ElNoctambulo
Rango6 Nivel 25 (758 ptos) | Novelista en prácticas
#1

El la deseaba de un modo enfermizo en cierto modo, se había vuelto una adicción, y por parte de ella le pasaba lo mismo, el solo pensar en el la humedecía en el lugar donde estuviese, su deseo era tanto que a pesar que a pesar que ella era prohibida para el, se metía en su habitación todos los domingos en la tarde, trepaba hasta su habitación, sabía que su pareja estaba fuera de casa en las tardes. Ella siempre le pedía que se detuviera, pero el deseo era demasiado para que puedan aguantar estar a solo centímetros uno del otro, el la callaba con besos apasionados, casi a la fuerza, la tomaba de la cintura y la cargaba hasta la cama, o al lugar más cercano donde pueda colocarla en la posición que el deseaba.

Hace 12 días Compartir:

0

7
#2

Ella mordía sus labios mientras lo besaba, apretaba su cabello mientras sin descaro levantaba el vestido que ella llevaba, ella hacía lo propio quitando su camiseta, hasta estar casi desnudos, se podía sentir la intensidad de cada Caricia, de cada beso, ella se deleita de lo que reclama como suyo, y su boca saborea cada momento, el jadea fuertemente, y la tomaba del cabello mientras lo hacía, ella lo miraba lujuriosamente, poseída por sus deseos hacia el, sin decirle palabra alguna el sabía que lo seguía, la coloco encima de él y sin perder tiempo su lengua jugaba con el otro par de labios que ella poseía entre sus piernas, húmeda en cantidad, el disfrutaba de cada momento, apretaba sus caderas fuertemente mientras ella entre gemidos le pedía que el se adentre en ella, la situación se colocaba más y más intensa y ellos con deseos de provocar un incendio de pasión en la habitación.

#3

El la toma en sus brazos y la coloca encima de él ella lo toma con su mano y lo introduce lentamente dentro de ella, ellos estaban más que deseosos ellos estaban enloquecidos, ella ya montada encima de él se movía con fiereza el apretaba su derrière fuertemente, los gemidos hacían eco en toda la casa, la lujuria era dueña del momento y ellos solo eran esclavos de sus lascivos deseos, ella pego un fuerte gemido sus mejillas enrojecidas y los espasmos que sus cuerpos liberaba daban sentencia del éxtasis que ellos habían experimentado en aquel momento, ella cayó entre sus brazos, y por un momento hubo silencio en toda la casa,lo beso suavemente, lo miro, sabían que tenía que terminar todo por el día de hoy, el apresuró a vestirse, la beso una vez más y saliendo por el mismo lugar donde entró se retiro, ella se acariciaba sus senos pensando en la locura que era su aventura con el, pero el la hacía sentir viva, deseada, mucho más que con su pareja, sabía que estaba cometiendo una locura pero ella ya no tenía remedio, era adicta a el, así como el lo era a ella, y mientras eso siguiera así sus cuerpos se llamarían siempre, pero solo sé amarían a escondidas, ocultando su deseo por el, ocultando la lujuriosa adicción que siente por ella, ahora toca esperar, hasta que la semana agonice para ellos renacer, uno en el cuerpo del otro, y amarse sin decencia, sin medida, desendose loca y lascivamente. (Fin)

- Cesar, El Noctámbulo.
®2018