IndigoDolphins_73
Rango6 Nivel 26 (904 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Sentir tu enorme polla entrando profundamente en mi interior y correrme mirando tu hermoso rostro, es mi idea de felicidad, sea lo que sea eso.

…..............................

No tengo maldita idea de lo que me pasa. No sé si estoy perdiendo el juicio, el poco que me quedaba. Mis días se suceden uno tras otro, todos iguales y todos distintos. Soy feliz. Eso creo. Eso me dicen; se te ve muy bien, pareces otra. Así es.
Me siento bien; con esta sensación de evaporación en el cuerpo que me aparta de ti. Siento como si estuviese elevándome del suelo, ligera, ninguna tensión en mi interior. Me sorprendo mirando por la ventana con una estúpida sonrisa . Salgo a pasear sola y me siento plena y entera. Mi cuerpo relajado. El hambre dormida, el deseo ausente. Asquerosamente desapegada y eso me hace tan infeliz. No. No puedo soportarlo.

Mi hambre, algo que se parece al hambre orgánica, al hambre de alimentos, pero distinta, ansiedad, no, tampoco. Necesidad. Sí, eso es, puta necesidad. Vacío y Deseo. De ti. Del que nunca tendré y aún así es enteramente mío....

Hace 8 meses Compartir:

8

8
Javico
Rango4 Nivel 18
hace 8 meses

Hola Indigo
En las dos primeras lineas no logras una prosa limpia, pero con
unos pequeños detalles, puede quedar redondo, es decir:

Sentir tu enorme polla entrando profundamente en mi interior y correrme mirando tu hermoso, es mi idea de la felicidad, sea lo que sea eso.

Creo que queda más limpio y directo.

Luego cambiaría "quedaba" por "queda"

También quitaría "uno tras otro" es una obviedad, los días siempre suceden
uno tras otro. Si quitas esa frase verás que le das más fuerza a la siguiente
frase: "todos iguales y todos distintos"

Luego dices: "esta maldita" cambiaría "esta" por " esa" y "maldita"
por un sinónimo, pues la palabra maldita no la repitas tan pronto,
el lenguaje es muy rico, seguro que encuentras otra palabra.

Después, pones 4 gerundios juntos, eso nunca lo hagas, afea la prosa:
"sorprendo" "mirando" "sonriendo" "saliendo" al menos quita 3.

Lo dejo aquí, el deber me llama
espero que sirvan mis puntos de vista
un saludo.

IndigoDolphins_73
Rango6 Nivel 26
hace 8 meses

Muchas gracias Javico por tus comentarios. cualquier crítica constructiva es bienvenida.

Don_Diego
Rango10 Nivel 49
hace 3 meses

El inicio es bastante descrptivo. Nada mal.

Temple
Rango6 Nivel 26
hace 15 días

Hmm... Algo que creo que se les pasó es "el hambre dormida" sería "dormido", ¿no?

Temple
Rango6 Nivel 26
hace 15 días

Pero escribiste "*el* hambre dormida" hasta yo sé, el género del adjetivo debe siempre coincidir con el artículo, ¿o hay excepciones?

Y un placer pasar por tus cajitas. @IndigoDolphins_73


#2

Mi deseo.

Mi deseo eres tú. Siempre has sido tú. Incluso antes de conocerte, cuando solo eras un nombre más entre todos los que oía. Cuando solo eras un hombre más. Luego te conocí...y me gustaste. Mucho. Te deseé. No como ahora desde luego. Te deseé como había deseado a otros. Habías pasado a la sección de los deseables, lo cual en aquella etapa de mi vida ya era lo bastante importante. En aquella etapa de mi vida no deseaba a nadie, si acaso al Dolor o a la Muerte, o nada en absoluto. No sé. Qué más da ?. Luego volviste a desaparecer, ni siquiera llegué a acercarme a ti. Te fuiste y no lamenté tu ida, demasiado ocupada con mi propia mierda. Años después regresaste, de improviso, como la vez anterior, solo que esta vez yo estaba plenamente consciente y te vi. Eras perfecto. Hermoso. Todo lo que significaba belleza para mí, hecho hombre. Cuerpo y alma. Aunque al principio eras básicamente cuerpo, para que voy a negarlo. Caliente. 100% follable. No recuerdo las veces que me masturbé pensando en ti, me humedezco solo al recordarlo..

Robinson_Cutipa
Rango4 Nivel 18
hace 8 meses

Crudo Indigo. Genial.
Tu historia no debe terminar con un "I fueron felices para siempre"
tu historia debe terminar con un "I cogieron felices para siempre"

IndigoDolphins_73
Rango6 Nivel 26
hace 8 meses

🤣🤣Gracias Robinson! No sé si acabará así o no. Lo de "fueron felices..." tengo claro que no.

Javico
Rango4 Nivel 18
hace 8 meses

Hola Indigo

Repites mucho frases enteras y eso no ayuda, es más cansa
al lector y le agobia, es completamente innecesario, no se logra
ningún efecto.
Luego, como lector, me pierdo cuando dices: "volviste a desaparecer"
¿cuando fue la primera vez que desapareció?

Otro apunte, eso de 100% follable no queda bien y me explico:
es una frase de andar por casa o chabacana, es mejor escribir
con una mayor elegancia aunque se digan guarradas, no sé si
me explico.

Lo dejo aquí, espero que ayude en algo, este comentario
saludos, iba a decir húmedos, pero con este calor
tengo el aire a tope.

Don_Diego
Rango10 Nivel 49
hace 3 meses

Vaya mujer. Realmente sincera.


#3

Fui directa a ti y tú también. Tú lo fuiste más. “¿Quieres acostarte conmigo?”. Con cualquier otro me habría bastado para reírme en su cara y largarme, pero tú lo dijiste como algo natural, casi tierno, obviamente conocedor de tu atractivo, por supuesto, pero había algo más. En aquel momento no pude identificarlo; ahora sé que tiene que ver con tu predilección por hacer las cosas simples...y rápido.Y ambos lo sabíamos con absoluta seguridad. Aquello iba a suceder No tiene que ver con ser arrogante, tiene que ver con certeza , con confianza, no solo en ti mismo sino en mí. O quizás sí hay arrogancia, pero qué me muera si no puedes permitírtelo. Incluso te hace más deseable.
En cualquier caso dije que sí. Creo recordar que inmediatamente y con absoluta convicción. Pero una vez resuelta esa pequeña incomodidad, terminaste tu cigarrillo y pediste dos copas. Las acompañamos con bollos y nata. Acabaron siendo varias rondas, al menos para ti. Decidí pararme en el tercer vodka. Porque era mediodía y porque no quería estar borracha para lo que prometía ser el polvo del año. Tú, en cambio, charlabas con la más absoluta normalidad, encantador, divertido, el habitual coqueteo que empleas con hombres y mujeres por igual, eso que acabé denominando para mí misma como “marca de la casa”. Incluso parecía que habías cambiado de opinión acerca del sexo de no ser por ciertos destellos oscuros que aparecían a veces en tus ojos.
Tus ojos.
Tu rostro es absolutamente hermoso. Me pierdo en sus líneas, la perfección de tu nariz, tus pómulos marcados, tu poderosa mandíbula que solo me hace pensar en morderla, las arrugas de tu frente, el entrecejo que frunces cuando estás absorto en algo o cada vez que quiero pelearme contigo, tu cicatriz. Pero son tus grandes ojos azules los que me hablan de lo más profundo de ti. Y de mi. Brillan, se endurecen, viran al verde, o al gris, se oscurecen, se abren. Se cierran y me dejan fuera. Ríen o lloran. Me matan o alumbran mi camino... Está bien, volvamos al sexo.

_ ¿Como quieres hacer esto?_ preguntas nada más cerrar la puerta de tu casa.
_¿Te refieres a...?_ me siento terriblemente nerviosa. ¡Mierda, debería haberme tomado al menos una copa más!
_...a follar _ me respondes con una sonrisa de medio lado.
_ ¿Por qué? ¿Tienes alguna especie de menú?_ suelo ponerme irónica cuando estoy nerviosa.
_ No, el menú es único: sólo hay carne. Pero algunas la prefieren poco hecha y otras más.
_ Me gusta la carne casi cruda._ suelto con voz profunda, alzando los ojos y fijándolos en los tuyos
Cogiéndome por las caderas, me sientas en el primer mueble que encuentras, me sacas las bragas y te desabrochas los pantalones, mientras me besas ferozmente. Cinco minutos después nos estamos corriendo casi al mismo tiempo. Crudo. Corto. Y COLOSAL.
Podría decir que luego nos duchamos juntos, me preparaste algo de comer y me quedé a dormir contigo después de haber echado otro polvo menos apresurado. Pero no fue así. Recogí mis bragas del suelo y salí por la puerta. Creo que ni siquiera te miré. ¿Soy una zorra?. Es posible. ¿No estaba realmente interesada en ti? Claro que lo estaba. ¿Quería hacerme la dura contigo? Eso no habría servido de nada. No. Así es como es. Como debe ser.

Don_Diego
Rango10 Nivel 49
hace 3 meses

Colosal; esa parte fue genial.


#4

No puedo creer que esté teniendo esta conversación otra vez:

_ Ya te he dicho que no me gusta. No me gusta lo que hace ese tío, no me gusta lo que te hace a ti y a su novia_ Teresa está fuera de si, de nuevo
_ Sí, ya me lo has dicho. Muchas veces_suspiro, mientras pongo los ojos en blanco.
_ ¿Y de que sirve?_ se encoje de hombros_No parece que me escuches. Estoy preocupada por ti. Apenas te relacionas con otras personas, no sales, casi no trabajas...
_ Estoy escribiendo. Sabes que me vuelvo huraña cuando escribo_Me estoy excusando, lo sé
_ No, no te vuelves huraña cuando escribes. Te vuelves huraña cuando sabes que estás haciendo lo que no debes pero te empeñas de todos modos.
_ ¿Y que crees que debo hacer, Tere?_ pregunto con un tono de fastidio._ siempre he sido así.
_ DEJARLE, de una puñetera vez!!. Hay más gente en el mundo con la que follar...
_ Lo haría, contigo, pero nunca quieres_ me burlo, con la esperanza de que se avergüence y me deje en paz. Teresa es mi amiga pero siempre le estoy tirando los tejos. Aunque sí que es cierto que me atrae y en alguna ocasión he fantaseado con ella, en realidad, lo hago porque me divierte incomodarla. Abre mucho sus enormes ojos verdes y hace una mueca de desesperación pero no se da por vencida y vuelve al ataque:
_ ¿Y que pasa con tu hijo?
_ ¿Qué pasa con él?_ pregunto, ahora molesta.
_ Te necesita
_ ¿Insinúas que no le presto atención a mi hijo?_ estoy alzando la voz, por lo que sospecho que hay algo de verdad en lo que acabo de decir
_ No he dicho eso_ dice delicadamente_ Además también tiene a su padre, pero este hombre ocupa demasiado tu mente, es como si estuvieses ausente la mitad del tiempo. Teniendo en cuenta que ese es también el tiempo que estás con tu hijo, es como si estuvieses con él solo al 25%
_ ¿Qué demonios estás diciendo?_ y no puedo evitar reírme.
_ Vale, de acuerdo_ ella también se ríe_ Lo que acabo de decir es una bobada, pero sabes que tengo razón. Un poco al menos, Y sabes que te quiero.
_ Podías quererme un poco más y echar un polvo conmigo_ digo guiñándole un ojo.
_ Vete a la mierda_ suspira_ Además creía que estabas perfectamente cubierta con el señor Superdotado...
_ Lo estoy, pero pensaba proponerle un trío
_ ¡Oh, por el amor de Dios! ¡Estás enferma!- dice mientras rueda los ojos y coge su bolso.
_ ¡Estoy segura de que disfrutarías!_ le suelto, divertida, mientras la sigo hasta la puerta.
Levanta su dedo corazón por toda respuesta y se marcha, dando un portazo. Yo me giro y me dejo caer en el sofá, todavía riendo. ¡Es una pena!.


#5

Dani se deja caer a mi lado con un bufido, totalmente borracho.
_ ¿Qué demonios haces aquí metida? Deberías estar socializando con todos esos estirados, eres mi gran baza.
_ Alguien tiene que cuidar de que os vayáis a vuestras casas en buen estado.
_ Pues creo que conmigo no has hecho un buen trabajo. ¡Joder, este tipo bebe como un cosaco y yo apenas puedo tenerme en pie!
_ Quizás es porque es más joven..._ no puedo evitar reírme.
_ ¡Que te jodan! No lo es. ¿Qué te parece?
_ Demasiado guapo _ respondo señalando con la cabeza al grupo de mujeres babeantes.
_ Ya. No viene mal un poco de distracción para las chicas de vez en cuando. Sois demasiado competitivas. Me refiero a todo, al proyecto, a estos tipos. Trabajareis con la mayoría, codo con codo. Y quiero que salga bien.
_¿Cuánto dinero hay por medio?
_ Mucho. Y prestigio.
_ Ok, haré lo que pueda. El proyecto es un reto, nunca hemos hecho algo así, pero parece interesante y se ven implicados, aunque ella es una bruja.
_ Ella no participará, solo ha venido en nombre de la empresa para redactar el contrato. El rompecorazones se hará cargo de todo.
_ Creí que solo era asesor.
_ Es bastante más que eso _ murmura.
Levanto las cejas pero me ignora y cambia de tema.
_ Creo que me iré a casa. Mi mujer va a matarme. Llevo cinco días llegando de madrugada.
_ Te acompaño. Una también tiene familia aunque a veces no lo parezca.

Le empujo del asiento hasta que consigue levantarse pero está tan borracho que apenas puede caminar. Miro a mi alrededor, buscando a alguien que me eche una mano, cuando me encuentro con tus ojos. Me estás mirando fijamente desde la barra. Hago un gesto con la cabeza señalando a Dani y te acercas para cogerlo por la cintura y sostenerlo.
_Creo que deberías salir a buscar un taxi _ sugieres, elevando las cejas.
_ ¿Puedes solo con él?_ te miro indecisa, se te ve bastante más delgado que mi jefe pero me aparto.
_ Lo intentaré.
Cuando te pasas su brazo por los hombros, lo levantas aparentemente sin esfuerzo y me sonríes, indicándome la puerta con la barbilla. Salimos a la calle y llamo al servicio de taxis, mientras tú ayudas a mi jefe a sentarse en la acera y te sientas también, a su lado, apoyándolo en tu regazo. Él murmura algo incoherente y parece quedarse dormido. Sacas un paquete de cigarrillos y me ofreces uno.
_ No gracias. Intento dejarlo.
_ ¿Por qué?_ preguntas después de encender el tuyo y dar un larga calada.

Me gusta tu forma de fumar, me fijo en tus manos, dedos largos, tamaño ideal; una imagen de ellas sobre mis pechos cruza mi mente. ¿Qué coño?
_ Bueno, ya sabes, es un vicio asqueroso_ digo mirando al suelo, avergonzada de mis pensamientos.
_ Sí, repugnante_ dices riéndote.
Me pregunto si puedes leer las mentes.
_ Así que eres la chica del jefe_ continúas después de un largo silencio.
_ No deberías hacer caso de comentarios. Tal vez yo haya oído lo mismo de ti.
Te ríes de nuevo, pero haces un gesto de amargura y vuelves la cabeza para mirarme.
_ Sí tal vez. Pero las cosas no siempre son lo que parecen, ¿verdad?_ y señalas con la barbilla _ Aquí llega vuestro taxi.

Apagas el cigarrillo con el pie, alzas a Dani con un brazo y ambos lo metemos dentro. Luego te quedas frente a mi, escrutando mi rostro hasta que me das un beso en la frente y te alejas sin más.
Observo como entras en el local y a pesar de que es muy agradable verte caminar, siento una sensación muy extraña. Algo conocido, como recuerdos borrosos de un sueño lejano mezclado con algo nuevo. Una especie de molusco, frío y viscoso se mueve por mi espalda.
Esa noche me acuesto con mi pareja después de cuatro meses sin sexo.

Don_Diego
Rango10 Nivel 49
hace 3 meses

O.o ciertamente me gusta la historia. Si la sigue ten por seguro que la leere 😁


#6

Por aquel entonces salías con aquella chica morena, Cristina, recuerdas?. No es que hicieseis una pareja espectacular, ella era bonita, aunque nada comparado con otras con las que estuviste. Sin embargo me encantaba la forma en que te miraba con sus preciosos y almendrados ojos negros y la dulzura con la que tú besabas su frente. Ay!, mentiría si dijese que no estaba celosa. Lo he estado de todas y cada una de tus mujeres pero simplemente ese no es mi lugar. En realidad me gusta así, me gustas así, con tus contradicciones y tus dudas, con tus grietas. Y con tus mujeres, con todas ellas.
Cristina me gustaba. Era el tipo de chica que parece ser mucho menos de lo que es. Pequeña, de apariencia tímida y huidiza como un ratoncillo de biblioteca, su lengua era afilada, su mente ágil y despierta y además, no sé por qué, me la imaginaba una fiera en la cama. Quizás era su mirada felina o sus gruesos labios. Entiendo por qué te gustaba, había algo genuino en ella. Siempre supo lo nuestro, estoy segura, como sospecho que también sabía de todas las demás pero por alguna razón me respetaba. Tal vez intuía que yo también estaba al tanto de todas tus aventuras y las consentía. Tal vez era tan retorcida como yo y eso le gustaba o simplemente sabía que, en el fondo, la razón de que lo vuestro no acabase de funcionar no tenía que ver conmigo, sino con ella. Con ella y contigo, juntos. ¿No es así como pasa siempre?
Al principio creí que ella no existía, que era sólo un rumor; tú estabas conmigo y con otras y jamás la mencionaste. Hasta que coincidimos en una fiesta a la que acudí con mi amiga Ariana.
Cuándo os vi entrar pensé que era otra más de tus amigas y de la manera en que solemos hacer las mujeres, con un rápido vistazo, la juzgué una competencia poco significativa. Y entonces me abordó en los baños.
_ ¿Así que fuisteis compañeros de trabajo?_ me soltó de una forma bastante brusca pero luego al ver que no la reconocía, suavizó su tono y me tendió la mano _ Soy Cristina.
Me quedé unos segundos sin reaccionar, observando su cara de gata, sus rasgos exóticos, su tez morena y finalmente estreché su mano y me presenté.
_ Sí, lo fuimos. ¿Y tú eres...? _ pregunté.
_ Su novia _ respondió al instante _ Lo sé, no te ha hablado de mí. No suele hacerlo, es muy discreto y muy celoso de su intimidad. No importa, mientras me dé el reconocimiento que merezco donde tiene que dármelo, ¿no crees?
Se echó a reír y yo me sentí incómoda con esa mujer y su agresiva sinceridad, sin saber si estaba marcando territorio o si era solo su forma de ser.
_ Tranquila, no muerdo _ dijo en voz baja, inclinándose hacia mi.
_ Eso espero aunque se te ve algo hostil.
_ ¿Tú crees? _ dijo riendo de nuevo _ No, soy inofensiva, pero reconozco que me encanta intimidar a la gente. Puedes averiguar muchas cosas sobre alguien viendo como se comporta cuándo se siente amenazado.
_ Seguro que sí. Yo personalmente, prefiero tocar las pelotas.
Esta vez nos reímos las dos y desde ese momento la encontré simpática. Eso fue lo que te dije después cuándo te confesé que no me importaba que salieses con alguien, que me gustaba que vieses a otras mujeres, que lo encontraba estimulante. Me miraste extrañado por un instante y luego tu rostro se suavizó con una sonrisa pero no dijiste nada. Me abrazaste y besaste mi frente en un gesto fraternal y volviste con Cristina.
_ Esa sí es la chica del aeropuerto _ murmuró Ariana, apareciendo a mi lado.
_ Pues es su novia.
_ Bien. Ahora ya lo sabes.

Una mañana temprano me la encontré en tu portal. Llevaba una bolsa de papel y una bandeja con dos cafés. Supongo que quería darte una sorpresa y llevarte el desayuno. Yo había pasado la noche contigo. Mentí. Le dije que una amiga mía vivía en el edificio y que acababa de dejarla en su casa porque había bebido demasiado. Se acercó a mí y me colocó el cuello de la chaqueta, sonriendo. Luego, sin decir una palabra entró en el edificio. Cuando llegué a casa vi que tenía una marca morada en el cuello, de tus dientes, justo donde ella colocó mi chaqueta. Nunca te conté esto. No sé por qué. Un mes después me dijiste que lo habíais dejado y me sentí culpable. No por haber estado acostándome contigo mientras salíais juntos, sino por haberle mentido ese día. Fue como si la menospreciara y para nada era así. Deseé poder decirle que la admiraba pero jamás volví a verla.

Don_Diego
Rango10 Nivel 49
hace 2 meses

Muy buena e interesante historia 😁👍

Don_Diego
Rango10 Nivel 49
hace 2 meses

:-O usted disculpe pero siempre pense que era hombre quien escribia la historia.

Don_Diego
Rango10 Nivel 49
hace 2 meses

En absoluto. Solo que no me lo imagine.

Yoyi
Rango6 Nivel 27
hace 2 meses

Me encanta sobremanera ese "realismo sucio" tan limpio que esgrimes... de verdad que es genial. Pocas veces he encontrado, con anterioridad, a alguien que exprese sentimientos tan profundos, de una forma tan cruda, sin dejar de ser literaria. Me gusta mucho tu trabajo.

IndigoDolphins_73
Rango6 Nivel 26
hace 2 meses

Muchísimas gracias por leerme y por tu comentario. Así es un placer escribir.


#7

Hubo otros dos hombres importantes y hermosos en mi vida, aparte de ti. Los tres compartís el mismo nombre.
Uno es el padre de mi hijo.
El otro llegó a mí cuando yo tenía 16 años y él 30. Siete años después se suicidó aunque no estuvimos juntos todo ese tiempo. Tampoco fue mi primer amor, ni mi primer novio, ni siquiera mi primer polvo. Pero fue el primer hombre que deseé, con él que sentí el hambre insaciable por primera vez. Él me demostró que en realidad no quería saciarla, que lo que más deseaba por encima de todo era el deseo mismo. Y que el deseo lleva implícita su insatisfacción.

Mi primer hombre hermoso era profundamente tímido, encantador, dulce. Y terriblemente sexy. Además cuando le conocí, prácticamente me doblaba la edad y eso le hacía aún más atractivo a mis ojos. Me hubiese gustado poder decir que ejercí de Lolita y le seduje pero ese no era el punto. Él estaba de vuelta de muchas cosas, entrando de lleno en otras, no estaba para niñas caprichosas.
Tenía a todas las mujeres que se le antojaban y yo no era más que una cría. A veces incluso un poco molesta. Solía revolotear a su alrededor, curiosa por un montón de cosas, él obviamente, pero también me atraía su mundo; era músico y el ambiente de drogas, sexo y rock & roll era como miel para mí. Dios sabe las veces que me sacó de su casa y de su cama casi a patadas, al igual que de un montón de antros, pero sé que solo quería protegerme. Durante casi dos años prácticamente lo acosé y él se dedicó a ignorarme. Después me fui a la universidad y apenas nos vimos. Hubo una ocasión, durante las navidades del año que cumplí 20, en la que me lo encontré de madrugada en un bar. Yo había bebido más de la cuenta así que me lancé a por todas y le pregunté si podía ir a dormir con él. Para mi sorpresa dijo que sí y entonces le besé. Cuando salimos a la calle era ya de día. Una mañana preciosa, helada y azul. En su casa lo único que hicimos fue dormir abrazados aunque habría jurado que noté su erección en mi trasero, pero meses más tarde, me enteré de que había comenzado a salir con Helena, una morena de largas piernas y tetas perfectas y supuse que me lo había imaginado.
Cuando me licencié y volví a casa, las cosas cambiaron. No para mí, había tenido mis historias y me había divertido durante esos años, pero seguía loca por él. Sin embargo él me miraba diferente, a veces incluso parecía que me observaba. Además Helena ya no estaba. Empezamos a frecuentar los mismos lugares, a compartir amistades. No llegamos a intimar verdaderamente, fue más bien como una especie de estudio de campo.
Y una noche fui a verlo tocar. Creo que me miraba desde el escenario. Cuando al acabar, pasé a saludarlo, me invitó a una copa. No llegué ni a probarla. Durante el tiempo que tardaron en servirnos me miró con tal intensidad que mis bragas se empaparon. Iba a agarrar mi vaso, cuando él lo apartó y se abalanzó sobre mí. ¡Dios, ni siquiera pudimos llegar a su coche! Acabamos contra una pared en el aparcamiento.
A partir de ese momento fuimos amantes. Ni novios ni amigos. Prácticamente lo único que hacíamos cuando estábamos juntos era follar. Y colocarnos. Él estaba bastante enganchado a la coca en esa época y también tomaba alguna mierda más a la que luego acabó enganchándose también. Básicamente todo era coca y sexo. Mucho sexo. A él le encantaba y era fabuloso en la cama. Claro que no solo me follaba a mí. Eso era parte del juego. Me lo contaba todo: a quién, como y cuantas veces. A mí me volvía loca pero descubrí con sorpresa que cuanto más lo hacía, más me gustaba. Follármelo por celos o después de haber estado con otra se convirtió en un adicción para mí. Era como cabalgar sobre una espiral de poder y rendición que giraba sin parar. La sensación se sentía deliciosa, mucho más que el propio sexo y él lo sabía. Disfrutaba de mis celos y mi hambre de él casi tanto como disfrutaba yo y durante meses no dejó de crear nuevas maneras de alimentar mi deseo.
Por desgracia, yo no era la única adicta, aunque lo suyo era más serio. Comenzó a meterse cosas que le provocaban cambios de humor espantosos. Sus deseos sexuales se volvieron más retorcidos y oscuros, y mi necesidad de él era tan fuerte que siempre accedía. Pero eso no le bastó. Su mente se fue perdiendo y se hundió. Nunca había sentido celos de mí pero ahora veía cosas que nunca existieron. Apenas podía dormir y cuando lo hacía, se despertaba a gritos, hecho un amasijo con las sábanas, tratando de escapar de un mundo que lo atrapaba poco a poco. Me fui a vivir con él, en un intento de ayudarle y traer algo de luz a su vida, pero yo era demasiado joven y tampoco tenía ni idea de lo que consumía; mientras estuvimos juntos solo permitió que tomara cocaína o marihuana. Lo demás estaba vetado en mi presencia. Se cerró completamente y los demás a su alrededor también se negaron a hablar hasta que fue demasiado tarde. Hasta que empecé a encontrar hipodérmicas por su casa y entonces decidí que había llegado el final. Yo no podía ayudarle, ni nadie. Me mudé a otra ciudad o no habría podido alejarme de él. Siete meses después, alguien me dijo que había muerto.

Aún no he sido capaz de visitar su tumba.

Hace alrededor de 1 mes

4

3
Don_Diego
Rango10 Nivel 49
hace 27 días

Ya extrañaba esta historia. 😁👌

Temple
Rango6 Nivel 26
hace 15 días

Bueno... Es salvaje y... salvaje

Temple
Rango6 Nivel 26
hace 15 días

Ahora creo que me di cuenta de que el realismo sucio no es para mí, es realismo sucio esto ¿no? Bueno, no me malinterpretes, tu trabajo es muy bueno. Solo que si una persona a la que le gustase el realismo sucio hubiera leído esto, se quedaría fascinada. Pero, ese no es mi caso. Impecable tu trabajo.

IndigoDolphins_73
Rango6 Nivel 26
hace 15 días

Realismo sucio? Sí, eso me dicen. Si te digo la verdad escribo como me brota, no pretendo incluirme en un género o en otro.
Sí es cierto que este me gusta para leer y me siento cómoda en él para escribir, pero no descarto otros. Creo que he publicado alguna cosa diferente. Échale un vistazo si gustas @Eterno_Arrivederci .