1454mt
Rango3 Nivel 10 (76 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1

Ella tenía una sola misión hacer que los pecadores paguen por sus delitos, la entrenaron, la ayudaron y le dieron lo único que ella no tenía, un hogar.
A veces las coincidencias se crean, y aveces las coincidencias te crean.
Esta no va a ser una historia en la que todos se perdonarán y vivirán felices para siempre, las personas sacan su lado más oscuro y no siempre se pueden contener, poco a poco todos caerán y Audrey está segura de ello.

Hace 2 meses Compartir:

0

4
#2

Bienvenida

*La mejor parte de mi infancia fueron las bienvenidas, cuando recibíamos a nuevos amigos, familiares, un fuerte abrazo calmaba hasta a la más feroz de todos, era una manifestación de agrado que se comunica a alguien con su llegada, como a un tío lejano, una mascota o a un nuevo miembro de la familia , pero como siempre las bienvenidas no siempre con del agrado de una persona, aveces es solo una forma de cortesía para recibir a una persona.

Siempre hay una bienvenida que deja una huella, tanto en la vista profesional como en el corazón y la manera en como lo haga te dirá la forma de persona con la que te encuentres, si una persona te abraza muy fuerte significa que le caes bien, si te saluda con una sonrisa muy atenta significa que muy profunda siente un odio que cada vez crece más y más.

Pero ella no estaba ahí para hablar de las bienvenidas, estaba ahí para completar su misión, y sabía que hay tres reglas básicas para comenzarla, primero está la entrada, escoger un lugar y un día determinado donde sea perfecto conocerte con tus objetivos, segundo paso, es fácil visualizar a tus objetivos, uno nunca está preparado para las casualidades, por eso hay que hacer que así parezca, conocer el terreno y el momento indicado para que no nos salga algo mal o imprevisto, cuando ya todo este en posición, sigue el tercer paso, que tiene que ver con el primero y el segundo, hacer que la casualidad ocurra, debe de ser algo que no pasaría si es que los planetas no se alineasen o un cometa pase muy cerca, osea algo totalmente improvisto, que nadie lo tomaría como un hecho a propósito para acercarse a el objetivo.*

Una chica con un vestido blanco le estaba entregando una entrada al de seguridad,traía aretes blancos y una sonrisa que convencería o enamoraría a cualquiera, el de seguridad le dio la señal de que podía pasar, en la entrada decía ' Fiesta de los buenos augurios', la chica del vestido blanco sacó de su cartera unos lentes negros y comenzó a caminar, por su camino había un montón de personas que tenían buena fachada, parecía que eran los dueños del mundo y no se alejaba tanto de la realidad, eran los hombres más poderosos del siglo. La chica del vestido blanco comenzó a ver especialmente a un chico, cabello marrón, ojos claros, estaba hablando con alguien más canoso, pero se veía igual a los demás de esa fiesta, con la excepción de que se notaba que el era mejor que los demás, cuando notó que él estaba volteando hacia ella, volteo hacia el otro lado lo más rápido posible, vio a una mujer rubia con ojos verdes, casi se cae al ver que era ella, siguió caminando, porque esa pequeña coincidencia no iba a arruinar su misión.

Estaba preparada para ir al tercer paso, ya pronto su plan habría comenzado, solo tenía que esperar un poco más y todo estaría bien, hasta que escuchó una voz atrás suyo.

Bienvenida- su voz era dulce, melodiosa, hasta que dijo lo siguiente- No recuerdo haber enviado tu invitación.


#3

Lujuria
La lujuria encuentra sus orígenes en el latín luxus, abundancia o exuberancia, esto es considerado como el deseo al sexo incontrolable y desordenado, o a un deseo apasionado de algo.

En general los comportamientos lujuriosos, tienen la exacerbación y el descontrol sexual como características fundamentales, dependiendo de la intensidad, genera goce, cuya magnitud es casi incomparable, además el grado de egoísmo depende del goce. Pero el deseo de volver a experimentar un goce igual, lleva a la persona a la codicia.

También es considerado como el apetito desordenado e ilimitado de los placeres carnales, está relacionada a los pensamientos posesivos sobre otra persona, y cuando este tipo de obsesiones llega a un extremo patológico, genera compulsiones sexuales, abusos, violaciones, etc.

La respuesta religiosa contra la lujuria es el amor hacia él y el reconocimiento del otro ser como objeto de creación divina.

Era la mañana siguiente y Sarah ya se había levantado, salio a correr para despejar su mente por lo que Ashley le había dicho la otra noche, lo había pensado muy bien y solo había una forma de que Ashley la dejará quedarse más tiempo, y así iba a ser.

Ya eran las 7 de la mañana y Sarah entró a un restaurante que estaba un poco alejado de su nuevo hogar, se sentó en una de las mesas y esperó que el mesero llegará para tomarle la orden, no parecía que el restaurante sea muy popular, pues no había muchas personas, y solo dos meseros. Por fin le llegó el momento a Sarah de tomarle la orden, un chico alto, con barba se le acercó.

Buenos días señorita ¿que desea tomar?-le dijo el mesero.

Buenas me gustaría un jugo de piña y un muffin, para llevar por favor- le sonrió Sarah al mesero

Bien, si no desea nada más, en seguida le traigo su orden- el mesero lo anoto y se marchó

Sarah volteo a ver su celular y vio 3 llamadas perdidas de Regina, pensó que no era buena idea comenzar su nuevo trabajo, su orden llego y se tuvo que ir rápido, así que dejo 50 dólares sobre la mesa y se fue, pido un taxi en mitad de la pista y fue directo a la casa de los Buckle. Cuando llegó Regina la estaba esperando.

Cuando contrato a alguien para que sea mi ayudante no espero que llegue tarde el primer día de trabajo parecía que Regina estaba hablando en serio

Lo lamento mucho Regina, pero te traje el desayuno, supongo que alguien tan importante como tú debe estar muy ocupada al despertarse, además de ser tu ayudante también debo cuidarte, para que no te pase nada- dijo Sarah tan amable que pareció convencer a Regina.

¿Ya viste los periódicos?- le pregunto Regina mientras recibía la bolsa de Sarah

Claro además de ser tu ayudante, y preocuparme de tu salud, también soy tu representante pública- Sarah sacó de su bolso una tablet, Regina la agarró.

Parece que todos están felices con mi 'Fiesta de los buenos augurios'- dijo con una sonrisa

Regina tenía una casa inmensa, casi se pierde tres veces, pero poco a poco Regina la estaba dejando entrar, pero lo que le faltaba era tiempo, sabía que si no funcionaba su plan, su misión acabaría mucho antes de lo que ella hubiera querido. De las escaleras bajó un chico, parecía de la edad de Sarah, ella lo recordaba, pero no sabía de que lugar era.

Mamá- dijo el chico

¿Que pasa David?- renegó Regina, Sarah recordó de donde lo conocía. EL chico vio raro a Sarah- Supongo que aún no conoces a la señorita Harper.

En verdad sí- dijo David, ambos se estrecharon la mano

De la 'Fiesta de los buenos augurios', ¿verdad?

Bueno, pues que sorpresa para mí, Sarah no me lo habías informado

Es que no sabía que él era tu hijo- Sarah recordó, cuando se dirigía a pedir una bebida, se cruzaron y hablaron solo un omento, ella lo había olvidado por completo, pero dicen que la mejor coincidencia es cuando menos te lo esperes.

Mamá, además no tiene por que contarte sobre su vida personal- la sonrisa de Regina se estaba convirtiendo en una de ira, pero justo a tiempo alguien vino detrás.

Hola Regina- dijo el hombre extraño

Ah, hola Robert, que agradable sorpresa- Regina volvió a la sonrisa de siempre

Quería pasar a hablarte sobre los preparativos para hoy- parecía que no quería que nadie se enterase de lo que estaba haciendo.

Cierto, David, ¿no tenías que salir con tus amigos?- le dirigió una de sus sonrisas

Si mamá, vuelvo luego, adiós

Que te vaya bien hijo, en cuanto a ti Sarah, quiero que organices una fiesta para Robert

¿Hoy día?- pregunto Sarah preocupada

Si hoy, pero si tienes algún problema puedo conseguir a otra persona- Esa era la forma sutil de Regina de decir que la despediría si no lo hacia

No, no será ningún problema, solo tengo que mandar las invitaciones, hacer una llamadas y listo- Sarah fingió una sonrisa, por que cada palabra que dijo era más desanimadora que la otra, Regina se fue con su invitado a seguir hablando.

Sarah estaba dispuesta a hacer lo que le dijo Regina, cuando le llegó un mensaje y fue directo a su casa. El mensaje decía tres equis rojas, que significaba que ya había llegado el momento de sacar la CM4, era una computadora simple, solo que era irrastreable , aprueba de agua y solo se podía abrir con la huella de Sarah o con su celular. Ella lo sacó de abajo de su cama y la abrió, le llegó un mensaje y lo abrió, era la cara de un hombre, le recordaba a alguien, y fue cuando se dio cuenta era la cara del amigo de Regina,Robert, eso solo significaba una cosa, él era su objetivo y lo tenía que eliminar.

Gracias a todos los que me apoyan, si veo que la historia sigue avanzando, prometo subir capítulos más seguidos.

Hace alrededor de 2 meses

1

1
CristionaSchumacher
Rango8 Nivel 37
hace alrededor de 2 meses

Pon un guión largo en todos los diálogos tal que así: —¿Hoy día? —Preguntó Sarah, preocupada.

Son muy confusos, busca por internet cosas sobre diálogos.
Espero que te haya ayudado a mejorar 💜


#4

Lujuria II
Los invitados comenzaron a llegar, hacer una fiesta con solo unas horas de anticipación no era el estilo de Sarah, pero por suerte ella estaba preparada para todo, se había vestido con un hermoso vestido de azul oscuro, estaba viendo si por algún lugar aparecía Robert, el invitado de honor, pero como no aparecía, tendrían que esperar hasta que él llegará ara recién comenzar la ceremonia en su honor, o eso es lo que había escuchado Sarah que dijo Regina. Un hombre de rostro familiar la llamó con la mano y ella fue de inmediato.

-Necesito que le traiga un buen vino, para este gran señor- dijo alagando el hombre canoso

-Al parecer a este hombre se le pasan volando mis palabras- llega Regina- Víctor, ella no es una camarera, es Sarah, mi nueva ayudante- y dio una gran sonrisa

-Ah, lo lamento mucho señorita .. Sarah- dijo ya que no sabía el apellido

-Es todo un placer señor Buckle- Sarah y él estrecharon la mano

Regina se llevó a Sarah del brazo y le dijo al oído- ¿Donde está Robert?

-Aún no llega, debió de haber tenido un percance

-No, Robert no es de esos- en eso llego una mujer muy elegante- encuentra a Robert Luder, que yo iré a atender a su esposa.

Sarah agarró su teléfono y marco un número- Buenas, ¿con la casa del señor Luder?- esperó a que le contesten- Bien, sabe si va a venir a la fiesta en la mansión de los Buckle- volvió a esperar- Así que ya salió hace mucho- miro a su esposa- Muchas gracias, y no es necesario que le digan que llame, gracias.

Regina se le acerca un rato- ¿Te contestaron?, ¿ya está en camino?- dijo apresurada

-Lo lamento Regina, nadie contesta- Regina volvió con la esposa de Robert y Sarah salió.

(...)

Había rastreado el celular de Robert hasta un lugar alejado y escondido en un callejón, era un club nocturno, o más específico, un lugar donde van los esposos para engañar a sus esposas. Sarah ve que Robert está sentado con una chica sobre él, la chica se lo lleva a un lugar más privado y él deja su celular tirado en el sillón, Sarah aprovecha la oportunidad y lo agarra. Coge su celular y llama a alguien.

-Necesito que envíes todos los datos de un celular al mío- dijo apurada

(...)

Ya estaba de vuelta en la fiesta y por fin el invitado de honor había llegado, Robert Luder estaba entrando por la puerta grande, todos lo saludaban, parecía que quisieran ganarse su apoyo, son como abejas a la miel, no dejan de aprovechar ni una sola oportunidad para poder obtener favores del futuro jefe de policías de la ciudad, y sí por eso era la celebración, para que los Buckle tuvieran un amigo como jefe de policías y él les demuestre su enorme gratitud, tal vez haciendo que no paguen impuestos, o algo peor. Pero como siempre Sarah no estaba ahí para juzgar a los objetivos o por que lo eran, debía eliminar a Robert y eso era lo que iba a hacer.

-Creí que habías dicho que nadie te había contestado- dice Regina- Cuando te fuiste llamaron, diciendo que Robert ya estaban en camino

-Eso no significa que yo haya mentido Regina

-Pero como sabrían ellos que queríamos saber donde estaba Robert- dice firme Regina

-No tengo razones por la cual debería mentir, y desperdiciar esta oportunidad de trabajar con los Buckle, la familia más poderosa de todo este continente

-Ya descubriré por que, mientras tanto disfruta de la celebración Sarah, tal vez sea tu última.

La noche no podría ir peor, aún no tenía nada en contra de Robert y por su descuido, podría ser el fin de su misión, estaba de mal en peor, por que había leído que después de hoy Robert se iría de la ciudad y regresaría para su candidatura, todo estaba mal, entonces sonó su celular, se fue a un lugar alejado y vio que era un número privado, y de la nada dejo de sonar.

-No fue tan difícil diferenciarte allá y fue más fácil saber tu número de celular- Sarah se voltio, era Robert- Nunca pensé vera una asistente de Regina en un club como ese.

-Hay mucho que no sabes de mí- dijo Sarah desafiante

-Pues me gustaría conocer- Robert se acercó y le tocó las nalgas

-Entonces vamos a un lugar más privado- Sarah y Robert se fueron aun cuarto y Sarah cerró la puerta.

#5

Lujuria III (1)
Robert y Sarah se estaban besando, ella estaba sobre el escritorio, ella había organizado la fiesta, solo faltaban unos minutos, para que llamaran a Robert, y eso era lo que tenía Sarah a su favor, el tiempo, mientras Robert se quitaba su camisa, Sarah aprovecho para agarrar algo filoso, Robert se le volvió a acercar, Sarah ya estaba lista para clavarle el lapicero en el pecho y matarlo, hasta que sonó su celular.

-Un momento, ¿y si es de los de afuera?- Sarah caminó hacia su bolso y sacó su celular, lo miró y era lo que esperaba- Oye me tengo que ir

-Espera- la agarró de la mano- no me vas a dejar así, nadie me deja así

-Lo siento es algo urgente, me tengo que ir- Sarah salio, estando afuera llamo a un número y dijo- Detengan la celebración.

Estaba al costado de los demás, Víctor iba a anunciar a Robert como nuevo jefe de policías de la ciudad, pero de pronto se comenzaron a ver luces por toda la mansión Buckle, se oyeron unas hélices de helicópteros, los policías habían llegado.

(...)

Se estaba preparando para salir, después de que la policía fuera a la mansión Buckle e irrumpiera en la celebración de Robert , toda la ciudad se había quedado impactada, salio en las noticias, pero era algo de lo cual los Buckle no querían conversar, los medios no habían tocado tanto el tema, como si tuvieran miedo de las represalias que pudieran tomar los Buckle, y peor aún que tuvo que atrasar la celebración para que su plan saliera victorioso.

-Así que te gusto la comida- dijo el mesero

-Estuvo exquisita- dijo Sarah, estaba en el restaurante de ayer- Pero la verdad y es eso supongo, por que fue para mi jefa y como no vi que se molestara- ambos se rieron.

-Mi nombre es Jake- dijo el mesero

-El mio Sarah, un placer Jake- le extendió la mano

Estuvieron hablando como que por media hora más y Sarah no sabia como, pero terminaron hablando de cual sería el coche favorito de Víctor Buckle.

-Sigo creyendo que es un Toyota blanco- dijo Jake

-No, es un Mercedes rojo- dijo Sarah

-¿Y como estas tan segura?- le pregunto Jake

-Bueno, por que él es mi jefe

-Espera, Víctor Buckle, el patriarca de la familia Buckle, la familia más adinerada y poderosa de la ciudad y más de la mitad del mundo, es tu jefe- dijo Jake sin poder creerlo

-Pues, si- sonrió Sarah- Y si lo dices así, suena como si fuera un gran peso

-Oye, ¿y que fue lo de ayer?- preguntó jake

-Parece que fue solo una confusión policial o algo así- dijo Sarah- ¿Puedo usar tu baño un rato?

-Si claro, puedes usar el de arriba- Sarah se sacó un arete en forma de infinito sobre la mesa sin que Jake se diera cuenta.

-Gracias- Sarah se paró y subió las escaleras, al costado estaba el baño, Sarah camino para el lado contrario, para el lado de los cuartos, entró al primero, estaba un poco desordenado, de abajo de la cama saco una mochila, la abrió y luego la volvió a dejar en el mismo lugar, se fue a la parte de los armarios y al de los cajones, no había nada. Vio un tablón salido, pero estaba muy ajustado, en ese momento escuchó a Jake que estaba subiendo para ver si todo estaba bien, Sarah tenía que apurarse, jalo el tablón con más fuerza para que salga.

-Sarah, ¿está todo bien?- Jake revisa que la puerta de un cuarto está medio cerrada y la abre para ver que pasaba, de atrás alguien le habla

-Si todo está bien- era Sarah, Jake cierra la puerta y ambos bajan

Sarah ya estaba de vuelta en la mansión Buckle, parecía que era un lugar deshabitado, después de que la policía haya interrumpido su celebración, no era motivo para que estuvieran felices.

-Sarah, no esperaba verte aquí- dijo Regina

-Bueno aquí es donde trabajo-dijo Sarah

-Cierto, aún es tu trabajo- dijo con desaliento

-Bueno, ya me ocupe que el escándalo de ayer, les jure a los empresarios que ya no volverá a ocurrir- dijo con una sonrisa

-Oh querida, hoy vamos a seguir con la celebración a Robert- Regina mostró una pequeña sonrisa en su cara, Sarah iba a hablar, pero Regina la interrumpió- Y que coincidencia que desapareciste, cuando alguien llamó a la policía, ¿no crees?- Regina se fue.

(...)

Ya era la celebración, otra vez, Sarah no cambio su vestido azul oscuro, solo cambio el diseño a uno más elegante, por que no podías asistir a una fiesta de los Buckle sin antes vender todo en tu guardarropa para comprarte uno nuevo.

-Que buen cambio en tu ropa, aunque no en el color- le dijo Regina, Sarah le sonrió- Bueno me tengo que alistar para salir a dar mi discurso sobre el nuevo jefe de policías.

-Sarah recibió una llamada de teléfono y fue a responder. En el restaurante Jake ya había cerrado, pero llego una chica rubia, Jake la miró y ambos se besaron.

-Que feliz estoy de volver a verte Ashley- dijo Jake

-Yo también- Ashley mostró una sonrisa en su rostro, hasta que vio un arete de infinito sobre la mesa y lo agarró- Jake, ¿por casualidad, no habrá venido una chica rubia, amigable, con una linda sonrisa?

-Además de ti no- ambos se rieron-Bueno una chica como la describes, creo que se llamaba Sarah, Sarah Harper- Ashley cambio su cara a preocupada- Si era Sarah, estoy seguro de ello

-Jake me tengo que ir, te llamo luego, te amo- Ashley se fue muy nerviosa.

Ya todos estaban en su sitio, Sarah se había sentado en una mesa, no tan al frente, no tan atrás, ni al medio, a un lado más cerca del frente, estaba esperando que le llegara un mensaje de texto, Regina seguía hablando de la maravilla de que uno de ellos sea elegido como jefe de policías, y lo que bueno que era para la ciudad, parecía que Regina sola estaba haciendo que todos quisieran idolatrar lo, ella termino y sonó el celular de Sarah, había llegado.

-Bien querida, ahora les presentamos al nuevo jefe de policías, Robert Luder- dijo Víctor

Todos comenzaron a aplaudirle, y Robert estaba feliz, hasta que la vio, era una chica, no más de 19 años y lo más resaltan te estaba embarazada, al verla Robert parecía que le faltaba el aire, el proyector atrás suyo se prendió, él no tuvo más remedio que seguir. Llamó a uno de los chicos de seguridad y parece que quería algo, el chico se movió de inmediato, Sarah no tenía que voltear para saber lo que estaba pasando, se estaban llevando a la chica, al ver que algo pasaba la esposa del jefe de policías, la señora Luder volteo.

-¿Lucy?- dijo desconcertada, se paró y fue a ver que estaba pasando, como estaba en la primera fila, Sarah se paró y chocó con ella.

-Lo lamento- dijo Sarah, pero al parecer la mujer estaba muy ocupada y no logró detenerse, Karla Luder salió de la fiesta.

-Karla ya había salido, y vio que Lucy ya estaba con medio cuerpo en el auto, así que la detuvo- Lucy espera, ¿que haces acá?, y ¿embarazada?- Karla se sorprendió

-Madrina- ambas se abrazaron

-Pensé que te habías ido de viaje, eso me dijo Robert

-Madrina, te tengo que decir la verdad- dijo apenada- Desde hace tiempo Robert y yo nos veíamos, cuando él decía que iba al golf, iba a mi casa, primero fue en contra de mi voluntad, pero luego me enamoré y él de mi, me encerró para que nadie más me viera, ni me pudiera tener, hoy él me dijo que nos íbamos a escapar juntos, con mi bebé- las lagrimas comenzaron a caer por sus mejillas- De verdad lo lamento- se subió a la limusina que la trajo y se fue.

Sarah seguía sentada, esperando a que llegará Karla, ella llego, se veía un poco confundida, Sarah creyó que había ganado, Karla se encontró con Robert, se vio normal, había algo que Sarah no había pensado, que Karla era también una abeja y estaba más cerca de la miel que nunca. Sarah no vio otra opción así que puso su plan B en marcha, toco algo en su celular y en el proyector se comenzó a reproducir un vídeo.

En el vídeo estaba Robert con Lucy en su cama, ambos se estaban quitando la ropa, y en ese tiempo Lucy tenía tan solo 17 años, el escándalo comenzó.

-¿Esa es Lucy?- dijo gritando- ¿Como pudiste engañarme con mi sobrina?- Al parecer no solo Sarah uso su plan B, Karla se iba a proteger de cualquier escándalo, pero Sarah aún no había terminado con las abejas, volvió a tocar su celular y ahora se oyó un audio.

''Madrina, te tengo que decir la verdad- dijo apenada- Desde hace tiempo Robert y yo nos veíamos, cuando él decía que iba al golf, iba a mi casa, primero fue en contra de mi voluntad, pero luego me enamoré y él de mi, me encerró para que nadie más me viera, ni me pudiera tener, hoy él me dijo que nos íbamos a escapar juntos, con mi bebé- las lagrimas comenzaron a caer por sus mejillas- De verdad lo lamento''

''Hola hermana, al parecer Lucy tuvo un aborto, por haber estado con un hombre que conoció en una discoteca, será mejor que la alejes de todo y le des remedios para que se duerma, bye''

Ahora todos sabían de lo que había hecho Karla y Robert, cooperando contra Lucy. Karla miró a Regina que la miraba

-Regina- dijo Karla casi suplicante

-Será mejor que vayan a casa, habrá una tormenta y estoy segura de que los alcanzará- dijo Regina, eran las palabras suaves para decir largo de mi casa.

-Entiendo, no somos recibidos aquí- Karla y Robert se fueron

-¿Que acaba de pasar?- dijo alguien de su mesa

-La caída de los Luder- dijo Sarah

Sarah ya se estaba yendo, cuando Regina la detuvo- Gran fiesta, claro sin el tema de lo de Robert y Karla, no llegues tarde mañana.

#6

Lujuria III (2)
Sarah ya había llegado a su casa, cuando alguien dijo atrás suyo

-Sabes, no me gusta que vayan a mi casa sin avisar

-Ashley- dijo Sarah

-Así que averiguaste donde vivo y hablaste con Jake, bien, pues ahora quiero que te vayas mañana de aquí- dijo Ashley

-Yo creo que me vas a dejar quedarme lo necesario, o les daré a todos la ficha que estaba debajo de tu tablón- dijo Sarah de inmediato Ashley se quedo perpleja, casi se desmaya, estaban saliendo le lagrimas- No te preocupes no le contaré a nadie.

Ashley estaba con una manta en frente de la chimeneas y Sarah les preparo unos chocolates calientes.

-¿Como sabías que yo vería el arete?- le pregunto a Sarah

-No lo sabía- le respondió

-¿Como lo hiciste?, destruir a Robert

-Lo seguí para ver su punto débil, hasta un club, cuando se olvido su celular pase todos sus datos al mío, como no llegaba, pensé que era mejor solo llamar a la policía y decirle que tenía drogas, se las plante en su camisa, pensé que sería suficiente para destruirlo me equivoque, esas personas tienen poder y dinero, así que necesitaba mejorar mis planes, Regina quiso desacreditarme y yo aproveche mi oportunidad y lo hice con ella- Sarah sonrió

-Sarah levanto su taza- Por mi Bienvenida, nuestro Reencuentro y la caída de Luder.

GRACIAS POR LEER