Preluden6
Rango3 Nivel 11 (122 ptos) | Cuentacuentos freelance
#1
    Partes:
  • #2

Sin rumbo caminaba por la habitación, la sangre iba fluyendo al suelo, los cortes verticales en sus manos habían dolido, si, pero fue mayor el sentimiento de paz 5 litros debían vaciarse, en ese intento de acelerar el proceso se había puesto de pie pero ya la falta de sangre daba vestigio de que se acercaba la muerte, el cansancio, una profunda pesadez en sus miembros. Se tumbo finalmente mojando su pantalón con su sangre sus manos, aquello sin duda era una escena macabra pero para el no; era un hermoso escenario había puesto un espejo frente quería esa imagen de si mismo, quería que su ultima visión fuera la de su cuerpo muriendo porque durante mucho tiempo era la única imagen imaginaria que podía consolarle era ese sueño que hacia realidad. Este, el ultimo acto de su obra, el clímax, el desenlace perfecto, ya lo sabia shakespeare, el suicidio es la forma mas hermosa y poética de terminar una obra. Transporta al espectador a ese ultimo momento del protagonista su angustia y desespero su sin salida, lo hace entender la decisión.

Hace alrededor de 1 año Compartir:

0

1
#2

Asi esta hecho, el primer acto, el suicidio del poeta, su gloria alcanzada, el verse morir por su propia mano aquel sueño realizado asi fue hecho entonces los aplausos y ovaciones llenaron sus oidos todo el estruendo de voces alabando aquel explendido espectaculo realizado para si mismo con una leve sonrisa culmino y damos inicio al segundo acto, este no planeado por el poeta, este que no existe y que ha inventado el espectador que no estaba presente.
Suaves manos de madre acarician sus heridas que no sangran, que estan secas pero abiertas suben por sus brazos hasta el rostro palido y sin vida. Imagen del terror, no de sueño, de pesadillas.
Sintio la madre la tersa piel de su recien nacido, aquel cuerpo diminuto y suave que buscaba a toda costa el calor y el alimento en el cuerpo de ella, sintio entonces tambien ese anhelo de proteger ese recelo de madre de alejarlo de todo mal, escucho la risa aquel cantico angelical de la voz de su hijo, miro de nuevo su rostro alegre sus ojos curiosos, su amor por ella, sostuvo las flores que el habia recogido del jardin para ella, su reconfortante beso y su abrazo en el frio. Ahora estaba ella en el frio, su alma un manantial que no podia contener se vertio todo por la sangre por la mirada sin vida frente a un espejo, aquel hombre que sostenia su existencia al igual que su alma estaba desperrada en el suelo

Hace alrededor de 1 año

0

0