Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32 (1816 ptos) | Autor novel
#1

Nunca había tenido que esconderse durante tanto tiempo en un mismo sitio, pero la presencia de los tres “conversos” que rondaban por la tienda le obligaron a hacerlo.
Se suponía que aquella zona estaba despejada, por lo que entró solo y le había dejado a Helen sus armas.
El pequeño hueco del cierre le había impedido entrar con todo su equipo, por lo que se lo dejó a su compañera. Una vez en el interior, mientras buscaba comida, tres infectados se acercaron a la puerta y bloquearon su única vía de escape.
No sabía cómo se podían haber quedado atrapados allí aquellos zombis, pero tampoco le importaba. No podía librarse de ellos sin sus armas, y en aquella tienda de comestibles no había nada con lo que luchar; por lo que optó por esconderse en aquel almacén hasta tener vía libre, o hasta que Helen se diera cuenta de que estaba en peligro y entrara en su ayuda. Entonces cayó en la cuenta de que si la mujer no había entrado ya a buscarle, eso significaba que ella se encontraba también en peligro. ¿Aquellos malditos críos los habían engañado y la zona no estaba despejada de “conversos”?

Hace más de 4 años Compartir:

26

90
alwaysuri
Rango6 Nivel 27
hace más de 4 años

Tú vales para esto! te doy mi voto! te animo a que te pases por mi historia "Imaginatio", suerte! y comenta para saber qué opinas!

Trisha1608
Rango5 Nivel 20
hace más de 4 años

Hacia tiempo que no leia nada sobre zombies, y creo que esta historia puede llegar a ser muy buena. Te invito a que pases a echar un vistazo a mi relato "No vayas a la luz".

Daniel
Rango11 Nivel 50
hace más de 4 años

No esperaba encontrar algo de zombis en este concurso, bien descrito y sin faltas de ortograafía, que ya es un decir para lo que se ve por aquí. Suerte!

daimon_3442
Rango8 Nivel 37
hace más de 4 años

"conversos" eso me gano va ese like suerte!!!

PAK
Rango8 Nivel 39
hace más de 4 años

Promete y mucho,accion,caña,sangre,tiros...yeahhh!!!

Noatak_96
Rango5 Nivel 21
hace más de 4 años

muy interesante! tienes mi voto!

Imecoyana_Naliva
Rango5 Nivel 22
hace más de 4 años

excelente!! cuidate "THE WALKING DEAD" porque aqui llego Robe_Ferrer

sinesand01
Rango10 Nivel 49
hace más de 4 años

Me gustó muchísimo, espero poder verte en la segunda ronda y leer lo que le sigue. Te dejo totalmente mi voto. Si quieres pásate por mi perfil y lee el que yo tengo para el concurso a ver si te gusta. Mucha suerte y éxito, un saludo. :*

MayFierro
Rango7 Nivel 33
hace más de 4 años

Muy bueno, me gusto, te dejo mi voto... Si deseas lee mis textos UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD Y UN NUEVO MUNDO

Klaudiap_14
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Te dejo mi voto, muy buen comienzo, mis mejores deseos. Espero verte en lasegunda ronda. ^-^

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 4 años

Me encantan la historias de Zombies, es la primera que leo aquí. Felicitaciones.

Aferjim
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

Solo en la segunda palabra ya tienes una falta de ortografia, está bien que lo sepas, cuando la corrijas puede que te vote. Por cierto utilizas demasiado el verbo había, eso está mal visto entre los escritores.

Aferjim
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

Que conste que te lo digo sin ánimo de revancha ni de reproche. Revisa y corrige, las partes 2 y 3 también tienen muchas faltas.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Aferjim, corregido el primer “había" y suprimidos algunos de los otros. Voy a revisar las otras partes. Gracias por las correcciones, me ayudan a mejorar.

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 4 años

Excelente compañero, realmente bueno tu escrito, demuestras mucho talento al escribir. Pasa si lo deseas por mis micros, ya son 4 los publicados.

the_one_eyed
Rango15 Nivel 71
hace más de 4 años

Esto de los "conversos" me recuerda a Crossed, espero que no tenga nada que ver directamente, @Robe_Ferrer :)

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@the_one_eyed , ya lo busqué en san google. Pero mis infectados no son tan salvajes; son tipo walking dead, high school of the dead, resident evil (juego)... Lo típico de infectados.

Angelgabriel
Rango10 Nivel 45
hace más de 4 años

muy buena esta primera parte. Te dejo un like.


#2

No podía contar con más ayuda que su ingenio y la suerte.
Miró enderredor buscando algo que pudiera utilizar para librarse de aquellos tres muertos vivientes. Con sumo cuidado para no hacer ruido que atrajese a los depredadores, recorrió el almacén sin encontrar ningún objeto que pudiera servirle de arma.
Por fin su ingenio actuó. Encontró un palo de escoba que le serviría para salir de allí con vida. También encontró una cuerda fina de atar paquetes y una caja entera de latas de conserva.
Aquel grupo de chicos les había enseñado que bien tirada, una lata de conserva o refresco podía ser un buen arma contra los “conversos” si se les acertaba en la cabeza.
Abrió la caja y comenzó a coger latas. Si se le caían estaba perdido.
Salió del almacén con una lata en la mano y el palo de escoba en la otra. Llevaba un extremo del cordel anudado a una pierna. Se colocó cerca de la puerta y lanzó la primera lata. No hizo blanco y el ruido atrajo la atención de los zombis. Los tres se dirigieron hacia la puerta del almacén.
Entonces Riesco se escondió y dio un tirón al extremo del cordel que llevaba en su pierna. La otra punta estaba atada a una lata de conserva que hacía de base a una torre que había hecho con el contenido de la caja del almacén.
Las latas caídas hicieron un gran estruendo, por lo que los “conversos” acudieron al origen del ruido: el interior del almacén.
Una vez que el último zombi hubo atravesado el umbral, Riesco salió de su escondite, cerró la puerta y la atrancó con el palo de la escoba. Ahora podía salir de la tienda sin peligro.
Primero comprobó que el exterior estuviera despejado, y así era. Después salió del local y comenzó a buscar a su compañera y al grupo de muchachos que los habían acompañado hasta allí, pero no había ni rastro.
Miró por las calles colindantes y lo primero que vio fue su ballesta y la mochila que le había dejado a Helen. También estaba el macuto de la mujer y algún objeto de los cuatro chicos. Eso significaba que habían sido atacados por los “conversos” y habían tenido que irse de allí. Seguro que volverían a por él.
A pocos metros de él, un extraño sonido comenzó a oírse. Giró la cabeza y se encontró con uno de los chicos que habían encontrado en Madrid. No recordaba su nombre, pero ya no importaba. El muchacho había sido mordido y se había convertido en un zombi.
Sería fácil librarse de él, por suerte, iba calzado con patines y no era capaz de ponerse en pie. Por humanidad (y por supervivencia) disparó su ballesta para acabar con la agonía de aquel chico. No era la primera vez que tenía que acabar con un conocido, pero aquello ya no le afectaba.
Cogió la mochila y se la cargó al hombro. Sacó su cuchillo de caza y se lo volvió a atar al antebrazo. Ya no se separaría de él más veces.
Iba a coger algo del material del chico muerto, pero un disparo lejano le puso alerta. Estaba seguro de que era Helen la que lo había efectuado.
En la ciudad los disparos sonaban diferentes, y aunque había sonado lejano, estaba seguro de que Helen se encontraba más cerca de lo que pensaba.
Recuperó el proyectil del cráneo de su víctima y puso rumbo hacia el lugar del que procedía el disparo.
No había estado nunca antes en Madrid, pero sabía que aquello era la Gran Vía; la había visto infinidad de veces en la televisión.
Un nuevo disparo. Provenía de la boca de Metro. Cogió su ballesta y comenzó a bajar las escaleras. Sin embargo, la puerta de acceso estaba cerrada. Un nuevo disparo y la figura de una personsa apareció entre los barrotes de la cancela.
—Helen —llamó el chico.
Pudo ver como algunos zombis se acercaban a su compañera. La mujer disparó de nuevo.
—¡Ayúdame! —pidió.
—Pero... ¿por dónde entro?
—Por la boca de Callao. Estas puertas están todas cerradas. Tienes que volver y buscar laa vías de la línea 5 y venir hasta aquí. El camino está despejado; todos los “conversos” que había me han seguido a mí.
—¡Resiste! —le gritó el chico antes de echar a correr hacia la entrada que le indicó Helen.
¿Qué habría pasado para que Helen se fuera sin esperarlo?

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace más de 4 años

Nice nice nice nice. Me encanta el género zombi y es la primera vez que lo degusto en literatura xD. Muy rico sin duda, como un cerebro recién extraído :D. Espero la continuación con hambre, suerte!

Tama
Rango7 Nivel 30
hace más de 4 años

Aunque el tema de los zombies no me va muco, tu relato esta lleno de suspense y te deja con ganas de saber mas

avechinchi
Rango7 Nivel 33
hace más de 4 años

Opino igual que Tama, que aunque el género no es mi preferido te doy mi voto. Te reto para la siguiente ronda.

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 4 años

En espera de la continuación. Suerte, tienes mi voto.

lluiskr
Rango5 Nivel 24
hace más de 4 años

Tienes mi voto, cuento con poder leer la siguiente parte muy pronto.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

! Gracias por sus comentarios y sus crìticas constructivas @Robe_Ferrer !. Los tendrè en cuenta .

sinesand01
Rango10 Nivel 49
hace más de 4 años

Ajá, acá estoy. :3 Me recuerda mucho a la película "Guerra mundial Z" por el detalle de que siguen el sonido. Lo que da en el clavo es esa última frase, esa pregunta que él se hace. ¿Qué pasó ahí? Y te deja con la adrenalina de si podrá llegar a ella a tiempo, aunque yo creo que sí. Un saludo y gracias por haberte pasado en mi relato. :*

lasourise
Rango11 Nivel 51
hace más de 4 años

Bueno; no entiendo mucho de zombies; pero esto está bien escrito, tiene buen ritmo, buena ortografía y puntuación. Vale un voto.
Trata de revisar estos elementos: los “conversos" acudieroN al origen del ruido","crÁneo","me ( y no "le") habían seguido; el a mí, sobra.
Espero ayudarte a mejorar una buena historia. Adelante.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@lasourise, todo corregido. Muchas gracias. La verdad que lo escribí desde el móvil, y si solo hay esos errores es un milagro. Muchas gracias por indicármelos.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

@Robe_Ferrer me gustó mucho! No había encontrando hasta entonces un relato sobre zombis. Soy un fanático de los zombis (todo gracias a Resident Evil en mi adolescencia/juventud). Me encanta ver enclavada la historia en un lugar que conozco de haber estado varias veces por ahí. Tienes mi voto! Quiero otra caja! Mucha suerte!

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@HJPilgrim, gracias por los elogios. Espero poder seguir con la historia y que cumpla tus espectativas. Gracias por el voto.

BILLY_WELLS
Rango10 Nivel 45
hace más de 4 años

Ya está marcado mi voto en la primera caja y segunda, gracias por tu apoyo.

Paula_Treides
Rango12 Nivel 58
hace más de 4 años

Todos nos equivocamos Robe_Ferrer, aunque sean errores de tipeo.
...buscar las vias...
Y aunque no tengo total seguridad, la RAE dice que los números se escriben con letras.
Tu relato, muy bueno, ágil, bien escrito, y espero la próxima caja.
Saludos.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@PAULATREIDES, el error de tipeo me refería a que pusiste guiones cortos en lugar de rayas largas, no por los números.
La RAE sí admite escribir números con letra en ciertas ocasiones. Gracias por tu visita.

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 4 años

Me imagino que tienes ya lista la tercera parte. Me gusta mucho tu historia, vamos a ver que pasa con Helen.

EmilioJBernal
Rango11 Nivel 51
hace más de 4 años

Aunque sea un tema muy manoseado ya, me encantan las historias de zombis. Ahí dejo mi voto.

PAK
Rango8 Nivel 39
hace más de 4 años

Esto va cada vez mejor...

Paula_Treides
Rango12 Nivel 58
hace más de 4 años

Se me olvidó un corazón. "...volver y buscar laa vías..."
Voy a por la tercera caja.
Saludos.

Sixto_GS
Rango10 Nivel 48
hace más de 4 años

La acción la llevas a buen ritmo. Con la boca pequeña digo que echo de menos un sello personal que le de tu toque de distinción al género. Un saludo!


#3

Sin aliento, llegó a la entrada del metro de Callao. No recordaba haber corrido tan rápido nunca, ni siquiera huyendo de los “conversos”.
Se introdujo en el suburbano. Cuando llegó a la zona de los tornos, vio que en aquella estación convergían dos líneas. Enseguida divisó la cinco, de color verde claro, y siguió la dirección hacia el andén con sentido Gran Vía.
De un salto aterrizó en la zona de las vías y corrió en busca de su amiga.
Llevaba su ballesta cargada y lista para usar en caso de que algún zombi se cruzase en su camino. Sin embargo, Helen tenía razón: no había muertos vivientes por el camino. Todos la habían seguido a ella.
Cuando llegó a la salida en la que estaba atrapada Helen, se encontró a la líder de su grupo encaramada a lo alto de la reja de la puerta intentando escapar del alcance de una decena de “conversos”.
Riesco disparó su ballesta y derribó a un enemigo, rápidamente, recargó y eliminó a otro zombi. El resto se giró hacia el hombre que estaba acabando con ellos.
Este recargó nuevamente y disparó al enemigo que se había acercado más.
Los “conversos” estaban demasiado próximos para recargar. Pensó que ojalá tuviera su bate o una katana para defenderse.
Junto a su oído silbó un objeto metálico que había atravesado parte del pasillo y fue a hundirse en la cabeza de un muerto viviente. Riesco lo reconoció al instante: era un rodamiento de acero de los que utilizaban los miembros de “Legión” para eliminar a los infectados. Un bote de refresco cargado de cemento impactó en la cabeza de otro zombi, que cayó fulminado.
—“Legionarios”, en formación —gritó el líder de la banda. El grupo, ahora formado por seis miembros, se colocó en la misma posición de ataque que ya habían visto Riesco y Helen varios días atrás en aquel parque de Princesa—. ¡Escudos!
Cuatro de los integrantes de “Legión” se quitaron las tapas de los contenedores que cargaban a la espalda y las colocaron en sus antebrazos. Cerraron filas en torno a los otros dos compañeros.
Riesco corrió y se parapetó tras la formación y colocó otro proyectil en su ballesta. Se puso en pie y disparó haciendo blanco en el ojo de un infectado.
Dos nuevas bolas de acero salieron de los tirachinas de los “legionarios” y acabaron con la “no-vida” de sendos atacantes. La ballesta de Riesco entró de nuevo en juego eliminando al noveno rival.
El último de los zombis fue eliminado por Helen con un ataque por la espalda. Lo golpeó con la culata de su escopeta hasta acabar con él.
Los legionarios rompieron su formación.
—¿Estáis todos bien? —preguntó Tomás, el líder de “Legión”.
Todos fueron contestando de forma afirmativa.
—¿Se puede saber dónde cojones os habíais metido? ¿Por qué me habéis dejado solo en aquella tienda? Había tres “conversos” y estaba desarmado —respondió Riesco enfurecido a la vez que empujaba a Tomás.
—No lo sabíamos, creíamos que era una “zona limpia” —se excusó el agredido. Estaba visiblemente turbado–. Tuvimos que irnos de allí por culpa de los “Coyotes”.
—¿Y quién hostias son esos?
—Es otro de los muchos grupos de supervivientes de la ciudad.
—¿Otros supervivientes? —intervino Helen.
—Esta es (era) una ciudad de cinco millones de habitantes. La mayoría se han convertido en zombis, pero hay cientos de supervivientes, miles, quizá —explicó Tomás—. Muchos grupos nos ayudamos unos a otros; también hay grupos que no quieren saber nada de los demás y se han aislado, pero hay un grupo, al que llamamos los “Coyotes” ya que cada vez que aparecen lo hacen aullando.
»Son más peligrosos que los muertos vivientes. No se dedican a sobrevivir y eliminar zombis, como hacemos los demás, si no que se dedican a capturarlos y los utilizan para atacar al resto de comunidades de supervivientes.
»Los llevan en furgonetas y atados con cadenas. Cuando los miembros de la comunidad huyen, los capturan para convertilos en esclavos. Sabemos que tienen su centro de mando en el Retiro. Es grande, está cerrado y pueden controlar todas las entradas; además tienen acceso a la red de Metro.
»Tuvimos que huír y pensamos que estarías a salvo en aquella tienda.
—Yo te dejé tus armas cerca por si salías, que las pudieras coger.
—Vi a uno de los vuestros —dijo Riesco mientras recogía los proyectiles de su ballesta de las cabezas de los muertos vivientes—. Uno con patines, había sido convertido.
—Sí, Samu. Quiso hacerse el héroe y matar a algún “coyote”, pero no contaba con su ejercito de zombis. Le derribaron y se lanzaron sobre él antes de que pudiera darse cuenta.
Riesco se apartó unos metros con su amiga. Quería saber su opinión sobre lo sucedido y qué decisiones debían tomar. Su misión era llegar hasta dos laboratorios y coger suficiente material para seguir sintetizando vacuna a partir de la sangre de Marcy, la niña inmune a las mordeduras de los infectados. Sin embargo, era poco probable que pudieran hacerlo solos, y la ayuda de “Legión” les vendría muy bien. Estos, a cambio, les pedirían ayuda contra los “Coyotes”. Riesco se debatía entre hacer justicia y eliminar aquel grupo, que era un peligro para el resto de la raza humana, y cumplir su misión y regresar al laboratorio de Segovia donde se encontraba el resto de su gente.
Helen se encontraba en la misma tesitura. Finalmente, decidieron que ayudarían a “Legión” a asaltar el Retiro y acabar con el peligro que suponían los “Coyotes”.
Se reunieron de nuevo con Tomás y su gente y le expusieron la decisión que habían tomado. Entonces el muchacho sacó una radio de la policía de su mochila y se la tendió a Helen.
—¿De dónde la habéis sacado? —quiso saber Riesco—, y, si no hay electricidad, ¿cómo recargáis las baterías?
—Energía solar. La mayoría de nosotros no hemos cumplido los veinte, pero gracias a los poyectos que hacíamos en el instituto, hemos podido utilizar los paneles solares de algún edificio y adaptar los cargadores de baterías a las placas. Tenemos muchas radios de policías. Ellos ya no las iban a usar. Lo mismo quisimos hacer con las armas, pero llegamos tarde.
—¿Cuánta gente hay en los “Coyotes” y cuántos sois vosotros? —preguntó Riesco—. Y no me digas que sois “Legión” porque sois muchos, que eso ya lo he oído.
—Pues con las bajas de estos tres días... quedaremos unos veinte.
—¿Y los otros? —urgió Helen.
—Cerca de doscientos.
Los dos adultos se quedaron sin habla.
—Pero contamos con dos cosas a nuestro favor: el factor sorpresa y un buen plan. Vayámos a nuestro refugio y os lo contaremos.
—¿Y cuál es vuestro refugio? —preguntó la mujer—. Porque llevamos tres días vagando por las calles y durmiendo en locales.
—No sabíamos si erais de fiar o no, ahora ya vemos que sí.
—No me has respondido.
—Uno de los más seguros de Madrid —respondió Tomás mientras se dirigía hacia la salida del suburbano.
Las calles de la ciudad se encontraban repletas de coches abandonados. Los cadáveres de los ciudadanos que habían muerto por causas ajenas a los zombis se habían desecado como si fueran momias.
Por la mayoría de las calles se veían “conversos” deambulando en busca de nuevas víctimas. Esquivarlos les había resultado fácil gracias a las indicaciones que les habían dado los miembros de “Legión”. Todas ellas las conocían y las habían puesto en práctica en el pasado; sin embargo, había una que no conocían: si tenían que huir, correr por encima de los coches era algo muy útil, ya que los muertos vivientes no podían trepar.
—Nos desplazaremos por las alcantarillas —les indicaron a Helen y Riesco—, así evitaremos a los “conversos”. Pero estad atentos. El camino no será fácil, nos podemos topar con algún grupo de supervivientes, y puede que sea hostil.
—Todavía no nos has dicho a dónde vamos. —Helen comenzaba a impacientarse.
—A la Jefatura de Policía de Madrid.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

! Una historia, àgil, dinámica , bien estructurada y bien escrita ! . ! Me encantó ! ...

daimon_3442
Rango8 Nivel 37
hace más de 4 años

tiene un poco de todo y con su buena dosis de acción...suerte!!!

DarkAndLostSoul
Rango6 Nivel 25
hace más de 4 años

Es bastante interesante. Noto algunas cosillas, como que los diálogos son similares entre sí, es decir, pareciera que todos los personajes usaran las mismas palabras y las mismas expresiones; sin embargo, el relato es bueno. Espero verte en la ronda final. ¡Suerte!

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 4 años

Tu historia no deja respirar, hace que uno quiera más y ya.

avechinchi
Rango7 Nivel 33
hace más de 4 años

Una aventura trepidante y delirantwe añadiría yo. ahí va mi voto.

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 4 años

Me gustó mucho esta parte también, un derroche de acción al mejor estilo, felicitaciones!!!

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

@Robe_Ferrer este es otro relato de los que me gustaría que se extendieran en una novela. Buen trabajo compañero. Fíjate que se te perdió un par de tildes. Espero la siguiente caja! Mucha suerte!

Paula_Treides
Rango12 Nivel 58
hace más de 4 años

Fantástico Robe_Ferrer.
Tu relato me sigue atrapando.
Saludos

Aferjim
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

Te faltan algunas correcciones @Robe_Ferrer , en el tercero he visto un por que y algunas mayúsculas detras del guión cuando va precedido de interrogación.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

Uuuuummmm, lo revisaré. Gracias de nuevo.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Aferjim , creo que ya encontré el “porque” que me dijiste. Sin embarg, lo del la mayúscula tras el guión no lo veo.

Aferjim
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

Despues de la interrogación, -¿Y...vuestro refugio?-Preguntó la mujer-

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Aferjim , a mí eso me sale en minúscula, tanto en el editor como en la lectura.

HaruViolette
Rango6 Nivel 26
hace más de 4 años

Me gustan las historias de zombies.

Marina_Selma
Rango5 Nivel 24
hace más de 4 años

Bastante entretenido y, a pesar de ser un tema utilizado, me encanta porque le das tu toque personal. Espero verte en la siguiente ronda!

Lightning
Rango7 Nivel 30
hace más de 4 años

Muy buena. Sin nada que corregir, bueno no vi mala ortografía. Me hiciste acordar de un buen amigo que también escribe sobre el tema apocalíptico de los zombis

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Lightning , si tu amigo estq en sttorybox que se pase a leerla a ver que le parece. Y i tiene historia de zombis y apocalisis dime cual es que m gustaria leerla.

Lightning
Rango7 Nivel 30
hace más de 4 años

Extinción. Pero en WAttpad.. BuSCA a John Ferreh

PEPE_ILLARGUIA
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

No sé si has leído a Lindqvist, Descansa en paz, ahí tienes un Estocolmo tomado por los zombies. Tu relato me parece más cercano, por eso de Madrid, supongo, pero como dice el sueco 'donde hay cadáveres sobrevuelan los buitres'.
Enhorabuena por atreverte.

Malori
Rango6 Nivel 28
hace más de 4 años

Estoy deseando saber ese plan. Tienes mi lectura asegurada para la próxima caja. Un puntazo que en un historia de esta temática se sitúe en Madrid.

samueh
Rango11 Nivel 50
hace más de 4 años

Enhorabuena por el ritmo de la historia, muy bien conseguido. Lo único malo es que a mi tocayo lo han matado, jaja.

lamusadepetrarca_95
Rango14 Nivel 65
hace más de 4 años

No suelo leer historias de este género, pero haces que sea interesante :)

¡Un saludo y mucha suerte!

PiperValca
Rango8 Nivel 38
hace más de 4 años

Bastante divertida e interesante

Writer_22
Rango6 Nivel 28
hace más de 4 años

Solo te recomendaría, ademàs de algo q ya te mencionaron sobre las tildes, q le quitaras las comillas a los conversos, legionarios, etc., pues son palabras comunes. No sé si sea correcto de pronto dejarlassi quieres solo en la primera vez q uses cada palabra, pero luego pienso q lo mejor es retirarlas, pues se vuelve un poco "cansón" (jajaja, no pude evitar ponerlas) para leerlo. Saludos

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Writer_22 , no m gustan las comillas, las uso porque en movil no se poner cursiva, que es lo que usp en pc, ya que son como motes.

AzureGooses_11
Rango6 Nivel 29
hace más de 4 años

Bien hermano por acá pasando de PREPOSTMORTEN, gracias por los datos y las criticas, buena tu historia felicitaciones.

BILLY_WELLS
Rango10 Nivel 45
hace más de 4 años

Las tres cajas ya las voté. Escribes bien. Lo haces con muchas ganas. Gracias por apoyarme Robe.

Boz
Rango4 Nivel 16
hace más de 4 años

@Robe_Ferrer gracias a que has pasado por mi historia he podido leer tu relato. Te confieso que me gusta la literatura de terror, pero no he leido nada sobre zombies. Tu relato me parece buenísimo. Has hecho que me pique la curiosidad por el tema, que siempre lo heconsumido en cine.

YellowSorcerors_79
Rango5 Nivel 23
hace más de 4 años

Debo admitir que, aunque odio el género de zoombies, sabes manejar bien esto. Te mereces la final (y)


#4

Recogieron la mochila de Helen y se introdujeron en una boca de alcantarilla.
Un par de horas después llegaron a la Jefatura de Policía. Durante el trayecto no tuvieron ningún percance. Sí que se encontraron con grupos de supervivientes, pero eran de los denominados “grupos pasivos”; de los que se dedicaban a sobrevivir, sin interactuar con el resto. También se encontraron con algunos zombis, a los que eliminaron sin nigún problema.
Salieron al exterior por una esclusa del acueducto próximo a su destino. Entonces, Tomás avisó por radio de su llegada.
—Aquí Tomás. Salimos del acueducto y vamos a la entrada. Llevamos a dos nuevos supervivientes.
—Recibido —respondió una voz femenina al otro lado del aparato.
—Estos trastos tienen poco alcance; apenas un par de kilómetros.
Cuando llegaron a las puertas, alguien los estaba observando desde el interior de una garita de vigilancia. Pocos segundos después se abría la gran cancela metálica. Se desplazó un par de metros para dejarlos pasar y se volvió a cerrar. Las personas que había en interior atrancaron con dos grandes barras de hierro.
A Riesco le recordó a cuando dio comienzo la epidemia en su pequeño pueblo. Un grupo de supervivientes se había hecho fuerte en la estación de emergencias y se comunicaban vía radio para la apertura y cierre de puertas de forma segura. A ellos no les había hecho falta la energía solar porque aún había electricidad.
Frente a ellos había un camino que se bifurcaba; el de la derecha conducía a una pequeña edificación de una sola planta y a los aparcamientos, y el de la izquierda llevaba al edificio principal de la Jefatura. Una vez dentro, Tomás los condujo al segundo sótano, en el que en su día se ubicó la sala de emergencias de la ciudad.
En el centro había una gran mesa y multitud de papeles. Rodeada de sillas de ordenador, en una de sus cabeceras había un sillón con ruedas. Sin duda, había pertenecido al jefe de la policía. En dicha mesa también había un micrófono conectado a un sistema de megafonía. Tomás se acercó a él y pulsó el botón de encendido.
—Atención. Que todos los “legionarios” acudan de inmediato a la sala de reuniones. —Soltó el botón y se dirigió a los presentes—. En pocos minutos estarán todos aquí.
—¿Y no tenéis miedo de que el ruido atráiga a los “conversos” —preguntó Helen.
—Si te refieres a los zombis, esos no nos asustan —dijo una voz de mujer a sus espaldas. Tanto Riesco como ella se giraron para ver a la dueña. Era una chica joven, de veintipocos años pero con el porte de una mujer adulta y muy segura de sí misma—. Además, es un sistema de comunicación interna. Por cierto, soy Lucía, aunque todos me llaman Luci. Soy ingeniera en telecomunicaciones.
A Riesco la mente volvió a retrotraerle a poco más de un año atrás cuando los primeros infectados hicieron acto de presencia. Cuando él había sido salvado por un amigo de sus padres y, después, ambos habían salvado a Lucía del ataque de dos muertos vivientes. A partir de ahí, Lucía (o “Juicy Lucy”, como solía llamarla todo el mundo) y él se habían convertido en inseparables, hasta que fue infectada. Riesco, en el más cruel acto de amor que había hecho jamás, le dijo al oído que la quería mientras le cortaba el cuello. Todo eso lo hizo antes de que la chica se volviera un muerto viviente. Estaba seguro de que le había oído confesarle su amor. Le dolió hacer aquello más que si le arrancasen el alma, pero no quería que su amada se convirtiera en una de aquellas horribles criaturas, y aquella era la única forma de evitarlo.
—Y tú, ¿qué opinas? —le preguntó su compañera.
—¿Qué? Perdona, estaba pensando en otra cosa —confeso el chico.
—Decía que no deberíamos ir en vehículos. Hay demasiados coches y podríamos acabar atrapados. Seríamos un blanco fácil.
—Estoy contigo.
Riesco no lo había notado, pero la sala se había ido llenando de gente mientras él se encontraba sumido en sus pensamientos. Había unas quince personas: diez eran varones y cinco mujeres. De todos, le llamaron la atención la chica que se presentó como Lucía, un chico que apenas tendría quince años y otra chica de aproximadamente su edad. Ambos permanecían un poco apartados del resto, aunque cada uno por su lado.
—Bueno, ahora que estamos todos, podemos empezar —dijo Tomás—. Nuestros amigos, aquí presentes, son Helen y Riesco. Vienen de Segovia y necesitan ayuda para llegar a dos laboratorios y conseguir una medicina para crear una vacuna.
Riesco y Helen les enseñaron los brazos. En los brazos de ambos había cicatrices de mordeduras.
—Nuestro grupo de supervivientes cuenta con una niña inmune a los “conversos” —comenzó Helen—. También tenemos un bioquímico, que, con la sangre de la niña, ha sintetizado una vacuna que evita que la mordedura de los zombis nos convierta en infectados.
»El problema es que uno de los “ingredientes” necesarios se nos está agotando; y sabemos que, por lo menos, dos laboratorios de Madrid lo tienen. Necesitamos vuestra ayuda para llegar. A cambio os ofrecemos nuestra ayuda contra los “Coyotes”.
—No necesitamos vuestra ayuda —intervino la chica que estaba apartada del grupo.
—Mónica, toda ayuda es poca contra esos hijos de puta, y lo sabes —le dijo Tomás.
A pesar de las sillas, todos se encontraban en pie. Riesco se encontraba tan cansado que decidió sentarse. Helen hizo lo mismo que él y, posteriormente, Luci. Al final, todos, salvo Mónica y el otro chico, se acabaron sentando a la mesa.
—El hermano de Mónica fue capturado por los “coyotes” y su primo fue infectado por culpa de sus zombis. A ella pudimos rescatarla a tiempo —informó Tomás.
—¡Cállate! ¿Qué le importa a estos dos?
—Podemos ayudaros a rescatar a tu hermano y luego, si nos acompañáis a Segovia, podemos daros la vacuna.
—¡He dicho que no necesitamos vuestra ayuda! —gritó Mónica fuera de sí. Se encontraba cara a cara con Helen, que se había puestoen pie al verse acosada. Había rebasado lo que todo el mundo considera una distancia normal para hablar con alguien; tanto, que sus narices estaban a punto de chocarse.
En un rápido movimiento, quizá demasiado rápido para una mujer que rebasaba los cuarenta años, Helen golpeó el plexo solar de la muchacha, la agarró por un hombro y la hizo girar de forma brusca, de tal modo que la pudo agarrar por el cuello y hacer una llave de estrangulamiento. Mónica se quedaba sin aire y en pocos segundos perdería el conocimiento.
—Tienes muchos huevos, pero te falta saber usarlos —le dijo—. Primero, controla ese genio y úsalo contra quien debes. Nosotros no somos tus enemigos. Ahora te voy a soltar; espero que no intentes nada contra nosotros, si no, lo siguiente que haré será matarte.
Después soltó a su presa. La muchacha tosió durante unos minutos, pero no tomó represalias contra los dos nuevos supervivientes que había llevado Tomás. No volvió a decir nada más, acataría las órdenes de sus líderes: Luci y Tomás.
—Dejémonos de tonterías —intervino Luci—. Tenemos que darle los últimos retoques al plan y explicárselo a Helen y Riesco.
»Escuchad todos atentamente. Atacaremos de madrugada para coger a la mayoría dormidos. Sabemos que a los prisioneros los tienen en la Casa de Fieras y a los zombis en el interior de la montaña artificial.
»El grupo empezará eliminando a los dos centinelas que custodian la puerta de Herrero de Palacio. Entraréis y acabaréis con los vigilantes de los prisioneros. Los soltaréis y escaparéis callejeando hasta el metro de Ibiza, donde os esperará el grupo dos. Entonces avisaréis por radio a los demás y comenzaremos el asalto.
»El grupo tres saldrá en el Palacio de Cristal y eliminará a todos los “coyotes” que encuentre. Como no tenemos armas de fuego, no formaremos mucho alboroto, y eso nos dará ventaja.
»El grupo cuatro, cargado de cócteles explosivos, irá patinando hasta donde aparcan los vehículos y los inutilizará. Al acabar regresará al Palacio de Cristal para huir junto al grupo tres.
—Yo no conozco mucho del Retiro —interrumpió Helen—, pero si no recuerdo mal, el Palacio de Cristal está en el interior del parque, ¿no? ¿Cómo pensáis llegar hasta allí? ¿Y cómo vais a salir del recinto con los prisioneros?
—Para lo primero, existe un túnel desde el Casón del Buen Retiro hasta el Palacio de Cristal. Nadie de hoy en día lo conoce. Rober, acércate, por favor.
El callado muchacho que le llamó la atención a Riesco se acercó a la mesa.
—Rober es hijo de uno de los vigilantes del Casón. Pasó mucho tiempo allí con su padre y nos ha dicho lo del pasadizo. Ya hemos limpiado la zona y llegado hasta el interior del Palacio —explicó Tomás—. Para lo segundo, tenemos a un infiltrado en las filas de los “coyotes”.
—¿Y es de fiar? —quiso saber Riesco, que llevaba varios minutos en silencio.
—Esperemos que sí...

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

! Es un texto muy interesante, si bien, he leído muchas historias de zombis, ésta es atrapante , vistosa y muy bien escrita ! . ! Muy buena ! . Lo único que te destacaría @Robe_Ferrer, es, que intentaras matizar y suavizar , algunas frases, un poco chocantes y altisonantes, por algún recurso metafórico, que la haga lucirse aún más. Es lo único que te diría . Por lo demás... ! está genial !.

Lightning
Rango7 Nivel 30
hace más de 4 años

Esto si que es interesante, me agrada mucho, los zombies son muy divertidos sigue así, tienes mucho talento, te invito a pasar por mi relato @Robe_Ferrer

PEPE_ILLARGUIA
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

@Robe_Ferrer Revisa 3 errores tipográficos convirtiers, muchaca, bruca
En cuanto los corrijas borro el comentario. Espero el final. Un abrazo.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

@Robe_Ferrer qué buena estaría historia extendida. El antes, el después... Hay muchas posibilidades en este relato. No puedo aguantar a leer la siguiente parte! Genial trabajo! Mucha suerte!

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@ILLARGUIA lo corrijo ahora mismo, pero no borres el comentario. Eso me recordará que debo revisar mejor.

avechinchi
Rango7 Nivel 33
hace más de 4 años

Mira, que no es ni mucho menos mi género favorito,pero me has dejado sobre ascuas. ¡Acábalo ya, por favor!, no quiero esperar más. Tengo que decir que has hecho un gran trabajo.


#5

... Es un prisionero que capturamos hace unos meses. Lo pillamos junto a su hija. Por miedo a que le hiciéramos daño a la chica, nos contó todo lo que queríamos saber y prometió ayudarnos.
»Llevamos tiempo comunicándonos con él mediante notas que le dejamos en la valla y hemos acordado que el asalto sería mañana al amanecer.
—¿Y si os traiciona? ¿Y si trae a vuestros enemigos aquí? —A Helen le surgían una infinidad de interrogantes respecto de aquella actuación. No estaba segura de que aquello saliera bien.
—Si quiere volver a ver a su hija más le vale no traicionarnos y hacer lo que le pedimos. Si no, ya sabe que la soltaremos a su suerte en la zona más llena de zombis, sin armas. No tendrá oportunidad alguna. Y respecto a atacarnos es algo casi imposible: no sabe que estamos aquí. Los tuvimos retenidos en la Plaza Mayor, en la fortaleza de otro grupo hermano, pero ellos no quieren luchar contra humanos.
Helen y Riesco escucharon con atención todas las instrucciones que daban Tomás y Luci. La huída la harían por el subsuelo de Madrid. Según les dijeron, habían ensayado aquello decenas de veces y habían calculado el tiempo que tardarían: no les llevaría más de hora y media ponerse a salvo una vez que hubieran abandonado el parque.
—Ahora a descansar todos. A las doce de la noche nos reuniremos en la entrada con nuestros equipos listos para el asalto. —Los presentes abandonaron la sala. Cuando Mónica quiso salir de la sala, Luci la agarró del hombro y le pidió que se quedara.
—¿Qué queréis? —quiso saber la chica—. Si vosotros decidís que los dos nuevos estén en el grupo, lo acataré, pero no estoy de acuerdo con la idea.
—Vosotros tres vais a formar parte del grupo cinco —informó Luci.
—¿Qué hará ese grupo? —preguntó Helen—. ¿Y quiénes vamos a formarlo?
—Nosotros dos y vosotros tres. Nuestra misión es capturar o eliminar a los líderes de los “coyotes”. Al resto de miembros, si se rinden les dejaremos en libertad, siempre y cuando juren respetar al resto de supervivientes. ¿Entendido?
Los tres asintieron. A Mónica no le hacía gracia que aquellas dos personas, de las que no sabían nada pasaran a formar parte del grupo más importante de todos, el grupo que daría caza a Raúl.
Por su parte, a Helen y a Riesco tampoco les gustaba formar parte de un grupo que tenía un elemento tan inestable como aquella chica, y su misión era tan comprometida. Preferirían haber estado en el grupo que apoyase la huída de los prisioneros, sería el grupo que menos riegos correría, y a ellos le interesaba salir ilesos de allí para cumplir su verdadera misión: llegar a los laboratorios.
—Ahora todo el mundo a comer y luego a descansar —ordenó Tomás—. Esta noche la vamos a pasar en vela y quiero a todo el mundo en plena forma.
Todos se reunieron en el comedor de la antigua cafetería y comieron verdura y carne de conejo que ellos mismos cultivaban y criaban. Después se retiraron a descansar a lo que antes fueron despachos. Luci los condujo a uno de los situados en la cuarta planta. Allí los dos amigos cayeron rendidos en sus sacos de dormir y durmieron hasta que un chico, que no habían visto antes, los despertó a las ocho de la tarde.
Reunidos en la entrada del recinto, todos los que iban a participar en el asalto bien equipados, esperaban la llegada de Tomás y Luci. Mónica se encontraba junto a Helen y Riesco, pero no les había dirigido la palabra. Cuando salieron los dos líderes de los “legionarios”, fueron recibidos con vítores y aplausos. Mónica, Helen y Riesco fueron los únicos que no aplaudieron. Tomás se dio cuenta de aquel detalle.

Unas horas después se encontraban todos los grupos de asalto en sus puestos. Tomás recibió la comunicación de que su infiltrado estaba en su puesto. Eran las dos de la madrugada y el chico ordenó comenzar el ataque.
Los cuatro componentes del grupo uno se acercaron a la valla del parque y, en la oscuridad, localizaron a los vigilantes de la puerta. Dispararon sus rodamientos de acero e hicieron blanco. Los cuerpos sin vida de sus enemigos se desplomaron sin emitir apenas ruido. El más ligero de los miembros trepó por la valla y abrió en silencio la puerta para que sus compañeros entraran.
Se desplazaron en silencio hasta las puertas de la antigua Casa de Fieras y también acabaron con los cuatro guardias. Los presos dormían y, sigilosamente, los fueron despertando uno a uno. Estaban en un foso sin rejas, y colaborando entre todos, consiguieron sacar a todos los que estaban allí presos. Los guiaron hasta la salida y, después, hasta la entrada del metro de Ibiza. A pocas calles de allí se escuchaban los gruñidos de los zombis, que deambulaban por Madrid en busca de nuevas víctimas.
Junto con el grupo dos, se encaminaron a la Jefatura de Policía después de comunicar el éxito de la misión.
Entonces los grupos tres, cuatro y cinco, guiados por Rober, cruzaron el pasadizo que unía el Casón con el Palacio. Dicho pasadizo no era tan secreto como pensaban Helen y Riesco, estaba plagado de pinturas cuyo valor era incalculable. Había picassos y goyas, sobre todo, pero también se veía algún velazquez o murillo. Estaban seguros de que nadie volvería a ver aquellas joyas del arte.
Al salir al otro lado del túnel, los tres grupos se dispersaron. El grupo cuarto comenzó a dirigirse hacia el conocido paseo de coches para deshacerse de los vehículos. El grupo de los líderes corrió hacia el Palacio de Velázquez, en el que descansaba la cúpula del grupo enemigo. El tercer equipo se encargó de dirigirse por todo el perímetro del parque para eliminar a los vigilantes que por allí había. La oscuridad de la noche facilitaba su tarea.
Cuando se produjera la primera explosión de los vehículos, el infintrado mataría a su compañero de guardia y liberaría a los muertos vivientes y escaparía hacia la Plaza Mayor, donde creía que se encontraba su hija.
Los miembros del grupo cinco abrieron las puertas del Palacio de Velázquez y entraron con sus arcos, ballestas y la escopeta de Helen preparados para acabar con sus enemigos. Mientras se dirigían hacia la planta alta, escucharon la primera detonación. En breve le seguirían otras ocho.
Tomás propinó una patada a la puerta del lugar donde dormía Raúl. Las hojas de la misma se desplazaron hasta que chocaron con la pared.
En su interior se encontraba Raúl, pero no estaba dormido. Todo lo contrario.
—Os estaba esperando —les dijo. A sus pies descansaba la cabeza del que había sido el infiltrado de los “legionarios”. Al lado, se encontraba el hermano de Mónica, una pistola le apuntaba a la cabeza.
Sin apartar la vista de los intrusos, pateó la cabeza, que rodó hasta la altura de los asaltantes.
—Os preguntaréis qué está pasando, ¿no? Pues os lo voy a contar. Para empezar, vais a dejar que mis amigos cojan vuestras armas. —Dos miembros de los “coyotes” tomaron la ballesta de Riesco y la de Luci, los arcos de Tomás y Mónica y la escopeta de Helen. También retiraron los tirachinas, cuchillos y las radios. Después de eso, los cinco acabaron de rodillas con las manos en la nuca delante de Raúl—. Nos costó un poco, pero, finalmente, conseguimos que ese pobre diablo confesara lo que iba a pasar.
»Lo descubrimos por casualidad. Un día lo vimos coger un papel de la valla y leerlo. Después sacó un lapiz, escribió algo y volvió a dejarlo en su sitio. Estuvimos unas horas observando a ver que sucedía y vimos que alguien del exterior cogió el papel y se escabulló entre las sombras. Evidentemente, habíamos leído lo que estaba escrito antes de que se llevara el papel. Eso estuvimos haciendo desde entonces. Sabíamos todos vuestros movimientos. La verdad que no necesitabamos la confesión del traidor, pero ha sido tan divertido oírle suplicar clemencia mientras lo torturábamos...
»Como habéis podido comprobar, casi ninguno de mis hombres se encuentra aquí. Los mandé a tomar vuestro fuerte de la Plaza Mayor mientras vosotros estabais aquí. A los pocos que se quedaron los metí en la Casa de Fieras, para que vosotros los rescatáseis, y en vuestra huída os matasen sin piedad.
—Maldito hijo de puta —masculló Mónica.
—Veo que tus modales no han mejorado desde la última vez que nos vimos. Eso le costó la vida a tu primo y casi le pasa lo mismo a tu hermano. Maldita traidora. Os acogí en mi grupo y me lo pagásteis intentando huir, y si no hubiera sido por esos entrometidos, habrías pagado las consecuencias. ¿Tus amigos sabían eso? Seguro que no. Pues se lo contamos. —Entonces se dirigió al resto—. Vuestra amiga Mónica perteneció a nuestro grupo y, tras dos meses aquí, intentó huir con su hermano y su primo. Los descibrimos en plena huída y el resto, ya lo conocéis.
»Ahora os desvelaré un secreto: además de rescatar a quien no debíais, habéis acabado con la vida de los verdaderos rehenes. Estaban dentro de las furgonetas que habéis incendiados. Para que no armaran jaleo, tuvimos que atarlos y amordazarlos.
Ninguno hizo ni un solo gesto, no querían morir por un movimiento en falso.
Entonces le dio un golpe en la cabeza con la culata de su pistola al hermano de Mónica. El chico cayó al suelo. Mónica se puso en pie de un salto e intentó atacar a Raúl. El hombre enseguida la apuntó con su arma, lo que hizo que la chica se frenara en seco. Raúl se acercó a ella y le apoyó el cañón bajo la barbilla.
—Tienes muchos huevos, pero te falta saber usarlos. —Aquella frase fue su condena.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@alwaysuri @Trisha1608 @frankspoiler @rakiet @daniel @pitty_sinrosetro @daimon_3442 @PAK @Charlie_GTP @PAULATREIDES @SEXYLOVER122 @contdetopico @EmilioJBernal @Noatak_96 @emperatriz @OrchidExorcists_78 @greengooses_42 @Imecoyana_Naliva @janies @sinesand01 @luismiguel @blackwolves_43 @martab @dars @cris_adan @angelaucar @Noah_Munoz @fany_hm @marta @anabs4 @lluiskr @tsuki @amanda_zambranoG @vale @Marina_Selma @fatima @Klaudiap_14 @leo1 @stacey_27 @jolu0107 @marcelacay @novassu @tritio @Tama @OmWriter @Charlie_GTP @avechinchi @clashing @ranacien @valu_97 @meggara @kattasilveira @ricardjara @vautrin @maarlopez @HJPilgrim @lowjack_58 @egoclastia @lasourise @BILLY_WELLS @kadriyaa @jga @PedroSuarez_80 @EmilioJBernal @imaginauta @jonathanponce_ @shawder @daianasm @Daniel @DarkAndLostSoul @juanma @redqueen @jose_alba @osgonso @soul99 @marufalte_7 @emelin_10 @autor_georgelittle @kar_litos @ibarz @david_ve @Aferjim @escritora_xia @marimendezg @carluucorbirock @rurba_741 @damian @eliza @HaruViolette @promesa @chinaski305 @carmen_f_mat @savel @tonicartagena @samueh @sam @srtawatson @cernuda @bias @gelen_dequiros @Lightning @dreamxalchemist @tete @azureCattle_99 @luzadri @ILLARGUIA @akisse @Malori @gisica @valzhon @YellowSorcerors_79 @pierluigi @lucidulia_31 @maria_ @lina @paoh @sibe @LRS95 @luiscar @yosoyelquetubuscas @PiperValca @ivoryfishes_95 @tkot @charlies27 @alicia_jaume_ds @Writer_22 @laura_pmedeiro @purplewolves_29 @autor_edwin_bergman @danduay @Sixto_GS @AzureGooses_11 @janies @monjedelapaz @Boz @a_pereira @marbrown @maxwhick @Lightning @leo1
La quinta caja os espera. Un giro inesperado pondrá a los protagonistas en nuevos problemas. Descubridlos.

Lightning
Rango7 Nivel 30
hace más de 4 años

Genial!! como siempre... pobres chicos han pasado tantas cosas.. espero que al final todo acabe, tienes pocos errores como ennplena, sirgir, lee y corrige, lo demás está bien..

Aferjim
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

Espléndido relato de zombies, @Robe_Ferrer , solo tienes que revisar algunos párrafos Al resto de miembros, sise rinden les dejaremos e líderes de los “legionarios”,
fueron recibidoscon vítores aplausos
y vimos que alguien dek ; te dejo una muestra de errores para que los corrijas. Es muy imaginativo y la verdad, la primera historia que veo de zombies en Madrid.


#6

Como si les hubieran enviado un mensaje telepático, Riesco y Helen supieron lo que iba a suceder entonces, y se prepararon para actuar.
Mónica empleó la misma táctica que unas horas antes había utilizado aquella mujer contra ella. Con un rápido movimiento, descargó toda su fuerza en forma de puñetazo sobre el plexo solar de Raúl a la vez que apartaba su cabeza de la trayectoria de un posible disparo. Luego se colocó a la espalda de aquel hombre y le realizó el estrangulamiento que sufrió ella.
Una bala atravesó el aire para perderse en una pared. El estruendo se escuchó en todo el parque. A ese le siguieron más, pero esta vez del exterior del edificio. Los grupos tres y cuatro habían sido descubiertos y estaban siendo “cazados” por los pocos enemigos que se habían quedado en el Retiro.
Los dos acompañantes de Raúl apuntaron hacia Mónica, pero la chica se encontraba perfectamente cubierta por el cuerpo del hombre. Aquello era lo que esperaban Helen y Riesco. Cada uno se lanzó a por un “coyote” para eliminar el peligro. La mujer golpeó con fuerza la tráquea de su rival, motivo por el cual el chico cayó al suelo sin respiración y llevándose las manos al cuello. Mientras, su compañero se lanzó contra las rodillas del otro hombre armado, haciendo que también perdiera el equilibrio, soltase el arma y fuera a dar con sus huesos en el frío suelo. Un momento después, Riesco y Helen eran los que empuñaban las armas y apuntaban a los hombres tendidos en el suelo.
—Coged esas cuerdas y atadles las manos —ordenó Helen a Tomás y Luci. Ambos se habían visto sobrepasados por la emboscada. Se esperaban un asalto sencillo y habían acabado arrodillados ante la pistola de Raúl—. ¡Vamos, moveos! Menudos líderes de mierda que sois.
Luci y Tomás hicieron lo que les indicaba la mujer. Recuperaron sus armas y con ellas su confianza.
—Mónica, apártate de Raúl —exhortó Tomás mientras encañonaba al prisionero—. Voy a matárlo aquí mismo.
La chica soltó a su antiguo jefe y se dirigió a atender a su hermano que seguía inconsciente.
—¡No lo mates! —dijo Riesco—. Podría servirnos para salir de aquí. Te recuerdo que alguno de sus hombres sigue por ahí abajo.
—Riesco tiene razón —convino Luci—. Puede venirnos bien mantenerlo con vida.
Más disparos sonaron en el exterior del edificio. Gritos y ruidos de carreras. Más disparos y más gritos. Helen corrió hacia un ventanal y miró hacia el parque. Apenas pudo ver lo que sucedía. Fogonazos de una pistola. Ruído y más gritos. Nuevos fogonazos. Con el resplandor de los disparos y el del incendio pudo distinguir a una multitud de “conversos” que se dirigía hacia el parque.
—¡Mierda! El parque se está llenando de zombis. Las explosiones y los disparos los están atrayendo.
—Tenemos que salir de aquí.
—No podemos dejar a mi hermano —suplicó Mónica.
—Tú, coge a su hermano. Cargarás por él —le dijo Tomás a uno de los secuaces de Raúl—. Ahora, salgamos de cuanto antes.
Raúl, con las manos atadas a la espalda, y sus dos hombres abrían la marcha. Helen y Mónica los seguían y apuntaban con sus armas. Riesco flanqueaba uno de los lados y Luci el otro; por su parte, Tomás cubría la retaguardia.
Los muertos vivientes, atraídos por el ruído de las explosiones y los disparos, habían poblado el parque. Habían hecho su entrada por la puerta que habían usado los “legionarios” para entrar. En cuanto fueron conscientes de la presencia de los humanos que salían del Palacio de Cervantes, se lanzaron contra ellos. Helen disparó sobre los primeros muertos vivientes que les cerraron el paso. Riesco también accionó el disparador de su ballesta. Más zombis acudieron a sus encuentro.
Aprovechando el desconcierto, el hombre que llevaba al hermano de Mónica lo soltó y echó a correr hacia el interior de parque. Su compañero intentó hacer lo mismo y Luci disparó contra él acentándole en un hombro. Los infectados se echaron sobre el cuerpo del hermano de Mónica y comenzaron a morderlo.
—¡Rápido, al túnel! —gritó Tomás.
Todos comenzaron a correr hacia el Palacio de Cristal para escapar por el pasadizo hacia el Casón. Sin embargo, a pocos metros de la entrada, se encontraron con una barricada no-humana que gruñía y mordía a varios cadáveres que estaban en el suelo. Eran miembros de ambos bandos que se habían visto soprendidos por los muertos vivientes. No fueron conscientes de que eran atacados hasta que fue demasiado tarde.
—¡Joder, la entrada al Palacio de Cristal está bloqueada! —rugió Tomás—. Vayamos a la puerta por la que sacaron a los rehenes.
—Por ahí es por donde están entrando —informó Luci mirando en aquella dirección—. Tenemos que encontrar otra salida.
Mientras tanto, Riesco y Helen no dejaban de disparar y golpear a los enemigos mientras retrocedían con precaución para no caerse. Eran los únicos de otra ciudad y no conocían bien el parque, sin embargo, Helen recordó algo de una visita que había hecho a Madrid cuando era joven: había accedido al Retiro por una boca de metro.
—Al metro, tenemos que ir al metro —le dijo a Riesco—. Raúl, ¿dónde está la entrada del metro? Es nuestra única salida.
—Está por allí —respondió el aludido señalando con la cabeza—, pero el acceso está cerrado y no tengo la llave. Está en el Palacio.
—Muy bien, entonces tú y yo iremos a por ella. Cómo intentes algo te volaré la cabeza, me queda un cartucho y no dudaré en usarlo contra ti. Riesco, coge a los demás y que te guien hasta el metro. Esperadnos allí.
—Enseguida.
Helen cogió a Raúl del brazo y regresaron hacia el edificio que habían abandonado minutos antes. Riesco comunicó a los demás el plan de Helen y corrieron hacia el metro. Los muertos vivientes los siguieron, pero su avance era más lento. Seis minutos después, se encontraban en el túnel de acceso al metro de Retiro esperando a que Helen regresara con la llave. Con lo que no habían contado, era con que ahora la mujer se encontraba a la espalda de los zombis y tenía que cruzar sus líneas para llegar a su destino.


#7

Helen y Raúl entraron al edificio y subieron las escaleras. Enseguida Helen encañonó al hombre de nuevo.
—¿Dónde tienes la llave? —preguntó Helen desde el lado correcto del arma.
—En aquel armario. —Más disparos sonaron mientras Raúl le indicaba a la mujer dónde se encontraba la llave que daba acceso al metro.
La mujer caminó sin dejar de apuntar. Apenas hacía una hora que lo había visto por primera vez, pero sabía que era de la clase de personas que no se podía perder de vista.
Llegó hasta el mueble que le había indicado e intentó abrir, sin éxito.
—¿Cómo se abre?
—Es complicado, la puerta está atascada y hay que forzarla. Desátame las manos y yo lo haré.
—No confío en ti. He visto lo que le hiciste a aquel hombre, al infiltrado.
—Entonces tendrás que soltar el arma y abrir tú misma.
Debatiendo aquella idea se encontraba la mujer cuando los primeros infectados entraron en la sala.
—¡Desátame, maldita sea! ¡Se nos acaba el tiempo!
—Se te acaba a ti. Mientras los “conversos” te atacan, yo puedo huir. Incluso puedo hasta forzar el armario. —La frialdad en su voz hizo que Raúl se tomase la amenaza en serio—. Ahora dime de verdad dónde está la llave.
—No hay llave. Yo nunca la he tenido. Solo me aseguré de que la entrada estaba cerrada y que no se abría así como así. Pero tengo la de la cadena de la puerta principal. Aquí, colgada de mi cuello. Suéltame y es vuestra. ¡Date prisa!
Helen, que seguía sin confiar en él, decidió tomar la llave ella misma. Cuando metió su mano por el cuello del jersey de Raúl, este le dio un cabezazo en la cara. Helen trastabilló con la nariz rota hasta que cayó de culo al suelo. Desde su posición sentada vio cómo su enemigo corría hacia una ventana con el fin de saltar por ella para escapar. Los zombis se acercaban a ella y aquel hombre tan peligroso huía. Solo tenía un disparo y las ideas no muy claras.

Riesco, Luci, Mónica y Tomás seguían esperando a Helen, mientras, los muertos vivientes iban acercándose a ellos.
—No va a llegar a tiempo, y esto pronto se va a convertir en una ratonera —dijo Luci comenzando a perder la calma—. Joder, si tuviéramos algo con lo que forzar la entrada.
—Si hubiera electricidad podríamos abrir pulsando el boton —pensó en voz alta Mónica.
—Pero no tenemos electricidad, ¿aún no te has dado cuenta? El mundo se ha ido a tomar por culo y estamos vivos de milagro —respondió irónicamente Tomás.
—Ya sé que no hay electricidad, no soy estúpida.
Escuchando aquella discusión, a Riesco le resultó difícil creer que aquellos jóvenes pudieran haber sobrevivido y líderar un grupo de personas.
—Tenemos que prepararnos para luchar. Sacad vuestras armas —ordenó Riesco agarrando su bate con ambas manos.
—Pero hay que abrir la puerta... —insistió Luci. La fuerte personalidad que le pareció percibir a Riesco cuando la conoció había desaparecido.
Mónica dejó a un lado su arco y sacó dos machetes. Miró a Riesco y sintió una sensación extraña que hacía mucho que no sentía por un desconocido: sintió respeto.
—Ayúdadnos a empujar la puerta —les mandó Tomás a Riesco y Mónica—. Si empujamos entre todos conseguiremos abrir.
—No hay tiempo. Tenemos que defendernos —respondió Riesco.
—Empujad, son demasiados para luchar contra ellos.
Los zombis se encontraban a cien metros de su posición y seguían acercándose.

Raúl saltó por la ventana. El hombre cayó sobre el descuidado cesped del jardín trasero del edificio. Helen tenía la confianza de que se rompiera una pierna al caer con las manos atadas.
La mujer agarró la escopeta por los cañones y la usó como bate para deshacerse del primer enemigo que se aproximó a ella. Después, siguió los pasos de Raúl, pero en lugar de saltar por la ventana, ella se descolgó con cuidado.

Riesco golpeó al primer muerto viviente que se acercó a ellos. Mónica le cortó la cabeza a otro zombi. El resto aún estaban lejos. Mientras, Tomás y Luci había abandonado la idea de abrir la puerta del metro y buscaban un lugar para escapar.
Raúl consiguió bordear las filas de zombis y llegó hasta la entrada del metro.
—¿Traes la llave? —le preguntó Tomás.
—¿Y Helen? —quiso saber Riesco.
—Nos sorprendieron. El palacio ya estaba lleno de zombis. La mujer fue mordida y se ha convertido en un zombi. Soltadme y podré abriros la puerta principal. Tengo una llave de la cadena. Daos prisa.
Tomás comenzó a desatar las manos de Raúl cuando recibió un ligero golpe del bate de Riesco.
—No lo desates. Es mentira. Helen es inmune, está vacunada igual que yo. —¿Qué le has hecho?
Los zombis se acercaban a ellos. Tomás y Luci corrieron hasta abandonar el túnel. Raúl los intentó seguir, sin embargo, Mónica lo atravesó con uno de los machetes.
—Esto por mi hermano y mi primo, hijo de puta. —Después se dirigió a Riesco—. Salgamos de aquí, tenemos que encontrar a tu amiga.
Los dos abandonaron el túnel de acceso al metro mientras acababan con otros dos zombis que se habían adelantado al resto.
—No tenemos que encontras a Helen —dijo Riesco—. Ella nos ha encontrado a nosotros.
El chico señaló hacia un punto, en el que se distinguía la silueta de Helen dando golpes con su escopeta a los muertos vivientes a la vez que avanzaba entre ellos.
Enseguida se unieron a ella y eliminaron a una veintena de infectados en pocos minutos.
Mónica blandía sus machetes con una gran destreza. Daba mandobles a diestra y siniestra haciendo rodar cabezas. Sin embargo, en medio de uno de esos golpes se frenó en seco a escasos centímetros del cuello de su víctima. Era su hermano. Un instante después, la sangre podrida del no-muerto le salpicó la cara.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

! Muy descriptivo y bien contado , como ya nos tienes acostumbrados ! .


#8

Riesco le había aplastado la cabeza con su bate. Aquel era el último de los infectados que habían llegado a su posición. Los que estaban a pocos metros llegarían en un instante.
—Lo siento, pero ese ya no era tu hermano —le dijo a la chica mientras tiraba del brazo para llevársela de allí—. Tenemos que escapar.
Los tres corrieron en dirección a la valla del parque para saltar por encima. Era muy alta, pero con calma y mucho cuidado podrían hacerlo.
Allí, en la valla, Luci y Tomás luchaban contra un pequeño grupo de zombis que les habían dado alcance. Helen y sus compañeros acudieron en su ayuda. Enseguida, se vieron libres de aquella primera amenaza. Al otro lado del parque se escuchó un nuevo disparo.
—Hay que salir de aquí, y para ello tenemos que trepar —informó Helen—. ¡Arriba, rápido!
La mujer saltó hacia la valla, se agarró a los barrotes y comenzó a trepar. Riesco y Mónica hicieron lo mismo.
Los muertos vivientes llegaron hasta su posición e intentaban alcanzarlos sin resultado. Tomás y Mónica ya habían llegado a la parte más alta. Luci era la que más abajo iba; los infectados casi podían agarrarla y ella no tenía fuerzas para trepar más rápido. Riesco le tendió la mano y la ayudó a subir un buen trozo, pero la chica se iba resbalando hacia los muertos vivientes.
Helen pasó por encima de las puntiagudas rejas y comenzó el descenso. Mónica hizo lo mismo que la mujer. Unos segundos después, Tomás repitió la acción. Pensando que estaba a salvo, el chico se relajó y le dio la espalda a la reja. Aquel error resultó fatal para él.
Una mano seca y de piel apergaminada se coló entre los barrotes y agarró un brazo del líder de “Legión”. A esa mano la siguió otra que también agarró el brazo humano. Arañaron e intentaron morder, pero la reja lo impedía. Tomás gritaba y luchaba por liberarse de aquellas garras sin vida. Mientras tanto, Riesco seguía tirando de Luci para ayudarla a subir, pero lejos de conseguirlo, él mismo se estaba resbalando.
Mónica tenía cogido a Tomás por la cintura y tiraba de él para separarlo de sus captores. Helen cogió su escopeta y descargó su último disparo contra la cabeza del chico. La sangre y la masa encefálica saltaron por doquier manchándolo todo.
—Estaba condenado, solo con el primer arañazo había comenzado a convertirse en un zombi —explicó Helen a Mónica, que no daba crédito a lo que acababa de ver.
El pie de Luci descendió hasta la altura de las manos de los zombis, que lo asieron y comenzaron a tirar de ella hacia abajo. Riesco no soltaba la mano de la chica, pero los muertos vivientes tampoco querían soltar a su presa.
—¡Ayúdame, Riesco! —gritaba la chica al borde de la histeria.
—¡Resiste! Luci, tienes que trepar.
Las manos de él y las de ella comenzaban a resbalar una sobre la otra a causa del sudor. Riesco tiraba con todas sus fuerzas, pero era en vano.
El primer mordisco arrancó a la joven un grito desgarrador junto con un trozo de carne. Aquello
hizo perder toda esperanza a Riesco, que soltó a la chica para realizar el último acto de piedad sobre ella. Mientras era mordida por los zombis, Riesco disparó su ballesta para atravesar un ojo de la chica y llegar a su cerebro con el proyectil. Tanto Helen como él habían evitado que se transformaran en zombis a tiempo y les habían permitido morir como humanos.
Riesco, mermado de fuerzas guardó de nuevo su ballesta y acabó de trepar, volteó la reja y descendió hasta el suelo.
—No tardaremos en estar rodeados de nuevo. Todo este alboroto lo habrán oído en varias manzanas —dijo Helen.
—Y, ¿a dónde vamos a ir? —quiso saber Mónica.
—Tú a dónde quieras, nosotros iremos a cumplir nuestra misión —respondió Riesco—. Tenemos que llegar a un polígono de Carabanchel y a otro de Móstoles donde hay dos laboratorios. En ellos hay un producto necesario para elaborar la vacuna que nos hace inmunes a las mordeduras.
—¿Puedo ir con vosotros? Ya no tengo a dónde ir ni un motivo por el que luchar. Mi hermano está muerto y no me queda nada. Además, yo soy de Carabanchel; podría llevaros hasta allí por los caminos más seguros.
Riesco y Helen se miraron el uno al otro. Minutos después, los tres supervivientes de la batalla del Retiro avanzaban por la calle Alcalá hacia la Puerta del Sol para llegar a Carabanchel.

FIN

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@alwaysuri @Trisha1608 @frankspoiler @rakiet @daniel @pitty_sinrosetro @daimon_3442 @PAK @Charlie_GTP @PAULATREIDES @SEXYLOVER122 @contdetopico @EmilioJBernal @Noatak_96 @emperatriz @OrchidExorcists_78 @greengooses_42 @Imecoyana_Naliva @janies @sinesand01 @luismiguel @blackwolves_43 @martab @dars @cris_adan @angelaucar @Noah_Munoz @fany_hm @marta @anabs4 @lluiskr @tsuki @amanda_zambranoG @vale @Marina_Selma @fatima @Klaudiap_14 @leo1 @stacey_27 @jolu0107 @marcelacay @novassu @tritio @Tama @OmWriter @Charlie_GTP @avechinchi @clashing @ranacien @valu_97 @meggara @kattasilveira @ricardjara @vautrin @maarlopez @HJPilgrim @lowjack_58 @egoclastia @lasourise @BILLY_WELLS @kadriyaa @jga @PedroSuarez_80 @EmilioJBernal @imaginauta @jonathanponce_ @shawder @daianasm @Daniel @DarkAndLostSoul @juanma @redqueen @jose_alba @osgonso @soul99 @marufalte_7 @emelin_10 @autor_georgelittle @kar_litos @ibarz @david_ve @Aferjim @escritora_xia @marimendezg @carluucorbirock @rurba_741 @damian @eliza @HaruViolette @promesa @chinaski305 @carmen_f_mat @savel @tonicartagena @samueh @sam @srtawatson @cernuda @bias @gelen_dequiros @Lightning @dreamxalchemist @tete @azureCattle_99 @luzadri @ILLARGUIA @akisse @Malori @gisica @valzhon @YellowSorcerors_79 @pierluigi @lucidulia_31 @maria_ @lina @paoh @sibe @LRS95 @luiscar @yosoyelquetubuscas @PiperValca @ivoryfishes_95 @tkot @charlies27 @alicia_jaume_ds @Writer_22 @laura_pmedeiro @purplewolves_29 @autor_edwin_bergman @danduay @Sixto_GS @AzureGooses_11 @janies @monjedelapaz @Boz @a_pereira @marbrown @maxwhick @Lightning @leo1
@cristmyers197
Aquí están las últimas cajas de mi historia. (continúa)

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

Este relato será una parte central de mi próxima novela (Biohazard 2). Ha sido un placer escribir para vosotros. Muchas gracias a los que mw votaron, gracias a los que comentaron, pero sobre todo, a los que la habéis leído de verdad.
Desde la primera caja se me fue todo de las manos (no contaba con pasar ni una ronda), y las cosas se me empezaron a liar, no sé ni cómo he conseguido acabar esto de forma decente. Hay una historia previa a todo esto (Biohazard).
Seguiré participando en evento similares, pero si alguien quiere seguir en contacto que me busque wn FB (Robe Ferrer), pero que me envíe un privado indicando que coincidimos aquí. También podéis seguir mi blog: Sangrando Palabras (robeferrer.blogspot.com).
MIL GRACIAS.

SEXYLOVER122
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

! Genial estas 2 cajas ! . ! Te deseo la mayor de las suertes, @Robe_Ferrer ! . Fue un placer, competir contigo y tanta gente maravilloso. Un gusto conocerte , a través de tus historias. Y, si Dios dispone, seguiremos en contacto, colega . ! Saludos ! ...

leo1
Rango12 Nivel 57
hace más de 4 años

Un relato repleto de mucha acción, muy bien contado. Mucha suerte con tu novela que seguro será un éxito. Felicitaciones!!!

PAK
Rango8 Nivel 39
hace más de 4 años

en cuanto pueda te leo Robe ando liado con mi relato, ya te envié solicitud desde mi face como Francisco....nos leemos por cualquiera de los medios...suerte....

PedroSuarez_80
Rango12 Nivel 55
hace más de 4 años

Me has brindado entretenimiento durante minutos. Seguro la segunda parte seguirá atrayendo.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@PAK aún no me llego la solicitud, pero sigo atento. Gracias.

HJPilgrim
Rango13 Nivel 60
hace más de 4 años

@Robe_Ferrer muy bueno! Esperé hasta la última caja de tu relato para poder disfrutarlo todo seguido. Esta historia tiene un potencial terrible como creo haberte dicho (precuela, secuela, otros hilos argumentales,...). Dale un repaso a las cajas porque hay errores tipográficos repartidos y no quiero que eso pueda complicarte con el jurado! Mucha suerte!

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@HJPilgrim , esta es la caja final para el concurso. El relaro más extenso será la novela. Gracias por lo de los errores, lo reviso y corrijo.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Charlie_GTP , Parla no lo conzoco y no podría haber ambientado bien el relato y seguro que me odiarías por ello... Además, ya no hay electricidad y no puedenir en Cercanías, en bici a lo sumo jajajaja.

Paula_Treides
Rango12 Nivel 58
hace más de 4 años

Ha sido un placer leerte Robe_Ferrer. Acción y entretenimiento.
Saludos

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Charlie_GTP , imagina un lunes en hora punta en Madrid y saca a todos los conductores... O vas en moto o no puedes pasar jajjaja. Ni con un helicoptero casi

Cristmyers197
Rango9 Nivel 44
hace más de 4 años

genial, se me hizo corto, entretenido, muy rápido tuve imágenes vividas.
te felicito y van mis votos para ti.

Mary_hope94
Rango11 Nivel 54
hace más de 4 años

Un relato apasionante y muy bien escrito, solo le vi algunas tildes sueltas en las primeras partes que te recomiendo revisar. Me ha encantado leerte y sumergirme en ese mundo de zombies al que le has dado tu toque personal. Espero que sigas escribiendo, ¡mucha suerte! :)

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Mary_hope94 , he revisado 3veces y no encuentro las tildes que me faltan. Si las recuerdas indícamelas. (Si te refierws a los ‘solo’ o ‘est@s’ como prokombre, desde 2010 no es necesario acentuar).

Boz
Rango4 Nivel 16
hace más de 4 años

Enhorabuena @Robe_Ferrer , un gran relato. Te deseo mucha suerte!!

EmilioJBernal
Rango11 Nivel 51
hace más de 4 años

@Robe_Ferrer siempre me apasionaron las novelas de zombis. Bueno, novelas, pelis y todo tipo de producciones relacionadas. A pesar de estar bastante saturado de tanta novela, etc... he de reconocer que me ha divertido bastante. Buen ritmo, no se hace pesado.

JFC_Queen
Rango6 Nivel 27
hace más de 4 años

@Robe_Ferrer Es un gran placer haber leído tu historia aquí, y que me hayas dedicado parte de tu tiempo en comentarme sobre mi historia, la verdad, es un privilegio grandisimo para mí, por ello, pienso pedirte amistad en Facebook y seguirte en tu blog, así como pedirte de ponerte en mi blog, como pagina amiga, ya que de los grandes siempre aprendemos los pequeños, y solo con haber convertido mi Madrid de nacimiento en un escenario de zombies, mereces que te tenga entre mis amistades, siempre que así decidas tú, que mi blog e historias, lo que se dice de zombies no es mucho, pero las protagonistas, despues de sus maratones sexuales, algunas pueden acabar siendo zombies. Bueno, lo dicho, un gran placer, y gracias por tu tiempo. Ahhhh, en Facebook me llamo igual que aquí, jejejeje, para que cambiar nombres? ains.

Aferjim
Rango7 Nivel 31
hace más de 4 años

Muy buena historia @Robe_Ferrer , no tuve ocasión de leerla completa hasta ahora y me sorprende un poco esa imaginación tan activa pero coincido plenamente con @HJPilgrim y @Charlie_GTP , solo tengo un pero que decirte, las comillas españolas, tienes que revisarlas. En todas las historias de zombies me sorprende la falta de sentimientos, pero así es el género. ¡Ah! Por cierto tienes que decirme qué veneno tienen esas criaturas tan potente, es para mi suegra.

Robe_Ferrer
Rango7 Nivel 32
hace más de 4 años

@Aferjim , lo de las comillas es porque aquí no puedo usar cursiva (no lo he conseguido), porque al ser motes (legionarios, coyotes, etc.) no quiero que vayan en la misma grafía que el resto, para que se pueda distinguir.
PD: no te recomiendo el veneno de mis zombis, a no ser que quieras una suegra que viva eternamente.

DreamxAlchemist
Rango13 Nivel 64
hace más de 4 años

Buena historia, personalmente pienso que hay aspectos en la narrativa que se pueden pulir más. Darle más emoción a las escenas, hacer que el lector se identifique y se meta más en la historia, cosas por el estilo. Eso se arregla solamente con práctica, muchísima práctica. Aún así, han habido destellos muy buenos en la historia. Personalmente, destaco al antagonista (Raúl,que me pareció muy bueno, aunque su paso fuera fugaz por la historia), también me gustó Mónica, aunque me hubiera gustado verla quebrarse cuando todo terminara. Esa frialdad ante la muerte de su hermano, ummm no me hizo click. Me gusta también por así decirlo, la estructura social que creaste para el relato (los pasivos, los coyotes, etc.) Los diálogos también me parecieron bastante elaborados y empleados de forma correcta, al menos en su mayoría. Bravo por eso. En conjunto, repito la frase inicial: Buena historia. Estaré al pendiente por si publicas más cosas. ¡Saludos! :)