delicioso cosquilleo recorría su cuerpo entero para alojarse entre sus muslos y cuando miró a Jacob directamente a los ojos lo metió en su boca revoloteando la lengua en la punta como sabia que le gustaba a el.

Jacob siseó cuando sintió su cálida humedad rodeándolo y jugando con el y casi lloró cuando ella se retiró, pero sus ojos casi se salen de su cráneo cuando la vio besar su longitud endurecida dejado marcas de besos rojos. Con lujuria y perversión disfrutó el espectáculo del que Renesmee se había adueñado.
Alice llegó al medio día justo después de Bree y Diego, y una hora mas tarde Sam llegó con Paul y Rachel del aeropuerto. La hermana de La Bestia atrajo a Nessie en un gran abrazo.

El pecho de Renesmee estaba inundado de calor, ese día iba a estar rodeada de personas y comería pavo, nunca antes lo había hecho. Las familias de acogida con las que estuvo a lo largo de los años o no tenían para comprarlo o les importaba una mierda que los niños que tenían a su cargo festejaran la fecha.

-Paul, esta es Nessie! Nessie el es Paul - Rachel los presentó casi brincando de felicidad.

-Es un placer conocerte al fin, Rach no dejaba de hablar de ti y de como la habías corregido con los munequitos yfiguras de acción - murmuró Paul con una sonrisa estrechando la mano de la chica.

-El placer es mio - murmuró la chica abrazando al hombre que se había robado a Rachel-. pasen, pónganse cómodos.

Entre Sam y Ness llevaron las maletas de los recién llegados a la habitación de invitados.

-En verdad le agradas a Rachel -murmuró Sam en el pasillo-. No ha dejado de hablar de ti y preguntar por ti en cuanto la vi

Nessie sonrió casi estallando de alegría y pronto se vio rodeada de chicas que la arrastraron fuera del apartamento para llevarla al de ella. Alice había sugerido un desfile de modas con la ropa nueva que le había enviado a Nessie como disculpas por haberle dicho a la prensa que era Nessie Black. Así que los chicos se tuvieron que hacer cargo del pavo en el horno y el resto de la comida mientras Bree, Emily, Alice, Rachel y Nessie hacían un desastre en su apartamento en el piso quince.

A Renesmee no le importó deshacerse de su ropa nueva, pues a las chicas les habían gustado ciertas prendas que se midieron en su desfile; Alice estaba encantada de tener tantas muñequitas y maniquíes a las cuales vestir.

-Hay que enviarle fotografías a Rosalie, para que se arrepienta de ser la anfitriona de la cena en lugar de haber venido y dejarme sin mi Jasper! - gritó la diseñadora brincando en la cama de Nessie como si fuera una niña de cinco anios.

Todas gritaron emocionadas y brindaron por ello... tres veces.

Las chicas posaron con sus nuevos atuendos haciendo poses graciosas con su champan o cerveza en mano. The Killers y Black Keys fueron elegidos para amenizar la sesión fotográfica y estaba a todo volumen, ellas ya habían perdido un poco la cordura y la sobriedad.

-Entonceeess... -Bree arrastró la palabra dejándose caer en la cama de Nessie-, aquí es donde ocurre la magia?

La chica movió sus perfectamente depiladas cejas con picardia. Alice y Emily aullaron, Renesmee se sonrojó y Rachel hizo cara de asco.

-No voy a confirmar ni negar nada - replicó Nessie levantándose de la cama para sentarse en el pequeño sillón de la esquina y bajó el volumen de las bocinas del ipod.

-Oh, vamos. Aunque sea un pequeño detalle - rogó Bree tratando de no reírse de la expresión de su amiga.

-Bree, por Dios santo. Es tu jefe, jefe de Emily, amigo de Alice, hermano de Rachel... No voy a decir nada...

-Por favor! Solo un pequeño detalle... o uno grande si sabes a lo que me refiero -Bree guiñó el ojo-. Esta bien, si estas muy apenada comenzaré yo... Diego... es normal -junto la punta de sus pulgares con los indices extendidos hacia el frente para delimitar la longitud-, bueno no se si sea normal pero lo sabe usar muy bien.

Todas aullaron y Nessie se rió.

-Mi turno! -gritó Alice-. Jazz fue el primero con el que hice un montón de cosas nuevas. Mi novio de la preparatoria fue el primero y terminamos después de la graduación, fui al instituto de diseño y mientras estaba ahí saqué mi colección y todo fue un caos en mi vida y solo tuve unas cuantas relaciones pero ninguno soportó mi ritmo de vida... Luego, Jake me presentó a Jasper y les juro que no había pasado ni una hora cuando ya estábamos en el taxi metiéndonos mano -todas se rieron de su frase-. El me ha ensenado mucho y hace esa cosa con la lengua que... - Alice puso los ojos en blanco dejándose caer en las almohadas.

-Y tu Emily? - preguntó Rachel.

-Sam es muy bueno, soy una dama, es todo lo que diré - Emily volteó el rostro mostrando falsa indignación.

Las chicas la abuchearon y le lanzaron ropa y almohadas.

-Y tu, Rach? - preguntó Alice.
-Dejé toda mi vida y al único miembro vivo de mi familia por ir a seguir a Paul hasta Phoenix, no? Por algo ha de haber sido - les gruñó el ojo causándoles mas risas.

No había que hacer mucho para todas soltaran a reír como si hubieran escuchado el mejor chiste del mundo, en realidad estaban bastante idas ya.

-Es tu turno, Ness!

-Si, cuenta!

-Ya dijimos nosotras.

Hablaron Emily, Bree y Alice
-En realidad no dijeron nada, así que yo no diré nada. Es... muy vergonzoso.

-Por que es vergonzoso? - preguntó Alice tratando de no caerse de bruces cuando se levantó de la cama.

-El no te obliga a que hagas cosas que no quieres, cierto?

-Bree! Claro que no! - Renesmee se bebió de un trago la cerveza que le ofreció Emily, sintiendo como el calor se extendía en su pecho, su cerebro y otras partes que no deberían de sentirse calientes en esos momentos-. Esta bien, solo que diré que... -respiró profundo armándose de valor-. El hace que mi cabeza gire y mis ojos se vayan directo a mi cráneo.

Renesmee se jaló el cabello recordando la noche anterior y la mañana y la ducha.

Las chicas soltaron a reír, le aullaron a la luna y brincaron del susto al escuchar la voz de Jacob cuando entró al apartamento.

-Ness...! Chicas... están aquí?

-SI! Es decir... si! - Nessie se cubrió la boca con las manos para no reírse mientras veía a sus amigas tratando de limpiar el desastre y las botellas vacías de cerveza y la de champan que Rachel se terminó de un trago.

-Que están... whoa! Que... que están haciendo?

-Alice quiso jugar a las Barbies -respondió Nessie corriendo a sus brazos olvidándose de la compañía.

Jacob sonrió al ver a las tambaleantes chicas que andaban de allá para acá recogiendo ropa del suelo y topándose unas con otras para soltar a reír como las borrachinas que eran.

Ness frunció el ceño al verlas, no negaba que se había divertido como nunca, que estaba inmensamente feliz de tener tantas amigas y que quisieran jugar como si fueran niñas, ya que ella nunca tuvo la oportunidad... Pero una cosa era jugar y otra que quisieran hablar de sus intimidades y ponerse ebrias en Acción de Gracias y peor aun, que ella si quisiera hablar y presumir de lo que Jacob Black era capaz de hacer. No pudo contener las palabras que escaparon de su boca, pero lo que en realidad quería era estar a solas con el de nuevo.
Necesitaba ayuda, era como una drogadicta con acceso ilimitado a su droga de preferencia. La noche anterior no se había conformado con solo dejar marcas en su miembro, sino que dejó las huellas de sus labios por todo su cuerpo. Sus labios rojos aun estampaban el abdomen de La Bestia, pues después de ducharse juntos Nessie quiso marcarlo de nuevo con carmín.

#57

Capítulos 25(Continuación)
-Chicas, por que no se ponen un poco sobrias y suben en una hora, Diego dice que la comida pronto estará lista - Jacob sonrió cortesmente pero se llevó a Nessie con el.

-A donde vamos?

-A hacer cosas sucias - respondió Jacob muy serio mientras salían del apartamento.

-En donde?

-Donde podamos.

-De acuerdo - Nessie sonrió ampliamente, feliz con el plan.

Cuando las puertas del ascensor se abrieron Jacob casi brincó de felicidad, estaba vacío. Así que sin pensarlo mucho la lanzó a la esquina izquierda del cubo metálico y la atacó saboreando la cerveza en su lengua.

Renesmee no se opuso, aceptó sus besos salvajes y posesivos, enroscó sus piernas torno a la cintura de Jacob cuando el la tomó por el trasero para frotarla contra el.

-Muero por estar dentro de ti, Renesmee - gruñó Jacob tratando de alejarse de ella.

Sabia que si seguía besándola y tocándola la tomaría en el ascensor.

-Hazlo, ahora - suplicó Nessie tomándolo de nuevo por el suéter de cachemire azul media noche.

-Me gusta mucho este edificio y si lo hacemos en el ascensor nos echaran... ademas tienen cámaras de seguridad.

Nessie abrió los ojos como platos y trato de recomponerse, se había olvidado de las cámaras.

Entrando de puntitas, Nessie se escabullo a la habitación de Jacob y cuando el cerro la puerta lo hizo con llave sin que ella se diera cuenta, no quería que se le fuera a escapar y maldijo a los colonizadores y a los nativos americanos por la fecha. Tenían casa llena y no podía tomarla como el quería y para el colmo el apartamento de Nessie también estaba lleno, así que lo mejor seria vaciar el suyo.

-Chicos, vayan por sus mujeres, están bastante mal en el apartamento de Ness - anunció Jacob cuando entró.

-Están mal? Les paso algo? - preguntó Sam quitándose el delantal al mismo tiempo que Diego y Paul.

-Se embriagaron bastante.

-Es en serio? - murmuró Diego con diversión aun meneando una cacerola sobre el fuego.

Le importaba mas la comida que el saber que Bree estaba borracha.

-Culpo a la dueña de la casa - murmuró Paul pasando enseguida de La Bestia y el le dio un puñetazo en el hombro.

Cuando los chicos salieron del apartamento Jacob cerró con llave y cuando llegó a su habitación donde había encerrado a Nessie, ella ya lo esperaba sin ropa y una sonrisa traviesa.

#58

Capítulo 26
La Bestia puso los ojos en blanco cuando Alice sollozó de nuevo sobre su sobrepoblado plato de comida.

Sam, Diego y Paul habían preparado café y alimentaron a las chicas para bajarles la borrachera, pero Alice no tenia a Jasper a su lado para cuidarla así que se escabulló a la cocina y se tomó lo que quedaba de las cervezas de Renesmee.

Luego le llamó a Jasper toda llorosa, mocosa y mas ebria solo para partirle el corazón al gemelo Hale.

-Nena, no llores. Estaré ahí la próxima semana, lo prometo.

-Ellos no me quieren y tu no estas aquí, Jazz... - sollozó echa bolita en la cocina del apartamento de Nessie.

La diseñadora no había querido asistir a la fiesta de Acción de Gracias de su familia, ellos nunca la habían apoyado con su sueño de convertirse en diseñadora y cuando su éxito llegó aun así no lo aceptaron. Solo se veían ocasionalmente a pesar de que vivían en la misma ciudad. Así que Alice prefería rodearse de personas que realmente la quisieran, pero la persona quien ella mas quería no estaba a su lado en Acción de Gracias.

Luego de que Jacob y Renesmee se vistieron de nuevo y trataron de lucir normales, bajaron al apartamento 15J y fueron por sus amigos, Ness encontró a Alice en la cocina llorando y trató de animarla.

-Alice, no estas sola. Jake y yo estamos aquí - murmuró Nessie frotando la espalda de su amiga con suaves círculos tranquilizantes.

A Renesmee le partía el corazón la situación de Alice, ella sabia mas que de sobra lo que se siente estar sola, pero ella tenia a su familia a unos cuantos kilómetros, sabia quienes eran, donde vivían y aun así era como si no los tuviera. Ella sabia por La Bestia que Alice había crecido en un hogar estricto y ella lo odiaba y al parecer sus padres a ella.

Así que ahora a media cena, Alice lloraba de nuevo. Renesmee le entrecerró los ojos a Jacob y Bree se rió cuando derramó el aderezo sobre la mesa y Diego la regañó por seguir bebiendo. Paul y Rachel casi lo hacían sobre la mesa -para el total desagrado de La Bestia-, Sam y Emily comían como si todo aquel caos no los rodeara. Nessie consoló de nuevo a su amiga, pero lo hizo con una sonrisa, aquello se veía como una típica familia, y La Bestia sonrió al ver a la chica contenta aunque la cena se había convertido en un circo.

.

Jasper, Rosalie y Emmett llegaron a Nueva York el martes por la tarde y el despliegue de amor no apto para todo publico entre el gemelo Hale y la reconocida diseñadora Alice Brandon fue captado por las cámaras de los reporteros y paparazzis que siempre pululan en La Guardia, buscado alguna nota.

El miércoles por la mañana, los McCarty se reunieron con La Bestia, Nessie y su equipo en la sala de juntas de K.B y Asociados para hablar de la fiesta de año nuevo que harían en el Hotel W de Times Square.

-Bien, ya tenemos la lista de invitados, así como las invitaciones que Rose eligió en el correo que me envió la semana pasada. Aquí tengo una muestra y estas otras con una ligera variación que me pareció mas apropiada, espero no haberme excedido - Jacob miró a Nessie transformarse en una mujer de negocios con una misión.

Nada la distraía, estaba centrada y preparada, sabia de lo que hablaba y lo hacia con pasión.

Rosalie y Emmett miraron las invitaciones y prefirieron las que tenían el sobre que estaba sellado con el escudo familiar que estaba en relieve el cada botella de la destilería, que había sido idea de Nessie.

-La lista de invitados -Nessie les pasó un par de hojas con nombres de la sociedad neoyorquina, artistas y celebridades a quienes se les enviaría la invitación a mas tardar el lunes por la tarde-, las posibles decoraciones que nos envió el recomendado de Alice, es quien decoró la biblioteca para el evento de caridad... Y aquí esta el balance, en el cual pueden ver que no se sobrepasó el presupuesto que ustedes me dieron.

Jasper miró todo con atención y vio el impecable trabajo y el esfuerzo que habia puesto Nessie en todo. Era mas de lo que ellos esperaban y una idea le rondó la cabeza, la cual le expuso a Emmett y a Rose mientras recorrían el salón de la fiesta de fin de año en el W.

-Crees que quiera? - preguntó Emmett entusiasmado, frotando sus manos elegantemente cubiertas con guantes de cuero color tabaco, que combinaban con su abrigo hasta las rodillas hecho de suave lana del mismo color.

-La haremos que acepte, le doblaremos el salario que gana ahora, le daremos mas prestaciones, acciones de la compañía, un apartamento en la ciudad... lo que ella pida -susurró Rosalie casi brincando de la emoción-. La quiero, Emm - hizo un puchero que su marido no pudo resistir.

Miró a Nessie y a La Bestia quienes hablaban con el organizador y el gerente del hotel sobre la noche del 31 de diciembre y la seguridad extra que traerían.

-Es la mejor opción que hemos visto hasta ahora -cuchicheó Jasper-, es la única que ha entendido que nuestros productos son de tradición no de tendencia y que planeamos quedarnos de esa manera. Ustedes querían que buscara mi remplazo como el publirelacionista de la destilería, bueno ya la encontré. Y que mejor que ella, Nessie ya es la agente de publicidad. Sera todo en uno. Gracias a ella ya nos anunciamos en la GQ que fue una de las cosas por las cuales firmamos con K.B. Jacob nos prometió que en marzo ya nos estaríamos anunciado y en esta edición ya estamos ahí. Ella logró que nuestro anuncio de navidad se transmita en la NBC, CBS, ABC y los principales canales de cable de toda América. La familia reunida en navidad esta en Times Square y en la contraportada de revistas de autos y de pezca. Ella es la ideal para que se encargue de todo.

En el minuto en que Renesmee aceptara el empleo, Jasper se mudaría a La Gran Manzana para estar con Alice y casarse con ella. No tenían ni un año de conocerse, pero supo que ella era la chica cuando sus miradas se cruzaron.

Si, el era un cursi, pero cuando estaba con ella sentía se sentía en paz, tranquilo, amado. En su adolescencia hacia sido un chico carismático, el era el chico popular, todos lo querían, tenia buenas calificaciones, en su primer año de universidad tuvo un aparatoso accidente automovilístico donde murió su mejor amigo y a el lo dejó cicatrizado tanto física como emocionalmente... El chico carismático murió junto a su amigo aquella noche. Jasper dejó la universidad y se dedicó a autodestruirse con fiestas noche tras noche, alcohol, drogas suaves y sexo, pero el presenciar la muerte por sobredosis de uno de sus compañeros de fiestas le hizo abrir los ojos. Dejó esa vida vacía llena de soledad que solo le hacia mas daño, regresó a casa, regresó a la universidad y a terapia donde por fin logró alejar los fantasmas que lo perseguían desde aquella noche en su primer año de universidad. El no había tenido la culpa, tampoco su amigo que murió y que manejaba esa noche. La culpa la había tenido el conductor ebrio que los embistió con su SUV, pero como había sido idea de Jasper que salieran esa noche, se sentía culpable de su muerte.

Pero luego conoció a Alice por medio de Jacob cuando buscaban una nueva agencia de publicidad para la destilería y ella lo aceptó con las cicatrices que cubren sus brazos, piernas y pecho. De hecho ama cada vez que ella besa sus cicatrices en relieve.

-Cada una es hermosa, Jazz. Es un recordatorio de que estas vivo - la diseñadora le sonrió con dulzura aquella primera noche en la que el se olvidó de su cuerpo cicatrizado y se desnudó junto con ella en medio taller en SoHo.

.

Renesmee parpadeó rápidamente revoloteando sus pestañas -como cada vez que esta nerviosa-, cuando los McCarty le ofrecieron toda una vida en Nashville lejos de La Bestia. La mujer de negocios se moría por decir:Claro que si! Es un sueño hecho realidad. Cuando empiezo? Pero la chica solitaria que adoraba esta nueva vida rodeada de amigos, un trabajo que amaba y que incluía a Jacob Black decía NO!... Por fin tenia la vida que siempre había querido. Siempre había querido alguien a su lado, alguien que la amara y a quien amar.

Estaba dividida en dos.

-Señor McCarty... yo... - Nessie parpadeó de nuevo y en esta ocasión en lugar de que La Bestia tuviera la urgencia de reacomodar sus pantalones bajo la mesa de la sala de juntas, tuvo que reacomodar su corazón.

Y si ella aceptaba? Y si ella se iba tres semanas al mes y solo regresaba una para verlo? Lo que los McCarty le ofrecían era difícil de rechazar, si el fuera Nessie aceptaría, pero ella tenia otros planes que lo aliviaron un poco.

-No puedo dejar mi vida en Nueva York. Ustedes no son mis únicos clientes, tengo obligaciones y responsabilidades. Lo que me ofrecen es difícil de rechazar, pero lo haré. Amo mi trabajo en K.B. y si llegara a aceptarlo seria bajo mis condiciones, no las suyas.

Rosalie se abstuvo de hacer un puchero y sacarle la lengua.

Jacob respiró aliviado y Jasper torció el gesto.

-Nessie, no creo que seas consciente de lo que te estamos ofreciendo - murmuró Emmett tratando de conseguirle un nuevo y reluciente juguete a su esposa.

Lo que Rosalie le pidiera, lo tendría en un minuto y Nessie no iba a ser la excepción.

-Soy muy consciente, señor McCarty. Es el sueño de cualquier persona en esto de la publicidad, pero su oferta llega en un momento en mi vida en el que realmente estoy estable. El irme a Nashville desequilibraría todo por completo y luchado por lo que ahora tengo.

-Si es por el señor Black... estoy segura que el lo entenderá - masculló Rosalie con la mandíbula apretada.

-Jacob nada tiene que ver en mi decisión, Rosalie -Renesme no quiso ni mirar a La Bestia-. Amo mi trabajo y no puedo dejarlo tirado solo por que si, ademas mi vida esta en Nueva York. Si realmente quieren darme el trabajo, puedo hacerlo desde aquí y les garantizo que haré un buen trabajo. La semana al mes que pase en Nashville la utilizaré para llevar a cabo el trabajo que haga aquí.

Jasper se removió en su asiento llamando la atencion.

Continuación......

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#59

Capítulo 26 (Continuación)
-Chicos... yo paso yendo y viniendo y hago bien mi trabajo y si hacemos cuentas paso dos semanas en Nashville y dos en Nueva York, Nessie también lo puede hacer... Es mas, olvida que te ofrecimos el trabajo y yo seguiré en el hasta encontrar a alguien local. No hay necesidad de complicarnos tanto, yo solo te recomendé con ellos por que pensé que eres la ideal.

-Gracias - el corazón de Nessie se encogió.

-Pero es verdad, tienes tu vida hecha aquí, aquí están tus amigos, tu trabajo, Jacob...

-Nosotros también somos sus amigos - contradijo Rosalie.

-No, ustedes serian sus empleadores - replicó Jasper.

Su hermana le sacó la lengua y Emmett comenzó a hacer planes para mimarla y consentirla de otra manera, por no haber conseguido que Nessie se fuera de Nueva York.

-Señorita Dwyer -Emmett le guiñó el ojo-, no voy a aceptar un no

Nessie iba a protestar, cuando Emmett levanto las manos para detenerla.

-Puedes hacer todo desde aquí y tal vez al fin de mes puedas ir a Nashville o cada vez que se te necesite. Se que pedimos demasiado... Lo que te ofrecemos de dinero se queda como te lo acabamos de ofrecer, al igual que las acciones de la compañía. Sabremos como arreglarnos. Me parece que marzo seria un buen mes para iniciar con todo, Jasper puede ayudarte mientras... - Emmett se veía ilusionado.

Ya no quería conseguirle un juguete nuevo a su esposa, sino que quería a la mejor para su compañía. Sus padres estarían orgullosos de el.

-Tienes hasta año nuevo para decidirte. Si rechazas la oferta, seguiremos trabajando con ustedes, estamos demasiado contentos y satisfechos con los resultados - Emmett sonrió ampliamente mostrando sus lindos y coquetos hoyuelos de los cuales Nessie estaría completamente enamorada si no tuviera a Jacob.

Renesmee suspiró cuando pesadamente cuando los McCarty salieron de la sala de juntas. Su cabeza giraba y no podía creer que le hubieran ofrecido semejante oferta.

-Ness... -Jacob acarició le espalda cuando ella dejo caer la cabeza a la mesa negra de la sala de juntas-, estas segura de querer rechazar lo que te ofrecieron Emmett y Rosalie?

-Lo de irme a Nashville? Si. Por que lo preguntas?

-Si yo fuera tu... no lo rechazaría.

-Ya... ya no quieres que trabaje para ti? - la chica levantó la cabeza tan rápido que se mareo.

-Claro que si, es solo que... es una muy buena oportunidad.

-Pero yo no la quiero y no la rechace solo por que tu aquí estas, sino por que amo trabajar aquí. Me gustan mis nuevos clientes, me gusta trabajar para ellos y con ellos. Aquí tengo a mis amigos, mi casa, a ti... Ademas la nueva oferta suena mejor, pero aun así la rechazaré. No me siento lista para ello.

-Entonces estas segura de no querer irte a Nashville?

-Si - asintió.

-No vas a cambiar de opinión?

-No -negó con la cabeza y sus rizos rebotaron causándole una sonrisa a Jacob-. Ademas, que rayos voy a ir a hacer a Nashville? Soy una neoyorquina de nacimiento y no tengo nada que ir a hacer al sur! Me imaginas viviendo en el sur, manejando una F250? Mido un metro, necesitaré una escalera para subir.

-También puedes tener un auto. Y no mides un metro - en comparación con su altura, si parecía que ella media solo un metro, pero era un metro muy sexy y adorable a sus ojos.

-Rosalie me ofreció una Pick Up del año, no un auto. No voy a entender lo que hable esa gente y todo lo que escucharé será música country. No haré amigos por que para ellos seré la pomposa neoyorquina y los clientes de los McCarty no se querrán relacionar con alguna tonta citadina.

De acuerdo, lo admitía, solo estaba hablando de estereotipos y sabia que los estereotipos eran mezquinos. El que ella fuera una niña de acogida y no tuviera familia no la hacia una delincuente ni una prostituta como tantas veces se lo decían en la escuela.

-De acuerdo, de acuerdo, Señorita Negativa... Una parte de mi se alegra enormemente que no hayas aceptado, pero otra odia que vayas a dejar ir esa oportunidad - La Bestia besó sus mejillas y estas se tornaron rojas, para su gran deleite.

-Puedo hacer mas aquí que allá por ellos. Ademas la misma Rosalie puede seguir tratando con los clientes locales como hasta ahora, ella y Jasper se han hecho cargo de eso desde hace unos años... No vamos a perderlos como clientes de K.B. y yo seguiré aquí como siempre, viviendo en mi lindo apartamento, trabajando aquí...

-Hablando de eso... -Jacob se aclaró la garganta un tanto incomodo y se alejó de ella recargando la espalda en su asiento-. Necesito que... desalojes el apartamento para mediados de enero. Ya no lo seguiré pagando - dijo La Bestia como no quiere la cosa, tratando de controlar sus nervios. Esperaba que ella no lo rechazara.

Nessie dio un respingo en su asiento y lo miró asustada.

Por eso quería que aceptara el trabajo en Nashville? Estaba terminando con ella?

Por que?

-Pero... yo... -con todo el dolor de su corazón trato de controlar las lagrimas-. Esta... bien. Yo buscaré donde -se aclaró la garganta sintiéndose un tanto incomoda y tratando de ponerse de pie para salir huyendo.

-No, que? -Jacob suspiró dándose cuenta de su falta de explicaciones de nuevo herían a Nessie-. Quiero que vivas conmigo. Si no estamos en mi apartamento estamos en el tuyo. Mi intención siempre fue que te fueras a vivir conmigo desde un principio, así que... Que dices? Me harías el extraordinario honor de ser mi compañera de dormitorio?

Espera, que? No la estaba corriendo? No estaba terminando con ella? Iban a vivir juntos?

Renesmee asintió mordiéndose el labio inferior tratando de ocultar una sonrisa, pero su alegría era tan grande que le era imposible. Viviría con Jacob, el no esta terminando con ella.

La chica saltó a su regazo para plantarle un beso, el cual el profundizo. Las manos de ambos recorrían sus cuerpos quitándose la ropa y Nessie no supo ni como pero su espalda desnuda tocó la fría madera negra y ahogó un grito cuando La Bestia entró en ella de una sola rápida y profunda embestida.

Una fantasía mas que tachar de la lista mental de La Bestia.

.

-Nessie me acompañas a comprar el regalo de navidad de Jazz? - preguntó Alice al teléfono el viernes por la mañana.

Nessie estaba con Rosalie y los organizadores de la fiesta ultimando detalles sobre la fiesta de año nuevo.

-Alice, estoy ocupada, estoy reunida con Rose. Te puedo hablar mas tarde?

-Donde están?

-En el W de Times.

-Que harán después?

-Regresaré a la oficina y Rosalie a su habitación a empacar para ma... - Nessie no pudo terminar de hablar, pues la diseñadora cortó la comunicación.

Renesmee frunció el ceño.

-Que grosera - regresó con el gerente del hotel, Rosalie y las demás personas relacionadas a la fiesta.

-Que quería Alice? - preguntó Rose con una sonrisa.

-Quería que la acompañara a comprar el regalo de Jasper, le dije donde estábamos y que haríamos mas tarde y me colgó - Nessie se encogió de hombros.

-Bah!

-Lo se.

Cuando las chicas se estaban despidiendo en el lobby del hotel, llegó Alice en una ráfaga de alegría y emoción excesiva junto con Bree y Emily.

-Hola! Haremos una tarde de chicas! Iremos a comprar los regalos de navidad de los chicos, luego iremos a comer y hacernos las uñas y los pies, y también la brasileña y...

-Whoa, whoa -Nessie levantó sus manos tratando de calmar a la diseñadora-. Tengo que regresar a la oficina, tengo una reunión con la nueva compañía de cable y...

-No ya no, Alice hizo que Jacob cancelara nuestras citas de hoy y nos dio el día - replicó Bree encogiéndose de hombros, al parecer tampoco estaba contenta con que Alice se hubiera salido con la suya. Se acercaban las fiestas y necesitaban tener todo listo antes de los días inhábiles, irse de compras y tener una tarde de chicas era tiempo desperdiciado.

-Alice... mi trabajo... nuestro trabajo -se señaló a si misma y a Bree con la mano-, no es como el tuyo. Dependemos de nuestro salario, no somos diseñadoras mundialmente reconocidas ni las consentidas de Anna Wintour...

-No seas aguafiestas, Nessie -suplicó Alice-. Emily y yo hemos estado hablando esta semana y queremos ir aAgent Provocateur y...

-Yo quiero, yo quiero, yo quiero, yo quiero, yo quiero... - canturreó Rosalie como una niña pequeña rebotando en sus botas ABC.

Renesmee torció el gesto, quería regresar al trabajo, pero necesitaba una nueva dotación de lencería, pues a La Bestia le gustaba sentirse tal y como su sobrenombre y desgarraba sus panties y tangas de suave y delicado encaje como si estuvieran hechas de papel y entrar en Nessie como si su vida dependiera de ello.

-Bien -refunfuñó Nessie-. Haremos una tarde de chicas.

-Genial! Iremos primero a comer o de compras?

-A comer - le respondieron Bree y Nessie a Alice.

-Traje mi tarjeta de White Lily, podemos ir ahí - la diseñadora ondeó su tarjeta azul con un lirio blanco con una sonrisa emocionada.

-No estamos vestidas como para ir a White Lily - murmuró Emily viendo su abrigo blanco, pantalón negro de vestir y botas negras.

-Si no me equivoco todas están vestidas de ABC y... Oh! Yo soy ABC, así que no nos negarían la entrada aunque fuéramos vestidas con jeans y ballerinas por que soy Alice Brandon - la pequeña chica gesticuló con sus manos causándole risa al resto.

-Bien, White Lily sera -concluyó Rose-. Por cierto, por que no me has recomendado para ser miembro? - la rubia se puso las manos en las caderas.

-Oh! - Alice se hizo la desentendida guardando la tarjeta en su bolso. Tomó su celular para hacer la reservacion y cuando terminó ya había olvidado la pregunta de Rosalie.

Mientras subían a una SUV del hotel que Rosalie pidió para ella y las chicas, Nessie tomó del brazo a la rubia.

-No te preocupes, le diré a Jake los recomiende.

-Harías eso por mi?

-Por supuesto!

Emily y Nessie soltaron una risitas nerviosas cuando Rosalie describió gráficamente como se usaba un extraño articulo que Bree sostenía con horror.
Después de comer habían ido a comprar lencería, pero a Alice le parecía muy insulsa y ella y Rosalie sugirieron ir a una Sexshop

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#60

Capítulo 26 (Continuacion)
Nessie había comprado otra dotación de bragas para un mes y uno que otro modelito nuevo y lindos camisones de seda. Cuando entró a la sexshop comenzó a husmear un tanto temerosa, debió de haber ido acompañada de Jacob, pero luego pensó que alguno de esos juguetes serian un buen regalo de navidad.

No tenia idea de que regalarle a La Bestia. Que se le da a alguien que ya lo tiene todo?

Bueno, ciertamente no tenia nada de lo que había en aquella tienda, pero no quería comprarlo frente a sus amigas; así que tomó nota de todo e hizo una lista mental.

Esposas, vendas para los ojos hechas de satin, bolas chinas, vibradores, pinzas, tapón anal... Tapón anal? Si, por que no.

Nessie estaba segura de que estaría en la lista negra de Santa esa navidad. No es que alguna vez hubiera recibido un regalo en aquellas fiestas, pero se había portado mal ese año y planeaba continuar de esa manera.

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#61

Capítulo 27

-Me muestra ese anillo por favor - pidió La Bestia con una sonrisa a la rubia pulcramente arreglada tras el mostrador de Tiffany's.

Sam silbó por lo bajo al ver la resplandeciente roca que brillaba bajo todas esas luces y Jacob sonrió ampliamente.

-Que me dices? Crees que le guste?

-Pues... me parece demasiado. Es un bonito anillo, pero no creo que sea... Nessie. Es demasiado ostentoso. Creo que a ella le gustaría algo mas sencillo.

Jacob frunció el ceño. El quería el anillo de compromiso con el diamante mas grande que pudiera encontrar y que estuviera rodeado por mas diamantes y que la argolla tuviera aun mas.

Su preciosa virgen se merecía eso y mas, pero Sam tenia razón. El anillo que tenia frente a el no era del estilo de Nessie.

Vieron todos los anillos de la exhibición pero ninguno convenció a La Bestia, hasta que encontró uno en un rincón de uno de los aparadores. No llamaba mucho la atención, pero era el anillo indicado. Un solo diamante redondo coronaba dos lineas de diamantes enroscadas idénticas al anillo de matrimonio que lo acompañaba; a su lado estaba el anillo de matrimonio que Jacob ya se veía usando en un año. También eran dos bandas enroscadas, una era de brillante oro blanco y la otra era de oro blanco opaco. Su lado cursi y romántico dijo que las bandas entrelazadas eran el y Nessie. Estaban unidos y nada los iba a separar.

Cursi a morir? Si, pero a quien carajos le importaba?

Jacob se midió el anillo de matrimonio y tuvo que ordenar otro en una talla mas grande y los de Nessie en la talla del anillo que le había robado de su ahlajero cuando salió de la oficina en el momento en que Bree y Alice salieron para llevarse a Renesmee de compras. Sam ya lo esperaba en el auto y juntos partieron a la joyería con sendas sonrisas cómplices.

Una vez resuelto el asunto del anillo de compromiso y de matrimonio, Jacob y Sam merodearon por la joyería buscando los regalos de navidad de sus mujeres. La Bestia optó por un par de pendientes de diamantes corte princesa para su preciosa virgen y un delicado brazalete de tres oros trenzado. Un collar de esmeraldas le llamó la atención, pero era excesivo, era tipo alfombra roja de los Oscares y sabia que a Nessie no le gustaría algo tan llamativo. Terminó comprando una cadena de platino con un dije de estrella con diamantes, del cual extrañamente colgaba un corazón con mas diamantes y de la cual a su vez colgaba una cadena y al final una luna con mas diminutos diamantes y un zafiro ovalado, que era la piedra preciosa del mes de la chica.

Sam le compró a Emily unos pendientes de rubíes a juego con el colgante, y una tobillera, quería verla usando la delicada pieza el día de navidad... y nada mas.

El otro regalo de Renesmee, uno juguetón y peludo -ese no-, llegaría un día antes de noche buena.
Nessie entró a su apartamento cargada de bolsas negras y discretas y cerró el apartamento con cerrojo y cadena, no quería que Jacob entrara sin que ella supiera y la encontrara envolviendo sus regalos. El corse, ligas, liguero y bragas de vuelos, así como la extraña lencería de tiras que había comprado el día anterior en su tarde de chicas esperaban bajo la cama de la habitación de invitados para ser envueltos.

Colocó sus nuevas compras -los juguetes y los atuendos atrevidos de la sexshop- junto a lo que compró en Agent Provocateur y los fue envolviendo uno por uno con el papel de regalo metálico en todos los colores para que combinara con el árbol que habían puesto ella y Jacob el Viernes Negro. Obviamente ellos no habían participado en dicha actividad tan peligrosa. Era mas seguro salir del Bronx con vida a la media noche vestido con pieles y joyas que de un Walt-Mart o Target en dicho día.

Con Artic Monkeys y Snow Patrol como banda sonora Nessie envolvió cada regalo con dedicación y espero. Puso lindos moños y lazos imaginando la cara de Jacob al ver el diminuto vestidito de enfermera y el de colegiala, y que decir de los juguetes que había comprado hacia unas horas con las mejillas al rojo vivo.
Seattle, Washington

Oficina de Servicios Infantiles.

Bella miró la foto de una linda niña que acababa de entrar al sistema. Sus padres habían muerto en un incendio dejándola sin nadie mas, no tenia familia, estaba sola, asustada y necesitaba de un hogar.

Edward y ella nunca habían hablado sobre adoptar un niño o tener otro. Era demasiado doloroso, solo se tenían a ellos y era lo mejor, pero la fotografía de Elizabeth Masen le había llamado enormemente la atención. Bella había imaginado que tendría un niño, su pequeño Edward, pero en su lugar había nacido Carlie y ella se imaginó a una niña de ojos verdes y cabello cobrizo como el de Edward. La niña de la fotografía lucia como ella imaginaba a su Carlie a los cinco años. Hermoso cabello cobrizo y lacio, tez blanca y brillantes ojos verdes. Si, así se imaginaba a Carlie.

Su Carlie.

No pudo evitar que su corazón se estrujara hasta dejarla sin aire, sus ojos se llenaron de lagrimas ante el recuerdo.

-Es una niña.

-Una niña? - preguntó llorosa, sudorosa y sumamente dolorida.

Sentía que la bebé la había partido en dos desde adentro, pero ella la amaba con todo su ser. Imaginó sus manitas, sus ojitos, sus piecitos regordetes y adorables. Quería verla, necesitaba verla. Sabia que seria la cosa mas hermosa del mundo y ella la amaría y lucharía por ella con uñas y dientes, se enfrentaría de nuevo a la ira de su padre y de los de Edward. No le importaba ya que el no estuviera en el parto, el le pediría perdón por haberse ido con Emmett a Nashville, cargaría a Carlie y todo estaría bien. Se irían a la casita que habían conseguido y serian felices con su bebé.

Levantó la cabeza tratando de mirar a su bebe con la mirada perdida.

-Quiero verla - débilmente levantó los brazos.

Ansiaba verla, besar su cabecita y decirle que la amaba, pero en cambio:

-Lo siento mucho, Isabella... pero... la bebé no... respira. Están tratando de... Nació sin vida.

Que? No, eso no era posible. La bebé acababa de nacer, como es que había muerto? No. Era un error. Estaban equivocados, su bebé no estaba muerta. No. No. No. Era mentira, era una broma. Ella se había tomado sus vitaminas, había ido al doctor constantemente, ella la había cuidado, ella le había cantado, ella le había leído cuentos, ella le había comprado ropita, pañales, biberones. Ella estaba lista para su llegada. Eso era un error. Edward saldría de algún lugar a decirle que solo era una estúpida broma de Emmett.

No, su Renesmee Carlie no estaba muerta.

No!

-Que? No! Yo... Edward... Donde esta Edward? Quiero ver a Edward... Edward, salva a Renesmee... - es lo ultimo que recordaba.

Todo se volvió negro, hasta que despertó gritando de nuevo por Edward en un lugar extraño, estaba atada a la cama y las enfermeras trataban de inyectarle el brazo.

Recordaba a su padre en ese lugar pidiéndole perdón y diciéndole de nuevo que su bebé había nacido muerta y que Edward la había abandonado.

No, Edward no la abandonara, el la amaba. El no le haría algo así. El la amaba, el no la dejaría. El la amaba. El se lo dijo. El hizo planes con ella y con la bebé. El no la dejaría, el no era así. El las amaba a ella y a Carlie. No. Era mentira, era una pesadilla. No. Todos mentían, ella lo sabia.

Cuando por fin su mente sanó un poco, Charlie la sacó de la clínica psiquiátrica y regresó a la escuela. Todos la veían como siempre, el bicho raro becado, pero ahora era el bicho raro becado que había tratado de atrapar al chico popular con un embarazo. Todos la trataban mal, todos menos Angela y Ben, ellos nunca la habían abandonado, ellos la habían visitado en la clínica pero solo les había sido permitido quedarse menos de veinte minutos. Cuando menos lo esperó Angela le dio una carta de Edward donde le explicaba el infierno por el que estaba pasado.

Había tenido que lidiar con el hecho de que su padre lo exilió enviándolo a Europa, lejos de ella. Lo mataba el hecho de no haber estado con ella cuando Renesmee Carlie nació, odiaba no poder haberla consolado, no haber estado ahí para ella. Le prometió que algún día estarían juntos de nuevo y lejos de todo. Le dijo que la amaba una y mil veces y siempre estaba en sus pensamientos. Solo le pidió paciencia. Todos sus planes seguían en pie, solo que con la dolorosa ausencia de Carlie. Iban a vivir juntos y felices. El haría todo por hacerla feliz.

Intercambiaron cartas por medio de Angela hasta antes de la graduación de Bella.

Ella continuó enviándole, pero sin recibir respuesta alguna.

Bella poco sabia que Edward estaba de regresó en América y la espiaba. La seguía a todas partes, ahora leía las cartas que Angela le daba personalmente. Mientras Bella hacia planes para mudarse al dormitorio el también lo hacia, pero no quería que ella lo supiera, quería que fuera una sorpresa.

El primer día en Dartmouth Edward se sentía ansioso, nervioso. Ya la había visto durante los pasados tres meses, pero no sabia como reaccionaria ella; había sido estúpido no responderle las cartas, pero no quería que sus planes se fueran al caño de nuevo. La buscó entre ese enorme mar de caras en la universidad hasta que la vio junto a un tipo enorme y moreno. Le sonreía tímidamente y su corazón se partió un poco.

Y si ella ya lo había olvidado? Y si ella había decidido no esperarlo como el le había pedido?

Antes de que supiera que estaba haciendo el estaba gritando su nombre a todo pulmón. El vio como se congeló y de inmediato comenzó a buscarlo. Cuando sus ojos color chocolate por fin dieron con los suyos ambos estaban llorando y al fundirse en un fuerte abrazo sollozaron frente a media universidad.

Su Bella, tenia entre sus brazos a su hermosa, pequeña y delicada Bella.

Todo estaba bien ahora. Todo estaba bien. Todo estaba bien. Ahora estaban juntos. Sin Renesmee Carlie, pero estaban juntos y no habría nada que los fuera a separar de nuevo. Ambos eran mayores de edad, se amaban, estaban juntos. Todo estaba bien.

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#62

Capítulo 27 (Continuación)
El estruendoso timbre del teléfono de su oficina, sacó a Bella de aquel triste y hermoso recuerdo de su reencuentro. Dejó la fotografía de Elizabeth de nuevo en su archivo y contesto:

-Bella Cullen.

-Bella Swan?

-Si? - tenia años que nadie la llamaba de ese modo.

Ella sabia que Charlie por mas triste y arrepentido se viera el había tenido que ver con su separación de Edward, así que en cuanto regresó de su luna de miel cambió su nombre oficialmente a Bella Cullen. Edward había escuchado Carlisle hablando con Charlie diciendo que ahora todo estaba bien, sus hijos podrían vivir de nuevo sin el estorbo que era Renesmee Carlie.

-Soy Sue Clearwater-Swan, la... la esposa de tu padre. El... el esta en el hospital.

Bella se quedó en blanco. Tenia años sin hablar con su padre, siempre que el llamaba ella no atendía el teléfono. El le había dicho que se casaría de nuevo en una de las veces en que sin mirar el identificador de llamadas contestó, pero a Bella no le importó. Desde el día en que se casó con Edward su padre murió para ella.

-Bella?

-Si.

-El en verdad esta grave. El quiere verte.

-Pero yo no lo quiero ver a el - masculló con los dientes apretados.

-Bella, por favor. Es tu padre...

-El dejó de serlo en el momento en que comenzó a conspirar con Carlisle para separarme de Edward después de lo de... -Bella respiró profundo-. Lo siento, pero no iré.

Sue suspiró, la entendía perfectamente. Charlie le había contado lo que había hecho, el y Carlisle le hicieron creer que la niña había nacido muerta para separar a sus hijos. Sabia que Bella no sabia nada sobre eso, ella solo creía que los habían separado después de la tragedia, pero no las mentiras. Pero aun así tenia que insistir, Charlie quería decirle la verdad, quería que buscara a su Carlie. La niña no había tenido la culpa de nada y sabrá Dios donde haba dado a parar.

-Bella, el tiene que decirte algo, es importante que vengas. El esta muy mal, por favor.

-Adiós, señora Clearwater.

Con un suspiro Sue guardó su celular. Su hijo Seth se acercó a ella con un café en la mano.

-Vendrá?

-No lo creo - respondió limpiándose las lagrimas y se dirigieron de nuevo a la habitación de Charlie.

.

-No piensas ir? - preguntó Edward sobre la lasaña que Bella había cocinado para olvidarse de la llamada de la esposa de su padre. Pero cuando Edward llegó a casa supo que algo andaba mal y no descansó hasta que ella se lo contó.

-No.

-Bella, yo creo que...

-No, Edward - ella dejó caer los cubiertos sobre el plato causando un sonido estridente.

El celular de Edward vibró en sus pantalones interrumpiendo lo que iba a decir, se puso de pie para tomarlo y sonrió al ver de quien era la llamada.

-Hey, Jake! Estas en altavoz.

La cara de Bella se iluminó. Perfecto, necesitaba una distracción y no había nada mejor que ponerse al día con Jacob y su vida junto aquella chica que lo hacia tan feliz.

-Hola, Jake!

-Hey! Les tengo noticias.

-Nessie esta embarazada! - gritó Bella emocionada.

-Noooo -La Bestia alargó la palabra-. Hoy me llamaron de Tiffany's, mañana puedo pasar a recoger el anillo de compromiso de Nessie.

La boca de Edward se abrió y Bella chilló.

-Felicidades, Jake!

-Todavía falta que me diga que si.

-Cuando lo harás? - preguntó Edward sonriendo.

-El día de navidad, frente al árbol... es muy cursi, lo se. Pero ese día estarán ustedes aquí y que mejor que proponerle matrimonio frente a dos de mis personas favoritas. Yo tuve que ser testigo de todas sus demostraciones de amor XXX en la universidad, ahora ustedes tienen que presenciar esto.

-Aww, Jake! Nessie es una chica muy afortunada.

-Yo soy el afortunado, Bells. Estoy nervioso, como se lo pregunto. Solo lo hago y ya? Le digo todo un discurso?

-Por que no dejas que ella lo descubra. Ponlo bajo el árbol con su nombre y que lo abra la mañana de navidad - sugirió Edward imaginando al idiota de su amigo de rodillas pidiéndole matrimonio a esa pobre niña.

-Me agrada esa idea, Ed. Oye, Bella... -La Bestia dudó, pero decidió decirlo-, me enteré de que tu papá esta enfermo... Sabias que la mamá de Seth Clearwater mi CFO esta casada con tu papá? Lo supe el otro día, me dijo que su padrastro estaba en el hospital y que si podía tomarse unos días libres para estar con su mamá... Nessie y yo fuimos a visitarlo como una cortesía y fue cuando me enteré.

Bella se puso pálida.

-Cuando iras a verlo? - preguntó Jacob cuando su amiga no dijo nada.

-Ella no quiere ir, Jacob - respondió Edward después de un largo suspiro.

-Que? Por que no? Bueno, ya se por que no, pero... Es tu papá, Bells. Ustedes, tu y Edward tienen padres, Ness y yo no. Daríamos lo que fuera por tenerlos... En verdad esta enfermo Bella. Ve a verlo... te arrepentirás si no lo haces. Yo estuve con mamá y con papá, me pude despedir de ellos y aun así me siento del carajo. No fue suficiente nuestra despedida... Si no lo haces te arrepentirás. Es el único padre que tienes Bella, no desperdicies el tiempo que te queda con el.

.

Después de que Jacob cortara la llamada con una sonrisa por haber convencido a su amiga de ir a ver a su padre que ahora vivía en New Jersey con Sue, se dio una ducha, había estado una hora en el gimnasio del edificio como todos los días y apestaba. A veces Nessie bajaba con el solo para mirarlo y correr un poco, pero esa noche se había quedado en su apartamento ultimando detalles de las próximas campañas de San Valentin y la fiesta en el W.

Al salir de la ducha Jacob se puso su pijama y se acostó con intensión de dormir. Pero no quería hacerlo, quería estar con Nessie. No veía la hora en que ella se mudara con el. Habían decidido que el armario de la chica fuera el cuarto de huéspedes, tenia tanta ropa de ABC como si fuera una de las boutiques de la 5ta Avenida. Pero cuando por fin Nessie se decidiera a tener hijos, tendrían que comprar un lugar mas grande. Tal vez ahí mismo en ese edificio, pero en un piso mas alto. El penthouse estaba fuera de sus limites, no por el dinero, sino por que ahí vivía el dueño del edificio. Tal vez el penúltimo piso. Debería de comenzar a investigar que apartamento de los últimos pisos estaba disponible para comparlo de inmediato y mudarse a el cuando el y Nessie fueran el señor y la señora Black. Y si no había ninguno disponible pues ni modo, otro edificio debían de buscar. Tal vez incluso mudarse fuera de la ciudad, tal vez a un lindo vecindario en New Jersey donde sus hijos pudieran montar bicicleta y tener una infancia estable y normal y no ajetreada como lo harían si estuvieran en Nueva York, pero dudaba que Nessie quisiera quedarse en casa para ser una ama de casa, así que lo mejor seria quedarse en la ciudad y meter a los niños en buenos colegios y ellos continuarían trabajando en K.B.

Sip, su futuro con Nessie seria hermoso.

.

.

Bella apretó la mano de Edward tan fuerte que el hizo una mueca de dolor. El ascensor del hospital estaba casi llegando al piso siete, donde Charlie Swan estaba en la unidad de terapia intensiva.

Tenia casi veinte años sin ver a su padre, esto no era nada fácil para Bella y odiaba que Jacob la hubiera convencido con unas cuantas palabras.

La pareja Cullen se dirigió a la estación de enfermeras para preguntar por Charlie cuando una pequeña mano se posó en su hombro.

-Bella?

-Si - ella y Edward se giraron hacia la voz femenina.

-Soy Sue - la pequeña mujer de cabello negro y piel dorada le tendió la mano con una triste sonrisa a medias.

Bella la miró sin decir nada y Edward optó por tomar la mano extendida de la mujer de su suegro.

-Edward Cullen.

-Mucho gusto -Sue asintió-. Quieres verlo, Bella? El esta despierto, ahora.

Bella siguió mirándola, como si no entendiera las simples palabras que decía aquella mujer con grandes ojeras bajo sus ojos negros. Edward asintió envolviendo su brazo en los hombros de su esposa para guiarla por donde Sue les decía.

Cuando entraron a la habitación Bella casi se desplomó, Charlie lucia muy pequeño, ya no era aquel valiente oficial de policía de Nueva York que ella recordaba. Su cabello oscuro y rizado escaseaba en su frente y tenia canas. Sus mejillas lucían hundidas y estaba muy pálido.

Rodeado de tubos y maquinaria que lanzaba un pitido constante y lento, Charlie abrió los ojos después de sus oraciones y se encontró con los ojos mas hermosos que el hubiera visto... Renesmee Carlie tenia esos mismos ojos.

Renesmee Carlie...

Renesmee.

Carlie.

Eran la misma niña y al mismo tiempo era dos completamente diferentes.

Una nació muerta y la otra fue dada en adopción.

-Bella - susurró y las maquinas se volvieron locas.

-Papi... - Bella se quebró en ese instante, se acercó rápidamente a el y tomó su mano frágil entre las suyas.

-Cielo, perdóname. Lo lamento tanto, tanto. Yo solo quería que fueras feliz... Pero hice todo lo contrario. Te hice daño de una manera irreparable, a ambos - miró a Edward quien seguía de pie junto a la puerta.

-No, papi. Yo lo siento, debiste de haberme dicho que estabas tan enfermo, yo...

-No. Merezco tu rechazo, tu odio, mas de lo que te imaginas, Isabella. Yo no quería, pero fue la mejor solución que Carlisle me mostró. Eran solo unos niños. Solo queríamos que fueran felices, que tuvieran una vida, pero no hicimos mas que daño. La que mas sufrió era la que menos tenia la culpa. Esa pobre criaturita... Era tan hermosa, tenia tu ojos. Tenia las mejillas rosaditas y sus deditos se enroscaron en el mio cuando la sostuve en mis brazos... No debí de haberlo hecho. Muchas veces quise buscarla pero no podía por ser su abuelo, no su padre... Te juro que no quería herirte, solo quería lo mejor para ti y para Edward. Eran muy jóvenes, esa bebé solo iba a traer problemas... Lo siento tanto. Carlisle firmó los papeles de adopción y yo estuve de acuerdo. Lo siento tanto - la cara de Charlie estaba surcada en lagrimas.

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#63

Capítulo 27 (Continuación)
Bella lo miró con los ojos redondos como platos escuchando su discurso apresurado y susurrado, no se había movido ni un solo milímetro. Tras ella el corazón de Edward galopaba en su pecho de manera dolorosa.
Charlie estaba diciendo lo que el creía que estaba diciendo?

No.

Ellos sabían que la bebé había nacido muerta. Su padre, Carlisle, estuvo en el parto con Bella. Charlie había estado en el hospital. Las enfermeras y el pediatra dijeron los mismo, los papeles decían que Carlie había nacido muerta y ahora... ahí estaba Charlie en su lecho de muerte diciendo que no. Que el la había visto, que tenia los ojos de Bella, que su manita se había enroscado en su dedo...

No.

No.

No.

El mentía. El estaba delirando. No era cierto.

Charlie y Carlisle no pudieron haber hecho semejante cosa!

Pero... su padre... Carlisle... el era la peor persona que había conocido. El se enojó cuando se enteró que estaba saliendo con nada mas y nada menos que con la becada del colegio. Se puso furioso cuando se supo que ella estaba embarazada. Edward aun recordaba como lo había golpeado a puño limpio llamándolo estúpido. Unos meses después había estado todo sonrisas diciendo que seria abuelo, dijo que se encargaría de todos los gastos del parto, el pediatra del bebé. Carlisle había cambiado de la noche a la mañana, primero había maldecido al bebé y después estaba emocionado, a Edward le había parecido sospechoso, pero estaba feliz de que su bebé nacería en un hogar con amor. Había creído que la bebé había ablandado el corazón de su padre...

Solo era una mentira, el había actuado de esa manera por que ya tenia un plan. Iba a deshacerse de la bebé.

Carlie... Mi carlie esta viva, pensó Bella. No había muerto. Era la cosa mas hermosa y monstruosa que podía haber escuchado en su vida. Su padre y... Carlisle... eran las personas mas horribles que hubiera conocido. Su hermosa Carlie no debía de llevar ese nombre, sus abuelos la había alejado de ella. Su Carlie, estaba viva. Viva!Podría ser cualquiera, tal vez incluso se conocían, se habrían visto alguna vez en el aeropuerto, en la tienda... Incluso podría haber visto su rostro en los archivos de Servicios Infantiles.

Servicios Infantiles, pensó Edward. Podrían encontrar a Carlie gracias al trabajo de Bella. Iba a contratar a un investigador privado en dado caso en que no dejaran a Bella entrar en esos archivos viejos de mas de veinte años.

Su Carlie, su pequeña princesa tenia los ojos de Bella.

La imaginaba hermosa, inteligente, graciosa, divertida, feliz... Eso esperaba, que fuera feliz.

Dios, la dieron en adopción! Que familia la habría adoptado? Seria alguien bueno? Llamaría papá y mamá a otras personas? Querría estar en contacto con ellos? Le creerían cuando ellos le dijeran que no la dieron en adopción, que les fue arrebatada de sus brazos como si fuera una novela?

-Nombre, dame su nombre, Charlie - masculló Edward con los puños y la mandíbula apretada, mientras Charlie gastaba su últimos minutos de vida pidiéndole perdón a su hija que lloraba aun sin moverse.

-Dwyer... Renesmee Dwyer. Ese nombre estaba en los papeles de adopción que llenó Carlisle. Lo siento tanto, Bells... No merezco tu perdón, lo se. Pero lo siento tanto...

Bella parpadeó saliendo de su trance.

-No, no te mereces mi perdón. Mereces ir al infierno, pero me alegro de que no te llevaras esto contigo - se puso de pie y salió de la habitación seguida de Edward.

Salieron corriendo a los ascensores, desesperados por comenzar a buscar hasta debajo de las piedras, pero antes de que el ascensor llegara, Sue de acercó.

-Te lo dijo? Te dijo sobre Carlie?

-Usted lo sabia? - preguntó Edward.

-Me lo dijo hace cinco años cuando tuvo el primer infarto.

-Cinco años! Por que no nos lo dijo?!

-Ustedes nunca contestaban sus llamadas. Lo entiendo, créanme, hubiera hecho lo mismo... pero no tienen idea de cuan arrepentido esta.

-Solo pídale a Dios que mi niña este bien -masculló Bella, jurando que jamas la llamaría Carlie de nuevo ya que era la mezcla de Carlisle y Charlie-. Por que juro que iré yo misma al infierno y ahí remataré a Charlie.

Dos días después Bella y Edward estaban en el cementerio viendo como bajaba el féretro del hombre que les había arruinado la vida. Bella no lloró, no dijo nada, solo estuvo ahí parada junto a Edward imaginando la sonrisa de Renesmee, imaginando su vida, imaginando el tono de su voz, de su risa. Se preguntaban de que color seria su cabello, su piel... Imaginaban como seria tenerla entre sus brazos abrazándola tan fuerte hasta doler.

Bella y Edward regresaron al hotel a hacer llamadas. Bella contactó a sus amigos en Seattle de Servicios Infantiles para que le hicieran el favor de contactarla con las oficinas de Nueva York y la dejaran buscar a su hija. Mientras, Edward contactaba a un viejo amigo de su madre que sabia que le ayudaría sin decirle una palabra a su padre. Edward no quería verlos ni en pintura.

-Renesmee Dwyer - repetían su nombre una y otra vez en su mente, en sus corazones y a las personas que acordaron en ayudarlos. Las fiestas estaban cerca, todos estaban de vacaciones. Les parecía una eternidad tener que esperar hasta el siguiente año, pero estaba a solo unos días.

Bella y Edward hablaron con Jacob diciéndole que no iban a llegar para navidad, tenían que volver a Seattle y organizar sus vidas para así poder regresar a Nueva York, el lugar al que juraron nunca vivir de nuevo, pero ahora tenían un propósito, tenían un pequeño rayo de esperanza y se aferrarían a el.

Encontrarían a su hija, costara lo que costara.

Hace alrededor de 2 meses

0

1
#64

Capítulo 28

-Pasaremos tus cosas este domingo, para que el apartamento quede vació para Edward y Bella. Te parece bien? - preguntó Jacob con una sonrisa viendo a Nessie texteando con Alice.

Era viernes por la noche, ambos ya estaban bañados, en sus pijamas y en la cama como si fueran niños buenos. Pero desde que habían llegado del trabajo habían tenido sexo donde pudieron por todo el apartamento.

Habían tenido que soportar la fiesta navideña de K.B. & Asociados sin tocarse y casi sin mirarse excepto en las fotografías, por que si lo hacían hubieran mandado todo al diablo y se hubieran encerrado en la oficina de uno de los dos y hubieran hecho cosas innombrables. Así que al llegar al apartamento de Jacob el volcán hizo erupción.

-Si, me parece genial. Ellos cuando vendrán siempre? - despegó los ojos de su celular para mirarlo, estaba emocionada por conocer al fin al conde y la condesa Cullen.

Jacob le había contado que Charlie Swan, el padre de Bella y padrastro de Seth y Leah, había muerto días después de que ellos fueron al hospital a visitarlo; pero antes de que falleciera le había contado algo terrible a su hija. Carlie, su pequeña niña, no nació muerta. La dieron en adopción y ahora Bella y Edward estaban dejando toda su vida en Seattle para regresar a Nueva York y comenzar la búsqueda de su pequeña bebé.

Nessie había llorado al saber aquella noticia. El conde y la condesa Cullen merecían ser felices. Eran personas buenas que no le habían hecho ningún daño a nadie y sufrieron como si fueran pecadores. Tal vez en otra vida fueron personas realmente malas. Pero ellos se merecían su final feliz

-El treinta estarán aquí. Vamos a ir todos juntos a la fiesta en el W.

Nessie sonrió encantada de que fueran a ir a la fiesta de año nuevo.

-Genial! Espero que les guste la música de Jason DeRulo. Aun no puedo creer que si lo consiguiera! - Nessie cubrió su boca con las manos y gritó en ellas para que los vecinos no pensaran que Jacob la estaba asesinando o algo así.

El día en que habían ido a ver al padrastro de Seth y Leah Clearwater el manager de Jason la llamó para decirle que habían aceptado presentarse en la fiesta de los McCarty, recibir el año nuevo dando la cuenta regresiva. Nessie quería gritar de la emoción pero estaban en el área de Terapia Intensiva, así que solo saltó a los brazos de Jacob y aceptó el abrazo incomodo de Seth. En cambio recibió miradas furibundas de Leah, en cierta manera le estaba restregando lo que había hecho con su antigua cuenta, con su antiguo trabajo y con su antiguo jefe, por lo que Renesmee decidió marcharse a la cafetería del hospital y desde ahí con un horrible café en la mano hizo las llamadas correspondientes a los McCarty, a Jasper, a Alice y por supuesto a Bree.

Ahora estaba emocionada por que en tres días viviría oficialmente con Jacob para dejarles su antiguo apartamento a Bella y Edward, pronto seria navidad y vivirían felices para siempre.

Nessie por fin tendría una navidad como es debido, con árbol, regalos, comida caliente. Recibiría el año nuevo rodeada de amigos en una fiesta genial que ella había organizado para los McCarty.

En el spa del hotel W tenia reservado masajes, faciales y demás cosas que consentirían a Bella y a ella antes de la fiesta. Después la dejaría en manos de Alice por que Nessie tendría que ir a hacer un chequeo de ultimo minuto a los preparativos de la fiesta. Ya en la noche trataría de tener a todo el mundo contento, tanto a las celebridades invitadas como a la prensa que cubriría el evento y trataría de pasarla genial junto a Jacob y sus mejores amigos.

Quería que todo fuera perfecto, quería que ellos la aprobaran. Su opinión era muy importante para Nessie. Una cosa era que le cayera bien a Alice, pero Edward y Bella eran diferentes. Conocían a Jacob desde hacia veinte años, casi los que ella tenia.

-Estoy tan nerviosa y tan emocionada. Tantas cosas van a pasar... Primero conoceré a tus amigos y al día siguiente sera la fiesta...

-No estés nerviosa. Ellos te van a amar y la fiesta sera genial. Todo saldrá perfecto, Ness - Jacob le acarició la mejilla con el dorso de su dedo.

-Me lo prometes? - preguntó la chica en voz baja.

-Te lo prometo.

Pero no estaba en manos de Jacob que todo saliera perfecto, todo terminó en desastre.
Nessie se paró en la puerta de su apartamento -pronto a ser de los Cullen- y con una sonrisa la cerró. Ese hermoso y lujoso lugar había sido su hogar durante unos meses y aun no podía creer que hubiera vivido ahí. Entre ella y Emily habían limpiado el lugar y lo dejaron reluciente sin ninguna evidencia de que ella vivió ahí y había tenido sexo con La Bestia por todo el lugar. Seria mejor que eso no lo supieran nunca el Conde y la Condesa Cullen.

La chica cerró la puerta con llave después de apagar las luces y tomó la mano de Jacob quien la esperaba en el pasillo. Ella lo miró deslumbrada como si fuera la primera vez que lo viera.

Como siempre que estaban en casa llevaba un suéter de cashmire, jeans, botas de montanista y una bufanda en el cuello anudada de esa forma en que ella había visto en la GQ. Su cabello no estaba peinado con ningún producto como lo llevaba en la oficina. Ya no lucia como aquella bestia hermosa e inalcanzable. Solo lucia inalcanzablemente hermoso... pero era suyo y ahora vivirían juntos.

-No tendré que recoger tu desastre después de que te duches, cierto? - preguntó Nessie en broma mientras caminaban al ascensor.

-No, yo seré quien ande detrás de ti recogiendo tu toalla del piso, tu ropa poniéndola en el cesto, escondiendo tus bragas para que no te las pongas -Nessie le dio un manotazo en el estomago-. Cosa que ya hice.

-Jacob!

-Que? Crees que te de frío? - una sonrisa boba se instaló en su rostro y Nessie no hizo mas que reírse.

Amaba cuando La Bestia se ponía así de simple y juguetón.

-Por que si es así, yo estoy mas que dispuesto para calentarte - murmuró el apretando el botón del ascensor.

-Compórtate. Pronto tendremos visitas y te aseguro que no te vas a portar de esa manera ni salirte con la tuya en cualquier lugar que a ti te plazca.

-Como si alguna vez te hubieras quejado o negado - La Bestia le dio una nalgada justo a tiempo cuando las puertas de metal se abrieron frente a ellos y para gran vergüenza de Renesmee no iba vacío.

Una vez en la puerta del apartamento de Jacob el la abrió, pero no dejo entrar a Nessie con sus propios pies. La cargó entre sus brazos y ella soltó un chillido por la sorpresa. Cruzaron el umbral como un par de recién casados y ella sonrió al notar aquel gesto.

La Bestia no la dejó en el piso hasta que llegaron a su habitación la cual estaba llena de rosas blancas y rojas.

-Jake...

-Te gusta?

-Si, pero... me perdí alguna fecha importante? Un aniversario o algo? - susurró avergonzada.

Cada diez del mes el le había dicho feliz aniversario y ella ni en cuenta. La Bestia le había dado chocolates o había hecho algo especial como comer la misma comida y pastel que comieron en su cumpleaños. Ella siempre lo olvidada. Como se iba a acordar de que su cumpleaños era su aniversario si nunca nadie había recordado siquiera su cumpleaños?

Uno de los propósitos de la chica era comenzar a recordar ese tipo de cosas, ni siquiera recordaba en que día perdió su virginidad.

-No, no te perdiste de nada. Solo quería darte la bienvenida.

Renesmee se mordió el labio antes de saltarle encima y atacarlo para darle las gracias de manera gráfica, explicita y sucia.

.

El martes veinticuatro de diciembre Renesmee despertó cuando sintió un pinchazo en una nalga. Salió de la inconsciencia confundida pensando que seria un sueño, pero luego escuchó unas risitas y como un peso subía a su espalda junto con besos húmedos que llegaron por su cuello hasta su mandíbula.

-Jake - susurró adormilada.

-Si?

-Quiero dormir - murmuró con tono somnoliento.

La bienvenida había durado lo que resto del domingo hasta altas horas de la noche, se ducharon juntos para ir al trabajo y en la oficina como casi no había personal y nada mas que hacer excepto cosas indebidas, Renesmee estaba agotada. Pero La Bestia...

-Yo quiero jugar. Tuve que cortar tu pijama para desnudarte, por que tu estabas dormida como un tronco.

-Cortaste mi pijama?! - Nessie trató de girar sobre su espalda para enfrentarlo, pero con horror se dio cuenta de que estaba atada... de nuevo. Estaba totalmente extendida sobre su estomago a la mitad de la cama. Tiras de seda estaban atadas a sus muñecas y tobillos y el otro extremo estaba atado a los gruesos postes de la cama.

-Jacob!

-Shh! No tengas miedo, preciosa. Solo soy yo. No tengas miedo... Me tienes miedo?

Nessie luchó contra sus ataduras aun semi dormida y en un sollozo contestó:

-A veces.

La Bestia cerró los ojos sintiendo como si le hubieran dado una patada en el estomago. Ella le tenia miedo. Su preciosa virgen le tenia miedo. Sintió como si se estuviera ahogando, la garganta le ardía. En verdad quería llorar.

Se levantó de la cama viéndola forcejear con las ataduras y gimiendo por soltarse, casi corrió por la habitación en busca de las tijeras. Cuando las tuvo en sus manos cortó cada atadura, liberándola.

Renesmee se retorció en la cama tomando una de las almohadas como escudo y se quedó helada al ver la expresión de Jacob. Lucia como si estuviera... agonizando.

-Jake...

-Lo siento yo... No era mi intención asustarte... lo que menos quiero es que me temas.

Renesmee abrió la boca para decirle que no le temía. Que no le tenia miedo, simplemente no había estado totalmente despierta y eso la había asustado. En múltiples ocasiones se había despertado para darse cuenta de que La Bestia tenia su lengua enterrada entre sus muslos, en otras ocasiones el ya estaba enterrado profundamente en ella y con una sonrisa descarada. Pero ahora había estado atada, de nuevo como aquella vez en la mesa de billar.

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#65

Capítulo 28 (Continuación)
Últimamente Jacob no quería hacer mas que tomarla de esa manera. El día anterior le había atado las manos a la espalda con su propia corbata y tomado por detrás en su gran escritorio en la oficina a la hora del almuerzo. En otra ocasión solo le había atado los tobillos separandoselos para tener total y completo acceso a ella. Hacia tres noches la había atado sobre la mesa del comedor y había comido de su cuerpo.

Ahora despertándose de esa manera no le había dado miedo en si, no de que le fuera a hacer daño... sino que aun estaba dormida y simplemente se asusto despertar de esa manera.

Si, eso era... solo se había asustado de despertar así.

Nadie podía culparla. Había estado teniendo un sueño extraño sin sentido, de esos de los cuales te olvidas en cuanto despiertas por que sabes que estas a salvo y que cualquier cosa que te haya perseguido en la inconsciencia no es real. Despertó atada y con Jacob diciéndole que había cortado su pijama. Fue extraño.

Pero aun así necesitaba saber algo.

-Por que te gusta atarme? - preguntó en voz baja dejando la almohada de lado sintiéndose estúpida y ya un poco mas consciente... y haciendosele agua la boca.

La Bestia estaba completamente desnudo a los pies de la cama con una erección que ya comenzaba a llorar por ella.

-Por que... - no terminó la frase, solo se encogió de hombros.

-Ven - Nessie se hincó en la cama y extendió la mano hacia el.

El rodeó la cama y se subió a ella después de dejar las tijeras en la mesita de noche.

Renesmee se pegó a su cuerpo.

-Donde están las sabanas? Tengo frio.

-Quieres que te caliente? - el angustioso rostro de Jacob se había ido en el momento en que ella le tendió la mano.

Había llegado a la misma conclusión que ella, solo fue el sobresalto de despertar atada. Nunca se había enfadado o enojado cuando el ha empezado las actividades sin su consentimiento. Siempre era muy receptiva y terminaba gritando su nombre y arañando su espalda.

-Si. Calientame - la chica se subió al regazo de La Bestia y comenzó a contonear sus caderas de modo que sus sexos se friccionaban.

-Me mata cuando haces eso - gruñó Jacob contra su cuello.

-Haz... hazme lo que me ibas a hacer, Jake - susurró contra sus labios encontrando el modo exacto de contonearse contra el.

-No.

-Ya no tengo miedo... hazlo... Aahh! - un gemido salió de su boca cuando el se movió de bajo de ella y así poder entrar en su húmedo y apretado sexo.

-Ahora que lo pienso... prefiero esto... Tu... en tu gloriosa desnudez sobre mi... Que mejor regalo de navidad que ese... Tu...

-Aun no es navidad, señor Black. Aun no puede tener regalos.

-Entonces... solo úsame para tu placer.

Jacob veía el techo con una enorme y estúpida sonrisa, no hacia pocos minutos Renesmee había colapsado en su pecho después de haberlo montado como en una de las primeras fantasías que La Bestia tuvo con ella.

Ya habían utilizado esa posición decenas de veces, pero Jacob no se cansaba de ella. Para el no había nada mejor que ver a su preciosa virgen comportarse de manera opuesta a su sobrenombre secreto. Y que mejor manera de acabar aquella mañana que con ella de rodillas entre sus piernas, usando su boca como una aspiradora... Eso Jacob jamas lo vio venir y fue mejor que lo que el había planeado al tenerla atada.

Mas tarde prepararon una charola con toda la comida fácil que encontraron en la cocina y establecieron su campamento en la sala frente a la chimenea. Era una delicia que los últimos siete pisos contaran con una.

Comieron fruta, pan con queso cottage, galletas con queso crema, jamón y bolitas de melón envueltas con prosciutto -el cual Emily les había preparado para la cena y no como un snack post sexo salvaje-, bebieron vino y de postre fresas con chocolate liquido que tenían en un pequeño tazón.

Estas ultimas le dieron una idea a Nessie y con eso iniciaron el siguiente round.

.

-Feliz navidad, Renesmee! - Jacob se dejó caer en la cama junto a Nessie.

Como si fuera un niño emocionado por los regalos que Santa Claus le había dejado bajo el árbol, se levantó de la cama, se puso el pantalón negro de su pijama, corrió a las cortinas y las abrió. Casi soltó un grito emocionado levantando los puños al ver que estaba nevando. Nueva York estaba totalmente cubierto de nieve, pero no de manera monstruosa como el año anterior que dejó a medio Manhattan sin luz. Esta nieve era perfecta.

Salió de la habitación, encendió la chimenea, abrió las cortinas de la sala y acomodó de nueva cuenta los regalos que le tenia a Renesmee bajó el árbol. Le llamó a Sam para que le trajera el detalle final y este gruñó como respuesta; el y Emily seguían dormidos.

Una vez con todo puesto tal y como La Bestia lo había imaginado regresó a la habitación a despertar a la chica que pronto seria su esposa.

Y si dice que no?

Las horribles dudas comenzaron a enterrar sus feas garras en el.

Malos pensamientos fuera, malos pensamientos fuera - canturreó para sus adentros.

-Nessie despierta, ya es navidad. Es hora de abrir los regalos.

Renesmee sonrió entre sueños.

-Vamos, preciosa - La Bestia saltó de rodillas junto a ella mirándola rebotar ligeramente sobre el colchón.

-Otro ratito mas... Estoy agotada.

-No puedo esperar, tu regalo no puede esperar, vamos.

Estirándose en la cama y bostezando Nessie por fin abrió los ojos y se encontró con los de Jacob que brillaban como nunca antes. Estaba particularmente hermoso esa mañana. Sus ojos negros brillaban como las estrellas, su cabello negro estaba adorablemente revuelto, su sonrisa era amplia y esperanzada... y lo mejor: su pecho estaba al descubierto mostrando orgullosamente su tatuaje de dragón medieval que se enroscaba en su pecho y espalda. El dragón aun tenia los ojos tristes, pero Jacob ya no, nunca mas.

-Buenos días, hermosa - La Bestia bajó la cabeza y depositó pequeños besitos en todo el rostro de la chica que lo miraba como el deseaba que lo hiciera al abrir su ultimo regalo esa mañana.

-Buenos días, hermoso - replicó con una sonrisa.

-Hermoso?

-Sip.

-Ven, vamos a abrir los regalos! - le pasó una larga bata de seda color perla y le ayudó a ponérsela.

Aun adormilada pero con una sonrisa, Nessie caminó a su lado tomados de la mano.

La sala estaba hermosa, el árbol y la chimenea encendidos, chocolate caliente y brownies los esperaban en la mesita de centro, se veía la nieve caer por las ventanas y las envolturas metálicas de los regalos resplandecían bajo las lucecitas parpadeantes del árbol.

Pronto los dos cayeron de rodillas y comenzaron a intercambiar regalos, agradecimientos y besos.

Jacob casi se desmaya al ver sus regalos, los artículos elegidos por Nessie en la sexshop eran perfectos.

-Un tapón anal? No lo se Nessie... hemos hecho cosas sucias y haremos unas bastante raras y pervertidas con todo este material nuevo, pero... no creo que esto me vaya a mi... Y ademas lo compraste color rosa... no me voy a ver muy masculino con esto ahí - bromeó.

-No es para ti, tonto! Pero si quieres compro uno azul... o negro...

-Mmm... déjame pensarlo - no estaba bromeando.

Después de eso Nessie tomó un regalo envuelto en azul eléctrico, desgarró la envoltura, abrió la caja blanca de cartón en la cual venia y casi se cae de espaldas al ver el interior. La caja plana con aquel distintivo color azul la asustó. Se limpió las manos en la bata de seda -que cada vez estaba mas abierta para el deleite de La Bestia- y se atrevió a tomarla entre sus manos, desató el lacito blanco, miró a Jacob, dejó el lacito a un lado, miró a Jacob de nuevo, respiró profundamente y abrió la cajita. Jadeó al ver la joya resplandeciente que la esperaba.

Era el collar de platino con diamantes y el zafiro incrustado en la media luna.

-Jacob...

-Te gusta? - las mejillas de La Bestia estaban totalmente estiradas en una sonrisa que rayaba en lo doloroso. Pero el estaba completamente feliz y expectante.

-Esto... esto es demasiado. Yo solo te compré... No pensé que fueras a... Mis regalos son tan estúpidos... Yo...

-Te gusta?

-Es... demasiado.

-Te gusta?

-Es hermoso - eso era todo lo que quería saber Jacob.

La Bestia sonrió quitandole la caja de las manos.

-Permiteme - le hizo el cabello hacia el hombro izquierdo y cerró la cadena en su cuello.

La joya fría le erizó la piel a Nessie, la media luna quedaba perfecta, justo en el valle de sus senos.

-Es un zafiro, es la piedra de tu mes - susurró Jacob después de darle un pequeño beso en la mejilla.

La chica se llevó los dedos a la joya y lo miró como si no hubiera entendido lo que le dijo. Ella no sabia que esa era la piedra preciosa de septiembre.

-Es demasiado - repitió.

-Tonterías - le acarició las mejillas con los pulgares-. Si por mi fuera te hubiera comprado mas, pero sabia que no lo aceptarías, ese collar fue mi limite. Es lo mas sencillo que te puedo dar, es lo mas sencillo que puedes esperar que yo te de.

Era verdad, La Bestia llevaba una vida sencilla en comparación a como podría vivir. SI quería podría vender la agencia de publicidad y vivir solo de las ganancias de Alice Brandon Couture, el era el dueño de una buena parte de la compañía; y aun así podría consentir a Nessie en lo que ella quisiera. Era una lastima que ella no se dejara mimar mas.

-Pero Jake...

-Es sencillo y lo puedes traer siempre, lo que te daré en febrero lo puedes usar solo aquí en casa. Solo para mi... solo eso. Te parece bien?

Nessie asintió.

No quería ni imaginarse que joya extravagante estaría pensando en regalarle.

-Abre otro regalo, no se compara con este zafiro, pero creo que con el te lo pagaré.

Jacob levantó una ceja intrigado por sus palabras.

-No quiero que me pagues nada, Ness.

-Creo que cambiaras de opinión cuando lo veas.

De rodillas Nessie caminó hasta el árbol y tomó dos cajas rojas y planas.

Cuando por fin Jacob desgarró las envolturas se encontró con el disfraz de colegiala y el de enfermera.

-Ha sido una niña muy mala, Renesmee. El padre Black te dará tu castigo.

-Padre Black?

-Muy pervertido?

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#66

Capítulo 28(Continuación)
-Un poco - con su indice y pulgar hizo un gesto de cuan pervertido era.

-Bien!

Nessie soltó una carcajada.

-Creo que saldré solo en pantalones a hacer ángeles de nieve para enfermarme y así me cuides.

-No necesitas una pulmonía, Jake. Me lo pondré esta noche si quieres y este sera mi termómetro - le mostró el tapón anal color rosa con una sonrisa perversa y Jacob hizo un gesto.

Continuaron abriendo regalos. La sala estaba llena de juguetes sexuales, disfraces, libros, corbatas y pañuelos, lociones y perfumes, un nuevo portafolio para cada uno, un Aston Martin Vanquish 1960 a escala para la colección que tenia La Bestia en su estudio, un par de tacones de aguja color rojo que combinarían con el atuendo de enfermera, un par de botas de motociclista, un Kamasutra -que en realidad no les hacia falta- y mar de envolturas coloridas.

Las orejas de Renesmee estaban bellamente adornadas con los diamantes de corte princesa que había tratado que La Bestia regresara a Tiffany's, las cuales el ni loco haría. Así que después de una discusión de cinco minutos Jacob se los puso y la hizo jurar que nunca se los quitaría al igual que la luna de platino, diamantes y zafiro, pues si lo hacia seria estar rechazándolo a el. Le estaría lanzando su amor a la cara y demás dramatismos que La Bestia improvisó.

El corazón de Jacob latía desesperado mientras veía a Nessie terminarse el ultimo brownie. Era el momento, era la hora. Se levantó del sofá que compartía con ella frente a la chimenea.

-Ya regreso.

-De acuerdo! - ella continuó en la ignorancia tomando su chocolate caliente.

Era la mejor navidad de la historia de las navidades. Al menos la suya propia. Estaba nevando, tenia regalos, estaba en un lugar calientito y hermoso, tenia un árbol... y lo mejor... no había despertado llorando, sino sonriendo por la simpleza de Jacob que la había despertado como un niño pequeño emocionado con la navidad.

Había sido perfecto y tenia miedo. Era demasiada felicidad, era demasiado amor, demasiada perfección. Algo muy dentro de ella le dijo que algo iba a ocurrir, algo iba a pasar y todo le seria arrancado de tajo. Puso sus manos sobre el corazón tratando de calmarse y luchó contra las lagrimas. Luchó contra todos aquellos instintos que le decían que algo iba a ocurrir. Luchó contra las lagrimas y el pesimismo. Por que eso estaba siendo, pesimista y negativa. Todo estaba bien, Esto era la balanza de la vida inclinándose por fin de su lado.

-Te queda un regalo mas, Nessie! - Jacob apareció tras de ella llevando en sus manos una caja de terciopelo purpura con un lazo turquesa.

-Otro?!

-Si - Jacob se hincó frente a ella y con cuidado le dejo la caja en el regazo.

-Que es?

-Algo... pequeño.

No, no era algo pequeño. Era algo enorme. Era algo pequeño físicamente, pero enorme simbólicamente.

Sospechando por el tono de voz de La Bestia, Nessie desató el grueso lazo turquesa y lo amarró torno al cuello del hombre semi desnudo frente a ella.

-Tu eres el único regalo que quiero - lo besó en los labios dura y rápidamente.

Se volvió de nuevo a la caja que tenia en las piernas y al abrirla ahogó un grito.

-Un osito de peluche! -grito emocionada. Nunca había tenido uno propio-. Nunca he tenido uno, es hermo... - metió la mano para tomar al osito, pero este la lamió-. Aaah! Que demo... Es mecánico?! AAAHHH! - chilló al ver que no era ni un osito y no era mecánico.

Era nada mas y nada menos que un pomeriano blanco tacita de te.

-ES HERMOSO! - miró la carita del perrito que tenia en sus manos, el cual cabía totalmente entre ellas.

-Es ella - corrigió Jacob sonriendo al saber que le gustaba su ultimo regalo.

-Ella? - Renesmee la volteó patitas arriba y sopló entre su pelaje esponjocito para ver que pasaba ahí abajo-. Es una ella!

Sus ojitos negros la miraban emocionada, su diminuta naricita la olfateaba y decidió que ya amaba a su nueva dueña. Sacó su lenguita rosa para intentar lamerla.

-Hola coshita peshosha! Hemosha, peshosa, coshita bellah! -Nessie aplastó a la pequeña bola de pelo contra su mejilla-. Po que toy hablando de eta manera? -movió a la perrita frente a su rostro-. No lo she. No lo she. Pello she que eresh adorable. Verdad que shi? Verdad que shi? Mira esos ojitos bellosh! Mira esa narishita. Coshita hermosha, coshita bellah.

Renesmee se aclaró la garganta avergonzada de estar hablando de esa manera, pero es que la bolita de pelo en verdad era adorable.

-Como se llama, Jake? -lo miró y se dio cuenta de que estaba algo pálido-. Jake?

Jacob respiró profundo aun frente a Renesmee, sentado en la alfombra. Tragó saliva con el corazón a punto de estallarle.

Su vida estaba a punto de cambiar.

-Esta... esta en su placa - susurró.

Nessie frunció el ceño y levantó a la perrita a la altura de su cara, para poder ver la placa que colgaba del lazo blanco que se perdía en su blanco de inmaculado pelaje... pero no encontró una plaquita. Encontró nada mas y nada menos que un brillante anillo de diamantes.

.

Hace alrededor de 2 meses

0

0
#67

Capitulo 29
-Renesmee Dwyer... desde que recuerdo siempre... Yo... -Agh! No, así no era!- Te amo. Te amo mas que a nada. Yo quiero... yo... -Deja de trabarte, Black!- Te amo. Amo quien eres, amo la persona que soy contigo, amo esa burbuja que nos envuelve cada vez que estamos juntos. Amo cada conversación, cada pelea, cada beso, cada caricia... -Respira, Black!- Te amo. Antes de ti solo podía imaginar como seria mi vida cuando encontrara a alguien a quien amar, alguien que me amara también. Pero ahora solo puedo imaginar mi vida junto a ti. He imaginado un matrimonio como el de mis padres, no fue perfecto, pero nunca he visto a nadie mas enamorado que ellos dos... Desde que te conocí no he hecho otra cosa mas que imaginar... Ya me cansé de hacerlo, ya me cansé de pensar en como sera mi futuro contigo, por que quiero vivirlo. Quiero vivir mi futuro junto a ti. Si tu me lo permites te haré la mujer mas feliz del mundo. No estoy diciendo que todo sera un lecho de rosas, por que habrá ocasiones en las que discutiremos, pero tenlo por seguro que siempre habrá una manera en que arreglemos las cosas. Pero hay algo que te puedo asegurar, prometer y jurar... y eso es que nunca dejare de amarte... Te prometo, te juro que nunca te voy a dejar, siempre estaré a tu lado, pase lo que pase, bajo ninguna circunstancia te abandonaré. Tu eres mi felicidad y quiero ser la tuya.

Las lagrimas recorrían el rostro de ambos, la perrita estaba inquieta durante la inamovilidad de los humanos, así que saltó de las piernas de la humana y se dedicó a recorrer el sofá, hasta que encontró un cómodo y calientito rincón entre los cojines y se acostó bostezando, pero su comodidad duró muy poco, pues el macho humano que había estado hablando antes y que le había pedido fuerzas y ánimos antes de meterla a una caja oscura después de darle comidita, la tomó de nuevo y le quitó su collar.

-Renesmee Dwyer... Nessie... te quieres casar conmigo? - murmuró Jacob con el anillo de diamantes que había elegido en Tiffany's y que casi escapaba de sus temblorosos dedos.

Nessie aun seguía inmóvil, con el corazón galopando en su pecho, en su mente solo podía decir: OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS! OH DIOS!

Sus labios se movieron por si solos, pero Jacob alcanzó a escuchar un diminuto:

-Si.

Jacob sintió como si el peso del mundo le fuera quitado de los hombros, mientras colocaba el anillo en el dedo anular izquierdo de su futura esposa y una enorme sonrisa rompió en su rostro. Se puso de pie llevándose a Renesmee con el para darle un beso de película, tomándola entre sus brazos e inclinandola hacia el suelo sosteniéndola contra el.

Nessie soltó a reír cuando el comenzó a desvestirla y besarla por todo su cuerpo desnudo y la perrita comenzó a ladrar. Era un ladrido adorable.

-Dijiste que si, dijiste que si, dijiste que si, dijiste que si, dijiste que si! - masculló entre beso y beso.

-Si, dije que si... Pero... no... espera... Ella nos esta viendo - Nessie trató de cubrirse con la bata y dándose cuenta de que estaba en el suelo alfombrado de la sala.

Que no estaba siendo besada dramáticamente después de haber dicho que si?

Oh, Dios! Dije que si! Dije que si? Estoy comprometida? En verdad Jacob me pidió matrimonio?

La Bestia se levantó y tomó a la perrita para volverla a meter a su caja y la acomodó bajo el árbol como si fuera un regalo sin abrir.

Estoy comprometido! Dijo que si!

Eso tenia que saberlo el mundo entero.

Salió corriendo hacia la puerta y gritó:

-DIJO QUE SI! - levantando los brazos con las manos hechas puño.

Cerró de un portazo, puso el seguro y la cadena. Se encaminó de nuevo hacia Nessie y la atacó a besos mientras le hacia cosquillas.

-No! Jake! - trató de alejarlo mientras se reía.

-Te gusto tu anillo? Lo puedo cambiar...

-No! Me encanta.

Renesmee en realidad ni había visto bien el anillo. No había pasado ni un minuto de que había dicho que si.
-OH POR DIOOOOOOOOOSS! - gritó Alice dejando sorda a Nessie.

Después de haber hecho el amor frente a la chimenea y sexo salvaje en la ducha, Jacob y Renesmee decidieron que era hora de avisarle a sus amigos.

La Bestia le llamó primero a Rachel y ella había gritado emocionada maldiciendo haber elegido pasar junto a su hermano Acción de Gracias en lugar de navidad. Luego le llamó a Bella y a Edward quienes habían celebrado con gritos. Cosas increíbles estaban pasando, ellos encontrarían a su hija, su mejor amigo se iba a casar, pronto conocerían a la afortunada. Todo estaba bien.

-Alice, me has dejado sorda - murmuró Nessie frunciendo el ceño.

-Es que es... No lo puedo creer! Es decir, sabia que eso ocurriría tarde o temprano, pero no tan... Lo ultimo que supe es que te ibas a mudar con el el domingo y ahora están comprometidos... Yo voy a hacer tu vestido de novia, cierto?

-Lo harías?

-Estas bromeando? Tengo al menos quince bocetos que he diseñado desde el día en que te conocí.

Woah!

-En serio?

-Sip. Voy a estirar un poquito mi suerte... así que... puedo ser tu dama de honor? Tengo que serlo, por que es decir... soy yo. Y te haré un vestido hermoso, tan hermoso que lloraras y Jacob se desmayara en el altar cuando te vea...

-Mmm... iba a decir que si, pero no quiero que Jake se me desmaye antes de que diga si acepto...

La risa tintineante de la diseñadora hizo reír a Nessie.

-No seas boba, es un decir... Entonces si podre ser tu dama de honor?

-Si, de hecho iba a pedírtelo a ti, a Bree y a Emily - replicó Nessie mirando de nuevo los brillantes diamantes que ella sabia que habian costado una fortuna.

En el interior del anillo decia la Tifanny&Co. Todos sabian que nada en esa joyeria costaba un dolar.

-Que hay de Rose? Ella también es tu amiga, no?

-Si, pero... no se por que tengo el presentimiento de que cuando pregunten quien tiene un impedimento para que se lleve a cabo esta unión... ella salte y diga que se opone o diga que me organizara mi despedida de soltera y en realidad me secuestre y me lleve a Nashvile. En verdad no le gusta Jacob.

Alice se rió de nuevo.

-Si, tienes razón. Mejor aun no le digas nada.
Bree se quedó callada cuando Renesmee le dijo:

-Jacob me propuso matrimonio y le dije que si.

Nessie miró su celular preguntándose si la llamada se había cortado.

-Bree? Estas ahí?

-Si... es solo que... Vaya... Eso fue... eso fue rápido.

-Eso que significa?

Nessie había sido la rápida al amarrar a Jacob? Su amiga pensaba como el resto de K.B.?

-Significa que La Bestia si que te traía ganas.

-Que? - Renesmee se rió.

-Si! Dios, era tan obvio que nadie lo vio. Ahora vas a casarte con el... Es... romántico. Como es el anillo? Mándame una fotografía!

-Te la enviaré cuando terminemos la llama... Hola?

Renesmee puso los ojos en blanco cuando Bree le colgó.

Busco la fotografía que le había enviado a Alice, una en la que sostenía a al pomeriana blanca contra su mejilla y se veía su nuevo y reluciente anillo de diamantes que le quedaba a la perfección.

.

Al día siguiente Nessie y La Bestia regresaron al trabajo como el resto de los empleados y por supuesto que notaron el nuevo bling-bling cegador que adornaba el dedo anular izquierdo de la chica. Renesmee ya se estaba cansando de los chismes a su alrededor, pero estaba mas feliz que nunca. Tenia una hermosa casa, un prometido grande, fuerte y guapo, dulce, encantador y una bestia en la cama, dicho sea de paso...

Prometido.

Prometido?

Prometido!

Aun no se acostumbraba a la palabra.

Prometido.

Pero no solo tenia un hogar y un prometido, sino que tenia amigos y un trabajo que adoraba. No entendía como es que todas esas ideas le venían a la cabeza, como las desarrollaba y el cliente aprobaba. Unas veces odiaba sus ideas pero estas complacían a sus clientes y eran desarrolladas junto con su equipo.

La segunda semana de enero la tenia llena a tope, tenia reuniones con clientes nuevos, con clientes actuales, a principios de febrero se lanzarían varios comerciales de sus clientes para las campaña de San Valentin y se filmaría el nuevo comercial de McCarty Destileries con motivo del Día de San Patricio y Mardie Gras. En Marzo tenia comerciales que filmar para el Día de las Madres y el 4 de Julio.

A que hora se supone que planee la boda? Se preguntó el viernes cuando revisó su agenda. Tenia medio año para planear la boda, pues Jacob quería que se casaran ese verano, pero ese medio año que tenia para planearla estaba casi lleno.

Al parecer solo tenia que escoger el vestido de novia de los que Alice ya había diseñado, pero para elegirlo tenia que tener el lugar y la fecha.

Jacob había sugerido el 10 de septiembre, su aniversario, pero ella lo descartó por completo. Lo mejor seria entre mayo y julio, ya que podrían irse de luna de miel durante los meses que tenían menos trabajo.

Bree ya tenia todo planeado, ella se encargaría de las cuentas de Nessie mientras ella estuviera dándole duro con La Bestia.

-Bree! - chilló Nessie en el restaurante cuando ella y Renesmee habían hablado sobre la posible fecha.

-Que?! - cuestionó Bree con la boca llena de pasta Primavera.

-Si vas a decir eso al menos baja la voz.

-Todo el mundo lo hace - Bree se encogió de hombros.

Renesmee se cubrió con las manos su cara roja como tomate. Los chicos de traje de la mesa contigua las seguían mirando con diversión.

-Miren todo lo que quieran chicos, pero no tendrán nada. Ella esta planeando una boda y yo bañare en chocolate a mi novio este fin de semana - exclamó Bree mirando a los hombres de traje.

-Suficiente de esto - murmuró Nessie quitandole la copa de vino blanco y Bree soltó unas risitas.

Al salir del trabajo Sam y Emily recogieron a Nessie y a Jacob para ir a llenar la despensa del nuevo apartamento de los Cullen.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#68

Capítulo 29
Nessie aun seguía nerviosa, pero al llegar al supermercado se olvidó de ello. Tenia tiempo sin pisar una tienda de comestibles; desde que estaba con Jacob Emily se encargaba de ello. Las primeras semanas Emily también le cocinaba, pero a Renesmee le gustaba cocinar para La Bestia, así que Emily solo hacia la compra.

Los demás compradores veían a Jacob y a Renesmee como bichos raros, pues ambos llevaban aun sus abrigos y elegante ropa de trabajo y resaltaban entre todos los jeans, Uggs y chaquetas de pluma de ganso. Pero lo que mas los hacia resaltar era su actitud infantil. Se corretearon por los pasillos, abrieron bolsas de dulces y de frituras y comieron como si fueran niños chiquitos. Emily puso los ojos en blanco y se dedicó a meter en el carrito la comida de los Cullen.

-En parte es lindo que se porten de esa manera - murmuró Sam viendo a su jefe ex gruñon y ex adicto al trabajo y a Nessie desgarrando una bolsa de Resse's Peanut Butter Cup Mini y comiéndolos como si nunca hubieran probado la delicia de la crema de maní y chocolate.

-Solo dices eso por que quieres ir a jugar con ellos. Pero desde ahora te digo, que si nuestros hijos hacen eso no se van de este lugar sin haberles dado una buena tunda y no me importa si lloraran o quien nos vea. Deben de comportarse.

-Vas a golpear a mis hijos? - preguntó Sam atónito.

-Y a ti si se te ocurre defenderlos - lo amenazó con un paquete de salchichas de pavo.

-Uy, esa idea me agrada - Sam abrazó a su prometida por la espalda para besarle el cuello.

-Mejor vete a jugar con los ninos, Sam - Emily empujó el carrito alejándose de el antes de que se pusieran cariñosos en publico y los cuatro resultaran vetados de por vida.

-Yuju! -Sam murmuró con sarcasmo-. Aguafiestas.

-Pervertido - masculló Emily con una sonrisa sobre su hombro.

.

Nessie comenzó a hiperventilar cuando Jacob le envió un mensaje diciéndole que Edward y Bella se estaban instalando en su nuevo apartamento y que pronto subirían para cenar en el de ellos.

Corrió por la cocina para verse en la superficie cromada del tostador. Sus rizos estaban impecables, brillantes y rebotantes; su maquillaje era ligero, sus grandes ojos color chocolate estaban enmarcados por sus largas pestañas negras y sus labios estaban pintados con el tono perfecto de rojo de acuerdo con la vendedora de Clinique en Macy's.

Jacob le había dicho que no se arreglara tanto, ella pensaba ponerse uno de los vestidos que Alice le había dado y zapatos altos, pero La Bestia le dijo que con una blusa linda y unos jeans estaría perfecta. Así que llevaba puesto jeans ajustados y botas negras sobre ellos, una blusa gris con un moño estampado, sus orejas estaba adornadas con su regalo de navidad y de el cuello colgaba su luna.

Mientras sacaba las enchiladas de pollo del horno -la comida favorita de los Cullen era la mexicana- escucho la risa de Jacob combinada con una voz femenina que le hizo que un escalofrío le recorriera la espalda.

Los Cullen habían llegado.

Con las palmas sudorosas, el estomago hecho nudo y la boca llena de saliva por que estaba a punto de vomitar, Renesmee se quitó las manoplas y el delantal y salió de la cocina con las piernas temblorosas. En ese momento agradeció haberse puesto botas negras sin tacón, pues al salir de la cocina se hubiera caído de bruces.

Caminó por el comedor escuchando la voz del doctor Cullen y rezó por que ellos la quisieran.

Al entrar a la sala Jacob, Bella y Edward se callaron abruptamente.

Bella ahogó un grito al mirarla. La chica era hermosa y muy, muy joven. No lucia de mas de dieciocho años y su viejo amigo estaba comprometido con ella. La chica se veía muy dulce pero, estaría lista para casarse? En su mirada se veía que no podría estar mas enamorada de Jacob, pero era muy joven. Bueno, ella se había casado con Edward a los veintidós, pero el tenia veinticuatro y Jacob tenia treinta y ocho. Era una gran diferencia, podría ser su padre!

-Hola! - murmuró Nessie con una sonrisa nerviosa mientras se acercaba a ellos tres que se ponían de pie.

Edward sonrió ampliamente y su estomago se retorció de manera extraña al ver aquella sonrisa torcida que le era de alguna forma familiar. Nessie era muy joven y muy hermosa. Su cabello en forma de gruesos y brillantes rizos color cobre eran hermosos, sus mejillas estaban sonrojadas y su cara tenia una aura inocente que le recordó a su Bella cuando era una ninia, cuando la conoció y se enamoro de ella. Sus ojos eran de un rico color chocolate que le recordaban su hogar, su Bella.
-Esa pobre criaturita... Era tan hermosa, tenia tu ojos. Tenia las mejillas rosaditas y sus deditos se enroscaron en el mio cuando la sostuve en mis brazos...

Nessie tenia la misma edad que su Carlie.

Su Carlie, pronto la tendría en sus brazos y le pediría perdón, le explicaría todo, de como no fue abandonada sino arrancada de ellos.

-Hola - Bella se adelantó hacia ella para estrechar su mano y súbitamente de dio cuenta de que tenia un nudo en la garganta.

Nessie le recordó a su Carlie.

-Hola -repitió Bella parpadeando para alejar las inesperadas lagrimas y estrechando la mano de Nessie-. Soy Isabella y el es mi esposo, Edward Cullen. Mucho gusto.

-Renesmee Dwyer, el gusto es mio - la chica sonrió aun mas, pero su sonrisa se desvaneció al ver la cara de los Cullen.

-Que? - susurró Bella con los ojos abiertos como platos.

Edward abrió la boca y su corazón se detuvo un instante.

-Um... Yo... Lo se, es un nombre raro, por eso todos me dicen Nessie. No se que significa, yo siempre he dicho que es una broma de mis padres... por que es un nombre raro y yo nunca... No se, yo - Renesmee balbuceó nerviosa mirando a los Cullen cada vez mas pálidos y mas inmóviles, parecía que no respiraban.

Renesmee.

Carlie.

Nessie.

Las tres chicas era la misma.

Su Carlie era la niña que ellos creían que había nacido muerta.

Renesmee era la niña a la que habían dado en adopción.

Nessie... Nessie era la prometida de su mejor amigo, Jacob.

Jacob. Ella había estado todo este tiempo con el. Ellos sabían de ella, la conocían a través de las platicas de Jacob.

Renesmee. Ahí estaba frente a ellos, luciendo asustada y confundida.

Era ella.

Ahí estaba, era su hija.

El mismo color de cabello que Edward. Los mismos ojos de Edward, su sonrisa. Incluso el color de piel.

Nessie miró a Jacob y el le devolvió la mirada preguntándose al igual que ella: Que mierda estaba pasando?
-La besé! La besé y ella me besó, pero se fue. La asusté y se fue. La hice llorar, ella lloró por mi culpa! Mi culpa! Va a renunciar, la voy a perder!

-Oficina de Jacob Black

-Hola, buenos días. Soy Edward Cullen, puedo hablar con Jake?

-Un momento, señor Cullen.

-Doctor. Doctor Cullen.

-Un momento, Doctor. Doctor Cullen, lo comunico con el señor Black

-Gracias, Nessie.

-Y como vas con ella, Jake?

-Me es muy difícil, Ed. Es una maldita tentación! Quedamos en que seguiríamos tratando igual que antes, que solo de viernes por la tarde a lunes por la mañana seriamos novios... Pero es tan difícil! Veo como me mira con sus enormes ojos tristes y lo único que pienso es en besarla y abrazarla.

-Si, claro. Solo besarla y abrazarla

-Si... ese es otro problema, Ed. Nessie... ella... Ella es virgen.

-Que?!

-Lo que oyes... ella es virgen.

Edward recordó todas las conversaciones que había tenido con Jacob sobre Nessie y cuando habló brevemente con ella. Pero esa era la que mas recordaba.

Jacob, ese maldito perro infeliz! El había tenido a su bebé todo ese tiempo! El la había maltratado, el la había besado, el la había poseído y ahora se creía con derechos sobre ella.

Todo pasó en cámara lenta y al mismo tiempo en un segundo.

Bella se abalanzaba sobre Nessie llamándola Carlie y la envolvía en un extraño abrazo, mientras Edward miró a su mejor amigo con tal odio e ira que tomó desprevenido a La Bestia que no vio venir el puño que se dirigía a su mandíbula.

-Tu! - gritó Edward golpeando a su mejor amigo en las costillas.
-Edward, que ray...? - otro puñetazo aterrizó en su cara.

-Jacob! - gritó Nessie sacudiéndose de los brazos de Bella que la apretaban como una Boa Constrictor para defender a La Bestia.

-Ella es mi hija! Ella es Carlie que no te das cuenta, pedazo de mierda?! - Edward siguió golpeándolo hasta que Jacob se reagrupó a si mismo y le regresó el golpe y lo empujó por el pecho.

-De que estas hablando, Edward?! Que mierdas fumaste? Esa es Nessie, no es Carlie!

-Renesmee Carlie era su nombre completo! -gritó Bella entre lagrimas-. Carlisle puso el nombre de Carlie en el acta de defunción y Renesmee en la de nacimiento y de adopción. Dwyer era el apellido de mi madre.

Cuando Jacob comenzó a golpear a Edward Nessie se había alejado unos pasos y ahora estaba congelada escuchando lo que decía Bella.

Ella conocía la historia de Edward y Bella y su bebé Carlie. Ella había nacido muerta y hasta hace unos días se enteraron de el horrendo complot de sus padres. Dieron a la niña en adopción. Carlie había nacido el mismo día que ella.

-Es muy injusto -murmuró Nessie entre lagrimas-. Ellos le lloraban a una niña que amaban y que perdieron el mismo día que a mi me rechazaban.

Sus sollozos y lagrimas por alguien a quien no conocía en persona le sorprendieron.

Renesmee se cubrió la boca con la mano izquierda para ahogar un grito y su anillo de compromiso centello bajo las luces.

No la habían abandonado. Ellos no la dejaron. Ellos la amaban. Ellos no la habían buscado por que pensaban que estaba muerta.

Jacob miró a la mujer de su vida y a sus amigos, los tres estaban inmóviles en la sala, llorando y viéndose los unos a los otros.

Cuando comprendió lo que Bella le había dicho mientras Edward lo atacaba fue como si una bola de demolición se hubiera estrellado en su pecho.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#69

Capítulo 29(Continuación)
Renesmee, su Nessie... ella era su Carlie. Era su niñita, la bebé a la que le habían llorado durante veintidós años.

-Ese es otro de los problemas Ed, es una niña. Podría ser su padre. A penas cumplió veintidós, yo tenia dieciséis cuando ella nació -

-Tenias la edad de Isabella cuando Carlie nació... hoy hace veintidós años.

Oh Dios, que había hecho?

Mierda, mierda!

Renesmee, su Nessie... ella era su Carlie.

Como es que nunca lo vio? Como es que nunca ató los cabos sueltos? Todo estaba ahí, en sus narices. La misma fecha de nacimiento para empezar, los ojos de Bella, la sonrisa y el rostro de Edward con rasgos mas finos, el mismo color de cabello...

Todo estaba ahí y el no lo había visto!

Mierda! Que había hecho?

Ella era una niña. El podría ser su padre, el y Bella tenían la misma edad...

Mierda!

Jacob trató de acercarse a ella y Nessie caminó tambaleante hacia el.

Lo necesitaba, necesitaba que Jacob le dijera que todo iba a estar bien. Se sentía perdida. Que diablos acababa de pasar?

-Jake.

-Aléjate de ella, es mi hija! - gruñó Edward acercándose a el para golpearlo de nuevo, pero no fue necesario.

Jacob retrocedió y le rompió el corazón ver como ella se quebraba, pero no podía. No. Ella era su Carlie.

-Lo siento, Ness.

-No!

-Tu eres su Carlie.

-Jacob, no! Lo prometiste! Prometiste que nunca me dejarías - le suplicó, tratando de acercarse a el con las manos extendidas.

-Lo siento, no puedo - La Bestia dio media vuelta y casi echó a correr hacia la puerta.

Renesmee se dobló por la cintura sintiendo como su corazón era arrancado. Le faltaba el aire. Sus ojos se convirtieron en ríos que se derramaban por sus ahora pálidas mejillas.

No les había sido suficiente a los Cullen? Primero fueron tan estúpidos como para creer que había nacido muerta, dejándola a su suerte viviendo una vida de mierda y ahora le quitaban su felicidad.

JACOB!

Jacob se había ido.

Jacob la había dejado.

Lo siento, no puedo.

Sola, ella ahora estaba sola. Y ahora que? Que iba a hacer? Los Cullen podrían ser sus padres, pero no su familia. Su familia la acababa de abandonar. Prefirió a sus amigos.

Claro, que mas podía esperar?! Era la historia de su vida.

Renesmee caminó arrastrando los pies. Había sido demasiado bueno para ser verdad. Ella lo sabia. Siempre lo supo. Lo supo en el momento en que Jacob llego a su apartamento en Queens con comida y un pastel de cumpleaños.

Deseo a Jacob Black.

El había sido su deseo de cumpleaños.

Había sido demasiado bueno para ser verdad.

Y ahora no tenia nada.

Nada.

Ella no era nada.

Todos la abandonaban. Era la historia de su vida.

Que iba a hacer ahora?

Vagamente escuchó como los Cullen la llamaban y la bolita de pelo blanco aun sin nombre se acercó a ella cuando caminaba sin ver a donde, la tomó en brazos y salió del apartamento.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#70

Capítulo 30

Renesmee caminó sin rumbo por las heladas calles nocturnas de Manhattan. Las personas que la miraban se preguntaban si era una indigente con algún problema mental como los tantos que hay en las calles no solo de Nueva York, sino de todo el mundo. Pero ella se veía limpia y con ropa cara, solo no estaba bien de sus facultades mentales.

La bolita de pelo temblaba de frío entre sus manos.

Nessie sin darse cuenta a donde iba no notó cuando la recepcionista del hotel W dio un brinco al verla.

-Nessie? Nessie estas bien? Por Dios, esta helando, por que no traes un abrigo? Nessie?! - Mary, la chica que la había hecho de su asistente los días que trabajó con Rosalie la sacudió un poco, pero la chica estaba completamente ida mientras silenciosas lagrimas salían de sus ojos.

La recepcionista la atrajo hacia ella y la sentó en uno de los sillones de recepción, y le pidió al bell boy que la cuidara mientras ella hacia una llamada rápida.

La chica llamó a la habitación de los McCarty y Rosalie respondió al tercer timbrazo.

-Si?

-Señora McCarty, siento molestarla. Soy Mary de front desk, aquí esta la señorita Dwyer y ella... ella no esta bien. No se si este herida pero ella... Ella no trae abrigo y no responde... No deja de llorar.

-Voy enseguida!

Rosalie saltó de la cama y comenzó a vestirse.

-Que ocurre? Que querían? - preguntó Emmett atónito viendo como su mujer lo dejaba a medias.

-Es Nessie. Ella esta abajo. Mary dijo que no esta bien.

Rosalie se vistió a toda prisa y tomó el abrigo de Emmett que el había lanzado al sofá de la suite.

La rubia bajó en el ascensor con impaciencia, no había esperado a Emmett mientras el se vestía, cuando bajó del ascensor salió corriendo y casi derrapó en el piso de mármol al ver como cubrían a Nessie con una manta y Mary trataba de darle un te, pero Nessie... ella ya no estaba ahí.

Estaba físicamente, pero su mente no. Sus ojos color chocolate miraban a la nada y no dejaban de salirle lagrimas.

El corazón de Rosalie se estrujó.

-Nessie? Cielo? Que ocurrió? - Rosalie se arrodilló frente a ella limpiando sus lagrimas con los pulgares.

-No habla, no hace nada - murmuró Mary acomodando el abrigo del señor McCarty sobre Nessie.

-Esta helada, no traía nada?

-No, señora.

-Sus labios están azules! - casi gritó Emmett tras su esposa.

-Nessie, cariño, háblame! Fue Jacob? El te hizo daño? El te lastimo? Nessie! - Rosalie sacudió ligeramente a su amiga.

Quería llorar.

Que le ocurría a su amiga? Que le había hecho ese maldito Jacob?

-Amor, hay que llevarla arriba. Nuestra suite tiene una tina, tiene que entrar en calor o se enfermará.

Rosalie asintió poniéndose de pie y Emmett se agachó para cargar a Nessie. Para el la chica no pesaba nada.

Mientras Emmett caminaba al ascensor, Rosalie le pidió al corcierge Thera Flu para su amiga, tal vez ese medicamento seria de ayuda para que no se enfermara, tal vez eran inútiles, pero segura como el infierno de que se encargaría de su amiga y luego le cortaría las pelotas a Black.

Ella estaba segura de que el tenia que ver con el estado de Nessie.

Mientras la tina se llenaba, Rosalie le quitó la bolita de pelo blanco de las manos y se la entregó a Emmett -quien llamó al concierge por una casita comoda y comida para la temblorosa criaturita peluda-, su mujer cerró la puerta del baño y como pudo desvistió a Nessie y la metió a la tina con agua calientita.

Renesmee se estremeció cuando su cuerpo congelado comenzó a desentumirse. La puerta se abrió de repente y Alice entró con el remedio caliente que Rosalie había pedido. Cuando habían llegado a la habitación le llamó a Alice a la suya, sin decirle nada le dijo que fuera. Cuando la diseñadora llegó Emmett la puso al tanto de la situación.

-Ni se te ocurra llamarle a Jacob - un susurro furioso de advertencia salió de Rosalie en cuanto Alice le entregó el Thera Flu.

-Que fue lo que pasó?

-No lo se. No habla. Cielo -se arrodilló junto a la tina llena de burbujas y agua caliente-, tomate esto. Te hará bien.

Colocó la taza caliente en los labios azules de Renesmee que ya comenzaban a recuperar su color.

-Nessie, habla con nosotras - Alice se arrodilló junto a Rosalie tomando una esponja para tallar el brazo de su amiga.

-No soy Nessie -susurró en respuesta. Su cuerpo y su cerebro comenzaban a descongelarse, pero al hacerlo su corazón dolió mas-. Tampoco soy Renesmee, por eso me dejó - Nessie se hundió un poco mas en el agua con burbujas que casi hervía y continuó llorando.

-Que? - preguntaron sus amigas a coro.

-Soy Carlie. La hija de Edward y Bella no murió. Charlie se los dijo antes de morir, el y Carlisle la dieron en adopción. Carlie murió y a Renesmee la dieron en adopción. Soy Carlie y Jacob me dejó - susurró sin emoción alguna aun mirando a la nada.

Carlie ahora no estaba muerta, pero Renesmee murió en el momento en el que Jacob dijo Lo siento, no puedo.

Alice y Rosalie la miraron con la boca abierta.

Rosalie la miró con nuevos ojos preguntándose como diablos es que nunca lo vio.

Renesmee era casi copia al carbón de los Cullen. El mismo cabello cobrizo y la sonrisa de Edward, los ojos de Bella.

-Oh por Dios! -exclamó Rosalie poniéndose de pie-. Oh Dios, no estas muerta! Como... como lo supiste?! Cuando?!

-Hoy.

Por mas que trataron de sacarle mas información a Nessie, ella ya no habló. Las chicas le pusieron una pijama de Rosalie y la metieron a la cama con sabanas limpias; mientras, Emmett recogía sus maletas para cambiarse a la habitación que habían reservado para Nessie y Jacob, por que en el W pasarían año nuevo todos. Rosalie y Alice se quedaron con ella en la enorme cama, Jasper y Emmett se tuvieron que dormir solos esa noche; no les importó, sabían que Nessie necesitaba a sus amigas.

Por la mañana Nessie ya había dejado de llorar, pero aun lucia como un zombie y trató de ir al salón donde seria la fiesta de año nuevo, pero Rosalie se lo impidió. Así que Alice se quedó de guardián y Rose se hizo cargo de todo. No había mucho por hacer, solo revisar que todo estuviera tal y como se planeó.

Los McCarty recibieron a Jason DeRulo y compañía, le mostraron el escenario y estuvieron con el en el sound check. Recibieron a mas invitados que se estaban hospedando en el W, pues las calles pronto serian una locura, la gente ya estaba en Times Square esperando que la bola bajara y eso que aun faltaban doce horas.

Alice arrastró a Nessie al spa del hotel para utilizar las reservaciones que había hecho Renesmee para ella y Bella.

La chica había querido tratar a Bella como una reina, se harían amigas y todo seria increíble.

Ahora había perdido todo.

Había perdido a Jacob, tal vez su trabajo y obviamente su hogar.

Ahora que iba a hacer?

Tendría que conseguir un lugar donde vivir de inmediato, gracias al generoso aumento de sueldo que vino con su ascenso y las comisiones de sus cuentas nuevas tenia un buen colchón donde caer en sus cuentas bancarias. Ya no iba a pagar sus deudas estudiantiles pues La Bestia la mañana anterior le había llevado los papeles que constataban que su deuda estaba saldada, el había pagado todo.

Tal vez se podría hospedar en un hotel barato mientras conseguía un nuevo apartamento en Brooklyn. Una vez medio instalada podría buscar trabajo, tenia un buen currículo ahora, los McCarty habían sido la plataforma de...

Los McCarty.
Ellos le habían ofrecido trabajo en Nashville.

Nashvile estaba un mundo aparte, lejos de toda esa locura que la había envuelto las ultimas horas. Iba a aceptar el trabajo que ellos le ofrecieron si aun estaba disponible, sino... bien podía irse de Nueva York. Irse a un lugar lejos de todo, donde nada le recordara la vida que vivió, la vida que perdió y el futuro que se desvaneció frente a ella en el momento en el que Jacob dijo: Lo siento, no puedo.

El que le hicieran faciales a la chica cuando pensaba irse de Nueva York fue un problema, las lagrimas jamas dejaron de caer, por lo que la mujer encargada de ella se rindió y decidió que era mejor que le hicieran las uñas de las manos y los pies.

No ayudó a que la manicurista alabara su anillo de compromiso y un fuerte sollozo salió de la boca de Renesmee. Alice solo le palmeó el hombro e intentó en vano comunicarse de nuevo con Jacob, aun sabiendo que Rosalie se lo había prohibido.

Después de el mani-pedi vinieron los masajes, los cuales ayudaron a calmar un poco a Nessie. Alice aprovechó que su amiga se había calmado y cuando subieron a su habitación comenzó a maquillarla y vestirla con ayuda de Rosalie.

-Por que le alizaste el cabello, Alice? - susurró Rosalie atando el lazo del ajustado vestido negro con rojo de Renesmee.

-Quería que se viera diferente - la diseñadora se encogió de hombros.

Con Nessie catatónica había hecho con ella lo que quiso, le puso sombra de ojos negra y pestañas postizas, le sacó la ceja un poco mas delgada y mas halagadora y se la marcó con un lápiz de cejas; su Barbie tamaño natural no lucia tan aniñada, ahora lucia seductora... Como un zombie seductor, pero lucia mas linda. El vestido que Alice había elegido de la variedad que había empacado para ella, Rosalie y Nessie eligió uno ajustado a medio muslo de falda roja corpiño negro y cuello alto de encaje que se anudaba en la espalda, la cual la mitad estaba descubierta.

Todo el look de mujer fatale que Alice había diseñado -para al menos sacar una sonrisa diminuta de su amiga- terminaba con sus rizos alizados, dejando su cabello suave y sedoso, con un flequillo de lado que la misma Alice había cortado.

El que Renesmee estuviera catatónica, con el corazón destrozado y Jacob perdido en acción había beneficiado a Alice. Tenia su propia maniquí, y si su amiga fuera al menos diez centímetros mas alta seria su modelo principal en la publicidad impresa y las pasarelas. Es mas, quien decía que Nessie no podía ser su modelo?

Seguro que Bree apoyaría su decisión.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#71

Capítulo 30
La misma Nessie había estado balbuceando que no tenia donde vivir, no tenia trabajo y que se mudaría a Nashville. Alice por mas que quisiera a su cuñada, no iba a dejar que se llevara a Renesmee. La diseñadora cuidaría de su amiga. Le daría asilo y trabajo como su nueva modelo/musa.

La diseñadora ya se veía en la semana de la moda de París con Nessie modelando la nueva colección Alice Brandon Couture Haute Couture, las vallas publicitarias estarían adornadas con Nessie, las revistas estarían llenas con su rostro y sus grandes ojos chocolate.

Si, sobre su cadáver dejaría que Renesmee se fuera a esconder toda esa belleza en Nashville.

.

Una vez que Alice y Rosalie también estuvieron listas bajaron a la fiesta. El salón estaba en el piso tres del hotel y tenia ventanas de piso a techo hacia Times Square que ya estaba abarrotado, lleno de felices personas que querían recibir el año nuevo en tan iconico lugar. Sentaron a Renesmee en uno de los cómodos sillones, le pusieron una copa de champan en la mano y dieron una vuelta por el lugar mientras Jasper cuidaba de ella.

-Nessie? -susurró Jasper tomándole la mano-. Renesmee no es el fin del mundo. Haz salido adelante con anterioridad. A pesar de las posibilidades, de todo lo que tenias en tu contra... mira donde estas. Mira lo que tu hiciste -señaló a su alrededor-. Eres una luchadora, nunca te has dado por vencida. Toda tu vida haz estado sola y has sobrevivido, se que Jacob es todo para ti... y tu lo eres para el. No crees que le fue difícil dejarte. Te aseguro que sintió como si le hubieran arrancado el corazón. Pero ponte en sus zapatos. Imagina que tu eras amiga de los padres de Jacob, imagina que durante mas de la mitad de tu vida has escuchado hablar a Billy y Sarah sobre el bebé Jacob que murió al nacer y que nunca conocieron. Imagina que en la universidad conociste su historia y a través de los años has sido su paño de lagrimas y ese bebé Jacob se convirtió en algo así como tu sobrino. Imagina que tu sientes el mismo dolor de Billy y Sarah por el pequeño bebé Jacob. Luego conoces a Jake y te enamoras profundamente de el, viven juntos, te hace feliz, lo haces feliz y se dan cuenta de que no pueden vivir el uno sin el otro y deciden casarse. Días después llega Sarah y Billy y se dan cuenta de que su bebé Jacob es tu prometido Jake. El niño al cual ellos le han llorado durante décadas y al cual tu has aprendido amar como ellos y llorar como ellos lo han hecho. Que sentirías?

Jasper no esperaba una respuesta, pues Nessie miraba hacia la nada. Era una maniquí que respiraba. Pero lo sorprendió que lo hiciera.

-Horrorizada. Estaría horrorizada. Pero si yo le prometí que jamas lo dejaría sin importar que, si yo le dije que lo amaba y planeaba envejecer a su lado... nada ni nadie me alejaría de el.

Jasper suspiró y le dio la razón implícitamente, le pasó un brazo por los hombros atraiéndola hacia el. Alice se acercó a ellos con cautela.

-Fue mi imaginación... o ella estaba hablando contigo?

-Si, ella lo hizo.

-De verdad? Que dijo?

-Que si estuviera en el lugar de Jacob, ella también estaría horrorizada... pero no lo dejaría.

Los ojos de Alice se llenaron de lagrimas y apretó los labios para no llorar.

Hasta ahora la diseñadora no había tomado bandos -excepto el suyo propio-, pero estaba seriamente ponerse del lado de Nessie. No había podido localizar a La Bestia, Sam y Emily tampoco sabían donde estaban. Ellos acababan de llegar a la fiesta y le dijeron a Alice que los Cullen estaban en el antiguo apartamento de Nessie y no tenían noticias de Jacob.

Nadie sabia donde estaba, Emily y Sam ni siquiera sabían nada hasta la mañana cuando Alice les llamó.

Había intentado también con Bree y Diego y ellos al llegar a la fiesta también comenzaron con sus investigaciones.

Nadie sabia donde estaba Jacob.
Tampoco lo sabia el mismo cuando despertó a las cinco de la tarde en un callejón, con dolor de cabeza, sin zapatos y sin su Rolex.

Por que mierda estaba en un sucio callejón y sin zapatos?

Que había pasado?

Había salido de fiesta? No, el no se iba de fiesta desde que salió de la universidad.

Lo habían asaltado? Probablemente.

Que había hecho la noche anterior?

Que era lo ultimo que recordaba?

Con dificultad se puso de pie entre las vacías botellas y latas de cerveza y el sonido de los taxis sonando sus horribles y escandalosas bocinas fue como si le martillaran la cabeza.

Que mierda había pasado?

Tambaleante salió de callejón a un costado del bar donde se había emborrachado la noche anterior y del cual lo corrieron y golpearon en el callejón cuando el bar tender se dio cuenta que no tenia ni un solo centavo para pagar. Miró al mar de personas que caminaban alegres y abrigadas con un aura festiva por la calle.

Fiestas.

Fiestas de que?

Que día era?

Que hora era? Era el amanecer o era el crepúsculo?

Una chica de cabello rizado paso junto a el ignorándolo completamente, como se ignora a los indigentes ebrios de Nueva York y algo golpeó en la mente de Jacob.

Cabello rizado. El recordaba haber enredado sus manos en suave cabello rizado.

El repentino nudo en la garganta casi lo hizo caer de rodillas.

Nessie!

Su cabello era rizado y suave. Ella era joven e inocente. Ella era hermosa y lo amaba. Ella era su universo entero y la había dejado. Renesmee era Carlie. El dejó a su preciosa virgen.

-Jacob, no! Lo prometiste! Prometiste que nunca me dejarías.

Oh Dios, que había hecho?

La había dejado. La había abandonado como todos. La había abandonado como sus padres.

No.

Sus padres no la habían abandonado. Sus padres la creían muerta. Sus padres eran Edward e Isabella Cullen, sus mejores amigos.

El la había abandonado. El horror y la culpa lo habían consumido. Salió del apartamento sintiendo asco de si mismo.

Renesmee.

Carlie.

Nessie.

Las tres eran la misma. Las tres eran solo unas niñas. El las amaba a las tres. El había poseído como un demente a la hija perdida de sus mejores amigos. La chica podría ser su hija.

Pero el la amaba. El amaba a las tres.

Se había enamorado de Renesmee.

Había cuidado de Carlie.

Había adorado a Nessie.

El había planeado pasar el resto de sus vidas juntos. El le propuso matrimonio y ella dijo que si. El le prometió nunca dejarla.

El la amaba y la había herido de la peor manera.

Que importaba que fuera la Carlie de Bella y Edward. Que importaba que Renesmee fuera su asistente. El amaba a Nessie y nadie se la quitaría. Era suya. Solo suya.

Nessie lo amaba, Nessie había dicho que se casaría con el.

Nessie.

Que rayos había hecho?

Ah si, ya recordaba. Como un completo cobarde huyó sin luchar, pero lo hizo por de no había visto a Nessie, sino a Carlie. Carlie era la niñita que sus amigos habían llorado amargamente durante un poco mas de dos décadas. Se había sentido como un verdadero pedazo de mierda, como lo llamó Edward.

Diablos, cuantas veces no le había llamado a su amigo para hablar con el sobre Nessie? El mismo le había conseguido una cita con la ginecologa para que así pudiera desvirgar a su niña sin ninguna barrera de látex de por medio.
Pero Edward y Bella no importaban ahora y no importarían en un futuro. Nessie era suya. Nessie no era su Carlie. Su Carlie murió. El se enamoró de Renesmee y Nessie lo amaba a el.

-Pero hay algo que te puedo asegurar, prometer y jurar... y eso es que nunca dejare de amarte... Te prometo, te juro que nunca te voy a dejar, siempre estaré a tu lado, pase lo que pase, bajo ninguna circunstancia. Tu eres mi felicidad y quiero ser la tuya.

Quiso decir cada palabra de su propuesta de matrimonio y a partir de ese día, solo la muerte le impediría cumplir lo que dijo.

Así que corrió, La Bestia corrió. Corrió descalzo por las calles de Manhattan y se detuvo a vomitar unas cuantas veces.

Para que se había metido en aquel bar a beber sus penas hasta perder la consciencia?

Ah si, por que era un cobarde de mierda y se sentía como una.

Cuando por fin llegó a su edificio el guardia de turno por poco y llama a la policía. No lo había reconocido. Jacob apestaba a alcohol, basura y vomito. Lucia fatal.

-Necesito que abra mi apartamento, creo que me robaron y también necesitaré un cambio de cerradura - exclamó La Bestia con la respiración agitada por su loca carrera.

-Ah... Eh... Yo... Señor Black? Yo, este... si claro - el guardia tras el mostrador del lobby se movió torpemente hasta encontrar la llave del apartamento 30E y a pesar de que esas no eran las reglas del edificio, le entregó las llaves.

El solo imaginarse viajar junto al señor Black en el ascensor durante treinta pisos con ese hedor...

-Nessie! Nessie! - gritó Jacob desesperado cuando por fin entró a casa.

Como el maníaco en el que se había convertido la buscó por todo el apartamento. Ni ella ni la bolita de pelo estaban. Su ropa estaba intacta. Las enchiladas se quedaron sobre la barra de la cocina junto a las manoplas y el delantal. La botella de vino blanco se quedó abierta en el comedor junto con la ensalada y la mesa puesta.

Todo estaba tal y como lo habían dejado casi veinticuatro horas atrás cuando Bella y Edward soltaron la bomba.

Jacob encontró su celular, la cartera y sus llaves en la mesa de centro de la sala donde los había dejado cuando llegó con sus amigos, al tomar el aparato leyó todos los mensajes de Alice diciéndole que Nessie estaba con ella y Rosalie en el W.

El W.
La fiesta de año nuevo!

Eran casi las ocho de la noche, era el 31 de diciembre... No iba a llegar a tiempo para la media noche, no con todo el trafico, los turistas y demás personas que harían su camino al abarrotado Times Square. Bueno si no llegaba a tiempo eso no seria un impedimento de lo que tenia en mente de todas formas, las oficinas del ayuntamiento estarían abiertas hasta el 2 de enero, pero al menos lo intentaría.

Trató de comunicarse con Alice, pero no contestaba su celular, Jasper tampoco. Cuando llamó al celular de Nessie este sonó en su habitación. Así que decidió ponerse en movimiento.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#72

Capítulo 30
Tiró las enchiladas y la ensalada, guardó el vino, se bebió un litro de agua con un par de aspirinas. Caminó hacia la sala, se desvistió y lanzó sus ropas a la chimenea para deshacerse de ellas, ni siquiera lavadas se les quitaría el olor a bar de mala muerte, basura y vomito. Corrió hacia el dormitorio y en el baño abrió el agua de la ducha.

Media hora después ya estaba bañado y rasurado buscaba entre la ropa de Nessie y la suya -bebiendo mas agua-, cuando encontró lo indicado lo metió a la maleta y los atuendos especiales los dejó en sus respectivas bolsas de diseñador. Caminó de allá para acá reuniendo lo necesario mientras le pedía por teléfono al guardia del edificio que le pidiera un taxi y cancelaba el pedido de una nueva cerradura. Metió todo su dinero en efectivo para emergencias en una cartera de viajero que se escondía entre su camisa y el suéter de cashmere de cuello V que se había puesto bajo el saco de Hugo Boss. Se puso el largo abrigo negro, se enredó en el cuello una de las bufandas que Nessie le regalo en navidad, tomó la maleta y las bolsas apagó todas las luces y salió del apartamento.

Tenia intención de salir a toda prisa, pero tuvo que esperar casi por media hora el taxi que había pedido.

Si no hubiera sido tan estúpido, nada de eso estuviera sucediendo. El y Nessie habían llegado al W a las once de la mañana, instalado en su habitación, Nessie se hubiera ido con Bella al spa y el hubiera hablado con Edward, le hubiera explicado de nuevo que el amaba a su hija como le había dicho muchas veces antes de saber que ella era su Carlie.

Pero no, había huido como un cobarde en lugar de quedarse a luchar por ella.

Y si Nessie no quería nada mas con el?

No, el haría de todo por recuperarla, incluso vendería su alma, pero ella regresaría con el, costara lo que costara.

Si tenia que secuestrarla, lo haría. Ni Edward, ni Bella, ni siquiera la misma Renesmee le impedirían estar de nuevo juntos.

Cuando por fin subió al taxi eran casi las diez de la noche, duraron una hora en el camino y el taxi no pudo avanzar mas, así que Jacob corrió de nuevo. Las aceras de Times Square estaban vacías pero llenas de controles de seguridad y Jacob pasó por cada una de ellas con desesperación.

Ya casi era la hora, el tenia que estar con Nessie cuando diera la media noche.

Con sudor en la frente y la respiración agitada, Jacob derrapó frente a otro oficial de policía a una calle del Hotel W.

-Por que con tanta prisa? Que hay en la maleta?

-Por que voy tarde, tengo que estar con ella a la media noche. En la maleta hay ropa y también en las bolsas. Necesito estar con ella a la media noche. Solo faltan cinco minutos. Por favor, ayúdeme.

El policía lo miró de manera sospechosa como el resto que ya lo había revisado y se habían reído de lo que encontraron en la maleta y este no fue la excepción.

Jacob soltó la historia a medias al policía y a su compañera y al medio centenar de personas que lo miraban con atención en la calle tras las barricadas de la policía. Todos estaban apretujados y querían escuchar la historia de Jacob. Cualquier cosa era buena para distraerse el frió y esperar a que bajara la bola.

Cuando por fin dejaron ir a Jacob el continuó corriendo y mirando su reloj...

Mierda, mierda, mierda!

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#73

Capítulo 31

Definitivamente ese era el peor año nuevo de Renesmee.

No lo había sido en aquel sótano lleno de niños hambrientos y flacuchos como ella.

No lo había sido en aquella casa donde el supuesto padre de acogida golpeó a la mamá de acogida hasta dejarla en coma.

No lo había sido el año anterior en el que un tipo borracho -de los rezagados como ella que se quedaban en los dormitorios durante las vacaciones- entró a su dormitorio e intento tocarla confundiendola con su compañera de cuarto y ella lo noqueó con un codazo en el oído, como había aprendido en clase de defensa personal junto a la maestra Carmen.

No, este era el peor año nuevo. Estaba rodeada de personas en la fiesta donde todo el mundo coreaba y bailaba las canciones de Jason DeRulo.

Ahora tenia padres, pero no tenia a Jacob.

Que nunca lo iba a poder tener todo?

Que nunca iba a poder ser feliz?

Que había hecho en su vida pasada para ser tan miserable en esta?

Renesmee dio media vuelta para no ver a la gente feliz de su fiesta y prefirió mirar por la ventana a las miles de personas que esperaban que la bola bajara en Times Square, todos estallaban de felicidad, pero al menos la separaban de ellos un grueso cristal y varios metros de altura; su felicidad no la afectaba tanto, era reconfortante. Brincaban emocionados viendo como el alcalde de Nueva York presionaba el botón y todos comenzaron a contar, al igual que las personas a sus espaldas.

10.

9.

8.

Nessie cerró los ojos y las lagrimas se derramaron nuevamente por sus mejillas.

7.

6.

5.

Llorar no le servia de nada. Ese era su nuevo y único propósito: No llorar de nuevo, no dejarse vencer.

4.

3.

2.

No voy a llorar. No lo haré. Voy a luchar. El es mio.

1.

Renesmee abrió los ojos cuando alguien la tomó de los hombros con brusquedad y le estamparon un beso en los labios.

Jacob!

Jacob!

Jacob!

Riendo y llorando se alejó unos mlimetros de el, para saber si realmente estaba frente a ella y no era producto de su imaginación.

-Lo siento, lo siento. No lo haré de nuevo, nunca -La Bestia unió sus frentes tomando su pequeño y delicado rostro entre sus manos-. Nada me va a separar de ti, no me importa si ellos se oponen. No eres su Carlie, su Carlie murió. Tampoco eres Renesmee. Eres mi Nessie. Eres mía, solo mía y de nadie mas. Eres mía - gruñó contra sus labios antes de asaltar su boca y saquearla hasta que estuvo satisfecho.

Sus largos dedos estaban hundidos en el cabello de Renesmee y los brazos de ella lo apretaban a su diminuto cuerpo, como si no lo quisiera dejar ir nunca. Y ese era exactamente lo que sentía.

-No te voy a dejar ir, Jacob. Iba a luchar por ti, voy a luchar por ti, ese es mi propósito de año nuevo - murmuró la chica una vez que se dieron un respiro y La Bestia limpió sus lagrimas.

El odiaba el sabor de ese beso, sabia a lagrimas de Renesmee, lagrimas que el sabia perfectamente que había causado.

-No tienes que luchar -susurró Jacob acariciando su suave y lizo cabello-, no tienes que luchar por que no voy a ir... Que le hiciste a tu cabello? - La Bestia frunció el ceño mirando su cabello, preguntándose por que lo había cambiado y desviándose de su declaración.

-Que? - la burbuja romántica se rompió.

-Tus rizos, no están. Que le pasó a tu cabello? Y tienes fleco!

-Que?! -Nessie soltó sus brazos del cuello de Jacob y tocó los largos mechones lizos que le llegaban a media espalda-. Que demonios?!

-Tu cara también luce diferente - obviando los ojos rojos e hinchados lucia... ardiente y seductora.

La palabra le vino de inmediato cuando reparó en ella por completo. Los altos botines negros de plataforma y tacón de aguja le hacia unas piernas kilométricas, el corto vestido abrazaba cada curva de ese pequeño cuerpo que el amaba y en el reflejo de la ventana vio que tenia la espalda al descubierto.

-Diferente? Como que mi cara luce diferente? Jacob?

Jacob ya estaba muy lejos, el estaba en una habitación enterrado en Nessie mordiendo su espalda.

-Oh Dios, tu cara! - exclamó la chica alzando sus dedos hasta la altura del la mandíbula y el pómulo derecho de Jacob.

Tenia el rostro mallugado por los golpes de Edward y del cantinero o el guardia del bar donde se emborracho sin dinero.

En las piernas también tenia hematomas de las posibles patadas que le dieron en el callejón, al igual que en las costillas y la espalda. Por suerte solo eran golpes y hematomas y ningún hueso roto. Suficiente había tenido con el corazón roto.

-Estoy bien, no te preocupes -tomó su mano para besar su palma y luego la atacó contra la ventana restregando su cuerpo contra el suyo, mientras la fiesta que los rodeaba aun festejaba la llegada del año nuevo-. Ven, vamos! - la tomó de la mano y pasando por una de las mesas llenas de botellas de la destilería de los McCarty tomó una del whiskey que mas le había gustado a Nessie el día en que Emmett les dio un recorrido y cataron todos los productos. Tenia un rico sabor a caramelo ahumado.

Al entrar al ascensor La Bestia se dedicó a rociar de besitos el rostro de Nessie.

Ninguno de los dos podía creer lo que había pasado las ultimas veinticuatro horas ni que ahora estuvieran juntos sin importarles nada. Solo importaba lo que ellos querían, no lo que el resto deseaba.

Ellos se amaban, adoraba y veneraban. Que mierda importaba Edward y Bella? Por una u otra razón no estuvieron en la vida de Renesmee los primeros veintidós años, ellos no tenían por que opinar ahora. Era demasiado tarde.

-Me perdonas por haber huido como un total y competo cobarde? - susurró La Bestia pasando delicadamente sus dedos por la espalda descubierta de Nessie.

-Si estuviera en tu lugar creo que también hubiera hecho lo mismo. Es decir... tienes toda una vida... mi vida... escuchando a los Cullen sobre Carlie. Como dijo Jasper si hubiera estado en tu lugar... si tu fueras Jacob el niño al que mis mejores amigos le han llorado y darme cuenta de que me he estado acostando contigo en cualquier superficie y manera posible -hizo un esfuerzo titanico para no reírse con esa frase-... estaría horrorizada. Pero estas aquí, regresaste, eso es lo que importa. Lo que a mi me importa.

-No te merezco -susurró Jacob antes de besarla cuando las puertas se abrieron en el lobby del hotel-. Prometo pasar el resto de mi vida tratando de compensar todo lo que te hice pasar - murmuró cuando salían del ascensor.

-No te preocupes, creo que estuve catatónica, por que sino sabría como es que resulté en la fiesta con esto puesto y con el cabello lizo - Nessie haría cualquier cosa por aligerar la situación.

El haber visto como Jacob se alejaba de ella la noche anterior, era la cosa mas espantosa que le pudo haber pasado y necesitaba deshacerse del agujero negro que tenia en el estomago y que se estaba comiendo su corazón. Así que el bromear un poco de su apariencia estrafalaria y un poco de callejera, le ayudo.

Jacob sonrió a medias mirándola de arriba abajo. Por que no se vestía de esa manera en la oficina?

-Quédate aquí, regreso enseguida.

La Bestia se acercó a recepción cuando Rosalie le grito a Nessie:

-A donde crees que vas con el? El te hizo...

-Rose - Nessie la tomó de la mano tratando de calmarla.

-No, Rose nada. Tienes una idea de lo que le hiciste a Nessie con tu chistesito? - la rubia le gritó a Jacob.

-Rose, por favor - suplicó Nessie tratando de detenerla.

-Sabes como llegó ella anoche? Estaba completamente helada, completamente ida. Lloraba sin parar, murmurando que la habías dejado, que no era nada. Sabes como fue verla? Ver sus ojos sin vida...

-Rosalie! -gritó Alice tras de ella corriendo para detenerla-. Déjalos tranquilos, tu eres la que no sabe nada. Ahora el esta aquí, es lo que importa, mira a Nessie -sus amigas, tan diferentes la una de la otra la miraron con detenimiento y a Rosalie no le importó que ya no luciera como un zombie e iba a protestar de nuevo, pero la diseñadora se le adelantó,-. Ella ya esta bien y tu le estas arruinando su momento. Nessie esta instalada en la suite de Rosalie - se dirigió a La Bestia que estaba tras de Nessie.

Alice sonrió al dar la información al igual que Jasper mientras se llevaba a su hermana Rosalie del brazo

-Esta es la llave de la suite en la que Nessie se esta quedo anoche es la 7045. Que la disfruten!

Alice dio media vuelta y casi saltó hacia los ascensores, pero se giró de nuevo hacia ellos.

-No creas que que salvaras de mi Black, simplemente quiero que inicies el año feliz junto a Ness - la diseñadora asintió una vez con una sonrisilla diabólica y giró de nuevo al ascensor-. Feliz año!

Nessie se cubrió el rostro con las manos. Como es que habia ido a parar con ese par de amigas?

-Rosalie tiene razón, no deberías estar ahora conmigo, deberías de hacerme rogarte de rodillas que me perdones... - susurró Jacob aun en shock.

Nunca esperó que Rosalie se pusiera a gritarle frente al personal del hotel y demás fiesteros que pululaban en el lobby.

-No te he dicho que no lo hagas - replicó Nessie desdeñosa.

La Bestia la atrajó hacia el para besarla, pero ella lo empujó.

-No hasta que te arrastres y me pidas perdón - la chica se cruzó de brazos con una sonrisa.

-Como usted diga su majestad!

Jacob se giró y caminó de nuevo hacia Front Desk y le pidió al recepcionista su maleta y las bolsas de ropa y se dirigieron de nuevo al ascensor después de que Jacob pidió que les subieran de cenar, al igual que aperitivos y cualquier chuchería para picar. La reservacion de la habitación había sido cambiada de los McCarty a los Black.

Cuando entraron a la suite, Nessie sintió como si fuera la primera vez que la viera, no recordaba haber sido cuidada y mimada por sus amigas desde la noche anterior en ese lugar. Ella sabia que les debía las gracias y tal vez una disculpa. O tal vez solo las gracias, no debía disculparse por querer lo que quería: a Jacob junto a ella para siempre.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#74

Capítulo 31
-Hey! Mira quien esta aquí! -corrió a la esquina donde la bolita de pelo estaba encerrada en una jaula que le quedaba muy grande-. Hola, coshita peshosha! Como llegaste aquí? Aun no se que nombre darle... eso me hace una mala madre? - Nessie giró para ver a Jacob y el le sonrió.

-Snow, Regina. Rumple, Charmin. Victoria, Emily... No! Emily no. Amanda, Nolan... escoge uno - susurró La Bestia acercándose a ellas.

-Snow. Snow le queda - replicó la chica en el mismo tono, pues Jacob no dejaba de mirarla.

Conocía esa mirada. La mira de esa manera ardiente, apasionada y abrumadora cada vez que esta dentro de ella.

Jacob tomó a la Snow entre sus grandes manos y la metió de nuevo en su casita para dejarla en el baño y que no los interrumpiera. Nessie tragó saliva. De pronto estaba nerviosa. Nerviosa como aquella primera noche después de su elegante y romántica cena en White lily.

La Bestia no perdió el tiempo, abrió la botella de whiskey y le dio un trago antes de que Nessie le quitara la botella y ella también bebiera. Sus entrañas comenzaron a arder y después su boca al besar a La Bestia.

Tres golpes en la puerta los interrumpieron y con un puchero Nessie sacó su mano de los pantalones de Jacob.

La cena había llegado.

Mientras Jacob disponía de los platos y copas Nessie se quitó los botines, al igual que las bragas y estas las metió en el bolsillo de los pantalones negros de Jacob, con una sonrisilla traviesa.

Luego vio como Jacob se quitaba el saco y lo dejaba junto a su abrigo en el sofá, le siguió el suéter en cuello V y Nessie frunció el ceño.

-Que rayos es eso? Luce como las correas tipo chaleco que usan los policías para esconder su arma.

Jacob se rió.

-Es una billetera de viajero. Saqué todo el dinero en efectivo que tengo en el apartamento, es Nueva York en día de fiesta, no sabia siquiera si iba a llegar con el abrigo puesto, así que dije: si me asaltan al menos me quitaran la cartera, el Omega y el celular, pero no el efectivo. Por cierto, me robaron mi Rolex. Lo bueno es que era una chuchería tipo deportiva y no el que me compre al año de haber abierto K.B.

-Chuchería deportiva? Espera... te robaron? Donde?

-Supongo que cuando me golpearon en el bar de anoche por no tener con que pagar - se encogió de hombros terminando de poner la comida sobre la cama.

-QUE?!

-No te preocupes, estoy bien.

Jacob tomó a Nessie de la mano y la llevó hasta la cama, donde comieron mientras veían el resto de las presentaciones de Dick Clark New York's Eve with Ryan Secrest.

Se dieron de comer en la boca y alternaron tomar vino, gaseosa y el whiskey McCarty. Al día siguiente tendrían una buena resaca, pero estaban celebrando. Celebrando su reencuentro y el año nuevo, por supuesto.

Después de cenar se acercaron a la ventana y miraron a las personas que aun festejaban en Times Square, alimentaron a Snow después de jugar con ella como lo hicieron los días anteriores y luego sin decir una palabra sus ropas fueron arrancadas y Jacob la tomó casi con brutalidad, enterrando sus dedos en sus muslos y nalgas dejandole marcas. Los dientes de Nessie marcaron su cuello y pecho, y sus uñas casi sangraron la espalda de Jacob.

No hablaron, solo gimieron y gruñeron disfrutando de cada embestida, de cada beso, de cada mirada, de cada caricia.

La Bestia colapsó sobre el pecho de Nessie con la nariz enterrada en su cabello lizo y las manos tras las rodillas de la chica, la cual casi estaba desmayada y sin aliento.

Siguieron tomando el whiskey y comieron las sobras de la cena. Nessie aceptó y disfruto que La Bestia le diera de comer en la boca de nueva cuenta.

Ella quería preguntarle a Jacob sobre Bella y Edward. Quería saber si seguían en la ciudad, si los estaban buscando. Pero Jacob le contó su noche infernal y supo que no. No sabia si aun seguían en Nueva York y si los estaban buscando.

La Bestia la poseyó de nuevo y disfrutó enormemente dejar marcas en su espalda.

-Pareces un perrito marcando tu territorio al morderme -masculló Nessie mas dormida que despierta, aun boca abajo abrazando la almohada y Jacob mordiendo su trasero-. No me mal entiendas, prefiero mil veces que marques tu territorio de esta manera a que como lo hacen los perros en realidad.

La Bestia soltó una carcajada y le dio una fuerte nalgada.

-Ah -suspiro-, el rosa perfecto.

Nessie se rió como si le hubiera contado el chiste mas gracioso de su vida. Estaba ebria y estaba siendo adorada por La Bestia, el nuevo año solo podía mejorar con cada minuto que pasaba.

-No te marqué como un perro común, pero si te marqué como mía desde la primera noche, como lo he hecho cada noche -explicó hundiendo sus dedos en ella. Su semilla aun estaba fresca y pegajosa-. Chupa - susurró acercándole los dedos a la boca y ella sin dudarlo los limpió con la lengua y chupándolos avidamente.

.

La Bestia despertó de golpe, sobresaltando a Renesmee y casi tirándola de la cama. Ella usaba su pecho como almohada.

-Que ocurre? Jake...

-Yo... A-anoche tuvimos sexo.

-Si, y?

-Yo... tu... la pastilla. Te tomaste la pastilla ayer?

-No - la chica se restregó los ojos logrando distinguir un poco mas su gran silueta en la penumbra.

-Mierda! No me lo tomes a mal, quiero un hijo contigo, pero aun estas muy, muy joven y...

Hijos? Jacob quería hijos con ella!

-Jacob, no me he tomado la pastilla en un mes, recuerdas? - bostezó a media frase.

-QUE?

-El parche - Nessie levanto el brazo izquierdo para que La Bestia viera el pequeño cuadro trasparente pegado a la piel debajo de la axila.

Había elegido ese lugar por que le parecía el menos sexy.

-Oh! - Jacob soltó unas risitas nerviosas.

-Ahora, puedo dormir de nuevo? Tengo resaca.

La Bestia le sacó la lengua antes de hacerle cosquillas.

.
.

Cuando despertaron de nuevo, eran casi las once de la mañana y Rosalie tocaba a la puerta con el puño y la punta del pie.

-Nessie! - gritó tocando de nuevo mientras Jacob se enredaba como podía con la sabana para abrir la puerta.

-Rosalie no es buen momento - masculló Jacob cuando solo abrió la puerta unos centímetros.

-Claro que es buen momento! - la rubia empujó la puerta y entró como si no supiera que su amiga y el hombre que odiaba estuvieran desnudos.

-Rosalie! - gritó Nessie cubriéndose hasta la barbilla con el cubrecama.

-Como pudiste acostarte con el? Como es que...? Pensaba mejor de ti Renesmee - la rubia parecía una psicótica, con el cabello rubio alborotado, los ojos llenos de furia y gesticulando sin sentido.

Ella había cuidado de Nessie, ella ya tenia planes para su amiga, llega Jacob y todo se va a la basura. Ese hombre era toxico, era nocivo para su amiga. Era un mal hombre que solo quería una marioneta a su lado.

-Disculpa?

-El te hiere, vienes a nosotros para refugiarte y al minuto que el aparece ta vas con el a revolcarte? Pensé que eras fuerte, pero eres débil y el te usa, te manipu...

-BASTA! Basta, Rosalie. Aprecio que te preocupes por mi, que me hayas cuidado cuando mas lo necesite. Créeme, en verdad te lo agradezco, pero eso no te da derecho a nada. No te da derecho a insultarme, a insultar a Jacob -el aun miraba la escena atónito y con la boca abierta-. El no me manipula, no soy débil y no me revolqué con el anoche. Lo amo y el a mi. No puedo estar sin el. Ni tu, ni nadie incluyendo a Bella y Edward tienen derecho a opinar sobre mi relación con Jacob.

Renesmee señaló la puerta con el menton dando por terminada la discusión con Rosalie, pero La Bestia entendió que quería que sacara a la rubia, así que eso hizo. La tomó del brazo con brusquedad y casi la lanzó al pasillo y cerró de un portazo.

Nessie abrió la boca para decir que eso no es lo que no quería que hiciera, pero la tocaron de nuevo a la puerta.

-Mierda, ahora quien? - gruñó La Bestia.

Jacob se acercó a la puerta y por la mirilla vio a Alice sosteniendo una bolsa blanca con cierre al frente, como las que el había traído de casa con los atuendos especiales.

-Hey, Al. No es buen momento... yo... Rosalie...

-Lo se. Esa mujer esta loca y trastornada -señaló al pasillo donde Rosalie acababa de subir al ascensor del que ella y Jasper habían bajado. Esto es para Nessie -le ofreció la bolsa larga y blanca a Jacob y el tuvo que hacer malabares para no dejar caer la sabana que lo envolvía precariamente y tomarla-, tengo el presentimiento de que lo necesitara. Tu no debes de verlo y ella no dejara que lo veas hasta que sea el momento. No es nada de lo que ella y yo habíamos hablado, pero espero que esta cosa espantosa no sea solo lo que use. Por que si lo hace... juro que yo misma haré lo que Rose quiere hacerte. Feliz año!

Si decir alguna otra frase criptica para La Bestia dio media vuelta y tomó la mano de Jasper quien la esperaba en el pasillo, listos para hacer el check out.

La Bestia miró a su amiga y a la bolsa en sus manos y meneando la cabeza cerró la puerta con seguro y cadena. No quería a nadie mas entrando en su burbuja.

-Alice te envió esto y yo no puedo verlo.

-Que? Que es?

-Ah... creo... espero que lo mismo que yo te traje - murmuró quitándose la sabana y colgando la bolsa en el armario.

-Que me trajiste?

-Bueno... Ness... Renesmee - Jacob se metió de nuevo a la cama con ella.

-Siiiiii? - alargó la palabra ya que La Bestia se había callado.

-Te amo - la miró a los ojos tomándola de mas manos para besar sus pálidos nudillos.

-Y yo te amo a ti.

-Y soy feliz de que aun lo hagas y por eso quiero pedirte algo.

-Claro, lo que sea, Jake - Nessie casi rebotó sentada, quería complacerlo en todo.

-Cásate conmigo.

Nessie frunció el ceño desviando la mirada mas allá de Jacob.

-Jake... ya dije que si. Me propusiste matrimonio la mañana de navidad, recuerdas?

-Si. Pero... aun no sabias... sabíamos lo que sabemos ahora.

-Y eso que tiene que ver?

-Aaah... Eso lo cambio todo.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#75

Capítulo 31
-No. Bella y Edward siguen siendo unos desconocidos para mi. El que haya resultado que yo fuera su Carlie no interfiere con lo que siento por ti. Comprendo que te alejaste de mi por que... fue un shock enorme para todos. Pero no influye en nada. En nada. Y si quiero casarme contigo, aun después de eso, a pesar de eso. Te amo, Jacob La Bestia Black - Renesmee soltó unas risillas dandole un beso en la mejilla y Jacob frunció el ceño y los labios.

-Nunca te había escuchado decirme así.

-Por que no lo digo frente a ti.

Jacob abrió la boca en una perfecta O, completamente ofendido.

-Tu me dices La Bestia... a mis espaldas?

-No! Claro que no... Bueno, bien... Unas cuantas veces con Bree... cuando pensé que Rachel era tu novia y me robé tu tarjeta de White Lily - sus pestañas postizas revolotearon sobre sus parpados como cada vez que esta nerviosa.

Jacob soltó una carcajada recordando el ataque de celos de Nessie, claro que a el también casi le había dado un aneurisma cuando la vio con Seth.

-Bueno... entonces... Te casarías conmigo? - la miró con ojitos de cachorro y una gran sonrisa.

Nessie se arrastraría sobre lava por esa sonrisa.

-Por supuesto. Una y mil veces si - Nessie lo abrazó enredando sus brazos en el cuello de La Bestia.

-Mañana?

-Mañana?! Por que mañana? - se alejó de el para ver si bromeaba.

-Por que no quiero que nada ni nadie nos vuelva a separar. Por que ya quiero que seas mía...

-Ya lo soy -lo interrumpió mirando sus manos y el anillo de diamantes aun centellando en su dedo anular-. Lo fui desde ese viernes en tu oficina.

El corazón de La Bestia tartamudeó y su sonrisa se hizo mas grande.

-Pero quiero que sea oficial, quiero gritárselo al mundo, a Edward, a Bella.

Renesmee frunció la nariz cuando los mencionó y Jacob sonrió ante su gesto.

-Quiero ser tuyo - susurró el acariciando su labio inferior con el pulgar haciéndola suspirar.

-No me gustan los números pares en los aniversarios. Dos de enero no suena bonito. Tres de enero suena mejor - susurró en voz baja sintiéndose estúpida, pero eso era lo que ella realmente creía.

-Te gusta mas el tres de enero como aniversario de bodas? - preguntó Jacob con otra enorme sonrisa creciendo en sus labios. Estaba sonriendo en exceso esa mañana, pero era por que realmente era feliz. Después de ese día horrible que había pasado alejado de ella y ahora Ness...

Nessie ya pensaba en aniversarios! Como no concederle eso? Si ella le pidiera las pirámides de Giza, se las daría. Si le pidiera la Torre Eiffel, también se la daría. Así que por que no darle esa pequeña fecha.

-Tres de enero será - murmuró antes de plantarle un inesperado y salvaje beso en sus labios rojos y carnosos.

Renesmee chilló de alegría dejándose envolver en sus brazos, dejándose amar de nuevo, pero algo le impidió meterse de lleno en el momento.

-No, Jake... espera. Espera - lo empujó plantando sus manos en su pecho junto al dragón medieval de ojos tristes.

-Que? -La Bestia la miró con los ojos turbios, la niebla de deseo y lujuria estaba bien plantada en su cerebro-. Quieres estar arriba? Genial!

Sin dudar les dio la vuelta en la cama con tal rapidez que la habitación comenzó a dar vueltas para la chica.

-No, Jacob! Eso no era -La Bestia hizo un mini puchero antes de acomodarla sobre el, entrando en su estrecho y húmedo centro-. Oh, Dios, si.

-Te lo dije - replicó incorporándose para poder besarla.

-No tengo vestido - murmuró Nessie inclinando la cabeza hacia atrás disfrutando de que a pesar de que ella estaba arriba La Bestia tenia el control sosteniéndola por las caderas.

-Yo te traje lo mas cercano que encontré, pero creo que eso es lo que Alice te trajo.

-No hemos sacado la licencia, ni tenemos el lugar para la ceremonia y el baile... los padrinos... las damas...

-En el ayuntamiento nos pueden casar, te prometo que te haré una enorme fiesta en el verano, tendremos dos aniversarios. Pero si no soy tu esposo los próximos días... juro que... Oh, si... Justo así cielo. No te detengas.

Renesmee se inclinó hacia atrás sosteniéndose en las gruesas piernas de La Bestia para poder balancearse mejor, disfrutando como cada mañana del sexo matutino, pero en este caso era del medio día.

-Mírame - gruñó Jacob tomando un puñado de su aun lizo cabello, obligandola a mirarlo mientras ambos terminaban.

El estupor sexual les duro poco, pues un pequeño sollozo los interrumpió.

Snow tenia hambre.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#76

Capítulo 32

Renesmee aun no podía creer que oficialmente fuera la señora Black, estaba ronroneando de felicidad, literalmente. Jacob le había mostrado por fin lo que llevaba en la maleta a parte de ropa, eran todos los juguetes que Nessie le había regalado en navidad y habían utilizado la mayoría de ellos incluyendo los lubricantes de sabores, los vibradores y el tapón anal, las cintas de seda que el ya tenia, las esposas y las vendas para los ojos.

Jacob estaba a su lado reviviendo en su cabeza lo que había pasado las ultimas cinco horas con la sonrisa mas estúpida de la historia de la humanidad.

Todo había ocurrido en un borrón lleno de felicidad.

Nessie apenas recordaba al juez declarándolos marido y mujer frente a una sala llena de extraños vestidos de negro y blanco esperando a que los casaran en el registro civil, justo como ellos lo habían hecho.

Jacob la abrazó y ella le lanzó los brazos alrededor del cuello y se besaron como si estuvieran solos, las risitas de los novios esperando su turno y la disimulada tos del juez no los hizo separarse. Se portaban como un par de chiquillos adolescentes que huyeron de casa para casarse en lugar del hombre de negocios y su flamante nueva esposa que era como en realidad lucían.

Después del beso Renesmee le tendió su celular al asistente del juez como lo habían hecho las parejas anteriores a ellos y les tomó una fotografía. La Bestia y Nessie sonrían ampliamente, el en su traje negro y corbata de rayas diagonales color plata y perla y ella en su largo vestido blanco corte imperio de tirantes y corpiño de finas lentejuelas plateadas. Sus pendientes de diamantes que no se había quitado desde la mañana de navidad y su luna de zafiro la acompañaban como su algo nuevo y su algo azul. Su pequeño ramo eran cinco peonias blancas que había pedido al concierge del W.

Fuera del registro civil Nessie perdió todo el glamour de su boda fugaz, pues ahora estaba envuelta en un largo abrigo blanco -con el que en un principio se iba a casar, Jacob no había encontrado ningún vestido blanco en su guardarropa-, su cuello y cara estaban envueltas en una gran bufanda de cashmire. Sus rizos estaban cubiertos por un gorro de lana blanco ocultando -y probablemente arruinando- el peinado que tardo una eternidad en hacer en su nueva suite en el Waldorf Astoria y sus manos estaban dentro de un par de guantes de cuero color hueso. Jacob también llevaba su largo abrigo negro, bufanda, gorro, guantes y orejeras.

Estaba nevando en Nueva York.

Subieron al auto con chófer que La Bestia pidió cuando llegaron al Waldorf por la mañana y este los condujo a través de la nieve que cada vez arreciaba mas y con un viento helado corta mejillas, hasta que los dejó en el hotel. Jacob había hecho la recervacion el miércoles después de comer luego de que el y Nessie confirmaran la fecha de su boda, ahí pasarían su luna de miel express, rodeados de lujos. Uno de los primeros con los que rodearía a su nueva y pequeña esposa quien aun temblaba de frío y emoción en el lobby del lujoso hotel.

Ella miraba todo con los ojos abiertos como plato. Desde que estaba con La Bestia había ido a lugares lujosos y caros, había comido y cenado en The White Lily, comido en Victoria's, celebrado año nuevo en el Hotel W, su apartamento era muy hermoso y acogedor... pero el Waldorf era otra cosa.

Se respiraba el lujo. Las personas vestían atuendos de miles de dolares, caminaban por el lugar luciendo sus abrigos de pieles -Nessie esperaba que fueran de imitación, pero no lo eran-, joyas brillantes y bolsos de marcas que Nessie ni conocía y eran realmente exclusivas.

Con la llave de la habitación en la mano, Jacob la condujo hasta los ascensores. Mientras subían a la suite Presidencial en el piso treinta y cinco, Jacob acarició el rostro de Renesmee con ternura y devoción, al hacerlo su anillo de bodas centelló en su mano izquierda. Nessie giró el rostro para besar su palma y lamer su pulgar. La respiración de Jacob se aceleró y la atrajo hacia el para darle un beso desesperado y hambriento ignorando a las tres personas que iban con ellos.

Con una sonrisa traviesa y aun sin decirse una sola palabra luego de su si, acepto, el la tomó en brazos y entre risas lograron abrir la puerta. Renesmee no se fijó en el cambio que había sufrido la enorme habitación, su mirada estaba hundida en la de Jacob que la miraba de la misma manera que ella.

Parecía increíble, era como un fantástico sueño del que ninguno quería despertar. El era suyo y ella era suya. Nada podía separarlos, solo la muerte. No importaba Rosalie con sus prejuicios, no importaban Bella y Edward... sus padres.

Solo importaba que ahora era oficial, Jacob era sus esposo.

La Bestia la dejó a los pies de la cama de la habitación y con cuidado le quitó la bufanda, el abrigo, los guantes, el gorro. Ella quedó en el delicado vestido que Alice le había llevado el primero de enero a su suite en el Hotel W -ninguno de los dos se explicaba como es que ella adivinó los planes de Jacob y era escalofriante-. El también se quitó toda la indumentaria que lo había mantenido calientito, dio un paso mas hacia ella quitandole el broche haciendo que sus rizos brotaran sobre su rostro como una cascada. La miró de nuevo perdiéndose en sus brillantes ojos de chocolate que casi estaban al borde de las lagrimas.

-No llores - sus labios se posaron en sus mejillas.

-Pero quiero hacerlo... Esto... no se... es... Duele, sabes? Estoy tan feliz que duele - una pequeña lagrima se deslizó por su mejilla izquierda y La Bestia la limpió con un beso.

-Hace... hace un año... estaba sola. Completamente. Me enfoqué en mi ultimo semestre... y yo... Ahora tu estas aquí... y duele. Duele amarte y a veces temo perder la razón, es... eres todo para mi y tengo miedo, por que se que si te vas de nuevo... moriré y no quiero ser ese tipo de persona - el doloroso sollozo de su esposa rompió el corazón de Jacob.

-Tu crees que no me siento de esa manera? Suena mezquino, pero cual crees que fue mi motivo de esta boda apresurada? Por que lo eres todo para mi y no te quiero perder de nuevo. Viste lo que me pasó solo por no estar a tu lado unas horas, tu tuviste suerte, mucha suerte de ir a dar a un lugar seguro. Yo fui y me emborraché y lo único que gane fue una paliza. Sin ti soy nada. No me iré a ninguna parte y tampoco dejaré que te vayas. Aun eres muy joven y si dejaras de amarme en algunos años por que has cambiado de opinión y no quieres la vida que compartimos... ten por seguro... que te voy a secuestrar y te voy a tener encadenada a una cama y voy a hacer que te enamores de nuevo de mi. Cueste lo que cueste.

Renesmee se soltó a reír al imaginar la escena que La Bestia acababa de describirle.

-Ese plan me agrada - su susurró le dijo a Jacob que no se opondría a lo que tenia en mente para las próximas horas.

-Ahora que ya declaramos la clase de amor enfermizo que sentimos el uno por el otro... comencemos nuestra luna de miel. Te parece? - besó sus labios pintados de rosa suave y la tomó de la mano para sacarla de la habitación y llevarla al comedor donde los esperaba una deliciosa langosta, Moët & Chandon y de postre peras al vino con salsa de vainilla. Al igual que un pequeño pastel de chocolate con cobertura de fondant blanco y rosas de chocolate blanco.

Snow estaba dormida en su jaula en la habitación principal de la suite; les había dado cosa quedarse en la misma habitación que los presidentes, reyes y dignatarios. Si, ella tenia una buena vida, era la adoración de sus padres.

-Seria tonto si le tomo fotografías a todo esto? - preguntó Nessie con sus manos juntas bajo su mentón con actitud infantil.

-No es tonto, es nuestra primera boda. Tal vez debería ir en un pequeño álbum o algo así - farfullo Jacob avergonzado. El tenia el álbum de bodas de sus padres y contenía fotografías de ellos en la iglesia, en la fiesta, cortando el pastel, dándose de comer el uno al otro, bailando, lanzando el ramo y la liga.

Lo típico de una boda.

Y aunque solo fueran ellos dos y todo hubiera sido apresurado, Jacob quería recuerdos de ese momento, el mas feliz de su vida. Así que sacó su celular y entre el y Nessie recrearon todo lo de una boda tradicional. Seria su pequeño y privado álbum.

Fotografías de la suite decorada con flores blancas de todo tipo. Listo.

Fotografías de la comida, el postre y el pastel. Listo.

Fotografías de ellos dándose de comer con Nessie en el regazo de Jacob. Listo.

Fotografías de ellos cortando el pastel y dándoselo de comer. Listo.

Fotografías de ellos brindando. Listo.

Fotografías de Nessie lanzandole el pequeño ramo a Snow y ella atrapándolo con su pequeño hocico y destrozándolo. Listo

Fotografías de Jacob hincado frente a Renesmee con la cabeza escondida bajo su vestido. Listo.

Fotografías de La Bestia jugando con la liga hecha de seda y encaje que Alice envió. Listo.

La Bestia hizo que bebiera champan como si fuera agua, la quería suelta y desinhibida para lo que tenia en mente. No es que fuera muy pudorosa, ella misma había comprado media sex shop para regalársela en navidad, pero Jacob quería hacer cosas nuevas. Tal vez inmorales e ilegales en ciertos lugares.

Pero su preocupación se esfumó cuando Nessie comenzó a desnudarlo y una vez que lo tenia en la cama se sirvió otra rebanada de pastel y lo comió de su pecho y embarro sus labios con el mousse de chocolate y el ganache que había entre capas de pastel. Su juego fue inocente en comparación a los de Jacob. Solo que el en lugar de untarla de pastel esparció lubricante entre sus senos para así follarlos haciendo que la chica los sostuviera juntos para el.

Nessie tocó con la punta de sus dedos su mandíbula y sus labios mientras Jacob aun seguía a horcajadas sobre ella y se los llevó a la boca con una sonrisa lasciva.

Ella siguió tendida en la cama mientras su esposo la aseaba y cuando menos se dio cuenta el ya estaba entre sus piernas saboreando el sabor a fresa del lubricante.

No terminaron ahí.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#77

Capítulo 32 (Continuación)
Pero lo tomaba o lo dejaba como dijo ella, y no iba a dejar pasar esa oportunidad de estar en su vida.

-Bien -asintió Nessie-. Ahora, salgan de mi luna de miel... Yo... yo les llamaré.

Bella se puso de pie llevándose a Edward con ella y se despidió de su hija con una sonrisa.
Al salir de la suite Edward quería golpear algo, lo que fuera, de preferencia la estúpida cara de Jacob Black. Bella sonreía de oreja a oreja bajando en el ascensor. La ira y la felicidad que los invadía respectivamente fue remplazada por la sorpresa cuando el ascensor se abrió y vieron quien estaba esperando abordar.

-Mama!? -gritó el doctor Cullen al ver a su madre envuelta en un apasionada beso con un hombre que no era su marido-. Marcus?!

Bella contuvo el aliento cuando vio a su suegra por primera vez en mas de veinte años.

Esme Cullen llevó su mano a la boca al igual que Marcus Vulturi, el hombre que le iba a ayudar a Edward a encontrar a Carlie.

-Hijo! Isabella...! Ah... yo...

Su rostro en forma de corazón aun era muy hermoso, las pequeñas arruguitas alrededor de sus ojos y de sus labios no la hacían ver vieja, sino sofisticada. Su cabello color caramelo tenia unas cuantas canas y estaba un tanto revuelto, sus ojos verdes -iguales a los de su hijo- lucían avergonzados.

-Estas engañando a Carlisle con uno de sus mejores amigos, mamá? - preguntó el saliendo del ascensor junto a su mujer.

-No es engañar cuando tu matrimonio lleva muerto veinte años, Edward - Esme sacudió sus ropas con la dignidad de una reina.

-Y elegiste a Marcus para tener una aventura?

-No es una aventura, Edward -respondió el hombre alto de casi setenta años y que aun conservaba su cabello castaño. El viejo Marcus aun podía? Ugh!-. Amo a tu madre desde que tengo memoria.

-Osea hace cinco minutos - masculló Edward cruzándose de brazos.

-No seas insolente, Edward - el tono de Esme lo hizo sentir como un chiquillo de nueva cuenta.

-No me ofende querida, el Alzheimer me hará olvidarlo en unos momentos según su opinión experta de medico -se burló Marcus-. Edward, ya no me hablaste para... ya sabes. Si te sirvió el programa que te envié para localizar el teléfono de la persona que querías? - no sabia si quería que su madre se enterara que su Carlie estaba viva y el lo ayudaría a buscarla.

Aun tenia contactos en el FBI, haber sido uno de los mejores agentes en su tiempo y haber rechazado la dirección de la división de narcóticos para disfrutar de su retiro con la mujer de su mejor amigo no le había caído muy bien al director general, pero seguían siendo amigos.

-Ah, eso, si, gracias. Por eso estamos aquí. Y no, tus servicios ya no serán requeridos.

-Si esto es por que tu madre y yo...

-Gah! -Edward levantó sus manos queriendo cubrir sus oídos-. No me lo recuerdes, pero eso no tiene nada que ver, ya la encontramos.

-Mas bien ella nos encontró - murmuró Bella muy sonriente. Nada le iba a quitar la felicidad de que ahora era amiga de Nessie.

Esa hermosa y fascinante chica que defendía lo que amaba, tal y como ella lo había hecho al no querer deshacerse del bebé que llevaba en su vientre a la corta edad de dieciséis años.

-De que están hablando? -preguntó Esme sintiéndose perdida-. Has hablado con mi hijo y no me lo dijiste?

-Era un asunto confidencial, querida.

-Pero es mi hijo, Marcus.

-Lo se.

Esme le frunció el ceno.

-Mamá ... sigues viviendo con papá?

-Si, en habitaciones separadas y solo lo veo cuando tenemos que asistir a un evento. Desde que ustedes se casaron me separé de el. Debí de haberlo hecho desde hacia mucho. Lo siento - sus ojos verdes y aun llenos de vida se llenaron de lagrimas.

-Prométeme que no le dirás a nadie lo que te voy a decir.

-Lo juro por mi vida - juró solemnemente.

-Vayamos a nuestra suite, ahí podemos hablar - sugirió Marcus señalando el pasillo a su derecha.

.

Entraron a una suite mas pequeña que en la que se hospedaban Jacob y Renesmee, pero igual de hermosa y lujosa.

-Pasamos juntos la navidad y año nuevo aquí - dijo Esme dirigiéndose a la barra para servirse un vaso de agua y ofrecerle a su hijo una bebida.

Se moría de ganas de abrazarlo y besar sus mejillas como lo hacia cuando era pequeño, pero sabia que el la rechazaría. Debió apoyarlo mas, luchar junto con el contra Carlisle cuando le impidió que viera a Bella en el hospital después de que muriera Carlie.

-Mamá, por que no te sientas? - señaló Edward el asiento frente a el.

Marcus la tomo de la mano y la sentó entre Bella y Edward en el sofá de tres plazas mientras el servia las bebidas. Aun era muy temprano para un trago, pero era el momento ideal para unas mimosas, así que mientras Edward ordenaba sus ideas el abrió el champan.

-Mamá... Carlie... Carlie no murió. Carlisle y Charlie lo planearon todo. Ellos aprovecharon que yo no estaba en la ciudad e inventaron que la niña nació muerta. La dieron en adopción. Charlie nos lo dijo antes de morir el mes pasado, nos lo dijo en persona. Hicimos planes para dejar Seattle y llamé a Marcus para que sus amigos nos ayudaran a encontrar a Renesmee Dwyer. Cuando nos mudamos a Nueva York el treinta de diciembre... la encontramos. Era la prometida de nuestro amigo de la universidad - Edward soltó todo de golpe pues si hacia pausas y se detenía a pensar estallaría en lagrimas o regresaría a golpear a Jacob.

Esme no parpadeó ni respiro durante el monologo de su hijo. Creyó cada palabra. Con los años Carlisle había cambiado tanto. Pasó de ser un chico ambicioso e inteligente a un hombre cruel y mezquino. Ya no había nada de aquel chico que conoció en la universidad y que la enamoró en su primera cita. El era tan encantador, caballeroso, inteligente, amoroso. Ella lo adoraba y era correspondida, pero el cambio poco a poco hasta que le fue irreconocible. Traicionó a sus amigos, les robó pacientes, cirugías, saboteó proyectos e investigaciones o se adueñó de ellas. Esme había tenido planes para ella que convergerían con su vida de casada y cuando menos se dio cuenta solo era una esposa trofeo que perdió a su marido y su hijo.

Carlisle había llegado demasiado lejos y ella planeaba hacerlo pagar.

-Puedo conocerla? - fueron las palabras que salieron de sus labios luego de cinco minutos de lagrimas silenciosas.

El cielo sabia que había llorado junto a Edward cuando se enteraron de que Carlie había nacido muerta, quiso llevarlo a que viera a Bella, pero fue muy débil y no lucho mas. Lo que decía su marido, se hacia. Pero no mas, no desde que se enteró que Edward se había reencontrado con Isabella y era feliz. Ella tenia años sin ser feliz y Marcus le ofreció una vida llena de felicidad y de adrenalina; primero con un beso robado, visitas espontaneas, una café, una copa, una cena, luego una pequeña aventura de un fin de semana, una visita vespertina en la semana, sexo en el baño de una gala para recaudar fondos, cenas en el apartamento de Marcus... Cada escapada poco a poco se convirtieron en dos décadas. Su matrimonio solo era de nombre, sus amigas de la alta sociedad de Manhattan la envidiaban, tenia por esposo un guapo y exitoso doctor y tenían cuarenta años de feliz matrimonio. Si, claro.

-La conocerás mas adelante, ahora esta en su luna de miel.

-Que? Pero es una niña!

Todos pensaban que Renesmee aun era una niña. Así es como siempre la verían por que no estuvieron con ella para verla crecer.

-Lo sabemos, pero su esposo... Jacob... bueno, le pudo haber ido peor.

-Edward - Bella lo reprendió.

-Sabes que es la verdad.

Bella puso los ojos en blanco y Esme le tomó la mano.

-Mis preciosos niños -acarició la mejilla de su hijo con lagrimas en los ojos-. Espero que algún día puedan perdonarme, debí haberlos apoyado mas.

-Mamá... no estaba en ti. Hiciste lo que pudiste, tu me ibas a llevar a ver a Bella y te opusiste a que Carlisle me enviara a Europa. Yo era un niño, no podíamos hacer mas. Siempre se hacia lo que el decía -Edward besó la mano de su madre. Debió haber tenido mas contacto con ella, no debió dejarla sola con Carlisle-. Eres feliz con Marcus?

Esme miró a su amante sentado frente a ellos tomando su mimosa y ambos se sonrieron. Fue una sonrisa pequeña y tierna, los ojos de ambos estaban llenos de amor y carino.

-Por supuesto.

-Bien, entonces por que no te divorcias de Carlisle?

Esme suspiró inclinándose para tomar la mimosa que Marcus dejó en la mesita de centro.

-Ya estamos muy viejos como para un divorcio, cariño.

-Pero así estarías con Marcus - el aludido levantó su copa a modo de brindis.

-Tu madre no quiere casarse conmigo.

-Marcus, sabes que no es eso. Estamos muy viejos para un matrimonio.

-Rompes mi corazón querida - Marcus suspiró y miró por la ventana con tristeza.

-Cambiemos de tema. Bella estas muy callada.

Isabella salió de su trance y sonrió ampliamente.

-Lo siento... solo pienso en Nessie. Ella... ella es hermosa. Tiene el cabello largo y rizado, tiene el color de cabello de Edward.

-Los mismos exactos ojos de Bella - aportó Edward.

-Es perfecta -susurraron los dos al mismo tiempo y Esme lloró.

-Es fuerte, inteligente - continuó Bella.

-Quiero conocerla. Es mi nieta.

-Nosotros también la queremos conocer mama, pero... ella no.

-Si quiere que la conozcamos, solo que... nosotros queremos ser sus padres y ella quiere que seamos amigos. Y culpo a Edward por ello.

-Ahora yo soy el de la culpa?! El único que tiene la culpa es Jacob, ese maldito perro infeliz la tuvo todo este tiempo, el la... el la toca... el... el la usa como si fuera su prostituta particular -Esme contuvo el aliento-. El se casó con ella... - Edward habló con la mandíbula tensa apretando y aflojando los puños.

-Nessie no es su prostituta, Edward! El la ama! El nos contó todo sobre ella desde un principio, cuandó entro a trabajar a la agencia de Jacob el luchaba cada momento para no acercarse a ella por que era su empleada y por su edad. En su cumpleaños ella lloró y el la consoló y decidió no dejarla mas.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#78

Se la llevó de ese horrible edificio en Queens y se la trajó a Manhattan, ahora viven juntos y el le dio un anillo de compromiso y ahora están casados. El la ha cuidado todos estos meses, la ama y la va a seguir cuidando, protegiendo. Ella lo ama, Edward. Por que es diferente a nosotros? Sabes que Jacob es perfecto para Nessie, que mejor que este con alguien como el, alguien ya establecido y que pueda cuidar de ella física y económicamente. Escuchaste algo de lo que ella dijo? Ella tuvo hambre... -a Bella se le cerró la garganta y sus ojos se llenaron de lagrimas. Su bebé había tenido hambre, había llorado, había sufrido y ella no estuvo ahí-. Mira donde esta ahora, es exitosa en lo que hace, vive en un lugar hermoso... Esta hospedada en la suite presidencial, por el amor de Dios! El que la trate como una princesa lo hace un perro infeliz? Tu nunca me has hospedado en una suite presidencial.

La mandíbula de Edward cayó al piso.

-Bien, de acuerdo, Jacob es bueno para ella... -murmuró poniendo los ojos en blanco levantando las manos-. Y lo de la suite presidencial... bueno... déjame comprar el 30% de una casa diseñadora internacional y así podré pagar diez mil dolares la noche.

Isabella entrecerró los ojos ante el tono de Edward.

-Lo que sea, el punto aquí es que tienes que dejar de atacar a Jacob cada vez que lo ves, si es que queremos tener algún tipo de contacto con nuestra hija. Tu viste como lo defendió.

Edward tomó la copa de mimosa y la bebió de un trago.

-No prometo nada.

Marcus y Esme solo se miraron y se rieron de ellos, peleaban como un par de niños. Si eso no era amor, no sabían que lo era.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#79

Capítulo 33

Bree entró a la oficina de Nessie el viernes en cuanto la vio llegar. Tenia una eternidad sin saber de ella. Renesmee y Jacob habían aparecido y desaparecido en un abrir y cerrar de ojos en la fiesta de año nuevo. Vio a Rosalie y Alice correr tras de ellos y minutos mas tarde la rubia regresó a la fiesta hecha una furia y Alice y Jasper sonreían y se adentraron a la pista de baile. Emily no le dijo nada, pero por conversaciones a medias de todos supo que Jacob desapareció y Nessie apareció en el hotel, luego Jacob apareció y se la llevó.

-Donde habías estado, Renesmee Dwyer?! -cuestionó estranguladora en un abrazo rápido-. En la fiesta en el W casi ni te vi, las chicas decían que Jacob se había ido que no lo encontraban, cuando Diego y yo fuimos a saludarte Jasper casi nos corrió, luego... Que demonios es eso en tu mano? Por que... traes tu anillo de casada... Que demonios?! Te cásate? Cuando? Donde?

Renesmee miró a su amiga parlotear sin descanso tratando de ordenar sus ideas. Habían pasado muchas cosas.

Descubrió que Edward y Bella Cullen eran sus padres.

Jacob la abandonó.

Ella se perdió dentro de su mente por unas horas.

Jacob apareció y se reconciliaron.

Se casaron en el registro civil.

Tuvieron una fantásticamente pervertida luna de miel en la suite presidencial del Waldorf-Astoria.

Bella y Edward aparecieron en su hotel y ella los mandó a la goma.

Recibió mensajes diarios de Isabella.

La nieve dejó de caer y regresaron al apartamento como marido y mujer en brazos de La Bestia.

Era la mujer mas feliz de Manhattan.

Si, muchas cosas habían pasado pero prefirió hacer esperar a Bree.

-Hola, Nessie. Me alegro verte de nuevo, la nevada estuvo fuerte, que bueno que ya pasó. Me divertí mucho en la fiesta de año nuevo pero no te vi, lucias rara, me preocupé. Feliz año por cierto. Que es eso que traes en tu mano? Te casaste? Por que no me lo cuentas todo hoy en la comida, por que no le pides a tu esposo su tarjeta de White Lily? - murmuró Nessie con burla sentándose tras su escritorio.

-Aaaahh!

-Sshh, Bree! Creerán que te estoy asesinando! - miró nerviosamente a la puerta entre cerrada de su oficina.

-Pero...

-No.

-Tu diji...

-Pa-pa-pa-pa. No. White Lily, hoy a la una treinta. Tu, Emily, Alice, Bree y... Bella. Todas iremos a comer - Nessie respiró profundo asintiéndose a si misma.

-Deee aaacuuueeerdooo -Bree alargó la palabra-. Estas bien?

-Si, claro... solo que ocurrieron bastantes cosas estas dos semanas.

-Esta bien. Entonces... nos vemos mas tarde. Feliz año - la chica de cabello negro guiñó y se marchó de la oficina.

Renesmee abrió el cajón de abajo de su escritorio y guardó su bolso luego de sacar su celular y le envió un mensaje a Alice, a Emily y a Bella citándolas en el Roquefeller Center para ir a comer al White Lily.

Tomó el teléfono de su escritorio y marcó la extensión de La Bestia.

-Oficina de Jacob Black - respondió Colin, el asistente de Jacob al segundo timbrazo.

-Soy Nessie me comunicas con tu jefe, por favor.

-Por supuesto!

-Hola, señora Black! - saludó La Bestia segundos después.

-Hola, señor Black!

-Ya mandé pedir tu nueva placa para tu puerta que diga Nessie Black.

-Genial! Oye... me harías un pequeño favor?

-Tu solo pide y lo tendrás, Ness.

-Bien... me prestas tu tarjeta de White Lily? Quiero ir a comer con las chicas y contarles lo que pasó desde año nuevo.

-Incluyendo lo que hicimos frente al espejo de Reagan? Que sucio de su parte, señora Black.

-No! Claro que eso no... y menos con Bella ahí.

-Invitaras a Bella? - La Bestia sonó sumamente sorprendido.

-Si, le envié un mensaje y me respondió que estaría ahí.

-Bien.

-Si... Es raro, sabes. Me siento tan triste y tan feliz al mismo tiempo. Se que no estuvo en sus manos, pero... no puedo dejar de tener ese sentimiento... Toda mi vida pensé que me habían abandonado y los odié... Ahora se que no fue así y me siento triste, ellos pensaron que estaba muerta y parte de mi quiere abrazarlos y... No se, creo que fue algo bueno lo que les dije en el Astoria... Por ahora hay que ser amigos. Ellos quieren tratarme como a una niña diciéndome que hacer y así las cosas no funcionaran. Soy mala por no querer que se comporten como padres, por negarles eso?

-No, Nessie. No te hace mala. Es total y completamente comprensible - su pequeña y tierna Nessie pensaba que era mala?

Ambos se quedaron en silencio mientras Renesmee aclaraba el nudo que obstruía su garganta.

-Bien... debo colgar tengo mucho trabajo y solo estaremos hoy aquí y no vendremos el fin de semana y si nieva de nuevo tal vez no regresemos hasta dentro de un mes - soltó unas risillas tristes.

-De acuerdo. Te amo, señora Black.

-Te amo, señor Black.

.

Nessie, Bree y Emily bajaron del BMW plateado conducido por Sam y tomadas del brazo caminaron bajo el sol de Manhattan que se había dignado a salir. Las aceras estaban llenas de nieve que las maquinas habían quitado del camino, los neoyorquinos caminaban totalmente abrigados y apresurados como siempre. Renesmee apuró a las chicas a entrar al edificio, pues traían vestidos y falda con altos zapatos de tacón, el White Lily no permitía andrajosas.

Al entrar se encontraron con Alice y Bella esperándolas cerca de los ascensores sumergidas en una intensa y amena charla, estaban tomadas del brazo como las chicas que caminaban hacia ellas vestidas elegantemente.

Bella se ordenó a si misma no salir corriendo a abrazar a su hija, se conformó con el beso fugaz en la mejilla.

-Bella -como si fuera la cosa mas natural del mundo Nessie posó su mano en el brazo de su madre-, ellas son mis amigas, ya conoces a Alice, ellas son Emily y Bree... chicas ella es Isabella Cullen.

Todas se saludaron con besos y abrazos y alabanzas a su vestuario. Era el paraíso de Alice, todas sus lindas maniquíes usando su ropa.

-Bien, ya estamos todas, subamos que tengo hambre - murmuró Nessie entusiasmada.

En el piso treinta las recibieron como si fueran de la realeza, les quitaron sus abrigos, bufandas y guantes y fueron guiadas hasta su mesa junto a la ventana. Desfilaron con elegancia por todo el restaurante bajo las atentas miradas de los caballeros comensales. Era un grupo de mujeres muy hermoso, imposible de no mirar.

Isabella miró a Nessie de arriba a abajo. Lucia tan hermosa y sofisticada con su alta y suelta cola de caballo y su flequillo hacia un lado, su maquillaje de ojo de gato y labios rojos, su esbelto cuerpo estaba envuelto en un vestido ajustado de color gris, cuello caído y drapeado y de manga larga, sus zapatos de plataforma color esmeralda de piel de cocodrilo a juego con su bolso. Siempre odiaría haberse perdido el camino que la llevó hasta ese momento. Renesmee se dio cuenta de que Bella la miraba y le sonrió.

Una vez sentadas ordenaron una ronda de martinis como aperitivo mientras llegaba su comida. Brindaron y Nessie miró a Bella quien estaba a su derecha en la mesa redonda bellamente puesta y adornada.

-Bien, ah... como bien saben Jacob y yo desaparecimos unos días... -dio una respiración profunda-. Todo empezó la noche del treinta... Como bien saben todas aquí... soy huérfana... era... Um... Lo que sea... -frunció los labios y Bella contuvo la respiración, Renesmee y Edward hacen el mismo gesto cuando están pensando-. No las aburriré con los detalles. Bella y Edward Cullen tuvieron a una hija cuando aun estaban en la preparatoria... pero ella nació muerta, Carlie Cullen... Pero Charlie Swan... el padrastro de Seth, el CFO de K.B. & Asociados... les dijo que dieron a la niña en adopcion, no nació muerta. El y Carlisle, el padre de Edward dieron en adopción a Renesmee Dwyer -su publico dejo de respirar-. El treinta de diciembre cuando Bella y Edward llegaron me presenté con ellos y al decirles mi nombre completo se dieron cuenta... bueno... - Nessie se encogió de hombros.

-No - exclamo Bree.

-Sip. Para ellos yo era Carlie, pero mis papeles de adopción decían Renesmee... Debí haberme llamado Renesmee Carlie. Edward golpeó a Jacob, Jacob me dejó por que tiene toda una vida escuchando sobre Carlie la hijita de sus mejores amigos, yo perdí la cabeza, fui a dar al W, Jacob regresó la noche del treinta y uno... El primero de enero me pidió de nuevo que me casara con el y nos casamos el tres de enero en el registro civil... Bella y Edward nos encontraron, el intentó golpear de nuevo a Jake... Por cierto que agresividad la de tu marido, Bella -la aludida se rió entre lagrimas-. En fin... sip, eso es lo que pasó - la chica suspiró y se tomó de un trago su martini.

Bree y Emily miraron a Nessie sin moverse como estatuas.

-Osea que tu... la amiga de La Bes... Jacob eres la mamá de Renesmee, Renesmee es huérfana por que a ti te dijeron que murió? - murmuró Bree aun tratando de entender todo aquel enredo.

-Si, eso es lo que pasó - respondió Bella también tomando de su martini.

-Wow... - Emily parpadeó saliendo de un trance.

-Si... wow - susurraron Bella y su hija al mismo tiempo.

-Señoritas - un desfile de camareros llegó con su orden y una botella de vino blanco y otra de tinto. Solo lo mejor de Chile.

Pronto se olvidaron de toda una vida de sufrimiento en el que estuvieron alejadas madre e hija, aunque fuera por una tarde.

.Bree, Nessie y Bella bajaron del ascensor de K.B & Asociados, Bella y Edward ya habían estado en la empresa de su amigo, pero no habían visto la remodelacion que hizo hace tres años. Ahora todo estaba distribuido diferente y los cubículos de división baja eran color marfil con acabados en plateado. No tenían los típicos y apagados tonos grises de otras oficinas tristes. Era un lugar elegante, creativo y abierto, las paredes azul cielo estaban decoradas con posters de campañas hechas por la compañía en elegantes marcos lizos color plata. Las puertas de las oficinas de los gerentes y agentes publicitarios eran de cerezo y una placa plateada de buen gusto tenia el nombre de la persona a quien le pertenecía.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#80

Todas las computadoras eran de alta tecnologíacon sistema touch, teclados y mouse inalambricos.

La oficina de La Bestia era una de las primeras, la de Nessie era de las de en medio y la de Bree era una de las ultimas. Renesmee aun no tenia asistente, pero había pensado en tomar a Maggie la recepcionista, la chica ya llevaba un año en su puesto y quería que ascendiera. Era una chica bajita con rostro redondo y rizos rojos; necesitaba hablarlo con Jacob primero.

-Vaya, esta muy cambiado - murmuró Bella mirando a su alrededor.

-Si, fue una locura los primeros días. Un lunes Jacob nos dijo en una junta que iba a remodelar el lugar, el viernes salimos de trabajar y cuando llegamos el lunes siguiente todo estaba cambiado, los cubículos estaban de otra forma y mas bonitos, nadie encontraba su lugar pero Jacob lo previó y cada cubículo tenia nuestro nombre. Bueno mas bien yo no encontré el mio, Jacob me dijo que el y los otros asociados habían decidido ascenderme a Encargada de Cuenta y me dio la cuenta de Alice, cuenta que el solía llevar.

Nessie soltó unas risillas cuando su amiga mencionó a los otros dueños, pero lo cubrió con una tos. Bella le dirigió una mirada de compórtate, que una madre solo puede dar y la respiración de la chica se atoró en su garganta.

-Bueno, me marcho a trabajar. Tengo bastante trabajo acumulado a pesar de que trabajé con los chicos por Skype, no es nada como trabajar en la oficina de frente a frente. Fue un gusto conocerte, Bella.

-El gusto es mio, Bree - las mujeres se dieron un abrazo.

-No saben cuanto me alegro de que las cosas salieran bien para ambas -sus ojos se llenaron de lagrimas-. Oh, Nessie -Bree abrazó a su amiga-. No quiero ni imaginar... No se que hubiera hecho yo... No te mereces nada mas que felicidad, cariño.

-Gracias.

-No puedo creer que te casaras con La Bestia - susurró tomándola por los hombros.

-Y yo no puedo creer en todas las cosas que Alice dijo sobre la boda que va a hacer. Yo no quiero un circo. Es decir...

-Lo se, la pondremos pronto en cintura -replicó Bree con una sonrisa-. Se le olvidara en unas horas, esta muy ocupada con la Semana de la Moda, es hasta febrero, pero esas cosas llevan meses. Aunque conociéndola, creo que ya tiene todo listo. Incluyendo tu boda.

Nessie inclinó la cabeza hacia el techo sacando la lengua.

Alice quería que Renesmee y Jacob se casaran en San Patricio y la fiesta fuera en el Waldorf, para cerrar el circulo, o alguna tontería como esa que Nessie ignoró.

Ella tenia muy en claro como quería casarse de nuevo con Jacob. Es mas, la boda en el registro civil fue perfecta. No necesitaba mas. Pero Jacob quería una boda con todos sus amigos reunidos y ahora con Bella y Edward incluidos.

-Bueno, ya me voy a trabajar a hora si - Bree se dirigió a su oficina.

Renesmee se giró hacia Bella con una sonrisa tímida.

-Quieres ir a saludar a Jacob... o... quieres ir a mi oficina?

-Tu oficina - Isabella respondió de inmediato.

Caminaron en silencio con la chica liderando el camino.

-Tu te sentabas ahí? - señaló Bella el escritorio ahora ocupado por Colin, el asistente que Nessie eligió para Jacob.

-Sip, durante tres meses, luego de que Jacob me dio la cuenta de los McCarty... o mas bien Rosalie se la quito a Leah Clearwater... tu... hermanastra -Bella frunció el ceño al escucharla decir eso- y me la dio a mi, Jake me dio esta oficina.

La chica sacó su llavero y abrió la puerta dejando entrar primero a Bella, ella miró con atención las paredes color lavanda, armonizada con fotografías en blanco y negro de París, Londres, San Francisco, Moscú y Tokio.

-Fue regalo de Jacob - susurró Ness sentándose tras su escritorio y un nudo en la garganta se le formó de nuevo a Bella.

Jamas imaginó ese momento. Durante años solo imaginó que podría estar haciendo su niña si hubiera vivido y ahora la tenia frente a ella. Casada, feliz, sana, exitosa, hermosa. No podía pedir mas... Excepto tal vez... un nieto?

Hablando de eso...

-Carl... Renes... Nessie. Um... Edward... el esta preocupado. Sabe... sabemos que nos dijiste que no tenemos por que meternos... pero... el se preocupó por los dedos de Jacob en tus muñecas... Tuvieron una discu...

-No! - ni siquiera la dejó terminar esa frase.

-Entonces... ah... las cosas se pusieron rudas...?

Tanto Bella como Nessie querían morirse en ese momento, pero Isabella estaba preocupada por el bienestar de su hija. Edward la había hecho dudar sobre Jacob. Después de tantos años de amistad ahora hablaba solo cosas malas sobre el. Nessie quería morir por que jamas pensó que algún día estuviera hablando de sexo nada mas y nada menos con su madre.

Si es que los torpes tartamudeos se considera hablar de sexo.

-Bella... no... El... Edward... UGH! Era nuestra luna de miel, yo le compré un montón de cosas a Jake, había demasiad champan... todo el tiempo... Era nuestra luna de miel y ni siquiera debería de estar diciéndote nada. Nada. No me digas que nunca tuviste uno de esos días con el... En serio, no me digas. Creo que se como me hicieron.

Isabella soltó una extraña carcajada con ronquido incluido ocasionando que Nessie se riera de ella y Bella no pudo parar de reír por que seguía sonando como un cochinito.

Quince minutos después estaban desfilando por la empresa hacia la oficina de Jacob, pero se encontraron primero con Seth Clearwater y su gran y enorme bocota entrometida.

-Hey, Ness! Tanto tiempo sin verte. Quien es ella? -sin que Bella lo evitara la tomó de la mano y le besó el dorso-. Tu hermana?

-No, pero si es la tuya, Seth. Es Isabella Swan... Cullen. La hija de Charlie...

-OH! - Seth soltó su mano como si le quemara.

Sus mejillas enrojecieron y nervioso pasó las manos por su negro cabello y reajustó su corbata.

Tanto Bella como Seth habían estado en el funeral de Charlie, pero la mente Bella no estaba ahí sino con la niña que aun no conocía y Seth había estado consolando a su madre. Ninguno de los dos se había visto y las fotografías que Seth había visto de Bella en casa de Charlie eran de una niña flaca y pálida, nada comparada con la hermosa mujer que tenia en frente que lo miraba con desagrado.

Renesmee se rió de el.

-Pero no aprendes, cierto? -Nessie se cruzó de brazos-. Mamá, aquí Seth acosaba a Bree hace unos meses, luego a mi y después de un pequeño mal entendido el le dijo a medio mundo que eramos lesbianas. Ya se había calmado un poco, pero al parecer no aprende cuando callar o como comportarse. Así que... a la próxima, Seth, primero preséntate o espera a que alguien mas lo haga y no te pongas en ridículo con una frase tan gastada. Bella es tu hermana... o lo era, mas bien... Y es la mujer que me dio la vida, así que aléjate - Renesmee apuñaló su pecho con su pequeño y delgado dedo haciendo que el retrocediera fuera de su camino.

Bella por poco y no escucha nada de lo que dijo Nessie después de que la llamara mamá. Pero no lo hizo con naturalidad, sino de manera remarcada y forzada para que el hijo de la esposa de su difunto padre la escuchara.

Espera, que? El había acosado a su niña?

-Mantente alejado de mi niña, Seth -Bella bajó la voz acercándose amenazadoramente al hombre frente a ella que era mucho mas alto-. No di una una mierda por Charlie, y no doy una por tu madre, tu hermana y tu... Pero si vuelves a molestar a mi hija... la esposa de uno de los dueños de la compañía... te cortaré la pequeña y fea cosa entre tus piernas y te la daré de comer. Su padre es medico el sabrá como hacerlo para causarte el mayor dolor posible. Entendiste?

-Si, señora.

Renesmee miró a su alrededor y su audiencia la miró a ella. Que no podía volver a tener un día normal como antes, cuando pasaba desapercibida, La Bestia le gritaba y no había un chisme nuevo sobre ellos cada día...? Desvió la mirada de nuevo a Seth y deseó tener alguna clase de superpoder con el cual tan solo mirarlo sintiera un dolor agonizante. Le gustaría verlo retorciéndose de dolor en el suelo alfombrado de K.B.

Ambas mujeres se alejaron de el y de los ojos curiosos y se dirigieron a su destino original: la oficina de Jacob.

Con sus nudillos tocó suavemente antes de entrar sin que Colin las anunciara y La Bestia levantó los ojos de su computadora. Su rostro se iluminó al ver a su esposa y a su... suegra.

Ja, suegra. Sonaba de lo mas extraño decir la palabra suegra en su cabeza, nunca pensó tener una por que Nessie era huérfana. Pero ahora tenia padres y eran nada mas y nada menos que sus mejores amigos, aunque ahora era una persona non grata para los Cullen. Había maltratado a su hija, luego seducido, casi secuestrado sacándola de su viejo apartamento, luego tomado un sin fin de veces de mil maneras diferentes... Si, no era raro que Edward quisiera asesinarlo cada vez que lo veía.

-Hey! - La Bestia saltó de su asiento y Nessie casi corrió a sus brazos.

Ella olía increíble como siempre, su sutil perfume de vainilla con toques cítricos ya no solo era una fragancia que lo envolvía y hacia que su corazón latiera mas rápido, sino que ahora ya era un afrodisíaco -no es que necesitara uno-, pero había pasado mas de una semana envuelto en ese aroma en el Hotel W y en el Waldorf y no podía evitar pensar en cada momento que pasó junto a ella. Y ahora no era apropiado tener una erección frente a su suegra, Bella. Así que rápidamente alejó a Nessie de el, pero siguió sosteniendo su mano.

-Tomen asiento -señaló el sofá de cuero negro de su oficina y sentó a Nessie muy cerca de el-. Y como les fue en la comida?

-Bien - respondieron ambas.

-Solo bien?

-Fue agradable y divertido - replicó su esposa y de su escote sacó la tarjeta azul con el lirio blanco y se la entregó.

Jacob se rió.

-Que mas traes ahí? - preguntó tratando de echar un vistazo dentro de su vestido, pero se encontró con los ojos entrecerrados de Bella lo cual ayudó a que se quedara completamente abajo.

-Nada que sea de tu incumbencia - contestó Renesmee sacandole la lengua y Jacob besó su mejilla.

-Quieren algo de beber?

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#81

-No, bebimos martinis y vino de Chile en el restaurante -murmuró Bella poniéndose de pie-. De hecho solo vine a despedirme de ambos, regresaré al apartamento, tal vez Edward ya regresó de la entrevista que tenia en el St Jude's

-Se quedaran en Nueva York? - preguntó la chica dudosa y un poco temerosa.

-Si. No hay otro lugar en el que quisiéramos estar.

El matrimonio se puso de pie junto con ella. Jacob le dio un fuerte abrazo.

-No me odies, Bells. Tu sabes que no es como ustedes piensan. Yo no le haré daño, la amo.

-Lo se.

-No fue mi culpa... No es culpa de nadie. Cuando la vi... tu sabes que fue lo que sentí cuando vi primero su fotografía y después cuando la conocí en persona. Siempre les llamé y les conté sobre ella... si tan solo un día me hubieran dicho que su nombre era Renesmee y no solo Carlie... la hubiera metido en un avión y llevado a Seattle. Lo sabes, cierto?

-Si. Lo se. Edward también, pero... Es difícil, sabes? Tu has estado con ella todo este tiempo y...

-Lo se, pero es ella la que tiene que tomar la decisión de acercarse a ustedes o no. Y creo que van por buen camino, cierto?

-Agradecería que no hablaran de mi como si no estuviera aquí - refunfuñó Nessie.

Bella y Jacob deshicieron su abrazo y ella se limpió las lagrimas.

-Lo siento. Ahora si es hora de irme. Por cierto, no puedes hacer algo respecto a Seth?

-Que quieres decir?

-Acosa a mi hija, a tu mujer...

-Creo que ya no habrá problema, Bella. Lo asustaste como el infernó con tu discurso - murmuró la chica divertida por la cara de Seth Clearwater.

-Si, bueno. Si no pude alejar los malos sueños o consolarte después de una pesadilla, al menos puedo amenazar a alguien con darle de comer sus bolas.

-Que?! Amenazaste a Seth? Que hizo? - Jacob miró a ambas mujeres con los ojos muy abiertos.

-Coqueteó con Bella y le besó la mano, preguntándome si era mi hermana y yo respondí que era la suya. Luego le conté a Bella los problemas que nos causó a mi y a Bree y ella lo amenazó.

-Hablaré con el - masculló Jacob luego de un enojado supuro.

Los Black se despidieron de Bella cuando entró al ascensor y Jacob tomó a Nessie por encima del codo con brusquedad.

-Oye!

-Ellos piensan que te trato mal, ahora les daré algo de que hablar - susurró con tono amenazante, intimidandola con toda su altura y hombros anchos cubiertos con su camisa azul de seda.

-Que?

-Vamonos a casa - la arrastró hasta las puertas de vidrio y Nessie trastabilló tras el.

-Pero... no. Aun tengo mucho trabajo... yo...

-Me importa una mierda, ve por tus cosas.

-Jacob...

La Bestia la ignoró portándose como su sobrenombre y la llevó de nuevo a su oficina y cerró la puerta de un sonoro portazo.

-Jake...

-Quítate el vestido - ordenó abriendo su cinturón y sus pantalones.

-Que?

-Quítate. El. Vestido. Señorita. Dwyer.

El miedo se evaporó del cuerpo de Renesmee y pronto llevó sus manos a la espalda para bajar el cierre, el vestido gris quedó olvidado en el suelo alfombrado de la oficina de La Bestia y pronto se vio a horcajadas sobre su marido riéndose como una niña traviesa.

.

.

Nessie torció el gesto cuando los Cullen los invitaron a cenar el siguiente sábado. No quería que de nuevo Edward intentara herir a Jacob, las cosas estaban tranquilas ahora.

Ella había ido a comer con Edward el martes, comió con Bella el jueves y con ambos el viernes. Nunca había sido acompañada por La Bestia y Edward había expresado su desagrado por su antiguo mejor amigo.

Renesmee en lugar de enojarse ya le daba risa. Edward se portaba como un niño chiquito, ella había tratado de convencerlo de que se reconciliaran, pero el dejó muy en claro que Jacob estaba muerto para el. Así que ahora estaba recibiendo un mensaje del doctor Cullen invitándolos a ambos a cenar.

Si, la ultima vez que tuvieron planes para cenar todo se había ido al carajo, pero que otra gran verdad podría ser revelada?

Que en realidad Jacob y ella eran hermanos? Muy poco probable.

Que Jacob había estado enamorado de Bella desde que la conoció hasta que se casó con Edward? Tal vez.

Que los Cullen eran vampiros, ella fue concebida cuando Bella era humana, haciéndola a ella una híbrida y Jacob era un licantropo que la eligió como su compañera a los minutos de haber nacido? Eso seria genial, totalmente loco, pero genial.

Nessie esperó a que Jacob saliera de la ducha para decirle sobre la invitación, pero por poco y se olvida de ello cuando lo vio salir completamente desnudo y aun mojado. Gotitas caían de su despeinado cabello negro, su pecho ancho y tatuado, sus caderas estrechas, sus piernas gruesas y fuertes, sus largos pies descalzos y su parte preferida de su anatomía... Todo estaba húmedo y brillante.

-Se te perdió algo? - cuestionó Jacob con burla mientras pasaba una toalla por su cabello.

-Que? Ah... -Renesmee salió de su trance odiando a Eva y su maldición. Estúpido periodo!-. Bella y Edward nos invitan a cenar... hoy.

-Tu quieres ir? - preguntó su marido envolviendo la toalla en sus caderas mientras caminaba hacia ella y la tomó delicadamente del mentón para darle un beso en la frente.

-Si y no. No quiero otra reunión que se va al caño. La primera vez que los vi el te golpeó y me dejaste. Luego en el Astoria el lo intentó de nuevo... Quiero que sean amigos de otra vez, no quiero que por mi pierdas a tu amigo mas viejo.

Jacob soltó una carcajada.

-Le diré que lo llamaste viejo.

-Eso no fue lo que dije... pero si, dile.

-Aun tienes el periodo? - inquirió Jacob alejándose de su esposa para vestirse.

-Si, solo llevo tres días.

-Sabes que a mi no me importaría - Renesmee casi y no escucha su comentario, pues se había quitado la toalla.

-Iiiuuukkk! Ugh! Arg! -Nessie se estremeció sumamente asqueada sacando ligeramente la lengua-. No seas asqueroso, Jacob!

-Que?! -gritó riéndose y poniéndose los boxers-. Solo dije que no me importa! No me importa, por que te amo y es natural.

-Ugh! Solo cállate. Calla, no hables mas - Renesmee se levantó de la cama dirigiéndose al baño para ducharse.

-Mi oferta sigue en pie! - gritó Jacob cuando ella cerró la puerta con seguro.

-Aléjate de mi, pervertido!

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#82

Capítulo 34

Nessie tocó a la puerta de su antiguo apartamento en el piso quince y miró a Jacob quien devoraba con la mirada el pastel de chocolate envinado que la misma Renesmee horneó.

Edward y Bella abrieron la puerta con una sonrisa dirigida a su hija y un ceño fruncido para Jacob de parte de su suegro.

-Hola, trajimos el postre! - saludó la chica señalando el pastel en las manos de su esposo.

-Genial, pasen. Adelante - masculló Edward sin dejar de ver a Jacob ahora con los ojos entrecerrados.

Los Cullen y su hija se dieron un abrazo rápido y un tanto incomodo.

-Espero que no te importe, Ness, pero tenemos una invitada. Ella quiere conocerte - susurró Edward tomando su mano para guiarla por el lugar.

-Una invitada? Quien?

-Esme Cullen. Mi mamá. Dijo que se comportará. Ella no sabia nada, le contamos sobre ello en el Astoria.

-Ah... Bueno... Esta bien - susurró buscando la mirada de Jacob y el le sonrió dándole ánimos.

Se dirigieron directamente al comedor donde Esme los esperaba ansiosa y casi deja caer su copa de chardonay al ver a Renesmee. Al igual que Edward y Bella quería correr y abrazarla, pero se contuvo de hacerlo y esperó a que la chica fuera la que se acercara a ella.

Pero era tan difícil!

-Nessie, ella es mi madre, Esme. Mamá, ella es Renesmee - las presentó Edward con la garganta cerrada y Nessie extendió su mano.

-Mucho gusto, Esme.

-El gusto es mio... - sin poderlo evitar Esme le dio un beso en ambas mejillas.

-Esme, el es Jacob Black, mi esposo - los presentó Nessie y ambos se dieron la mano.

Esme también lo quería abrazar y agradecerle infinitamente por haber cuidado de su nieta. No estaba muy contenta de que se hubieran casado siendo Renesmee tan joven, pero el cuidaba de ella que era lo importante y si no fuera por el nunca la hubieran conocido o encontrado tan rápido.

Bella le sonrió a Jacob tomando el pastel de sus manos para colocarlo en la mesita auxiliar pegada a la pared.

-Tomemos asiento, la cena esta lista - musitó Edward y Bella le pasó el dedo indice al glaseado del pastel de chocolate y Edward le dio un manotazo.

-No postre hasta después de la cena - la regañó como si fuera una niña pequeña.

Nessie ahogó una risa, pero llamó la atención de su abuela que no le había quitado el ojo de encima.

-Que? - pregunto ella con ganas locas de abrazarla. Esperaba que no rechazara los regalos que le había llevado.

-Es lo mismo que yo le dije a Jake en el ascensor - replicó la chica tomando la mano de Jacob sobre la mesa y Edward frunció el ceño. De nuevo.

Pronto los platos estuvieron fluyendo en la mesa, sirviéndose ensalada, solomillo, pan con mantequilla, vino, aderezo, mas solomillo, mas ensalada y al final el pastel de chocolate envinado que casi se terminaron entre los cinco.

Isabella quería preguntarle a Nessie quien le había enseñado a cocinar y hornear, sabia por Jacob que cocinaba bastante bien y al parecer horneaba como los dioses, pero no quería escuchar sobre otra persona enseñándole lo que ella debió de haber hecho.

Se sentía mezquina, pero era la verdad.

No quería saber de otras mujeres que hayan sido su figura materna, pero tal vez aprendió ella sola, dijo que tenia hambre todo el tiempo.

Bella era un lío revoltoso, quería saber todo sobre su hija y al mismo tiempo no quería saber nada, por que sabia que moriría al escuchar todo por lo que pasó.

Pronto se olvidó de su dilema cuando Edward sugirió que pasaran a la sala a tomar el café.

Nessie se puso de pie y ayudó a Bella a servirlo y Esme las siguió a la cocina dejando a Edward y Jacob solos en un incomodo silencio, hasta que a este ultimo le pareció ridícula la actitud de su amigo.

Bien, el se estaba acostando con su niña, pero no es como si solo la usara para el sexo y luego la botara. No. Renesmee lo amaba. Ella lo escuchaba, lo cuidaba, lo atendía, le cocinaba, lo consentía, lo mimaba, lo adoraba, lo entendía, tenían los mismos gustos y en otros eran polos opuestos. El la amaba, la escuchaba, la cuidaba, le hacia el desayuno, la consentía, la adoraba, la entendía, a veces era terca, la mayoría de las veces lo deslumbraba.

Sabia bien que Renesmee era un parte aguas en su vida. Había un antes y un después sumamente notable para Jacob. No imaginaba su vida sin ella y no recordaba como era hasta hacia unos meses. Ella era su vida ahora y Nessie ahora tenia padres, los mejores amigos de Jacob y estaban aquí para quedarse.

-Edward...

-Que?!

-Vas a seguir así? Eres mi amigo, eres mi mejor amigo, eres el padre de Nessie... soy su esposo. Vas a continuar así... como si yo hubiera sido el que la arrancó de los brazos de Bella? Por que sabes perfectamente que no fue así! Yo no fue quien orquestó todo esto de sepárate de tu hija. Si tan solo una vez en todos estos años me hubieran dicho se que llamaba Renesmee... no crees que en cuanto hubiera visto su currículo en mi escritorio no los hubiera llamado o subido a un avión para llevarla con ustedes? Es la única Renesmee en el planeta, hubiera sabido de inmediato que era su hija!

Edward lo fulminó con la mirada cruzándose de brazos y hundiéndose mas en el sofá.
Por que tardaban tanto con el maldito café?

Si Edward supiera que en el mismísimo lugar en el que estaba sentado su niña lo había cabalgado como una demente ya hubiera quemado el sofá... o el apartamento entero, incluyendo la mesa donde habían cenado.

-No se por que no habré visto las señales de que era su Carlie -continuó La Bestia-, pero estaba ciego! No vi los ojos de Bella, vi los ojos mas hermosos que hubiera visto nunca, no vi su color de cabello por que en ella luce encantador y en ti luce estúpido. Que eres? Pelirrojo o castaño? Tampoco vi tu cara de idiota en ella por que Ness simplemente es celestial.

-Así es como quieres arreglar las cosas? Insultándome?

-Solo estoy siendo sincero! - una sonrisilla traviesa apareció en la cara de Jacob.

-En verdad quieres que siga como si nada? TU DESVIRGASTE A MI HIJA!

-LA AMO! Cuantas veces no les llamé con una crisis existencial de mierda? Cuantas veces no les llamé para decirles que no podía estar mas tiempo alejado de ella?

-Por eso mismo! Solo la querías para una cosa!

No era cierto y Jacob ya se estaba cansando de la actitud de Edward, el había hecho el esfuerzo por arreglar las cosas como le había pedido Nessie, pero su padre no iba a dar su brazo a torcer.

-Al menos esperé hasta que fuera mayor de edad y no la dejé embarazada a la primera!

Edward abrió la boca para regresar el golpe, pero fue interrumpido.

-Podrían dejar de gritar y darse un abrazo o un puñetazo hasta que saquen todo? -gritó Nessie entrando a la sala-. Jacob, eso fue un golpe bajo, discúlpate.

Jacob la miró, miró a Bella, a Esme y luego a Edward.

-Lo siento.

Su tono no convenció a nadie, pero era algo.

-Ahora, Edward... Jacob ha sido tu mejor amigo los ultimos que...? Veinte años? Vas a dejar que una chica cualquiera destruya su amistad?

-Cariño, no eres una chica cualquiera - susurró Esme a su lado.

-Shh... Estoy armando un caso aquí. Hermanos antes que zorras!* - exclamó Nessie continuando con su discurso improvisado y Edward no pudo evitar reírse.

-Edward sabes que no le haré daño. La amo y ella a mi y sabes que me lanzaría al frente de un tren por ella, tomaría una bala por ella -murmuró Jacob extendiendo la mano-. Amigos?

Edward puso los ojos en blanco y mas a fuerzas que de ganas le dio la mano.

.

Renesmee se quedó sin aliento al desenvolver el regalo que le había llevado Esme, era un pesado y pequeño cofre de madera labrada con incrustaciones de piedras preciosas que brillaban como el arco iris entre los intrínsecos grabados

-Lleva años en la familia Platt, a Bella no le importa que nos saltemos una generación y la tengas tu. Ábrela! - Esme animó a Nessie, quien estaba pálida... mas pálida.

-Platt?

-Es mi apellido de soltera, cariño - Esme le palmeo la mano.

-Oh, de acuerdo - luego de un profundo suspiro abrió el cofre y se encontró con una antigua peineta con pequeños zafiros incrustados, se veía muy antigua y delicada.

-La abuela de la abuela de mi abuela la usó el día de su boda, esto se ha pasado de generación en generación, cielo. Es turno de que tu lo tengas y lo uses en tu boda... Por que le darás una boda adecuada a mi niña, cierto Jacob?

-Claro, abue! - masculló Jacob comiendo pastel de nueva cuenta, sentado a sus anchas en la sala del antiguo apartamento de su esposa.

Esme había insistido en que Jacob le dijera abue, por años no había tenido nietos y ahora tenia dos.

-Bueno, en realidad... yo no quiero otra boda - contradijo Nessie, aun en shock por el regalo de Esme.

-Que? Pero si se casaron en el registro civil... eso es horrible! -Esme posó sus enjoyadas manos sobre su corazón-. Mereces una boda de cuento de hadas por que eres una pequeña princesa - replicó acariciando sus largos rizos del mismo color que el desastre que su hijo llama cabello.

-Pero para mi lo fue - Renesmee se encogió de hombros avergonzada recordando los ojos de Jacob cuando los declararon marido y mujer.

Cuando aun creía en cuentos de hadas... cuando era muy pequeña... imaginó el día de su boda, vestiría un hermoso vestido, se vería hermosa, se sentiría feliz y su prometido seria guapo, inteligente, tierno, considerado, fuerte, caballeroso y la amaría por sobre todas las cosas... esa era su boda ideal y así fue.

No tuvo invitados, ni una gran fiesta y fue perfecto, por que Jacob es todo lo que quería.

-Pero fue el registro civil - insistió su abuela, aun horrorizada.

-Lo se, pero... fue lo que yo quería, lo que ambos queríamos. No quiero una boda exagerada como la que Alice quiere hacer. Es... demasiado. Todo el mundo quiere una boda perfecta cuando en realidad deberían de querer al hombre perfecto, la vida de ensueño. Estoy bien así. Gracias - con cuidado puso el cofre sobre la mesa de café.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#83

Capítulo 34
Esme, Bella y Edward se miraron preocupados y disgustados y Jacob hizo un ademan con la mano dándoles entender que no le hicieran caso a su esposa y ellos respiraron aliviados.

Si lo que tenían que hacer era planear la boda a espaldas de Nessie, eso harían...

.

Para el cumpleaños de Jacob, Renesmee se lo llevó a Nantucket donde pasaron el fin de semana previo a la fecha en una tranquila casa en la playa, donde comieron, bebieron, descansaron, hicieron el amor, tuvieron sexo, bebieron mas. Nessie le regalo dos pares de mancuernillas; un par era de onix por que le recordaban los ojos de Jacob y el otro de platino con sus iniciales.

El catorce de febrero La Bestia le regaló a Nessie un collar de diamantes y perlas que ella trato de rechazar, era algo completamente excesivo, pero Jacob quería que usara la elegante y cara joya solo para el y sin ropa cada noche. Así que entre refunfuños ella aceptó y le entregó el nuevo Rolex en compensación por el que le robaron La Noche Negra, como habían decidido llamarle cuando estuvieron separados.

-No debiste haber gastado en mi, Ness - murmuró Jacob mientras ella le ponía el reloj en su gruesa muñeca izquierda.

-De modo que no tengo derecho a gastar pero tu si? Esto costo nada en comparación con esto - se tocó donde las gemas adornaban su cuello.

-Por que es mi deber mimarte.

-Pero yo también quiero hacerlo -Nessie susurró en tono suplicante-. También quiero mimarte, consentirte y comprarte cosas caras.

-Ya me mimas y me consientes con solo mirarme.

Nessie lo miró mordiéndose el labio inferior para evitar las lagrimas y La Bestia lo liberó con su pulgar para pasarle la lengua.

-Gracias por mi reloj.

-Gracias por el collar.

Dijeron en un susurro antes de perderse en el otro de manera lasciva.

El lunes por la mañana cuando los Black se preparaban para ir al trabajo, tomaron sus celulares y al encenderlos leyeron sus mensajes.

De Bree para Nessie B

Diego me pidió matrimonio!

De Alice para Nessie B y Jacob B

Jasper se me propuso!

De Alice para Jacob B

Hey! Por que no contestas? Leíste lo que te envié, Jacob? Llámame! Deja de usar la cabeza que hay entre tus piernas. Me voy a casar!

De Bree para Nessie B

Me están preocupando, están bien? Ness... me voy a casar! Donde esta mi dama de honor cuando la necesito?! Te cambiare por Alice si no contestas mi mensajes o mis llamadas.

De Edward para Mi Pequeña Renesmee

No contestan ningún teléfono. Mataste a Jacob, Ness? No te preocupes, me encargare de todo, cielo.

De Bella para Mi Pequeña Pateadora

Nessie, están Jacob y tu bien? Hoy fuimos Edward y yo al apartamento pero no nos abrieron, el ya esta planeando como deshacerse de su cuerpo para que no vayas a la cárcel.

Feliz San Valentin!

Jacob y Nessie se contaron las nuevas y pronto organizaron una cena de celebración para sus amigos. Bella y Emily ayudaron a Nessie con la fiesta y Esme y Marcus se sumaron a la lista de invitados.

En la cena Emily le pidió a Nessie ser parte del cortejo nupcial, pues su boda con Sam seria en primavera y Alice ya le había terminado el vestido.

Esme le habló a Renesmee sobre la fiesta que recibiría Carlisle por su retiro y quería que ella fuera. Que todos asistieran en realidad y le dieran la sorpresa de su vida. Nessie... aceptó.

.

El salón de recepciones del hotel Sheraton estaba lleno de los doctores mas prestigiados del estado de Nueva York, todos sonreían, brindaban, viejos conocidos y amigos se reencontraban y recordaban los tiempos en que eran internos.

Carlisle Cullen fingía una sonrisa. Era su despedida, el concejo del hospital había decidido hacia un par de meses prescindir de sus servicios como el jefe de cirugía, puesto que había ocupado por mas de veintitrés anios y la noticia no le había gustado ni siquiera un poco.

Esme estaba a su lado fingiendo una sonrisa, miró a Marcus quien estaba a unas mesas de distancia y ambos brindaron a distancia con una sonrisa secreta.

La cena fue servida, discursos y brindis fueron dados en honor al homenajeado y al final de la velada se le entregaría un premio al Doctor Carlisle Cullen por su gran carrera, desempeño y entrega durante tantos en el hospital.

Para entregarle a Carlisle una placa con su nombre y agradecimiento por sus años entregados en el hospital fue presentada una mujer que nadie conocía y no sabían que relación tenia con Carlisle, pero ella caminó elegantemente por el escenario hasta instalarse en el podio con una sonrisa en su hermoso rostro y una copa de champan en la mano.

-Buenas noches, damas y caballeros. Como ya sabemos todos estamos reunidos esta noche para celebrar con gran tristeza el retiro del doctor Cullen. Durante todos sus años de gran labor, el dedicó sus horas libres a ayudar a los huérfanos -Esme no sabia si reír de sus palabras o echarse a llorar-. Tal vez ustedes no lo sabían, pero Carlisle ayuda y quiere tanto a los niños huérfanos...que el ayuda a que lo sean.

Murmullos de confusión se levantaron entre la audiencia y Carlisle se revolvió en su asiento mirando a la chica que le parecía familiar a pesar de nunca haberla visto en su vida adulta.

-En serio! -continuó ella con tono alegre-. El quiere tanto a los huérfanos que en eso convierte a los niños de su familia. Verán, cuando su hijo Edward era un adolescente, embarazó a su novia -una fotografía de Bella y Edward con el uniforme del colegio donde se conocieron apareció en la enorme pantalla tras la mujer que daba el discurso-, cuando esta dio a luz el doctor Carlisle le inventó a su hijo Edward y a Isabella que la bebé nació muerta y con ayuda de su personal... es decir con sobornos y amenazas los chicos creyeron que su bebé murió... -en la pantalla aparecieron varios documentos firmados por Carlilsle y el personal que fue sobornado, al igual que los papeles de defunción de Carlie-. Pero en realidad la dio en adopción y a la pobre Renesmee nunca la adoptaron... -los papeles de adopción aparecieron tras ella-. Pero lo crean o no ella se convirtió en una chica de bien, tiene una carrera exitosa y esta casada... nada mas y nada menos que con el mejor amigo de tu hijo, Carlisle... es decir... abuelo.

Carlisle parecía una estatua en su asiento, su piel estaba blanca como el papel y sus ojos azules casi salían de sus órbitas.

Renesmee.

Esa mujer era Renesmee.

Carlisle no sintió nada, excepto odio por ella. La maldita mocosa continuaba haciéndole la vida imposible.
Maldita bastarda inútil!

-Conocí a mis padres antes de año nuevo... Hola, mami. Hola papi -Nessie saludó al final del salón con una sonrisa falsa-, Carlisle tu hijo esta allá atrás por si lo quieres saludar. Te reto a que niegues cualquier palabra que he dicho, abuelo -el tono feliz y casi aniñado con el que Renesmee había hablado durante su discurso desapareció en el ultima frase-. Por Carlisle Cullen, señores! - Nessie levantó su copa de champan a modo de brindis y la tomó de un solo trago antes de bajar del escenario y caminar hasta su abuelo quien parecía que le iba a dar un infarto.

Jacob, Edward y Bella la esperaban cerca de la puerta, Esme se puso de pie y tomó la mano que Marcus le ofrecía después de dejar sobre la mesa los papeles del divorcio ya firmados por ella y se dirigió a su hijo.

-Feliz retiro, abuelo - Nessie se inclinó para darle el beso de Judas y continuó caminando hasta que se refugió en los brazos de Jacob.

Lo que acababa de hacer era la cosa mas difícil que había tenido que hacer en mucho tiempo, cientos de ojos la miraban, había fotógrafos de prensa y del archivo del hospital y las personas tenían celulares. Los asistentes cada vez hablaban mas fuerte y la miraban a ella, a Carlisle y las fotografías y documentos que seguían apareciendo en la pantalla. Sabia que su discurso de una u otra forma iba a ser publico, si es que Carlisle no sobornaba a los invitados para que nunca dijeran una palabra.

Una vez en el auto soltó a llorar y Jacob la consoló el resto de la noche. Ninguno dijo nada. La Bestia solo se dedicó a abrazarla y dejar que llorara por ultima vez por la niña huérfana que una vez fue.

Carlisle no sabia como es que sus empleados habían revelado los documentos en los que el aseguraba que no despediría a nadie siempre y cuando no abrieran la boca. Que los había hecho a arriesgarse a que fueran despedidos y tal vez vetados del gremio? Pues las dos enfermeras y el pediatra le habían entregado dichos documentos a Marcus por la misma cantidad que Carlisle les había pagado. Todos a su alrededor lo miraban y miraban los documentos exhibidos en la gran pantalla y no se podía negar que la firma que se mostraba era la de Carlisle, ademas su reputación lo presidia. Lo creían capaz de lo que dijo la chica y mas. Tomando los documentos del divorcio se levantó y se marchó.

Nunca mas se supo de el.
Bella soltó una carcajada y pronto sacó su celular para tomarle una foto a Nessie con su corona de foami verde de la Estatua de la Libertad, le tomó fotografías con caras y poses graciosas y su favorita era donde su hija posaba como la gigante de hierro.

Madre e hija habían tomado un tour por la ciudad como si fueran un par de turistas mientras Jacob y Edward fueron a jugar golf.

Para el inicio del verano la relación de los dos era ya casi como antes. Ayudó mucho que Jacob si quisiera casarse de nuevo con su hija para así darles a el y Bella el privilegio de verla vestida de novia y llevarla al altar. Si Edward se había perdido toda su vida anterior no se iba a perder su boda y el futuro de su hija.

Alice y Esme tenían todo listo ya en la casa que Jacob le había comprado a Nessie en Conneticut y para que no hiciera sus berrinches como cada vez que el le compra cosas caras, la casa la compartirían con Bella y Edward, Esme y Marcus. Era una casa familiar que compartirían. Era una casa grande con un amplio jardín hacia el bosque, que era donde se celebraría la boda secreta.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#84

Capítulo 34
Edward hizo un desastre en la trampa de arena donde cayó su bola y Jacob se partía de la risa.

-Cállate, deja de reírte y baja para probar que tu si puedes sacar una bola de este lugar.

Jacob sonrió con arrogancia casi desfilando en sus pantalones grises y camisa polo azul cielo.

-Quítate, inútil.

Con un solo tiro certero La Bestia sacó la pelota y Edward lo miró casi con respeto.

-Jugador de hockey desde los once hasta los dieciséis, amigo.

-Ugh! Me había olvidado - refunfuñó Edward dirigiéndose al carrito de golf.

-Haces la misma cara que Ness cuando algo no le parece. Arrugan la nariz, el ceño y la boca. Ella se ve total y completamente adorable, tu solo te ves tarado - murmuró Jacob subiendo al carrito para dirigirse al siguiente hoyo en el campo. Ya ni siquiera estaban jugando como es debido, solo golpeaban bolas y se burlaban el uno del otro.

-Por que si hacemos las mismas cosas y casi somos una copia, ella siempre termina siendo la adorable y yo el tarado?

-Simple, ella es mi esposa y tiene algo que tu no.

Edward entrecerró los ojos imaginando que es lo que tenia su niña.

-Cálmate, no es eso, mal pensado. Ella tiene sentido del humor, cosa que tu no tienes.

Edward le sacó la lengua como niño chiquillo, tal y como Renesmee lo hace y Jacob casi se estrella contra un árbol por haberse reído de el.

-Igualitos! Hazlo otra vez! Hazlo otra vez!

-Vete a la mierda!

.

.

Estamos todos aquí? -preguntó Alice el seis de junio con su tablet en mano mirando a Jacob, Edward, Bella, Rosalie, Emmett, Jasper, Bree, Diego, Esme, Marcus y Sam en la casa en Conneticut-. Bien, mañana es el gran día. Temprano por la mañana Jacob traerá a Nessie para "mostrarle la remodelación" de la casa y supuestamente pasaran el fin de semana aquí. Como pueden ver ya todo esta listo, la decoración, el vestido, la comida... Solo nos falta lo mas importante: la novia. Fue un placer haber trabajado con ustedes en esta boda secreta. Rompan filas.

Todos miraron a la pequeña diseñadora que se había convertido en una dictadora el ultimo mes, con reuniones secretas, llamadas y mensajes en clave y gritos furiosos cuando las cosas no salían como ella quería.

Si así se ponía cuando organizaba una boda que no era la suya... como actuaria cuando lo fuera? Jasper no quería ni saberlo.

Jacob estuvo a punto de arrepentirse de haber dejado a Alice cargo de todo, pero Edward y Bella la adoraban por que les daría lo que ellos mas ansiaban, por fin estar presentes en tan importante hito en la vida de su hija.

.

Emily había sido la encargada de distraer a Nessie esa tarde, por fin había sido su turno y ni tarda ni perezosa se la llevó de compras a La Perla una de las tiendas favoritas de la chica y donde ya la conocían.

-Por que no te llevas este? - preguntó Emily mostrandole a Renesmee un pequeño conjunto de encaje y seda blanco, las diminutas bragas y el babydoll transparente se complementaba con liguero y medias del mismo color.

-Es lindo... Un poco virginal, cosa que no soy... Pero a Jake le gustan los ligueros... - Nessie frunció los labios pensando.

-Ese corset es lindo... Se vería mejor en blanco. El color es virginal pero el modelo no - sugirió Emily.

-No, creo que seria un cambio agradable este que me mostraste primero. Me gusta como se abre bajo los senos mostrando un poco de piel... Si, seria un buen cambio.

Contenta con su elección Renesmee lo buscó en su talla.

-Llevártelo a Conneticut.

-Buena idea!

Emily sonrió satisfecha al haber ayudado en la distracción de Nessie. Había ansiado su turno durante semanas. Lo que sea por tal de escapar de esa pequeña lunática de Alice. Le agradecía el que le hubiera hecho su vestido de novia, pero agradecía mas que ella no hubiera estado a cargo de su pasada boda en primavera. Solo le faltaba un látigo para usarlo en sus espaldas cuando algo no salia bien.

Pero todo había terminado ya, al día siguiente Nessie se casaría con Jacob y se desharían por un tiempo de Alice.

O eso creían.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#85

Capítulo 35

Con un nudo en la garganta, Edward caminó junto a Renesmee por el estrecho pasillo cubierto de pétalos blancos. Bella se limpió las lagrimas con la punta de un pañuelo de seda y Esme le agradeció a Dios por estar junto a su familia.

Nessie miró a Jacob quien la esperaba bajo un pequeño gazebo que le parecía familiar con enredaderas de flores blancas, lilas y azules en las columnas, la pequeña estructura estaba justo a la entrada del bosque.

A penas podía creer que hubieran organizado una boda a sus espaldas. Una maldita boda de cuento de hadas!

Cuando llegó a la casa que Jacob había comprado en Conetticut para ella -por que a nadie engañaba ese hombre, la casa no era para la familia, sino para ella, Nessie lo conocía bien, pero no hizo berrinche-, se sorprendió al ver a todos sus amigos y familia ahí reunidos cuando se suponía que era un fin de semana romántico y pecaminoso donde la ropa era opcional. Pero no, Alice y Bella se la llevaron de inmediato a la habitación principal y le mostraron su pomposo vestido de novia y por la ventana vio el jardín trasero como estaba siendo decorado.

Aturdida Renesmee aun no entendía el palabrerio de las mujeres que la rodearon, por que pronto Rosalie, Esme, Emily, Bree y Rachel salieron de sabrá Dios de donde, vestidas con batas de seda, tubos en la cabeza y a medio maquillar.

Cuando su cabeza dejó de dar vueltas entendió que entre Jacob y los demás le habían organizado una boda a sus espaldas. No sabia si llorar de felicidad y correr a los brazos de Jacob o enojarse con todos ellos.

Pero un whiskey McCarty en su mano que se tomó de un trago la dejó relajada y cooperando, y lo que supo después es que Esme estaba poniendo entre sus risos la delicada peineta de zafiros de la familia Platt.

Ahora, mirando a su alrededor notó como ella y los invitados eran bañados por la suave luz de las lucesitas titilantes que iluminaban el jardín que estaba decorado con rosas y flores por doquier.

Nerviosamente pasó la mano por su cabello recogido y adornado con unas cuantas florecillas y de su cuello colgaba su luna con zafiros y diamantes tal y como lo llevó en el registro civil.

Eso en verdad estaba pasando?

Como es que hicieron todo eso sin que ella se enterara?

Y por que todo aquello le parecía extrañamente familiar, incluso su vestido tipo princesa le era muy familiar, sabia que lo había visto en otra parte y no en los bocetos que una vez le mostró Alice.

Jacob tomó su mano y contuvo el aliento al mirar su chaqueta azul marino con adornos plateados en los puños y cuello. El pobre debía estarse asando, pero la brisa de inicios de verano lo refrescaba.

A mitad de la ceremonia Renesmee miró a su alrededor y los invitados vestían demasiado formales como para una boda en el jardín. La mujeres llevaban preciosos vestidos de corset y faldas esponjosas y los hombres iban demasiado bien vestidos.

Todo era familiar y de un modo desconocido.

Nessie miró a Jacob cuando le preguntaron si aceptaba a ese hombre como su legitimo esposo y antes de que siquiera el ministro terminara su pregunta, Renesmee respondió.

-Si, acepto.

La Bestia respondió con la misma rapidez y antes de que terminaran de declararlos marido y mujer de nueva cuenta sus labios ya estaban juntos.

Los invitados aplaudieron y Edward protestó cuando Renesmee continuó colgada del cuello de su marido, sin importarle que el beso continuara subiendo de tono.

Era su boda, una boda en toda la extensión de la palabra y Jacob la había organizado para ella como una sorpresa, lo menos que podía hacer era agradecerle y disfrutar de ella.

Renesmee miró a su alrededor de nueva cuenta y vio el vestido amarillo de Bella, el vestido azul de Rosalie, el vestido verde de Alice, el lila de Esme y el color champan de Rachel todos ajustados y cenidos en la parte superior y amplios y esponjosos en la inferior, los hombres ya se habían quitado sus sacos formales y adornados después de las fotografías oficiales y andaban por ahí en camisas blancas de lino quejándose de Alice.

-Te gusto tu boda? - preguntó la diseñadora asustando a la novia quien veía a su alrededor aun tratando de adivinar cual se suponía que era el tema de su fiesta.

Se lo habia preguntado a Snow, pero ella prefirió dormir en sus brazos.

-Si, pero... um... por que visten así? Es decir... Son unos vestidos raros para una boda en el jardín con el bosque como telón.

-Es que no es cualquier boda y no es cualquier bosque. Es el Bosque Encantado y tu boda es de cuento de hadas... De Once Upon A Time para ser mas precisos - Alice sonrió extendiendo los brazos para abarcar la fiesta.

-Una boda de que? - que en el nombre del cielo hizo Alice?

-Tu vestido. No reconoces tu vestido? Tu peinado? Solo falto Regina... en este caso Edward diciendo que destruirá tu felicidad si es lo ultimo que haga.

Nessie ahogó un grito y cubrió su boca con sus manos. Su vestido era igual al de Snow White. Rosalie era Cenicienta, Bella era... Belle, Esme era Aurora, Rachel era... Rapunzel? Y Alice... Alice quien diablos era...? Merida? No. Ariel? TinkerBell! Aw, eso era adorable.

Y Jacob... Jacob era... su príncipe encantador y ella era...

Oh, Alice, pequeña descerebrada. OUAT no es un tema de boda! Si, ella amaba el programa pero no como para que le organizaran una boda con ese tema. O al menos la hubieran hecho en halloween y hubiera estado encantada, pero no en una boda en verano.

Lo agradecía, pero...

-Alice...

-Se que amas OUAT y quisimos darte una boda de cuento de hadas y ademas tu eres Emma!

Huh?

-Y si soy Emma por que estoy vestida como Snow White? - preguntó Nessie frunciendo el ceño.

-Tu eres Emma, Bella y Edward son Snow y Charmin. Dejaron de verte a los segundos de nacida y ahora se reencuentran, se reencontraron gracias a Henry, es decir Jacob.

Alice debió de haber investigado mas la trama de la serie antes de hacer una boda con tema de OUAT.

-Como es que soy Emma y Henry es Jacob... ellos son madre e hijo... Iuk.

-Eres exasperante! Solo sígueme la corriente quieres -refunfuño Alice-. Y disfruta de tu boda, mal agradecida.

-De acuerdo! Perdón! Gracias.

Gracias al cielo Jacob llegó a su rescate y se la llevó a bailar sin decir una palabra.

El resto de la noche bailaron muy juntos, Nessie descansando su cabeza en el pecho de Jacob y La Bestia posando su barbilla en la parte superior de sus risos y de vez en cuando besándolos.

Bella y Esme lloraron juntas y abrazadas viendo a la feliz pareja, mientras Alice se quejaba con Jasper, Rosalie y Emmett -o con cualquiera que la escuchara- sobre lo mal agradecida que era la novia.

Al día siguiente La Bestia se llevó a Nessie de luna de miel y no regresaron en dos meses.

Viajaron a Los Angeles, Londres, París, Lisboa, Ibiza, Roma, Amsterdam y Atenas.

Fue difícil el regreso, pues se habían acostumbrado a solo pasear, conocer, comer, divertirse y descansar. Era la luna de miel ideal y de ensueño para Renesmee y unas merecidas vacaciones para La Bestia quien no recordaba cuando fue la ultima vez que había salido de viaje que no fuera de negocios.

Al llegar a casa Nessie enmarcó sus fotografías favoritas del viaje y las colocó en la casa y en el apartamento. En su oficina tenia en su escritorio un portaretrato electrónico que incluía la fotografía que el Page Six publicó en halloween en la Masquerade donde se decía que ya era Nessie Black; Nessie, Jacob y Snow muy juntos la mañana de navidad y otra en año nuevo en el W; la de su matrimonio express en el registro civil, su primera fotografía con Edward y Bella; su primera fotografía con Esme; y por ultimo una fotografía con todos los invitados a la boda. Al igual que su fotografia favorita: ella y Jacob bailando sin saber que Rachel los había fotografiado.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#86

Capítulo 35
Todo en su vida estaba como debería de ser, tenia a sus padres, el mejor esposo que alguien podría tener, amigos, un trabajo que adoraba... No podía pedir mas.
Un chillido de felicidad salió de la pequeña boquita roja de Sarah y Nessie sonrió al verla explotar las burbujas que Jacob soplaba para ella.

Era el aniversario numero diez de la boda de cuento de hadas de Nessie y La Bestia, estaban todos reunidos en la casa que Jacob había comprado para su mujer.

Rosalie trenzaba el cabello de Elizabeth, la niña que había adoptado junto con Emmett con ayuda de Bella; la chica ahora tenia quince años, y divertida veía a la pequeña Sarah junto a su padre.

Al igual que Nessie, Sarah era la mezcla de sus padres y abuelos; con sus rizos de ébano, piel blanca y ojos verdes como los de Edward era una verdadera munequita y se veía adorable con sus pequeños dos dientitos superiores que le estaba saliendo.

Edward, Diego y Emmett preparaban la comida en la parrilla nueva de Jacob, compitiendo y peleando por quien era el mejor chef.

Bella tenia en brazos a Mary, la hija de Alice y Jasper mientras ellos dormían un poco sobre las hamacas bajo los frondosos arboles del jardín-bosque. La pequeña demonio de cabello rubio ciertamente era hija de su mamá, era hiperactiva como Alice y hacia pequeños berrinches, pero Jasper la amaba y solo en sus brazos podía dormir. Estaba a dos meses de cumplir dos años.

Bree perseguía a Riley -de cuatro años- por el jardín y el a su vez perseguía al labrador de Esme a quien Edward llamaba carinosamente Jake.

Emily y Sam salieron de la casa seguidos de Rachel y Paul con platos de comida en las manos que casi dejan caer por culpa de las pequeñas Samantha y Rebecca, sus hijas respectivamente.

Esme y Marcus estaban sentados bajo la sombra muy juntos, cuchicheando y riéndose de lo que veían en el jardín.

Con una sonrisa Nessie palmeó su nueva y creciente barriguita y rascó la cabecita de Snow II quien descansaba en su regazo -Snow I murió tragicamente por culpa del trasero de Edward, Nessie nunca lo perdonara-. Su nuevo embarazo los había tomado por sorpresa a ella y Jacob, pues habían sido cuidadosos. Planeaban tener otro bebé hasta que Sarah tuviera al menos cinco años. Pero no. Las nauseas habían atacado a Nessie a media reunión con el nuevo cliente y tuvo que salir disparada al baño. Pensaba que algo que comió en mal estado, pero no. Estaba embarazada de nuevo a solo meses de haber dado a luz.

Mierda.

Edward, Bella, Esme y Marcus, pero sobretodo Jacob habían estallado de felicidad al saber la noticia. Renesmee también era feliz, pero recién comenzaba a trabajar de nuevo y ahora con dos niños tan pequeños tendría que dejar su trabajo al menos hasta que los dos estuvieran en la escuela. No quería dejarlos solitos desde tan pequeños, quería estar con ellos cada día, sin perderse ningún solo detalle como lo hizo Bella con ella.

Pero se alegraba de que iba a tener a Isabella a su lado por que juntas estaban experimentando todo por primera vez.

Bella había querido adoptar a Elizabeth, pero ella ya tenia una hija, así que por tal motivo había ayudado a los McCarty a que fueran sus padres. La chica era hermosa, inteligente y cada año Rosalie y Emmett la llevaban a visitar la tumba de sus padres en Seattle. Rosalie la adoraba y que decir de Emmett, era su princesa.

Jacob tomó en brazos a la pequeña Sarah cuando las burbujas se acabaron.

-Vamos con mamá.

En el segundo en que los ojos verdes de Sarah se cruzaron con los de su madre se estiró hacia ella con una hermosa sonrisa.

-Hola, mi pequeño ángel! -Nessie abrazó a su hija con fuerza, besando su cabecita llena de risos negros que olían mamá.

-Ma-maaá - se aplaudió a si misma.

Nessie y Jacob habían estado en una loca competencia de cual palabra diría primero y ella había ganado hacia unos días.

-Di papá - pidió Jacob acariciando su mejilla regorteta y sonrojada.

-Ba-ba.

-No, pa-pá.

Sarah lo señaló.

-Si, el es papá -murmuró Nessie con admiración-. Yo soy mamá y este es hermanito - se señaló el estomago a penas abultado y luego le dio un beso en su adorable naricita.

Jacob miró a las dos mujeres mas hermosas del mundo hablando entre si, mirándose con amor y dándose besitos y sintió como sus ojos picaban. Podía ser mas feliz?

Poco quedaba ya de esa bestia a la que todos temían. En K.B & Asociados, ahora llamado simplemente Black Publicity, aun lo respetaban y que decir en el gremio, pero ya no daba gritos ni portazos ni daba temor siquiera mirarlo. Poco a poco se había ablandado y aun mas desde que Nessie le dijo: estoy embarazada, aquella primera vez. Ahora su pequeña virgen estaba de nuevo esperando un hijo suyo, haciéndolo el hombre mas afortunado del planeta.

Todo estaba bien. Todo estaba en su sitio.

Tenia una hermosa esposa, una hija y otro bebé en camino. Tenia de nueva cuenta a su hermana viviendo en Nueva York y era tío desde hacia unos años. Tenia amigos y eran felices. Tenia una exitosa empresa y un futuro lleno de comodidades y lujos asegurado. Desearía que sus padres estuvieran con el para que vieran su vida ahora, pero sabia que en algún lugar lo estaban mirando y estaban juntos. El y Rachel se hacían chequeos médicos cada seis meses para asegurarse que no tuvieran cáncer o enfermedades del corazón como sus padres y de momento todo estaba bien.

Todo estaba perfecto y todo comenzó con la fotografía de una chica de grandes y tristes ojos color chocolate, largos rizos de cobre y labios de cereza.

Nessie miró a Jacob sentado a su lado y se le hizo un nudo en la garganta.

Le debía todo. El era su todo.

Si alguien le hubiera dicho que La Bestia seria el amor de su vida y le traería a su vida grandes alegrías, en el momento en que lo conoció jamas lo hubiera creído. Pero ahí estaba, con sus padres, sus abuelos, con sus mejores amigos, un puñado de niños felices y una familia propia en una hermosa casa que ni en sus mas locas fantasías pensó tener. Tenia a su lado a un hombre maravilloso, que tal y como lo hizo Beast se había convertido en todo un príncipe, solo que no se había enamorado de Belle, sino de Cinderella. Y ahora tenían a su pequeña princesa y un pequeño príncipe en camino, o eso creia ella que estaba esperando.

Todo estaba bien, todo era perfecto y si para llegar a ese momento tenia que pasar de nuevo por el orfanato, las casas de acogida y una vida llena de pobreza y soledad... lo haría. Una y otra vez lo haría, por que sabia que al final estaría de nuevo en brazos de Jacob Black, su Bestia.

-Te amo, Nessie.

-Te amo, Jake.

Compartieron un pequeño beso en los labios antes de besar las mejillas de Sarah.

Nessie sonrió recordando su cumpleaños numero veintidós... ese día comenzó realmente su vida. Para ella todo inició con su deseo de cumpleaños: Deseo a Jacob Black.

Fin.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#87

Escenas Extras

Renesmee se dejó caer en el viejo sofá de su ratonera y miró a su alrededor. Ni pintando y decorando el lugar con los muebles del palacio de Versalles esa ratonera se vería bien, pero era todo lo que se podía permitir. Había visto un montón de apartamentos en la ciudad antes de graduarse, pero eran una autentica caja de zapatos y el alquiler era el doble del que pagaría por la ratonera.

Hacia una semana que se había graduado de la NYU y ese mismo día en lugar de ir a celebrar como el resto de los estudiantes, entregó currículos en todas las agencias de publicidad de la ciudad, ataviada con su ropa de segunda mano, una falda negra de tubo hasta la cintura y una blusa blanca de botones pulcramente planchada y fajada; de accesorios un par de aretes de perla y un collar doble de la misma gema que le habían costado un ojo de la cara. Cinco dolares completos en esas chucherías, pero al menos no parecían collares de la tienda de 99c. Sus zapatos rojos también eran de segunda mano y esos si habían sido una ganga, tres dolares en el Salvation Army y eran Nine West. Genial, no?

Su apartamento se había comido todos sus ahorros, así como los cachivaches que había comprado: una cama, un espejo, un sofá, un sarten y una olla, un juego de cubiertos y platos, vasos y tazas. Y por supuesto comida.

Ahora solo faltaba esperar a que la llamaran de alguna agencia, si no llamaban en una semana pediría trabajo en la cafetería que había a unas calles, o en el restaurante mexicano que estaba junto a la estación del metro.

Pero no tuvo que pedir trabajo de mesera, a la mañana siguiente recibió una llamada en el teléfono que apenas si servia de la ratonera.

-Hablo con Reismah Dwyer?

-Ah... si ella habla, pero es Ruhnezmay.

Quien en el mundo le había dicho que se pronunciaba de esa manera? Era la historia de su vida. Espera, ella misma lo pronunciaba de la manera correcta? Quien sabe, las únicas personas que le resolverían esa duda serian sus padres, pero ellos la habían abandonado al minuto de nacida.

-Ah, lo siento, no sabia como se pronuncia. Soy Embry Call de Recursos Humanos de la agencia de publicidad K.B & Asociados, dejaste tu currículo la semana anterior.

-Si, claro - su corazón latía desenfrenado.

Por favor que me contraten aun que sea para limpiar los baños, por favor, por favor.

-De momento no estamos contratando asistentes de cuenta y tenemos llenos los puestos de internos.

Dios, no! Me llaman para decirme "gracias, pero no gracias". Eso es peor que no llamarte en absoluto.

-Oh, de acuerdo... - trató de que su voz no se quebrara como su corazón.

-Pero tenemos una vacante... No se si te interesa.

-Si, por supuesto!

-Pero no es nada de lo que solicitaste - Embry murmuró dudosamente. Esa pobre chica no le había hecho nada y el la iba a enviar a la cueva del lobo... O en ese caso... una bestia.

-No importa, solo dígame cuando y a que hora me presento.

Embry soltó una pequeña carcajada pasandole su angustia, ella se lo había buscado. No sabia en lo que se metía y menos cuando La Bestia la pidió específicamente a ella.

Pobre chica.

-Te parece bien mañana a las ocho de la mañana?

-Si, perfecto.

-Cuando llegues dile a Maggie la chica de recepción de la empresa que Embry y Quil de Recursos Humanos te esperan y ella te llevará con nosotros. En la recepción del edificio te estará esperando un pase de visita. Lo tienes?

Pase de visita.

Maggie.

Quil. Embry.

Recursos Humanos.

-Si, claro.

-Entonces nos vemos mañana, Renesmee.

-Si, señor... - que nombre dijo?

Call! Embry Call.

Lastima que lo recordó ya cuando la llamada había terminado.

Tenia un trabajo! K.B. y Asociados había llamado!

Oh, cielos, que iba a ponerse?

Con el ceño fruncido Jacob La Bestia Black revisaba los currículos de los nuevos y recién graduados aplicantes. Era la cosa mas tediosa del mundo, pero tenia que tener internos nuevos, asistentes provisionales y el mismo tenia que aprobar a los nuevos reclutas. Todo era lo mismo de siempre: calificaciones mediocres, el hijo del amigo de fulanito, aplicantes que ni siquiera se habían graduado en Publicidad o Relaciones Publicas. Chicos con cara de hijos de papi, chicas con demasiado maquillaje, unos demasiado creativos con su apariencia que no le darían confianza al cliente... hasta que...

Un par de ojos color chocolate lo miraron desde la pequeña fotografía tamaño infantil a color. Largos rizos de un extraño y hermoso color cobre brillaban sobre sus hombros y una diminuta sonrisa curvaba los labios rojos mas apetitosos que jamas había visto. Su cara era hermosa y sus rasgos delicados. Quien era esa chica y por que estaba pidiendo trabajo? Lucia muy menor.

No, cumpliría los veintidós en septiembre, recién graduada de la NYU como la segunda de su clase. Vaya.

La dirección que venia en el currículo era en Queens, no tenia cara como de una chica de Queens. Debería de estar en algún retrato antiguo en el Louvre o posando para la Seventeen.

Pero... por que lucia tan triste?

Por que sus ojos a pesar de estar brillando lucían tan, pero tan tristes? Tal vez por eso brillaban, por que estaba triste y eran lagrimas lo que los hacían brillar.

El quería que sonriera o borrar las lagrimas de sus mejillas con un beso.

Espera, espera un maldito segundo.

En que mierda estoy pensando?!

Que diablos es esto? Es decir... Que?

Ella... ella solo es una chica, una chica mas.
No tenia tiempo para chicas y mucho menos una niña como ella. Una niña de hermosos ojos tristes.

Al menos tenia que conocerla, ver en persona si es tan linda como en la fotografía. Tenia que serlo. Debía serlo y la quería para el. Bueno, al menos como su asistente, pero para que lo fuera tenia que deshacerse de la que tenia actualmente, aunque eso no seria problema. Las asistentes no le duraban mucho en los últimos meses y no tenia idea de por que.

La paga era buena, el espacio laboral era bueno. No entendía.

Jacob marcó la extensión de Recursos Humanos de K.B & Asociados -no había ningún otro asociado, el era el dueño absoluto, solo había sido una estrategia, los empleados trababan mejor cuando creían que había entres oscuros vigilandolos tras bambalinas- y pidió que le encontraran una nueva asistente, pues la que tenia acaba de renunciar.

-Otra? - preguntó Embry masajeando sus sienes. La Bestia lo iba a venir matando un día de estos.

Que creía? Que las asistentes crecen en los arboles? Cada mes lo mismo y en ocasiones ni el mes le duraban.

-Si, solo había una carta de renuncia inmediata en mi escritorio esta mañana -gruñó Jacob al teléfono-. De los currículos que vi el otro día... llama a R-E-N-E-S-M-E-E Dwyer, acaba de graduarse de la NYU. Es la mas apta.

-Si, señor, Black - respondió Embry con un suspiro y ambos cortaron la llamada.

Buscó entre las carpetas de los aplicantes aprobados por los dueños y encontró a la chica Dwyer. Dios, se veía tan pequeña... La Bestia la iba a tragar y escupir en menos de una semana.

.

Renesmee trató de sonreír y no lucir nerviosa cuando Quil le tomó una fotografía para su nueva y reluciente tarjeta de identificación en las oficinas de seguridad del edificio. Quil le había mostrado la empresa y firmó su contrato de trabajo para ser asistente de Jacob Black gerente de Ventas y uno de los socios. Ella pensaba que seria cualquier cosa menos la asistente de quien en la oficina llamaba La Bestia. Lo decían como si nada, como su fuera un sobrenombre común y corriente, pero le advirtieron que no le dijera así en su cara o que no la escuchara.

Pero ella nunca llamaría de esa manera a su jefe, quien creía que era?

Subieron de nuevo a K.B. y Renesmee no dejaba de ver su tarjeta que colgaba de un lindo clip en la solapa de su saco con lazo retráctil.

Se sentía adulta.

En sus cientos de trabajos de medio tiempo anteriores solo tenia una placa con diversos nombres inventados, por que la gente no sabia pronunciar su nombre y sus jefes ni se molestaban en hacerle una placa con su nombre extraño. Así que habia sido Jennifer, Karla, Romy, Veronica, Paola, Paulina, Victoria...

Pero su nueva tarjeta... Oh, su nueva tarjeta decía:

K.B. & Asociados.

Renesmee Dwyer.

Asistente Ejecutiva - Ventas.

Tenia su fotografía; era hermosa, brillante y de grueso plástico con un código de barras en la parte posterior así como una linea negra. El código era para poder pasar a los ascensores del edificio y la barra negra para poder entrar a K.B. si las puertas de vidrio estaba cerradas.

Aun le costaba un poco creer el sueldo, pero con todos sus gastos y deudas estudiantiles dudaba que algo le quedara de cada cheque. Ahora tenia un trabajo y eso es lo que importaba.

Pero cuando vio a su jefe no estaba tan segura de estar feliz por ello. El era alto, moreno, serio, intimidante. Parecía no sonreír nunca y ahora entendía por que lo llaman La Bestia y su mirada estaba solo enfocada en ella. La miraba como un cazador a su presa y estaba comenzando a sentir miedo, no, pánico. Ese hombre, Jacob Black, era su nuevo jefe y ya le estaba gritando sin siquiera haber cometido un error, excepto tal vez el haber firmado un contrato de trabajo.

.

Tocaron a la puerta de La Bestia y Quil de RH asomó la cabeza.

-Señor, esta es Renesmee Dwyer, su nueva asistente.

Jacob levantó la vista de la computadora y su corazón se aceleró cuando miró directamente a los ojos color chocolate de la chica. Dios, ella era pequeña. Era casi del tamaño de su amiga Alice. Pero era muy hermosa y se veía que estaba nerviosa. Si, ella saldría corriendo en cuanto el le dijera algo como que era muy linda o una mierda como esas.

Hace alrededor de 1 mes

0

0
#88

Así que prefirió hacer lo que ha hecho con todas sus asistentes: ladrarle un montón de ordenes -y no fijarse en su delicado cuerpo, sus largos risos, su piel de alabastro, sus finas manos, sus carnosos labios rojos. Mierda, sus labios eran apetitosos y quería probar su textura con la lengua-. Casi le gritó que hora debería de traerle el café, a que hora llegar, a que hora irse -cuando el lo hiciera-, los documentos que tendía que hacer, las llamadas, los correos electrónicos, los clientes con los que debería interactuar, cual era su lugar en las reuniones.

La atosigó con detalles que no eran necesarios en ese momento y vio como parpadeo la chica. Sus pestañas revolotearon sobre sus parpados y solo asintió como si hubiera captado todo aquello.

Mierda, eso era lindo. Lucia linda nerviosa, sus pestañas eran negras y largas; trataría hacerla sentir de esa manera para verla hacer de nuevo ese gesto, pero para hacerlo tendría que ser como lo llaman en cuchicheos: una bestia.

*************
¿¿Que les pareció esta historia??Comenten!!!!y Voten!!!

Hace alrededor de 1 mes

1

0
#89

Preguntas, Comentarios, Sugerencias todo aquí en este enlace

http://my.cbox.ws/PandoraGirl

Hola a todos los lectores de The Black the Beast, no puedo creer que ha llegado a 200 lecturas aunque estoy un poquito triste pensé que tendría más voto, pero que se le va a ser.
Un beso y abrazo a todos los fans de Jacob y Nessie.

***Quién dice Team Jacob ?????***

#90

AVISO!!!!! Importante!!!!

Hola a todos mis seguidores y a los que me seguirán.(jajja)
Tengo una biblioteca personal, los usuarios que me sigan tienen derecho a 5 libros(Los que quieran) Solo tienen que escribirme a esta dirección [email protected] y a [email protected] con el título del libro y el nombre del autor y el nombre de su usario.

OJO!!!
Si el libro o triología o saga tiene más de tres libros se contará como uno solo y si se pasa de 5 se contará como 3, quedandoles unicamente 2 pedidos.

!!!No envío libros si no me dicen el nombre de usuario!!!

Y unicamente !!!!!!los usuarios que me sigan!!!!!!! son los que tienen derecho a esta exclusiva.