carlos1983
Rango9 Nivel 40 (3109 ptos) | Escritor autopublicado
#1

La ambulancia atravesó la Alameda Principal con las sirenas puestas y a toda velocidad por delante de Jessica, que permanecía esperando con su corazón que le palpitaba con tanta prisa como aquel vehículo en urgencias.

Jessica estaba muy nerviosa, delante de aquella terraza de la Cafetería El Desencanto.

Esa hermosa muchacha tenía una sonrisa encantadora con labios carnosos, unos grandes ojos marrones, unas pestañas largas que conseguían acariciar a la brisa. Llevaba puesto una falda de cuero ceñida y de color negro, una lencera roja y unos botines oscuros.

Ella, esperaba entusiasmada a su amado, impaciente porque podría ser uno de los mejores días de su vida. Llevaba una semana conociéndolo y sentía en su corazón, algo totalmente diferente a todo lo vivido en anteriores relaciones, notaba un fuerte cosquilleo en su estomago cada vez que lo besaba y era correspondida.

Concretaron en el mismo lugar donde se conocieron, puntual como nunca antes había sido la bella Jessica, miraba el reloj obstinada y le daba vueltas a la cabeza, en como le diría que fuese, el hombre de su vida.

Hace 8 meses Compartir:

2

6
Don_Diego
Rango12 Nivel 55
hace 8 meses

me gusta, voy a leerme lo siguiente.


#2

15:30 Pm.
Media hora antes de lo esperado y ya estaba Jessica allí.

Los camareros, comenzaban a sacar las mesas y las sillas a la calle, para empezar su jornada y servir a los primeros clientes el café tan rico que allí despachaban.

Jessica, permanecía en pie de un lado para otro, impaciente sin parar de mirar el móvil, todavía no le había escrito, pero era muy pronto, seguramente vendría de camino.
Ahora rondaba por su mente las palabras de su madre,- Tranquila hija, no lo des todo desde el principio, darte a valer, que luego se asustan al ver tanto compromiso-.
Pero ella estaba convencida de que ese hombre era diferente a los demás, lo intuía por la manera que la miraba, esa mirada tan tierna y tan dulce, ella lo sentía por como la trataba, tan caballeroso, tan humilde y a la vez dándolo todo, sin importarle quedarse sin nada, era perfecto para Jessica.

15:44 Pm.
Los camareros ya colocaron todo el mobiliario en aquella terraza, los primeros comensales se iban asentando y ella, miraba a ambos lados de la calle, esperando a ver la figura de su amado llegar, pero no aparecía, todavía era demasiado temprano.
Seguramente estaría buscando aparcamiento en aquella Alameda Principal, allí era complicado estacionar sin que fuese zona azul y tendría que pagar a toda consta si no quería recibir una maldita multa.
Además, poco a poco iban acumulándose coches en la carretera, formando una pequeña caravana y comprendería su tardanza.

16:01 Pm.

-Aun no ha llegado,-¿Por que pasa el tiempo tan lento?- pensaba Jessica, estando cada vez más angustiada-. Solo ha pasado un minuto Jessica, no se puede ser tan impaciente y cabezona, debo tranquilizarme o si no solo podré soltarle una risa tonta de enamorada y tampoco quería eso.
Pero vaya, poniéndome en su pellejo, hubiera intentado llegar antes que ella, coger un buen sitio al lado de aquella estufa de exteriores y levantarse al verme llegar, cediéndome su asiento. Pero bueno, ya no podríamos, ya estaban ocupados esos sitios.

La hermosa Jessica volvió a mirar a ambos extremos de la larga avenida intentado verle, pero seguía sin venir, los coches comenzaban a pitar desesperados por la lenta circulación, poniéndola aún más nerviosa de lo que estaba. Luego miró a una mesa redonda con dos asientos que seguían libres y decidió sentarse, porque ahora si que estaba convencida de que no iba a ser puntual su amante y tampoco quería que se quedaran de pie mirándose las caras, con un buen café y sentados juntos cruzándose miradas, sería más fácil para decirle todo lo que sentía por él.

16:06 Pm.
El camarero fue a su mesa para preguntar lo que deseaba, ella permanecía mirando el WhatsApp, comprobando la última hora de su conexión, se cercioró que fue a las 14:49, esa hora fue la última vez que se escribieron y ya no se conectó más.
Seguía sin extrañarle demasiado su tardanza, por la gran afluencia de coche que seguían pitando una y otra vez, algunos hasta bajaban su ventanilla para ver lo que pasaba, así que intentó tranquilizarse aunque no paraba de meditar si llamarlo o no llamarlo.
El camarero insistió y ella pidió un café ardiendo para ganar tiempo en aquella larga espera.

16:24 Pm.
Las palabras de su madre, sonaban ahora con más fuerza en la cabeza de Jessica, se estaba desanimando, no había ni recibido una llamada que le avisara que se le había hecho tarde, ni un solo mensaje pidiéndole disculpas por su atraso, nada, seguía su última hora de conexión a las 14:49 y ella estaba a punto de terminarse el café.
La desilusión se mostraba en su rostro, por un momento quería levantarse y marcharse y darle la razón a su madre, todos los hombres son iguales.
Cada vez se sentía más incomoda en aquella cafetería y sentada sola, la gente que allí estaban reían disfrutando de la tarde entre amigos, algunas personas la miraban con cara de extrañeza por verla tan solitaria, pero vaya, en esta ciudad nadie se conocía y el enfado de Jessica le hacía pensar que le importaba un pimiento lo que pensaran.

16:38 Pm.
La hermosa muchacha tan elegante, se levantó de la mesa después de haber pagado el café, no sabía si llorar de impotencia, gritar, salir corriendo...No sabía ni lo que hacer, se sentía muy triste, esa cita para ella era la más importante en años, venía convencida de que él sería su hombre ideal, no comprendía porque le dijo aquellas palabras tan hermosas, no comprendía porque le regaló tantas flores en cada día de la semana, no llegaba a entender esas cartas escritas por su puño y letra que le dejaba en su buzón cada mañana, antes de ir al trabajo.
Jessica sentía una presión en el pecho a la vez que veía los coches apartarse y dejar paso a la ambulancia, que volvía de vuelta con sus sirenas puestas y a toda velocidad.
Jessica, agachó la cabeza sin importarle nada, siguió la calle arriba convencida que habría vuelto con su ex, le daba mucha rabia que no le hubiera dado ni una sola explicación, así no se hacían las cosas, había jugado con sus sentimientos y con el amor que estaba comenzado a tener por él.
Ahora, más que nunca, aunque la llamara en ese mismo instante...estaba segura de no cogerle el móvil, su oportunidad había terminado.

Don_Diego
Rango12 Nivel 55
hace 8 meses

Me encanto man, al inicio me hizo reír la parte de soltar una carcajada vergonzosa de enamorada; y después me puso cada párrafo siguiente me puso mas atento sus pensares. posdata: yo siempre quiero pensar a futuro así que, me imagino que la ambulancia juega aquí un muy crucial papel (solo es mi hipótesis...)


#3

Al día siguiente, Jessica despertó con los ojos rojos de haber llorado durante toda la noche, no entendía como en tan poco tiempo, había sentido tanto por aquel hombre que la conquistó con su manera de ser y sus bonitos gestos, no entendía como estaba así de apenada, ella se consideraba fuerte en esos ámbitos amorosos, pero aquel hombre penetró en su alma con todas sus fuerzas.

Lo primero que hizo al levantarse fue sentarse en el sofá y coger un paquete de clínex, tenía la mirada perdida cuando escuchó la puerta abrirse y vio llegar a su padre con un periódico en la mano.

Se acercó a ella al verla tan triste y le pidió que se tranquilizara, dándole palabras de ánimos, diciéndole que había más pescados en el mar, que ese hombre no sabía lo que se perdía.

Ella miraba a su padre con sollozo, aceptando las palabras que le decía, luego se levantó entusiasmado dejando el periódico al lado de Jessica y le dijo que le haría la comida preferida de ella, que se calmara, que el tiempo lo curaba todo, a la vez que se adentraba en la cocina dejándola sola.

Jessica, sonándose y respirando hondo, recogió el periódico que había dejado su padre en lo alto del sofá, para distraerse y pensar en otra cosa que no fuera él y se puso a leer la portada...

NOTICIAS HOY.

"Ayer por la tarde, sobre las 15:24 Pm, se produjo un grave accidente en la Alameda Principal, en el cruce del Camino Heredia con Calle Juan Sebastián Bach.
Un Renault Megane, de color rojo, con el conductor que posteriormente dio positivo en alcoholemia, se saltó un semáforo llevándose a varias personas por delante en un paso de peatones.
Una mujer y su hija, permanecen en observación del Hospital Carlos de Haya, pero sin peligrar por sus vidas, por el contrario, un hombre de unos 35 años de edad, que portaba un gran ramo de flores y unos bombones, falleció al instante, al interponerse entre el coche siniestrado y la mujer que agarraba de la mano a su niña.
Ese cadáver, que aún sigue sin ser reconocido por sus familiares, ya que el móvil se destrozó en el momento y el leve incendió que se produjo, quemó su cartera con toda su documentación.
No obstante, a varios metros del accidente, se encontraron una carta escrita a mano, así que ahora la expondremos para quién se sienta aludido o aludida y pueda venir al Tanatorio de la Nueva Esperanza, para poder darle sepultura y que descanse en paz."

CARTA DEL FALLECIDO.
"Amada mía, desde que te conocí, pienso todos los días en ti, con tú luz has encendido mi oscuridad, quizás me precipite, pero es lo que siento y añoro ahora mismo, necesito de tus abrazos para cobijarme del frio, necesito de tu aliento para poder respirar, necesito mirarte a los ojos y poder presenciar ese enorme paisaje que muestras, en el que me quiero quedar para siempre.
No sé si alguna vez te han dicho estas palabras, pero me siento mejor persona al estar a tú lado, siento que mi vida ha comenzado hace una semana, cuando el destino hizo que nos cruzáramos en el mismo camino, hace una semana sentí tu perfume que sigue impregnado en mí piel, hace una semana mi corazón comenzó a latir por primera vez, quizás me precipite...Pero quiero que seas mi mujer, quiero que seas la musa de mis días, la inspiración para despertarme y no volver a dormirme si no es contigo a mi lado, quiero que seas todo de mí.

Con esto acabo, princesa de mis sueños, diciéndote que en breve estaré de nuevo a tú lado, disfrutando de tú sonrisa que me hace volar por el firmamento...

Gracias por estar en mí presente esperando que también estés en mí futuro , gracias por dejar que mí vida sea tu vida...

TE AMO JESSICA".

FIN.

carlos1983
Rango9 Nivel 40
hace 8 meses

Estas son las historias que me hacen sentirme vivo jeje. Muchas gracias por tú apoyo @samvip18. Nada más que pueda, leo tú historia.

Don_Diego
Rango12 Nivel 55
hace 8 meses

Un deleite, amigo, un verdadero deleite visual, me a gustado de sobremanera. nos vamos leyendo amigo, espero poco a poco ponerme al corriente, es que últimamente ando atareado y ni tiempo tengo para nada.

carlos1983
Rango9 Nivel 40
hace 8 meses

No te preocupes @Don_Diego, aquí estaremos luchando con las palabras. Muchas gracias por tu apoyo, una vez más. Un abrazo.

carlos1983
Rango9 Nivel 40
hace 8 meses

@samvip18. ¿ No tienes en tú perfil la historia de "el abandono de lea" No? No lo encuentro o dime otra forma para poder leerlo que tengo ganas. Un abrazo