Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46 (4652 ptos) | Fichaje editorial
#1

Allá por el 2015 asistí al único taller presencial de escritura creativa en lo que llevo escribiendo.
Realizamos varios ejercicios, algunos de los cuales son historias en este perfil.
Uno de ellos, el que paso a dejar más abajo, consistía en hacer una historia basados en otra historia escrita por un escritor famoso.
En aquella ocasión estábamos leyendo "Las ciudades invisibles" de Italo Calvino (muy recomendable) y me toco "Zora" para realizar el ejercicio.
En la siguiente caja les voy a dejar el cuento de Calvino tal cual aparece en su libro y en la caja 3 mi cuento inspirado en dicha historia.
Espero sea de su agrado y también espero leer sus comentarios al respecto.

P.d.: Buscando en internet hallé esta imagen a modo de homenaje al libro y a la ciudad. Realizada por "Corvalan"

Hace más de 1 año Compartir:

2

5
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 1 año

Veamos qué tal entonces c:

Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

@teff_pg Ahí quedó, todo puesto.
Luego me cuentas. Gracias por estar.


#2

Zora.
Las ciudades y la memoria.

Más allá de seis ríos y tres cadenas montañosas surge Zora, ciudad que quien la ha visto una vez no puede olvidarla más. Pero no porque deje, como otras ciudades memorables, una imagen fuera de lo común en los recuerdos. Zora tiene la propiedad de permanecer en la memoria punto por punto, en la sucesión de sus calles y de las casas a lo largo de las calles, y de las puertas y de las ventanas en las casas, aunque sin mostrar en ellas hermosuras o rarezas particulares.
Su secreto es la forma en que la vista se desliza por figuras que se suceden como en una partitura musical donde no se puede cambiar o desplazar ninguna nota. El hombre que sabe de memoria como es Zora, en la noche, cuando no puede dormir imagina que camina por sus calles y recuerda el orden en que se suceden el reloj de cobre, el toldo a rayas del peluquero, la fuente de los nueve surtidores, la torre de vidrio del astrónomo, el puesto del vendedor de sandías, el café de la esquina, el atajo que va al puerto.
Esta ciudad que se borra de la mente es como una armazón o una retícula en cuyas casillas cada uno puede disponer las cosas que quiere recordar, nombres de varones ilustres, virtudes, números, clasificaciones vegetales y minerales, fechas de batallas, constelaciones, partes del discurso. Entre cada noción y cada punto del itinerario podrá establecer un nexo de afinidad o de contraste que sirva de llamada instantánea a la memoria. De modo que los hombres más sabios del mundo son aquellos que conocen Zora de memoria.
Pero inútilmente he partido de viaje para visitar la ciudad: obligada a permanecer inmóvil e igual a sí misma para ser recordada mejor, Zora languideció, se deshizo y desapareció.
La Tierra la ha olvidado.


“Las ciudades invisibles”
Italo Calvino.

Hace más de 1 año

1

5

#3

Con lágrimas en los ojos se despidió aquel viajero al que interrogara sobre mi destino. Tenía un tatuaje en su calva cabeza: un mapa sin terminar. Cuando se alejaba dijo:
—Zora también olvidó a la Tierra.
Volví al camino. Había cruzado cinco ríos y aún quedaba un buen trecho por delante. Cuando alcancé la cima de la última montaña, esperando divisar la ciudad más perfecta que había visitado, quedé estupefacto al ver un enorme cráter donde debía estar.
Llegué al valle y descendí hasta el centro de aquel agujero. La tierra estaba blanda, lista para sembrar. Lo único que allí crecía era una liana, rígida cual metal, que se perdía dentro de las nubes. Mientras ordenaba mis pensamientos sobre lo que había ocurrido, escuché una voz proveniente del cielo, invitándome con vehemencia a alejarme del tallo. Al levantar la vista divisé un hombre con sobretodo negro que bajaba en espiral, tomado de la liana con una mano y de un paraguas rojo con la otra. También era calvo, tenía el mismo tatuaje, aunque más deteriorado.
—Buenas tardes —dije—. ¿Podría indicarme si este es el camino a Zora? Creo que me he extraviado.
—No forastero, está en el lugar correcto —contestó el hombre mientras acomodaba su abrigo—. No le recomiendo que se aventure más allá. La ciudad ha cambiado mucho. Con cada pájaro que llega y ciudadano que se va, la situación empeora.
—Correré con mi suerte —dije, agradeciendo el consejo—. Había esperado mucho para volver.
Mientras subía el aire se hacía cada vez más frío, la cabeza me dolía severamente sin sombrero.
Llegué a la ciudad por debajo y por el centro. A medida que observaba, en el espacio vacío, crecía desde la tierra formándose nuevamente. Trescientos sesenta grados después, Zora lucía su máximo esplendor. Los ciudadanos comenzaban a salir de sus casas, retomando sus actividades cotidianas.
Mi tatuaje estaba intacto.

Hace más de 1 año

8

4
teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 1 año

Vaya. Vaya. Vaya.

Me parece que tu historia se compagina muy bien con la original, pareciera incluso que es la continuación escrita por el mismo autor.

Me ha parecido excelente y bien narrada. Bastante macabro todo. Da mucho que pensar.

Saludos, me gustó mucho @Miguel_Ruiz.

Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

¡Uff! Es un halago importante del que no creo ser merecedor. Aunque aprecio, como siempre, tus palabras.
Te recomiendo muy recomendado el libro de Calvino. Es algo distinto que vale la pena descubrir.
El libro son los relatos que Marco Polo le hace a Kublai Khan de los viajes a las ciudades que forman su imperio. Como el Khan no puede visitar la vastedad de su reino, le pide a Polo que le relate lo que vio en sus viajes.
El resultado es una variedad de relatos agrupadas en cinco categorías. Esta ciudad pertenece a "las ciudades y la memoria".
Te dejo una frase, que para mí es genial de uno de esos diálogos:

“El infierno de los vivos no es algo por venir; hay uno, el que ya existe aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Hay dos maneras de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de dejar de verlo. La segunda es arriesgada y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacer que dure, y dejarle espacio” (p.171).

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace más de 1 año

Tomaré la recomendación y luego te daré mi opinión. Muchas gracias.

Se lee interesante, me atrapaste con esa frase.

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace más de 1 año

Uau.... Muy buena historia... Y fantástico fragmento de la obra que mencionas en el comentario anterior. Muy cierto...

Una pregunta, ¿qué quieres decir con esta frase?: un hombre con sobretodo negro. ¿Sobretodo negro? No logro entender eso... Un saludo!

Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

Gracias @OmDuArt. Sobretodo es una prenda larga de invierno que suele llevarse encima del traje. Así le decimos acá en Uruguay, creo que en Argentina también. Es como un gamulán (en otras partes se le dice así)
Para una referencia más visual, es muy similar a lo que usa Neo en Matrix, sólo que tiene cuello de saco de traje, con solapas, en lugar de cuello mao como el de la película.
Mira, es esto https://assets.burberry.com/is/image/Burberryltd/3698ccc6739d56a54db6451c5206be8222aeedcc.jpg?$BBY_V2_SL_1X1$&wid=1920&hei=1920

OmDuArt
Rango14 Nivel 66
hace más de 1 año

¡aaah! Ooh, rebueno amigo! muchas gracias por la aclaración. Yo a esa pieza de ropa lo llamaría gabardina, pero es posible que no sea el nombre adecuado tampoco. Muchas gracias amigo. Un abrazo!

IndigoDolphins_73
Rango11 Nivel 54
hace más de 1 año

No me parece el mismo estilo que Calvino pero eso no tiene por qué ser malo. Al contrario, tu texto tiene cuerpo propio y atrae. Deberías continuarlo.

Miguel_Ruiz
Rango10 Nivel 46
hace más de 1 año

Gracias @IndigoDolphins_73 por tus palabras. Está claro, Calvino es único. Era un poco la idea del ejercicio. Me alegra que notes la diferencia y además la personalidad. De continuar con la historia nunca se me pasó por la mente...
Veremos si llega la inspiración algún día.
Saludos.