Dani_RO
Rango2 Nivel 9 (70 ptos) | Copista no remunerado
#1

Nunca había visto unos ojos como los de aquel chico, no eran azules, mucho menos verdes o grises, sus ojos eran negros, negro azabache, un color de ojos que me quitaron el sueño, no dejé de pensar en ellos ni un solo momento y cuando por fin lograba dormir sus ojos se volvían mis sueños. Quién podría olvidarse de esos ojos, yo no puedo. No eran solo sus ojos, era su forma de verme, su manera de hablarme y de ser, era cual príncipe encantador, de un corazón hermoso, de una voz indescriptible. Después de conocerlo poco a poco me di cuenta de que no quería su amistad ni el la mía, me dí cuenta de que me había enamorado de él cuando una tarde sin quererlo me encontré pensando en él, me cuestioné a mi misma, me pregunté: cómo y porqué, no obtuve respuesta alguna mas que una sonrisa a la cual no le encontraba motivo alguno, estoy enamorada, que es esto no se que es, nunca antes me había sentido así.

Hace alrededor de 4 años Compartir:

2

7
IsaacAlemanLopez
Rango4 Nivel 16
hace alrededor de 4 años

Me gusto sigue asi....si gusta visita mi paguina.


#2

Me enamoré de aquel chico sin pensarlo y desde que me dí cuenta que él me correspondía no supe demostrarle mis sentimientos, él confesó quererme y yo no pude confesar lo mismo, pasaron uno, dos, tres días y después de tratarlo como a todos mis amigos con cariño comencé a alejarme de él, me alejé de forma que a pesar de estar cerca mío sus ojos reflejaban soledad.
Dentro de esos días respondí a una de sus tantas preguntas: ¿Te gusta alguien?. Mi respuesta fue evasiva y algo indirecta: Sí, me gusta un chico. Insistió tanto en que aclare mi respuesta y un día sin pensarlo lo abracé de la nada y le dije al oído: me gustas tú. Por cierto sé que no me escuchó y cuando volvió a preguntarme le dije que mi respuesta ya estaba dada. Preguntó con insistencia y se lo respondí, por mensaje pero lo hice, diciendo: te dije que me gustas tú.
AL día siguiente pidió hablar conmigo a solas, sin mi mejor amiga, era la segunda vez que salíamos solos a diferencia de que la primera vez solo eramos amigos que no sabían los sentimientos del otro, hablamos, reímos, caminamos y se puso enfrente mio y me preguntó: ¿Quién te gusta?, tan apenada sin saber como tener valor para responder solo dije: ayer ya te lo dije.
Después de eso todo cambió entre los dos, ya no sabía como tratarlo tenía miedo, no quería enamorarme de más, pero sin darme cuenta ya lo había hecho.

Hace alrededor de 4 años

0

0
#3

Comenzamos a tratarnos con cariño, ternura y ya no éramos amigos, éramos algo más que amigos y menos que novios.
Pasó el tiempo y ese cariño y esa ternura de mi parte fue disminuyendo, no entendía cómo, todavía me preocupaba por él, aún deseaba que siempre esté bien, que se sienta feliz. Me dí cuenta que él no sería mi felicidad, y que quizá yo para él sería solo un capricho.
Se terminó, después de tan poco (tan poco tiempo, tan poco amor, tan poco cariño) y de mucho (muchas emociones, sensaciones y heridas) me alejé y él también se alejó.
Seguía pensando en él, y me gusta creer que él seguía pensando en mí (lo hacía), solo que él no pensaba en mí de la misma forma en que yo pensaba en él. Yo lo pensaba como un amigo, él aún me pensaba como ese intermedio que fuimos.

#4

Nunca pensé que él todavía sintiera algo por mí, y por algo me refiero a amor, yo solo sentía amistad y un cariño especial, ambos sentíamos algo, pero nunca fue lo mismo.
Pasó el tiempo y volvimos a hablar, me sonreía y miraba con ternura, y todos lo notaron menos yo. No podía imaginar que ese alguien sintiera algo por mí, así que no lo noté. Esto lastimó mucho, a él y a mí.
Volvieron las palabras lindas, los abrazos cálidos, la emoción, pero nunca llegué a sentirme enamorada de nuevo.
Se volvió a terminar y esta vez ya era la definitiva (creo que para aprender una caída es suficiente y dos son demasiado), intenté dejar de lado cualquier sentimiento que surgiera, pero nunca logré dejar de sentir una profunda amistad, al fin y al cabo como amigos eramos muy buenos.
Seguía igual, eramos amigos con sentimientos pasados en común.
Nada seguía igual, ambos cambiamos, él más frío, yo menos tierna.

Pasaron dos años y pesé que creí que no me volvería a enamorar, me enamoré. De la persona que menos imaginaba y de la cual nunca pensé me enamoraría.