Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29 (1346 ptos) | Novelista en prácticas

EL COMIENZO (CAPÍTULO 1)

Las montañas estaban totalmente nevadas y apenas había civilización por allí solo un gran bosque, y animales salvajes y en medio de ese lugar tan poco favorable para vivir se encontraba una pequeña cabaña de madera.De ella salió un chico de pelo negro, corto, delgado, ojos marrones de unos 30 años más o menos su nombre era Leo y estaba sin camiseta empezó a correr con el frió que hacía.

En cambio se metió dentro de un lago congelado y empezó a nadar estuvo casi 15 minutos bañándose hasta que salió y se secó luego entró en la cabaña y se sentó en la mesa había cazado un conejo hacía unas horas y lo había cocinado con leña en la pequeña chimenea que tenía.

El único aparato con tecnología más o menos moderna que tenía en la casa sonó un pequeño sonido de su ordenador portátil, el joven fue a ver el mensaje del que creía que sería su hermano pero al leerlo vio que no era él.

Era su mejor amigo en el que le contaba que su hermano había desaparecido de una misión militar.

Hace más de 1 año Compartir:

5

34
gohstoctubre27_
Rango4 Nivel 16
hace más de 1 año

La siguiente ves agregarle un poco de sabor osea intriga o acción para que haga que le guste a alguien

Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace más de 1 año

si a medida que vaya desarrollando la historia tendrás eso y mucho más :)

Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace más de 1 año

Te recomiendo que leas está historia también tiene una historia de romance (bueno dos)

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 1 año

Corrige tu escrito para que sea más fácil de leer.


#2

EL COMIENZO-CAPÍTULO 1 (PARTE 2)

El propio Vincent que es como se llamaba su hermano le había dado el correo privado en el que solían comunicarse.

Le mandó los ficheros de la misión y el lugar donde se desarrollaba, Leo que es como se llamaba el chico le contestó dándole las gracias y diciendo que eliminará cualquier rastro de su ordenador porque es posible que sus propios compañeros le estuvieran vigilando.

Se levantó de la silla y se metió en la pequeña habitación donde dormía, en el suelo había una pequeña compartimento donde sacó una pequeña mochila en la que su interior habían dos pasaportes con nombres diferentes y dos pistolas Desert Eagle 5.0. eso le serviría al menos hasta llegar a donde tenía que ir.

Lejos de allí Jessica era una chica atractiva pero vestía de manera que no resaltaba todo lo guapa que era. De pelo castaño, ojos marrones, delgada y de estatura pequeña, podría pasar como una joven indefensa, pero fue a clases de defensa personal, además tenía un temperamento fuerte, lo contrario a lo que podía parecer.

Vivía en un edificio céntrico, allí se reunían casi todos los estudiantes, porque cerca de su casa estaba la universidad Sant Mary, como era de esperar sus vecinos siempre estaban gritando y subían la música hasta niveles que excedían las normas de sonoridad, cuando ella venía cansada de trabajar casi siempre tenía que subir hablar con sus vecinos.

Ella trabajaba en un pequeño restaurante de camarera para costearse su alquiler de vivienda, aunque sus sueños estaban más allá de ser una simple camarera, ella quería trabajar de actriz por eso, muchas terminaba antes para poder llegar a las pruebas. Su fantasía era tal que a veces se observaba en el espejo, ensayando poses y se imaginaba que era una gran estrella.

Aunque lamentablemente todos sus esfuerzos eran en vano, esa misma tarde le habían rechazado incluso antes de hacer la prueba, aludiendo la productora que ya tenían a la actriz para el papel. Ahí estaba sentada y deprimida mientras de sus ojos caían lágrimas y tomaba una tarrina gigante de helado de chocolate, mientras veía otra vez su película favorita y recitaba la escena que estaba viendo de memoria.

De repente sonó el timbre de la puerta, se levantó extrañada, miró por la mirilla y pudo ver un rostro familiar era una mujer , vestida a la última moda, con el pelo castaño y con reflejos rubios, sus ojos eran marrones también, enseguida abrió la puerta.

Era la tia de la joven su nombre era Marylin tenía 45 años pero parecía diez años más joven aparentaba 35 años, se quedó mirando a su sobrina y comenzó a reñirle

- ¡No puede ser que una chica de 28 años pase un Sabado tirada en un sofá, comiendo helado y viendo por 30 vez consecutiva la misma película-

-No tengo ganas de hacer nada, solo quedarme aquí tranquilamente

-¡Tienes una mentalidad más anticuada que la mía! ¡Asi jamás encontrarás chico!

-¡Estoy muy bien soltera no necesito a ningún chico!

La mujer cejó en su empeño de convencerla y se quedó con la chica a la que le pidió si tenía más helado, entonces las dos se quedaron viendo la película, entonces le preguntó sobre sus amigas y ella le contestó que cada una tenía sus planes.

La tía se quedó mirando a su sobrina, ella se dio cuenta, le preguntó que ocurría, Marylin le sonrió y le dijo suavemente

-Has hecho el mismo gesto que hacía tu madre, te pareces mucho a ella incluso el carácter es heredado de ella- entonces Jessica se quedó pensativa.

-¡Gracias por venir a verme!

-¡Por cierto! ¿Cómo va todo?

-¿Te refieres al trabajo? ¿a lo de actriz?

- ¡A todo!

- Bueno...

La mujer levantó sus manos y de su bolso salió una baraja de cartas que flotaba en el aire de repente se posaron sobre la mesa.

-¿Vas a leerme el futuro tía?

-¿Qué quieres saber?

-¿Me van a dar ese papel?

- Elige 5 cartas

La chica levantó su mano y cinco cartas comenzaron a flotar y fueron a parar a la mano de la mujer.Se quedó mirando las cartas que estaban en su mano, y comenzó a sonreír y hablar dulcemente como un susurro mientras le decía

- Conseguirás todo lo que te propongas- enseguida sacó un objeto y se lo dio a la chica era una brazalete plateado, y le explicó que era un poderoso amuleto luminoso que había pasado de generación a generación, cosa que Jessica ya sabía. Le advirtió que fuerzas oscuras querrían destruirlo, ella misma y su madre se habían enfrentado contra esos seres.

-¿Por qué me suena esto a despedida?

-¡Que va!, ¡aun te queda tía para rato!

-¡Gracias por haberme cuidado desde pequeña!

-De nada, ¡pero no es fácil menudo carácter tienes!

La mujer cortó la conversación y comenzaron hablar de cosas más terrenales. Dos horas después la sensación de extrañeza de Jessica había desaparecido, la chica le preguntó a su tía si quería quedarse a dormir, entonces Marylin le contó que había quedado con un chico y las dos comenzaron a despedirse y la acompañó a la puerta, y se quedó esperando hasta que llegó al ascensor, mientras la mujer reñía a la joven diciéndole que se metiera dentro de casa que tomaría frió.

Jessica se metió dentro de la casa, y cuando cerró la puerta, su tía que en todo momento había tenido una cara sonriente cambió a una totalmente seria y comenzaron a caer lágrimas de sus ojos – "Lo siento Jessica, estoy destinada a morir, después de todo puedo ver el futuro, tenía que dártelo a antes que ellos lo obtuvieran, ¡sé que estarás bien!, ¡Alguien va a ayudarte no estarás sola lo he podido ver!. ¡Te quiero!".

Susana vivía en la capital tenía casi la apariencia de una adolescente al ser vampiresa, llevaba un corte de pelo a lo "Garçon" es decir a media melena con una pequeño flequillo en la cara.

Vivía en un piso alquilado trabajando en un supermercado local en el que trabajaba 4 horas cada día y por turnos, tuvo que falsificar su edad para poder trabajar y cambiar algunos detalles de su vida, como su nombre ahora se hacía llamar Estrella y tenía 18 años a punto de cumplir 19.

Aún tenía pesadillas con lo ocurrido hace 17 años en Delania, varias veces fue a las afueras del pueblo después de todo era su verdadero hogar solo para ver si todo marchaba bien. Esa mañana se levantó de la cama y cogió una pequeña bolsa de sangre y empezó a tomarla en un vaso.

Su madre le había enseñado varios trucos cuando era pequeña para meterse en los hospitales y encontrar las bolsas. Después de tomársela se empezó a cambiar y a poner el uniforme de la tienda que era un sweeter azul y unos pantalones marrones oscuros, se puso un calzado cómodo y salió de la casa.

Se fijó que no había nadie y entonces empezó a moverse rápidamente saltando edificio por edificio a una velocidad fuera de la normal mientras miraba su reloj digital de muñeca y en cuestión de segundos llegó al trabajo.

Se puso en su caja y esperó que se abriera la puerta entonces se quedó asombrada una mujer una mujer trajeada con el pelo castaño y rizado, ojos marrones no muy alta y delgada Ana la líder de todos los vampiros de España estaba allí personalmente .

-Hola Estrella

- ¡Señora!

- Me alegro que te haya servido la nueva identidad que te hicimos.

- ¿Qué hace aquí?

-¡Vamos no me hables así! ya sabes que odio que me hablen de usted

-¿Qué haces aquí?- preguntó la joven preocupada

- Bueno...

- ¿Es mi hermano?

-¡No tranquila tu hermano está en el mismo lugar disecado, encerrado en ataúd con cadenas y bajo tierra!.

El tono de Ana que hasta ese momento había sido jovial cambió uno mucho más serio, se quedó mirando a Susana.

-¡Necesito que vengas conmigo!,

-¿Qué ocurre?

- El rey de los vampiros nos ha llamado a los líderes de las 10 familias que vayamos donde esta él.

-Necesito que vengas. Tú eres mí mejor alumna y la única que confió. ¡Además hicimos un trato en que siempre que te necesitará vendrías!.

-¡De acuerdo espera que le diga algo al jefe!

-¡No será necesario!, ya utilicé mi poder vampírico para que aceptaran.

Una joven de unos 26 años de pelo largo y castaño, tenía los ojos de color avellana, era delgada y bastante guapa, vestía de manera informal unos pantalones oscuros, camisa rosa con el primer botón desabrochado se llamaba Elena. Estaba haciendo la maleta para ir a Nueva Orleans para reunirse con la líder de las brujas Sinclair porque la habían hecho llamar. Quizás tenía que ver con una organización de brujos oscuros llamada "El Ojo". Su objetivo no estaba claro pero sus acciones y sus deseos eran oscuros. Después de lo ocurrido en Delania había decidido dedicar su vida a acabar contra los seres malvados.

En otro lugar Jessica se había acostado estaba soñando con su tía y los buenos momentos que habían pasado, después de todo ella le había cuidado desde que su madre muriera, estaban a las afueras de la ciudad tomando un pequeño picnic mientras hablaban, el sol era resplandeciénte era primavera, los árboles eran hermosos y verdes, hacía una gran temperatura las dos sonreían.

En cuestión de segundos el cielo comenzó a nublarse, y los árboles que eran verdes y bonitos se convirtieron en oscuros y feos, el viento se hizo fuerte, y la cara de su tía que antes estaba sonriendo se puso blanca y seria empezó a llover y ella quedó empapada pero no era agua si no sangre, el aspecto de su tía cambió y se convirtió una calavera.

En ese instante Jessica se despertó estaba empapada de sudor, tenía una sensación muy extraña, entonces comenzó a llorar, dentro de ella lo sabía su tía estaba muerta, siempre había tenido esa capacidad de notar cuando alguien moría.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

6

7
felixityfornow_10
Rango5 Nivel 21
hace más de 1 año

Me encanta esta historia. Me encantaría ver como sigue.

Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace más de 1 año

¡Muchas gracias!!! :) Me alegro mucho que te guste

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 1 año

Tienes mucha imaginación.

Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 1 año

¡Gracias Haltrotaku1!. ¡Espero que te guste!

fcaoz
Rango4 Nivel 19
hace alrededor de 1 año

Sigo leyendo, tiene mucha chicha y sobre todo imperfecciones en sus personajes y yo eso lo valoro, mucho. Buen trabajo.


#3

RECUERDOS (CAPÍTULO 3)

Jessica había ido al piso de su tía pero no había encontrado nada, no encontró sangre ni cuerpo, pero tenía claro que ella había muerto porque lo había sentido. Pensó que lo único que podía hacer era llamar a la policía y denunciar su desaparición, pero lamentablemente a un no se había cumplido el tiempo necesario para hacer la denuncia. Llegó a su casa y se tiró en la cama, comenzó a llorar por que no sabía muy bien que pasaba pero estaba segura que su tía estaba muerta.

- ¿Me estaré volviendo loca? (Pensaba mientras lloraba)

Entonces se dio cuenta que ya era hora de ir a trabajar, se limpió la cara en el baño, intentó tranquilizarse, se arregló y se marchó a trabajar, fue a buscar su coche y cuando se disponía a entrar notó una sensación extraña como si alguien le estuviese observando, entonces volvió a subir a su casa, se puso el brazalete y volvió a su coche y ya no sentía nada especial, así que fue directa a su trabajo.

Unos 12 minutos después aparcó y entró a la cafetería-restaurante en el que trabajaba, allí había una chica de pelo oscuro y corto, ojos azules, y muy atractiva.

-Disculpa Donna creo que he llegado un poco tarde

-¡No te preocupes!, la jefa no está (Le guiñó el ojo) ¡Asi que no te preocupes!

-¿No?

- ¡No! y yo no se lo diré a nadie, además solo te has retrasado 12 minutos así que no pasa nada

-¡Gracias!

-¿Eso si este viernes tenemos que salir de juerga!

-¡Ja, ja! ¡sí!

-¡Además como ves no hay mucha gente!

La mañana estaba pasando rápidamente la cafetería restaurante estaba casi a los topes, y el café, y los platos de huevo, bacon y patatas no paraban de salir de la cocina. La joven estaba intentando calmarse y hacerlo todo de manera normal, entonces la sensación de unas horas antes volvió. Se paró en seco en mitad del restaurante sostenía una tarta de crema en una mano y un plato combinado en el otro, empezó a mirar asustada a todos los comensales la cabeza le daba vueltas, y entonces Donna le toco la espalda y volvió de sus pensamientos.

- ¿Estas bien?

-¡Si!

- ¿Seguro? ¡tiénes mala cara!

- Tranquila ¡estoy bien!-sonrió forzadamente

- ¡Vale! ya nos queda poco tiempo para salir

- ¡Si es verdad..! (Dijo no muy convencida)

Otra vez la sensación se fue, pero estaba convencida que tenía que ver con la muerte de su tía, estaba segurisima de ello.

En otro lugar Leo estaba descansando en un avión de pasajeros, cuando se despertó asustado, estaba sudando era una pesadilla que tenía todos los días y no era exactamente un sueño sino que llegó a ser una realidad que le atormentaba cada día de su vida.

Mientras miraba por la ventana las nubes comenzó a recordar cuando tenía a su compañero, amigo y instructor Damien Reed el agente número 1 de la CIA tenía una mujer que lo era todo para él, mientras los dos estaban de misión, fue asesinada.

Eso lo destrozó de tal manera que se obsesionó en encontrar al asesino o asesinos, un día loco de rabia apareció en la casa de su superior donde normalmente tenía sus citas extramatrimoniales y estuvo a punto de acabar con su vida. Pero Leo detuvo sus planes y fue encarcelado en una prisión de alta seguridad.

Después se encontraron dos muertos habían sido asesinados por Damien. Leo investigó el caso y en efecto la orden de asesinato había sido dada por su superior, así que acabó con él y preparó su propia muerte porque sabía que se convertiría en el objetivo número de la agencia y hasta ahora había estado vagando por el mundo.

Jessica estaba muy nerviosa miraba a todos los lados, corrió todo lo rápido que pudo de su coche al portal, subió las escaleras como si alguien la intentará cazar y se metió en casa dando un portazo, se tiró al sofá se miró las manos y temblaba muchísimo.

Estaba tan asustada que empezó a llorar hasta quedarse dormida comenzó a soñar que estaba en un coche y le acompañaba un chico de copiloto.

-¡Creo que nos están siguiendo Leo!

- ¡Maldita sea!- exclamó el chico

El coche empezó a dar vueltas de campana sobre la redonda de una ciudad, los dos salieron un poco heridos aparecieron dos hombres con ropa informal que tenían levantada su mano apenas podía distinguirlos bien.

Enseguida se despertó y sintió como si todo hubiera pasado de verdad, se quedó mirando el brazalete que estaba encima de la mesa brillando.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

1

5
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 1 año

Sueles poner bien los acentos.


#4

MOVIMIENTO (CAPITULO 4)

Un joven de pelo corto y dorado, con los ojos azules y ni demasiado gordo ni demasiado delgado, con una barba larga pero totalmente perfilada entraba a su casa, se quitó la chaqueta y la dejó en una silla cuando sintió algo extraño como una presencia sacó su pistola y apuntó al sillón donde se fijó que habían unos zapatos.

Pero alguien apareció de las sombras y le apuntó la cabeza, además de inmovilizarlo.

-¡Ya estarías muerto! ¡tienes que entrenar más!

- ¡Leo!

Enseguida el joven soltó al chico y los dos empezaron a sonreír y a darse la mano.

-¡Hola John!

- ¡Me has dado un susto de muerte!, creía que habían interceptado nuestros mensajes

- ¿Tienes lo que te pedí?

-No lo tengo aquí, lo tengo en otra casa.

Entonces John Marsters que es como se llamaba fue a otra vez a por su chaqueta y por una nueva camiseta los dos habían sido compañeros y amigos en la CIA y con él planeo su muerte solo se comunicaba con él y con su hermano por vías en que no le pudieran localizar.

Los dos salieron y se subieron al mercedes gris que tenía Marsters dentro del coche empezaron a hablar un poco sobre la desaparición de su hermano.

-Queen murió hace dos días

-¿El amigo de mi hermano?, es quien contacto conmigo

-¡Lo sé! Parece que murió de un ataque al corazón

- ¿Un ataque al corazón?

-Ya hemos llegado

Marsters estacionó el coche lo más cerca de la vieja casa abandonada, había un pequeño bosque detrás, los dos entraron en la casa por dentro tenía bastante mejor aspecto que fuera, los dos llevaban linternas era de noche y apenas se podía ver nada hasta que llegaron a una habitación, nuestro ex agente se sentó en una cama que estaba llena de polvo.

Mientras su compañero fue a por un mazo y empezó a golpear contra el suelo que se abrió y dejó ver un maletín.

-Me imaginé que un día lo volverías a necesitar

- ¡Gracias era un buen amigo!

Abrió la maleta y en ella había un rifle de mira telescópica, dos ametralladoras, un cuchillo y balas para sus Desert Eagle 5.0.

-¡Perfecto!

-Veo que llevas la mochila de doble forro

- Si nos no habría podido pasar por los aeropuertos. ¡Ahora tengo que irme!

-¡Te acompaño!

-¡No!

-¡Vamos me has salvado dos veces la vida, y yo solo te he podido ayudar una vez!. ¡Si te ayudo con esta estaremos a la par!.

Leo se quedó pensando unos minutos, no estaba demasiado de acuerdo pero sabía que cuando a John se le metía algo en la cabeza era imposible hacerlo cambiar de parecer, así que a regañadientes aceptó luego los dos salieron de la casa y se marcharon con el coche.

En otro lugar al mismo tiempo Elena había llegado a Nueva Orleans y viajaba de copiloto la habían ido a recoger, se quedaba embobada viendo las casas y el ambiente de la ciudad, también notó que en ese lugar estaba protegido contra los seres oscuros, entonces miró a la que conducía era una chica de color, pelo negro, largo y rizado, ojos marrones, de estatura normal, muy delgada, era bastante atractiva tenía cierto parecido a Naomi Campbell cuando era un poco más joven aproximadamente tendría unos 26 años su nombre era Bárbara.

La conductora le miraba de reojo con cara de pocos amigos, apenas habían hablado desde que fue a recogerla finalmente llegaron a una casa a las afueras de la ciudad.Las dos bajaron del coche y entraron en la casa que era más bien una mansión, eso sí bastante antigua, finalmente entraron en la sala de estar. Allí estaba una anciana de color con ojos negros, pelo totalmente blanco, delgada y tenía cierto parecido a Bárbara.

-¡Os he llamado por que una de las brujas más importantes de los Sinclair ha muerto!, y vosotras dos sois las jóvenes más capacitadas de vuestra generación para saber que ha ocurrido. (Hablaba inglés)

-Abuela yo sola puedo averiguarlo, ¡no hacía falta traerla a ella!

-¡No! . Es mejor que te acompañe a alguien, y que mejor que sea una bruja fuera de serie como Elena.

-¿Qué ha sido "El Ojo"? - preguntó Elena en inglés

- No lo sabemos, pero es muy posible. Las dos os habéis enfrentado a adversarios poderosos, cualquier de las demás moriría en esta misión pero vosotras sois las mejores.

-¡Gracias Esthela!

-Descansad hoy y mañana empezará vuestra misión.

-Pero...

-¡No se hable más! (Cortó la anciana)

Enrabietada Bárbara dio la media vuelta y se marchó no antes de lanzarle una mirada de odio a su nueva compañera.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

1

5
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 1 año

Lee mucho y enriquece tu estilo.


#5

CALMA ANTES DE LA TORMENTA (CAPITULO 5)

Susana se quedó mirando el castillo majestuoso que estaba encima de una montaña, el viento era fuerte y comenzaba a llover, era la primera vez que estaba allí.

-¿Impresiona un poco la primera vez que lo ves verdad?.- preguntó Ana

- ¡Sí!

Las mujeres subieron la montaña rápidamente con su velocidad y poder. Las dos se acercaron a la gran puerta que había delante de ellas, la vampiresa más mayor puso la palma de la mano sobre ella y la puerta comenzó a brillar con una luz de color morado, y pocos segundos se abrió la puerta.

Las dos pasaron dentro del castillo allí habían 16 personas hombres y mujeres y algunos tenían una especie de pin dorado con vocales otros consonantes.

-Son los Antiguos. Esos que llevan esa especie de emblema son los líderes de cada país en total hay 9 contando al rey de los vampiros 10. –Explicó Ana

-¿Ocho?

- Estas ocho familias son las más antiguas y son las que rigen las normas en sus países todas con el beneplácito del rey de todos.

- No sabía esto...

-Llevas poco tiempo siendo vampiresa.

Susana estaba asombrada estaba en frente de los "Antiguos" mientras la líder de España seguía explicando el nombre de las 9 familias: Albani de Italia, Kahler (Alemania), Lombard (Francia), Walker (Reino Unido), Okoye (África), Smith (Estados Unidos), De la Cruz (Latinoamérica), Serkin (Rusia) y Sánchez (España).

-Como ves yo soy de la familia Sánchez.

-¡Entiendo!. ¿Y los otros que le acompañan?

- Y los otros son sus hombres y mujeres de confianza, sus guardaespaldas por así decirlo.

- ¡Vaya! (Tragó saliva)

- Yo nunca he necesitado una persona para ayudarme siempre lo he hecho yo sola todo. Así que siéntete orgullosa que te haya elegido (comenzó a sonreír)

Las dos se acercaron a los demás líderes y hombres de confianza, saludaron primero de todos a los de la familia de la cruz Ricardo, luego continuaron con los Kahler, seguido de los Smith y los Walker.

Susana se fijó que Ana estaba saludando en orden los que mejor le caían. Llegó a los últimos los Okoye, Serkin, Albani que simplemente se dieron la mano ni se hablaron prácticamente, se podía notar la tensión ente ellos y la líder de España sobretodo con el líder de los Lombard. Un joven de unos 25 años con el pelo largo y castaño, pendientes de aro en sus orejas plateados, ojos marrones, alto y atractivo que llevaba ropa informal una sweeter negro y unos pantalones grises oscuros y unos zapatos a juego se dieron la mano pero

En ese instante apareció un joven de pelo largo de color dorado se había hecho una especie de cola de caballo y lo tenía recogido, ojos verdes y vestido de manera sobria con un traje gris, delgado y de estatura normal parecía un modelo de alta costura. Todos hicieron una reverencia al chico excepto la joven vampiresa.

-¡Susana haz una reverencia! – dijo asustada la líder de España

- ¿Cómo?

El joven se acercó a ella y se puso delante de ella, no sabía que hacer estaba claro que era alguien importante.

-¡Veo que tenemos una nueva cara! ¿Cómo te llamas? (Le preguntó en Inglés)

- Mi nombre es Susana

- Encantado yo soy Andrei. ¡Bienvenida!

-¡Gracias!

- ¡Es el príncipe de los vampiros!- le gritó Ana a la joven

-¡Oh lo siento! –Intentó hacer una reverencia pero el muchacho lo evitó.

- ¡No te preocupes!- le dijo sonriendo

En ese instante se dirigió a todos para que entrasen dentro, y en cuestión de segundos estaban sentados en una habitación donde había una gran mesa de madera los líderes estaban sentados mientras sus acompañantes estaban detrás de ellos.

Andrei se sentó en el lugar donde estaba destinado que se sentará el rey, cosa que alertó a todos.

-Mi padre no puede asistir a la reunión está demasiado ocupado

El príncipe comenzó a explicarles en lengua vampírica para que todos entendiesen que últimamente habían aparecido ciertos movimientos tanto en humanos como en brujos en todas las partes del mundo y que vigilaran mejor sus países porque no querían tener que proclamar una nueva guerra.

Todos asintieron y explicaron que lo evitarían y se marcharon excepto la líder de Estados Unidos al que el príncipe le pidió que se quedara. Ella era una mujer de piel canela, ojos marrones, pelo largo y ondulado, de estatura normal, delgada y con una pequeña cicatriz su nombre era Melissa.

Mientras fuera Susana se disculpaba con Ana por no haber hecho la reverencia, la mujer se empezó a reír.

-¡La culpa es mía por no haberte comentado lo de la familia principal los Ardelean

- ¡Quedé como una estúpida!. ¡Todos se quedaron mirando!

-¡Tranquila él es muy buen tipo!

-¿Qué vas hacer vuelves a España o te vas otra vez a Usa?

- Volveré otra vez a Estados Unidos.

-De acuerdo pues nos queda un largo viaje será mejor que nos marchemos.

En ese momento el príncipe les interrumpió le acompañaba Melissa, se acercó dónde se encontraba Susana.

- ¡No hace falta!.Ya que te vas a Estados Unidos te irás con la líder de allí.

- ¡Príncipe! (Contestaron las dos españolas al unisono)

- Ana puedes marcharte. Gracias por todo

-Si señor. (La líder se despidió de Susana y desapareció veloz)

- Puedes llamarme Andrei. ¿Así que tú eres la hermana de Gabriel Luna?. (Se dirigió hacia Susana)

- ¡Sí!

- Eres la que conseguiste evitar que tu hermano hiciera un gran estropicio en España.

-Me ayudó una bruja. Yo sola jamás podría haberlo vencido sola.

- De todos modos gracias.

Andrei era tremendamente natural, y tenía una candidez especial para nada era como ella se había imaginado a uno de los líderes de todos los vampiros.

-Para serte sincero se me da bien conocer las personas solo hablando una vez con ellas. Pareces una persona en la que se puede confiar. Así que lo diré sin rodeos necesito que encuentres a tú amiga bruja. Hemos hablado con todas y la respuesta ha sido negativa y intentado contactar con ella pero se ha negado en redondo, en cambio si tú se lo dijeras es posible que cambiara de opinión.

-¿Cómo?

- Mi padre no estaba ocupado por otras cosas si no que está muy enfermo, alguien le ha envenenado en alguna de sus últimas salidas a otros países. Su hombre de confianza no recuerda nada de lo sucedido. No sabemos si fueron humanos, brujos o vampiros.

- ¿Envenenado?

- He tenido que dar tranquilidad en esta reunión porque sé que varias familias si se enteraran intentarían atacar.

-¿Varias familias?

- Si cuatro familias. Okoye, Serbin, Albani y Lombard.

Se acercó a ella le cogió la mano y la miró a los ojos.

-¡Por favor necesito tu ayuda, si continua así no creo que duré más de dos meses!

-¡De acuerdo lo haré!

-¡Muchísimas gracias!. ¡De corazón! .

Susana estaba intentando asimilar tanta información, mientras se despedía del príncipe y se marchaba con la líder de los vampiros de Estados Unidos. Lo que no imaginaban es que por allí había un murciélago escuchándolo todo y este se había marchado volando del castillo al oír toda la información. Cuando el murciélago se alejó de la fortaleza se convirtió en Jules un joven de pelo negro, medio largo, oscuro, ojos negros, alto y delgado era el hombre de confianza y espía de Eric el líder de los vampiros de Francia que sonreía.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

4

5
AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 1 año

Lo que más me ha gustado es eso de los vampiros de Estados Unidos ojojjoo

AngelMagat
Rango18 Nivel 85
hace más de 1 año

Aunque creo que esos vampiros nunca han tenido una líder.

Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace más de 1 año

Jajaja ya verás lo que va a ocurrir!! jajaja ¡gracias por comentar!


#6

LA BOCA DEL LOBO (CAPÍTULO 6)

Leo y Marsters andaban por un bosque buscando la localización exacta donde perdieron de rastro a su hermano, mientras recordaba que en un sitio parecido se entrenaba cuando era pequeño con su hermano. Después de todo su hermano se había ocupado de cuidarle primero con la muerte de su padre en Vietnam y luego su madre años más tarde por enfermedad.

Mientras otros chicos de su edad jugaban al béisbol o intentaban conocer a chicas, él se pasaba el día estudiando. El colegio y el instituto no fue agradable para Leo todos sus compañeros le tenían como un fríki o un chico raro por eso apenas tuvo amigos y algunos alumnos le hicieron buylling agrediéndole tanto físicamente como verbalmente.

Era muy listo pero físicamente era muy débil por eso su hermano le empezó a entrenar para poder defenderse después de todo él se estaba entrenando para entrar en el ejercito por lo que le enseñó numerosas técnicas de combate.

Por eso el hermano mayor le entrenó para que pudiese valerse por si mismo cuando tuviese 18 años, ya que el entraría en un destacamento para misiones especiales y no podía ocuparse de él.

Cuando Leo estaba sumido en sus pensamientos Marsters le habló y le hizo volver a la realidad y se fijó que estaban delante de una montaña. Los dos escalaron y llegaron al final de la gran montaña y escondida entre enormes rocas había una base militar, con verjas electrificadas.

-¡Una base secreta!- dijo Marsters

- ¡Esto no me gusta!

En ese momento recibieron un golpe en la cabeza los dos, dejándolos sin sentido. En el momento que abrió los ojos vio estaba atado de pies y manos y enfrente de él se dio cuenta que estaba una persona conocida.

-¿Águila?- preguntó el joven maniatado.

- ¡Hola Leo!- contestó el joven delgado, con ojos saltones, de estatura normal y con un tatuaje de un Águila en su brazo izquierdo.

El chico había sido compañero en una misión con Leo, así que estaba claro que le habían localizado. Delante de él se encontraba un aparato para comunicarse.

- ¡Vaya te has despertado! ¡Bienvenido Leo!- Se escuchó una voz masculina

- ¿Quien eres?- preguntó el joven

- Lo siento no voy a revelar mi identidad. Para serte sincero mi primera opción era matarte. Pero lo he pensado mejor y creo que puedes llegar a ser muy útil.

-¿Tienes que ver algo con lo que le ha pasado a mí hermano?. ¿Donde está? ¿y Marsters?.

Águila que había desaparecido en ese momento volvió y le clavó una inyección en el brazo derecho y lo dejó sin sentido.

-¡Preparadlo!- ordenó la voz

En otro lugar Jessica estaba mirando la televisión en su casa, cuando sintió otra vez esa rara sensación, pero esta vez era más fuerte que las anteriores, de repente se abrió la puerta y entonces vio una sombra de un hombre intentó escapar pero el extraño levantó su mano disparada contra la mesa de la sala de estar rompiéndola con el impacto.

La sombra se acercó donde yacía en el suelo la joven y intentar robarle la pulsera, pero esta comenzó a brillar y iluminó toda la habitación cegando al hombre y permitiendo a la chica escapar de allí. Bajando las escaleras se tropezó con una mujer de la que no pudo disculparse, sus pensamientos solo estaban centrado en escaparse.

Abrió rápidamente las puertas de su coche y se introdujo en su interior, saliendo a gran velocidad de allí. Decidió llamar a su compañera y amiga de la cafetería Donna para despedirse de ella.

-Solo quería decirte que me voy de la ciudad unos días.

-¿Y el trabajo?- contestó su compañera

-Un familiar se ha puesto enferma y tengo que ir. ¡No tardaré! ¡Solo unos días!, ya se lo he dicho a la jefa.

-¿A donde vas?

- Hacia el Oeste. ¡Te tengo que dejar!. ¡Ya te aviso cuando este allí!

- ¡Vale!. ¡Avísame cuando llegues!

En esos instantes la joven ya estaba saliendo a las afueras de la ciudad.

Al mismo tiempo Leo abrió los ojos y estaba dentro de una capsula de cristal llena de un apenas podía moverse sus músculos estaban totalmente dormidos. Miró que delante de él habían varias capsulas igual a la que él estaba con otras personas. En ese instante un líquido de color verde empezó entrar dentro de la prisión de cristal, de nuevo estaba perdiendo el conocimiento.

Las imágenes de su vida y recuerdos de su vida llegaban a su mente, mientras notaba que esa sustancia quería introducirse dentro de sus pulmones, así que evitaba abrir la boca, de repente escuchó un gran estruendo y los cristales de la capsula saltaron en pedazos pudo ver que era Marsters que le cogía del brazo derecho para sacarlo.

-¿Estas bien?- preguntó alertado Marsters

- Si eso creo. ¿has conseguido escaparte?

- Esos pobres estúpidos pensaban que me habían ejecutado, menos mal que siempre llevo chaleco y no se les ocurrió cachearme y luego me ocupé de varios de ellos. ¡Ya sabes pan comido!.

Sonó una alarma que alertó a los dos agentes de la CIA que comenzaron a correr mientras un grupo de hombres les disparaba, pudieron meterse dentro de una sala que parecía un panel de control. Leo comenzó a teclear y vio la pantalla un proyecto que le resultaba familiar.

-¿Qué es eso?

- Era un proyecto para potenciar las capacidades humanas y convertirse en una especie de superhombre. Unas fuerza y resistencia sobrehumanas, además veo que hay información de un tipo de criaturas.

- ¿Entonces lo que están haciendo aquí es crear supersoldados?.

-¡Me temo que sí!. Y por lo que veo han reducido la capacidad mental de los sujetos para ser controlados más fácilmente.

El agente de la CIA comenzó teclear de nuevo para ver si su hermano estaba dentro de esos sujetos, pero en ese instante las puertas de la sala se abrieron y varios hombres comenzaron a disparar. Marsters acabó con ellos de un solo disparo en la cabeza pero llegaron cuatro hombres más esta vez llevaban ropa militar.

Comenzaron a disparar pero John cubrió a su compañero que seguía buscando a su hermano en la base de datos. Uno de los soldados lanzó un cuchillo contra Marsters que se le clavó en el brazo, en cuestión de segundos se lo quitó y con muchísima habilidad lo lanzó clavándoselo en la frente de su enemigo.

Mientras los compañeros del asesinado seguían disparando, entonces el agente de la CIA se movió sigilosamente y cogió una de las pistolas del militar muerto. Y disparó sobre los dos que también le disparaban acabando con ellos enseguida.

El cuarto hombre era de complexión robusta, tiró su metralleta y agarró del cuello a John tirándolo con su fuerza sobre el suelo.

-¿Una ayudita?- gritó Marsters

- ¡Voy!- le dijo mientras no paraba de teclear a una gran velocidad.

El soldado estaba propinando buenos golpes al compañero de Leo, que lo cogió como si fuera un saco de patatas y lo lanzó contra unas estanterias que estaban llenas de cristales que se rompieron en el acto.

Leo dejó de teclear sacó su pistola y disparó sobre la mole de músculos que había encima de su compañero, muriendo en el acto.

-¿Estaba tu hermano?

- No, no lo he encontrado. ¡Por cierto he programa el lugar para que explote y he cerrado varias compuertas para que los soldados no puedan salir a molestarnos!.

-¿Cuanto tiempo tenemos?

- Unos 10 minutos.

Los dos comenzaron a correr por los pasillos buscando la salida para escaparse de allí, pero se encontraron delante de ellos al agente Águila.

- ¿Pensaís que os vais a escapar de aquí tan fácilmente?

- ¡No tienes nada que hacer contra nosotros dos!- contestó Marsters

- ¿Quien te ha dicho John Marsters que estoy solo?

De las sombras apareció un joven de pelo corto, oscuro, ojos negros, de complexión fuerte vestido de militar.

-¡Vincent! . ¿Que te han hecho?.-preguntó leo pero su hermano no contestó.

Águila se abalanzó sobre John para acuchillarle pero este evitó el ataque y le propinó un golpe en la cara. Leo intentó dialogar con su hermano pero este hacía caso omiso a las palabras del joven y comenzó atacarle y uno de ellos le impulsaron varios metros.

El joven sentía como si le hubieran destrozado varios huesos de su cuerpo, no había duda su hermano se había convertido en un super soldado solo con un golpe le había dejado casi fuera de combate. Vincent comenzó a correr a hacía Leo con muy malas intenciones.

En ese instante una nube gris inundó todo el pasillo, tapando la visibilidad, el agente había perdido de rastro a su hermano y su compañero y apenas podía ver nada. Marsters apareció y lo levantó suavemente y puso un brazo sobre su hombro mientras le explicaba que había encontrado una bomba de gas, finalmente consiguieron salir de la base.

Cerca de allí había un helicóptero, varios soldados comenzaban a dispararles, pero Marsters que encontró una ametralladora de los numerosos muertos que habían por el suelo y disparó contra los dos soldados que les evitaban llegar al aparato.

Poco después subieron al helicóptero militar y despegaron.

-¡Yuhuuu!. ¡Hace años que no pilotaba uno de estos!. ¿Como estas?

- ¡Siento como si me hubieran destrozado todos los huesos!. ¡Gracias por salvarme!.

-¡De nada hombre!. Tú lo has hecho más veces.

Habían conseguido alejarse bastante la base apenas se veía, pero de repente escucharon un gran impacto. Un misil había sido lanzado desde la torre de la fortaleza.

-¡Mierda estamos perdiendo altura- gritó sobresaltado el Marsters

-¡Maldita sea! ¡Nos han dado!.

El helicóptero fue bajando cada vez más hasta aterrizar contra un conjunto de rocas. Leo salió disparado contra el panel de control perdiendo la consciencia, pocos minutos después la recobró y se fijó que el aparato estaba lleno de agujeros, se levantó se percató que los cinturones se habían roto.

Miró que había mucha sangre y vio compañero Marsters muerto atravesado por una piedra en forma de punta, Apretó los puños para contener su rabia, mientras con su mano izquierda puso las manos sobre los ojos de su compañero que estaban abiertos y los cerró. Enseguida se acercó a su b

Hace más de 1 año

1

4
Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 1 año

fcaoz me alegro que te esté gustando parece que se cortó un poco el episodio aquí. Resumen Leo acaba agotado y llega a un pequeño pueblo llamado Smalltown donde se desmaya en la entrada.


#7

CRUCE DE CAMINOS (CAPÍTULO 7)

Leo abrió los ojos había tenido otra pesadilla se despertó alertado y vio que estaba acostado en una cama, puso su mano derecha en el bolso y sacó el reloj dorado de su fallecido amigo. Se levantó de un salto y apareció una niña de unos 9 años de pelo rizado, castaño, ojos marrones, delgada, con unas pequillas en su cara, vestía con una camiseta blanca con unos corazones.

-¿Ya te has despertado?- preguntó la niña

- ¿Dónde estoy?, ¿Quién eres?

- Mi llamo Lily te encontramos desmayado y mi padre te trajo a casa.

-¡Muchas gracias!

- ¿Está tu padre?

La niña se marchó para volver en pocos minutos acompañada de un hombre de unos 45 años con barba negra y unas pequeñas canas, casi no tenía pelo y vestía con una camiseta negra, y unos pantalones bastante rotos y cara de pocos amigos.

-Veo que te has despertado, ¡así que ya te puedes ir!- le habló el hombre

- Si no te molesta dame un día más hasta que esté totalmente recuperado. (Mientras hacía estiramientos)

- ¡De acuerdo pero ni un día más!. Ya tengo demasiados problemas

El hombre se marchó, mientras la niña que había estado todo el rato en la conversación le explicó que su padre no era así pero ese mismo día se cumplían 2 años desde que unos hombres que controlaban el pueblo, se llevaron a su madre. La niña mientras lo contaba le caían unas pequeñas lágrimas. El joven se acercó a ella y se las secó con la mano.

-¡No te preocupes! ¡déjamelo a mí!

-¿Cómo?- preguntó ella al escuchar esas palabras.

Leo bajó las escaleras de la casa y se dio cuenta que era un pequeño club, se fijó que había un escenario y una pequeña barra de bar, entonces en los altavoces empezó a sonar una dulce canción y se dejó llevar por ella, la voz de la mujer era preciosa, cerró los ojos y pudo notar como la música entraba dentro de él.

Alguien lo interrumpió era el hombre hablando.

-¿Tiene una bonita voz verdad? – preguntó la voz

- ¡Es preciosa!

-Es de mi mujer- contestó el hombre

- Lily me ha contado algo...

- ¡Esa niña!...

- ¿Qué ocurrió?

El hombre comenzó a explicar que su mujer y él tenían ese local porque era su sueño desde muy jóvenes, ya que la música era su vida todo marchaba bien. Pero unos hombres aparecieron se hicieron con el poder del pueblo y querían que se les pagará un dinero mensual por estar allí.

Él pagó durante unos meses pero mucha gente se fue debido a esos hombres, y apenas aparecía nadie en el local por lo que no podía pagarles. El jefe se obsesionó con su mujer y se la quedó por no poder pagar, intentó atacarles pero le dieron una paliza y amenazaron con llevarse a la niña y venderla.

Le dijeron que no querían verle cerca del pueblo, que si hacía falta fuera a comprar la comida al pueblo más cercano que eran casi 40 km y que si lo veían se llevarían a la niña y le darían una paliza.

Le apretaba su puño con rabia mientras lo contaba sin que el hombre lo viese, su pensamiento estaba claro darles una lección a esos tipos y recuperar a la mujer del hombre. Por eso cuando el hombre terminó de contar la historia, el joven le explicó que era él.

El hombre en ese momento se presentó como Mike y le invitó a un pequeño vaso de whisky, el chico le dijo que él no bebía alcohol que mejor le pusiera un vaso de leche para cuando volviera.

El ex agente de la CIA fue andando y en menos de 10 minutos estaba ya en el centro del pueblo, entonces encontró a dos hombres con pinta sospechosa y les preguntó por Rebecah la mujer de Mike.

Ellos le contestaron de malas maneras, insultándole y vociferando en voz alta mientras Leo los miraba fijamente.

-¡No nos gusta que la gente que no conocemos nos haga preguntas estúpidas y merodee por nuestro pueblo- contestó uno de los hombres

- ¿Vuestro pueblo?.

- ¡Ya me estas cabreando! ¡Largate!

Los dos hombres sacaron sendas pistolas y lo apuntaron, mientras sonreían pensando que le habían asustado, pero en cuestión de segundos se movió rápidamente golpeando a los dos hombres y tirándolos a tierra. Uno queda totalmente K.0. mientras otro comenzó a dispararle, pero Leo había cogido el arma de su compañero y disparó sobre las piernas del otro hombre.

En ese instante aparecieron 10 hombres alertados por los disparos también estaban armados, uno de ellos incluso con una ametralladora, pero el joven se escondió detrás de un monumento evitando que la balas le dieran. Unos empezaron a moverse mientras otros disparaban sobre la escultura para que no pudiera salir de allí y sus compañeros lo atraparan.

Uno de los hombres comenzó a gritar en voz alta diciéndole que era el sheriff ordenándole que tirara el arma, pero no lo hizo sino que disparó a la pierna de los hombres que se intentaban acercar hasta él.

6 hombres en el suelo heridos en sus piernas sin poder moverse y sangrando, mientras los otros intentaban acertar con los disparos. De repente apareció un coche de la nada, atropellando a varios hombres parecía que tenía la rueda deshinchada de algún pinchazo, el vehículo se estrelló con una fuente.

Los hombres que quedaban de pie empezaron a disparar al coche pensando que el que conducía estaba compinchado con el joven. Leo se dio cuenta que dentro del vehículo había una chica y en ese instante las balas comenzaron a flotar en el aire, ante la cara de incredulidad del sheriff, esas balas retornaron a los que las habían disparado que salieron corriendo asustados de allí.

Leo también se quedó asombrado al ver lo que había sucedido se acercó a la chica que había en el interior. Cuando salió del coche y se rebeló la sombra se pudo ver claramente que era Jessica.

-¿Estas bien?- preguntó el ex agente

- ¡Si!, ¡no sé que ha pasado!. El coche se ha vuelto loco creo que he pinchando

- ¡Es muy posible!

- ¡Tu.... eres Leo!

- ¡Si! ¿Nos conocemos?

-¡Apareciste en mis sueños!

-No se que pasa, ¡pero me has salvado!-

Ella le preguntó si verdad se llamaba Leo, él asintió y los dos comenzaron a cruzar el pueblo que estaba casi desértico, la poca gente que vivía por allí estaba recluidas en sus casas, después de 10 minutos y una breve explicación de Jessica llegaron al bar.

Mike vio acercarse dos sombras acercándose y salió rápido y veloz pensando que era su esposa. Reconoció la sombra de Leo y se fijó que había otra sombra de mujer cosa que le puso muy contento, pero cuando estuvo más cerca se dio cuenta que no era ella.

Entonces enfadado fue a pedirle explicaciones al chico por traer a otra chica y no a su mujer, el joven puso una mano sobre los hombros de Mike y dejó vociferar y entró dentro de la cámara. Jessica había escuchado la conversación.

Él le contó lo que pasaba en el pueblo que le había prometido que salvaría a su esposa y que era un hombre de palabra. Jessica quedó totalmente intrigada con Leo porque ayudaría a una persona que no conocía simplemente por ayudarla, entonces el joven comenzó a contar que si él entro en la CIA era para poder ayudar las personas y también porque no decirlo porque le encantaban los retos pero principalmente por ayudar a las personas.

Pero se dio cuenta la CIA como el FBI, como otras organizaciones servían por sus propios intereses por eso lo dejó (no le contó lo de su supuesta muerte), ella entonces también se abrió un poco a Leo y le explicó lo que había sucedido, entonces él la paró en seco y le dijo que la ayudaría pero antes tenía que salvar a la mujer de Mike, se despidió de ella no antes de tomarse un vaso de leche y subió las escaleras para poder descansar.

Mike le sirvió un whisky la chica se quedó mirando el vaso de whisky que sujetaba ensimismada por sus pensamientos cuando el hombre comenzó hablarle .

–Ese chico es especial no sé cómo decirlo pero lo es, no lo conozco mucho pero lo poco que lo he hecho sé que al menos intentará salvarla-

Jessica al oír esas palabras sonrió miró su brazalete y comenzó a pensar que si aquello que había visto en su sueño no era solo eso, era su destino encontrarse con él.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

1

4
Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 1 año

Haltrotaku1 espero que te esté gustando!!!


#8

ADIVINA QUIEN VIENE... (CAPÍTULO 8)

Un grupo de arqueólogos estaba buscando unos yacimientos con restos de una civilización perdido, era un grupo de 10 personas habían encontrado una especie de ataúd con cadenas. Todos estaban expectantes por lo que habría allí era un sarcófago con diferentes dibujos, y un lenguaje que no conocían.

La doctora Rosa Cámara quedó fascinada era un mujer de 44 años, de pelo largo y rubio ojos verdes, y de complexión delgada estaba muy contenta de haber encontrado algo así. En cambio los otros arqueólogos estaban más bien asustados y aún se asustaron más cuando ella rompió las cadenas y abrió el sarcófago.

La mujer se colocó las gafas bien para poder ver lo que había en su interior, y su sorpresa mayúscula fue al ver que había un joven aunque estaba disecado no se había convertido en una calavera y llevaba ropa mucho más actual que la civilización que buscaban entonces el chico abrió los ojos, ella intentó marcharse pero se sintió atraída inexplicablemente al chico.

Acercó su cuello a la boca del joven que abrió su boca y clavo sus fauces en el cuello de la mujer absorbiendo toda su vida, la gente al ver eso comenzó a correr pero el joven disecado consiguió hacer lo mismo con otro trabajador, y poco a poco acabó con los 10 de los hombres y mujeres que estaban allí, y fue recobrando un color más normal aun así tenía un aspecto monstruoso, estaba muy débil y apenas se podía conducir por eso no se subió en una de las camionetas que había aparcada por allí. Le dolía todo el cuerpo después de 17 años disecado sin beber una gota de sangre, lo que había bebido no era suficiente así que de repente notó el olor característico de los humanos y corrió con mucha ansía saliendo del bosque tropezando y cayendo en medio de una carretera.

Una pareja de recién casados se dirigían a una fiesta de unos amigos, entonces pararon al ver un joven inconsciente y con mala cara en la carretera. Los dos salieron del coche la mujer se acercó al joven y comenzó hablarle, el chico le señalaba con el dedo que se acercará, mientras el marido de esta tenía su teléfono para llamar a urgencias.

En ese momento la mujer se acercó cada vez más al chico, se fijó que uno de sus brazos estaba en descomposición pero fue demasiado tarde las fauces del joven se clavaron en la garganta acabando con su vida en cuestión de segundos.

El marido corrió hacía su coche pero el joven apareció delante de él y también se alimentó de él. El brazo del chico se regeneró por arte de magia, ahora tenía un aspecto más normal se miró al espejo pero aún tenía hambre por eso sacó un mapa que había en el coche y ahora que se sentía mejor condujo al pueblo más cercano.

Mientras conducía se preguntaba en que año estaba, pensó que no habría pasado mucho tiempo al fijarse que los coches eran igual a los 90 quizás un poco más modernos y en 30 minutos estuvo aguantándose su hambre hasta que llegó a un pequeño pueblo.

Se fijó que estaban en fiestas patronales y había mucha gente bailando y cantando, además de mucho alcohol así que bajó del coche y se fijó que dos hombres estaban borrachos y se estaban metiendo en un parque, lo siguió y se alimentó de ellos. Ya se sentía mucho mejor pero aún tomó la vida de dos chicas y dos chicos para sentirse totalmente recuperado.

Entonces se fijó en un la portada de un periódico que estaba en la calle, y vio que habían pasado 17 años desde que fue disecado y encerrado en ese ataúd mágico. Se fijó que su ropa estaba rota así que se acercó a una tienda que estaba abierta 24 horas y preguntó al dependiente que era de raza oriental sobre donde tenían la ropa.

Cogió varia ropa y se metió dentro de los probadores, se cambió tres o cuatro veces hasta quedar a gusto. Se compró una camiseta negra, una chaqueta de cuero también de ese color (aunque realmente no era de cuero), unos pantalones grises oscuros y salió.

-¿Cómo es que abrís por la noche?- preguntó el joven

- Nosotros trabajamos siempre señor- le contestó el hombre oriental

-¡Entiendo!

El chico se acercó al hombre y con sus poderes vampíricos evitó pagar llevándose la ropa a 0 coste pero cuando estaba a punto de marcharse el oriental comenzó hablar en voz alta.

-¡Señor dentro de su pantalón hay una foto

-¿Cómo?- el vampiro se acercó otra vez a él y le mostró una foto en ella estaban su hermano pequeño, él, su madre y su hermana Susana, entonces dio la vuelta.

-¿Qué hago con la ropa y la foto?- preguntó el hombre

- ¡Quémalas!

Estaba de tan contentó de haber regresado que le permitió vivir, en otro momento habría acabado con su vida pero hoy se sentía generoso. Salió de la tienda y se subió al vehículo, toqueteó un poco el aparato de radio, hasta ese momento apenas lo había tocado pues sus pensamientos solo eran de alimentarse. Se fijó que ese coche no tenía cds, tenía algo llamado mp3 y de repente sonó una canción. Era de un grupo del que era fan cuando era humano, la canción que sonaba era del mismo año que el se convirtió.

Entonces salió del pueblo con una sola idea vengarse de su hermana y de la bruja que le derrotó, y después encargarse de los Antiguos ya que también tenía asuntos pendientes con ellos.

-¡Gabriel ha vuelto!- mientras se reía maléficamente.

CONTINUARÁ

¡Y aquí la aparición del hermano de Susana! ¿que nos tiene preparado?

Hace más de 1 año

3

4
Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace más de 1 año

Sarita_7celeste ¡gracias por los votos! ¡espero que te esté gustando la historia! :) ¡Pronto todo se volverá más épico!

Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace más de 1 año

Es una historia bastante larga, que va de menos a más ya veras como el rumbo de las cosas se va haciendo más grande a medida que pasen los episodios.


#9

ELLA (CAPÍTULO 9)

Jessica subió las escaleras y vio que Leo no se había acostado en la cama, estaba sentado en una silla. Ella comenzó a sonreír y pensar que ese chico era todo un caballero.Se fijó que estaba despierto y le dijo que se girase ya que se quería cambiar, y el joven giro su silla y esperó hasta que la chica le avisara.

-¡Ya está- pronunció ella.

- ¡De acuerdo!- volvió a girar la silla.

Ella estaba ya en el interior de la cama cubierta con una manta, solo llevaba unos pantaloncitos cortos (un culotte) y una camiseta. Los dos comenzaron a charlar en voz baja porque en una habitación descansaba la pequeña Lily.

Ella le explicó que ella era alguien que podía hacer hechizos, sin decir el nombre de bruja ya que no le gustaba nada. Le comentó lo que pasó con su tía, y sobre los hombres que la acechaban, el brazalete y todo lo demás. Ella normalmente no hablaba de esas cosas con gente desconocida ni su amiga Donna ni a nadie que conociera. Pero por alguna extraña razón sentía que podía confiar en él.

El joven estuvo escuchando toda la conversación y no la interrumpió en ningún momento. Solo cuando terminó es cuando empezó hablar él.

-¡Siento mucho lo de tú tía!

-¡Gracias!

- ¡Puedes estar segura que te ayudaré!

Entonces él la miró a los ojos y siendo una persona bastante cerrada con todo lo relacionado con él comenzó a contar su historia, no era fácil para él. Después de todo solo había tenido tres amigos en su vida: Uno apenas hacía unas horas que había muerto, el segundo era su hermano que aunque la explosión del complejo militar podría haberlo matado, él sentía que estaba vivo y haría cualquier cosa para traerlo de vuelta, y el tercero estaba detenido de una prisión de alta seguridad.

-Como ves todos mis amigos o personas que me importan no tienen un buen futuro. Quizás no sea tan buena idea que te ayude... -Cabizbajo miró al suelo.

- ¡Yo te ayudaré a traer a tu hermano!. Y tú me ayudas con lo de esos hombres ¿vale?-contestó ella

- No quiero que sufra nadie más. Todo el que está cerca de mí...

-¡No digas tonterías!. ¡Arriba el ánimo!

-¡Gracias!

-¡Buenas noches!

-¡Buenas noches!

Jessica se giró en la cama para poder dormir. Leo solo había sentido verdadero interés por el género femenino una vez. Pero esa chica tenía algo fuera de lo normal no solo es que fuera bella que lo era. Si no su candidez, su forma de ser no lo podía explicar era algo totalmente nuevo para él.

No podía dejarla de mirar mientras dormía y sonreír se sentía en paz, quizás tuviese que ver cuando sintió algo parecido siendo adolescente, y le rompieron el corazón cuando se declaró y se burlaron de él. Desde ese instante le costaba entablar relación con las chicas, desde ese momento se encerró dentro de él mismo.

Aunque había tenido relaciones con mujeres y no era virgen simplemente había sido por cuestiones puramente fisiológicas, nunca lo hizo con alguien que de verdad amara. Por eso era tan raro no poder dejar de ver a Jessica estaba claro que esa chica le producía algo que ninguna otra le había producido. Poco a poco fue dejándose llevar por el sueño.

En otro lugar Elena y Bárbara apenas pudieron pegar ojo, ya que en la cena Esthela les habló más sobre su misión y les comunicó que tenían que localizar a una chica con una con un brazalete mágico que era de vital importancia para la existencia de las fuerzas del bien. Les explicó que la chica también era como ellas una descendiente de los Sinclair y que una organización de brujos oscuros llamada "El ojo" quería conseguir a esa joven y que tenían que evitar a cualquier precio que lo hicieran.

Las dos estaban acostadas en literas y no paraban de pensar quien era esa chica y porque era tan importante. De cualquier modo Bárbara estaba decidida a demostrar que era la mejor bruja de su generación. Elena sentía que esta misión era la más importante que había realizado hasta le fecha, estaba emocionada pero también asustada.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

3

4
Haltrotaku1
Rango5 Nivel 23
hace alrededor de 1 año

...Solo llevaba unos pantaloncitos cortos (un culotte)... Esos detalles son vitales en cualquier novela. @Luigi_sentencia

:D


#10

CONSECUENCIAS (CAPÍTULO 10)

Susana estaba viajando en el avión de la líder de los vampiros de Estados Unidos y le explicaba lo sucedido hacía 17 años. Le contó que su hermano fue convertido por una vampiresa. Y como su vida se hizo pedazos cuando sin decir nada su hermano acabó transformándola a ella y todos los miembros.

Era un chico noble y amoroso pero con la muerte de su padre y la traición de alguien a quien amaba se hizo una persona oscura. Su madre acabó con el amigo de su padre y la familia volvió a Delania. El pidió poder acabar con los humanos que terminaron con la vida del cabeza de los que habían perpetrado tal asesinato sobre alguien de su misma sangre, a cambio les entregó a su creadora ya que era una criminal buscada por todo el mundo pero se negaron ya que habían llegado un pacto de paz con los humanos.

Él entonces preparó un plan para acabar con los Antiguos, mató y robó el poder de otro vampiro de más edad, volvió a Delania con la idea de crear un ejército y trastocó la vida la familia y los habitantes del pueblo.

Sonia la creadora de Gabriel volvió después de escaparse de la prisión donde fue apresada con ganas de venganza y arrasó al pueblo pero Gabriel consiguió quitarle todo su poder y transferirlo a si mismo. Utilizó a una vieja bruja en el proceso y la asesinó.

La vida de tranquilidad que ella llevaba desapareció. Él chico que amaba al ver lo que estaba pasando en el pueblo y enterarse de su secreto llevó a un cazador de vampiros que acabó matando a su familia. Loco de ira Gabriel intentó matarla a ella y a la nieta de la bruja que había utilizado para robar el poder de Sonia. Era una niña de 10 años una descendiente de las brujas más poderosas las Sinclair entre las dos consiguieron detenerlo y disecarlo, luego de eso arreglaron el pueblo y cada una se fue por su lado.

Ella se fue con Ana la líder de los vampiros españoles y encerraron en un ataúd mágico debajo de tierra a su hermano. Luego de eso se entrenó durante unos años pasando a ser su discípula y luego los últimos años se marchó a Estados Unidos a intentar tener una vida normal. De todo eso habían pasado 17 años.

Melissa la líder de los vampiros de Usa dio a entender que algunas cosas las sabía pero otras no y le daba las gracias por haberse abierto con ella. En ese instante el móvil de Susana comenzó a sonar sonó dos veces y lo cogió era Ana explicándole que su hermano había escapado y estaba suelto, ella sintió un terrible escalofrió en su cuerpo que le hizo soltar el teléfono.

En otro lugar Gabriel paró en una gasolinera a poner un poco de combustible entonces se fijó en una familia de 5 miembros un padre, una madre, una chica, un niño y otro joven más mayor todos reían, su cara se ponía triste al ver cómo eran casi idénticos a los miembros de su familia.

Entraron dentro de los baños públicos porque venían de un largo viaje, él también se metió dentro y 10 minutos después salió de allí salió con la camiseta cubierta sangre y limpiándose la boca y subió al coche marchándose de allí.

Una pareja entró en el baño, en el de los hombres encontraron el cuerpo de los miembros masculinos de la familia y en el de señoras encontraron a la madre y la hija.

Gabriel se miraba con el espejo del coche mostrando sus ojos oscuros que caía una pequeña lágrima, enfurecido golpeo el espejo destrozándolo en mil pedazos.

En Europa un espía le contaba al líder la familia Lombard lo que había escuchado después de la reunión de los Antiguos. Y estaba urdiendo un plan para arrebatar el poder al rey de los vampiros ahora que estaba enfermo, mientras se enteraba que Gabriel Luna había vuelto.

-¡Jules encuéntralo!- Le ordenó Eric

- ¿Cómo?- preguntó Jules

- Creo que puede ser muy útil para nuestros planes- mientras mostraba una sonrisa irónica.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

3
#11

EL DUELO ( CAPÍTULO 11)

Leo se despertó y se levantó sin hacer mucho ruido, miró por última vez a Jessica y bajó por las escaleras allí estaba Mike en la barra con un vaso de leche.

-Imaginé lo que harías

- No quiero que nadie más sufra. Yo me ocuparé

- Tu solo contra los Tenaglia ¡estás más loco de lo que creía!

-¿Dónde está la casa donde esconden a tú mujer?- preguntó Leo y Mike le explicó exactamente donde tenía que ir y que tuviese cuidado con un pistolero llamado Bob Mackintosh era extremadamente rápido con el gatillo y siempre disparaba al corazón, subió arriba a la habitación otra vez sin hacer ruido y volvió a bajar.

-¡Gracias!- en cuestión de segundos se bebió la sustancia blanquecina y se marchó.

Ando durante 15 minutos y se quedó mirando una gran mansión en el centro del pueblo era lo que antiguamente fue la comisaria del sheriff ahora base general de los mafiosos, se fijó que estaba totalmente remodelado, estaba custodiado por dos hombres que llevaban armas en sus manos uno de ellos era el Sheriff que lo reconoció intentó disparle pero Leo fue más rápido y lo hizo antes hiriéndolos a los dos en las piernas.

El estruendo alertó a la gente que estaba dentro de la mansión y empezaron a salir hombres armados que le rodearon habían unos 15, mientras los dos hombres no paraban de decir tacos entonces apareció un hombre de aspecto grueso, de poco pelo, ojos marrones, vestía con traje de color gris con un pañuelo rojo en el bolsillo de su chaqueta. Le acompañaba otro hombre alto, delgado, ojos verdes tirando azules, pelo castaño vestía también como su jefe pero su ropa era azul oscura.

Leo se dio cuenta que el hombre de aspecto más grueso era el jefe y quien le acompañaba era ese tal Bob del que le habían hablado.

-¿Así que tú eres ese sujeto que hirió a los hombres del señor Tenaglia?

- Si así es.

- Señor me gustaría darle una lección.

El jefe mafioso lo miró aceptó asintiendo. Los dos se batirían en un duelo, llegaron a un pacto si Leo ganaba entregarían a la mujer de Mike y se marcharían de allí. Los 15 hombres empezaron a reírse ya que estaban seguros que su hombre ganaría.

Los primeros rayos de sol aparecían por las montañas los dos tiraron una moneda para elegir lado salió cara cosa que Bob se alegró, poco después eligió la derecha mientras Leo hacía lo mismo con la izquierda. Los dos tomaron posiciones mientras se miraban a la cara, era un duelo al más puro oeste, por primera vez había gente en el pueblo que había salido de sus casas en el pequeño pueblo y estaban observándolo todo con atención.

Leo había oído hablar de un tirador que había en el ejercito que era totalmente excepcional que se convirtió en asesino a sueldo, los dos se miraban a los ojos y los segundos parecían horas, al joven le caía una pequeña gota de sudor estaba realmente nervioso no sabía si lo que tenía pensado haría efecto lo estaba dejando todo a la suerte.

En ese momento dieron la señal de disparar, Bob disparó antes. Leo recibió el impacto de bala y le impulsó un poco hacía atrás pero siguió de pie ante la sorpresa de su rival, y acto seguido disparó en la mano donde Bob sujetaba la pistola y le dio hiriéndolo impulsando su arma unos metros.

Leo se levantó una camisa y enseñó que llevaba un chaleco antibalas. Él lo había dejado todo a la fortuna ya que Mike le contó que normalmente siempre disparaba al corazón así que se lo puso esperando que siguiera con su tradición, si hubiera cambiado y hubiese disparado en la cabeza habría muerto.

Tenaglia enfurecido ordenó a sus hombres que dispararan sobre el chico, cientos de balas salieron de las armas de los 15 hombres pero cuando estaba a punto de atravesar el cuerpo del ex agente de la CIA se pararon en el aire.

Jessica estaba delante de Leo con sus brazos levantados, enfadada se dirigió al chico.

-¿Se puede saber que intentabas?

- ¡Jessica!

- Te dije que te ayudaría a salvar a la mujer.

- ¡Ves a por ella! Yo me encargo de estos.

Los hombres asustados empezaron a correr, Tenaglia se metió dentro de la casa con una pistola dispuesto acabar con Leo. El subió a la habitación donde estaba la mujer de mujer de Mike pero no se encontraba allí , entonces notó que tenía alguien detrás.

-¡No te la llevarás! ¡es mía! ¡yo consigo todo lo que quiero!- gritó enfurecido

-¡Es una persona no quiere estar con usted!

- ¡Despídete de la vida!

En ese mismo instante alguien disparó sobre el jefe mafioso por la espalda, era Rebecah la mujer de Mike que siguió apretando el gatillo hasta cinco veces más aunque Tenaglia ya estaba muerto. Leo la abrazó y la tranquilizó, finalmente salieron de la casa pero encontraron una desagradable sorpresa Bob apuntaba a Jessica este la había pillado desprevenida.

-¡Tira tu arma si no quieres que mate a tu amiguita- dijo Bob riéndose

- ¡No le hagas nada!

-¡Vamos tírala!

Tiró al suelo el arma. Jessica se fijó que Rebecah hacía unos gestos con la cabeza, ella entendió enseguida que el ex agente tenía una pistola de repuesto. Los dos jóvenes se miraron a los ojos mientras Bob estaba apuntando la cabeza del chico. En ese instante la aspirante de actriz pisó el pie de su captor, se agachó rápidamente y Leo apretó el gatillo antes que su enemigo y con un certero disparo acabó con su vida.

La gente salió de sus casas ya sin temor y celebraron que por fin la banda de Tenaglia había desaparecido los pocos que quedaban estaban marchándose asustados o heridos en sus coches. La alegría inundó el ambiente todavía más cuando Rebecah se reunió con marido e hija.

A Jessica comenzó a caerle unas pequeñas lágrimas de sus ojos al ver la reunión, miró a Leo y sonrió. Toda la gente que quedaba en el pueblo estaba allí reunida celebrándolo. Mike le dio las gracias a Leo y a Jessica por salvar a su mujer.

El joven agente fue a la barra y pidió un vaso de leche, al lado de él sentado había un hombre alto, imponente, con barba de tres días, un sombrero de cowboy que le felicitó.

-¡Enhorabuena! ¡Te invitó a un chupito!

- ¡No gracias! Ya he pedido.

- De acuerdo Leo.

- ¿Sabes mí nombre?

-¡Oh no! Lo escuché de esa chica

- ¡Ah vale! ¿eres de por aquí?.

- No estoy de paso, justamente vine cuando vi todo lo que ocurría.

-¡Yo también estoy de paso!

- ¿Cómo te llamas?

- Nadie.- contestó el hombre.

- ¿Nadie?- respondió Leo y se quedó mirándolo durante unos segundos. Hasta que las luces se apagaron y se conectaron unos pequeños focos se giró a verlo pero el hombre que estaba al lado de él ya no estaba había desaparecido.

Comenzó a sonar una música dulce y la mujer de Mike apareció en el escenario, comenzó a cantar la misma canción que el joven escuchó cuando llegó al pueblo. Jessica fue donde estaba Leo tomándose su vaso leche.

-¿Bailas?- le preguntó ella.

- ¡No se bailar!- contestó él.

- ¡Yo te enseño!

Los dos salieron al centro de la sala de baile, ella le coloco las manos en su cintura mientras le decía lo que tenía que hacer. En pocos minutos el joven se habituó a los pasos de la chica, se miraron a los ojos, ella sonreía.

-¡No lo haces nada mal!- dijo ella divertida

- Eso es porque enseñas bien.

- No es nada.

- ¡Gracias por salvarme!

- ¡No tienes por qué dármelas!.

- Ahora tenemos que marcharnos. ¡Gracias por ser mí amiga!

Entonces la chica paró en seco comenzó a sonreír y lo esperó en la entrada del club mientras Leo se despidió de la familia. Mike les dejó su coche para poder irse del pueblo, la pequeña Lily lo abrazó, entonces le dijo que un día volvería.

Los dos subieron al coche mientras el pueblo se despedía de ellos, Leo miró a Jessica y le preguntó si se encontraba bien.

-¡No has hablado casi desde que hemos salido!. ¿Estás bien?-

- Si claro.

En otro lugar en una oficina un joven de pelo castaño, ojos marrones, de estatura normal y que vestía con una camisa blanca, un pantalón de traje y unos zapatos oscuros se encontraba sentado en un sillón reclinable estaba recibiendo información de Águila.

-¿Cómo que no habéis encontrado el cadáver?. Entonces es que no está muerto

- ¡Hay algo más señor!

-¿Qué ocurre?

- Cinco de nuestros supersoldados escaparon antes que se destruyera la base. Y parece que tienen conciencia propia.

-¿Cómo?. Espero que al menos tengan los radares instalados para localizarlos.

- ¡Si señor!.

- Encontrádlos, yo me encargo del ex agente.

Terminó la conversación y el joven salió de su oficina fuera de ella habían miles de personas y computadores.

-¡Escúchenme máxima prioridad!. Tenemos que localizar y acabar con nuestro agente Leonard Jones.-ordenó a todos sus hombres.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

1

3

#12

VILLANOS (CAPÍTULO 12)

Gabriel había llegado a a los Estados Unidos después de todo como fue él quien convirtió a su familia podía notar donde estaba su hermana y sabía que estaba en ese país. Salió del aeropuerto caminó durante un rato, buscando una víctima ya que estaba hambriento. Escuchó una conversación de unas chicas que irían hasta un autocine las siguió hasta donde tenían el coche que estaba aparcado en un barrio apartado del centro.

Así que acabó absorbiendo la sangre de las chicas, mientras se relamía notó la presencia de alguien detrás de él. Se giró inmediatamente y vio a un joven de pelo negro y medio largo hasta el cuello, ojos negros, alto y delgado.

-¿Quién eres?

- Soy Jules Lelouche

-¡Ah!- se dio la vuelta para no hacerle caso.

-¿No sabes quién soy?

-Sí. Lo que vengas a decirme no me interesa nada.-Se subió al coche de las chicas, se puso en el lugar del conductor y comenzó arrancar el coche, Jules seguía hablando y Gabriel escuchaba con la ventanilla bajada mientras hacía maniobras para salir.

- ¿No te gustaría ser el líder de España?.

- ¿Cómo?

- Seguro que te gustaría vengarte de la gente que te encerró. ¿Verdad?, si fueras nuestro aliado tendrías hombres a tu cargo para poder realizarlo.

- ¡No necesito a nadie y menos unirme a un "Antiguo". Yo solo me basto para acabar con mis enemigos, y si quiero un ejército yo mismo lo crearé.

El coche salió de allí a gran velocidad dejando al francés con la palabra en la boca. Mientras en el interior del vehículo sonaba una canción de un grupo de los 70 y cantaba un trozo de la canción.

¡Hermanita voy a por ti!- mientras se reía y seguía cantando.

Al mismo tiempo en otro lugar Susana estaba nerviosa ya su hermano estaba suelto y seguro que no dudaría en atacarla. Estaba sumida en sus pensamientos cuando las compuertas el avión empezó hacer cosas extrañas.

Susana que aún estaba nerviosa se fijó que algo no marchaba bien, Brenda la mujer de confianza de la líder de Usa fue a hablar con los pilotos pero tampoco sabían que ocurría el avión se había vuelto loco y perdía presión.

El piloto intentaba de todos los modos que no se estrellarán y lo consiguieron aunque el aterrizaje fue bastante complicado y una de las alas voló por los aires. Las compuertas se abrieron y comenzaron a bajar las escaleras cuando de las sombras apareció un joven trajeado vestido con una chaqueta oscura, pantalones del mismo color con una camisa blanca debajo y lo que parecía ser un chaleco gris oscuro como el traje, con guantes blancos y con un sombrero de copa apareció de las sombras.

-¡Hola! ¡Espero que el aterrizaje no haya sido muy fuerte!.

-¿Quién eres?- preguntó Melissa

- ¡Oh que maleducado soy!. Mi nombre es Johan .

-¿Me estás diciendo que tú has controlado el avión?

-Exactamente con mí poder. Por cierto he venido por la llave que tienes atada en tu cuello.

Brenda era de piel blanca y ojos marrones, de estatura normal, tenía los ojos marrones y estaba preparándose para atacar al joven.

-¿Quién te crees que eres para hablarle a la líder de Usa así?. Te haré que muestres respeto

- ¡Vamos te espero!

Brenda se lanzó contra el joven pero antes que llegará a golpearle él se movió con una velocidad asombrosa y atravesó son su mano el cuerpo de la vampiresa y esta comenzó a convertirse en polvo.

-¡Creo que me he extralimitado!. Me hubiera gustado divertirme un poco más. ¡Mi culpa!

La mujer empujó a Susana y con una rapidez fuera de la normal el joven se puso al lado de Melissa.

-¿Por qué tiemblas?. ¡Dame las llaves!

Asustada empezó a dar pasos hacia atrás, el terror se había metido en ella ni siquiera había podido seguirlo, sentía una presión en el pecho.

-¿Quién eres?

- Ya te lo he dicho soy Johan pero igual me conoces más con mi otro sobrenombre "El diablo sangriento"

El terror de Melissa fue en aumento hasta convertirse en pavor ese chico que estaba delante de ella era "El diablo sangriento" un ser abominable que acabó con cuatro de "los Antiguos" anteriores. Además formaba parte de "los Excluidos" los 10 vampiros más terribles de la historia.

-¡Vaya, vaya! ¿Así que con ese nombre sí que me reconoces?.

- ¡Maldita sea!

- Lo diré de nuevo ¡dame la llave que tienes en tu cuello!. Si nos tendré que acabar contigo.

-¿Para qué quieres la llave?.

- ¡Qué pregunta! Voy a por Neo . ¡Es la última vez que te aviso dame la llave!

Melissa ordenó a Susana que huyera de allí, y la chica comenzó a correr lo más rápido que pudo huyendo de allí con toda la velocidad de vampiresa que tenía entonces escuchó un gritó atronador que sonó por todo el lugar por el eco. Susana sabía que ese grito era de la líder de Estados Unidos.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

2
#13

PELIGRO (CAPÍTULO 13)

Johan estaba fumando un cigarrillo mirando las estrellas al lado de la salida de emergencia de un restaurante. Antes que se terminará el cigarro apareció un hombre de color alto y de aspecto imponente, vestido de cuero al fondo se veían docenas de cuerpos muertos.

-¿Ya te encuentras mejor Neo?- preguntó el joven trajeado.

- ¡Mucho mejor!.

- No te ves mal con esas ropas. Después de todo las tuyas estaban casi rotas.

-¿Así visten en el siglo XXI?- mientras se miraba la ropa.

- ¡Prefieres un traje como el que llevo yo?

-No. Así está bien. ¡Vámonos!.

Los dos comenzaron a saltar de casa en casa hasta estar lejos de donde Neo había matado a la gente.

-¡Para!- Ordenó el hombre imponente

-¿Qué ocurre?- contestó Johan

- Ya estamos lo suficientemente lejos. ¿Qué ha ocurrido durante todo este tiempo?.

- Todos los miembros de "los Exiliados" murieron solo quedamos tú y yo.

-¿Y Sonia?

-¡Murió también!. Por cierto tú sobrina ha sido muy fácil de vencer.

- Mi hermano era el fuerte, ella solo heredó por el nombre. ¿Qué más ha pasado?.

- Los vampiros han hecho un trato con los humanos y con los brujas/os de no agresión. Pero ha aparecido un grupo llamado "El Ojo" que no está de acuerdo con ello son brujos de artes oscuras.

-¡Interesante!

- Lo interesante viene ahora, parece que hay algo llamado el Ojo de Ra que puede dar un poder incalculable y seguramente daría la victoria a cualquier raza que lo tuviera.

-¡Si los brujos del Ojo lo consiguieran ellos serían los amos!. ¿Cómo te has enterado?

- Tengo un infiltrado dentro.

- Me imagino que le has prometido convertirlo ¿no?.

-Así es.

Johan también avisó que un grupo de humanos también lo buscaban y que estaban creando seres muy fuertes para enfrentarse.

-¿Seres fuertes eso me gusta?- dijo sonriente Neo

-También están varios líderes que también serán un obstáculo.

-¡Es mucha gente!.

-¡No te preocupes entre ellos tenemos aliados!. Además he vuelto a crear "Los Exiliados" con nuevos integrantes y alguno de ellos son más fuertes que los anteriores.

- ¡Perfecto!

La luna llena que estaba presidiendo toda la escena desapareció en el mismo instante que Johan terminó su explicación y unas nubes negras inundaron el cielo como si fuera alguna especie de mal presagio.

En otro lugar Elena y Bárbara ya hacía un día que habían salido de Nueva Orleans, las dos brujas realizaron un hechizo de localización para saber dónde estaba el brazalete mágico. Estaban cansadas porque llevaban muchas horas en el coche pasarían la noche en un pequeño pueblo donde había un brujo conocido. Entraron al pueblo y escucharon disparos y gritos de la gente.

Las dos chicas que apenas se habían dirigido palabra se miraron al notar la presencia de un vampiro. Bárbara salió disparada y Elena le siguió las dos corrieron lo más rápido que pudieron, las dos respiraban entre cortadas por el esfuerzo, en ese instante vieron a un joven absorbiendo la sangre de un hombre.

-¡Tú vampiro!- Gritó al chico que estaba girado de espaldas

-¿Se puede saber qué haces?- protestó airadamente Elena por alertarle cuando habría sido más fácil acabar con él de improviso.

El vampiro tiró al suelo como si fuera una cosa inservible al hombre cuando le había arrebatado toda la vida, y se giró.

-¡Maldito! ¡señor Landon!- la joven estaba sorprendida ya que el hombre que el vampiro que acababa de arrojar era conocido de ella.

-¿Tú?- Elena lo reconoció inmediatamente

- ¿Lo conoces?- preguntó Bárbara

- ¡No me lo puedo creer!.- mientras mostraba que era conocido por ella.

- ¿Yo te derroté?

- ¡No me digas!. Has crecido pero tú olor es el mismo. ¡Bruja! tengo malas noticias para ti. ¡He vuelto!

- ¿Quién es?

- ¡Es Gabriel!

El chico comenzó acercarse lentamente estaba cubierto de sangre probablemente de sus víctimas.

-¡No esperaba encontrarte aquí!. De hecho estaba tras el rastro de mí hermana.

- ¿Susana?

- Paré a dar un mordisco debido a que desde que me disecaste, tengo un ansia tremenda, es decir que tú has provocado estas muertes de inocentes

- ¿Cómo?

- ¡Me da igual quien seas!. ¡Vas a pagar lo que has hecho!. ¡Voy acabar contigo!- cortó enfurecida Bárbara

- Veo que te has traído una amiga. Creo que hoy es mi día de suerte mataré a las dos niñatas que me encerraron. Primero tú y luego mi hermana.

Las pupilas de Gabriel cambiaron y sus ojos estaban inyectados en sangre, los colmillos habían crecido y sus uñas también se lanzó contra las dos chicas que estaban preparadas para defenderse.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

2
#14

PESADILLA (CAPITULO 14)

-El vampiro se lanzó contra Bárbara ella empezó a recitar unas palabras un extraño idioma y un gran viento hizo aparición dos casas que habían cerca caían derrumbadas ante la fuerza del aire pero Gabriel estaba aguantando.

Elena quiso ayudarla pero la otra bruja le lanzó una mirada terrible al ver que la española quería inmiscuirse.

-¡Es mío!

- ¡No sabes lo peligroso que es! – le dijo bastante preocupada

- ¡No te acerques! ¿Está claro?

El vampiro aun con ese enorme viento fue disparado contra la bruja, esta contraatacó con otro hechizo esta vez de la tierra salió fuego, Gabriel cayó al suelo. Bárbara se giró para hablar con Elena.

-¿Has visto?. No ha sido tan difícil

- ¡Cuidado! ¡No le des la espalda!

Gabriel aprovechó la distracción y se impulsó contra ella directo a matarla clavándole las uñas que parecían cuchillos y cuando estaba apunto de clavárselas Elena dio un salto se puso delante de él y su mano se iluminó se la acercó al pecho y el vampiro salió despedido varios metros lejos de ellas cayendo al suelo.

-¿De un solo golpe?- pensó la chica de Nueva Orleans

- Siento haberme metido pero te habría matado.

El no muerto estaba en el suelo escupiendo sangre. De solo un golpe le había derrotado no podía moverse. Él había perdido estaba totalmente enfurecido había perdido poder o quizás después de tanto tiempo tenía sus capacidades dormidas. Elena se acercó al vampiro que yacía en el suelo.

-¡Vamos bruja acaba conmigo!- gritaba un Gabriel totalmente poseído por la rabia.

La chica se agachó puso otra vez su mano en el pecho del chico y el cuerpo de Gabriel comenzó a iluminarse. Él cerró los ojos al sentir que ese era su final. Después los abrió y vio que no estaba muerto, no solo eso sino que sus heridas se habían curado.

-¿Qué has hecho?. ¿No me has matado y me has curado?. ¡Estúpida!. – empezó a reírse de ella pero la chica le dio la espalda.

Bárbara asistía a todo eso sin mediar palabra, había quedado muy tocada al ver la diferencia que había entre ellas. Se fijó que Elena había cometido el mismo fallo que ella darle la espalda.

El chico la atacó por la espalda pero en ese mismo instante empezó a gritar de dolor y cogerse de la cabeza.

-¿Qué me pasa?- gritaba mientras se retorcía de dolor

- Matarte habría sido demasiado sencillo. ¡Quiero que sufras! ¡Por eso te he vinculado a mí!.

- ¿De qué hablas?

- ¡Ahora sí que sufrirás!.¡Tendrás que protegernos y ayudarnos!

-¿Cómo dices? ¿Una especie de esclavo?- si antes estaba enrabietado ahora los ojos casi le salían de sus órbitas.

- Si quieres tomártelo así.

- ¿Me estás tomando el pelo?- mientras apretaba sus puños enfurecido apretando con tanta fuerza que se hizo hasta varios cortes donde corría sangre.

- ¡Ya has visto cuando has intentado atacarme!

- ¡Zorra!. ¿Cómo te atreves?.

Estuvo unos segundos pensando y se alejó de Elena y Bárbara para marcharse de allí pero el dolor volvió.

-¡Ya te lo dije tienes que estar cerca de donde yo esté o el dolor no se irá!

- ¡Te aseguró que cuando pueda voy a despedazarte!. ¿Me oyes?

- ¡Muy bien! ¡Pero por ahora harás lo que yo diga!- Elena sonrió burlonamente

Bárbara también estaba molesta no podía dejar que ella le superara por nada del mundo, tenía que hacerse más poderosa para poder demostrarle que era superior a ella.

Al mismo tiempo Susana había conseguido huir del lugar había acabado desorientada en medio de una carretera interestatal como apareció de improviso una camioneta azul la atropelló. Alertados los 5 ocupantes del vehículo dos chicas y 3 chicos.

En el suelo la vampiresa notó un olor familiar y se levantó vio que uno de ellos era su antiguo amor Lucas. Había crecido era un chico de 27 años pelo muy corto, ojos marrones, de estatura mediana, delgado pero atlético, vestía con ropa militar al igual que los otros 4 acompañantes.

El enseguida la reconoció apartó a sus compañeros y se puso delante observando a la vampiresa.

-¡Hola Lucas! ¡me alegro que esté bien!- recordó los años en Delania.

En ese instante la joven sintió una sensación de peligro y saltó en ese mismo instante se dio cuenta que el chico le había atacado con el puño y que había destrozado un trozo de carretera.

-¡Voy a matarte chupasangres!

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

2

2
anamar26
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 1 año

Realmente es una historia con mucha intriga.


#15

ODIO (CAPíTULO 15)

Lucas miraba con odio a Susana que no entendía que ocurría, ella se había alegrado de verlo visto, pero en cambio estaba enfurecido.

-¿Lucas?

- ¡No os entrometáis es mía!

Las dos chicas que le acompañaban una morena y otra rubia asintieron, mientras el hombre con aspecto de complexión fuerte se apartó, el otro chico de pelo castaño también aceptó. Susana veía que no podía razonar con él además era una carretera donde pasaba bastante gente con sus vehículos y era gente inocente no quería que sufrieran daño.

Así que se movió a gran velocidad sabía que él la seguiría estaba demasiado obzecado en enfrentarse contra ella. Y tal como pensaba Lucas le siguió, los dos tenían una velocidad excepcional aunque Susana utilizaba una velocidad inhumana, el humano le seguía de muy cerca.

Cuando vio que ya no había gente a la que pudiesen dañar pararon en un bosque lleno de árboles, donde las estrellas iluminaban el cielo claro y limpio

-¡Voy a matarte vampiro!

- ¿Qué te he ha ocurrido?

- ¿No te acuerdas que te salvé?.

- ¡Mi padre y mi madre fueron convertidos en vampiros y yo mismo tuve que acabar con su vida!

Lucas la miraba y aun recordaba a la chica que le ayudaba en el instituto, pasaban mucho tiempo juntos, que hasta se enamoró, que besó. Tenía una lucha interna porque después de todo alguien como ella era quien había transformado a sus padres.

Susana también veía al chico que se enamoró hace 17 años había cambiado pero aún tenía esa mirada que la volvía loca.

El chico siguió rememorando momentos y recordó que después de lo sucedido en Delania estuvo unos meses en una vieja iglesia donde la hermana Carmela cuidaba de niños y jóvenes que no tenían padres y estaban solos en el mundo.

Era una persona agradable y buena que siempre cuidaba a los desfavorecidos. Un día un grupo de vampiros apareció y la mató. Él se había ido con otro chico de su edad a pescar ya que era el cumpleaños de una de las niñas cuando llego encontró que todos los niños estaban casi muertos tenían señales de sus mordiscos en su cuello, brazos y piernas.

Uno de los pequeños les explicó a él y al otro chico que unos diablos habían atacado la iglesia parecían humanos pero sus ojos cambiaban de color hasta convertirse en rojos color sangre y después murió.

Los dos adolescentes se ocuparon de clavar estacas en todos los cuerpos excepto el de la hermana que directamente habían seccionado su cabeza del cuerpo sin morderla. Lucas subió a su habitación para ver si los papeles que Jeffries el militar le entregó aún estaban.

Después de mirar debajo de la cama allí estaba su mochila con los documentos en su interior, poco después bajo. Él y el otro chico que era inglés decidieron marcharse a Estados Unidos a la dirección que había apuntada en una de las hojas.

Así que eso hicieron, conocieron a un superior de Jeffries y les entrenó como militares, estaban decididos acabar con los vampiros costase lo que costase.

Lucas volvió a la realidad miró a Susana con los ojos abiertos y llenos de rabia.

-¡Los vampiros sois el mal!. ¡Voy a destruiros!. ¡Me da igual que cara tengaís!

-¡Estas equivocado!. Yo no haría daño a nadie.

- ¡No me engañaras con esa apariencia!.

Lucas salió disparado con una velocidad prodigiosa como si fuera un vampiro pero Susana paró el golpe con su mano.

-¡No voy a luchar!- dijo Susana

-¡Peor para ti!- gritó enfurecido y con el brazo izquierdo golpeó con gran furia a la joven vampiresa que salió dispara contra unos árboles cercanos.

En ese instante aparecieron los 4 compañeros de Lucas. Las dos chicas, el chico joven más o menos de la edad del español y otro hombre de color, fuerte, alto que no tenía ningún pelo en su cabeza, tenía una barba oscura pero bien perfilada parecía el líder del grupo tenía un aura especial.

Los 4 miembros observaban sin meterse en el pelea, la chica de pelo dorado y ojos azules, miraba hacia al fondo donde la vampiresa se levantaba.

-¡No quiero hacerte daño!- dijo la vampiresa

- ¡Vas a morir!- gritó el joven mientras sacaba de detrás de su cintura una estaca de madera, y velozmente la atacó directo a clavársela.

Pero la chica paró intento de asesinato, moviéndose velozmente y rompiendo con solo la fuerza de su mano el objeto asesino que sujetaba el humano. Lucas se sorprendió de lo fuerte que era la vampiresa intentó golpearla pero esta esquivó el ataque y fue él quien recibió un rodillazo en el estómago que lo hizo caer en el suelo dolorido. Uno de los acompañantes un chico de pelo negro, ojos marrones, delgado y de complexión normal intentó meterse en la pelea.

-¡Lucas!

- ¡No te metas Jason!- al mismo tiempo que hablaba con su compañero se levantaba.

- ¡Para Lucas!- le dijo la vampiresa.

- ¡Voy acabar con todos vosotros!- gritó el humano

En ese instante apareció un helicóptero militar en su interior habían varios hombres entre ellos Águila y Vincent el hermano de Leo.

-¡Os hemos encontrado fugitivos!- dijo el Águila contento

CONTINUARÁ

Próximo episodio capitulo especial sobre Lucas relacionado con todo lo que ha tenido que pasar estos 17 años .¡Espero que os guste!

Hace más de 1 año

0

1
#16

CAPÍTULO ESPECIAL: LUCAS

Lucas era un joven normal y corriente un adolescente de los muchos que habían en el mundo vivía en Delania un pueblo a las orillas del mar mediterráneo vivía con su padre y su madre como cualquier chico de su edad.

Estaba enamorado de una chica de su instituto su nombre era Susana, habían sido amigos desde hacía un tiempo. Un dia su hermano mayor apareció después de resolver un caso de un asesino serial y las cosas se volvieron extrañas en el pueblo: asesinatos, gente nueva apareciendo por el pueblo.

Luego se enteró que todo estaba causado por vampiros, una noche fatídica esos monstruos atacaron el pueblo arrasándolo todo, uno de ellos se alimentó de sus padres. La chica que él quería se reveló como vampiresa se enfrentó a la otra bestia y salió huyendo de allí.

Encontró a un hombre que era militar llamado Jeffries le habló de todo lo relacionado a los no muertos, él se convirtió en un cazador. Poco después tuvo que acabar con su propia madre y cuando su padre estaba a punto de matarlo el asesino de vampiros le salvó y le comentó que ahora podía enfrentarse a cualquier chupasangre debido a que había tomado una sustancia que podía hacerlo un superhombre.

Le dio instrucciones de ir a una cabaña y esperarle hasta que se hiciera de día y sino volvía cogiera los ficheros que habían allí y llevárselos a Harry un viejo amigo del militar.

Los rayos del sol comenzaron a salir y al ver que Jeffries no había vuelto, salió sin rumbo, en ese momento sabía que había muerto, incluido su hermano mayor. El miedo y el terror entraron dentro de él dio y empezó andar y andar hasta que agotado cayó en el suelo derrotado.

Cuando se despertó estaba en una cama y habían varios niños rodeándole, entonces una mujer mayor apareció estaba vestida de monja era una señor mayor con la piel arrugada, ojos marrones claro y una sonrisa tan espontanea como la de un ángel que le traía un poco de sopa.

Le explicó que ese era el hogar de los niños y jóvenes sin hogar que no tenían ni padre ni madre. Al preguntarle que había sucedido mintió porque pensó que nadie le creería así que creo una historia ficticia.

Estuvo meses allí, había vuelto a sonreír incluso había hecho un gran amigo era de procedencia inglesa tenía su misma edad, su padre era inglés y su madre española, eran una familia de clase alta, sus padres murieron de enfermedad, sus tíos le manipularon y consiguieron quedarse con la fortuna, y nadie quiso hacerse cargo de él porque también fue dando tumbos hasta parar a esa iglesia.

Entre los dos forjaron una gran amistad, llegando a ser inseparables. Un día los dos se marchaban a pescar como solían hacer en un rio cercano querían hacer un gran banquete ya que era el cumpleaños de la hermana Carmela.

Todos los niños ese día habían creado una especie de pin amarillo haciendo manualidades, ellos traerían un gran número de pescados para esa noche, y cuando se marchaban vieron un niño de 11 años más o menos tenía la piel blanca, no muy alto, ojos negros, pelo corto las miradas se cruzaron.

Sintió algo raro en él pero pensó que era como los otros niños que aparecían cada día solos y desamparados. Pescaron durante toda la tarde y cuando llegaron a la Iglesia encontraron a casi todos los niños muertos excepto uno que en su último aliento les explicó de un grupo de demonios con aspecto humano mataron a todos y que el niño que apareció era uno de ellos, y que no mordieron a la hermana Carmela.

Segundos después de decir eso el pequeño murió, Jason estaba aterrorizado tenía los ojos abiertos como si se le fueran a saltar de las órbitas. Lucas se acercó un poco más, observó el cuerpo de la mujer y la cabeza en otro lugar ya no tenía el pin de que los niños le habían hecho.

Subió las escaleras para ver si estaban los documentos en su mochila, estaban bajo de la cama bajó las escaleras y encontró a su compañero inglés arrodillado encima de un gran charco de sangre llorando. Lucas le explicó lo sucedido y le enseñó los ficheros con información clasificada, en una de las hojas había una dirección en Estados Unidos.

Los dos decidieron ir a Estados Unidos cogieron algunas joyas que habían en la casa, no les gustaba pero si nos no podría llegar a ningún lado. Fueron a un sitio donde compraban joyas y oro y se sacaron algunos billetes lo suficiente para llegar a Usa.

Los dos llegaron a Estados Unidos finalmente llegaron a la dirección que ponía en unas de sus hojas. Allí un hombre con el pelo entre rubio y castaño les abrió la puerta ellos le dieron los papeles y le explicaron todo lo que había sucedido.

Este hombre fue amigo de Jeffries su nombre era Harry era un ex militar que había visto ver gente morir en las guerras por esos seres infernales y estaba preparando a otro chicos, chicas y hombres para enfrentarse a ellos.

Los entrenó a ellos y a cien hombres más tenía una mansión donde preparaba a los que serían cazadores, durante 13 años acabaron con esos monstruos, lamentablemente uno de los cazadores se hizo un espía de los vampiros porque que quería convertirse. Cuando lo supieron era demasiado tarde esos monstruos aparecieron atacando y matando a todos.

Solo quedaron 5 dos chicas y tres chicos ellos consiguieron matar a los vampiros incluido el humano que les traicionó. Harry quemó los papeles de los informes porque pensaba que jugar con eso era demasiado peligroso, lo que no sabía es que Lucas hizo fotocopias antes de entregárselas.

Lucas explicó a sus compañeros que siendo como eran jamás podrían destruir a los vampiros así que fue al ejército con esos planos, estos se pusieron muy contentos porque pensaban que habían perdido la fórmula para siempre.

Ellos fueron los primeros conejillos de indias en el experimento, se volvieron más fuertes que un humano normal y corriente, más rápidos además los efectos ya no eran temporales como le ocurrió a Jeffries.

Ahora serían siempre así, contentos con los resultados empezaron a crear otros supersoldados. Un día después de una misión los 5 escucharon la conversación del jefe militar y un joven de pelo castaño, ojos verdes tirando azules, delgado, de estatura normal su nombre era Adam porque lo escucharon.

Era el líder de la CIA y ocuparía su lugar, era el jefe encubierto de los experimentos de los supersoldados y su objetivo no era solo acabar con los vampiros sino hacerse el amo del mundo.

Al escucharlo intentaron entrar y acabar con ellos pero enseguida aparecieron un gran grupo de soldados y los encerraron en las capsulas. Después de ese enfrentamiento Adam decidió que los soldados serían controlados y no tendrían raciocinio.

Unos días después explotó la base donde estaban secuestrados y pudieron salir antes que fueran controlados.

FIN DEL ESPECIAL

¡Espero que os haya gustado!.

Hace más de 1 año

0

1
#17

INTUICIÓN (CAPÍTULO 16)

Todos miraron hacia arriba había un helicóptero militar de color verde oscuro estaba descendiendo, entonces bajaron solamente dos hombres Águila, Vincent el hermano de Leo y siete hombres más de un salto.

-¡Se acabó el juego!. Vendréis con nosotros sin rechistar

Los otros cuatro compañeros de Lucas se estaban preparando para luchar, sobretodo el mas mayor que apretaba sus puños con las manos con el consiguiente ruido del hueso, mientras sonreía.

Las dos chicas también se estaban preparando para golpearse contra ellos, Jason el amigo del español también tenía los puños en posición de atacar.

¡Traédmelos!- ordenó Águila

Entonces dos hombres fueron a por el hombre de color, mientras el hermano de Leo estaba con los brazos cruzados observándolo todo. Susana vio que era el momento para huir había demasiados hombres fuertes quizás podría con 4 pero con tantos era imposible, vio que Lucas estaba distraído y intentó huir de ahí pero Vincent le cortó el paso.

-¡No he podido ni seguirlo!, ¿Quién es este tipo?- se preguntaba bastante asustada Susana

Elena, Bárbara y Gabriel después de lo sucedido se marcharon del pueblo el vampiro no dijo ni una sola palabra además de poner cara de pocos amigos. Sin poder descansar fueron con el coche rojo unos 50 km más estaban agotados así que pararon en un bosque y quedaron en pasar la noche allí.

-¡Ves a por leña!- le ordenó a Gabriel

- ¿Cómo dices?- contestó mirando a la chica

- ¡Ya me has oído!

- ¿Quién te crees que soy?. ¿Tú esclavo?

La joven levantó la mano y el chico cayó al suelo cogiéndose la cabeza de dolor.

-¡De acuerdo iré!. ¡Te aseguro que cuando pueda vas a pagármelas!

- ¡Vale ves!- mientras sonreía

Bárbara sonreía falsamente la verdad es que la odiaba igual o más que el vampiro, no entendía como esa chica era más poderosa que ella. Siempre había sido la número 1 en todo y no aguantaba que una chica llegada de un pueblecito de un país como España fuera mejor que una familiar de las dos brujas mejores brujas de su generación.

El chico de ojos marrones penetrantes llegó con varios trozos de madera, perfectamente tallados seguramente por su propia fuerza. Bárbara dijo unas palabras extrañas y la madera empezó a encenderse por el hechizo de fuego.

Las dos chicas se sentaron y pusieron sus espaldas detrás del coche rojo marca wolswagen, mientras el vampiro se alejó un poco y se encaramó encima de un árbol. No quiso cenar con las chicas y tampoco se fue muy lejos de donde estaban porque después de todo sabía que si se alejaba mucho volvería a sentir ese dolor.

Ellas cenaron y estaban tan agotadas que se durmieron, igualmente Gabriel se durmió también. Era un lugar hermoso se escuchaba el sonido de algunos búhos, y también el sonido de algún insecto.

Pero las estrellas y la luna resplandeciente le daban al lugar una forma casi de paraíso terrenal como el de Adán y Eva. A mitad de noche el vampiro se despertó escuchó algún ruido y bajó de un salto al árbol se fijó que Elena no estaba durmiendo y se dirigió al lugar donde escuchaba esos sonidos.

Vio a Elena llorando acurrucada en el suelo, hablaba con su abuela fallecida. Se escondió mientras la miraba, en ese instante hizo un ruido y la chica se giró y fue a ver si había alguien. Gabriel rápidamente con su velocidad se encaramó otra vez en el árbol.

La chica se acercó a ver si alguien se había despertado, el joven se hizo el dormido y ella volvió a ponerse en el mismo lugar donde antes estaba descansando hasta que se durmió. Gabriel no sabía porque pero por primera vez había sentido remordimientos.

-¿Qué me está pasando? ¿Qué es esta sensación? ¿Por qué me he comportado como un adolescente?- se preguntaba él mismo contrariado, estuvo un rato pensando en lo que le estaba ocurriendo pero el cansancio pudo más que él acabó en el mundo de los sueños.

En su sueño parecía su familia viviendo con él en un bonito chalet rodeado de rosas rojas, su hermana y su hermano pequeño estaban jugando mientras su madre preparaba una deliciosa comida. Entonces aparecía Elena que era su prometida.

Entonces el escenario cambiaba y se encontraba viéndose a él mismo en Delania sujetando a la abuela de la chica estaba a punto de romperle el cuello, y otro Gabriel intentando evitarlo pero lamentablemente tenía el mismo final que en la realidad.

Elena lloraba y el otro Gabriel gritaba de rabia al no poder detenerlo. Y en ese instante se despertó alertado, miró que estaba encima del árbol y también observó a las dos brujas durmiendo.

-¿Qué me está pasando?. ¡Maldita sea!. ¡Yo no tengo remordimientos!.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#18

CAOS (CAPITULO 17)

Susana intentó golpear a Vincent pero este paró el golpe y la lanzó contra un conjunto de árboles, pero pudo impulsarse con las piernas y volver al suelo. Lucas no podía creerlo ese chico había evitado el golpe y había lanzado a la vampiresa, que tanto le había costado a él.

Estaba claro que ese chico había recibido algún tipo de modificación era realmente fuerte, mucho más que ninguno de ellos.

Sus compañeros se estaban zafando fácilmente de los hombres que les atacaban, las dos chicas estaban ganando fácilmente a sus perseguidores, y para el líder el hombre más mayor también eran rivales asequibles.

Águila no se inmuto al ver perder a los hombres pues sabía que Vincent era extremadamente fuerte.

-¡Lucas! ¡sé que odias a los vampiros! Pero si no nos unimos nos matará- dijo la joven vampiresa.

- ¡Maldita sea! ¡De acuerdo!- estaba enrabietado porque odiaba a los no muertos.

Los dos jóvenes atacaron por sendos costados pero lamentablemente el hermano de Leo paró nuevamente los golpes, los cogió y chocó sus cabezas una contra otra, y después los lanzó varios metros hasta caer en el suelo.

-¡Es una bestia! - mientras goteaba sangre de la cabeza del chico

- ¡Incluso con el entrenamiento de Ana!. ¡Es muy muy fuerte!.

Entonces se escuchó una voz cercana de un hombre. Habían dos sombras encima de una de las ramas, en pocos segundos se revelaron eran Neo y Johan.

- Has dicho que era fuerte. ¿Eres fuerte?- Neo preguntó

- ¡Eres incorregible!. – suspiró el joven trajeado.

- ¡Vamos deja que me divierta!. He pasado mucho tiempo encerrado.

Susana lo reconoció enseguida era el que había matado a la líder de Estados Unidos, y el otro hombre de aspecto fuerte y imponente si le acompañaba seguro que era igual o peor que él.

-He preguntado si eres fuerte. ¡Humano! – el vampiro ando paso a paso hasta llegar a ponerse delante de Vincent.

Todos estaban sorprendidos ante la aparición de esos dos. Adler no sabía muy bien que hacer no entraba en sus planes que dos vampiros aparecieran porque estaba claro que el aura que tenían no era de un ser normal y corriente.

-¡84053 acaba con él!

El hermano de Leo se lanzó contra el hombre intentando darle un puñetazo pero este paró golpe, hizo una especie de llave y lo golpeó contra el suelo haciendo un gran agujero.

-¿Quién son estos tipos?- Se preguntaba Lucas

Pero Vincent salió de él y volvió a poner sus pies en tierra firme.

-¡No está mal humano!

- ¡Oye! ¿y qué hago yo?- preguntó a Johan que estaba a cierta distancia.

- ¡No me interrumpas!. ¡Yo que sé! Diviértete con esos de allí.

Johan se movió rápidamente a una velocidad increíble matando a los soldados en cuestión de segundos. Susana apenas había visto como habían muerto, solo un momento que había parpadeado y estaban totalmente acabados.

-¡Tenemos que irnos!- dijo Susana

- ¿Cómo dices?

- ¡Ese tipo de ahí es un monstruo!. Acabó con la líder de los vampiros de Usa en cuestión de segundos.

- ¡No pienso dejarlos son mí familia!

Mientras Neo recibió un golpe que le hizo morder la tierra, en lugar de estar enfadado comenzó a sonreír.

-¡Fantástico!. Y pensar que nos dirigíamos a otro sitio. ¡Hacía mucho tiempo que nadie conseguía tirarme al suelo!. ¡Que divertido!

El imponente vampiro se lanzó contra el supersoldado y empezó a golpearle muy fuerte en el pecho mientras sonreía. Adler estaba asustado, estaba pensando en huir esos dos eran unos seres increíbles.

Johan se quitó el sombrero y lo dejó en el suelo, mientras paso a paso se acercaba a ellos.

-¡Vamos a jugar un poco!. ¿Os parece?

- ¡Chicos ataquémoslo entre los cinco! ¿Me oís?- dijo el hombre más mayor de los cinco. Lucas se había incorporado al equipo.

Susana estaba tan aterrada viendo todo lo que estaba a su alrededor que no podía ni moverse, sentía la misma sensación que había tenido con Melissa. Los supersoldados le atacaron entre los cinco al mismo instante pero se movía a tal velocidad que evitaba cualquier golpe.

-¡Espero que tengáis algo mejor!- dijo burlonamente el vampiro

- ¡Es extremadamente rápido!- exclamó la chica del pelo negro, mientras se quitaba el mechon de la cara para poder ver bien.

Nuevamente los cinco atacaron esta vez sacaron sus estacas, pero el resultado fue el mismo no consiguieron ni siquiera rozarle.Estaban increíblemente impresionados nunca en la vida habían visto un chupasangres tan superior, quizás era uno de "Los Antiguos" o quizás era uno de esos que les explicó Henry una vez "Los Excluidos" seres tan terribles que eran un peligro para los propios vampiros.

-¡Que aburrido!- mientras bostezaba y se ponía la mano en la boca para tapársela.

- ¡Ese cabrón se está burlando de nosotros!

- ¡Los soldados sois tan divertidos! ¡Siempre con el honor!. Por eso me gusta mataros

Los cinco fueron contra él pero este volvió a utilizar su rapidez y esta vez fue contra el líder del grupo y la chica de pelo rubio. Con el codo les golpeo en el mismo lado donde estaba el corazón a los dos y cayeron al suelo sin vida.

Lucas se acercó a los cuerpos de sus compañeros se dio cuenta que estaban muertos no respiraban.

-¡Tranquilo voy a mandaros a todos con ellos!- mientras mostraba una sonrisa maléfica y lucía como un auténtico diablo.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#19

EN EL PRECIPICIO DE LA DERROTA (CAPÍTULO 18)

Lucas recordaba los momentos y las imágenes de alegría de sus compañeros cuando terminaban una misión, y se marchaban a tomar una cerveza. Kimberly diciendo que sentía algo por Jason, detrás del coche antes que pasara todo eso.

Dale salvando sus vidas más de una vez en sus misiones, y siendo un hermano mayor para él, ayudándolo en momentos duros como el aniversario de la muerte de sus padres. O como cuidaba de que todos se sintieran que estuviesen en una familia.

Mientras miraba sus cuerpos inertes, sin vida y sin la sonrisa que caracterizaba a los dos, tenían los ojos abiertos. Él se los cerró mientras se lamentaba de sus muertes.

- ¡Tranquilo voy a mandaros a todos con ellos!- dijo burlonamente Johan

Loco de ira el joven se lanzó contra el vampiro solo con una estaca como arma mientras le atacaba con todo el odio que podía tener pero lamentablemente no era suficiente para ni siquiera acercarse lo suficiente para clavárselo al enemigo en el corazón.

Lucas estaba fuera de si atacaba sin ningún plan, solo movido por la furia. Entonces ese ser maligno con su velocidad se puso detrás del chico, le agarró el brazo y se lo giró con fuerza que se escuchó el hueso romperse.

El soldado cayó al suelo dolorido, su brazo estaba roto. Johan se reía mientras se acercaba poco a poco hacía donde estaba el joven. Jason y Brenda fueron a evitar que "el diablo sangriento" acabara con su vida, pero de un solo golpe se quitó encima al otro chico.

Mientras la joven de ojos negros, no le atacaba si no que empujó al español ya que el vampiro sujetaba la estaca que le había robado y este la había lanzado ella se puso delante y recibió el terrible trozo de madera que la atravesó el hombro y la impulsó contra una gran roca cercana donde la chica se quedó clavada.

-¡Vaya ella se ha puesto delante!. ¡Es muy heroico!

- ¡Maldito cabrón!- enfurecido volvió a levantarse el chico que tenía roto su brazo izquierdo, al que el dolor no le hacía cejar en su empeño de matar al enemigo.

El vampiro se quitó uno de sus guantes y sus uñas crecieron como cuchillas, mientras las movía divirtiéndose, el joven no se dio cuenta que su enemigo se había quitado un guante y tenía armas en sus manos porque el brazo derecho lo tenía escondido detrás de la espalda.

Una vez más el joven intentó clavarle una de las estacas que había cogido de sus compañeros muertos y intentó clavársela con la única mano que le quedaba. Pero Johan cogió la estaca con la mano donde aún tenía su guante blanco.

-¿Ya está?- preguntó mirándole a los ojos

- ¡Mierda!

En ese instante sacó la mano y empezó a cortar, primero le dio en su ojo izquierdo, luego le hirió en todas las partes del cuerpo: piernas, brazos, torso. Y cuando estaba dispuesto a darle la estocada final él desapareció.

-¿Por qué te metes?- preguntó el vampiro mientras se giraba y veía que Susana había salvado a Lucas.

- ¡Eres un monstruo-contestó la hermana de Gabriel

-¡Por eso los vampiros hemos bajado tanto el nivel!. Ellos son nuestro ganado, son nuestra diversión. ¡No son igual que nosotros!. ¡Por culpa de gente como tú hemos llegado a esto!

Susana intentó golpear a Johan pero este le dio un tremendo rodillazo en el estómago que le hizo caer al suelo.

-¡Voy a dejarte con vida!.

- ¿De qué hablas?

- ¡Quiero que seas una espectadora de lujo para lo que próximamente sucederá!.

- ¿Cómo dices?

El monstruoso enemigo empezó a golpearla en todas las direcciones, le daba igual que fuera una mujer. Le estaba dando una autentica paliza.

Neo había vencido Vincent estaba herido, estaba lleno de moratones y su ropa estaba totalmente rasgada.

-¡Ha sido un buen calentamiento!

En el transcurso de la pelea uno de los golpes de su rival había roto el microchip que controlaba al hermano de Leo, por fin había vuelto a la normalidad. Adler (El Águila) había huido con el helicóptero al estar aterrorizado y ninguno de los vampiros había intentado evitarlo ya que lo consideraban poco divertido y débil.

-¡Te voy a dar un gran privilegio que solo unos elegidos han tenido!.¡Voy a dejarte vivir!. ¡Hazte más fuerte humano!. ¡Porque la próxima vez que nos encontremos te mataré!. – dijo el imponente no muerto mientras se ponía de nuevo su chaqueta de cuero que se había quitado cuando el combate se había puesto interesante.

Neo se acercó dónde estaba Johan y comenzó a hablarle.

-¡Vámonos!

- ¡Deja que acabé con ellos!

- ¡Termina ya!- se puso serio

Susana se había desmayado de la tremenda golpiza. Johan se acercó y cogió a un destrozado Lucas y mientras lo sujetaba por el cuello estaba a punto de explotarle la cabeza, se fijó que había una cascada cercana. Cosa que le agradó porque el traje era nuevo y no quería mancharse con "los sesos" de un estúpido.

Se movió con extremada rapidez y lo soltó dejando que la corriente lo llevara hasta abajo, para que se ahogara. Enseguida volvió donde estaba esperándolo el hombre imponente.

-¿Oye porque has dejado vivo a ese humano?.-preguntó Johan

- ¡Es divertido!. ¡Quiero que se haga más fuerte!. ¿Y tú esa traidora?- contestó y le recriminó

-¡Quiero que vea lo que está a punto de llegar!.

- ¿Nos vamos?

- ¡Un momento deja que termine una cosa!.

Unos minutos después Susana abrió los ojos y los enemigos ya no estaban, miró a Vincent que estaba apoyado contra un árbol sentado pero con vida, también se fijó que la chica de pelo largo y oscuro estaba clavada de brazos y piernas en señal de cruz y una última en su cabeza.

Se acercó al joven que estaba en el suelo, vio que tenía varios agujeros de colmillos en el cuello y también pudo sentir que estaba en transición o bebía sangre y se convertía o moriría.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#20

LA DECISIÓN (CAPÍTULO 19)

Susana no sabía qué hacer, o le daba sangre o pronto perecería. Miro a Vincent que estaba apoyado en el árbol. Se acercó al chico que estaba en el suelo, con lágrimas en sus ojos.

- Él me pregunto si quería morir y le dije que no tenía miedo a hacerlo. Entonces el maldito me mordió y me dijo que entonces haría algo mejor. Me mordió- se froto los ojos y empezaba a ver doble

Los vampiros podían absorber toda la sangre y matar a su víctima o lanzar una sustancia mientras mordían que servía para transformar a una persona.

La chica estaba en una encrucijada o le daba sangre y retornaba como no muerto o fallecerìa. Lucas no estaba y los sentimientos de un vampiro aumentaban al 100% en ese momento sus dudas, sus miedos, sus pensamientos enrarecidos se habían incrementado exponencialmente.

Se encontraba totalmente bloqueada pues si se convertía, seguramente le odiaría como ella lo hizo con su hermano por convertirla sin su aprobación. Notaba que la vida del chico se acababa a cada segundo. Cerró los ojos y recordó los gestos de complicidad con Lucas en su combate con el monstruo al que se habían enfrentado.

Estaba claro que eran amigos, y pensaba que ya que no había podido salvar a Lucas, salvaría a su amigo entonces la chica se movió a gran velocidad y le explicó en un corto periodo todo lo que había sucedido a Vincent el hermano de Leo.

Mientras Jason sentía muchísimo frío, sus piernas y sus brazos le pesaban. Las imágenes de su vida estaban pasando por su mente cosas buenas como: cuando jugaba con su hermana pequeña Jennifer o el extremo cuando sus padres descubrieron lo que de verdad era y fue apartado por ser para ellos un enfermo por su condición.

Los recuerdos de la pandilla : Dale, Kimberly, Brenda y por supuesto Lucas. No había podido hacer nada por salvarlos. Sentía que dejaba su vida terrenal, cuando algo mojó sus labios era un líquido que tenía un sabor exquisito.

Y enseguida sintió una nueva energía brotando dentro de él. El chico escuchaba sonidos abrió los ojos y escuchó un runrún cerca de él que le martilleaba el oído, era el sonido de un saltamontes saltando a uno de los numerosos árboles.

La vampiresa observó que Jason estaba teniendo convulsiones, y de repente abrió los ojos y de un salto se puso de pie.

-¿Qué me está ocurriendo?- preguntó el joven

- Tengo que decirte algo- contestó la chica

Susana le explicó lo que había tenido que hacer para poder salvarlo, ella le dijo que le enseñaría a poder controlar su nuevo estado.

-Él está vivo lo he podido percibir- le dijo ella

- ¿Seguro?- preguntó el joven

- Si, al principio no lo notaba. ¡Pero está vivo!

- Siento acabar con esta conversación tan animada, pero no puedo moverme- comentó Vincent

- Primero debemos descansar y curarnos, luego iremos en busca de Lucas.

Leo y Jessica habían llegado a una ciudad, allí descansarían y repostarían ya que el indicador de combustible brillaba desde hace un buen rato. Tomaron la primera calle a la dirección se estaban ayudando por el móvil que no estaba "hackeado" por la CIA para poder llegar.

En ese instante Jessica sintió una sensación extraña observó uno de los espejos y se dio cuenta que había un coche que les había estado persiguiendo desde hacía unos 10 minutos siempre lo suficientemente alejado entre dos o tres coches detrás para que no se fijaran en el .

-¡Creo que nos están siguiendo Leo!- comentó la chica

- ¡Maldita sea!- exclamo el chico

Ella se dio cuenta que lo que estaba ocurriendo era idéntico a su sueño, incluso el nombre de la calle era idéntico. Como si fuese una premoción surgieron dos sombras que tenian levantado su mano apenas podía distinguirlos.

El coche empezó a dar vueltas de campana sobre una redonda.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#21

PERDIDOS (CAPITULO 20)

Los dos se levantaron ilesos, excepto algún corte superficial en las mano ella y en la cara él.

-!Son los tipos esos que te comente!
- Tenemos que salir de aquí

Empezaron a escuchar unos pasos, el ex agente vio que tenían bultos sospechosos estaba claro que esos hombres querían encargarse de él.

Un hombre estaba acercando su mano al bulto, el chico disparo antes que pudiera sacar el arma hiriéndole en una de sus piernas.El otro sujeto también comenzó a balear con su arma pero Jessica paró la bala en el aire y se la devolvió dándole al que los perseguía en su brazo derecho cayendo inmediatamente al suelo.

Los dos comenzaron a correr por la ciudad, se metieron entre callejones llenos de pintadas y graffitis con frases y insultos españoles contra el gobierno. Después de todo hacia horas que habían pasado la frontera de Estados Unidos y ahora estaban en México.

Los dos estaban corriendo cuando de repente Leo se paró. Jessica se quedó extrañada y se fijó que había un gato negro que estaba cruzando donde ellos.

-Eres supersticioso?

- Me temo que si- contesto el chico poniéndose una mano detrás de la nuca mientras mostraba una sonrisa nerviosa

Hasta que el felino no se marcó no comenzaron a correr de nuevo, los dos se introdujeron más y más dentro de un laberinto de calles, de hierros oxidados y gente tirada por la calle.

Leo se había quedado casi sin municiones y conocía a un vendedor de armas con el que había hecho varias operaciones anteriores que estaba en México.Comenzaba a estar cansado porque aunque estaba entrenado para resistir cualquier situación adversa no había podido descansar ni un solo momento.

Con dos horas durmiera sería suficiente. La joven también comenzaba a sentirse mareada del cansancio, se dieron cuenta que había una especie de motel bastante cochambroso.

Pero estaban demasiado agotados para tener exquisiteces, intentarían al menos estar unas pocas horas para recobrar la vitalidad.Entraron y el recepcionista era un hombre sin pelo, con un pequeño bigote y gafas de los años 70, gordinflón y poco arreglado.

-¿Qué desean?- intentando ser formal aunque su aspecto indicara otra cosa

- ¡Queremos una habitación para descansar!- contestó Leo con un muy buen español aunque con un cierto acento americano.

Después de los trámites pertinentes subieron por las estrechas escaleras hacia arriba, si el aspecto del motel dejaba que desear por dentro por fuera era mucho peor. Finalmente abrieron la puerta 49.Ella se tiró sobre la cama y él se quedó en una silla puso sus pies en pose de relajación como si fuera budista.

-¿Qué haces?- mientras se reía

- Así descanso mejor.

-¡Eres bastante extraño!

- Lo sé.

Poco después los dos se durmieron

En otro lugar Gabriel estaba concentrado había decidido no dormir, era un ser bastante orgulloso. El sueño y haber perdido contra Elena de un solo ataque le dañó completamente su ego, estaba claro que estos 17 años le habían afectado porque además del ansia de sangre, tampoco controlaba todos sus poderes.

Después de todo había robado la antigüedad de su creadora que tenía 500 años o más para él mismo, tendría que tener poderes fantásticos. Pensó que nunca había llegado a controlarlos porque fue derrotado antes de poder practicar. Estaba decidido a sacar todo su potencial y romper el hechizo que le aprisionaba.

Él tenía claro que ese sueño era por el hechizo, y cuando este se rompiera es bruja "se las pagaría todas juntas". Pasaron dos horas y media mientras estaba de pie con los ojos cerrados y concentrado pero conseguía resultados. El sol comenzaba a lanzar sus primeros rayos inagurando un nuevo día.

Elena se despertó y no vio a Gabriel en la rama del árbol , ando varios metros detrás de un lugar lleno de vegetación y lo vio allí inmóvil con los ojos cerrados.

-¿Qué quieres bruja?

- Cuando terminemos de desayunar nos marcharemos de aquí.

- ¡De acuerdo!

- ¿Tú no quieres tomar nada?.

- ¡Si quieres acercarme tu cuello? para que coma

- ¡Creo que no!

- Pues entonces ...¡No gracias!.

Leo se despertó al escuchar un sonido vio que la ventana del hotel estaba abierta y había una chica de pelo negro y largo de estatura mediana que estaba allí tenía en sus manos el reloj de John que había cogido para dárselo a su hijo.

Además del brazalete de Jessica, y bajó por las escaleras mientras el ex agente de la CIA le seguía. La joven se despertó por el estruendo y se fijó que no tenía el brazalete y bajó en salto como si fuera una gimnasta hacia abajo donde ya se encontraba Leo y comenzaron a perseguirla.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#22

COLISIÓN (CAPÍTULO 21)

La ladrona comenzó a correr a gran velocidad, Leo y Jessica le seguían. Ella se introdujo en una especie de mercadillo donde había bastante gente, de repente mientras corrían detrás de la chica que les había robado pasaron por una tiendecilla llena de rosas, claveles y otras flores hermosas.

Cuando Jessica paso al lado de ellas comenzaron a marchitarse y hacerse negras, ella no se dio cuenta.

Leo aceleró más y dejó atrás a la chica mientras ganaba terreno y cada vez se encontraba más cerca de la ladrona.

La joven bruja estaba enfadándose después de todo era lo último que le había entregado su tía Marilyn antes de morir. Y por si fuera poco entre la gente aparecieron dos hombres misteriosos que estaban empezando a seguirla.

En ese instante la gente desapareció y los dos hombres levantaron los brazos la chica fue impulsada contra una pared cercana donde no podía moverse. A la joven le había extrañado que hubiera tanta gente cuando eran apenas las 7:30 de la mañana. Estaba claro que era un hechizo. Era una trampa.

-¡La tenemos!. – dijo el primer hombre que tenía la piel oscura

- ¿Y el brazalete?. ¡Tenemos que destruirlo!- contestó el otro hombre de piel blanca y pelo castaño

- ¡No te preocupes!. ¡Lo importante es ella!. ¡Luego ya nos encargaremos!.

El más joven de ellos levantó sus brazos mientras comenzaba a recitar unas frases y palabras en una lengua extraña. Jessica estaba realmente asustada inicialmente, luego el sentimiento se fue convirtiendo poco a poco en un terrible enfado.

Los hombres empezaron dar pasos atrás asustados, el hechizo estaba roto. La chica tenía los ojos cerrados y al momento los abrió un terrible viento hizo aparición los brujos salieron impulsados con una tremenda fuerza contra los tenderetes. El cielo comenzó a encapotarse y a tomar un color gris oscuro.

-¡Mierda!- no creía que sería tan poderosa. ¡Tenemos que traer a los otros!.

- ¡Tienes razón!. ¡Después de todo ella es...!

-¡Larguémonos de aquí! – Enseguida una esfera de color lila muy extraña apareció delante de ellos, se introdujeron y desaparecieron.

El viento era cada vez más fuerte y el suelo comenzaba a temblar por toda la ciudad incluso algunos trozos comenzaba abrirse debajo de sus pies. A unos cuantos metros de ella Leo y la ladrona también empezaron a notar el temblor a la chica le cayó el brazalete.

Leo se paró cogió el objeto, y se fijó como el suelo se estaba abriendo, además de ver una gran aura negra, cerca de allí se dio cuenta que era Jessica. El chico sacó un microchip y la lanzó contra la ladrona y se quedó enganchado detrás de su espalda, ella se escapó de allí. El ex agente se quedó observando el brazalete que estaba brillando, lo cogió y dio media vuelta mientras empezó a correr en dirección a Jessica.

Comprendió que el brazalete era importante, quizás por eso su tía se lo había regalado. Todo se estaba viniendo abajo varios edificios antiguos cercanos cayeron derrumbados, el suelo se abrió totalmente originando un gran agujero negro debajo de él.

Estaba dispuesto a saltar después de todo en los entrenamientos de salto siempre había sido el mejor de su promoción, aunque llevaba algún tiempo sin dar saltos tan grandes. El chico con el problema del viento, dio varios pasos para atrás y saltó. Por poco casi acaba en dentro de ese hundimiento pero pudo agarrarse con los brazos y subirse a pesar que estuvo varios segundos colgando.

Acto seguido puso el brazalete en Jessica y esta se calmó y el aura negra desapareció. El terremoto y el aire cesó, ella acabó desmayada en los brazos de Leo.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#23

EL EXTRAÑO LEO (CAPÍTULO 22)

Leo mientras sujetaba a Jessica por las calles de la ciudad, no paraba de pensar el tremendo poder que tenía esa chica que estaba en sus brazos. Estaba claro que no había que hacerla enfadar porque si nos lo del agujero se podría repetir o quizás el saliera por el aire disparado.

Alguna gente había salido sobresaltada de sus casa ante el tremendo terremoto que había pasado solo minutos antes.La gente le preguntaba si la chica que el llevaba estaba bien sobre todo personas mayores y el contestando en español les decía que simplemente se había desmayado de la impresión del gran estruendo.

Había una casa de color amarillo, color que el agente odiaba por dar mala suerte. Así que fue por una calle contigua para no pasar por ahí aunque lamentablemente era el camino que más tiempo haría perder.

Cuando estaba casi por llegar se dio cuenta que igual si se despertaba no le haría gracia estar tomada en brazos por él. Y se imaginó que despertaba y enfurecida lo mandaba a volar.Después de todo a Leo no le era fácil comunicarse con las mujeres y sus encuentros sexuales habían sido con mujeres que solo querían sexo y apenas hablaban y mucho menos se había enamorado de alguien.

Finalmente llegaron al mohoso hotel que después de todo lo que había ocurrido ahora le parecía el Hotel Hilton, pago unos cuantos dólares más al recepcionista y subió a la habitación la hecho en la cama

Y saco su teléfono móvil que además de hacer lo típico también tenía numerosos aplicaciones dignas de un agente de la CIA como su radar conectado al microchip.

Entonces vio como un punto se movía por la ciudad ese punto era la ladrona y en ese momento se paró. El vio que era una buena oportunidad para ir a por el reloj de su fallecido amigo John después de todo había hecho una promesa y él siempre las cumplía.

Se quedó mirando a la chica que dormía plácidamente. Bajó las escaleras y le dijo al recepcionista cuidara a la chica del piso de arriba o se las vería con él.

-Sé que tú y esa ladrona estáis compinchados!!

-Que dice señor?

- !No tengo tiempo para esto. Pero si le pasa algo a la chica. ( dejó ver su pistola).

- Lo siento señor!!!. Perdóneme!!

Entonces fue corriendo por la ciudad a gran velocidad mientras se cronometraba con reloj de pulsera Casio negro. Era un buen entrenamiento para Leo después de todo cuando vivía en las montañas corría durante dos horas por la helada montaña superando los 0 grados y antes de llegar a Smalltown 40 grados como mínimo en ese desierto árido.

Así que ahora con unos 23 grados era casi como estar en la playa, así que en menos de 20 minutos había llegado casi la mitad de la ciudad.La ladrona estaba comiendo en una parada donde vendían comida antes de llevar el reloj a un prestamista.

La chica tendría unos 34 años era morena y llevaba una coleta para atar su cabello, era de piel morena, ojos oscuros y grandes labios.Tenía una complexión fuerte con brazos bastante desarrollados para ser mujer, llevaba una camiseta gris con agujeros y un pantalón vaquero también agujereado, unas zapatillas blancas de marca: antiguas y desgastadas.

Termino de comer su emparedado y se metió en un callejón, Leo apareció delante de ella empuñando un arma.

-¡Joder!- gritó ella asustada

- Devuélveme el reloj

- ¿Quién coño eres gringo?

- ¿Quién coño eres tú? - contesto Leo en perfecto español.

La chica se quedó muy sorprendida al ver que el americano sabía hablar bastante bien su idioma.Ella se disculpó con el ex agente y le explicó que el recepcionista del hotel era su cuñado y que robaban para poder sacar dinero para sus sobrinos.

El chico decidió acompañarla a que le mostrara si era verdad o no, y ella lo hizo los dos comenzaron a andar.

Lejos de allí en un despacho un joven de pelo castaño y trajeado estaba bastante furioso porque se había enterado que su súper soldado más fuerte se había escapado, y por si fuera poco no había conseguido ninguna averiguación importante sobre "El ojo de Ra".

Alguien le llamó a su teléfono personal y las noticias eran todavía peores Leo había conseguido neutralizar y dar esquinazo a los agentes que iban tras él.

Adam que es como así se llamaba el joven estaba enrabietado, empezó a mirar los ficheros de antiguos agentes, sacó varias carpetas, pero no encontraba la que buscaba hasta llegar casi al final de todo y sacar una de color rojo que tenía bastante polvo y ponía desclasificada.

La abrió y comenzó a sonreír al ver el nombre de la primera página Damien Reed el amigo y maestro de Leo que fue detenido por el mismo ex agente y llevado a una prisión de alta seguridad.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#24

DEJARSE LLEVAR (CAPITULO 23)

Elena, Bárbara y Gabriel habían parado en casa de una tía de la joven de Nueva Orleans, era una granja llena de animales: gatos, perros, gallinas, caballos...

-¿Se puede saber porque nos paramos?. ¿No tenéis una misión super secreta?.-preguntó Gabriel

- ¡Tengo que recoger algo! Y de paso descansaremos hoy en una cama- contestó Barbara

- ¡Me parece bien!- exclamó Elena cansada.

Se acercaron a la puerta y una señora de unos 60 años, de tez oscura y pelo ondulado, con ropa tejana les salió a saludar estuvieron un rato y le contaron todo.

-¡Eso si él chupasangres no duerme aquí dentro!

- Tranquila, no tengo ganas de dormir en un sitio infestado de brujas. Ya dormiré por ahí.

- ¡No!. Tienes que estar cerca de nosotras ya sabes que tienes un hechizo. ¿No tienes un sitio donde pueda dormir cerca de nosotras?.- preguntó la española

- ¡Bueno los establos!- dio la mujer

-¿Cómo?- exclamó alertado Gabriel.

-¡Me parece bien!- comenzó a sonreír.

- ¿Quién os pensáis que soy?, ¡malditas brujas!. ¡Os juro que me las pagareis!

- Si no quieres que el dolor vuelva será mejor que hagas lo que te decimos.

- ¡Maldita sea!.

Elena dijo unas palabras en un extraño idioma y apareció una luz blanca rodeando al vampiro.

-¿Y ahora que me has hecho?

- Como no quiero que dañes a los pobres animales. Ahora tampoco puedes morder a nadie que esté aquí, ni salir de esta granja.

-¿Sabes que tengo que comer no?. Y los vampiros nos alimentamos de sangre ¿lo sabes no listilla?

- No te preocupes que comerás.

El chico se alejó de allí y fue a un rincón a sentarse y concentrarse para controlar sus poderes, mientras los pensamientos golpeaban su cabeza. Cuando esto acabará, arrasaría el lugar y destrozaría a todas las brujas que se habían burlado de él.

Él sería el no muerto más respetado de todos, primero las brujas, luego su hermana y para el final acabar con "Los Antiguos". Encima se habían tomado la libertad de pedir su ayuda, cuando todos son culpables de lo que le paso a su padre. Esos franceses serían los primeros.

Cuando había conseguido dejar sus pensamientos en blanco, y estaba concentrado escuchó unos gritos que le molestaban al tener un oído 100% más desarrollado que los humanos. Se levantó y vio que en un caminito cercano unos niños estaban golpeando a otro.

Eran unos un poco más mayores con pinta de vándalos, el que estaba en el suelo llevaba gafas y era un poquito gordito. Le estaban dando en el suelo e incluso tenía algo la ropa rasgada, mientras se burlaban de él.

Gabriel se veía a él mismo años atrás siendo golpeado, y burlado por otra gente. Por lo que se acercó y cogió las lentes que habían sido disparadas unos metros.

-¡Dejadlo!- ordenó el chico.

-¿Y tú quién eres?- contestó el líder de grupo de 3 que llevaba, el pelo a lo "punky".

-¡Oye tú el que parece un gallo!. He dicho que lo dejéis en paz.

- ¡Me importa una mierda lo que digas viejo!.

- ¡Vaya!, vamos a tener que hacerlo a lo difícil ¿no?. Perfecto

El chico cambió los ojos que se volvieron del color del infierno y sus colmillos crecieron ante la cara de incredulidad de los chavales que corrieron asustados. Enseguida Gabriel volvió a la normalidad y le acercó al niño las gafas.

-¡No voy hacerte daño!

- ¿Qué es?- preguntó el chiquillo

- ¿Podrías darme las gracias no?.

- ¡Perdone!. ¡Muchas gracias!.

- ¡No me hables de usted me hace sentir mayor!

Los dos estuvieron hablando un rato, el pobre niño ya no estaba tan asustado y el vampiro le contaba lo que era pero de forma cómica para que el niño no se asustara.

-¿Tú también brillas en la luz como los de crepúsculo?

- ¿Cómo?. ¿Qué es eso?.

- Las películas, los libros ellos si les da el sol brillan.

- ¿Cómo un gusiluz?.

- ¡No sé qué es eso!

- Un juguete de los años 80 o principios de los 90 que brillaba que era para los niños muy pequeños. ¡Bueno da igual!. ¡Te enseñare a defenderte para que esos bravucones no te hagan daño!.

-¡Gracias Gabriel!- comenzó a sonreír.

Estuvo una rato enseñándole, el español al mirar al pequeño se acordaba de su hermano pequeño cuando jugaban y le enseñaba a defenderse tenían una edad parecida unos 10 años.

-¡Yo quiero ser vampiro!

- No. No quieres.

-¡Si tiene que ser muy divertido!

- No quieres. Ahora olvidaras que me has conocido, olvidaras todo lo que se refiere a los vampiros y solo te acordaras de defenderte. ¡Vete Clark!.

El niño se fue corriendo, mientras Gabriel sonreía de una forma más natural que otras veces, entonces aparecieron Elena y Bárbara.

-¡Vaya si son Thelma y Louise!

La chica de Nueva Orleans se marchó y Elena se acercó dónde estaba el chico español.

-¡He traído tu comida!- la chica llevaba una bolsa de sangre.

- ¡Vaya!

- Tú hermana me contó hace tiempo que tú familia se alimentaba de bolsas de sangre.

La chica le acercó a las manos de Gabriel, se dio cuenta que había una pajita también. Mientras ella se marchaba

-¿Estás de coña?- protestó

Cuando Elena estaba a punto de marcharse se giró y miró al chico y comenzó hablar.

-He visto lo que has hecho por ese niño.

- No es nada. ¡Bruja gracias por la bolsa de sangre!.

Comenzaban a aparecer las primeras estrellas Elena estaba entrenándose. Gabriel se acercó dónde estaba la chica.

-¡No está mal!. Pero si no luchas con alguien no mejoraras, igual que yo.

- ¿Me estas proponiendo entrenar juntos?.- dijo divertida.

- Sí. No consigo liberar mí poder, y creo que entrenándome con alguien podría conseguirlo. Aunque ese alguien seas tú. ¿Qué te parece si entrenamos el cuerpo a cuerpo!

-De acuerdo.- contestó la joven

- Además si entrenó contigo cuando se rompa el hechizo sabré como vencerte.

- ¡Olvidas que te derroté de un solo golpe!.

- ¡Tuviste suerte!

El vampiro comenzó atacarla pero la chica evitaba todos los ataques fácilmente, aunque él también lo hizo con los de ella.

-¡Aprendo rápido!. No conseguirás hacer lo mismo dos veces

- ¡Ya veo!

En uno de los ataques de la bruja él paró el golpe con la mano, ella volvió atacar lo evitó y entonces Gabriel se tiró encima de ella los dos estaban más cerca que nunca. Se observaban uno al otro y se paró el tiempo para los dos. Estaban muy cerca del otro. Pocos minutos después el chico se levantó como si no hubiera pasado nada.

- ¡Tienes que mejorar el cuerpo a cuerpo. Eres muy buena con los hechizos, pero necesitas mejorar. –tosió un poco para cortar la tensión.

-¡Si!- contestó la joven un poco aturdida

- ¡Buenas noches Elena!

- ¡Buenas Noches!

El español se fue andando hasta llegar al establo y se tumbó en la paja.

¡Mierda! ¡Me estoy comportando como un adolescente! ¿qué me está pasando?

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

1

1
Luigi_sentencia
Rango6 Nivel 29
hace alrededor de 1 año

anamar26 ¡Muchas gracias por los votos y los me gusta!. Me alegro mucho que te esté gustando la historia!!!


#25

EL INCREíBLE (CAPÍTULO 24)

La ladrona se presentó como Leticia tenía unos 36 años, pelo oscuro y largo, llevaba una coleta para recogérselo, ojos negros y tez dura. Leo escuchó la historia de la chica que explicaba que todo lo hacía por su sobrino para que pudiera estudiar y ser algo que ellos nunca habían hecho.

-Eres rápida, y por lo que veo te entrenas podrías ser una buena policía si quisieras o incluso podrías ser militar.- dijo el chico

- No conoces mucho de nuestro país ¿verdad?, aquí todo está podrido: ejército, policía incluso gobierno aquí quien manda son los carteles.- contesto ella

- Entiendo. – él sabía bien de lo que hablaba ella, había tenido algunas misiones en ese país. Pero por ahora mantendría en secreto su identidad hasta averiguar si lo que ella decía era la verdad.

- ¿Cómo me has encontrado? – le preguntó Leticia

- Simplemente pasaba por aquí.

- ¿Y cómo es que llevas armas?, ¿eres policía?

- Sí de Chicago y estaba de vacaciones con una amiga. ¿Falta mucho?.

En cuestión de dos minutos llegaron a uno de los peores barrios de la ciudad y casi de todo el país. Allí vieron gente colgada de árboles, con un grafiti revindicando la autoría por una banda local.

Donde pasaba se encontraba un aspecto desolador, niños sin escolarizar y algunos armados uno de los jóvenes de 13 años que pasaba por allí, juguteó con un revolver mientras apuntaban a Leo como si le disparara.

Cuando quedaban apenas unos pasos para llegar a la casa de la chica, era un barrio rodeado de casas prefabricadas se parecía mucho a las favelas de Brasil que también había visitado en alguna que otra misión.

Entonces se acercaron unos hombres que estaban sentados en un coche de color amarillo al ver a Leticia.

-¡Mmm que rica!- exclamó uno de los hombres que llevaba una camisa de flores, el color de piel era canela y llevaba un pequeño bigote. Además lleno de pulseras y dos o tres anillos en cada mano.

El ex agente de la CIA se fijó que el tipo que se acercaba lo notaba peligroso. Se puso delante de ellos.

-¡Hola chava! ¿quieres divertirte?

- ¡No gracias!

- ¿Qué estas con este?.- señalando a Leo.

- ¡Si!

- ¡Ja, ja demasiada mujer para ti!- se burlaba del chico

- ¿Nos dejas pasar?- preguntó de manera borde.

- ¡No!. ¡Voy a divertirme contigo, me has puesto caliente!.

- ¡Me da que no!

Uno de los hombres se fijó en el reloj dorado que tenía en uno de los bolsillos del ex agente y se acercó a él, mientras el líder intentó sobrepasarse con la mexicana y esta le propino un rodillazo en las partes bajas.

Los otros miembros sacaron sus pistolas y el chico los neutralizo solo con dos golpes, cayeron al suelo enseguida, mientras el otro hombre intentaba sacar su arma, le dio un golpe leve en la garganta y quedó derrotado. Leticia miró a Leo con una expresión de sorpresa.

-¡Tranquila no morirá!. Solo están fuera de combate.

- ¿Seguro que eres policía?.

-¡Sí!

- Chicago debe tener a los mejores policías del mundo, porque nunca había visto esto.

Los dos llegaron finalmente a la casa pero esta no tenía apenas luz, y ya era hora que su hermana estuviera en casa. Entraron y vieron dos sombras, había un pequeño charco de sangre en el suelo. Leo sintió algo extraño.

Leticia estaba asustada cuando vio que la sombra tenía sujetada a su hermana y la sangre que caía era la de ella. Se acercó a la cocina y sacó un arma que solían esconder por defensa personal disparó pero la sombra seguía ahí las balas no le habían hecho nada.

Entonces el agente sintió una sensación y apartó a la chica empujándola contra un mohoso sillón. En ese instante apareció un hombre que se acercó a una velocidad endiablada que sorprendió al agente, mientras se sentía impulsado hacía arriba.

Alguien le había sujetado de la ropa y elevado varios metros del suelo, mientras sentía como algo se acercaba a su cuello brillaba, entonces golpeó la mano del hombre y se soltó .

-¡No está mal!- dijo el hombre de tez morena mientras sus ojos se inyectaban en un color rojizo como el infierno.

- ¿Qué coño es esto?- preguntó extrañado el ex agente.

Entonces se fijó había visto algo parecido en el cuartel militar donde se encontró con su hermano en la computadora principal. Estaba claro que lo que tenía no era humano no sabía lo que era pero simpático no era.

El hombre intento arañarlo sus garras habían crecido pero Leo esquivó todos los intentos. El vampiro no sabía que estaba sucediendo estaba empezando a perder la moral, ya que nunca nadie había conseguido esquivarle desde que era un no muerto.

La otra sombra fue ayudar a su compañero y ninguno de los dos conseguían acercarse ni un poco, se movía con una agilidad inhumana. Entonces golpeo a los dos vampiros contra el pecho y estos salieron impulsados contra la ventana saliendo de la casa.

-¿ Cómo es posible?- se preguntaba uno de los chupasangres.

- ¡Este tío no es normal!-

-¡Maldita sea!. ¡Me las pagarás!- gritó enfurecido uno de los no muertos, mientras se escapaban a gran velocidad.

El propio Leo no sabía que había ocurrido miraba sus manos extrañado, entonces se fijó que Leticia estaba arrodillada delante del cuerpo de su hermana llorando.

-¡Tenemos que irnos!. Creo que volverán. – dijo Leo

- ¿Qué coño era eso?- gritó asustada y con lágrimas en los ojos.

- No lo sé. ¡Tenemos que irnos!.- La cogió del brazo y la levantó suavemente y los dos salieron de la casa corriendo por las calles.

- ¡Lino mi sobrino! – exclamó Leticia

- ¿Qué ocurre?.

- Mi hermana tenía que ir por él, no tardará de salir de la escuela.

- ¡Entonces vamos a por él!.

Mientras ellos se marchaban de las sombras, les observaba el hombre con el sombrero de cowboy y barba de tres días que conoció al ex agente de la CIA en Smalltown en el pequeño club.

-¡Bien hecho!. – dijo para él mismo refiriéndose a Leo.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#26

ATAQUE (CAPÍTULO 25)

Llegaron al hotel después de recoger a su sobrino. Allí con mucho dolor les explicó que su hermana había fallecido a consecuencia de unos monstruos. Empezaron a llorar desconsoladamente.

-¡Maldito!¡Vampiros!- dijo el cuñado

- ¿De qué hablas?-preguntó nerviosa su cuñada.

- La vieja María nos avisó de que había seres oscuros en el mundo. Yo pensé que eran simples alucinaciones de una persona mayor. Pero se ve que no.

Leo vio que Jessica aún estaba en la cama descansando estaba claro que aquello que había sucedido la dejó exhausta. Bajó las escaleras y pudo escuchar la conversación sobre los no muertos.

-¿Vampiros?- contestó burlonamente

- ¿Te extrañas?. Vimos como uno de ellos sujetaba a tu hermana. Viste lo increíblemente fuertes que son.

- ¡Esto es increíble!- decía el cuñado

- ¡Deberíamos marcharnos de aquí- dijo Leo

Subió la habitación y salieron del hotel el sol comenzaba a ponerse y Leo tenía una sensación de peligro constante como si alguien les observara.En ese instante varias luces rojas aparecieron desde las sombras, las farolas perdían momentáneamente la luz . Cada vez aparecieron más y ahora se podía ver claramente que eran ojos teñidos del color del infierno.

-¡Meteos dentro! Y cuidad de ella- ordenó el ex agente mientras le pasaba el cuerpo de Jessica

Estaba claro que eran iguales a los que le habían atacado, estaban rodeados por todos lados y de las sombras empezaron a salir hombres y mujeres con esa mirada diabólica. Aparecieron dos rostros conocidos.

-¡Mierda!, son los de antes- gritó Leticia que se encontraba en la entrada del hotel

- ¡Tía que está pasando!- gritó asustado el niño

Los dos sujetos se pusieron delante de la multitud y empezaron a hablar.

-¡Humano!. Has elegido un mal día para enfrentarnos. ¡Hoy es el día en que destruiremos al líder de los Antiguos México!. Y nuestra señora ocupará su lugar.

- ¿De qué hablas?- preguntaba un intrigado Leo

- ¡Ya lo verás!. ¡Matadlos!

Entonces más de 20 vampiros se lanzó contra ellos con sus garras afiladas pero el agente esquivaba todos los ataques con una velocidad fuera de lo normal aun atacándole en conjunto no conseguían acertar en cambio el golpeo a todos en cuestión de segundos.Dejando totalmente impresionados a los dos jefes chupasangres.

-¿Quién es este tío?

- ¡No tengo ni idea!. – comenzó a hablar en una lengua extraña y empezaron a salir vampiros de todos los rincones.

Una nube de no muertos empezó atacar a Leo, unos 100 vampiros comenzaron atacarle pero el resultado era idéntico no conseguían dañarle, en cambio el termino derrotando a la mitad

-¿Estoy soñando?- preguntó uno de los jefes al ver que, un solo hombre había derrotado a tantos en cuestión de segundos.

- ¿ Me pregunto lo mismo?- contestó el otro hombre asustado.

Los 50 vampiros restantes fueron apartándose y apareció una mujer de pelo castaño, y ojos verdes de bonita figura vestida con un top oscuro y unos pantalones claro y unas botas negras.

-¡No está mal!- dijo la vampiresa

- ¡Señora!- dijo uno de los hombres sorprendido.

- ¿Este es el chico que me hablasteis?- preguntó la mujer

- ¡Tengo que reconocer que eres fuerte!. Pero no tengo tiempo que perder. Hoy voy a proclamaré líder después de acabar con los De La Cruz.

- ¡Así que terminemos esto pronto!.

La vampiresa se dirigió a él a una gran velocidad, lo golpeó con muchísima fuerza impulsándolo contra una pared cercana que fue destruida por el impacto.

-¡Fantástico mi señora!- vitorearon los vampiros.

- ¡No es nada!. ¡Matad a los que están dentro del hotel!

Entonces una voz se escuchó detrás de ella.

-¡No se os ocurra tocarlos!- era Leo con algunos rasguños en su ropa pero estaba en pie de una pieza

- ¿Cómo es posible que aun estés vivo?. Ese impacto debería haberte destrozado todos los huesos además del cerebro.- dijo mientras se giraba

- ¡Muy bien! ¡Ahora sí que te golpeare con todas mis fuerzas!.

La mujer salió impulsada contra el chico para golpearle pero este consiguió evitar el golpe, ante la sorpresa de la vampiresa, de hecho los dos empezaron a tener un intercambio de golpes ante la sorpresa de todos los presentes.

-¿Cómo es posible?. ¿Qué un humano consiga estar casi a la par de la señora Teresa de más de 400 años?- se preguntaba uno de los vampiros allí presentes.

La no muerta estaba realmente muy igualada con Leo, los dos paraban los ataques del otro, las dudas empezaban a inundar la mente de la mujer, que no conseguía comprender como le estaba haciendo frente solo un chico.

No solo eso también sentía que estaba perdiendo terreno contra él poco a poco, es como si hubiera estado fijándose en sus ataques cosa que aún le sorprendía aún más. Poco a poco sus piernas reculaban con los golpes de su adversario. Hasta que no pudo evitar un puñetazo en el estómago y fue impulsada contra uno de los coches destrozándolo.

-¿Cómo es posible?- mientras de su labio salía sangre de la propia vampiresa.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#27

EN EL CENTRO DE LA TORMENTA (CAPÍTULO 26)

La vampiresa estaba enfurecida hasta niveles insospechados, sus ojos estaban tan rojos como la lava de un volcán, mientras sus uñas crecían como enormes hojas afiladas capaz de cortar en pedazos lo que se le pusiera por delante, apretaba los dientes mientras le rechinaban,

El chico la observaba atentamente como si pudiera predecir los movimientos antes que atacara. Entonces la mujer ordenó a los vampiros que estaban detrás que se unieran en su ayuda en acabar con la gente del Motel.

Los no muertos enseguida hicieron caso de su jefa y se lanzaron con ella contra el edificio, pero alguien apareció delante y una luz impulsó a los rivales de Leo contra el suelo. Este vampiro era realmente diferente a todos, su aura era distinta.

Su pelo medio largo ondeaba por el aire, tenía un aspecto fuerte y diferente a los demás. Los ojos oscuros que tenía revelaban muchísimas cosas, su barba perfectamente perfilada su tez morena.

-He oído que unos vampiros estaban haciendo demasiado ruido- dijo el hombre

Los hombres y mujeres que estaban con Teresa la vampiresa empezaron a cuchichear, estaba claro que él era Ricardo de La Cruz el líder de los vampiros de Latinoamérica y por si fuera poco había aparecido sin ningún otro soldado o guardia.

Ricardo no movía ningún musculo estaba totalmente quieto solo observando cómo se desarrollaban los acontecimientos y esperando a que los rivales se abalanzaran sobre él. Y en cuestión de segundos eso mismo pasó, hombres y mujeres se lanzaron pero solo en un leve parpadeo acabó con una rapidez increíble con sus enemigos.

Lo que estaban viendo Leo y los demás era algo totalmente inaudito, vampiros estaban convirtiendo en cenizas más 600 perecieron en apenas un segundo.

-¡Tú y tu hermana no aprendéis!.

- ¡Calla!, siempre protegiendo a los humanos. ¡Ellos no son nada!. –contestó Teresa

- Hicimos un trato no les haríamos daño. Y por culpa de gente como tú se podría originar una guerra.

- ¡Somos más fuertes que ellos!-

- No infravalores a los humanos, ni a los brujos.

Teresa no atendía a razones, estaba completamente sumida en sus pensamientos y en lo que para ella era lo correcto. Ya que los humanos eran seres inferiores y los brujos sus enemigos. Se puso en posición de atacar.

-Tú y tu hermana fuisteis expulsadas de aquí. Deberías marcharte

- ¡Cuándo acabe contigo me haré con el reinado!. ¡Prepárate los tiempos de paz han terminado!.

-¿De qué hablas?.

La mujer no contestó y se lanzó contra el líder que en menos de un segundo evitó las garras de su enemiga, y con gran velocidad sacó una estaca clavándosela en la corazón.

-¡Te lo advertí!

- ¡No creas que esto acabado!. Tú y todos los que apoyáis la paz seréis erradicados.- poco después se fue deshaciendo en cenizas.

Los otros al ver que su jefa había sido destruida y que 600 de sus compañeros habían muerto comenzaron a huir aterrorizados.

-¡No volváis por aquí o moriréis!.

Enseguida la calle quedó desierta todos los enemigos que quedaban vivos se habían dispersado.

-¡Humanos ya estáis a salvo!.- dijo sin girarse, y en pocos segundos desapareció saltando entre las casas.

Leticia sujetaba a su cuñado que estaba aterrorizado, nada tenía sentido las historias que pensaban que eran alucinaciones de una mujer mayor eran ciertas todos los cuentos de seres que se alimentaban de la vitalidad de la persona, con gran fuerza.

-¡Lo mejor será que vayamos a ver a la señora María!- dijo la joven mexicana

- ¡Por lo que ha dicho ese hombre podría ser una bruja!- comentó su hermano

- ¿Dónde vive?- preguntó Leo

-¡A las afueras de la ciudad!- contestó el cuñado de Leticia.

Lino se había desmayado y estaba sentado en una silla, en ese instante Jessica se despertó, estaba nerviosa al ver gente que no conocía. Pero el ex agente la llevo a un pequeño rincón y le contó todo lo sucedido eso sí sin decir ninguna palabra de lo que había hecho con su poder.

La joven estuvo intentando asimilar lo que el chico le había contado, pero poco pudo hacerlo porque enseguida emprendieron la huida de allí, no se fiaban los no muertos podían volver y no se quedarían allí para averiguarlo.

Leticia se adelantó y sacó un clip de su pelo, que sirvió para abrir un coche que estaba aparcado por ahí de color rojizo, y fue a recoger a los otros pasajeros. Leo no estaba muy de acuerdo con robar, no le parecía ético pero también reconocía que tenían que marcharse lo antes posible. Además esa mujer quizás sabía lo que le ocurría a Jessica.

En menos de 30 minutos salieron de la ciudad, salieron de la carretera y se metieron en un camino embarrado, llegaron a una pequeña casa perdida entre un desierto de piedras. Enseguida una señora mayor que caminaba encorvada y tenía el pelo blanquecino y la piel oscura salió a recibirles.

Leticia se adelantó y comenzó hablar con la anciana de lo que había ocurrido, y uno por uno fue dando la mano a todos cuando tocó la mano de Leo comenzó a sonreír pero cuando lo hizo con Jessica cambió a una cara seria.

Les invitó a cenar un guiso que estaba haciendo para ella, puso un poco más de carne en la hoya mientras Jessica miraba las estrellas fuera de la casa. El agente salió también y se quedó observándola durante un pequeño rato como si quisiera dibujarla mentalmente.

Él siempre la había sentido atractiva pero ahora tenía un cosquilleo dentro de él que nunca había tenido. No sabía cómo comportarse con ella le comenzaba a gustar todo de ella su interior era totalmente puro.

Ella se dio cuenta que el ex agente la estaba observando y comenzó a sonreír, el chico sentía como el corazón se le derretía.

-Hace una buena noche ¿verdad?- no sabía que decir y dijo lo primero que le vino a la cabeza.

- Si así es. – contestó Jessica

La chica comenzó a tocarse los brazos en señal de que tenía frió, Leo se quitó la chaqueta que llevaba y se la puso suavemente por la espalda.

-Gracias

- De nada.

-Es raro nunca pensé que ocurriría esto. Yo solo quería trabajar de actriz. Nunca hice demasiado caso a la brujería. Y ahora me persiguen unos brujos oscuros y por si fuera poco los vampiros que yo creía que era ficción también están en este mundo. ¡Me gustaría que todo acabase!.-dijo Jessica.

- No te preocupes volverás a ser una persona normal. Y serás lo que tú quieras ser. – comentó Leo

- Enserio gracias por ayudarme. ¡Gracias por todo!. Poca gente hay que sea como tú

- No es nada.

Apareció la chica mexicana diciendo que cenaban fuera que la mujer se lo había dicho. Cenaron y Leo se levantó para estirar las piernas, pero otra vez se quedó mirándola como fotografiando el momento.

María se acercó por detrás para hablar con el ex agente.

-No sé qué sientes por esa chica pero olvídalo. Tu eres un ser de luz y ella es uno de oscuridad.

- ¿Cómo?. Ella es la persona más pura que he conocido

- ¡Está maldita!. ¿Ves su brazalete?. Es para poder controlar el poder oscuro dentro de ella

- ¡Tiene un gran poder pero no es necesario que sea oscuro!

- ¡Está claro que no entiendes lo peligrosa que es!. Te contaré una historia hace mucho tiempo un brujo oscuro llamado Ra aterrorizó el mundo fue derrotado pero volvió siglos después en el cuerpo de un humano y tuvo una hija con una de las brujas más poderosas de la luz. Ella no lo sabía pero él estaba intentando volver con su verdadero cuerpo pero murió.

-¿Qué tiene que ver eso con Jessica?

- Ese brujo oscuro dejó una parte de su poder en su hija, y sus acólitos tenían la misión de encontrarla.

-¿El Ojo?

- Así es. Si ella desatara su poder podría hacer volver a su padre.

- ¡No creo que una chica tan buena sea así!

- Es inevitable, ella ya está marcada.

-¡Yo haré que no ocurra!.

- De acuerdo. –dijo María burlónamente.

- ¿Y los vampiros de dónde vienen?- preguntó Leo

- Se dice que hace muchísimos años un ser de otro lugar enseñó a dos personas su poder para poder ayudar a la humanidad uno de ellos utilizó el poder para el bien pero lamentablemente el otro fue demasiado lejos lo empleó para el mal. Acabó con el ser de otro lugar, pero fue derrotado por la persona que hacía el bien.

- ¿ Esa persona malvada se convirtió en vampiro?.

- No. Esa persona oscura era Ra.

- ¿Cómo?.

- Él ya había escampado la maldad sobre la tierra y uno de sus más leales siervos fue todavía más lejos convirtiéndose en un monstruo traicionando a sus propios compañeros y así es como se convirtió en el primer vampiro.

- Nunca pensé que habría algo así en este mundo.

- Lo has visto tú mismo.

- ¿Por qué dijiste que soy un ser luminoso?.

- Todo el mundo tiene un aura: hay auras blancas, auras negras, también las hay grises. La tuya es blanca, la más blanca que jamás haya visto.

En ese instante se levantarse todos de la pequeña mesa de madera y cogieron sus sillas, metiéndose dentro de la casa y la conversación terminó. Se sentaron en un viejo sillón hasta que Jessica agotada se disculpó a fue a una de las habitaciones para poder descansar.

Seguidamente uno a uno fue dando las buenas noches. La última que quedaba era la señora María que fue a su cuarto y sacó una bolsa un pequeño cuchillo brillante fue donde Jessica estaba descansando y se acercó a ella con la intención de acabar con su vida.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#28

NO TE DEJARÉ (CAPÍTULO 27)

María estaba decidida a clavarle el cuchillo en el corazón pero vio que alguien estaba allí sentado era Leo que estaba sentado en una silla con los pies cruzados y los ojos cerrados, no sabía si estaba durmiendo o no. Por eso se acercó un poco más a la chica para ver si reaccionaba.

-¡Yo no lo haría!. En mi otro brazo lleva una pistola

- ¡Maldita sea!

La señora salió de la habitación y el agente la siguió, ella al verlo decidió ir a fuera.

-Me imaginaba que tramarías algo.- dijo Leo

- ¡No comprendes lo peligrosa que es!

- ¡No dejaré que nadie le haga daño!

- ¡Eres un estúpido!. No puedes estar con ella. ¿No lo entiendes?

- Nunca en la vida he tenido esta sensación con ninguna chica. ¡Nunca!, no voy a dejar que le pasé nada. Y si alguien intenta hacerle algún daño se las verá conmigo. ¿Me oyes?.

- Tonto enamorado. ¿De verdad crees que podrás protegerla de los brujos, de los vampiros, del Ojo?. Hay muchas mujeres ¡ya encontraras a alguien!.

- No. En todo este tiempo no he conocido alguien con la luz que tiene esa chica y no voy a dejar que pase nada.

La señora haciendo movimientos en la cabeza en signo de negación, se metió para su habitación y se encerró a dormir. Leo al no fiarse se quedó un rato despierto hasta que finalmente se durmió.

Jessica se despertó y vio al chico con los cerrados, se quedó contemplándolo durante unos segundos, la chica no había conocido a un chico como él, toda su vida había estado esperando a alguien como él.

Siempre dijo a su tía que estaba muy bien sola y que solo saldría con un hombre que fuera especial, y estaba claro que Leo lo era. Era una persona increíble con la que se sentía protegida. Era valiente, listo, no era ninguno de esos de gimnasio que tan poco le gustaban, un poco tímido y le encantaba ese punto extraño que tenía y para qué negarlo le hacía sentir cosas cuando estaba cerca de él.

La noche anterior cuando hablaban y estaban tan cerca mirándose a los ojos, deseo besarlo pero no sabía si él sentiría lo mismo. Después de todo siempre que intentaba sacarle algo importante cambiaba de tema.

En ese instante Leo se despertó y los dos cruzaron miradas.

-¡Buenos días!- dijo ella

- ¡Buenos días!- contestó.

-¿Cómo es que te has quedado aquí?.

- Simplemente era el mejor sitio para ver si podían atacarnos.

Jessica giró la cabeza y se dio cuenta que era verdad, es el mejor sitio para controlar la casa, sintió algo de decepción porque ella pensaba que se había quedado para cuidarla. Leo no sabía que decir estaba algo incómodo por eso dijo lo de que era el mejor día. No sabía si a ella le gustaría que le dijera que estaba allí para verla ya que no podía permitir que le pasará nada.

En ese instante se dio cuenta que los rayos del sol daban la bienvenida a un nuevo día, se levantó y comenzó a hablar.

-¡Debemos marcharnos de aquí!

- ¿Por?

- Tengo un mal presentimiento

-¡Vale!

Los dos salieron de la habitación rápidamente sin hacer ruido esperando no despertar a nadie, pero enseguida Leticia apareció.

-¿Os vais?- preguntó la mexicana

- ¡Sí!. Aquí estaréis a salvo es posible que la señora os enseñe a matar vampiros. Nosotros tenemos que seguir, ¡tengo que encontrar a mí hermano!- contestó él

- De acuerdo. ¡Espero que lo encuentres!.

- ¡Gracias!. ¡Que te vaya bien!. Despídete por mí de Lino tu cuñado

- ¡Lo mismo digo!. Por cierto tengo la corazonada que nos volveremos a ver.

- Adiós

Leo salió, mientras las dos chicas se abrazaban y se despedían.

-¡Cuídale! ¿Eh?. Es un chico especial.

- ¡Lo haré!.

La chica subió donde estaba el coche de color rojizo esperándola, y en cuestión de segundos salieron de allí levantando un poco de polvo y algunas piedras sin saber que estaba siendo observado por la vieja María y el hombre de sombrero que se encontró con Leo en el club de Mike en Smalltown llamado "Nadie".

-¿De verdad crees que lo hará?.- comentó María

- Es su destino.- contestó "Nadie"

- ¡Habría sido tan fácil acabar con ella!.

- Aún no era el momento.

- ¿Y si no lo hace? Este parece diferente

- Lo hará, él solo existe para eso. Todos los anteriores lo han hecho. ¡Y si no morirá!.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#29

NUNCA TE FíES DE LOS VAMPIROS (CAPÍTULO 28)

Habían pasado varios días y Gabriel había averiguado mediante Bárbara que el hechizo de Elena con la que estaba vinculado también podía tener que ver con sus extraños sueños, y sensaciones que no había tenido siendo un vampiro.

Era muy posible que si el hechizo se rompía él volvería a ser el mismo de siempre porque se encontraba muy raro con todo lo que le estaba ocurriendo. Incluso se le pasó por la cabeza perdonar a su hermana. Además de no pensar en la venganza contra los "Antiguos".

Por eso empezó una especie de amistad con la Bárbara pero solo era una unión entre los dos porque ella quería ser la numero uno de las brujas y él quería ser el que era antes porque para él el amor era una debilidad y no estaba dispuesto a tener ninguna.

Así que se quedaron un poco más de tiempo en la granja, mientras Elena no sabía lo que pasaba.

Bárbara la mintió diciendo que su abuela les tenía que mandar un paquete importante y que se había comunicado con ella mediante el teléfono móvil. Gabriel desde el día del acercamiento con la española no estuvo ni a 2 metros de ella ni siquiera mediaron palabra.

El vampiro la evitó todo eso tiempo, además de concentrarse para poder sacar todas sus capacidades pero lamentablemente para él era inútil seguía sin sacar el 80% de su poder cosa que le enfurecía profundamente.

Bárbara sin saberlo su propia familia empezó a juguetear con la magia oscura, no podía permitir que alguien fuera mejor que ella, aún le dolía el momento que fue salvado por la chica española.

Además había llegado a un trato con Gabriel si conseguía romper el hechizo se marcharía sin hacerla ningún daño. Momento que aprovecharía para acabar con Elena, después se inventaría cualquier cosa para explicar lo que había ocurrido.

Su abuela siempre le había dicho que no jugara con magia oscura, pero ya desde pequeña se había sentido atraída por el poder y leía a escondidas libros privados de la biblioteca privada de las brujas de Nueva Orleans. Su sueño siempre había sido convertirse en la bruja más poderosa de la historia y la verdad es que le daba hacer cualquier cosa para conseguirlo.

Además creía que ella podía controlar los dos poderes y ser la única de la historia con esa capacidad, por eso robó un libro prohibido de color rojo, en el que se hablaba de la mitología de las brujas.

El brujo Ra y su enorme poder, el Ojo, los Cinco, los dos libros de "las Tinieblas", todo. En ese libro se hablaba de encantamientos de debilitar a un brujo y cosas prohibidas para las brujas de la luz. Ese era el encantamiento que quería usar con Elena debilitarla y llevarla al límite así el hechizo de mantenía atado al vampiro se rompería.

Luego ella aprovecharía que Gabriel se marcharía y podría matarla y luego lo buscaría y acabaría con él porque esos 4 días que habían estado en la granja estuvo aprendiendo otras cosas peligrosas.

Elena tampoco se mantuvo con los brazos cruzados y estuvo entrenándose ella misma, estaba dispuesta a superarse para poder eliminar a todos los seres oscuros que habitaban en la Tierra era una promesa que ella misma se había hecho.

Pero aun así ni ella misma sabía lo que le estaba pasando el odio que tenía por Gabriel había desaparecido incluso le encontraba atractivo, y se ponía nerviosa delante de él. Ella lo vinculó para poder hacerle sufrir pero ahora no tenía ningunas ganas de hacerlo.

Era algo que la horrorizaba por dentro después de todo era un vampiro y un ser malvado que acabó con la vida de su abuela sin ningún miramiento, y que estuvo a punto de matarla a ella también hace 17 años, cuando solo tenía 10 años.

-¡Quiero odiarlo pero no puedo!- decía desde sus adentros.

Un día después ella se concentró como siempre pero empezó a sentirse mal, se sentía extremadamente cansada había perdido su fuerza estaba bajo mínimos no sabía que Bárbara había lanzado un hechizo prohibido que le arrebataba el poder.

Gabriel que estaba encima de un árbol sintió algo extraño, se sintió libre se movió rápidamente y vio que no sentía dolor, entonces empezó a sonreír. Así que se marchó de allí a gran velocidad.

Decidió perdonar a las dos brujas porque estaba feliz después de todo seguramente se las volvería encontrar más adelante y seguro que acabaría con ellas. Después de unos minutos llegó al pueblo más cercano allí vio a una pareja que se besaba era el momento oportuno para alimentarse de verdad.

Había pasado casi una semana bebiendo sangre de una bolsa no se podía ni comparar se acercó y esperó el momento oportuno. Se sentó en un banco al lado de ellos tendrían los dos unos 22 años.

El chico comenzó hablar con su pareja.

-¿Y qué piensas de la gente que dice que el amor nos hace idiotas?- preguntó

- Que los idiotas son ellos. El amor no te hace débil o tonto, te hace más fuerte.

Gabriel escuchó toda la conversación de la pareja, y lastimosamente para él esa extraña sensación que tenía no se había ido. Comenzó a pensar en Elena. Hasta ese momento estaba tan contento con su libertad que no se había dado cuenta que lo que intentaba Bárbara intentaba era matar a la española.

En la granja Bárbara había lanzado un hechizo de invisibilidad para que su tía no viera lo que estaba a punto de suceder se acercó a Elena que estaba agotada en el suelo.

-¡Esto se acaba aquí!. ¡Jamás dejare que nadie sea mejor que yo!

- ¿Qué haces?- preguntó la española

- ¡Voy acabar contigo!

-¡Pensaba que éramos amigas!.

A Bárbara se le iluminaron las manos y salió un rayo dirigido hacía Elena pero ella pudo saltar y esquivarlo aun estando al límite.

-¡Aun estando tan débil!. ¿Eres capaz de esquivar mis ataques?. ¡Te odio!- Con las dos manos empezó a lanzar electricidad y la pobre chica española los evitaba como podía.

- ¡No podré aguantar mucho tiempo!- mientras miraba si había alguien para ayudarla.

- ¡Veo que te estás cansando!. ¿Qué miras? ¿Piensas que alguien va venir a salvarte?. ¡He lanzado un hechizo de invisibilidad nadie sabe que estas aquí!. Y si te preguntas donde está Gabriel se ha ido, después de utilizar brujería oscura para debilitarte el vínculo con él se rompió y lo primero que ha hecho es irse. ¿No te han enseñado a no fiarte nunca de los vampiros?.

Elena ya no podía más y la bruja de Nueva Orleans lanzó un rayo de electricidad dirigido a la joven que no podía moverse más y cuando estaba a punto de impactar con ella alguien lo desvió con su mano.

-¿Quién ha dicho que me he ido?. - preguntó Gabriel que se puso delante de Elena.

- ¿Tú?. - dijo Bárbara

- ¡Gabriel!- exclamó una sorprendida Elena.

- ¿Cómo puede ser he lanzado un hechizo de invisibilidad?.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#30

LA BRUJA DESQUICIADA (CAPÍTULO 29)

Bárbara no podía comprender como las veía si había lanzado un hechizo de invisibilidad.

-Parece que estoy poco a poco asimilando poder.

- Habíamos hecho un trato!
-He cambiado de opinión

La bruja de Nueva Orleans estaba enfurecida, odiaba que le tomaran el pelo.

- ¿De verdad crees que vas a poder contra mí?. Hace poco lo intentaste y no te salió muy bien la cosa. ¿No te acuerdas?. ¿Quizás te lo tenga que hacer recordar?.

-Chupasangres asqueroso!! Voy hacerte pagar tu insolencia. ¿Cómo osas burlarte de la bruja más poderosa de la nueva generación?

-No sé si eres la más poderosa pero quizás si la más chiflada.

La chica americana empezó a lanzar rayos a diestro y siniestro pero Gabriel los evitaba con mucha facilidad casi sin inmutarse.

Mientras poco a poco se acercaba más y más hasta que la golpeo lanzandola contra un árbol.

- ¡Maldita sea!. ¿Porque esa chica y tu podéis enfrentaros a mí?. Yo tendría que ser más poderosa, mucho más poderosa.

Soy la numero 1, yo soy la numero 1 ¿me oyes?

Un aura oscura comenzó a rodeárla, sus ojos estaban cambiando, sus pupilas tomaban un color grisáceo. El hechizo de invisibilidad se rompió, el suelo empezó a temblar, el vampiro se separó, notaba que la situación se había puesto peligrosa.

La gente de la casa salió y vio lo que estaba pasando, la tía de la chica de Nueva Orleans se fijó que su sobrina estaba rodeada de un aura oscura y tétrica. Esa energía que desprendía era idéntica a la de los cinco, incluso sus ojos habían cambiado de color. Se había vuelto extremadamente peligrosa debería acabar con ella.

De Bárbara salió un rayo oscuro que dio de lleno al vampiro que cayó al suelo.

-¡!Voy a destruiros a los dos!!!- dijo la bruja de Nueva Orleans que hasta le había cambiado la voz volviéndola tenebrosa.

- ¿Oye y si me disculpo y lo dejamos? - dijo burlonamente mientras se levantaba dolorido del suelo.

Matilda la tía de la bruja de Nueva Orleans comenzó hablar en un idioma extraño y lanzó una onda blanca pero la sobrina la destruyo antes que llegara ni siquiera a rozarla.

-¿Tú también tía?- gritaba

- ¿Que estás haciendo?- pregunto Matilda
- Ser la numero 1.

La joven recordaba que desde pequeña siempre le habían dicho que su misión era superar a cualquier bruja de las generaciones anteriores.

- ¡¡Vosotros me dijisteis que tenía que superarme!!

-Pero no mediante la magia oscura. ¡¡Nunca te dijimos eso!!!.
-Seré la numero 1 a cualquier costo. ¡¡Si te enfrentas contra mi te destruiré!!!

Volvió a lanzar una bola de energía oscura y su tía lo intento contrarrestar pero era demasiado poderosa y acabo recibiendo todo el impacto incluso salió despedida contra la granja. Entonces se fijó que un dolorido Gabriel se acercaba dónde estaba tirada una agotada Elena que miraba todo aterrorizada.

- ¡Voy a destruiros a los dos!- contesto la chica de Nueva Orleans

Lanzo una onda de energía oscura hacia Elena pero el vampiro se puso delante recibiendo todo el daño y cayendo al suelo herido con la camiseta destrozada.

- Volví después de 17 años lleno de rabia y de odio. Solo deseaba destruirte. ¡Y hoy te he protegido! . ¿Qué me está pasando?. - poco después de decir estas palabras el vampiro se desmayó.

- ¡Gabriel

Elena se levantó, Bárbara lanzo una onda de emergía oscura pero la española comenzó a brillar. Estaba rodeada de un aura de color blanca y ella también lanzo una onda de energía blanca de igual tamaño y las dos chocaron entre sí.Después de eso hubo un impacto terrible e incluso la casa fue destruida por la onda expansiva.

Elena estaba en el suelo agotada, no había rastro de Bárbara, seguramente quedó destruida por la explosión. Matilda apareció y se acercó a Elena que estaba muy herida y agotada, puso sus manos sobre ella y comenzó a curarla.

Estas son mis últimas energías.
- ¡¡Si gastas el poder que te queda morirás!!!.
- Da igual, tú tienes que evitar que Ra vuelva a la vida.
- Pero...
- Nos equivocamos con Bárbara le dimos demasiada presión por ser la mejor y sin quererlo la convertimos en un ser oscuro.

- Yo y mi familia somos responsables así que déjame morir al menos haciendo una cosa bien

Elena se recobró del todo pero Matilda cayó al suelo sin vida. Se sentía realmente mal por lo que había sucedido.Se fijó que Gabriel estaba tendido boca abajo. Incluso ella se había sorprendido de que el chico recibiera el daño por ella.

Y también la manera que ella había reaccionado al ver que él podía morir. Entonces movió su mano y el cuerpo del español floto por el aire hasta dejarlo suavemente en la paja de la granja.

Lo que nadie sabía es que Bárbara no había muerto alguien la había salvado estaba arrodillada en el suelo después de recobrar la conciencia.

- ¡¡Tienes un gran poder!! - dijo una voz de hombre

- ¿Dónde estoy?

Aparecieron cinco sombras pero se podía distinguir que llevaban túnicas negras

- ¿Sois los cinco?

- Así es. ¡Bienvenida!. Notamos tu gran poder oscuro. ¿Te gustaría ser la sexta?

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#31

PASADO (CAPÍTULO 30)

Gabriel había quedado muy dañado, le estaba costando recuperarse. Estaba tumbado en la paja, con los ojos cerrados, sudando y tiritando al lado de él estaba Elena sentada en el suelo mirándolo.

Él estaba soñando con el pasado cuando se acababa de convertir en un vampiro, lo duró que fue para él matar a la gente, y como fue convirtiéndose en un ser lleno de odio y rencor. Y si al principio tenía alguna reticencia de hacer caso a Sonia su creadora poco a poco comenzó a seguir sus directrices.

Soñaba en la noche que cambió su manera de ver las cosas para siempre. Su creadora le había hecho pasar una pesadilla, haciéndolo sufrir pero también le había dado un poder grande del que podía servirse para hacer pagar a la gente que lo humilló cuando era un niño.

-¡Eres un estúpido!, ¡esto no es un maldición, es un poder que te he dado!- contestó la vampiresa, mientras se tocaba su melena oscura.

- ¡No puedo hacerlo!. ¡Yo no soy así!

- ¡Siendo un vampiro puedes hacer cualquier cosa!, incluso vengarte de la gente que te hizo daño. ¿No te gustaría?.

- No...

- ¡Has dudado!.

- ¿Cómo sabes todo eso?. Yo no te lo he dicho

- Tengo más 500 años, puedo ver las cosas en la mente de la gente. He conseguido esa capacidad.

Después de manipularlo Gabriel decidió llevarse por la venganza y por sus instintos oscuros y el buen chico que solía ser cambió a un ser que disfrutaba con lo que hacía. Acabó matando a algunos de los que se habían burlado de él cuando era pequeño, casi todos habían cambiado de ciudades y pueblos pero los fue cazando de uno en uno.

Hubo un tiempo donde pensaba que podría llegar a ser bueno otra vez, pero solo fue una manipulación de una mujer para acabar con él y su familia. Y su padre pagó las consecuencias. Movido por la rabia quiso destruir a los humanos, por organizó un plan para que le ayudaran "Los Antiguos".

Entregaría a su creadora una zorra manipuladora, al igual que las mujeres que habían sido importantes en su vida excepto su madre y su hermana. Pero ellos se negaron a concederle su deseo. Pero decidió dar una vuelta por el mundo, necesitaba estar solo pasó por Estados Unidos, París, se sentía profundamente deprimido, y creía que nunca una mujer podría quererlo se metió en la cabeza que todas las mujeres eran malas.

Por eso siempre le gustaba asesinar a gente del género femenino, y se dejó llevar por la oscuridad de su interior, volviéndose cada vez peor y tomando como enemigo cualquiera que fuera contra él. Enloqueció queriendo acabar con "Los Antiguos" y llegar a ser el número 1 de los vampiros.

Finalmente Gabriel sus oscuros ojos y vio a Elena que estaba al lado de él, se había quedado dormida, entonces hizo una media sonrisa aunque le dolía cada centímetro de su cuerpo. La española se despertó al mismo momento, los dos cruzaron miradas.

-¡Hola!- dijo sonriendo el vampiro

- ¡Hola!- dijo la chica.

- ¿Te encuentras mejor?

- ¡Si!. ¿Y la bruja psicótica?

-Ya no está.

- ¡Me alegro!. ¡Chica eres fuerte! Ni yo mismo podía haber acabado con ella. ¡Y también quería darte las gracias por cuidarme!

- ¡No he hecho nada!. Solo me he quedado por aquí porque la casa está destruida ¡nada más!. Eso decía pero la verdad es que no se apartó de él ni un solo momento, incluso intentó utilizar magia de curación aunque apenas la controlaba. Era una de sus grandes cuentas pendientes con la brujería pero aun así lo intentó con todas sus fuerzas.

- De todos modos. ¡Gracias!.

- ¡De nada!. – ella se sentía nerviosa

- Yo no soy de hacer el bien. No soy igual que tú. ¡No soy ningún héroe!- mientras se incorporaba dolorido.

- ¡Gabriel!

- ¡Tienes razones de sobras para odiarme!. Podrías haberme matado en aquel momento pero no lo hiciste o dejarme morir ahora y no lo has hecho. ¡Te doy las gracias!

Él se acercaba más a ella hasta que los dos estaban a centímetros de rozar cara contra cara, Elena empezaba a respirar nerviosa cada vez que se acercaba hasta que se levantó.

-¡Creo que ya te encuentras mejor!. Si me disculpas iré a descansar. – la joven se marchó rápidamente.

- ¡Maldita sea Gabriel! ¿Qué haces?. ¿Cómo va querer algo de ti si mataste a abuela?. ¡Olvídate de ella!- se decía el mismo girando la cabeza en forma de negación, mientras se volvía acostar.

Elena no estaba lejos de allí se había tumbado en la paja en otro lugar, allí habían bastantes gallinas sueltas y otros animales correteando. Había intentado controlar sus nervios pero su respiración estaba acelerada.

-¿Cómo puede ser?. ¿Él mató a mi abuela?, ¿Por qué me pongo tan nerviosa por él?.

Al mismo tiempo Lucas se despertaba estaba tumbado en una cama, miraba a todos lados sin saber dónde estaba, le dolía la cabeza vio muchos aparatos tecnológicos .También se fijó en una mesa de color blanco que había en la habitación allí había un gran mapa del mundo con varios países subrayados.

Se levantó y apareció un chico de unos 40 y algo, ojos verdes algo extraño porque tenían destellos grises, pelo corto, castaño y sin barba llevaba una chaqueta roja de cuero, una camisa de unas flores y unos pantalones vaqueros.

-¡Hola chico! ¿Cómo te llamas?

- No me acuerdo...

-¡Parece que tienes amnesia!. Te encontré en el mar mientras navegaba con mi barco.

-No recuerdo nada...

- ¡No te preocupes!. Me presentaré soy Damien Reed. Intenta descansar si necesitas algo. ¡No dudes en llamarme!.

El chico se volvió a acostar y el Damien salió de la habitación cerrando la puerta, cuando se encontraba solo comenzó a sonreía de manera psicótica

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#32

LOS EXCLUIDOS (CAPÍTULO 31)

Las visitas en el Castillo Sant'Angelo de Roma se estaban acabando. El sol estaba desapareciendo y la oscuridad empezaba a cubrir el cielo. Ya no quedaba apenas gente pasando por el gran puente que rodeaba el río Tiber era un lugar relativamente cercano al Vaticano.

Una pareja de jóvenes aproximadamente unos 22 años, estaba haciendo fotos a las estatuas que habían que tenían forma de ángeles pues tenían detrás de su espalda dos grandes alas blancas.

La chica era una joven morena, con el pelo largo y vestía de manera informal, mientras ella daba un beso a la cámara, el chico de pelo castaño y corto, sonreía y la miraba con sus ojos oscuros mientras no paraba de hacer fotografías.

En ese instante apareció una niebla gris que cada vez era más densa hasta llegar a no verse nada y perder de vista a la joven pareja. Poco después de los cuerpos estaban en el suelo con dos agujeros en el cuello y la bruma fue desapareciendo.

Entre las sombras aparecieron Johan y Neo observaron los cadáveres.

-¡Me habría gustado matarlos directamente!. No soy de tanto artificio- protestó Neo

- Lo sé pero creo que siempre es mejor no llamar la atención- contestó Johan

- ¿Esto es con lo que se hace fotos ahora?- mientras sujetaba la cámara

- ¡Así es!

- Prefiero lo antíguo- Destrozó el aparato con mano

Los dos siguieron rumbo al mausoleo romano, los que estaban en la entrada que eran trabajadores que se encargaban de preservar las horas de visita, lo saludaron haciéndole una reverencia.

-¡Bienvenido Lord Johan!- dijeron los dos hombres.

- ¿Ya han llegado todos? – preguntó

- ¡Si señor!

- ¡Perfecto!. Por cierto ¿podrías ocuparos de esos cadáveres?.

- ¡Por supuesto señor!- los dos hombres corrieron donde se encontraban los cuerpos de la pareja.

Entraron en el patio habían más estatuas de ángeles como había en el puente. A Neo todo eso no le gustaba especialmente le parecía extraño reunirse allí, aunque le gustaba que las antorchas iluminaran sus pasos le recordaba a tiempos anteriores.

Luego subieron por unas angostas escaleras de colores blanquecinos, hasta llegar a una especie de sala de espera donde habían varios bancos de madera allí había una mujer de piel canela con una camiseta sin mangas de pelo negro y ojos oscuros, era muy atractiva aunque apenas se encontraba maquillada llevaba unos pantalones oscuros y unas botas.

-¡Espero que sea importante!. Estaba preparando mí venganza cuando me avisaste- la mujer se dirigía a él inglés.

- ¡Lo es querida!. ¡Lo es!

- ¡Ya veremos!- exclamó.

Entraron dentro de la sala donde habían cinco personas sentadas en varias sillas de madera y sus respaldos bordados de color rojo, y tres sillas que ocuparon enseguida Johan, Neo y la mujer.

En la sala en total habían 8 sujetos en el interior de la sala: dos mujeres, cinco hombres y un niño, las lámparas iluminaban la bonita sala llena de pinturas de una generación anterior.

-¡Primero de todo!. ¡Quería daros la bienvenida a todos!. Segundo preguntaros ¿cómo queréis que hable en inglés, en el idioma vampírico, en varios idiomas?- preguntó el vampiro trajeado.

Los allí presentes decidieron que la reunión fuera en inglés ya que odiaban el vampírico porque es el que utilizaban "Los Antiguos".

-¡Os he reunido aquí!. Porque gracias a nuestros aliados los Kahler, los Okoye y por supuesto los Albani que nos han prestado este lugar de reunión. ¡Gracias Ciro!- levantó la mano y saludó a un joven sin pelo totalmente rasurado, de piel blanca y ojos negros que le respondió con el mismo saludo.

- ¡Es un placer!- contestó el chico con una chaqueta de color gris, una camiseta azul oscuro y pantalones negros.

- ¡Ha llegado el momento de pasar a la acción!. ¡La ocasión de vengarnos!. Últimamente los brujos/as se están moviendo demasiado. Por si fuera poco los humanos se están volviendo un peligro, mis espías me comentaron que incluso uno de ellos luchó contra Teresa la hermana de Silvana y le plantó verdadera guerra.

- ¡Yo quiero alguien fuerte!- dijo Neo que hasta ese momento estaba sentado con los brazos cruzados y los ojos cerrados.

- ¡Yo quiero ocuparme de los Serkin!- dijo el joven de cabello a "pinchos" y de color rojizo, mientras observaba con sus ojos verdes.

-Sé que cada uno tendrá su preferencia he decidido tomarme la molestia de hacer unas fotos con el objetivo que tocaría a cada uno a modo de sorteo. Si no os importa yo me quedaría con dos ya que a nuestra fallecida miembro Sonia. La creé yo. – explicó Johan.

Los sujetos empezaron a cuchichear pero finalmente asintieron, aunque cada uno tenía sus intereses decidieron que después de todo eliminarían un obstáculo en su camino. Johan lanzó los sobres que estaban cerrados y los repartió quedándose con dos sobres.

Entonces entraron varias chicas y chicos jóvenes que se pusieron al lado de los 7 miembros de "los Exluidos" . Algunos se levantaron las mangas de la camiseta, otras acercaron sus cuellos y esos seres comenzaron absorberloss la sangre hasta dejarlos sin vida.

Johan ya había quedado saciado con la pareja que había asesinado minutos antes por lo que cedió la chica que le tocaba a su compañero Neo. Poco después la juventud de esos muchachos y muchachas se fueron marchitando hasta acabar como cuerpos inertes en el suelo de ladrillos de rombos blancos y oscuros.

-¡La reunión ha terminado!. ¡Ha sido un placer veros a todos!- Se despidió, mientras seis miembros se marchaban de la sala excepto Neo que se levantó y se acercó a su compañero y los dos caminaban por los pasillos del palacio.

- ¿Quién te ha proclamado líder?- preguntó el hombre de aspecto imponente

- ¿Quieres ser lo tú?- contestó Johan

- No. Sabes que eso me aburre. Solo me preguntaba cómo es que han acatado tus ordenes me es extraño que nadie se haya plantado contra ti.

- ¡Oh! ¿Eso?. Bueno digamos que ya saben cómo me las gasto.

- Por mí bien. Creo que vales para eso. Por cierto en tu reunión no has hablado nada del Ojo de Ra.

- ¿Crees que si supieran eso me harían caso?. ¡Seguramente se revelarían y intentarían traicionarnos!.

- ¡Tienes razón!. Bueno me marcho. ¡Tengo ganas de pasar a la acción!.

-¡Espero que te diviertas mucho!

Neo desapareció con gran velocidad y Johan se quedó solo comenzó andar hasta llegar a una sala llena de cuadros de la oscuridad salió una mujer bellísima de piel blanca, pelo rojizo, ojos verdes con una medio melena que se acercó a él.

-My Lady Diana ¿ha escuchado todo lo que hemos hablado en la reunión?- preguntó mientras hacía una reverencia.

- ¡Sí!, aunque me marché cuando pasasteis a los postres. ¿Me he perdido algo?- contestó la joven vestida con un vestido azul y unos tacones del mismo color.

- ¡Oh no nada importante!- mientras sonreía sin que la chica lo viera

- ¡Es el momento con la ayuda de "Los Excluidos" y nuestros aliados podre ser la Reina de todos los vampiros. ¡Lugar que me pertenece!. Acabaré con mi padre y mi hermano.

- ¡Si mi señora!. ¡La dejo tengo que ocuparme de ciertos asuntos!- dijo Johan mientras cerraba las puertas de la sala.

Mantuvo la compostura hasta salir del palacio pero en mitad del puente empezó a reírse y una niebla gris lo cubrió todo. Él ya no estaba pero aun sonaba el eco de sus carcajadas

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#33

DAMIEN (CAPÍTULO 32)

Damien estaba observando el mapa del mundo y apuntando coordenadas en una libreta, pocos segundos dejó de escribir y se quedó con la mirada perdida. Comenzó a recordar todo lo que había pasado.

Cuando era un miembro de la CIA el mejor agente de todos, la amistad con su protegido Leo sus entrenamientos, su boda eran tiempos felices pero todo cambió cuando investigando un extraño caso de asesinato de varios agentes encontró pruebas de que los propios hombres que les enviaban a sus misiones estaban metidos en una trama realmente aterradora.

El ejército también estaba metido estaban creando super hombres con fuerzas y capacidades sobrenaturales, no solo eso sino que encontró laboratorios donde encontró criaturas terribles de ojos rojos con los que experimentaban, no solo eso también se encontraba información sobre la posibilidad de seres de otros mundos, además una lista de personas con poderes extraños y entre ellas estaba su mujer.

Alertado por todo lo horrible que había visto, lo dejó todo en su sitio. Fue a su casa y encontró a su mujer alisándose su pelo castaño delante del espejo, su marido le comentó que sabían lo que era que debía irse que él se encontraría con ella en un lugar donde ellos conocían muy bien.

A él le habían mandado a una misión tenía que hacer que todo marchaba de forma normal, si nos podrían sospechar y cuando él volviera se marcharían de allí. Leo y Damien fueron a una misión para intentar recuperar un antiguo libro que parecía que era de vital importancia allí encontraron a una especie de secta muy rara con la que tuvieron que enfrentarse mediante balas, era un libro muy extraño se le llamaba "El Libro Oscuro" viendo que era de tal importancia se lo quedó y dijo a sus superiores que se había perdido poco después cuando estaba deseando encontrarse con su mujer.

Recibió una llamada telefónica diciendo que su esposa había sido asesinada, se sintió hundido y sin fuerzas, una noche encontró por casualidad varios micrófonos pequeños por lo que tenía claro que sus propios superiores habían hecho eso.

Loco de rabia fue investigando por su cuenta. Damien había perdido la cordura y se obsesionó con averiguar lo que ponía en ese extraño libro oscuro con ese idioma extraño, mientras acababa uno por uno con los que tenían que ver con la muerte de su mujer.

Él sabía que su mujer era bruja desde casi al mismo tiempo que empezaron a salir, ella mismo se lo dijo. Le habló sobre la magia blanca y la magia oscura pero él no quiso saber más de ello, solo sabía que la amaba con todo su corazón y que era una persona como otra normal.

Esa misma noche escondió el libro debajo de una pequeña roca en el parque donde se conocieron su amada fallecida y se dispuso a terminar con los últimos que estaban relacionados en su muerte.

Cuando solo faltaba un único miembro el líder de la institución y estaba a punto de acabar con él apareció Leo.

-¡Por favor! ¡Tú no eres así!. ¡Siempre has seguido las reglas!- le suplicó Leo

- ¡A la mierda las reglas!- dijo Damien

- ¡Todo está podrido!. ¿No lo ves?

- ¡Por favor! ¡no me obligues a hacerte daño!. -

- Damien comenzó a apretar el gatillo, mientras sonreía enloquecídamente, en ese instante Leo disparó contra el suelo.

- ¡Para!

El agente comenzó apretar el gatillo dispuesto a matar su superior, pero Leo disparó en la mano de su compañero, amigo y maestro que soltó su arma y empezó a caer sangre al suelo.

-¿Cómo te atreves?

- ¡Señor salga de aquí!- ordenó Leo

El hombre que estaba en su apartamento donde normalmente llevaba a sus amantes para que su esposa no se enterara comenzó a correr en dirección a la puerta. Pero Damien volvió a coger el arma aunque tenía la mano ensangrentada y el dolor era muy grande consiguió mantenerlo a raya.

Pero su compañero y alumno le apuntó y le ordenó que no se moviera, el hombre de aspecto grueso se escapaba por las escaleras.

-¿Cómo te atreves a dejar ir al causante de la muerte de Emily?. ¡Eras mi amigo!- gritó enfurecido. El joven al escuchar esas palabras bajó la guardia momento que aprovechó Damien para golpearle en la cara, la pistola fue expulsada a varios metros.

Damien totalmente enloquecido empezó a golpear brutalmente a su amigo, mientras Leo se escudaba con los brazos para recibir el menor daño posible, lo cogió y lo lanzó contra una mesa de vidrio que fue destruida en mil pedazos por el impacto.

Se empezaron a escuchar sirenas, además de un helicóptero, por lo que decidió subir a la terraza y escapar saltando a o escalando hacia abajo antes que llegara pero su amigo apareció y le cortó el paso.

-¡Yo te enseñe todo lo que sabes!. ¿Crees que me vas a ganar?

- ¡Para por favor!

Loco de rabia intentó a ahogar a su compañero, mientras el joven le golpeaba con el codo para poder sacárselo de encima cosa que finalmente pudo hacer. Se fijó que las piernas las tenía totalmente desprotegidas y con un leve impacto en su pierna derecha perdió el equilibrio momento que aprovechó para darle un golpe en el cuello y dejarlo K.O.

Después de ser derrotado por su compañero y amigo fue encarcelado y llevado a una prisión de alta seguridad donde varias veces intentaron atentar contra su vida pero lamentablemente para ellos los que lo intentaron no acabaron en buenas condiciones.

Más de 20 veces fue llevado a una celda llamada del terror donde los llevaban a los prisioneros que se habían portado mal. Era un lugar sin luces, con gran humedad y donde nunca entraba la luz. Solo sus ganas de venganza le hacían sobrevivir.

Incluso cuando conoció que el líder de la organización había muerto no se alegró, ni siquiera al conocer pocos días después de que su ex amigo Leo había fallecido. Él sabía que Leo no había fallecido era una táctica para desaparecer.

Se juntó con varias personas que estaban metidas en la cárcel y conocían cosas sobre la magia oscura uno de ellos era miembro de una organización llamada El Ojo, hicieron amistad o algo así.

Damien le habló sobre el libro oscuro que tenía, y llegaron a un acuerdo él le sacaría de allí a cambio de que él se lo diera. Finalmente escaparon de allí con los poderes del miembro del Ojo pero fue traicionado por el ex agente de la CIA y asesinado por la espalda.

Fue al parque y 4 años después allí estaba en el mismo lugar donde estaba. Empezó a ser buscado por lo que asesinó a un mafioso que tenía un barco. Se lo quedó y comenzó a averiguar cosas sobre ese libro se hablaba de Ra, Los Cinco, los vampiros. Lo que más le llamó la atención era El Ojo de Ra que era una especie de entrada a otra dimensión donde el brujo había dejado sus poderes y aquel que consiguiera entrar tendría todo su poder.

Con él podría ser el amo absoluto del mundo, además de resucitar a su amada esposa. Dentro de ese libro se hablaba de otro segundo libro que era de vital importancia. En su huida de las autoridades un miembro de la CIA y varios hombres fueron le encontraron pero pudo acabar con ellos excepto con "Águila" a quien dejó vivo.

Volvió a la realidad y se fue a una habitación que había dentro del barco allí estaba atado Adler de pies y de manos con varios cortes en su piel.

-¿Por dónde íbamos?. ¿Así que fue Adam su hijo el que estaba detrás de la muerte de Emily?. Me extrañaba que ese gordo apestoso hubiera hecho algo así. ¡Cuéntame más! ¡Cuéntamelo todo!- dijo Damien mientras su cara desencajaba y se convertía en un demonio.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#34

LUCHA INTERIOR (CAPÍTULO 33)

Elena se sentía extraña después de lo sucedido con Gabriel, se le había acercado el corazón y había decidido ir a un pequeño riachuelo que había cerca de la granja, allí se lavó la cara, en ese instante en esas aguas apareció la cara de su abuela que llevaba la misma ropa que el día de cuando murió .

-¿Qué estás haciendo?- preguntó

-¡Abuela! – exclamó sorprendida Elena

- ¡No puedes enamorarte de él! ¡Él me mató! . Además es un vampiro!

- Lo sé pero no es tan malo como aparenta. Tiene un lado sensible, lo he podido ver. ¡Solo está perdido!.

- Él es malo. ¿No lo comprendes?

- No lo creo.

- Si te enamoras de él te volverás igual.

El rosto de su abuela desapareció, y la imagen que se reflejaba era de Gabriel y ella besándose. Para poco después los dos atacar a gente inocente.

-¿Ves cómo es divertido?- preguntaba Gabriel

- ¡Si lo es!- mientras ella sonreía

En ese instante se despertó había tenido una pesadilla podía ver cerca de ella a Gabriel durmiendo. Ese sueño era una clara evidencia que interiormente estaba teniendo una lucha de sentimientos por un lado él era el asesino de su abuela y por otro estaba claro que le comenzaba atraer bastante y que no era tan malo como quería aparentar solo era un chico perdido.

Mientras se debatía en que hacer lo miraba fijamente, poco a después salió sigilosamente sin que el vampiro se diese cuenta arrancó un trozo de madera y fue dirigiéndose donde estaba soñando el chico tiró un hechizo para qué no pudiera escuchar nada. Se acercó lo más que pudo estaba decidida a clavarle esa estaca rudimentaria en el corazón.

Cuando estaba a punto de clavársela paró miró la cara del español, y las lágrimas cayeron de sus ojos otra vez una lucha interior que no controlaba.

-¿Por qué no puedo hacerlo?. ¡Él es el asesino de mi abuela!.

Finalmente se guardó el trozo de madera y se alejó otra vez al sector donde estaba descansando minutos antes y te tiró sobre la paja.

-¡No puedo hacerlo!- se decía para ella misma.

Todo lo que quedaba de noche se lo pasó llorando porque ella había jurado acabar con los seres oscuros, y no podía hacerlo con ese vampiro. Su sueño era terminar con todos y así poder ser una persona normal que es lo que siempre había deseado tener un marido formar una familia, vivir en una casa en definitiva ser una mujer normal y corriente.

Desde los 10 años que le fue arrebatada su infancia no había parado de entrenarse y enfrentarse a rivales oscuros. Y el causante de todo estaba acostado cerca de ella si no hubiera existido Gabriel habría podido hacer muchas cosas que no había hecho.

Él fue el causante de su cruzada contra seres oscuros, y su sueño era ese acabar con todos para poder tener lo que no había podido tener. Pero aun así no podía hacerlo, sentía que si le atravesara el corazón al vampiro su corazón también estallaría en mil pedazos.

Finalmente pudo dormirse después de mucho llorar y tener una lluvia de sentimientos. Cuando abrió los ojos se fijó en los rayos de sol que entraban, cuando se levantó se fijó que Gabriel ya no se encontraba en el lugar donde estaba descansando toda la noche.

Salió afuera de la granja y lo vio concentrado moviendo sus articulaciones con leves ruidos de sus huesos.

-¡Ya me encuentro mejor!. ¡Buenos días Elena!- sin parar de moverse y sin darse la vuelta.

- ¡Buenos días!. ¡Pensaba que te..!

- ¿Qué me había marchado?- El vampiro no dejó que terminará la frase.

- ... - Elena se quedó sin palabras

- ¡No!. Hay una familia de vampiros llamados Los Decrue que quieren hacerse con el trono y después acabar con los brujos. Me dan igual los otros pero no quiero que te hagan daño. Además yo te ayudaré con tu misión y tú me ayudaras a mí creo que puedes ser de gran ayuda. ¡Pienso que formamos un buen equipo!- dijo sonriendo.

-¿Y quién ha dicho que quiero formar equipo contigo?. Puedo encargarme yo misma, ¿no viste como derroté a Bárbara y tu ni siquiera pudiste hacerle nada?.

- ¡Eso fue suerte!. – dijo burlándose Gabriel

-¡Tienes razón ¡Dijiste que perseguías a tu hermana!. ¿Puedes percibirla?- preguntó Elena

- Si puedo. ¿Por?.

- ¡Creo que vamos a necesitar toda la ayuda posible!- contestó Elena

Susana y los demás habían parado a descansar en un pequeño pueblo costero, cercano, consiguió bolsas de sangre para ella y Jason que se habían quedado en un casa abandonada cerca de la playa.

El vampiro tenía la mirada perdida mientras las olas golpeaban entre las pequeñas rocas.

-¿Lo quieres verdad?- apareció Susana

- ¿Cómo?

- Se lo que eres, te lo dije aquella vez no es nada malo. No eres ningún enfermo por tu condición sexual ¿vale?

- ¡Sí!. - el chico miró hacia el suelo.

- ¡No te preocupes! ¡Encontraremos a Lucas! ¡te lo prometo!.

- ¿Tú también lo quieres verdad?-

- Bueno...- contestó la española

- ¡No puedes engañarme!. Lo vi en el momento que intentaste protegerlo.

- ¡Vamos a seguir entrenando!- cortó Susana

Después de unas horas entrenando sus nuevas capacidades como vampiro fueron a la casa donde se encontraron a Vincent el hermano de Leo levando. Se había curado el mismo y se había puesto grapas en los diferentes cortes que tenía en sus brazos y piernas.

-¡Sigo diciendo que sería mejor que fueras a un hospital!- le decía preocupada la pequeña vampiresa.

- ¡No!. Ya he perdido bastante tiempo. ¡Me encuentro mejor! Ya he descansado durante una semana. ¡Tengo que encontrarme con mi hermano!. ¡Estará preocupado después de todo lo que paso!. ¡Tengo que encontrarle y explicárselo todo!.

- ¡Es una despedida! ¿No?. – preguntó Susana

- No sois tan malos los vampiros como la gente dice al menos sé que no todos sois monstruos.

-¡Tened mucho cuidado!. ¡Cuando termine lo que tenemos que hacer! Volveré con mi hermano y lucharemos contra esos monstruos. ¿Vale? ¡Tened mucho cuidado!. ¡Y sobrevivid hasta que llegue yo!.

-¿Y cómo nos encontraras?- preguntó Jason

- ¡No te preocupes lo haré!- dijo Vincent.

Se abrazó con Susana sin darse cuenta que le había puesto un pequeño microchip del tamaño de una hormiga para tenerlos vigilados enseguida le dio la mano a Jason y después salió de la casa el poco tiempo que había pasado con ellos habían cogido algo de confianza por eso miró su reloj que era el aparato donde podía ver donde estaban sus nuevos amigos.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#35

REUNIÓN (CAPÍTULO 34)

Habían pasado 2 días desde que Leo y Jessica habían dejado a Leticia y su familia en casa de la señora María. Su hermano Vincent le había llamado por teléfono había recobrado la memoria y ahora conociéndolo tenía ganas de venganza.

Finalmente llegaron a un motel de carretera que os donde habían quedado, no se fiaba demasiado podía ser una trampa por eso antes de ir al encuentro con su hermano, pasó por la casa del contrabandista que era la idea que tenía desde el principio antes que pasara lo de los vampiros.

Cogió su Desert Eagle 5.0, le dijo a Jessica que se quedara en el coche. Bajó y miró a todos lados memorizando las posiciones para encontrar una salida por si el encuentro se complicara. Empezó a andar y se fijó en que al lado del típico Motel había una pequeña cafetería.

Entró en el pequeño bar y vio a su hermano en el fondo, se fijó que las mesas y sillas eran de colores blanquecinos y no había mucha gente se puso la pistola detrás en la cintura en el pantalón para sacarla si había algún problema.

-¡Hola mariquita!- dijo el hermano sin dejar de mirar la carta del desayuno. Era el saludo que utilizaba Vincent para dirigirse Leo.

- ¡Hola capullo!. ¿Estás bien?- Leo también solía decirle eso normalmente. Y se sentó en frente de su hermano.

- ¡Quiero vengarme de esos cabrones!. ¡Y supongo que tú también!.

- ¡Claro!- contestó Leo. Que analizaba todos los gestos de su hermano para ver si mentía. Pero parecía que lo hacía.

- ¿Qué estás intentando analizarme?- preguntó Vincent

- ¡No es eso!

Vincent explicó que varios hombres de sus unidades "Las fuerzas especiales" estaban desapareciendo así que empezó a investigar lo que estaba ocurriendo siguió a uno de sus superiores y encontró un laboratorio secreto donde pudo ver que muchos soldados estaban siendo alterados genéticamente.

Detrás de todo esto estaba el hijo del fallecido jefe de la CIA Adam Blackwell, salió y estaba dispuesto a hablar con las máximas autoridades militares pero cuando se disponía a marcharse fue atacado.

Aunque se llevó a varios soldados por delante no pudo contra uno de esos que habían sido alterados genéticamente y perdió y convertido en otro como ellos.

-¿Me crees?- preguntó el hermano mayor

- ¡Si!. ¿Pero porque no me lo dijiste si llevabas tiempo investigando?

- Habrías querido volver y ayudarme. Y eras uno de los ex agentes de la CIA más buscados.

- ¡Me lo tenías que haber dicho!

-¡Además creía que yo solo me bastaba para sacar toda la mierda!.-Exclamó Vincent

- Sigo pensando que me lo tenías que haber dicho.

- ¡No te quejes avisé a Queen por si no volvía!

- ¡Lamentablemente tu amigo está muerto!

- ¡Hijos de ....! ¡Van a pagármelas todas juntas!- vociferó mientras apretaba sus puños

La manera de comportarse era idéntica a la de su hermana, además sus expresiones faciales delataban que estaba siendo sincero. Leo tenía claro que sí que era su hermano y que no estaba siendo controlado por nadie.

El mayor de los dos comenzó a explicar que cuando estaba siendo controlado no podía hacer nada, tenía que obedecer

-Allí me enteré que Adam estaba en busca de un objeto mitológico llamado el Ojo de Ra que da un poder sin contemplaciones. Y que por eso había formado los super soldados para derrotar a vampiros y brujos que también lo buscaban. –Explicó Vincent.

Luego siguió contando que dos vampiros diabólicos se enfrentaron contra él, 5 soldados y una chica que era como ellos pero no pudieron hacer nada todos murieron excepto dos. La vampiresa sobrevivió y uno de los chicos fue convertido.

-¿Has estado recuperándote no?.- preguntó Leo

- ¡Así es!. ¡Primero quiero encargarme de los cabrones que me han hecho esto y luego me vengaré de ese vampiro asqueroso!. ¿Me ayudaras hermano?

- ¡Por supuesto!- dijo casi sin pestañear Leo.

El hermano pequeño le explicó también todo lo que le había sucedido, mientras su hermano ponía cara de sorprendido. Terminó la historia y los dos se levantaron de las sillas después de haber tomado un café solo.

-¡Se han metido con los hermanos equivocados!- dijo Vincent

- ¡Si lo han hecho!- contestó Leo.

Los dos chocaron sus puños en señal de saludo. Leo estaba contento no había duda de que su hermano estaba pleno de todas sus capacidades mentales. Además tenía una fuerza portentosa.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#36

HERMANA PEQUEÑA (CAPÍTULO 35)

Jason y Susana habían salido por el pueblo a entrenar al nuevo vampiro en sus nuevas capacidades. Ella se sentía orgullosa porque aprendía rápidamente incluso había utilizado sus poderes vampíricos para que les invitaran a una ronda de cervezas.

Estaban riéndose cuando llegaron a su casa y la joven vampiresa sintió una sensación conocida, le ordenó al chico que le acompañara que se alejara. Entonces de las sombras apareció su hermano Gabriel sonriendo.

-¡Enhorabuena hermanita!. ¡Parece que has mejorado estos años!

- ¡Gabriel!.

Susana se puso en posición de atacar, sus pupilas cambiaron y sus ojos se volvieron rojos como el infierno.

-¡Vamos ataca!- dijo burlonamente el hermano mayor

La vampiresa se lanzó contra su hermano que sonreía pero para sorpresa de él se movió mucho más rápido de lo que pensaba, le cogió de la ropa y lo lanzó contra la arena.

-¡Vaya, vaya! ¡Te has vuelto fuerte!- mientras se limpiaba la boca de arena.

- ¡Voy a vencerte!- dijo enrabietada.

- ¡Además por lo que veo ya no eres esa niña que se sentía aterrorizada con mi sola presencia!

- ¡No ya no lo soy!

- ¡Interesante!

En ese momento apareció una chica cortando la conversación que tenían los dos. Susana reconoció el olor de la chica era la pequeña Elena que se había vuelto mayor.

-¡Elena!- exclamó la vampiresa

- ¡Hola Susana!- contestó la española

- ¿Estás con él?- preguntó sorprendida Susana

- ¡Es una historia un poco larga!- dijo Elena

-¡Así es! – se metió en la conversación Gabriel

-¡Entonces eres mi enemiga también!- gritó enfurecida

Y se lanzó contra la bruja pero Gabriel paró el golpe con su brazo izquierdo, mientras sonreía como un demonio y sus ojos se volvían del color de la sangre.

-¡No vas hacerla entrar en razón!. Sigue siendo tan cabezota como siempre. ¡Déjame que me ocupe de ella!. – El vampiro la cogió y lo lanzó unos metros pero la joven hizo un movimiento en el aire y aterrizó de pie.

-¡Dejala! ¡No le hagas daño!- le dijo Elena.

- ¡No prometo nada!- contestó Gabriel con una medio sonrisa.

-¡No te tengo miedo!

-¡Lo tendrás!- dijo irónicamente Gabriel

Jason que estaba observando todo se acercó también para ayudar a su maestra, pero el vampiro español lo miró.

-¡No te entrometas!. ¡Esto es una pelea de hermanos! ¡Si lo haces te matare!- mientras las venas de su cabeza se hinchaban. Al ver lo peligroso que era Gabriel se apartó no quería morir sin antes encontrar a Lucas.

-¡Voy a enseñarte todo este tiempo de entrenamiento con Ana!- mientras sus colmillos se mostraban amenazantes.

Los dos salieron disparados contra el otro y comenzaron a luchar pero ninguno golpeaba al otro se movían muy rápidamente.

-¡No está nada mal!

- ¡Aún no has visto nada!

- ¡Se te ve muy segura de ti misma!. ¡Tendré que recordarte quien soy!

El vampiro se movió a una velocidad sobrehumana e intento golpear a su hermana pero esta esquivó el ataque y le golpeo en la cara dos veces haciéndole morder el polvo. Gabriel se levantó y ya no tenía la sonrisa en su cara, estaba empezando a enfadarse así que fue el esta vez el que impactó en la cara de su hermana, y ella nuevamente golpeo en la de su hermano.

-¡Voy a destrozarte!

- ¡Vamos inténtalo!

- ¡Parad!- ordenó Elena pero ninguno le hizo caso.

Y volvieron a salir disparados uno contra el otro. La joven bruja levantó sus manos y salió de ella una pequeña onda expansiva de color blanco que tiró a los dos al suelo.

-¡He dicho que paréis!

El vampiro enrabietado se movió a gran velocidad de allí. Mientras la chica empezaba hablar con Susana que ya se había tranquilizado.

-¡Ahora que estás más tranquila! Te tengo que contar unas cosas.

Gabriel que se había apartado y estaba mirando la luna llena enfurecido porque su hermana pequeña se había hecho muy fuerte pero él tendría que ser extremadamente fuerte y en cambio estaban bastante igualados.

Recordaba la fuerza y poder que tenía Sonia su creadora y persona que le robó su poder y era algo impresionante. En cambio él no podía derrotar a una vampiresa que por mucho que fuera entrenada por un "Antiguo" tendría que haber derrotado fácilmente.

Aunque reconocía que su pequeña hermana se había hecho fuerte, y tenía algo de orgullo en sus pensamientos por ella. Mezclado con rabia ocasionada por él mismo ya que estaba volviéndose blando y eso para un vampiro con tantos enemigos era letal, ellos aprovecharían sus puntos débiles.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#37

LOCO (CAPÍTULO 36)

Vincent, Leo y Jessica se dirigían a uno de los cuarteles de la CIA donde sabían que estaba él. Leo tenía claro que le estaban esperando porque en ningún momento les habían atacado y estaba seguro que con los numerosos aparatos que disponía un grupo tan preparado como ellos estaban al tanto que se dirigían hacia allí.

Y no se equivocaban Adam estaba contemplando como se acercaban desde una pantalla, mientras bebía un whisky en su despacho. No estaba extremadamente contento porque Adler (Águila) no había vuelto y además no pudo localizar a Damien varios agentes intentaron capturarlo pero fallaron estrepitosamente y perdieron su rastro.

Lo único bueno es que su proyecto más importante estaba acercándose a él y que podría acabar con Leo de una vez por todas. Por eso llamó desde el teléfono privado al general Brown superior de Vincent y líder de la operación militar de los súper soldados para que les prepararan una bienvenida.

Finalmente los hermanos bajaron del coche a unos cuantos metros de donde estaba la base. Vincent empezó a cargar de balas una ametralladora, y se colgó varias granadas en el cuello, mientras su hermano prefirió una pistola y un rifle.

-¡Chica creo que deberías quedarte aquí!. Esto podría volverse peligroso- dijo Vincent

- ¡Estoy de acuerdo con él!- afirmó Leo

- ¡Estoy más segura con vosotros dos! ¡Además os puedo ayudar con las balas!- explicó la chica

Leo tenía miedo de que pasara algo con el brazalete y ocurriera un suceso parecido a lo que ocurrió en México. Por lo que acababa de decir Jessica no le hacía especial gracia.

-¡De acuerdo vendrá con nosotros!- dijo Leo

- Ok- Asintió el hermano mayor aunque miró a los ojos al ex agente en gesto de desaprobación porque el propio familiar le había contado todo lo que ocurrió anteriormente.

- ¡No te separes de nosotros!- ordenó Leo

Los tres empezaron a correr mientras aparecieron un grupo de soldados que empezaron a dispararles. Jessica levantó las manos y las balas comenzaron a flotar en el aire, los soldados asustados empezaron la retirada pero Vincent comenzó a ametrallarlos sin piedad.

-¿Qué haces?- preguntó Leo

- ¡Es hora de que superes aquella muerte!. ¡Son ellos o no!. ¡No puedes salvar a todo el mundo hermanito!- mientras se adelantaba.

En ese momento otro grupo de soldados empezó a dispararles mientras ellos corrían, el hermano mayor con la fuerza de un súper soldado acabó rápidamente con todo aquel que se ponía en su camino.

Adam lo veía todo desde su despacho, en ese instante se abrió el pasadizo secreto que tenían y apareció Adler.

-¡Adler! ¿Dónde estabas?

- ¡Hola Jefe!- se le notaba nervioso en ese instante apareció alguien detrás de él que le rebanó el cuello y la sangre comenzó a brotar de él. Estaba claro que había muerto le acompañaba Lucas que ahora gracias a la información dada por Adler a Damien había conseguido controlarlo mediante un microchip que le había introducido mientras dormía.

- ¡Ya no te necesito!- Era Damien su cara y sus ojos estaban desencajados aunque era un humano normal y corriente daba más miedo que algunas criaturas de la noche.

-¿Damien?- preguntó Adam

- ¿Qué te parece si hablamos un rato?- dijo el psicótico ex agente de la CIA

Leo, Jessica y Vincent estaban luchando contra soldados y agentes de la CIA era una auténtica guerra y ellos solo eran tres pero aun así estaban saliendo victoriosos, incluso los tanques habían sido destruidos, helicópteros y todo vehículo que fuera un peligro.

Cuando estaban a punto de entrar aparecieron unos nuevos soldados esta vez se notaban diferentes a los anteriores y el general Brown un hombre de pelo rubio, ojos verdes, alto y delgado que estaba totalmente uniformado con varias medallas en su pecho. Él ordenó que los atacaran tres fueron a Vincent pero este era mucho más fuerte que ellos y acabó rápidamente con ellos.

Leo también en solo dos golpes terminó con los dos hombres que le querían atacar. Jessica utilizó sus poderes y los tres que fueron a por ella comenzaron a flotar y salieron disparados contra la pared de la base.

Brown vio que se estaba quedando sin soldados y comenzó a correr pero el hermano mayor de Leo le cerró el paso.

-¿Crees que si me matas?, ¿no irán a por ti?. Te cazarán durante toda la vida.

- ¡No sí explico todo lo que has hecho!. Tú y Adam

- ¿A quién crees que van a creer a un General de los Estados Unidos o un militar de poca monta como tú?.

- ¡Este militar de poca monta ha lanzado y su hermano ha mandado todos tus informes a la prensa!

- ¡Hijo de puta!- blasfemó Brown

- ¡El hijo de puta eres tú!. Utilizaste a los propios soldados para crear títeres controlados por ti y el cabrón de Adam. ¡Pero se ha acabado!.

-¿No entiendes que lo hago por el bien del país?. ¡Con tantos enemigos rodeándonos necesitábamos un ejército para defendernos!. Hay seres sobrenaturales acechándonos desde hace mucho tiempo. ¡Nunca hemos podido con ellos y ahora que conseguimos una verdadera arma podíamos deshacernos de ellos y de cualquier peligro humano o no!.- explicó el general Brown.

- ¡Me das vergüenza!. ¡No mereces llevar esas medallas no eres digno de ellas!.- gritó enfurecido Vincent.

- ¡No sabes lo que es perder un escuadrón entero porque unos monstruos se divierten haciéndolo!.

- ¡Creíamos que en ti y nos metiste en esto sin decirnos nada!.

-¡Lo hice por mí país!. Y lo volvería hacer 1000 veces!

- ¡No me vengas con gilipolladas!. ¿Por eso buscabais el Ojo de Ra? ¿Para defender el país o para ser los amos del mundo?.

- ¿De que hablas?- dijo extrañado el general.

- ¿Cómo?- Vincent se dio cuenta de que Brown no sabía nada acerca de todo lo relacionado con "el Ojo de Ra" y era otra víctima de las manipulaciones de ese malnacido de Adam.

Leo y Jessica estaban terminando de luchar con los últimos soldados que quedaban en pie mientras Vincent explicó al general todo lo que había averiguado de Adam. Brown después de escuchar toda la verdad sobre Adam comenzó ayudarles y les dejó pasar en el interior de la fortaleza de ladrillos de color gris y ventanas antibala con una tarjeta de autorización.

El general comenzó a decir a sus soldados que estaban en el interior que los ayudaran y apuntaran a los agentes de la CIA pero que no dispararan. Y poco a poco fueron pasando por las compuertas con la ayuda de Brown. Finalmente llegaron al despacho y encontraron el cuerpo de Adam sin vida encima del sillón no tenía ojos se los habían arrancado y tampoco tenía el brazo derecho.

En la pantalla había un papel que ponía púlsame, cerca de allí había un mando y control remoto, Leo se dio cuenta que seguramente el asesino de Adam había puesto una cámara pequeña para grabar algo.

Jessica se tapaba la cara para no ver el tenebroso espectáculo y Vincent tragaba saliva. Brown estaba muy serio y tremendamente contrariado. Leo apretó el botón de encender y apareció en la pantalla Adam sentado en un sillón totalmente mojado por el sudor y confesando todo sus crímenes.

Explicaba que era la mente maestra con todo lo relacionado con los super soldados, que su objetivo era "El Ojo de Ra" y que manipuló a su padre y a toda la gente para que parecieran culpables pues en esa época era el encargado de los proyectos científicos de la CIA.

Contaba que su padre no tuvo nada que ver con la muerte de Emily que todo fue orquestado por él. Hizo un trato con unos miembros del Ojo solían trabajar juntos en algunas ocasiones para acabar con vampiros o brujas peligrosas como sabía que sus hombres no podrían acabar con ella se lo pidió al "Ojo" les puso un mini micrófono y en una de sus conversaciones secretas con otros miembros se enteró lo que era "El Ojo de Ra" así que a partir de ese momento su objetivo era El Ojo de Ra y además sabía que Damien amaba locamente a su esposa, y que el acabaría con la gente que sabía del proyecto incluido su padre pero no fue así si no que el alumno y amigo fue quien acabó con su padre y consiguió así hacerse jefe de la CIA fue diferente a lo planeado pero se llegó al mismo objetivo.

Contrataron a varias personas para acabar con él pero no lo consiguieron. Vincent tenía los ojos abiertos , Leo miraba la pantalla sin pestañear, el no salía de su asombro. Siguió relatando los hechos que había manipulado a muchas personas para conseguir sus metas incluido el general Brown.

Terminó la confesión y comenzó a sonar una melodía muy dulce que Leo conocía muy bien. Él estuvo presente en la boda de Emily y Damien le llamó la atención el regalo a las mujeres una pequeña caja dorada de música con una bailarina girando y una canción muy dulce.

Emily de pequeña quería ser bailarina pero cuando estaba a punto de entrar en una gran academia tuvo una lesión de la que no pudo recuperarse y abandonó su sueño para ser secretaría. En su momento le pareció una manera exorcizar sus demonios y dejar aquello atrás.

Terminó la música y la imagen se fue pero se escuchaban los gritos de dolor y poco después apareció Damien tenía una mirada terrorífica y con su ropa cubierta de sangre.

-¡Ahora mismo te estoy viendo Leo!. ¡Dentro de nada estarás aquí! .¿Que te parece la confesión?. ¿Interesante verdad?. ¡Veo que ya estas entrando!. ¡Ándate con ojo! Ja, ja, ja.- mientras se lo señalaba.

El video terminó y todos quedaron tocados por la confesión y por lo que Damien había hecho. Vincent se fijó que había otro cuerpo era el de Adler le habían seccionado la yugular. Brown se sentó en una silla que había allí y empezó a secarse el sudor con un pañuelo.

-¿Ese psicópata anda suelto?. ¿A que ha venido? ¿A matar a Adam? ¿Solo?- preguntó Vincent

- ¡Mierda!- contestó Leo que salió fuera del despacho y se metió en la sala de ordenadores estuvo tecleando durante varios minutos y la información del proyecto súper soldado y otra información top secret había sido copiada y transferida a otro ordenador.

- ¡No me jodas!. ¿Qué ese loco tiene

Hace más de 1 año

0

1
#38

¿DÓNDE ESTÁ MI MENTE? (CAPÍTULO 37)

Gabriel estaba fuera concentrándose para sacar su máximo poder. Las dos chicas se habían contado todo lo ocurrido mutuamente.

-¿Mi hermano te protegió?

-¡Así es! ¡No es tan malo como parece!

De repente la televisión pequeña que estaba en el salón de estar les cortó la conversación. Un pequeño adelanto del noticiario hablaba de que el máximo dirigente de la CIA había muerto y el general Brown también. Que los dos estaban en operaciones top secret peligrosas relacionadas con superar la genética humana.

Se habían matado entre ellos y parece ser que una fuente anónima había mandado la información a la prensa.

Susana al oír el adelanto de las noticias sabía que se refería a los super soldados estaba contenta de lo que parecía el final de ese proyecto. Y por lo tanto sentía que ya tenían un enemigo menos.

Se quedó mirando a su hermano que estaba plantado sobre la arena y tenía los ojos cerrados, en pocos segundos el vampiro los abrió y los dos cruzaron miradas.

-¿Se puede saber que miras?- preguntó un irritado Gabriel

-¡Nada!- contestó Susana

- ¡No creas que eres más fuerte que yo!, ¡tuviste suerte!. En cuanto esté al 100% te demostraré de lo que soy capaz. – Después de decir esas palabras cerró los ojos y volvió a concentrarse.

La hermana pequeña no podía creer que su familiar hubiera ayudado a alguien desinteresadamente. En ese momento apareció Elena.

-¡No le hagas caso!. Es un orgulloso pero en el fondo te quiere estoy segura.

- ¿Tú crees?- preguntó dubitativa Susana

Entonces notaron una brisa muy rápida era un vampiro no había duda su velocidad no era humana, se dirigía como un relámpago a por Elena ella al ver que alguien la atacaba empujó a Susana para que no recibiera daño.

Era un un joven de pelo negro y medio largo hasta el cuello, ojos negros, alto y delgado. que blandía una espada y estaba decidido atacarla la bruja levantó la mano y lanzó una onda de aire que hizo que el vampiro fuera impulsado para atrás hasta lanzarlo al mar.

Gabriel se movió rápidamente delante de Elena.

-¡Yo me ocupo de esto! ¿A qué has venido Jules Lelouche?

- ...- Elena estaba sin palabras

- ¿Quién te crees que eres?- dijo Jules mientras salía del mar.

-¡Ya te dije que no me uniría a vosotros!. ¡Lárgate si no quieres que te destroce!

- ¡Muy bien alguien se va llevar a una lección!. Y después mataré a la bruja. ¡No dejaré que cure al rey de los vampiros!.

En ese instante los dos dejaron de hablar y notaron un aura muy extraña no albergaban duda había llegado alguien extremadamente poderoso. Susana también lo había sentado y incluso el recién convertido Jason sintió un escalofrió por su espalda.

Era un chico sin pelo totalmente rasurado, ojos oscuros vestido con un pantalón oscuro, botas marrones, una camiseta blanca y una chaqueta de cuero roja.

-¡Por favor continuad!- dijo el joven mientras se tocaba su pendiente con aro dorado tenía en su oreja izquierda.

- ¡Es Ciro!- exclamó Jules

-¿Quién?- preguntó Gabriel

- ¡Es un miembro de los Albani fue excluido de su país Italia!

- ¡No me importa! ¡Acabaré con él!

Jules sacó su pequeño móvil para hablar con su jefe Eric que le había ordenado que acabara con los hermanos y con la bruja pero el teléfono estaba fuera de cobertura o apagado.

-¡Creo que pierdes el tiempo!. A estas horas creo que Valkyr ya se habrá ocupado de él y de todo tu país. ¡Aparenta la apariencia de un niño pero tiene una poder infernal!.

-¿Cómo?- pregunto contrariado Jules

- Cada uno de nosotros tenemos un objetivo. Y yo también lo tengo, ¡ese objetivo eres tú bruja!. ¡Eres peligrosa para nosotros!. Por lo tanto tienes que ser asesinada.- explicó Ciro

- ¿Piensas que voy a dejar que lo hagas?- Gritó Gabriel

- ¡A callar! - El excluido levanto un dedo comenzó a brillar.

En ese mismo instante los allí presentes empezaron a ver visiones Jules veía como su país comenzaba arder mientras observaba como sus seres queridos morían entre lamentos. Jason veía como era insultado y vilipendiado por sus padres y expulsado de su casa por su condición sexual.

Susana veía como su hermano mataba a su familia de diferentes formas. Gabriel veía como su padre moría también de formas diferentes. Elena veía a su abuela acercándose a ella ensangrentada y maldiciéndola.

Ciro tenía la capacidad de controlar la mente de quien quería y enfrentarlo a sus miedos y terrores más profundos. No habían sido pocos los que probaron en sus carnes su terrible poder muchos se volvieron locos, algunos se suicidaron y otros se mataron entre ellos.

Cerca de allí Gabriel estaba arrodillado cogiéndose la cabeza, gritando de dolor al ver la muerte de su padre numerosas veces en su cabeza.

-¡Papa!

Luego cambió la escena y veía Sonia su creadora una mujer de pelo liso y oscuro, de ojos negros , estatura normal y una bonita figura vestida con un traje oscuro mientras le maltrataba poniéndole el tacón encima de la yugular.

-¡Eres débil!- decía la mujer

Elena no veía al excluido, veía a su abuela una mujer de pelo canoso, delgada, ojos marrones y con arrugas acercándose y a cada paso que daba ella retrocedía aterrorizada de miedo.

-¡Me fallaste! ¡Yo no quería que estuviera con un vampiro!. ¡No mereces vivir!

- ¡No abuela por favor!

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#39

EN LLAMAS (CAPÍTULO 38)

Gabriel estaba desesperado se agarraba la cabeza con fuerza mientras en su mente habían tres escenas que se sucedían la muerte de su padre, cuando era martirizado por Sonia, y su sufrimiento cuando de pequeño sufría bullying.

Sus chillidos de horror cada vez se hacían más grandes y se juntaban con el de Susana, Jules, Jason y Elena. Todos estaban aterrorizados al ver que sus miedos y sentimientos más profundos se repetían dentro de su cabeza. La vampiresa comenzó a llorar sus lágrimas no dejaban de sucederse viendo una y otra vez como su familia moría por culpa de ella por enamorarse de un humano.

Jason suplicaba que era una persona como otra, pero era expulsado de la casa por ser lo que era y ni siquiera podía despedirse de su hermana pequeña. Jules veía como todos sus seres queridos ardían en llamas y se convertían en polvo.

Elena retrocedía cada vez que veía a su abuela acercándose a ella y le echaba en cara que le llegase a gustar un vampiro.

-¡Mereces morir!- dijo la abuela

- ¡Lo siento abuela!-contestó la bruja

Gabriel estaba en el suelo acurrucado sin poder hacer nada mientras apretaba sus puños con rabia. Notaba la respiración de Elena era lo único que le hacía mantenerse cabal de repente notó algo extraño la chica ya respiraba entre cortada como si le hubiese ocurrido algo.

Y por pocos segundos le volvió la cordura y vio como Ciro le había clavado un cuchillo en el estómago de la joven bruja. Cayó una gran cantidad de sangre mientras la chica se desplomó al suelo.

En ese instante algo estalló en él sintió un tremendo odio que se disparaba y comenzó a gritar de rabia. Sus ojos se volvieron del color del infierno y sus colmillos crecieron en cuestión de segundos y las venas de su cara y sus manos se hincharon.

-¡Vas a pagármelas!- dijo enfurecido

- ¿Qué es eso?- preguntó Ciro extrañado

El excluido volvió a levantar los dedos para pero esta vez su poder mental no le hacía efecto a un Gabriel totalmente descontrolado.

-¡No puede ser!. ¿Qué ocurre?. ¡Nadie ha podido evitar mí poder mental!

- ¡Vas a desear no haber venido!

Ciro no sabía qué hacer y empezó a lanzarle cuchillos pero el español unos los esquivó moviendo ligeramente su cuello y otro los desvió con sus manos.

-¡No puede ser!-Exclamó Ciro que no podía creer lo que estaba sucediendo, mientras se restregaba los ojos.

- ¡Prepárate!- dijo Gabriel fuera de sus cabales, mientras hacía ruido con sus dientes de rabia no había duda por fin el poder que había robado a su creadora Sonia estaba al 100% un poder de más de 500 años de antigüedad.

El vampiro salió disparado contra el excluido al que le golpeó con una fuerza increíble de la que salió disparado contra el mar. Gabriel se metió dentro y siguió golpeándolo bestialmente en todos los lugares del cuerpo sin que el otro no muerto pudiera ni siquiera pudiera ver sus golpes.

Uno de esos tremendos golpes lo lanzó nuevamente contra la arena. Ciro se levantó lleno de golpes y pidió una tregua levantando la mano.

-Tú eres el vampiro que intentó crear un ejército para acabar con los Antiguos ¿no?. El que robó el poder de Sonia.

- ... - no contestó mientras salía del agua y se acercaba paso a paso hacía él.

- ¡Nosotros queremos lo mismo que tú acabar con ellos! ¡Únete a nosotros!

- ¡Nunca!. ¡Si tengo que derrotarlos los haré yo solo!. ¡Y no me vengas con gilipolleces hasta hace un momento me habrías liquidado! ¡¿y ahora me vienes con esto?- gritó enfurecido.

En ese mismo instante Gabriel salió disparado contra su enemigo mientras no paraba de golpearle violentamente.

-¿Cómo has osado meterte dentro de mí cabeza?, ¡Cómo has osado dañarme! - dijo Gabriel

- ¡Maldita sea!- exclamó Ciro que no podía evitar los golpes.

- ¡Esto por Elena! ¡y esto por mí!- Gabriel atravesó con su mano el cuerpo de Ciro que no pudo hacer nada por evitarlo aplastó el corazón de su enemigo y sacó su mano.

Ciro comenzó a evaporarse mientras maldecía al vampiro español, primero su brazo derecho se empezó a deshacerse y convertirse en cenizas.

-¡Esto no ha terminado!. Cuando vean que he muerto.- poco después se convirtió en cenizas esparciéndose por la arena.

- ¡Estaré preparado!- dijo Gabriel mientras sus pupilas volvían a ser marrones y su aspecto volvía a ser el normal.

En el instante en el excluido murió el hechizo se rompió y todos pudieron volver a sus cabales. Susana se limpiaba las lágrimas mientras veía a su hermano acercarse a Elena. Y lo pudo notar su hermano sentía algo por esa humana, era la primera vez en mucho tiempo que notaba su humanidad.

Gabriel se acercó y vio a Elena en el suelo con una gran herida, y notaba como la respiración se hacía más lenta. Susana se acercó.

-¡Se está muriendo!- dijo la hermana pequeña

- Lo sé- contestó Gabriel mirándola como queriendo decir ¿en serio? sarcásticamente.

-¿Qué vas hacer?. ¿La vas a convertir?

-¡No!.- Se agachó la cogió en brazos.

- ¡Me estoy muriendo!- dijo Elena casi sin aliento.

- ¡No dejaré que mueras! ¿me oyes? - contestó mirándola a los ojos

-¡Gracias Gabriel!

-¡Ya me las darás después cuando estés bien y recuperada!.

Gabriel se movió a gran velocidad. Susana y los demás vampiros le siguieron y llegaron al hospital del pueblo costero.

-¡Hagan lo que sea pero tiene que sobrevivir! ¿Me oyen?. – utilizó su poder vampírico sobre los médicos del pequeño hospital.

Susana al ver a su hermano preocupándose de una persona que no fuera él mismo. Después de mucho tiempo reconocía por fin a su hermano mayor.

CONTINUARÁ

Hace más de 1 año

0

1
#40

LUCES Y SOMBRAS (CAPÍTULO 39)

Leo, Vincent y Jessica se habían quedado en un motel después de todo lo sucedido con la CIA y el ejército estaban pensando que hacer. El hermano mayor tenía decidido ir en ayuda de Susana y los demás les había prometido que volvería y él era un hombre de palabra.

Jessica y Leo estaban en la misma habitación en cámaras separadas. El conserje del hotel les comentó que solo habían 2 habitaciones, una con una cama y otra con dos camas. Lo normal habría sido darle la cama a la chica.

Vincent notaba que los dos se atraían y conociendo a su hermano que era muy listo pero demasiado tímido. Se había fijado que miraba a Leo pero él como siempre no se daba cuenta así que se adelantó y cogió la llave antes que lo supieran los otros dos.

Cuando llegaron el ex agente de la CIA y Jessica se llevaron la sorpresa que estarían en la misma habitación pero en camas separadas. Leo por fuera no decía nada pero en su interior era un "auténtico flan" y tuve que concentrarse para que sus piernas no cedieran y se cayera.

Leo dejó su maleta mientras la chica le observaba como doblaba impolutamente sus camisas y sonreía pues ella era bastante desastre. Siempre lo dejaba todo escampado por diferentes lugares su fallecida tía se lo decía mucho.

Entonces el joven se disculpó y se marchó a hablar con su hermano que estaba fumando un cigarrillo cerca de allí.

-¿Por qué has hecho eso?- le preguntó Leo

- ¡No sé de qué hablas!- contestó mirando al cielo haciéndose el tonto

-¡Le tenías que haber dado la habitación a ella sola!

- ¿Te molesta?- dijo Vincent burlonamente

-¡No es eso!- contestó negando con las manos.

-¿Entonces?- se comenzó a reír.

-¡Déjalo!- se marchó a coger una mochila que le faltaba al coche.

Jessica se había escondido detrás de una de las plantas y escuchó toda la conversación, y cuando se marchaba para su habitación apareció detrás Vincent.

-¿No te han dicho nunca que escuchar conversaciones ajenas es de mala educación?

- Lo siento...

- ¡No te preocupes solo es una broma!. ¿Te gusta mi hermano verdad?.

- Bueno...

-¡Mi hermano es un gran agente bueno era un gran agente!. Inteligente, valiente, sabe defenderse. ¡Aunque tiene sus manías!.- Vincent se encogió de hombros

- ¡Es diferente a los otros chicos que he conocido!. Normalmente más de uno ya se habría intentado aprovechar de mí o quizás me hubiera utilizado.

-¡Chica! ¿qué relaciones has tenido?

-¡Si yo te contara!. Más de uno se ha ido con dolor en las partes bajas y no por lo que piensas.

-¡Ja, ja! – empezó a reírse a carcajadas.

-Pero el parece que no está interesado en mí de hecho he oído que quería que me quedara en la habitación sola.- dijo Jessica mientras miraba hacia al suelo.

- ¡Te puedo decir que conozco a mi hermano y sé que le gustas!. Lo que pasa es que un poco "parado"!. Nunca he visto que mirara a una chica como te mira a ti.

Los dos hablaron un poco más hasta que vieron que Leo se acercaba ella se fue la habitación y Vincent empezó a terminar el cigarrillo mientras sonreía y la luz del sol se escondía. Habían decidido cenar en el pequeño bar-restaurante que había cerca del motel.

Pero Vincent les dijo que prefería descansar y que cenaran ellos. Que él estaba agotado. Los dos fueron a cenar y por primera vez el joven se soltó un poco quizás fue el vino que había bebido ya que él nunca consumía alcohol pero estaba más abierto que nunca.

Incluso empezó a hacerle bromas a Jessica. Ella también había bebido pero bastante más que el agente pues ella estaba más acostumbrada a salir en algunas fiestas y salir con sus amigas y divertirse.

Los dos llegaron tambaleándose hasta la puerta 615, apenas podían abrirla después de cuatro intentos y unas cuantas risas entraron, se fijaron que todos los moteles eran iguales con el mismo mobiliario y comenzaron a reírse tontamente.

-Chsss ¡vamos a despertar a mí hermano!- dijo con tono de alcoholizado

-¡Es verdad! – sonrió tapándose la boca

Ella quería bailar y él decía que no sabía bailar y que además tampoco había ningún club por ahí y ella sacó de su maleta una pequeña radio pequeña la encendió y el locutor dejó de hablar y comenzó a sonar una canción mítica de principios de los 90 y ella empezó a moverse.

-¡Vamos baila conmigo!- levantó la mano Jessica para que la siguiera

-¡No se bailar!- dijo él

Finalmente se armó de valor y se levantó o quizás fuera el alcohol y la cogió de la cintura y comenzaron a bailar.

-¡Para no saber bailar! ¡bailas muy bien!

- ¡Gracias!. Aprendí unos pasos para una misión hace un tiempo

Entonces Leo la miró a los ojos y ella hizo lo mismo se abrazaron y comenzaron a bailar más cerca sus rostros estaban a muy poca distancia y de repente el ex agente de la CIA se acercó mucho más y los labios de los dos quedaron a poco centímetros hasta finalmente posarlos en los labios de la chica.

La electricidad corrió por el cuerpo de los dos con ese beso el espacio y el tiempo quedaba anulado. Solo existían ellos dos. El mundo había parado y ellos eran los que hacían girar el mundo.

En ese instante Leo notó una sensación extraña y las puertas de la habitación se abrieron de repente cortando ese maravilloso beso. No podía moverse y Jessica había caído al suelo desmayada.

Seis personas aparecieron con túnicas negras tenían levantadas sus manos que brillaban podía distinguir que al menos una era una mujer. No podía moverse no podía hacer nada, uno de los hombres la cogió en brazos tenía claro que era gente relacionada con "El Ojo".

Con todas sus fuerzas intentó salir del hechizo pero no podía hacer nada, no podía dejar que ellos se la llevaran él había jurado protegerla. Pero lamentablemente el querer y el poder era totalmente diferente, entonces apareció una especie de agujero lila y los seis incluido Jessica que desaparecieron sin dejar rastro.

Cuando ya no estaban el hechizo se rompió y Leo corrió totalmente enrabietado a la habitación de su hermano Vincent mientras le explicaba lo que había ocurrido.

-¡Juré que la protegería!. ¡Maldita sea!- se lamentaba Leo

- ¡No te preocupes la salvaremos!- contestó su hermano

Los dos salieron de la habitación y vieron una niebla extraña de la que apenas se podía ver, todo estaba demasiado tranquilo, uno de los hermanos se fijó que había sangre debajo de la puerta de una habitación del Motel.

Poco después se encontraron al conserje muerto en el suelo con dos agujeros en su cuello. Se miraron el uno al otro los dos sabían que el causante de todo aquello era un vampiro. Vincent y Leo salieron a fuera para acabar con el no muerto y así ir en busca de Jessica que era lo que de verdad le importaba en cuestión de segundos la niebla se disipó. Apareció un joven trajeado que se acercó hacia donde estaban ellos, sus ojos marrones se quedaron observando a Leo.

-¡Hola Leo!- mientras sujetaba una foto con su mano derecha

- ¿Quién eres te conozco?- preguntó el ex agente

- ¿Tú eres el que ha causado todo esto?- dijo Vincent

-¡Oh que maleducado!. ¡Me llamo Johan y he venido a matarte!- contestó el terrible vampiro mientras sonreía.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#41

DÍA NEGRO (CAPÍTULO 40)

-¡Mierda!. ¡Es uno de esos tipos!- dijo Vincent alertado

- ¿Con los que os enfrentasteis?- preguntó Leo

Johan se fue acercando hasta ponerse delante de ellos, su sonrisa era burlona y sus dos ojos marrones miraban a Leo.

-¡Nos volvemos a encontrar!. ¡No te entrometas solo he venido por él!- dijo el vampiro

- ¿Crees que voy a dejar a mi hermano solo?- contestó el hermano mayor

-¡Me lo suponía!. Lo siento por Neo el quería enfrentarse a ti otra vez. ¡Pero si te metes en mí camino no sé que te ocurrirá!- explicó el excluido.

Leo y Vincent se miraron para atacar conjuntamente al vampiro. Pero este evitaba los golpes de los dos hermanos con una facilidad asombrosa.

-¡Vamos lo podéis hacer mejor!- decía sarcásticamente el trajeado enemigo

- ¡Mierda se está burlando de nosotros!- exclamó enrabietado Vincent

- ¡Debes calmarte es lo que busca!, quiere que ataquemos enrabietados para que hagamos fallos y no tengamos la mente lúcida.

Los hermanos dieron un pequeño salto hacia atrás mientras el vampiro volvía a estar en el mismo lugar del principio observándolos.

-¡Buena deducción sherlock!. ¡No está mal!- se burló

- ¡Tenemos que tener la mente fría!

El vampiro se movió rápidamente donde estaban ellos dos y se puso delante . Los hermanos no sabían que hacer el rival era muy superior.

-¡Incluso con él otro pude defenderme!. Y con este no veo ni siquiera como se mueve.- le comentó su hermano mayor a Leo

-¡No seas iluso!. Neo nunca lucho enserio. ¿De verdad crees que le habrías ganado?. Ni en 100 millones de años- dijo Johan

- ¡No te tengo miedo!. – contestó Leo

- ¡Que valiente eres!. Muy bien hasta ahora habéis atacado vosotros. ¡Ahora me toca el turno de jugar a mí!

Los ojos del chico trajeado miraban a Leo que le devolvía la mirada quería demostrarle que no le tenía ningún temor. Solo quería acabar con él para poder ir en busca de Jessica era lo único que era importante para él.

En ese instante el vampiro se movió a la velocidad de la luz y golpeo a los dos hermanos primero al mayor con un golpe en el estómago y luego a Leo con un codazo en la cara que hizo que casi cayeran a tierra los dos hermanos.

Enseguida se pusieron de pie pero era imposible no podían deducir de dónde venían los golpes aun así intentaron coontratacar a su enemigo pero este esquivo los golpes y se dieron ellos mismos.

Los hermanos cayeron al suelo tenían golpes y cortes por todo su cuerpo. Vincent sumado a los que ya tenía por su enfrentamiento anterior con Neo eran mucho más visibles y apenas podía moverse.

-¿Ya está?. ¿Eso es todo?

- ¡Yo no me voy a rendir! ¡No me rendiré!. Ella me necesita. ¡No moriré! ¡me oyes!- gritaba Leo

Johan se movió delante de él, lo cogió del cuello y lo levantó varios metros.

-¡Que desilusión! ¡Pensaba que me divertiría contigo!. Cuando oí que un humano había luchado de tú a tú con Teresa pensé que sería un personaje interesante!. Pero me equivocaba.

Las uñas del vampiro crecieron estaba decidido a cortarle el cuello con ellas. Mientras Vincent cogió fuerzas de donde no las tenía y se levantó. No dejaría que nadie hiciera daño a su hermano pequeño, así que con las ultimas reservas que le quedaban comenzó a correr para salvar a Leo.

Johan al ver eso soltó y hecho al joven como si fuera una basura varios metros. Mientras esperaba que el ex militar fuera contra él.

-¡El sí que es interesante!. ¡No como tú!- dijo el excluido

- ¡Deja a mi hermano!- gritó Vincent

El vampiro atravesó la garganta del hermano de Leo y de la que empezó a brotar ese líquido rojizo denso que daba la vida a una persona, mientras se ponía su mano intentando taponar el corte.

Y daba varios pasos hacia atrás y miraba a su hermano pequeño y poco después caía ya sin vida de espaldas. Leo comenzó a recordar todo lo que su hermano mayor había hecho por él: Él fue quien le cuidó desde siempre, quien le enseñó a defenderse cuando se metían con él en el colegio, fue el único amigo que tuvo hasta entrar en la adolescencia y ahora se lo habían arrebatado delante de él.

-¡Espero que Neo no se enfade mucho!

- ¡No te burles!, ¡no te burles de mí hermano!- gritó un enfurecido Leo que se levantó y salió disparado contra el excluido.

Y por primera vez golpeó a Johan en la cara con tal fuerza que salió disparado contra la garita donde se encontraba el conserje y la destrozó del impacto.

-¡Vas a pagármelas monstruo!

-¡Vaya vaya!. ¡Esto está mejor!- se levantó y salió de debajo de la destruida garita.

Johan se quitó la chaqueta gris del traje en el suelo, llevaba una camisa de botones del mismo color pero de un tono más claro .

-¡Pensé en dejarte vivir!. Después de todo no significabas un peligro para mis planes y cualquier otro podría acabar contigo. Pero con lo de ahora cambia. ¡No puedo dejarte vivir!.

-¡Voy a destruirte!

- ¡Al final sí que eres quien yo creía!.

-¿De qué hablas?- apretaba los puños con fuerza.

- ¡Tú y yo somos iguales chico!. Yo era como tú una herramienta.

- ¡Cállate!. ¿Qué me estas contando?. ¡No me importa nada de lo que tú digas!. – gritó enfurecido.

Los dos salieron impulsados contra su rival con la decisión firme de acabar con el otro. Leo luchaba por el honor de su hermano y para poder salvar a su amor que había sido raptada pero no fue suficiente. Un golpe preciso en el corazón hizo que el al ex agente cayera arrodillado al suelo.

-¡No puede ser!. ¡No he podido vengar a mí hermano!

- ¡Te hago un favor!. ¡Adiós chico!

El ex agente lloraba desconsoladamente no había podido proteger a Jessica ni tampoco había podido salvar a su hermano. Notaba que poco a poco se debilitaba cada vez más sentía que la vida se le estaba acabando, su órgano vital bombeaba más lento.

Johan sentía que el ex agente de la CIA ya estaba agonizando, por eso cogió su chaqueta y se la puso.

-¡Mierda se me ha roto!. Tendré que comprárme otro!- Y desaparecía entre la niebla.

Al mismo tiempo que Leo caía al suelo y su corazón dejaba de latir

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#42

VAMPIRE KILLER (CAPÍTULO 41)

La vida de Leo estaba pasando por su mente, mientras poco a poco se apagaba sentía que algo le llamaba hacia arriba. Una luz blanca le empujaba mientras recordaba la promesa de cuidar al hijo de John.

También quería vengar a su hermano y por supuesto salvar a Jessica que era la única mujer que él había sentido una conexión tan especial. No podía marcharse sin cumplir sus promesas. El agujero de donde salía la luz blanca y pura se cerró y el cuerpo del ex agente que subía hacia arriba dejó de flotar hasta caer contra el suelo.

En ese instante Leo abrió los ojos y vio que estaba acostado en una cama, no tenía ninguna camiseta mostraba su torso desnudo se tocó y estaba embadurnado de un líquido verde casi pegajoso.

Mientras intentaba averiguar qué era eso que tenía sobre sus brazos y piernas entró el hombre imponente con sombrero de cowboy y barba 3 días que se acercó a él.

-¿Tú eres nadie? El hombre que me encontré hace tiempo- dijo el joven

- Parece que tus heridas se han curado después de todo no sabía si llegaría a tiempo-contestó el hombre

- ¡Gracias por la ayuda!. Ahora tengo que irme. ¡Tengo que salvar a una persona!

- ¡No puedes salvarla!- exclamó el hombre

-¿Cómo?

-Jessica no puede ser salvada ella es la oscuridad y tú la luz. Entiendo que te sientas atraído porque después de todo sois el ying y el yang.

- ¿Me estás diciendo que somos como un concepto del Taoísmo?

- Algo así. Tú fuiste creado para defender el mundo de la oscuridad al igual que otros anteriores. Tenéis un solo objetivo y es por lo que habéis sido creados.

- ¿Cómo dices?

- Mi hermano os dio un don a la humanidad pero los humanos hicisteis que se volviera en algo oscuro y él murió por culpa de ello. Me pidió que yo me ocupara de cuidar la Tierra un lugar que había amado y había llegado a considerar su segunda casa.

- ¿Me estás diciendo que no eres humano?- preguntó Leo

- Exacto. Tomé prestado el cuerpo de un hombre que murió hace mucho tiempo.

El hombre se acercó a Leo que no sabía que pensar y los ojos Nadie cambiaron volviéndose amarillos al ver eso el ex agente dio un pequeño grito de sorpresa.

-¡Tú eres de otro mundo!. Pero yo...

- ¿Tú eres humano?. Sí lo eres. Después de la muerte de mi hermano al ver que el poder oscuro ya estaba instalado en la Tierra y sabiendo que el destino decía que cada cierto tiempo un gran mal aparecería. Para contrarrestar las amenazas, las brujas de la luz con mi ayuda hicieron un hechizo creando a un ser luminoso para terminar con las amenazas.

- ¿Me estás queriendo decir que yo soy ese ser luminoso?.

-Así es. Tú eres él.

-¡Pero yo nací en una familia normal y corriente mi padre era militar y mi madre murió de una enfermad!.

- Para que ese ser nazca se tiene que hacer un sacrificio. Tus padres sabían el riesgo.

El hombre explicó que cuando el mal aparecía la bruja más poderosa debía tener un hijo/hija y transmitirle todo su poder al recién nacido y finalmente morir en el parto. Su padre lo sabía y aceptó pero el dolor fue demasiado hasta que acabó suicidándose.

-¿Me estás queriendo decir que murió por culpa mía?. ¡Pero yo tengo recuerdos de ellos vivos!.

-Ella murió al nacer tú. ¡Tus recuerdos de ellos fueron implantados en tu hermano al igual que tú!- explicó Nadie

- ¿Me estás diciendo que todo lo que viví con ellos fue una mentira?. – apretó los puños mientras intentaba controlarse.

- ¡Creo que sí!. Tú poder se encontraba dormido hasta que yo lo activé la primera vez que nos vimos- dijo Nadie sin ningún miramiento.

-¡Maldita sea!- gritó Leo mientras miraba con rabia al hombre.

Nadie miraba sin ningún sentimiento a Leo, sus ojos marrones eran fríos y sin alma con la misma pasividad siguió contando que ese elegido del lado luminoso tuvo varios nombres hasta llegar al más actual Vampire Killer. También explicó que una vez terminado su objetivo tenían que morir porque como él había explicado antes tenía que haber un balance. Esta vez el peligro era mayor porque habían dos peligros terribles acechando uno era El Ojo de Ra y otro era Jessica los dos debían ser destruidos ese era su destino.

Leo al terminar de escuchar la explicación saltó enfurecido sobre el hombre pero este desapareció y apareció detrás de él y siguió hablando.

-Los humanos siempre movidos por el odio si por mí fuera seríais erradicados de la faz del universo. Pero tengo que cumplir mi juramente – dijo Nadie en un tono monótono.

Lo atacó durante unos minutos pero el cowboy se movía a gran velocidad y no podía atacarle. Leo estaba totalmente enfurecido porque todo lo que creía era su vida era mentira.

-¿Por qué no he podido salvar a mi hermano?, ¿Por qué no he derrotado a ese vampiro si soy ese elegido?.

- Lamentablemente no estás preparado aún para luchar con alguien de tal nivel. ¡Debes entrenar!. Yo lo haré- comentó Nadie.

- ¿Entrenar?- preguntó Leo

- Así es. ¡Cumple con tu deber para lo que fuiste creado. ¡Tu destino salva a la Tierra!.

Leo estaba enrabietado por dentro pero decidió seguirle la corriente porque si él conseguía hacerse lo suficientemente fuerte como para derrotar al asesino de su hermano y de salvar a Jessica ya se ocuparía de él después. Pero tenía claro que no dejaría que Jessica muriese y si tenía que luchar contra el destino lo haría.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

0
#43

HERRAMIENTAS (CAPÍTULO 42)

Leo se encontraba en un desierto de nieve, mientras en un roca de pie Nadie le observaba, este ser tenía la capacidad de crear ilusiones mentales que podían atacar físicamente, el ex agente luchaba contra ellas, de hecho fueron bastante fáciles de derrotar.

-¡Perfecto!- exclamó contento Leo

- Los anteriores no necesitaron entrenamiento. Eres la primera persona que tengo que entrenar personalmente. No es algo para sentirse orgulloso.

-¿Ha habido muchos?

- Muchos. Aunque sinceramente no me acuerdo de los nombres.

- ¿Estás diciendo que ni siquiera te acuerdas de ellos?

- ¿Tan difícil es de creer?. Vosotros sois las herramientas para conseguir un fin no existís para nada más.- contestó de manera fría como siempre.

- ¿Herramientas?- apretaba el puño mientras intentaba contenerse.

- ¿Si eres tan poderoso porque no defiendes tú la Tierra?- preguntó Leo

- Vosotros debéis proteger vuestro propio planeta. Ya os ayudé una vez no pienso hacerlo por segunda vez.

- ¿Por qué nos odias tanto?

- No os odio. Simplemente sois una raza bárbara, os destruís entre vosotros mismos en lugar de ayudaros. No comprendo lo que mi hermano vio en vosotros.

- ¡En muchas cosas tienes razón! Pero también hay gente buena en este mundo.

- Una raza que se cree que es la única que existe en la galaxia la mitad de los humanos lo cree. ¿De verdad creéis que estáis solos en el universo?. Mientras los líderes de vuestro mundo hacen experimentos con los visitantes que vienen. Tratando de buscar armas tecnológicas o biológicas para ganar guerras provocadas por ellos mismos.

-...- Leo se quedó sin palabras.

- Mi hermano os dio un don y vosotros los humanos lo convertisteis en algo oscuro.

- ¿Qué eres?. ¿Un extraterrestre?- preguntó Leo

- Podríamos decir que sí. ¡Ya basta!. Es hora de cambiar de lugar de entrenamiento estás demasiado habituado a este entorno.

-¿Cómo?

Nadie levantó el brazo derecho en ese momento una luz dorada los iluminó y los llevó hacia arriba. Aparecieron en una sala llena de máquinas y colores resplandecientes, el suelo era blanco al igual que el techo y las paredes. Los dos comenzaron a andar hasta que una compuerta se abrió y aparecieron en un lugar lleno de vegetación, el chico se quedó totalmente sorprendido, mientras miraba las enormes palmeras de color lila y un pequeño rio de color rosado.

-Esta sala permite transportarte a cualquier lugar. Este es el planeta con una atmósfera más parecido a la Tierra de esta Galaxia.

- ¡No puedo moverme!

-Es la presión de la gravedad es 100 veces más alta que la de tu planeta.

- Tienes un mes de entrenamiento cuando pase ese mes volverás aquí. ¡Si sobrevives claro!.

-¡No puedo esperar tanto!- exclamó Leo

- Los humanos tan impacientes como siempre. De acuerdo entonces 1 semana pero será el nivel más duro de todos.

Una pequeña pantalla al lado de la puerta cambió el número IIII a I.

-¡Ahora estás solo!.

-¡Sobreviviré!- exclamó Leo

La puerta se cerró y Nadie comenzó a andar por la sala volvió a levantar la mano y apareció en México. Vio a la señora María mirando al horizonte.

-Ese humano no está preparado. Le queda mucho para ser quien debe ser. No estoy muy seguro si sobrevivirá.

- Por eso esta vez no hay solo 1. ¡El peligro es mayor que nunca!. Por eso está vez hay dos seres luminosos.

- Los humanos sois impacientes y temerarios pero tengo que reconocer que no os equivocasteis. Si ocurriera algo siempre quedaría ella.

- ¡La bruja más poderosa de su generación!.- gritó María.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

0
#44

¿EL MÁS FUERTE? (CAPÍTULO 43)

-¿Hablando de mujeres donde está la que estaba contigo?- preguntó Nadie

- La mandé a que fuera a por unas cosas a la ciudad-Contestó María

- Entiendo. ¡Tengo que marcharme!- Levantó su brazo y el hombre desapareció sin dejar ningún rastro.

No muy lejos de allí, Leticia estaba tumbada en el suelo llena de magulladuras en la cara mientras se levantaba con esfuerzo y veía como dos seres estaban luchando, y como casi toda la carretera estaba arrasada ante la fuerza de semejantes bestias.

El primero lo reconocía era el vampiro que les salvó cuando estaba Leo con ellos y derrotó a esa vampiresa de un solo golpe. El otro era un hombre de aspecto imponente con una camiseta sin mangas y pantalones y botas oscuras.

Los dos tenían tenían cortes en brazos, ropas y goteaban sangre. Mientras conducía se había metido sin querer al pasar por allí en la pelea de esos dos seres.

El hombre de pelo largo y ojos marrones había ayudado a los otros conductores a que no les pasara nada. Había colocado una barrera en la que estaban todos a salvo y con sus poderes vampíricos había dormido a todos excepto Leticia ya que María le había dado un brebaje para que los poderes de los no muertos no le afectaran.

Estaba con los ojos como platos a ver semejante espectáculo dos monstruos luchando contra ellos.El hombre de color se limpió su propia sangre y sonreía.

-¡Genial!. ¡Estoy muy contento! Hacía muchísimo tiempo que no disfrutaba así!- su cara era de plena felicidad.

- ¡Este tipo es tan fuerte como decían las leyendas!- se decía para el mismo Ricardo de La Cruz

- ¡Lástima que tenga que terminar!

- ¿De qué hablas?

- ¡Hasta ahora solo he utilizado un poco de mí fuerza!

- ¡No es posible estas de broma!- exclamó Ricardo sin poder creérselo.

- ¡Soy el vampiro más antiguo! ¿De verdad crees que estoy de broma?- comenzó a sonreír.

- ¡No es posible!- dijo extrañado el líder de latinoamérica

En ese instante Ricardo lo notó, sintió como el aura de Neo había cambiado, no había duda no había mentido. Y en ese instante el Excluido salió disparado contra su rival al que dio un golpe tremendo que impulsó al hombre contra el lado de la carretera donde aún estaba intacto.

Se estampó contra uno de los coches aparcados de alguna de la gente que se había visto envuelta en la pelea y explotó originando que dos automóviles que habían cercanos también estallaran.

Originando una visión de fuego y destrucción. Ricardo había intentado cambiar de lugar para no dañar a los humanos pues era un hombre de palabra y juró que ellos no recibirían daño alguno pero su rival no lo se lo había permitido.

Se incorporó pasando por las llamas de fuego, su brazo derecho había quedado dañado y sus ropas estaban totalmente chamuscadas por el fuego. Estaba enfrentándose al vampiro más antiguo hasta la fecha y su poder estaba fuera de cualquier duda.

No solo eso, si no que nadie le pudo matar solo pudieron encerrarlo en un hechizo por la tremenda fuerza que tenía, ni siquiera sus antecesores pudieron acabar con él y eso que lucharon los 5 más fuertes poderosos de todos los vampiros y ni siquiera ellos pudieron derrotarlo.

Fue considerado igual de fuerte y peligroso que Ra y ahora estaba delante de él. Creía que eran leyendas pero estaba claro que eran ciertas.

-¡Has luchado bien!. ¡Tengo que reconocerlo!. Pero estás equivocado si hubo una persona que me hizo pasarlo realmente mal.

- ¿Me has leído la mente?- preguntó Ricardo

- ¡Es una de mis capacidades!. Como decía solo hubo una persona que me hizo verdaderamente daño y se convirtió en mí compañero.

- ¡No puede ser!

- ¡Es una verdadera lástima!. Si no fueras un objetivo primordial para nosotros "Los Excluidos" te dejaría vivir para enfrentarnos una próxima vez. ¡Lamentablemente voy a tener que terminar con esto ya!

Neo desapareció y apareció detrás de Ricardo que con solo la fuerza de su brazo en un golpe brutal arrancó la cabeza del líder de latinoamérica cayendo al suelo. Al mismo tiempo la barrera que protegía a los humanos se desvaneció por la muerte del vampiro y su cuerpo se convertía en cenizas.

El Excluido tenía hambre aunque no había sacado todo el potencial que tenía hacía más de un día que no se llevaba nada a la boca. Giró su cabeza y observó a los humanos que habían allí, estos al ver su mirada diabólica comenzaron a correr asustados. En ese instante se movió a gran velocidad mientras absorbía la sangre de la pobre gente asustada.

Leticia comenzó a correr mientras Neo la seguía y se metía entre un terreno de tierra marrón y piedras mientras el vampiro la seguía entonces se escondió detrás de una gran roca, pero él sabía que estaba allí y la destrozó con su fuerza dejándola sin lugar para escapar.

La joven lanzó su estaca de madera contra al corazón de Neo pero con su mano rompió la estaca con un solo golpe mientras se acercaba a ella. La joven había sido entrenada por la señora María para acabar con vampiros si le atacaban pero ahora que ya no tenía su arma comenzó a acurrucarse en el suelo con los brazos tapando su cara sin saber qué hacer.

-¡Mierda no quiero morir! ¡No quiero morir!

- ¡Normalmente solo me gusta atacar con seres fuertes!. ¡Pero tengo hambre! – El vampiro se lanzó sobre la chica para morderle pero está desapareció y el chupasangres se quedó sin saber lo que había ocurrido.

Leticia apareció en la casa de María con ella mirándola.

-¿Se puede saber porque tardabas tanto?- preguntó la señora

- ¡Señora María! ¡Gracias por traerme!. ¡Muchas Gracias!

-¡De nada!. ¿Ha ocurrido algo importante?. ¿Has traído lo que te pedí?.- preguntó la señora

Lo que no sabía es que la señora María no había hecho nada, era la propia joven la que se había salvado sin saber que corría sangre de bruja por sus venas. Y que estaba destinada desde el primer día a ser alguien importante en la batalla que estaba por comenzar.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

0
#45

EL DESTINO AGUARDA (PARTE 1) (CAPÍTULO 44)

Elena abrió los ojos y vio a Gabriel mirándola fijamente, ella sonrió.

-¡Gracias por todo!

- ¡De nada!- contestó el vampiro

Él tenía la mano sobre la cama y ella la acercó donde el la tenía y la puso encima.

-¡En serio muchas gracias! ¡Por todo!

- ¡No es nada!. Tienes que descansar los médicos han tenido mucho trabajo contigo.

En ese instante la puerta se abrió era Susana que venía acompañada de la líder de los vampiros de España Ana.

-¡Me alegro mucho que estés bien!- dijo la hermana pequeña

- ¿Qué estabas escuchando fuera?- preguntó enfadado

- ¡Ya sabes que soy una vampiresa y si estamos relativamente cerca podemos escuchar cosas!.

-¡Eso no es lo que preguntaba! Mi pregunta era ¿Por qué estabas cerca?. Además ella tiene que descansar.

-¡Es importante!- Ana que estaba detrás se puso delante.

-¿Qué haces aquí?- Preguntó Gabriel, mientras sus ojos estaban volviéndose del color del infierno. Después de todo ella era la que le había tenido bajo tierra 17 años.

- ¡Me gusta tan poco como ti!. Pero está vez tenemos que ser aliados.

-¿De qué hablas?- dijo extrañado Gabriel

- Varios países donde estaban "Los antiguos" han caído- la líder de España lo contaba mientras miraba el suelo triste.

-¡Entonces voy a por una botella de champan!- contestó burlonamente Gabriel.

-¡Gabriel!- llamó la atención la hermana pequeña.

- ¿Qué?, ellos fueron los causantes que no pudiese vengarme de los asesinos de nuestros padres. ¿Tengo que estar triste?.

-¡Esta vez el peligro es mayor que nunca!. Los brujos y los Antiguos que aun no nos han atacado vamos a unirnos para este tremendo mal que se acerca. – dijo la mujer de cabello oscuro mientras se lo apartaba con un ligero movimiento de mano.

-¿De qué hablas?. Si te refieres a "Los Excluidos" yo acabé rápidamente con uno de ellos-.

- Los demás son más fuertes. Además no solo es eso. "El Ojo" está preparando una ofensiva , tienen alguien muy poderoso en su poder.-

- ¿Y qué quieres que hagamos?. – preguntó el orgulloso vampiro en tono divertido.

-¡Necesito que cures al rey de los vampiros!. Esta vez el peligro no solo es para nuestra raza o para los brujos. También afecta a la gente de a pie a los humanos que no tienen nada que ver con la lucha. ¡Hemos traído alguien para corroborarlo!.- explicó Ana dirigiéndose a la convaleciente Elena.

Al finalizar sus palabras apareció un chico de piel blanca, ojos negros y rasgados, vestía con una camisa negra y unos pantalones también. Hasta ese momento Elena estuvo escuchando sin decir ninguna palabra hasta que apareció ese joven.

-¡Tetsuo!- exclamó sorprendida Elena

- ¡Hola Elena!- saludó el joven japonés hablando muy bien el español.

-¿Qué haces aquí?- preguntó ella.

- Lo que ha dicho es cierto. Esta vez nos tenemos que unir para derrotar a un enemigo en común.- contestó Tetsuo.

Ella había tenido una misión en el país del sol naciente, hace un tiempo donde aprendió el idioma japonés, además de hechizos.

-¿Y Dai San?. ¿Se encuentra bien?- preguntó en japonés.

- ¡Lamentablemente mí padre ha muerto!. Luchando contra uno de los cinco convertidos ahora en seis.- contestó también el idioma nipón.

- ¡Lo siento mucho!-

- ¡Yo soy el encargado de ocuparme el puesto de mi padre!. Tengo que entrenar a los nuevos brujos y brujas para la gran guerra que se aproxima.

- ¡Entiendo!

- ¡Necesitaré tu ayuda!

-¡No hay problema!. ¿Tenemos que curar al Rey de los vampiros?

- Las viejas brujas así lo han querido. Y yo lamentablemente no puedo curar a seres que no sean brujos o brujas.

Gabriel miraba como hablaban Tetsuo y ella en japonés y no entendía nada. Pero no le gustaba la familiaridad con la que se hablaban esos dos.

-¿Estas celoso?- preguntó en tono muy bajo la hermana pequeña

-¿Yo celoso?. ¿Por qué?. ¿De verdad crees que siento algo por una bruja estúpida?- mientras miraba la conversación de los dos y apretaba sus puños.

-¡Ya ya!- dijo Susana medio riéndose.

Elena y el japonés terminaron la conversación. Tetsuo se acercó a la cama, ante la atenta mirada intimidatoria del vampiro, puso sus manos en la frente de la joven y comenzó a brillar. Y el cuerpo de la chica también lo hizo era de un color azul claro casi transparente.

Y a los pocos segundos la chica sintió como su energía volvía, y sus heridas desaparecían en segundos. Se levantó de la cama sorprendiendo a los vampiros.

-¡Lo haré!. Curaré a vuestro rey.

En otro lugar Damien había conseguido visitar las bases secretas que habían del proyecto supersoldado no solo eso había sacado de la cárcel al creador de la fórmula Keith Richardson, al que había pedido crear un proyecto mucho mejor que el otro.

Ya que había podido capturar a uno de "Las Excluidos" que estaba hambrienta una mujer muy guapa y poderosa, de piel blanca y aterciopelada, de bonitos ojos marrones y pelo oscuro. Que había caído en la trampa al estar hambrienta y absorber la sangre envenenada de un humano.

Ahora estaba dentro de una pequeña sala de cristal. Ella se encontraba en el suelo con un vestido de color rojo roto por los hombros, ya llevaba varias pruebas. Estaba agotada y con ganas de llevarse algo a la boca.

Mientras Damien y Keith observaban la situación en una habitación donde habían varias máquinas de última generación. Era casi cómico porque el propio ex agente de la CIA había detenido hace años al creador del proyecto y ahora trabajaban juntos.

Keith había creado una nueva fórmula. Dentro de un tubo pequeño había un líquido azul.

-¡Yo seré el conejillo de indias!- dijo Damien

-¡Es peligroso!. Normalmente se suele utilizar en animales por primera vez. - explicó Keith

- ¡Me da igual!- contestó el ex agente de la CIA.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

0
#46

EL DESTINO AGUARDA (CAPITULO 45) (PARTE 2)

Elena se había puesto su ropa y salió de la habitación.

-¡Ya estoy preparada marchémonos!- dijo la joven.

- ¡Tardaremos más de 15 días para llegar al Castillo del Rey!- dijo Susana

-¡No os preocupéis!. Llegaremos en cuestión de segundos. –Tetsuo levantó la mano y un agujero brillante de color gris apareció delante de ellos.

Primero se metió Elena que desapareció de la vista de los allí presentes luego se metió Ana y luego Susana y finalmente Gabriel. Aparecieron delante de un majestuoso castillo, allí había una gran puerta.

En una torre donde estaban vigilando que ningún enemigo entrara vieron a Ana y enseguida abrieron el enorme portón de madera que era de color marrón oscuro y apareció el príncipe Andrei. Saludó a Ana y se extrañó de ver allí a Gabriel.

El vampiro español estaba apretando los puños de rabia después de todo les tenía un odio profundo y su enfado estaba en aumento al ver como hablaban Tetsuo y Elena.

-Una pregunta. ¿Por qué no te curaste si tienes poderes curativos?- cortó la conversación que estaban teniendo ambas y se dirigió a Elena.

-Los brujos/as no podemos curarnos a nosotros mismos. Si es una herida de poca importancia sí que lo podemos hacer pero si es algo de gravedad no- contestó el japonés

-¡Muchas gracias por la información pero estaba hablando con ella!- dijo Gabriel en tono sarcástico.

Ella le explicó lo mismo y se fue hacia atrás lanzando algunos improperios contra el japonés en voz baja.

-¡Es bastante atractivo!- dijo la hermana pequeña

- ... - Gabriel se la quedó mirando con ganas de ahogarla

Ana y Andrei estaban más adelantados y ella le explicó que Gabriel era un vampiro con un gran poder y que les sería de gran utilidad ante lo que se avecinaba. Llegaron a un patio trasero donde se encontraban con los"Antiguos" que quedaban. Los demás habían sido asesinados o se habían unido al enemigo. Varios lugares estaban sobre el control de "Los Excluidos".

La joven bruja preguntó que ocurría con los humanos si esos malvados se habían hecho con el poder de diferentes países. Tetsuo explicó que los brujos/as habían creado una barrera para que la gente normal no sufriera ningún daño.

El impetuoso y orgulloso de vampiro solo pensaba en matar a todos los "Antiguos " que quedaban allí. Si no lo hacía es porque Elena estaba allí. Aunque al último invitado que había llegado del sol naciente le estaba asqueando en demasía.

Solo quedaban estas familias: Walker, Kahler y Ardel. Los Albani los habían traicionado al igual que los Okoye. Los Decrue, De la cruz Smith y habían caído.

Con esa información tenían claro que pronto atacarían los otros lugares, incluido al Rey y príncipe de los vampiros. En ese instante aparecieron a cuatro señores mayores una de color, otra de piel canela, otra de aspecto mayor pero cuidado y otra de piel blanca era la única de las mujeres que no llevaba el pelo canoso y incluso parecía más joven que las otras era de origen asiático no había duda.

Se revelaron como las cuatro brujas líderes: Esthela, Mizuki, Adela y María . Gabriel se quedó mirando el espectáculo y comenzó a reírse le parecía que estaba en una fiesta de Halloween.

-¡Solo falta la momia!. ¡Bueno aquí hay 4!-dijo en tono chistoso en voz baja sin que nadie se diera cuenta pero él siguió riéndose.

Con la señora María estaba Leticia que aún estaba preocupada por dejar a su sobrino y a su cuñado en México aunque teóricamente tenían un hechizo para que no les pudiesen ni atacar ni detectar. No se sentía tranquila además le era extraño estar en un lugar lleno de vampiros.

Andrei y Elena mientras todos se quedaron esperando en el patio, entraron por la puerta y subieron por unas escaleras de mármol perfectamente tallado, las lámparas que habían eran doradas con reflejos azules muy bonitos.

Terminaron de subir escaleras hasta llegar a la parte más alta del castillo, las paredes eran blancas, con numerosos cuadros en la que aparecía un hombre de pelo canoso y con barba blanca, delgado y atractivo, al lado el príncipe de Andrei y una joven de cabellos dorados y ojos verdosos muy bella.

Numerosas épocas pasadas siempre aparecían los tres, luego aparecían solo los dos varones. Finalmente llegaron al final del pasillo que tenía una alfombra roja, allí había una puerta de madera, se escuchaban los sonidos de una persona convaleciente.

Entraron y el hombre estaba tosiendo estaba realmente en mal estado, debilitado hasta el extremo, durante el trayecto el príncipe le contó el intento de envenenamiento de su padre y lo mucho que le admiraba y quería a ese hombre.

Ella se acercó dónde estaba el hombre que no paraba de susurrar el nombre de una mujer. El hombre veía visiones que le engañaban y le hacían ver a la joven de los cuadros.

-¡Diana!- medio susurraba con un aliento de vida

- ¡Disculpe!- dijo Elena que puso su mano en la cabeza del hombre.

Bastian que es como se llamaba el hombre comenzó a brillar y poco a poco fue teniendo un aspecto más saludable.

-¿Dónde estoy?-

- ¡Dentro de poco se sentirá mucho mejor!. Les dejo solos

-¡Padre!- Andrei estaba muy ilusionado cogió la mano de su padre

Elena los dejó solos, bajó las escaleras volviendo a fijarse en los cuadros donde estaba la joven de ojos verdes durante unos segundos para aparecer nuevamente en el patio. Todos cuando la vieron querían saber las noticias sobre si había podido cuidar al rey de los vampiros.

Todos estaban para recibirla menos Gabriel que estaba en un rincón plantado y apoyando su espalda con los brazos cruzados. No se sentía nada cómodo en ese ambiente odiaba a "Los Antiguos" y por si fuera poco no le gustaba nada ese tal Tetsuo.

Cuando Elena estaba hablando con Adela amiga de su abuela y la que se había hecho cargo después de que su familiar falleciera, apareció el príncipe Andrei con una enorme cara de felicidad acompañado del Rey de los vampiros con una mejor apariencia al verlo todos se arrodillaron menos Gabriel.

-Entiendo la situación ya me ha contado mi hijo sobre el terrible panorama que se esta desarrollando. ¡Estoy de acuerdo tenemos que luchar con un enemigo común!.- gritó el Rey de los vampiros mientras miraba a todos los presentes con sus ojos oscuros.

Lejos de allí en una casa en el interior de un bosque, llena de graffitis unas luces salían de las ventanas rotas de un color lila que iluminaban el bosque. En el interior seis personas ataviadas túnicas negras, levantaban su mano y de ellas salían ondas moradas que eran dirigidas a Jessica que estaba levitando en el aire y gritaba de dolor en el centro. A veces lanzaba pequeños rayos que salían de ella por eso habían creado una especie de barrera para que no les afectará

Cuando ella perdiera toda bondad y fuera el ser malvado que debía ser. Ya que en su interior escondía un poder increíble, resucitarían al líder de la magia y brujería oscura Ra.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#47

MÁS ALLA DE TUS OJOS (CAPÍTULO 46)

Cerca del gran castillo había un bosque donde los brujos/as eran entrenados para la gran batalla que se avecinaba los dos profesores eran Tetsuo y Elena. Menos Leticia y un joven español de 28 años que no tenían ningún control sobre su poder.

Leticia había podido sacar algo de su poder, pero Daniel que es como se llamaba el joven no lo había conseguido.

Mientras Gabriel miraba todo encima del árbol y miraba como se compenetraban Tetsuo y Elena en enseñar a sus alumnos, apareció Ana la líder de los vampiros españoles.

-¡Te he traído algo de comer!- le lanzó una bolsa de sangre

- ...- Gabriel la cogió al vuelo pero no dijo nada.

- ¡Gracias por ayudarnos!. Es bueno tenerte entre nosotros-le comentó la vampiresa

-¿Cómo dices?- preguntó un irascible Gabriel.

Bajó de un salto al suelo y se puso delante de Ana con cara de pocos amigos.

-¡No te equivoques!. No soy tu amigo. Si os ayudo es porque hay un enemigo mayor, pero cuando esto acabe. Volveré a ser tu enemigo y os destruiré a todos "Los Antiguos".

- ¡De todos modos gracias!-

-¡Chsss!- hizo un sonido con su boca para mostrar su desacuerdo y subió de nuevo al árbol bebiéndose la sangre en poco tiempo. Mientras observaba a los nuevos entrenadores.

Nada más marcharse Ana, llegó su hermana Susana.

-¿Qué quieres?- preguntó con cara de hastío el vampiro

- ¿Quieres que entrenemos?- le preguntó la joven

Gabriel tenía mucha furia en su interior convertirse en vampiro hacía que los sentimientos se incrementaran al 100% y por cualquier nimiedad podían afectarle. Creía que los tenía controlados con todo lo que sufrió con su creadora pero esa bruja le había descontrolado.

El chico español aceptó saltó, dio una voltereta en el cielo y aterrizo en el suelo de pie como si nada.

-¡De acuerdo!. La última vez nos interrumpieron así podré ver hasta qué nivel de poder llego.

- ¡Atacaré yo!- exclamó la joven

La chica salió disparada contra su hermano que evitó los ataques con facilidad, y coontratacó pero ella también pudo evitar los ataques de su hermano. Ella sabía que su hermano sentía algo por esa humana estaba claro. Lo hacía ver nuevamente humano.

Por eso intentaba que no sintiera celos del brujo japonés y la única forma que se le ocurría era enfrentarse contra él. Pero el vampiro no estaba luchando para nada enserio ya que tenía casi su sexto sentido vigilando el entrenamiento de las brujas y sobretodo el acercamiento de los dos.

Después de 10 minutos de entrenamiento la joven vampiresa tenía destrozada la ropa y salía de debajo de un árbol al que había sido impulsada y de repente Gabriel se movió a gran velocidad y se puso delante de ella.

-¡Por hoy hemos terminado!- Dijo Gabriel

- ¡De acuerdo!- afirmó Susana

- ¡La próxima vez lucharé enserio!- Le puso la mano encima de la cabeza y se la acarició como tiempo atrás hacia cuando eran humanos.

- ¡Gabriel!- exclamó Susana.

-¡Eso si la próxima hazlo un poco más disimulado!- Desapareció de allí a gran velocidad.

Su hermana pequeña se dio cuenta que desde el principio él sabía que ella lo hacía para que tuviese la mente ocupada y aun así había entrado en el juego. Su hermano era capaz de lo peor y de lo mejor.

Las clases habían acabado y Tetsuo estaba en el suelo concentrado cuando sintió la presencia de alguien y se levantó y se fijó que era Gabriel.

-¡Me imaginaba que vendrías!- comentó Tetsuo

- ¿De que conoces a Elena?- Preguntó el vampiro

- Ella vino a mi país cuando yo estaba totalmente perdido y me hizo darme cuenta que lo que hacía no era lo correcto.

-¿La quieres?- Gabriel apretaba a los puños de rabia.

-¡Si!. Pero no como tú crees. Es como la hermana que nunca tuve. ¿Pero tú la amas verdad?

- ...- El vampiro no esperaba esa pregunta.

- Lo sentí desde que llegué. Se lo que es ese sentimiento. Por eso tengo que comentarte algo.

El japonés le explicó la misión de Elena y que tanto los seres oscuros y seres blancos debían morir para volver al equilibrio. El vampiro comprendió con la historia porque se sentía tan profundamente atraído a ella. Los polos opuestos se atraían.

-¿Por qué me dices todo esto?- preguntó el chico español

- ¡Yo nunca le dije a mi ser amado lo que sentía y ella falleció!. No me gustaría que nadie pasara lo que yo pasé. Además yo no puedo hacer nada para evitarlo, pero tú no eres brujo.-

En ese instante salió disparado en dirección a una pequeña cabaña donde estaban instaladas las brujas líderes y vio desde la ventana que Elena estaba delante de ellas. Se acercó y escuchó toda la conversación que tuvieron con ella.

Cuando terminó ella salió de la cabaña y se metió en el bosque para tomar un atajo pero Gabriel estaba delante de ella.

-¿Así que es verdad?. Estás determinada a morir.!

-¡Lo has escuchado!- Elena miraba al chico.

-¡No voy a dejar que lo hagas!. ¿Me oyes?. No me importa si el mundo se va al infierno. No dejaré que mueras.

- ¡Gabriel!-

-¿Por qué tienes que morir?. ¡Esas viejas son unas manipuladoras! ¡Te utilizan con todo lo relacionado a tu abuela!- gritó

La bruja dio una torta al vampiro cortando la conversación.

-¡Cállate!. ¡Después de todo tú fuiste quien la asesinaste!- gritó enfurecida.

- ¡Me da igual que me odies!. Si consigo salvarte la vida!.- se acercó a ella mientras la miraba fijamente.

Ella sentía que su respiración se aceleraba cada centímetro que él se acercaba.

-¡Siento todo lo que hecho!. ¡Lo siento de verdad!. ¡Ojala pudiera cambiar el pasado!. ¡Siento lo que hice!.- explicó el vampiro.

- ¡Te odie durante mucho tiempo!.

- ¡Me siento culpable de lo que hice porque lo que quiero nunca se hará realidad!. Pero no voy a dejar que mueras y si te tengo que hacer daño te lo haré, aunque me detestes. Yo no te voy a dejar morir- miraba fijamente a la chica mientras decía las palabras.

El vampiro se alejó de ella andando varios metros.

-¡Gabriel!- exclamó la chica

El chico se quedó mirándola y ella corrió hacia él, y le cogió de la cabeza y lo atrajo hacia él y de improviso besó los labios del vampiro.

-¿Qué es eso?-

-¡Te odié mucho tiempo!. Pero no sé lo que haría sin ti. Te has convertido en alguien imprescindible en mi vida.

Los dos se volvieron a besar en un apasionado beso, ella toco su cara y le beso, y lo volvió a besar, él estaba paralizado, nunca había visto a Elena así. ella le desabrocho la camisa. Mientras le volvía a besar, esta vez con más pasión, la temperatura subía, y los dos quedaban completamente desnudos en el césped . Se miraban mientras se volvían a besar, y ella se quitaba la parte de arriba, el besaba el vientre de Elena. La chica le subía la cara, a sus labios, mientras los dos se movían al mismo compás. La primera vez de Gabriel y Elena los dos se dejaban llevar, mientras las caricias y besos no cesaban y se convertían en un solo ser.

Quién lo diría dos enemigos totalmente irreconciliables amándose como si no hubiera un mañana.

En ese instante en otro lugar la casa abandonada explotó en mil pedazos y uno de los seis salió disparado contra el suelo. Mientras los otros estaban expectantes,apareció una sombra en el humo originado por la explosión.

Apareció Jessica andando paso a paso su expresión facial era fría y distante, mientras observaba a los demás miembros con la ropa casi destrozada. Miró al miembro de los seis que se levantaba del suelo tremendamente asustado.

Levantó su mano derecha y señaló al brujo en cuestión de segundos empezó arder en un fuego de color negro hasta convertirse en una calavera.

-¿Alguno más tiene algún problema de que no resucite a mí padre?.- observó a los allí presentes.

-¡No mi señora!- contestaron todos

-¡Muy bien!. Ahora lo primero que quiero hacer es cambiarme está ropa que no tiene nada que ver con lo que soy de verdad. ¡Por fin se ha roto el cascaron! ¡No necesito a mí padre! ¡Yo consiguiré superarlo!. - dijo Jessica totalmente cambiada.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#48

RIVALES (CAPITULO 47)

Elena se estaba poniendo la ropa sin hacer el menor ruido para no despertar a un Gabriel totalmente desnudo en el césped, pero el vampiro se despertó.

-¿Qué haces?. ¿No quieres que repitamos?- preguntó con una sonrisa burlona

-¡Ha sido un error!. ¡Un enorme error!- se ponía la camiseta.

-¡Entiendo!- la sonrisa desapareció. Comenzó a ponerse la ropa.

Elena se marchó rápidamente sin decirle ni siquiera adiós, estaba muy consternada por haber dejado llevar sus más pasionales instintos en lugar de haber hecho caso a su mente. Se sentía realmente mal con ella misma, se había acostado con nada más y nada menos que el asesino de su abuela.

Gabriel se puso la ropa y se quedó mirando al cielo, estaba el sol fuera y si había tenido una noche maravillosa. El día le daba los más amargos buenos días. Enrabietado golpeo un árbol que destrozó en mil pedazos.

Al mismo tiempo Jessica estaba totalmente cambiada con su enorme poder podía hasta crear tejidos no necesito ni comprar ropa. Ahora llevaba unos pantalones de cuero, y unas botas del mismo color, al igual que un sweeter y una chaqueta también de cuero.

El pelo liso que llevaba había cambiado por uno rizado, su aspecto era totalmente diferente al que tenía antes. Hasta su manera de andar había cambiado, se movía mucho más sexy y sinuosa que antes incluso sus uñas que antes no estaban pintadas ahora eran de un color morado.

Sentada en la roca comenzó a hablar con sus seguidores sus planes.

-¡Tenemos que formar un ejército!- ordenó a los seis.

- ¡Mi señora El Ojo está preparado para cuando usted diga!- el hombre más mayor se arrodilló para hablar con Jessica.

-¡El Ojo no será suficiente!- Comenzó a sonreír.

- ¿Cómo dice?- contestó el hombre.

En ese instante comenzó a desprender energía oscura y en todos los lugares donde habían vampiros sintieron como si su cabeza les fuera explotar. Ya que Jessica era la bruja más poderosa de la magia oscura y los vampiros eran creados por ese poder quería someterlos a sus órdenes.

Y en parte lo consiguió todos los vampiros creados por "Los Excluidos" y incluso ellos mismos. Excepto Neo y Diana. Ahora estaban a las órdenes de la poderosa bruja Jessica y por si fuera también controlaba a todos los supersoldados porque después de todo eran experimentos creados a partir de los vampiros.

-¡Ahora si tenemos ejercito!- Jessica empezó a reírse.

Incluso en el castillo sintieron la llamada de la señora de la oscuridad que llamaba a todos los vampiros, pero los que estaban allí debido a los hechizos de las brujas o bien por su control total sobre ellos mismos consiguieron evitar la llamada.

Gabriel también sintió un dolor de cabeza terrible que hizo sujetarse la cabeza y caer al suelo, algo le impulsaba a sacar lo peor de él lo más negro de su corazón. Se aprovechaba de sus sentimientos de dolor ante lo ocurrido con Elena y por poco casi consigue controlarlo el odio pero recordó que había prometido proteger a la bruja y no dejar que muriera. Por mucho que le doliera que ella no le amase como él la amaba, tenía que ayudarla.

Y consiguió evitar el control de la mujer de la oscuridad, la fuerza interior de él era más fuerte. Se levantó y cuando llegó el castillo vio a un joven de pelo oscuro, llevaba un sweeter blanco, unos pantalones y unos pantalones parecidos con un tejido suave y unas botas oscuras todos para Gabriel solo era un payaso vestido con una especie de ropa futurista. Sintió que era el momento de sacar toda su rabia contenida con ese chico nuevo. Después de todo había tenido un mal día y quería desahogarse con alguien.

-¿De qué circo has salido?- comenzó a reírse del joven

- ¿Tú debes ser Gabriel no?. He oído mucho sobre ti- preguntó el chico

-¡Es que soy muy importante!- siguió burlándose.

-¡Yo me llamo Leo!-

-¡Que yo sepa no te he preguntado tu nombre!

Ese chico era Leo que había terminado el entrenamiento mucho más rápido que Nadie esperaba y ante el giro de acontecimientos el mismo lo llevó al castillo, como su ropa estaba rota y sucia el ser de otro lugar le dejó algo de indumentaria. Nadie le había explicado todo lo sucedido mientras estaba en la sala de entrenamiento por eso conocía quien era Gabriel, al igual que Elena y los demás.

Estaba totalmente determinado a volver a Jessica al ser puro que era antes de transformarse en alguien oscuro. Él la volvería a llevar al buen camino, eso era lo único que le importaba y lucharía contra el destino para que ninguno de los dos muriera. Estaba tan ensimismado en sus pensamientos que no hacía caso a lo que Gabriel le estaba diciendo hasta que lo vio delante de él y volvió a la realidad.

-¿Estas sordo?. ¡Te he dicho que de dónde has sacado ese disfraz de payaso!

- ¡Te apatece que luchemos!

- ¿Dices que me conoces?, ¿y aun así quieres pelear conmigo?. ¡Como quieras!.

-¡Quiero ver que tan fuerte eres!- contestó Leo

-¡Luego no digas que no te lo advertí!- suspiró el vampiro

Los dos salieron del castillo y la gente al ver que "el nuevo" se enfrentaba a Gabriel fueron a ver la pelea en mitad del bosque, originando un pequeño círculo de gente que rodeaba a los dos combatientes.

-¡Vamos te voy a dejar que me ataques!- exclamó Gabriel.

-¡No por favor!. ¡Ataca tú!- dijo Leo

-¡Muy bien luego no digas que no te lo advertí!

Gabriel salió disparado contra su rival intentando golpearle pero esquivaba todos los ataques del vampiro. El español no sentía nada especial en ese chico, simplemente era un humano pero estaba evitando todos sus ataques.

El joven vampiro ya no estaba para juegos, sus pupilas desaparecieron y sus ojos se volvieron rojos como la lava, sus uñas crecieron como garras y empezó a atacar de nuevo a Leo con toda su rabia pero el resultado era el mismo evitaba todo.

-¿Solo sabes que esquivar?- gritó enfurecido el vampiro

-¡No!- contestó Leo

Que se movió a gran velocidad y dio un golpe en la espalda a Gabriel que le impulsó contra una roca enorme que había por allí destrozándola y quedando fuera de combate. El vampiro apenas se podía mover de un solo golpe lo había derrotado.

-¡No está mal!. ¡Eres fuerte!- dijo Leo

- ¿Cómo puede ser?.

- ¡Vamos levanta!- se acercó y intento darle la mano para ayudarle.

- ¡Déjame no necesito ayuda!- evitó la mano y se levantó por el solo.

-¡Eres tan impulsivo como me habían dicho!. ¡Te pareces a alguien que conozco!- Ese alguien era su hermano Vincent.

- ¡No me interesa!

- ¡Te dejo tengo que hablar con las señoras!. Encantado de conocerte – refiriéndose a las cuatro brujas líderes.

Leo se marchó, y Gabriel apretó con rabia su mano, ese chico le había vencido de un solo golpe, como tiempo atrás hizo Elena. Estaba claro que había descuidado su entrenamiento y sus capacidades habían vuelto a bajar no estaba al 100% por que tenía su mente pensando en otras cosas.

Si quería proteger a Elena tenía que volverse mucho más fuerte, y también quería demostrarle a ese chico que su poder al 100% sobrepasaba el suyo.

-¡Leo!. ¡No olvidaré ese nombre!- apretó el puño.

CONTINUARÁ

Pues ya tenemos a Leo en el mismo lugar que Gabriel y los demás ¿os ha gustado?

Hace alrededor de 1 año

0

1
#49

PROMESA (CAPíTULO 48)

Neo había conseguido alimentarse antes que se las brujas lanzaran el hechizo, estaba sentado en una piedra entonces escuchó unos pasos pero no se movió del sitio hasta que apareció Jessica andando sinuosamente mientras se acercaba.

-¿Quién eres?- preguntó el vampiro

-¿Creo que lo sabes has sentido mi aura verdad?- contestó ella sonriendo.

-¿Así que tú eres la que ha hecho que me doliese un poco la cabeza y que el ejército de vampiros que tenía en mí poder no me hiciera caso no es así?-

-¡Mi culpa!- levantó la mano como si la llamaran de clase.

-¡Me pregunto cómo después de todo eso eres capaz de venir aquí!.

- ¡Todos los otros vampiros han caído menos tú!. Tengo que felicitarte.

- Sigo preguntándome a que has venido. Y porque aún no te he dado un puñetazo en esa bonita cara.

- Mmm ¡me gusta ese carácter!. He venido a contarte que las brujas han lanzado un hechizo para que no pudierais atacar a los humanos. Yo puedo romperlo.

- ¡No me interesa!.

- ¿Y si te digo que hay gente muy fuerte a la que enfrentarse?

-¡Eso suena interesante!.

-¡Podrías divertirte!- se acercó a la oreja y le susurró lo divertido que seria.

- ¿Por qué no luchamos un poco tú y yo?- dijo sonriendo el vampiro mientras golpeaba a la chica pero su brazo la atravesó era una especie de holograma.

- ¡Lo siento mucho pero no estoy ahí!.

-¡Yo no sigo ordenes de nadie!

- ¡Lo sé!. Simplemente sería una cooperación.

Neo mostró su sonrisa al ver lo que le comentaba la chica y quedaron que próximamente hablarían. Poco después la presencia de la chica desapareció como si fuera una especie de espejismo.

Lejos de allí estaba Jessica delante de los cinco y de los brujos oscuros del Ojo estaba preparando un ataque por numerosos lugares así el enemigo se dispersaría y habría posibilidad de un gran victoria. Bárbara que intentaba hacerse su amiga desde que Jessica se había vuelto oscura estaba cerca de ella hablándole como si la conociera de toda la vida.

-¡No me caes mal eres despiadada e interesante!- le dijo Jessica

- ¡Gracias! ¡Creo que seremos buenas amigas!- contestó feliz Bárbara

- Pero hay un problema. ¡Yo no necesito amigas!. ¡Soy tu jefa y me da igual que tengas más o menos mí edad!.

La chica de Nueva Orleans cayó al suelo de repente producto de un dolor tremendo propiciado por Jessica que movía su dedo señalándola.

-¡No te tomes tantas libertades conmigo chica!. ¿Has entendido?-

-¡Sí! ¡Lo he entendido!- gritaba del dolor

-¡Muy bien!- comenzó a reírse y bajó el dedo.

En el castillo estaban todos entrenando los brujos/as intentaban superarse porque sabían que algo malvado se acercaba.

Leticia y el joven español se esforzaban con todo su ser, la chica poco a poco sentía que podía hacer más cosas en cambio el chico no conseguía sacar todo su potencial. Era de una familia de brujos españoles extremadamente poderosa, pero él no podía utilizar sus hechizos por lo que era considerado un 0 a la izquierda y una deshonra para la familia.

Incluso decidieron que se fuera de casa porque no querían tenerlo cerca de allí, solo su hermana siempre había confiado en él. Por lo que fue a numerosos países con numerosos profesores para poder sacar todo el potencial pero nunca lo había conseguido.

Y se sentía totalmente deprimido, solo la voz de su hermana y sus cartas le hacían tener algo esperanza. Incluso Elena y Tetsuo notaban que Marcos tenía algo dentro de él realmente poderoso.

En ese instante todos sintieron algo extraño escucharon una voz de mujer dentro de su cabeza: Vampiros, brujas/os y humanos.

-¡Oídme bien esta es la primera y última vez que os lo diré!. ¡Rendiros ante mí y servidme o os destruiré!- ordenó Jessica

- ¿Cómo nos podemos fiar en alguien oscuro como tú?- contestó la bruja María

- ¡Para esta locura!- se metió en la conversación Leo

- ...- Jessica se quedó callada al escuchar la voz del ex agente de la CIA.

- ¡Para esto por favor!. Vuelve a ser la chica que me enamoré, esa que iluminaba todo con su luz.-

Jessica recordaba los momentos, las risas, cuando lo vio por primera vez, cuando la salvó de aquel pistolero, de aquel beso. Tenía la mirada de perdida y no decía nada solo escuchaba la voz de Leo.

-¡Sé que aun estas ahí!. ¡Acaba con esto por favor!. – suplicaba Leo

- La chica que tu conociste ya no existe – dijo tajante Jessica

- ¡Yo sé que sí!, en algún lugar está la misma chica-

- ¿Tengo que tomarme esto como una negativa a rendiros?. ¿Creéis que vuestros hechizos os protegerán?- explicó Jessica

La joven levantó sus manos y una energía oscura comenzó a salir de ella hacía el cielo mientras de repente el día que era soleado y despejado comenzó a cambiar en oscuro y tormentoso.

-¡He destruido vuestro hechizo, ya no hay barreras!. ¿Ves Leo como la chica que tu conocías ya no existe?. ¡Voy aniquilaros a todos!.

- ¡Te quiero Jessica!, ¡siempre lo he hecho!. Pase lo que pase te traeré de vuelta aunque me cueste. ¡Haré que vuelvas! ¡Lo haré! ¡Es una promesa!

En ese instante la comunicación ceso. Jessica estaba con la mirada perdida mientras los brujos la miraban sin saber qué hacer.

-¿Se puede saber que hacéis?. Matad a aquel que no se rinda ante mí. ¿Me oís? ¡Destruidlos, destruidlos a todos!- gritó enfurecida.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#50

EL VAMPIRO ENAMORADO (CAPÍTULO 49)

Elena estaba tumbada en una de las numerosas habitaciones ya había atardecido y la noche comenzaba a asomarse, ella tenía la mirada perdida mirando al techo blanquecino. Todo el mundo estaba preocupado por el inminente ataque de las fuerzas oscuras pero ella no podía pensar en otra cosa que en el vampiro español.

Aun le dolían sus besos como puñales atravesando su piel y su corazón, era el asesino de su abuela pero lo amaba tan fuerte que no podía pensar en otra cosa. Le dolía el no poder estar con él que es como si alma se destruyera en mil pedazos.

Recordaba su bonita sonrisa, sus ojos negros, el humor ácido, "el beso" ese beso que le hizo volar. Solo quería ir donde él estaba y besarlo, pero no podía hacerlo. Mil pensamientos pasaban por su cabeza, cuando alguien tocó a la puerta.

-¡Tetsuo!- exclamó sorprendida la bruja

- ¿Tienes un momento?- preguntó el japonés

- ¡Si claro!. ¿Dime que ocurre?

-¡Ese es el vampiro que me dijiste!. Ese tal Gabriel que me hablaste.

- ¡Sí!.

-¿Pero ha cambiado la cosa verdad?

- ¿Cómo...?-

- ¡Te mira como yo miraba a Jin! ¡Y es mutuo se nota!.

- Yo perdí mucho tiempo, y un día fue demasiado tarde. Ella murió de una enfermedad y aun lamento no haber pasado más tiempo con ella.

- ¡Eres un buen amigo!. Piénsalo...

-¡De acuerdo!- contestó Elena

El brujo se marchó y la chica se quedó pensando que hacer intentando aclarar sus sentimientos. Mientras no muy lejos de allí Gabriel no había parado de entrenarse más aun después de haber oído que Jessica estaba preparando un ataque próximo.

La luna brillaba con fuerza, el cielo estaba estrellado y sin ninguna nube. El vampiro no había descansado ni un momento en su mente solo estaba el proteger como fuera a Elena no había nada más.

En ese instante apareció Leo.

-¿Qué quieres?- preguntó

- ¡Nada solo te he traído una bolsa de sangre!- se la enseñó.

-¡Bien!- dijo en tono seco el vampiro

- ¡He pensado que tendrías hambre!. Llevas todo el día entrenando.

- ¿Y mi hermana?

- ¡Le dije que yo te lo traería.!

- ¿Te sientes atraído hacia a mí?. ¡A ver es normal solo hay que verme!. Pero lo siento no soy...

- ¡No claro que no!- contestó Leo

- ¡Ja, ja! ¡Es broma!. Escuché la conversación con esa chica la que supuestamente va hundir el mundo entre tinieblas.

- Ya

- Bueno no es por nada pero era una conversación que creo que ha escuchado todo el mundo. ¿La quieres verdad?.

-¡Si claro!.

-¡Se lo que se siente!- dijo Gabriel para él como no quisiera que lo escucharan. Un acto instintivo.

- ...- Leo se quedó callado

-¿Así que tú eres ese segundo que decían las viejas?. ¡Ahora entiendo porque me ganaste!, pero no te equivoques yo me haré mucho más fuerte.

-¡Seguro que sí!

- ¡Bueno nos vemos!- levantó la mano despidiéndose mientras con la otra sujetaba la bolsa y se la ponía en la boca.

El vampiro se marchó andando, mientras Leo lo miraba de espaldas y desaparecía por el interior al bosque.

Elena bajó las escaleras necesitaba tomar el aire estaba ahogándose ahí dentro, salió al patio y se sentó en uno de los pequeños bancos de maderas que habían, el humo de su boca al respirar daba entender que hacía frió y humedad.

Entonces entró Gabriel se acercó a ella, la chica se puso nerviosa y el corazón se aceleraba cada vez más.

-¡Te estaba buscando!- comentó Gabriel

-¡Aquí estoy!- contestó ella

-Sé que no voy a tener nada contigo pero quiero que sepas que te voy a seguir protegiendo. ¡Qué mi promesa sigue intacta no dejaré que mueras!. He tardado toda mi vida en encontrarte, y cuando te encuentro me doy cuenta que te perdí hace 17 años. Y aun así ¡Te quiero! ¿y tú?

- He oído que te has peleado- cortó la conversación

-¡He conocido al otro que es como tú!. No parece mal tipo pero si hay que elegir que muera él. ¡Siempre te elegiré a ti!. Se me olvidaba quería darte algo!.

- ¿Qué?

-¡Esto era de mí padre!. ¡Es un colgante que me regaló mi padre antes de morir y me gustaría que lo tuvieras tú!- se lo quitó del cuello era dorado y tenía una L (de Luna el apellido de la familia de Gabriel).

- ¡Gabriel!- Elena se dio cuenta que era cierto siempre lo había llevado.

- ¡Me gustaría que lo llevaras tú!- se lo acercó a la mano

-¡No puedo aceptarlo-

- ¡Por favor!- le miró son sus ojos abiertos

- ¿Por qué eres así?- preguntó a Elena

- ¿Cómo?

- ¡Tan perfecto!.

-¡Si me dices que no me quieres no te lo volveré a preguntar!. ¿Me quieres?- se sentó y la miró mientras le preguntaba.

- ...-Elena estaba sin palabras intentando contener las lágrimas, le dolía el corazón y toda su alma intentaba mantenerse fuerte pero se estaba resquebrajando.

- Lo siento mucho, si pudiera cambiar el pasado no dudaría en hacerlo, tú eres lo único bueno que me ha pasado.

Ella no podía aguantarse más . Y comenzó a llorar

-¿Estas bien?- mientras acariciaba su cara

- ¡Claro que te quiero!. ¡Me da igual lo que digan te quiero!

Ella le besó. Los dos se besaron

-¡Te quiero!- exclamó entre lagrimas

- ¡Te quiero!- El español la miraba como si fuera la cosa más bonita del mundo.

Le cogió de la mano y los dos se levantaron subieron las escaleras del castillo, dándose besos y caricias como si no hubiera un mañana, él la acompañó a su habitación y cuando estaba apunto de marcharse ella le cogió otra vez de la mano y le empujó dentro de la habitación.

La cerró, mientras se besaban se metieron en la cama, sin parar de besarse y acariciarse, las ropas de los dos desaparecieron en cuestión de segundos y aparecieron en el suelo, la pasión no cesaba y subía la temperatura los cristales se empañaban, los dos se dejaban llevar y las sabanas se movían al mismo compás .

Leo estaba en su cama sentado pensando en lo que le habían explicado las 4 brujas líderes, le que uno de los dos tendría que morir o Elena o él. Y si fuera la bruja el vampiro enamorado podría ser un peligro porque sin ella se descontrolaría. Él les había que lo pensaría pero tenía clara su decisión y lo que tenía que hacer.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#51

CRUCE DE DESTINOS (CAPÍTULO 50)

Leticia se había enterado que las capas que protegían a la gente de a pie habían sido desactivadas, estaba tremendamente preocupada por su hermano y su cuñado más sabiendo que un vampiro tan terrible como se había encontrado hace unos días podía atacarlos en cualquier minuto.

Estaba cogiendo las cosas de su habitación para marcharse y intentar protegerlos ahora que ya controlaba algo de su poder de bruja, aunque sabía que no sería suficiente para derrotar a un ser tan poderoso solo quería salvarlos.

Cuando estaba apunto de salir por la puerta apareció Daniel diciéndole que le acompañaba. Ella en un principio se negó en redondo pero el chico no dio su brazo a torcer al final lo aceptó.

Daniel no había hecho ningún progreso desde que estaban allí, no pudo sacar nada de su magia pero aun así estaba decidido a ayudar a su nueva amiga. Leticia intentó concentrarse para abrir un portal y llegar lo antes posible donde estaban sus familiares.

Y en efecto se abrió un agujero de color gris, se podía ver algo dentro de él. Era un portal para poder llegar a México. Miró a Daniel y saltó dentro de esa puerta y antes que pudiese pasar el español se cerró dejándolo allí.

Se sentía extremadamente porque se sentía un inútil incapaz de ayudar a nadie, además todo el mundo le recordaba lo inferior que era continuamente intentándolo proteger. Poco después apareció Tetsuo ante la sorpresa del chico que se lo explicó todo.

Susana también se había entrenado con Jason secretamente para hacerse fuerte y poder proteger a los que se habían convertido en sus amigos. Y tenía la ligera sospecha de que Lucas estaría metido en todo este lío. Siempre había sido buena con las corazonadas.

Por su parte Jason pensaba en Lucas a todas horas. Era extraño nunca había pensado que se haría amigo de una chica que lo quería tanto como él. Siempre había sentido de celos de que las muchachas se acercaran al chico español, pero con ella era totalmente diferente pensaba que era la única que podría merecer su amor era Susana.

Entonces todos fueron avisados vampiros, brujos que la guerra había comenzado primero fueron los no muertos alentados por el rey y el príncipe que dieron un discurso en idioma vampírico.

-¡Ha llegado el momento! ¡Mucha suerte a todos!- terminó el rey hablando en inglés mientras los vampiros levantaban sus brazos y gritaban "Victoria".

Gabriel los miraba serio mientras tenía los brazos cruzados, no estaba de buen humor porque después de todo le habían interrumpido cuando estaba amando por segunda vez a su querida Elena. Además odiaba profundamente todas las tonterías que hacían los antiguos.

Sobretodo estaba preocupado por su querida bruja porque ella le había revelado que su plan era enfrentarse a la creadora de este mal y terminar con ella. Él sabía perfectamente que los dos juntos eran fuertes pero alguien que había provocado una guerra de este nivel era treméndamente peligrosa.

Poco después comenzaron hablar las cuatro grandes brujas alentando a los suyos. Leo las escuchaba pero su mente estaba en otro lugar, ya que su objetivo era detener a Jessica estaba decidido a volver a convertir a la chica en lo que era costase lo que costase. Por eso él iría directamente a encontrarse con ella donde estuviera.

Susana miraba atenta toda la gente que había allí rodeando el palacio pensando que nunca había visto colaborando tan estrechamente a los suyos con los brujos era algo totalmente impensable hace poco tiempo. La camaradería con la gente se trataban, pero también sentía que muchos ya no volverían.

Tetsuo también tenía cuentas pendientes con el asesino de su padre, uno de los miembros del "Ojo" era japonés como él. Durante mucho tiempo estuvo esperando ese momento ahora por fin tenía la oportunidad y con la ayuda del recuerdo de su amada podría derrotarlo.

El japonés abrió diferentes puertas para que los diferentes grupos se metieran dentro de ellos y pudieran ir a los diferentes lugares que estaban atacando los seres oscuros ya fueran vampiros o brujos/as.

En ese instante Daniel preguntó si en su país también habían atacado refiriéndose a España, y lamentablemente las 4 grandes brujas asintieron entonces el brujo tomó la decisión de ir allí y intentar salvar a su hermana. Ana como líder de España tenía claro desde un primer momento que iría a allí pero sabiendo que estaba siendo atacada aún más.

Elena al escuchar que su país estaba en peligro cambió de planes y también aceptó ir allí y claro Gabriel al escuchar eso también se apuntó. Los cuatros se metieron dentro de uno de los agujeros blancos que había creado el japonés y desaparecieron ahí dentro.

Los siguientes eran "Los Antiguos" que aún quedaban con vida que se metieron en diferentes portales cada uno.

-¡No puedo llevarte donde esta ella! Pero si que puedo crear un portal que se encuentre cerca- explicó el nipón.

- ¡No te preocupes!-

Leo se metió dentro y también desapareció. Poco a poco todos fueron entrando en los diferentes portales incluso el propio Tetsuo se metió dejando solo uno para que Susana y Jason se metieran en él.

El rey y el príncipe decidieron quedarse en el castillo sabían que pronto les atacarían después de todo si alguien quería coronarse líder de los vampiros tendrían que matarlos. Cuando la vampiresa española y su amigo estaban acercándose para introducirse en el agujero sintieron con sus sentidos 100% desarrollados que se acercaba a un peligro.

La joven decidió no meterse. Jason al ver que su amiga no se introducía tampoco lo hizo, en ese instante uno de los guardias que vigilaba en lo alto de la torre comenzó a gritar diciendo que había un gran número de enemigos acercándose.

El Rey subió inmediatamente y vio con unos prismáticos un ejército de vampiros acercándose rápidamente hacia el castillo y comandado por su hija Diana.

En otro lugar al mismo tiempo Jessica estaba concentrándose para encontrar el lugar donde estaba escondido el Ojo de Ra su padre había utilizado magia oscura de primera clase para ocultar el sitio por eso nadie había podido encontrarlo.

A ella misma le estaba costando poder averiguar donde se encontraba, en ese instante sintió una presencia acercándose a ella.

-¡Pensé que os había ordenado a todos que atacarais en diferentes lugares! ¿Qué haces aquí Johan?.

- ¡Mi señora he pensado que quizás necesitaría mi ayuda! ¿He hecho mal?.

- ¡No!- dijo una dubitativa Jessica. Después de todo dos vampiros habían conseguido evitar su control.

-¡Si quiere me voy!- dijo Johan

- ¡Ponte a cuatro patas y ladra!- Estaba probando si lo tenía controlado.

Johan hizo todo lo que quiso y más para la poderosa bruja oscura.

-¡Me parece bien!. ¡Tú me protegerás por si alguien viene!. Tengo que localizar el lugar donde está el "Ojo de Ra".

-¡Si mi señora!-

Jessica se sentó en el suelo, cerró los ojos intentando localizar el lugar donde estaba "El Ojo de Ra".

CONTINUARÁ

Entramos en la parte final de la historia del Ojo de Ra. ¡Muchísimas gracias a todos!

Hace alrededor de 1 año

0

1
#52

FAMILIA (CAPÍTULO 51)

El rey de los vampiros y los que habían quedado para poder a protegerlo salieron del castillo mientras se acercaban un ejército de vampiros que corrían a gran velocidad donde se encontraban ellos.

Susana y Jason habían perdido la oportunidad de meterse en el portal y se había cerrado, estaban delante con el príncipe y el rey que esperaban que llegaran sus enemigos, en cuestión de segundos un gran grupo de gente de una parte y otra estaban frente a frente preparados para luchar.

-¿Por qué has vuelto Diana?- El rey comenzó a hablar

-¡Hola padre!- contestó la muchacha, mientras tocaba su pelo dorado y sus ojos verdes tirando azules miraban a su familiar.

La tensión se mascaba en el ambiente, Jason podía notar el aura terrible que tenía la joven que estaba delante de él. La batalla aún no había comenzado y sentía como si ya lo hubiese hecho.

-¡He venido a por lo que es mío padre!. El reino me pertenece!

-¡Todo este tiempo pensé que estabas muerta!. ¡Y no has cambiado sigues siendo la misma!.

- ¡Vete al diablo!. ¡Era tú hija!- gritó enfurecida

Hace muchos años solo existían el rey y su hija eran unos vampiros crueles y sanguinarios que se divertían matando a humanos pero un día Bastian conoció a una chica humana que tenía un hijo de otro hombre que había fallecido por causas naturales.

Se enamoró profundamente de ella y también empezó a querer a Andrei como su propio hijo, comenzó a proteger a los humanos, ayudarlos y luchar contra otros vampiros. Enrabietada por la abducción de su padre por la humana.

Planeó matar a su hermanastro, su madre y con un grupo de vampiros que no estaban de acuerdo con lo que estaba pasando planeo un ataque brutal contra ellos y con quien se pusiese en su camino.

Consiguió matar a la humana pero no así a su hermanastro su padre lo protegió y se enfrentó contra ella en una batalla terrible en la que la chica perdió y quedó muy malherida casi al borde de la muerte.

Todos pensaron que había muerto pero no lo hizo, estuvo siglos intentando en las sombras destruir el reinado de su padre pero sus planes fracasaban así que planeo una venganza terrible por eso se alió con Johan un vampiro temido en todo el mundo para reunir a unos nuevos "Excluidos" y borrar la paz que tanto quería su padre.

-¡Voy a hacerme con el reino! ¡Voy a matarte y voy a ser la reina de los vampiros!- gritó Diana

- ¡Durante mucho tiempo lloré tu muerte!- dijo Bastian apenado

En ese instante la vampiresa levantó la mano y los vampiros que la seguían comenzaron a luchar contra los que eran comandados por el rey Bastian. Uno de los enemigos intentó atacar a Susana pero saltó y le propinó una patada en la cara saliendo disparado contra el suelo.

-¡Soy una Luna! ¿De verdad pensáis que voy a ser vencida tan fácilmente!.- dijo

Jason también comenzó a golpear a los rivales que intentaban dañarle. Todo el entrenamiento que había seguido con Susana había dado sus frutos, ahora era más rápido, fuerte y con una seguridad muy alta.

Diana atacó a su padre con una espada pero este sacó la suya y las dos hojas de acero chocaron. Andrei quería meterse en la pelea familiar.

-¡No!. ¡No quiero que sufras ningún daño!- exclamó el rey mientras con su mano derecha le indicaba que se quedara quieto.

- ¡No te preocupes hermanito!. ¡Cuando mate a nuestro padre me ocuparé de ti!- se dirigió al príncipe.

Bastian miraba a su hija y observaba como su espada. Era la misma que él mismo le regaló hace mucho tiempo, una espada afilada, con un rubí en su base.

-¡Vamos puedes hacerlo mucho mejor!- se burló la joven

- ¡Sigues siendo una insensata!- comentó el rey.

El hombre comenzó a atacarla con su espada dorada mientras su hija empezaba a recular por los ataques de su padre.

-¡Ríndete!- ordenaba su padre

- ¡Nunca!- Gritó enfurecida la vampiresa

Ella consiguió evitar los ataques de su padre y coontratacó, y se vio obligado a saltar y apartarse de allí.

-¿Qué te parece padre?- sonreía mostrando sus colmillos

- ¡Se ha vuelto más rápida!- se decía a si mismo el rey de los vampiros

- ¡Bueno basta de jugar!. ¡Es hora de ponerse seria!

Susana estaba golpeando y acabando con todos los que se enfrentaban a ella, ninguno podía derrotarla era un torbellino, que arrasaba todo cuando intentaban dañarla. Jason la miraba con los ojos como platos, no había nadie que pudiese detenerla.

-¡Es la hermana de Gabriel después de todo!- dijo en voz baja mientras sonreía

A pocos metros Diana tiró su espada al suelo y sus manos comenzaron a brillar pequeños rayos de electricidad salían de sus manos.

-¿Preparado padre?- sonrió maléficamente.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

1

2
Haltrotaku1
Rango5 Nivel 23
hace alrededor de 1 año

@Luigi_sentencia Con solo ver la cantidad de partes (largas) que tiene me animare a leerla, por fin algo de vampiros NO Gay o romántico, o al menos al 100%, aun no he comenzado, pero eso espero. :)


#53

ASUNTOS PERSONALES (CAPÍTULO 52)

La joven miraba a su padre, mientras su cuerpo estaba emitiendo electricidad. Bastian estaba sorprendido ante la maestría en que la controlaba. Se acordaba cuando él y ella practicaban hace mucho tiempo delante de un lago durante 5 horas a la semana su capacidad y lo frustrada que estaba al poder sacar su máximo poder.

Ahora delante de él veía una persona que era una autentica maestra, y que estaba preparada para luchar al 100% contra él. Todos los intentos para que reculara eran totalmente infructuosos, solo hacían que enfadarla más.

Se sentía el culpable ya que la enseñó a despreciar a los humanos y pensó que podría cambiar como lo hizo él, pero estaba demasiado arraigado en sus adentros. Solo con palabras no era suficiente así que el rey también comenzó a concentrarse y también comenzó a emitir el mismo aura después de todo eran padre e hija.

-¡Parece que ahora ya me tomas en serio!. ¿No padre?.

- ¡No quiero hacerte daño!

-¡Lástima! ¡Porque yo si!.

Diana levantó su mano y salió de ella un pequeño rayo dirigido a su padre que este pudo contrarrestar originando una pequeña explosión. Andrei apretaba su puño con rabia porque no podía hacer nada ya que su padre le había ordenado que no luchara.

Mientras Susana y Jason seguían enfrentándose al ejército que había llevado la aspirante a reina, derrotando a todos los que se enfrentaban a ellos.

Bastian miraba a su hija que sonreía.

-¡Esto solo era un calentamiento!. ¿Preparado padre?- gritó la enfurecida vampiresa

- ¿Qué preparas?- preguntó

- ¡Voy a hacerte sufrir!

Diana concentró energía en sus dos manos, y pocos segundos después dirigió su mirada al hermanastro mientras sonreía, Bastian se dio cuenta pero era demasiado tarde, una gran onda energética fue en dirección a su hijastro.

Andrei se preparaba para recibir el ataque de pleno, su capacidad vampírica era la de aguantar grandes golpes era duro como una roca. Pero su padre sabía que por mucho que lo intentará era demasiado fuerte incluso para él.

Por eso corrió a una gran velocidad y lo empujó para evitar que dañara al príncipe de los vampiros, lo que no esperaba era que fuera una trampa de Diana, ella con gran rapidez se puso detrás de Bastian y lo atravesó con su mano ante la sorpresa de padre e hijo.

-¡Sabía que lo harías!- dijo riéndose

- ¡No puede ser!-

Andrei enfadado intento atacarla mientras su hermanastra aún tenía a su padrastro atravesado con su mano, pero en el agujero producido por el traspaso de su mano, con la misma mano lanzó electricidad contra el príncipe.

Esta vez el joven recibió todo el impacto y la explosión fue tal que Susana y todos los que luchaban se fijaron de la luz que relampagueaba cerca de allí.

-¿Qué es eso?- preguntó Jason

- ¡No tengo ni idea!- exclamó la chica.

Un gran humo negro y polvo rodeaba el ambiente mientras Diana sacaba la mano de su padre que caía al suelo totalmente herido y originando un gran charco de sangre a su alrededor. Andrei salió de la nube de humor totalmente herido, su ropa estaba destrozada y su brazo izquierdo estaba muy dañado.

-¡Ahora os mandaré al otro barrió!- comenzó a concentrar nuevamente energía para esta vez acabar con ellos ya que los dos estaban gravemente heridos.

El rey estaba arrodillado perdiendo sangre, mientras el príncipe apenas podía mantenerse en pie, estaba totalmente derrotado. Aunque eran los líderes de los vampiros y los más fuertes del mundo vampírico habían caído en una trampa y ahora estaban a merced de su enemiga.

Diana cada vez concentraba más energía en sus manos quería que este último ataque fuera el definitivo y no quedarán ni sus cenizas. Cuando estaba a pocos segundos de lanzar su ataque mortal alguien la golpeó y la tiró al suelo.

Se levantó y vio a una chica joven delante de ella, era morena, con ojos negros de complexión no muy alta.

-¡Susana!- exclamó el príncipe de los vampiros

-¿Quién eres tú? ¿Y cómo osas entrometerte en mis planes?- gritó enfurecida

-¡Soy Susana Luna y he venido a derrotarte!- mientras sonreía y se señalaba, una cosa que solía hacer mucho su hermano Gabriel.

- ¡Voy a destruirte!- gritó

La excluida empezó a tirar electricidad con sus manos mientras la vampiresa española esquivaba con una rapidez increíble dejando totalmente sorprendido al rey que tenía los ojos abiertos como platos.

La chica había entrenado cuerpo y mente durante todo este tiempo para hacerse mucho más fuerte tanto físicamente como psicológicamente lejos quedaba de aquella chica asustadiza que temía por casi todo y que tenía autentico terror por su hermano mayor.

Diana continuaba con su electricidad pero la española estaba esquivando todos sus ataques, cada vez estaba más cerca de la que quería ser Reina moviéndose a una velocidad impresionante y zigzagueando para evitar que ningún rayo de electricidad le diera y acercándose.

Hasta que al final se dio cuenta que había una obertura donde poder atacarla y salió impulsada contra Diana a la que comenzó a golpear con gran fuerza en la cara sin que esta pudiese evitar los golpes.

El último golpe que la española le propinó salió disparada contra la parte exterior del castillo, originando un gran agujero e introduciéndose en el interior del patio.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#54

UN LUGAR ESPECIAL (CAPÍTULO 53)

Ana estaba luchando contra los vampiros que atacaban, mientras abría paso a Elena y Gabriel que corrían rápidamente. En ese instante apareció a un joven de pelo rojizo y corto recortado por los lados y unos pequeños pinchos arriba, no había duda era un "Excluido".

Gabriel y Elena se estaban preparando para luchar contra ese enemigo que les cortaba el paso. Pero Ana salió disparada contra el rival que saltó y evitó el ataque.

-¡Yo me quedo aquí!- dijo Ana mirando a los ojos de la bruja.

-¿Estas segura?- preguntó Elena

- ¡Si este es mi lugar!

El pequeño castillo que era donde vivía la vampiresa caía detrás de ella a pedazos, muchos de los hombres y mujeres que servían a la líder de los vampiros de España, miraba el suelo donde habían cenizas y encima de ellas se encontraban anillos y otras cosas personales de algunos que ya habían fallecido.

-¿Tú eres el causante de todo esto?- preguntó Ana

- ¿Y que si lo soy?- contestó sarcásticamente el joven tenía un acento extraño.

- ¡Que me las vas a pagar!- gritó enfurecida

Salió disparada contra el enemigo pero paró el golpe, en cuestión de segundos empezaron a golpearse mutuamente. Mientras Elena y Gabriel se escapaban de allí corriendo a gran velocidad.

Los dos rivales se separaron por unos instantes después de propinarse golpes.

-¡Ahora que se han marchado espero que muestres algo más!- dijo el joven

- ¿Lo sabías?- preguntó sorprendida la líder española.

- Esos dos no me importan. ¡Además creo que se llevarán una sorpresa!.

Gabriel y Elena seguían moviéndose a gran velocidad, pero de repente la chica española paró y empezó a respirar entrecortada. Estaba cansada después de todo era una humana y ya llevaban rato corriendo.

-¿Estas bien?- preguntó Gabriel

- ¡Solo necesito descansar un poco!- explicó la joven

-¡Pero si estamos yendo muy lento!. Si fuera yo solo hace rato que habríamos llegado.

El vampiro se acercó a ella y la cogió en brazos, mientras sonreía.

-¿Qué haces?

-Necesitas descansar. Yo al ser un vampiro no me canso. ¿Quieres ir a Delania verdad?

- ¡Yo puedo ir sola! ¡No necesito que me lleves!.- reclamó la chica

-¡Sujétate!- exclamó Gabriel

El vampiro empezó a correr a una gran velocidad, mientras tenía en sus brazos la sujetaba con fuerza sin perder velocidad y en cuestión de 20 minutos llegaron a su antiguo hogar. El mar era azul y cristalino, los pescadores estaban saliendo del puerto y el sol comenzaba a salir.

Elena bajó de los brazos de Gabriel y se dio cuenta que todo estaba como 17 años atrás, los vampiros y brujos aún no habían llegado a Delania. Gabriel no se sentía cómodo al volver allí pero no dijo nada.

Pasaron por el antiguo colegio donde estudiaba Elena, y ella comenzó a sonreír al ver como los niños pequeños entraban dentro de la escuela. El orgulloso vampiro hacía como si no le importara estar en el lugar donde nació, pero la verdad es que incluso él tenía recuerdos de su infancia.

-¿Estás bien?- preguntó Elena

-¡Claro!- levantó el dedo pulgar haciendo la señal de Ok

- ¿Te importaría que fuera a un sitio?. ¿Y en veinte minutos nos vemos aquí?

-¡De acuerdo!- El vampiro aceptó porque él también quería ir a un lugar.

Elena se marchó y el vampiro comenzó a andar hasta llegar a la calle de su antigua casa. El pequeño cartel que su padre había hecho, estaba medio roto pero aún se podía apreciar lo que ponía en el: "Familia Luna".

No podía moverse estaba paralizado, la casa estaba deshabitada, los cristales de las ventanas estaban rotos, habían graffitis y pintadas en la casa. A cada paso que daba recuerdos venían a su mente, un pasado de una familia unida haciendo una barbacoa en el jardín. Mientras su hermano pequeño jugaba con el balón. Su madre adoraba ese lugar cada día plantaba flores y plantas para que se viera que era un lugar de vida.

Ahora ese lugar estaba lleno de hierbas en mal estado, botellas, jeringuillas y otros objetos que ensuciaban lo que antes era precioso. Cerraba los ojos y aún podía sentir la muerte de los suyos por aquel cazador para un vampiro 17 años era un suspiro.

Al vampiro le empezaron a caer lágrimas de los ojos mientras miraba en el estado en que se encontraba su casa.

Elena por su parte visitaba el cementerio donde estaba enterrada su fallecida abuela, estaba de rodillas rezando y explicándole lo que sentía mientras lloraba desconsoladamente pidiendo que le perdonara por lo que estaba haciendo pero que no podía engañar a su corazón amaba con locura a ese vampiro.

En ese instante la barrera que había vuelto a poner Elena para proteger al pueblo fue destruida, ella lo sintió y corrió a ver qué ocurría mientras el cielo que hasta ese momento era despejado empezó a cambiar tomando un color oscuro.

Gabriel que estaba con los ojos cerrados notó como unas pequeñas gotas caían sobre su cabeza y también la presencia de un vampiro que estaba a pocos metros de él. Abrió los ojos y se giró.

Un hombre de color, se tocaba su barba negra y sus ojos marrones se clavaban como espadas en su próximo rival.

-¡Hola Gabriel!- saludó el hombre de pelo corto

- ¡Sirhan!- exclamó el español

-¡Cuánto tiempo!

- ¡Tú y yo tenemos cuentas pendientes!- Los ojos del orgulloso vampiro cambiaron tomando el color del infierno y sus uñas empezaron a crecer.

No muy lejos de allí Elena corrió a ver quién era quien había destruido la barrera en ese instante varios coches delante de ella explotaron sin ninguna razón, el fuego y las llamas se hacían más fuertes.

Y de la nube de humo salió una joven sonriendo de forma diabólica, Elena conocía bien esa chica.

-¡Bárbara!- exclamó sorprendida porque ella la daba por muerta.

- ¿Preparada para morir?- preguntó la bruja de Nueva Orleans mientras no paraba de sonreír.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#55

LA REINA DE LA TORMENTA (CAPÍTULO 54)

Susana vio como hubo una explosión y saltó hacia atrás, el cuerpo de Diana estaba rodeado de electricidad sus ojos eran rojos como un volcán, sus venas estaban hinchadas al extremo y los ladrillos caían detrás de ella.

La excluida estaba realmente enfurecida después de que Susana le hubiera propinado un golpe que le hizo hasta entrar dentro del castillo.

-¡Como te atreves!- gritó muy enfadada

De la rabia se estaba clavando las uñas convertidas en garras, al apretar los puños, lucía como un auténtico demonio, la electricidad que corría con su cuerpo se hacía cada vez mayor.

-¡Ya me he hartado!. ¡Voy a destruiros a todos!

- ¡No puede ser!- se dijo a sí mismo el rey Bastian

Diana levantó sus manos hacia el cielo, el cielo estaba totalmente encapotado. Su padre estaba realmente sorprendido porque ni el mismo había podido controlar ese poder que estaba intentando utilizar su hija.

-¡Susana sal de ahí!- exclamó el rey

-¿Cómo?

En ese mismo instante un rayo de electricidad dio de pleno a la española que salió disparada varios metros y cayó en el suelo

Bastian sabía que era un poder destructivo que arrasaba todo a su paso, y consistía en concentrar el poder de la tormenta, de hecho el único vampiro que controló ese poder murió poco después de utilizarlo ya que gastaba una energía vampírica tremenda.

El rey de los vampiros intentó razonar con su hija otra vez, intentando que reculara pero ella ni siquiera le escuchaba. Entonces miró a su hijastro a los ojos mientras sonreía.

-¿Qué pretendes hacer?- preguntó Andrei

- ¡Todo ha sido culpa mía!, ha llegado el momento en que otro ocupe mi lugar.

-¿De qué hablas?

- ¡Pero tú tienes que dar el golpe final!

- ¡Tu madre y tú me cambiasteis! Yo era un monstruo hasta que vinisteis a mi vida!. ¡Siempre serás mi hijo!.

Con las pocas fuerzas que le quedaban el rey de los vampiros se movió todo lo veloz que pudo para ir donde estaba su hija aún con un gran agujero en su estómago y abrazó a su hija aguantando todo el dolor de la electricidad que emitía su hija.

-¡Lo siento mucho!- susurraba al oído de la vampiresa

- ...- Los ojos de la vampiresa volvieron a su color normal al sentir el abrazo de su padre y las palabras de su progenitor.

-¡Todo es culpa mía!. Lo siento mucho. ¡No he sido un buen padre!. ¡Yo solo quería os llevarías bien!. Perdona si creíste que te deje atrás. ¡No fue esa mi intención Dianuchi!.

Las vampiresa al escuchar esa palabra recordó que era como su padre le llamaba cuando era humana y pequeña en señal de afecto. Ella después de todo amaba locamente a su padre, para él era la persona más importante de su vida ya que su madre murió cuando casi era un bebe.

Andrei comprendía lo que quería que hiciese su padre pero estaba demasiado dañado para poder acercarse a la velocidad capaz de sorprenderla, aunque había cogido una estaca de madera de uno de los soldados muertos.

Susana se levantó, pero tenía dañados sus brazos apenas podía moverlos, los pies los tenía intactos, miró al príncipe que se estaba lamentando de que sus piernas estuvieran dañadas.

-¡Súbete a caballito!- dijo la hermana de Gabriel

- ¿Cómo?

- Yo tengo los brazos heridos, pero las piernas las tengo intactas, en cambio tú tienes heridas en el cuerpo pero los brazos los tienes bien.- explicó Susana.

-¡Pero...!

- ¡Si no lo hacemos destruirá todo por lo que habéis luchado!. Sé que es una decisión difícil yo misma he tenido que hacer cosas que nunca esperaría

-¡Maldita sea! ¿Estas segura que podrás aguantar mi peso?

-¡No te preocupes!

Susana se agachó para que el príncipe se cogiera de ella, en ese instante la vampiresa salió disparada contra Diana que estaba totalmente perdida en sus pensamientos.

-¡Te perdono padre!- dijo la que quería ser reina mientras abrazaba también a su familiar.

Y en ese instante los sentidos vampíricos de la Excluida habían bajado a cero al igual que su rabia y poder momento que aprovechó Andrei con lágrimas en sus ojos para atravesar a su padre con la estaca de madera y seguidamente a su hermanastra.

-¡Te quiero hija!-

- ¡Y yo a ti! ¡Perdóname!

En ese instante los dos vampiros se convirtieron en ceniza lentamente, mientras el príncipe ahora rey lloraba la muerte de su padre. Susana se levantó del suelo y al ver las lágrimas de Andei recordó las de ella misma cuando su familia murió 17 años atrás y también lloró pues sabía lo que ese dolor representaba.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#56

VAMPIROS (CAPÍTULO 55)

Gabriel miraba al hombre de color que tenía el pelo rasurado excepto una pequeña coleta atada con unas gomas.

-¡Imaginaba que al estar la casa abandonada habrían ratas, pero no esperaba encontrarme a una tan grande!- dijo el vampiro español mientras apretaba sus colmillos.

- ¡Te voy a dar una oportunidad Gabriel únete a nosotros!

- La chalada de tu jefa ya lo ha intentado antes intentándome controlar. Yo soy como vosotros que después de tantos años, viene una chiquilla y hacéis lo que ella quiere.

-¿Ah no?. ¿Entonces porque has venido a Delania?. ¿No ha sido por una mujer?.

- ¡Creo que ya es hora de terminar la cháchara y arrancarte el corazón!- gritó enfurecido

El joven salió disparado a gran velocidad contra "el Antiguo" al que intento clavarle sus uñas, pero su rival saltó evitó que ni siquiera le rozara.

-¡Parece que he tocado tu vena sensible!- exclamó Senhir sonriendo.

- ¡Cállate!- Y empezó atacar con furia a su enemigo que evitaba todos los ataques del español.

- ¿Aún estás enfadado porque yo me opuse a darte permiso para vengar a tu padre?.

- ¡Tengo que tranquilizarme!- se decía a sí mismo, mientras apretaba las manos.

Lamentablemente para Gabriel era cierto, él era uno de "los Antiguos" que más se opuso a que el joven de ojos oscuros tuviese su venganza con las personas que asesinaron a su padre. Tiempo después viajó por el mundo intentando encontrarlos, sobre todo a la mujer que destrozó su corazón traicionándolo cuando le confió su secreto.

-¡Ella aún vive!. ¿Quieres que te diga dónde está?- dijo divertido el hombre

- ¡No me interesa nada que venga de una sabandija como tú!- contestó enrabietado

El español volvió atacarlo pero Sirhan evitaba todos los ataques del impetuoso vampiro que estaba intentando tranquilizarse para poder dirigir mejor sus golpes.

-¿Ya está?. Te diré otro secreto. ¿No te parece raro que sepa lo de la bruja?.

- ¿De qué hablas?.

- ¡No he venido solo!. Alguien me ha acompañado, eliminando la barrera que tú querida bruja había puesto. Creo que tienen un conflicto personal o algo así. ¡Seguramente ya habrá acabado con ella!.- comenzó a sonreír mostrando sus dientes blancos.

- ¡Creo que ahora sí que me has enfurecido de verdad!. ¡Nadie toca a Elena!- gritó totalmente enloquecido.

Las venas de la cabeza estaban totalmente hinchadas, sus ojos nunca habían estado más endiablados, incluso su cara era otra totalmente diferente. Lucía como un auténtico demonio.

-¡Acabaré contigo y la salvaré!-

Sirhan vio como la velocidad del vampiro al que se enfrentaba era totalmente diferente, mientras cada vez le costaba más esquivar los ataques de su adversario. Las uñas del español se acercaban cada segundo más a él.

La expresión de Sirhan ya no era tan sonriente, estaba pasándolo verdaderamente mal porque a cada instante Gabriel se hacía más rápido y peligroso. Finalmente las uñas cortaron un trozo de la cara del hombre de color.

-¡Voy hacerte una cara nueva!.

- ¡Mierda!- El antiguo se tocaba la cara, mientras veía sangre en sus manos.

Sirhan también se enfureció y sus ojos se volvieron del color de la lava. Hasta ese momento había sido divertido.

-¡Como te atreves maldito estúpido!. ¡Voy a destruirte!

- ¡Vas a intentarlo!. ¡Otra cosa es que te salga!. ¡Porque el ganador seré yo!- dijo Gabriel señalándose a él mismo.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#57

ÉL ES FUERTE (CAPÍTULO 56)

Leticia había intentado salvar a su sobrino y a su cuñado sacándolos de la casa pero lamentablemente Silvana y Neo los interceptaron y evitaron que pudiesen huir. La mexicana se enfrentó a su compatriota mientras el hombre de color se sentó encima de unas escaleras que habían en la casa.

Hasta ese momento la batalla entre las dos mexicanas había sido bastante pareja, las dos tenían sus ropas dañadas del intercambio de ataque. Neo estaba cerca de los familiares de la chica pero no los atacaba, después de todo ya se había alimentado bastante y no le producía ninguna diversión enfrentarse con alguien tan débil.

Tampoco se entrometió en la lucha de las dos mujeres, solo estaba con su espalda apoyada en la pared con los brazos cruzados observando cómo se desarrollaba la batalla.

-¡Tengo que felicitarte!- dijo la vampiresa

- ...- Leticia no contestaba

-¡Siendo tan joven!. ¡Enfrentarte de tu a tu contra mí!. ¡Es una lástima que tenga que matarte!- empezó a sonreír.

La vampiresa cambió de su rostro, sus ojos eran del color de infierno. Mientras el aire era tan fuerte que sacudía con fuerza todo el alrededor, incluso la casa estaba empezando a destrozarse.

Leticia se giró y vio a su sobrino flotando intentado sujetarse a la casa y a su cuñado intentando protegerlo, incluso a ella le costaba mantenerse de pie ante el increíble viento que sacudía.

La joven tenía claro que esa vampiresa tenía la capacidad de controlar el viento, y si no atacaba directamente aumentaría su poder hasta arrasar todo a su paso. Se tapaba los ojos para que la tierra no entrara dentro de ellos y concentraba poder para un hechizo de ataque contra Silvana. Se fijó que todos estaban pasando realmente mal con el viento, pero el vampiro que estaba sentado en la escalera no se movía ni un segundo, además sentía como si tuviese una especie de aura rodeándole que evitaba que recibiese algún daño.

Si vencía a la Excluida con la que estaba luchando tendría que enfrentarse a esa bestia que apenas se movía con ese tremendo viento.

-¡Deja que se marchen!- dijo Neo cortando los pensamientos de Leticia.

- ¿De qué hablas?- preguntó Silvana

- ¡Está demasiado pendiente de esos dos!. ¡No está luchando al 100%!.

- ¿Cómo?- Silvana no entendía lo que le estaba diciendo su compañero.

- Si quieres que un adversario luche enserio tienes que dejar que tenga cualquier distracción- dijo el hombre de color sin moverse un solo centímetro.

-¡Tienes razón!. ¡Parece que tú comprendes lo divertido que es enfrentarse a alguien!.- dijo Silvana.

El viento cesó y la vampiresa aceptó que la bruja transportará con su hechizo a sus familiares a algún sitio donde estuvieran a salvo. Comenzó a concentrarse para notar donde sus familiares estarían seguros y cuando supo donde abrió un portal.

-¡Gracias!- dijo Leticia dirigiéndose al hombre que estaba sentado

-¡No te equivoques solo lo he hecho porque era aburrido no verte mostrar todo tu poder!. ¡Eres mi enemiga y si no te mata ella lo haré yo! - contestó Neo.

-¡Ahora meteros dentro!- ¡Estaréis a salvo!- ordenó la mexicana

- ¡Tía!- gritaba el sobrino acercándose a su pierna para que se fuera con ellos, mientras las lágrimas corrían por sus ojos.

Su padre lo cogió en brazos mientras intentaba zafarse y escaparse, se introdujeron en el portal y aparecieron en un lugar de España donde los brujos habían conseguido la victoria contra los vampiros que les habían atacado. Daniel el brujo amigo de la chica estaba allí, habían conseguido salvar a su hermana no así a su padre, madre y hermanos.

Se acercaron a él y le contaron quienes eran. En cuestión de segundos el brujo corrió y se introdujo en el portal gritando que protegieran a su hermana pequeña.

De repente del portal apareció Daniel cayendo al suelo de morros. Leticia se quedó muy sorprendida al ver que el español estaba allí.

-¡Daniel! ¿Qué haces aquí?- preguntó la chica sorprendida.

- ¡He venido ayudarte!- dijo el chico.

- ¡Será mejor que te vayas!. ¡Esto es muy peligroso para ti!.

El español no había podido hacer nada para salvar a sus familiares, cuando llegó ya estaban muertos ni tampoco había podido utilizar ningún hechizo.

-¡Sé que soy muy débil pero no voy a dejar que una amiga mía muera!. ¡Lo poco que pueda hacer para ayudarte lo haré!.

En ese instante Neo se levantó de la escalera y comenzó a andar paso a paso donde estaba Silvana.

-¿Vas ayudarme?- preguntó la vampiresa.

-¡No!. ¡Del chico me encargó yo!- contestó Neo que siguió andando.

-¡Se ha levantado cuando Daniel ha venido!- se dijo para ella misma.

El vampiro se acercaba cada vez más donde estaba Leticia hasta pasar de ella y dirigirse al chico.

-¿De qué hablas?- preguntó Silvana que no sabía que ocurría porque ella no detectaba ningún poder.

- ¡Él es fuerte!- exclamó Neo mostrando una gran sonrisa y poniéndose delante de Daniel , que estaba tremendamente asustado.

CONTINUARÁ 

Hace alrededor de 1 año

0

1
#58

Este episodio va dedicado el brujo japonés Tetsuo excepto la parte final. Tatakai ( Significa ¡a luchar!). 

TATAKAI (CAPÍTULO 57)

En Japón los vampiros y seguidores del Ojo estaban luchando contra los brujos y se había unido gente normal para poder defenderse. Aún no habían llegado a las ciudades importantes del país nipón. Tetsuo estaba cara a cara contra el asesino de su padre Kano Yozimaki antiguo mejor amigo del japonés y actualmente uno de los cinco.

-¿Cómo te atreviste a matarlo?, para él eras como un hijo- preguntó en japonés

- Tetsuo- dijo el rival.

Y lentamente se quitó la túnica negra que le cubría incluso el rostro, mostrando un chico oriental de más o menos la misma edad que la de su ex amigo, pero lucía un pelo de color castaño con un flequillo largo y un pequeño corte en la ceja izquierda.

-¿Porque lo hiciste?- volvió a preguntar Tetsuo

- Necesitaba más poder. Solo siguiendo este camino podía llegar a ser un ser verdaderamente poderoso- contestó Kano

- ¿Eso es todo?. Te enseñó todo lo que sabía, te rescató cuando solo eras un niño que no tenía familia. ¡Eras un huérfano!.

- ¡Nunca me quiso enseñar lo que había más allá!. Lo que aprendí no era suficiente para llegar a ser lo que quiero ser.

- ¿Qué quieres ser?- preguntó extrañado.

- ¡A mí no me importa lo que la hija de Ra quiera!. La utilizaré y cuando llegue el momento. ¡Yo me convertiré en el brujo más poderoso de la historia!.

- ¡Estás loco!. Aún que acabaste con mí padre quería darte una oportunidad. ¡Pero veo que no tienes honor!.

-¿Honor?. ¿Eso para qué sirve?- comenzó a sonreír.

Tetsuo sacó su espada y se la mostró a su contrincante y Kano también sacó otra espada que le era muy familiar al brujo. Era de su padre durante generaciones había pasado de padres a hijos se decía que era una espada mágica realmente poderosa.

-¡La Katana de mi padre!- exclamó el chico

- ¡Así es!- mientras se la mostraba burlándose.

La espada era realmente preciosa se decía que había sido creada por el primer samurái, tenía el mango rojo con signos muy antiguos, solo de verla imponía. En cambio la de Tetsuo era una espada japonesa normal con el mango oscuro.

En ese instante sin previo aviso Kano atacó a traición a su rival que saltó para evitar el corte, yendo hacia atrás enseguida se fijó que el puente donde estaban había sido cortado por la mitad.

Y los dos saltaron hacia abajo mientras éste se derrumbaba y los dos caían de pie en un pequeño riachuelo mojándose los pies incluso en algunos tramos llegando hasta las rodillas.

-¡Cuando te mate empezaré con mi plan!.

- ¡Voy a derrotarte!- exclamó el japonés.

En otro lugar otra batalla estaba a punto de comenzar. Elena miraba muy sorprendida a Bárbara que sonreía.

-¿De verdad pensabas que me habías vencido?. ¡Prepárate voy a destruir tu querido pueblo!

La maléfica bruja empezó a emitir un aura oscura, estaba hablando en un idioma extraño preparando algún tipo de hechizo cuando la joven española levantó su mano y una gran onda sacó a Bárbara de Delania tirándola a las afueras.

La bruja de Nueva Orleans cayó en el suelo y cuando se levantó ya estaba Elena donde ella se encontraba.

-¡No voy a dejar que hagas daño a nadie!. ¡Ni mucho menos que destruyas mi pueblo!

- ¡Me has transportado fuera!. ¡Te odio! ¿Cómo te atreves?. ¡De acuerdo primero te destruiré a ti, luego destruiré Delania con ese maldito vampiro que tienes como novio!.- exclamó enfurecida.

Las dos empezaron a emitir sus auras una era totalmente negra y otra era de color blanco, un gran enfrentamiento estaba a punto de comenzar.

CONTINUARÁ  

Hace alrededor de 1 año

0

1
#59

NUEVA GENERACIÓN (CAPÍTULO 58) 

Bárbara levantó las manos y un rayo negro salió de ellas dirigido a Elena que contrarrestó con otra rayo blanco cuando impactaron sendos ataques hubo una gran explosión que cegó a las dos brujas.

La española se tapó el rastro momento que aprovechó la bruja para levantarla con su poder en al aire y estrellarla contra una roca que había cerca de allí.

-¡Ahora voy a destruirte en mil pedazos!- gritó mientras sonreía enloquecida

Levantó su mano izquierda y otra onda de energía oscura salió de sus manos pero saltó a tiempo y la roca explotó dejándola totalmente destrozada.

-¿Solo sabes huir?- dijo la chica de Nueva Orleans

- ¡Has mejorado mucho!. ¡Pero no voy a dejar que gane un ser malvado como tú!.- contestó Elena.

- ¡Eres una chica demasiado estúpida!. ¡Solo importa el poder!.

- ¿Y por ese poder eres capaz de ir en contra de tu abuela y de todo lo que te han enseñado?.

- ¡A mí me han enseñado a ser la mejor!. ¡Es lo único que me importa!. ¡Ser la mejor!. ¡Y si para eso tengo que traicionar o unirme a otra gente para conseguirlo lo haré!. ¡Mira todo el poder que tengo!.

La chica de color empezó a emitir un aura oscura realmente terrible rodeándola, mientras el suelo se abría a su alrededor.

-¡Lo de hasta ahora solo había sido un pequeño adelanto!.

En Japón Tetsuo estaba muy herido de sus brazos caía abundante sangre y su ropa estaba destrozada, pero su rival no estaba mucho mejor ya que también lucia bastante afectado por los ataques de su adversario.

-¿Cómo puede ser?. ¡Esta es la espada más poderosa que existe!. ¡Y aun así no he podido derrotarlo!. ¿Cómo es posible?. – Kano estaba realmente asombrado.

- ¡Me siento agotado!. No puedo ni moverme- se decía para el mismo el brujo nipón.

La batalla había sido dura habían luchado en varios lugares y ahora estaban en un antiguo templo budista, allí donde estaban ellos se encontraban muchas estatuas y flores de cerezo se las llevaba el viento.

-¡Es tu última posibilidad!. Ríndete!- dijo Tetsuo

- ¡No me hagas reír!. ¿Aún después de todo me perdonarías?. ¡Eres un pobre iluso que se mueve por unas viejas brujas al igual que tú padre!.

- ¡En eso tienes razón, ellas han hecho cosas malas diciendo que hacían el bien!. ¡Pero eso se acabó hay una nueva generación de brujos/as que no piensan igual que ellas, y queremos cambiar las cosas!.

-¿De verdad crees que vas a salir vivo de aquí?. - preguntó sonriendo.

Los dos rivales se miraban fijamente quedando claro que este era el último ataque de los dos adversarios, ya que estaban totalmente agotados y muy dañados tanto el uno como el otro. Poco después los dos levantaron sus espadas mientras corrían a gran velocidad para terminar con su rival.

-¡Padre dame fuerzas para que cuando esto termine poder cambiar las cosas!-

- ¡Muere!- gritó Kano

Tetsuo concentró su energía en la espada pero era inferior a la que Kano tenía en su Katana, cuando las espadas chocasen estaba claro que el joven moriría, entonces salió una fuerza de él desconocida y al momento de que las dos espadas entraron en contacto, la del malvado brujo se rompió en pedazos.

-¡No puede ser!. ¡La espada más poderosa!- gritó Kano y segundos después tenía clavada la espada de su ex amigo dentro de él.

- ¡He destruido a la espada más poderosa!-

- ¡Yo tenía que ser el mejor...!- dijo susurrando, mientras de su boca caía sangre, igual que de su pecho y luego cayó sin vida.

-¡Gracias padre!- gritó contento y fue al suelo totalmente agotado.

Mientras en Delania la terrible bruja de Nueva Orleans estaba preparando algo totalmente destructivo. El aura de la chica era terriblemente negra.

-¡Veremos esta vez si puedes salir airosa de esto!- exclamó Bárbara.

Y en ese instante de la bruja miembro del Ojo salió la energía oscura originando una gran explosión arrasando todo a su paso, mientras Elena había creado una barrera para contener todo ese poder de destrucción pero poco a poco se fue cansando ya que un hechizo defensivo para defenderse de algo así necesitaba mucho gasto de energía y de concentración.

Finalmente la bruja no pudo contenerla y el poder oscuro se la llevó por delante originando una explosión tremenda, originando un gran cráter donde antes estaba la española.

-¡He ganado!. ¡Yo soy la mejor!- Bárbara se burlaba y no paraba de reír.

Cuando en pocos segundos su cara cambió al sentir que el aura de su rival aún estaba allí, entonces miró a una montaña cercana y vio al vampiro Gabriel sujetando en sus brazos a Elena.

-¿Te encuentras bien? ¡He llegado un poco tarde!. Una rata me molestó un poco pero ¡ya estoy aquí! – dijo el chico

-¡Gabriel!- exclamó sorprendida.

-¡No puede ser tú!- Bárbara gritó enrabietada

La bruja bajó de los brazos del vampiro, mientras la miembro del Ojo blasfemaba constantemente.

-¡Vamos acabar con esa psicótica!. ¿Te parece?- dijo sonriendo el español.

- ¡Vamos!- contestó Elena sonriendo.

CONTINUARÁ 

Hace alrededor de 1 año

0

1
#60

 EL FIN DE LOS CUATRO (CAPÍTULO 59)

Bárbara miraba enfurecida al vampiro, mientras la pareja estaba pensando en un plan para atacarla.

-¡Veo que has salido victorioso de tu enfrentamiento!. Pero era una cosa que esperaba por eso no he venido sola!- dijo sonriendo la chica de Nueva Orleans.

- ¿De qué hablas?- preguntó Gabriel contrariado.

En ese instante aparecieron tres personas con túnicas negras detrás de ellos: dos hombres y una mujer eran los tres últimos líderes del Ojo.

-¡Esto no me gusta!- exclamó Gabriel

Los tres brujos levantaron su mano derecha y de ellas salió una bola oscura de energía dirigida al español que saltó hacia abajo evitando que le dañara. Elena quería ayudar al chico y también saltó.

Pero Bárbara se movió rápidamente poniéndose delante de ella, y lanzó un hechizo que impulsó a la bruja contra las rocas.

Gabriel se movía rápidamente evitando que esa energía oscura que lanzaban sus rivales. Él sabía que la energía oscura que estaban emitiendo los brujos oscuros podía eliminar a un vampiro en cuestión de segundos.

Por eso corría rápidamente de un lado a otro mientras sus enemigos no paraban de atacarlo con ese terrible poder. Su intención era hacer tiempo para encontrar alguna obertura de sus rivales y poder atacar pero era difícil porque se compenetraban muy bien.

Hasta que se fijó que necesitaban un minuto aproximadamente para poder emitir ese poder oscuro, por eso ya no atacaban los tres si no uno descansaba mientras a veces uno o dos atacaban.

Entonces vio su oportunidad y salió disparado de frente contra el que lanzaba esa energía oscura y cuando estaba a punto de ponerse delante se desvió y atacó a los brujos que estaban descansando atravesando con sus manos el cuerpo de los dos varones ante la sorpresa de estos.

Sacó sus corazones aplastándolos en pedazos mientras los cuerpos sin vida caían al suelo muriendo en el acto.

-¡Ya solo queda una!- sonreía como un diablo.

No muy lejos de allí Elena y Bárbara se estaban enfrentando en duelo de hechizos, los poderes de estas dos brujas era realmente algo fuera de lo normal, sus ropas estaban hechas trizas las dos tenían agujeros por todos lados.

-¡Me he hecho más poderosa que tú!- sonreía mientras de su labio caían algunas gotas de sangre.

- ¡No te das cuenta que estas equivocada!. ¡Yo nunca he sido tu enemiga!.

- ¡Cállate!. ¡No me hagas reír!.

Gabriel miraba sonriente a la bruja que estaba delante de él. Mientras ella lo miraba muy seria, su mirada era rabia.

-¿Qué ocurre?. ¿Te has quedado callada?- comentó burlonamente Gabriel

- ¡He esperado mucho tiempo para esto!- dijo la joven de pelo castaño y ojos marrones penetrantes.

-¿De qué hablas?

- ¡A mí no me importa nada de lo que pase!. Me uní a este grupo solo por un motivo. ¡Matar y eliminar al vampiro que asesinó a mi hermana hace 17 años!.

- ¡Vaya así que ese vampiro soy yo!. ¡La verdad he matado a tanta gente que no se de quien me estás hablando!.

- ¡La bruja que utilizaste para conseguir más poder y luego mataste!

- ¿Virginia?.

- ¡Así es!

-¿Eres familiar o algo así?- preguntó el chico

- Soy su hermana pequeña, Claudia.

-¡Lo siento mucho Claudia!. ¡Enserio!. Pero míralo por el lado bueno pronto estarás con ella.

Las palabras del vampiro enfurecieron aún más a Claudia que empezó a levantar las manos y comenzó a concentrar una energía oscura bastante grande en sus dos manos, una bola de energía parecida a la que hace un tiempo atrás Bárbara había lanzado contra Elena y el mismo.

Él sabía que algo así podía destruirlo todo a su paso por eso se impulsó contra ella a gran velocidad antes que la bruja lanzara ese poder tan grande pero ella fue más rápida y finalmente atacó antes que el vampiro se pusiese delante de ella.

Gabriel no esperaba ese ataque tan poderoso, y no sabía cómo contrarrestarlo se había quedado inmóvil y cuando esa bola de energía oscura estaba por darle, Elena apareció y con su mano lanzó una bola de energía blanca del mismo tamaño originando una gran explosión.

A varios metros en el suelo estaban Elena y Gabriel que habían conseguido evitar la explosión, mientras Claudia andaba sin rumbo y sus ojos se apagaban, había llegado a su límite sus fuerzas.

-¿Por qué le salvas?. ¡No lo entiendo!- dijo Claudia con apenas aliento de vida

- ¡Porque le amo!- dijo Elena

-¿Amor?.

En ese instante la bruja moribunda recordó los momentos con su hermana, y el amor que por ella sentía incluso comenzaba a verla levantando su mano como cuando era una niña y corrían por los campos de maíz y jugaban y se divertían.

Sentía la brisa en su cara y la veía a ella acercándose y en ese instante cayó sin vida al suelo. Entonces Gabriel se levantó y sacó de su bolsillo un pin dorado y lo dejó sobre el cuerpo de la fallecida.

Había recordado que cuando estaba con Virginia ella le había hablado de una hermana pequeña que le había regalado un pin hecho por ella misma porque era muy buena haciendo baratijas.

En aquellos años el vampiro siempre solía quedarse objetos de los asesinatos que cometía después de eso nunca más la hizo.

La pareja se fijó que Bárbara estaba allí cerca donde estaban ellos dos. Realmente estaba enfurecida porque Elena había salido de su duelo para ayudar al vampiro.

-¿Cómo te atreves a irte de nuestro enfrentamiento?. ¿No me tomas enserio?- gritó enloquecida.

En ese instante las pupilas de los ojos de la bruja de Nueva Orleans desaparecieron, sus ojjos habían tomado un color oscuro tenebroso.

-¡Voy a destruirte a ti, a tu querido vampiro y a Delania entera!- dijo con una voz gruesa y terrorífica.

- ¡Está descontrolada!-

- ¡Tenemos que irnos!. ¡Va explotar y arrasará todo a su paso!.

-¡No me iré!. ¡Tengo que proteger a Delania!.- dijo la joven bruja.

En ese instante Bárbara estaba rodeada de una gran aura negra que se hacía cada vez más grande. El no poder haber derrotado a Elena aun estando con "Los Cinco" le había enloquecido, estaba preparada para sacrificarse mientras se llevara a la española, Gabriel y ese maldito pueblo.

Pocos segundos la bola gigantesca explotó arrasando el bosque donde se encontraban, destruyéndolo todo a su paso, la propia bruja oscura se había desintegrado ella misma. La explosión se hacía cada vez más grande.

Elena levantó sus manos y con las pocas energías que le quedaban creo una super barrera para que el pueblo donde nació no explotara en mil pedazos Gabriel estaba con ella cogiéndole de la mano.

La onda expansiva dio contra la barrera, Elena seguía haciendo fuerza para que no se destruyera, recordó su niñez jugando con su pequeña pandilla, los lugares que le gustaba visitar, cuando pescaba con su abuela y otros momentos.

No podía dejar que el pueblo donde había nacido fuera destruido. No lo permitiría aunque no le quedaran fuerzas.

-¡No lo permitiré!- gritó

Pero la barrera se estaba resquebrajando, el poder destructivo de esa magia negra era muy poderoso, poco a poco estaba cediendo. Cuando sintió algo cálido detrás de ella, sentía a su abuela fallecida ayudándole.

-¡Abuela!. ¡Lo siento!-

-¡No te preocupes!. ¡Todo está bien!. ¡No tienes que preocuparte!. ¡Solo quiero que seas feliz!.- dijo la mujer mientras sonreía.

-¡Abuela!-

En ese instante sintió como el espíritu de su abuela le ayudaba y la barrera resistió toda la explosión y el pueblo no recibió daño alguno. Elena y Gabriel cayeron agotados y rendidos del esfuerzo.

-¡Gracias abuela!.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#61

EL HECHICERO (CAPITULO 60)

La lucha de Leticia contra Silvana continuaba la bruja atacaba con sus poderes, mientras las vampiresa también quería derrotar a la mexicana con los suyos.

Estaban tremendamente igualadas, en poco tiempo la joven bruja gracias al entrenamiento con Elena y Tetsuo había conseguido sacar un poder que nunca pensó que ella tenía. Incluso estaba plantando cara a un vampiro de muchos años de antigüedad.

Cerca de allí Neo estaba golpeando brutalmente al pobre Daniel que no podía hacer nada por repeler los ataques de su enemigo.

-¡Ya veo con la fuerza no conseguiré nada!- dijo Neo

- ¿Qué pretendes conseguir?- preguntó el joven mientras escupía sangre.

- ¡Tú eres un hechicero!. Esa clase de brujos fueron los más poderosos a los que me he enfrentado relacionados con la magia. Todos ellos guardan un gran poder en su interior y se tiene que despertar de alguna manera.

-¿Cómo sabes eso?

- ¡Porque yo acabé con esos brujos!.- dijo Neo cruzando los brazos.

-...- Daniel se quedó sin palabras.

-Pensé que habían desaparecido, nunca más volví a sentir ese poder. ¡Hasta hoy!

El vampiro se acercó, ante el aterrorizado chico que no sabía que hacer ante él. Su primer pensamiento fue huir, pero no podía hacerlo porque Neo no se lo permitiría y tampoco quería dejar a Leticia a su suerte.

-¡Voy hacer que liberes el poder que tienes dormido!. Ya veo que con la fuerza no conseguiré nada.

-¿Por qué lo haces?- preguntó balbuceante Daniel

-¡Porque quiero divertirme!- dijo sonriendo.

El español estaba luchando mentalmente consigo mismo para no intentar huir, se quedó mirando a Leticia que luchaba contra Silvana durante unos segundos.

-¡Vaya así que estás preocupado por esa chica!- dijo burlonamente Neo

- ¿Qué vas hacer?

Con una rapidez impresionante se puso en medio de donde estaban luchando la bruja y la vampiresa.

-¿Qué haces?- preguntó Silvana

-¡No te entrometas!- El vampiro comenzó a andar donde estaba la bruja lentamente.

-¡Te he preguntado!. ¿Qué que haces?. ¡este es mi duelo!- gritó enfurecida

- ¿Qué ocurre?- Leticia se preguntaba en voz baja

Neo se acercaba paso a paso, mientras su compañera le gritaba pero él seguía caminando haciendo caso omiso de los gritos de la vampiresa. En ese instante la vampiresa corrió y se puso detrás del hombre mientras comenzaba a chillarle.

El imponente miembro de "los excluidos" giró su cabeza y miró a Silvana que vio los ojos de una autentica bestia.

-¡Esfúmate!- dijo en tono sombrío y terrorífico mientras con su brazo golpeaba en el estómago con su puño y con su fuerza hizo que la vampiresa se partiera en dos ante la atónita mirada de los humanos.

Ese hombre con solo el movimiento de su brazo había partido en dos a su propia compañera que comenzaba a desaparecer y sus piernas se convertían en cenizas.

-¿Por qué has hecho esto?. ¡Somos compañeros!-

-¡Te dije que no te entrometieras!. ¡Ya te avisé!. ¡Nunca te metas entre un combate y yo!.

Silvana murió desapareciendo por completo, mientras Leticia no sabía lo que hacer, ya que el vampiro estaba andando lentamente donde ella estaba.

-¡Leticia huye!. ¡Huye!- grito el joven asustado

La joven bruja levantó sus manos y lanzó varios hechizos que originaron una gran explosión pero Neo estaba totalmente ileso, no tenía ningún rasguño, ella intentó escapar pero "el excluido" con una rapidez increíble se puso delante de ella.

-¡Mierda!- exclamó asustada la chica

- ¡No irás a ningún sitio!

El temible vampiro golpeo a la chica con gran fuerza impulsándola contra la casa, mientras miraba al chico español y sonreía.

-Te voy a decir un secreto, tengo una capacidad que puedo notar el aura y el poder de cualquier ser, por muy escondido que este. ¡Por eso puedo notar como tu energía interior ha aumentado!. ¿Qué pasará si la mato?.

- ¡Déjala!- grito enfurecido.

El chico se lanzó contra el temible vampiro pero este golpeó con fuerza el vientre del chico que cayó al suelo casi sin respiración. Mientras el vampiro se acercaba a Leticia que estaba totalmente derrotada entre los restos de la casa.

-¡Si tengo algún poder que salga! ¡Que salga! – suplicaba

El hombre no hizo caso y la cogió de la ropa levantándola varios metros mientras con su mano izquierda se preparaba para darle un golpe definitivo y cuando su puño estaba a punto de acercarse a la cara de la chica, una luz roja lo inundó todo.

-¡Por fin!-

El chico estaba rodeado de un aura roja, su cara había cambiado ya no parecía el chico inocente de antes.

-¡Te dije que la dejaras!

- ¡Ahora esto sí que se pone divertido!- sonrió Neo.

CONTINUARÁ 

Hace alrededor de 1 año

0

1
#62

EL NIÑO VAMPIRO (CAPÍTULO 61)

El joven de pelo rojizo y a pinchos estaba bastante herido, el combate contra la vampiresa Ana había sido largo y complicado "el excluido" estaba totalmente agotado.

La mujer también estaba herida, tenía varios cortes en sus cuello, sus brazos y piernas incluso siendo vampiros a los dos les costaba que sus heridas se regeneraran. La española era posiblemente la más fuerte de todos "Los Antiguos".

Había luchado muchas veces tanto con humanos, como con gente de su raza, ninguneada por ser una chica tuvo bastantes problemas para poder ser considerada una igual a sus compañeros. Tiempo atrás las mujeres no eran bien recibidas por las grandes familias y pensaban que una mujer no debía estar en puestos de mando.

Por eso Ana no paró ni un solo momento en entrenarse y hacerse verdaderamente fuerte por eso un día desafió al que era el líder de España que siempre la había tratado con mucha burla y lo venció sin recibir ningún solo golpe.

Su familia había muerto por una epidemia y un vampiro la convirtió en una ser de la noche, no tenía ningún nombre solo era una vampiresa más que había en el mundo. Una chica para el disfrute de los grandes señores. Pero ella lo cambió todo después de su victoria las mujeres cambiaron su estatus dejando de ser un objeto para convertirse en alguien en el mundo vampírico.

Por eso Mijail había querido luchar con ella, para destruir su orgullo pero lamentablemente para él no había salido como lo había pensado y ahora estaba totalmente herido, con las mínimas fuerzas para un solo ataque.

Ana miraba a su adversario sabía que este era el golpe final y tenía que darlo todo en ese último ataque por eso corrió rápidamente contra el joven que también fue a por ella. Los dos se dirigieron contra el otro dispuestos a dar el golpe definitivo al adversario.

Los puños eran totalmente diferentes el del excluido emitía un aura de color lila, mientras que el de la mujer no tenía ninguna. Después de todo ella nunca tuvo ninguna capacidad como sus compañeros o enemigos ya que solo tenía una gran fuerza física pero ningún poder especial.

En ese momento el enemigo intentó golpearla con su puño pero está pudo evitarlo, moviéndose ligeramente a la izquierda y con toda su fuerza golpeó la cara del excluido. El impacto fue tan treméndamente fuerte que la cabeza de su rival salió disparada a unos metros.

En ese instante el joven de pelo rojizo comenzó a convertirse en cenizas. La batalla había terminado y Ana era la ganadora. Cayó al suelo totalmente agotada pero con una gran sonrisa en su cara.

Aparecieron Jason y Susana, la joven saludó a su maestra.

-¿Estas bien?- preguntó Susana

- Todo Ok. ¡Solo necesito curarme un poco!- dijo Ana sonriendo aunque con gestos de dolor

-¡No te preocupes iremos a que los brujos nos curen!. ¡Están allá!-

En ese instante aparecieron varios hombres rodeándolas, eran caza vampiros llevaban estacas en sus manos un grupo de unos 14.

-¡Lucas!- gritó de alegría Jason al ver a la persona que más quería.

- ¡Ten cuidado!- gritó Susana mientras el joven marchaba para abrazarle.

El joven cazador golpeó un puñetazo a Jason que cayó al suelo, y no comprendía lo que ocurría.

-¡Matadlos a todos!- dijo fríamente el joven

Y cuando los hombres estaban dirigiéndose contra las vampiresas una explosión gigantesca de fuego lo inundó todo. Lucas pudo evitar que la explosión le afectara, pero todos los demás quedaron abrasados en fuego.

-¡Esto no me gusta!- dijo la joven española

-¡Es un excluido no hay duda!-

Se pararon en seco sintiendo que alguien se acercaba, mientras escuchaban los gritos de sufrimiento de los brujos que estaban ardiendo y un paisaje dantesco. En ese instante apareció un niño de piel blanca, ojos negros y una mirada fría y terrible.

-¡Es ese niño!. ¡Ese niño!- gritó Lucas

- ¡No puede ser!- exclamó Jason que se levantó del suelo.

El niño se puso delante de los cuatro que estaban allí observándole, su mirada era fría y terrible, Lucas enloquecido corrió rápidamente a por el niño que había destruido la Iglesia y que acabó con todos sus compañeros.

Se lanzó con la estaca dispuesto a clavársela en el corazón pero el niño paró la estaca solo con dos dedos, y puso su mano izquierda en la cara del joven español que comenzó arder y cayó en el suelo tapándosela mientras gritaba de dolor.

Entonces Valkyr acercó su mano derecha a su propio cuello y les hizo el gesto de la muerte dirigiéndose a los vampiros.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#63

  NO ES SUFICIENTE (CAPÍTULO 62)

Lucas gritaba de dolor y se retorcía en el suelo, mientras los otros vampiros observaban al niño que les miraba con una mirada fría y sin ningún sentimiento.

-¡Los humanos son el mal y todo aquel que lo apoya merece la muerte!- dijo el niño de apenas 11 años.

- ¿De qué hablas?- preguntó Susana.

- ¡Los humanos son el mal!- exclamó el niño

Lucas se levantó con el lado derecho totalmente abrasado, pero estaba dispuesto a luchar contra el asesino que mató tantos pequeños inocentes.

-¡Vete a la mierda!. ¡Dices que nosotros somos el mal y tu hace 17 años acabaste con un grupo de niños y niñas y una pobre monja!.

- ¡No me vengas tú con estupideces!. Los humanos crearon y crean seres para ganar batallas. ¡No les importa lo más mínimo experimentar con hombres, mujeres o niños!.- gritó.

- ¿Experimentos?- se dijo a si misma Susana

El niño explicó que su propio padre había experimentado con él en la segunda guerra mundial. Los nazis buscaban un arma para ganar contra los países aliados y encontraron como controlar vampiros para sus propios objetivos y comenzaron hacer experimentos con los vampiros y con los humanos.

Su propio padre un comandante del Tercer Reich estaba obsesionado con crear una arma incluso más poderosa que los vampiros por eso en su locura metió a su propio hijo en una cámara de experimentación.

Convirtiéndole en un ser terrible sediento de ganas de matar un ser peor que un vampiro ayudó a varias victorias de los nazis pero se dio cuenta que solo lo utilizaban como un arma su padre no tenía ningún amor por él.

Así que empezó a luchar contra su padre ayudando a los aliados en la lucha contra los vampiros que ayudaban a los nazis. Incluso hizo buenos amigos o eso es lo que él creía. Porque un día cuando terminó la guerra escuchó las que eran sus amistades planear su muerte ya que ellos decían que era muy peligroso que hubiese un ser así en el mundo.

Loco de ira destruyó el cuartel y mató a todos los que eran sus amigos, y sin tener cabida en el mundo desapareció ya que no podía estar ni con los vampiros ni con los humanos.Con ese terrible sentimiento de querer matar y se ocultó durante siglos matando allí y allá pero siempre sin levantar sospecha.

Hasta que muchos años después conoció a un joven llamado Johan en Inglaterra, y esté comenzó hablarle.

FLASHBACK:

Un pequeño pueblo de Inglaterra había sido totalmente arrasado por la sed de sangre y muerte del pequeño Valkyr. Estaba totalmente nevado y el niño lloraba por no poder controlar su ansia, entonces un chico trajeado apareció sentado en un banco.

-¡Hey que te pasa!- le dio un pañuelo para secarse las lágrimas y la sangre.

- ¡Nada!- contestó y siguió su camino.

- ¿Por qué te vas Valkyr?- preguntó el joven.

- ...- El niño se paró en seco y giró la cabeza.

- ¡Se quién eres!. ¡Se lo que te hicieron!. ¿No quieres vengarte?.

Johan estuvo un tiempo con él y le enseñó a sacar poderes que incluso no sabía que tenía, y le comentó que tenía pensado reunir a varios hombres y mujeres para volver a formar una antigua organización llamada "Los Excluidos" en el que habrían nuevos miembros y que su objetivo sería la venganza ya que todos habían sido apartados de sus países por algún motivo.

El niño dijo que le diera un tiempo para pensarlo. Después de eso fue a reclutar más miembros, y tiempo después volvió a por él.  Esa organización se convirtió en su familia la que nunca había tenido.

Susana y los demás se quedaron totalmente sorprendidos con la explicación del niño, incluso la siempre fuerte Ana estaba triste ante la explicación del niño.

-¡Todo aquel que apoya a los humanos!. ¡Tiene que morir!- gritó el niño

El pequeño niño se movió a una gran velocidad y se puso detrás de Ana que evitó el ataque saltando, pero inmediatamente con su rapidez se puso delante de Jason al que golpeó y tiró al suelo.

Lucas estaba sufriendo un dolor terrible en su cabeza, los recuerdos le venían a su cabeza todo lo que había ocurrido hasta llegar a este punto. ¡Por fin había recobrado su memoria!. Incluso sus ganas de acabar con Valkyr eran tan grandes que el hechizo que Jessica había lanzado con todo aquel vampiro, brujo o humano con sangre de no muerto en su cuerpo había sido roto.

-¡Me da igual voy acabar contigo!- gritó Lucas

Al mismo tiempo un lugar estaba totalmente arrasado, lleno de agujeros en el suelo mientras Leticia muy dolorida y asustada estaba viendo el combate que estaban teniendo Daniel y Neo. Incluso el poderoso vampiro tenía sangre en su boca de los golpes y ataques que le había propinado el español.

-¡Ja, Ja, Ja!. ¡Ha sido divertido!. ¡Pero no es suficiente!- empezó a sonreír.

-¿Cómo dices?- preguntó contrariado el chico.

- ¡Durante unos cuantos minutos has sido un buen adversario!. Pero poco a poco tú poder ha bajado. – explicó el imponente miembro de "Los Excluidos".

- ¿Ha bajado?

El vampiro se puso delante de Daniel que ni siquiera pudo ver como Neo se movía a tan gran velocidad y poco después con su brazo atravesaba el cuerpo del chico, mientras con la otra mano lo levantaba unos metros.

- ¡Es una verdadera lástima!. Tú eres sin duda el más fuerte a quien me he enfrentado, pero solo he utilizado el 30% de mí fuerza. ¡Veo que no hay nadie que sea rival para mí!. ¡Tendré que ir directamente a por esa bruja!.- dijo Neo 

- ¡Te equivocas!- susurró mientras chorreaba sangre por todos su cuerpo.

-¿Hay alguien más fuerte que tú?-

- ¡Si!. Y alguno de ellos acabará contigo.

- ¿Enserio?. ¿Quiénes son?-

-¡Has dicho que puedes ver el aura ya sean humanos, brujos o vampiros!-.

El vampiro cerró los ojos intentando detectar un gran poder, era la primera vez que lo hacía a tanta distancia pero estaba realmente contentó por la noticia que le había dado el español y al final notó 4 fuerzas muy poderosas una era de Johan, otra era de la bruja Jessica, otra chica y un joven. En ese momento sacó la mano del cuerpo del hechicero que cayó al suelo totalmente ensangrentado.

- ¡Yo solo quiero enfrentarme a gente fuerte!. ¡Me da igual todo lo demás!. ¡Estoy tan contento!¡ aún hay gente fuerte!.

El imponente vampiro salió disparado como si fuera un rayo, dejando al pobre brujo en el suelo lleno de sangre.

-¿Me ha dejado vivo?-

Leticia dolorida y asustada fue donde estaba su amigo y puso sus manos sobre él para intentar curarlo.

Mientras el miembro de "Los Excluidos" salía disparado con una bala dispuesto a luchar con el primero que se topara con gran poder. Le daba igual que fuera Jessica, Elena o Leo.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#64

MI HEREDERA (CAPÍTULO 63)

Jason se levantó del suelo y Lucas que ya había recobrado su memoria abrazó al chico como siempre lo había hecho desde que eran pequeños y se encontraron en la pequeña Iglesia y solo con eso era feliz.

Lucas se dio cuenta que era vampiro y no le importaba pero en ese momento Valkyr los atacó pero pudieron separarse y evitar el golpe. Y acto seguido fue a por Ana que estaba totalmente agotada con su enfrentamiento con Mijail además de bastante herida.

Pero Susana esta vez se movió rápidamente evitando que atacara a su maestra intentando golpearle pero el niño esquivó el ataque moviendo su cabeza ligeramente y luego coontratacó y con su pierna golpeó en el vientre de la española que salió disparada unos metros contra el suelo.

-¡Ahora que os he tanteado!. Ya sé que moriréis todos aquí- dijo fríamente el niño

- ¡Jamás no voy a dejar que vivas después de lo que hiciste!- gritó Lucas

- ¡Tú mismo has experimentado en tu cuerpo para poder ser más fuerte que un vampiro!- explicó el niño.

- ...- Lucas se quedó sin habla

- ¡Yo fui el primer experimento de la humanidad, ese líquido que está dentro de ti es el que experimentaron conmigo!, con modificaciones.

- ¡No eres tan diferente a los que me hicieron a mí!. Los humanos solo buscan poder para poder cumplir sus deseos sin mirar nada.

-¿De qué hablas?. Tú no sabes lo que he tenido que pasar para tomar esa lección, mi familia murió por culpa de un vampiro, amigos míos murieron por vampiros, y niños inocentes también lo hicieron por tú culpa!. ¡No intentes darme lecciones!- exclamó enfurecido.

-¡Muy bien ya he decidido por quien voy a ir!- dijo el niño

- ¡Vamos te espero!

Valkyr levantó su mano derecha y una gran bola de fuego abrasador salió de ella dirigida contra Lucas que no se esperaba un ataque así y cuando el ataque ya empezaba acercarse a su cara, Jason empujó a su amigo y recibió el fuego por él.

Su amigo tenía la ropa totalmente abrasada y cayó al suelo. Susana gritó al ver el estado del que se había convertido en su amigo también. Enseguida el español y la vampiresa fueron a ver el estado de su amigo.

-¡Creo que esto es el final!. ¡Te quiero Lucas!- mientras las lágrimas caían del chico.

- ¡Yo también amigo!- contestó el chico con la voz tomada del dolor

- ¡Cuida de él por favor Susana!. ¡Hazlo por los dos!. ¡Eres la única persona a quien se lo confiaría!

- ¡Jason!- suplicó su amigo

Poco después el cuerpo del inglés comenzó a convertirse en cenizas mientras el viento se las llevaba, Susana y Lucas comenzaron a llorar. Su amigo recordó todas las cosas que habían hecho juntos: pescar, jugar a fútbol americano, entrenarse y muchas cosas más en 17 años.

Loco de rabia fue en dirección a Valkyr sin pensar claramente solo por el impulso de matar pero el vampiro comenzó golpearle primero en los costados y luego le dio un codazo en la cara que le hizo ir directamente al suelo.

Mientras la sangre caía de su nariz de su cara ya muy dañada. Susana también intentó atacarle pero el resultado fue el mismo no era rival para el miembro de "los Excluidos" y fue también a tierra.

Ana se levantó mientras se cogía el brazo, estaba determinada a acabar con Valkyr de una vez por todas, por eso empezó a concentrar toda su energía, todo su cuerpo estaba acumulando una gran fuerza.

Solo una vez tuvo que utilizar ese ataque y fue contra el primer vampiro un ser tan horrible como Ra, después de eso perdió mucha vida no lo había dicho a nadie pero su vida inmortal quedó reducida a la mitad.

Por eso se fijó en Susana porque le recordaba a ella hace mucho tiempo, una chica inocente e infantil convertida en una persona totalmente diferente. Susana era la que ocuparía su puesto como líder de los vampiros de España, ella misma antes de que la guerra se realizara la puso en su testamento como legítima heredera.

Nunca se había fiado de nadie, pero cuando la conoció y entrenó sabía que ella sería la que le sucedería. Solo le habría gustado a ver aguantado un poco más para verlo con sus propios ojos.

Se giró y miró a Susana a la que sonrió. La joven sintió un sentimiento extraño al ver esa sonrisa.

-¡Espero que seas una gran líder Susana!

La vampiresa corrió contra el niño que comenzó atacarla con bolas de fuego pero esta evitó saltando todas las técnicas de su rival entonces con su puño derecho atacó a Valkyr que paró el puñetazo con su mano izquierda.

-¿Eso es todo?- dijo fríamente el niño

- ¡No, no lo es!- sonrió

Y la fuerza de su cuerpo salió de ella originando una gran explosión que dio por completo a su rival que sacudió toda la tierra.

-¡Ana no!- gritó desconsolada su alumna

El cuerpo de la mujer se evaporó como poco antes había pasado con el pobre Jason. Solo había un enorme agujero en el suelo no había rastro de su enemigo parecía que con la explosión su enemigo también había muerto.

Susana lloraba y lloraba después de la muerte de su familia ella había sido como una madre para ella. Le había enseñado y ayudado siempre.

Pero en ese momento apareció el niño de las sombras gravemente herido, pero aun en pie el sacrificio de Ana había sido para nada Valkyr aún estaba vivo.

-¡Aún tengo la suficiente fuerza para acabar con vosotros dos!- dijo sonriendo mientras escupía sangre.

En otro lugar Jessica abrió los ojos, al fin había detectado donde estaba el ojo de Ra ya que su padre la había escondido con magia oscura de primer nivel.

-¡Por fin!- dijo entusiasmada la bruja.

-¿Ya lo tiene mi señora?- contestó Johan

La bruja levantó su mano y un portal de color violeta apareció delante de ella, esa puerta le llevaría al lugar indicado donde se encontraba el Ojo de Ra. Y cuando los dos se dirigían a cruzar el portal ella sintió una presencia que conocía muy bien.

-¿A qué has venido?- preguntó Jessica

Y en una de las montañas salió a la luz Leo que la observaba.

-¡He venido a salvarte!- exclamó el joven

- ¡No voy a cambiar de opinión!. ¡No puedo perder tiempo!. Johan encárgate de él.

La orden de Jessica no gustó al chico trajeado que hizo un pequeño gesto de disconformidad que la bruja no vio eso quería decir que el malvado Johan no estaba bajo los efectos del hechizo controlador como había hecho ver. Se acercó y puso su mano en el hombro de la chica, le puso una especie de microchip para saber donde se encontraba.

-¡Déjemelo a mí!- dijo el chico, mientras volvía sonreír

Leo saltó de la montaña y fue a evitar que Jessica se metiera dentro del portal, pero Johan se puso delante cerrándole el paso mientras la bruja desaparecía en el interior de la puerta.

-¡Vaya chico nos volvemos a encontrar!. ¡Pensé que había acabado contigo!. ¿Jugamos un poco?- dijo burlonamente "El Excluido".

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#65

BATALLA (CAPÍTULO 64)

Susana estaba realmente enfurecida apretaba sus dientes, y sus ojos eran del color infierno, su maestra, amiga y guía había muerto, y no dejaría que fuera en balde. Por lo que comenzó a correr a una velocidad increíble y empezó atacarlo.

Valkyr estaba herido y ya no podía evitar los ataques como antes, pero se escudaba con sus brazos, mientras una casi poseída Susana atacaba sin piedad y sin respiro.

-¡Vas a pagármelas!- gritaba enrabietada la joven mientras no paraba de atacar con sus brazos.

- ¡Mierda!-

Por primera vez el niño estaba reculando ante los golpes de la chica. Lo estaba pasando verdaderamente mal para poder pararlos. Uno de ellos le golpeó en la cara y le hizo caer al suelo por primera vez.

Pero enseguida se levantó y golpeó a la chica impulsándola unos metros hacía atrás pero se mantuvo de pie y no fue a tierra.

-¡Maldita sea!. ¡Me ha hecho más daño de lo que pensaba!.- se decía el niño a él mismo.

En ese instante alguien atacó al pequeño por detrás pero tuvo reflejos y evitó que una espada le cortara por la mitad dando un pequeño salto. El hombre que había intentado matar al chico no era otro que Jules el vampiro que luchó contra Susana y Gabriel un tiempo.

Vestía con una armadura gris y en el pecho estaba el signo de un pájaro. Después de acabar con Ciro y que Elena estuviese gravemente herida y por lo tanto tuviese que ir a un Hospital, él no fue con ellos.

Se marchó a su país ya que Ciro el miembro de "los excluidos" le había dicho que toda su familia había muerto y que su hogar había sido arrasado. Así que para ver si era verdad lo que le había contado ese vampiro, volvió a su casa y cuando llegó se dio cuenta que no mentía.

Su hermano pequeño antes de morir le dijo que un niño había arrasado todo, acabó primero con el líder de Francia: Eric y luego con todos los demás. Después de eso Jules fue en busca de venganza pero el chico era más rápido que él, siempre que llegaba un sitio Valkyr ya había pasado.

-¡Por fin te he encontrado!- exclamó el hombre de pelo oscuro, mientras blandía su espada.

- ¡Ese pájaro!. ¡Es idéntico a la gente que maté de esa familia!. Debes ser familiar o algo así. ¿No?.

- ¡Eres muy listo!- contestó Jules sarcásticamente

- ¡Da igual cuantos vengáis a por mí! ¡el resultado será el mismo!- dijo sonriendo

Lo que no sabían es que Valkyr necesitaba muy poco tiempo, para poder recargar fuerza por lo que se movió rápidamente cogió de la mano al hombre francés que llevaba una armadura forjada de hierro con un pequeño colibrí, y con su capacidad con el fuego empezó a calentar a muchísima temperatura el armatoste.

Mientras Jules gritaba de dolor y luego lo lanzaba contra Susana que con las manos paró al hombre en el vuelo mientras se le quemaban un poco.

-¡Eres dura hay que reconocerlo!. Pero si todos los antiguos han muerto, una vampiresa convertida hace poco tiempo, ¡no podrá ganar!.

Jules salió de la armadura, mientras tenía abrasados brazos y manos intentaba regenerarse con el poder vampírico pero aun así le costaba bastante hacerlo.

-¿Eso es todo?. ¡Creo que lo puedes hacer mucho mejor!.- dijo Susana

- ¿Quieres que te haga daño de verdad?. ¡De acuerdo!- gritó el niño

- ¡Por cierto vosotros también habéis perdido mucho de los vuestros!.

-¡Mi familia!- gritó enfadado

El niño levantó su mano y salió de ella una gran bola de fuego que fue dirigida a la joven vampiresa que la paró con sus manos desnudas ante la sorpresa de su enemigo. El dolor era insoportable para la chica sus manos estaban siendo totalmente abrasadas. En ese instante miró a Jules y Lucas.

Ellos entendieron inmediatamente que ella había hecho eso para distraer al niño, para que ellos le atacaran por sorpresa y eso hicieron el chico estaba sonriendo al ver como la española lo estaba pasando mal sin darse cuenta que Jules y Lucas se movían sigilosamente con su espada y con la estaca que previamente había evitado el vampiro se pusieron detrás de él.

Y tanto el vampiro, como el cazador atravesaron el cuerpo del temible experimento, que no esperaba el ataque conjunto.

-¿Por qué?. ¿Ayudáis a los humanos?. ¡No lo entiendo!- susurró el niño, mientras de su herida caía un gran charco de sangre.

Los últimos pensamientos que le venían a la cabeza al chico era los momentos pasados con los miembros de "Los Excluidos", después de todo solo era un chico que buscaba el cariño de una familia y para él ellos fueron la suya.

Finalmente el chico cayó a tierra falleciendo poco después. El cuerpo del niño no se convirtió en cenizas al ser un experimento. Susana había podido desviar la bola del fuego con fuerza, pero tenía las manos abrasadas.

Jules y Lucas cayeron al suelo totalmente agotados.

Lejos de allí Johan intentó golpear a Leo pero este esquivó el golpe muy fácilmente, dejando bastante sorprendido al malvado.

-¡Vaya has mejorado!. ¡Supongo que habrás entrenado con Nadie!. ¿Me equivoco?.

- ¿Cómo lo sabes?- dijo extrañado el ex agente de la CIA

- ¡Hace un tiempo te dije que éramos iguales!. ¡Eres una herramienta igual que lo fui yo!.- exclamó el vampiro

- ¿Qué estás diciendo?-

- ¡Yo al igual que tú fui Vampire Killer!

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#66

 LOS HEROES REÁCIOS (CAPÍTULO 65)

Leo quedó sorprendido por la revelación de Johan, no esperaba para nada que le dijera algo como eso.

-¿Un Vampire Killer?- preguntó el joven con la boca abierta de la sorpresa

-¡Así es!- contestó el vampiro.

- ¿Cómo es posible?. ¡Nadie me dijo que todos los anteriores habían muerto!.

-¿El mismo que ni se acuerda de los nombres de los fallecidos?. ¿El mismo que no siente ningún aprecio por los humanos?.

-¡No puede ser!. ¡Estás intentando manipularme!.

-¡Él y las cuatro viejas brujas son los que manipulan!.

El ex agente de la CIA estaba totalmente impresionado ante las palabras de su rival, parecía que por primera vez estaba hablando honestamente.

-¡Esas brujas son las causantes de todo!. Todo lo que tocan es para su propio interés, al igual que Nadie. ¡A mi mintieron!. ¡Nunca me dijeron que tenía que morir!. ¡Solo me dijeron que era "El elegido", ¡ pero no te dicen lo que hay después!. ¡Ahora después de tanto tiempo es mí venganza!.

-¿Tú venganza?

- ¡Cuando tenga "El Ojo de Ra" voy acabar con esas viejas y con Nadie!.- dijo sonriendo.

- ¿Así es lo que pretendes?. ¿Venganza?. ¿Eso es lo que te mueve?- exclamó el chico. - ¡Quizás me he puesto un poco melodramático!. ¡Es mi culpa!. ¡Eso solo es la cereza del pastel!. ¡Pretendo ser el amo del mundo!.- dijo el vampiro carcajeándose.

- ¿Por qué habiendo sido un Vampire Killer, no ayudas hacer el bien?.

- ¡Ese tiempo ya pasó!. ¡No hay bondad en mí!. ¡No intentes psicoanalizarme!. ¡Soy malvado y disfruto de ello!. – se quitó el guante blanco de su mano derecha como la última vez que se enfrentó a Leo.

- ¡Entonces definitivamente somos enemigos!

- ¡Hablando de venganza!. ¿Cuándo me viste no deseabas matarme?. Después de todo yo acabé con tu hermano.

- ¡No puedo perder el tiempo!. ¡Tengo que ir tras Jessica!

Johan se movió gran velocidad y empezó atacar con su mano desnuda a Leo que agarró su mano y lo lanzó contra las rocas. Pero el vampiro se levantó enseguida.

-¡No está nada mal!. ¡Has mejorado!- dijo burlónamente

- ¡Terminaré con esto cuanto antes!- gritó el chico

En otro lugar Jessica estaba delante de una gran montaña levantó su mano y comenzó a recitar unas palabras extrañas y su mano se iluminó con un color oscuro y en ese instante un pasadizo se abrió y cuando estaba a punto de entrar notó dos auras que habían aparecido de repente.

Se giró y vio a Elena y Gabriel detrás de ellos con varios brujos que eran los que los habían encontrado cuando estaban totalmente agotados de su batalla contra Bárbara y les habían hecho recobrar sus energías, curar sus heridas y llevarlos donde se encontraba Jessica.

Elena estaba dispuesta a terminar con la bruja oscura por eso en cuanto recuperó su poder pidió a los brujos que le habían curado que le llevaran donde ella les dijera ya que ella podía notar la fuerza oscura de Jessica.

-¿Habéis venido a morir?- dijo la bruja oscura

-¡Hemos venido a detenerte!- exclamó Elena

-¿Así?- sonrió Jessica

La hija de Ra levantó su mano y un gran viento hizo aparición, empujando a los brujos contra las rocas y dejándolos fuera de combate. Gabriel se protegía del viento y hacía fuerza para no salir disparado como los demás.

Solo Elena estaba plantada sin que el aire la moviese ni un ligero centímetro de donde estaba. Finalmente el aire cesó y la pareja estaba preparada para luchar contra la joven americana.

- ¡Otra bruja psicótica que le vamos a dar una paliza!- gritó el vampiro lanzándose contra Jessica antes que Elena atacase.

-¡Gabriel no!- dijo Elena

Pero el español estaba demasiado cegado y atacó a la bruja, pero ella levantó su mano su mano derecha y antes que el vampiro acercara sus garras contra la hija de Ra está lanzó un rayo negro que dio de lleno al joven que salió impulsado contra una de las montañas pero Elena frenó el impacto levantando su mano y bajándolo suavemente al suelo.

Gabriel estaba fuera de combate. Elena al ver que su ser amado estaba bastante herido, comenzó a enfurecerse.

-¡Vas a pagar lo que has hecho!

-¡Voy a destruirte entrometida!- gritó Jessica

La bruja oscura alzó su mano y de ella salió una gran bola oscura que fue dirigida a la española pero está lo contrarrestó con otra bola del mismo tamaño pero de color blanco.

Mientras tanto en otro lugar Leo evitaba todos los ataques de Johan con gran rapidez, ante la sorpresa del vampiro que no esperaba que hubiese mejorado tanto en tan poco tiempo.

-¡Veo que tendré que ponerme en serio!- Se quitó el sombrero que había llevado todo el rato .

Johan salió disparado a una velocidad inhumana contra el ex agente de la CIA y cuando sus golpes estaban por golpearse apareció alguien que se puso delante que paró los golpes de los dos.

Esa persona era el imponente Neo que se había puesto delante de los contrincantes.

-¡Neo!- exclamó el vampiro sorprendido.

- ¡Vete! ¡Este chico es fuerte! ¡Quiero enfrentarme a él!- dijo el hombre

- ¡De acuerdo!. ¡Es todo tuyo!. ¡Yo iré a por el Ojo de Ra! - dijo sonriendo Johan

- ¡Haz lo que quieras!

-¡Hasta nunca chico!- se despidió de Leo mientras comenzó aparecer una niebla gris y densa y el vampiro desapareció. Leo sabía lo peligroso que podía ser Johan por lo que no podía perder tiempo tenía que acabar con su rival cuanto antes.

-¡Voy a terminar este combate cuanto antes!

- ¿Así?

Leo corrió a gran velocidad y comenzó a golpear con muchísima fuerza a su enemigo en varios lugares de su cuerpo haciéndole morder el polvo. Pero Neo se levantó sonriendo aunque tenía sangre en sus labios.

-¡Ja, ja!. ¡Fabuloso!.- estaba totalmente excitado, su risa era diabólica

-¡Esto no tiene pinta de terminar pronto!- dijo Leo para él mismo.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#67

LA MALDICIÓN (CAPÍTULO 66)

Neo estaba totalmente excitado, mientras apretaba sus puños y sus ojos estaban abiertos de par en par.

-¡Fantástico!. ¡Realmente fantástico!.

Leo estaba con cara seria, tenía claro que el combate con este vampiro sería mucho más difícil de lo que pensaba en un principio.

El excluido no podía controlar sus instintos, después de todo su historia era poco común: Su padre y madre murieron en una lucha con otro grupo tribal, en aquella época era algo muy natural.

Su tío se ocupó de él y del que sería su hermanastro, lamentablemente no los trataban igual uno tenía todas las atenciones mientras el otro no recibía más que desprecio al no ser lo suficientemente fuerte, ágil etc...

Tsuana era un lugar muy duro en el centro de África, donde para sobrevivir había que cazar y donde todos los días se jugaban la vida para conseguir algo para comer. Con seis años ya estabas preparado para buscarte tu propio alimento, y por supuesto muchos niños morían en el intento.

Además las guerras entre otros grupos tribales eran constantes sobre todo los Zuwa y los Yamen que era el grupo donde estaba él y su hermanastro. Pasaron los años, Neo creció pero aun así era muy débil, un día no pudo evitar que su padrastro y su madrastra murieran en un ataque a traición.

Todos murieron menos él, lo dejaron vivir porque consideraban que era demasiado débil para ser una amenaza. Su hermanastro Leland se hizo el líder la tribu después de la muerte de sus padres y trataba con desprecio a Neo.

El chico estaba harto de que le ningunearan, quería fuerza para hacerles tragar sus palabras a todos los que le habían hecho sentir mal. Corrían rumores de que algunos miembros de otra tribu ya no eran humanos, eran inmortales, habían sido convertidos por una bruja muy poderosa llamada Lenassa.

Por eso se marchó de su pueblo en busca de es poderosa bruja, caminó día y noche durante 2 semanas hasta llegar a un desierto de piedras, donde ni siquiera había animales. Nada más entró noto una sensación extraña era un poder que estaba en el aire y que lo inundaba todo.

Una mujer de aspecto muy mayor apareció de las sombras, sabía todo sobre Neo el porque estaba allí y que es lo que buscaba. La señora tenía bastantes arrugas y el pelo blanco alborotado.

Sostenía un bastón de madera, le hizo entrar dentro de una cueva, allí había numerosas pinturas con signos muy extraños, y algunos lenguajes inentendibles. Ella le explicó que el hechizo que realizó a esos hombres era algo prohibido los había convertido en seres superiores a un humano normal: tenían una fuerza mayor a la de un hombre, una agilidad, unos sentidos más agudizados que cualquier ser humano a esos seres se les llamaba vampiros.

Neo quería convertirse en vampiro para ser mucho más fuerte y demostrar que él era mejor de lo que la gente pensaba. Ella le explicó que ese hechizo venía de muchos años atrás y que ya habían vampiros habitando la Tierra desde hace mucho tiempo.

También le explicó que esos seres se alimentaban de sangre humana. Neo escuchó atento todo lo que la bruja le contaba sobre esos poderosos seres, además de contarle que no lo haría gratis.

Los hombres que había convertido le habían dado varias joyas muy importantes de sus tribus. Neo estaba a punto de marcharse a su poblado y traer El Rubí rosado una joya muy importante para los Yamen.

Pero la bruja evitó que se marchará contándole que esta vez no quería ninguna joya quería otra cosa que él poseía y era valiosa para ella. A cambio le convertiría en uno de los vampiros más fuertes que habían existido en la historia.

Pero a cambio le tenía que dar su alma joven ya que ella era vieja y se estaba aproximando la hora de su muerte. Con su alma podría volver a ser joven otra vez. El chico no sabía que hacer no quería matar a nadie, pero en cambio quería que todo el mundo que le había humillado vieran su increíble nuevo poder y vieran que estaban equivocados sobre él.

El chico aceptó dio su alma a la bruja y está rejuveneció acto seguido le dio un brebaje que éste bebió. Lo que no le había dicho la bruja es que no era ningún regalo, si le convertiría en uno de los vampiros más fuertes que habían existido pero solo viviría para luchar y enfrentarse a rivales.

Neo se sentía cambiado notaba olores y sensaciones que nunca había experimentado y salió disparado con una velocidad inhumana llegó a casa en pocos minutos y cuando llegó vio que su tribu estaba siendo atacada.

En cuestión de segundos el nuevo vampiro acabó con ellos, a partir de ese momento su hermanastro lo tomó como un hermano de pleno derecho y un arma para acabar con todas las tribus enemigas.

Un día decidieron que era hora de ir a otro continente habían oído de hablar de un lugar llamado América así que cogieron sus barcos de madera y llegaron después de muchas penurias a ese lugar.

Su intención era hacerse con el continente después de todo eran unos bárbaros que amaban la lucha. Finalmente Neo decidió convertir a su tribu en vampiros después de pensarlo mucho.Poco a poco fueron conquistando lugares: los humanos no eran rivales para ellos.

Hasta que un día encontraron otros seres como ellos y lucharon, ellos les contaron que había una familia que era la que gobernaba a los vampiros de Estados Unidos. La batalla contra "Los Antiguos" no duró mucho y pronto se hicieron los nuevos líderes cambiando su apellido a partir de ese momento a Smith.

Después de tomar el control los Smith cambiaron ya no eran aquellos bárbaros que habían sido, incluso se juntaron con brujas y algunos humanos. Neo en cambió cada vez sentía un ansia más grande dentro de su interior, solo había una cosa por la que él existía "luchar".

Por eso un día movido por su sed incontrolable de lucha, atacó a su propia familia, las brujas lanzaron un hechizo para que el no pudiese entrar dentro de su país. Así que abandonó el lugar durante siglos fue caminando por la Tierra en busca de guerras estuvo en cada una de las numerosas batallas que se perpetraron en el bando de los vampiros, en el bando de los humanos, incluso de los brujos.

Siglos después se dio cuenta que lo suyo era una maldición, para él era más importante una buena batalla que alimentarse. Lamentablemente nadie era lo suficiente fuerte para enfrentarse contra él por lo que empezó aburrirse.

Hasta que un día un joven luchó contra él era realmente fuerte y después de mucho tiempo estaba disfrutando su nombre era Johan, no le pudo ganar pero a cambio lo dejó vivir. Quería enfrentarse otra vez contra él, no quería matarlo porque había aprendido que poca gente tenía esa fuerza y pensaba que sería una autentica lástima matarlo y no volver a divertirse.

Pasaron los años y ese joven había cambiado ya no era humano, se había convertido como él en un vampiro lucharon nuevamente esa vez el combate fue mucho más duro que el anterior los dos acabaron destrozados.

Johan le contó que había ido para reclutarlo ya que su líder estaba formando un grupo para acabar con los "Antiguos". Neo se apuntó porque eso quería decir que tendría más rivales a los que enfrentarse.

Finalmente esos dos se hicieron amigos, uno enseñaba cosas a otro, a veces combatían por el simple gusto de luchar. Los excluidos fueron derrotados en una batalla muy reñida contra "Los Antiguos", las brujas y los humanos en que muchos murieron.

Neo fue encerrado con un hechizo ya que no podían acabar con él, su cuerpo fue custodiado por los brujos y por su propia familia.

Actualmente el vampiro miraba a Leo con excitación, mientras sonreía como un psicópata.

-¡No me decepciones!- dijo el hombre

- ¡Voy a derrotarte!- exclamó Leo

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#68

LUCHANDO CONTRA Sí MISMA (CAPÍTULO 67)

Elena y Jessica estaban luchando con todas sus fuerzas, cuando una lanzaba un hechizo la otra lo contrarrestaba con otro mayor.

-¡Es muy fuerte!- la joven española se quitaba el sudor de la cara

-¡No voy a perder!- gritaba enfurecida la hija de Ra

En ese instante el suelo comenzó a abrirse, Elena saltó y evitó caerse. Jessica estaba rodeada de una aura de color lila oscuro, sus pupilas habían desaparecido por completo, la joven levantó los brazos y empezaron a caer rayos del cielo.

Los primeros los pudo esquivar saltando pero poco a poco habían más y más, así que decidió utilizar un barrera como había hecho para proteger a Delania y pudo evitar que la electricidad le afectara.

-¡No está mal!- dijo la bruja oscura mientras bajaba los brazos al mismo tiempo.

Los rayos se juntaron en uno solo extremadamente potente que sorprendió a Elena y destrozó su barrera dándole de lleno, originando una gran explosión y impulsando unos metros a la española.

La joven tenía la ropa destrozada, sus hombros estaban quemados y estaba muy herida. Apenas podía moverse mientras veía que su rival se acercaba poco a poco a donde estaba ella.

-¡Es el fin!. ¡No puedo más!. ¡Es demasiado poderosa para mí!.

- ¡Acabemos con esto!- dijo Jessica mientras levantaba su mano derecha y el cuerpo de Elena comenzaba a flotar en el aire.

Por primera vez no podía hacer nada contra su rival, estaba totalmente sometida a Jessica que estaba preparando "el golpe letal" pero de repente paró.

-Antes has salvado a ese vampiro. ¿Sientes algo por él no?

- ¡Lo amo!- exclamó la joven de pelo castaño y ojos avellana

- ¡El amor es una debilidad!- gritó Jessica

Elena se dio cuenta que aunque decía una cosa Jessica parecía sentir algo diferente en su interior, por eso comenzó a recitar a unas palabras en voz baja y sincronizó su mente con la de Jessica era el hechizo que más le costaba de desde siempre y ahora estaba utilizándolo como última carta.

Una luz blanca salió del cuerpo de la española y fue a parar Jessica que comenzó a gritar de dolor mientras se cogía la cabeza. Comenzaba a ver la historia de Elena y Gabriel: desde que lo derrotó por primera vez con ayuda de la hermana del vampiro, y como poco a poco se fue enamorando de él.

Y mientras también podía ver dentro de su cabeza como conoció a Leo y como se enamoró de Leo, como se sentía cuando él la miraba, su primero beso donde se paró el tiempo. Dentro de la chica habían dos Jessicas una oscura hija de Ra y la otra era una joven que quería ser actriz, que había sido criada por su tía.

La hija de Ra intentaba por todos los medios quedarse en el cuerpo de la chica, mientras la verdadera Jessica estaba luchando para volver a tener el control. Elena estaba en el suelo y gritaba de dolor al igual que la americana.

Elena no sabía nada de la historia de Jessica, ella también estaba empezando a cambiar de parecer, ya que ya no quería acabar con ella. Quería sacar el lado bueno de la chica.

-¡Duele!-gritó la americana

-¡Lucha!- exclamó Elena

Comenzó a recordar su niñez, su adolescencia, y toda su vida, la que siempre estuvo allí fue su tía, ella era la que le había cuidado todo este tiempo después de que su madre falleciera. Ella era Jessica no la hija de Ra.

La joven americana tenía muy pronunciada las venas, mientras tenía la boca de par en par gritando por el dolor. Poco a poco la bruja oscura estaba perdiendo terreno contra la verdadera Jessica que notaba como Leo estaba luchando en otro lugar para salvarla. Él siempre había luchado por ella desde el principio aunque apenas se conocían, el ex agente siempre la protegió.

-¡Leo!- gritó muy fuerte

Poco después el aura oscura que rodeaba a la chica desapareció y cayó al suelo agotada, al lado estaba Elena también exhausta en el suelo.

-¡Gracias!-

-¡De nada!- contestó Elena

El propio ex agente que estaba luchando contra Neo aun a kilómetros de distancia sintió la conexión de Jessica.

-¡Jessica!- se dijo a sí mismo el joven mientras sonreía

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#69

EL PEOR MOMENTO (CAPÍTULO 68)

Damien y Keith habían llegado a la cueva ya que había podido averiguar lo que ponía en los libros oscuros, él había podido evitar el hechizo de Jessica pero todo su ejército de cazadores incluido Lucas habían caído en el hechizo oscuro de la bruja.

El enemigo acérrimo y ex maestro de Leo consiguió averiguar el lugar exacto donde estaba el Ojo de Ra, estuvieron escondidos viendo todo lo que ocurría cuando sintió que no había peligro ordenó a Keith que se quedara entre las rocas a lo que el otro hombre aceptó sin reservas.

En ese instante el que era agente de la CIA bajó vio a Gabriel en el suelo. Corrió a la entrada se fijó que había un color morado dentro de la cueva, sacó los libros estaba excitado después de tanto tiempo "El Ojo de Ra" sería suyo.

Pero cuando estaba a punto de entrar notó una presencia giró la cabeza se fijó que el vampiro ya no estaba en el suelo, había desaparecido. Cuando volvió a mirar hacia adelante ahí estaba él.

-¿Quién eres?- preguntó el español

-¡Nadie!- contestó Damien

- Si intentabas entrar dentro de la cueva es porque eres alguien que sabe algo relacionado con el "Ojo de Ra".

- ...- El ex agente no contestó.

- ¡Y esos libros que llevas para serte sincero no me dan buena espina!. ¡Así que me da la impresión que eres uno de los malos. Bueno... yo no es que sea bueno del todo. – dijo el vampiro sarcásticamente.

Pero nada más terminó de hablar Damien golpeó en la cara a Gabriel que salió impulsado contra unas rocas cercanas. Pero enseguida se levantó.

-¡Creo que has hecho lo peor que podías hacer!. ¡Ahora te voy a matar!

- ¡Mierda!, ¡no pensé que tendría que enfrentarme a nadie!- exclamó Damien

El chico español estaba enfurecido y estaba dispuesto atacarle con sus garras, mientras Damien también se preparaba para luchar.

Gabriel empezó atacarlo pero el que fue maestro comenzó a esquivar todos sus ataques con bastante facilidad.

-¡No eres un humano cualquiera!. ¡Esa velocidad no es normal!

- ¡Soy más que un humano!. ¡Soy un súper hombre!- gritó Damien extasiado.

El hombre se había convertido en el súper hombre más fuerte de todos, había conseguido evitar la muerte siendo conejillo de indias en el experimento de una nueva fórmula y había conseguido un fuerte mayor a todos los experimentos con humanos anteriores.

Aunque al principio no quería luchar, ahora estaba tomando este duelo como un adelanto para su enfrentamiento contra su mayor enemigo Leo.

Gabriel escapó de los ataques de su rival, con mucha dificultad mientras comenzó a concentrarse en los puntos débiles de su enemigo. Recordó que el cazador que mató a su familia era más rápido pero menos fuerte que este individuo.

Damien se había hecho el más fuerte de los cazadores con un solo puñetazo podía destrozar el suelo o la cabeza de su enemigo, pero en cambio había perdido velocidad ya que el súper hombre que él se enfrentó en Delania 17 años atrás era mucho más rápido que este enemigo.

Si bien aquella vez se salvó por que la fórmula era momentánea y solo duraba pocos minutos y pudo acabar con el asesino de su familia, actualmente era diferente porque este súper hombre era mucho más fuerte que aquel pero también tenía un fallo extremadamente grave ya que se habían obsesionado tanto con la fuerza que no se habían dado cuenta que la velocidad se resentía.

-¡Has cometido un error!. ¡Nunca me ganaras!

-¿Cómo dices?

-¡El ganador seré yo!- el español se señaló a el mismo.

Damien enloquecido por las palabras de rival fue a por él, pero Gabriel empezó a evitar los ataques con mucha más facilidad que antes, y comenzó a golpear al ex agente con gran fuerza en varios puntos exactos de cuerpo causándole gran dolor al enemigo.

-¿Porque no puedo darte?. ¡Soy más fuerte que tú!.

Las garras del vampiro se clavaron en el estómago del enemigo de Leo que no podía creer como había sido vencido tan fácilmente.

-¡Has cometido el error de potenciar solo la fuerza!. ¡Olvidándote de la rapidez!. Si hubieses hecho eso jamás te habría podido ganar.

En ese instante sacó la garra, y golpeó en la cara de su adversario lanzándolo contra una montaña cercana pero el impacto fue tan fuerte que hizo que varias de las rocas más grandes de la montaña cayeran sobre Damien y lo aplastaran.

-¿Por qué siempre me toca enfrentarme a psicópatas?. ¿No podía tocarme alguien normal por una vez?.- se dijo a sí mismo el vampiro.

Gabriel giró la cabeza y vio la entrada de la cueva donde estaba "El Ojo de Ra" en su interior estaba decidido a destruirlo él mismo con sus propias manos, cuando puso un pie en el interior una luz violeta lo impulsó hacia fuera como si fuera un misil cayendo al suelo y perdiendo la conciencia.

Cerca de allí Jessica se había desmayado después de su combate. Elena también estaba agotada pero ella aún podía mantener los ojos entreabiertos por eso vio que un joven estaba sujetando en sus brazos a Jessica.

Vestía con ropa de traje y su aura hacia indicar que era un vampiro, no pudo hacer nada para que el chico y la bruja desaparecieran en una niebla gris porque no podía moverse.

En pocos segundos la niebla gris apareció delante de la cueva. Johan sujetaba a Jessica en brazos había conseguido con sus poderes vampíricos entrar en la mente de la joven y averiguar dónde estaba ubicado "El Ojo de Ra".

El malvado miembro de "Los excluidos" se fijó en Gabriel que estaba tendido en el suelo. Y puso su pie dentro de la cueva sin soltar a la bruja pero está vez el rayo violeta no salió y pudo entrar.

-¡Lo que me imaginaba!. Esta cueva tiene un hechizo contra vampiros pero llevando la hija de Ra. ¡Este se desactiva!. ¡ "El ojo de Ra será mío"!- exclamó sonriente Johan

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#70

OSCURIDAD (CAPÍTULO 69)

Elena estaba muy agotada y herida pero aun así con las pocas fuerzas que le quedaban mientras andaba a la cueva estaba utilizando un hechizo mental para avisar a Tetsuo lo que estaba pasando.

Un vampiro cogió a Jessica y desapareció entre la niebla, ella tenía un terrible presentimiento sobre lo que  aquello, por eso le explicó a su amigo que todos fueran al sector B-52 Nord Este.

La joven se cayó al suelo pero se volvió a levantar, ella era una cabezota siempre lo había sido pero cuando se trataba en detener a gente malvada era la numero uno en cabezonería muchas veces en misiones anteriores había desobedecido a sus superiores para salvar vidas.

En el interior de la cueva Johan aun sujetaba a Jessica en sus brazos, mientras caminaba por la oscuridad él se sentía a gusto en ella. Pequeñas gotas de agua caían sobre su pelo mientras se dejaba llevar por sus sentidos pasando de una gruta a otra, ya que el lugar parecía un laberinto.

Johan pensó que quizás era algún tipo de prueba para que no cualquiera pudiera tomar "El Ojo de Ra" cerró los ojos y se dejó llevar hasta que llegó al final del camino allí había un pequeño medallón plateado encima con un ojo en medio en una especie de altar .La primera impresión del vampiro fue bastante mala y del enfado soltó a Jessica dejándola caer en el suelo.

-¿Qué es esto?. ¿Un medallón?. ¿Está es el arma que hablaban?- gritó enfurecido

Pero en ese instante volvió a su calma de siempre mientras intentaba tranquilizarse, así comenzó a dirigirse a el medallón mientras Jessica comenzaba a despertarse.

-¿Johan?- contestó Jessica mientras usó su poder para intentar evitar que el vampiro se acercara pero este se movió rápidamente y la cogió del cuello levantándola varios metros.

- ¡Vaya parece que ya no eres la misma Jessica que conocí!. ¡Has perdido poder!.

En pocos segundos le dio un tremendo golpe en el estómago dejándola K.O. y cayendo al suelo.

-¡Te dejo viva porque aun puedes serme útil!- dijo el malvado vampiro mientras se acercaba a donde estaba el medallón.

Cuanto más se acercaba notaba un aura cada vez más oscura que evitaba que el vampiro avanzase ese poder era increíblemente superior a cualquier otro lo notaba con ese poder nadie podría detenerle.

Sus ansias eran tantas y su fuerza de voluntad era tan increíble que poco a poco pudo acercarse al medallón y poner sus manos gritando de dolor ante un luz violeta que lo iluminaba todo su cuerpo y una electricidad rodeándole.

Algo estaba intentando tomar su cuerpo sentía como un aura tenebrosa empezara a entrar en su cabeza y fuera materializándose en una sombra oscura dentro de él.

-¡Tomaré tu cuerpo!- dijo una voz desconocida

- ¡No lo tomarás!. ¡Yo tomaré tu poder!-

- ¡De verdad lo crees posible!. ¡Dentro de muy poco Ra volverá!

- ¡No voy a dejar que tomes mí cuerpo!. ¡Quiero tú poder!

- ¡Lamentablemente las cosas no han ido como esperaba!. Mi intención era tomar el cuerpo de mi hija y luego volver a mí cuerpo. ¡No me gusta estar en el cuerpo de un vampiro!. ¡Pero qué le vamos hacer!.

- ¡No voy a dejar que te metas en mí cuerpo! ¡Dame tu poder! - dijo Johan mientras gritaba de dolor.

Elena finalmente llegó donde estaba la cueva estaba totalmente agotada, fue y se sentó dónde estaba Gabriel incluso los parpados pero ver que ser amado se encontraba bien le daba más fuerzas y no podía evitar besarlo por eso aunque el chico español estaba sin conocimiento beso sus labios, él se despertó al contacto de los de Elena y la rodeo con brazos girando sobre el suelo. Pero los notaron un aura extraña y se fijaron en una luz de color violeta que salía de la cueva y sintió un escalofrió.

El sol desapareció y el cielo comenzó a tomar un color rojizo como si fuera el fin del mundo, unos relámpagos hicieron acto de presencia, poco después explotó la cueva y Jessica fue disparada a pequeños metros donde estaba Elena.

-¡Jessica!-

La española fue a ver como se encontraba la americana, la inspeccionó para ver si aún seguía con vida.

-¡Esta viva!- exclamó

Gabriel apenas podía moverse, solo observaba una sombra que salía de los restos de la montaña. Sentía un poder aterrador mayor al que nunca había conocido. Sus piernas no se movían.

Elena también sentía ese poder aterrador, y por primera vez en su vida estaba tremendamente asustada y sin saber qué hacer. En ese mismo instante un gran portal de energía apareció el brujo japonés.

-¡Tetsuo!- dijo sorprendida la española

- ¡Los demás ya están avisados!. ¡No tardaran en llegar!

Johan salió de las sombras, tenía destrozada su chaqueta mientras se miraba las manos con cara de sorpresa.

-¡Así que este es el poder del Ojo de Ra!. ¡He conseguido que él no se introdujera en mi cuerpo!.  ¡Ahora que comience la diversión!- sonreía maléficamente.

CONTINUARÁ 

Entramos en la parte final de la historia :) ya quedan pocos episodios para el desenlace 

Por eso quiero contaros algo de información sobre la historia: 

La historia del Ojo de Ra está para acabar pero no así el universo de Vampire Killer: Primero tendremos un spin off de Gabriel junto a los televisivos originales comandados por Klaus Mikaelson ( la historia será aproximadamente de unos veinti pocos capítulos)

Luego tendremos Vampire Killer: El Duelo final ( la conclusión de la historia de Leo)

Y otra novela independiente llamada El Cazador. Espero que os gusten tanto como a mí!!!

Originalmente mi idea era que Gabriel fuera el villano. Pero luego sentí que el personaje fluía muy bien y que no era un villano al uso más bien una especie de anti héroe.

Johan fue planeado como villano final desde su primera aparición. Sentí que el personaje era digno de ser el "gran villano de la historia".

Aunque Gabriel, Elena, Jessica y Susana son protagonistas. El verdadero siempre ha sido Leo.

Decir que jamás imaginaba que tendría tantas visitas en mi historia os lo agradezco muchísimo, ni tantos votos: mil gracias a todos/as.

¡MUCHAS GRACIAS! 

Hace alrededor de 1 año

0

1
#71

JONAH (CAPÍTULO 70)

El vampiro comenzó a andar mientras Elena y Gabriel no sabían que hacer ante el enemigo que se acercaba poco a poco donde estaban ellos. Su aura era de color violeta oscuro y se podía notar un tremendo poder en él.

En ese mismo instante comenzaron aparecer portales de energía donde empezaron a salir brujos y brujas en uno de esas esferas de energía salieron Leticia y Daniel. Poco después aparecieron Susana y Lucas .

En total habían unas 300 personas incluidos algunos vampiros y el nuevo rey. Johan observaba a la gente riéndose, no tenía ningún temor incluso parecía que disfrutaba todo lo que estaba sucediendo.

-¿Quién es el primero que quiere enfrentarse a mí?. ¡Vamos!. ¡No os tengo ningún miedo!- gritó muy fuerte para que todos le pudieran escuchar.

A Elena le había vuelto su compostura, consideraba que aunque Johan era poderoso, solo lo era un poco más que el poder oscuro que había tenido Jessica y con tanta gente luchando contra él podrían ganar así que hizo ademán de moverse y atacar al enemigo pero Gabriel la frenó cogiéndole de la mano.

-¿No te has fijado que nadie se ha movido?- preguntó el chico español

- ¿A qué te refieres?- dijo aturdida la joven.

Pocos segundos de la conversación de la pareja, una nueva esfera de energía apareció, era de color amarillo y de allí salieron las cuatro grandes brujas: Esthela, Mizuki, Adela y María. Johan al verlas frunció el ceño.

Las cuatro mujeres mayores eran uno de los grandes objetivos de Johan, estaba deseoso por acabar con ellas entre terribles sufrimientos aunque sabía que esas señoras no tenían un grandisimo poder.

-¡Vaya, mira que nos ha traído el viento!- dijo sarcásticamente el vampiro

- ¿Te crees muy poderoso?. No eres ni la mitad de lo fuerte que era Ra y él fue vencido.

-¿Vais a luchar?. ¿No vais a depender del Vampire Killer?. ¡Esto es una novedad!

- ¡Te daremos una lección!.- gritaron todas las mujeres.

-¡Estoy deseándolo!- levantó la cara que hasta ese momento estaba mirando abajo y observó a Esthela.

En ese instante puso su mano sobre el medallón y comenzó a recitar algo en voz baja y salieron tres rayos violetas que dieron a tres brujas excepto a Esthela. Las brujas intentaron atacar con su magia pero lamentablemente sus intentos eran en balde.

Johan burlonamente les explicó que les había arrebatado su poder y ahora era suyo. Solo eran unas simples humanas sin ninguna capacidad especial en cambio él ahora era más poderoso que minutos antes.

Elena que observaba todo se dio cuenta de lo que ocurría, el medallón arrebataba el poder y lo introducía dentro del objeto consiguiendo que el individuo que tenía El Ojo de Ra tuviera ese poder. Entonces vio claro que lo que tenían que hacer era destruir el medallón así que comenzó a moverse lentamente para atacar.

Gabriel no estaba muy de acuerdo, pero sabía que la chica nacida en Delania era muy cabezota y no daría su brazo a torcer así que hizo lo mismo que su amada. Estaban dispuestos atacar pero el enemigo hizo algo que nadie esperaba con su magia oscura comenzó a dividirse en seis Johans totalmente idénticos al verdadero.

-¡Es un hechizo de multiplicación!- exclamó Tetsuo totalmente sorprendido.

En ese instante cinco Johans salieron disparados contra las 300 personas, mientras el verdadero se quedaba observando a Esthela que estaba totalmente sorprendida ante lo que había sucedido.

-¿Cómo es posible?, ¡solo alguien de los Sinclair podría hacerlo!

- ¡Touche!- exclamó Johan

- ¿Cómo?- Esthela estaba aturdida

-¿Aun no te has dado cuenta?

- ¡Yo era un Sinclair, fui un Vampire Killer y me llamaban Jonah!

- ¡No puede ser!. ¡Jonah murió!.

- ¡No!. ¡Renací!

La mujer abrió los ojos al escuchar las palabras que salían de la boca del vampiro que estaba delante de ella.

Jonah era un joven impetuoso con un corazón bondadoso que siempre luchaba por las injusticias. Era un chico de pelo corto y alborotado que siempre tenía una sonrisa en su cara y se enfrentaba a la gente que quería aprovecharse de la gente más débil.

Sin padre y sin madre creció con su abuela que le entrenó desde muy pequeño en la magia y la brujería pues ese era su destino había sido creado para traer el equilibrio ya que las cuatro brujas vieron que un gran mal acecharía en el futuro un vampiro se convertiría en una verdadera amenaza para el mundo.

Pasaron los años y Jonah cada vez se hizo más fuerte y su bondad también era más grande, siempre ayudaba a la gente que lo necesitaba derrotando a vampiros, o brujos oscuros. Incluso se enfrentó a reyes tiranos que atacaban a la gente pobre.

Incluso se casó con una chica muy atractiva de su pueblo llamada Emma . Para todo el mundo héroe era admirado y querido pero guardaban un secreto muy grande que ni el mismísimo Jonah sabía que era que ese chico tenía que morir.

Su abuela Esthela solo le había explicado que tenía una misión y que tenía que realizarla pero sin decirle que él tenía que perecer. Por eso pidió ayuda al pueblo para mantener el secreto a cambio haría que él les ayudara en todo lo que pudiese.

Incluso su mujer sabía sobre esto, por eso había lanzado un hechizo para no quedarse embarazada. Jonah no entendía como su mujer no quedaba preñada ya que todos los días hacían el amor.

Un día un hombre de aspecto fuerte apareció en su casa, su abuela le explicó que se llamaba Nadie y que tenía que marcharse con él a entrenarse. Todo ese tiempo, ese hombre se portó como si fuera un padre para él. Él padre que nunca tuvo, un año después fue a enfrentarse a un vampiro llamado Seth.

Lucharon y no pudo hacer nada contra ese vampiro y cuando pensaba que ya estaba a punto de morir esté le perdonó la vida, no solo eso sino que regeneró sus heridas y le habló sobre la verdad de un Vampire Killer.

El no hacía ningún caso a las palabras del joven que estaba delante de él, volvió a intentar luchar contra el vampiro de ojos verdes tirando azules pero esté no quiso luchar contra él. Jonah no podía creer que toda su vida era una mentira no podía creerlo.

Seth le habló de la posibilidad de ver su verdad historia ya que él tenía en su poder una bruja oscura de gran poder y podía enseñarle la verdad. Al principio se rehusó pero luego movido por las dudas aceptó.

Y como había prometido el vampiro apareció con una bruja de tez y cuerpo oscuro llamada Lenassa esa misma bruja tiempo atrás había convertido a Neo en el vampiro más fuerte detrás de Seth.

Esta con un hechizo le enseñó la verdad detrás de todo lo que tenía que ver con Vampire Killer vio como todo el pueblo sabía la verdad y que su abuela era la que había pedido que no dijeran nada a cambio él les ayudaría en lo que fuera.

Emma su mujer no le amaba se había casado con él por orden de su padre y había lanzado un hechizo para no quedarse embarazada y por si fuera poco Nadie no sentía ningún apreció por él todo era fingido solo le consideraba una herramienta.

Loco de rabia pidió deshacerse del poder del Vampire Killer. Seth le dijo que le ayudaría a cambio que se convirtiera en un ser igual a él ya que veía un gran potencial, le enseñaría todo lo que sabía sobre ser vampiro.

Sin pensárselo dos veces aceptó Lenassa sacó su poder con un hechizo prohibido y fue a parar a un joven que pasaba por allí, poco después fue transformado y esté absorvió la sangre del chico que tenía un gran poder pero no sabía utilizarlo y no tenía ningún entrenamiento acabando con su vida y convirtiéndose en un vampiro.

Eso multiplicó su rabia y odio por mil, quiso venganza y arrasar el pueblo, matar a todos incluido su abuela y las cuatro grandes brujas. Seth le explicó que aún no podía hacerlo sería derrotado fácilmente y no podría cumplir su venganza.

Todos dieron por muerto a Jonah porque su aura había desaparecido el propio Nadie ni siquiera se tomó la molestia de ver lo que había pasado solo con la desaparición del aura se acabó todo o eso es lo que pensaban.

La verdad es que Seth empezó a enseñar a Jonah todo lo que tenía que saber para ser un vampiro terrible: inteligencia, modales, a disfrutar a asesinando etc...

Poco después de eso Jonah decidió cambiarse de nombre a uno más elegante y lo cambió refiriéndose a él mismo como Johan. Un día sin que su maestro lo supiera fue donde vivía Emma a la que tenía localizada y acabó con la mujer, su nuevo marido y su hijo de 20 años.

Siguió aprendiendo de su maestro y años después Seth le explicó que estaba preparando una organización de vampiros para acabar con "Los antiguos" quería reclutar a no muertos expulsados.

Él decidió buscar al vampiro que le derrotó por primera vez , así que lo buscó por cielo y tierra hasta que finalmente dio con él.

Lucharon nuevamente esta vez como vampiros. Los dos quedaron en empate, totalmente agotados y heridos. Johan le contó lo que su maestro estaba preparando y le dijo que si le ayudaba Seth lucharía contra él, así que Neo aceptó.

Se hicieron amigos y ahí nacieron "Los Excluidos" por primera vez. Hubo una gran batalla donde casi todos los miembros fueron derrotados, incluso Seth murió contra el nuevo Vampire Killer y contra las 4 brujas.

Al haber gastado tanto poder no pudieron acabar con Neo que fue encerrado y custodiado por su propia familia. Johan quería matarlos a todos pero Lenassa apareció y lanzó un hechizo sobre el vampiro que le hizo dormir 100 años.

La bruja explicó que le leyó el futuro tiempo atrás y vio que un día moriría en una gran batalla. Obsesionado por dejar descendencia Seth buscó a su heredero durante muchísimo tiempo pero no consiguió nadie que fuera lo suficientemente bueno hasta que llegó Johan.

Ella le comentó que estaba totalmente enamorada de él y por eso le ayudaba en lo que le pedía por eso no podía permitir que la descendencia de Seth acabara allí. Así que lanzó un hechizo para dormir al vampiro un tiempo y lo ocultó debajo de la tierra.

Hace alrededor de 1 año

2

1
anamar26
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 1 año

¿Ella desp..?


#72

JONAH (PARTE 2) CAPÍTULO 70 (YA QUE SE HA CORTADO HE SUBIDO LA PARTE QUE FALTABA)

Ella después de eso luchó contra las brujas y los humanos hasta que finalmente murió.

Esthela no podía creer que ese vampiro fuera su nieto Jonah apenas podía reconocerlo, su aura era extremadamente oscura.

-¡Jonah!

- ¡Ya no existe!. ¡Soy Johan!.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#73

INFIERNO (CAPÍTULO 71)

Leo estaba luchando contra el terrible Neo los dos estaban bastante igualados, pero el ex agente había visto como el cielo había cambiado a un color rojizo muy tenebroso. No se sentía nada tranquilo, sabía que Jessica había vuelto a la normalidad pero tenía un presentimiento que las cosas no estaban marchando bien.

Tenía claro que algo realmente malo estaba ocurriendo. Lo terrible del asunto es que Leo no estaba luchando con todos sus sentidos porque estaba preocupado. En ese instante el vampire killer bajó la guardia y recibió un tremendo golpe en la cara.

Salió impulsado varios metros hasta caer al suelo. Neo lo miraba serio no estaba contento con el enfrentamiento y así se lo hizo saber.

-¿Porque no luchas en serio?. ¡Este debería ser el combate más importante de mi vida!. ¡Y me estoy empezando aburrir!- dijo el imponente vampiro.

- ¡Es verdad tengo que derrotarlo cuanto antes!.- Leo cambió su cara, hasta ese momento tenía cara de preocupación a una más segura.

- ¡Esto está mejor!-

En cuestión de segundos Leo corrió a una gran velocidad que ni siquiera el miembro de "Los Excluidos" pudo detectar y le golpeó en varios puntos de su cuerpo como en la cabeza, los brazos y las piernas. Esta vez el vampiro es quien salió impulsado a varios metros y fue al suelo, aunque enseguida se levantó.

-¡Esto es otra cosa!. ¡Así sí!.- gritó excitado

- ...- Leo estaba concentrado sin decir ninguna palabra.

- ¡Hasta a mí me ha costado verte con tu gran velocidad!. ¡Que divertido!. ¡Este es el combate que esperaba!. ¡Por fin voy a poder sacar mi 100%!.

-¿Qué?- el agente exclamó sorprendido.

El vampiro estaba rodeado de un aura roja, y las venas de su cara estaban totalmente hinchadas, sus ojos eran rojos del color del volcán, su musculatura aumentó notablemente. Sin mediar palabra salió disparado contra Leo que tuvo para saltar para que un puñetazo del imponente rival no lo destruyera.

El brazo de Neo golpeó el suelo y la tierra se abrió, entonces miró al joven y comenzó a sonreír.

-¡Esto solo ha sido un saludo!- dijo divertido el hombre.

- ¡No está bromeando!. ¡No solo ha aumentado su fuerza si no que su rapidez también lo ha hecho!. ¡Mierda!.

Al mismo tiempo lejos de allí Johan había robado el poder a las viejas brujas excepto a su abuela que se había quedado sin respuesta ante la historia que le había contado su nieto.

-¡Lo sé todo!. ¡La vida eterna y el hechizo del Vampire Killer!. Sé el trato que hay entre las cuatro grandes brujas y Nadie.

-¿Cómo- preguntó Esthela totalmente sorprendida.

- ¡Lessane era una bruja antigua miembro de las brujas! ¡Ella me explicó que las viejas necesitaban que el vampire killer para tener la vida eterna!. No querían morir, ni tampoco convertirse en vampiros hicieron un trato con Nadie. Ellas debían repartir su poder y su vida para crear a un ser que pudiera vencer a cualquier ser oscuro que apareciese pero para poder vivir necesitaban, que el poder volviera a ellas por eso el Vampire Killer debía morir para volver a ellas.

El vampiro siguió explicando que Lessane tuvo un enfrentamiento con las otras brujas por empezar a coquetear con la magia oscura para volver a ser joven, ya que todas ellas aunque eran eternas lucían como ancianas.

Finalmente tuvo un enfrentamiento con las que habían sido compañeras, tuvieron una gran batalla pero perdió y se le dio por muerta dejando su lugar para otra nueva miembro: Esthela siempre había querido ser miembro y a cambio convenció a las otras brujas en convertir a su propio nieto que estaba a punto de nacer a cambio del lugar que antes ocupaba Lessane.

A la abuela de Johan comenzaron a caer lágrimas, mientras el vampiro tenía una mirada fría y inexpresiva.

-¿Crees que no fue difícil?. Después de tú muerte intenté volver a traerte a la vida pero fue totalmente inútil. ¡Busqué y busqué y no encontré nada para volverte a la vida!.

- ¡Vais a conocer lo que es el verdadero infierno!- dijo fríamente Johan.

Esthela no paraba de llorar, miraba la cara de su sobrino y ya no veía esa sonrisa cristalina ni el buen humor que le caracterizaba, veía a un joven frío y tenebroso. Estaba totalmente aterrorizada su aura era siniestra como ninguna otra, era el mal absoluto.

La mujer vio como el vampiro apareció detrás de las otras brujas y en cuestión de segundos las mató a todas: primero a María al que le cortó la cabeza, a Mizuki le sacó el corazón y Adela la explotó en pedazos.

Las viejas brujas intentaron con su poder repeler a Johan pero este fue demasiado rápido y poderoso y acabó con ellos en un segundo, ante la cara de incredulidad de toda la gente, sobre todo los brujos y brujas al ver que sus líderes habían muerto en un abrir y cerrar de ojos.

Poco después sin ninguna compasión primero le robó el poder con su medallón y después la hizo estallar en mil pedazos, manchando su ropa y cara de sangre que luego relamió.

En ese instante una de las copias que el vampiro había hecho de él mismo empezó a matar a los brujos y brujas del lugar.

Mientras una de las copias estaba acabando con los vampiros que luchaban contra él fácilmente sin casi ni inmutarse dirigiéndose al rey de los vampiros, otra estaba acercándose peligrosamente donde se encontraban Jessica que había recobrado la conciencia, Elena y Gabriel.

Levantó su medallón dijo unas palabras en voz baja y un gran halo de luz de color violeta salió de la chica americana directo al "Ojo de Ra".

-¡Le está robando el poder!- exclamó asustada Elena

-¡Ahora vais a morir!. ¡No puedo dejar que viváis!- dijo el malvado vampiro.

La visión dantesca de muertes a su alrededor hizo reaccionar a Elena que no podía permitir que ese monstruo se saliera con la suya aunque estaba herida y cansada levantó sus manos. Jessica hizo lo mismo y las dos comenzaron a concentrarse.

El vampiro había tomado el poder oscuro de Jessica pero había dejado el poder blanco de la chica sin tocar porque consideraba que sería aburrido matarla sin más. Elena y Jessica comenzaron a brillar primero sus manos y luego todo el lugar se iluminó de color blanco.

Un minuto después la luz desapareció por completo y cuando todo volvió a la normalidad las copias de Johan se habían volatilizado. Solo estaba el verdadero Johan delante de ellas.

-¡Es increíble reconozco que no esperaba que aun tuvierais tanto poder!. ¡Habéis desecho el hechizo de mis copias!. ¡Enhorabuena!- dijo Johan sonriendo.

Elena y Jessica estaban totalmente agotadas no podían ni siquiera hablar, se habían quedado sin reservas. Ese hechizo era de gran dificultad ya que elimina las copias a Elena se lo comenzó a enseñar su abuela y a Jessica se lo enseñó su tía por si alguna vez estaba en algún gran peligro.

El malvado vampiro comenzó andar hacia a ellas poco a poco con intención de acabar con ellas pero Gabriel se puso delante.

-¡No vas a tocarlas ni un pelo!- gritó el español

- ¡Vaya si es Gabriel!. ¡Tú y yo tenemos asuntos pendientes!.

-¿De qué hablas?. ¡Es la primera vez que te veo!

- ¡Yo en cambio hace tiempo que se de ti!. Sonia me contó muchas cosas. Y estoy seguro que tú también has oído hablar de mí.

El chico comenzó a recordar como su creadora Sonia hablaba de un vampiro malvado y terrorífico que la convirtió en lo que llegó a ser.

-¡No puede ser!

- ¡Así es yo soy el creador de Sonia!. ¡Creo que esto va ser divertido!

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#74

DESOLACIÓN (CAPÍTULO 72)

Gabriel miraba como el rival se acercaba y apenas podía mover un musculo la diferencia de fuerzas era demasiado grande. Elena y Jessica habían agotado todas sus fuerzas y apenas podían moverse, la española se cogía el brazo derecho del agotamiento mientras que la americana tenía los brazos colgando y respiraba de manera entrecortada.

El chico apretó los puños y sacó su orgullo no podía dejar que Elena le viese derrotado así que se puso en posición de atacar. Pero alguien se metió en la pelea era su hermana que comenzó a luchar contra el malvado Johan.

Susana intentaba golpear a su adversario pero este evitaba todos los golpes con suma facilidad.

-¿Qué haces?- preguntó extrañado Gabriel

- ¿No lo ves?- contestó su hermana mientras intentaba golpear a Johan.

Pero lamentablemente todos los ataques de la vampiresa eran inútiles ante el malvado miembro de "Los Excluidos" que esquivaba todos los ataques.

-¡No está mal!- exclamó burlándose Johan

- ¡No te burles de mí!- gritó enfurecida Susana

Pero con una velocidad increíble el joven se puso detrás de ella y cuando estaba por atravesarla. Gabriel se metió en la pelea también empujándola y evitando que Johan atravesara con su mano a la vampiresa.

-¡Gabriel!- dijo sorprendida la menor de los Luna

- ¿Se puede saber qué haces?. ¿No te ha enseñado nadie que nunca tienes que bajar la guardia?- gritó enfadado el español

- ¡Me has salvado!

- ¡No es momento de estupideces!. ¡Ya nos congratularemos cuando hayamos acabado con este bastardo!.

-¡De acuerdo!.

En ese instante los dos hermanos Luna comenzaron atacar a Johan que esquivaba los intentos de los dos por dañarle con extrema facilidad mientras sonreía y medio burlaba de ellos.

-¿Ya está?. ¿Eso es todo?-

- ¡No te burles de mí!- dijo un enfurecido Gabriel

- ¡Esperaba mucho más de ti!. Sonia me contó que eras un vampiro a tener en cuenta, incluso me hizo replantearme el inscribirte en "Los Excluidos".

-¡Cállate!-

Gabriel y Susana lo intentaban de todas las maneras pero ni siquiera le llegaban a rozar, era demasiado veloz, se movía como un auténtico rayo.

-¡Ya os he dado 5 minutos de ventaja!. ¡Es hora de que ataque yo!.

En un visto y no visto golpeó a sendos hermanos con fuerza y los lanzó contra el suelo. Susana había sido vencida con un solo golpe y Gabriel no podía levantarse.

-¡De un solo golpe!. ¡Me ha vencido de un solo golpe!- se decía a sí mismo el español

-¡Que decepción!. ¡Esperaba más de ti!. ¡Creía que habiendo absorbido el poder de Sonia serías igual de fuerte que ella, pero eres muy inferior!. Creo que sin el poder del Ojo de Ra te habría podido vencer igual de fácil.- comenzó a burlarse

El joven español al escuchar esas palabras se levantó del suelo y comenzó a recordar el tormento que pasó con su creadora y a recordar las palabras de ella al referirse al ser que lo creo.

-¡Ahora lo entiendo!. Tú eres quien la sacó de su encierro.

- ¡Muy agudo!. Yo la saqué de allí mi intención era que se uniera pero ella estaba demasiado enfurecida contigo y decidió ir a vengarse a Delania.

-¡Ella te odiaba!

- ¡Era una relación complicada!- dijo riéndose Johan

-¡Así que tú tienes la culpa de todo lo que pasó!.

- ¡Yo solo la saqué de su prisión, fue ella la que hizo lo que quiso!.

El vampiro atacó a su enemigo pero este movió ligeramente la cabeza evitando el puñetazo y seguidamente golpeó con fuerza el estómago de Gabriel que escupió sangre y cayó al suelo.

-¡Por mucho que lo intentes el resultado será el mismo!.

- ¡Maldita sea!- vociferó el español

- ¡No tengo nada personal contra ti!. No es que la quisiese ni nada de eso, simplemente a veces calentaba mi cama y poco más.- comenzó a sonreír el vampiro diabólicamente.

El orgulloso Gabriel intentó golpearle otra vez, pero él fue quien recibió otro tremendo golpe que lo arrojó a varios metros cayendo al suelo. Luego apareció Jessica lanzó un hechizo contra Johan pero este con solo un dedo contrarrestó el ataque y se lo devolvió originando una gran explosión. La americana recibió todo el impacto de su energía y la del vampiro está cayó al suelo totalmente derrotada y con sus ropas destrozadas. En ese instante Elena vio que el malvado enemigo se acercaba hacia donde estaban ellas y con sus últimas fuerzas concentró toda su energía vital en una gran bola de energía blanca.

-¡Voy a salvarlos a todos cueste lo que cueste!- gritó la joven bruja

- ¿Qué haces?- dijo Johan extrañado.

Lo que Johan no sabía que Jessica había transmitido algo de su poder a Elena ya que ella se encontraba en mejores condiciones que la americana, y su ataque solo era una distracción para que la española pudiera terminar su hechizo más poderoso.

Elena no podía dejar de recordar todo lo que había pasado desde pequeña: la muerte de su abuela, su entrenamiento, su romance con Gabriel sentía que era el punto culminante de su existencia. Aunque amaba con locura al vampiro español, ella no podía dejar que un ser tan diabólico habitara en la Tierra y si tenía que dar la vida para ello, lo haría.

-¡Lo siento Gabriel!. ¡Lo siento mucho!. ¡Pero tengo que hacerlo!- gritó disculpándose

Y una gran bola de energía blanca fue dirigida al vampiro, y en ese instante hubo una gran explosión sacudiendo todo el lugar. La cueva y las montañas desaparecieron por completo ante la explosión.

Lamentablemente Johan había creado una barrera que había evitado que sufriera ningún daño. Elena se lamentó y cayó al suelo.

-¡Tengo que reconocer que ha sido un buen ataque!. ¡Si no fuera por el Ojo de Ra me habrías eliminado!- dijo riéndose.

Gabriel que estaba fuera de combate, se despertó al escuchar que el corazón de la joven bruja comenzaba a ir mucho más lento de lo que era normal. Se movió rápidamente a donde estaba ella

-¡Lo siento mucho Gabriel!. ¡Lo siento!

-¡No!, ¡No por favor!- suplicó el vampiro.

- ¡Te quiero!. ¡Perdóname!. Pero yo tenía que hacerlo!. ¡Soy así!- dijo medio sonriendo.

- ¡No puedes morir!. ¡Te amo demasiado!. ¡No!- mientras por primera vez los ojos del vampiro se llenaron de lágrimas.

El corazón de la española se apagó antes que Gabriel llegara donde estaba ella. Era demasiado tarde ella ya había fallecido. Él sujetaba su cabeza sin vida mientras de sus ojos caían lágrimas.

-¡Oh vaya que romántico!- dijo burlonamente Johan

- ¡Cabrón voy a destrozarte!. ¡Me oyes!- se giró y miró a su enemigo con los ojos bañados en sangre y las venas marcadas del tremendo enfado que tenía.

Gabriel sacó sus garras y enfurecido comenzó a golpear a Johan que esta vez no evitaba ninguno de los golpes que le propinaba con una furia totalmente desmedida.

-¡Voy a despedazarte!-

-¡No puede ser!. ¿Cómo es posible?.- se lamentaba Johan al no poder hacer nada ante los golpes de su rival que estaba enloquecido.

-¡Te voy a matar!

-¡Era broma!- exclamó Johan.

El miembro de los excluidos golpeó con una brutalidad tremenda la cara de Gabriel y lo impulsó varios metros hasta caer al suelo.

¿De verdad creías que podrías vencerme solo con eso?. ¡Solo estaba burlándome!. ¡No eres más que una hormiga!. ¡Ante mi poder!- dijo riéndose

-¡Maldita sea!-

-¡ Has agujereado mi camisa nueva!. ¡Se ha vuelto algo personal ahora!. ¡Merece un castigo!-

El chico español volvió atacar a Johan pero el malvado vampiro comenzó a golpear sin piedad con una bestialidad inaudita a Gabriel.

-¡Ahora vas a conocer porque me llaman el "Diablo sangriento"!

Gabriel intentó atacarle nuevamente pero todos sus intentos eran vacíos. Johan comenzó a propinarle una tremenda golpiza al español que cayó al suelo arrodillado, goteando sangre de propia cara.

-¡Vamos!. ¿Eso es todo?.-

- ¡Cabrón!-

- ¡Te he hecho un favor el amor no existe!. ¡Solo es una estupidez!.

- ¡Cállate!- volvió a atacar con un puñetazo.

Pero Johan paró el golpe con su mano derecha y con su fuerza se lo rompió, el grito de dolor del chico español fue atronador. Lamentablemente nadie lo podía ayudar Leticia, Daniel incluso Tetsuo estaban fuera de combate al haber luchado contra los clones del maléfico vampiro.

Jessica estaba en el suelo totalmente derrotada y sin energía. Mientras Johan se divertía golpeando y burlándose del pobre Gabriel.

- ¿Dónde está la chulería que te caracterizaba?

- ¡Maldita sea!- respiraba entrecortado.

-¿No me digas que ya no vas atacar?. ¡Muy bien lo haré yo!.

Gabriel tenía la camiseta destrozada y estaba cubierto de su propia sangre. Johan siguió castigando al joven que nada podía hacer ante los golpes de su adversario cayendo al suelo derrotado al suelo.

-¡Vamos levanta!- mientras con su zapato le pisaba la cabeza al español.

Los gritos de dolor eran indescriptibles y el eco retumbaba por todas partes, en ese instante una luz verde apareció de la nada y un portal se abrió de él salió Nadie.

-¡Vaya!, ¡Vaya mira quien ha llegado!. ¿No me digas que vas a luchar?- exclamó Johan

El imponente hombre con barba de 3 días y sombrero de cowboy apareció ante él. "El diablo sangriento dejó de torturar a Gabriel y decidió dejarlo para más tarde después de todo tenía cuentas pendientes con Nadie.

CONTINUARÁ

En este episodio nos hemos despedido de una de las protagonistas de la historia ¡espero que os haya gustado!.

Hace alrededor de 1 año

0

1
#75

MI NOMBRE ES LEO (CAPÍTULO 73)

Leo notó como el aura de Elena desapareció, mientras se enfrentaba contra su imponente rival, que no dejaba de atacarlo con una sonrisa en su boca que estaba abierta de par en par. El vampiro se había convertido en autentica bestia y sus golpes destruían todo a su paso, estaba enloquecido por el fragor de la batalla.

-¡Que divertido es esto!- gritaba enloquecido

En cambio nuestro protagonista no estaba tan emocionado, la muerte de Elena le había afectado y estaba claro que Johan haría lo mismo con todos los que se enfrentaran a él no podía dejar que ese malvado se saliese con la suya.

Había llegado el momento de utilizar su fuerza al máximo, su entrenamiento había conseguido fortalecerle mucho y aumentar su poder y su fuerza al 100% lamentablemente solo podía hacerlo durante unos minutos.

Aproximadamente podía utilizar ese incremento solo 10 minutos pasados ese tiempo su cuerpo y su aura serian afectados enormemente. Al ex agente de la CIA no le hacía mucha gracia tener que utilizar su poder al máximo pero Neo era mucho más fuerte de lo que pensaba en un principio.

Leo cerró los ojos y comenzó a calmarse para poder utilizar todo su poder tenía que desconectar de todo lo externo. Sus latidos que hasta ese momento habían sido muy rápidos empezaron a ser más acompasados.

Neo estaba totalmente enloquecido, estaba disfrutando como un niño pequeño, sus ojos eran del color del infierno mientras apretaba sus puños.

-¿Qué preparas?. ¡Muéstramelo!. ¡Estoy tan excitado!- dijo el miembro de los Excluidos muy motivado.

En ese instante un aura de color blanco salió de él y comenzó a rodear todo su cuerpo, mientras su rival mostraba un aura roja casi demoniaca.

-¡Vamos!. ¡Enséñame todo lo que sabes hacer!

Neo salió disparado contra el chico al que intento golpear con una gran brutalidad pero Leo fue tan rápido que esquivó el golpe y con una velocidad fuera de lo normal se puso delante del vampiro al que golpeo en el corazón con una precisión milimétrica.

Su rival solo pudo ver un rayo blanco acercándose a él y solo con un golpe sintió como mil estacas se introdujeran en su corazón y su cuerpo nunca había experimentado tantísimo dolor como en ese momento.

El aura roja desapareció y Neo se sujetó con las manos para no caer al suelo, mientras empezaba a escupir sangre.

-¡Gracias!- dijo el vampiro mientras sonreía.

- ¿A qué te refieres?- preguntó el joven

- ¡Siempre he esperado un combate así!. ¡Estoy realmente contento de haber encontrado a alguien como tú!. Nadie me había vencido en fuerza hasta ahora, incluso cuando me enfrente al que hasta ahora era mi compañero quedamos en empate.

- ¿Te refieres a Johan?

-¡Exacto!.

- ...- Leo no dijo nada

¡He muerto como siempre quise luchando y por alguien más fuerte que yo!. Nunca creí que lo hubiera. ¡Luché mucho, muchas veces!. Después de tantos años ser fuerte se convirtió en una maldición por eso he buscado gente fuerte para que pusiera fin a mi vida pero lamentablemente por H o por B nunca lo encontré hasta ahora.

Leo miraba a su rival que hasta ese momento para él solo era una bestia movida por la batalla había cambiado y ahora solo era un hombre que quería morir.

-¡Quizás su hubiésemos estado en otra situación o tiempo nos habríamos llevado bien!.- dijo Neo.

-¡Quizás!- contestó Leo

El vampiro empezó a escupir más y más sangre ya no aguantaba ni siquiera sus brazos, sus piernas y comenzaba a nublarse la vista, hasta que cayó al suelo y su corazón comenzaba a romperse en su interior.

Su vida se estaba acabando, pero estaba feliz porque finalmente alguien le había podido superar ya que pensaba que nunca nadie lo haría. Poco a poco el cuerpo fue deshaciéndose mientras los recuerdos de su infancia, sus combates y sobretodo la amistad con Johan desaparecían igualmente.

-¡Adiós amigo!- dijo el imponente vampiro mientras su cuerpo desaparecía convirtiéndose en cenizas que flotaban en el aire.

Leo intentó notar el aura oscura del malvado vampiro y se dio cuenta que si no utilizaba su poder al máximo no llegaría a tiempo al lugar donde su querida Jessica y todos los demás estaban enfrentándose a ese monstruo.

Su cuerpo volvió a iluminarse y en cuestión de segundos comenzó a correr hasta convertirse en solo un rayo blanco.

Lejos de allí Nadie miraba serio a Johan que lo observaba con sonrisa nerviosa.

-¡Hola maestro!. ¿Enserio piensas luchar?.

- ¿Te conozco?- dijo el hombre

- ¡Vaya es verdad!. ¡Solo somos herramientas no recuerdas los nombres!- gritó Johan

- ¡Así es!- contestó fríamente.

- ¡Pero está vez pretendes luchar cuando nunca lo has hecho!.

- ¡Eres un peligro demasiado grande!. Tienes el Ojo de Ra y no creo que haya nadie que pueda vencerte después de eliminar a las cuatro grandes brujas.

En ese instante Johan sintió como el aura de su amigo y compañero Neo había desaparecido por completo, su cara burlona cambió a una mucha más seria. No lo quería reconocer pero había sentido la muerte del miembro de Los Excluidos.

-¡Basta ya de tonterías!. ¡Voy a destruirte!.

- ¡No lo creo!- dijo Nadie mientras tiraba el sombrero de cowboy que siempre había llevado y mostraba su pelo castaño y también tiraba el cigarro que llevaba en su boca.

El hombre atacó con una velocidad fuera de lo normal, pero Johan esquivó el golpe pero la tierra comenzó abrirse a su paso.

-¡No eres tan poderoso como crees!.

- ¡Maldita sea con el Ojo de Ra debería ser imparable!

- ¡Siento mucho decirte que no lo eres!.

El golpe que Nadie había propinado contra el suelo, había originado que de ella saliese agua caliente del interior de la tierra. Johan intentó mantener la calma y pensar algún plan para derrotar a su enemigo.

Nadie se impulsó contra su rival para que no pudiese pensar ningún plan pero lamentablemente para él, el malvado levantó el medallón y de él salió una luz de color lila que absorbió la energía del hombre.

Desde un principio el plan del hombre del sombrero había sido destruir el medallón pero lamentablemente Johan consiguió esquivar el ataque y luego reaccionó.

-¡Ja, ja!. ¡Esto es increíble siento tantísimo poder ahora mismo!-

- ...- Nadie se quedó callado

Johan apareció en un instante delante del hombre al que empezó a golpear salvajemente sin que este pudiera hacer nada por evitar ninguno de los golpes que el vampiro le propinaba.

-¿Qué te parece?. ¿Y ahora soy poderoso?- dijo sarcásticamente mientras propinaba una gran paliza a Nadie.

Tetsuo salió de las rocas, Leticia, Andrei el rey de los vampiros y Daniel también saltaron sobre el vampiro para atacarlo pero en cuestión de segundos se deshizo de ellos rápidamente. Lo que no esperaba es que Gabriel atacará con sus garras al medallón que llevaba en su cuello intentando destruirlo.

Pero Johan evitó que el español lo destruyera moviéndose a gran velocidad aun así el Ojo de Ra tenía un ligero arañazo.

-¡Malditos!. ¡Esos tres se lanzaron contra mí para que él destruyera el medallón por sorpresa!. ¡Era un plan diseñado para eso!. ¡He estado a punto de perderlo todo!- gritó enfurecido.

Por primera vez el joven del traje perdió los nervios miraba al español con tremenda rabia. Mientras Gabriel se cogía el brazo y se lamentaba de haber fallado.

-¡Vas a lamentar haber hecho eso!-

-¡Mierda-

Johan comenzó a golpear con una brutalidad enorme al chico en todas las partes de su cuerpo, lo que estaba recibiendo ahora era mucho peor de lo había recibido la primera vez. Atravesó con su mano el cuerpo del vampiro pero no donde estaba su corazón si no en la otra parte. Del enorme agujero comenzaba a caer mucha sangre.

Gabriel cayó al suelo mientras Johan no paraba de golpearle donde tenía el agujero y los gritos de dolor se sucedían, luego le rompió el otro brazo y las piernas, estaba martirizándolo enormemente hasta que se cansó.

El malvado enemigo levantó su mano y una gran bola de energía morada de color oscuro salió de ella estaba decidido a acabar con todos los que habían allí presentes.

El joven español se odiaba a él mismo por no haber podido vengar la muerte de Elena y de sus ojos comenzaron a caer un río de lágrimas. Nadie también se lamentaba de no haberse inmiscuido antes.

¡Lo siento hermano te he fallado!

La bola de energía estaba a punto de acabar con la vida de todos cuando una rayo blanco apareció delante de ellos y la bola desapareció.

-¿Tú?- dijo Gabriel muy malherido

- ¡Vampire Killer!- exclamó Nadie

-¡Mi nombre es Leo!- corrigió el joven

Johan volvió a sonreír al ver que el ex agente de la CIA estaba ahí.

-¿A qué has venido?. Deberías haber huido después de la última. ¡Aunque tengo que reconocer que no he notado tú aura acercándose!. ¿Cómo lo has hecho?- preguntó burlonamente el malvado vampiro.

- ¡He venido a derrotarte!- dijo muy serio el americano

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

2

1
anamar26
Rango8 Nivel 39
hace alrededor de 1 año

Se dice: "se odiaba a sí mismo". Perdona que te lo corrija.


#76

CONFRONTACIÓN (CAPÍTULO 74)

Johan sonreía mientras Leo miraba serio a su enemigo, después de todo estaba delante del que acabó con la vida de su hermano. También observo como habían muchos cuerpos de humanos y brujos que él había asesinado.

- ¡Incluso ha absorbido mi poder!, ¡no podrás detenerlo!. ¿Qué vas hacer?- pregunto Nadie que estaba en el suelo con numerosas heridas ocasionadas por Johan.

- ¡Derrotarlo!-

Leo comenzó a andar para acercarse donde estaba el enemigo, mientras se acercaba se fijó en el cuerpo inerte de Elena, y también vio muy lastimado a Gabriel en el suelo sin conciencia del dolor que ese monstruo le había infringido se había desmayado.

Siguió acercándose, mientras veía como no muy lejos de allí estaba Jessica fuera de combate pero viva, en ese momento apretó los puños y llegó frente a frente donde estaba Johan.

-¡Vaya, vaya!. ¡Mira quien ha venido!.

- ¡He venido a derrotarte!- dijo con cara de pocos amigos.

- ¡Eres muy gracioso!- el vampiro comenzó a reírse.

Leo se dio cuenta del medallón tenía en su cuello, tenía claro que eso era "El Ojo de Ra" sí lo destruía su poder se reduciría en gran medida. Cuando estaba dispuesto a atacar, el enemigo comenzó a sonreír diabólicamente y de repente estaba abriendo su boca y metiéndoselo en la boca para tragarlo ante la sorpresa del joven americano.

-¿Ahora qué vas hacer?-

- ¡Maldito!- exclamó el ex agente de la CIA

-¡Tendrás que matarme para destruir "El Ojo de Ra" y eso es imposible!

-¡Nada es imposible!- contestó Leo

Los dos enemigos estaban cara a cara observándose mutuamente, mientras que Leo lucía una cara seria, su rival sonreía burlónamente.

-¡Voy a acabar contigo estoy seguro de eso!

- ¡Creo que se te ha apegado la estupidez de tu hermano!. Tranquilo pronto te reunirás con él.

Johan atacó a nuestro protagonista que en pocos segundos se movió como un rayo evitando el ataque de su enemigo y se puso detrás de él y le golpeó en la cara y impulsándolo varios metros hasta finalmente caer al suelo.

Incluso Nadie un hombre totalmente frío quedó impresionado con la proeza que había realizado el humano tumbando al vampiro que tenía incluso su poder dentro de él.

El líder de los Excluidos se levantó totalmente sorprendido al ver que aun con "El Ojo de Ra" había recibido un golpe tan potente tumbándolo incluso.

-¡Desgraciado!. ¡Cómo te atreves!- gritó enfadado.

- ¿Dónde está tu sonrisa burlona?- preguntó el americano.

- ¡Voy a destruirte!- exclamó enfurecido

Un aura de color lila salió del cuerpo de Johan, sus ojos marrones cambiaron de color y tomaron el color del infierno. Levantó sus manos y de ellas salieron rayos de electricidad que Leo esquivó con suma facilidad.

Poco después el ex agente de la CIA se lanzó contra Johan y los dos chocaron sus puños, enseguida empezaron a golpearse con fuerza. El vampiro golpeaba al humano pero este también le devolvía los golpes.

El aura de Leo era blanca y se movía como un rayo ante la incredulidad de su rival que no sabía cómo era posible que se moviera a tal velocidad y que incluso le aguantara el tipo teniendo su poder "El Ojo de Ra".

El malvado levantó su mano derecha y una gran roca que había cerca de él se alzó sobre el cielo. Acto seguido la lanzó contra Leo que con su puño la destrozo en cuestión de segundos no quedó solo en eso porque volvió a golpear al vampiro que volvió a morder el suelo.

-¿Qué está ocurriendo?. ¿Qué tipo de entrenamiento has utilizado?.

- ¡El mismo que utilizaron todos los Vampire Killers!. Pero él lo hizo en una semana en el grado más difícil y consiguió acabarlo en menos de una semana!.- contestó Nadie que se levantó del suelo.

- ¡No es posible!. ¡Yo tardé casi 6 meses!.

Por primera vez en mucho tiempo a Johan no le estaban saliendo los planes como él había predicho.

-¡Maldita sea!. ¡No voy a perder! ¡Vengaré a Neo!

- ¡Yo vengaré a mi hermano, a Elena y a todas las personas que has matado y manipulado!

Los dos volvieron a enfrentarse esta vez cuerpo a cuerpo, el vampiro se había dado cuenta que los poderes de brujo que estaban en su interior no afectaban en lo más mínimo a su rival que evitaba todos sus ataques por lo que decidió enfrentarse como siempre lo había hecho.

Iniciaron una lluvia de golpes muy pareja, sin tener un claro ganador, los dos recibían y esquivaban los ataques del otro con una velocidad asombrosa.

-¡Estoy soñando!. ¡No puede ser!- gritó enfurecido mientras intentaba atacar a su rival

- ¡No voy a perder!- exclamó mientras esquivaba

Johan estaba descontrolado al no poder derrotar tan fácilmente a su enemigo. Lo que siempre le había caracterizado que era su templanza, frialdad y saber estar cambió por un estado de nervios y descontrol en todo su ser.

-¡Mierda!, ¡Mierda!

Leo se estaba aprovechando de los errores de su rival movido por el nerviosismo y estaba asestando varios golpes muy fuertes. Sabía que tenía que atacar con todo porque solo podía sacar su 100% durante unos 10 minutos y ya habían pasado casi 6.

El líder de los excluidos loco de rabia levantó sus brazos y empezó a concentrar energía oscura como Bárbara o Jessica habían hecho anteriormente y poco después la lanzó contra Leo que también lanzó su bola de energía blanca como Elena tiempo atrás después de todo ambos eran hijos de brujos/as muy poderosos.

Las dos bolas de energías chocaron y una gran explosión sacudió todo el lugar, destruyendo las pocas montañas que quedaban alrededor. Susana, Tetsuo, Andrei, Daniel, Lucas, Leticia se levantaron rápidamente al ver la gran explosión y empezaron a salvar a la gente que estaba en la dirección de la explosión.

Jessica transportó con un hechizo a los que se habían quedado rezagados aún lugar seguro para que no fueran alcanzados por la onda expansiva. Johan había creado una barrera y no había recibido todo el daño de la explosión pero sí que estaba bastante herido.

Su traje estaba totalmente arruinado, tenía roturas en los pantalones y también la camiseta estaba hecha tirones. Además de tener dañado su brazo derecho, su ojo izquierdo entrecerrado, y gotear sangre.

-¡Cabrón!, ¡voy a destrozarte!-

- ¡Tengo que terminar esto cuanto antes!- se dijo a sí mismo el ex agente de la CIA.

El americano se fijó en el suelo había una estaca de madera, seguramente de algún cazador que habría intentado con poco éxito acabar con ese monstruo, así con una rapidez increíble se hizo con ella y como un rayo salió disparado contra su enemigo dispuesto a clavársela.

Cuando estaba a punto de clavársela en su corazón el aura blanca de Leo desapareció y Johan se dio cuenta golpeándole brutalmente y impulsándolo a varios metros.

-¡Tú aura ha desaparecido!-

- ¡Maldita sea!. ¡Ya ha pasado el tiempo!- se lamentaba el chico, mientras se levantaba.

- ¡Ya puedo verte!

El americano aunque se había levantado tenía un gran dolor en su cuerpo y apenas podía moverse, el utilizar el 100% hacía que su cuerpo se dañara. Johan se reía como un psicópata al ver como su enemigo apenas podía mantenerse en pie y estaba decidido acabar con él.

-¡Mierda estaba tan cerca!. ¡Si solo tuviera unos minutos para volver a intentarlo!

Pero en ese instante se pusieron delante Andrei el nuevo rey de los vampiros, Tetsuo, Leticia, Daniel, Susana y Jessica para evitar que no le hicieran daño a Leo.

-¡Salir de camino! ¡Aunque estoy muy malherido soy capaz de mandaros a todos al otro barrio!- gritó el vampiro

Nadie que había sido salvado por la explosión por el propio Leo se quedó totalmente asombrado al ver como humanos, vampiros y brujos estaban protegiendo al Vampire Killer entonces empezó a comprender lo que su hermano había visto en la Tierra y porque decidió quedarse en ella.

CONTINUARÁ

Hace alrededor de 1 año

0

1
#77

MEDIDAS DESESPERADAS (CAPÍTULO 75)

El último en incorporarse para que no dañaran al ex agente fue Lucas que no lo conocía pero por lo que había visto ese chico era el único capaz de derrotar a ese monstruo. Susana fue la primera que comenzó atacar a Johan que esquivó los ataques de la vampiresa.

Lucas fue el siguiente que comenzó a atacarle el enemigo se deshizo de él fácilmente golpeándole con fuerza. Continuó Leticia pero las garras del "Diablo sangriento" cortaron la piel del brazo derecho de la mexicana que tuvo suerte de que no le amputara todo el miembro.

Daniel al ver que su amiga había recibido daño sacó expulsó de él un aura roja como en su enfrentamiento contra Neo. El hechicero golpeó al diabólico vampiro que está vez si que tuvo que escudarse con sus brazos, momento que aprovechó Tetsuo para atacar con su Katana a ese ser infernal.

Johan tuvo reflejos y saltó hacia atrás evitando que la hoja de la espada le dañara mucho más de lo que hizo, ya que recibió un corte en la cara.

-¡Maldita sea!

Jessica se acercó a Leo que apenas podía mantenerse de pie, le abrazó, acto seguido se miraron.

-¿Qué pasara se vuelves a utilizar otra vez lo mismo de antes?- preguntó temblando.

-¡No lo sé!, ¡pero no puedo dejar que ese monstruo se salga con la suya!

- ¡No lo hagas! ¡estás destrozando tu cuerpo!- suplicó la joven bruja

- ¡Te hice una promesa!, te dije que volverías a tener una vida normal, serás la actriz que querías ser.

-¡No me importa!. ¡No lo hagas!- su voz se quebró

- ¡Yo siempre cumplo mis promesas!- sonrió

En ese instante su conversación se cortó cuando escucharon gritos, en el suelo estaban ensangrentados Tetsuo, Daniel, Leticia, Andrei y Lucas. Solo Susana se mantenía en pie luchando contra "El diablo sangriento.

-¡Pagarás lo que le has hecho a mí hermano!. ¡Soy una Luna!-exclamó la joven vampiresa

- ¡Sal de mi camino!- gritó enfurecido Johan.

Pero la joven española siguió luchando contra el monstruo aunque no le hacía ningún daño, su fuerza de voluntad era admirable aun recibiendo golpes del villano con una ferocidad tremenda.

Lamentablemente aunque su fuerza interior era increíble, su cuerpo ya no le respondía, las heridas y el cansancio hicieron mella en la vampiresa que cayó al suelo.

-¡Primero mataré al Vampire Killer y luego me ocuparé de todos vosotros!- comentó Johan mientras se acercaba dónde estaban Leo y Jessica.

La joven se apartó de Leo y empezó a concentrar para lanzar un hechizo, el ex agente intentó evitarlo pero su cuerpo estaba demasiado dolorido. Jessica estaba preparada para hacer lo mismo que Elena había hecho.

Pero el vampiro se movió muy rápidamente y evitó que la bruja terminara el hechizo y sus uñas se convirtieron en garras clavándoselas en el abdomen de la joven que la empezó a brotar sangre.

-¿La quieres verdad?. ¡Pues ves despidiéndote de ella!- dijo sarcásticamente Johan

Y cuando su otra mano estaba por darle el golpe letal, el aura de Leo volvió a ser blanca y se movió como un rayo para golpearlo y evitar que la asesinara. El vampiro cayó hacia atrás, mientras Leo seguía atacándolo.

Aunque sentía un tremendo dolor en su cuerpo ya que ni siquiera habían pasado los minutos suficientes para volver a utilizar su 100%, el intento de matar a la mujer a la que amaba le hizo no quedarse con los brazos cruzados.

El americano estaba golpeando muy fuerte a su enemigo que no podía hacer nada por detener los golpes de su rival.

Nadie cogió en brazos a Jessica y la apartó de la zona de combate donde el antiguo Vampire Killer y el actual estaban luchando sin piedad. Johan cada vez estaba más cansado y eso que en el transcurso de la pelea había absorbido la sangre de alguno de los cazadores que le habían atacado sin demasiado éxito.

El cuerpo de Leo comenzó a emitir electricidad, mientras el joven daba señales de gran dolor. Johan casi jadeando comenzó a reírse.

-¡Parece que tú cuerpo está fuera de control!. ¡Es lo que tiene sacar el 100% del poder de un Vampire Killer!. Yo también lo utilicé para enfrentarme a Neo y quedé totalmente destrozado. ¡Solo puede ser utilizado una sola vez!. Si se utiliza una segunda vez en un periodo corto de tiempo puede destrozar el cuerpo. ¡Y tú lo has utilizado dos veces casi sin descansar!.

- ¡Cállate!- exclamó Leo

- ¡Tengo que reconocer que eres una persona increíble nunca había visto ese poder en ningún Vampire Killer!. ¡Enhorabuena!. Pero eres extremadamente peligroso para mí y tienes que morir!. ¡Tú eres el último escalón para cumplir mi sueño!.- explicó el vampiro.

Pero Leo sintiendo un dolor tremendo en su cuerpo no estaba dispuesto a que el villano se saliera con la suya.

-¡Te dije que acabaría contigo y lo haré!

- ¿Qué es lo que te hace seguir adelante?. ¡No lo comprendo!

- ¡El amor!- se giró y vio como Jessica estaba en el suelo y Nadie estaba vertiendo una sustancia verde y gelatinosa en la herida de la chica.

-¿El amor?. ¡No me hagas reír!. ¡Eso no existe! ¡Solo el poder y la fuerza son importantes!- exclamó Johan.

El cuerpo de nuestro protagonista se contraía del dolor, el aura blanca se hacía cada vez más fuerte y la electricidad corría por su cuerpo. La herida de Jessica se cerró y quiso acercarse donde estaban el joven y el vampiro pero Nadie lo evitó negando con la cabeza.

-¡Que le va pasar!- preguntó ella asustada.

- ¡Cuando un Vampire Killer utiliza el 100% muchas veces puede perder la movilidad de sus brazos y piernas!.- explicó Nadie

-¿Cómo se va quedar paralítico?

- ¡Pero esta vez, ni siquiera ha descansado lo suficiente, su cuerpo está fuera de control se ha convertido en una bomba humana!- contó el hombre

El aura de Leo cada vez era más grande, la electricidad rodeaba su cuerpo, mientras Johan tenía un pensamiento diabólico quería acabar con Jessica para mostrárselo al Vampire Killer ya que apenas podía mantenerse erguido y seguramente después moriría.

Pero el chico se dio cuenta de las intenciones del vampiro y aun sintiendo un dolor atronador seguido por gritos aumentó un poco más su fuerza superando su límite, concentrándolo sobre todo en las piernas y antes que Johan fuera atacar a la joven.

Leo salió disparado como un rayo y agarró a Johan impulsándose al cielo, dio un enorme salto y los dos subieron hacía arriba. En ese instante los ojos de Leo y Jessica se cruzaron y pudo leer los labios del Vampire Killer.

-Te quiero- dijo él.

- ¡Te quiero!- ella también hizo lo mismo

Y en ese momento una gran explosión iluminó el cielo, mientras la joven bruja rompía a llorar desconsoladamente, mientras el cielo rojizo desapareció y tomó el azul que le caracterizaba. Poco a poco Lucas, Daniel, Susana y los sobrevivientes se levantaron, sus heridas habían cicatrizado por completo. Ellos le explicaron que un hombre les había curado pero este ya no estaba y luego intentaron tranquilizar a Jessica.

Unos segundos después cayó el medallón desde el cielo y cuando llegó a tierra este se partió en mil trozos.

Jessica, Leticia, Daniel y Tetsuo estaban decididos a hacer todo lo contrario que las generaciones pasadas. Lucas se acercó a ella para disculparse y decirle que aun la quería pero la joven decidió seguir el camino de su maestra y marcharse a España para ser la líder de allí. El chico después de la respuesta de la muchacha decidió que el cambiaría la visión que tenían los humanos sobre los vampiros.

Leticia volvió a México con su familia para liderar a los brujos/as de por allí además de empezar también una relación con Daniel que también se convirtió en otro líder en su país de nacimiento España.

Susana se había llevado a su hermano según ella para encerrarlo ya que con la muerte de su amada se convertiría en un peligro para el mundo. Pero la verdad es que cuando estuvo lo suficientemente lejos lo dejó en el suelo y tiró unos polvos mágicos que habían en un tarro.

Segundos después las heridas del vampiro se cicatrizaron del todo y Gabriel volvió a tomar conciencia. Ella le explicó todo lo que había sucedido y cual era su plan.

-¡Dale las gracias a Tetsuo de tu recuperación!. ¡Me comentó que si hay alguien que puede traer de vuelta a Elena eres tú!- comentó la chica.

-¿Por qué lo haces?- preguntó Gabriel

-¡Tú me salvaste a mí!. ¡Además eres mí hermano!- contestó la muchacha mientras lo abrazaba.

- ¡Ahora tienes que marcharte!. ¡En menos de 24 horas el rey de los vampiros te dará caza!. ¡ Y tendré que ir a por ti!.

-¡Gracias!

-¡De nada ahora clávame tú garra!, es necesario que esté herida para que se lo crean!

El vampiro se quedó mirando a su hermana, comenzó a sonreír y después clavó sus garras en el estómago de la chica, y segundos después el vampiro desapareció. Tenía un solo objeto traer de vuelta a su amada y estaba totalmente centrado en hacerlo.

Lejos de allí donde se había desarrollado el combate, alguien salió desde un conjunto de rocas, era Damien que había sobrevivido al ataque de Gabriel. Comenzó a andar y vio que Keith estaba tumbado en el suelo con una gran piedra aprisionando su pierna derecha, se la sacó.

-¡Damien!- exclamó asustado.

- ¿Pensabas que había muerto?. ¡Necesito hacerme más fuerte!. ¡Mucho más!. ¿Me ayudaras?- preguntó el ex compañero de Leo. Keith asintió y los dos se marcharon de allí.

Pasaron 5 meses desde la batalla contra Johan. Jessica tomó el papel de líder de las brujas de los Estados Unidos y con sus compañeros: Daniel, Leticia, Tetsuo se convirtieron en los 4 grandes brujos. Además decidió que en honor a su tía y al sacrificio de Leo seguiría con su carrera de actriz.

Y un día por fin tuvo el papel soñado ganándose grandes alabanzas de la crítica especializada y como todas las mañanas fue al cementerio donde ella misma había hecho que crearan una lápida para Leo aunque no quedó ni rastro de él.

CONTINUA EN LA PARTE 2 :)

Hace alrededor de 1 año

0

1
#78

MEDIDAS DESESPERADAS (CAPÍTULO 75)

Dejó un ramo de flores como siempre hacía cada 30 de cada mes en conmemoración al día que el ex agente de la CIA dio la vida por salvarla a ella y a todos, en ese momento sintió una presencia detrás de ella.

-¡Bonito ramo!. ¡Pero no tanto como tú!- dijo una voz masculina

- ¡No puede ser!

Ella se giró rápidamente al reconocer la voz que le había hablado, y cuando lo hizo una expresión de alegría y sorpresa se adueñaron de ella. Ahí estaba Leo, ella lo pellizcó para ver si era real, él hizo un gesto de dolor.

-¡Como puede ser!- exclamó sorprendida

- ¡Nadie pudo evitar que muriera!. Aunque he estado 5 meses dentro de una cosa verde y esponjosa.

-¡Sabía que no estabas muerto!. ¡Me llamaban loca cuando lo decía!. ¡Tenía ese sentimiento!

Ella comenzó a llorar se abrazó y él hizo lo mismo, los dos se miraron y se dieron un gran beso.

-¡Te quiero!. ¡ - dijo ella

- ¡Te quiero!. - Leo hizo lo mismo.

FIN DEL OJO DE RA

¡Muchísimas gracias a todos lectores/lectoras que se han tomado la molestia de leer esta obra!. ¡Espero que os haya gustado y hayáis disfrutado tanto como yo en escribirla!. ¡De corazón gracias!!!

Pero el mundo de Vampire Killer no termina aquí ahora toca el final de la historia de Leo y todos sus amigos llamada Vampire Killer: El Duelo final.

Hace alrededor de 1 año

2

1
anamar26
Rango8 Nivel 39
hace 12 meses

Un final muy emotivo. Has creado una historia interesante, con mucha intriga. Está muy biez la mezcla de diferentes costumbres y seres mágicos: vampiros, brujas... Enhorabuena.

anamar26
Rango8 Nivel 39
hace 12 meses

Quise decir: bien, no biez. :D