Patydelatorre
Rango7 Nivel 30 (1577 ptos) | Autor novel
#1
    Partes:
  • #2

Puedo escucharla… puedo escucharla.

Los relámpagos resuenan amenazantes. Me hace estremecer.

Me encojo temerosa y abrazo mis piernas como si eso fuera suficiente para protegerme.

Un relámpago más fuerte retumba en las paredes y cristales de esta casa, como una carcajada estrepitosa y descarada; se burla de mí y de mi miedo.

Cierro los ojos y muerdo mi labio hasta sentir el sabor metálico inundando mi boca.

Estoy aterrada. Aterrada de la lluvia y nadie lo entiende. Nadie entiende por qué. Sólo es agua. No me hará nada. Pero no lo entienden. El peligro no es la lluvia, sino lo que trae consigo, y lo que significa su llegada.

Me resigno. No. No hay forma de protegerse de la maldita tormenta… porque la lluvia no está afuera. Esta aquí, en esta casa. Siempre se las arregla para poder entrar a este refugio inservible.

Estamos solas. No hay nadie más aquí. No aparte de la lluvia y yo.

Puedo sentirla cerca y sobre mí, acechándome como un cazador con su presa; probando mis límites, hasta donde puedo llegar.

Hace 12 meses Compartir:

0

3
#2

Escondo mi cara aún más entre mis piernas, y me abrazo fuertemente. Pero eso no logra que me sienta ni un poco más protegida, porque estoy sola.
Porque cuando se va, se lleva la seguridad y la calma.

La lluvia lo sabe y aprovecha para aparecer.

Una gota.

Dos gotas.

El sonido me ensordece, cubro mis oídos para apaciguarlo un poco.

Tres gotas.

Cuatro gotas.

Se toma su tiempo para atormentarme, quiere hacerme enloquecer.

Cinco gotas.

Seis gotas.

Es el último aviso, lo sé. De todas formas ya no puedo más.

El silencio se extiende antes de dejarse a caer.

A este punto ya no tengo control sobre mí; he perdido la razón.

El chubasco cae sin piedad y me inunda. No me deja respirar.

Escalofríos recorren mi cuerpo; el frío penetra los huesos con tanta intensidad que me deja completamente entumecida, completamente debilitada.

Continúa lloviendo aunque ya estoy completamente empapada. Empapada en soledad y memorias; empapada en desdicha, en miseria; empapada en dolor y tristeza.

La lluvia viene a recordar.

La lluvia viene a despertarme para darme la bienvenida a la realidad.

Es mentira que después de la tormenta llega la calma…

Cada vez…

Cada vez que tú te vas,

me aterra…

porque no es coincidencia que llueva, cada vez que tú te vas.

Don_Diego
Rango12 Nivel 57
hace 12 meses

La tormenta reclama su territorio, el cielo, para de ahi gobernar todo y a todos cuantos cuantos ay bajo el. Y si quien se va de tu lado ha dejado un vacio ten por seguro que un dia volvera si es que de verdad te extraña y ama.