Galin_H
Rango6 Nivel 26 (841 ptos) | Novelista en prácticas
#1

Todos estamos de paso en la tierra, nadie está para ser infinito, pero Brith que tiene ocho años de edad, no lo entiende. Brith está en busca del amor, un amor familiar, amistoso, cómodo, que lo haga sentir por primera vez amado; tiene un perrito, su todo, lo único que no lo hace sentir solo.

¿Pero…nacemos para morir no es cierto?

Hace alrededor de 1 año Compartir:

0

5
#2

Capítulo 1: Descuido total

En una noche en Grecia, el frío arrasando con todos, un niño llamado Brith, con ojos verdes que reflejan amor y en el fondo se ve el vacío, un vacío que no ha podido rellenar nadie. Este niño no puede dormir, pero no por las mismas razones de los niños comunes, como: “le tengo miedo al coco” “algo me saldrá debajo de la cama” “me quedaré jugando videojuegos” pues no, él estaba despierto porque su mascota Pecas, un dálmata, estaba muy enfermo y no podía dormirse sin saber que estaba bien.
El perro chillaba de dolor y al pequeño se le colocaban los ojos llorosos al darse cuenta que su mascota sufría.
–no llores pecas–decía Brith llorando y acariciando a su perro–ya se te va a pasar.
Luego de llorar y de pasar toda la noche cansado, El Niño se queda dormido con su perro. A la mañana siguiente despierta y su perro no está junto a él.
Sus Ojos se empañan y corre a buscarlo, baja las escaleras y encuentra a sus padres, los dos sentados en la mesa.
–¿han visto a pecas?–les pregunta Brith.
–no–les responden los dos al mismo tiempo, sin mostrar ningún sentimiento En Sus voces.
Brith sale al patio delantero y encuentra a su perrito pecas corriendo detrás de un animal.
Hacia sol pero mucho frío y aún había nieve en el piso.
El perro corría sin parar y Brith sonrió.
Brith lo llamó y pecas se detuvo, corrió hacia él y con su lengua rosada lamió la cara del niño.
Él se ríe y se tira en la nieve con el perro.
–¿Tienes hambre pecas?–le pregunta.
El perro moviendo su cola lo lame y Brith se ríe de felicidad, por ver tan bien a su perro.
Brith y pecas entran a la casa y van a la cocina.
–madre ¿y la comida?–le pregunta Brith a su madre.
–me voy, apúrate amor,llego tarde–dice la madre del niño levamtandose de la mesa y saliendo de casa con todas sus cosas.
–adiós Brith–le dice el padre y sale detrás de la madre.
Brith suspira y abre el refrigerador.
–¿que quieres comer pecas? Podríamos hacer...¿waffles?
El perro ladra y da una vueltita.
–bien, haremos waffles–dice y acaricia la cabeza de pecas.
Brith hace los waffles y hace uno más pequeño para pecas.
Se sientan en el césped y se comen los waffles.
Luego de comer, juegan un rato y así pasan el día.

Hace alrededor de 1 año

0

1
#3

Capítulo 2: Solo

Todos los niños en el colegio de Brith eran buenos con él, realmente él se llevaba bien con todos ellos. Un lunes en la mañana, luego de desayunar, Brith se despide de pecas y se monta en su transporte escolar. Llega al colegio y entra a su aula con todos sus compañeros. La profesora da la clase y luego es la hora de salida. Todo iba normal hasta que Brith llegó a la casa.
Entra y la casa está sola, le pareció extraño que pecas no saliera a saludar, por lo tanto comenzó a llamarlo y buscarlo por toda la casa.
Cuando llega a su habitación lo encuentra tirado en el piso chillando.
Brith se quita la mochila y la tira al suelo, se arrodilla rápidamente y lo acaricia.
–¿que tienes?–dice preocupado.
Lo carga y lo acaricia para ver si se le pasa el dolor.
Mientras Brith pensaba que al perrito se le estaba quitando el dolor, porque ya dejaba de chillar, en realidad el perro moría, moría en sus brazos.
–pecas...–dijo al ver los ojos cerrados de su perro–pecas–dice y se le escapan las lágrimas–¡pecas!–grita y lo mueve un poco En Sus brazos para ver si despierta.
Al ver que no despierta se coloca a llorar y abraza a su perro.
–lo siento pecas, perdón por no haber llegado antes–decía Brith mientras lloraba.
El Niño se sienta y no se levanta, solo se queda ahí, solo.

Pasan las horas y los padres llegan a la casa, El Niño aún seguía con su perro en los brazos, pero estaba dormido.
–¿Brith?–le pregunta la madre.
Brith despierta y la mira.
–¿que se supone qué haces?–le pregunta.
Él mira a sus brazos y comienza a llorar.
–¡Paul, el perro murió!–gritó la madre con asco–¡aléjate de él Brith!–le grita la madre al niño.
El Niño sin querer soltarlo sigue llorando y niega con la cabeza.
La madre lo sigue regañando hasta que el padre entra y le arranca al perrito de los brazos.
Brith coloca su cabeza en medio de las rodillas y abraza sus piernas.
–Brith, todas las mascotas mueren–le dice su madre a los golpes–supéralo.
La mujer sale de la habitación y lo deja solo.
Brith no se levanta. Y aunque dirían que a las personas grandes les duele más perder a alguien cercano porque tienen más tiempo viviendo...es mentira, todos tenemos sentimientos y Brith con solo ocho años, amaba a su perro con todo el alma. Perder a su mascota significaba quedarse solo, ya que sus padres lo trataban como si no fuera su hijo, Brith no les valía nada.

Hace alrededor de 1 año

1

1

#4

Capítulo 3: Escape

Días después de la muerte de pecas, Brith decide salir a dar un paseo por donde paseaba siempre con pecas. Brith cambió completamente, él mismo se sentía cambiado, sentía que no valía la pena seguir viviendo, eso que solo tenía ocho años de vida y ya su vida le parecía una pérdida de tiempo. Pero yo digo que es porque sus padres no le prestaban atención, jamás tuvo el apoyo sificiente y tuvo que superarlo él solo.
Cuando sale a caminar se encuentra a Caro, su amiga del colegio.
–¡Caro!–dice él emocionado.
–¡Brith!–dice ella.
Camina hacia él y se abrazan.
–¿qué haces?–le pregunta él a ella sonriendo.
–me mandaron a comprar algo del orfanato.
–¿orfanato? ¿Que es eso?–le pregunta Brith extrañado.
Ella se ríe.
–esa es mi casa–le dice con ternura.
–¿tú casa?–le dice él evitando reírse.
Ella lo agarra de la mano.
–¿quieres ver?–le pregunta Caro a él.
Brith asiente y caminan juntos.
Llegan a una casa inmensa, Brith la mira y ella asiente.
Entran de la mano y mira a niños jugar, otros cantar y muchos correr.
El Niño sonríe -me gusta- piensa asintiendo.
–¿vives con todos ellos?–le pregunta a Caro.
–sip, ellos son mis hermanos–le responde la niña.
Él asiente.
–¿y tus padres?–le pregunta.
–emmm...ellos me dejaron aquí, por eso ahora vivo aquí, pero sé que algún día una familia vendrá por mi.
–ya...pero por lo menos tus padres fueron sinceros contigo–le dice él.
Ella frunce el ceño.
–¿por qué lo dices?–le pregunta al no entender.
–porque no te quisieron y te dejaron para que alguien más te quisiera, pero mis padres no me quieren pero no me dejan y eso hace que nadie más me quiera.
Ella asiente con dificultad.
–¡oye caro!–le gritan a la niña–la cuidadora Mary te manda a decir que si puedes ayudarla con algo, creo que ha llegado un niño nuevo y tiene dificultades para caminar–el chico de aproximadamente 11 años se encoge de hombros y se va.
–¿me acompañas?–le pregunta ella.
Brith asiente.
Caro comienza a caminar y Brith la sigue, llegan a una oficina en donde se encuentra a la cuidadora Mary con un niño, que era sentado en una silla, sonriéndole a la cuidadora.
–hola Caro–Mary hace una pausa y ladea la cabeza al no reconocer a Brith–¿y tú eres...?
–oh, soy Brith–le dice él estendiendole la mano.
Mary le sonríe y le estrecha la mano.
–¿caro, podrías acompañar a Ryan a su habitación? Está en la misma que tú.
Caro asiente y le sonríe a Ryan.
Ryan se levanta con dificultad y comienza a caminar algo raro.
Luego de que ellos acompañaran a Ryan entrar a su respectiva habitación, salieron al patio delantero y hablaron por un rato, hasta que mandaron a entrar a Caro y Brith se fue a su casa.
Ese día también estaba solo–como siempre–por lo tanto subió al ático y comenzó a hacer unos planes, unos planes que no son normales, y mucho menos en la cabeza de un niño de ocho años: un escape.

Hace alrededor de 1 año

0

1
#5

Capítulo 4: Feria

Tres días despues, Brith ya tendía su plan hecho, él ya no quería vivir en esa casa, quería vivir en donde vivía su amiga Caro. Ya que él decía que allá por lo menos estaba acompañado y habían personas que se preocuparían más por él que sus propios padres.
Eran las nueve de la noche y los padres de Brith estaban tan ocupados en el trabajo, que ni siquiera se habían dedicado un minuto de sus vidas para subir a saludar a su hijo. Así que Brith vio que era el momento, ya tenía que irse. Comenzó a salirse por la ventana y cuando llegó al suelo se fue corriendo lo más rápido que pudo. Él llevaba una mochila y unas cuantas cosas en la mano, lo que él decía que era necesario.
Para llegar al orfanato tenía que pasar por un estilo de puente, por el cual había pasado la otra vez con su amiga.
Pero ese día, él no sabía que había una feria al rededor del puente, había demasiada gente.
El Niño suspira y comienza a caminar entre la gente para poder llegar al puente. Pero en un descuido choca con alguien y cae al suelo.
–¡lo siento!–dice una niña.
Él voltea a mirarla y lo único que pido pensar fue: “es la niña más hermosa que he visto en este planeta”
Brith le sonríe y la niña de ojos azules le tiende su mano para ayudarlo.
Al levantarse se quedan mirando.
–de verdad perdón–le dice la niña.
–no...no importa, andaba distraído.
La niña con el cabello rubio y ojos azules le sonríe tiernamente.
–¿como te llamas?–le pregunta él al no poder resistirse.
–Lily, Lily Claesson–le responde la pequeña–¿Y tú?–le pregunta.
–Brith Jonson–le responde.
–¡Lily!–escuchan los dos que grita una mujer.
Los dos niños voltean.
Una mujer con la misma apariencia que tenía Lily la llamaba, con un bebe de aproximadamente tres años en brazos, pero con unos ojos azules tan perfectos que Brith pensó: <>.
–adiós Brith–le dice Lily.
–adiós–le responde él sonriéndole.
Brith no le quita la mirada y escucha:
–¿y Fede?–le pregunta lily a quien se supone que es su madre.
–lo tiene tu padre, ve con tus hermanos–le responde la mujer.
–dame a Jack, yo lo llevo–le dice lily.
La mujer le entrega a lily El Niño y ella con esfuerzo lo carga y se lo lleva.
Brith la pierde de vista y sigue caminando.
Pasa el puente y llega a una calle completamente sola. Pero cuando va cruzando la calle un carro aparece al doblar la esquina a toda velocidad. Brith se queda paralizado y solo grita.

Hace alrededor de 1 año

0

1
#6

Capítulo 5: Noticia

Llegan como tres ambulancias, policías, personas que vivían alrededor, todos allí abajo, viendo algo que probablemente quedé marcado para todas las vidas de aquellos presentes. Un niño atropellado.
Mucha gente de la feria llegó hasta allí, ayudando a encontrar a los familiares del niño ya muerto. Necesitaban encontrar a alguien.
Pero jamás sus padres dieron la cara por ese pequeño niño de ocho años, quien a pesar de todo, buscaba la manera de vivir feliz luego de la pérdida de su perrito, su única compañía.
Caro se enteró por las mujeres del orfanato, que lloraban por el niño que no habían conocido, pero aún así, era un niño, un niño que deseaba ser amado por alguien. Caro no pudo ni escuchar la primera frase de la noticia cuando ya estaba llorando por su amigo, cuando no podía mostrar más que el dolor que sentía.
No solo sufrió ella sola, sino también los maestros y compañeros del pequeño, quienes lo valoraban.
Al revisar sus cosas vieron sus planes y pro supuesto hizo que causara más dolor en las personas.
Los padres jamás sufrieron.
Bueno...eso es lo que ellos dieron a pensar, pero ¿quién sabe? Probablemente el arrepentimiento y el dolor los haya matado por dentro.

Hace alrededor de 1 año

0

1
#7

Nota de autor.

Cómo pudieron leer, en esta historia hay más de una enseñanza, hay más de una reflexión, porque habla del desinterés familiar, el amor a las mascotas, la amistad y el dolor. No tengo mucho que decirles acerca de esta pequeña historia porque realmente creo que ustedes mismos aprendieron. Solo quiero dejarles en claro que Brith quería ser amado y que como este personaje hay MILES de personas en este mundo, miles de personas que buscan el amor. Si nos ponemos a ver, esas personas que son calladas o las que son muy extrovertidas, las que son educadas y las que no lo son, los que muestran afecto y los que no, todos ellos tendrán razones de ser así y aunque sean distintas razones y acciones, tienen un mismo objetivo: encontrar el amor. Todos en nuestra vida buscamos el amor, ojo, no hablo de parejas ni nada de eso, hablo de la familia, amigos y animales en varios casos; pero hay personas que por suerte ya lo tienen, ya tienen todo el amor que necesitan, mientras que otros aún lo buscamos. Cuando nos demos cuenta de cosas cómo éstas, el mundo cambiará, ténganlo por seguro, porque aquellas personas que buscan el amor, se verán y se ayudarán a obtener lo que ambos desean. Pero mientras todos tengamos los ojos y la mente sellada y pensemos nada más en nosotros mismos...seguiremos igual.
Espero que realmente les haya quedado algo de mi historia, pero sobre todo que la inculquen en los demás y que ustedes mismos la apliquen.