Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64 (18941 ptos) | Premio de la crítica
#1
    Partes:
  • #2

Tocó a la puerta un par de veces, esperaba fuese amablemente recibida por el caballero al que había conocido unos días atrás. Le había parecido tan auténtico, tan sincero... tan real para ser un integrante de ese grupito de snobs al que procuraban en la biblioteca de la Universidad. Era diferente, ella lo sabía. Desde su sonrisa hasta su perfume; y esos pequeños detalles que nadie parecía observar, como esa mueca que, de repente, se le dibujaba entre los labios y las mejillas al no estar de acuerdo con algunas opiniones o como ese brillo tenue en sus ojos amielados y que destelleaba tras los cristales de sus anteojos cada que alguien mencionaba algo que le agradaba y en lo que estaba totalmente de acuerdo.

Hace alrededor de 1 año Compartir:

2

8

#2

Ella podía descifrarlo, casi podría jurar que lo conocía sin haberle dirigido una sola palabra. Si, eran pocos días para aseverar que lo conocía, pero... Así es ella, tiene una intuición que no se equivoca, sabe mirar con esos grandes ojos verdes que la hacen hermosa, su afilada mas pequeña nariz sabe percibir el “aroma del alma” —como ella suele definir a su extraña cualidad— y, como si fuera poco, algo hay en sus manos que, al tocar, traducen el calor de la piel a la realidad que vive en su más secreto interior la persona a la que tocan. No es dada a hablar de su habilidad psíquica, pues se ha topado con la fría ignorancia, los juicios irracionales y los infundados miedos de la gente. Es callada, muy seria y distante, pero no deja de sonreír y ser feliz con su entorno. En su interior sabe que el mundo es así y que, para salir adelante, sólo basta con ser ella misma. A diferencia de la gente que la rodea, ella es capaz de ver lo que cada uno esconde tras una sonrisa, una mirada torpe o un silencio amargo que se disfraza de atención o interés.

Nadie la puede engañar, es por eso que mira a ese hombre con ojos de saberlo todo ya, es por eso que su corazón se revuelca en su pecho de una manera dulce y atrevida, es por eso que sus mejillas se colman de un rubor que le calienta el rostro cada que sus ojos lo buscan entre la gente del grupo. Ambos gustan de la literatura y de la música, pues lo ha encontrado también deambulando por la escuela de artes. Ya no va a esas citas grupales para hablar del libro que están leyendo, sino para verlo, para descifrarlo, para encantarse con los colores de su aura, para llenarse los pulmones del perfume de su alma y para grabarse en su memoria cada pequeña mueca que su cuerpo haga.

Está enamorada, muy enamorada, por eso yace tocando esa puerta, porque lo conoce, lo sabe, lo intuye, lo anhela... lo ama. Y espera a ser recibida con el alma acalorada, su piel suda, sus manos tiemblan, sus ojos lloran, pero su cuerpo lo disimula —o ella—. Tiene la habilidad de no mostrar sus emociones cuando se presente ante alguien, así lo sepa ya en su interior.

Espera unos segundos, la puerta comienza a abrirse, detrás de ésta aparece el motivo de su visita; el alma le baila y el pecho le brinca, pero se lo guarda, lo esconde, lo calla, lo respira... Se encuentra con esos ojos miel, libres de los anteojos, y pareciera que el otoño cae ante ella... Su mente se colma de paz, de un sosiego que la abraza como si fuesen hojas secas cayendo sobre su piel en un atardecer ante el sol más tibio que haya podido tocarla. Sus labios sonríen, sus ojos verdes se preñan de la miel que ese caballero derrama al sonreírle con la mirada.

El silencio los aguarda, el tiempo se detiene... Ella se abalanza a su boca; lo besa, lo siente... Y él, pasmado, se agita, mas no la aleja, no la quita, no la avienta como lo haría cualquiera al ser acosado de tan agresiva manera. Sus manos trémulas la rodean de la cintura, la aprietan mientras sus labios responden a ese beso repentino, a esa emoción de la nada, a ese encuentro que ya había sido escrito mucho antes de que ellos nacieran. Ella lo inspira en cada roce, mientras él la bebe en cada caricia. Se desnudan el paladar, se tibian las lenguas, se empapan de sus salivas y de esas ganas escondidas que ninguno sabía que estaban ahí, en espera de despertar.

Se traducen en un beso que dura la eternidad en la que habían estado vagando desde el inicio de los tiempos; así fue el comienzo de algo que nunca terminará.

Hace alrededor de 1 año

6

5
enamoradadelaluna
Rango12 Nivel 59
hace alrededor de 1 año

Aww qué bello @Esu_Emmanuel, nos cuentas un romance y uns escena que se transforma en novedosa por la excelente amalgama de palabras y emociones que pintas!!

Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 1 año

Gracias por tu apreciación y lectura 😁, ¡Saludos!

MrsNoboda
Rango8 Nivel 37
hace alrededor de 1 año

Me encanta este tipo de narración tan descriptiva, logré involucrarme por completo, muy amena. @Esu_Emmanuel

Sarym
Rango16 Nivel 75
hace alrededor de 1 año

¡Oh, cariño! esto es sublime, adoro ti narrativa. Espero tenga continuación porque me dejaste hipnotizada con tu prosa. Saludos y nos leemos, querido.

teff_pg
Rango16 Nivel 76
hace alrededor de 1 año

¡Por Dios! Estoy anonadada. La forma en la que narras es maravillosa, haces que el lector sienta, perciba como si fuera él quien estuviera viviendo lo que has escrito.

De verdad, mi corazón latió absurdamente rápido, lo amé. En el fondo soy una romántica empedernida jajajaja.

¡Saludos! @Esu_Emmanuel

Esu_Emmanuel
Rango13 Nivel 64
hace alrededor de 1 año

Jajajaja me alegro que te haya causado esa reacción @teff_pg , muchas gracias por leer , ¡bella noche!